Está en la página 1de 3

Recuperación de los bosques y la tierra de Haití

Sobre Haití, Cristóbal Colón expresa: “las tierras della son altas y en ella
muy muchas sierras y montañas altíssimas, sin comparación de la
isla de centre frei, todas fermosíssimas, de mil fechuras, y todas
andábiles y llenas de árboles de mil maneras i altas i parecen que
llegan al cielo, i tengo por dicho que iamás pierden la foia, según lo
puede comprehender, que los vi tan verdes i tan fermosos como son
por mayo en Spaña, i dellos estauan floridos, dellos con fruto, i
dellos en otro término, según es su calidad.”
Haití, en arahuac, tierra montañosa, cuando Colón cubierta de
bosques, ahora ocupa, en Haití, el 2% del territorio con bosques,
primero destruidos por franceses que los usaron como combustible
de ingenios y, talados, para enviar sus extraordinariamente bellas
maderas nativas a Francia, y luego por los haitianos que los usaron
para cocer sus alimentos. Adicionalmente, las lluvias torrenciales,
por la progresiva carencia de árboles, ha escurrido casi toda la tierra
convirtiendo a Haití en desierto de industria humana.
Sin tierra ni árboles que la protejan, ningún plan de desarrollo al
alcance de Haití puede tener éxito sin la recuperación de sus bosques
y sin devolver a la tierra su fertilidad. Pero un ingrediente cultural
adicional ha impedido hasta hoy el éxito de planes de reforestación
iniciados bajo diferentes auspicios, multinacionales, naciones
amigas, organizaciones voluntarias, públicas o privadas: la cocción
de alimentos usando carbón, que siempre ha consumido una
cantidad mayor de árboles que los sembrados. Es práctica que tiene
que ser terminada.
Las prioridades para la construcción desde cero de Haití, obviando
la imprescindible reconstrucción física de obras y de infraestructura,
son las siguientes:
1. Cambiar la costumbre de usar carbón vegetal por otro que no
afecte la foresta.
2. Diseñar y ejecutar un proyecto masivo de reforestación.
3. Montar un programa para atraer inversionistas hidro-agro-
pecuario-forestales.
Para la gerencia de los proyectos nacionales, Haití tiene acceso
gratuito al experticio de los organismos multinacionales a los que
pertenece.
Cuenta, adicionalmente, con la buena voluntad y asesoría del Estado
Dominicano y de su valiosa experiencia en la sustitución del carbón
por el gas como combustible subsidiado.
La promesa que recibió de Venezuela de proveer a Haití del
combustible que necesite durante este momento de crisis, debe
extenderse al subsidio a todos los hogares para eliminar al carbón
vegetal de todos los hogares haitianos.
Los bosques y la fertilidad de la tierra deben recuperarse.
Marcos R. Taveras en Consultor Empresarial
marataveras@hotmail.es

Intereses relacionados