Está en la página 1de 55

RESUMEN

Actualmente el término innovación tecnológica es muy utilizado en el mundo empresarial y es que no
Actualmente el término innovación tecnológica es muy utilizado en el mundo
empresarial y es que no se concibe una empresa líder en el mercado o con un
gran desarrollo que no base su éxito en el cambio constante, en la evolución o
renovación y en la introducción de novedosos procedimientos que satisfagan cada vez
más las crecientes necesidades de los clientes.
Este material pretende proporcionar un primer acercamiento al proceso de innovación
tecnológica y brindar un marco para la reflexión en torno a este polémico tema.

INTRODUCCION

En la actualidad la sociedad se mueve a una velocidad impresionante. Todos los días aparecen nuevos productos en el mercado que sustituyen a los ya existentes. La moda, lo novedoso y las producciones en general tienen, en su mayoría, un ciclo de vida fugaz. Los mercados se tornan muy competitivos y para poder insertarse en ellos es necesaria la constante renovación. Los cambios tecnológicos ocurren tan rápido que no se ha terminado la asimilación de la última tecnología y ya aparece una nueva.

La búsqueda de la competitividad de las producciones es una tarea de primer orden para la dirección empresarial. En muchos países se hace más difícil llevar a cabo esta tarea porque la situación de escasez de recursos materiales y financieros impide realizar un proceso acelerado de reconversión industrial. En estas condiciones es necesario llevar adelante un proceso de innovación tecnológica a partir de los recursos y el equipamiento existente, mediante la aplicación de la Ciencia y la Tecnología.

El desarrollo de la mentalidad innovadora constituye un aspecto fundamental para el sistema empresarial, así a partir del planteamiento de una estrategia de Ciencia e Innovación Tecnológica se debe lograr un adecuado nivel de gestión de tecnología que posibilite la adquisición e incorporación de nuevos conocimientos científico- tecnológicos a la actividad productiva de las empresas, con el objetivo de mantener e incrementar sus niveles de competitividad y eficiencia con los estándares internacionales de calidad.

Los Sistemas de Innovación persiguen como fin la generación de nuevos o mejorados productos, procesos y servicios, procedimientos y métodos de dirección, nuevos conceptos y elaboraciones teóricas relacionadas con la esfera social, entre otras. Todo ello amparado por un grupo de acciones que van desde la generación y acumulación de conocimientos hasta la producción de bienes y servicios con su posterior comercialización, abarcando las investigaciones básicas y aplicadas así como los trabajos de desarrollo tecnológico y la protección legal de los resultados.

INDICE

RESUMEN

INTRODUCCION

INDICE

DESARROLLO DEL TEMA

  • 1. INNOVACION

    • 1.1 DEFINICIONES

    • 1.2 ACTIVIDADES DE INVESTIGACION Y DESARROLLO

    • 1.3 TIPOS DE INNOVACION

    • 1.4 PROCESOS DE INNOVACION

    • 1.5 SISTEMAS DE INNOVACION TECNOLOGICA

    • 1.6 GESTION DE LA INNOVACION Y TECNOLOGIA

    • 1.7 ADMINISTRACIOPN DE LA INNOVACION

    • 1.8 SOFTWARE DE INNOVACION

  • 2. TECNOLOGIA

    • 2.1 FUNCIONES DE LA TECNOLOGIA

    • 2.2 METODOS DE LAS TECNOLOGIAS

    • 2.3 TIPOS DE TECNOLOGIAS

    • 2.4 ECONOMIAS Y TECNOLOGIAS

    • 2.5 IMPACTOS DE LA TECNOLOGIA

    • 2.6 CULTURA Y TECNOLOGIAS

    • 2.7 ETICAS Y TECNOLOGIAS

    • 2.8 CRITICA A LA TECNOLOGIA

    • 2.9 TECNOLOGIA Y GENERO

  • CONCLUSION

    BIBLIOGRAFIA

    DESARROLLO DEL TEMA

    1.

    Innovacion

    1.1 Definiciones

    La enciclopedia Encarta 2004 define: Innovación, acción y efecto de innovar (Mudar o alterar algo, introduciendo novedades) o en una segunda acepción como la creación o modificación de un producto y su introducción en un mercado. El término proviene del latín innovatio.

    Tecnología, término general que se aplica al proceso a través

    del

    cual los

    seres

    humanos diseñan herramientas y máquinas para incrementar su control y su comprensión del entorno material. El término proviene de las palabras griegas tecné, que significa "arte" u "oficio", y logos, "conocimiento" o "ciencia", área de estudio; por tanto, la tecnología es el estudio o ciencia de los oficios.

    Saénz la define como "el conjunto de conocimientos científicos y empíricos, habilidades experiencias y organización requeridos para producir, distribuir y utilizar bienes y servicios".

    Es por tanto la innovación tecnológica una acción donde se introducen nuevos conocimientos y equipos que permiten la creación de un nuevo producto o proceso y su inserción en el mercado para satisfacer una necesidad.

    Escorsa y Valls, en el libro Tecnología e innovación en la empresa. Dirección y gestión. hacen, una recopilación acerca de diversos criterios acerca de la innovación tecnológica. Al respecto plantean:

    Schumpeter, economista austriaco fue el primero en destacar la importancia de los fenómenos tecnológicos en el crecimiento económico.

    En 1934 definió la innovación en un sentido general. Según su criterio abarcaría los 5 casos siguientes:

    • 1. La introducción en el mercado de un nuevo bien.

    • 2. La introducción de un nuevo método de producción o una nueva forma de tratar comercialmente un nuevo producto.

    • 3. La apertura de un nuevo mercado en un país.

    • 4. La conquista de una nueva fuente de suministro de materias primas productos semielaborados.

    o

    de

    5.

    La implantación de una nueva estructura en el mercado.

    El francés André Piatier la define como "una idea transformada en algo vendido o usado".

    El americano Sherman Gee afirma que "es el proceso en el cual a partir de una idea, invención o reconocimiento de una necesidad se desarrolla un producto, técnica o servicio útil hasta que sea comercialmente aceptado".

    Pavón y Godman la

    definen como "el conjunto de actividades inscritas en un

    determinado período de tiempo y lugar, que conducen a la introducción con éxito en el

    mercado, por primera vez, de una idea en forma de nuevos o mejores productos, servicios o técnicas de gestión y organización".

    Todas estas definiciones, algunas muy simples y otras más complejas, giran alrededor de una idea central y es el hecho que una innovación no es solo algo novedoso, sino además que puede satisfacer una necesidad.

    La innovación es el elemento clave que explica la competitividad.

    Porter, citado por Escorsa y Valls dice: "La competitividad de una nación depende de la capacidad de su industria para innovar y mejorar. Las empresas consiguen ventajas competitivas mediante innovaciones".

    Fracois Chesnais manifiesta: "La actividad innovadora constituye efectivamente, con el capital humano (es decir, el trabajo calificado), uno de los principales factores que determinan las ventajas comparativas de las economías industriales avanzadas".

    Christopher Freeman insiste en que un intento de innovación fracasa cuando no consigue una posición en el mercado y/o un beneficio, aunque el producto o proceso funcione en un sentido técnico. Decir que los nuevos productos deben tener éxito (innovación), es prácticamente decir que han de ser competitivos. El nuevo producto o proceso proporciona una utilidad social real o sentida, ya que permitirá a la sociedad lograr mejoras tales como, por ejemplo, más comodidad, confortabilidad, seguridad, energía, calidad o estética.

    El manual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirma que las innovaciones tecnológicas hacen referencia tanto a los productos como a los procesos, así como a las modificaciones tecnológicas que se llevan a término en ellos.

    Sáenz (1999) señala que la innovación es una combinación de necesidades sociales y de demandas de mercado con los medios científicos y tecnológicos para satisfacerlas. David Sánchez Hernández, en su conferencia "Gestión del conocimiento y papel de la Universidad en el proceso innovador" en el año 2001 plantea sobre la innovación:

    "viendo lo que todo el mundo ve, leyendo lo que todo el mundo lee, oyendo lo que todo el mundo oye, innovar es realizar lo que nadie ha imaginado todavía".

    En este concepto aparentemente muy sencillo están reflejados un grupo de aspectos de la innovación fuera de su uso comercial antes destacado y es el hecho de que están presente en ella elementos característicos como la capacidad de anticiparse a los cambios del entorno y encontrar nuevos atractivos para el mercado, la creatividad para encontrar soluciones originales a problemas comunes de la competencia y marcar una diferencia.

    Analizando los conceptos expuestos se destacan entonces dos elementos fundamentales en la innovación la originalidad de las soluciones y su uso comercial. Elementos estos que se encuentran indisolublemente ligados, una idea creativa que no ofrezca utilidad a los clientes es pérdida de recursos y tiempo.

    Esto nos da la medida de que no solo la tecnología interviene en el proceso de la innovación, sino también las actividades científicas diversas, las cuestiones de tipo organizativo, las consideraciones financieras y las consideraciones comerciales.

    1.2 Actividades de investigación y desarrollo (I+D)

    Lo antes expuesto da la medida de que las actividades de innovación no son solo llevadas a cabo por la I+D, sino que tiene un carácter integral e involucran un gran

    número de factores. Ya Sumpeter (1934) hace referencia a tres fases fundamentales dentro del cambio técnico, que demuestran el papel integral de la innovación: primer desarrollo o invención del nuevo producto o proceso, aplicación comercial de este nuevo producto o proceso generado (innovación) y difusión o asimilación de empresas u organizaciones que no se encuentran directamente relacionadas con la innovación.

    Las actividades que tienen que ver específicamente con acciones (I+D) han sido estudiadas de manera separada en el proceso innovador y se les ha dado un tratamiento especial por la importancia que revisten.

    Estas actividades de investigación han sido definidas por varios autores. Haciendo un resumen de lo planteado por Castro Díaz- Balart (2001) y Escorsa y Valls se puede decir que se desglosan en tres grupos fundamentales: investigación básica o fundamental, investigación aplicada y desarrollo tecnológico.

    La investigación básica comprende todos aquellos trabajos originales que tienen como objetivo adquirir conocimientos científicos. Dentro de este tipo de trabajo se analiza propiedades, estructuras y relaciones y su objetivo consiste en formular hipótesis, teorías y leyes, obteniendo nuevos conocimientos. Los resultados se publican en revistas bastante especializadas, no pretenden lograr ningún objetivo lucrativo en concreto, y se obtienen patentas en aquellas que por su alto valor de conocimiento sea de gran utilidad proteger tempranamente.

    Dentro de este tipo de investigaciones podemos encontrar, las leyes formuladas por Einstein acerca de la energía que liberan los cuerpos y su famosa ecuación E=m*C2. Así la comunidad científica internacional reconoce este tipo de resultados como "descubrimiento".

    La investigación aplicada consiste en trabajos originales que tiene como objetivo adquirir conocimientos científicos nuevos pero orientados a un objetivo práctico determinado. Está muy ligada a la investigación básica a causa de que utiliza posibles resultados de la misma y estudia métodos y medios nuevos para lograr un objetivo concreto. Los resultados que se obtienen son los productos determinados, una gama de productos nuevos, etc. Los resultados son susceptibles de ser patentados. En esta fase se trata de obtener una primera muestra del material, aparato o mecanismos. Si realmente cumple todas las propiedades esperadas estaremos ante una "invención" o

    invento.

    Se

    procederá

    a

    registrar

    la

    patente

    y

    preparar

    la producción a escala industrial. Siguiendo el ejemplo ilustrado podemos decir que en

    esta categoría se encuentra la creación de la bomba atómica.

