Está en la página 1de 358
BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET
BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET

BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET

BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET
BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET
BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET
BDSM RECOPILATORIO DE INTERNET

QUE ES BDSM?

El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio del Sadomasoquismo y la Dominación/sumisión.

El BDSM contiene unas reglas y procedimientos propios, cuyo cumplimiento evitan daños tanto físicos como psicológicos a quien lo practica.

El BDSM a través de estas reglas y procedimientos permite la satisfacción de necesidades profundas de Dominación/sumisión y Sadomasoquismo que en mayor o menor grado suele tener el género humano. Estas necesidades pueden tener diversos orígenes, pero su satisfacción a través del BDSM produce efectos psicológicos mucho más beneficiosos que su represión, ocultación e ignorancia.

El BDSM no va a curarle a Vd. nada, pero puede ser una válvula de escape para aliviar total o parcialmente los conflictos inconscientes que quizá hayan propiciado su práctica, permitiéndole una vida más equilibrada y feliz. Si Vd. Tiene tendencia a ser dominante o sumiso se debe a una necesidad muy profunda en su mente, de cuya causa Vd. seguramente no tiene ni idea, pero la satisfacción de esta necesidad, si se hace bien, con las debidas garantías, le producirá más beneficios y equilibrio interior que mantenerla reprimida haciéndole daño. Es más probable que le haga más daño el mantener reprimido lo que realmente es, su verdadero yo, que si saca sus auténticas necesidades a tomar el aire. El BDSM le permite hacerlo con las suficientes garantías.

El BDSM le proporciona a Vd. además un espacio lúdico. Ante todo se trata de un juego, un juego en el que cada uno de los participantes, ha adoptado un rol. Este rol termina cuando acaba el juego . Algunas personas siguen este juego la mayor parte del tiempo, a esto se le llama “relación 24/7“ . Relación en la que una vez más, hay que aclarar, que no constituye ningún riesgo si se hace bien, con sentido común y siguiendo las reglas del BDSM.

HISTORIA

BDSM es un término creado en 1990 para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla formada con las iniciales de las siguientes palabras: Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo.

El término BDSM apareció por primera vez en abril de 1991, en torno al foro de noticias por Internet denominado alt.sex, como la yuxtaposición de dos abreviaturas contrapuestas, BD (bondage y dominación) y SM (sadomasoquismo), que en realidad se habían creado, precisamente, para distinguir el sadomasoquismo (que gozaba de una conocida mala imagen) de las "otras" aficiones. Paradójicamente, desde el momento en que se trata de unificar ambas corrientes es cuando la subcultura que las engloba empieza un desarrollo vertiginoso. Dado que BDSM es una palabra que abarca términos muy dispares, no es fácil dotarla de una historia más allá del comienzo de su uso como acrónimo, al margen del que corresponda a cada uno de sus componentes.

1

Como elemento globalizador, el BDSM tiene escasas décadas de vida y se inicia cuando diversas asociaciones de activistas homosexuales S/M de EE. UU. e Inglaterra tratan de crear un mismo espacio subcultural para actividades hasta ese momento bien distintas, como la dominación, el bondage, el fetichismo o el sadomasoquismo. Es la época de la Old Guard, mediados de la década de 1970, y su libro de cabecera es Leatherman's Handbook. Durante este periodo, el movimiento conserva su vinculación con el mundo homosexual masculino, sin abrirse a los espacios hetero o de homosexualidad femenina y rechazando la idea de admitir a activistas switch (es decir, quienes se confesaban cómodos en ambos roles) entre sus filas. También rechazaban frontalmente la admisión de quienes quiera que considerasen las relaciones B/D y S/M como solo juego.

No es hasta principios de los 80 cuando el movimiento BDSM comienza a englobar también a la cultura heterosexual y lésbica, siendo promotores de ese sustancial cambio grupos como el colectivo lésbico Samois y otros.

A principios de los 90, empieza lo que hoy conocemos como el periodo de la New Guard (Guardia joven o nueva), que se caracteriza por la decidida apertura hacia el mundo heterosexual y de la homosexualidad femenina, la aceptación del fenómeno switch, la inclusión de elementos de sensibilidad interior (dominación psicológica, relaciones D/S sin inclusión de rasgos sadomasoquistas, etc.), la aceptación de quienes practicaban el sólo juego, y la participación activa de la mujer heterosexual en el asociacionismo BDSM.

Robert Bienvenu, reputado conocedor de la temática y catedrático de sociología en la universidad de Indiana, Estados Unidos, expone una visión alternativa de la historia del BDSM, que él asienta sobre tres pilares: el fetichismo europeo de finales de los años 20, el estadounidense (desde 1934), y el movimiento Leather a partir de los años 50.

Principios y componentes básicos

SSC y RACSA

La comunidad internacional vinculada al BDSM viene poniendo especial énfasis en que las prácticas sean SSC, es decir, Safe, Sane and Consensual (seguro, sensato y consensuado), término acuñado en 1983 por David Stein. Su ideólogo lo definió del siguiente modo:

Las relaciones BDSM deben seguir un modo seguro, sensato y consensuado respecto a sus prácticas:

Seguras, en cuanto al conocimiento necesario sobre su desarrollo y sobre el material usado, así

como sobre la prevención de riesgos.

2

Sensatas, en cuanto a la capacidad razonable de decisión por parte de los actores, no alterada

por drogas o bebidas y acorde con la experiencia de cada participante, sabiendo diferenciar fantasía y realidad.

Consensuadas, en cuanto a que los participantes estén de acuerdo sobre la forma e intensidad

con la que se realicen, e igualmente que dicho acuerdo pueda rescindirse en cualquier momento.

Sin embargo, lo que en su inicio fue una definición creada para deslindar el campo del sadomasoquismo consensuado del de los malos tratos (sobre el que la sociedad estadounidense mantenía una severa prevención), fue desarrollando en algunos pequeños grupos modelos de intransigencia muy alejados del propósito inicial y de la metodología de sus creadores. Esto llevó al propio David Stein a distanciarse del abuso que algunas personas hacían de su eslogan.

Desde los años noventa surge un nuevo concepto, el Rack, que reúne en torno a su definición un elevado número de activistas. Rack es el acrónimo de Risk Aware Consensual Kink, que viene siendo traducido en la comunidad hispanoparlante como riesgo asumido y consensuado para prácticas de sexualidad alternativa (o no convencional): racsa. El racsa pone los acentos en la responsabilidad propia de los participantes en una actividad BDSM, responsabilidad informada y consensuada para evaluar y asumir los riesgos de dicha actividad. Más que una diferencia semántica o de concepto, los partidarios del racsa tratan de modernizar una definición (la del SSC) que se concibió fundamentalmente para trazar una línea divisoria con los malos tratos o la violencia de género, pero que sus mismos impulsores han tenido que reconocer, una y otra vez, que su propósito original estaba siendo defraudado y prostituido por el uso intolerante, extremista y poco inteligente por parte de algunos grupos marginales dentro de la comunidad BDSM.11

La mayor parte de los activistas de la escena adoptan actualmente la postura de señalar la definición SSC como adecuada para comunicarse con el mundo de la sexualidad convencional o vainilla, mientras que sostienen que el término racsa define con mayor rigor y precisión las prácticas BDSM reales

Palabra de seguridad

Dado que muchas de las situaciones durante una sesión contienen elementos de fantasía y rol, y que en algunos de ellos se escenificaba la «protesta» del participante sumiso, era necesario crear un sistema de comunicación que le permitiera a este dejar claro el momento en que su protesta era real y equivalía al deseo de no continuar. Y era preciso que el dominante pudiera percibir nítidamente este deseo y diferenciarlo de la escenificación del «¡no, no más!» que podía ser parte del juego sexual pactado. La solución fue la denominada «palabra de seguridad». Puede ser una palabra de rápida dicción y sonora («stop», «tango»), una que sea significativa para quien la debe recordar (por ejemplo, el nombre de una persona familiar, etc.).

3

La palabra-código, también así llamada, es usada por la parte sumisa para indicar de forma rápida que el grado, las circunstancias o la actividad que se está desarrollando no es de su gusto y que desea parar. La ética del BDSM prefija que en todo momento la parte dominante respetará dicha manifestación e interrumpirá la actividad.

La primera mención constatable del concepto se registra a finales de 1992 y se refiere a unas precisiones fonéticas aparecidas en el círculo de activistas alemanes S/M-Szene:

La palabra de seguridad no debe contener sonidos fonéticamente tenues, para evitar su mala audición con música ambiental. Tampoco debe contener la vocal "i", ya que esta es difícil de entender si la voz está tomada.

La palabra de seguridad es el medio a utilizar en casos de verdadera urgencia, cuando surge la necesidad de ir al baño, se recuerda que se ha dejado el grifo de la bañera abierto, la otra parte está deslizando una pluma de ganso por las plantas de los pies de la persona sumisa, sin saber que ésta tiene insoportables cosquillas en esa zona, o cuando se quiere interrumpir la sesión por otras razones.

Su uso es generalmente indiscutido, especialmente en los comienzos de una relación, pero contiene también algún riesgo, como deja claro Datenschlag:

Abandonarse demasiado a la palabra-código puede a veces perjudicar la seguridad. En el caso de juegos emocionalmente profundos, puede encontrarse la parte sometida demasiado abstraída e inmersa en sus emociones como para usarla.

Dentro de la comunidad BDSM, existen otras formas minoritarias de contemplar el empleo de la palabra de seguridad, especialmente para los practicantes del metaconsenso. Para ellos, la parte pasiva o sumisa cede voluntariamente y previo consenso la completa responsabilidad sobre el desarrollo de la sesión a la parte activa o dominante. En esos casos es la parte activa la que decide si interrumpir o no la sesión, lo que presupone (además del previo consenso) un elevado grado de confianza y conocimiento entre ambas partes. Por último, los activistas de la Old Guard rechazan el uso de la palabra de seguridad, por entender que es un límite no deseado en la entrega.

Roles

En el BDSM se identifican dos roles: dominante (también usado el término top, o activo ) y sumiso (también bottom o pasivo). El dominante es el que disfruta de estas prácticas manteniendo la iniciativa y el control de la acción, mientras que la parte sumisa obtiene placer al entregarse en manos del dominante, para que sea éste quien le dirija.

Además, algunas personas gustan de ejercer ambos roles, dependiendo del momento o de la persona con la que actúe. En ese caso se habla de un activista switch, término inglés con el que se designa aquello capaz de conmutar o invertir una acción o un fenómeno.

4

Existen categorías también dentro de los distintos roles:

Tutor: es aquella persona experimentada ya en el BDSM que inicia a otra. Puede ejercerse en cualquier rol, es decir, una persona sumisa puede ser la tutora de un Dominante. Sin embargo, lo más habitual es que un Dominante ejerza como Tutor de otro Dominante o de un sumiso.

Maestro: Se considera Maestro a aquel Dominante que ejerce su rol de manera impecable a ojos del sumiso, que es quien le da este título si así lo considera.

Amo: Dominante poseedor de uno o varios sumisos.

Esclavo: sumiso que entrega los límites a su Amo/a.

CONSENSO

El consenso que se establece en todas las relaciones BDSM, es precisamente lo que le dota de un contenido específico, distanciándolo de cualquier situación de violencia no-pactada, como los malos tratos, la violencia de género, etc

Esta forma de consenso puede revestir múltiples formas. Por ejemplo, mediante la escenificación de una negociación previa a la sesión, en la que se establece el cómo, el cuando y el grado de las actividades a realizar, la palabra de seguridad a emplear, etc. Pero también puede adoptar la forma de acuerdo menos elaborado, cuando existe amplia confianza por ambas partes. En todo caso, siempre su existencia es básica para que la actividad a desarrollar esté encuadrada en lo que se denomina BDSM. También existen fórmulas de consenso global, especialmente en parejas que se conocen o se relacionan habitualmente. En estos casos, no siempre se da una negociación previa antes de cada sesión, sino que a menudo se establecen pactos más abiertos y a más largo plazo.

METACONSENSO

El metaconsenso es una forma evolucionada de consenso, propia de algunas relaciones BDSM muy avanzadas en el mutuo conocimiento y donde se producen situaciones de profunda confianza entre la parte sumisa y su dominante, además de suponer una amplia experiencia por parte de esta última.

En dichas relaciones, la parte sumisa manifiesta explícitamente que no desea asumir la responsabilidad de interrumpir la sesión en el caso de sentir que ésta supera sus límites o su capacidad, sino que desea que sea la parte dominante quien tome esa responsabilidad y decida en todo momento al respecto. Esto implica, por ejemplo, que la parte sumisa asume de forma responsable, consensuada y sensata, su deseo de que, en caso de rogar dar por finalizada una actividad concreta (o la sesión en su conjunto), sea la dominante quien decida aceptar o no esa petición. El metaconsenso se practicaba de forma muy generalizada en los inicios históricos del

5

BDSM, la época denominada de la Old Guard, aunque era más conocido en los círculos anglosajones con la denominación, algo confusa, de no-consenso consensuado (consensual non- consensuality).

Símbolos que actúan cómo elementos de identificación de la comunidad BDSM.

cómo elementos de identificación de la comunidad BDSM. Una de las acepciones de “símbolo”, viene definida

Una de las acepciones de “símbolo”, viene definida en el DRAE cómo un “tipo de abreviación de carácter científico o técnico, constituida por signos no alfabetizables o por letras, y que difiere de la abreviatura en carecer de punto;

Las cuatro letras del acrónimo BDSM corresponden a

Bondage

El bondage es la práctica de encordamientos o ataduras sobre el cuerpo humano, con fines estéticos o sexuales. Es un anglicismo (de to bind) que asume a su vez la tradición del shibari, palabra japonesa para el arte del encordamiento. Puede conllevar la inmovilización de la persona pasiva, o no. Asimismo, puede incluir o no la sujeción de esta a un elemento fijo, la suspensión parcial o total, etc. Las cuerdas suelen ser de algodón, o fibras artificiales, pero también pueden ser de yute, paja de arroz, esparto, mezcla, etc. También se entiende de forma extensiva como bondage las inmovilizaciones con esposas, pañuelos, cadenas, etc. El bondage puede formar parte de una relación más amplia, o practicarse de forma exclusiva.

Disciplina

Disciplina es un término genérico que describe las actividades de quienes gustan, por activa o por pasiva, de la flagelación erótica, también llamada la práctica de los azotes eróticos. Consiste en el uso de la mano para azotar principalmente las nalgas de la persona pasiva (recibiendo en este caso el nombre específico de spanking) o bien usando algún instrumento, en cuyo caso se extiende la zona azotada a piernas, senos, tórax, etc., y se habla de flagelación. Los instrumentos de azote clásicos en este último tipo de práctica son los floggers o gatos de cola, la paleta, la canne o vara

6

fina y flexible de fresno o similar, la fusta y el látigo, entre otros. Y también un sinfín de instrumentos diseñados en principio con otro propósito, como cepillos para el pelo, zapatillas, etc.

Dominación

Sumisión

En la escena BDSM se define como relación D/s o de dominación-sumisión, la integrada por una parte pasiva, que adopta el rol sumiso, y una parte activa, que hace lo propio respecto del rol dominante. En todo caso se concreta en torno a un modelo de Intercambio Erótico de Poder, (EPE), basado en el consenso.

Esta práctica, al contrario que muchas otras que forman parte del BDSM, no se define con un término anglosajón, sino que se deriva del latín y así se conoce también en los países anglosajones (por su abreviatura D/s), al margen de que estos usen frecuentemente el término EPE. Algunos estudiosos en la materia pretenden ver en ello una prueba más de las raíces mediterráneas de este tipo de relaciones y su mayor auge en países del Mediterráneo, respecto a los países anglosajones, donde son más extendidas las relaciones S/M.

En la D/s se emplean las denominaciones de sumisa o sumiso, en un caso, y las de Amo - Ama, en

el otro. La denominación de Dómina o Mistress (para dominantes femeninos), suele ser más usada

en la llamada dominación femenina profesional, más cerca de la prostitución especializada que de las relaciones D/s. Otras denominaciones usuales aunque no tan frecuentes, son esclavo/a, Señor/a, Tutor/a y Master/Lady. A menudo se designan con una inicial mayúscula las

denominaciones del dominante, y en minúscula las de sumisas y sumisos.

Este tipo de relaciones con frecuencia asumen rituales altamente elaborados y con contenidos simbólicos complejos, que enlazan a sus practicantes de una forma mucho más intensa que en otras actividades del BDSM. A su vez, una pareja D/s no desdeña el uso de ninguna de las otras

prácticas contenidas en el BDSM. Una sesión durante un ritual D/s puede ser breve e improvisada,

o prolongarse durante horas, incluyendo bondage, disciplina, fetichismo, suspensiones, sexo

explícito, uso del binomio placer-dolor, etc. Pero siempre como un medio más de expresión de su relación; por eso algunos la tienen como la forma más extensiva, interdependiente y sofisticada

dentro del BDSM.

Determinados símbolos propios de las relaciones D/s, como el collar de sumisión y el anillo, que en

su origen se usaban como instrumento de mutuo reconocimiento social (al igual que los gestos

masónicos en la logia), se han extendido a lo largo y ancho de la escena BDSM, perdiendo parte de

su carácter diferenciador en el interior de la propia escena y pasando a convertirse poco menos

que en símbolos genéricos del BDSM. En algunos casos, incluso, han transcendido los límites de la comunidad y forman parte hoy en día de algunas de las expresiones populares de moda

vanguardista

7

Sado

Masoquismo

El sadomasoquismo es un término genérico que define relaciones en las cuales el binomio dolor-

placer tiene una gran importancia como medio de materializar relaciones de intercambio de poder. Se denomina sadismo, por otra parte, a la práctica activa que realizan las personas que sienten un placer sexual al castigar a otra. Masoquismo, sería la práctica pasiva, la de aquellas personas que experimentan un placer sexual al sufrir determinada intensidad de dolor.Las investigaciones de cierto peso científico realizadas en las dos últimas décadas, conducen a pensar

que ambas tendencias coexisten en mayor o menor grado en todo ser humano.

O sea, a seis conceptos distintos, de forma que la D y la S tienen valor doble.

El acrónimo BDSM se empezó a difundir desde el ámbito anglosajón durante los años 90 en sustitución del término “sadomasoquismo”, habitualmente empleado hasta entonces y socialmente cargado de muchas connotaciones negativas

Así pues, la sigla BDSM engloba hasta seis prácticas afines y refleja mejor la diversidad de este mundo en el que sin embargo caben otras muchas cosas que la sigla no incluye cómo por ejemplo

el

spanking, la humillación o el fetichismo.

El

fetichismo es el uso de símbolos o fetiches a los que se les asocia, por parte de quien lo practica,

un valor especial, más allá de su uso cotidiano o de su valor intrínseco. Puede ser una figura religiosa que se lleva en el coche para protegerse de un accidente (fetichismo religioso), una prenda a la que se concede por quien la lleva el poder de traer buena suerte (fetichismo socio- cultural) o unas medias enmarcando unas piernas femeninas, que despiertan en quien las

contempla una fuerte motivación erótica (fetichismo sexual).

En el marco del BDSM, los fetichismos que se relacionan son aquellos de contenido sexual, y los más comunes son los relacionados con los pies, las medias, las botas, los zapatos de tacón alto de aguja, la ropa interior, los uniformes, el vello corporal -o la ausencia del mismo-, etc. Existen por tanto dos tipos de fetichismo en el BDSM: el de la persona que gusta despertar motivaciones sexuales, por ejemplo llevando altos tacones de aguja, y el de las personas que se sienten atraídas por la exhibición del correspondiente fetiche.

8

El Triskel

El Triskel De todos los símbolos BDSM el más divulgado es probablemente el TRISKEL. La adopción

De todos los símbolos BDSM el más divulgado es probablemente el TRISKEL.

La adopción de una variante del milenario triskel como símbolo de la comunidad BDSM tiene su origen en los primeros foros de internet sobre la temática, en los años 90. Es de algún modo un resultado de la importantísima incidencia que ha tenido y tiene internet en la expansión y el desarrollo de las comunidades BDSM.

El diseño del triskel BDSM se debe a Steve Quagmyr, que lo registró en 1995 y que explicaba que quiso hacer un diseño aplicable a anillos, colgantes, pins, y otros adornos personales, el cual adorno resultara bonito y que pudiera llevarse sin llamar excesivamente la atención de los no iniciados, que simplemente deberían ver en él un adorno. Mientras que para la gente del BDSM su significado sería del todo explícito.

Aunque Quagmyr no lo dice es claro que la adopción del triskel como simbolo BDSM tiene su origen en una alusión a un anillo decorado con la rueda solar celta que aparece en “Historia de O”.

Efectivamente, el triskel o triskelion es un símbolo solar que con distintas variantes encontramos en el arte decorativo de antiguas culturas. Como la griega o la céltica. Se ha señalado, asimismo, la semejanza del triskel BDSM con el taijitu, el símbolo oriental del yin y el yang.

Quagmyr partió del triskel céltico elaborando una variante específica del mismo para el mundo BDSM. Por esta razón quiso dar un significado muy preciso a cada uno de los elementos que componen el triskel BDSM. Así, el circulo cerrado alude a toda la comunidad BDSM mientras que su división en tres partes alude a sus tres grandes facetas, incluidas en la sigla, tal como hemos comentado: Bondage y Disciplina; Dominación/Sumisión y Sado/Maso.

Tres son asimismo los roles BDSM clásicos (Dom, sub y switch) y tres sus principios fundamentales:

sano, seguro y consensuado. Todo ello se resume en la división tripartita del círculo. Además, los

9

tres orificios (a remarcar que se trata de orificios, no puntos) aluden al vacío que, como en cualquier relación, requiere la complementariedad del otro.

Las formas curvilíneas de sus divisiones tratan de sugerir la curvatura del látigo en movimiento -el “coup de fouet”- y también unos brazos en movimiento.

Por lo que respecta al color, Quagmyr precisaba que el fondo debe de ser negro (el color del BDSM) mientras que las partes en relieve deben sugerir metal.

Bandera

que las partes en relieve deben sugerir metal. Bandera Menos frecuente, aunque también reconocida como símbolo

Menos frecuente, aunque también reconocida como símbolo relacionado con el mundo BDSM es la bandera del movimiento “leather pride” u “orgullo del cuero”, un movimiento que abarca

distintas facetas de la sexualidad enfundada en cuero que tiene su origen en las comunidades gay

y que desde él se ha extendido, también, a nuestro ámbito. Sobradamente conocidas son las muchas conexiones del BDSM con la estética del cuero.

El diseño de la bandera es obra del activista norteamericano Tony DeBlase, que lo realizó en 1989.

Su composición es parecida a la de la bandera de los Estados Unidos. Consta de nueve franjas horizontales de igual anchura y de un corazón ladeado en el ángulo superior izquierdo.

Las franjas horizontales son de color azul marino y negro, salvo la central que es blanca. A diferencia de lo que sucede con el triskel, donde se atribuye un significado preciso a cada uno de sus detalles, el creador de la bandera rechazó siempre dar una interpretación explícita de sus elementos.

10

El anillo

El anillo Historia de O, la novela de Pauline Réage (1954) llevada a la pantalla por

Historia de O, la novela de Pauline Réage (1954) llevada a la pantalla por Just Jaeckin en 1975 es uno de los grandes iconos del BDSM. No es de extrañar, por tanto, que tanto de la novela como de la película se deriven innumerables referencias, mitologías y símbolos. Han adquirido este valor, por ejemplo, el collar con lengüeta y el anillo.

En la novela se describe un anillo de sumisión que consiste en un aro con el triskel céltico incrustado.

“El hombre le rogó que entre las sortijas, todas parecidas, que le presentaba en una arqueta de madera, eligiera la que mejor se adaptara al dedo anular de su mano izquierda. Eran unas extrañas sortijas de hierro, rodeadas por una anilla de oro en su interior cuyo engaste, ancho y pesado, como el engaste de un anillo pero algo mas abultado, llevaba incrustado en oro el dibujo de una especie de rueda de tres radios, en forma de espiral, parecida a la rueda solar de los celtas.”

Sin embargo, en su versión fílmica

El anillo descrito por Pauline Réage se cambió por otro que consiste en un aro ancho y plano con una pequeña argollita, todo de plata. Es algo así cómo un collar en miniatura.

Éste es el anillo que ha acabado divulgándose cómo “anillo de Historia de O” o “anillo de O” y como símbolo genérico de la gente que vive el BDSM, tanto sumisas como dominantes.

Llevado en la mano izquierda indica rol dominante mientras que si se lleva en la derecha indica condición sumisa.

Collar

El Collar en el BDSM, de cuero o metal, simboliza la entrega. Pueden ser tremendamente sofisticados, estilizados o bastos y de castigo, destinados a su uso en sesiones íntimas o para llevar en público. Suelen llevar uno o más ganchos para completarlos con un tirante-guía, que el dominante maneja o usa para inmovilizar, y pueden estar adornados con abalorios, campanillas, cascabeles, púas o incluso aplicaciones de oro y

11

inmovilizar, y pueden estar adornados con abalorios, campanillas, cascabeles, púas o incluso aplicaciones de oro y

plata. Su uso simbólico se da fundamentalmente en las relaciones D/s (dominación-sumisión, es decir, las que incorporan elementos de cesión de poder o EPE).

La importancia del collar para la comunidad BDSM, y esencialmente para los practicantes de D/s, se puede medir en las declaraciones de una mujer sumisa, firmante como cinnamon^, que escribe lo siguiente:

El collar no es un elemento de juego, no es un accesorio que señala el estatus. Es un acuerdo serio, si así lo quieres, entre dos partes envueltas en amor y devoción la una para la otra: la/el sumis@ debe tomarse su tiempo, porque al colocarse un collar, entrega su corazón, su cuerpo, su mente, su alma, se entrega enteramente a otra persona. Al ofrecer un collar, un Master se compromete a cuidar, proteger y aceptar la sumisión entregada en todas sus formas, apreciando el regalo que recibe, sin abusar nunca de él. Un collar envuelve corazón y alma de ambos, Master y sumis@.

Sin embargo, en la última década y paralelamente al uso de collares de este tipo como elemento de moda entre los jóvenes, se advierte un uso menos ritualizado pero no por ello menos simbólico. Diseñadores como Joop, Gucci o Vivienne Westwood lo usan ya hace tiempo en sus creaciones. Sinnead O'Connor, Jennifer Aniston, Madonna y Britney Spears los portan con toda naturalidad. Por ello, quizás, muchas personas dentro de la comunidad BDSM portan un collar D/s en fiestas, eventos, etc., no ya como muestra de una relación de sumisión existente, sino como prueba de su estatus de sumis@. Igual ocurre con las personas sadomasoquista, que ni busca ni desea una relación BDSM, incluso con la mujer dominante, que puede portarlo como símbolo de identidad genérico. En la D/s, sigue siendo un elemento de simbólica trascendencia, y su entrega y aceptación suele ir unida a ceremonias y rituales específicos.

Símbolos de rol y género

Existen además unos símbolos identificativos de rol y género. Se trata de unos iconos que combinan diversos elementos Por un lado los símbolos de género, masculino y femenino, que corresponden, a la clásica flecha para el primero y a la cruz para el segundo. Por otro lado los símbolos de rol. El dominante se representa mediante un escudo negro, símbolo de poder y protección, mientras que el sumiso se resume en un círculo que simboliza el collar El cruce de estas variables da lugar a los siguientes iconos Dominante femenino Dominante masculino Sumiso femenino Sumiso masculino

Ceremonias de iniciación

Las ceremonias de iniciación suelen darse, casi en exclusiva, entre la subcultura D/s y son prácticamente desconocidas en el resto del BDSM. Al margen de escenificaciones de juego, suelen

12

ser más propias de aquella parte del D/s que se identifica con los conceptos del TPE o Total Power Exchange (Intercambio Total de Poder), más conocidas como relaciones 24/7.

En la D/s, la ceremonia iniciática cumple un doble objetivo y se forma en torno a un doble origen:

aquellas personas que nunca anteriormente habían sostenido una relación D/s (Rito Iniciático) y aquellas que, teniendo experiencias anteriores, entran en una nueva relación (Rito Inicial). En cuanto al doble objetivo, se trata por parte de sus practicantes de enlazar con el sentimiento del TPE al mismo tiempo que de dotar de un sentido trascendente, suprasexual y filosófico a la relación. Muchos de los rituales se basan en las triangulaciones típicas de las sociedades secretas medievales y de la masonería, y en algún caso se incorporan elementos de la fantasía literaria contemporánea (Mundos de Gor, Historia de O, etc.).

Tipos de relaciones

EPE (Cesión erótica de poder)

Erotic power exchange, abreviadamente EPE o EPC para otros, significa en el seno de la comunidad BDSM "Intercambio erótico de poder", Actividades consensuadas de cesión erótica de la voluntad (o del poder). Dada la influencia cultural del ámbito anglosajón, es probable que en años venideros la definición de EPE, vaya desplazando gradualmente a la de D/s. Ambas describen la misma situación, como atestigua la E.P.E.I.C. (Erotic Power Exchange Information Center), una de las organizaciones mundiales más reconocidas dentro del BDSM, que trabaja en común con la International Maledom/femsub Guild, sociedad que ampara a los grupos BDSM con presencia en Internet:

EPC es toda relación entre adultos que de forma voluntaria incorporan los elementos de dominación (poder) en sus relaciones amorosas -y usualmente asimismo en una gran parte de sus vivencias diarias. E.P.C es más conocido como BDSM, S/M, D/s o sadomasoquismo, pero todos esos términos son demasiado limitados, incorrectos y a menudo se confunden con estereotipos y afecciones mentales, por lo que preferimos la denominación E.P.C. Esta puede tomar cualquier forma, dentro de una relación. Desde los juegos de sumisión amorosa en una pareja que hace el amor, hasta las relaciones totales 24/7, 24 horas al día, 7 días a la semana

El perfil que adopta una u otra relación dependerá enteramente de las fantasías de sus integrantes, de los pactos entre ellos, etc. En tanto sean consensuadas, informadas, sensatas, presididas por el sentido común y voluntarias, la comunidad BDSM las entenderá como D/s, o en la terminología anglosajona EPE, Erotic Power Exchange.

13

BDSM y sexo

La importancia del sexo (entendido como sexo directo) en las prácticas BDSM es variada. Coexisten en la comunidad dos tipos de sensibilidades hacia la cuestión. Por un lado aquellos que opinan que el BDSM es algo que trasciende lo directamente sexual y no precisa de su concurso, y por otro quienes lo consideran una parte no ya importante, sino insustituible de la vivencia BDSM. En este caso, se puede observar con claridad una controversia norte-sur: de una parte los países anglosajones, y sus áreas de influencia, más propensos a la primera concepción, y de la otra los países y zonas del sur, más afines a la segunda.

Polyarmonía

Polyarmonía (o poliarmonía) es un concepto derivado y relacionado con el poliamor, que se define como un estado donde coexisten más de una relación íntima y simultánea, con el pleno consentimiento y conocimiento de todas las partes involucradas, enfatizando las esencias de honestidad y compromiso. Pero a diferencia de esta última, la polyarmonía pone el enfasis en el mantenimiento armónico de una relación constituida por una persona dominante, y dos o más que desarrollan el rol sumiso.

Aunque en el BDSM este tipo de relaciones no es infrecuente (especialmente en D/s y S/M), sus integrantes suelen encontrar algunas dificultades para la socialización en el seno de la comunidad. No hay estudios conocidos sobre el tema, por lo que opiniones en el sentido de que dichas dificultades responden a una visión tradicionalista de la pareja por parte del colectivo, o bien a que este reprocha a los dominantes poliarmónicos el que estos “cacen” con frecuencia en cotos ajenos, no dejan de ser meras conjeturas.

24/7

Algunas parejas dentro de la comunidad BDSM no enmarcan su relación en base a las estructuras de poder configuradas en el llamado Intercambio Erótico de Poder. La forma más extrema de este tipo de relación sería la denominada [[24/7]], donde la pareja (generalmente en los roles Amo/a- sumiso/a) extiende la escenificación de su vivencia hasta la totalidad del tiempo]] disponible, es decir, como si vivieran permanentemente (24 horas al día, siete días a la semana) en la situación escenificada. En estos casos se sigue hablando de roles, pero se evita cuidadosamente anteponer la palabra juego. Al mismo tiempo, se elaboran sofisticadas formas para compaginar la vida social, laboral o familiar de la pareja, con su propósito de permanecer en la relación 24/7. Este tipo de relación recibe también el nombre de TPE o Total Power Exchange, una denominación desarrollada por el conocido activista Steven S. Davis en los debates de lo que ha sido el mayor enclave intelectual para el desarrollo del BDSM mundial, el alt.sex.bondage. El TPE se diferencia de todos las demás relaciones BDSM, al rechazar los frenos y las limitaciones que estas se

14

autoimponen, pero mantiene estrictamente el único elemento que dota de común marco a toda la comunidad BDSM: el consenso. El mismo Davis escribía:

Cosas como la palabra de seguridad, el contrato de relación, la negociación de límites y cualquier otra que reconozca, acepte o formalice límites a la capacidad de decisión del dominante, le son ajenos al TPE

En el año 2006, el director Roland Reber estrenó un película sobre el tema titulada 24/7 - The Passion of Life.

Servicios profesionales

En el BDSM, por su fuerte implicación con el sexo, se encuentran también una serie de ofertas de servicios contra pago, por las que una mujer (generalmente) ofrece determinado tipo de servicios relacionados con las prácticas del BDSM, en el rol de Lady, Dómina o Dominatrix (en un 95% de los casos) o en el de sumisa (muy infrecuentemente). Mucho menos frecuente es la oferta de servicios de varones tipo "dominante" o "sumiso", y casi siempre relacionados con la homosexualidad masculina. En todos los casos anteriores se dan las premisas de la prostitución especializada: acuerdo previo sobre el precio y delimitación de los servicios que se ofrecen. No siempre se incluye el sexo penetrativo en ellos, incluso esto es poco frecuente en el tipo más conocido (el de las dominatrix ), en el que -caso de solicitarlo el cliente- a veces se encomienda dicho servicio, sustitutoriamente, a otra profesional que actúa como doncella o sumisa de la primera. Las actividades se suelen desarrollar en los llamados estudios, con mayor o menor acondicionamiento estético-fetichista. Los no-profesionales prefieren para esos lugares la denominación de mazmorra o sala de juego.

La sensibilidad de la comunidad BDSM hacía la llamada dominación profesional, es compleja. Oscila entre la comprensión, la aceptación forzada, el rechazo y la adoración.

El mundo de la dominación profesional o de la prostitución especializada, suele recibir un amplio tratamiento en los medios de difusión masivos (prensa y TV), al hablar de BDSM. Este tratamiento es muy superior en grado al que representan dichas actividades en el global de la comunidad. Esto se debe, probablemente, a la mayor dificultad de contactar, entrevistar y grabar a miembros no- profesionales, en contraste con la facilidad de acceso a los profesionales y a la disponibilidad de estos a escenificar cualquier actividad solicitada por los medios, a cambio de la esperada promoción que la difusión del programa pudiera significar. Lo descrito es una situación válida para casi todos los países europeos, incluida especialmente España.

En 1997 aparece en la localidad de Cerna, a 150 kilómetros de Praga, Checoslovaquia, el "Other World Kingdom", un centro de la denominada dominación femenina por pago, un lugar constituido alrededor de unas antiguas mansiones ducales, en las que "reina" la mujer dominante (profesional)

15

bajo la atenta mirada de la Reina Patricia I, y en la que todos los hombres son "esclavos" que pagan puntualmente sus "impuestos" a la femenina y monárquica sociedad.

Películas y documentales que muestran escenificaciones del mundo de la prostitución especializada en el BDSM, además del ya citado, son, entre otros: Maîtresse, Domina - Die Last der Lust, Tokyo Decadence, Exit to Eden, Ach, Hilde, Gib´s uns a bissle, Besuch bei einer Domina, Nightlife in Tokyo, Wildly Available, Fetishes.

