Está en la página 1de 16

 

 
Caudillismo  en  Chile:  una  mirada  al  proceso  de  la  
consolidación  de  la  identidad  republicana  
                 Flavia  Contreras  
                                                                                                                                                                                                                                                                                                       Mario  Díaz    
Mauricio  Frank  
 
 

Resumen    
La   mayor   parte   de   las   naciones   que   conforman   la   actual   Latinoamérica,   estuvieron   sumidas   antes,   durante   y  
después  del  proceso  de  independencia,  en  un  período  de  profunda  oscuridad  y  anarquía  política,  dominada  por  
una  serie  de  actores  relevantes  que  luchaban  por  el  control  del  gobierno  de  sus  respectivos  países.  Esta  situación,  
se  debía  en  gran  medida  a  la  tradicional  relación  de  dominio  de  los  dueños  de  la  tierra  por  sobre  los  inquilinos,  
relación   que   propició   que   se   mantuviera   la   estructura   oligárquica   del   poder   con   posterioridad   al   logro   de   la  
libertad.     Este   fenómeno   es   conocido   como   caudillismo   político,   situación   que,   si   bien   fue   distinta   debido   a   la  
rápida   estabilidad   política  alcanzada,   no   escapa   del   todo   a   la   realidad   en   la   que   se   estructuraron   las   raíces   del  
Estado  chileno.  
 
Palabras  claves:  Chile,  dictador,  gobierno,  oligarquía,  independencia,  caudillismo,  América  latina,  caudillo  
 

Abstract    
Most   of   the   nations   of   Latin   America   today   was   sunk   before,   during   and   after   the   independence   process,   in   a  
period  of  political  anarchy  and  darkness,  dominated  by  a  number  of  stakeholders  who  were  fighting  for  control  of  
their   government   countries.   This   situation   is   largely   due   to   the   traditional   relationship   of   domination   of   the  
landowners   over   the   tenants,   enabling   relationship   to   retain   the   oligarchic   structure   of   power   after   the  
attainment   of   freedom.   This   phenomenon   is   known   as   political   warlordism,   a   situation   that,   although   it   was  
different  due  to  the  rapid  political  stability  achieved,  not  entirely  escape  the  reality  that  is  structured  the  roots  of    
the  Chilean  State.  
 
Keywords:  Chile,  Dictator,  Government,  Oligarchy,  Independence,  Dictatorship,  Latin  America  
Introducción  
Para   hablar   del   caudillismo,   necesariamente   debemos     hablar   sobre   historia.   El   caudillismo   fue   una     peculiar  
manera   en   la   que   se   desarrolló   el   poder   y   las   estructuras   políticas   durante   el   transcurso   del   siglo   XIX.     Lucas  
LJĂŐĂƌƌĂƌĂLJĞƐƚĂďůĞĐĞƋƵĞ͞ĞŶƚƌĞŝŶĚŽůĞŶƚĞƐĨĄĐŝůůĞƐĞƌĄĚĞƐĐŽůůĂƌĂůŵĄƐĂĐƚŝǀŽ͘Ŷtonces,  la  turba  compuesta  de  
ciudadanos  demasiado  apáticos  para  pensar  y  moverse  por  sí  mismos  y  echar  sobre  sus  hombros  la  pesada  carga  
de  la  responsabilidad  de  sus  actos,  deleŐĂĐŽŶŐƵƐƚŽƐƵƐŽďĞƌĂŶşĂ͙͎ĞŶƋƵŝĠŶ͍ŶĞůque  mejor  se  impone  por  sus  
cualidades,  y  en  el  que  ha  sabido  captar  mejor  las  simpatías  de  todos.  ¿Es  el  más  apto?  Se  presume,  pero  no  basta  
ƐĞƌĞůŵĄƐĂƉƚŽ͖ĞƐƉƌĞĐŝƐŽƐĞƌĞůŵĄƐƚĞŵŝĚŽLJƋƵĞƌŝĚŽ͟1    En  casi  todos  los  países  americanos  se  presentó  este  
fenómeno   de   manera   bastante   similar,   con   las   distinciones   inherentes   a   cada   uno   de   los   distintos   países.   El  
ǀŽĐĂďůŽ ͞ĐĂƵĚŝůůŽ͟   ha   sido   utilizado   en   distintas   maneras,   muchas   veces   erradas,   para   señalar   de   una   manera  
simple   un   personaje   que   posee   una   gran   ascendiente   sobre   una   zona   establecida,   además   de   algunos   jefes   de  
Estado  que  han  hecho  uso  del  poder  en  forma  autoritaria  e  individualista.  A  grueso  modo,  los  caudillos  fueron  la  
mayor  parte  del  tiempo  líderes  políticos,  militares  y  personalistas,  que  hicieron  ejercicio  de  un  poder  en  un  área  
de   influencia  regional  y  local,  y  que   a  su  vez  formaron  grupos  armados,  que   se   convirtieron  en  una  especie   de  
ejércitos  particulares.  Estos  ejércitos,  según  su  importancia  (cantidad  de  hombres  y  armas),  les  permitieron  a  los  
caudillos  tener  cierto  poder  de  negociación  con  otros  caudillos  e  incluso  hasta  con  el  gobierno  nacional.2  Muchos  
autores  han  planteado  que  Chile,  a  diferencia  de  lo  acontecido  en  el  resto  de  Latinoamérica,  rápidamente  alcanza  
una   estabilidad   política,   la   que   se   basó   en   gran   medida   a   la   firmeza   de   sus   gobernantes,   los   que   usaron   a   la  
Constitución  de  1833  como  piedra  angular  para  la  construcción  del  Estado  chileno.    
 

