Está en la página 1de 278
16, LOS LIMITES-DE-LA: LOGICA ¥ EL RAZONAMIENTO JURIDICO* Carlos E. Alchourrén y Eugenio Bulygin LU AINTRODUCCION. En un trabajo esclarecedor Neil MacCormick ' analiza Ja naturaleza del razonamiento juridico .y la posibilidad de desarrollar.: sistemas expertos jurfdicos. Estamos plenamente.de acuerdo con. su enfoque general y con las principales tesis de su articulo, tales como: 1) Elrazonamiento juridico que-pretende mostrar que una decisi6n © una pretensién. estén justificadas de acuerdd al derecho vigente es esencidlmente deductivo 0, por lo menos, puede ser reconstriiido como una inferencia légica en la que, sobre la base de dos tipos de premisas, normativas y facticas, se llega a una conclusién que afirma que ciertas consecuencias juridicas son aplicables a un caso particular... Esta inferencia muestra que la decision de aplicar esas consecuencias a este caso’ particular ést4 juridicamente justificada. - Esto no significa que una decision puede ser efectivamente deducida de las premisas; la decisién es un-acto de voluntad y como tal no.esta determinado por. 1a légica.. Como dice correctamente MacCormick “decidir noes deducir"; lo. que.est4.logicamente implicado por las premisas de un ‘argumento correcto es el contenido de un ponte) acto * Titulo original: “Limits of Logie and Legal Reasoning": publicado en A; A Martino (ed), Préproceedings of the Ii imernational Conference on LOGICA INFORMATICA DIRITTO, Vol. H, Firerize 1989, Teaduccién de Eugenio Bulygin. 1 MacCormick 1989. Los nimeros de pagina corresponden al manuscrito. CARLOS £. ALCHOURROX ¥ € MO BULYGIN de decision y de esta manera se diré que ese acto de decidir, una vez realizado, esta justificado por las premisas del argumento. 2) Las objeciones corrientes a esta tesis que tratan de mostrar que cl razonamiento juridico no es una inferencia deductiva porque cntrafia ciertas operaciones que no son légicas no son pertinentes. Aunque sea verdad que para establecer las premisas del argumento uno debe recurrir a veces a interpretaciones, decisiones y valoraciones, ¢l razonamiento, es decir, ef paso que conduce de las premisas a la conclusién, es —o mas bien puede ser reconstruido como— una inferencia deductiva. 3) Enla medida en que la realizacién de inferencias logicas se halla dentro de las posibilidades computacionales existentes, no hay en principio imposibilidad alguna de desarrollar sistemas expertos para la justificacién de las decisiones juridicas. aun cuando tales sistemas expertos para la bisqueda de los hechos. la valoraci6n y la interpretacién de las normas no estuviesen a nuestro alcance. Pero no estamos de acuerdo con la presentacién de MacCormick en todos sus detalles, ya que ésta es tal vez menos clara de lo que deberia ser. Como los problemas analizados por MacCormick son de extrema importancia para la aplicacion de la Inteligencia Artificial al derecho, nos interesa més clarificar toda la cuestion que criticar a nuestro amigo MacCormick. Por lo tanto, trataremos de reformular algunos de los problemas analizados en su trabajo en lo que esperamos sean términos mas claros. Como resultado de tal reformulacién es probable.que surjan algunos desacuerdos. Los puntos respecto de los cuales nuestra version difiere o al menos parece diferir de la de MacCormick son: la caracterizacién del razonamiento subsuai:vo. los procedimientos de determinacién de a verdad en el campo del derecho, el papel desempefiado por los enunciados valoratives ¢ interpretativos, la naturaleza de las premisas normativas invoiucradas en el razonamicnto juridico, y el tipo de logica que necesitamos para su reconstruccién. De estos temas nos ocuparemos en el presente trabajo. 