Está en la página 1de 18

73.

06 VIBRACIONES DE ESTRUCTURAS

PROF. ING. EDUARDO ÁLVAREZ

BA
A LL A
ANNC
C EE O
O D
D EE EE JJ EE SS

Andrea Torroba
Padrón: 77466

Universidad de Buenos Aires – Facultad de Ingeniería

II Cuatrimestre de 2003
DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA - INTRODUCCIÓN
TIPOS DE VIBRACIONES
La razón principal para analizar y diagnosticar el estado de una maquina es determinar las
medidas necesarias para corregir la condición de vibración – reducir el nivel de las fuerzas
vibratorias no deseadas y no necesarias.
El desbalance de la maquinaria es una de las causas más comunes de la vibración. El desbalance
se debe a que el centro de gravedad de un cuerpo giratorio no coincide generalmente con su
centro de rotación. Las causas son: 1. en la práctica es imposible conseguir que la masa esté
uniformemente distribuida alrededor del centro geométrico del cuerpo y 2. el árbol sobre el cual
gira el cuerpo se deforma flexionándose por efecto de la carga, desplazando al centro de gravedad
fuera del eje verdadero, el cual pasa por el eje geométrico o línea central de los cojinetes. La
rotación puede comenzar alrededor del eje geométrico, pero a una cierta velocidad, la fuerza
centrífuga del centro de gravedad desplazado será igual a las fuerzas de deformación que actúan
sobre el árbol; éste con los cuerpos de que es solidario vibrará entonces violentamente, ya que la
fuerza centrífuga varía en dirección y sentido cuando gira el árbol. A esta velocidad se la
denomina crítica. Se alcanzan sucesivamente velocidades críticas adicionales, armónicas, más
altas que la velocidad fundamental, pero las amplitudes de las vibraciones correspondientes
disminuyen progresivamente.
La excentricidad es en realidad una fuente común de desbalanceos, y se debe a un mayor peso de
un lado del centro de rotación que del otro. La excentricidad en rodetes o rotores de ventiladores,
sopladores, bombas y compresores puede también crear fuerzas vibratorias. En esos casos las
fuerzas son el resultado de fuerzas aerodinámicas e hidráulicas desiguales que actúan contra el
rotor. Las vibraciones también pueden deberse a elementos rodantes defectuosos, rodamientos
defectuosos, aflojamiento mecánico, a correas de accionamiento, a problemas de engranaje o a
fallas eléctricas.
BALANCEO
El balanceo es la técnica de corregir o eliminar fuerzas o momentos generadores de
perturbaciones vibratorias. Los esfuerzos sobre el bastidor de un mecanismo, o sobre los soportes
pueden variar de manera significativa durante un ciclo completo de operación y provocar
vibraciones que a veces pueden alcanzar amplitudes peligrosas. Incluso aunque no lo fueran, las
vibraciones someten a los cojinetes a cargas repetidas que provocan el fallo por fatiga de las
piezas. Se hace entonces preciso eliminar o reducir las fuerzas de inercia que producen estas
vibraciones.
Cualquier eslabón o elemento que se encuentre en rotación pura puede, teóricamente, estar
perfectamente equilibrado estática y dinámicamente para lo que hay que eliminar todas las fuerzas
y momentos generadores de vibración. Para lograr un equilibrio completo se requiere establecer el
equilibrio dinámico; sin embargo, en algunos casos, el estático puede ser un sustituto aceptable y
generalmente es más fácil de alcanzar.
Las variaciones debido a las tolerancias de producción de las partes en rotación hacen que haya
algún pequeño desequilibrio en cada una. Por lo tanto, en cada parte se deberá aplicar algún
procedimiento de balanceo. La magnitud y localización de cualquier desequilibrio pueden ser
determinadas con bastante exactitud, y compensadas al agregar o quitar material en las
ubicaciones correctas. El balanceo se ha tornado preciso, rápido y fácil para el usuario y las
ventajas de realizarlo superan ampliamente el esfuerzo y tiempo necesarios para reparar un rotor.
Las turbinas son balanceadas durante el proceso de manufactura y deben ser balanceadas
nuevamente después de cualquier montaje o desmontaje de partes rotativas, ya sea por causas de
mantenimiento de rutina o por daños. Los resultados del balanceo deben ser comparables, sin
importar a dónde se ha balanceado un módulo y quién lo ha balanceado. La calidad del balanceo
depende de tres factores: la capacidad de la máquina balanceadora, la configuración del rotor, y el
diseño de las herramientas.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


DESEQUILIBRO Y BALANCEO

DESEQUILIBRIO
La condición de desequilibrio estático se da cuando el eje principal de inercia del
rotor se encuentra desplazado paralelamente al eje del árbol:

Un par desbalanceado se presenta cuando el eje principal de inercia del rotor y el


eje del árbol intersecan en el centro de gravedad del rotor pero no son paralelos.

