Está en la página 1de 8

1992

Promulgada bajo el reinado de Georg I


Alexander Andrevsky.
Preámbulo:

Los desgraciados sucesos de la disolución de la FSSI, el conocimiento de


su origen y de las circunstancias que acompañan sus desastres, obligaron
a sus provincias a precaverse de la general ruina a que las conducían las
caducas autoridades emanadas del antiguo corrompido gobierno; y los
pueblos recurrieron a la facultad de regirse por sí o por sus representantes,
como al sagrado asilo de su seguridad. Dosh, con igual derecho y
necesidad mayor, imitó una conducta cuya prudencia ha manifestado el
atroz abuso que han hecho en la los depositarios del poder soviético; los
reiterados avisos de los que toman verdadero interés por la nación, para
que esta parte de ella no sea sorprendida por las asechanzas de sus
enemigos encubiertos; la aprobación de los respetables cuerpos e
individuos de carácter y probidad; y, sobre todo, el éxito conforme al
honor e intenciones que la guiaron, y que reunieron en un punto todas las
voluntades de los habitantes de este vasto reino.

1. BASES INSTITUCIONALES.

Artículo 1°.

La nación Doshita se constituye a partir de este momento en una monarquía


constitucional. Su nombre oficial es Reino Dolmatovo Konstantiniano de
Dosh (RDKD). La familia real se constituye a partir de Georg Alexander
Andrevsky y sus herederos.

Artículo 2°.

Los hombres por su naturaleza gozan de un derecho inajenable e inadmisible


a su seguridad individual, honra, propiedad privada, libertad e igualdad
civil.

Artículo 3º.

Todo hombre en sociedad, para afianzar sus derechos y fortuna, debe una
completa sumisión a la Constitución del Estado, sus estatutos y leyes,
haciendo lo que ellos prescriben, y huyendo de lo que prohíben. Debe
obedecer, honrar y respetar a todos los magistrados y funcionarios
públicos, como ministros de la ley y primeros ciudadanos. Debe igualmente
ayudar con alguna porción de su s bienes para los gastos ordinarios del
Estado; y en sus necesidades extraordinarias y peligros, debe sacrificar lo
más estimable por conservar su existencia y libertad.

Artículo 4º.
La religión Ortodoxa es la única y exclusiva del Estado. Su
protección, conservación, pureza e inviolabilidad, será uno de los
primeros deberes de los jefes de la sociedad, que no permitirán jamás otro
culto público ni doctrina contraria al bien común, la moral y las buenas
costumbres públicas.

Artículo 5º.

El Estado de Dosh será siempre representativo, compuesto de tres poderes


independientes, Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Artículo 6º

El Poder Legislativo reside en un Parlamento Unicameral de 101 miembros


denominado cámara de los notables, una ley determinará su Elección : el
Ejecutivo en un Director, y el Judicial en los Tribunales de Justicia

Artículo 7º.

El Supremo Director del Estado será el Rey, el cual ejercerá el Poder


Ejecutivo en todo su territorio. Su elección ya está verificada a través de la
línea sucesoria de la familia Andrevsky. Su poder se ejercerá a través de
ministros quienes deben rubricar las leyes, decretos y reglamentos de acuerdo
a su categoría ministerial.

Artículo 8º.

Ningún decreto, providencia u orden, que emane de cualquier autoridad


o tribunales de fuera del territorio de Dosh, tendrá efecto alguno; y los que
intentaren darles valor, serán castigados como reos del Estado.

Artículo 9º.

Son ciudadanos activos con derecho a sufragio: Los doshitas,


hombres o mujeres, que habiendo cumplido veintiuno años de edad,
saben leer y escribir. Para ser ciudadano activo se requiere inscribirse en los
registros electorales en la forma que dictamine la ley. El voto es secreto y
obligatorio para cada una de las elecciones.

DERECHO PÚBLICO DE DOSH.

