Está en la página 1de 7

El Entrenamiento del Cálculo.

Por: M.I. Alberto Barreras

Lo que realmente hace superar al ajedrecista es el trabajo que realice de manera autodidacta,
donde se lleven a buen término las orientaciones de sus preparadores. Aquel que pretenda
progresar en el mundo del Ajedrez, no podrá estar sujeto a las charlas y trabajos realizados en el
colectivo, le es imprescindible adentrarse en la actividad de entrenamiento más cercana a la
competencia: el cálculo de variantes.

Con este trabajo, nos proponemos que el estudiante comience a elaborar una estructura sólida de
su pensamiento ajedrecístico, mediante la reproducción de un razonamiento escalonado, de fácil
comprensión.

Todos hemos oído decir que Capablanca recomendó, que los primeros pasos del ajedrecista
debían ser a través de los finales para poder llevar a cabo una ventaja lograda en etapas
anteriores de la partida. Podemos agregar que es en los finales, donde encontramos los más
simples y pedagógicos ejemplos de cálculo de variantes, y de paso, me permito recomendar el
cálculo y análisis en posiciones simples, (con pocas piezas) como un buen método para progresar
en la táctica.

Opino que los finales de reyes y peones son los idóneos para el caso, y les presento a
continuación algunos temas típicos de estos finales al tiempo que les invito a resolver los
ejercicios que cierran el artículo, sin mover las piezas.

La Estructura de Peones, espina dorsal de la posición.

El lector, seguramente ha podido convencerse de que la disposición de los peones constituye


algo así como la espina dorsal de la posición; debido a que los peones van solamente hacia
delante, los desplazamientos no premeditados de estos, pueden conducir a la formación de
casillas débiles.

Pero demos la palabra a la práctica:

Kon – Rubinstein
San Peterrsburgo 1909
Juegan las negras.

No es difícil evaluar la posición: el peón doblado en f3 originó una brecha en el campamento de


las blancas. El peón de h2 está aislado, y para defenderlo hay que utilizar una pieza. Sin
embargo, es más sustancial aquel factor de que la casilla h3 no está defendida y está, además

1
accesible a las fuerzas enemigas; las debilidades de este tipo, permiten a la parte activa elegir el
objetivo para el ataque, que generalmente es el punto de menor resistencia.

Se va madurando el siguiente plan:

1. Trasladar el rey de las negras hasta h3.

2. Ya que el rey blanco va a estar vinculado a la defensa del peón de h2, él no podrá impedir el
acercamiento de los peones negros.

3. Adelantar el peón hasta g3, entonces, el rey negro obtendrá, luego de los cambios, el acceso a
los peones blancos y los capturará.

En la partida siguió:
1...¢f6! 2.¢d2 ¢g5 3.¢e2 ¢h4 4.¢f1 ¢h3 5.¢g1 e5 6.¢h1 b5 7.¢g1 f5 8.¢h1 g5
9.¢g1 h5
Las negras siguen el consejo del notable maestro y teórico del Siglo XVIII, Philidor: relativo a que
los peones deben adelantarse mediante falanges. Recordemos que Philidor dijo que “Los peones
son el alma del Ajedrez”.
10.¢h1 g4 11.e4 fxe4 12.fxe4 h4 13.¢g1 g3 14.hxg3 hxg3
y las blancas se rindieron, ya que luego del cambio, se pierde el peón de e4.

Regresemos a la posición inicial e imaginemos que nos fue posible transponer el peón de f3 hasta
g2. En un instante cambiaría la situación, los peones se hallarían en una sola fila, defendiendo
fielmente todas las casillas de ingerencia (f3-g3-h3) y destruyendo completamente la invasión de
las piezas enemigas. No hay más que avanzar el peón de g2 una casilla (g3) y en el
campamento de las blancas se abrirán “agujeros” en f3 y h3. Es verdad que en la práctica se
encuentran tales configuraciones de peones en la fase temprana de la lucha, pero en tal caso,
con frecuencia se sitúa el alfil en g2. Este alfil no sólo cubre las brechas en su propio
campamento, sino que ejerce presión sobre el centro, por la diagonal h1-a8.

Hay que tener cuidado con las jugadas de los peones; ellos no retroceden y las debilidades
creadas no son fáciles de enmendar.

El Peón Pasado lejano.

Lasker – Consultantes
Moscú 1899.
Juegan las blancas.

La evaluación de la posición no presenta dificultades. En el campamento de las negras hay dos


debilidades posicionales: el peón de e5 aislado, el cual puede fácilmente convertirse en objeto de
ataque por parte del rey blanco, y un potencial peón pasado y alejado de las blancas.