    El desarrollo tecnológico experimental es la continuación del proceso hasta el lanzamiento del producto al mercado. Abarca la utilización de distintos conocimientos científicos para la producción de materiales, dispositivos, procedimientos y sistemas, entre otros Se experimenta el método de fabricación adecuado para poder producir el invento en grandes cantidades y con fiabilidad absoluta, garantizando las propiedades logradas en la etapa previa de investigación aplicada. En esta fase se debe disponer de una planta piloto o de un prototipo que le permita producir, como prueba, el producto tal como se quiere lanzar al mercado y lograr lo que se ha dado en llamar la serie cero. De esta forma se consigue disponer de un conjunto de conocimientos que le permitan "saber como se hace" (know-how). Cuando esto se logra se dispone ya de la tecnología necesaria para la fabricación del producto.

    Si se considera que es eficaz y viable se hacen las inversiones necesarias para producir en grandes series y vender al mercado, y es en ese momento y no antes en que el nuevo producto o proceso será considerado una "innovación".

    Aunque las invenciones son patentadas con frecuencia no conducen necesariamente a innovaciones. Muchas no lo hacen, no es factible su producción a gran escala, no se llegan a comercializar o no tienen éxito en su introducción en el mercado.

    De hecho la invención no es sino la producción de un nuevo conocimiento, mientras

    que la innovación es la primera comercialización de un invento.

    El agente

    de

    la

    invención es

    el

    científico

    o

    el

    técnico,

    mientras

    que

    el

    de

    la

    innovación es

    Analizando las distintas actividades de I+D podemos apreciar que están estrechamente relacionadas una con otra. Así los descubrimientos pueden dar origen a invenciones y estas a su vez convertirse en innovaciones, por otra parte las innovaciones pueden servir de soporte tecnológico para la generación de nuevos descubrimientos y esta interrelación se puede volver más compleja. En la actualidad la constante generación de conocimientos y el desarrollo acelerado de la ciencia y la tecnología, hace que se torne difícil establecer fronteras y que mayoritariamente el deseo de la innovación motive la invención.

    Es oportuno señalar, tal como plantea Sáenz, que a las innovaciones se accede no solo a partir de la aplicación del método científico a través de la investigación aplicada sino que existen otras formas de creación vinculadas con la práctica, la intuición, la experiencia y los procesos de diseño e ingeniería que forman parte del entorno empresarial.

    Esto no quiere decir que no se realicen investigaciones propias, si se quiere llegar a la cima, ser el primero es imprescindible mantener en equilibrio el acceso por otras vías a la innovación y la investigación. Al respecto Pavitt (citado por Escorsa&Valls) sentencia" la habilidad de un país en asimilar la tecnología extranjera está asociada estrechamente con el volumen de las actividades tecnológicas y de inversión indígenas".

    En este punto es importante diferenciar entre I+D creativa, que pretende poner en marcha nuevos productos o procesos y la I+D de asimilación que pretende absorber los conocimientos y resultados de investigación extranjera. La conjugación de estas dos actividades puede dar como resultado innovaciones adaptadas al contexto territorial de una nación, sector o entidad.

    • 1.3 Tipos de innovación

    Según se ha podido constatar la innovación tiene un alcance muy amplio y puede ir desde la creación de la fibra óptica hasta el cambio en la presentación de un producto. Es evidente que todas las innovaciones no tiene el mismo grado de importancia e impacto en el desarrollo.

    Muchos autores se han dado a la tarea de clasificar las distintas innovaciones. En una primera aproximación y de una manera general y sencilla podemos decir que las mismas pueden ser de producto o de proceso. Como su propio nombre lo indica, las de producto son dirigidas principalmente a la mejora del propio producto o a la generación de nuevos productos a partir de la incorporación de nuevos avances tecnológicos, que le sean de aplicación. Por su parte las innovaciones de proceso, consisten en la introducción de nuevos procesos de producción o la modificación de los existentes mediante la incorporación de nuevas tecnologías (Castro, 2001).

    Escorsa&Valls (1997), Sáenz (1999) y Castro Díaz-Balart (2001) distinguen las innovaciones en básicas o radicales, incrementales o de mejoría y aparece una tercera clasificación referenciada por Sáenz las innovaciones menores.

    Innovaciones básicas son aquellas que abren nuevos mercados, nuevas industrias o campos de actividad. Se refieren a aplicaciones esencialmente nuevas de una tecnología, o combinación original de tecnologías conocidas que dan lugar a productos o procesos completamente nuevos.

    Innovaciones incrementales o de mejoría son aquellas que producen cambiasen tecnologías existentes para mejorarlas pero sin alterar su característica fundamental. Puede tener dos objetivos diferentes, mejorar productos o procesos con posterioridad a la aplicación original de una innovación básica o permitir la aplicación de una innovación básica hacia otros usos.

    Las innovaciones menores son aquellas que aunque tienen un efecto económico o social, no presentan un cambio significativo sobre el nivel tecnológico original, tales como cambio de atributos en el diseño del producto o de la forma de prestar un servicio. Este tipo de innovación no es tratada en toda la literatura y frecuentemente cuando se menciona se le llama pseudo-innovación. En este punto el autor concuerda con Sáenz al no estar de acuerdo en el término pues aunque de menor complejidad que las demás, cumplen con los requisitos de la definición de innovación y en muchos casos requieren de creatividad, investigaciones de producto y de mercado y pueden producir efectos económicos o de otra índole importantes para la organización.

    Las innovaciones radicales producen un salto en el desarrollo y generalmente revolucionan uno o varios sectores de acuerdo a su alcance, las innovaciones incrementales a su vez están dirigidas a la optimización de procesos y reducción de costos, mientras que las innovaciones menores pueden estar dirigidas a lograr pequeñas distinciones con respecto a los competidores a corto plazo.

    La correcta interrelación de estas en una

    empresa o sector influye

    en

    el

    éxito del

    desarrollo. Albernathy considera que el progreso tecnológico en un sector está generado por el paso de una innovación radical a un estado de innovaciones incrementales. Los japoneses a su vez defienden la idea de la continua introducción de innovaciones incrementales.

    Sin embargo, algunos piensan que en los tiempos actuales, las innovaciones incrementales no van a ser suficientes. Tom Peters, expresa que: "Los tiempos locos requieren empresas locas. Y la mayoría, por no decir todo el valor creado por la empresa, proviene de dos fuentes, la inteligencia y la imaginación… Solo la revolución, o mejor, la revolución perpetua, sirve. La cuestión consiste en comprimir diez años de cambio, según las medidas de ayer, en un año o menos. Luego, respirar hondo y volver a empezar"(Barnet, 1997 citado por Escorsa&Valls).

    Este punto de vista tiene mucho que ver con el constante desarrollo tecnológico que ha tenido lugar en las últimas décadas del siglo XX y en los primeros años del presente siglo, donde el ciclo de vida de un producto o tecnología es fugaz y se hace necesario una constante renovación para no perecer en un mercado cada vez más competitivo.

    Existen otro grupo de clasificaciones que presentan diferentes enfoques. Por ejemplo Albernathy&Clark en 1985 presentan una clasificación que caracteriza las consecuencias de la innovación sobre la competitividad de la empresa y sus relaciones con el mercado. Se basan principalmente en que algunas innovaciones dejan fuera de competencia, obsoletas a las empresas competidoras, mientras que otras más bien refuerzan el status existente.

    Así distinguen cuatro grupos fundamentales de innovación: arquitectónicas, creadoras de nichos, revolucionarias y rutinarias.

    Las innovaciones arquitectónicas representan un salto tecnológico importante y dan lugar a sectores o subsectores totalmente nuevos y modifican las relaciones con el mercado, pero necesitan de la adquisición de nuevos conocimientos. Las creadoras de nichos a partir de las tecnologías existentes abren nuevas oportunidades de mercado e intensifican la competencia. Por su parte las revolucionarias conservan los mercados existentes intensificando las relaciones con los clientes, haciendo a su vez anticuadas la tecnología y procesos de producción actuales. Las innovaciones rutinarias son las más frecuentes implican cambios que aprovechan las capacidades técnicas y de producción existentes y se dirigen a los mismos clientes, busca reforzar y proteger su situación actual. Todas estas clasificaciones y otras existentes rejuvenecen los planteamientos de Sumpeter (1934) anteriormente expuestos y aunque van contextualizándolos en

    épocas y situaciones diferentes conllevan a reafirmar que la innovación es un elemento clave para el logro del éxito y ventajas competitivas.

    Llegado este punto es innovación.

    importante conocer como

    se

    lleva

    a

    cabo

    el proceso

    de

    • 1.4 Proceso de innovación

    La innovación es un proceso, por tanto presenta entradas, trasformaciones y salidas. Para describir o estudiar el proceso que tiene lugar hasta llevar una invención al mercado se han aportado varios modelos por disímiles autores que permiten entender el camino seguido y las fases que intervienen en el mismo.

    El acelerado desarrollo científico-técnico y social hace que se torne muy complejo para mundo empresarial lograr ventajas competitivas en los mercados y es la innovación un medio mediante el cual las empresas tratan de adaptarse a las incertidumbres en la evolución del entorno (Kodama 1992, citado por Castro Díaz-Balart).

    Esto hace que la conceptualización de los modelos de innovación haya transitado por diferentes cambios y enfoques. Así se han identificado varias generaciones de modelos. En algunas literaturas aparecen referenciados tres y en otras aparecen los estudios de Rothwell (1994) quien los agrupó en lo que se denominan los cinco modelos o generaciones del proceso de innovación. Siendo esta clasificación una de las más completas.

    Primera generación : Empujada por la tecnología (technology-Push)

    Este modelo (Fig.1) fue predominante entre los años 1950-1965. Su principal característica es la linealidad que asume con un escalonamiento progresivo desde el descubrimiento científico, principal impulsor de la innovación, hasta la investigación aplicada, el desarrollo tecnológico y la fabricación.

    No es un modelo que explique con veracidad la realidad, por lo que ha sido objeto de múltiples críticas. Su planteamiento presupone que el proceso debe empezar por la investigación aplicada y el mercado es solo el lugar donde se van a incorporar los

    resultados obtenidos. Sin embargo no necesariamente este es el camino que conduce a la innovación.

    No obstante en su momento significó una primera aproximación al fenómeno descrito y proporcionó un vocabulario para nombrar y precisar los pasos que llevan a una innovación.

    resultados obtenidos. Sin embargo no necesariamente este es el camino que conduce a la innovación. No

    Figura 1.

    Modelo technology-Push. Fuente: Rosseger (1980) Citado por Castro (2001)

    Entre las condiciones que propician la transición hacia una segunda generación, se

    pueden señalar

    los

    cambios

    originados

    en

    el

    mercado

    mundial donde

    la oferta comienza a exceder la demanda y, como consecuencia, nuevas estructuras

    de poder en cuanto a la relación que establecen organizaciones y consumidores, paralelamente a importantes avances en la revolución científico técnica.

    Segunda generación : Halada por el mercado (Market-Pull)

    La segunda década de los sesenta se caracterizó por la reconsideración sobre el papel del mercado en el proceso innovador, lo que generó la necesidad de un nuevo modelo, también lineal (Fig.2), cuya principal característica, según afirma Castro (2001), es el reconocimiento de que las innovaciones se derivan básicamente de las necesidades de los consumidores.