El   principal   argumento   es   que,   en   contraste   con   lo   acontecido   en   los   distintos   países   vecinos,   en   Chile   no   se  
vivieron   grandes   disputas   políticas   derivadas   de   la   lucha   que   se   daban   entre   los   caudillos   que   competían   por  
alcanzar   el   poder   de   sus   respectivos   gobiernos,   lo   que   llevó   a   largos   períodos   de   anarquía   en   los   que   no   era  
posible  desarrollar  una  institucionalidad  adecuada  que   permitiera  el  desarrollo   y  construcción  de   un  verdadero  
Estado   sustentable   como   tal,   situaciones   diametralmente   opuestas   al   caso   chileno.   No   obstante   lo   anterior,   es  
posible   demostrar   mediante   evidencia   empírica   la   existencia   del   caudillismo   en   Chile,   el   cual,   si   bien   tuvo   un  
carácter   marcadamente   diferente   a   lo   acontecido   en   la   vecindad,   estuvo     determinado   por   un   carácter  
marcadamente   civil,   donde   el   poder   del   ejecutivo   era   sumamente   potente   y   prácticamente   hegemónico.   El  
principal  artífice  de  este  proceso  fue  Diego  Portales.  

1
 LJĂƌƌĂŐĂLJ͕>ƵĐĂƐ͖͞>ĂĂŶĂƌƋƵşĂƌŐĞŶƚŝŶĂLJĞůĐĂƵĚŝůůŝƐŵŽ͖͟&Ğůŝdž>ƵũƵĂŶŽLJŝĂ.  Editores,  Buenos  Aires,  1904  
2
 http://historia-­‐bolivia/tema/jefes-­‐llamados-­‐caudillos.html?x=20080801klphishve_26.Kes&ap=0,  revisado  el  12  de  julio  de  
2010  
Revisión  Literaria  

Existen   muchas   características   y   actores   comunes   que   se   pueden   identificar   como   factores   comunes   que  
explicarían   el   desarrollo   del   caudillismo   en   toda   América   latina.   Para   esto,   se   considerarán   los   ejemplos   de   la  
situación  en  3  países  del  subcontinente,  incluyendo  al  final  de  éstos  un  análisis  de  la  situación  histórica  chilena  
hasta  el  inicio  del  gobierno  del  General  Prieto,  época  que  es  identificada  por  la  mayoría  de  los  historiadores  como  
aquella  en  la  cual  se  consolida  el  marco  jurídico-­‐institucional  en  el  que  se  desarrollaría  la  nación  chilena  como  tal.  