El caso más común de desequilibrio es el dinámico. Esto ocurre cuando el eje


principal no es paralelo ni interseca en el centro de gravedad de la pieza al eje del
árbol. Este tipo de desequilibrio es una combinación de los anteriores:

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


EQUILIBRADO ESTÁTICO
La configuración mostrada en la figura se compone de una combinación de un disco y un eje,
que descansa sobre rieles rígidos, de manera que el eje (que se supone perfectamente recto)
pueda rodar sin fricción. Se fija un sistema de referencia xyz en el disco que se mueve con él.

Para determinar si el disco está estáticamente equilibrado:


+ Se hace rodar al disco suavemente impulsándolo con la mano.
+ Se deja rodar libremente al sistema eje-disco hasta que vuelve al reposo.
+ Se marca el punto más bajo de la periferia del disco.
+ Se repite la operación siete u ocho veces (dependiendo del nivel de confianza
buscado en los resultados).
+ Si las marcas quedan dispersas al azar en lugares diferentes alrededor de la periferia
de manera equiprobable, el disco se encuentra equilibrado estáticamente..
+ Si las marcas tienden a coincidir, el disco se encuentra estáticamente
desequilibrado, lo que significa que el eje del árbol y el centro de masa del disco no
coinciden. Esta situación de desequilibrio se puede visualizar de la siguiente manera:
existe una pequeña masa de desequilibrio (magnitud del desequilibrio) que se
encuentra desalineada en relación el eje del árbol (posición angular). Esta masa,
cuando se deja rodar libremente al sistema, ejercerá un momento sobre el disco que
desaparece sólo si la línea de acción de su peso pasa por el eje del disco. Esto se da
cuado dicha masa hipotética está en el punto más bajo de la periferia del disco (o a
180°, pero ésta es una situación de equilibrio inestable, por lo que es muy poco
probable que ocurra). La posición de las marcas respecto al sistema xy indica la
ubicación angular del desequilibrio pero no su magnitud.
Si se descubre que existe desequilibrio estático, se puede corregir eliminando material
mediante una perforación en las marcas señaladas, o bien agregando masa a la periferia a
180º de la marca.

Equilibrado Estático (disco fino, en un plano)

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


Como no se conoce la magnitud del desequilibrio, estas correcciones se deberían hacer por
tanteos. Pero si se introduce una masa de ensayo m, se puede determinar la corrección a
introducir en el sistema:
+ Sea A la marca realizada en los ensayos anteriores y A’ el punto situado a 180º, AA’
es la vertical que pasa por la marca realizada en dichos ensayos.
+ Colocando una masa m en la periferia del disco (de radio r) según una dirección
perpendicular a AA’, el rotor gira un ángulo ϕ, fácil de determinar experimentalmente.
Este ángulo está relacionado con el balance de momentos debido a la masa del
desequilibrio y a la masa de ensayo, es decir, está relacionado con la magnitud del
desequilibrio.
+ Para equilibrar el sistema habrá que colocar en A’ una masa m* = m / tanθ

Si se montan un disco y un eje desequilibrados sobre cojinetes, y se hacen girar, aparecerá


una fuerza centrífuga de inercia mrGω2 como se ve en la figura.

Esta fuerza actúa sobre el eje y aparecen reacciones giratorias en los cojinetes. Se establece
la siguiente notación:
+ m: masa total del sistema.
+ mu: masa no equilibrada.
+ k: rigidez del eje (magnitud de la fuerza necesaria para flexionar al eje una distancia
unitaria cuando se aplica en O)
+ c: coeficiente de amortiguamiento viscoso.
Si se selecciona cualquier coordenada x normal al eje, se puede escribir la ecuación de
movimiento y hallar el movimiento del punto O y el ángulo de fase:

Si se designa a la excentricidad e = rG , se obtiene la relación de amplitudes de la vibración del


conjunto de disco y eje girando:

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


Volviendo a la figura, si se designa O como el centro del eje en el disco y G como el centro de
masa del disco, y no se considera amortiguamiento, se puede llegar a conclusiones
interesantes al representar gráficamente esta ecuación.