2. SUBSUNCION De acuerdo a MacCormick el razonamicnio juridicd es de naturaleza deductivo-subsuntiva. Las normas juridicas pueden ser «conceptualizadas como hipotéticas, prescribiendo que cuando se dan ciertas circunstancias (Giertos “hechos operativos”), entonces han de seguir ciertas consecuencias normativas» (MacCormick 1989, p. 21. El razonamiento juridico aa LOS LIMITES DE LA LOGICA ¥ EL RAZONAMIENTO JUR:DICO consiste en establecer los hechos de un erticular y subsumirlos dentro de la hipétesis de la norma para-sacarla:conclusién para el caso particular de la norma més los hechos. Por lo tanto, el primer paso ¢s fa subsuncién de ciertos hechos particulares bajo:Jas predicados contenidos en las normas juridicas. Normalmente las normas juridicas son generales en el sentido de que no se refieren directamente a individuos (mediante nombres 0 descripciones definidas), sino que lo hacen iadirectamente por medio de términos generales o predicados. Los predicados son verdaderos de ciertos individuos (por “individuo” entendemos aqui todo # objeto particular, sea éste una persona, una accién o un acontecimiento}. En consecuencia, las normas juridicas han de.ser aplicadas a. individuos © particulares de los que los predicados que figuran en tales normas son verdaderos. E] proceso que conduce a la afirmacién de que un predicado es verdadero de un cierto individuo, que implica que la propiedad designada por el predicado esté ejemplificada en ese individuo 0 que el individuo’ pertenece a la clase que es la extensién del predicado en cuestién es tradicionalmente denominado en la Jenga juridica subsun- cion. Cabe subrayar que el problema de la shbsudeion MO es un tema especificamente juridico, sino un problema del uso:empirico del lenguaie - en.general, esto es, de la aplicacién de términos-generales de un lenguaje a objetos particulares del mundo. En otras. palabras,.se.trata. del viejo problema filoséfico de la relacién entre palabrasg(generales) y cosas. Todo uso empirico del lenguaje entrafia la existencia de ciertas reglas seménticas que especifican: a) qué objeto partiottlar-es referido por un nombre, y b) qué atributo (propiedad o relacién):es designado por un término general o predicado. Cada propiedad détérmina una clase de objetos, a saber, la clase de todos los objetos que tienen esa-propiedad. El predicado es verdadero de todos los objetos que pertenecen a esa clase, que es llamada extension del predicado. Por ejemplo, el predicado “homicida” es verdadero de todos los que tienen la propiedad de ser homicidas (o pertenecen a la clase de los, homicidas, esto es, estan en la extension de “homicida”); por lo tanto, la oraciéa Juan es homicida” es verdadera si, y solo si, Juan ha cometido uni jhe dio. La verdad de esta oracion es determinada por dos elementos;:{apssiertas convenciones lingtisticas, a saber, las reglas seméntica: fuaje usado, y (ii) ciertos hechos (a saber, el hecho de que Juan’ 9 un homicide). Dos puntos han de ser enfatizados'en este conti a.-Primero, tenemos que.recordar que las feglas.semériticas; conti ‘Teglas lingtilsticas, somen un sentido importante convenciongless '6n entre palabras y cosas 0 propicdades no es natural (cat tificial, esto es, resultado de convenciones lingiisticas. En segundo lugar, las reglas semanticas son ri ml abgtseas' son CARLOS E ALCHOURRON ¥ EUGENIO BULYOI ete usadas no sdélo para feferirse ‘a la realidad (como las expresiones de nuestro lenguaje), sino ‘también a expresiones lingtisticas mismas, al establecer ciertas relacioties erttre'el lenguaje y el mundo (entre palabras y cosas 0 propiedades},-Por lo tanto, no pertenecen al Ienguaje usado para referirse a la realidad, sino a su metalenguaje, “Es un hecho bien.conocido que las reglas semanticas de-los lenguajes naturales son rara vez-formuladas expresamente, pero ellas pueden y deben ser formuladas en forma explicita en el metalenguaje de un lenguaje