    Los mercados eran vistos como la principal fuente de ideas para desencadenar el proceso de innovación y el empresario acudía después al stok de conocimientos para tratar de satisfacer las necesidades de los consumidores. Este modelo, aunque explicó de una manera más real la innovación en su época y valoró el poder que tiene el mercado para impulsarla, continuó siendo insuficiente y sus principales limitaciones están enmarcadas en dos elementos fundamentales; la naturaleza del proceso innovador sigue siendo explicada a través de un análisis que no refleja su complejidad; así como, una posición absoluta en cuanto a la fuerza que lo impulsan.

    Figura 2. Modelo Market-Pull. Fuente: Pavón & Hidalgo (1997)
    Figura 2. Modelo Market-Pull. Fuente: Pavón & Hidalgo (1997)

    Tercera generación: Modelo Mixto

    Diversos estudios realizados por Myers y Marquis (1969), Rothwell (1977) y Cooper (1979), muestran que los modelos lineales para gestionar la innovación son en exceso simplificados constituyendo a su vez ejemplo atípicos de lo que en realidad constituye un proceso más complejo donde interviene la tecnología, el mercado y la capacidad innovadora interna de las organizaciones. Este proceso es modelado por Kline y Rosenberg (1985) representando una secuencia lógica, no necesariamente continua, que puede ser dividida en series funcionalmente distintas pero con etapas interdependientes e interactivas. (Castro, 2001). Según el análisis realizado en la literatura, el modelo más complejo es adjudicado a Kline, como su principal exponente (Fig.3).

    Figura 3. Modelo Mixto del proceso innovador. Fuente: Kline (1985)
    Figura 3. Modelo Mixto del proceso innovador. Fuente: Kline (1985)

    Este modelo cobra vigencia entre la segunda mitad de los años setenta y los primeros de la década del ochenta, representa una compleja red de canales de comunicación, intra y extra organizativos, que unen las diferentes fases del proceso entre sí y con el mercado, y el conjunto de la comunidad científica.

    Los principales aportes

    de

    esta

    nueva

    generación

    se

    resumen a

    partir

    de

    la

    consideración de que el camino central de la innovación responde a las necesidades del mercado, la existencia de diversos momentos de retroalimentación durante el proceso, que permite la creación de nuevos valores a lo largo del ciclo de innovación y

    como contribución de gran relevancia es la inclusión de la relación entre la ciencia y la tecnología en todas las partes del modelo.

    Esacorsa & Valls (1997) y Castro (2001) respectivamente destacan que la innovación

    a

    partir

    del

    análisis

    realizado

    por

    Kline,

    es

    una

    manera de encontrar y

    solucionar problemas, no como algo totalmente nuevo, como se expresa en los

    modelos de naturaleza lineal.

    Cuarta generación: Modelo integrado

    Aunque el modelo mixto (Fig. 4) incorpora procesos retroactivos de comunicación, esencialmente es un modelo secuencial. A partir de la segunda mitad de la década de los ochenta se comienza a considerar que las fases de la innovación, sobre todo desde el punto de vista operativo o de gestión, deben ser consideradas mediante procesos no secuenciales, es decir de procesos solapados o incluso simultáneos o concurrentes como consecuencia de la necesidad de acortar el tiempo de desarrollo del producto para introducirlo al mercado.

    como contribución de gran relevancia es la inclusión de la relación entre la <a href=ciencia y la tecnología en todas las partes del modelo. Esacorsa & Valls (1997) y Castro (2001) respectivamente destacan que la innovación a partir del análisis realizado por Kline, es una manera de encontrar y solucionar problemas , no como algo totalmente nuevo, como se expresa en los modelos de naturaleza lineal. Cuarta generación: Modelo integrado Aunque el modelo mixto (Fig. 4) incorpora procesos retroactivos de comunicación, esencialmente es un modelo secuencial. A partir de la segunda mitad de la década de los ochenta se comienza a considerar que las fases de la innovación, sobre todo desde el punto de vista operativo o de gestión , deben ser consideradas mediante procesos no secuenciales, es decir de procesos solapados o incluso simultáneos o concurrentes como consecuencia de la necesidad de acortar el tiempo de desarrollo del producto para introducirlo al mercado. " id="pdf-obj-16-43" src="pdf-obj-16-43.jpg">

    Figura 4.

    Modelo integrado del proceso innovador. Fuente: Pavón & Hidalgo (1997)

    Este modelo persigue una mayor integración de las fases del proceso de innovación, lo que implica un elevado nivel de coordinación y control. Se sustenta sobre los criterios planteados por la ingeniería simultánea o concurrente; integración interna con el desarrollo de una estructura participativa en todos los departamentos y la integración externa, con la colaboración de proveedores para conseguir la reducción del costo.

    Quinta generación: Modelo en red

    En 1994 Rothwell señala que el modelo de fin de siglo para la innovación será el de la integración de sistemas en el que el proceso innovador se convierte en un proceso de redes y mallas de cooperación (Fig.5). Muchos autores (Haklisch, Fusfeld (1987), Hagedoorn (1990), Dogson (1994) destacaron que en la segunda mitad de la década del ochenta se incrementó de forma importante el número de alianzas estratégicas de carácter horizontal, basadas en la colaboración interempresarial para el desarrollo de la innovación.

    Un aspecto importante que a juicio del autor contribuyó a la necesidad de un cambio en la concepción de la innovación está dado por una tendencia, señalada por Klein (1999), que cobró auge a mediados de los años 80, defendida por varios teóricos de la gestión de empresas: las empresa de éxito deben producir ante todo marcas y no productos.

    Esto propició que las relaciones de carácter vertical con los proveedores hayan llegado a alcanzar un carácter estratégico al lograr que las pequeñas y medianas empresas establecieran una amplia variedad de relaciones con las grandes empresas en los procesos de innovación. Así han surgido nuevas fórmulas como el llamado "truco asiático" del Keiretsu (palabra japonesa que significa una red de empresas relacionadas entre si). Las grandes marcas asiáticas evocan la calidad, precio e

    innovación, pero no en un producto específico sino en un conjunto de valores tal como se expone en la revista Business Magazine World (1997). (Citado por Klein).

    Diversos estudios realizados demuestran que el modelo en red exige total apoyo por parte de la alta dirección, adoptar estilos de dirección horizontal delegando mayor nivel de decisión y de control de los trabajadores, una alta preparación del capital humano, creación de grupos multidisciplinarios, sistemas que permitan compartir una eficiente información interna y externa, así como involucramiento de clientes especializados en el proceso.

    Si se realiza un resumen de las cinco generaciones de modelos por las que ha transitado la innovación podemos decir que el modelo mixto se convirtió en un punto de giro en la concepción de la innovación y aunque mantenía un enfoque primordialmente lineal dio una visión de la multidimensionalidad del proceso innovador. Los modelos solapado y en red tienen en cuenta un nuevo grupo de factores presentes en los procesos innovativos tales como la competitividad, la integración interdepartamental e interempresarial, la competencia del personal, el liderazgo, las estructuras participativas, los estilos de dirección horizontales y la inclusión de clientes especializados, elementos estos que delimitan un amplio campo de investigación para el análisis del proceso de innovación.

    • 1.5 Sistemas de Innovación Tecnológica

    La gran complejidad de los procesos innovativos, y los disímiles factores que intervienen en el mismo, enmarcados en cambios sociales, económicos y medio ambientales que se han suscitado a escala mundial, ha dado lugar a que un creciente número de países haya extendido la noción del tradicional Sistema de Ciencia y Tecnología hacia la conceptualización de nuevos sistemas que no sólo comprenden el alcance de los anteriores, sino que amplían sus fronteras y campo de acción a otros entornos y actores de la vida económica y social, cuya participación explícita hace más efectivo el proceso de innovación. Estos nuevos enfoques han traído consigo la introducción de la denominación, en numerosos países, de Sistema Nacional de Innovación (SNI). (Escobar 2000)

    Lundvall (1992), fue uno de los primeros en emplear el término SNI y lo plasma en un libro, que edita al respecto. En el mismo hace un análisis y plantea que la idea se

    remonta a 1841 cuando Friederich List introdujo el concepto de "Sistema Nacional de Economía Política" , el cual en su interpretación actual bien pudiera ser SIN.

    La Reunión Regional de Consulta de América Latina

    y

    el

    Caribe

    previa

    a

    la Conferencia Mundial sobre la Ciencia (1999) en la Declaración de Santo Domingo, reconoció que el conocimiento por sí mismo no transforma las economías o la sociedad, sino que puede hacerlo en el marco de sistemas sociales/nacionales de ciencia, tecnología e innovación, que posibiliten su incorporación al sector productor de bienes y servicios.

    En ese evento también se declaró que: "Los sistemas sociales/nacionales de ciencia, tecnología e innovación constituyen redes de instituciones, recursos, interacciones y relaciones, mecanismos e instrumentos de política, y actividades científicas y tecnológicas que promueven, articulan y materializan los procesos de innovación y difusión tecnológica en la sociedad (generación, importación, adaptación y difusión de tecnologías)". Un Sistema Nacional de Innovación cubre un amplio espacio que va desde la generación y acumulación de conocimientos hasta la producción de bienes y servicios y su comercialización.

    La especialista venezolana Carlota Pérez plantea, en cuanto a los sistemas de innovación: "En su sentido más amplio, un Sistema Nacional de Innovación abarca todo lo que afecta la innovatividad en un espacio nacional. Incluye, por supuesto, todo el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología, pero también todos los otros elementos – legales, institucionales, actitudinales, etc.– que influyen sobre la facilidad o la dificultad para introducir el cambio técnico en las unidades productivas…, el punto focal de un SNI es la firma y sus interacciones… entendiendo por innovaciones, …tanto las grandes como las pequeñas; los productos, los procesos o los sistemas; las radicales o las incrementales; las técnicas o las organizativas".

    Por su parte Castro (2001) enfatiza que un SNI abarca desde las investigaciones básicas, aplicadas, los trabajos de desarrollo tecnológico, la protección legal de los resultados, las acciones de desarrollo asociadas a los estudios de carácter social, las diversas actividades de interfase, los servicios científico-técnicos conexos, la transferencia vertical u horizontal de conocimientos y tecnologías, la actividad de mercadotecnia, hasta elempleo de modernas técnicas gerenciales.

    Muchos autores coinciden en que el SNI es un sistema social o sociosistema, ya que involucra la interacción entre las personas en la actividad de obtener conocimientos y, sobre todo, de aplicarlos con éxito. También es un sistema dinámico caracterizado por la retroalimentación positiva y la reproducción. Los nuevos enfoques de innovación tratan de contextualizar la política científica para que sirva a los intereses de la nación y ayude a generar riqueza y bienestar. (Escobar 2000).

    Los SNI son sistemas abiertos y heterogéneos. Los procesos de innovación traspasan las fronteras nacionales y algunas veces tienen un carácter más local que regional. Los SIN presentan variación de un país a otro. Nelson (1993), realiza un estudio comparativo entre más de una docena de SNI donde constata que existen grandes diferencias entre países vecinos que a primera vista parecen muy similares en muchos aspectos.

    Porter (1990) señala que las diferencias en estructuras económicas, culturas, instituciones e historias nacionales contribuyen al éxito competitivo.

    El objetivo general de los Sistemas Nacionales de Innovación es el desarrollo sostenible y equitativo, dentro de una estrategia que combina la territorialidad de la nación y sus regiones con las posibilidades que brinda el concierto internacional, centrando, más que nunca, el éxito del fenómeno innovativo en el quehacer de la empresa productora de bienes y servicios. (Escobar 2000).

