Está en la página 1de 7
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 11 Texto 1: FAMOSO ENTREMÉS GETAFE, de Antonio
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 11
Texto 1: FAMOSO ENTREMÉS GETAFE, de Antonio Hurtado de Mendoza 1
Personas que hablan en él:
¡Voto a Cristo, que vienes hecho un cuero!
Sale Francisca
Un CARRETERO
OTRO
Un MOZO
FRANCISCO
Don LUCAS
Doña CLARA
El MESONERO
Un MÚSICO
FRANCISCA: Luego dirán que jura un carretero.
CARRETERO: Si jura o no, ¿qué debe alcabala?
¿Acaso es suya el alma?
FRANCISCA: Será mía
si yo quisiera toda el Almería.
CARRETERO: Menos bravura.
Desde adentro dice un CARRETERO a voces
FRANCISCA:
No hay bravura menos,
CARRETERO:
Tape, abrigue vucé la colerilla,
que es la flor de Getafe.
FRANCISCA:
Y de Castilla,
¡majadero!
CARRETERO:
Echaré cebada y paja,
que luego, reina, se verá quién maja.
"Calle de Getafe,
gigante pardo,
galería de polvo,
golfo de barro".
FRANCISCA:
Camine ya, vucé, señor buen ánima,
y
no se atreva a mí, que a quien es necio
le pego dos moadas de desprecio.
Vase el CARRETERO. Sale DON LUCAS
Aunque le pese, cuero fondo en tinto,
cantar quiero y reír y andar holgando,
porque ni tengo amor ni soy casado.
LUCAS:
¡Hola! Saca esa ropa, Escobarrillo.
Sale el Carretero
¡Oh Getafe, Aranjuez del mismo infierno,
jardín de tapias, selva de capotes,
sayago en talle, en pulidas manchego,
ribera de calor, campo de fuego!
¡Maldiga Dios quien te fundó atalaya
de Toledo y la corte a ser antípoda,
de nubes socarronas,
que llueven polvo y que granizan ascuas!
¡Hijo de treinta hombres de las pascuas,
saca cebada, pide luz al mozo!
¡Jesús, qué noche y qué calor! Parece
que se ha soltado el mismo Purgatorio.
¡Cual es el Getafillo! ¡Es una perla!
De aquí fue natural la primer chinche,
patria de pulgas y solar de moscas,
de sólo verte estoy, a fe de hidalgo,
asado en tejas y en adobes frito.
¡Oh maldito lugar! No, ¡muy maldito!
Mira a FRANCISCA
¿Este es Getafe? Tápome esta boca,
doyme una bofetada por lo dicho.
¡Oh príncipe del reino de Toledo,
que tal belleza y hermosura cría!
¡Oh labradora de mayor cuantía!
¿Tal perla en tan vil concha?
1 Texto basado en una edición crítica preparada por Eric W. Vogt y luego editado de nuevo en la forma presentada aquí en
1995 por Vern Williamsen. Extraído de: http://www.comedias.org/hurtado/getafe.html

CARRETERO:

que deste curioso palmo de lindura no hay alma, si es de bien, que esté sigura, todo lo rindo, todo; que si deja de creerme algún tocho mentecato, se lo doy a los otros de barato.

Llama esas mulas, ten esas reatas, bestia de un puto, ¡jo! ¡Dale, Antoñuelo! ¡Oh, pesia, voto, juro! ¡Dale, muchacho!

OTRO: ¡Ah, cochero hablador!

CARRETERO: ¡Mientes, borracho!

MOZO: "A Madrid caminando vengo de Illescas; tengo el alma quedita, ¡dale, morena!"

OTRO:

OTRO: ¿Ahora canta, pesia a su gaznate?

MUSICO:

CARRETERO:

LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 22 ¡Oh zurdo tiempo! ¿En Getafe, en Getafe esta
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 22
¡Oh zurdo tiempo!
¿En Getafe, en Getafe esta muchacha?
¡Por Dios, que la fortuna está borracha!
¡Oh qué pedazo tan airoso y lindo!
¡Qué garbosa, qué alegre, qué bonita!
¡Oh bendita ocasión!
¡En tu vida tendrás para confites!
Apetece, apetece un dinerante;
llevaréte a Madrid, traeréte en coche,
dirán a cuatro días:
No muy bendita.
Prosiga vuesasted el anatema,
que si teme las pulgas de Getafe,
todos participamos de esa tacha,
¡que tiene muchas pulgas la muchacha!
"Allí va la metresa de don Lucas",
que yo procuraré lo sepan todos;
que los príncipes, niña, en publicaros
en Madrid, somos todos Condes Claros.
Daréte el diamantón como este puño,
y tanto que en tu mano azúcar-nieve
brillen más que tus manos y ojos bellos:
(¡bonitamente llegó a encarecellos!)
[Aparte]
(Sazón tiene la pícara, ¡por Cristo!;
quiero quererla, casi amarla quiero).
[Aparte]
Estoy perdido, a fe de caballero.
Desde San Salvador a San Felipe,
tendrás horca y cuchillo, en cualquier
tienda
en joyas, en vestidos, en tocados,
bien [recibidos], pero mal pagados.
Perdido no, que a lo que yo he mirado,
antes me ha parecido muy hallado.
FRANCISCA:
¡Extremado brinquiño villanesco!
Esto es lo que llamamos "esmeróse",
y me gusta por la fe de caballero.
LUCAS:
¡Qué probemente que le va de cascos!
¡Ta, ta! Si el interés, niña, baldonas,
¿requiebros finos pides? Pues, atendite,
que en blandas quejas y en melosos
quiebros
¿Socarronismo? Pláceme el gracejo.
Ea, desvanecerse es lo que me importa,
y pienso, niña, que has de solazarme.
Mía fe, que está borracho; no lo crea.
"Mi bien, mi cielo y todo el calendario
de finezas; después que vi tus ojos,
escuela de morir puso mi vida.
¡Oh más dura que el mármol!, parodije;
desmáyome, suspiro, pataleo:
Señor, cien veces tonto cortesano:
esas caballerescas presunciones
las tengo yo rendidas en la suela
deste breve distrito de chinela.
Sazón, sazón no más, gusto me fecit.
Afuera todo amante picardía,
que soy, que soy no más que [solo] mía.
FRANCISCA:
Aun eso de amorido, seor compadre,
me cosquillea todos los sentidos
y me trabuca lo mejor dellánima.
(¡Qué bien lo ha dicho! En viéndole tan
¿Cómo ignorante, bárbara mozuela,
al Alejandro de Madrid no admites?
necio, [Aparte]
tan pesado, prolijo y enfadoso,
al punto le marqué por venturoso).
Cese lamentación, don Jeremías,

¿Ve cuanto ha dicho en fabla tan ridícula? Pues no valen ni montan sus despojos un solo cintarazo destos ojos, que ofrecidos sus rayos soberanos antes llega a mis pies que no a mis manos; que mi cara, ansí Dios le dé ventura, en la calle Mayor de la hermosura.

llegaste al mismo Adán de los requiebros. Don Fulano de Azúcar es mi nombre; va de dulzura; empiezo a derretirme:

¡piedad, favor, oh ninfa getafeña! que creo que me muero, que me abraso." (No lo dijo más tierno Garcilaso) [Aparte]

FRANCISCA:

LUCAS:

FRANCISCA:

LUCAS:

FRANCISCA: ¿Más caballero? Dios se lo reciba.

LUCAS: Tengo Castros, Guzmanes y Velascos.

FRANCISCA:

LUCAS:

FRANCISCA:

LUCAS:

¡Jesús!, no hay qué pensar; que no eres fea. Quiero hacerte un favor; daca esa mano.

FRANCISCA:

LUCAS:

LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 33 que ese entendimientazo me ha dejado blanda como
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 33
que ese entendimientazo me ha dejado
blanda como un guijarro de Torote.
Esta carita a la muerte
ha dado mucho que hacer
y
a la fortuna de coces,
y
al tiempo de puntapies.
(¡Qué de bien aire le tiré el virote!
[Aparte]
Yo le parezco bien; ella me agrada.
¡Oh, cómo es la picaña afortunada!)
Mi brío y mi bizarría
asombro del mundo es,
y quien lo negare miente.
Sale el CARRETERO
CARRETERO:
Eso yo lo juraré.
(¡Derrengóse!)
[Aparte]
Sí, sí, abrazo. ¡Pues no!, ya le recibo.
¿Vesme de par en par?
CLARA:
Si es carretero es muy fácil.
LUCAS:
¡Pléguete Cristo con él!
¡Tome!
Dale una bofetada
No hables palabra, que el hombre
zaina descubre la sed;
¡Ah taimada!
echando lanzas de vino
viene el diablo: dejalé.
Esto solía llamarse bofetada;
más baja es la región de los abrazos.
(¡Jesús, que escupo muelas por
pedazos!) [Aparte]
CARRETERO:
¿Qué quiere esa gentecilla?
LUCAS:
Servir a vuesa merced.
CARRETERO:
A mí no me sirven ninfos.
Sale DOñA CLARA
Francisca, ¿qué es esto? ¿Hay qué
¡Oh, qué bien por mi amor!
rebane de un cintarazo
o cercene de un revés?
¿Es doña Clara?
Perdidos somos, que es desconfiadilla:
cosas tiene de dama de la villa.
Porque si cojo al calcillas,
con un envión que le dé
le pagaré con las nubes.
LUCAS:
¡Buen pulso habrá menester!
CLARA:
Yo pienso que no podrá.
LUCAS:
Sí podrá; vos no sabéis
la fuerza de estos señores,
desalumbrada mujer.
CARRETERO:
Pues aguarde la muy
FRANCISCA:
Paso,
mi querido Alonso Andrés.
CLARA:
En fin, quiere a un carretero.
CARRETERO:
Pues, ¿qué había de querer?
¿Un marquesote en ayunas?
LUCAS:
Tiene razón.
CARRETERO: Yo tendré
lo que quisiere.
¡Mirad con quien y sin quien!
LUCAS:
Es muy justo.
Pero escuche, no se vaya
señora cara de ayer,
que hoy bien se ve que le falta
el socorro de la tez.
CLARA:
¡Oh, qué labrador lebrel!
CARRETERO:
Señora galga, ¡por Cristo