Artículo 10º
La Constitución asegura a todos los habitantes:
1º. La igualdad ante la ley. En Dosh no hay clase privilegiada;
2º. La admisión a todos los empleos y funciones públicas, sin otras condiciones
que las que impongan las leyes;
3º. La igual repartición de los impuestos y contribuciones a proporción de los
haberes, y la igual repartición de las demás cargas públicas. Una ley particular
determinará el método de reclutas y reemplazos para las fuerzas de mar
y tierra;
4º. La libertad de permanecer en cualquier punto del país, trasladarse de uno
a otro, o salir de su territorio, guardándose los reglamentos de policía, y
salvo siempre el perjuicio de tercero; sin que nadie pueda ser preso,
detenido o desterrado, sino en la forma determinada por las leyes;
5º. La inviolabilidad de todas las propiedades, sin distinción de las que
pertenezcan a particulares o comunidades, y sin que nadie pueda ser
privado de la de su dominio, ni de una parte de ella por pequeña que sea, o
del derecho que a ella tuviere, sino en virtud de sentencia judicial; salvo el
caso en que la utilidad del Estado, calificada por una ley, exija el uso o
enajenación de alguna; lo que tendrá lugar dándose previamente al
dueño la indemnización que se ajustare con él, o se avaluare a juicio de
hombres buenos;
6º. El derecho de presentar peticiones a todas las autoridades constituidas, ya
sea por motivos de interés general del Estado, o de interés individual,
procediendo legal y respetuosamente;
7º. La libertad de publicar sus opiniones por la imprenta, sin censura previa, y
el derecho de no poder ser condenado por el abuso de esta libertad,
sino en virtud de un juicio en que se califique previamente el abuso por
jurados, y se siga y sentencie la causa con arreglo a la ley.

Artículo 11º.

Se pierde la ciudadanía:
1º. Por condena a pena aflictiva o infamante;
2º. Por quiebra fraudulenta;
3º. Por naturalización en país extranjero;
4º. Por admitir empleos, funciones, distinciones o pensiones de un
Gobierno extranjero sin especial permiso del Congreso.
5º. Por haber residido en país extranjero más de diez años sin permiso
del Rey. Los que por una de las causas mencionadas en este artículo
hubieren perdido la calidad de ciudadanos, podrán impetrar rehabilitación al
parlamento.

ATRIBUCIONES DE LA CÁMARA DE NOTABLES.

Artículo 12º.

Son atribuciones exclusivas de la cámara de notables:


1º. Aprobar o reprobar anualmente la cuenta de la inversión de los
fondos destinados para los gastos de la administración pública que debe
presentar el Gobierno;
2º. Autorizar al Director supremo del Estado para que use de facultades
extraordinarias, debiendo siempre señalarse expresamente las facultades
que se le conceden, y fijar un tiempo determinado.
3º.- Aprobar, Rechazar una ley por voto de la mayoría absoluta de sus
miembros. Así también como presentar indicaciones a la misma.
4º.- Acusar a un funcionario público, siempre y cuando 10 notables presenten
prueba s de dicha acusación, se iniciará una investigación la cual
deberá ser finalmente votada en pleno, si la acusación es aprobada el
funcionario público deberá hacer abandono de su cargo y será juzgado por
la justicia.
5º.- Elaborar su reglamento interno.
6º.- Presentar una moción de confianza respecto los ministros. Si la confianza
es retirada a un ministro deberá abandonar el cargo y ser reemplazado.

Artículo 13º.-

Sólo en virtud de una ley se puede:


1º. Imponer contribuciones de cualquiera clase o naturaleza.
2º. Fijar anualmente los gastos de la administración pública.
3º. Fijar igualmente en cada año las fuerzas de mar y tierra que han de
mantenerse en pie en tiempo de paz o de guerra.
4º. Contraer deudas, reconocer las contraídas hasta el día y designar
fondos para cubrirlas.
5º. Permitir que residan cuerpos del Ejército permanente en el lugar de
las sesiones del Congreso.
6º. Crear o suprimir empleos públicos; determinar o modificar su s
atribuciones; aumentar o disminuir sus dotaciones; dar pensiones, y
decretar honores públicos a los grandes servicios. Salvo cuando la ley
señale lo contrario.
7º. Conceder indultos generales o amnistías.

ATRIBUCIONES DEL DIRECTOR SUPREMO DEL ESTADO.

Artículo 14º.-

La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el Rey, y su


autoridad se extiende a todo cuanto conduce a la conservación del
orden público en lo interior y a la seguridad del Estado en lo exterior,
conforme a la Constitución y a las leyes. El Rey sanciona y promulga las leyes.