Caudillismo  en  Bolivia    

En   Bolivia,   las   causas   del   caudillismo   fueron   a   grandes   rasgos   las   mismas   que   para   toda   América   Latina.   De  
acuerdo  a  Graciela  Santoro  Godoy,  se  puede  señalar  que  desde  el  punto  de  vista  político  existía  el  sentimiento  
ůŽĐĂůŝƐƚĂŽĐĂƐŝŽŶĂĚŽƉƌŝŶĐŝƉĂůŵĞŶƚĞƉŽƌ͞ĂͿĞůŵĞĚŝŽŐĞŽŐƌĄĨŝĐŽ͖ďͿůĂŝŶĐĂƉĂĐŝĚĂĚĚĞůŽƐďŽůŝǀŝĂŶŽƐƉĂƌĂƌĞŶƵŶĐŝĂƌ
a   sus   intereses   locales;   c)   un   individualiƐŵŽ ĞdžĂŐĞƌĂĚŽ͟ ;^ĂŶƚŽƌŽ 'ŽĚŽLJ͕ ϭϵϱϭ͕ ƉĄŐ͘ ϮϭͿ͘ ů ŵĞĚŝŽ ŐĞŽŐƌĄĨŝĐŽ͕
debido  a  que  Bolivia  es  un  país  montañoso,  dificulta  la  comunicación  entre  las  diversas  regiones,  aislándolas  entre  
sí,  favorece  sentimientos  localistas  en  desmedro  de  un  sentimiento  nacioŶĂůĐŽŵƷŶ͘͞ŽůŝǀŝĂƉĂĚĞĐĞĚĞůĞƐƉşƌŝƚƵ
ĚĞůŽĐĂůŝĚĂĚ͕LJĐĂĚĂďŽůŝǀŝĂŶŽƵŶĂǀĞnjĨƵĞƌĂĚĞƐƵůƵŐĂƌĚĞŶĂĐŝŵŝĞŶƚŽ͕ĞƐĞdžƚƌĂŶũĞƌŽĚĞƐƵƉƌŽƉŝĂƉĂƚƌŝĂ͟;^ĂŶƚŽƌŽ
Godoy,  1951,  pág.  23).  Por  lo  tanto,  es  fácil  suponer  que  en  Bolivia  siempre  ha  existido  la  tendencia  a  desconocer  
el   poder   central,   o   la   capacidad   de   obedecer   a   un   gobierno   que   represente   los   intereses   de   toda   la   nación,  
ĞŶƚŽŶĐĞƐ͞ŶŽŚĂďşĂƵŶŝĚĂĚĚĞĂĐĐŝſŶ͕ĐĂĚĂƉƵĞďůŽŽďƌĂďĂƉŽƌƐĞƉĂƌĂĚŽLJĐŽŶĨŽƌŵĞĂƐƵƐƉƌŽƉŝŽƐŝŶƚĞƌĞƐĞƐ͕ƉŽƌůŽ
cual,  no  era  posible  que  existiera  entonces  un  gobierno  fuerte  y  bien  constituido,  ya  que  éste  debía  estar  alerta  
para   sofocar   cualquier   movimiento   subversivo   de   las   provincias.   Esto   condujo   al   advenimiento   del   caudillismo,  
con   todas   sus   deplorables   consecuencias,   pues   se   fueron   apoderando   del   poder   hombres   audaces   y   sin  
escrúpulos,   dispuesto   a   mantenerse   en   el   poder   a   toda   costa   y   sin   reparar   en   la   forma   en   que   lo   obtenían.   El  
pueblo   paulatinamente   se   fue   acostumbrando   a   los  movimientos   sediciosos   y  a   seguir   siempre   al  más   fuerte  y  
ŽƐĂĚŽ͘͟;^ĂŶƚŽƌŽ'ŽĚŽLJ͕ϭϵϱϭ͕ƉĄŐ͘ϮϱͿ͘  