    Castro (2001) señala que en el ámbito del país el SIN abarca los siguientes niveles:

    macroinstitucional, mesosectorial, regional o local y microempresarial (Fig. 5)

    Figura 5. Sistema de Innovación Nacional Macro-Institucional Fuente: Freeman, 1992. Citado por Castro, 2001.
    Figura 5. Sistema de Innovación Nacional Macro-Institucional Fuente: Freeman, 1992.
    Citado por Castro, 2001.

    El sistema Macroinstitucional abarca las instituciones de apoyo al sistema total. El sistema Mesosectorial abarca la industria o sector conformado por empresas que compiten con productos similares y homogéneos.

    En el sistema Regional o

    Local

    intervienen

    un

    grupo

    de factores que están

    condicionados con las características específicas de cada lugar. Abarca, según señala Fernández (2002), un espacio natural de identidad en lo cultural y de operación y relación en lo socioeconómico más homogéneo, y en el que la innovación puede encontrar su mejor medio de cultivo.

    El sistema Microempresarial está formado por las empresas o conglomerados donde se definen las estrategias y tácticas corporativas relacionadas con la innovación y la competitividad. La empresa es el agente más activo e importante que realiza la innovación tecnológica y se nutre de las universidades y centros de investigación para su desarrollo.

    • 1.6 Gestión de la innovación y la tecnología

    En este contexto nace la necesidad de gestionar la innovación y la tecnología y no dejarlas como procesos espontáneos. Generalmente aunque se han tratado de separar ambas expresiones se utilizan indistintamente, ya que sus fronteras no están perfectamente delimitadas y se intenta reunir bajo una sola denominación todos los temas referentes a la optimización del uso de la tecnología en la empresa. (Escorsa & Valls, 2000)

    La integración de la gestión tecnológica y su carácter estratégico ha sido resaltada por Pavón e Hidalgo (1997 como el proceso orientado a organizar y dirigir los recursos disponibles tanto humanos como técnicos y económicos con el objetivo de aumentar la creación de nuevos conocimientos, generar ideas que permitan obtener nuevos productos, procesos y servicios o mejorar los existentes y transferir esas mismas ideas a las fases de fabricación y comercialización.

    Ävalos (1993)

    plantea

    como funciones de

    la

    gestión

    tecnológica

    la

    identificación, evaluación y selección de la tecnología, la desagregación de paquetes tecnológicos, la negociación de la tecnología, la construcción y puesta en marcha de plantas industriales, el uso y asimilación de la tecnología y la generación y comercialización de nuevas tecnologías. (Citado por Castro, 2001). Estas funciones intentan recorrer todas las etapas por las que atraviesa la innovación tecnológica.

    Muchos autores han conceptualizado las funciones que se incluyen en la gestión de la innovación y la tecnología, aunque existen pequeñas diferencias se pueden distinguir las siguientes áreas de actuación:

    Análisis e inventario de la capacidad tecnológica

    Evaluación y planificación de estrategias.

    Optimización del uso de la tecnología.

    Mejora de la capacidad tecnológica.

    Protección de los derechos de propiedad industrial e intelectual

    Vigilancia tecnológica.

    La innovación no es un proceso irregular, fruto de una idea feliz, en un momento de inspiración. Las empresas de éxito intentan sistematizarla, asegurándose un flujo bastante regular de innovaciones. Los trabajos de innovación son muy distintos de las tareas ordinarias de la empresa que presentan una cierta rutina, por ello es conveniente destinar a la preparación del mañana, recursos humanos y financieros específicos.

    • 1.6.1 Protección de los resultados de innovación

    Una mención aparte dentro de la gestión de la innovación, lo tiene la necesidad de proteger los productos o de tener la propiedad sobre los procesos e innovaciones, para conservar o mejorar la posición competitiva.

    Las protecciones aparecen en el mundo económico como un incentivo para la innovación. Sin la protección que ofrece la patente ninguna empresa estaría dispuesta a efectuar los grandes gastos necesarios para desarrollar una innovación, sabiendo que esta puede ser copiada inmediatamente. (Escorsa & Valls, 2000)

    Las invenciones pueden protegerse por diferentes vías entre las que se encuentran las patentes, y otras formas de protección industrial e intelectual que juegan un papel decisivo, en el crecimiento y la competitividad. (CEIM, 2000)

    Las patentes constituyen un activo intangible de la empresa, su valoración se hace muy difícil y en ocasiones las cifras son astronómicas. Por ejemplo en el año 1988 Philip Morris compró "Kraft" por 12 600 millones de dólares, seis veces más que el valor teórico de la empresa y su diferencia estriba en el valor de la palabra "Kraft", una marca registrada y de renombre, propiedad de la empresa. (Klein, 1999)

    Las formas de protección son habitualmente separadas en dos modalidades generales: Propiedad Industrial y Propiedad Intelectual. La Propiedad Industrial incluye

    las patentes, modelos de utilidad, signos distintivos (marcas, rótulos de establecimientos, nombres comerciales) y Modelos y dibujos industriales. Por su parte

    la Propiedad Intelectual incluye creaciones

    literarias,

    artísticas,

    musicales,

    etc.

    y programas de ordenador (software, multimedias). Estas formas de protección tiene carácter territorial, así es necesario para su distribución en el mundo el registro en los países donde se vallan a explotar.

    En el caso de las patentes son requisitos esenciales para su otorgamiento, la novedad, la actividad inventiva y la aplicabilidad industrial. Por otra parte es oportuno señalar que sus derechos exclusivos presentan un tiempo de vida limitado (aproximadamente 20 años), partir de los cuales la información tecnológica pasa a dominio público, con lo cual la sociedad se beneficia gratuitamente de la difusión de la invención.(Zaldívar & Cortina, 1999)

    La Organización Mundial de la Propiedad Industrial (OMPI) es una organización internacional dedicada a fomentar el uso y la protección de las obras del intelecto humano. En su sitio web oficial plantea que: Dichas obras, amplían las fronteras de la ciencia y la tecnología y enriquecen el mundo de la literatura y de las artes.

    A partir del año 1978, se creo el Tratado de Cooperación de Patentes (TCP), que como su nombre lo indica es un acuerdo de cooperación internacional en el campo de las patentes. Tiene varios objetivos principales entre los que se encuentran simplificar y hacer más económico el procedimiento para solicitar en varios países la protección por patente para las invenciones y facilitar y acelerar el proceso de las industrias y de los demás sectores interesados a la formación técnica relacionada con las invenciones, y ayudar a los países en desarrollo a acceder a la tecnología. (OMPI, 2005)

    La información disponible en materia de Propiedad Industrial nos permite entre otras cosas (Morales 2003):

    Conocer las tecnologías más novedosas.

    Conocer el nivel actual y las tendencias tecnológicas, así como los países que las están patentando.

    Ahorrar tiempo y gastos innecesarios en los trabajos de I+D+C.

    Determinar los nuevos productos que estarán próximamente disponibles en el mercado.

    Facilitar la comercialización de los resultados científico-técnicos de avanzada.

    Vigilar la actividad de los competidores

     

    Identificar la tecnología de libre uso.

    Justificar inversiones.

     

    Analizar la compra de tecnología.

     

    Por otra parte el uso de esta información presenta muchas ventajas (Morales 2003) que se revierten buenos resultados en materia de innovación, alguna de ellas son:

    Constituyen el medio de divulgación tecnológica de más reciente publicación.

    Tienen una estructura uniforme en cualquier país

    Cubren

    la totalidad de

    lo

    que

    es nuevo y relevante internacionalmente en la

    tecnología aplicada por la industria.

    Contienen información por lo general que no se divulga en otra bibliografía.

    Como se puede apreciar tal como plantea Castro (2001), el factor protección desempeña un papel relevante en todas las funciones básicas de la gestión tecnológica y de innovación.

    1.7 Administración de la innovación

    La administración de la innovación se estructura típicamente en tres fases:

    1. Fase de impulso: Observación de tendencias, identificación de tecnologías que se orientan al futuro.

    2.

    Fase de evaluación: Idoneidad para el área específica.

    2. Fase de evaluación: Idoneidad para el área específica.
    • 3. Transferencia tecnológica: El proyecto se realiza en serie.

    También se puede abordar la innovación desde una perspectiva holística atendiendo a factores psicológicos y organizacionales, mediante el método Innova 3DX. Esta metodología fomenta el comportamiento innovador y hace hincapié sobre las emociones y la motivación, atendiendo a tres factores:

    • 1. El ecosistema creativo (ambiente laboral, cultura de innovación y forma de liderazgo y gestión).

    • 2. El potencial innovador (capacidad creativa, autoeficacia tecnológica, y rasgos de la personalidad como optimismo, autoestima, locus de control y orientación al aprendizaje).

    • 3. Pasión por la innovación (expectativas motivacionales y miedo al fracaso).

    1.8 Software de innovación

    Para agilizar todo el proceso de gestión de la innovación en la empresa se han desarrollado una serie de herramientas software que simplifican dicho proceso:

    Herramientas de vigilancia tecnológica: sirven a la empresa u organización que la use para conocer las últimas tendencias tecnológicas en su campo.

    Herramientas de gestión de patentes: ayudan a llevar un inventario de todas aquellas patentes en las que se está trabajando o que se han adquirido por parte de la empresa.

    Herramientas de gestión de ideas: permiten recabar y posteriormente gestionar las ideas de los clientes y empleados de las empresas para convertirlas en innovación.

    Herramientas de gestión de conocimiento: documentan el conocimiento

    interno de las empresas, para este luego pueden ser estudiado y aplicando a nuevas ideas de negocios y/o producto. En algunos casos estas herramientas se enfocan en documentar las capacidades de los empleados internos y asesores externos.

    1.9 Investigación de innovación

    La investigación en innovación se ocupa, por una parte, de preguntarse acerca de qué condiciones determinan y en cuáles procesos socio-económicos tienen lugar las innovaciones, es decir se preocupa de investigar la génesis de las combinaciones de campos de aplicación de la resolución de problemas, como asimismo de la generación y desarrollo un sistema regional o nacional de innovación. Esto puede referirse tanto a una innovación de producto, como a una forma organizacional, una tecnología, un procedimiento o un campo de aplicación. Por otra parte, la investigación en innovación se interesa por el cómo se pueden realizar esas metas; trabaja entonces con los procesos de innovación y, con ello, por la pregunta sobre la transición del sujeto/objeto aludido desde el estado t0 hacia el estado t1. En el centro de la observación del proceso se encuentran las formas procesales, por ejemplo procesos conducidos conscientemente, autoorganizados o informales, en su defecto procesos que transcurren en passant, como asimismo las posibilidades y límites de un diseño dirigido o de la influencia. Según Everett M. Rogers, los siguientes factores desempeñan un papel en la difusión (imposición en el mercado) de las innovaciones:

    • 1. La ventaja subjetiva de una innovación (por ejemplo la ganancia de prestigio, etc.)

    • 2. La compatibilidad con un sistema de valores dado.

    • 3. La complejidad, es decir, la sencillez sentida en en el primer contacto.

    • 4. La posibilidad de ser probado(posibilidad de experimentar con la innovación).

    • 5. La visibilidad de la innovación.

    Dentro de los marcos del mercado objetivo se distinguen los siguientes grupos de personas de acuerdo con el grado de satisfacción por la innovación o bien en relación con el proceso de aceptación de la innovación:

    Innovadores - el 5 a 10 % de personas que acepta un producto como primeros.