Prácticas en el BDSM

Dada la diversidad que caracteriza al BDSM, es difícil hacer una descripción (ni tan siquiera una enumeración) de las prácticas que más frecuentemente se dan en ese tipo de relaciones. Hay que recordar que, por ejemplo, es muy posible que activistas del bondage jamás practiquen ninguna de las opciones habituales en la subcultura S/M. Quizás sea la Dominación – sumisión (D/s) la familia BDSM que mayor número de prácticas reúna, ya que en principio asume indiscriminadamente todas las de los otros grupos, si a la pareja D/s les parecen adecuadas para canalizar su relación.

De todos modos algunas de las prácticas más comunes pueden ser, sin olvidar las limitaciones antes mencionadas:

Bondage (atamientos, ritualizados o no)

Cera (derramada sobre el cuerpo)

Pinzas (colocadas habitualmente en lugares estratégicos: pezones, zona inguinal, etc.)

Sumisión ritual

Humillación ritual

Flagelación erótica

Sexualidad dirigida

Uso de determinadas señales (collar de sumisión)

Dominación ecuestre (Monta y/o exhibición)

Código de vestuario (por ejemplo la renuncia al uso de prendas de lencería interior, de pantalones en las mujeres de rol sumiso, etc.)

Prácticas de sexo extremo (fisting, lluvia dorada, etc.)

16

Sin embargo, muchas de las prácticas y usos, sí revisten una común importancia, como el Collar, las Ceremonias de Iniciación, los anillos, las marcas y tatuajes, la ropa y las señales de código, etc.

Ropa y señales de código

Por ropa de código suele entenderse en la escena BDSM aquella con la que a la mayor parte de sus activistas les gusta identificarse. En determinadas fiestas y reuniones puede pedirse a los asistentes que vengan vestidos de esa manera (código estricto), aconsejarse el vestuario de código o indicarse que la asistencia no obliga al código (código libre).

El tipo de ropa suele estar basado, para ellas, en el látex, el cuero y el vinilo, como elementos

básicos, y suele incluir a menudo elementos de connotaciones abiertamente fetichistas: corsé, medias de rejilla y ligueros, botas o zapatos de tacón alto, bustiers, etc. Adornos, como collares y medallones, no son infrecuentes. Para ellos, suele diferenciarse mucho si se trata de la escena heterosexual o de la escena homo-S/M. En el primer caso, pantalones y camisas negras u obscuras, pudiendo ser de seda o cuero, aunque no es lo habitual. En el segundo caso, los materiales son prácticamente los mismos que los de ellas: cuero, látex y vinilo. La escena heterosexual es mucho más permisiva y abierta, en cuanto a los códigos de vestuario, mientras

que en los ambientes homo-S/M se suele dar una mayor importancia al mismo.

Existen una serie de señales relacionadas con la vestimenta, generalmente basadas en la situación específica del BDSM en la escena angloestadounidense, y fundamentalmente en la necesidad de saber rápidamente si la otra persona comparte afición o no. Esta situación se debe en gran medida

a la imposibilidad de interactuar con normalidad en público, como sucede en la Europa

continental, y más exactamente en España, Alemania, Francia, etc. En la escena angloestadounidense sucede frecuentemente que en los locales afamados del mundillo BDSM se reúnen en un fin de semana varios cientos de personas, en su mayor parte absolutamente desconocidas entre sí. Las posibilidades de interacción son muy limitadas: cualquier situación de sexo explícito, especialmente de tipo S/M, y especialmente si en el local se consume alcohol, es un riesgo de tipo penal. Queda por tanto la escenificación, los ropajes atrevidos y los códigos de color

en el vestuario.

ALGUNAS

PREGUNTAS

SOBRE BDSM QUE

QUIZA

VD.

SIEMPRE

QUISO

HACER

Se trata de preguntas que -en su mayoría- son evitadas sistemáticamente por la comunidad BDSM.

¿PUEDE UNA MUJER EMBARAZADA Y MASOQUISTA PRACTICAR SM?

NO. Es impensable que una mujer embarazada reciba golpes o dolor, aunque fuera solo por la seguridad física del feto. Pero hay algo tan importante o más que su seguridad física. Está demostrado que el feto es consciente (al menos en alguna etapa del embarazo) del estado

17

emocional de su madre, es por ello que si la madre sufre en algún momento, este sufrimiento físico o moral el feto lo experimentará y lo peor es que quedará grabado a nivel muy profundo en su subconsciente. Quizá ni el mismo lo recordará nunca, pero le influirá negativamente durante toda su vida. De todas maneras puede ocurrir que el dejar de practicar el SM conlleve tal nivel de ansiedad en la madre, que a la postre también resulte perjudicial. Como siempre hay que buscar un equilibrio entre las necesidades y los riesgos. Una mujer muy masoquista debía plantearse mas seriamente que otras el ser o no madre.

Además hay otra etapa muy importante en el bebé y es el de la lactancia, durante ella el niño también puede “beber“ además de leche, la ansiedad de una madre que espera con esa mezcla de excitación, placer, pero también angustia, el castigo que su Amo le tiene reservado por esa falta que cometió ayer. Hay que tener en cuenta que el recién nacido, en las primeras etapas, experimenta el mundo casi exclusivamente a través de su madre, así que ese mundo debe ser lo mas alegre y tranquilo posible.

¿DEBE CURARSE EL BDSM?.

Esta es una pregunta muy frecuente tanto en el mundo vainilla como en la comunidad BDSM, y además esta mal planteada, lo que da lugar a muchas confusiones. El problema viene de la confusión entre síntoma y enfermedad.

Es posible que en la comunidad BDSM haya tantas mentes torturadas como en cualquier otro campo, pero en último extremo el BDSM sería solo un síntoma no una enfermedad.

El problema es que nuestra medicina tiende a ser sintomática: eliminado el síntoma no hay enfermedad. Como es lógico se llega al paroxismo de esta filosofía confundiendo el síntoma con la enfermedad y como consecuencia se llega incluso a creer que eliminando el síntoma, la enfermedad desaparece. Si eliminamos las prácticas BDSM -se piensa- no hay enfermedad. Sin embargo la enfermedad sigue ahí. La enfermedad estaba ANTES de la práctica del BDSM. El BDSM NO la crea.

Tampoco el BDSM va a curarle a Vd. nada, pero puede ser una válvula de escape para aliviar al menos parcialmente los conflictos inconscientes que hayan propiciado su práctica. Si Vd. Tiene tendencia a ser dominante o sumisa se debe a una necesidad muy profunda en su mente, de cuya causa Vd. seguramente no tiene ni idea, pero hasta el mas lerdo puede entender que SI SE HACE BIEN, con las debidas garantías, el satisfacer esta necesidad profunda le producirá mas beneficios y equilibrio interior que mantenerla reprimida, haciéndole daño. No haga caso a quien le diga que la práctica BDSM le llevará a la locura, porque es probable que le haga mas daño el mantener reprimido lo que realmente es, su autentico yo, que si saca sus auténticas necesidades a tomar el aire, es mas sano.

De todas maneras, en la mayoría de los casos, la auténtica enfermedad mental -no hablo de desequilibrios pasajeros- impide la practica del BDSM. ¿Se imagina, por ejemplo, a una esclava

18

obsesiva compulsiva (tendencia a la repetición constante y absurda de actos y rituales) confesando

a su Amo 50 veces la misma falta?. De un Amo con la misma neurosis no cabe ni hablar,seria patético.

TENGO CLARA MI VOCACION DE SUMISA, PERO TEMO QUE AL PASAR DE MIS FANTASIAS A LA PRACTICA ME OBSESIONE Y CAIGA EN UN ABISMO SIN FONDO ¿COMO PUEDO EVITARLO? .

Introducirse en un mundo tan intenso como es del BDSM siempre tiene sus riesgos, pero todo depende de como se haga. Cuando uno va paseando por la montaña puede disfrutar de paisajes bellísimos, pero en algunos momentos uno debe mirar muy bien donde pisa.

Cualquier cosa que nos guste puede convertirse en una obsesión. Algo se convierte en obsesión si llena de tal manera nuestra mente que deja muy poco espacio para otros intereses. Pero es importante recalcar que la obsesión crece porque hay un terreno abonado para ello. Lo mas importante es averiguar si tu “campo“ está abonado para que crezca en él la semilla de la obsesión.

Hay 3 pilares básicos que te ayudarán a entrar y disfrutar con seguridad delmundo BDSM: El conocimiento de ti misma, encontrar un buen Amo y la ayuda de otras sumisas que ya han recorrido el camino que tu vas a recorrer.

1)BUEN CONOCIMIENTO DE TI MISMA: Debes preguntarte primero, si tienes tendencia a las

dependencias, manías, neurosis obsesivas etc. Las hay de todas clases, la lista es interminable: El juego, las drogas, el sexo obsesivo, el trabajo obsesivo, la bulimia (comer de manera compulsiva),

la anorexia nerviosa (comer muy poco) etc etc. Casi todos hemos pasado en algún momento por

pequeños episodios obsesivos. No tienen importancia si su intensidad y duración es pequeña.

Además las personas cultas, centradas, objetivas, críticas

tienen menor riesgo.

2)BUENA ELECCIÓN DEL AMO: Buenas noticias, la proporción de Amos que buscamos la sumisa perfecta es mucho mayor que la de sumisas en busca de Amo. Es un autentico milagro ver aparecer un anuncio de una sumisa. La razón es muy sencilla: no tienen ni que molestarse en poner un anuncio, les basta con elegir el mejor. Aprovéchate de esta ventaja y tómate tu tiempo. Quizá sea la elección mas importante de tu vida. Por otra parte, una vez hecha la elección, no hagas que tu entrega sea total el primer día, hazla despacio y por niveles, es muy fácil ser un mal Amo. Puede que tengas tendencias obsesivas, pero si encuentras un Amo responsable y que te quiera, él las evitará apartándolas de tu camino.

3)CONSULTA OTRAS SUMISAS que han hecho el camino que vas a recorrer antes que tú, exponles tus dudas. Resulta maravilloso comprobar el deseo de ayuda y solidaridad que existe en casi todas las páginas que tratan el tema BDSM.

19

Y una cosa importante, ser sumisa no significa que no disfrutes de un espíritu crítico y de la capacidad de elegir en todo momento tu futuro. El entregar parte de tu libertad a otra persona no implica quitarte el poder de decir “basta“ en cualquier momento. Todo lo contrario, el nuevo equilibrio interior logrado al poder satisfacer una necesidad tan profunda como es el

de la sumisión, te hará mas libre y capaz de cambiar las condiciones de la misma.

YO APLASTO Y DESTRUYO LA AUTOESTIMA DE MI SUMISA, PERO SE QUE EN EL FONDO A ELLA LE GUSTA. ELLA SIEMPRE VUELVE. ¿PORQUE CAMBIAR?

Estoy seguro que para muchos Amos este argumento expuesto al principio es la COARTADA MORAL perfecta (basándose en que en realidad, hay un “relativo“ consenso entre ambos) que explica algunos comporta- mientos que de otra manera no se entienden.

La relación que sigue es fundamentalmente insana, a veces muy insana. Entonces ¿Cómo es posible que exista una relación BDSM de este tipo?. Y lo que es peor ¿Cómo es posible que dure en el tiempo?. Veamos que factores lo hacen posible:

EL AMO la hace posible, con la agresión y degradación moral constante -digo “constante“, no la humillación puntual debida a una escena consensuada-, dejándose llevar por un sadismo totalmente insano, el más infame y el peor error de un Amo .

Como consecuencia de la actitud de su Amo, LA SUMISA la hace posible al entrar en una dinámica de amor-odio, de aceptación-rechazo de una situación de envilecimiento moral, comportándose mal y haciendo continuos guiños al sadismo de su Amo y rechazándolo al mismo tiempo. Es en cierta manera, una agresión larvada, subterránea y morbosa dirigida hacia su Amo y a sí misma. Se crea así en la mente de la sumisa un marasmo emocional de quiero-noquiero, y se llega así a una espiral negativa de amor-odio, muy destructiva para ambos, pero principalmente para la sumisa .

Me podréis decir que la solución por parte de la sumisa es sencillísima; solo tiene que hacer las maletas aunque sea para irse a vivir bajo un puente, cualquier situación es mejor que la que actualmente vive. Eso lo ve cualquiera, menos la propia sumisa; ella NO puede verlo. ¿Porqué no puede verlo?. Veamos lasrazones:

-Porque la misma neurastenia en la que se encuentra le impide razonar con claridad. Se encuentra perdida en un laberinto y en un estado verdaderamente lamentable en donde el llanto es normalmente su única salida .

-Porque sucede a menudo que su propia situación personal si no le impide, al menos le dificulta huir de semejante relación por falta de medios económicos, a veces agravados por la existencia de hijos a su cargo .

-Porque -se dice- “éste no es el Amo que yo conocí, al principio era un Amo maravilloso, está pasando un bache y se comporta mal; con mas amor y mas entrega por mi parte cambiará“.

20

Con ello lo único que consigue es que su Amo se reafirme más en su postura. Él se dice así mismo:“Tenía yo razón, si es que en el fondo esta situación le gusta“ .

-Pero el colmo llega cuando la sumisa se siente culpable y la única responsable de la situación. Se dice así misma que no es ni buena ni suficientemente sumisa con su Amo, sin plantearse el hecho evidente de que “no hay buena sumisa sino Amo que se la merezca“ .

Supongamos ahora que una pareja dijera:“Hemos creado nuestro propio infierno, es cierto, pero queremos vivir en él. No queremos vivir de otra manera“. Bien, solemos decir que cada pareja es un micromundo cerrado en donde si los dos están de acuerdo y mientras no hagan daño a los que están fuera:niños, familiares, vecinos etc, todo es posible. El problema es que se saltan una de las 3 reglas fundamentales (SSC), porque este tipo de relación es fundamentalmente insana, y lo que es insano, cuando es CONTINUO Y CONSTANTE lleva no solo a la obvia falta de salud (en este caso mental) sino también a la infelicidad. Así que aunque un Amo crea que este infierno en el que él ha convertido la relación con su sumisa, es una relación consensuada, no está mas que llevando a su sumisa inevitablemente a la infelicidad y si la situación dura mucho tiempo, quizás a la locura. Lo peor de todo son las secuelas psicológicas y (muchas veces físicas) que ello provoca. La recuperación es lenta y difícil . Una sumisa puede ser muy sumisa, pero personalmente creo que ninguna debía entrar en el mundo BDSM si no esta segura de poder decir ¡BASTA¡ en cualquier momento.

¿TIENE UNA SUMISA LA OBLIGACION DE ESFORZARSE EN LLEGAR AL MAXIMO NIVEL DE SUMISION Y ENTREGA?

La única obligación real de una sumisa (como el de todo ser vivo) es la búsqueda de su felicidad. Nada ni nadie (y mucho menos su Amo) deben apartarle de este objetivo. Que éste se logre a través de la unión mística total con el Amo o el juego mas o menos inocente una vez a la semana, depende de sus necesidades. Cada sumisa tiene su propia necesidad de entrega. Esta puede ir desde la sumisa que solo desea serlo alguna vez, hasta el mas extremo en tiempo e intensidad. Pero los extremos son raros. El caso mas extremo de la esclava con tendencia al absoluto, que ya no existe por si misma sino a través de su Amo, que ya no es nada sino a través de EL, que su futuro es el de EL, que su felicidad o su desgracia dependen exclusivamente de la alegría o la tristeza de EL, que en definitiva ha trascendido su persona para llegar a la unión mística con EL, es raro, se trata de una joya muy rara. Lo mas probable es que las necesidades reales de una sumisa estén en una zona intermedia . Un buen Amo, debe calibrar junto con su sumisa cuales son las necesidades REALES de ella y no dejarse llevar exclusivamente por su propio ideal de lo que debe ser una sumisa perfecta .

21

¿CÓMO LLEGA UNA SUMISA A “SER“SUMISA?

La primera pregunta que se hace una mujer que cree tener tendencias sumisas es si realmente tiene vocación sumisa, si ES sumisa o es sólo una fantasía . Una sumisa lo es, cuando al menos se cumplen los siguientes requisitos:

1)Que se sienta sumisa.

2)Que quiera ser sumisa.

3)Que quiera esforzarse en ser sumisa.

4)Que no haya nada que le impida finalmente SER sumisa.

*QUIEN SE SIENTE SUMISA:

¿Cómo sabe una sumisa que es sumisa?, éste es el primer problema con el que se enfrenta una sumisa, no sabe si realmente es sumisa, no sabe realmente lo que quiere y de dos maneras:

-Si es algo pasajero o profundo.

-Si sus sentimientos son sumisos, dominantes o ambos a la vez.

Se podría decir que una mujer “se siente“ sumisa si percibe, siente, experimenta, sentimientos y necesidades sumisas en su interior. Lo que primero se suele percibir, las vivencias sumisas iniciales más conocidas e inmediatas son las FANTASÍAS sumisas. Normalmente se suele partir de ahí. La lectura de los relatos BDSM puede ser un buen instrumento en la exploración de las propias fantasías, con la condición de no perder de vista que son sólo eso: fantasías.

Lo que realmente define la sumisión y lo que primero debes preguntarte si tienes, es lo que ha venido en llamarse la “esencia sumisa“, que en resumen es el deseo profundo de conseguir la propia felicidad a través de la felicidad del Amo. Es decir, cuando se da el hecho paradójico de que cuanto más te despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Ésta es la gran PARADOJA de la sumisión . La otra gran paradoja la constituye el hecho de que, la mayoría de las sumisas, experimentan una sensación de mayor libertad cuanto más sumisas, sujetas y entregadas se sienten.

Esta primera y aparente paradoja además, parece ir en contra del Principio del Placer, por el cual, todo ser vivo tiende a la satisfacción de sus necesidades y el placer que ello le proporciona. Porque la sumisa como todo ser vivo, tiende a conseguir su propia felicidad. Nada ni nadie, ni mucho menos su Amo, deben apartarle de este empeño vital.

22

Pero además parece que va en contra del principio fundamental de la sumisión por el cual, ésta debe proporcionar placer en sí misma. No tiene sentido someterse a alguien, si esa sumisión no va a darle satisfacciones a la persona sumisa.

El secreto de esta aparente paradoja y sus contradicciones está en el RITMO y el NIVEL. Cada sumisa tiene un ritmo y un límite en su entrega, límite a partir del cual ya no le resulta placentera. Piénsese por ejemplo, que todas las sumisas no tiene vocación de esclava, ni tienen porque tenerla. Suelen encontrarse Amos, que estúpidamente se empecinan en lograr que sus sumisas superen un nivel para el que su sumisa no tiene capacidad ni posibilidad. Su nivel está muchas veces limitado simplemente por sus propias circunstancias personales. A veces la impaciencia e inmadurez del Amo le hace exigir a su sumisa un nivel superior demasiado pronto y demasiado rápido.

En realidad si una persona tiene tendencia a la sumisión, tiene la necesidad más o menos desarrollada de procurar la felicidad de su Amo. Pero cualquiera puede comprender, que a una sumisa no se le puede pedir desde el primer día que la satisfacción de hacer feliz a su Amo supere la natural tendencia a conseguir su propio placer inmediato.

Pero lo que sí puede pedírsele a una sumisa es que haga su entrega a su RITMO. Un ritmo guiado y dirigido inteligentemente por su Amo que poco a poco le ayudará a superar esta aparente contradicción y a buscar y encontrar en su interior el placer de la entrega. Y todo ello hasta un NIVEL, “su“ nivel, el que ella y su Amo antes o después encontrarán, y que éste deberá respetar como uno más de sus límites.

Todo esto no viene por arte de magia, porque sí. Para que la sumisa encuentre su felicidad en la aparente negación de la suya, necesita ante todo que su entrega sea reconocida y apreciada por su Amo, necesita de su apoyo y estímulo positivo, además de un comportamiento correcto de su Amo, con trabajo, dedicación, honestidad etc.

Ocurre frecuentemente que los Amos olvidan que lo primero que un Amo debe lograr de una sumisa es que sea feliz en su sumisión, lo que a su vez redundará en un mayor deseo de ella de darle toda la felicidad y satisfacción posible. Este maravilloso método de dominación lo llamo “la Espiral Positiva“.

*QUE QUIERA SER SUMISA:

Una sumisa puede que tenga deseos sumisos pero puede que no quiera dejarlos salir, practicarlos. Las causas pueden ser muchas. Quizá porque su necesidad no es lo suficientemente perentoria para ello.

*QUE QUIERA ESFORZARSE EN SER SUMISA:

Ser sumisa -como el ser Amo- conlleva esfuerzos y renuncias que quizá una mujer no esté dispuesta a hacer. También implica a veces riesgos físicos, emocionales y de todo tipo que no le compense afrontar.

23

*QUE NO HAYA NADA QUE LE IMPIDA FINALMENTE SER SUMISA:

Puede que la sumisa tenga a su favor los tres requisitos anteriores, pero es posible que no pueda llevar a cabo su sumisión de manera práctica por motivos ajenos a ella. Las razones pueden ser variadísimas: No encontrar el Amo que a ella le parezca apropiado, su situación familiar, minusvalías físicas, etc .

En definitiva, no basta la fantasía de ser sumisa. Para SER sumisa, se necesita sentirlo, querer serlo, esforzarse en ello y que no haya nada que le impida finalmente SER SUMISA.

¿PERO, REALMENTE SOY SUMISA O TODO LO CONTRARIO?

Muchas veces he oído de Amos: “¡Bah!, mi sumisa no sabe lo que quiere“. Sin pensar que éste es un proceso normal. Ocurre frecuentemente. Al principio la sumisa no sabe identificar muy bien lo que le pasa. Es labor de su posible Amo guiarle (sin forzarle jamás), primero en la elección del lado de la fusta en el que quiere quedarse y después en qué nivel quiere vivir su tendencia. A veces ocurre que la mujer en cuestión, realmente no tiene necesidades BDSM de ninguna clase. En este caso, un Amo honesto y responsable debería expresarle su opinión en este sentido.

El problema es, que todos somos switch, sólo que tenemos un porcentaje mayor de una tendencia u otra. Decidirse a qué lado quedarse a veces lleva tiempo.

No te inquietes ante la aparente paradoja de que tener un caracter fuerte y sin embargo tener fantasías sumisas. Si tienes fantasías exclusivamente sumisas, lo más probable es que tu tendencia principal sea efectivamente sumisa. Esto ocurre porque EL CARÁCTER NO DEFINE LA TENDENCIA. Puedes perfectamente tener un carácter fuerte y tu tendencia ser sumisa, o viceversa en cuanto al dominante.

Además, la sumisión no aparece con cualquier persona y en cualquier lugar, se suele disparar en ciertos momentos y situaciones, no en cualquier momento. De ahí que por ejemplo, una actitud dominante de alguien que no conoces, que no te atraiga o que esté fuera de contexto, se suele percibir más como algo patético que como una situación excitante.

Jay Wiseman en su obra “BDSM“, Página 467, propone un criterio, que aunque simple, es muy efectivo: “Si quieres saber qué es lo que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando“

Ser sumisa es en principio muy sencillo, consiste sólo en eso: SER sumisa, es decir, que mientras desees serlo y ante la presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre todo, que se note tu felicidad de ser sumisa, junto con la satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión, pero NO es sumisa.

24

100 CONSEJOS PARA ELEGIR TU AMO EN LA RED (Y construir tu relación BDSM a partir de cero)

Por cada 10 dominantes que se anuncian en la sección de contactos de las páginas BDSM, sólo encontraremos una sumisa que lo haga. Lo que significa que los dominantes tienen que BUSCAR, mientras que las sumisas sólo tienen que ELEGIR (de ahí el título de estos consejos).

En principio lo tienes fácil, hay mucha gente que desearía ser tu Amo. ¿A quién elegir?. ¿Dónde elegir?. ¿Cómo elegir?. Estos consejos intentan ser una guía para que elijas el mejor Amo posible para ti y te ayuden a construir desde cero una relación BDSM con él.

*PRIMER PASO: INFÓRMATE y CONÓCETE

(1) Antes de pensar en elegir a tu Amo deberías conocer tus necesidades BDSM reales. La razón es muy sencilla: si no te conoces no sabrás lo que necesitas. El BDSM abarca un mundo muy amplio, por ello antes de explorar tus necesidades, deberías saber qué es lo que te ofrece el BDSM para poder tomar de él lo que verdaderamente necesitas.

(2) Es muy frecuente encontrar sumisas cuya primera experiencia ha sido como mínimo decepcionante, cuando no mala. La mayoría de las veces se ha debido a una falta de información sobre el mundo BDSM, y sobre todo al desconocimiento de sí mismas como sumisas. A la Comunidad BDSM (como a todas partes) han llegado los aprovechados, también los depredadores de sumisas e incluso gente desequilibrada que nada tiene que ver con el auténtico BDSM. Estos consejos intentan ayudarte, dándote la información necesaria para que puedas evitarlos y elegir el mejor Amo posible.

(3) No intentes ser la sumisa que NO puedes ser. No intentes emular a otras sumisas por mucha admiración que éstas te produzcan. Antes de construir tu modelo de sumisión, debes conocer tus auténticas necesidades, por eso es tan importante que conozcas qué es el BDSM y sobre todo cómo encajas en él. Por supuesto tu futuro Amo tendrá mucho que decir al respecto, pero eso vendrá después, ahora deberás elegir tu Amo en función de tu carácter sumiso, tus fantasías, tus realidades, tus posibilidades etc. Sé tú misma en la elección de tu futuro Amo.

(4) Hasta las sumisas más experimentadas siguen formándose y leyendo para ofrecer a su Amo una sumisión cada vez más perfecta, deberías empezar a cultivar el hábito del estudio en este sentido. Si eres principiante evita los relatos y las páginas que sólo ofrecen pornografía y céntrate en las páginas de formación básica en el BDSM, las hay muy buenas. En la primera página de mi blog hay un acceso directo a una lista de direcciones en donde encontrarás conocimientos básicos sobre el mundo BDSM. Han sido elegidas, sobre todo, pensando en aquellas personas que quieran iniciarse en el BDSM.

25

(5) No te extrañe si en algún momento descubres en ti tendencias diferentes según el momento personal en el que te encuentres. Es lo normal. Todos de alguna manera somos switch, y casi todos pasamos por un tiempo de indefinición. Lo que nos diferencia es el porcentaje que tenemos de dominantes o sumis@s. Hay quienes se quedan en la indefinición toda la vida, se encuentran a gusto siendo switch. Ninguna tendencia es mejor que otra. Como siempre sucede, la mejor tendencia es la tuya, aquélla con la que te encuentres más a gusto. Tus fantasías serán tu principal fuente de información. Jay Wiseman en su obra “BDSM“, Página 467, propone un criterio, que aunque simple, es muy efectivo: “Si quieres saber qué es lo que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando“.

(6) El carácter no define la tendencia. No te inquietes ante la aparente paradoja de tener un carácter fuerte y sin embargo tener fantasías sumisas. Si tienes fantasías exclusivamente sumisas, lo más probable es que tu tendencia principal sea efectivamente sumisa. Puedes perfectamente tener un carácter fuerte y tu tendencia ser sumisa, o viceversa en cuanto al dominante. Además, la sumisión no aparece con cualquier persona y en cualquier lugar, se suele disparar en ciertos momentos y situaciones, no en cualquier momento. De ahí que por ejemplo, una actitud dominante de alguien que no conoces o que esté fuera de contexto, se suele percibir más como algo ridículo, que como algo excitante.

(7) Antes de elegir a tu Amo debes tener claro no sólo el tipo de Amo que necesitas, sino algo mucho más importante: qué tipo de relación quieres y hasta qué nivel quieres llegar en tu sumisión. Todas las relaciones BDSM son respetables si son sanas y satisfacen a ambos, pero tú querrás que tu relación tenga un nivel propio, el tuyo y el de tu futuro Amo. Y debes tener claro que a mayor nivel corresponde un mayor coste en esfuerzo, energías y tiempo para ambos. Debes saber cuánto de ello estás dispuesta a aportar. Díselo bien claro a tu futuro Amo, porque puede que el nivel que quieres para tu relación no sea el suyo. Si es así, agradécele su honestidad para contigo y sigue eligiendo.

*¿A QUIÉN ELIJO?

(8) Lo primero que tienes que tener en cuenta es, que el Amo perfecto NO existe. Un Amo no es muy diferente de cualquier persona. Encontrarás en él cosas que te gustarán y otras que no. No busques el Amo perfecto, busca el mejor Amo posible.

(9) Cada Amo domina con un estilo que normalmente se corresponde con su carácter, educación, experiencia etc. El mejor Amo no es el más famoso, el que más sabe o el que mejor ata. El mejor Amo es el que sea el mejor Amo para ti, que no necesariamente tiene que ser el mejor para los demás. No te dejes deslumbrar por la fama que algunos Amos tienen. Quizá el mejor Amo para ti esté escondido en cualquier rincón del ciber-espacio esperando a que tú lo descubras.

(10) Lo primero que distingue a un buen Amo es el respeto que demuestre hacia ti. El respeto se gana, no se impone. Un Amo NO puede esperar tu respeto, si antes no ha demostrado el suyo hacia ti. Tu Amo debería respetar ante todo tu salud, luego tus hijos, tu familia y amigos, tu trabajo y por último tu economía. Por cierto, tu maternidad es la parte de tu vida que más debería

26

respetar. La razón es sencilla: tus hijos son inocentes, y deberían estar totalmente al margen de vuestros juegos, que según su edad y madurez podrán o no comprender e incluso malinterpretar. El daño puede ser especialmente grave si además de ser tu Amo, es el padre de tus hijos. Por ello tu Amo debería ser especialmente cuidadoso en evitar manifestaciones dominantes en presencia de tus hijos.

(11) Cuando elijas a tu Amo, ten en cuenta que suele haber una correspondencia entre sus valores y virtudes, su calidad como persona en general, y su comportamiento como Amo. Hay muchas cosas de él que te darán una pista sobre cómo será su comportamiento contigo. Su educación, cultura, autodominio, su comportamiento con los que le rodean (el respeto sobre todo), etc. Si un Dominante es un desastre en su vida, es casi seguro que también lo será como Amo y además muy inseguro. Tu seguridad requiere orden y autocontrol y la seguridad es lo primero que necesitas de un Amo.

(12) Los valores más importantes que deberías considerar en la elección de tu futuro Amo son sus Valores Humanos. La razón es muy sencilla: las habilidades con la soga y el látigo se puede aprender (y es bonito que lo haga contigo), pero los Valores Morales: honradez, respeto, paciencia, caballerosidad etc, son virtudes que si no se tenían antes de conocerte, son de difícil aprendizaje. Si quieres entregarte a un Amo, debes hacerlo con confianza. La confianza es la piedra angular del edifico que vais a construir juntos. Y la confianza que un Amo puede inspirarte estará en razón directa a su calidad moral.

(13) Valora tu sumisión. Si tienes auténtica vocación sumisa (lo que últimamente llaman “esencia sumisa“), deberías pensar en que te mereces igualmente un Amo con auténtica vocación dominante. Si te tomas en serio tu sumisión y estás dispuesta a profundizar y trabajar en ella, deberías exigir lo mismo de tu futuro Amo. Los auténticos Amos son difíciles de encontrar. Lo más habitual es encontrar personas que quieren sexo con un poco de SM. Si ése no es el nivel que quieres para ti, deberás ser bastante selectiva.

(14) Si para una relación vainilla se requiere cierta estabilidad emocional, en un Amo la madurez y el equilibrio emocional son imprescindibles. La razón es muy sencilla: en una relación vainilla tu seguridad física casi nunca estará en peligro, en cambio en una relación BDSM, tu salud física y emocional dependen muchas veces de tu Amo. No compares nunca, este es otro mundo y tiene otras exigencias en lo que a seguridad se refiere. Hay quienes no son desequilibrados, pero tienen desequilibrios inducidos por las drogas o el alcohol. Es del todo evidente que un alcohólico o un drogadicto está totalmente incapacitado para ejercer de Amo. Puede que incluso sea un buen amante vainilla, pero NUNCA será un Amo, ni bueno ni malo ni regular.

(15) Hay muchos dominantes que confunden autoridad con prepotencia, un Amo prepotente es ante todo inseguro. Precisamente la autoridad (imprescindible en un Amo) viene de la seguridad en sí mismo, y esa seguridad no necesita de la prepotencia. Por el contrario, un Amo seguro no teme manifestar sus emociones y hasta comentar sus defectos con humor. Sólo los Amos débiles e inseguros necesitan mostrarse bruscos y distantes y lo último que necesitas como sumisa, es un payaso inmaduro que juega a hacerse el duro. Las sumisas suelen darse cuenta rápidamente, que

27

detrás de un Amo que mantiene su autoridad a base de gritos y palos se esconde un mal Amo y además muy inseguro.

(16) Si le pides a un Dominante que habléis sobre la posibilidad de establecer una relación D/s, en casi todos los casos obtendrás una respuesta positiva aunque ya disponga de otras sumisas. No sé por qué extraña razón, casi todos los Amos tienen tendencia a coleccionar sumisas, creando lo que ellos llaman “su cuadra“. Debes decidir si quieres formar parte de esa cuadra o pertenecer a alguien cuya única cuadra eres tú. Deberás elegir entre tener un Amo famoso, con mucha experiencia, pero que sólo te dedicará un poco de su tiempo, o quieres alguien que aunque no sepa mucho, se dedique sólo a ti y a mejorar, profundizar y trabajar juntos por vuestra relación.

(17) Excepto que quieras un Amo sólo para una sesión, la inexperiencia no debería ser un criterio para descartar a tu posible Amo. Una cosa es la inexperiencia y otra la inmadurez. Un dominante puede ser un inexperto en el BDSM, incluso inexperto en la vida misma por ser muy joven, pero ser al mismo tiempo una excelente persona y un buen Amo. Piensa en lo bonito que puede llegar a ser, que adquiera su experiencia contigo.

(18) Si buscas un Amo con el que compartir tu vida, no busques el Amo que sólo te prometa sesiones inolvidables. Busca más bien el Amo que mejore su dominación día a día. El que prometa trabajar con asiduidad por la relación. El que aliente tu progreso, el que te haga crecer no sólo como sumisa, sino también como persona. Busca alguien que te estimule para llegar a ser una persona positiva, creativa y feliz

*¿DÓNDE ESTA ÉL?

(19) LOS ANUNCIOS: La mayoría de las sumisas que quieren establecer una relación D/s no ponen anuncios, la razón es muy sencilla: si pones un anuncio en una página de contactos BDSM, tu buzón se llenará a rebosar y te encontrarás ante el trabajo titánico de juzgar a tu posible Amo en base a unas cuantas líneas, pues no esperes que se esfuercen más, y en caso de hacerlo llenarán el mensaje de palabras vacías y un montón de lugares comunes que te dejarán sin saber lo que realmente te interesa: una descripción pormenorizada de ellos mismos, su situación personal y sus expectativas en el BDSM, qué pide y qué está dispuesto a aportar para construir juntos una relación.

(20) En lugar de poner un anuncio, resulta más práctico dedicarte a observar los muchos dominantes que hay en la red que buscan su sumisa. Obsérvales, lee sus aportaciones en foros,

blogs, chats y sobre todo si lo tiene, su propio blog, en donde seguramente te harás una idea clara de su manera de entender el BDSM, a veces hasta su manera de entender la vida e incluso te puedes hacer una idea de su personalidad. Tómatelo con calma. Si de verdad te interesa un dominante determinado, utiliza un buscador para encontrar todo lo que él ha escrito en la red.

hablad

Una vez decidida, envíale un mensaje para agregarlo a tu messenger, luego mucho.

hablad,

28

(21) EL CHAT BDSM: Normalmente los dominantes que buscan una sumisa eligen los chats. Es la manera más fácil de conocer gente de la comunidad BDSM, principalmente porque no requiere apenas esfuerzo, ni saber demasiado de BDSM (es de lo que menos se habla). Cada chat suele tener su propia idiosincrasia. Deberás elegir tu chat en función del tipo de gente con la que te encuentres más a gusto. Allí podrás hacer amigos de todas las tendencias, pero cuenta también con verte asediada por gente de todo tipo, de manera desconsiderada y que no admite un “no“ por respuesta. No obstante, y dependiendo de la suerte y del chat que elijas, es muy posible que encuentres en él a tu futuro Amo. Precisamente los que encajen tu “no“ de manera caballerosa, deberían llamar tu atención.