LUCAS:

FRANCISCA: ¿Y no habrá cualque abrazo?

LUCAS:

FRANCISCA:

LUCAS:

CLARA:

LUCAS:

FRANCISCA: Lindo es el sombrerete y capotejo.

CLARA: ¿Cansado de gallinas, abadejo?

Pase adelante la historia, haya retozo y placer, habrá hecho de las suyas cualque poco de interés. El tomillito salsero habráse dejado oler. ¡Oh, qué fácil serranía! ¡Oh qué blanda rustiquez! Buen gusto, señor don Lucas; ya no podrá parecer al lado de ningún conde ni delante de un marqués. Más asco tengo que celos, seor don Lucas, quédese con la villana y sin mí.

FRANCISCA:

LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 44 que le he de dar ! Hará bien;
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 44
que le he de dar
!
Hará bien;
travesura de la tierra,
sombrerito a lo valiente,
juboncito a la francesa,
que es muy grande bachillera,
y recibiré merced,
que el señor don Carretero
No tengo don, ¡pesia [a] él!
avantal a lo celoso,
donairito a lo de ¡mueran!
Un mozo las acompaña,
honra de las castañetas,
el primero que las toma
Pues yo sé, que es ya muy fácil.
y el postrero que las deja.
Es cuitado.
Entra el MESONERO
Airosamente lo bailan,
donoso lo menudean
cuando Belisa, cantando,
les dice desta manera:
Téngansé.
No se tengan.
Sí se tengan;
Quien quisiere del mundo gozar
ha de acudir, tener y pagar;
no hay que dudar;
por vuesa merced, esta vez
remito el enojo.
¡Cómo!
que se ha de acudir, tener y pagar;
no hay que dudar.
Excusar requiebros,
no hay que dudar,
y acudir con tiempo
¡Qué torpe que anda! ¿No ve
que no sabe meter paz?
Quedo, las manos se den.
no hay que dudar;
poco de embeleso
no hay que dudar;
Por el buen huésped, envaino
la cólera que tomé.
mucho de dinero,
no hay que dudar.
Esto los mozuelos
mandan pregonar:
¡Lindo bribón!
En mi casa
soy alcalde y soy juez:
Senténcioles a que bailen.
¿Hablo a sordos? ¡Qué cruel
está el señor maese Alonso!
quien quisiere del mundo gozar
ha de acudir, tener y pagar.
Otra mocita en el baile
mostrar quiere su destreza,
cantando al uso de corte
en demandas y respuestas:
¿Cuántos hombres le bastan
¡Ea, bobo! ¡Báilese!,
a una muchacha?
que este par de castañetas
por ti tengo que romper.
¡Manto afuera! ¡Arroje el son!
¿Qué cosa?
No sé, pardiez;
vaya un bailecillo al uso
que por mí bailará Inés,
Francisca o cómo se llama.
Bailan
No le bastan todos,
si los engaña.
¿Y si bien ama?
Uno solo, mozuela,
cabe en el alma.
Quien se vende, ¿qué nombre
tendrá más suyo?
Regatona del cuerpo,
Judas del gusto.
Este es el mundo;
yo apetezco lo bueno,
que no lo mucho.
"Afuera, afuera, que salen
dos mozuelas getafeñas,
hermosura de los cielos,
[FIN DEL ENTREMÉS GETAFE]

LUCAS:

CARRETERO:

LUCAS:

CARRETERO:

MESONERO:

FRANCISCA:

LUCAS:

CARRETERO:

LUCAS:

MESONERO:

LUCAS:

CARRETERO:

LUCAS:

FRANCISCA:

MUSICOS:

LUCAS:

FRANCISCA: Canten, que yo bailaré.

LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 55 Texto 2: Miguel Mihura, Maribel y la extraña
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 55
Texto 2: Miguel Mihura, Maribel y la extraña familia
MARIBEL: ¿Quién es Marcelino?
DOÑA MATILDE: Mi hijo… ¿Es que ni siquiera le habías dicho cómo te llamas?
MARCELINO (A MARIBEL). Claro. Si te lo dije ayer.
MARIBEL: Yo creí que eso de Marcelino era una broma.
DOÑA MATILDE: Si no la agrada Marcelino, puede llamarle Marcel, como le llamaba su
padrino… Y casi resulta más bonito y parece un nombre francés.
MARIBEL: Yo he tenido un amigo francés. Pero se llamaba Luis.
DOÑA MATILDE: ¿No será Luis XV?
MARIBEL: (Se ríe con todas sus ganas). ¡Mira, esto sí que ha estado bien! ¡Tiene gracia tu
tía! Mira que preguntar si era el Luis ese! De verdad, hombre… que me cae a mí simpática
esta señora (Y se da cuenta de su risa es excesiva y desproporcionada, cuando todos la
miran extrañados). Bueno. Ustedes perdonen… Me voy a marchar ya. (Y se levanta para
irse). Con permiso.
MARCELINO: ¿Otra vez, Maribel?
MARIBEL: ¿Pero qué pinto yo aquí? ¿Me quieres explicar?
DOÑA MATILDE: ¡Quédese de pie! ¡Quédese de pie! Y tú ponte junto a ella, Marcelino.
(MARCELINO se aproxima a ella y quedan de pie, uno al lado del otro. A DOÑA PAULA).
¿Pero no ves la buena pareja que hacen? Delgados los dos… Altos los dos…
DOÑA PAULINA: Una pareja estupenda, de verdad…
DOÑA MATILDE: Parece que ya los veo entrar en la iglesia cogidos del brazo…
Texto 3: Soliloquio de Segismundo, La vida es sueño ( II, xix), de Calderón de la Barca
Es verdad; pues reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos;
y sí haremos, pues estamos
Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y la experiencia me enseña
y en el mundo, en conclusión,
que el hombre que vive, sueña
todos sueñan lo que son,
lo que es, hasta despertar.
Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí
de estas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte!
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 66 Texto 4: Cómicos de la lengua, de MANUEL
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 66
Texto 4: Cómicos de la lengua, de MANUEL MOLINA
HUBO un tiempo lejano en el cual a los cómicos ambulantes tan sólo se les permitía
actuar, no podían pernoctar en los pueblos a donde llegaban con su carro, con raídos
disfraces y agujereadas cortinas. Eran divertidos, pero era mejor que entre ellos se
averiguasen. La licencia de sus relajadas costumbres y la moral un tanto distraída
chocaban con las buenas formas de la sociedad que les dejaba unas monedas en el platillo.
Otros que no cuadraban eran los estudiantes, con fama de robar gallinas. Al mismísimo
Cardenal Cisneros su propio pueblo le negó espacio para una universidad por temor a los
universitarios. Se la llevó a Alcalá de Henares y ya ven. Con el paso del tiempo a los
cómicos se les dejó acampar intramuros en lugares reservados y de poco contagio para los
convecinos. La oportunidad les vino al representar con el fervor religioso del XVI, con la
Contrarreforma, autos sacramentales y demás artificios dentro de las iglesias, aunque
pronto se les sacó, salvo en Elche y algún lugar más, porque era poco apropiado y
convincente que un actor barbudo ejerciese de virgen o santa.
En la puerta de las iglesias ya era otro asunto y allí los cómicos fueron destensando la
cuerda poco a poco y acabaron en corrales, después de recorrer las calles en carros
durante las fiestas del Corpus. En los corrales la iglesia y el estado vieron el negocio y el
platillo pasó a canon fijo: la entrada. Se permitió a los cómicos que se desplazasen a
ninguna parte como nos enseñó Fernán Gómez o fueron hombres de suerte como nos
enseñó por estas tierras, no hace mucho, Juan Luis Galiardo.
Los cómicos le dieron varias vueltas a los destinos, al suyo y al de los pueblos. Llegaban
con su viejo carro (roulotte, dirían ellos) del que sacaban decorados, cortinas, trajes
remendados con ingenio y urdimbre, antes de que se inventara el velcro o la cinta