    Usuarios tempranos - el 10 a 15 % de personas siguientes

    Mayoría temprana - el siguiente 30 %

    Mayoría tardía - el siguiente 30 %

    Laggards (rezagados) - el restante 20 %

    Últimamente, el interés de la investigación se orienta de manera creciente hacia la dependencia del camino (path dependence», en inglés) de los procesos de innovación y sus resultados. Aquí ocupa un lugar central el supuesto de que el pasado del desarrollo de una organización, de un producto, una tecnología, etc., influencia y limita las posibilidades de desarrollo futuras (history matters). Por eso, si se considera su historia, no cualquier meta de innovación deseada es alcanzable.

    Si se confirmaran los conocimientos que hasta ahora se tienen, esto tendría consecuencias para la práctica de la innovación en las empresas: si estas quieren innovar, ya no tienen que ir como lemmings detrás las tendencias de moda o las concepciones de corta vida. Más bien se trata de orientar más claramente la mirada hacia los potenciales propios y su formación histórica para más fuertemente, para elaborar las ventajas comparativas en la competencia finalmente sobre la base de sus auténticas características propias.

    Es así como se distingue también innovación de producto, procedimiento, modelo de negocio, de la administración (o gerencia) de la innovación, donde este último concepto aparece como el más promisorio, dado que los administradores (gerentes) son la última instancia de decisión y determinan la forma de distribución de los recursos. Las innovaciones de producto y de procedimiento son en este sentido resultados de las innovaciones de administración.

    Por el otro lado están los hallazgos de la investigación de innovación, según los cuales la innovación surge sobre todo en los deslindes entre sistemas y culturas, o bien en el diálogo entre actores diferentes (innovación abierta, innovación de contactos).

    El «Indicador de Innovación de Alemania», compuesto por 150 indicadores individuales, aunque se aplica más ampliamente en Alemania, también es citado en otras publicaciones internacionales para la medición y comparación de la capacidad de

    innovación

    de

    los

    países

    industriales.

    Lo

    establece

    anualmente

    der

    deutschen Wirtschaft (Instituto de Economía Alemana), bajo el auspicio de la Fundación de la Deutsche Telekom y de la Confederación de la Industria alemana – Bundesverband der Deutschen Industrie (BDI)–. La medida entera se compone de varios subindicadores específicos (por ejemplo "educación" o "participación femenina") los que a su vez han sido agregados button up a partir de los indicadores individuales. Los subindicadores confluyen ponderadamente en el valor del «indicador general innovación». El «Indicador de Innovación de Alemania de 2005» (con datos de 2004) ,

    utilizó una escala de 1 a 7 para comparar a 13 países industriales entre sí. Allí el 1º lugar lo ocupó EE. UU. (valor 7,0), el 2º Finlandia (valor 6,1) y 3º Suecia (valor

    5,83), Alemania se ubicó en la 6º posición (4,66) y España ocupó

    el

    12º

    lugar

    con

    (1,21).

    En el año 2011 (con datos de 2010), con similar metodología de estudio, el indicador de innovación compara ahora 26 países, utilizando una escala de 0 a 100 para la puntuación. El primer lugar lo ocupa ahora Suiza con 76 puntos, inmediatamente seguido por Singapur, con 63 puntos, manteniéndose Suecia en la tercera posición, con 61 puntos. EE. UU. muestra una de las mayores bajas, ubicándose ahora en el 9° lugar, con 53 puntos. Alemania asciende al 4° puesto, con 57 puntos y España se ubica el 20° con 24 puntos, aunque con bastante distancia en los valores absolutos, se ubica en la tabla inmediatamente después de Japón (39 puntos) y superando a China, Italia, India y Rusia 14

    Según el Índice Mundial de Innovación que elabora la Cornell University, el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual para 2013, hay una relación directa entre innovación digital y crecimiento económico. 15 Estados Unidos debe a la innovación creada por las nuevas tecnologías más del 50 % del crecimiento de sus empresas antes de la crisis iniciada en 2007, y la Unión Europea consiguió gracias a éstas un crecimiento del 25 % de sus PIB y un incremento de la productividad del 55,6 % entre 1995 y el inicio de la crisis. Según la clasificación de 2013 el país que lidera la innovación digital a nivel mundial es Suiza. Los Estados Unidos se encuentran en la quinta posición, aún siendo el líder económico global, seguidos de Hong Kong o Singapur que han apostado fuertemente por la innovación. Tanto Francia como España, en los puestos 5 y 13 de desarrollo económico, según el FMI, se encuentran en una posición mucho más alejada, en los puestos 20 y 26 de la innovación, muy por detrás del lugar al que deberían aspirar. En América Latina, el liderazgo en cuanto a innovación digital lo lleva Costa Rica. Según el FMI, en el último año ha pasado del puesto 79 al 39 de la economía mundial, gracias a los cambios y políticas de apoyo a

    la innovación digital de su gobierno. Le sigue en cuanto a decisión innovadora, Chile, que ocupa el puesto 46 de la economía mundial.

    2.

    Tecnología

    Tecnología es el conjunto de conocimientos técnicos, científicamente ordenados, que permiten diseñar, crear bienes, servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente y satisfacer tanto las necesidades esenciales como los deseos de la humanidad. Es una palabra de origen griego, τεχνολογία, formada por téchnē (τέχνη, arte, técnica u oficio, que puede ser traducido como destreza) y logía (λογία, el estudio de algo). Aunque hay muchas tecnologías muy diferentes entre sí, es frecuente usar el término en singular para referirse a una de ellas o al conjunto de todas. Cuando se lo escribe con mayúscula, Tecnología, puede referirse tanto a la disciplina teórica que estudia los saberes comunes a todas las tecnologías como la educación tecnológica, la disciplina escolar abocada a la familiarización con las tecnologías más importantes.

    La actividad tecnológica influye en el progreso social y económico, pero desde la perspectiva comercial hace que esté más orientada a satisfacer los deseos de los más prósperos (consumismo) que las necesidades esenciales de los más necesitados, lo que tiende además a hacer un uso no sostenible del medio ambiente. Sin embargo, la tecnología también puede ser usada para proteger el medio ambiente y evitar que las crecientes necesidades provoquen un agotamiento o degradación de los recursos materiales y energéticos del planeta o aumenten las desigualdades sociales. Como hace uso intensivo, directo o indirecto, del medio ambiente (biosfera), es la causa principal del creciente agotamiento y degradación de los recursos naturales del planeta.

    La tecnología es el conjunto de saberes, conocimientos, habilidades y destrezas interrelacionados con procedimientos para la construcción y uso de artefactos

    naturales o artificiales que permiten transformar el medio para cubrir anhelos, deseos, necesidades, y compulsiones humanas.

    El uso de la tecnología ha sido parte fundamental para el desarrollo de la humanidad durante toda su historia; primero tallando piedras para convertirlas en armas, luego creando la lanza y continuando así, con la pólvora, la brújula, el ferrocarril, el automóvil, el avión, etc. cabe destacar que el desarrollo tecnológico estuvo estancando durante la edad media debido a la fuerte influencia de la iglesia. sin embargo, continuo el desarrollo tecnológico y el suceso que rompe con las trabas que imponía la edad media fue la Revolución Industrial, donde se incorpora la tecnología para la producción masificada de bienes con grandes repercusiones sociales, económicas y políticas. Los cambios de innovación durante este periodo eran de 30 a 50 años. Continuando con el desarrollo tecnológico sus avances se van a ver más claramente a mediados del siglo pasado, por ejemplo lo que derivo lo que hoy en día se les conoce como las TIC. Otro aspecto a destacar; es que si bien el desarrollo tecnológico ha traído consecuencias positivas pero también negativas. Algunos ejemplos de estos últimos es que las principales economías del mundo, en particular China y Estados Unidos, son los principales generadores de la emisión de los gases de efecto invernadero. De las 30 ciudades más contaminadas del mundo, 20 están en China. Algo positivo que se ha derivado de esto es que China y Estados Unidos, están llevando reuniones para acuerdos para la reducción de estos tipos de gases.

    • 2.1. Funciones de la tecnología

    En la prehistoria, las tecnologías han sido usadas para satisfacer necesidades esenciales (alimentación, vestimenta, vivienda, protección personal, relación social, comprensión del mundo natural y social), y en la historia también para obtener placeres corporales y estéticos (deportes, música, hedonismo en todas sus formas) y como medios para satisfacer deseos (simbolización de estatus, fabricación de armas y toda la gama de medios artificiales usados para persuadir y dominar a las personas).

    Importancia de la tecnología en nuestros tiempos

    La tecnología aporta grandes beneficios a la humanidad, su papel principal es crear mejores herramientas útiles para simplificar el ahorro de tiempo y esfuerzo de trabajo,

    la tecnología juega un papel principal en nuestro entorno social ya que gracias a ella podemos comunicarnos de forma inmediata gracias a la telefonía celular.

    Funciones no técnicas de los productos tecnológicos

    Después de un tiempo, las características novedosas de los productos tecnológicos son copiadas por otras marcas y dejan de ser un buen argumento de venta. Toman entonces gran importancia las creencias del consumidor sobre otras características independientes de su función principal, como las estéticas y simbólicas.

    Función estética de los objetos tecnológicos

    Más allá de la indispensable adecuación entre forma y función técnica, se busca la belleza a través de las formas, colores y texturas. Entre dos productos de iguales prestaciones técnicas y precios, cualquier usuario elegirá seguramente al que encuentre más bello. A veces, caso de las prendas de vestir, la belleza puede primar sobre las consideraciones prácticas. Frecuentemente compramos ropa bonita aunque sepamos que sus ocultos detalles de confección no son óptimos, o que su duración será breve debido a los materiales usados. Las ropas son el rubro tecnológico de máxima venta en el planeta porque son la cara que mostramos a las demás personas y condicionan la manera en que nos relacionamos con ellas.

    Función simbólica de los objetos tecnológicos

    Cuando la función principal de los objetos tecnológicos es la simbólica, no satisfacen las necesidades básicas de las personas y se convierten en medios para establecer estatus social y relaciones de poder.

    Las joyas hechas de metales y piedras preciosas no impactan tanto por su belleza (muchas veces comparable al de una imitación barata) como por ser claros indicadores de la riqueza de sus dueños. Las ropas costosas de primera marca han

    sido tradicionalmente indicadores del estatus social de sus portadores. En la América colonial, por ejemplo, se castigaba con azotes al esclavo o liberto africano que usaba ropas españolas por pretender ser lo que no es.

    El caso más destacado y frecuente de objetos tecnológicos fabricados por su función simbólica es el de los grandes edificios: catedrales, palacios, rascacielos gigantes. Están diseñados para empequeñecer a los que están en su interior (caso de los amplios atrios y altísimos techos de las catedrales), deslumbrar con exhibiciones de lujo (caso de los palacios), infundir asombro y humildad (caso de los grandes rascacielos). No es casual que los terroristas del 11 de septiembre de 2001 eligieran como blanco principal de sus ataques a las Torres Gemelas de Nueva York, sede de la Organización Mundial del Comercio y símbolo del principal centro del poderío económico estadounidense.

    El Programa Apolo fue lanzado por el Presidente John F. Kennedy en el clímax de la Guerra Fría, cuando Estados Unidos estaba aparentemente perdiendo la carrera espacial frente a los rusos, para demostrar al mundo la inteligencia, riqueza, poderío y capacidad tecnológica de los Estados Unidos. Con las pirámides de Egipto, es el más costoso ejemplo del uso simbólico de las tecnologías.

