Está en la página 1de 2

6 SECRETOS PARA OBTENER UN ANCLAJE PODEROSO

1. Sólo establece anclajes con estados intensos, sensaciones fuertes. Cuando desees constituir un anclaje a

través de una vivencia anterior, retomando una emoción que hayas sentido, asegúrate de que esa

experiencia previa haya sido potente en relación a la sensación que quieres retomar.

2. Elige una experiencia que sea pura y que no esté mezclada con otras sensaciones. Si utilizas una experiencia pasada que tiene diferentes sensaciones combinadas no te resultará efectivo ya que tu cerebro no tendrá claro con cuál de todas esas sensaciones enlazar el anclaje.

3. Utiliza anclajes únicos y diferentes para cada sensación. Tu cuerpo responderá al estímulo que hayas

enlazado con tu anclaje, generando en ti la emoción que hayas programado. Elige y determina siempre un botón distinto de tu cuerpo para oprimir de acuerdo a cada sentimiento que quieras evocar.

4. El tiempo es crucial. Dispara los anclajes antes del pico y suéltalas antes que decaiga. Es imprescindible

que establezcas el anclaje en el momento en que mayor intensidad aparezca la emoción que quieres enlazar. Si lo haces una vez que comienza a decaer estarás estableciendo el enlace en el momento de descenso de la misma y no lograrás evocar la emoción que necesites.

5. Tómate el tiempo para establecer los anclajes. Tómate de 20 a 30 minutos por sesión. Al principio tal vez

de tarde más y luego menos. Pero es importante que te tomes el tiempo para sentir las diferentes partes constitutivas del recuerdo asociado a una emoción para que el anclaje que constituyas sea efectivo.

6. Refuerza cada tanto los anclajes para mantenerlos fuertes y que no decaiga su eficiencia en el tiempo. Es

bueno que cada tanto vuelvas a programar los anclajes que ya has establecido utilizando el mismo procedimiento que usaste al crearlo. Esto te ayudará a mantener su eficiencia a medida que va pasando el tiempo. Los anclajes te pueden servir para mejorar dramáticamente tu vida y el modo de relacionarte con la gente. La próxima vez que necesites evocar emociones de confianza, seguridad, alegría, o la que desees dispara alguno de los anclajes que hayas definido previamente en relación al sentimiento que quieras sentir y verás como automáticamente sentirás la emoción que hayas enlazado. Es importante que la gente no note lo que estás haciendo. Hazlo sutilmente. Para eso puedes programar distintos botones de cuerpo que sean obvio cuando desees establecer el contacto con ellos. Por ejemplo un modo gestual de enlace puede ser

juntar tres dedos, o presionarte la muñeca

Aunque parezca difícil creer que esto pueda resultar, poniendo

en práctica todos estos consejos podrás ver su espectacular funcionamiento y lo útil que será en tu vida. Asimismo con el tiempo, advertirás cómo estas técnicas serán parte de tu vida y las utilizarás naturalmente.

Te sorprenderás al ver cuán efectivas son en tu vida y lo rápido que te ayudarán a cambiar.

Probando la efectividad del anclaje

Probando la efectividad del anclaje Llegó el momento de saber si el anclaje creado es o no efectivo. Para ello prueba colocándote en la misma actitud y postura que tenías al visualizar y sentir tu experiencia pasada. Al mismo tiempo procura realizar el chasquido con los dedos y pronunciar la palabra o frase que relacionaste con esa sensación. Recuerda visualizar la imagen que creaste de esta palabra en el paso Nº 4.

Sabrás si el anclaje funciona con éxito si logras acceder al estado emocional que buscas, junto con todos sus componentes: el visual, auditivo y kinestésico. Deberías lograr la sensación deseada en los primeros 10 a 15 segundos.

Si el resultado no es del todo satisfactorio, deberás elegir una experiencia de tu pasado diferente que sea más precisa en relación al estado que quieres provocar en ti. Para potenciar los anclajes que crees en adelante lee 6 secretos de un anclaje poderoso que estaré subiendo a este blog esta semana.

Pasos para crear un anclaje

1. Identifica el estado emocional que deseas obtener: confianza, tranquilidad, entusiasmo. Este paso es

crucial ya que necesitas definir específicamente cómo quieres sentirte. Debes hacerlo en positivo: por ejemplo “quiero estar motivado para hacer esta tarea”. Si, por el contrario, estás pensando “no quiero estar

nervioso o tenso” generas justamente aquello que quieres evitar. Debes seleccionar un sentimiento que desees obtener y hacerlo en un modo positivo.

2. Recuerda un momento particular de tu vida en que te has sentido de la forma que deseas. Es muy

importante que recorras tu pasado y evoques en tu mente los momentos en los que hayas experimentado el

estado que necesitas y elijas entre ellos el más poderoso.

3. Crea el estado: en tu imaginación debes situarte en el momento de tu vida que has elegido como si

estuviera pasando ahora: trata de visualizar lo que pasa a tu alrededor, escucha los sonidos de fondo, y siente las mismas sensaciones que tuviste en aquel momento como si lo vivieras ahora mismo.

4. Establece anclajes: fíjate como el estado emocional llega a un pico y luego comienza a decaer. Repite este

paso 3 veces y en cada momento en que el estado de las emociones que desees lleguen a su pico, haz chasquido con los dedos de una de tus manos mientras pronuncias una palabra o frase que evoque dichas sensaciones. Al mismo tiempo visualiza una imagen que represente dicho estado. Por ejemplo, para evocar tranquilidad, puedes visualizar un atardecer en la playa o a alguna persona que represente para ti esa sensación. Todos los anclajes deben ser personales, lo importante es lo que produzcan en tu mente y en tu cuerpo. Realiza este ejercicio un rato y luego piensa en algo totalmente diferente, cambiando tu postura física.

5. Repite el punto 4 cinco veces para consolidar el anclaje creado. Esta repetición es esencial.

En el próximo post podrás aprender cómo probar la efectividad de tu.