Artículo 15º.-
El Poder Ejecutivo Supremo reside exclusivamente en la mano del Rey. El
Rey es el jefe supremo de la administración gen eral del Reino; el cuidado
de velar por el mantenimiento del orden y la tranquilidad pública, le es
confiado. El Rey es el jefe supremo del ejército de tierra y del ejército naval. Es
confiado al Rey el cuidado de velar por la seguridad externa del Reino y de
mantener sus derechos y posesiones.

Artículo 16º. -

Tiene el mando supremo del ejército y armada y dispone de las


fuerzas de mar, tierra y aire.

Artículo 17º.-

Concede los grados, ascensos y recompensas militares, con arreglo a las


leyes.

Artículo 18º.-

Corresponde además al Rey:


1.º Expedir los decretos, reglamentos e instrucciones que sean
conducentes para la ejecución de las leyes.
2.º Cuidar de que en todo el reino se administre pron ta y
cumplidamente la justicia.
3. º Indultar a los delincuentes con arreglo a las leyes.
4.º Declarar la guerra y hacer y ratificar la paz, dan do después cuenta
documentada a la Rada.
5.º El Rey es el único que puede mantener relaciones políticas al
exterior, conducir las negociaciones, hacer preparativos de guerra que
estén en como lo juzgue conveniente, y asumir su dirección en caso de
guerra. Pertenece al Rey realizar y firmar, con todas las potencias
extranjeras, todos los tratados de paz, de alianza y de comercio, y otras
convenciones que juzgue necesarias para el bien del Estado, a reserva de
la ratificación del Cuerpo Legislativo siempre y cuando así se estipulen en los
tratados y convenciones.
6.º Cuidar de la acuñación de la moneda, en la que se pondrá su
busto y nombre.
7.º Decretar la inversión de los fondos destinados a cada uno de los ramos de
la administración, dentro de la ley de presupuestos.
8.º Conferir los empleos civiles y conceder honores y distinciones de
todas clases, con arreglo a las leyes.
9.º Nombrar y separar libremente a los ministros.
10º.- Los Ministros del Rey tendrán entrada a la Cámara de los notables, y se les
designará un lugar específico. Todas las veces que lo pidan serán oídos sobre
temas relativos a su administración o cuando se les conmine a presentar
esclarecimientos; igualmente serán oídos sobre temas ajenos a su
administración cuando la Cámara de los notables les conceda la palabra.

DEL PODER JUDICIAL

Artículo 19º.-

La justicia se administra en nombre del Rey.

Artículo 20º.-

Unos mismos Códigos regirán en toda la Monarquía, sin perjuicio de las


variaciones que por particulares circunstancias determinen las leyes. En ellos
no se establecerá más que un solo fuero para todos los doshitas en los juicios
comunes, civiles y criminales.

Artículo 21º.-

A los Tribunales y Juzgados pertenece exclusivamen te la potestad de


aplicar las leyes en los juicios civiles y criminales, sin que puedan ejercer otras
funciones que las de juzgar y hacer que se ejecute lo juzgado. De la
administración interior del Estado.

Artículo 22º.

El territorio nacional se dividirá en Provincias dirigidas por un Intendente


designado por el rey y que será el representante del poder ejecutivo.
Será asesorado por los Secretarios Ministeriales Provinciales en cada ramo
designados por el ministro respectivo.

Artículo 23º.

Los departamentos se dividirán en comunas, estas será dirigidas por un


alcalde electo mediante sufragio popular cada 3 años. Las 5 mayorías en
cuanto candidatos que le antecedan se transformarán en concejales, los que
contarán con las mismas atribuciones de los notables pero en el ámbito
comunal.

DE LA REFORMA A LA CONSTITUCIÓN.

Artículo 24º.

Los proyectos de reforma con situación al necesitaran para ser aprobado


el voto conforme de las 3/4 partes de los notables en ejercicio.
Artículo 25º.

Si la reforma afectaré los títulos relativos a los poderes ejecutivo


y judicial deberá ser presentada en referéndum para su aprobación, la
promulgación será vinculante sólo si se aprueba con un 70% de los votos
emitidos.

Disposición final.

Artículo I.- esa carta fundamental entrará en vigor inmediatamente en su


publicación en diario oficial.

Artículo II.- Al promulgarse deberán convocarse inmediatamente elecciones.