Está en la página 1de 2

CRIMEN Y CASTIGO (C. L.

TEN)
Desde que el hombre se organizó en grupos fue necesario establecer una serie de
reglas, intrínsecas y extrínsecas para lograr una convivencia exitosa. Las primitivas
organizaciones urbanas de la antigüedad ya contaban con códigos penales que
castigaban los distintos tipos de infracciones que podían cometer los integrantes de
esas sociedades. El código de Hammurabi es uno de los ejemplos más famosos.
El castigo es definido por C.L. Ten como “una privación…despojar a los culpables de lo
que valoran: de su libertad, o bien, cuando es una sanción económica, de su dinero”
Un castigo pues es algo nocivo para el agente al cual se le impone; sin embargo, el
castigo se da en función de alguna falta a los códigos legales del individuo o la
sociedad que los impone. Es decir, un castigo (en teoría) se da a manera de retribución
para corregir o reponer un mal.
Existe sin embargo una teoría utilitaria del castigo que no ve la pena del agente como
algo bueno o malo en sí mismo sino en función de la utilidad que acarreará al
imponerlo. Si el agente castigado es privado de su libertad (por ejemplo) esto
conllevará a que no vuelva a hacer el mal. Igualmente el castigo se convierte en
ejemplar al disuadir a los demás a que no se expongan a realizar la falta que el primero
cometa.
Esta teoría es fácilmente criticable. En el texto de Ten se menciona que los utilitaristas
podrían castigar a un inocente si con ello logran la resolución de un conflicto de tipo
racial o religioso, es decir, un conflicto de intolerancia. Esto no es aceptable en ninguno
de los sentidos. Aun cuando se evitara un mal mayor al causado, los utilitaristas harían
un mal. No podemos atenernos al dicho maquiavélico “el fin justifica los medios”. En
ningún momento se debe hacer un mal pequeño con el fin de evitar un mal mayor. Se
infringen todos los códigos deontológicos existentes a la fecha.
Si hacemos caso al imperativo categórico de Kant (en el cual yo baso muchas de mis
acciones aun de manera irreflexiva, como una conciencia) no podríamos crear un
culpable de la nada, porque no actuaríamos en función de una ley universal. El hecho
de un castigo a un inocente no es algo que podríamos querer que fuera un acto moral y
bueno. El utilitarismo falla aquí grandemente.
La teoría retributiva, que defiende que un agente que ha hecho el mal voluntariamente a
otro debe sufrir un castigo en justa proporción al mal infringido también adolece de
algunas fallas, aunque no tan grandes como las de los utilitarista.

Revista de Filosofía Política. En 1967 él era un reconocido Estudiante en la Universidad de Oxford. Oxford. política y filosofía del derecho (Ashgate: Aldershot 1999) Molino era un liberal? (Marshall Cavendish: Singapur 2004)  Las teorías de Derechos (Ashgate: Aldershot. Fue elegido Fellow de la Academia Australiana de Humanidades en 1989. la culpa y el castigo (Clarendon Press. Bioética y de la Revista de Filosofía Moral. y se graduó de la antigua Universidad de Malaya en Singapur y de la Escuela de Economía de Londres. Nació en Malasia. Lingüística y Bioética en la Universidad de Monash. incluyendo Australasian Journal of Philosophy. y es un destacado académico de John Stuart Mill.CHIN LIEW TEN Chin Liew Ten (C. Diez). 1980) El crimen. Ha publicado numerosos trabajos. Él es parte del consejo editorial de varias revistas. . y un compañero de la Academia de Ciencias Sociales en Australia en 2000. Utilitas.A. FAHA FASSA es profesor emérito de Filosofía y ex Jefe del Departamento de Filosofía de la Universidad Nacional de Singapur. 1987) El siglo XIX (editor) (Routledge: Londres 1994) Molino de moral. 2006). con énfasis en los temas de la libertad y la tolerancia.L. Antes de entrar en las citas de la Universidad Nacional de Singapur. Ciervo. OBRAS      Molino sobre la Libertad (Clarendon Press. Australia. L. fue profesor de Filosofía (Cátedra Personal) y Jefe Interino de la Facultad de Filosofía. Oxford. bajo la supervisión de H. principalmente en la filosofía jurídica y política.