reconstruido (artificial), como los usados por légicos o computadoras, Sin embargo, ¢l-problema de la subsuncién no siempre se refiere a individuos y sus atributos, A veces el problema consiste en determinar las relaciones que se dan entre predicados. ‘Vamos a ilustrar este punto mediante un ¢jemplo tomado de Dworkin: . . «Supongamos que la legislatura ha sancionado una ley qig:estipula que “los contratos sacrilegos seran invdlidos”, La comunidad esta dividida respecto de la cuestién si un contrato celebrado el domingo es,_, por esta sola razén, saerilego. Se sabe que-muy pocos legisladores tuvieron in mente esta cuestién cuando votaron la ley y que ahora estén igualmente divididos'respecto de la interpretacin de la ley. Tom y Tim han celebrado un cOhtrato el dia domingo y ahora Tom entabla una demanda para ejecuta¥é] contrato, cuya validez es cuestionada por Timp, (Dworkin’197%;-p758). . Ahora bien, el juéz:tigne’qiit décidir si el contrato es valido 0 no. “ Para hacerlo debe determinar sila oracién «El contrato celebrado entre Tom y Tim es sacrflego» es verdadera, Cabe observar en primer lugar, que en este ejemplo las dos partes estan de acuerdo sobre dos puntos importantes, a saber: 1) que lo que ellos hicieron en una cierta ocasién fue celebrar un contrato y 2) que lo hicieron un domingo. Esto significa que el juez ya sabe que la accién individual realizada por Tom y Tim tiene dos propiedades: la de ser un contrat y la de haber sido celebrado' un*8dmingo. Por consiguiente, todo lo que el juez necesita para establecer la verdad de la oracién “El contrato celebrado entre’ Tom y Tim es sacrilego” es si los contratos celebradas ei domingo tienen la propiedad-de ser sacrilegos, esto es, sila extensin del predicado {sacrilego” incluvé-la.de “‘contratos celebrados . el domingo”. Ahora bieni,en nuestro ejeiriplo €] predicado “sacrilego” es reconocidamente vagdy'él caso:de'los contratos celebrados el domingo cae dentro de su area dé penumbra, En esta hipdtesis el juez no puede descubrir si tales contratos son sacrilegos 0 no, porque’no exist¢ un uso lingilfstico firme respecto de la relacién entre estas dos expresiones. En tales casos los jueces tienen que tomar una decisién de incluir los 306 LOS LIMITES DE LA LOGICA Y EL RAZONAMIESTO JURIDIC contratos celebrados ef domingo. en la extensién de “sacrilego” o exeluirlos de élla. Supongamos que nuestro: juez decide que tales » contratos son sacrilegos; al hacerlo & no afirma una proposicién verdadere’ 0 falsa; lo que hace es dar una definicién (parcial) del predicado “sacrilego”. Se trata de una definicidn estipulativa que como tal no es verdadera ni falsa. Mas. ain, esta oracién no pertenece al lenguaje, sino al metalenguaje: se refiere al significado. de ciertas expresiones del lenguaje. Pero dada esta estipulacién el enunciado del lenguaje “los contratos celebrados ¢l domingo son sacrilegos” expresa una proposicién analftica: es verdadera sélo en virtud del significado de los términos relevantes, Se trata de un tipico enunciado interpretativo y cabe subrayar que no es factico, sino analftico, Sobre la base de este enunciado el juez puede sacar la conclusién (légicamente valida) de que el contrato celebrado entre Tom y Tim ¢s invatido conforme a la norma establecida por la legislatura y, por ende, no debe ser ejecutado. Este razonamiento muestra que la decisién del juez de rechazar la demanda de Tom esta juridicamente justificada. - A fin de justificar su,decisién-el juez tuvo que establecer —en “este caso— una regia semantica-para el término “sacrilego”. Si este término hubiera ya tenido un significado claro, es decir, si hubiese existido un uso lingitistico firme, conforme al cual los contratos celebrados el domingo sean considerados sacrflegos, entonces su decisién estarfa igualmente basada én un énunciado