    2.2 Métodos de las tecnologías

    Las tecnologías usan, en general, métodos diferentes del científico, aunque la experimentación es también usado por las ciencias. Los métodos difieren según se trate de tecnologías de producción artesanal o industrial de artefactos, de prestación de servicios, de realización u organización de tareas de cualquier tipo.

    Un método común a todas las tecnologías de fabricación es el uso de herramientas e instrumentos para la construcción de artefactos. Las tecnologías de prestación de servicios, como el sistema de suministro eléctrico hacen uso de instalaciones complejas a cargo de personal especializado.

    Herramientas e instrumentos

    Los principales medios para la fabricación de artefactos son la energía y la información. La energía permite dar a los materiales la forma, ubicación y composición que están descritas por la información. Las primeras herramientas, como los martillos de piedra y las agujas de hueso, sólo facilitaban y dirigían la aplicación de la fuerza, por parte de las personas, usando los principios de las máquinas simples. 2 El uso del fuego, que modifica la composición de los alimentos haciéndolos más fácilmente digeribles, proporciona iluminación haciendo posible la sociabilidad más allá de los horarios diurnos, brinda calefacción y mantiene a raya a alimañas y animales feroces, modificó tanto la apariencia como los hábitos humanos.

    Las herramientas más elaboradas incorporan información en su funcionamiento, como las pinzas pelacables que permiten cortar la vaina a la profundidad apropiada para arrancarla con facilidad sin dañar el alma metálica. El término «instrumento», en cambio, está más directamente asociado a las tareas de precisión, como en instrumental quirúrgico, y de recolección de información, como en instrumentación electrónica y en instrumentos de medición, de navegación náutica y de navegación aérea.

    Las máquinas herramientas son combinaciones complejas de varias herramientas gobernadas (actualmente, muchas mediante computadoras) por información obtenida desde instrumentos, también incorporados en ellas.

    Invención de artefactos

    Aunque con grandes

    variantes

    de

    detalle

    según

    el

    objeto,

    su

    principio

    de

    funcionamiento y los materiales usados en su construcción, las siguientes son las etapas comunes en la invención de un artefacto novedoso:

    Identificación del problema práctico a resolver: Durante esta, deben quedar bien acotados tanto las características intrínsecas del problema, como los factores externos que lo determinan o condicionan. El resultado debe expresarse como una función cuya expresión mínima es la transición, llevada a cabo por el artefacto, de un estado inicial a un estado final. Por ejemplo, en la tecnología de desalinización del agua, el estado inicial es agua salada, en su estado natural, el final es esa misma agua pero ya potabilizada, y el artefacto es un desalinizador. Una de las características críticas es la concentración de sal del agua, muy diferente, por ejemplo, en el agua oceánica de mares abiertos que en mares interiores como el mar Muerto. Los factores externos son, por ejemplo, las temperaturas máxima y mínima del agua en las diferentes estaciones y las fuentes de energía disponibles para la operación del desalinizador.

    de

    los

    debe

    cumplir

    el

    artefacto: Materiales admisibles; cantidad y calidad de mano de obra necesaria y

    su disponibilidad; costos máximos de fabricación,

    mantenimiento;

    duración mínima requerida del artefacto (tiempo útil), etc.

    Principio de funcionamiento: Frecuentemente hay varias maneras diferentes de resolver un mismo problema, más o menos apropiados al entorno natural o social. En el caso de la desalinización, el procedimiento de congelación es especialmente apto para las regiones árticas, mientras que el de ósmosis inversa lo es para ciudades de regiones tropicales con amplia disponibilidad de energía eléctrica. La invención de un nuevo principio de funcionamiento es una de las características cruciales de la innovación tecnológica. La elección del principio de funcionamiento, sea ya conocido o específicamente inventado, es el requisito indispensable para la siguiente etapa, el diseño, que precede a la construcción.

    Diseño del artefacto: Mientras que en la fabricación artesanal lo usual es omitir esta etapa y pasar directamente a la etapa siguiente de construcción de un prototipo (método de ensayo y error), pero el diseño es una fase obligatoria en

    todos los procesos de fabricación industrial. El diseño se efectúa típicamente usando saberes formalizados como los de alguna rama de la ingeniería, efectuando cálculos matemáticos, trazando planos de diversos tipos, utilizando diagramación, eligiendo materiales de propiedades apropiadas o haciendo ensayos cuando se las desconoce, compatibilizando la forma de los materiales con la función a cumplir, descomponiendo el artefacto en partes que faciliten tanto el cumplimiento de la función como la fabricación y ensamblado, etc.

    Simulación o construcción de un prototipo: Si el costo de fabricación de un prototipo no es excesivamente alto (donde el tope sea probablemente el caso de un nuevo modelo deautomóvil), su fabricación permite detectar y resolver problemas no previstos en la etapa de diseño. Cuando el costo es prohibitivo, caso ejemplo, el desarrollo de un nuevo tipo de avión, se usan complejos programas de simulación y modelado numérico por computadora o modelización matemática, donde un caso simple es la determinación de las características aerodinámicas usando un modelo a escala en un túnel de viento.

    Según el divulgador científico Asimov:

    Inventar exigía trabajar duro y pensar firme. Edison sacaba inventos por encargo y enseñó a la gente que no eran cuestión de fortuna ni de conciliábulo de cerebros. Porque –aunque es cierto que hoy disfrutamos del fonógrafo, del cine, de la luz eléctrica, del teléfono y de mil cosas más que él hizo posibles o a las que dio un valor práctico– hay que admitir que, de no haberlas inventado él, otro lo hubiera hecho tarde o temprano: eran cosas que «flotaban en el aire». Quizás no sean los inventos en sí lo que hay que destacar entre los aportes de Edison a nuestras vidas. La gente creía antes que los inventos eran golpes de suerte. El genio, decía Edison, es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración. No, Edison hizo

    algo más que inventar, y fue dar al proceso de invención un carácter de producción en masa.

    Guilford, destacado estudioso de la psicología de la inteligencia, identifica como las principales destrezas de un inventor las incluidas en lo que denomina aptitudes de producción divergente. La creatividad, facultad intelectual asociada a todas las producciones originales, ha sido discutida por de Bono, quien la denomina pensamiento lateral. Aunque más orientado a las producciones intelectuales, el más profundo estudio sobre la resolución de problemas cognitivos es hecho por Newell y Simon, en el celebérrimo libro Human problem solving.

    2.3 Tipos de tecnologías

    Tecnologías duras y blandas

    Muchas veces la palabra tecnología se aplica a la informática, la micro-eléctrica, el láser o a las actividades especiales, que son duras. Sin embargo, la mayoría de las definiciones que hemos visto también permiten e incluyen a otras, a las que se suele denominar blandas.

    Las tecnologías blandas –en las que su producto no es un objeto tangible– pretenden mejorar el funcionamiento de las instituciones u organizaciones para el cumplimiento de sus objetivos. Dichas organizaciones pueden ser empresas industriales, comerciales o de servicio institucional, como o sin fines de lucro, etc. Entre las ramas de la tecnología llamadas blandas se destacan la educación (en lo que respecta al proceso de enseñanza), la organización, la administración, la contabilidad y las operaciones, la logística de producción, el marketing y la estadística, la psicología de las relaciones humanas y del trabajo, y el desarrollo de software.

    Se suele llamar duras aquellas tecnologías que se basan en conocimiento de las ciencias duras, como la física o la química. Mientras que las otras se fundamentan en ciencias blandas, como la sociología, la economía, o la administración.

    Tecnologías apropiadas

    Artículo principal: Tecnología adecuada

    Se considera que una tecnología es apropiada cuando tiene efectos beneficiosos sobre las personas y el medio ambiente. Aunque el tema es hoy (y probablemente seguirá siéndolo por mucho tiempo) objeto de intenso debate, hay acuerdo bastante amplio sobre las principales características que una tecnología debe tener para ser social y ambientalmente apropiada:

    No causar daño previsible a las personas ni daño innecesario a las restantes formas de vida (animales y plantas).

    No comprometer de modo irrecuperable el patrimonio natural de las futuras generaciones.

    Mejorar

    las

    condiciones

    básicas

    de

    vida

    de

    todas

    las

    personas,

    independientemente de su poder adquisitivo.

     

    No ser coercitiva y respetar los derechos y posibilidades de elección de sus usuarios voluntarios y de sus sujetos involuntarios.

    No tener efectos generalizados irreversibles, aunque estos parezcan a primera vista ser beneficiosos o neutros.

    La inversión de los gobiernos en tecnologías apropiadas debe priorizar de modo absoluto la satisfacción de las necesidades humanas básicas de alimentación, vestimenta, vivienda, salud, educación, seguridad personal, participación social, trabajo y transporte.

    Los conceptos tecnologías apropiadas y tecnologías de punta son completamente diferentes. Las tecnologías de punta, término publicitario que enfatiza la innovación, son usualmente tecnologías complejas que hacen uso de muchas otras tecnologías más simples. Las tecnologías apropiadas frecuentemente, aunque no siempre, usan

    saberes propios de la cultura (generalmente artesanales) y materias primas fácilmente obtenibles en el ambiente natural donde se aplican. Algunos autores acuñaron el término tecnologías intermedias para designar a las tecnologías que comparten características de las apropiadas y de las industriales.

    Ejemplos de tecnologías apropiadas

    La bioconstrucción o construcción de viviendas con materiales locales, como el adobe, con diseños sencillos pero que garanticen la estabilidad de la construcción, la higiene de las instalaciones, la protección contra las variaciones normales del clima y un bajo costo de mantenimiento, actividad tecnológica frecuentemente descuidada.

    La letrina abonera

    seca

    es

    una

    manera

    higiénica

    de

    disponer

    de

    los

    excrementos

    humanos y transformarlos

    en abono

    sin

    uso

    de

    agua.

    Es

    una

    tecnología apropiada para ambientes donde el agua es escasa o no se puede

    depurar su carga orgánica con facilidad y seguridad.

    Nuevas tecnologías

    Las nuevas tecnologías son nuevas porque, en lo sustancial, han aparecido –y, sobre todo, se han perfeccionado, difundido y asimilado– después de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces su desarrollo se ha caracterizado por una fuerte aceleración; sus consecuencias son de una magnitud y trascendencia que no tenían antecedentes.

    Si recorremos listas de nuevas tecnologías (NT) preparadas en Singapur, México, Tokio, Boston o Buenos Aires, podemos sorprendernos de que algunas no tengan más de tres líneas, mientras que otras cubren varias páginas. Pero, si estudiamos estos listados, veremos que –más allá del detalle o de sus diferentes objetivos– la mayoría coincide en destacar tres NT: las biotecnologías (BT), las de los nuevos materiales (NM) y las tecnologías de la información (TI).

    Esta síntesis deja de lado otras NT –como algunas ambientales, las energéticas o las espaciales– pero agrupa a las de mayor difusión y en las que se manifiestan con mayor claridad los efectos que más nos importan.

    Las NT se alimenta de producción científica más avanzada, a la que se suele definir como la que constituye la frontera del conocimiento. Por eso también se habla de tecnologías de punta o, en inglés, hot technologies (tecnologías calientes).

    En algunos países se destaca la importancia estratégica de estas tecnologías: se sostiene que si no se las domina será imposible, en el medio y largo plazo, dominar las manufacturas de producto que se aseguren una posición relevante en la competencia económica y comercial internacional. Por eso, se las suele denominar tecnologías estratégicas.