La   historia   de   Bolivia   como   república   independiente   se   inicia   en   1825,   año   en   que   no   sólo   se   independiza   de  
España,  sino  también  se  declara  como  una  república  independiente  de  Perú  y  Argentina,  cambiando  su  nombre  
ĚĞ͚ůƚŽWĞƌƷ͛Ă͚ŽůŝǀŝĂ͕͛ĞŶŚŽŶŽƌĂůůŝďĞƌƚĂĚŽƌ^ŝŵſŶŽůşǀĂƌ͘^ƵƉƌŝŵĞƌWƌĞƐŝĚĞŶƚĞĚĞůĂZĞƉƷďůŝĐĂĨƵĞĞůŐĞŶĞƌĂů
José   Antonio   de   Sucre,   quien   tomó   el   poder   en   honor   a   ofrecimiento   del   Congreso   boliviano,   entidad   que   lo  
ĚĞĐůĂƌĂ ͚WĂĚƌĞ ĚĞ ůĂ ZĞƉƷďůŝĐĂ LJ :ĞĨĞ ^ƵƉƌĞŵŽ ĚĞů ƐƚĂĚŽ͛ ʹ   en   estos   dos   fenómenos   se   puede   identificar   un  
ĂƐƉĞĐƚŽŵĞŶĐŝŽŶĂĚŽƉŽƌƌŐƵĞĚĂƐ͕ƋƵŝĞŶƐĞŹĂůĂƋƵĞ͞ůŽƐƚƌŝƵŶĨŽƐLJůŽƐĨƌĂĐĂƐŽƐŶŽǀĂůĞŶŶŝƚŝĞŶĞŶƐŝŐŶŝĨŝĐĂĐŝſŶ
alguna   por   sí   mismos,   sino   en   cuanto   puedan   ser   relacionados   a   un   hombre   (jefe,   caudillo,   presidente)   o   a   un  
ŐƌƵƉŽ ;ƉĂƌƚŝĚŽ͕ ĐŽŵƵŶĂ Ž ƌĞŐŝſŶͿ͟ ;͘ ƌŐƵĞĚĂƐ ͞WƵĞďůŽ ŶĨĞƌŵŽ͕͟ Ɖ͘ϭϭϱͿ͕ ůŽ ĐƵĂů ĚĞũĂ ĞŶƚƌĞǀĞƌ ƵŶĂ
condicionante   para   el   cultivo   del   caudillismo   en   Bolivia   -­‐   .   Una   serie   de   revueltas,   desorden   y   anarquía  
desencadenan   la   renuncia   de   Sucre,   quien   se   retira   del   país   en   1828,   dando   inicio   al   período   de   inestabilidad  
ƉŽůşƚŝĐĂ LJ ĚĞ ůŽƐ ͚ĐĂƵĚŝůůŽƐ ůĞƚƌĂĚŽƐ͛3.   Al   año   siguiente,   luego   de   hacer   frente   a   invasiones   por   parte   de   países  
limítrofes   (Perú  y   Brasil)  y   después   de   meses   de   inestabilidad   política,   asume   como  Presidente   de   la   República  
Andrés   de   Santa   Cruz,   quien   lleva   a   Bolivia   a   un   desarrollo   político,   económico   y   social,   fortalece   el   ejército,   y  
forma  en  1837  la  Confederación  Peruano-­‐boliviana,  de  ánimos  expansionistas.  Dicha  Confederación  es  derrotada  
en  1839,  derrocando  a  Santa  Cruz,  a  lo  cual  le  siguió  una  anarquía  política  y  una  seguidilla  de  gobiernos  militares.  

Caudillismo  en  Venezuela  

La  historia  de  Venezuela  como  república  independiente  comienza  a  gestarse  con  la  creación  de  la  Gran  Colombia,  
en   1819,   producto   del   Congreso   de   Angostura   instalado   por   Simón   Bolívar,   y   que   agrupaba   lo   que   hoy   son  
Colombia,   Ecuador,   Panamá   y   Venezuela.   La   Gran   Colombia   logró   la   independencia   de   España   en   1821.   Su  
Presidente   fue   Simón   Bolívar,   mientras   que   Francisco   de   Paula   Santander   fue   su   vicepresidente.   Conflictos  
internos  entre   partidarios  de   cada  uno  de   estos  dos  personajes  (bolivarianos  o  centralistas   por  un  lado,  contra  
santanderistas  o  federalistas  en  el  otro  bando)  llevarían  a  la  Gran  Colombia  a  una  crisis  institucional  que  causaría  
su  fragmentación  paulatina  y  desaparición  definitiva  como  Estado  en  1831.  

Venezuela   se   separa   de   la   Gran   Colombia  en   1829,  constituyéndose   como   república   independiente.   Su   historia  
republicana   estaría   marcada   desde   sus   inicios   por   el   caudillismo.   Su   primer   gobernante   fue   José   Antonio   Páez,  
héroe   de   la   guerra   de   independencia   contra   España,   quien   asumió   como   Presidente   de   la   República   en   1831.  
Durante   esta   época   existían   dos   grandes   partidos   políticos,   el   conservador,   al   que   pertenecía   Páez   y   estaba  
integrado  por  veteranos  de  guerra,  y  el  partido  liberal,  integrado  por  militares  y  civiles.  El  gobierno  de  Páez  dió  
cierta  estabilidad  a  Venezuela,  impulsando  en  cierto  grado  su  desarrollo  económico  a  través  de  la  exportación  de  
ĐĂĨĠ͘ ^ŝŶ ĞŵďĂƌŐŽ͕ ͞No   había   libertad   de   prensa,   ni   justicia.   Inclusive   el   congreso   perdió   su   libertad   y   debía  
obedecer  al  presidente.  La  esclavitud,  a  pesar  de  que  había  sido  abolida  por  Bolívar,  seguía  existiendo  y  no  fue  
finalŵĞŶƚĞ ƐƵƐƉĞŶĚŝĚĂ ƐŝŶŽ ŚĂƐƚĂ Ğů ĂŹŽ ϭϴϱϬ͘͟4͕ ƐŝƚƵĂĐŝŽŶĞƐ ƋƵĞ ĚŝĞƌŽŶ Ă :ŽƐĠ ŶƚŽŶŝŽ WĄĞnj Ğů ĂƉŽĚŽ ĚĞ ͚ů
ĂƵĚŝůůŽ͛ĞŶŵĠƌŝĐĂ͘  