analitico (“los contratos celebrados el domingo son sacrilegos”), pero.el fundamento de tal enunciado no seria una definicién estipulativa, sino una definicién informativa, esto es, un enunciado metalingiiistico que es verdadero o falso en relacién a Jas convenciones lingil{sticas existentes. La diferencia crucial entre los dos casos esté en el hecho de que el juez en un caso descubre una regia semdantica existente, mientras que en el otro es él quien Ia estipula, Pero en ambos casos el juez usa un enunciado verdadero, pero vacuo: ¢l enunciado interpretativo usado es analiticamente verdadero, pero vacuo en el sentido de que no dice nada acerca del mundo. Ya hemos seifalado que en nuestro ejemplo el juez vid facilitada su tarea por el hecho de que las partes estaban de acuerdo sobre dos cosas, a saber, que lo que hicieron era celebrar un contrato y que esto ocurrié un domingo. De esta manera, el juez ya sabe.que la accidn individual en cuestion tiene dos propiedades y todo lo que tiene que hacer es establecer una relacién entre los predicados “contrato celebrado el domingo” y “sacrilego”. Pero estas propiedades podian haber sido cuestionadas; en tal caso el juez tendria que descubrir 0 decidir silo que las partes hicieron era celebrar un contrato y si su accion fue llevada a cabo un dia domingo. ‘Si Tim niega haber celebrado un contrato, entonces ¢l juez tiene que 307 CARLOS E. ALCHOURROX ¥ EUGENIO BULYGIN descubrir si la accién individual realizada por Tom y Tim en una ocasién determinada tiene o no la propiedad expresada por “celebrar un contrato”. Aqui el juez se enfrenta con el problema de determiner si el predicado “celebrar un contrato” es verdadero respecto de la accién individual en cuestién. Normalmente, para descubrir si lo que hicieron Tom y Tim era celebrar un contrato el juez necesita alguna informacion acerca de los hechos: tiene que saber qué es lo que exactamente ocurrié en esa ocasién. El mismo problema puede surgir si Tom y Tim no estan de acuerdo respecto del dia en que celebraron el contrato; el juez tiene que determinar cuando fue celebrado el contrato. Por ejemplo. Tim podrfa sostener que aunque ellos sc encontraron ef s4bado a la noche para discutir los términos del contrato, ya era domingo cuando llegaron a un acuerdo. Aqui ¢] problema del juer ex la faita de conacimientos facticos: necesita mas informacién acerca de los hechos del caso. En otro lugar hemos denominado este tipo de problemas “laguna de conocimiento” (cfr. Alchourrén/Bulygin 1971, pp. 31-34). La dificultad de obtener informacion acerca de los hechos puede ser mitigada —y es usualmente mitigada en la prdctica judicial~. mediante la institucién de presunciones juridicas. Las presunciones permiter: al juez actuar como si conociera todos los hechos relevantes del caso. Conforme al principio general de onus probandi, la parte que afirma la existencia de un hecho debe probarlo, pues si el hecho alegado no ha sido debidamente probado se lo tiene por no existente. Varias otras presunciones, como la buena fe, el cardcter oneroso de los actos de los comerciantes. etc.. constituyen un conjunto de reglas auxiliares para iz determinacién de la “existencia juridica” de los hechos. Ast, por ejensplo. si Tim asevera que el contrato fue celebrado el domingo y es por lo tanto invalido, es él quien debe producir Ia prueba-correspondiente. Sin embargo. es importante enfatizar que la decisién final del juz de que el contrato tne ceiebrado (@ no) el domingo, pretende ser una afirmacién factica verdadera. aunque puede ocurrir que no Io sca. (FI problema de la verdad y su determinacién sera analizado en Ja proxima seccion de este articulo). El andlisis de nuestro ejemplo muestra que el término “subsuncién™ ¢s usado ambiguamente para referirse a dus problemas diferentes. para Jos cuales acufiaremos los términos “subsuncién individual” y “sudsuncién genérica”. Por subsuncién individual cnvendemos ¢! problema de la determina- cién de la verdad de ciertos enunciados individuales contingentes (sintéticos) de la forma genera) “Fa. donde “F™ representa un predicado del lenguaje y “a” es un nombre (propio). esto cs, el nombre de ua objeto individual. Para resolver este problema el juez debe descubrir si el objeto individual dado tiene 0 no la propiedad designada por el predicado en cuestion. 