    2.4 Economías y tecnologías

    Las tecnologías, aunque no son objetos específicos de estudio de la Economía, han sido a lo largo de toda la historia, y lo son aún actualmente, parte imprescindible de los procesos económicos, es decir, de la producción e intercambio de cualquier tipo de bienes y servicios.

    Desde el punto de vista de los productores de bienes y de los prestadores de servicios, las tecnologías son un medio indispensable para obtener renta.

    Desde el punto de vista de los consumidores, las tecnologías les permiten obtener mejores bienes y servicios, usualmente (pero no siempre) más baratos que los equivalentes del pasado. Desde el punto de vista de los trabajadores, las tecnologías han disminuido los puestos de trabajo al reemplazar crecientemente a los operarios por máquinas.

    Teoría económica

    La mayoría de las teorías económicas da por sentada la disponibilidad de las tecnologías. Schumpeter es uno de los pocos economistas que asignó a las tecnologías un rol central en los fenómenos económicos. En sus obras señala que los modelos clásicos de la economía no pueden explicar los ciclos periódicos de expansión y depresión, como los de Kondrátiev, que son la regla más que la excepción. El origen de estos ciclos, según Schumpeter, es la aparición de innovaciones tecnológicas significativas (como la introducción de la iluminación eléctrica domiciliaria por Edison o la del automóvil económico por Ford) que generan una fase de expansión económica. La posterior saturación del mercado y la aparición de empresarios competidores cuando desaparece el monopolio temporario que da la innovación, conducen a la siguiente fase de depresión. El término empresario schumpeteriano es hoy corrientemente usado para designar a los empresarios innovadores que hacen crecer su industria gracias a su creatividad, capacidad organizativa y mejoras en la eficiencia.

    La producción de bienes requiere la recolección, fabricación o generación de todos sus insumos. La obtención de la materia prima inorgánica requiere las tecnologías

    mineras. La materia prima orgánica (alimentos, fibras textiles

    ...

    )

    requiere

    de tecnologías agrícolas y ganaderas. Para obtener los productos finales, la materia prima debe ser procesada en instalaciones industriales de muy variado tamaño y tipo, donde se ponen en juego toda clase de tecnologías, incluida la imprescindible generación de energía.

    Servicios

    Hasta los servicios personales requieren de las tecnologías para su buena prestación.

    Las ropas de trabajo, los útiles, los edificios donde se trabaja, los medios de comunicación y registro de información son productos tecnológicos. Servicios esenciales como la provisión de agua potable, tecnologías

    limpieza

    de

    calles,

    mantenimiento de carreteras, teléfonos, gas natural, radio, televisión, etc. no podrían

    brindarse sin el uso intensivo y extensivo de múltiples tecnologías.

    Las tecnologías de las telecomunicaciones, en particular, han experimentado enormes progresos a partir del desarrollo y puesta en órbita de los primeros satélites de comunicaciones; del aumento de velocidad y memoria, y la disminución de tamaño y coste de las computadoras; de la miniaturización de circuitos electrónicos (circuito integrados); de la invención de los teléfonos celulares; etc. Todo ello permite comunicaciones casi instantáneas entre dos puntos cualesquiera del planeta, aunque la mayor parte de la población todavía no tiene acceso a ellas.

    Comercio

    El comercio moderno, medio principal de intercambio de mercancías (productos tecnológicos), no podría llevarse a cabo sin las tecnologías del transporte fluvial, marítimo, terrestre y aéreo. Estas tecnologías incluyen tanto los medios de transporte (barcos, automotores, aviones, trenes, etc.), como también las vías de transporte y todas las instalaciones y servicios necesarios para su eficaz realización y eficiente uso: puertos, grúas de carga y descarga, carreteras, puentes, aeródromos, radares, combustibles, etc. El valor de los fletes, consecuencia directa de la eficiencia de las tecnologías de transporte usadas, ha sido desde tiempos remotos y sigue siendo hoy uno de los principales condicionantes del comercio.

    Recursos naturales

    Un país con grandes recursos naturales será pobre si no tiene las tecnologías necesarias para su ventajosa explotación, lo que requiere una enorme gama de tecnologías de infraestructuray servicios esenciales. Asimismo, un país con grandes recursos naturales bien explotados tendrá una población pobre si la distribución de ingresos no permite a ésta un acceso adecuado a las tecnologías imprescindibles para la satisfacción de sus necesidades básicas. En la actual economía capitalista, el único bien de cambio que tiene la mayoría de las personas para la adquisición de los productos y servicios necesarios para su supervivencia es su trabajo. La disponibilidad de trabajo, condicionada por las tecnologías, es hoy una necesidad humana esencial.

    Trabajo

    Si bien las técnicas y tecnologías también son parte esencial del trabajo artesanal, el trabajo fabril introdujo variantes tanto desde el punto de vista del tipo y propiedad de los medios de producción, como de la organización y realización del trabajo de producción. El alto costo de las máquinas usadas en los procesos de fabricación masiva, origen del capitalismo, tuvo como consecuencia que el trabajador perdiera la propiedad, y por ende el control, de los medios de producción de los productos que fabricaba. Perdió también el control de su modo de trabajar, de lo que es máximo exponente el taylorismo.

    Taylorismo

    Según Frederick W. Taylor, la organización del trabajo fabril debía eliminar tanto los movimientos inútiles de los trabajadores —por ser consumo innecesario de energía y de tiempo— como los tiempos muertos —aquellos en que el obrero estaba ocioso. Esta "organización científica del trabajo", como se la llamó en su época, disminuía la incidencia de la mano de obra en el costo de las manufacturas industriales, aumentando su productividad. Aunque la idea parecía razonable, no tenía en cuenta las necesidades de los obreros y fue llevada a límites extremos por los empresarios industriales. La reducción de las tareas a movimientos lo más sencillos posibles se usó para disminuir las destrezas necesarias para el trabajo, transferidas a máquinas, reduciendo en consecuencia los salarios y aumentando la inversión de capital y lo que Karl Marx denominó la plusvalía. Este exceso de especialización hizo que el obrero perdiera la satisfacción de su trabajo, ya que la mayoría de ellos nunca veía el producto terminado. Asimismo, llevada al extremo, la repetición monótona de movimientos generaba distracción, accidentes, mayor ausentismo laboral y pérdida de calidad del trabajo. Las tendencias contemporáneas, una de cuyas expresiones es el toyotismo, son de favorecer la iniciativa personal y la participación en etapas variadas del proceso productivo (flexibilización laboral), con el consiguiente aumento de satisfacción, rendimiento y compromiso personal en la tarea.

    Fordismo

    Henry Ford, el primer fabricante de automóviles que puso sus precios al alcance de un obrero calificado, logró reducir sus costos de producción gracias a una rigurosa organización del trabajo industrial. Su herramienta principal fue la cadena de montaje que reemplazó el desplazamiento del obrero en busca de las piezas al desplazamiento de éstas hasta el puesto fijo del obrero. La disminución del costo del producto se hizo a costa de la transformación del trabajo industrial en una sencilla tarea repetitiva, que resultaba agotadora por su ritmo indeclinable y su monotonía. La metodología fue satirizada por el actor y director inglés Charles Chaplin en su clásico film Tiempos modernos y hoy estas tareas son realizadas por robots industriales.

    La técnica de producción en serie de grandes cantidades de productos idénticos para disminuir su precio, está perdiendo gradualmente validez a medida que las maquinarias industriales son crecientemente controladas por computadoras, ellas permiten variar con bajo costo las características de los productos en la cadena de producción. Éste es, por ejemplo, el caso del corte de prendas de vestir, aunque siguen siendo mayoritariamente cosidas por costureras con la ayuda de máquinas de coser individuales, en puestos fijos de trabajo.

    Toyotismo

    El toyotismo, cuyo nombre proviene de la fábrica de automóviles Toyota, su creadora, modifica las características negativas del fordismo. Se basa en la flexibilidad laboral, el fomento del trabajo en equipo y la participación del obrero en las decisiones productivas. Desde el punto de vista de los insumos, disminuye el costo de mantenimiento de inventarios ociosos mediante el sistema just in time, donde los componentes son provistos en el momento en que se necesitan para la fabricación. Aunque mantiene la producción en cadena, reemplaza las tareas repetitivas más agobiantes, como la soldadura de chasis, con robots industriales.

    La desaparición y creación de puestos de trabajo

    Uno de los instrumentos de que dispone la Economía para la detección de los puestos de trabajos eliminados o generados por las innovaciones tecnológicas es la matriz insumo-producto(en inglés, input-output matrix) desarrollada por el economista Wassily Leontief, cuyo uso por los gobiernos recién empieza a difundirse.

    Esto plantea la necesidad de medidas rápidas de los gobiernos en reubicación de mano de obra, con la previa e indispensable capacitación laboral.

    Publicidad

    La mayoría de los productos tecnológicos se hacen con fines de lucro y su publicidad es crucial para su exitosa comercialización. La publicidad –que usa recursos tecnológicos como la imprenta, la radio y la televisión– es el principal medio por el que los fabricantes de bienes y los proveedores de servicios dan a conocer sus productos a los consumidores potenciales.

    Idealmente la función técnica de la publicidad es la descripción de las propiedades del producto, para que los interesados puedan conocer cuán bien satisfará sus necesidades prácticas y si su costo está o no a su alcance. Esta función práctica se pone claramente de manifiesto sólo en la publicidad de productos innovadores cuyas características es imprescindible dar a conocer para poder venderlos. Sin embargo, usualmente no se informa al usuario de la duración estimada de los artefactos o el tiempo de mantenimiento y los costos secundarios del uso de los servicios, factores cruciales para una elección racional entre alternativas similares. No cumplen su función técnica, en particular, las publicidades de sustancias que proporcionan alguna forma de placer, como los cigarrillos y el vino cuyo consumo prolongado o excesivo acarrea riesgos variados. En varios países, como Estados Unidos y Uruguay,

    el alto costo que causan entecnologías médicas hizo que se obligara a advertir en sus envases los riesgos que acarrea el consumo del producto. Sin embargo, aunque lleven la advertencia en letra chica, estos productos nunca mencionan su función técnica de cambiar la percepción de la realidad, centrando sus mensajes en asociar el consumo sólo con el placer, el éxito y el prestigio.

    2.5 Impactos de la tecnología

    La elección, desarrollo y uso de tecnologías puede tener impactos muy variados en todos los órdenes del quehacer humano y sobre la naturaleza. Uno de los primeros investigadores del tema fue McLuhan, quien planteó las siguientes cuatro preguntas a contestar sobre cada tecnología particular:

    ¿Qué genera, crea o posibilita?

    ¿Qué preserva o aumenta?

    ¿Qué recupera o revaloriza?

    ¿Qué reemplaza o deja obsoleto?

    Este cuestionario puede ampliarse para ayudar a identificar mejor los impactos, positivos o negativos, de cada actividad tecnológica tanto sobre las personas como sobre su cultura, su sociedad y el medio ambiente:

    Impacto práctico: ¿Para qué sirve? ¿Qué permite hacer que sin ella sería imposible? ¿Qué facilita?

    Impacto simbólico: ¿Qué simboliza o representa? ¿Qué connota?

    Impacto tecnológico: ¿Qué objetos o saberes técnicos preexistentes lo hacen posible? ¿Qué reemplaza o deja obsoleto? ¿Qué disminuye o hace menos probable? ¿Qué recupera o revaloriza? ¿Qué obstáculos al desarrollo de otras tecnologías elimina?