ŶƚƌĞ ϭϴϱϵ LJ ϭϴϲϵ ƐĞ ĚĞƐĂƚĂ ůĂ ůůĂŵĂĚĂ ͚'ƵĞƌƌĂ &ĞĚĞƌĂů͛ ĞŶƚƌĞ ĐŽŶƐĞƌǀĂĚŽƌĞƐ LJ ůŝďĞƌĂůĞƐ Ž ĨĞĚĞƌĂůŝƐƚĂƐ͘ ƐƚŽƐ
últimos  estaban  liderados  por  Ezequiel  Zamora  y  Juan  Crisóstomo  Falcón  y  buscaban  principalmente  la  elección  
popular  y  la  caída  de  la  oligarquía,  al  vencer  consagraron  derechos  que  hoy  en  día  corresponden  a  los  derechos  
naturales.  

Como  se  puede  ver,  los  primeros  años  de  la  historia  de  Venezuela  como  república  independiente  están  marcados  
por  el  caudillismo,  situación  que  en  el  ámbito  político  encuentra  su  explicación  en  el  alto  grado  de  participación  
de  militares  en  los  partidos  políticos  (el  partido  conservador  estaba  integrado  completamente  por  veteranos  de  
guerra),   militares   con   un   alto   sentimiento   regionalista   e   individualista   respecto   a   sus   propios   intereses.   En   el  

3
 Alcides,  Arguedas,  Historia  General  de  Bolivia,  Archivo  y  Bibliotecas  Nacionales  de  Bolivia,  La  Paz,  Bolivia,  1922,  pág.  54  
4
 El  caudillismo,  Venezuela  Tuya,  http://www.venezuelatuya.com/historia/caudillismo.htm,  consultado  el  13  de  julio  de  2010  
ámbito   social   se   puede   buscar   una   explicación   en   la  miseria  y   analfabetismo  en   que   vivía   la   mayor   parte   de   la  
población   venezolana,   ampliando   brechas   sociales   y   excluyéndolas   de   cualquier   tipo   de   participación   civil   y/o  
ƉŽůşƚŝĐĂ͕ĚĂŶĚŽĂůŽƐŐŽďŝĞƌŶŽƐǀĞŶĞnjŽůĂŶŽƐƵŶĐĂƌĄĐƚĞƌŽůŝŐĂƌĐĂ͘ƐĚŝŐŶŽĚĞĚĞƐƚĂĐĂƌĂĚĞŵĄƐƋƵĞ͞en  la  América  
española,   como   en   España,   el   caciquismo   ha   existido   siempre;   se   ha   admirado   si   reservas   al   hombre   que,   en  
ĐƵĂůƋƵŝĞƌĞƐĨĞƌĂĚĞůĂǀŝĚĂ͕ŚĂŚĞĐŚŽƉĂƚĞŶƚĞƐƵŝŶĚŝǀŝĚƵĂůŝĚĂĚ͘͟;ĞĐŝů:ĂŶĞ͕Ɖ͘ϭϴϯͿ  

Caudillismo  en  Argentina  

La  historia  republicana  de  la  Argentina  comienza  el  22  de  mayo  de  1810,  luego  de   la  Revolución  de  Mayo,  que  
expulsó  al  Virrey  Baltasar  Hidalgo  de  Cisneros.  La  independencia  como  tal  se  consolida  el  9  de  julio  de  1816  en  el  
Congreso  de  Tucumán5.  