adhesiva grande, esa que sirve para un roto y un cosido en el mundo del teatro. Recojo
una frase de escenografía: «un trapo bien grapado es una cortina de categoría». Montaban
el espectáculo: una canción por aquí, un baile con una picardía por allí, unos chistes de
guindilla, un contoneo de falsa inocencia de una actriz y el sinuoso vaivén de la vedette.
Lentejuelas y plumas, muchas plumas, ya han visto algunos lo bien que le quedan. Pero
entre tanto hubo muchos kilómetros y muchos bocadillos de mortadela, fríos y correosos,
no como los que se comieron en el espectáculo de La Cubana, recién hechos. Los cómicos
siempre han tenido la mala costumbre de querer comer y en ocasiones hasta varias veces
al día.
Todos esos cientos, miles de cómicos han recogido trocito de premio representado en el
que se entregó a la compañía La Cubana en el XI FIT Cazorla, que ha sabido como nadie
enfangarse y abrir las cortinas, abrir el silencio de las salas de teatro, para que seamos
curiosos espectadores que vemos sin apenas ser observados y además optaron por no
hacernos llorar con esas historias sino contentarnos y llevarnos de la mano como expertos
lazarillos por el maravilloso mundo de la farsa.
En definitiva, entretenernos. Se ha premiado a una compañía que representa todas
aquellas que siguen apostando por el trabajo colectivo en el mundo teatral, alejadas del
divismo que las actrices inglesas cobraron a finales del siglo XIX. A veces es repelente
tratar con alguien que no se soporta ni a sí mismo. Y encima, no canta ni baila y por
supuesto, no ensucia sus lindas manitas en tocar las cajas del atrezzo (Je sui 'la diva').
Alguien se acerca a pedirle con educación una fotografía, un autógrafo, sin recurrir al
descaro de la cámara del móvil y es capaz de sacar todos los truenos posibles para
asestarlo al admirador, que queda estremecido. No hay color entre las dos caras, me
gustan más aquellos herederos de quienes robaban gallinas, ojo, para comérselas.
http://www.ideal.es/jaen/20071118/opinion/comicos-lengua-20071118.html
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 77 Texto 5: Los Nuevos Cómicos de la Legua
LITERATURALITERATURA YY PUBLICIDADPUBLICIDAD -- LECTURASLECTURAS -- 77
Texto 5: Los Nuevos Cómicos de la Legua
Desde que empecé a dedicarme al teatro siempre he estado interesado por la figura de
los Cómicos de la Legua, los actores (y actrices) que iban de pueblo en pueblo haciendo
teatro.
Supongo que el hecho de empezar a actuar en una ciudad pequeña (más o menos)
alejada de los grandes teatros de Madrid o Barcelona, acostumbrado a ir a ver a compañías
medianas en vez de a Grandes Figuras de la Escena Española me ha hecho fijarme más en
los actores (y actoras) que dedican su vida a llevar el Arte de Talía (ohh!!! que pedante me
ha quedado
)
por todos los pueblos de la Geografía Española, por esos teatros y casas de
cultura sin camerinos o sin focos, o simplemente en salas traseras de bares, en tarimas de
20 cm. de alto y con un patio de butacas hecho de sillas de plástico que se ponen y se
quitan cada vez.
En mi opinión, la figura de los Cómicos de la Legua no ha desaparecido, sino que se ha
transformado, ha evolucionado.
Actualmente, en la compañía con la que trabajo, llevamos al mismo tiempo cuatro obras
diferentes. Cada semana salimos desde Barcelona hacia nuestro punto de destino 5
personas (4 actores y 1 técnico), montados en una furgoneta cargada con la escenografía,
el vestuario, atrezzo, ocho focos, dos altavoces (grandes), una escalera, la mesa de luces,
la mesa de sonido, micrófonos, cables, etc
etc.
Nos levantamos sobre las 7 de la mañana (si nos toca actuar en Cataluña el despertador
se adelanta a las 5:45), llegamos a las 8:00 al teatro/sala de actos/colegio/
donde nos
toque actuar, montamos todo el "tinglao", actuamos una, dos y tres veces (9:45, 11:30,
13:00 o 15:30 -muy de vez en cuando hasta 4 pases al día-), recogemos, cargamos de
nuevo la furgoneta y partimos hacia nuestro siguiente destino…
http://www.nadandoporlavida.com/2009/03/los-nuevos-comicos-de-la-legua.html