En la figura también aparece la posición relativa de tres puntos, O, G y el eje de rotación en la


intersección de las líneas de centro de los cojinetes, para distintas frecuencias de giro. Se ve
que la amplitud del movimiento nunca vuelve a ser cero al aumentar la velocidad del eje, sino
que alcanza un valor final de –rG. En este caso el disco se encuentra girando en torno a su
propio centro de gravedad que entonces coincide con la línea central de los cojinetes.
Los sistemas rotativos estáticamente desequilibrados generan vibraciones indeseables
y reacciones giratorias en los cojinetes. Para resolver este problema, se puede reducir la
excentricidad rG utilizando equipos de equilibrado estático aunque será imposible reducirla a
cero.
DESEQUILIBRIO Y EQUILIBRADO DINAMICO
La figura representa un rotor en el que se podría suponer que se colocan dos masas iguales
m1 y m2 en los extremos opuestos del rotor, y a distancias iguales r1 y r2 del eje de rotación.
Se puede ver que el rotor se encuentra estáticamente equilibrado.

Si el rotor se hace girar a una velocidad angular aparecerán actuando las fuerzas centrífugas
2 2
m1rω y m2rω , respectivamente, en m1 y m2 sobre los extremos del rotor. Estas fuerzas

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


centrífugas producirán dos reacciones desiguales en los cojinetes, FA y FB, y todo el sistema
de fuerzas girará con el rotor a la velocidad angular ω Se ve que, el rotor puede estar
estáticamente equilibrado y, al mismo tiempo, dinámicamente desequilibrado.

En la figura, se presentan los dos casos de desequilibrio:


+ En la figura (a), se presenta un eje con desequilibrio estático. Cuando el rotor gira,
las dos reacciones de los cojinetes están en el mismo plano y tienen la misma
dirección.
+ En la figura (b), se ve un eje balanceado estática pero no dinámicamente. Cuando el
rotor gira, el desequilibrio crea un par que tiene a voltear el rotor.
En el caso más general, la distribución de la masa a lo largo del eje de la pieza depende de la
configuración de la misma, pero también habrá que tomar en consideración los errores que se
hayan podido producir al mecanizar la pieza. También puede provocar otros errores o
desequilibrios un calibrado inapropiado, la existencia de chavetas y el propio montaje. Por
consiguiente, una pieza desequilibrada estará casi siempre desequilibrada tanto estática como
dinámicamente.
Para analizar cualquier sistema giratorio, se usan las ecuaciones de equilibrio.

Para representar en forma gráfica estas ecuaciones se construye un polígono de fuerzas,


tomando la fuerza centrífuga en la dirección radial y proporcionales al producto m·r (el factor
de proporcionalidad es ω2). El vector mC * RC que requiere el polígono para cerrarse indica la
magnitud y la dirección de la corrección.

Con respecto a la ecuación de momentos, se toma una suma de momentos de las fuerzas
centrífugas con respecto a algún punto, incluyendo las correcciones, y se construye el polígono
de momentos, tomando como dirección del vector la radial.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


m1• I1 R1 + m2• I 2 R2 + m3• I 3 R3 + mR • I R RR = 0

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


El verdadero diagrama se obtiene haciendo girar 90° este último y escalándolo con ω2. Si no
se hace esto último, el vector de cierre mR IR RR del polígono empleado proporciona de forma
directa, no sólo la magnitud sino la dirección de la corrección requerida para el plano
elegido.