De  inmediato  viene  un  período  de  anarquía  política,  ocasionado  principalmente  por  disputas  entre  las  distintas  
provincias   de   Argentina.   Ŷ ƌŐĞŶƚŝŶĂ ͞ŚĂĐĞ ĐƌŝƐŝƐ Ğů ĐŽŶĨůŝĐƚŽ ĚĞ ƵĞŶŽƐ ŝƌĞƐ ĐŽŶ Ğů ŝŶƚĞƌŝŽƌ͘ ^ŽďƌĞǀŝĞŶĞ ůĂ
anarquía  y  todo  parece  perdido.  El  país  queda  partido  en  dos.  Buenos  Aires  y  su  campaña,  con  200.000  habitantes  
que  de  muchas  maneras  alcanzan  la  prosperidad.,  son  mirados  con  gravedad  por  la  otra  mitad  del  país.  Distintas  
provincias   van   declarándose   independientes   -­‐San   Juan,   La   Rioja,   entre   ellas   -­‐   y   hasta   Tucumán   se   constituye  
ŽĨŝĐŝĂůŵĞŶƚĞĞŶ͞ZĞƉƷďůŝĐĂ͘͟>ŽƐƉĂĐƚŽƐĞŶƚre  los  caudillos  están  en  el  orden  del  día  y  estos  acuerdos  golpean  en  
ůĂ ƉŽůşƚŝĐĂ ƉŽƌƚĞŹĂ ŽďůŝŐĂŶĚŽ Ă ĐĂŵďŝŽƐ ĚĞ ŚŽŵďƌĞƐ LJ ĚĞ ƚĄĐƚŝĐĂƐ͘͟6.   Luis   Vitale   explica   tal   fenómeno   en   el  
ĐĂƌĄĐƚĞƌ ĐĞŶƚƌĂůŝƐƚĂ ƋƵĞ ƚĞŶşĂ ůĂ ĐĂƉŝƚĂů͕ ƐĞŐƷŶ Ġů͕ ͞>Ă ƌĞǀŽůƵĐŝſŶ ƉŽƌ ůĂ /Ŷdependencia,   lejos   de   superar   la  
contradicción   capital-­‐provincias,   agudizó   el   espíritu   regionalista,   porque   las   capitales   impusieron   desde   las  
ƉƌŝŵĞƌĂƐ:ƵŶƚĂƐĚĞ'ŽďŝĞƌŶŽƵŶĐƌŝƚĞƌŝŽƵůƚƌĂĐĞŶƚƌĂůŝƐƚĂ͘;͙Ϳ^ŝďŝĞŶĨƵĞĚĞƌƌŽƚĂĚŽĞůĞŶĞŵŝŐŽĐŽŵƷŶ͕ůŽƐĐŚŽƋƵĞƐ  
afloraron  con  violencia  inusitada  en  las  guerras  civiles.  Las  provincias  habían  dado  una  alta  cuota  de  sangre  en  las  
guerras  de  la  Independencia  y  no  estaban  dispuestas  a  caer  en  una  forma  de  satelización.  Asimismo,  durante  las  
luchas  de  la  Independencia  habían  emergido  masas  y  caudillos  rurales  bajo  banderas  de  igualitarismo  que  no  eran  
ĨĄĐŝůŵĞŶƚĞƚƌĂŶƐĂďůĞƐ͘͟7  

Martín  Rodríguez  gobierna  Buenos  Aires  entre  1820  y  1824,  luego  asume  Juan  Gregorio  de  Las  Heras,  que  reúne  
el  Congreso  con  el  fin  de  unificar  al  ƉĂşƐ͘ŶϭϴϮϲ͞ĐĞƐĂĞůŐŽďŝĞƌŶŽĚĞƵĞŶŽƐŝƌĞƐLJĞůŽŶŐƌĞƐŽĂĚŽƉƚĂůĂůĞLJ
ƉƌĞƐŝĚĞŶĐŝĂůLJůĂŽŶƐƚŝƚƵĐŝſŶ&ĞĚĞƌĂů͕ĐŽŶǀŝƌƚŝĠŶĚŽƐĞĞƌŶĂƌĚŝŶŽZŝǀĂĚĂǀŝĂĞŶĞůƉƌŝŵĞƌWƌĞƐŝĚĞŶƚĞĂƌŐĞŶƚŝŶŽ͘͟8,  
sin   embargo,   Rivadavia   cae   debido   por   un   lado,   a   la   Guerra   con   Brasil,   que   desencadena   la   Independencia   de  
Uruguay,  y  por  otro  lado,  a  la  Constitución  de  1826,  que  fue  rechazada  en  las  provincias.  

Las   disputas   entre   Buenos   Aires   y   las   provincias   del   Interior,   o   entre   centralistas   y   federalistas   derivarían   en  
guerras   civiles   a   lo   largo   de   60   años.   Lo   único   que   mantenía   cierta   unión   en   Argentina   eran   los   acuerdos  

5
 Vitale,  Luis,  Historia  Social  Comparada  de  Latinoamérica,  pág.  58  
6
 Historia  del  País,  http://www.historiadelpais.com.ar/,  consultado  el  13  de  julio  de  2010  
7
 Op  cit.  Pág.  84  
8
 Op.  Cit.  
provinciales,  que  derivarían  en  1835  en  la  formación  de  la  llamada  Confederación  Argentina,  la  cual  se  extendería  
hasta  la  promulgación  de  la  Constitución  de  1853,  que  daría  a  la  Argentina  un  carácter  federalista,  y  a  partir  de  la  
cual  paulatinamente  se  fueron  solucionando  las  disputas  locales,  terminando  con  los  caudillismos  provinciales  a  
partir  de  la  década  de  1860.      