(22) LOS AMIGOS: Se han formado muchas parejas BDSM a partir de una presentación realizada en real o bien a través de un chat. Una especie de “cita a ciegas“. A medida que vayas haciendo amistades dentro de la red, será más probable que encuentres a tu Amo de esta manera.

(23) FIESTAS, CENAS Y CLUBS BDSM: Sal de casa, no te refugies detrás del ordenador. Déjate ver y acude a las fiestas y comidas que organizan las diferentes páginas BDSM. Además, ello te permitirá conocer en real gente que has conocido en el chat o de la que has leído algo en la red. Suele ser habitual que los que asistan a una comida, lo anuncien en la página. Si un dominante de los que va a ir al evento ha llamado tu atención, es una excelente ocasión para conocerlo en persona.

(24) En las fiestas y en los clubs, suele pedirse que los asistentes vayan vestidos “de código“. El código usual de las sumisas suele variar mucho de un lugar a otro, pero como en los dominantes, el negro suele ser el color oficial. El material con el que están confeccionados los vestidos de las sumisas es muy variable, aunque el cuero (a veces de color rojo), suele reservarse para las dóminas. Lo que no es usual es que una sumisa vaya con pantalones a una fiesta. Las sumisas suelen inclinarse por la falda y los zapatos de tacón alto. Un tipo de falda muy usual para las sumisas que acuden a una fiesta, es la de “vuelo“ (indica disponibilidad inmediata para su Amo). En las cenas el vestido suele ser más informal.

(25) EL BLOG: Hay sumisas que crean su propia página o blog en donde exponen su propio punto de vista sobre el BDSM o sus vicisitudes sumisas. Desde luego es un medio excelente para que te conozca cómo eres y lo que piensas, si algún dominante está interesado por ti. Puedes describir con detalle tus gustos, tus preferencias y hasta tus dudas. Cuando crees tu blog, incluye en él la posibilidad de que alguien lo comente. Por supuesto contesta o comenta los textos o “post“ que se escriban o incluyan. Como mínimo deberías agradecerles la molestia. Si eres una “manitas“ de la informática, puedes hacer de tu blog algo sumamente atractivo y hasta famoso.

*LAS PRIMERAS CONVERSACIONES. LA PRIMERA CITA

(26) Las primeras conversaciones suelen hacerse por medio del teclado y van a continuación de los primeros mensajes. Su manera de expresarse te dirán mucho sobre cómo es él, su inteligencia, su cultura y hasta su manera de ser y pensar. Es un medio excelente para conocerlo. La tecnología

29

moderna nos da los medios para poder hablar por el ordenador de viva voz sin gasto alguno. Si todo va bien, con el tiempo concertaréis la primera entrevista a la que llegaréis antes o después según la distancia que os separe y el interés mutuo por conoceros.

(27) En las primeras conversaciones NO aceptes palabras soeces de nadie. La desinformación de algunos dominantes es tal, que creen que a las sumisas les gusta que se les humille sin más. Por supuesto no han oído hablar de la necesidad de un consenso previo, de un ritmo, de un contexto adecuado etc. Hazle entender que puede que en el futuro te guste ser humillada, pero que ahora eso está fuera de lugar. Lo primero que debería comprender un dominante que aspire a ser tu Amo es, que si piensa respetarte en el futuro debería empezar a respetarte “ahora“.

(28) Habrá gente que en la primera conversación, te pedirán que les des tu número de teléfono, que les envíes fotos, que pongas la web-cam, que le enseñes tus pechos y otras barbaridades. A una persona que hace este tipo de peticiones sin tener en cuenta para nada tu dignidad, podías descartarlo desde el primer momento como posible Amo sin temor a perderte nada interesante. Esta gente no sólo demuestra un desconocimiento total de los protocolos (lo que en sí no sería grave), sino que además, demuestran una evidente falta de la más elemental educación.

(29) Es costumbre en la comunidad BDSM que las sumisas traten a los dominantes de Señor y de Vd. al dirigirse a él. Hacerlo es signo de buena educación sumisa. Este tratamiento se mantiene mientras el comportamiento del dominante sea caballeroso y educado, retirándoselo si el interlocutor las trata de manera desconsiderada. Esta costumbre me parece muy positiva, porque entre otras cosas fomenta el buen comportamiento de los dominantes. Puedes encontrar algún dominante que, por ignorancia, interprete lo que no es más que buena educación y protocolo sumiso, como un signo claro de entrega a él. Una pequeña pero respetuosa aclaración por tu parte debería servir para reconducir la conversación.

(30) Está universalmente admitido en la comunidad BDSM que la primera cita es para charlar y conocerse, preferiblemente en un lugar público. Si algún dominante te pide la primera cita para hacer una sesión, pídele paciencia. Dile que el respeto, la paciencia y sobre todo el autodominio, es lo primero que distingue la calidad de un buen Amo. Antes de dominar a nadie, la primera persona a la que un Amo debe dominar es a sí mismo.

(31) No esperes que la primera entrevista con tu posible Amo sea muy diferente de la primera cita vainilla. Los nervios y las preguntas que uno se hace, son los mismos. Lo que sí puedes empezar a notar es que el galanteo es diferente. Es normal que tu Amo intente hacerte patente de una manera sutil, que desea dominarte. En tu mano está el responderle de manera más o menos sumisa. Una mirada puede dar a entender más sumisión que todas las conversaciones tenidas antes.

*LA PRIMERA SESIÓN

(32) Ante todo, la primera sesión sirve para conocerse en muchos aspectos, y no sólo físicamente. La primera sesión es para muchas cosas, pero NO para hacer maravillas. Sólo un Amo estúpido

30

desplegará en ella los que él supone extraordinarios conocimientos. Si eres primeriza, lo primero que intentará conseguir un Amo inteligente es que estés lo más tranquila posible en tu entrada a este mundo apasionante, del que tu Amo sabe que has fantaseado mucho, pero que más que tus fantasías, ha de lograr tu tranquilidad y tu confianza. Yo siempre he pensado que la primera sesión debería comenzar con un gran y cálido abrazo.

(33) La gran pregunta que suele hacerse una sumisa ante la primera sesión, es qué debe hacer, cómo comportarse. La respuesta es muy sencilla: nada. Puede que más adelante te muestres activa y creativa en tu sumisión, pero lo más sensato es que en tu primera sesión te muestres cooperativa y te dediques sólo a obedecer. Tu Amo deberá tener muy claro lo que debe hacer en tu primera sesión, él es el Amo y Señor de la sesión. Se supone que primero habréis hablado mucho y que tiene suficiente información sobre ti para lograr que te encuentres a gusto y sobre todo tranquila en su presencia.

(34) Si tienes la sensación de que la sesión se te hace insoportable, que te angustia, no sigas con ella. Dale tu palabra de seguridad a tu Amo y proponle dejarla momentáneamente, proponle salir de la habitación e iros a otro sitio tranquilo para tomar el aire y hablar con calma. Cuéntale a tu Amo lo que sientes, y si lo sabes, explícale el porqué de lo que sientes. Debes hacerlo, porque de lo contrario puede llegar a sentirse culpable pensado que su comportamiento no ha sido correcto. Por su parte él no debería mostrar su desagrado o frustración por tu reacción, la paciencia es una de las virtudes principales que un Amo debe tener.

(35) No cometas la estupidez de ponérselo difícil a tu Amo en tu primera sesión. Ten en cuenta que lo más probable es que él esté tan nervioso como seguramente lo estás tú (sobre todo si es primerizo). El mejor antídoto contra el fracaso de una sesión es hablar suficientemente de ella antes de que se lleve a cabo. Si además tu Amo lleva la sesión con prudencia, avanzando poco a poco y usa el sentido común, es casi seguro que vuestra primera sesión os dejará con ganas de repetirla, que es lo mejor que puede decirse de una sesión.

(36) En las primeras sesiones, un Amo debería olvidarse un poco de su propia satisfacción para que ello le permita centrarse más en la sumisa. Precisamente porque es él, el que manda, dirige y sobre todo actúa. A medida que avancen las sesiones ya podrá usar y disfrutar de su sumisa, dejando que ella a su vez disfrute del placer sumiso de hacerle feliz con su entrega.

(37) Si tu Amo es primerizo, estate muy atenta a él en las primeras sesiones. Puede que se bloquee, se venga abajo, o simplemente no sepa seguir. Suele ocurrir. Si te sucede, toma la iniciativa inmediatamente. Debes incitarle a hacer algo fácil que le indique un camino a seguir. Por ejemplo, arrodíllate ante él y ofrécele un látigo o la paleta de manera sumisa (olvídate de la fusta esta vez). Hazle entender que te encantaría que te azotara o te diera una zurra, que lo deseas. Lo más seguro es que eso baste para hacerle arrancar. Luego deja que la naturaleza siga su curso. Créeme, tu gesto hará que te valore mucho más y te lo agradecerá siempre.

31

(38) La primera sesión os marcará para siempre. La recordaréis siempre y normalmente con mucha nostalgia, pero recuerda: lo más importante de la primera sesión no es que sea maravillosa, lo importante es que simplemente, no salga mal.

*CUIDA TU SEGURIDAD FÍSICA

(39) El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio del SadoMasoquismo y la Dominación/sumisión. El BDSM contiene reglas y procedimientos propios cuyo cumplimiento evita daños tanto físicos como psicológicos a quien lo practica. Síguelos.

(40) Las normas de seguridad que el BDSM pone a tu disposición NO se discuten, cúmplelas y sobre todo EXÍGELAS. Saltarte las normas de seguridad para demostrarle a tu Amo lo entregada que estás a él, no te hace más sumisa, sino más estúpida. Puedes demostrarle la calidad de tu sumisión a tu Amo de muchas maneras, pero NUNCA a costa de tu seguridad.

(41) Antes de la primera sesión, tu Amo debe consensuar contigo la llamada “Palabra de

Seguridad“. No pases por alto este requisito ANTES de la primera sesión. Personalmente creo que es mejor incluso, para las primeras sesiones, usar además un código (muy sencillo) de colores. Si a

tu posible Amo se le olvida el requisito de la palabra de seguridad

empezamos mal.

(42) La palabra de seguridad es sagrada, si se la das a tu Amo, la sesión debe parar inmediatamente, desatarte si lo estás, esperar unos momentos y hablar con la mayor tranquilidad posible sobre lo que ha ido mal. Antes de comenzar asegúrate que tu Amo ha comprendido este pequeño proceso.

(43) Te recomiendo que tu primera sesión la hagas en un hotel. Si tu Amo es un completo desconocido, nunca deberías hacer la primera sesión en casa de él o en la tuya, por el contrario deberías exigir hacerla en una habitación de hotel, y que sea él, el que se registre.

(44) En la primera sesión (mejor en la primeras sesiones), deberías contar con la ayuda de una persona amiga. Sería conveniente que permaneciera en las cercanías o en el hotel mismo, esperando tus llamadas. Deberías darle instrucciones muy claras y precisas de lo que tiene que hacer. Si no recibe tus llamadas durante la sesión, ella te llamará por teléfono a ti, si no respondes, el siguiente paso es que llame a la puerta de la habitación. Generalmente las cosas no pasarán de ahí.

(45) Los fallos de la seguridad, casi sin excepción, son debidos o bien a una planificación incorrecta de los protocolos de seguridad o a que se experimentan sensaciones tan fuertes en las primeras sesiones, que la gente se olvida de todo. Hazle saber a tu Amo las llamadas que debes hacer y las normas de seguridad que le exiges, él lo necesita para programar la sesión de manera que no te encuentres atada y además estés serena en el momento de hacerlas. Si es un Amo sensato no debería tomárselo con acritud, por el contrario, lo más normal es que se alegre de tener una sumisa tan responsable. Es más, debería recordarte las llamadas si se te olvidan.

32

(46) La mejor norma de seguridad es el sentido común. Si a eso tu Amo le añade el ir paso a paso a medida que va conociendo tus respuestas a sus estímulos y además habéis tenido vuestras conversaciones preliminares, incluso con la ayuda de un “Play List“ (lista de prácticas BDSM), entonces el éxito de las primeras sesiones está casi asegurado. Además, todo ello os dará confianza a ti y a él en el desarrollo de la sesión.

(47) Por motivos de seguridad evidentes, en la primera sesión no te dejes atar sin que exista la posibilidad de desatarte fácilmente. Tampoco te dejes amordazar al mismo tiempo que eres atada. Tu Amo debe comprender que si la relación sigue, habrá ocasiones y tiempo de sobra para hacerlo en el futuro, cuando lo conozcas mejor y con ello tengas suficiente confianza en él.

(48) Un Amo no debe ir nunca a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado su personalidad. La seguridad de su sumisa exige que esté alerta y con todos sus sentidos intactos. Que sea consciente en cada momento de lo que hace. Como Amo debe ser capaz de reconocer e interpretar con claridad cada una de las señales que la sumisa le envía. Si tu Amo llega en malas condiciones a una sesión, hazle comprender respetuosamente que la sesión no es posible. Si estás eligiendo tu Amo, acuérdate de ponerlo en el último lugar de la lista.

(49) En tus primeras sesiones o relaciones sexuales pide a tu pareja que use SIEMPRE preservativo. NO lo discutas NUNCA, pídelo como condición imprescindible. Lleva siempre preservativos a una sesión. Aunque hayáis pactado que no habrá sexo, NUNCA se sabe en qué acabará todo.

*CUIDA TU SEGURIDAD EMOCIONAL

(50) Seguramente tu primera intención será entregarte totalmente a ese dominante, del que tú estás segura, es maravilloso y desde el primer día. Por desgracia NO debes hacerlo. Es una estupidez. Tómatelo con calma. En los consejos que siguen en este capítulo trataré de explicar el porqué de ello, y además, cómo debes hacer tu entrega emocional.

(51) Vas a entrar en un mundo mágico de la mano de tu Amo. Sentirás cosas que no pueden ser descritas, sino solo sentidas. Es frecuente que algunas sumisas, incluso las ya maduras, digan que la práctica del BDSM ha supuesto para ellas una segunda adolescencia amorosa. Es probable que por ello quedes emocional y hasta puede que moralmente, en manos de tu Amo. Es evidente que debes elegir bien, alguien que te dé confianza. Tómatelo con calma.

(52) Haz tu entrega por etapas. A medida que vayas conociendo a tu Amo iréis profundizando en tu sumisión. De hacer la primera sesión hasta llegar a ser su esclava (si tienes deseo, vocación y aptitudes para ello) tenéis mucho camino por recorrer. Debéis explorar juntos tus auténticas necesidades, no sólo tus fantasías. Y también las de él.

(53) A una sumisa se le azota, o se le humilla porque así lo acepta, o porque lo quiere y le gusta, pero NUNCA se le maltrata. Un mal Amo confunde ambas cosas, y NO es lo mismo. Una intensa

33

sesión de azotes deseados por ti no constituyen maltrato, en cambio, un simple bofetón no consentido puede convertirse en una terrible ofensa, un maltrato. No consientas ser maltratada. El maltrato NO es BDSM.

(54) Si un Amo te maltrata más cuanto más sumisa te muestres, es signo evidente de que se trata de una personalidad enferma. La reacción natural del ser humano (como especie) ante la sumisión, es la de producirle un efecto de apaciguamiento, que en el Amo suele traducirse en sentimientos más o menos afectivos hacia la sumisa, no de estimular un sadismo que para nada es erótico. El mecanismo de esta respuesta natural, en su vertiente positiva, es la base de la “Espiral Positiva“.

(55) El “Amo“ más temible y el que debes evitar a toda costa, es el que usa como estilo de dominación y sin ninguna pericia y/o maldad, el masoquismo emocional (emociones negativas) y sobre todo el masoquismo moral (ataque directo a la autoestima de la sumisa). Es un método de dominación fácil y que suele ser mal usado por gente abyecta y sin escrúpulos, capaz de hacer un enorme daño emocional a la sumisa sin pestañear. Los detectarás enseguida por sus carencias afectivas y de todo tipo, sobre todo por su falta de respeto. Son muy egoístas y no se preocuparán en absoluto de hacerte crecer. Es muy raro conseguir de ellos una palabra de aliento, en cambio te culpabilizarán por cualquier cosa, convirtiéndote en un ser triste, asqueado y con baja autoestima.

(56) Dejarte humillar o jugar con tus emociones en una escena puntual, como un juego, puede que sea catártico y hasta positivo, siempre que tu Amo sea muy cuidadoso con lo que tiene entre manos y termine con lo que se ha venido en llamar el “after care“ (cuidado emocional posterior). Pero la humillación constante, como forma de vida, es algo repulsivo y abyecto. Es el auténtico lado oscuro del BDSM. La humillación pasajera dentro de una escena consensuada puede estar bien. La humillación continua como forma de vida es una enfermedad y NO es BDSM.

(57) No te preocupes demasiado si tu Amo comete pequeñas transgresiones de las normas y los límites de manera esporádica, siempre que él te pida disculpas (sí, has leído bien, tienes derecho a que tu Amo se disculpe cuando rebase los límites) y confiese que se ha equivocado. Lo malo es, si ese comportamiento anómalo se convierte en habitual o las transgresiones leves se convierten en graves. Si percibes que ese comportamiento se convierte en una norma en lugar de una excepción, haz tus maletas y vete. No es tu Amo, no es ni debería ser, el amo de nadie.

(58) Tu Amo tiene que contribuir a que estés a gusto en tu papel de sumisa. Es su principal logro. Puede lograr que seas muy sumisa, que aguantes lo indecible, que tengas un comportamiento impecable, pero si no logra que experimentes el placer de la entrega de todo ese esfuerzo por él, ha fracasado. Tú estás a sus pies para ser feliz en tu sumisión, no un ser desgraciado.

(59) Tu misma sumisión puede ofuscarte y forzarte a ver correcto lo que no lo es. La mejor manera de contrastar comportamientos, es el intercambio de experiencias con otras sumisas. La amistad con otras sumisas te será utilísima, cultívala, no la pierdas, y si tu Amo te las prohíbe, empieza a desconfiar de él. Aunque discutible, resulta hasta cierto punto normal que tu Amo te prohíba relacionarte con otros dominantes, pero es muy sospechoso que te prohíba hablar con otras

34

sumisas. Por el contrario un Amo orgulloso de su dominación, no teme que su sumisa intercambie experiencias e inquietudes con otras sumisas.

(60) No tengas nunca el sentimiento de que por ser sumisa eres una persona inferior, o lo que es peor, que por creerte inferior debes adoptar el papel de sumisa. Solo eres una persona normal que en el juego BDSM adoptas el papel de sumisa. Tu Amo debería por el contrario fomentar tu autoestima. Huye del Amo que haga lo contrario.

(61) En tu sumisión no olvides nunca esto: La única obligación real de una sumisa (como el de todo ser vivo) es la búsqueda de su felicidad. Nada ni nadie (y mucho menos tu Amo) deben apartarte de este objetivo.

*LA RELACIÓN YA ESTÁ EN MARCHA, ¿Y AHORA QUÉ?

(62) Ya has elegido a tu Amo, vuestra relación se afianza, la idea de hacerla estable se va abriendo camino. Enhorabuena, pero ahora es cuando empieza vuestro verdadero trabajo. No dilapidéis estos primeros días en que todo es maravilloso y la relación se llena de alegres burbujas. Aprovechad el momento para trabajar por vuestra relación afianzando el edificio que estáis construyendo. Es el mejor momento para establecer los objetivos, los límites, las normas y los recursos para afianzarla: comenzad ya a cultivar el hábito de hacer algún alto en el camino para analizar, valorar y aumentar juntos la autoestima por vuestra relación. En el futuro surgirán tormentas que la amenazarán, es inevitable, pero si vuestra unión está bien cimentada, no importará lo fuerte que soplen los vientos. Que el éxito no os enmudezca, hablad, hablad mucho.

(63) Conoce a tu Amo. Haz una lista de sus particularidades, de su forma de ser, de su manera de reaccionar, de lo que le gusta. Cuida esa lista, cuídala como un pequeño huerto, repásala a menudo, complétala. Guarda todos vuestros mensajes y conversaciones, reléelos, te servirán para conocerle un poco mejor. Piensa en él. Busca un momento tranquilo al día, relájate y medita sobre vuestra relación. Quizá no haya mejor tiempo invertido que aquél que dediques al cuidado de vuestra unión.

(64) El 99% del éxito de vuestra relación depende de vosotros mismos, es muy frecuente echar la culpa de lo que no funciona a cualquier cosa antes de reconocer las propias carencias, y si no las reconocéis, nunca podréis mejorar. La responsabilidad del éxito o el fracaso de una relación BDSM no depende del rol. Podéis hacer de vuestra relación un cielo o un infierno, sólo depende de vosotros. Cuanto más trabajéis por vuestra unión, más se convertirá en algo gozoso en vuestras vidas, quizás vuestra mayor fuente de placer y bienestar. Nada es gratis, el paraíso tampoco lo es.

(65) Si le pides a tu Amo una relación 24/7, ten en cuenta que le estás pidiendo una atención muy grande. Si queréis vivir una relación 24/7 lo más sensato es que al principio experimentéis con ella durante períodos cortos de tiempo, para ir alargándolos posteriormente hasta lograr que tu sumisión se imbrique en tu vida diaria. La relación 24/7 puede ser muy hermosa, pero puede llegar a ser agotadora tanto para ti como para tu Amo. No cometáis el error de lanzaros a ella sin preparación, podéis hartaros.

35

(66) Una relación 24/7 oscila entre el protocolo estricto en un extremo y situaciones vainilla en el otro, en el intermedio se sitúa la vida diaria. Depende del estado de ánimo, del humor, del clima de la pareja. Somos personas, no máquinas, y el BDSM está a nuestro servicio, no al revés. Lo importante de una relación 24/7 es el SENTIMIENTO continuado de posesión/pertenencia, no los protocolos y las normas en sí mismas. No hagáis del BDSM una religión. Compartid experiencias con otras parejas BDSM, eso os ayudará a evitar el aburrimiento y el hastío, y sobre todo, os ayudará a evitar que inadvertidamente lleguéis a extremos malsanos en vuestra relación .

(67) El aburrimiento, la monotonía, es el cáncer que corroe cualquier relación, y las parejas BDSM no son una excepción. La vida diaria desgasta mucho. El mejor antídoto contra el aburrimiento es la imaginación, y si no la tienes busca, en la red encontrarás incontables prácticas, variaciones y maneras de disfrutar del BDSM para sugerir a tu Amo. Podéis hacer que vuestra relación sea más apasionante que cualquier otra actividad y sólo depende de vosotros. En ello tú puedes colaborar tanto como tu Amo. El BDSM tiene enormes recursos para crear situaciones muy hermosas y emotivas. Pero además tienes todos los recursos vainilla a tu disposición, ¿por qué no?, hay un tiempo para cada cosa.

(68) Quedarse quieta como una estatua, esperando siempre las órdenes de tu Amo, es una manera de manifestarle tu sumisión, pero no es necesariamente la mejor. A los Amos nos gusta la iniciativa en nuestras sumisas, solemos apreciar las sumisas creativas, con imaginación, y especialmente las sexualmente imaginativas

(69) Practicad la autoestima de vuestra relación. Hablad sobre ella. Hablar de la relación es muy importante, sea del tipo que sea. Estableced canales de comunicación que os permitan hacerlo abiertamente. Procurad recordar lo positivo que haya en vuestra relación y superad lo negativo buscando estrategias y mutuas promesas de mejorar. Como en toda relación personal, lo que la mediatiza es el “clima“. Lo mejor del clima en la pareja es que puede crearse. Es el resultado de la actitud y el momento. Crear un buen clima es un buen objetivo para una sumisa.

(70) El buen humor es algo natural en una pareja que sabe crearse un buen clima. Sea una pareja BDSM o vainilla. Creer que en una pareja BDSM, incluso en las parejas que llevan adelante una relación 24/7, no puede haber humor, que todo momento ha de ser serio y ceremonial, es una estupidez. El humor es la consecuencia lógica de un sentimiento mutuo de seguridad y confianza .

(71) Los Amos también necesitamos de nuestra autoestima. Al igual que a las sumisas, a los Amos nos gusta que nuestro comportamiento como tales, nos sea reconocido. La mejor manera de darle a tu Amo ese reconocimiento consiste en mostrarle una sumisión cada vez mayor y de mejor calidad, haciéndole entender que ello es consecuencia de su autoridad, de su buen hacer, de su comportamiento caballeroso contigo. Y sobre todo, que su dominación te hace feliz, esto último debería ser el mayor de los halagos para tu Amo.

(72) Todos lo dominantes pasamos etapas de debilidad, incluso algunos llegan a dudar de su papel. En esos momentos es cuando tu ayuda se hace inestimable para tu Amo. Sin romper el rol, deberías ayudarle a superar esta etapa y mostrarte más sumisa que nunca. Y más que sumisa,

36

amiga afectuosa. Mantente cerca de él, sé su sostén hasta que el momento pase. Luego recuperarás a tu Amo, el Amo de siempre. No te extrañe si, cuando haya pasado todo, tu comportamiento en esta etapa haga que tu Amo se muestre particularmente cariñoso contigo y te valore mucho más. Sería una reacción normal en un Amo sano.

(73) En el mundo BDSM existe la hermosa tradición, de que cuando la pareja quiere comprometerse mutuamente, el Amo imponga el collar a su sumisa. No es obligatorio, de hecho muchas parejas no lo usan. El collar es el símbolo y el recordatorio del compromiso que une a una pareja BDSM. Es frecuente que algunas parejas organicen el acto de imposición como una boda, con padrinos, amigos escogidos, comida etc. Debería ser un momento muy hermoso para recordar siempre. El collar es el recordatorio físico de tu sumisión, pero no olvides que el mejor collar es el que se lleva dentro, en tu mente y en tu corazón, el que hace que sientas la sumisión a tu Amo en cualquier situación, en cualquier momento y en cualquier lugar.

*TU COMPORTAMIENTO COMO SUMISA

(74) Ser sumisa consiste sólo en eso: SER sumisa, es decir, que ante la presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre todo, que se note tu felicidad de ser sumisa junto con la satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión, pero NO es sumisa.

(75) No creas que los grandes gestos de entrega te harán una gran sumisa. Los grandes gestos pasan y se olvidan, por el contrario la auténtica sumisión se demuestra día a día, mostrando tu actitud sumisa en los pequeños detalles, los pequeños gestos y entregas diarias que reforzarán vuestro vínculo. Deberías valorar mucho más el Amo que aprecie los pequeños gestos diarios, que el que te pida un gran gesto (a veces muy sospechoso).

(76) El principal enemigo de tu sumisión está en ti misma. El principal problema de una sumisa no es cómo debe comportarse. Tu principal enemigo es creer que eres sumisa exclusivamente para tu propio placer, el placer de usar a tu Amo para tus juegos de sumisión. Dependiendo del nivel en el que quieras vivir tu sumisión, cuanto más te despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Esta es la gran PARADOJA de la sumisión. Cuando la comprendas, la interiorices y la lleves a la práctica (según tu nivel), habrás superado el principal reto que tiene una sumisa. Todo ello, con la condición de que tu Amo sepa reconocer tu entrega. Es tu derecho.

(77) Que no te vendan la idea de que eres mala sumisa porque no aceptas todo lo que tu amo te pida; “todo“ no debe ser aceptado o asumido. Es un error fruto de la ignorancia. Mala sumisa es la que miente a su Amo cuando la pregunta es pertinente, la que incumple sus compromisos de sumisión cuando estos están dentro de los límites pactados, la que falta al respeto hacia su Amo si este lo merecía etc. Pero una sumisa no es mala sumisa si se niega a obedecer una orden que está fuera de límites.

37

(78) No te consideres menos sumisa por usar tu palabra de seguridad. Si una sesión se te hace insoportable la culpa no es tuya sino de tu Amo, y eso te legitima para usarla. Es lógico que tu Amo quiera que avances pero con la condición de que respete tu ritmo. Además forzar la sumisa más allá de sus posibilidades, va contra el principio general de que la sumisa debe estar a gusto en su papel. Una sumisa debe esforzarse si, pero NO odiar lo que hace.

(79) Antes de obedecer una orden de tu Amo, lo único que tienes derecho a preguntarte (como sumisa) es, si la orden está dentro de los límites consensuados, si va contra tu salud, tu familia, tus hijos, la ley, si perjudica tu vida de algún modo, etc. Si no contraviene ninguna de estas normas no tienes derecho, como sumisa, a negarte a cumplirla, y además deberías experimentar el placer de darle esa satisfacción a tu Amo.

(80) La mentira hacia tu Amo puede hacer que el sentimiento de dominio que él tenga hacia ti, se convierta en un castillo de arena. Toda su autoestima y su orgullo como Amo se vendrán abajo. La mentira y su hermana pequeña, la ocultación, son las peores faltas que una sumisa, como tal sumisa, puede cometer. Si tu Amo te pregunta cosas que están fuera de los límites tienes derecho a contestar o no, es tu prerrogativa. Pero si contestas, NO mientas. No te extrañe si tu Amo ante una mentira reiterada te quite el collar y te dé la libertad sin tú pedirla.

(81) En contraposición a la ocultación, la transparencia (dentro de los límites de tu sumisión) debería ser tu gran virtud como sumisa, tu mejor entrega. La transparencia supone la entrega de tus estados de ánimo, tus sentimientos más íntimos, tus temores, esperanzas etc. Tu Amo debería saber apreciarla y valorarla como la más bella de tus entregas. Además, sin conocimiento no hay dominación posible, por ello la transparencia es un medio excelente para que tu Amo te conozca mejor. Con ella ayudarás a que su dominación tenga mejor calidad y sea más segura. Además gracias a ella conseguirás que confíe más en ti.

(82) No es lo mismo comportarse como sumisa que “ser“ y sobre todo “sentirse“ sumisa. La sumisión verdadera es un sentimiento profundo, gozoso e intensamente deseado. Solo un Amo estúpido puede creer que ese sentimiento puede ser ordenado. Por el contrario a la sumisión hay que darle tiempo para que florezca. El Amo no ha de hacer más que sembrar, cuidar y esperar que crezca si su comportamiento ha sido correcto y la dedicación suficiente para que ello ocurra.

*¿ESCLAVA o SUMISA?

(83) La esclavitud es un estatus muy atractivo para la mayoría de las sumisas, sobre todo para las recién llegadas al BDSM. Como en todos los aspectos del BDSM, lo más importante es saber si el ser esclava está a tu alcance, si realmente tienes vocación y aptitudes para serlo y sobre todo, si vas a ser feliz siéndolo, o se trata sólo de una fantasía. Sumisas hay muchas, esclavas verdaderas muy pocas. Son joyas difíciles de encontrar.

(84) Hay varias definiciones de lo que es ser esclava. Ante todo la definición más evidente: esclava es la sumisa en su más alto nivel. La más conocida es la que dice que es esclava la sumisa que no

38

tiene límites, sólo tiene los que su Amo pueda tener porque confía plenamente en él. Otros opinan que es esclava aquella sumisa que no tiene ningún derecho excepto el de hacer feliz a su Amo. También hay algunos que dicen que es aquella que tiende al absoluto en su entrega, un absoluto que nunca es alcanzado, pero que en la esclava es constantemente deseado.

(85) Una sumisa ama desde el mismo momento en que lo es, puesto que (según su nivel) su principal empeño en la relación es lograr su felicidad a través de la de su Amo. En el caso de una esclava esto es especialmente cierto. De hecho la esclavitud es la mayor prueba de amor que una mujer sumisa, como tal sumisa, puede darle a un hombre.

(86) Una esclava BDSM no es una esclava en sentido literal. Su entrega está limitada por las 3 leyes fundamentales del BDSM: Sano, Seguro y Consensuado, y por otros límites evidentes en una sociedad civilizada. A mi entender la finalidad principal de la relación Amo/esclava BDSM (quizá su única finalidad) es que la sumisa se SIENTA esclava y disfrute de ese sentimiento, NO que real y literalmente lo sea.

(87) La esclavitud no debería ser entregada al día siguiente de ser sumisa. Sería señal evidente de que la relación no se toma con seriedad. Entre otras cosas porque la máxima entrega necesita de la máxima confianza, y esta confianza sólo se logra con el conocimiento mutuo que da el tiempo. Además, se trata de una decisión muy importante en la vida de la sumisa que puede tardar meses en ser tomada, a veces necesita años de estrecha convivencia.

(88) Después de ti, el factor más importante en tu esclavitud es tu Amo, a él va dirigida. Y no sirve cualquier Amo. Sin un Amo adecuado la esclavitud no es posible. Ante la esclavitud de su sumisa, la primera actitud de un Amo debería ser la del máximo respeto. Tu Amo debería percibir tu entrega como un gran honor, el mejor homenaje a su dominio, y eso debería marcar su comportamiento contigo. Ser esclava necesita de una gran madurez como persona y como

sumisa

Y

también de un Amo emocionalmente maduro, sano y responsable.

(89) Suele decirse que el poder absoluto corrompe absolutamente. La entrega total de la esclava puede hacer que el Amo se abandone en el cuidado y cultivo de la relación o que su moral se resquebraje fácilmente ante la obediencia sin sombra de duda que la esclava le ofrece. Además deberás estar segura que respetará tu salud, tu familia, tus hijos, etc. Si quieres un Amo para tu futura esclavitud elige con sumo cuidado. Elígelo sobre todo por sus valores morales.

(90) Un Amo que le exige esclavitud a su sumisa, resulta patético. La esclavitud es un paso tan importante en la vida de una sumisa, que debería nacer de una decisión personal muy meditada, profunda y totalmente voluntaria. En realidad es un honor inmenso que se le hace al Amo, es el reconocimiento de muchas cosas, la principal de las cuales es que ha sabido hacerla feliz mientras era sumisa y ahora quiere hacerle el hermoso regalo de su esclavitud. Los regalos se aceptan, no se piden, y mucho menos se ordenan.

(91) Por definición, a la esclava (como tal esclava), sólo le queda un derecho, el derecho a procurar la felicidad de su Amo por medio de su esclavitud, por eso, la única petición que una esclava suele

39

hacer, es que al menos, esa entrega total sea aceptada, reconocida, alentada. Si ésa es tu vocación, deberías asegurarte de que el Amo que elijas sea digno de esa ofrenda, que sepa valorar lo que vas a ofrecerle, y sobre todo, que te dé la suficiente confianza, porque la entrega total no es posible sin la total confianza.

*AMOR Y BDSM

(92) Privarse del amor en aras del BDSM es una estupidez. Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o menor medida.

(93) No confundas querer con amar. Se quiere una manzana, un coche

además de querer a alguien nos preocupa su felicidad tanto o más que la nuestra. Amamos cuando además de lo que nos pueda aportar una persona nos interesa el bienestar que le podamos dar. Por ello, para mi, resulta evidente que una sumisa ama desde el mismo momento

un Amo. Se ama cuando

o

en que lo es.

(94) Resulta frecuente encontrar Amos que creen que amar a su sumisa les impedirá dominarlas, que los convertirá en Amos débiles en manos de ellas. Todo lo contrario, los Amos seguros de su dominio no lo temen. Amar de forma auténtica es trabajo de espíritus fuertes. Generalmente la confusión viene de que algunos creen que todo ha de hacerse a la vez.

(95) Aunque vuestra relación sea 24/7, veinticuatro horas son muchas horas, siempre encontraréis un rincón de tiempo para la complicidad y el cariño. Hay un tiempo para cada cosa. Hay un tiempo para azotar y otro para acariciar, hay un tiempo para humillar y otro para amar. Todo eso está dentro de nosotros. No tiene sentido exteriorizar sólo las tendencias BDSM. Es absurdo reprimir la parte de nuestros afectos porque creamos que sólo así podemos llevar a cabo con éxito nuestras tendencias BDSM.