∑F = m 1• R1 + m2• R2 + m3• R3 + m R• RR + m L• RL = 0

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


MÁQUINAS DE BALANCEO

MAQUINAS DE EQUILIBRADO ESTATICO


La máquina para balancear debe indicar, en primer lugar, si una pieza está equilibrada. En
caso de no estarlo, la máquina debe medir el desequilibrio, indicando su magnitud y
ubicación.
Las máquinas para balanceo estático se utilizan sólo para piezas cuyas dimensiones axiales
son pequeñas (disco delgado), como por ejemplo: engranes, poleas, ruedas, levas,
ventiladores, volantes e impulsores. Reciben también el nombre de máquinas de balanceo en
un solo plano. Si se deben montar varias ruedas sobre un eje que va a girar, las piezas
deberán equilibrarse estáticamente de forma individual antes de montarlas.
El equilibrado estático es en esencia un proceso de pesado en el que se aplica a la pieza
una fuerza de gravedad o una fuerza centrífuga. En el conjunto disco-eje ya visto, la
localización del desequilibrio se encuentra con la ayuda de la fuerza de gravedad. Otro método
sería hacer girar al disco a una velocidad predeterminada, pudiéndose medir las reacciones en
los cojinetes y luego utilizar sus magnitudes para indicar la magnitud del desequilibrio. Como la
pieza está girando cuando se realizan las mediciones, se usa un estroboscopio para indicar la
ubicación de la corrección requerida.
Para grandes cantidades de piezas, se puede utilizar un sistema de péndulo como el de la
figura, el que proporciona tanto la magnitud como la ubicación del desequilibrio y en el que no
es necesario hacer girar la pieza. La dirección de la inclinación da la ubicación del
desequilibrio y el ángulo θ indica la magnitud. En el nivel universal, una burbuja, que se
muestra en el centro, se mueve con el desequilibrio e indica tanto la ubicación como la
magnitud de la corrección que es necesario introducir.

MÁQUINAS DE EQUILIBRADO DINÁMICO


El objetivo del balanceado dinámico es medir el par desequilibrado y agregar un nuevo par en
la dirección opuesta y de la misma magnitud. Este nuevo par se introduce mediante la adición
de masas en dos planos de corrección preseleccionados, o bien, mediante la eliminación de
masas (haciendo perforaciones) en dichos dos planos. Para equilibrar dinámicamente un
rotor, se debe medir la magnitud y ubicación angular de la masa de corrección para cada
uno de los dos planos de corrección. Para ello hay tres métodos de uso general que son:
bastidor basculante, punto nodal y compensación mecánica.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


BASTIDOR BASCULANTE
En la figura, se presenta un rotor a equilibrar montado sobre medios cojinetes o rodillos que están
sujetos a una base soporte o bastidor basculante. El extremo derecho del rotor se conecta a un
motor impulsor por medio de una articulación universal. Existe la posibilidad de hacer bascular el
bastidor alrededor de cualquiera de los dos puntos (pivotes) que, a su vez, se ajustan para coincidir
con los planos de corrección del elemento que se va a equilibrar.

En el caso de la figura, el pivote izquierdo se muestra en la posición liberada, y el bastidor y el rotor


a equilibrar pueden bascular libremente en torno al pivote derecho. En cada extremo del bastidor,
se sitúan resortes y amortiguadores, y el conjunto constituye un sistema de un solo grado de
libertad. Los resortes y amortiguadores se pueden hacer ajustables de manera que se pueda hacer
coincidir la frecuencia natural del sistema con la velocidad del motor impulsor. En la figura se
muestran también los indicadores de amplitud de desplazamiento situados en cada extremo del
bastidor.
Cuando los pivotes están situados en los dos planos de corrección, se puede fijar cualquiera de
ellos y tomar lecturas de la magnitud y ángulo de ubicación de la corrección. Las lecturas
obtenidas en un plano serán totalmente independientes de las mediciones tomadas en el otro
plano de corrección, porque un desequilibrio en el plano del pivote fijado no tendrá momento
alguno en torno al mismo. En efecto, un desequilibrio con el pivote de la derecha fijo es un
desequilibrio corregible en el plano izquierdo de corrección y produce una vibración cuya amplitud
se mide mediante el indicador izquierdo de amplitud. Cuando se introduce (o se mide) esta
corrección, se libera el pivote de la derecha, se fija el de la izquierda y se hace otro conjunto de
mediciones para el plano de corrección de la derecha, empleando el indicador de amplitud de la
derecha.
La relación ente la magnitud del desequilibrio y la amplitud medida viene dada por:

expresión en la que:
+ mur es el desequilibrio
+ m es la masa del conjunto formado el bastidor y el rotor
+ X es la amplitud del movimiento medida
Esta ecuación muestra que la amplitud del movimiento X es directamente proporcional al
desequilibrio mur. Con respecto al amortiguamiento, en las máquinas balanceadoras, se introduce
el amortiguamiento deliberadamente con el fin de filtrar ruidos y otras vibraciones que pudieran