El  caso  chileno:  Periodo  colonial  

Para   entender   el   fenómeno   caudillista   en   Chile,   debemos   estudiar   la   cultura   chilena   desde   sus   orígenes   en   la  
época  colonial.  EƐƚĂĠƉŽĐĂƉŽƐĞĞ͞ĚŽƐƉĞƌşŽĚŽƐƉĞƌĨĞĐƚĂŵĞŶƚĞĚŝĨĞƌĞŶĐŝĂĚŽƐ͗ĞůĚĞůĂĂƐĂĚĞƵƐƚƌŝĂ͕ƋƵĞƉĂƌĂ
Chile   comienza   en   1541   y   que   termina   para   toda   la   monarquía   hispanoamericana   en   1700;   y   el   de   la   Casa   de  
ŽƌďſŶ͕ ƋƵĞ ŝŶĂƵŐƵƌĂ ĞƐƚĞ ŵŝƐŵŽ ĂŹŽ ĞůZĞLJ &ĞůŝƉĞ s LJ ĐŽŶĐůƵLJĞ ƉĂƌĂ ŚŝůĞ Ğů ϭϴ ĚĞ ƐĞƉƚŝĞŵďƌĞ ĚĞ ϭϴϭϬ͟9.   El  
primero  de  ellos  fue  mucho  más  dócil  en  las  medidas  y  cuyo  principal  objetivo  en  Chile  se  enfocó  en  terminar  con  
la  Guerra  de  Arauco,  eligiendo  para  ello  a  los  mejores  gobernadores  con  reconocida  experiencia  militar.  Mientras  
que   la   segunda   fase   se   caracteriza   por   el   carácter   absolutista   y   centralizador   impuesto   a   la   monarquía   por   la  
Dinastía  de  los  Borbones.  Aquí,  los  monarcas  españoles  conservaban  todo  su  poder    robusteciéndolo  además  a  
través  de  la  reconcentración  en  sus  manos  de  todas  aquellas  atribuciones  que  sus  antecesores  se  habían  dejado  
arrebatar.    ͞ƐĞǀŝĚĞŶƚĞƋƵĞůĂƐZĞĨŽƌŵĂƐŽƌďſŶŝcas  aceleraron  las  protestas  de  los  criollos,  pero  no  se  trataba  
de   una   nueva   colonización,   sino   de   la   prolongación,   bajo   otras   formas,   de   un   mismo   y   secular   fenómeno   de  
opresión,   que   ya   había   suscitado   protestas   no   sólo   de   los   indígenas   y   negros   sino   también   de   los   criollos   y  
ŵĞƐƚŝnjŽƐĞŶůŽƐƐŝŐůŽƐys/LJys//͘͟;Luis  Vitale,  1988;5)  

Dentro  de  los  organismos  de  gobierno  y  administración  en  España  el  Consejo  de  Indias  estudiaba  los  problemas  
de  América,  la  designación  de  las  autoridades  civiles  y  eclesiásticas,  decidía  respecto  de  la  defensa  de  las  colonias  
y  se  desempeñaba  como  el  más  alto  tribunal  de  justicia  que  conocía  de  los  recursos  de  última  instancia  en  juicios  
de  mayor  cuantía  y  evaluaba  el  comportamiento  y  desempeño  de  sus  funciones  de  todos  los  representares  del  
Rey  en  las  Indias.  Vigilaba  la  correcta  aplicación  del  derecho  de  Patronato  Real  y  preparaba  las  reales  cédulas.  Por  
otra   parte,   la   Casa   de   Contratación   estaba   subordinada   al   organismo   anterior   y   controlaba   y   regulaba   todo   lo  
relacionado  con  el  Comercio  Americano.  En  América,  dentro  de  las  autoridades,  quien  poseía  mayor  poder  era  el  
Virrey,  quien  representaba  al  Rey  en  América.  Éste  manejaba  las  rentas  reales,  cobraba  impuestos  y  nombraba  
algunos  funcionarios.  El  Gobernador  en  Chile  llevaba  los  títulos  de  Presidente  de  la  Audiencia  y  Capitán  General  
del  Ejército  y  desempeñaba  el  Gobierno  de  la  Colonia  a  través  de  las  órdenes  que  recibía  del  Rey  por  medio  del  
Consejo  de  Indias  y  del  Virrey  del  Perú.  Otra  institución  fue  la  Real  Audiencia  creada  en  Chile  en  1565  con  sede  en  
Concepción  con  la  finalidad  de  vigilar  el  cumplimiento  de  las  leyes  de  protección  a  los  indígenas  y  de  fiscalizar  los  
intereses  de   la  Real  Audiencia.  Los  cabildos  cumplían  funciones   de   administración  y  gobierno  de   las  ciudades  y  
representaban   a   la   comunidad   en   defensa   de   sus   intereses.   Ha   sido   considerada   como   la   institución   en   que  