    Impacto ambiental: ¿El uso de qué recursos aumenta, disminuye o reemplaza? ¿Qué residuos o emanaciones produce? ¿Qué efectos tiene sobre la vida animal y vegetal?

    Impacto ético: ¿Qué necesidad humana básica permite satisfacer mejor? ¿Qué deseos genera o potencia? ¿Qué daños reversibles o irreversibles causa? ¿Qué alternativas más beneficiosas existen?

    Impacto epistemológico: ¿Qué conocimientos previos cuestiona? ¿Qué nuevos campos de conocimiento abre o potencia?

    2.6 Cultura y tecnologías

    Cada cultura distribuye de modo diferente la realización de las funciones y el usufructo de sus beneficios. Como la introducción de nuevas tecnologías modifica y reemplaza funciones humanas, cuando los cambios son suficientemente generalizados puede modificar también las relaciones humanas, generando un nuevo orden social. Las tecnologías no son independientes de la cultura, integran con ella un sistema socio- técnico inseparable. Las tecnologías disponibles en una cultura condicionan su forma de organización, así como la cosmovisión de una cultura condiciona las tecnologías que está dispuesta a usar.

    En su libro Los orígenes de la civilización el historiado Vere Gordon Childe ha desarrollado detalladamente la estrecha vinculación entre la evolución tecnológica y la social de las culturas occidentales, desde sus orígenes prehistóricos. Marshall McLuhan ha hecho lo propio para la época contemporánea en el campo más restringido de las tecnologías de las telecomunicaciones.

    2.7 Ética y tecnologías

    A pesar de lo que afirmaban los luditas, y como el propio Marx señalara refiriéndose específicamente a las maquinarias industriales, las tecnologías no son ni buenas ni malas. Los juicios éticos no son aplicables a la tecnología, sino al uso que se hace de ella: la tecnología puede utilizarse para fabricar un cohete y bombardear un país, o para enviar comida a una zona marcada por la hambruna. Cuando la tecnología está bajo el dominio del lucro, se utiliza principalmente para el beneficio monetario, lo cual puede generar prejuicios subjetivos hacia la tecnología en sí misma y su función.

    Cuando el lucro es la finalidad principal de las actividades tecnológicas, caso ampliamente mayoritario, el resultado inevitable es considerar a las personas como mercancía e impedir que la prioridad sea el beneficio humano y medioambiental, dando lugar a una alta ineficiencia y negligencia medioambiental.

    Cuando hay seres vivos involucrados (animales de laboratorio y personas), caso de las tecnologías médicas, la experimentación tecnológica tiene restricciones éticas inexistentes para la materia inanimada.

    Las consideraciones morales rara vez entran en juego para las tecnologías militares, y aunque existen acuerdos internacionales limitadores de las acciones admisibles para la guerra, como la Convención de Ginebra, estos acuerdos son frecuentemente violados por los países con argumentos de supervivencia y hasta de mera seguridad.

    2.8 Critica a la tecnología

    Desde diferentes posiciones ideológicas, se han realizado críticas a la tecnología de forma global o parcial. Estas críticas consideran que o bien ciertas tecnologías

    suponen una amenaza, un riesgo o un mal de algún tipo, independientemente del uso que se las dé, o bien el conjunto de las tecnologías actuales suponen de manera

    inherente un mal. Entre las primeras, destacan aquellas críticas que se oponen a la

    que se

    a

    la

    la

    argumentación que Francis Fukuyama realiza en su libro El fin del hombre.

    Consecuencias de la revolución biotecnológica, la cual se centra en los aspectos

    negativos de la

    para el ser humano. Entre las segundas, destacan las

    obras de

    dedicadas al estudio de la "Technique", en especial

    y el libro de Jerry Mander

     

    la técnica, el manifiesto

    En

    indias. Este último autor expone que "en el actual clima de culto tecnológico está mal visto hablar contra la tecnología. A la menor crítica te expones a que te llamen 'ludita', con lo que se pretende equiparar oposición a la tecnología y estupidez". La idea de la neutralidad de la tecnología también es discutida por muchos de estos

    críticos. Así, Nicolás Martín Sosa

    defendía que "la tecnología, digámoslo una vez más,

    no es neutra; en toda sociedad organizada induce un conjunto de conceptos, de modelos de relaciones y de poderes que moldean nuestra forma de vivir y de

    pensar".

    Mander sostenía que "la idea de que la tecnología es neutral no es neutral en

    sí misma, puesto que nos impide ver hacia dónde nos dirigimos y favorece

    directamente a los promotores de la vía tecnológica centralizada"

    2.9 Tecnología y género

    Los estudios de CTS (Ciéncia, Tecnología y Sociedad) tienen como claro objetivo analizar la relación entre el desarrollo de la ciencia y la tecnología con los problemas de nuestra sociedad. La investigación en CTS concluye que el desarrollo de la ciencia y la tecnología no se puede entender al margen de condicionantes de tipo político, social, económico o cultural.

    En este sentido, cabe destacar que el valor de la ciencia y la tecnología para la educación de los ciudadanos es algo que hoy no se discute. Tanto es así, que en la actualidad la educación en valores no es menos importante para el desarrollo del individuo que la adquisición de saberes y destrezas. Ciencia, tecnología y valores son, por tanto, elementos básicos de la propia definición de educación en nuestros tiempos.

    En una nota publicada en el diario Clarín, Daniel Filmus afirma: «una educación que forme ciudadanos participativos y solidarios, que utilicen críticamente las nuevas tecnologías, ayudará a la construcción de una sociedad más justa, humana y sin exclusiones».

    La tecnología es conocimiento aplicado socialmente y los valores y las creencias de esa sociedad son los que influyen en los efectos de esa tecnología (Westby & Atencio,

    2002).

    De acuerdo a Shanker (1998), la ciencia y la tecnología son la base del poder, la clave de la prosperidad, simultáneamente son un instrumento culturalmente poderoso que disuelve no solo la resistencia física sino las actitudes de vida. La sociedad se transforma y se adapta a los cambios en la tecnología.

    Y este componente social de la ciencia i tecnología es el que desarrollaron Trevor Pinch i Wiebe Bijker con el modelo SCOT (Social Construction of Technology). El modelo SCOT representa la aproximación constructivista social en los actuales estudios sociales de la tecnología.

    Un punto esencial en el planteamiento del modelo SCOT es la noción de que los diferentes grupos sociales relevantes (GSR) asociados con el desarrollo de un artefacto tecnológico, compartían un significado unánime del artefacto técnico y pretendían hacer prevalecer su concepción. El otro punto esencial es el de la flexibilidad interpretativa, el proceso de cierre mediante el cual desaparece la flexibilidad de un artefacto.

    En

    este sentido, cabe

    la

    posibilidad

    que

    también

    exista

    una

    visión influida por

    el género, como se darían en casos lavadora.

    estudiados

    como

    el

    de

    la

    bicicleta

    o

    el

    de

    la

    En cuanto al caso de la lavadora, aunque «la concepción y el desarrollo de la tecnología aparecen teóricamente de forma asexuada o al margen de las relaciones sociales de sexo», 25 su concepción tenía un claro destinatario, y eran las mujeres. Cabe decir, sin embargo, que la lavadora, lejos de ser un artefacto de emancipación y liberador se convirtió en una subordinación para ellas, muy lejos de la liberación que representaba la bicicleta para Trevor Pinch y Wiebe Bijker.

    En este estudio se destaca la total ausencia de mujeres en el proceso de diseño y en los puestos de responsabilidad técnica. Sin embargo, las investigadoras concluyeron que las operarias debían ser mujeres porque las usuarias potenciales de estos aparatos eran mujeres, en tanto que eran las amas de casa. El problema radica en que la mujer no dispone de los conocimientos técnicos adecuados, por lo que los hombres siguen manteniendo el control técnico del objeto.

    La relación entre la altura de la mujer y el tamaño de los mandos de los aparatos es algo a tener en cuenta, ya que deja entrever que éstos han sido concebidos para hombres.

    Otro hecho destacable es la forma de carga de la lavadora. La mayor parte de las máquinas en España son de apertura frontal ya que las de carga superior suponen un montaje más costoso. Además, Alemán relaciona la carga frontal con el hecho de que la mujer ya está acostumbrada a una posición curvada dada su condición de ama de casa.

    Destacar también la utilización eficaz y eficiente de la lavadora por parte de la mujer, que ligada a su cultura doméstica, hace que la mujer siga siendo la responsable de organizar las coladas a la unidad familiar. En este sentido «el nuevo electrodoméstico aparece, por tanto, como un elemento de conservadurismo social y no como un factor de emancipación o de transformación progresiva de las relaciones sociales de sexo».

    Finalmente, destacar que la concepción de la lavadora, y sobre todo, su uso, «confirma a la mujer como principal actora en este tipo de funciones» 27 . Por este motivo no es raro que las mujeres «sienten un cierto malestar hacia la tecnología, o se desentienden de ella, ya que en lugar de ser innovaciones liberadoras para las mujeres, confirman muy frecuentemente su subordinación».

    La relación entre género y tecnología

    se

    creó

    como

    respuesta

    a

    la

    larga

    marginalización de las mujeres respecto a profesiones y trabajos de orientación

    técnica.

    La ciencia y la tecnología son fundamentales en el desarrollo económico de los países. Esta importancia creciente junto con las persistentes desigualdades entre mujeres y hombres en el ámbito tecnológico, hace que se planteen cuestiones urgentes e inevitables desde una perspectiva de género, la única finalidad es su total desaparición.

    Aunque las barreras formales que impedían la participación de la mujer en la actividad tecnológica van desapareciendo con el paso del tiempo, siguen existiendo dificultades de acceso a puestos de responsabilidad y poder ligados a la escasa presencia

    profesional en esta área. Los motivos pueden ser de equilibrio entre el trabajo y la vida personal, los patrones y los enfoques de productividad específicos del género, los criterios de medición del rendimiento y de promoción, de motivación, de exclusión social e institucional, e incluso de identificación de lo científico y tecnológico con 'lo masculino'.

    Y

    si

    la ciencia y

    la

    tecnología no están libres de

    la política

    ni

    por

    encima de

    ella,

    entonces en una sociedad caracterizada por jerarquías de género, los artefactos deben estar marcados también por el género. Dicho de otro modo, hemos llegado a ver la tecnología como algo a lo que se le ha dado forma socialmente, pero esta forma ha sido realizada por los hombres a favor de la exclusión de las mujeres. En general, la tecnología ha sido retratada como fuerza negativa, reproduciendo en lugar de transformando la división sexual del trabajo y el poder en el hogar y el trabajo.

    CONCLUSION

    La innovación tecnológica es un término que ha venido cobrando auge a través de los años en el mundo empresarial.

    El proceso de innovación ha pasado por múltiples etapas que han cambiado la concepción de la misma y genera cada día más controversias por su alta complejidad.

    Los

    SNCIT constituyen

    un

    marco

    para el desarrollo

    de

    las

    naciones y

    garantizan el desarrollo sostenible y equitativo.

     

    La gestión empresarial de hoy.

    de

    la innovación es

    un

    proceso de alta

    prioridad en el mundo

    BIBLIOGRAFIA

    http://www.monografias.com/trabajos37/innovacion-tecnologica-

    empresarial/innovacion-tecnologica-empresarial.shtml

    http://www.monografias.com/trabajos15/innovacion-tecno/innovacion-tecno.shtml

    http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol4_4_00/san01400.htm