308 LOS LIMITES DE LA LOGICA Y BL RAZONAMIENTO JURIDICO Subsuncidn genérica es el problema de establecer qué relacién se da entre dos predicados. Este es un caso muy frecuente. En-esta hipdtesis lo que se discute es un enunciado metalingitisticd acerca de los predicados de la forma “F Cfr. Alchourrén y Bulygin, Meiodolngia. cap. IV y Normative Sescems (Viera Nueva York, 1971), pp. 54 ss. 8 Cir. G. H. von Wright, Norm and Action (London. 1963). pp. 156 ss.: traducci6n al castellano, Norma y Accién (Madrid. 1970). 396 SOBRE EL CONCEPTO DE ORDEX JORIDICO distincién entre un orden juridico (invariable) y su contenido (cambiante), expresada en la tesis VI, es incompatible con el concepto de orden juridico como conjunto de normas. El orden juridied como conjunto de normas es un orden momentdneo, es decir, referido a un determinado momento temporal’. Por otra parte, tal terminologia no coincide con los: usos lingéisticos corrientes entre los juristas, lo cual sugiere la posibilidad de que haya mds de un concepto de orden juzidics. Seguramente ha de haber un sentido de «orden juridicon que haga verdadera la tesis VJ. Pero tampoco es facil abandonar Ia fesis Ii. Si se quiere mantener ambas tesis, ha de darse distinta interpretacién a ja expresién «orden juridico»; habria entonces dos’ conceptés de orden juridico, encubiertos por la ambigiiedad de esa expresion. Una manera de conciliar las tesis IT y“VI-es asignarle a «orden juridicon el sentido no de un conjunto de normas, sino'de una'secuencia de conjuntos, La unidad de esta secuencia y com ello Ja identidad de orden juridico (en el sentido de V1) estaria dada por la identidad de los criterios usados para la identificacién de ‘los ‘conjuntos normativos pertenecientes a la secuencia®. La aplicacién de los mismos criterios en tiempos diferentes lleva a resultados diferentes: esto s¢ expresa diciendo que el contenido del orden es variable. Pero sélo si se modifican los criterios de identificacion, es decir, son reemplazados por otros (como ocurre, por ejemplo, en el caso de una revolucién o una declaracién de Independencia) pierde el orden juridico su identidad y es sustituide por otro orden nuevo. Para evitar la ambigtiedad deworden jutidicon'Sefialada mas atriba, utilizaremos el término «sisterian para referirnos a conjuntos de normas y «orden» en el sentido de secuencia de conjuntos de normas. Un orden juridico es, de acuerdo a esta convencién, una secuencia de’ sistemas normativos., La tesis VII —por més evidente que parezca—~-és incompatible con las tesis III y IV, como se vera luego, Si se aceptan-estas dos tesis, VII ha de ser rechazada. La tesis VIII es una consecuencia de VII y apareritemente'no puede mantenerse, si ¥II resulta falsa. Para decidir esta cuestién tenemos que analizar en detalle ia estructura légica de los actos por medio de los cuales son creadas o aniquiladas las normas juridicas; los llamaremos actos de promulgacién y actos de derogacién. Dos preguntas nos van a interesar en especial: (1) 1 Cir. Joseph Raz, The Cuncéps of a. Lega! System (Oxford, 1970), pp. 34 y ss. Raz fue cl primero en sefialar ef caracter momenténeo del sistema juridico. 3 Cir. Alchourcén y Bulygin, Normative Systems, pp. 72 ss.; Metodologia, pp. it8 ss. 397 CARLOS 8. ALCHOURRON ¥ EUGENIO BULYGIN. ~* &Qué se hace cnando.se crea una norma? y (2) Qué se hace cuando-se deroga una norma? 