*SI ESTAS CASADA

(96) Si estas casada o tienes pareja estable, el primer lugar donde debes buscar tu Amo no está muy lejos, está en tu propia casa. Se trata de tu esposo. No hay nada más lógico que el hombre al que amas, el padre de tus hijos, con el que compartes tu vida, sea el Amo que buscas. Algunas dicen que someterse a la persona de la que conoces todas sus debilidades le quita la aureola del Ser Todopoderoso que algunas necesitan. Éste suele ser un síntoma de sumisión inmadura: a medida que vayas madurando como sumisa, esa fantasía irá siendo sustituida por tu admiración hacia el esfuerzo que por amor a ti hará para convertirse en el mejor Amo que le sea posible. Quizá entonces descubras en él al hombre que no conocías: tu Amo.

(97) Aunque creas que es imposible que la persona con la que vives albergue sentimientos dominantes, dale al menos el beneficio de la duda. La mayoría de las personas tenemos tendencias dominantes y/o sádicas, pero en su mayor parte las reprimimos en aras de una moral

40

que no se plantea, que lo mejor que se puede hacer con ellas es airearlas de manera sana y segura (ésa es la mayor utilidad del BDSM), en lugar de reprimirlas.

(98) Es frecuente encontrar parejas en las que, por desconocimiento mutuo, ambos han buscado información o la práctica BDSM a la vez fuera del matrimonio. Antes de llegar a esta situación absurda, asegúrate de que tu Amo no está esperando a ser descubierto dentro de tu propio marido. Si de verdad te ama, lo intentará con la misma intensidad que tú lo hagas. Tú lo conoces mejor que nadie, y tienes muchas ocasiones para intentarlo, aprovéchate de esas ventajas.

(99) Si eres casada y estás decidida a encontrar tu Amo fuera de tu pareja, debes tener especial cuidado en elegir. Tu Amo debe ser alguien muy especial. Debe ser no sólo caballeroso, sino además, especialmente discreto. Tener muy claro que él está después de tu familia, de tu trabajo, de casi todo. Que sólo le podrás dedicar un rincón de tu tiempo aunque sea dueño de casi todo tu corazón. Debe estar dispuesto a hacer kilómetros para verte a escondidas. Tener mucho autodominio, responsabilidad y hasta azotarte de una manera especial para evitarte problemas con tu marido.

(100) Tu Amo deberá estar dispuesto a hacer mutis por el foro si ocurre que, algún día, encuentras a tu Amo en quien más derecho tiene a serlo: tu propio marido. Entonces deberá estar dispuesto a salir de tu vida haciendo el menor ruido posible, sin alharacas ni derramando lágrimas por la red. Seguramente si te has hecho merecedora de que este hombre excepcional te prodigue sus atenciones, es porque de verdad te ama. Dejarte en brazos de otro hombre será especialmente doloroso para él. Todo un hombre y todo un carácter, algo bastante difícil de encontrar. Si éste es tu caso, ten paciencia y elige bien.

100 CONSEJOS PARA ENCONTRAR TU SUMISA EN LA RED

Si lo que quieres es encontrar es un simple revolcón aderezado con fusta y soga, o tu intención es coleccionar sumisas, no sigas leyendo, esto no es para ti.

Si por el contrario buscas algo más duradero, TU sumisa, quizá la sumisa de tu vida, y piensas que por ella vale la pena el esfuerzo de leer estos 100 consejos, entonces sigue, puede que ellos te ayuden a encontrarla .

Estos consejos están basado en un principio que creo irrebatible: si eres una persona honesta,

y quieres encontrar la sumisa de tu vida, por pura lógica, deberás

comprender que sea cual sea tu estatus social, económico o cultural ha de haber, no una, sino varias sumisas que estarán interesadas por ti .

equilibrada, sensata

Entonces, ¿cuál es el problema?. El único problema que tienes consiste en que éstas sumisas te CONOZCAN y demostrarles que realmente eres quien dices ser. ¿Difícil?. No tanto. Si sigues estos consejos, tienes paciencia y trabajas con ahínco, te situarás en el grupo de los dominantes con mayor probabilidad de encontrar su sumisa.

41

*¿DONDE BUSCO? .

(1)Lo primero que debes hacer es situar tu ÁREA DE PROBABILIDAD y para ello debes conocer con realismo cuáles son tus factores de probabilidad. Los factores son muy parecidos a los del mundo vainilla: si eres joven o viejo, alto o bajo, tu nivel cultural, tu estado civil: soltero, separado o casado etc. etc. También influye la forma en que quieres vivir el BDSM y tu experiencia .

(2)Te recomiendo vivamente que busques tu sumisa dentro de tu área de probabilidad, te evitarás frustraciones y pérdidas de tiempo. Si tienes más de 50 años no lo intentes con una sumisa de 18, lo tienes crudo. Una sumisa que haya cumplido los 40 estará más próxima a tu área de probabilidad .

(3)Hay varias ÁREAS DE BÚSQUEDA. Te recomiendo que las explores todas. Cuantas más áreas explores, más probabilidad tendrás a tu favor .

PRIMER ÁREA DE BÚSQUEDA. Lo más evidente primero. La sección de contactos de cualquier página BDSM.

(4)Aunque no lo creas, la sección de contactos NO es una máquina expendedora de sumisas.

(5)Un ejemplo, en la sección de contactos del Club Sumisión por ejemplo había registrados 4065 hombres frente a 476 mujeres. Lo que quiere decir que por cada mujer que se había registrado, más de 8 hombres lo habían hecho también .

(6)Encontrar TU sumisa, la sumisa que te guste, es un proceso que, normalmente, será largo y laborioso. Acéptalo desde el primer momento .

(7)PERO Si eres persona seria, responsable, tienes intención de comportarte con ella de manera educada y quieres ser sincero desde el primer momento, eres un rareza entre los que buscan sumisa, tu probabilidad de encontrarla subirá exponencialmente .

(8)La mayoría de tus competidores no tienen ni siquiera la paciencia de leer esto que estás leyendo. Lo encontrarán aburrido y sobre todo fatigoso. Ellos lo quieren todo rápido. Son la plaga, la peste de cualquier sumisa que está buscando su Amo con seriedad. La mayoría son gente muchas veces adolescente, incluso menores de edad, pajilleros y a veces gente desequilibrada. En su mayor parte quieren un polvo con un poco de morbo y no tiene ni idea lo que es el BDSM ni la más mínima intención de aprender en qué consiste.

(9)Ten en cuenta que el gran problema para la sumisa NO es encontrar amo, tienen docenas a su disposición. Lo difícil para ella es encontrar un verdadero Amo (con mayúscula). No seas uno más. En principio lo tienes fácil: demuéstrale que eres merecedor de esa mayúscula .

(10)Poner un anuncio no significa nada, pero ponlo no obstante .

(11)Tu primera obligación antes de poner tu anuncio es elegir un buen nick. El nick es lo primero que una sumisa lee de ti. Busca un nick que te defina en cierta manera.

42

(12)No te pongas un nick queriendo dar a entender que eres un SuperMegaAmo, esta estupidez pone inmediatamente en guardia a la sumisa, ten en cuenta que están hartas de los imbéciles que pululan por la red .

(13)No te llames a ti mismo “Amo“. Hasta que no tengas sumisa, sólo eres un “dominante“ aspirante a Amo .

(14)Escribe bien tu perfil. Se realista. La poesía está muy bien, pero lo más probable es que si ella está buscando el Amo de su vida querrá saber detalles prácticos de ti, cómo son: tu edad, dónde vives -¡sólo tu ciudad!-, a qué te dedicas etc .

(15)Piensa: si solamente hablas de BDSM en tu anuncio, las sumisas van a creer que sólo las quieres para eso o que quieres una más para tu cuadra de sumisas. Recuerda: si tu intención es ir más allá, deberías primero informar de tus intenciones y segundo poner otras cosas más prosaicas pero no menos interesantes para una sumisa que busca el Amo de su vida.

(16)En tu perfil no prometas la Luna ni intentes engañar. Aunque no lo creas una sumisa es una persona adulta con los mismos intereses y facultades de cualquier otra mujer. Recuerda: sumisa, pero no estúpida.

(17)Cuando redactes tu anuncio no seas modesto, no omitas tus virtudes. Si las expresas con realismo y veracidad no tienes por qué esconderlas. Parece una obviedad pero a veces se nos olvida que la sumisa que lo lea no tiene otro medio para conocer cómo eres que lo que tú le digas.

(18)En los anuncios suele haber un apartado en el que se te preguntará qué es lo que esperas de tu futura sumisa. No llenes tu anuncio de fantasías imposibles. Es lógico que pidas que tu sumisa sea muy sumisa por ejemplo, pero seguramente nadie te tomará en serio si pides alguien que esté todo el día a tus pies y a tu servicio. Las sumisas son personas reales, con familia, amigos, trabajo y a veces hijos. Si quieres que una persona tome con seriedad tu anuncio, éste ha de ser serio (lo que no te impide que pongas alguna gota de humor).

(19)No esperes sentado a que una sumisa te elija por tu anuncio, porque lo más probable es que no lo haga. No creas en cuentos de hadas ni en la suerte. Puede que la tengas, pero no cuentes con ella. Trabaja, no esperes que ella llame a tu puerta, sé tú el que llame a la de ella .

(20)Muévete en busca de tu sumisa. En tu página de contactos haz primero una selección de aquellas sumisas que más te gusten y que creas más probables. Redacta un buen mensaje donde te describas con más detalle que en el perfil de tu página de contactos y envíales un mensaje.

(21)No cometas la estupidez de enviar el mismo anuncio a todas las sumisas que has elegido. Envía los mensajes por separado y personalízalos. Es fácil darse cuenta cuando un anuncio se refiere a una sumisa en concreto o a cualquier sumisa. En tu mensaje refiérete a algo personal que ella haya puesto en su perfil, eso bastará para hacer que el mensaje sea singular .

43

(22)No es necesario que te describas con tanto detalle que te hagas fácilmente reconocible. Cuida tu seguridad.

(23)Las secciones de contacto a veces tienen facilidades que te ayudarán en tu búsqueda, por ejemplo el Club Sumisión tiene un sistema para saber quién y cuándo ha leído tu perfil. Incluso en ésta última página el sistema tiene un servicio que te indica si la destinataria de tu mensaje lo ha abierto o aún no lo ha leído. Utiliza estos servicios, son herramientas muy útiles.

SEGUNDA ÁREA DE BÚSQUEDA. El Chat.

(24)Normalmente los que buscan una sumisa eligen los chats más concurridos, lo que hace que el tráfago de gente que acuda a ellos aumente como una bola de nieve ladera abajo. En mi opinión, si buscas tu sumisa de manera seria es una pérdida de tiempo que la busques en este tipo de chats. Y no porque no puedas encontrar en él sumisas serias, es que están tan hartas de ser asediadas que la mayoría pulsan la opción de no ser molestadas por nadie

(25)Otro problema de los chats más concurridos es que resulta casi imposible hablar con nadie. Una línea tuya que escribas se perderá en un mar de líneas. Tu voz no se oirá en el griterío general. Además, la mayoría del tiempo se habla de todo menos de BDSM .

(26)Busca un chat pequeño y tranquilo pero de calidad. Elegir un chat así, es como elegir un bar o un Pub tranquilo y sosegado para charlar en lugar de una discoteca llena de ruido. No te preocupes si notas que los que están hablando tienen un nivel superior al tuyo, por el contrario, si te muestras tal cual eres tendrás el apoyo y la ayuda de los demás.

(27)En el chat, mantén la etiqueta. Todos los chats tiene reglas de comportamiento que varían poco de unos a otros. Síguelos al pie de la letra. No te crees una reputación de conflictivo.

(28)Cuando pidas un privado a una sumisa, si te lo niega no insistas, por el contrario despídete de ella con educación. Créate una imagen de persona educada. Puede que otro día te lo conceda. Ten en cuenta que sólo por pedirlo y despedirte de ella con educación ya has llamado su atención.

TERCER ÁREA DE BÚSQUEDA. Los amigos.

(29)Se han formado muchas parejas BDSM a partir de una presentación realizada en real o bien a través de un chat. Una especie de “cita a ciegas“ .

(30)Extiende tus redes. Haz que la probabilidad esté a tu favor. No cometas el error de limitar tus relaciones sólo a las sumisas. Crea tu círculo de amigos entre personas de todos los sexos y tendencias en la comunidad BDSM.

44

CUARTA ÁREA DE BÚSQUEDA. Fiestas, cenas, quedadas y Clubs BDSM

(31)En la búsqueda de tu sumisa sal de casa, no te refugies detrás del ordenador. Déjate ver y acude a las fiestas y comidas que organizan las diferentes páginas BDSM.

(32)Si tu grupo o la página a la que perteneces ha organizado un encuentro anuncia bien claro en el tablón de mensajes de la misma que vas a ir. Si alguna sumisa está realmente interesada en ti aparecerá, por la fiesta.

(33)Cómprate un buen equipo de código. Lo vas a necesitar. En casi todos los clubes BDSM se pide. No des la nota, no elijas una vestimenta exageradamente dominante. Es un poco como el nick, no te vistas de SuperMegaAmo

(34)Por supuesto las reglas de educación, respeto y etiqueta que debes observar en los chats y en el messenger son aplicables a las reuniones “en vivo“. Si te gusta una sumisa no la abordes de manera desconsiderada o con palabras soeces.

(35)Por último, un consejo que podría dar resultado: ofrécete de acompañante de una sumisa que ha manifestado su intención de acudir a la fiesta y no tenga pareja o no conozca a nadie en la misma. Si en lugar de ir sólo, vas acompañado de una pareja ya constituida, conocida en la página, y ella lo sabe, seguramente aceptará .

QUINTA ÁREA DE BÚSQUEDA. Los Foros.

(36)Los foros no son en sí mismos una área de búsqueda, pero el escribir, el darte a conocer en ellos, facilita el que una sumisa sepa cómo piensas respecto al BDSM y si es observadora, hasta tu carácter y forma de ser. Si llevas tiempo dándote a conocer en los foros, es muy probable que tu futura sumisa te esté observando. Piensa que tú sólo tienes que elegir entre las pocas sumisas que estarán interesadas por ti, pero a ellas les toca elegir entre un montón de nicks .

(37)Escribe en los foros, date a conocer. No seas un nick más en un mar de nicks. Si no eres demasiado creativo para empezar un hilo nuevo, opina sobre los temas abiertos por lo demás miembros. Exprésate. Pon tu opinión. Sé positivo y aplaude los logros de los demás .

SEXTA ÁREA DE BÚSQUEDA. El Blog.

(38)Al igual que sucede en los foros, el blog no es en sí mismo una área de búsqueda, pero es un instrumento muy eficaz que te ayudará en la misma. El blog es una página gratuita y de muy fácil creación -no se necesitan apenas conocimientos informáticos-, muy popular actualmente y que te permitirá exponer con más detalle tu manera de ver el BDSM .

(39)El blog es un medio excelente para que las sumisas interesadas por ti te conozcan. También puedes poner en él tu anuncio de búsqueda con mucho más detalle, adornarlo y realzarlo de la

45

manera que quieras. Puedes poner cosas que, sin ser ofensivas, quizá una página de contactos no te permita, casi siempre por falta de espacio.

(40)Si eres un manitas de la informática puedes hacer de tu blog algo sumamente atractivo. Si lo haces interesante, muchas páginas pondrán la dirección de tu blog para que la gente lo visite. Así aumentarás tu probabilidad.

(41)Cuando crees tú blog, incluye en él la posibilidad de que alguien lo comente. Por supuesto contesta o comenta los textos o “post“ que se escriban o incluyan . Como mínimo deberías agradecerles la molestia .

TRABAJA Y APRENDE

(42)Mientras encuentras a tu sumisa estudia, prepárate para ser un buen Amo . A las sumisas les gusta los Amos con experiencia, pero les gustan aún más los Amos que tengan ganas de aprender

y mejorar para conseguir esa experiencia

ellas. Eso les hace suponer que luego cuando la

relación esté establecida continuarás aprendiendo

con

(43)Prepárate. Lee. En la red tienes todo lo que necesitas. Ser un buen Amo es difícil, algunos piensan que es mucho más difícil que ser un buen amante vainilla.

(44)Prepárate moralmente, es más importante que tu preparación técnica. Es muy difícil ser un buen Amo respetuoso y muy fácil convertirse en un mal Amo abusador.

(45)Trabaja, trabaja mucho. Un dominante que trabaja en su preparación y en la búsqueda de su sumisa es una garantía para ella .

PÓRTATE COMO UN CABALLERO

(46)En el messenger o los chats, NO emplees palabras vulgares o malsonantes. No son necesarias, las sumisas están hartas de oírlas de pajilleros adolescentes. Sé diferente. Ellas aprecian más la fortaleza y reciedumbre, combinadas con la elegancia, que las palabras soeces y el avasallamiento. Puede que a ella le guste ser humillada, pero ahora no, espera a que sea tú sumisa.

(47)En tus conversaciones escritas por internet “habla“ pausadamente. No comentas demasiadas faltas de ortografía. Exprésate sin palabras soeces, aunque no lo creas a las sumisas no les gustan en los primeros contactos. Tampoco te eternices componiendo una frase maravillosa, la espera excesiva a que termines tu frase genial creará irritación en la sumisa. Emplea un estilo natural. Sé tu mismo.

(48)La mayoría de las veces las sumisas que hablan con dominantes están aburridas de tener conversaciones aburridas con dominantes también aburridos, a los que lo único que les interesa es

46

fomentar su morbo. Sé diferente, dale variedad y si es posible calidad a tus conversación. Deja el morbo para más adelante.

(49)Es cierto que a la mayoría de ellas les gusta ser cortejadas de manera dominante, pero hazlo con prudencia. Es un difícil equilibrio, casi un arte, mezcla de caballerosidad y dominación. Sus respuestas te irán marcando el ritmo.

(50)Por el contrario, también puede suceder que tu educación, cortesía o caballerosidad te impidan comportarte de manera no demasiado dominante durante las charlas preliminares. Adviérteselo cuanto antes, de lo contrario lo puede interpretar mal. Muchas sumisas están tan acostumbradas a que la mayoría de los que las pretenden las trate de manera desconsiderada, que, cuando alguien las trata con educación es frecuente que confundan caballerosidad con debilidad de carácter

(51)Ten paciencia, la paciencia será lo que más te distinguirá de un adolescente pajillero. Ellos lo quieren todo y enseguida.

(52)No alabes por alabar, fundamenta tus alabanzas. Recuerda, es sumisa, no estúpida.

(53)Ten especial cuidado de no pedir a la sumisa señas de identidad relevantes como el domicilio. Se considera de muy mal gusto y le hará suponer que vas con malas intenciones.

(54)Jamás hables con nadie de lo que una sumisa te ha confiado. En las conversaciones por el messenger, llegan momentos en que se hacen confesiones muy personales. Guárdalas para ti. Ser indiscreto además de una falta de caballerosidad es una redomada estupidez: si le hablas a una sumisa de las intimidades de otra sumisa pensará -y con razón- que no serás capaz de guardar lo que ella te confíe.

(55)NUNCA hables mal de una sumisa a otra sumisa. Si lo haces, además de persona ineducada y poco fiable, te tomará por estúpido: si es medianamente perspicaz comprenderá que la próxima de la que hablaras mal será de ella misma .

(56)No intentes quitarle la sumisa a otro, además de que son malas maneras dentro de red, generalmente es una pérdida inútil de tiempo. Resulta más honrado y provechoso buscar una sumisa que NO tenga Amo.

(57)Si una sumisa te dice no, es que NO. En lugar de eso, y expresar tu frustración con malas maneras, acumula experiencia y pregúntale que has hecho mal o qué es lo que no le ha gustado. Puede que haya algo que no has hecho bien. Aprende.

(58)A veces un rechazo de una sumisa no se debe a que hayas hecho algo mal, quizá lo que ha sucedido es que tú eras uno más de los dominantes con lo cual es ella estaba relacionándose en ese momento y simplemente tú no has salido elegido. No lo tomes a mal, es lo usual. Nosotros no tenemos la suerte de poder elegir entre tantas sumisas como ellas dominantes. La vida es a veces así de injusta

47

(59)Una vez que una sumisa te haya rechazado, no tiene porque dejar de ser tu amiga. Es más, preséntale tus respetos a su Amo No tienes porque no ser amigo de los dos. Recuerda la importancia de crear tu círculo de amigos en la comunidad BDSM.

(60)Si una sumisa te ha rechazado, pero te has comportado caballerosamente con ella y habéis quedado como amigos, te has ganado una garante de tu personalidad. Si posteriormente, cuando hables con otra sumisa interesada por ti, le comentas que has hablado con la que te ha rechazado, lo más probable es que a la nueva le falte tiempo para contactar con la antigua para preguntarle por ti. Entre ellas se ayudan mucho. Y me parece muy bien que lo hagan .

(61)Si tras la primera sesión y en contra de tu voluntad no hay ninguna más, no te enfades. Por el contrario pregúntale educadamente qué ha ido mal. A lo mejor no has aprendido aún a tratar a una sumisa. Aprende. Con la siguiente no cometerás los mismos errores.

(62)A veces hay hombres bromistas que se hacen pasar por sumisa. Tómalo como lo que es, una broma. Se les nota porque ofrecen sumisión sin límites desde el primer momento. No vale la pena que te enfades, son un mal necesario. Es el precio del anonimato de la red del que tú también disfrutas.

(63)Si en tu primera cita la sumisa no es lo que esperabas o la imagen que has visto de ella estaba demasiado “retocada“ –suele ocurrir-, no te des la vuelta y te vayas. En lugar de semejante insulto, habla con ella con naturalidad. Pronto comprenderá que aunque te comportes caballerosamente con ella, en realidad no tienes interés en que sea tu sumisa. Si lo haces bien, habrás ganado una aliada y una amiga.

*LAS PRIMERAS CONVERSACIONES

(64)Primera regla de toda relación BDSM: NO MIENTAS. Puedes contestar o no a las preguntas de una sumisa, es tu prerrogativa -y la de ella-. Pero si contestas, NO mientas. La razón es muy sencilla: la sinceridad es la base de la confianza y la confianza es la piedra angular sobre la que se construye una relación BDSM

(65)Piensa: si esperas que una sumisa se te entregue física y mentalmente ha de confiar plenamente en ti. Nadie hace “puenting“ si no está seguro de la cuerda que le ata. Tú eres esa cuerda.

(66)Si has caído en la tentación de mentir debes decírselo cuanto antes. Una mentira es una mina puesta en el campo de vuestra relación, desactívala cuanto antes. Si has mentido en tu perfil, que sea por motivos de seguridad, está más que justificado que lo hagas, pero acláralo en tu primera conversación, cuanto más tardes en decírselo más desconfiará de ti

48

(67)Los primero momentos son los más delicados. Haz que tu comportamiento y lo que digas sea los más diáfano posible. Cualquier mal entendido puede convertirse en un cáncer muy difícil de atajar.

(68)Cuando hables con ella, ten en cuenta que hablar de lo cotidiano resulta verdadero y creíble, le quita misterio y aureola a tu imagen, pero da sensación de que eres verdadero. Recuerda, la confianza es la base del BDSM.

(69)No es necesario que le digas que estás en comunicación con otras sumisas, ella lo sabe, y tú también de ella respecto a otros Amos. Es lo normal. Pero deberías estar dispuesto a despedirte educadamente de las demás una vez hayas (y te hayan) elegido. Excepto que a ella no le importe, no juegues a dos barajas, eso se sabe enseguida. Nunca caigas en el error de suponer que tu sumisa, por serlo, es tonta o estúpida.

(70)No te alabes a ti mismo de manera exagerada, tus virtudes irán saliendo. Por el contrario expón tan claras tus virtudes como tus defectos y de manera natural. Dan idea de persona equilibrada y sana.

(71)Demuéstrale que tienes autodominio, lo último que necesita una sumisa es un payaso inmaduro. Recuerda esto: antes de ser Amo de nadie un Amo debería serlo de sí mismo.

(72)No te creas lo que te digan que un Amo debe mantenerse frío y distante, es una estupidez. Muéstrate natural.

(73)No presiones desde el primer momento a la sumisa intentando imponerte como Amo, por el contrario habla con naturalidad, en las siguientes conversaciones trata de hacerle ver tu vena dominante, pero hazlo con elegancia y respeto. Ella te marcará el ritmo inicial, luego ya llevaras tú

la iniciativa como corresponde a tu papel .

(74)Nunca pidas a una sumisa que te envíe fotos o que ponga su webcam. Hazlo primero tú. Ten preparadas unas fotos tuyas para mostrar en tu messenger, hazlas pasar durante la conversación, se llevará una agradable sorpresa. Ella antes o después se sentirá obligada a mostrarte las suyas, pero nunca presiones, creerá que vas con malas intenciones.

(75)No pidas nunca el número de teléfono a una sumisa, puede que lo considere una agresión a su

intimidad. En vuestra primera cita necesitaréis un número de móvil al que llamar por si os retrasáis

o

surgen problemas de última hora. Sé astuto, dale tu número primero. Normalmente ella te dará

el

suyo a continuación.

(76)Recuerda: el respeto se gana, no se impone. Si quieres que tu futura sumisa te respete como Amo trátala con respeto. En tus conversaciones respétala, si no la respetas en los primeros momentos ella va a creer que jamás lo harás.

(77)El BDSM no debe ser la tumba del humor y la complicidad. Muestra tu sentido del humor pero no te pases de gracioso.

49

(78)No te excuses detrás de la frase “las sumisas, ¿quién las entiende?“. En un dominante resulta patético. Un Amo DEBE entender a su sumisa. Es su primera obligación. Sin conocimiento no hay dominación posible.

(79)Conócela, si ha escrito algo léelo. Los foros sobre BDSM suelen dar la posibilidad de buscar los hilos y respuestas escritas por una determinada persona. También puedes usar un buscador para

a ella, eso la convencerá de tu genuino

saber lo que ha escrito en la red, o mejor aún interés por ella.

Pídeselo

(80)Cuando hables con ella desliza comentarios sobre lo que has leído de sus escritos. Opina, eso la complacerá mucho, comprenderá que tu interés es verdadero y le demostrará que estás

pero sé selectivo de

dispuesto a trabajar tu futura relación con ella. No es necesario que mientas manera positiva en los temas que más te han gustado de ella.

*CONÓCELA .

(81)Recuerda: sin conocimiento no hay dominación posible. Más importante que conozcas las técnicas es que conozcas a tu sumisa, es tu primera obligación: estudia su carácter, su forma de ver el BDSM, y sobre todo sus necesidades BDSM .

(82)Guarda todos vuestros mensajes y conversaciones. Reléelos, te servirán para conocerla un poco mejor .

(83)Haz una lista de sus particularidades, de su forma de ser, de su manera de reaccionar, de lo que le gusta. Cuida esa lista, cuídala como un pequeño huerto, repásala a menudo, complétala. Piensa en ella.

*LA PRIMERA SESIÓN

(84)No se te ocurra pedir la primera cita para hacer una sesión. Está universalmente admitido en la comunidad BDSM que la primera cita es para charlar y conocerse, preferiblemente en un lugar público. Ten paciencia.

(85)Antes de vuestra primera sesión, completa con tu sumisa un play-list lo más exhaustivo posible. Es uno de los pasos clásicos que marca el BDSM antes de una sesión. Muy a menudo este requisito se suele obviar o como mucho se suele hablar sólo de los “limites“. Sin embargo el Play- List es una de las herramientas más útiles que tienes a tu disposición para evitar que fracases en las primeras sesiones

(86)Aunque no lo creas las sumisas no viene con equipo incorporado. Prepárate un buen equipo de juguetes. Puede que pronto los necesites. No es necesario que gastes mucho. Lee las secciones de bricosado que hay en muchas páginas BDSM .

50

(87)Mientras tu sumisa esté en el juego nunca deberías oír un “NO“ de sus labios. Si ocurre, es que hay algo que estás haciendo mal. ¿Habéis fijado bien los límites?. ¿Los has traspasado de alguna manera?. Quizá no la conozcas lo suficiente. Quizá no hayáis hablado lo necesario antes de la sesión. Hay una regla que no suele fallar: NO le pidas nada de lo que no estés razonablemente seguro que te vaya a dar. Para ello prepara tus sesiones y prepara tu sumisa.

(88)No hay nada más patético que un Amo que duda o no sabe qué hacer durante una sesión. Se supone que eres el Amo y Señor de la sesión, es lo primero que debes dominar. Por supuesto deberías estar dispuesto a admitir alguna sugerencia de tu sumisa, pero allí el que manda eres tú. Ésa es la primera regla del juego. Las sesiones -sobre todo las primeras- deberías prepararlas concienzudamente. Deberías saber qué hacer, cuándo y según reaccione tu sumisa.

(89)En las primeras sesiones, si tu sumisa es sensata y conforme a los procedimientos que son habituales en la comunidad BDSM, habrá establecido una alarma silenciosa con otra persona. Hazle comprender antes de empezar que ves normal y sensato que haga sus llamadas durante la sesión.

(90)La primera sesión os marcará para siempre. La recordaréis siempre, y normalmente con mucha nostalgia, pero recuerda: más importante que la primera sesión salga maravillosa es que simplemente no salga mal. Ya tendréis tiempo de hacer maravillas. Es una regla de oro que cada sesión os deje con ganas de realizar la siguiente.

*CUIDA SU SEGURIDAD

Y LA TUYA.

(91)El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio del SadoMasoquismo y la Dominación/sumisión. El BDSM contiene unas reglas y procedimientos propios, cuyo cumplimiento evita daños tanto físicos como psicológicos a quien lo practica. Síguelos.

(92)Lo primero que debes aprender de una técnica es lo que NO debes hacer. Es más importante que sepas lo que NO se debe hacer con un látigo que ser un artista con él.

(93)Lo primero que debes consensuar con tu sumisa es la palabra de seguridad. No paséis por alto este requisito ANTES de la primera sesión.

(94)Si la atas o la inmovilizas de alguna manera deberías hacerte siempre una pregunta capital mientras lo haces: “¿Que le ocurriría a ella si en este momento o más tarde yo cayera fulminado?“. ¿Peligraría su seguridad de algún modo?. Si es así NO lo hagas. Sea lo que sea lo que estés haciendo, no lo hagas.

(95)No cometas la estupidez de atar y amordazar a tu sumisa al mismo tiempo sin que ella disponga de una señal CLARA para avisarte si algo va mal. Ponle en las manos una campanilla o algún artilugio que produzca fácilmente un SONIDO FUERTE en la mano mediante el cual puedas darte cuenta enseguida.

51

(96)Si atas a tu sumisa te encontrarás con la primera paradoja del BDSM: es muy probable que ella desee experimentar que le es totalmente imposible liberarse de sus ataduras, que quiera sentirse totalmente a tu merced. Pero tú sabes que eso NO lo debes hacer, la seguridad lo prohíbe. Acostúmbrate a convivir con las paradojas del BDSM. Las encontrarás a menudo, el BDSM tiene muchas .

(97)No vayas nunca a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado tu personalidad. La seguridad de tu sumisa exige que estés alerta y con todos tus sentidos. Que seas consciente en cada momento de lo que haces. Como Amo debes ser capaz de reconocer e interpretar con claridad cada una de las señales que la sumisa te envía. Difícilmente lo podrás hacer si tu personalidad está alterada

(98)En tus primeras sesiones o relaciones sexuales usa SIEMPRE preservativo. No lo discutas NUNCA, ÚSALO. Lleva siempre preservativos a una sesión. Aunque hayáis pactado que no habrá sexo, NUNCA se sabe en qué acabará todo.

(99)Se suele creer que en una sesión la más desprotegida es la sumisa. No te lo creas. Físicamente puede ser cierto pero legalmente no lo es. Hoy la gente está muy sensibilizada con la violencia de género. Una visita de tu sumisa a un médico llevando las marcas de vuestra última sesión puede desencadenar una acusación de maltrato en toda regla.

(100)Ten cuidado en la red. Existen personas que no juegan limpio. Son un porcentaje muy pequeño, pero te puede tocar a ti .

*MÁS CONSEJOS PARA QUE CUANDO LA HAYAS ENCONTRADO PIERDAS

(1)Si has encontrado tu sumisa enhorabuena, pero ten en cuenta que tu trabajo no ha hecho más que empezar. En primer lugar estudia tu pareja. Estudia cómo es, qué le gusta, cuáles son sus necesidades etc. Si quieres llevar una dominación con éxito cultiva tu relación como se cultiva un pequeño huerto, tan a menudo y con tanta atención como puedas.

LA

NO

(2)No te pierdas en las técnicas. El arte del bondage y el de los azotes son importantes, pero el que tú y tu pareja los descubráis juntos tiene un encanto especial. Piensa que lo más importante no es lo que sepas ahora, sino lo que sabrás en el futuro y lo que aprendáis juntos

(3)No hagas del BDSM una religión. El BDSM está a nuestro servicio, no al revés. Excepto las tres reglas de oro (SSC), las demás: los collares, los tratamientos de respeto, las ceremonias etc, sólo son recomendaciones que no son de obligado cumplimiento

(4)Lo que define al Amo es su “autoridad“, eso se tiene o no se tiene, no hay medias tintas. Si estás seguro de tu autoridad, no temas ser amable con ella, manifestar tus debilidades o mostrar tus emociones. Sólo los Amos débiles e inseguros necesitan mostrarse bruscos y distantes. Las sumisas

52

suelen darse cuenta rápidamente que detrás de un Amo que mantiene su autoridad a base de gritos y palos se esconde un mal Amo y además muy inseguro.

(5)Ten bien claro dónde están los límites, pero dentro de ellos empléate a fondo para mantener tu autoridad. Usa todos los medios consensuados a tu alcance para mantenerla. Tienes muchos medios, pero el medio más fiable será el trabajo por vuestra relación y el respeto hacia ella. Deberás guardarte de tu propio sadismo exagerado o no consensuado. Sigue siempre las reglas del BDSM .

(6)Cada Amo tiene su estilo de dominación que a él y a su pareja les gusta. Piensa en la posibilidad de usar la Pedagogía Positiva: en lugar de excederte en los castigos para su educación, anima y aplaude los logros y avances de tu sumisa. Las sumisas hablan muchas veces del castigo que para ellas supone la indiferencia y el abandono. Si está acostumbrada a conseguir tu ánimo y tu apoyo, sólo la falta de ellos ya será un pesado castigo.

(7)Se constructivo con tu sumisa. Sé positivo. Ayúdala, anímala. Eleva su auto- estima. Jamás uses tu influencia y autoridad para degradarla. Hacerlo en una escena puntual como un juego puede que sea catártico y hasta positivo, pero como forma de vida es repulsivo y abyecto. Es el auténtico lado oscuro del BDSM. La humillación pasajera dentro de una escena consensuada puede está bien. La humillación continua como forma de vida es una enfermedad y NO es BDSM

(8)Si estás seguro de tu autoridad no tendrás inconveniente en poner un poco de humor en vuestra relación. No temas en reírte de ti mismo, de tus neuras y las de tu sumisa, y hasta de las

las sumisas les encanta. Tiene un olfato muy fino para percibir la inseguridad que hay

detrás de un Amo demasiado serio que no permite la más mínima irreverencia .

sesiones

A

(9)Parece obvio, pero a veces se nos olvida: el deseo más ferviente de una sumisa -como tal sumisa- es sentir que está sometida. Haz que lo experimente el mayor tiempo y el mayor número de veces posible y la harás feliz. Es lo que más les gusta. Es el equivalente BDSM de aquella célebre frase vainilla:“Ya sé que me quieres, pero dímelo otra vez“ .

(10)No explotes el masoquismo moral enfermizo de tu sumisa. Ésta forma especial de masoquismo pertenece al auténtico lado oscuro del BDSM. No hagas de la humillación y el maltrato vuestra forma habitual de relacionaros con la fácil excusa de que a ella le gusta. No es sano. No es BDSM .