2
Antes de continuar las explicaciones, quiero que ustedes conciban cómo, de manera sucesiva y
por etapas, se desarrolla el plan de las blancas:

1. Primeramente las blancas adelantan sus peones del FR.


2. El rey blanco se dirige al centro, y controla el peón de e5.
3. Se pasa a la formación de un peón pasado lejano.
4. Se avanza el peón pasado y posteriormente se sacrifica, con el objeto de distraer al rey negro
de la defensa del peón de e5.
5. El rey blanco gana el peón de e5 y penetra en el campamento de las negras.

Las negras no tienen un plan activo ni artificios tácticos.

1.h4 a5 2.g4 a4 3.¢f2


El rey blanco se dirige a e5.
3...a3 4.¢e3 ¢e6 5.¢e4
El objeto de ataque llega a ser no sólo el peón aislado; la casilla que está delante de él resulta
débil y el rey contrario la puede ocupar sin impedimento.
5...¢f6 6.c4
El avance de los peones doblados no hará daño. Mientras más lejos avancen, más corto es el
camino para la conversión des estos en dama.
6...b6 7.c3 ¢e6 8.h5 gxh5 9.gxh5 ¢f6 10.h6
El rey negro está ahora sobrecargado: no está en condiciones de detener el peón h y proteger el
peón de e5.
10...¢g6 11.¢xe5 y las negras se rindieron.

El conocimiento del valor del peón pasado lejano, me ayudó a resolver rápidamente las cosas a
mi favor en la siguiente partida:

Cabrera – Barreras,
Habana (Op) 1992.
Juegan las negras.

32... £a1!
El cambio de damas es el primer paso para hacer valer la ventaja. En primer lugar, se
elimina la fuerza de la combinación £ + ¤ pasándose a un duelo favorable de ¥ vs. ¤,
gracias, precisamente al peón b pasado y lejano.
33.£xa1 ¥xa1 34.¢f1 ¥d4!
Ahora, si el caballo se retira, el peón de d5 cae en poder del monarca negro.
35.¢e2 ¥xe3 36.fxe3
Este cambio fue precedido de un intenso y preciso cálculo de variantes. Cuando
encontré la jugada que justificaba el criterio del peón pasado lejano, todo terminó.

1
36...f5!
Al cortar la comunicación entre los peones centrales blancos, el peón d será atacado por
el rey negro, que solamente podrá ser defendido por el rey blanco, entonces, el peón b
comenzará a avanzar y su cambio por el peón d liquida toda resistencia blanca. Las
blancas abandonaron.

La Oposición.

Opocensky – Prokop
Praga 1942
Juegan las blancas.

Los reyes están uno frente a otro. Esto manifiesta el instinto de conservación: aquel rey que sea
obligado a retroceder, abrirá una vía al enemigo hacia su campamento y esto conducirá a la
derrota. Lo más curioso es que en situaciones similares, ocupa una posición más ventajosa, el
bando al que no le toca jugar; en una palabra: el rey que está obligado a jugar, pierde la llamada
oposición.

Así, el método para ganar de las blancas, consiste en poner al rey contrario en posición de
zugzwang. En cuanto a la evaluación de la posición, no es difícil establecer que el rey blanco
está más activamente dispuesto, y debido a que el peón negro no puede avanzar (...c5? 2.¢d5)
las blancas tienen más jugadas de reserva y esto les asegura la victoria.

1.g4 ¢d7
Por el momento, la casilla f6 está defendida, la oposición no juega un papel decisivo. Por eso las
blancas persiguen el objetivo de avanzar un peón hasta h6, para crear una brecha en f6.
2.g5 ¢e7 3.h4 ¢d7 4.h5 ¢e7
Por ahora, el rey negro puede permanecer fijo en su sito, pero pronto la situación se tornará
crítica.
5.a4 a5 6.c4 ¢d7 7.h6! g6 8.¢f6 ¢d6 9.¢g7 ¢e7
Las negras aprovechan una oportunidad práctica: el rey en el extremo del tablero puede resultar
bloqueado...
10.¢xh7 ¢f7
El triunfo lo asegura el tiempo de reserva...
11.c5! y las negras se rinden.

Ejercicios de Tarea.

En los finales de peones, el plan general es conocido: el peón se esfuerza por alcanzar la casilla
de la coronación. El papel decisivo le corresponde al tiempo; pero no siempre el camino hacia la
coronación está libre, dos obstáculos pueden aparecer en el camino del peón: el rey enemigo o
un peón enemigo (una cadena de peones). Mucho depende de cual es la parte que mantiene la

1
oposición. En semejantes situaciones, un valor importante lo posee el cálculo exacto de
variantes. Les proponemos resolver los siguientes ejercicios sin mover las piezas en el tablero.