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


afectar a los resultados. Además el amortiguamiento ayuda a mantener la calibración contra
efectos de la temperatura y otras condiciones del medio ambiente. La figura muestra que la
máquina será más sensible cerca de la resonancia ω = ωn), puesto que, para un desequilibrio
dado, en esta región se registra la máxima amplitud.

En el esquema de la máquina balanceadora no se incluye un generador de señales armónicas


(senoidales) que se puede conectar al motor impulsor. Si la onda senoidal generada se compara,
con la onda establecida por uno de los indicadores de amplitud se observa la diferencia de fase que
determina la ubicación angular del desequilibrio y que se mide con un fasímetro
La expresión para el ángulo de fase es

En el gráfico anterior el parámetro es el amortiguamiento ξ. Esta curva muestra que, en la


resonancia, el desplazamiento va detrás del desequilibrio un ángulo φ = 90°.

PUNTO NODAL
La separación de los planos de equilibrado utilizando un punto de vibración cero o mínima recibe el
nombre de método del punto nodal de equilibrado y se ilustra en la figura siguiente

En la misma, el rotor que se va a balancear se muestra montado sobre cojinetes que están sujetos
a un soporte que recibe el nombre de barra nodal. En principio, se supone que el elemento ya está
equilibrado en el plano de corrección de la izquierda (plano A) y que todavía existe un desequilibrio
en el plano derecho (plano B). Debido a este desequilibrio, se produce una vibración en todo el
conjunto, haciendo que la barra nodal oscile en torno a algún punto O, ocupando alternativamente
las posiciones CC y DD. En ese caso resulta fácil localizar el punto O, deslizando un reloj

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


comparador (en la figura, indicador de carátula) a lo largo de la barra nodal y determinando el
punto de movimiento cero o de movimiento mínimo, éste es el punto nulo o nodal. Este punto
constituye el centro de oscilación para un centro de percusión situado en el plano de corrección de
la derecha (plano B).
Se ha supuesto como hipótesis de partida que no existe desequilibrio en el plano de corrección de
la izquierda, sin embargo, si existiera algún desequilibrio, su magnitud la daría el reloj comparador
ubicado en el punto nodal que se acaba de determinar. Por lo tanto, al situar el reloj comparador en
este punto nodal, se medirá el desequilibrio en el plano de la izquierda sin interferencia alguna del
que exista en el plano de la derecha. De manera semejante, se puede encontrar otro punto nodal
que sólo mida el desequilibrio en el plano de corrección de la derecha sin interferencia alguna del
que existe en el plano de la izquierda.

COMPENSACIÓN MECÁNICA
Un rotor desequilibrado situado en una máquina de equilibrado desarrolla una vibración al girar. Se
pueden introducir en la máquina de equilibrar fuerzas equilibrantes en cada plano de corrección que
compensen exactamente las fuerzas que provocan la vibración. El resultado de introducir estas
fuerzas será un rotor que funciona con suavidad. Al detenerse se miden la ubicación y magnitud de
las fuerzas equilibrantes, para obtener la corrección exacta que se requiere. Este método recibe el
nombre de compensación mecánica.
Cuando se utiliza la compensación mecánica, no importa la velocidad del rotor durante el
equilibrado debido a que el equipo estará calibrado para todas las velocidades. El equipo
electrónico es simple, no requiere incluir amortiguamiento y la máquina es fácil de operar ya que el
desequilibrio en ambos planos de equilibrado se mide simultáneamente, y la magnitud y ubicación
se leen directamente.
En la figura (a) se ve que al observar un extremo del rotor, se ve uno de los planos de corrección
con el desequilibrio que se va a corregir representado con ω· r