(11)Sé un buen Amo, Mostrar un estado de mal humor constante con tu sumisa, utilizar sólo el miedo, los gritos y los castigos como forma de dominación es muy fácil, pero es más propio de payasos que de verdaderos Amos. Lo difícil y lo correcto es lograr tu autoridad y su respeto a base de autodominio y respeto por tu parte, mostrando una actitud positiva, esculpiendo en ella una personalidad creativa, positiva y feliz .

(12)Si tienes la suerte de que tu sumisa te ha hecho su entrega máxima, si ha decidido entregarse a ti como tu esclava, te está dando la mayor prueba de Amor que puede darte. Quiere decir que te pertenece hasta donde le es posible y que sus únicos límites son los tuyos. TÚ eres su único límite.

53

Ahora es cuando la palabra respeto cobra su máximo significado. Ella ha hecho su máxima entrega. Hazte digno de ella. No abuses nunca de esa ofrenda.

(13)Recuerda que una esclava BDSM no es una esclava en sentido literal. Su entrega está limitada por las 3 leyes fundamentales (Sano, Seguro y Consensuado) y por otros límites evidentes en una sociedad civilizada. A mi entender la finalidad principal de la relación Amo/esclava BDSM (quizá su única finalidad) es que la sumisa se SIENTA esclava y disfrute de ese sentimiento, NO que real y literalmente lo sea .

(14)Los hijos de la sumisa son terreno sagrado. Son inocentes. La autoridad del Amo termina donde empieza la maternidad de la sumisa.

(15)Privarse del amor en aras del BDSM es una estupidez. Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o menor medida

(16)No creas que el amor es cosa de Amos débiles. Todo lo contrario, los Amos seguros de su dominio no lo temen. Amar de forma auténtica es trabajo de espíritus fuertes .

(17)Aunque vuestra relación sea 24/7, veinticuatro horas son muchas horas, siempre encontrarás un rincón de tiempo para la complicidad y el cariño.

(18)Pon un punto de romanticismo en tus mensajes, recuerda y recuérdale las fechas señaladas. Eso refuerza la unión .

una sumisa. Se ama

cuando además de querer a alguien nos preocupa su felicidad tanto o más que la nuestra. Cuando además de lo que nos pueda aportar nos interesa el bienestar que le podamos dar. Antes de

(19)No confundas querer con amar. Se quiere una manzana, un coche

o

decirle que la amas, pregúntate cuál es tu manera de sentir con respecto a tu sumisa .

(20)Por último, si vuestra relación se ha consolidado, anunciadlo en la comunidad o la página a la que pertenecéis. Normalmente todo el mundo se alegra de conocer el final feliz de una búsqueda. Y luego no desaparezcáis, seguid en contacto con vuestra comunidad BDSM. Si es posible ayudad a otros a recorrer el mismo camino que vosotros habéis hecho. Contad vuestras experiencias para que sirvan a los que como vosotros, un día decidieron poner un anuncio y

*MÁS CONSEJOS PARA LOS QUE YA NO SOMOS JÓVENES .

(1)A los que ya no somos “jóvenes“ y ya hemos cumplido los 50, nos cuesta especialmente encontrar sumisa, y por extraño que parezca NO se debe a que tengamos demasiada edad para ello, pues las tendencias sumisas también se dan a cualquier edad. La causa es otra .

(2)El hecho de que la búsqueda de sumisa sea especialmente difícil a nuestra edad se debe una vez más, a la enorme desproporción entre Amos y sumisas disponibles. Pero aquí entra un factor

54

nuevo: las mujeres mayores tienen a su disposición muchos más Amos jóvenes que dispondrían en el mundo vainilla. La carestía de sumisas es tal, que a muchos Amos jóvenes no les importa comenzar su aprendizaje con sumisas que les doblen en edad

(3)El problema para ellas (y de rebote para nosotros), es que antes o después la naturaleza acaba por imponerse cruelmente y (por lo que yo he visto), las sumisas maduras con Amo, con el tiempo, suelen verse abandonadas por éstos, que desaparecen en busca de otras sumisas más acordes con su edad. Esta desgraciada circunstancia hace que su fracaso amoroso las haga especialmente susceptibles y desconfiadas cuando llegan a nosotros.

(4)No obstante, a pesar de no tener ese “divino tesoro“ al que llaman juventud, tenemos iertas ventajas frente a los jóvenes. Por ejemplo: la serenidad que da la edad, el buen juicio, la

prudencia, la experiencia estable.

muchas veces -y no menos importante- una situación económica

y

(5)Te recomiendo vivamente que busques tu sumisa dentro de tu área de probabilidad, te evitarás frustraciones y pérdidas de tiempo. Si tienes más de 50 años no lo intentes con una sumisa de 18, lo tienes crudo. Además, correrías el mismo riesgo del que hemos hablado para las sumisas mayores. Una sumisa que haya cumplido los 40 estará más próxima a tu área de probabilidad.

(6)No compitas en lo que no es tu terreno. No quieras ser más joven de lo que eres. Juega con las ventajas de tu edad: fidelidad (tu futura sumisa ha de comprender la lógica de ello: ¡a tu edad ya no estás para muchos trotes!), sentido común, madurez emocional etc .

(7)Muchas sumisas se quejan de que sus Amos apenas les pueden dedicar tiempo. Si como suele suceder a tu edad estas jubilado o pre-jubilado tienes a tu favor el que dispones de mucho más tiempo que dedicarle a tu sumisa del que suelen tener la mayoría de aspirantes a Amo. Esto es especialmente cierto en aquellas que aspiran a una relación 24/7, la que suele exigir del Amo mucha más dedicación, tiempo y energías. Si dispones de tiempo de sobra para dedicar a tu futura sumisa, hazlo valer, es una ventaja muy grande a tu favor.

LA TUTORÍA COMPLETA

UN POCO DE LÉXICO

Cuando se habla de la tutoría se usa un léxico que proviene de los verbos tutelar y tutorar, que tienen un significado muy parecido. Consultada la R.A.E.L., parece que para los fines que nos ocupan, es más correcto el uso de “tutelar“ y los términos que de este verbo se derivan.

En este trabajo se empleará pues el verbo “tutelar“, y a partir de él diremos que un “tutor“ es alguien que ejerce la “tutela“ sobre una persona, de la que diremos que es “tutelada“ en un proceso de “tutoría“.

55

Aunque las combinaciones de las tendencias que se pueden dar en la tutoría son muchas (por ejemplo un sumiso en teoría podría tutelar a un Dominante), aquí y con el objeto de simplificar, sólo analizaremos el caso de la tutoría de un Dominante hacia una sumisa.

¿QUÉ ES UN TUTOR BDSM?

Un Tutor BDSM, es una persona que instruye, guía y hasta cierto punto dirige a otra en un determinado rol o tendencia BDSM. También se puede tutelar el aprendizaje de un determinado aspecto de ese rol.

La finalidad de la tutoría es ante todo pedagógica. Por ello el Tutor en principio NO domina, al menos de manera continuada, se podría admitir que de manera puntual lo hiciera, pero sólo a efectos de enseñanza, nunca para su propia satisfacción como dominante. Una tutelada está bajo los consejos de su Tutor, no bajo sus órdenes.

En la Red he visto que se usa también un término relacionado: El “Mentor“ y la “pupila“. Parece ser que el Mentor es aquél que sólo aconseja sin ir más allá. No hay ningún compromiso de seguir con sus enseñanzas. Tampoco realiza ninguna clase de prácticas. Y por supuesto NO domina en ningún momento.

Resumiendo y para aclarar conceptos, estableceremos tres niveles: el MENTOR aconseja, el TUTOR dirige y el AMO domina.

¿QUÉ DIFERENCIAS HAY ENTRE UN TUTOR Y UN AMO?

Un Amo educa a su sumisa para que sea feliz en su sumisión hacia él, en función de los gustos y necesidades de ambos. Un Tutor educa orientando la formación de su tutelada casi exclusivamente en función de ella, su carácter y su tendencia, sin que para nada tenga en cuenta su propias tendencias o sus necesidades.

La finalidad de la educación de una sumisa es la sumisión a su propio Amo, la actual y la futura. En cambio a la tutelada se le educa en la sumisión en general, pero teniendo en cuenta su carácter y sus tendencias como sumisa, pues se supone (aunque ya sé que es mucho suponer) que encontrará a un Amo cuyas tendencias se ajustarán en lo posible a sus necesidades y carácter sumiso.

Aunque la tutoría suele llevarla a cabo una sola persona (lo más frecuente es la modalidad de la tutoría de una persona Dominante hacia otra sumisa), recomiendo vivamente, si ello es posible, que la sumisa del Tutor intervenga también como parte activa en la tutoría. Y ello por las siguientes razones:

56

- Con esta modalidad de tutoría, la tutelada tiene una visión más completa y equilibrada de la sumisión al ser tutelada por dos tendencias complementarias.

- La sumisa entiende mejor a otra sumisa porque ambas son de la misma tendencia y además del mismo sexo. Es normal que se establezca una mayor confianza entre ambas.

- La sumisa con Amo ha recorrido el camino que ella va a recorrer. Es evidente que el Amo NO lo

ha hecho (excepto que haya pasado por una tendencia sumisa anterior). Esto facilita una mayor

complicidad entre ambas.

- Por último, y quizá la ventaja más importante de esta modalidad de tutoría consiste, en que la probabilidad de abusos por parte del Tutor disminuye notablemente debido a la presencia de la sumisa del mismo en todo el proceso.

FASES o ETAPAS DE UNA TUTORÍA COMPLETA

Aunque la tutoría puede realizarse en sólo un determinado aspecto del BDSM, estos consejos tratan de ayudar a realizar una TUTORÍA COMPLETA. Es decir, la clase de tutoría de la que hablo está indicada para una sumisa que no conoce apenas nada del mundo BDSM y que se le guía en un proceso que se supone termina cuando encuentra a su Amo.

IMPORTANTE: Las etapas no son compartimentos estancos, pueden solaparse. El orden en que están expuestas tampoco es inamovible.

1) Adquisición de conocimientos básicos de BDSM. El Tutor le guiará en las lecturas que le permitirán la adquisición de contenidos imprescindibles, resolviendo dudas y aclarando conceptos.

2) Instrucción en las normas, costumbres, procedimientos y protocolo del mundo BDSM.

3) Exploración de posibles tendencias reales en sesiones puntuales: Introducción a las diferentes técnicas y conocimiento del sentimiento de sumisión.

4) Análisis y conocimiento de la tendencia:

-¿La tendencia sumisa es una necesidad real y profunda o es sólo una fantasía pasajera?. -¿Qué nivel quiere para su sumisión?:¿Siente la necesidad de una relación 24/7 o sus necesidades se limitarán a hacer sesiones?. -¿Se siente sólo sumisa o también Dominante?. -Etc 5) Introducción y presentación de la tutelada en la sociedad BDSM. Acompañamiento y asistencia a comidas y fiestas.

6) Elección del Amo:

-Si es su deseo anunciarse, ayudarle en la redacción del anuncio como sumisa aconsejándola sobre cómo y dónde publicitarse.

57

-Si la tutelada manifestara el deseo de tener su propio blog, su Tutor podría instruirla en su confección.

-Sugerencias sobre cómo responder a los candidatos a Dominantes.

-Las conversaciones. El uso del Messenger y programas de Chat. Defensas contra el asedio.

-Ayudarle de la manera más imparcial y objetiva posible en la elección de su Amo.

-Por último hacer de enlace de seguridad en las primeras sesiones con su futuro Amo.

7) Una vez que la tutelada ha elegido su Amo, la labor orientadora del tutor ha terminado. Lo normal es que el Tutor pase a ser un amigo y confidente.

-Si va a ser una tutoría sólo sobre los aspectos teóricos del BDSM o va a haber también dominación, sesiones, prácticas, protocolos etc y hasta qué nivel

¿ES ÉTICO QUE UN TUTOR DOMINE Y HASTA REALICE SESIONES CON SU TUTELADA?

Actualmente en la red existe una gran controversia sobre si es ético que un Tutor domine a su tutelada y si puede realizar o no sesiones con la misma. Al respecto quiero hacer dos reflexiones:

1)¿Si la sumisa no pasa por la experiencia de una sesión, cómo va a saber qué tipo de sumisión quiere, qué nivel desea, los límites que quiere para su sumisión y en consecuencia (y esto es lo más importante) qué tipo de Amo necesita?.

2)¿Si una sumisa sólo necesita que se le enseñe sobre la teoría del comportamiento sumiso, por qué elegir a un Dominante como Tutor, no sería más lógico elegir para ello una sumisa?. Con ello disfrutaría de la ventaja (que no tendría en el caso de disponer de un Dominante como Tutor), de que una sumisa entiende mejor a otra sumisa, porque ambas son de la misma tendencia y además del mismo sexo. ¿Entonces por qué elegir un Dominante como Tutor?. La respuesta es evidente:

Porque sólo con un Dominante puede sentir la dominación, aunque sea sólo en ciertos momentos puntuales, cosa difícil de sentir con una sumisa (excepto que ésta sea switch).

Sin embargo hay una cosa que un Tutor siempre ha de tener en cuenta si ejerce su dominio sobre la tutelada: que su dominación y las sesiones que pudiera haber deberían dirigirse exclusivamente a la práctica y demostración de las diferentes técnicas, en ningún caso para el disfrute del Tutor.

Es importante que el Tutor y su tutelada intenten ser lo más asépticos posible en su relación, tratando de no implicarse emocionalmente. Sé que esto es difícil, pero al menos debería intentarse.

¿Quiere esto decir que un Tutor NO puede convertirse, nunca, en ningún caso, en el Amo de su tutelada?: En absoluto, un Tutor puede perfectamente llegar a ser un día el Amo de su tutelada, si

58

ése es el deseo de ambos. Todo ello con la condición de no utilizar su ascendencia sobre ella para influir en la decisión.

Por otra parte, es lógico que cuando la sumisa encuentre un Dominante, lo compare con su Tutor. El Tutor siempre será un patrón de medir, eso es inevitable, pero el Tutor debe influir en su tutelada para que lo haga con la mayor objetividad posible. Debería ser lo suficientemente honesto para recordarle que él, sólo por ser su Tutor y por ser el primer Dominante que seguramente haya conocido, no es necesariamente el mejor Amo posible para ella.

¿QUÉ CARACTERÍSTICAS DEBERÍA REUNIR UN TUTOR?

En ningún caso un Amo o sumisa, pueden nombrarse Tutores a sí mismos. No hay títulos homologados de Tutor. A mi entender es la sumisa la que juzga quién es un buen Tutor para ella.

La primera virtud que se exige a un dominante es la del respeto. A un tutor también. Pero yo haría especial hincapié en una virtud que es consecuencia directa del respeto: la HONESTIDAD:

El Tutor debe ser honesto para

- No considerar la tutoría como una manera de conseguir sexo fácil.

- No influir en la persona tutelada para hacer de ella un miembro más de su “cuadra”.

- No limitar la tutoría sólo a la parte “práctica“.

- Que en la práctica y demostración de las diferentes técnicas se haga especial hincapié en la enseñanza de las mismas, en lugar de hacerlas para el disfrute del Tutor.

- No desviar la sumisa hacia un tipo de sumisión que no es apropiada para ella, pero que al Dominante le gusta.

- Ir paso a paso, con el ritmo y el nivel que cada sumisa requiere y no el ritmo y el nivel que a él le plazca.

- Formar a su tutelada de la manera más completa posible, según sus limitaciones.

- No abandonar la tutoría cuando a él le plazca, por cansancio o capricho.

- Recordarle frecuentemente a la sumisa que su estilo de dominación no es el único y verdadero, que seguramente el Amo que elija la dominará de manera diferente.

Debe ser persona de cierta experiencia, esto es evidente. ¿Cuánta?, cuanta más mejor, pero serán más importantes sus Virtudes Morales que su experiencia. Hay que tener sobre todo en cuenta, que la tutelada, suele ser una persona sin ninguna experiencia en el mundo BDSM y por lo tanto de fácil manipulación, por ello la solvencia moral del Tutor es primordial.

59

Debe disponer de suficiente tiempo para dedicar a su tutelada. Además debe tener cierta madurez emocional y ser una persona responsable, nunca un ser inmaduro que sea incapaz de un mínimo de constancia.

Si la persona tutelada manifiesta a su Tutor el deseo de realizar sesiones, éste debería ser especialmente delicado con una sumisa que normalmente empieza su andadura en el BDSM. La primera sesión es especialmente delicada y marcará a la futura sumisa para siempre. La primera sesión es para muchas cosas, pero NO para hacer maravillas. Sólo un Tutor estúpido desplegará en ella los que él supone extraordinarios conocimientos en una sesión que sobre todo debe estar dedicada a que a la sumisa descubra su sumisión. Si la sumisa es primeriza, lo primero que intentará conseguir un Tutor inteligente es que esté lo más tranquila posible en su entrada a este mundo apasionante, del que su Tutor sabe que ha fantaseado mucho, pero que más que sus fantasías ha de lograr su tranquilidad y su confianza.

¿PARA QUÉ SIRVE UN TUTOR?

Algunos creen que un Tutor debe formar a la tutelada como sumisa. Esto es un error. La finalidad última de un Tutor consiste en guiar a la sumisa y darle los conocimientos suficientes para que encuentre el mejor Amo posible para ella, según su carácter, sus necesidades, sus tendencias, sus circunstancias, etc. Es a su futuro Amo al que le corresponderá formarla como su sumisa, no al Tutor. El Tutor ha de guiar a su tutelada sobre todo para que se conozca a sí misma como sumisa, sus tendencias, sus límites etc., en definitiva capacitarla para saber qué tipo de Amo debe elegir.

Tampoco es labor de un Tutor el buscarle un Amo a su tutelada. Debe aconsejarle sobre cómo hacerlo y eventualmente ayudarle a elegir el mejor Amo posible según sus circunstancias, pero la elección ha de hacerla ella, con la ayuda y el consejo del Tutor, eso sí.

Partimos de la base de que un Tutor es una persona honesta, por lo tanto una de las utilidades del Tutor es darle a la futura sumisa los conocimientos y las herramientas necesarias para evitarle en lo posible los desaprensivos y predadores de sumisas que tanto pululan en la red. Pero aquí nos encontramos con el problema de siempre: ¿Quién protege a la sumisa del Tutor?. Por eso insisto en que una aspirante a sumisa debería elegir a su Tutor sobre todo por su SOLVENCIA MORAL antes que por sus conocimientos o la fama que pudiera tener.

Un Tutor también sirve para minimizar las nefastas consecuencias de un error muy extendido en las sumisas que empiezan en este mundo. Suele ocurrir que las sumisas primerizas en lugar de leer primero buenas páginas formativas sobre BDSM se dedican a leer relatos muy atractivos y estimulantes pero deformadores de la realidad. El resultado de todo ello es, que las sumisas llegan a nuestro mundo con una idea equivocada de lo que es la sumisión. El Tutor le servirá para sacarla de los errores e ideas equivocadas sobre lo que es el BDSM y sobre la realidad de su papel de sumisas.

Generalmente las sumisas, al principio, cuando descubren a través de internet y sus lecturas sus fantasías, sufren a veces la imperiosa necesidad de entregarse, lo que hace que frecuentemente se

60

precipiten en la elección del Amo que no les conviene, cayendo en manos de desaprensivos sin escrúpulos. En este aspecto el Tutor le sirve de barrera, formándola y preparándola para que elija su Amo de la manera más juiciosa posible.

¿QUÉ IMPULSA A UN DOMINANTE A EJERCER DE TUTOR?

- Una vocación pedagógica.

- Aprender: nada instruye tanto como el mismo hecho de enseñar.

- Lo que todos suponen: que la mayoría de los tutores lo que en realidad buscan es tener una sumisa más para la cuadra.

¿CÓMO ELEGIR EL MEJOR TUTOR?

- Desconfía del “tutor“ que ya el primer día quiere practicar contigo. Antes de la primera sesión

con tu Tutor tienes mucho camino por recorrer. Las prácticas (si decides hacerlas), son el último

eslabón de tu aprendizaje, NO el primero.

- Antes de decidirte, conoce primero a tu futuro Tutor: Lee lo que escribe, lo que se habla de él, pregunta.

- Dale prioridad al Amo que quiera hacer su tutoría junto con su sumisa, puede evitarte muchos abusos. Al menos pídele a tu Tutor poder hablar con su sumisa (se supone que normalmente la tiene).

- Elige al Tutor que disponga, y esté dispuesto a dedicarte, más tiempo. Una tutoría completa exige mucha dedicación y tiempo.

- Elige al Tutor que viva cerca de ti, esto te permitirá charlar a menudo con él y si es posible con su sumisa. Las charlas de viva voz son mucho más productivas y prácticas que las lentas e interminables sesiones de Messenger. Además te introducirá en un grupo social, que por proximidad, será después el tuyo.

Protocolo entre Amo y sumisa

Protocolos generales (nivel bajo):

Protocolos base aplicables en todo momento a no ser que sean modificados por los requisitos de un protocolo de nivel superior. Especialmente indicado para situaciones en público y / o en la casa si existe algún riesgo de interrupción por menores. Munches califican como de bajo nivel de protocolo.

61

• Restricción de contacto de mirada: Limitado. Al comunicarse con el dominante, la mirada se orienta hacia abajo.

• Restricciones de discurso/palabra: ninguna.

• Vestimenta: falda / blusa o un vestido se prefiere, pero no es requerido. Depende del clima y la actividad.

• Manera de referirse al Dominante: En público - sin restricción, en privado - "Señor" o "Master", según corresponda.

• Restricciones de contacto fisico: limitadas. Sumisas / esclavos no pueden tocar los genitales del propietario sin su permiso.

• Restricciones de postura y ubicación: limitada. Cuando caminan, los sumisos se quedan atrás dominante, a la izquierda si es posible.

Entorno privado. Protocolos de nivel medio:

Aplicable en cualquier entorno de intercambio de poder informal, fuera de la vista pública. Ejemplos: en el hogar sin niños, habitaciones de hotel, fiestas privadas. Se implementaran los protocols ya descriptos, pero con los siguientes cambios:

• Se utilizara la posición formal saludo (también conocida como la posición de "obediencia") en los siguientes casos:

1. El propietario sólo será recibido formalmente después de una ausencia prolongad. Sumisas /

esclavos pueden saludar formalmente cada vez que vuelvan a la habitacion o que entren a una habitación ocupada por el dueño. Se mantendra la posición hasta que sea relevado por el

comando “continue", o porque se le asigne una tarea.

2. Otros dominantes en el recinto serán recibido oficialmente si el espacio y el tiempo permiten , y

han ganado el respeto de la casa.

• En los demás casos, cuando el propietario entra en una habitación/suite, el sumiso/esclavo

asumirá una de las dos posiciones descritas a continuación hasta que sea relevado bien por la orden verbal de "continuar" o porque el dueño sale de la habitación.

1. Si de pie: frente a la pared más cercana y coloque las manos en la pared, inclinarse ligeramente

hacia adelante, con las piernas separadas un ancho de hombros y la cabeza inclinada.

2. Si sentado / de rodillas: Posición de la obediencia.

• Restricciones de Discurso/Palabra: limitada. Debe mantener silencio al asumir una posición formal. No se permite el cuestionar un comando o una directiva sin permiso explícito.

62

• Vestimenta: blusa o falda o vestido, corpiño si es necesario, “thigh-highs” fuera de la casa / hotel. No se permite ropa interior.

• Restricciones en el uso de muebles: limitada. No puede sentarse sobre ningún mueble a menos

que reciba permiso explícito del propietario / dominante. Se permite utilizar una mesa baja, o cualquier plataforma adecuada, para las comidas / bebidas, etc.

• Restricciones de postura y ubicación: Si no se encuentran ocupados en tareas, los sumisos /

esclavos asumirán la posición de rodillas-descanso, a menos que se le indique lo contrario.

• Manera de referirse al Dominante: "Señor" o "Master", según corresponda.

Protocolos de alto nivel:

Aplicable a cualquier evento privado relacionados con el BDSM y en las mazmorras / clubes.Se implementaran los protocolos ya descriptos, pero con los siguientes cambios:

• Restricciones de Discurso/Palabra:

1. Mantener silencio a menos que se este pidiendo permiso para lidiar con una necesidad, o se

este pidiendo una aclaración de un comando / tarea.

2. Cuando el proprietario le haya concedido al esclavo autorización para conversar con una

persona, la conversación se limitara a esa persona o grupo.

3. El permiso de habla es implícito cuando sea necesario para defenderse de los pseudo- dominantes despistados. Las frases tipicas son "Por favor, pedile permiso a mi señor" o "En tus sueños, Flyboy", cualquiera que sea la más adecuada.

4. La autorización para utilizar una palabra de seguridad (safeword) es siempre implícita.

• Restricciones de contacto de mirada: restricción completa. Los ojos se mantendrán bajos,

excepto para navegar con seguridad, mientras se realice una tarea. Solo se puede mirar a los ojos

a otros sumisos/esclavos.

• Restricciones de muebles: restricción completa. No puede utilizar ningún elemento de mobiliario

a menos que lo indique el propietario.

• Restricciones de Postura y ubicación:

1. La posición estándar mientras se este de pie / caminando es a la izquierda, ligeramente detrás

de propietario según lo permita el espacio. Para caminar, la orden es "ven" o "seguir".

2. Mientras este parado, el sumiso debe mantenerse erecto y con postura atenta, las piernas

ligeramente separadas y las manos cruzadas detrás de la espalda.

63

3. Cuando se da el instructivo "lugar", se asumirá la posición de atencion/arrodillada en el lugar designado y esta será mantenida hasta que sea liberado por el propietario o hasta que se le de la orden de "descanso".

• Las restricciones de vestimenta: vestido, blusa o falda, o fetichismo, thigh-highs, tanga con permiso.

Otros temas de protocolos:

- Ningun Dominante puede tocar a un sumiso sin permiso explicito del Dominante. Si el sumiso no tiene Dominante, el Dominante debe pedir el permiso explicito del sumiso en cuestion.

- Ningun sumiso ni Dominante puede tocar los toys de otro sin permiso explicito. Ademas, el

sumiso siempre devolvera el toy con las manos abiertas, en gesto de ofrecimiento y respeto.

-

adecuadamente.

Si

un

individuo

tiene

un

collar,

uno

debe

asumir

que

tiene

dueño,

y

comportarse

- Ningun sumiso ni Dominante puede intervenir/interferir en una esena/juego a menos que se

tenga permiso del Dominante, o evidencia de que el Dominante esta causando un daño serio al

sumiso y/o ignorando la palabra segura.

- El sumiso, en general, transporta y cuida los toys. Tambien es responsable de limpiar el equipo de juego antes y despues del juego.

Algunos errores frecuentes respecto del Protocolo

El Protocolo existe porque existen las relaciones entre practicantes del BDSM. Es necesario para la buena armonía y convivencia de quienes se relacionan.

Creo que debemos tener en cuenta, ante todo, a quién afecta el Protocolo. Un error muy común es pensar que el Protocolo solo se aplica cuando se trata de actividades organizadas que congregan a un amplio número de practicantes del BDSM. Unas pautas de comportamiento en una relación Amo – sumisa ya forman en su conjunto un Protocolo. Incorporar a una tercera persona a ese vínculo o relación implica necesariamente explicar cómo se manifiestan los roles en dicho vínculo. Es verdad que, donde se hace público y manifiesto el Protocolo es en las Organizaciones, locales con espacios acondicionados para BDSM y aquellos eventos puntuales para el encuentro y desarrollo de algunas prácticas. Cada uno de estos casos puede tener especificidades aunque la mayor parte de sus normas son comunes.

Otro error muy frecuente es pensar que el Protocolo solo se refiere a cómo debe comportarse una sumisa o esclava frente a su Amo, y por indicación de éste a otros Dominantes y sumisas. Se

64

olvidan que el Protocolo también debe ser seguido y respetado por los Dominantes (la falsa idea del Amo “dios”) en relación a su sumisa y esclava, en la relación con otros Dominantes y para con otras sumisas.

Una generalización que también da lugar a errores frecuentes, es pensar que el Protocolo solamente se extiende a aspectos como el código de vestuario, un argot específico, uso de instalaciones o aplicar las normas sólo en el momento del desarrollo de una sesión o juego BDSM.

Para terminar con la descripción de situaciones que considero erróneas, otra que se da con suma frecuencia es la que considera que el Protocolo se aplica sólo con quien ha dado muestras suficientes de merecerlo. Como forma de comunicación, el Protocolo revela mucha información:

apariencia externa, estética, saber estar, carácter del rol y experiencia.

Creo que debemos tener en cuenta, ante todo, a quién afecta el Protocolo. Un error muy común es pensar que el Protocolo solo se aplica cuando se trata de actividades organizadas que congregan a un amplio número de practicantes del BDSM. Unas pautas de comportamiento en una relación Amo – sumisa ya forman en su conjunto un Protocolo. Incorporar a una tercera persona a ese vínculo o relación implica necesariamente explicar cómo se manifiestan los roles en dicho vínculo. Es verdad que, donde se hace público y manifiesto el Protocolo es en las Organizaciones, locales con espacios acondicionados para BDSM y aquellos eventos puntuales para el encuentro y desarrollo de algunas prácticas. Cada uno de estos casos puede tener especificidades aunque la mayor parte de sus normas son comunes.

Otro error muy frecuente es pensar que el Protocolo solo se refiere a cómo debe comportarse una sumisa o esclava frente a su Amo, y por indicación de éste a otros Dominantes y sumisas. Se olvidan que el Protocolo también debe ser seguido y respetado por los Dominantes (la falsa idea del Amo “dios”) en relación a su sumisa y esclava, en la relación con otros Dominantes y para con otras sumisas.

Una generalización que también da lugar a errores frecuentes, es pensar que el Protocolo solamente se extiende a aspectos como el código de vestuario, un argot específico, uso de instalaciones o aplicar las normas sólo en el momento del desarrollo de una sesión o juego BDSM.

Para terminar con la descripción de situaciones que considero erróneas, otra que se da con suma frecuencia es la que considera que el Protocolo se aplica sólo con quien ha dado muestras suficientes de merecerlo. Como forma de comunicación, el Protocolo revela mucha información:

apariencia externa, estética, saber estar, carácter del rol y experiencia.

Protocolos en internet:

1. El nombre o Nick del dominante siempre se escribirá con las primeras letras en Mayúsculas por ejemplo Lord Stephen, Lady Rose, Domina Maeben

65

2.

El nombre del sumiso siempre está escrito con minúsculas por ejemplo: perro obediente, tu

sumiso.

3. En el caso de los switchs se maneja la combinación de mayúsculas con minúsculas

4. En caso de que el sumiso tenga collar se escribe algo así: lolita{Domina Maeben}

(Existen más collares con más símbolos. Pero en mi caso este fue el que me enseñaron a mi)

5. En algunas redes sociales no permiten el uso de corchetes para los collares. Puedes sustituirlo

por un “de” Ej. lolita de Domina Maeben (ojo con la primera letra en minúscula)

Al llegar a una sala de chat.

1. Sin importar el rol se saluda educadamente.

2. No se usan mayúsculas ya que esto indica gritos (regla de educación general en internet, no

solo en el BDSM)

3. No se aborda a sumis@s con collar.

4. Si eres sumis@ te diriges educadamente al dominante con el que quieras hablar ( con

educadamente no me refiero a que hables de usted OJO) .

5. Para todos los roles. Si no te contestan no seas insistente.

6. No llamar Amo o Ama a alguien si no es tu Amo. Puedes llamarlo por su nombre o usar el Señor

o Señora

7. No pidas que te cuenten una sesión, esto generalmente se interpreta como que andas

buscando con quien masturbarte.

En los foros y redes sociales

1. No se usan mayúsculas ya que esto indica gritos (regla de educación general en internet, no

solo en el BDSM)

Protocolo Presencial: En reuniones o fiestas.

Para Dominantes

1. No dirigirse a sumisos con collar sin permiso. Si requirieres hacerlo debes de dirigirte primero a

su Am@.

2. No Tocar a sumisos de otros dominantes. (a menos que tengas permiso del dominante)

3. No intervenir en sesiones ajenas

4. Respeta a todas las personas sin importar el rol.

Para sumis@s con collar.

1. Hablar de usted al dominante

2. Sentarse siempre en una posición más baja que los dominantes, con manos abiertas y palmas

arriba.

3. No mirar a los ojos a ningún dominante

4. Nunca juntar las rodillas.

66

5.

Mantener la boca ligeramente abierta

6. El sumis@ no usa ropa interior, debe de estar siempre a disposicion de su dominante.

7. El sumis@ siempre tiene insertado algo en la vagina o en el ano.

8. Portar su collar Siempre.

9. Llamar Am@ a su dominante. ( o como hayan acordado previamente)

10. No dirigirse a ningún otro dominante o sumis@ a menos que su Am@ le de permiso

Para sumi@s sin collar.

1. Si el sumiso quiere conocer a un dominante deberá de pedirle a otro dominante amigo que lo

presente. JAMAS se presentará el mismo, porque esto sería ponerse a la misma altura que el dominante.

2. No llamar Amo o Ama a alguien. Puede usar el Señor o Señora.

Cuidado con el anillo de O.

El uso del anillo de “o” En lo personal a mí el anillo me parece uno de los símbolos más hermosos que hay dentro del bdsm. Sin embargo se debe de tener cuidado con el uso del mismo. Ya que el portarlo para muchos que manejan el “protocolo duro” significa que pueden hacer uso del sumis@ en cualquier momento y en cualquier lugar.

Una nota adicional para los sumis

Ten cuidado al usar protocolos, Mi mentor una vez me dijo que al usar el protocolo (por ejemplo hablar de usted) automáticamente entras en el “juego” lo que puede llevarte a situaciones no agradables (sobre todo si te encuentras con alguien que use el “protocolo duro”). Lo mejor es comenzar con una charla de igual a igual y poco a poco establecer las reglas del juego.

Y la nota final para todos.

Al entrar en una reunión, fiesta o algo similar, observa y pregunta si se lleva algún protocolo. Solo así podrás evitarte dolores de cabeza. Y sobre todo que no se te olvide que por protocolo, sentido común y respeto Si ves que alguien está jugando con alguien mas, no te metas, o pide permiso, o espera a que te inviten.

Protocolos para la parte sumisa.

Antes de nada quiero que entiendas que cada relación puede marcar sus propios protocolos y comportamientos y nunca nada de eso está, como se llamaría, fuera de norma.

67

Los protocolos yo los definiría sencillamente como las normas que regirán los comportamientos y prácticas, ayudándonos así a que las reglas sean claras y los límites establecidos desde el inicio de nuestra relación BDSM no se mal interpreten.

Es evidente que son necesarios y que establecerlos nos ayudará en nuestros juegos, pero no os preocupéis si lo veis como algo lejano a vuestro juego, poco a poco entenderéis que su función es necesaria para que nuestras reglas no nos creen malos entendidos ni enfados en pleno juego.

Por ponerte un ejemplo de protocolos estandarizados.

•No te dirijas nunca a tu Amo sin permiso

•Nunca toques a tu Amo sin su permiso

•Nunca debes cerrar las piernas y tu boca siempre debe estar semi abierta.

•Una buena sumisa nunca debe llevar ropa interior a no ser que su Amo así lo solicite.

•Si tu Amo te ha regalado tu collar siempre lo deberás llevar en su presencia.

•Siempre debes dirigirte a tu Amo bajo el nombre de Mi Amo o aquel otro que se pacte en su momento.

•Una sumisa nunca hablará con nadie sin el permiso de su Amo.

•Una sumisa no deberá tutear nunca a su Amo

•Una sumisa nunca debe estar en una posición más elevada que su Amo

•Una sumisa si se sienta deberá hacerlo con las manos abiertas hacia arriba y sus piernas entreabiertas.

•Una sumisa nunca deberá mirar a los ojos a su Amo.

•Una sumisa nunca deberá llamar Mi Amo a otra persona o Amo que no sea el suyo

•Siempre establecerás la palabra de seguridad antes de iniciar una sesión o juego.