2, PROMULGACION DE NORMAS Nuestra primera pregunta: «Qué se hace cuando’ se-crea una norma?», podria ser contestada diciendo que se agrega esa norma al conjunto de normas originario. Pero talirespuesta seria claramente insatisfactoria. Lo que se agrega al sistema en un acto de promulgacién no ¢s s6lo la norma promulgada, sino muchas otras cosas, Sea a un conjunto de notinas formuladas; el conjunto de todas las consecuencias dea es un sistema normativo, Si mediante la:promulgacién se agrega a @ una nueva norma n, obtenemos un nuevo sistema que se compone de la suma de los tres conjuntos siguientes: (a) las consecuencias de a, (b) las consecuencias de jn}, y (c) las consecuencias de (a + nj, que no sean derivables de a solamente,.ni de j7}:solamente. Ejemplo 1 Supongamos que o consist cn las dos normas siguientes: «Si la accién p est4 permitida y la accién q est4 permitida, entonces esté permitida la accién r” (en s{mbolos: Pp & Pq > Pr) y «Es obligatorio hacer P» (Op). Supongamos, ademés, que’ se promulga una nueva norma «Es obligatorio hacer gn (Og). Al nuevo sistema pertenecen tanto las normas «La accién p esta permitida» (Pp), que es una consecuencia de a, «La accién q esté permitida» (Pq), que es una consecuencia de la norma ‘Og, como también la norma-«La accién r est4 permitida» (Pr) que no puede ser derivada ni de a solamente (sin ‘Oq’), ni de ‘Og’ solamente (sin a), pero si de !a suma de ambas, Las relaciones de deduccion estan representadas graficamente (por medio de flechas) en el diagrama siguiente: Pp & Pq> Pr Op 0g ‘Normas formuladas Pp Pa Normas derivadas Sik ss Pr 398 _SOBRE EL CONCEPTO DE ORDEN JURIDICO Por complicada' que sea la situacién, la promulgacién de normas es siempre univoca’en el: sentido de que el resultado de afiadir una determinada norma.a un determinado sistema normativo es un determinado sistema normativo. 3. .DEROGACION DE NORMAS __,, Nuestra segunda pregunta era: «Qué se hace cuando se deroga una norma?» Aqui la situacién es todavia mds complicada y hay que tomar en cuenta diversas posibilidades. En primer Iugar, puede tratarse de la derogacién de una formulacién de una norma, sin que se aniquile con ello ninguna norma del sistema. En segundo lugar, hay que distinguir entre la derogacién de una norma formulada y la de una norma derivada. Todos estos casos seran examinados por separado. 3.A. DEROGACION DE UNA FORMULACION DE NORMA Cuando en un sistema normative una norma ha sido formnlada dos veoes, ¢s decir, cuando hay dos formulaciones que expresan la misma norma, o cuando se formula expresamente una norma, que ya pertenecia al sistema como norma derivada, entonces el sistema resulta redundante. respecto de esa norma y la formulacién redundante puede ser eliminada, sin que el sistema se modifique. Este es un caso bastante frecuente en la practica legislativa; tal operacién es también llamada derogacion, pero no se trata aqui de la derogacién de una norma, sino tan solo de la derogacién de una formulacién: una expresi6n lingilistica ¢s eliminada de un texto, pero no se elimina ninguna norma del sistema. La norma expresada por el texto derogado no se deroga; permanece en el sistema, aun cuando a veces s6{o como norma derivada. Ejemplo 2 Las normas «Es obligatorio hacer p y go» [O(n & gly «La accién p> esta permitidan (Pp) pertenecen a las normas formuladas del sistema. Si se deroga la norma ‘Pp’, el sistema permanece invariable, pues las consecuencias de {O (p & q), Pp} son las mismas qae las consecuencias {O(@ &g)}. Lo nico que ha cambiado aqui es la presentacién del sistema: la norma ‘Pp’, ya no pertenece mas a las normas formuladas, sino a las derivadas. Es evidente que este tipo de «derogacién» es univoco, 399:

También podría gustarte