Posición 1 Posición 4
¿De quién es la victoria? ¿Está perdido el blanco?

Posición 2 Posición 5
Juegan las blancas. Juegan las negras.

Posición 3 Posición 6
Juegan las blancas. Juegan las blancas.

2
Posición 7 Posición 8
Juegan las blancas. Juegan las blancas.
¿Pueden salvarse?

------------------------------------------------------------

Respuestas:
Posición 1:
Duras,O
1.¢c5! Las blancas ganan, ya que logran no sólo avanzar su peón, sino también
detener el avance del peón negro; además, el rey negro es arrastrado a la casilla h2,
donde recibirá un jaque que ganará un tiempo decisivo. 1...g5 [Luego de 1...¢g6 2.b4
¢f7 3.b5 ¢e7 4.¢c6! ¢d8 5.¢b7! g5 6.b6 g4 7.¢a8 g3 8.b7 g2 9.b8£+ las blancas ganan
fácilmente.] 2.b4 g4 3.¢d4! ¢g5 4.b5! g3 5.¢e3 ¢g4 6.b6 ¢h3 7.b7 g2 8.¢f2 ¢h2
9.b8£+ y las negras tienen que abandonar. 1–0

Posición 2:
Kling y Horwitz
Es imprescindible un cálculo preciso. Ambos peones coronan al mismo tiempo, pero
después, las blancas ganan la dama. 1.c6+! bxc6+ 2.¢e5 h4 3.c5 ¢e7 4.¢f5 ¢f7
(Oposición) 5.¢g5 ¢e6 6.¢xh4 ¢d5 7.¢g5 ¢xc5 8.h4 ¢d6 9.¢f6! c5 10.h5 c4
11.h6 c3 12.h7 c2 13.h8£ c1£ 14.£d8+ seguido de 15.£c8 y gana la dama. 1–0

Posición 3:
Rink
Aquí encontraremos un complejo juego en todos los sectores del tablero. 1.h4 ¢d5
2.c4+! ¢e5 3.c5 ¢f5 4.¢d3 ¢g4 5.¢c4 ¢xh4 6.¢b4 ¢g5 7.¢a5 ¢f6 8.¢b6 a5!
9.¢xb7 a4 10.c6 a3 11.c7 a2 12.c8£ a1£ 13.£h8+ 1–0

Posición 4:
Aues
Las blancas necesitan tener en cuenta las amenazas del adversario y discernirlas a su

2
debido tiempo. ¿Cómo defenderse, por ejemplo, de la amenaza 1...¢d4 que lleva a
una posición teóricamente perdida? 1.e5! dxe5 2.¢c1! (Oposición distante) 2...¢d5
[2...¢c4 3.¢c2=; 2...¢d4 3.¢d2=] 3.¢d1! ¢c5 [Si 3...¢c4 , 3...¢d4 ó 3...¢e4 entonces,
en correspondencia, las blancas deben jugar su rey a c2, d2 o e2.] 4.¢c1! y Tablas.
½–½.

Posición 5:
Stoltz – Nimzovitch, Berlín 1928.
1...f4! Una ruptura decisiva. 2.gxf4+ ¢d6! Algo útil de saber: Si entre dos peones
pasados hay dos o más columnas de separación, ellos coronan sin necesidad de la
ayuda del rey 3.a5 g3 4.a6 ¢c7 5.¢e2 d3+ 6.¢xd3 g2 7.¢e4 g1£ y varias jugadas
después, las blancas se rindieron. 0–1

Posición 6:
Selezniev
1.¢c6 ¢d8 2.¢d5! ¢xd7 3.¢e4! [3.¢e5? ¢e7 seguido de 4...¢f6 y 5...g4 ganando.]
3...¢d6 4.¢f3 ¢e5 5.¢g4 ¢f6 6.¢h5! ¢xf5 y Tablas. ½–½

Posición 7:
Kliatzkin
1.c7! ¢xc7 2.axb6+ ¢xb8 3.b7! y las negras están en zugzwang. El rey está
obligado a mover y el peón de b7 se convierte en dama. 1–0

Posición 8:
Bron, V. 1928
1.¥f4+ ¢h1 [1...¢h3 2.¦g3+ ¢h4 3.¦a3=] 2.¥e5 c3+ 3.¥xc3 ¥a5! 4.¦h4+ ¢g2
5.¦g4+ ¢f1 6.¦f4+ ¢g2 7.¦g4+ ¢h2 8.¦a4! [8.¦h4+? ¢g3–+] 8...¥xa4 9.¢c1 ¥xc3 y
las blancas lograron ahogarse. ½–½