Bien, como has visto, se podrían enumerar infinidad de protocolos, siempre y cuando ambas partes las acepten. Dentro de las que te he enumerado hay muchas que no comparto en absoluto, por ello, te repito, debes siempre consensuar con tu Amo cuales son vuestros protocolos, de ellos dependerán las reglas que deberéis aplicar en una sesión o juego.

Si hablamos de los comportamientos entramos en cosas que son más sensatas y en muchos cosas semejantes a los protocolos, aunque también deberemos consensuarlos con nuestro Amo, hay cosas que son inamovibles dentro de una relación D/s.

Podemos hablar de:

68

•Obediencia incondicional y sin reservas hacia tu Amo

•Respetar a tu Amo en todas sus decisiones

•Buscar siempre el bienestar de tu Amo

•Tener en mente siempre tu condición de sumisa

•Preservar la imagen y honra de tu Amo ante otras personas

•Cuidar tu cuerpo sabiendo que es de su propiedad

•Acatar sus ordenes y deseos sobre tu cuerpo

Podríamos enumerar un sin fin de normas de comportamiento que repito siempre deben consensuarse entre tú y tu Amo.

Dentro de los protocolos y los comportamientos debemos incluir, por ejemplo, las posiciones de espera (tienes las posiciones fundamentales de una sumisa AQUI), posiciones de inicio de sesión, pero todo ello siempre debe ser a gusto de tu Amo. A mí, por ejemplo, que soy algo diferente, me gusta que estando mi sumisa de pie sus manos estén entrelazadas detrás, me deja su sexo accesible, lo cual no quiere decir que si quiero acceder a sus nalgas no haga que las ponga delante, pero lo ordenaré. Otros Amos, sin embargo, quieren que las manos de su sumisa estén en sus laterales, como norma de espera.

Otro punto con el que discrepo es con el de la mirada, a mí sí me gusta ver los ojos de mi sumisa mientras juego con ella. En este post que gustó mucho tienes mi punto de vista.

Bien, como ves, de forma personal me ayuda ver sus ojos, algo contrario a lo que opinan los puristas. Con esto solamente quiero hacerte entender que tanto los protocolos como los comportamientos y las reglas pueden ser modificables, la finalidad es que tanto tú como tu Amo sepáis encontrar el punto de equilibrio que os haga estar bien y disfrutar plenamente del juego BDSM.

¿Seguridad en el BDSM? ¡Siempre!

Partamos de las tres máximas del BDSM: Sano, Seguro, Consensuado.

Para los profanos esto puede parecer algo lógico, e incluso decir: "Bueno, no hacia falta decirlo es algo de cajón", pero creo que las señales de trafico también son visibles y hay continuamente cientos de accidentes de trafico por imprudencias al volante.

Piensa que estas con un sumiso, o que un sumiso se va a confiar a ti. Lo vas a atar, amordazar, encadenar y al Dom no se le ocurre otra cosa que ir se a tomar un café al bar de la esquina, por el morbo que produce dejar 45 minutos abandonado al sumiso, mientras esta inmovilizado.

69

Creo que es un gran error.

O un sumiso al que pides que te rellene un playlist y te dice cosas como: "no tengo limites", "Sí a todo". Disculpadme pero me entra la risa tonta cuando un sumiso me dice esas cosas. Al igual que un Dom cuando dice "No creo en las palabras de control".

Podríamos hacer un gran articulo con todas las normas de seguridad que has de seguir en cada procedimientos. Hay muchas variantes dentro del BDSM y muchas modalidades. Solo te voy a decir unas pautas que yo sigo.

El café.

Bueno, como suena es un café. Has de quedar con tu Am@ o sumis@ para una entrevista previa, tomar algo juntos y poder poner los temas sobre la mesa. Limites y gustos han de quedar claros. Y sobre todo ver si hay un buen ambiente. Se puede jugar ya con los roles o simplemente charlar como amigos o vainillas. Creed me se puede quedar con un sumis@ en una cafetería de tu mismo barrio, usar los roles, hacer la entrevista previa y ser tan morboso como en una mazmorra (esta claro que la mazmorra es mucho mejor).

Contrato y playlist.

Para los profanos os relatare que se trata de un listado de juegos del BDSM. Una enumeración de todas las disciplinas y posibilidades que pueden realizar un Amos o sumisos. Al lado de cada una de ellas el sumis@ pondrá "Sí", "No" o "Curiosidad".

Se puede mandar previamente o posponer si todo esta claro. Pero antes o después el playlist se ha de rellenar. Es un elemento de ayuda inestimable para un buen Dominante. Saber lo que tu sumiso esta dispuesto a probar, lo que acepta o por lo que siente curiosidad.

En ningún caso te has de sentir limitado como Dominant@ por ceñirte a un playlist, dado que es ese elemento el que te da la libertad para poder explayarte con tu sometid@ sabiendo que "él lo espera" y "lo acepta".

Esta claro que no vas ha hacer todo lo que tu sumiso afirma como "Sí" en un playlist en la misma sesión, pero puedes incorporar una cosa más un día e ir poco a poco.

Palabra de control o de seguridad.

Durante la sesión dentro de nuestros roles ha de haber un método de control entre los participantes. De alguna manera el sumis@ ha de poder indicar que todo esta bien o que algo no va bien. Se trata de "las palabras de seguridad" o de "control". Usemos un semáforo. Si el sumis@ dice "amarillo" durante la sesión indicara que "algo no funciona", el Dominant@ se percatara y

70

podrá preguntar que pasa y subsanarlo. Si el sumis@ dice "Rojo" se recomienda parar de inmediato la sesión y ayudar al sumis@, el "Rojo" indica que algo malo pasa y que el sumis@ desea parar de inmediato la sesión.

Unamos lo a un playlist, tu sumis@ dice que hay un aspecto en el playlist al que tiene "Curriosidad" o que dice "No", pero tu como Dominant@ quieres probarlo un día en una sesión y procedes. El sumiso protesta, implora y dice cosas como "No Am@" pero tu sigues. ¿Eres un mal Am@? No. Pero a mitad el Sumis@ dice "amarillo" y verificas las cuerdas, o lo que sea que le molesta, y sigue la sesión como antes. El sumis@ sigue implorando que no desea probar esa nueva variante y al final tu como Am@ te impones y lo realiza. No lo has interrumpido porque el sumis@ no ha dicho "Rojo" esa es la libertad que te da la palabra de seguridad. Se podría dar el caso inverso y que al experimentar algo nuevo el sumis@ dijera "Rojo", entonces has de parar la sesión de inmediato.

Confianza

Si el Sumis@ no te inspira confianza en una sesión, INTERUMPELA. Podríamos enlazar este punto

con el del café. Pondré algunos ejemplos:

Es muy frustrante estar en medio de una sesión y que tu sumis@ te diga "para! eso no me gusta" y

comprobar luego que dijo que "Sí" en el playlist.

O ver como tu sumis@ que dijo ser una persona "Sin limites" te dice dos veces la palabra de

control en una sesión.

El BDSM es una relación entre personas sin confianza no es nada.

Después podríamos mirar las normas de seguridad que podríamos llamar de "Sentido común" (eso en que confiamos que tenga toda persona que pilota el avión en el que viajamos).

Aspectos como momificacion, ataduras, juegos con agujas, etc

sus propias normas de seguridad. Si no eres un experto pregunta, todos deseamos aprender.

cada una de ellas han de tener

Los sumis@s tampoco son expertos y aprenden. Experimentar juntos Am@s y sumis@s campos desconocidos ayuda a crear lazos mas fuertes juntos y estrechar la confianza. Dos pares de ojos atentos ayudan más que solo uno. Seria muy frustrante para un sumis@ encomendarse a unas manos inexpertas creyendo que es un gran experto en una practica del BDSM.

71

CONCEPTOS ELEMENTALES

INTRODUCCION

Dominación/sumisión (D/s) es un tipo de relación alternativo, en la cual, un Amo o Dominante, controla las acciones, emociones y destino de una esclava o sumisa. La D/s no tiene por que hacer referencia al sexo intrínsecamente. El Amo seduce a su esclava con su poder, la esclava seduce a su Amo con su humildad y servilismo.

El sexo forma parte de su relación, pero en esta guía se trata un estilo de vida, no las relaciones sexuales.

Tanto Amo/Dominante como esclava/sumisa no son roles directamente intercambiables, cuyas diferencias se explicaran a lo largo de esta guía.

La relación D/s consiste en dos personas adultas que mutuamente consienten en tener este tipo de relación y acuerdan que una de ellas toma el rol controlador, dominante, y la otra, la sumisión, el rol controlado.

Como en cualquier otra clase de relación, es una vía de dos sentidos, aunque a los no iniciados pudiera no parecérselo. El Amo necesita a la esclava de la misma manera que la esclava necesita al Amo, dependiendo el uno del otro para satisfacer sus necesidades. Cada uno de ellos tiene diferentes necesidades, que se definen con sus roles de Dominante o sumisa y los dos están satisfechos, aunque de diferente forma. Cada relación tiene su propia manera de vivirla. Cada relación D/s es diferente, aunque hay algunas reglas básicas que son universales.

DEFINICIONES BASICAS

Dominación y sumisión no deben ser confundidas con sadomasoquismo.

DOMINANTE: Aquel que ejerce gran influencia o poder, gobernante. El de mayor posición o prevalencia. Tiene su origen en el termino latino 'dominari', estipular reglas, 'dominus' Senior.

SUMISO: Aquel que se rinde a la voluntad o autoridad de otro. Que se somete a condiciones o procesos. Que permite que le sometan. Procede del latín 'submitere', someterse.

SADISMO: Perversión que deriva de la satisfacción sexual inflingiendo dolor a otros. Placer en la crueldad. Crueldad extrema. Tiene su origen en el Marques de Sade.

MASOQUISMO: Anormal condición en la que para lograr excitación y satisfacción sexual se depende del abuso o daño psicológico proporcionado por otro. Tiene su origen en Leopold von Sacher-Masoch, un novelista austriaco.

72

SADOMASOQUISMO: Perversión de encontrar placer, especialmente sexual, indistintamente como sádico o masoquista.

BONDAGE: Estado de sujeción producido por una fuerza, poder o influencia.

Si ignoras el significado de los términos perversión y anormal de las anteriores definiciones, puedes ver que todavía en las definiciones de dominante o sumiso encuentras el dolor como parte integral de los mismos. Es una diferencia de grado. No digo que el S/M sea incorrecto, malo o indeseable, solo que el dolor es mucho mayor que en D/s, y es demasiado intenso para los principiantes. Mucha gente puede confundir D/s dura con S/M y son cosas distintas.

LOS ROLES

Aunque pueda parecer a simple vista que todo el poder de la relación fluye del Amo al esclavo/sumiso, esto es de alguna forma erróneo. Los participantes de la relación D/s, no importa en que lado de la misma estén, son iguales en cierta forma, los dos tienen poder, aunque de diferente manera. El Amo puede que tenga la ultima palabra, pero la sumisa inicia muchas acciones por sí misma. Para prevenir futuros malentendidos, hay que tener claras las diferencias entre Amo y Dominante, así como entre sumisa y esclava.

DOMINANTE

Muchos dominantes inexpertos creen que todo lo que necesitan es simplemente ordenar a su sumisa como decidan. Hay mucho que decir sobre lo que se necesita para ser un buen Dominante.

La dominación no es dar órdenes aleatoriamente. Un buen Dominante encontrara el modo de que la sumisa encuentre placer en la dominación, es el protector, maestro y amante de su sumisa.

Como protector, el Dominante debe ser mas fuerte que su sumisa y del resto de la gente que forma parte de la vida de su sumisa, no me refiero a fortaleza física. Estoy hablando del carácter y de la personalidad.

Como maestro, el Dominante debe ser recto y por encima de todo, ecuánime, no puede castigar a su sumisa arbitrariamente, debe tener una razón. Si se extralimita, puede romper la confianza y seguridad que la sumisa ha depositado en él. El Dominante debe ser respetado por la sumisa. El respeto y la confianza deben ser ganada a pulso por el dominante, siendo justo, recto, repartiendo premios y castigos de la forma apropiada. La figura del dominante no aparece para degradar e inflingir dolor a la sumisa, pero si para llevarla al camino correcto que le lleve a servirle y amarle.

Como amante, el dominante debe ser cariñoso, y en cuando es necesario, severo. Tiene que saber que solo Él puede proporcionar placer a la sumisa y que no puede ser negligente en este aspecto. El dominante debe, cuando proceda, ser gentil y tierno con la sumisa, apoyarla. La relación D/s no es solo una demostración de poder, el dominante se preocupa del bienestar de la sumisa, Si un castigo es necesario para parar una acción nociva para la sumisa, este procede del Dominante, por

73

otra parte, una acción correcta por parte de la sumisa debe ser recompensada por este con amor y cuidados.

AMO El Amo posee un mayor grado de control en la relación D/s, sigue las mismas reglas que el Dominante, pero en un sentido más estricto. Puede poseer una esclava, y puede llamarla, así mismo, sumisa. La esclava es hecha suya o marcada por el Amo. El Amo la considera su más preciada y amada posesión, por encima de todo. Contrariar sus reglas será penado de la forma más severa en la mayoría de las ocasiones, del mismo modo, cuando esta satisfecho, colma de amor y cuidado a su esclava. El Amo es muy protector, ya que su esclava depende totalmente de Él.

SUMISA Para estar seguros, la esclava sirve y el Amo recibe. Pero eso no implica que la esclava no tenga autoestima. Sus necesidades son reales y podría romper la relación si sus necesidades no son satisfechas. El rol de sumisa aparece para ser, de alguna manera, mas fácil, pero de hecho, la sumisa juega un gran papel en como se forma la relación D/s. La regla principal que debe seguir la sumisa es seguir las directrices del Dominante y complacerlo. Ser sumisa no implica ser el felpudo del Dominante, la sumisa es su compañera, pupila y amante. Como compañera la sumisa es tratada con respeto y dignidad, puede opinar y compartir las actividades del Dominante. Esta es la parte de la relación en la que son mas iguales. Como pupila, la sumisa aprende como complacer al Dominante, y cuando lo hace, espera ser recompensada por ello, así mismo, cuando no lo hace, o hace mal algo, espera el correctivo con el animo de que la lleve al camino correcto. Como amante, lo único importante para la sumisa es el placer del Dominante, olvidando el suyo propio, que reside en complacerle, no lo hace por miedo, castigo o recompensa, si no porque desea su felicidad y no quiere, de ninguna manera, contrariarle.

ESCLAVA La esclava es el mayor grado de sumisión en las relaciones D/s. Su principal propósito es servir las necesidades y deseos de su Amo, a quien entrega totalmente el control, por que sabe que su Amo lleva su bienestar muy dentro de su corazón. La esclava esta marcada por su Amo de alguna forma para reconocerla como posesión suya, puede ser mediante un tatuaje, un piercing, incluso con un collar físico. La relación Amo/esclava tiende a ser para toda la vida, mucho más que la D/s. La esclava es conducida a un más alto nivel de conducta y complacencia que una típica sumisa, debido a que la esclava ha delegado el control de su vida a su Amo.

74

SWITCH Persona que gusta de ejercer ambos roles en sus relaciones, es decir el rol dominante o activo y el rol sumiso o pasivo, dependiendo del momento y de la otra persona con la que se relaciona en esa situación.

DIFERENCIAS ENTRE SUMISA Y ESCLAVA

La diferencia entre una sumisa y una esclava no es siempre algo claro y es a menudo tema de discusión dentro del mundo BDSM En general, una sumisa mantiene cierta distancia de su AMO y conserva algunas libertades, mientras que una esclava entrega su libertad y su derechos a su AMO.

Esta discusión se centra en qué elementos hacen una sumisa o una esclava. A menudo uno se encuentra a individuos que se llaman a sí mismo esclavas cuando sumisa sería un título mejor y a veces uno ve a personas descritas como sumisas que es más bien una esclava. No estoy seguro que el intercambio de energía total (TPE), se pueda aplicar a una esclava consensual. En casos normales, parece imposible tener una TPE en una relación no forzada verdadera de esclavitud. La TPE parece implicar fantasía más que realidad. En una relación verdadera de TPE, significaría que cualquier orden que un Dominante podría pensar. Tendría que ser obedecida por la esclava indiscutiblemente. Por ejemplo, un AMO podría decir, “odio a mi vecino, vete consigue un arma y mátalo”.

Como en el mundo normal hay restricciones en el TPE. Las restricciones siguientes, qué algunos llamarían límites éticos, son a menudo una realidad en una relación AMO/esclava y se documentan normalmente en el contrato auxiliar.

La esclava no tiene que obedecer órdenes que:

• Entren en conflicto con cualquier ley existente y pueda conducir a las multas, detención, o al procesamiento de la esclava.

• Pueda causar daño extremo a la vida de la esclava, tal como perder su trabajo, causar tensión en la familia, etc.

• Pueda causar daño corporal permanente a la esclava.

• Pueda causar un trauma psicologico a la esclava, tal como una escena de violación para una esclava que haya sido violada en el pasado

En mi opinión, estas restricciones sobre la autoridad de un AMO no debilitan la relación AMO/esclava, sino que reflejan la realidad de la vida moderna. Esto no es un nuevo concepto de propiedad porque en el pasado muchas sociedades donde existía la esclavitud tenían restricciones de cómo una esclava podría ser tratado por su dueño.

75

Hoy, la esclavitud dentro de BDSM no tiene NINGUNA relación con la esclavitud forzada del pasado. Cualquier esclava puede, si lo elige, ser libre y salir de la relación. Es una realidad. Sí, el objetivo es entrenar a la esclava tal y como necesita emocionalmente su AMO y se une a él y a su esclavitud hasta un punto donde parece increíble dejar a su AMO, pero muchas relaciones AMO/esclava terminan. Muchas terminan por decisión de la esclavo y no del AMO. Así pues, cualquier discusión de esclava vs sumisa debe estar en el marco de las restricciones antedichas impuestas por la vida moderna.

Una sumisa obedece eligiendo hacer algo en cada momento. Una sumisa conserva la libertad. Una esclava hace inicialmente una opción de obedecer a su AMO siempre. Una esclava entonces se somete a la voluntad de su AMO siempre.

Una sumisa acepta la sumisión, una esclava acepta la obediencia.

Para mí, una sumisa conserva la libertad de opción y una esclava le da la libertad de opción a su AMO. La sumisa da su sumisión de una manera limitada, por un período definido de tiempo o de lugar y bajo ciertas condiciones. Una sumisa aunque tenga una relación a largo plazo con un AMO, todavía conserva cierto control. Sin embargo, muchas están satisfechos con un papel ocasional sin ninguna meta a largo plazo. El entrenamiento puede o no estar implicado entre un Dominante y una sumisa.

Una sumisa tiene una lista de condiciones, de reglas, y de límites que un Dominante ha de convenir respetar antes de una sesión o una relación. Estas condiciones, reglas y límites definen generalmente el tiempo, el lugar y la actividad. No es inusual que una sumisa comience la relación con reglas y límites y olvidar algunos cuando la confianza, el respeto y el AMOr hacia su AMO crecen. Es una buena práctica comenzar cualquier nueva relación de esta manera. Uno se debe incorporar a la relación dando solamente la cantidad de energía que se siente seguro en dar. La decisión de convertirse en una esclava se debe posponer hasta que el Dominante y la sumisa se conozcan bien y confíen mutuamente.

Una sumisa tiene un papel normalmente durante el período de tiempo acordado, con un AMO. Durante este período el AMO puede tener el control total. Una vez que el período termina, el control vuelve a la sumisa. El AMO “ pide prestado” solamente el control de la sumisa y en el grado que lo desee la sumsia. La sumisa controla su sumisión.

Una definición de una esclava vs una sumisa se basa sobre todo en la atención de la sumisa. Si el interés de la atención está en uno mismo entonces es una sumisa, si el interés está en su AMO, entonces es una esclava. No estoy seguro de que esta sea una definición aceptable para todos, no obstante es una línea que puede trazarse.

76

El ser una sumisa no implica siempre:

1) Una entrega a largo plazo,

2) La dedicación a un AMO,

3) La obediencia, y

4) La atención a las necesidades y los deseos de un AMO.

Una vez más no hay necesidad de tener prisa en la en esclavitud. Uno debe comenzar como sumisa y aprender a conocer y confiar en su AMO. La esclavitud no es algo para todas las sumisas. Si una sumisa es incapaz o está poco dispuesto a aceptar la esclavitud, tendrá sus razones, y no es ningún crimen. Cada persona tiene que determinar sus necesidades e intereses dentro de BDSM.

La esclavitud es un nivel más de obediencia y satisfacción que la sumisión. La esclavitud es la entrega completa de un cuerpo, de una mente, de un alma, y de un espíritu de esclava. Se somete

a la voluntad de su AMO. Sus opciones se convierten en sus opciones. La obediencia es un aspecto importante en su vida.

Una esclava ha tomado una decisión, la decisión que toma es darle opciones a su AMO. El consentimiento y la obediencia se asumen siempre para ser parte de la esclavitud. La comunicación, la comprensión mutua y la confianza llegan hasta el punto de que son parte de su vida. Una esclava es poseída a cualquier hora por su AMO sin importar el tiempo, el lugar o la actividad. Su AMO la posee cuando ella está fuera de su presencia. La confianza en su AMO y su entrega a él es el punto de partida de la esclavitud.

Las esclavas entran en esta relación por su propia voluntad libre. Ésta es una opción de esclavitud no forzada. Ella decide darle su libertad a su AMO. Ella es una esclava porque necesita, y desea servirle, obedecerle y satisfacer a su AMO siempre y de todas las maneras, no porque ella sea forzada a la esclavitud. Por supuesto, habrá épocas en que una esclava será forzada a hacer algunas cosas, pero no será algo que va contra lo que es como persona. El AMO forzará los límites para ampliar la obediencia y ayudar a la esclava a crecer y a incrementar su servicio. Las esclavas se convierten, se acostumbran a la obediencia y encuentran alegría y paz en ella. Una relación AMO/esclava acertada implica siempre felicidad.

El ser una esclava significa que está dispuesta a ser moldeado para satisfacer las necesidades de su AMO y para servirle. Una esclava es resocializada y reeducada por su AMO para servirle, obedecerle y satisfacerle. Su atención es su felicidad.

Un AMO es responsable del las necesidades y felicidad de su esclava. Ella le da poder sobre sus necesidades y felicidad. Sin embargo, una esclava es responsable de comunicar estas necesidades

y sensaciones. Los límites del AMO se convierten en los límites de la esclava. Esto no sucede de la noche a la mañana, es un proceso de crecimiento en esclavitud.

77

Una esclava no tiene pensamientos ni razona. Ésta es la idea falsa más grande de la esclavitud. Es algo falso que ha sido propagado por las cybersumisas y los jugadores ocasionales como justificación de su falta de entrega total. La esclavitud por sí misma es una experiencia en tiempo real y no cyber. Es imposible que una cyber sea una esclava

Una esclava tiene grandes responsabilidades dentro de la relación. Se le da normalmente unos límites y unas directrices y se espera que actúen dentro de ellos, con sus propios recursos y capacidades. Una esclava puede expresar sus pensamientos pero la decisión final es siempre de su AMO. La decisión tomada por su AMO llega a ser absoluta para ella.

La mayoría de las esclavas utilizan sus habilidades y talentos dentro de la relación AMO/esclava para avanzar en ella y en el bienestar de su forma de vida. La mayoría de los AMOs animan a esto. Normalmente la sensación de los AMOs es que es más fácil usar una esclava para manejar un proyecto que a una sumisa. La esclavitud consensual implica dedicación, cuidar cariñoso y obediencia, así como no aprovechar su conocimiento y habilidades.

Un AMO asume la responsabilidad del cuerpo y el bienestar de su esclava. Un AMO cuida siempre del desarrollo y el bienestar mental de su esclava. Ella es su posesión y no tiene ninguna razón para destruir su posesión. De hecho tiene un gran interés en su desarrollo.

Uno también oye que “una esclava no tiene voz en la relación.” Ésta es otra idea falsa de la esclavitud. Un AMO con sentido común buscará la opinión de su esclava antes de tomar una decisión en muchas áreas. No es imposible encontrar un esclav que tenga más conocimiento en algunas áreas que su AMO. En las áreas donde ella tiene experiencia, conocimiento y entrenamiento, sería absurdo para él no buscar su consejo antes de tomar una decisión. Además, es mejor discutir la ideas con alguien antes de tomar decisiones. Una buena esclava se sentirá honrada de ayudar a su AMO ofreciendo una opinión inteligente. Una esclava entra en muchas de los procesos de toma de decisión que se requieren en la vida, solamente que la decisión final es del AMO. La esclavitud no es un escape. Más aún los problemas presentes y futuros no desparecen como por arte de magia. La esclavitud es un encuentro de las sensaciones de los esclavos, de sus necesidades naturales, no un escape.

Una esclava goza de la sumisión y, en un cierto momento, esa sumisión llega a ser bastante profunda para sentir la sensación de ser poseído o completamente controlado por su AMO. No todas las sumisas se convierten en esclavas, pero todas los esclavas son sumisas. La esclavitud requiere siempre una entrega a largo plazo por parte de la esclava a su AMO. La esclavitud requiere siempre ser poseída. Una comienza como sumiso y en un cierto momento crece en esclavitud. Qué es más correcto ser esclava o sumisa?. Depende de las necesidades y de los deseos de los individuos implicados. Algunos AMOs no desean una esclava y algunos no desean una sumisa. Además, dependiendo de la personalidad de la persona, algunas sumisas nunca serán esclavas y algunas esclavas nunca serían felices como sumisas. Es una opción que se toma.

78

Diferencia entre masoquista y sumisa

Existe una clara diferencia entre ser masoquista y ser sumisa.

El término sumisa proviene de someter, lo que implica que la persona se somete voluntariamente a las órdenes de otra. Y dentro de lo que se establece bajo el sometimiento son los límites que no se deben sobre pasar.

Ser sumisa no necesariamente trae como consecuencia la necesidad de padecer dolores físicos, para demostrar la sumisión en si, el acto se basa en obedecer los mandatos del Amo.

No necesariamente un castigo trae como consecuencia un dolor, puede ser una humillación verbal o la privación de realizar determinado acto.

El sumiso que no se considera masoquista y tiene clara la diferencia entre una cosa y la otra , entenderá que debe padecer dolores físicos como castigo por olvidar una regla impuesta por la parte de su Amo.

Una cosa debes sin embargo tener en cuenta como sumisa, el dolor que no disfrutes, aquel que no te cause placer y excitación, es patológico. Nunca sufras, ni física ni emocionalmente a cambio de nada, tu y tu placer son lo primero. Y ante la desobediencia y el ejercicio de dolores sobre el cuerpo de la sumisa puede traer como consecuencia la ruptura de la relación unilateralmente.

Esto es en cuanto a la sumisión lo cual hay que diferenciar del masoquismo.

El masoquismo es una práctica en la cual una persona obtiene satisfacción al recibir determinados dolores.

Los masoquistas que no se consideran sumisos no buscan obedecer órdenes, mas bien intentan desobedecerlas para ser castigados ya que esto es lo que pretenden, su gusto pasa por sentir dolor y no por obedecer.

Al igual que en una relación de sumisión en el masoquismo existen limites impuestos por el Amo mas que por el masoquista, por la razón de que hay muchos que pretenden sufrir determinados dolores que pueden ser peligrosos.

Por lo general un masoquista viene con una idea y dice que tipo de dolor le gusta padecer por eso es que se debe de tener en cuenta si hacerle sufrir este dolor no va a terminar en consecuencias graves.

El que es puramente masoquista difícilmente va a poder ser un buen sumiso debido a que va a buscar el dolor y no la obediencia. Por esta razón la gran diferencia entre sumisión y masoquismo es que si el sumiso busca la obediencia al masoquista solo le importa el dolor físico.

Texto editado de:

sumis_2554.html

http://debatesbdsm.blogspot.com/2009/01/diferencias-entre-masoquista-y-

79

NIVELES DE SUMISION

1) Masoquista No Sumis@: gusta de juegos kinky y persigue saciar su propio placer de dolor leve.

2) No Esclav@ - Pseudo Sumis@: preferentemente se encuentra en juegos de rol con temática de humillación leve.

3) Esclav@ de Juego - Pseudo Sumis@: por lo general asúmen roles de sumisión y masoquismo por compartir placeres, suele ser un sumis@ Top.

4) Verdader@ Sumis@ - No Esclav@: cede su control temporalmente, busca satisfacer a su dominante pero en segundo plano.

5) Verdader@ Sumis@ - Juega de Esclav@: cede su voluntad a su dominante temporalmente y permite juegos con menos limitantes.

6) No Comprometido - Más que Esclav@ de Juego: Cede su voluntad casi todo el tiempo, puede dejar de jugar por mucho tiempo y actúa a capricho

7) Esclav@ Real de Medio Tiempo: Tiene un compromiso con su Am@ y se concibe como propiedad. Atiende sus labores diarias, pero una vez terminadas sus labores, su Am@ es totalmente su prioridad.

8) Esclav@ de Tiempo Completo: Sólo vive para servir a su Am@ y acepta el Masoquismo como muestra de entrega.

9) Esclav@ Total: Esclav@ sin límites, obedece cada orden de su Am@ por increíble que sea (aunque hay quienes se denominen como sumis@s de nivel 9, realmente dudo que existan)

Cual es la actitud correcta de una sumisa?

La que su Amo le vaya marcando.

Si desea que se entregue sin decir nada, esa es la actitud correcta

Si un dia desea que su sumisa sea la mas puta de entre todas las putas, esa sera la actitud correcta

Si un dia desea que se la mas humilde de las sumisas, esa sera la actitud correcta

Si desea sus escritos sus fantasisas de forma exporadica, esa será la actitud correcta

Si desea que adivine lo que el desea, esa será la actitud correcta…

Si desea que le cuente que siente y como lo siente, esa será la actitud correcta.

Si desea una mezcla de todo y de nada esa sera la actitud correcta.

80

La actitud correcta en una sumisa es la que su Amo desea… ni más ni menos… y por lo tanto hay tantas actitudes correctas como Amos y sumisas….

Veamos algunos puntos:

1-Hay que partir que hablamos del rol y/o carácter de sumisa en el bdsm. Y que lo estamos haciendo de una generalidad de personas más o menos equilibradas, que no lo hagan por “ver qué pasa”, “aburrimiento en su vida”, “querer sentirse víctimas”, etc. Es decir, que se sientan sumisas y que quieran ponerlo en práctica según sus medios.

2-Personas implicadas: dos personas que, en muchos casos, tienen también pareja vainilla, es decir cuatro personas, y a veces con la presión de sus correspondientes hijos. Bien. Concretemos:

ya en la pareja bdsm implicada directamente tenemos que hablar de dos caracteres enfrentados. Imaginemos, por ejemplo, una sumisa bastante tiránica y un Amo de carácter romántico; imaginemos una sumisa muy pasiva y un Amo muy activo…las posibilidades son numerosas. Y en cada una de estas parejas la interacción de ambos caracteres es casi infinita.

3-Pero ahí no acaba la cosa. La sumisa puede tener un carácter fuerte (de hecho la mayoria lo tienen, por eso pueden “permitirse” ciertas cosas), pero luego con el Amo que hayan “elegido” tener un resorte de “sumisa perfecta ante su adorado Amo”, pero sólo con el Amo elegido y el tiempo en que este Amo les “funcione”. De alguna manera estamos hablando del tigre hembra que sólo baja las zarpas ante “su” domador, pero que si éste no está se convierte en una verdadera fiera.

4-También podemos imaginar la “sumisa buena persona”, “la sumisa entregada hasta sus últimas consecuencias”, la “sumisa desobediente”, etc., por no hablar de todas las variedades oscuras y semiclaras que se pueden dar en el territorio de los Doms, desde el Amo necesitado de criada lavandera, al Amo nostálgico del harén turco, del simple chulo al Amo Marco Polo, buscador de experiencias, etc. ¿Cuántos combinados semialcohólicos pueden dar estas mezclas?

Como se puede ver, la pluralidad es rey en el mundo real y en la interacción de las personas. Y pese a todo…se mueve, podríamos decir.

81

ACERCA DE LOS DOMINATES

Con la proliferación de chats, foros y webs sobre el BDSM también han aumentado espectacularmente las personas que se acercan al BDSM con curiosidad o por morbo. Muchas de estas personas continúan en esta temática y marcan como prioritario objetivo tener prácticas, tener Amo/a o tener sumisas/os.

Pocas son las personas Dominantes que aceptan de buen grado que tambien deben formarse, instruirse, mentalmente.

Hablar de ética o de asuntos conceptuales suele ser aburrido para la mayoría, que incluso toman las opiniones ajenas como "moralina", y las rechazan usando la ya típica frase de 'la retrógrada ortodoxia'.

No entraré a debatir sobre el concepto de BDSM que tiene cada cual, pero sí veo importante que ese "aumento" de personas afines al BDSM también conozcan ciertas bases que harán que sus relaciones sean más satisfactorias (entrecomillo esa palabra porque no se trata de un aumento real, sólo de que cada vez más gente reconoce su interés por el BDSM y abren los ojos).

Tanto para Dominantes como para personas sumisas, el siguiente texto, puede resultar interesante. Se trata de mi traducción sobre un escrito de Les Is More, del año 1998, con aportaciones de Silent Intruder (original en inglés).

No sólo sienta unas bases éticas sobre el comportamiento que debe mantener un/a Dominante con las personas a su cargo, sino que también incide en los límites que se deben respetar en las relaciones de los demás; algo que es fundamental cuando un grupo de personas tienen la pretensión de crear una Comunidad sana y feliz.

(Como en todas las traducciones que ofrezco, este texto tiene conscientes errores ortográficos, que me permiten constatar quienes se aprovechan del tiempo de los demás usando el copy/paste).

He aquí el documento:

Ser Dominante/sumis@ es un estado mental. No es un acto sexual, no es un juego, y no es representar un papel como si fueran actores. Este estado de ser es totalmente asexual (para hombres y mujeres).

82

Primero, y sobre todo, un/a Dominante es siempre un Caballero o una Dama. No existe ninguna excusa para ser mal educado o rudo con los demás. Salvo para las personas sumisas que necesitan

y requieren esto de su Dominante y han dado su previo consentimiento.

Segundo, un/a Dominante debe mantener siempre el control. Drogas, incluso el alcohol, afectan a la mente y al cuerpo. Afectan a las relaciones y, lo más importante, pueden afectar a una escena, restándole control al Dominante. Si un Dominante no es capaz de controlar sus propias emociones

y actos debe considerarse incapaz de controlar a otro ser humano.

Tercero, un/a Dominante es siempre Honesto. Mentir es demostrar que no se merece confianza, y una persona sumisa debe confiar en su Dominante. Mentir sobre el nivel de experiencia que se tiene, sobre el número de personas sumisas que se han tenido, sobre el ideal de relación que se desea para un futuro, etc es abusar de la confianza que otra persona ofrece. Cualquier persona sumisa valora mucho más la verdad que una mentira piadosa.

Cuarto, un/a Dominante acepta la responsabilidad de todas sus acciones. Todo el mundo comete errores. Buscar una falsa excusa para un error propio, o culpabilizar a otra persona, sólo provoca una pérdida de respeto.

Quinto, un/a Dominante espera respeto, pero no lo exige. Ningún Dominante exige a los extraños que le llamen Amo, Ama, Master, Mistress, Dom, etc unido a su nombre. Usar esta clase de títulos en reuniones BDSM, o en internet, es, además de infantil, inapropiado, dado que es el comportamiento de cada cual el que describe quién es quién dentro del BDSM. Los/as Dominantes jamás usan esos adjetivos calificativos cuando se refieren entre ellos/as, dado que están en el mismo plano de naturaleza.

Sexto, un/a Dominante conoce la diferencia entre necesidades, deseos y expectativas. La persona sumisa puede querer una relación 24/7 con un comprensivo Dominante. La persona sumisa puede desear una corta relación con una ruda persona. La persona sumisa puede necesitar casarse y tener hijos/as.

83

Deberes de un/a Dominante

Es el deber de un/a Dominante controlar sus emociones. Castigar a una persona sumisa bajo un acceso de furia o en un ataque de ira es abuso.