En la figura aparecen también dos pesos compensadores. Los tres pesos deben girar con la
misma velocidad angular ω, pero se puede hacer variar la posición relativa entre ambos pesos
compensadores, y en relación con el peso no equilibrado, por medio de dos controles:
+ El control de magnitud hace variar el ángulo α entre los pesos compensadotes. Da una
lectura directa cuando se compensa el desequilibrio del rotor.
+ El control de ubicación cambia el ángulo β (posición angular de los pesos
compensadores en relación con el desequilibrio). Cuando se compensa (equilibra) el rotor
en este plano, un indicador en el control señala el desfase angular exacto del desequilibrio.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


Si, por ejemplo, la magnitud de la vibración se midiera eléctricamente y se presentara en un
voltímetro, se aseguraría la compensación cuando la manipulación de los controles permitiera
conseguir que la lectura en el voltímetro fuese cero.
BALANCEO “IN SITU”
Se puede equilibrar una máquina “in situ”, equilibrando un solo plano cada vez. En tal caso, sin
embargo, los efectos cruzados y la interferencia de los planos de corrección a menudo requieren
que se equilibre cada extremo del rotor dos o tres veces para alcanzar resultados satisfactorios.
Además, algunas máquinas pueden llegar a necesitar hasta una hora para alcanzar su velocidad
de régimen, y esto introduce más demoras en el procedimiento de balanceado.
El equilibrado “in situ” es necesario para rotores muy grandes para los que las máquinas de
equilibrado no resulten prácticas. Incluso, aun cuando los rotores de alta velocidad se equilibren
en el taller durante su fabricación con frecuencia resulta necesario volverlos a equilibrar “in situ”
debido a ligeras deformaciones producidas por el transporte, por fluencia o por altas temperaturas
de operación.
Se han desarrollado métodos de equilibrado en dos planos “in situ” que se pueden expresar
haciendo uso del álgebra compleja y se resuelven con una calculadora programable. En el análisis
que sigue se usarán letras en negrita para representar números complejos:

R = ( R , Θ) = R. e jΘ = x + j y

En la figura anterior, se supone que existen los desequilibrios desconocidos ML y MR en los planos de
corrección izquierdo y derecho, respectivamente. Las magnitudes de estos desequilibrios son ML y MR
y se localizan en los ángulos ΦR y ΦL a partir de la referencia de la rotación. Una vez que se hayan
determinado estos desequilibrios, bastará con localizar sus negativos en los planos izquierdo y
derecho para lograr el equilibrado.
Los desequilibrios giratorios ML y MR producen perturbaciones en los cojinetes A y B. Los equipos
comerciales para equilibrado “in situ” permiten medir las amplitudes y los desfasajes angulares de
estas perturbaciones. Se usará la notación X = X/Φ, con los subíndices apropiados, para designar
estas amplitudes.
En el equilibrado “in situ”, se llevan a cabo tres ensayos (Método de las tres carreras):
+ PRIMER ENSAYO. Se miden las amplitudes XA = X A /φ A y XB = X B /φ B en los cojinetes A
y B, debidas sólo a los desequilibrios originales ML = M L /φ L y MR = M R /φ R .

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


+ SEGUNDO ENSAYO. Se agrega la masa de ensayo mL = m L /θ L al plano de corrección de la
izquierda y se miden las amplitudes XAL = X AL /φ AL y XBL = X BL /φ BL en los cojinetes
izquierdo y derecho (A y B), respectivamente.
+ TERCER ENSAYO. Se elimina la masa de ensayo mL = m L /θ L y se añade la masa de
ensayo mR = m R /θ R en el plano de corrección del lado derecho, midiéndose nuevamente las
amplitudes en los cojinetes: XAR = X AR /φ AR y XBR = X BR /φ BR .
(En las pruebas anteriores, el término “masa de ensayo” significa lo mismo que desequilibrio de
ensayo, si se utiliza una distancia unitaria desde el eje de rotación)
Para desarrollar las ecuaciones para el desequilibrio se define primero el concepto de rigidez
compleja. Se entiende como tal, a la amplitud que resultaría en cualquiera de los cojinetes debida a
un desequilibrio unitario ubicado en la intersección de la marca de referencia giratoria (desfase nulo) y
uno de los planos de corrección. Por tanto, es necesario encontrar las rigideces complejas (AL, BL) y
(AR, BR) debidas a un desequilibrio unitario ubicado en la intersección de la marca de referencia
giratoria los planos L y R, respectivamente. Conocidas las rigideces, y de acuerdo con los tres
ensayos descritos anteriormente, se podrían escribir las siguientes de ecuaciones complejas:

Realizados los tres ensayos, las rigideces serán las únicas incógnitas en estas ecuaciones:

Una vez determinadas las rigideces, y de acuerdo con la definición de rigidez compleja, del primer
ensayo se tiene:

Y resolviendo simultáneamente este par de ecuaciones, pueden determinarse los desequilibrios


incógnitas en ambos planos de equilibrado:

ROTORES RÍGIDOS Y FLEXIBLES


R o tor es f lex ible s
La dificultad del balanceo de rotores muy grandes recae en el hecho de que se flexan a medida que
se alcanza la velocidad de servicio. A velocidades bajas (300 -1000 rpm) rotan con deflexión casi
nula y se dice que se encuentran rotando en “modo rígido”. Muchos rotores no salen del mismo.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


Cuando la velocidad de servicio máxima hace que las fuerzas centrífugas sean importantes, se
requieren otras observaciones en el momento del balanceo. Cuando la velocidad de servicio se
acerca a la crítica, se tiene las máximas amplitudes y vibraciones. Dependiendo de la velocidad, la
flexión del rotor será la del primero o segundo armónico (en el segundo armónico se registran
amplitudes menores).

De cualquier manera, los rotores flexibles pueden ser balanceados a velocidades bajas utilizando
métodos especiales. Estos rotores se denominan “cuasi rígidos” o clase 2 (los rotores rígidos son
clase 1, y los realmente flexibles son clase 3).
R o t o r es c u a s i r í g i d o s
Los rotores de turbinas de reacción son flexibles. Generalmente, los rotores flexibles deben ser
balanceados a altas velocidades, sin embargo, los rotores de turbinas de reacción, por ejemplo,
pueden ser balanceados a bajas velocidades, utilizando procesos en los que todas las partes
rotantes individuales son balanceadas antes del montaje. Luego, los módulos (turbina de baja y
compresor, turbina de alta y compresor y ventilador) son balanceados como componentes y
finalmente son montados para formar la turbina completa. Los discos individuales, sellos y demás
partes, son normalmente balanceados en máquinas verticales de un solo plano (se prefieren las
máquinas verticales porque permiten cargar y descargar las partes más convenientemente)
La norma API 610 7ª Edición describe dos métodos específicos para balancear rotores grandes y
con varios módulos y establece que los elementos rotantes, una vez ensamblados, pueden ser
balanceados dinámicamente en varios planos a velocidades bajas.

El balanceo secuencial o “Procedimiento A” establece que se deben balancear dinámicamente los


elementos rotantes luego de la adición de no más de dos componentes principales. El balanceo
debe hacerse solamente sobre los elementos agregados. Correcciones menores de otros
componentes pueden requerirse en el ajuste final con las partes completamente ensambladas. La
idea de este procedimiento es eliminar los momentos internos en el ensamblado del rotor. Al
ensamblar las partes sin balanceos intermedios el resultado puede ser el que se ilustra, con la
correspondiente flexión del rotor durante una velocidad de servicio cercana a la crítica, que
provocaría un nuevo desequilibrio. Se busca también poder realizar el balanceo sin necesidad de
contar con una máquina que provea la potencia necesaria para mover el rotor a ola velocidad de
servicio.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


El árbol debería ser balanceado antes de comenzar el ensamblado de las piezas, ya que si no se
corre el riesgo de colocar una gran cantidad de masa innecesaria cerca de los apoyos, como
muestra la figura.

Lo mismo ocurre con los desequilibrios estáticos del árbol:

El “Procedimiento B” prescribe que todos los componentes importantes deben ser balanceados
antes del ensamblado y no se permiten correcciones en el rotor ensamblado.

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466


REFERENCIAS

• Escuela técnica superior de ingenieros industriales y de telecomunicación, Apuntes de


la asignatura: Elementos de Máquinas y vibraciones

• Ramón F. Mateo G.: Diferentes Tipos de Vibraciones Mecánicas

• Diseño de elementos de Máquina, Faires.

• Balancing problems with API 610 7th Edition, Douglas G. Stadelbauer,

73.06 Vibraciones de Estructuras – II Cuatrimestre de 2003 Andrea Torroba – Padrón: 77466