Es el deber de un/a Dominante recordar siempre que la entrega es un regalo. Infravalorar ese regalo es abusivo. Cuando la persona sumisa no es libre para retirar su regalo entonces ha dejado de serlo.

Es el deber de un/a Dominante cuidar y proteger a todas las personas sumisas. Esto no significa protegerlas hasta que puedan encontrar a otro Dominante, manteniéndolas mientras tanto para sí mismo/a. Esto tampoco significa inmiscuirse en la relación de una persona sumisa con otro Dominante. Se puede ofrecer ayuda, pero nadie debe forzar a que esa ayuda se acepte.

Es el deber de un/a Dominante tomar a la persona sumisa que encaje con sus preferencias. Una sumisa que no tolere el látigo no debe pertenecer a un Dominante que prefiera usarlo.

Es el deber de un/a Dominante tomar únicamente el número de sumisas que adecuadamente pueda controlar, proteger, amar, confortar y cuidar. Es intolerable mantener una entrega bajo falsas promesas. Liberar a una sumisa es el mejor camino para que ambos puedan continuar sus propias vidas.

Es el deber de un/a Dominante vigilar y controlar la escena cuidadosamente, prestando atención a que nada dañe innecesariamente, física o emocionalmente, a la persona sumisa implicada.

Es el deber de un/a Dominante, después de haber realizado una escena, asegurarse que la persona sumisa está emocionalmente estable. Durante la escena, cualquier persona sumisa, está sobreexcitado hormonalmente. Más tarde, el cuerpo, reduce esa concentración hormonal, y se puede caer en un estado depresivo. La persona sumisa debe haber sido prevenida sobre ese posible estado posterior, y asumirlo como algo natural, que puede tardar unas horas o un dia en desaparecer. Incluso un/a Dominante puede experimentar esa depresión post-escena. No debe practicarse ninguna otra escena hasta que todas las personas implicadas hayan recuperado su normal y habitual estado emocional.

Es el deber de un/a Dominante conocer y comprender qué necesita, desea y espera la persona sumisa a su cargo. Malas interpretaciones sobre estas tres cuestiones provocarán, casi con seguridad, problemas mentales y emocionales a la persona sumisa.

84

Responsabilidades de un/a Dominante

Es responsabilidad de un/a Dominante asegurarse que una persona sumisa sin dueño/a es guiada adecuadamente hacia el tipo de Dominante que necesita. De nuevo, un/a Dominante, puede ofrecer consejo y ayuda, sin imponerlo unilateralmente.

Es responsabilidad de un/a Dominante asegurarse de que la persona sumisa a su cargo sabe diferenciar entre lo que es abuso de lo que no lo es.

Es responsabilidad de un/a Dominante asegurarse de que la persona sumisa a su cargo conoce sus Derechos.

Es responsabilidad de un/a Dominante ofrecer a la persona sumisa a su cargo información sobre el BDSM y sobre su modo de vida.

Es responsabilidad de un/a Dominante asegurarse de que la persona sumisa a su cargo crece y se desarrolla bajo su posesión tanto en el BDSM como en su vida social/familiar/laboral.

Actos Deshonrosos

Es deshonoroso para un/a Dominante que la persona sumisa a su cargo sufra daño innecesario.

Es deshonoroso para un/a Dominante violar los derechos de una persona sumisa a su cargo.

Es deshonoroso para un/a Dominante aceptar o rechazar entregas por mero entretenimiento. (salvo en los casos de personas sumisas que prefieren los juegos de abandono temporal o definitivo).

Es deshonoroso para un/a Dominante inmiscuirse en la relación de una persona sumisa con otro Dominante.

Es deshonoroso implicar en escenas propias a personas sumisas de otro/a Dominante sin su permiso y conocimiento previo.

85

CARACTERISTICAS DE UN BUEN DOMINANTE

He pasado mucho tiempo discutiendo con otras personas dentro del BDSM, qué es lo que hace bueno a un dominante. Qué distingue a un Dom de un wannabe. He leído un poco de material que pude conseguir y a través de varias discusiones y un cierto proceso de investigación, he recopilado la siguiente lista de características. Enlisté las que más se repiten, muchas de ellas aparecen sólo en las charlas que tuve y otras más en los artículos que he leído. Mi total agradecimiento a Mistress Ice, EZRiser, y a Magistar, en particular. Sus palabras, su perspicacia y su honestidad me ayudaron para crear esta lista que espero sea consciente.

ACEPTACIÓN

Aceptarse a sí mismo, qué hay en tu interior, cuáles son tus necesidades y deseos. Aceptación de tus limitaciones y de las de tu sumiso. La habilidad de aceptar a otro humano empieza por aceptar quién es, incluyendo sus defectos y especialmente aceptando los propios. La aceptación de ser un dominante es algo individual y no debe avergonzar o intimidar a tu necesidad de serlo, pero sí debe alegrarte.

COMUNICACIÓN

La habilidad para ver, aceptar, y entender los aspectos emocionales de la psique de los sumisos. Para entender y tener conciencia de la multitud de cosas que realmente pueden afectar a un sumiso física, mental y emocionalmente. Ser capaz de entender muchas situaciones que suceden dentro de la vida diaria y que pueden limitar al sumiso para servir mejor. Usar compasión sabiamente que te permita ayudar a tu sumiso, para apoyarlo durante el tiempo que el stress muestra que tú eres verdaderamente el dominante. Aquel que hace a los dom y a los sumisos personas reales. Sin compasión tú no eres un dominante, sólo un sádico.

CORTESÍA

Esta es una medio explicación pero mucha gente me pregunta que especifique qué es la cortesía. Es la habilidad de mostrar maneras apropiadas: por favor, gracias, de nada. Es dirigirle la palabra a alguien con un respetuoso tono de voz. Un dominante deberá mostrar cortesía incluso con su sumiso y con otros sumisos que estén a su alrededor. Sólo porque tú eres dominante no tienes derecho de ser crudo, cruel o rudo. Esto incluye cortesía hacia tus semejantes.

GRACIA

La elegancia es la manera como un dominante se presenta a sí mismo con un importante y deseable nivel de personalidad para tratar a los sumisos y para que así lo traten a él. La manera cómo un dominante se cuida a sí mismo, su estilo de juego, no importa cuán gráfico sea pues siempre surgirá su estilo y su gracia. Su comportamiento no debería ser vacilante, afectado o confuso. Si esto es una deficiencia natural, el dominante deberá aprender y crecer más en esta área.

86

DOMINIO

Esta es la característica más importante de un dominante. Es una habilidad natural para estar al frente, para ser el líder. Para emplear el control de manera respetuosa, inteligente y humilde. La fuerza de carácter que le permite emplear el control necesario en una relación de intercambio de poder. La habilidad para cuidar bien de la otra persona.

HONESTIDAD

Personalmente siento que no debería ser necesario decirlo, pero hay mucha gente que carece de honestidad, sobre todo dentro del BDSM. Honestidad es la habilidad de hablar, de ser abierto y verdadero acerca de lo que se dice. No ocultar emociones, miedos, límites, fantasías, ideas y pensamientos. No debe decírsele al sumiso lo que tú crees que quiere escuchar sólo para "endulzar sus oídos". Honestidad es la base de la verdad, si no la hay, no puede existir una relación auténtica.

HUMILDAD

Esta es básicamente la habilidad de verte a ti mismo como falible y vulnerable. De verte a ti mismo como una persona, no sólo como un dominante. De ver que a veces realmente tus necesidades deben hacerse a un lado por el bien de la relación (posiblemente para asentar un desacuerdo, marcar límites o cosas por el estilo). Un buen dominante sabe que puede cometer errores, que no es perfecto.

Claro que el buen dominante está orgulloso de sus habilidades pero también sabe que cada día crecemos y que no es necesario que todo el tiempo sea el centro de atención. Esto permite que el dominante esté abierto a aprender nuevas cosas y a no tener un conocimiento absoluto de todo. De ser así, se provoca un juego abusivo. El abuso es usar tu estatus como dominante para orillar al sumiso a hacer algo sin ninguna clase de conocimiento ni idea de lo que ocurre. Abusar es una acción completamente egoísta. Un dominante que constantemente abusa sólo provocará que el sumiso se vaya de su lado y pierda el respeto de sus semejantes. Esto muestra una carencia de humildad y también puede enmascarar un pobre sentido de auto-estima o una posible personalidad abusiva que usa este estilo de vida para esconder su verdadera naturaleza.

INTELIGENCIA

Por inteligencia no me refiero a que sea un "cerebrito", ni que tenga la habilidad de resolver complicadas ecuaciones matemáticas o que sepa armar con los ojos cerrados una computadora. Esto se aplica en un buen dominante así: la inteligencia es la habilidad de aprender el camino más apropiado para actuar en todo momento, ya sea que se informe hasta la saciedad, que pregunte e investigue y que pruebe cada juguete o instrumento en sí mismo antes de usarlo con otra persona. La buena voluntad y la habilidad de tomar decisiones informadas sobre sus necesidades y cómo

87

atenderlas, cómo debe ser un dominante en todos los aspectos. La habilidad de tomarse el tiempo para aprender sobre sus parejas fuera de los roles de dominante y sumiso, aprender quiénes son como personas, sus gustos y disgustos. La habilidad de aprender qué le gusta a su sumiso y tenerlo siempre presente. Un dominante deberá no sólo tomarse el tiempo y la inteligencia para conocer las herramientas físicas, sino también los aspectos psicológicos básicos de sus sumisos (conocimiento que debería hacer crecer a la gente en crecimiento constante). No hay nada más espantoso que ver a un dominante ignorante tratando de usar la humillación como herramienta de dominación. La humillación es una herramienta difícil que requiere madurez, inteligencia y experiencia.

LEALTAD

Esta es una característica muy importante en un dominante. Es la habilidad de sostener tu honor y mantenerlo como algo real entre tú y tu sumiso, como podría ser la monogamia o cualquier otro acuerdo. La inconstancia es muy poco atractiva en un dominante y peligrosa para el inicio emocional del sumiso que te sirve.

PACIENCIA

Un buen dominante es paciente. Es la habilidad de esperar por las cosas. Empezar a ser insistente es un agravante y nada digno de un dominante. Esto no significa que hay que ser blandengue, pero hay que aprender a aplicar presión en el tiempo adecuado. Esto es también una habilidad para esperar por aquellas cosas que toman tiempo para desarrollarse y aprenderse, especialmente dentro de uno mismo. A un sumiso le toma tiempo lograr aprender las complejidades de servir y a

ti que tengas la paciencia suficiente para enseñarle las que tú prefieres como Dom.

ORGULLO

Esta es la habilidad de conocer tus capacidades y que te convierten no sólo en una buena persona sino también en un buen dominante. La habilidad de reconocer tu propia fortaleza. Esto no

significa que debas cerrar tu mente a las nuevas ideas, ni significa que deberías ignorar tus errores

o cuidar de inflar tu ego. Enorgullecerse de tu dominio es una cosa hermosa, la arrogancia o el falso orgullo es mortal. El falso orgullo usualmente enmascara inseguridades que pueden amenazar la vida del sumiso.

RESPETO

Un buen dominante muestra respeto todo el tiempo, hasta en las ocasiones en que el sumiso no

muestra respeto. Un dominante irrespetuoso no se gana ni de broma el respeto de sus semejantes

o de sus sumisos. Respeta a los demás, sin importar si son dominantes o sumisos, y tú mismo te ganarás al mismo tiempo el respeto de cada uno de ellos.

88

RESPONSABILIDAD

Los buenos dominantes deberán tener sentido de responsabilidad y permitir que lo tengan también a los que controla en una escena. Ellos tomarán esta responsabilidad seriamente y actuarán de una manera que les permita cuidarse a sí mismos y a sus sumisos. Un buen dominante debe responsabilizarse de sus acciones, aún para admitir un error cuando lo cometa y no echarle la culpa a alguien más. Un buen dominante deberá usar este sentido de la responsabilidad para aprender antes de jugar o de dominar.

AUTO-CONTROL

Un buen dominante deber controlarse así mismo antes de que espere controlar a otro sanamente. Un buen dominante no es propenso a perder el control, a tener arranques de pánico o de ira, o a desmadrarse. Un dominante deberá ser capaz de cuidar sus necesidades psicológicas checando el orden de una escena antes de llevarla a cabo para que sea totalmente segura para el sumiso. Un buen dominante deberá tener también el autocontrol necesario para guardar sus armas y encarar a un sumiso nuevo en algo que el Dom conoce como peligroso y en donde el sumiso no tiene experiencia alguna.

AUTO-RESPETO

Un buen dominante se valora a sí mismo y respeta sus límites. El abuso no emociona a un sumiso. Un sólido sentido de auto-valoración es necesario para un dominante o él podrá causar serios daños en la psique del sumiso. Esto no significa actuar como si tú fueras la última coca-cola del estadio. Sólo que seas consciente de que todos tenemos límites.

SERVICIO

Esto es aplicable para los dominantes pero no en el mismo sentido que un sumiso. Un dominante sirve a su sumiso a través de la dominación. Al aplicar inteligentemente su naturaleza de dominante y al conocer las necesidades físicas y emocionales del sumiso. De esta manera el dominio tanto le sirve al dominante como al sumiso. Un buen dominante recuerda que sin un sumiso, no hay gran cosa qué dominar. Y esto de recibir la sumisión de una persona como un regalo, lo hace mejor para conservarla y no abusar de ella. Esta es la clave de una relación de intercambio de poder.

Estas son las cualidades que escucho una y otra vez y que hacen a un buen Dominante. Muchos de ellos coinciden y otros ofrecen otras cualidades, y algunas de ellas se aplican dependiendo de la relación no sólo dentro del BDSM. Hay características que he escuchado y que los sumisos esperan hallar en sus Dominantes. Aunque a decir verdad, ningún dominante las reúne totalmente pero

89

varias se pueden aprender y pulir. Sin embargo, estas características reflejan lo que sería un buen dominante. Esta lista está pensada sólo como una guía o una ayuda, no como un absoluto reglamento. Todos tenemos la oportunidad de crecer y mejorar

La gran pregunta: "¿Cómo puedo ser Amo?"

Desde que empecé a practicar el BDSM, y a escribir este blog, no son pocas las personas que me han pedido –a veces, incluso rayando la súplica- que les enseñe a ser Amo. La verdad es que este tipo de peticiones siempre me causa cierta confusión, pues a mí nadie me enseñó nada, ni sentí la necesidad de pedirle a alguien que lo hiciera. Así que no acabo de entender muy bien dicha necesidad. ¿Será que soy más listo que los demás y nací ya enseñado? Evidentemente no, así que, tentado por el reto, he dedicado un poco de tiempo a pensar en este asunto para tratar de aclararlo.

Basándome tanto en mi experiencia como en las charlas que he mantenido a lo largo de estos años, he llegado a la conclusión de que hay gente que confunde “tener la actitud propia de un Amo” con “jugar”. Así, cuando alguien me pide que le enseñe a “ser Amo”, nunca me queda claro si se está refiriendo a la primera cuestión o a la segunda. Aprender a “jugar” no es difícil. El aprendizaje de las técnicas básicas para el uso de pinzas, cuerdas, azotes, etcétera, no requiere un gran esfuerzo. En otros casos, por el contrario, es necesario extremar las precauciones y realizar los ensayos necesarios para adquirir destreza en el manejo del material. Sin embargo, no hay nada que no pueda aprenderse con ganas, tiempo y un poco de habilidad. Pero no es esto lo que yo entiendo por “ser Amo”. Para mí, “ser Amo” es tener la actitud propia de este rol. Y eso –a pesar de que alguien pueda decepcionarse leyendo esto-, no puede enseñarse, sino que es algo que llevamos dentro de nosotros. Como un fuego que nos arde por dentro. “¿Pero acaso esto del BDSM no va de adoptar un rol? ¿De actuar? ¿De hacer ver que somos algo que realmente no somos?”, se nos puede preguntar. Sí, es correcto. “Entonces, ¿por qué no fingir? Podría simular que soy Amo”. Me temo que no es suficiente. Las sumisas perciben cuándo un Amo realmente no se siente como tal. Como ya he dicho antes, cualquiera puede aprender a dar azotes o poner unas pinzas. Pero nadie puede fingir eternamente ser lo que no es. Si el Amo no es capaz de transmitir su actitud dominante hacia la sumisa, ésta no se sentirá sometida ni entregada y, probablemente, se acabará aburriendo.

Es cierto que a los Dominantes nos gusta revestir nuestros juegos con una pátina de realidad que nos permita tocar lo intocable. Percibir más de cerca lo que sentimos, alimentar nuestro fuego interno hasta convertirlo en un incendio desbocado cuando contemplamos cómo la sumisa se entrega a nosotros. ¿Acaso los azotes no duelen? ¿La cera no quema? ¿Las cuerdas no aprietan? Todo esto es tangible, físico, real. Y, como ya he dicho antes, puede aprenderse. Pero sólo es la punta del iceberg. Detrás está nuestro fuego interno, la realidad de lo que somos.

90

¿Miedo escénico? ¿Pánico a quedarse en blanco? ¿A que la sumisa se dé cuenta de que se os han acabado las ideas? Me temo que tampoco puedo hacer nada al respecto. Nunca uso un guión

predefinido. En cuanto el juego diera un giro inesperado no previsto en el plan, el guión no serviría

de nada. Yo avanzo en función del conocimiento que tengo de la sumisa –cuanto más la conozco,

más me puedo arriesgar; si la conozco menos, soy más prudente- y de sus reacciones a mis estímulos físicos o psicológicos. Cuando se cierra una puerta, abro otra. Si veo que me acerco a un

callejón sin salida, creo nuevas opciones.

Otro aspecto importante es que, si yo os dijera qué debéis hacer y decir durante una sesión – “cuando entre por la puerta dile esto, luego haz aquello, después llévala hasta el salón, etc.”- y vosotros os limitarais a ser unas manos que ponen en práctica mis instrucciones, la sumisa no os

estaría percibiendo a vosotros, sino a mí a través de vosotros. Serían mis juegos, y no los vuestros.

Mi forma de entender el BDSM, no la vuestra. En definitiva, yo, y no vosotros. Y estoy

completamente seguro de que esto no es lo que desea cualquiera que se autodefina como Amo. Desde luego yo no lo querría. ¿Acaso cuando queréis jugar un partido de fútbol con los amigos le preguntáis a otra persona qué debéis hacer? –“pues mira, al empezar el partido avanza por la banda, esperas que te pasen el balón, corres hasta llegar al área, luego centras y…”-. No, simplemente vais con vuestras ganas de jugar el partido y de pasarlo y hacerlo pasar bien. Cada partido es distinto y cada experiencia, enriquecedora por sí misma. No sería lo mismo si todo esto dependiera de lo que os diga una tercera persona. En este sentido, no hay ninguna diferencia con

el BDSM. Las ganas y la necesidad de ser el creador de tus propios juegos es la misma.

Yo no necesito que nadie me diga qué debo hacer. Invento, improviso, creo, disfruto. Soy Master

Hellcat.

http://masterhellcat.blogia.com/2010/081601-la-gran-pregunta-como-puedo-ser-amo-.php

91

¿Cuán real es el rol?

Hay diferencias en las comunidades BDSM sobre los roles. En algunas las personas nunca abandonan su rol. Una persona dominante nunca se deja dominar, por ejemplo.

En otras los roles se abandonan una vez fuera de la sesión, con algunos roles “ligeros” adoptados

de vez en cuando sólo para flirtear, divertirse y por comodidad.

Oirás un montón de opiniones y críticas entre las dos posturas: algunas personas dicen que

quienes abandonan su rol no son amxs y sumisxs “reales”, mientras que otras personas se quejan

de lo rígido y opresivo que resultan esas comunidades. Nosotras creemos que puedes tener buen

BDSM desde cualquiera de las dos posiciones, o en cualquier punto intermedio, mientras estés

dispuestx a ser flexible y tolerante, y dispuestx a apoyarse mutuamente en esas ocasiones en que

las “reglas” no tienen la respuesta a una situación difícil en la que estás. Necesitarás ir tropezando

con el sistema de prueba y error hasta que encuentres tu propia solución.

Regla nº 1 del S/M: Las reglas no funcionan siempre.

Personalidad y Rol

La Dominación Sumisión en psicología es un rasgo de la personalidad. Los más importantes test de personalidad ofrecen escalas para “medir” esta característica (MMPI: Dominación Sumisión; 16PF:

Escala E).

Las personas dominantes son aquellas que tienen iniciativa en la acción y tienden a imponer sus ideas en los demás por diferentes caminos que van desde la sugerencia, la incitación, la convicción o la imposición, en función de su grado de dominancia y de equilibrio emocional. Por el contrario

las personas sumisas son aquellas que se sientes tímidas y apocadas en mayor o menor medida

ante los demás y suelen aceptar la direccion de otros frente a la acción. Cuando una persona se

sitúa en márgenes muy elevados de Dominación o de sumisión suele ser una personalidad anormal o patológica.

El Rol es un papel social. Las personas actuamos en diferentes frentes de la vida y adoptamos conductas diferentes en función de donde y con quién estamos. Así cuando nuestro jefe nos llama al despacho adoptamos un “rol” y cuando bajamos a hablar con nuestros subordinados otro. Cuando llegamos a casa adoptamos el rol de “conyugue” con nuestra pareja y de “padre” con nuestros hijos. Y si llamamos a nuestra madre para hablar con ella adoptaremos el rol de “hijo” sin problemas. El rol es algo funcional y puede ser cambiado sin entrar en contradicción.

Sirva esta pequeña introducción para entrar en un debate dentro del BDSM que con frecuencia a

mi entender se trata de forma inadecuada. La pregunta sería ¿Que es la D/S en bdsm? ¿Una

actividad de la personalidad Dominante o Sumisa? o ¿Un rol pactado entre dos adultos sanos?

92

Las contestaciones que obtendríamos en el ambiente bdsm son de muy diferente tipo. Pero básicamente se pueden resumir en dos fundamentales: Los que son siempre Dominantes (o siempre sumisos) y creen que Caracter y Rol es lo mismo, y los que creen que al margen de ser caracterológicamente como sean, les gusta sexualmente un rol u otro (o ambos) para sus juegos.

Entre los primeros muchas veces he oido; “Yo soy dominante hasta cuando duermo”, “Esto no es un juego, es una forma de vivir”,etc. No entienden al switch y creen que les toma el pelo con eso de cambiarse de rol. Creen muchas veces que la panacea es el 24/7, aunque no puedan conseguirlo plenamente.

Entre los segundos he visto a muchos usar el switch cuando quieren, en función de con quien quieren ligar. Y muchos emigran de un rol sumiso hacia un rol dominante por razones que nada tienen que ver con el bdsm, y mucho con aspectos sociales de las relaciones.

En mi opinión, cuando uno practica bdsm desde un “rol” está realizando una actividad minoritaria pero normal. Cuando uno lo practica desde una personalidad, está mezclando cosas y yo no estaría tan seguro de que en ocasiones alguno tuviese problemas para controlarse. Me decanto pues por el bdsm-rol, aunque acepto y he practicado bdsm sin problemas con otros que opinaban bdsm-caracter.

10 reglas para el Dominante

1.- Se paciente: Hasta que un sumis@ se te entregue, no tienes derecho a ordenarle, dale tiempo para que te conozca y sepa como eres. La delicadeza y la sutileza son dos de las principales características de la dominación, así como la fuerza y la educación y el respeto. Debes mostrar la misma agudeza que tienes en la vida real.

2.- Se humilde : Puedes ser un excelente Am@ pero no todo el mundo necesita saberlo ni hay que ir predicándolo a voces. Tendrás muchas oportunidades para mostrar lo buen@ que eres, así como para poder ponerte en evidencia. No te engañes a ti mism@ con ensoñaciones que sabes que no podrás cumplir.

3.- Manten tu mente abierta.- Aunque tradicionalmente el Amo es el maestr@ en la D/s,. También puedes aprender de tu sumis@ . Muéstrate predispuesto a aprender de otros dominantes que no piensan como tú. Y date cuenta que cada un@ tiene su propio estilo.

4.-Se comunicativo : eres responsable de reunir información sobre tu sumis@, cosas tales como experiencia, límites, gustos así como su estado de salud. Jugar sin estos conocimientos es como

93

jugar a la ruleta rusa. Habla claramente con tu sumis@, para despejar cualquier duda. Explicita las reglas y los límites y no des por hecho que tu sumis@ sabe las reglas básicas.

5.- Se honesto.- Si te falta experiencia en algo que a tu sumis@ le gustaría probar, se honesto. Tiene derecho a saberlo. Se honesto contigo mism@ y con tu sumis@ y llévalo sólo a los niveles en los que tengas un completo control de la situación. La primera regla es la seguridad ante todo.

6.- Se sensible. Hay una delgada línea entre ser un Am@ cariños@ y comprensiv@ y un desalmad@ . Tus juegos deben ser una síntesis creativa de tus necesidades y fantasías así como las de tu sumis@.

Gánate la confianza de tu sumis@ y nunca rompas esa confianza . Su sumisión hacia ti es un regalo y así debes considerarlo.

7.- Se dominante.- los sumis@s buscan a alguien que cuide su cuerpo y su mente, no solo fuerza bruta. L@s sumis@s tiene sentimientos y no son simplemente objetos. Tu dominación impregna toda su existencia. Haz que tu sumis@ se enamore de ti y espera que se de a ti por completo. Sigue las reglas, ten en cuenta su obediencia y pon castigos cuando lo estimes necesario. Has escogido el rol dominante así que vívelo.

8.- Se realista.- Finaliza tus juegos dejando a tu sumis@ con la sensación de que quiere más y nunca menos. Recuerda que el poder, el control y la sensibilidad son las claves y no únicamente la intensidad de la estimulación. Se claro en distinguir entre fantasía y realidad. Puede ser que tu libro porno favorito te estimule mucho, pero no intentes llevar todo a la práctica al dedillo.

9.- Manten tu cuerpo sano .-El IPE requiere que los participantes en el juego tengan buena salud, tanto física como mental, Muchos factores tales como horas de sueño, alimentación , alcohol y drogas influyen directamente en el juego. Como Am@, tienes la responsabilidad de estar en control de la situación, una actitud del tipo “ el alcohol o las drogas no me afectan” rompe la confianza que tu sumis@ tiene en ti y puede ser peligroso. Si no quieres adquirir responsabilidades, no entres en el juego.

10.- diviértete.- después de todo, el IPE es para disfrutarlo y pasárselo bien. Disfruta del placer que conlleva la D/s practicado de forma responsable y creativa.

94

20 reglas que una sumisa no debe pasar por alto

1. Me amaré a mi misma sobre todas las cosas, incluso sobre mi Amo.

2. Seré Sumisa, no SUMENSA ni SUTONTA.

3. No me transformaré en sumisa, por necesidad de seguridad y afecto. Tampoco confundiré BDSM con relación de abuso o codependencia.

4.

Se decir NO.

5.

Leo y pregunto del tema. No me quedo con lo primero que me dicen acerca del BDSM. Me creo

mi

propio criterio.

6.

Sere responsable de la salud de mi cuerpo. Me cuido de las enfermedades y exijo condón si así

lo deseo.

7.

Yo decido con quien, cuando y donde jugar. NO permito el acoso. Puedo decir claramente que

no

me interesa un juego con alguien.

8.

Si algo me asusta o mi instinto me dice que hay algo mal ME ALEJO

9.

Soy capaz de negociar y renegociar mis límites. Mi Seguridad esta ante todo.

10.

No me dejo chantajear si alguien me dice “si fuera sumisa lo harías”. Tampoco hago cosas que

no

quiero y me hacen sentir mal solo por darle gusto.

11.

No permitiré que NADIE me diga cosas que me hagan sentir mal; Si me gusta la humillación es

como parte del “juego” No para que aplasten mi autoestima.

12. No buscare un Amo para justificar mi “puteria” ni para buscar que alguien me castigue por

disfrutar de mi cuerpo teniendo sexo. Tengo la madurez suficiente para asumir mi sexualidad y

como quiero expresarla.

13. No Teñiré las sesiones de romanticismo, cuando se que son solo eso, SESIONES. Si permito una

buena sesión no tengo por qué involucrar el corazón a menos que así lo haya acordado con el

Amo. Soy lo suficientemente madura para entender que no hay “Amos Azules”

14. Conoceré al Am@ antes de sesionar con el.

15. Tomare todas las precauciones necesarias antes de una sesión: Pediré referencias del Am@, le

avisare a un amigo donde estaré. Negociare previamente los límites. Estableceré mi palabra de

seguridad.

16. No me aisló de mi mundo, ni dejo de hablarle a la gente solo porque un “Amo” me lo pide. Si lo

hago es porque yo así lo he decidido. Entiendo que el que me aíslen en contra de mi voluntad no

es sano, ni seguro.

95

17.

No permito que me tomen ningún tipo de imagen si apenas conozco a la persona. Soy

consciente que si alguien me toma fotos o videos estos pueden aparecer en internet o en otros medios; En todo caso procuro tener una imagen del “Am@” en una circunstancia similar para que en caso de que me quiera chantajear no pueda hacerlo.

18. Entiendo que no por ser sumisa debo de hablarle de usted a cuanto dominante se me ponga

en frente. Sé que los protocolos forman parte de los acuerdos entre El amo y la sumisa cuando ya

tienen una relación.

19. No tendré miedo de mostrar enojo o sentimientos propios. Si mi Amo es real me incitara a

expresarme y decir lo que siento, no me ridiculizara ni me dirá que no puedo hacerlo por ser sumisa

20.Entiendo que ser Sumisa no es igual a ser masoquista. No soportare dolor en contra de mi voluntad ni siquiera como castigo.

LOS 7 PILARES DE L@S DOMINANTES

Los llamados “7 Pilares del BDSM” son una guía del buenhacer de la persona Dominante respecto a la persona sometida. Leed despacio lo que dicen, y… llegad a vuestras propias conclusiones de cómo debe ser y actuar una persona Dominante.

1.- Un Dominante ejerce su autoridad, pero no es un tirano.Ejercer la autoridad requiere

comprensión y la comprensión requiere humildad.

2.- Un Dominante es orgulloso, pero no arrogante. Para ser orgulloso hay que tener dignidad y la

dignidad requiere humildad.

3.- Un Dominante impone respeto, pero nunca miedo. Para imponer respeto se requiere serenidad y la serenidad requiere humildad.

4.- Un Dominante emplea la fuerza, pero nunca la violencia. Para emplear la fuerza se requiere sabiduría y la sabiduría requiere humildad.

5.- Un Dominante critica, pero nunca se burla. Para criticar se requiere conocimiento y el conocimiento requiere humildad.

6.- Un Dominante recibe lo que su sumis@ le entrega, pero nunca lo arrebata. Para recibir es

necesario dar y dar requiere humildad.

7.- Un Dominante perfecciona al sumis@, pero nunca intenta manipularl@. Para perfeccionar algo o a alguien es necesario valorar sus cualidades, no sus defectos, y esto, la mayoría de las veces, requiere humildad.

96

LOS 10 MANDAMIENTOS PARA SER UN BUEN DOMINANTE

Ser un buen Dominante (Ama o Amo, da igual) no es precisamente tarea fácil.

El Am@ recibe la entrega del sumis@ pero al mismo tiempo carga con la responsabilidad de ser el digno recipiente de esa entrega. Aunque en una relación BDSM el crecimiento personal ha de ser mutuo, consideramos que el Am@ al ser el dueño@ del sumis@, está especialmente obligad@ a ayudar en su crecimiento, de manera positiva y en todos los aspectos.

Las ideas, pautas o puntos de vista de otr@s Doms, siempre serán un apoyo para tener al menos, otras perspectivas. Después, con esa información, cada un@ aplicará y llevará a cabo lo que realmente sienta.

1.- Mantener un dialogo permanente. El Am@ deberá estar permanentemente dispuesto a escuchar a su sumis@ y fomentar el dialogo. Velará para que su sumis@ pueda expresar libremente sus deseos y sus necesidades, pero también sus dudas y sus miedos. Es sobre la base de este dialogo que adaptará su conducta para desarrollar la relación, prohibiéndose todo chantaje afectivo para asentar su posesión sobre su sumis@. 2.- Tratar con respeto. El Am@ tratará a su sumis@ con el respeto debido a quien se le ha entregado. No buscará rebajarl@ ni degradarl@, pues es en su engrandecimiento donde mostrará su fuerza, mientras que en su envilecimiento traicionará sus debilidades. Por parte del Am@, será prueba de respeto y grandeza el saber reconocer sus faltas, sus errores y corregirlos.

3.- Velar por la integridad de su espíritu y de su alma. Dándose a su Am@, el sumis@ entra en un estado de dependencia física y afectiva y al aceptarl@, éste se convierte en garante de su integridad. Estará pendiente de no herirl@ con prácticas peligrosas o que no domina. Se cuidará de no utilizar el poder que el sumis@ le cede para rebajarl@ o degradarl@.

4.- Ocuparse de su florecimiento. El Am@ estará atento al placer y bienestar de su sumis@ con el fin de que logre su florecimiento. Ayudará para que progrese en su desarrollo personal y en su sumisión de modo armonioso, permitiendo así construirse.

5.- Dedicar el tiempo necesario. Con el fin de guiar del mejor modo la evolución de su sumis@, el Am@ le consagrará el tiempo necesario para su florecimiento. En cualquier caso, deberá consagrarle un tiempo como mínimo igual al que exige que el sumis@ consagre a su relación.

6.- Dar órdenes adaptadas. El Am@ velará para que sus órdenes sean adaptadas a las posibilidades de su sumis@ y a que estas sean conformes a su progreso y respeten los límites fijados. Las órdenes no serán jamás el reflejo de un antojo pasajero del Am@.

7.- Preocuparte por tu mejora. Con el fin de poder acompañar del mejor modo la progresión de su sumis@, el Am@ se preocupará por adquirir constantemente nuevos conocimientos tanto teóricos como prácticos. Deberá ser capaz de progresar en su visión del BDSM y de la relación, a falta de lo cual, correría el riesgo de ser adelantado y convertirse en un freno para la evolución de su sumis@.

97

8.- Mimar con equidad. El Am@ aplicará los castigos tan sólo después de haber explicado el motivo y haberse asegurado de lo ha comprendido. Elegirá los castigos, corporales o no, adaptados a la falta, sin excesos ni complacencia. Los castigos no serán jamás utilizados como coartadas para envidias de juegos SM mal asumidos.

9.- Castigar sin cólera. Con el fin de aplicar siempre los castigos con medida y justicia, el Am@ se abstendrá de castigar a su sumis@ bajo el influjo de la cólera. No utilizará el castigo como un escape de sus propias tensiones.

10.- Adoptar el mismo comportamiento con tod@s. El Am@ se comportará frente a l@s otr@s sumis@s, portadores de collar o no, con respeto y amabilidad. Tenderá su mano en auxilio de tod@ sumis@ desamparad@. Respetará el collar de otr@s Am@s.

DERECHOS DE L@S SUMIS@S

Tan complejo es ser un buen Am@ como un buen sumis@. Para ser sumis@ hay que sentirlo, y NO SE TRATA de obedecer órdenes sin mas, realmente no tiene que ver con eso. Y lo más importante, un sumis@ no es una marioneta a la que manejar. Ese es un aspecto que como sub, has de tener claro.

1. - TIENES DERECHO A SER TRATAD@ CON RESPETO. No sólo tienes este derecho, pero tienes

derecho a exigirlo. Ser sumis@ no te hace menos que cualquier otra persona. La palabra “sumis@” describe tu naturaleza y en ninguna forma te disminuye como ser humano. Tienes el derecho y la obligación de respetarte a ti mism@ y a que te respeten.

2. - TIENES DERECHO A SENTIRTE ORGULLOS@ DE LO QUE ERES. Ser un/a sumis@ no es algo que

deba causarte vergüenza o sentimientos de reproche. Tu naturaleza sumisa es un regalo y siempre

debe de ser un centro de orgullo y felicidad.

3. - TIENES DERECHO A SENTIRTE SEGURA. Ser un/a sumis@ no debe de hacerte padecer

sentimientos de temor, inseguridad o riesgo. La sumisión no es vivir en el filo o coquetear con el miedo. En cualquier situación debes de sentirte segur@ o nunca habrá una verdadera y gozosa

rendición.

4.

- TIENES DERECHO A TUS EMOCIONES Y SENTIMIENTOS. Tus emociones y sentimientos nacen de

y son tan válidos como los sentimientos de cualquier otra persona. Tienes derecho a ellos. Esos

sentimientos, ya sean positivos o negativos, te hacen lo que eres y el esconderlos solo traerá

infelicidad a la larga.

5. - TIENES DERECHO A EXPRESAR TUS SENTIMIENTOS NEGATIVOS. Ser un/a sumis@ no te hace un

objeto que ya no tiene pensamientos negativos o preocupaciones. Tus preocupaciones son reales

y tienes todo el derecho de expresarlas. Si algo no te sienta bien, te molesta, te hace sentir mal o simplemente no te gusta, entonces dilo. El no expresar tus sentimientos negativos podría dar la

98

errónea impresión de que estas content@ o satisfech@ con algo que no te es satisfactorio o agradable.

6 - TIENES DERECHO A DECIR NO. Ser un/a sumis@ no te quita derechos a sentir a disgusto o sentimientos negativos acerca de las cosas. Si algo que esta pasando o va a pasar hace que te sientas marcadamente opuest@ a ello, es tu obligación hablar. Recuerda, el que no debas decir NO, no es lo mismo que decir SÍ.

7. - TIENES DERECHO A ESPERAR FELICIDAD EN TU VIDA. Ser un/a sumis@ no equivale a sentirse

miserable, sufrir o pasar una vida de desesperación. Tu sumisión debe de traerte felicidad, paz y

satisfacción. Si no lo hace, entonces algo está mal.

8. - TIENES DERECHO A TENER PARTICIPACIÓN EN UNA RELACION. Eres un/a compañer@ activ@

en una relación de la que formas parte y tienes todos los derechos a contribuir en ella. Eres un/a

sumis@, no un/a pasiv@. Una relación que no incluya tus necesidades, pensamientos, esperanzas y deseos no es una en la que deberías participar. Básicamente esto se aplica en la amistad, el compañerismo y en todo tipo de relaciones.

DEBERES DE DE L@S SUMIS@S

Los deberes de un sumis@ hacia su Am@ han de nacerle de su interior. Si un sub no se siente realizado al llevar a cabo sus… llamémoslo obligaciones como sub, sino que se siente “obligado por su condición de sub”, tal vez deba replantearse si el Am@ con quien está compartiendo su relación es el adecuad@. Puede que no lo sea, ya que un sub debe acatar sus obligaciones con la ilusión, alegría y placer de que está complaciendo a su Am@, no como una “obligación que si pudiera, no lo haría”.

1.- Sé paciente. Un Am@ potencial te hará saber si le interesas o no, ten en cuenta que tu propósito como sumis@ es servir y satisfacer a alguien que tiene muy en cuenta tus fantasías. No esperes que tu Am@ se “lance” así como así, debéis buscar ambos el momento adecuado.

2.- Sé humilde. Puedes ser un/a excelente sumis@ pero no todo el mundo necesita o quiere saberlo. Gozarás de muchas oportunidades para demostrar lo buen@ que eres. No te engañes a ti mism@ con ensoñaciones que sabes que no podrás cumplir.

3.- Mantén tu mente abierta. Siempre se puede aprender algo de cada persona. La D/s es algo muy personal y las actitudes tipo “eso ya lo sé” te harán perder enseñanzas y aprendizaje así como amig@s dentro del mundo de la D/s.

4.- Sé comunicativ@. La verbalización de tus sentimientos es necesaria pero espera al momento adecuado. Tu Am@ necesita saber cosas de ti tales como experiencia, fantasías, salud física o posibles traumas. No esperes que tu Am@ te lea la mente y que sepa tus necesidades o tus límites. Tu cooperación hará las cosas más agradables para ambos.

99

5.- Sé honest@. No tengas miedo a compartir tus miedos y fantasías. Tu Am@ espera eso de ti. La honestidad para mostrar tus deseos, fantasías y posibles traumas es un factor muy a tener en cuenta. Pretender ser lo que un@ no es, solo puede traerte problemas y además, puede ser peligroso.

6.- Sé vulnerable. Los juegos no son únicamente la realización física de tus fantasías. Si quieres limitar tu experiencia ya sea en sentido físico o psíquico, díselo a tu Am@ con tiempo. Pero no esperes que tu Am@ sea una marioneta en el juego que tu mism@ te has montado. Es mejor dejar que tu Am@ te sorprenda, que explore tus límites y te lleve a situaciones que jamás hayas podido imaginar. Confía en tu Am@ y deja que sea Él/Ella quien te guíe en tus fantasías.

7.- Sé realista. Tu Am@ es humano e incluso los más experimentados tienen momentos de confusión y desconcierto, distingue bien entre lo que es fantasía y realidad. Pocos Am@s pueden permitirse tener una gran mazmorra equipada.

8.- Sé sumis@. Deja que tu Am@ se encargue de ti por completo. No Le critiques. Intercambia información con Él/Ella sobre tus necesidades pero no intentes, bajo ningún concepto, imponerte. Respeta y obedece a tu Am@ y espera un castigo si no lo haces. Tu Am@ tiene muchas cosas de las que preocuparse, entre ellas, tu seguridad y tu satisfacción sexual. Sé leal con Él/Ella.

9.- Mantén tu cuerpo sano. La relación D/s requiere que los participantes en el juego, ya sea activo o pasivo, mantengan una buena salud tanto física como mental. Muchos factores como horas de sueño, alimentación, alcohol y drogas, y el stress diario, afectan a tu responsabilidad y resistencia durante el juego. Tu Am@ necesita saber cuando tu estado físico, psíquico y/o emocional está deprimido. Servirás mejor a tu Am@ y a tí mism@ manteniéndote en plena forma. Si no quieres adquirir responsabilidades, no entres en el juego.

10.- Diviértete. Después de todo, el BDSM es para disfrutarlo y pasárselo bien. Disfruta del placer que conlleva la D/s, practicada de forma responsable y creativa.

Psicologia del BDSM

La Dominación – Sumisión como rasgo de carácter. El MMPI (Minnesotta Multifásic Personality Inventory) es un importante test psicotécnico suficientemente equilibrado y baremado que permite evaluar los rasgos de la personalidad de un individuo en términos normales y anormales. Su uso en Psicología Clínica es determinante como referente. En el se define una de las múltiples escalas de la personalidad; la denominada Dominación /Sumisión. El MMPI define Dominación como la tendencia de todas las personas a relacionarse con otras personas de forma que tiendan a imponer sus criterios a los demás, o por el contrario la sumisión es la tendencia a requerir de los criterios de otros para establecer una conducta. El rasgo de personalidad aparece en el conjunto de comportamientos de la persona y en todas o casi todas las áreas de su vida reaparece con persistencia. Como casi todos los rasgos de carácter o personalidad, no son genéticos, pero si

100

establecidos en las etapas primeras de la vida y por tanto muy difícilmente variables a lo largo de la misma.

El Rol Aunque originariamente la expresión “rol” significa “papel” en el sentido interpretativo, el uso de la palabra rol en castellano la ha ido paulatinamente alejando del concepto interpretativo. En el uso común del lenguaje se interpreta un papel cuando un actor emula a un personaje sustituyéndolo, y se ejecuta un rol cuando se adquiere un comportamiento específico propio de

una profesión, cargo, rango, creencia o grupo: Existe pues un rol genérico de policía, médico, jefe,

persona desempeña determinados roles a lo

largo de una jornada sin que por ello los viva con la falsedad de la interpretación de un papel: Se

subordinado, imán, monja, profesor, etc

Cualquier

debe ser subordinado con tu jefe, jefe con tus subordinados, padre con tus hijos, cura con tus feligreses, etc… En todo caso un rol inadecuado puede conllevar problemas: Hacer de jefe con tu jefe o de padre con tus subordinados por ejemplo.

Rol no es por tanto una “interpretación” y tampoco es una forma de ser, sino mas bien una forma de comportarse ante unas determinadas personas siguiendo unas pautas establecidas. De nada sirve desempeñar un rol que nadie entiende.

Juegos Un juego no es solo un divertimento, la palabra en su dimensión psicológica implica también un conjunto de métodos de interacción, rutinas de comportamiento y interacciones relacionales: “Está jugando a parecer duro”, “Hacerse el despistado”,o “Jugó al Perseguidor” significan comportamientos. Su relación con el rol es evidente, y deriva del “Play a rol” inglés que sería un referente más amplio.

La Dominación / Sumisión como rol. En la vida sexual, se define un tipo de relación DS como aquella en la que uno de los protagonistas ejerce como Dominante y define los patrones de conducta y otro como sumiso, que lo hace al contrario. También existe un rol activo y otro pasivo, entre otros. Existe personas a las que les atrae este tipo de sexualidad y la practican acordando de entrada que rol realizarán cada uno. Como rol, es un comportamiento adoptable y no es ni mucho menos lo mismo que un rasgo de carácter DS aunque lleven el mismo nombre. También existen juegos psicológicos de DS que se diferencian del rol en el sentido de que los juegos son comportamientos momentáneos. Es perfectamente plausible que una sumisa en una pareja DS ejecute el rol de sumiso, pero establezca con su dominante partner juegos de dominación con el fin de controlarlo.

Son tres niveles pues en los que se establece la palabra DS: carácter, rol y juego. No una sola. Y el resultado en la práctica ofrece una interesantisima practica que recibe el nombre de DS (como no) dentro del apasionante mundo del BDSM (Bondage, Dominación, Sadismo Masoquismo). Ofrece una importante riqueza, pero también una enorme confusión lingüística. “Yo soy dominante de toda la vida” es una expresión obvia si se refiere a carácter, pero precoz si se refiere a rol sexual y monótona si se refiere a juego.

101

Dejemos a un lado los juegos y centrémonos en las definiciones de carácter y rol. Obviamente hay personas de carácter dominante a las que les gusta apuntarse al rol dominante, igual que hay personas de carácter sumiso que prefieren comportarse continuamente en rol sumiso. Con ellos no suele haber demasiado problema, habitualmente, salvo que por su elevada acentuación de los rasgos se comporten fuera de los límites tolerables y ofrezcan rasgos patológicos (paranoicos o sumisos) que tampoco son objeto de esta reflexión. Los problemas de “comprensión” aparecen cuando una persona de carácter dominante elige el rol sumiso, (o cuando una persona de carácter sumiso elige el rol dominante) como si dijésemos, eligiendo una compensación, como un descanso de su carácter en un reducto privado de su vida personal. Todos sabemos de algunas personas socialmente dominantes e importantes que tenían comportamientos de tipo sumiso en sus relaciones íntimas.

Switch El término de Switch significa “botón” y se refiere a aquellas personas que pueden alternar su rol de dominación sumisión en función de sus preferencias o intereses. No suelen ser bien vistos en el mundillo BDSM por dos razones: En primer lugar porque ese cambio supone una indeterminación y los interlocutores necesitan fijar el rol antes de comenzar a hablar. Eso de que a la mitad de la conversación cambien de rol no suele ser bien recibido. La segunda razón es que detrás de switch se esconden multitud de engaños, realizados por personas que no son ni una cosa ni otra pero a los que la palabra switch les da cobertura. La mayoría de “switchs” (autenticos obviamente) suelen ser personas de carácter dominante a los que les apetece hacer compensaciones de tipo sumiso en su vida sexual, pero también les apetece hacer las de dominante en ocasiones. También aunque menos, pueden ser personas de carácter sumiso que adoptan rol dominante en ocasiones. Unos y otros existen y son muchos más de los que dicen serlo. Muchísimos más.

Siete tipos de switch

Cualquier clasificación adolece de una cierta discrecionalidad, y suele ser útil si sirve a un propósito. El de la presente es ayudar al switch a orientarse dentro de su propia tendencia. Con frecuencia la acogida que le dispensan los demás (entre los que hay muchos swicht que no dicen serlo) le produce un cierto desconcierto.

El switch tipo 1

Elige pareja antes que tendencia. Suele buscar pareja o desarrolla su tendencia dentro de la misma. Por lo tanto alterna su rol con la misma persona, y necesita por tanto un partner que también lo sea y le acompañe en el cambio. Es muy extendido entre parejas BDSM estables.

El switch tipo 2

Elige tendencia y luego elige pareja, busca dominantes para su faceta sumisa y busca sumisos para su faceta dominante. Es por tanto polígamo por extensión porque para cumplir sus propósitos necesita de como mínimo dos partners. Además si su pareja dominante requiere “dedicación

102

exclusiva”, se ve obligado a esconder una de sus dos tendencias, dando origen a infinidad de conflictos.

El switch tipo 3

Las dos tendencias se ponen de manifiesto en momentos diferentes de su vida. En muchas ocasiones, se inician como sumisos y se “vuelven” dominantes con posterioridad. Muy frecuente en el mundo de las sumisas profesionales que se vuelven dominantes al ir ganando madurez y kilos.

El switch tipo 4

Las dos tendencias oscilan en función de sus estados de animo y experiencias. Ante éxitos suelen necesitar compensación sumisa, y ante depresiones y fracasos suelen adoptar modelos de rol dominante. Su cambio es cíclico y entran con frecuencia en saturaciones cuando mantienen una relación durante tiempo y su estado de animo deja de coincidir con su tendencia momentánea.

El switch tipo 5

Siente las dos tendencias pero no se atreve adoptar una de ellas. Frecuentemente el rol más difícil de asumir es el de sumiso y eligen por tanto el dominante. Es un rol más protegido, con mayor control y una dimensión social de menor riesgo. Es por tanto muy frecuente encontrarse con falsos dominantes pueros, realmente switchs que niegan serlo.

En el fondo, todos los tipos de switch reflejan una disfunción entre el rol y el carácter. Sea esta disfunción, temporal o duradera, consciente o no. El mecanismo de compensación actúa procurando el rol para compensar el carácter y no para reforzarlo.

Seguramente a estas alturas el lector switch se preguntará si existe algún test para determinar la posición de cada uno. No existe, pero es realmente posible hacerlo y quizas valga la pena. Aún así siempre existirán dominantes y sumisos que rechazarán a los switch por falsos. Al menos los switch deben saber, que muchos de ellos lo son igualmente.

Existen dos tipos más de switch, pero antes de exponerlos debo hacer unas precisiones sobre el Sado-Masoquismo.

El Sado-Masoquismo es una de las denominadas “desviaciones patológicas” de la sexualidad. También lo son la zoofilia, el fetichismo, y hasta hace poco, la homosexualidad. La definición de patología sexual se centra sobre todo en la sustitución del objeto sexual, con respecto a una norma social. Así ante una sociedad muy vainilla, todo lo que se aparte de la “norma” es por definición “anormal”. Pero también hay otra consideración importante; la sustitución del objeto sexual. Esta sustitución es crítica. Si un masoquista necesita el dolor para obtener recompensa sexual, o si un fetichista requiere de sustituir a la mujer por sus bragas, si está dentro de una línea de separación que roza la psicopatología. Si por el contrario le gusta el dolor (recibirlo o darlo), o le

103

gusta aspirar el aroma de unas bragas usadas, pero no los necesita para su placer, simplemente estamos ante una “filia” muy común.

El hecho de que muchas personas no declaren que a ellos también les gusta el dolor o las bragas, es simplemente por presión social o porque no lo han probado, pero es más normal de lo que la gente cree.

Un cierto grado de Sado-Masoquismo es pues normal en casi todos. Y los experimentados saben que con frecuencia también conviven ambas. El propio Marques de Sade disfrutaba siendo azotado tanto o mas que azotando. Y ahí vuelve a darse otro curioso cruce con la DS: Existen Dominantes con una tendencia masoquista, y también existen sumisos con una tendencia sádica.

Tipo switch 6: sumisos sádicos.

En la literatura BDSM existen multitud de ejemplos de personajes con una doble tendencia, integrados perfectamente en el mundo ideal en el que se les ha situado. Son personajes que se comportan de forma sumisa hacia arriba y de forma dominante hacia abajo. Si alguien no lo entiende, que mire en su trabajo y se haga una idea de como va. El rol intermedio no se ha incorporado mucho a la realidad bdsm, ciertamente, pero eso es así por cuestiones economicas. Si alguien logra tener 40 esclavos reales, necesitara dos o tres personajes intermedios. Los personajes intermedios son descritos con frecuencia como “sumisos sádicos”. Eso sí, necesitan la guia y dirección para realizar sus actividades, pero cuando lo hacen , es con una mayor libertad. Ellos solo obedecen y son por tanto ejecutores del castigo y no sus inductores. Pueden ser más impersonales y asepticos por estar menos involucrados, y disfrutan más de las escenas seguramente sin culpas ni precauciones.

Tipo switch 7: Dominantes masoquistas.

El dominante masoquista, suele ser habitualmente Un dominanate normal, con una actividad

sadica de un cierto nivel. Está familiarizado con el dolor y lo mide y conoce. Se lo aplica él mismo antes de probar con un sumiso, y sabe de sus sabores y grados. Pero en ocasiones siente la necesidad de sentir las descargas de adrenalina que no logra en su actividad sádica, y por unas horas, dias o meses, busca el castigo en quien pueda darselo. Muchos dominantes se hacen azotar

Uno de los

por sus sumisos. Otros buscan en amigos, la ayuda necesaria. Otros cambian de rol indicios puede ser el cortejo de Un Dominante a otro de sexo contrario.

En el bdsm hay cuatro sexos y no dos, (salvando los homo) No deberia ser objeto de deseo para un Dominante puro, otro dominante del sexo contrario. El cortejo entre dos dominantes muchas veces esconde necesidades masoquistas al menos por parte de uno de los dos.

104

Limites

Limite, aplicado al BDSM, se refiere a todo aquello que la persona sumisa no acepta que se practique en una sesion.

Los limites son importantes, ni una parte ni la otra debe olvidar plantearlos y convenirlos para evitar pasar malos momentos. Por mas que no se tenga experiencia, ir informarse sobre la gran variedad de practicas es necesario, lo que no significa que establecer un limite sea definitivo, puede cambiar con el tiempo, las ganas, deseos, gustos y nuevas exploraciones.

Es recomendable establecer claramente los limites antes establecer una relacion seria o de quedar para una sesion. Es importante que ambas partes dejen claros cuales son sus deseos en este respecto. Tanto el dominante como el sumiso pueden exponer sus limites, bien de forma oral o por escrito mediante algun tipo de formulario o descripcion minuciosa.

Una persona sin experiencia puede no comprender la importancia de los limites o puede no saber cuales son los suyos. En dicho caso se haria necesario aprender de forma cuidadosa y sistematica cuales son. Si la primera experiencia es demasiado extrema puede causar rechazo y dar lugar a que posteriormente no disfrute de dicha practica nunca mas.

Si ambas partes son nuevas al mundo del BDSM la experiencia puede ser aun mas compleja, puesto que uno no sabe como no quiere las cosas y otra parte no llega a saber muy bien el alcante de sus actos.

Si ese no es el caso, la parte con mas experiencia deberia ayudar a la otra a informarse. No hay que olvidar que todos fuimos novatos.

Los limites no son inamovibles, suelen variar con el tiempo, las circunstancias y la confianza que se adquiera. Es normal que esto ocurra. Tambien es bastante habitual que el umbral de dolor tolerable varie. Tambien se pueden cambiar los limites por curiosidad, como probar algo que normalmente te desagradaría por la curiosidad de saber como es o por la satisfaccion de haber sido capaz de hacerlo. Siempre se esta a tiempo de parar.

Solo es aceptable que un dominante rebase los limites de un sumiso o masoquista si este se lo pide.

Tipos de límites:

* Límite absoluto: algo que no debe hacerse bajo ningún concepto. Rebasar uno de estos límites suele acarrear el fin de la sesión o de la relación. Ejemplos: “mi límite es la zoofilia”.

* Límite negociable: algo que sólo se haría bajo circunstancias excepcionales o específicas, como en un momento de gran excitación sexual o con alguien de mucha confianza. Ejemplo: “no acepto ser prestado a otra persona a no ser que la conozca bien”.

105

* Límite positivo: elemento del que no se puede prescindir. Ejemplo: “sólo me dejaré azotar si no dejas marcas”.

* Sin límites: no se expone ningún tipo de restricción a las acciones que el dominante puede

llevar a cabo. Generalmente denota gran falta de experiencia o un exceso de literatura. A medida que se adquire experiencia uno se va dando cuenta de qué prácticas le pueden agradar, cuáles no

y hasta qué punto puede soportarlas. *También puede ser un síntoma de confianza en una

relación afianzada donde se sabe que el dominante no va a realizar prácticas que desagraden y se

confíe en él por dicho conocimiento de los gustos mutuos.

Y acerca de rebasar límites:

Una de las primeras preguntas que se le suele hacer a un nuevo sumiso es “¿cuáles son tus límites?”. Hasta cierto punto esta es una pregunta sin sentido, porque un nuevo sumiso no conoce

la respuesta a esa pregunta porque nunca ha probado ni desafiado esos límites. Por eso algunos

responden que “no tienen límites”.

Esa respuesta sólo puede significar dos cosas, o que el sumiso es virgen en este estilo de vida, o que el sumiso es un loco irreflexivo.

Lo que se expresa a continuación, es sólo una opinión y creencia personal.

Toda persona sana tiene unos límites, existen fronteras que la mente humana no puede cruzar sin perder la cordura, a esto se le llaman límites “prohibidos”, un límite “prohibido” es un hecho, una creencia, una idea que no debe ser jamás violada, si queremos seguir creyendo en nosotros mismos y en el resto del mundo. Estas creencias nunca cambiarán, forman parte del propio ser. El trato con niños, con animales, con cadáveres, son los tres límites básicos “prohibidos”, ninguno de esos límites se deben traspasar, la gente que elige violar cualquiera de esos límites viola la Ley y el credo básico de la comunidad D/s, SSC (Seguro, Sano, Consensuado), violan y abusan de los derechos y libertades, son moralmente repugnantes y éticamente corruptos. Los que atacan al débil, al niño, a los animales o a los muertos no forman parte de esta comunidad, no los acepto, ni puedo respetar sus acciones, ni su elección. ¡El uso no consensuado es Abuso!.

Algunas personas pueden pensar que estos límites son tan básicos que son asumidos por todos, pero esto no es así, uno nunca debe asumir que los demás piensan como nosotros, si no nos lo han expresado claramente. Hay gente que se esconde dentro de esta comunidad , que entenderá

la expresión “sin límites”, como una invitación y consentimiento para dañar, herir o destruir a otro

ser humano. Es importante que, cuando busquemos pareja en BDSM, nos aseguremos que sus

límites “prohibidos” coinciden básicamente con los nuestros.

106

Los Límites “prohibidos” son prohibidos o sagrados porque nunca cambian, y la infracción de cualquiera de ellos es suficiente, para cortar totalmente la relación y extender posiblemente las responsabilidades criminales contra el que los viola. Los límites prohibidos pueden diferir de los 3 expresados más arriba. Puede haber otras creencias que cada persona quiera colocar dentro de esos límites prohibidos. Cada persona es única. Identificar y expresar esa individualidad es importante. Algunas personas ponen esos límites por escrito, en un contrato para asegurarse que no habrá malos entendidos posteriores.

Se asume que dentro del juego, en una “escena” o “sesión” el Dominante no violará los límites expresados por el sumiso. Se asume además, que dentro del juego, el Dominante probará, extenderá o estirará, hasta cierto punto los límites expresados, tanto los suyos como los del sumiso. Esto puede parecer una contradicción.

Parte de la complejidad del mundo BDSM gira alrededor de sus contradicciones constantes. Es la Paradoja completa. Los límites son esas cosas a las que el sumiso es tremendamente sensible. Dentro de esos límites esconde sus temores, sus desconciertos, sus vergüenzas, sus sentimientos de culpa y especialmente su dolor. No es raro para un sumiso expresar un límite y desear en el fondo que su Dominante le lleve a ese lugar donde son incapaces de ir solos. Esto se llama un Límite Suave. Un Límite donde la identificación del Límite significa el peligro, no la parada. Los Límites suaves son las cosas que desafían la mente, el cuerpo, el espíritu y el pasado.

Cuándo un Dominante y un sumiso se exploran el uno al otro para ver si su relación es posible, tendrán conversaciones intensas. Dentro de estas conversaciones discutirán los límites y el juego que cada uno espera. También dentro de estas conversaciones se debe hablar de los límites “prohibidos”, las áreas que nunca deberán ser desafiadas, estiradas o extendidas por el Dominante. Es importante para ambas personas hablar y escuchar con atención a la otra persona. Después de establecer estos límites, la conversación a menudo recaerá sobre los Límites Suaves.

Los Límites Suaves:

Ningún tipo de sangre (armas, cuchillos, agujas, ni objetos que puedan penetrar y herir la piel) Ningún tipo de escatología (La orina y los excrementos implican riegos graves para la salud) Ningún tipo de axfisia, estrangulamiento u obstrucción de la vías respiratorias (esto implica un riesgo grave también para la salud) No a los huesos rotos, mutilación o marcas permanentes en el cuerpo Ninguna humillación ni juego mental que pueda llevarnos al borde de la locura.

Hay otros muchos aspectos del juego que el sumiso puede poner como límites, algunos muy comunes suelen ser las vendas, los espacios limitados, las alturas, la suspensión, la bisexualidad u homosexualidad, la humillación pública, las sesiones públicas, así como la limitación en el tipo de juguetes. Las variaciones y las opciones con respecto a los Límites Suaves son virtualmente ‘ilimitadas’ .

Un sumiso puede expresar muchas cosas como un ’ límite’ con el conocimiento de que muchos de éstos ’ límites se desafiarán y cambiarán con el tiempo. Nada permanece constante, excepto los Límites “Prohibidos” Todos los otros límites evolucionan, se amplían o desaparecen con el

107

transcurso del tiempo. Jugar en la frontera del límite de forma suave, es el desafío peligroso y tenue del Dominante. Es a menudo parte del deseo Dominante llevar a su sumiso más allá del punto donde el sumiso cree que puede llegar. Para elevarse, volar y sobrepasar esos umbrales. A menudo se juega en la frontera de los límites para buscar y liberar traumas, heridas o incidentes del pasado, para construir recuerdos y experiencias nuevas y abrir las puertas del interior de uno mismo y llegar a lugares donde nunca se pensó llegar. Esto es una exploración frágil. es fácil equivocarse jugando en la frontera de los límites. Es el área donde la buena comunicación entre un Dominante y su sumiso llega a ser esencial. No es el deseo de un Dominante herir ni dañar a su sumiso, su deseo es encontrar sus verdaderas necesidades, sus verdaderos deseos. Jugar con la contradicción, implica los mayores peligros y las mayores recompensas.

108

¿QUE ES SER "UN BUEN AMO"?

"Un hombre le pregunto una vez a Mozart cómo debía escribir una sinfonía. Mozart le dijo que debía estudiar en un conservatorio de 6 a 8 años, después ser aprendiz de un compositor durante cuatro o cinco años más, después escribir unas cuantas sonatas, piezas para instrumentos de cuerda, conciertos de piano, y así en cuatro o cinco años, ya estaría listo para escribir una sinfonía completa. El hombre le dijo: “pero Mozart, ¿tú no escribiste una sinfonía a los ocho años? “.Mozart contestó : “si, pero yo no tuve que preguntar cómo”.

Una muy buena cita, y puedes oírla de una persona dominante. Si, los dominantes nacen de esta manera .Pero tienen que empezar por algún sitio, el aprendizaje es una herramienta muy importante para un dominante que quiera llegar a ser eso: un buen dominante.

Entonces, ¿qué es un buen dominante?

Lo que sigue es una opinión y de ninguna manera es la única a seguir, hay muchas opiniones diferentes respecto a este asunto y te sugiero que las busques. Se usa el pronombre en masculino , pero los dominantes pueden ser hombres o mujeres.

¿Qué debe ser un dominante? La pregunta sólo puede ser contestada de forma individual . Pero aquí hay una respuesta orientativa de lo que debe ser un dominante.

No

permite que su ego lo ciegue a la hora de aprender cosas sobre Él y sobre su sumisa. Él sabe como

El dominante debe tener el control de sí mismo , antes de nada. Él es comprensivo, protector

amar y cómo apreciar el regalo que se le ha hecho.

Cuando el dominante encuentra una nueva sumisa, Él no exige respeto sino que se lo gana, primero explora su mente, conociéndola a fondo, no busca seducirla sino conocerla primero como persona , para así construir una relación de pareja, en caso de que vaya a haberla.

Si es un buen dominante, no hace todo esto para ganarse una sumisa sino porque es capaz de encandilar a alguien sin la trampa de la sexualidad. NO es un ave de rapiña sino un profesor que desea compartir sus conocimientos y con la satisfacción de que así puede ayudar a alguien más.

Si ella se le ofrece como sumisa, Él será el primero en ofrecer información personal, ya que se da cuenta de lo peligroso que es que ella caiga en las manos equivocadas y busca guiarla protegiéndola, no se toma a la ligera sus preocupaciones porque sabe que para ella son muy reales.

Él también sabe que su relación depende de la sinceridad, de la comunicación. Él será sincero respecto a sus vida, a sus gustos, a lo que espera de ella y sabe que ahí ella estará poniendo toda su confianza en Él, por lo tanto, no debe jamás defraudarla en ese sentido.

Para poseerla , primero debe ganarse su respeto , para hacerlo debe demostrar que es quién dice ser , que se preocupa por ella , que saltará sus límites para que ella se de cuenta de lo fuerte que

109

puede llegar a ser y que se tomará todo su tiempo para conocerla como persona primero y luego como sumisa, Él sabe lo maravilloso que es el regalo que ella le da y toda la confianza que pone en Él.

Con este propósito, habla con ella, conociendo sus necesidades y deseos y expresando los suyos propios, incrementando la confianza en ella misma , saltándose poco a poco sus limitaciones para hacerle ver que puede ser más fuerte de lo que ella pensaba , es decir, abriendo poco a poco la flor de su sumisión.

Si ella tiene una baja autoestima, El le demuestra que la respeta y que se encuentra feliz de poder compartir su tiempo con ella .Él le muestra que es bella , enfatiza sus cualidades y le explica que el regalo que a Él le ofrece es el más grande de todos, ella misma.

Él se toma su tiempo para conocer su alma antes que su cuerpo ya que el dominante conoce a su sumisa , tiene lugar una conexión que a Él le permite adivinar sus deseos, sus necesidades, sus pasiones. Con este nuevo conocimiento, el dominante puede llevar a su sumisa a cotas más altas de placer , guiarla y caminar con ella, juntos, mientras buscan niveles más altos de amor y compromiso.

Al aceptar una sumisa, un dominante contrae muchas responsabilidades . Él no la ayuda sólo en el dormitorio sino también en la vida . Él está ahí siempre que ella lo necesita , para cuidarla, para aliviarla cuando esté deprimida, para aliviar su dolor cuando esté enferma , para ayudarla a superar sus miedos y preocupaciones, para abrazarla y amarla cuando necesite afecto.

Él lo hace porque así lo desea, ya que el regalo que ella le ha hecho lo ha dado por su propia voluntad. Él intenta comprender su mente, su alma, porque sólo así ambos pueden crecer como personas. Ella es su posesión más preciada y Él se esfuerza por mostrarle su amor así como lo hará ella, todos los días.

El dominante no busca cambiar a su sumisa en lo que Él quiere pero aprovecha la oportunidad de mostrarle lo que ella puede llegar a ser. Él disfruta mostrándole sus cualidades y la guía para ayudarla a convertirse en la persona que ella quiere ser. Él le indica cual puede ser el camino más correcto a seguir pero nunca se lo impone. Una vez que ella lo encuentre, Él la animará a seguir , empujándola despacio para que sea la mujer que Él sabe que puede ser.

¿Hay un perfil del dominante perfecto?.

Creo que no, la perfección es algo que se intenta alcanzar pero nunca se obtiene. Es la lucha por lograr la perfección lo que hace a un buen dominante. No hay una descripción de un buen dominante así como la belleza depende del ojo que mira. Todo lo que se puede decir es que un dominante debe tener buenas cualidades tales como fuerza, habilidad, confianza en sí mismo, control , y saber que siempre puede aprender más. Él debe ser cariñoso, alegre, con honor y caballeroso , debe respetar no sólo a su sumisa sino también a todas las demás mujeres.

110

El dominante debe estar seguro de sí mismo, y no por ello pensar que es superior a los demás. Él

debe estar seguro de sus ideales pero no tan seguro como para creer que son la única opción. Él debe dejar que cada uno viva su vida, aunque sea distinta a la suya sin dejar a nadie en ridículo. Si ve algo que está mal, debe intentar arreglarlo pero no imponiendo su visión como la más acertada.

Él debe conocer la diferencia entre el castigo y el juego , entre el dolor y la sensación. Nunca abusa

de su poder cuando está enfadado , ni se muestra enfadado y contrariado mientras juega y no descarga su ira sobre su sumisa ya que sabe que para controlarla debe controlarse Él mismo

primero.

Él ejercita sus artes para ayudar a su sumisa en la tarea de ser la mujer que ella quiere ser, y se toma su sumisión muy en serio, sabiendo que es algo que ella no da a la ligera y así debe considerarlo , como una joya preciosa.

La sumisa debe afianzar su feminidad. Ella se ofrece a su Amo libremente y le regala su sumisión a cambio de amor, guía, comprensión y sinceridad. Ella obedece porque así lo quiere, no porque se vea forzada a ello.

Ella llega a Él siendo una mujer, pero insegura de su papel, buscando su guía y aprende rápidamente que es lo que se espera de ella. Con este aprendizaje y a medida que Él se abre mas a ella, ella empieza a darse, a dar su alma, sus secretos, hasta que los dos estabilizan su relación , construyéndola día a día, compartiendo sus secretos y sus almas, y caminar así, juntos por la vida.

A ella jamás debe intentar quitarle el control ya que ella se lo ofrece libremente cuando ya hay un

fuerte vínculo de confianza entre ambos. La sumisa debe tratar a su Amo dándole todo lo mejor de

ella misma y el Amo debe tratar a la sumisa aceptándola como es y su sumisión hacia Él.

El entrenamiento es una parte importante dentro de la relación. La sumisa debe saber cuando

arrodillarse , cómo sentarse, etc posible.

hace todas estas cosas para complacer a su Amo en todo lo

Ella

Se dice que el dominante tiene todo el control y en algunos casos, así es . pero es una relación de mutuo acuerdo, el dominante tiene el control pero solo hasta donde la sumisa no vea invadida su intimidad. Él debe expandir sus límites para el placer de ambos. Sin embargo, la sumisa puede irse en cualquier momento, aunque esto sea duro, si el dominante no satisface sus necesidades e intereses.

Se dice que una sumisa no tiene responsabilidades pero esto no es así. Ella debe agradar a su Amo, actuar como Él desea, debe respetar a su Amo así como Él debe respetarla y protegerla.

Ella debe confiar en su Amo así como Él en ella. Ella necesita saber cuando su Amo está actuando para su mejor interés y cumplir, gustosamente, sus órdenes. A veces, tendrá que hacer cosas difíciles e incluso, embarazosas, pero no las debe de hacer ciegamente sino sabiendo que es para

el placer de ambos.

111

Una sumisa tiene un papel maravilloso si encuentra al Amo adecuado. Con Él, crecerá emocionalmente y espiritualmente hacia lo que quiere llegar a ser , aprenderá a amar libremente y encontrará la fuerza dentro de ella.

El dominante también se convierte en el hombre orgulloso de ser profesor y protector. Orgulloso de ocupar su lugar y del placer mutuo . Juntos, embarcarán en un viaje que los llevará fuera de los límites de la sociedad hasta la inmensidad del universo.

112

TIPOS DE DOMINACIÓN

DOMINACION FÍSICA

Este tipo de dominación incluye extensas activ