9
 Eyzaguirre,  Jaime,  Historia  de  las  Instituciones  políticas  y  sociales  de  Chile,  Editorial  Universitaria,  1988,  Santiago  de  Chile,  
pág.  19  
hidalgos,  vecinos,  y  conquistadores  tenían  derecho  a  manifestar  sus  opiniones  y  necesidades,  lo  cual  les  dio  cierto  
grado   de   participación   dentro   de   un   orden   absolutista.   Aparte   de   las   reuniones   habituales   de   sus   miembros  
(cabildos  cerrados),  los  cabildos  solían  convocar  asambleas  públicas  con  los  principales  vecinos  de  la  ciudad  para  
tratar  materias  de  gran  importancia  (cabildos  abiertos).      

El   período   Colonial,   cuya   duración   fue   de   300   años   en   Chile,   poseía   un   gobierno   altamente   centralizado   en   la  
figura  del  Virrey,  quien  poseía  atribuciones  judiciales,  ejecutivas  y  legislativas  y  dependía  directamente  del  Rey  en  
España,  seguido  en  autoridad  del  gobernador  quien  con  ayuda  de  la  Real  Audiencia  llevaba  el  control  completo  
del  país  durante  la  colonia.  Esto  dio  a  la  cultura  chilena  un  alto  sentido  de  jerarquía  y  concentración  del  poder  
político   y   social   que   lo   acompañaría   durante   toda   su   historia   socio-­‐política   como   república   independiente.  
También  tuvo  una  importante  influencia  el  modo  en  cómo  se  organizaba  la  vida  en  ese  entonces,  por  ejemplo,  
ĚƵƌĂŶƚĞĞůƐŝŐůŽys///͕ĞŶĞůĂƐƉĞĐƚŽĞĐŽŶſŵŝĐŽ͕͞ƉƌĞĚŽŵŝŶĂŶůĂŐƌĂŶƉƌŽƉŝĞĚĂĚLJĞůŵŝŶŝĨƵŶĚŝŽ͘ůĐƵůƚŝǀŽĚĞůos  
cereales  y  el  desarrollo  de  la  ganadería  favorecen  el  latifundio.  Los  mayorazgos  contribuyen  a  que  la  propiedad  
ĞdžƚĞŶƐĂŶŽƐĞĚŝǀŝĚĂ͟10.  La  hacienda  acentúa  el  carácter  terrateniente  de  la  aristocracia,  donde  la  ganadería  y  la  
agricultura   predominaban   sin   contrapeso.   La   mano   de   obra   indígena   es   reemplazada   paulatinamente   por  
jornaleros  y  mestizos.  Este  último  a  pesar  de  ser  un  hombre  libre  debía  sufrir  el  menosprecio  de  los  blancos  y  no  
tenían   acceso   a   cargos   públicos.   ͞   Los   mestizos   y   blancos   pobres   trabajaban   en   forma   libre,   como   asalariados,  
pero  en  la  agricultura  lo  hicieron  bajo  un  régimen  especial,  el  de  inquilino,  un  tipo  de  trabajador  que  si  bien  era  
libre,  debía  entregar  un  cierto  número  de  jornadas  de  trabajo  al  año  al  propietario  de  la  tierra,  a  cambio  de  poder  
cultivar   una   pequeña   superficie.   También   hubo   pequeños   propietarios   agrícolas,   pero   que   no   llegaron   a  
transformare  en  clase  media.͟  (Historia  de  chile).  

La  superioridad  cultural  de  la  aristocracia  y  criollos  desarrolló  desde  temprano  la  miseria  y  degradación  contra  el  
mestizo,   el   indígena   y   el   negro   provocando   un   fuerte   prejuicio   racial.   Por   otro   lado   los   criollos   no   solo  
aumentaban   en   número   sino   que   también   heredaban   las   tierras,   las   grandes   casas   y   encomiendas  
constituyéndose  desde  el  punto  de  vista  económico  y  social  en  el  grupo  rector.    Esto  fue  generando  una  amplia  
brecha   social   y   cultural   entre   distintos   grupos   cuyo   principal   factor   de   determinación   fue   desde   siempre   la  
posesión  de  los  medios  de  producción  y  el  poder  político.    

Es  digno  de  destacar  también  la  figura  del  patrón  de  fundo  en  Chile,  quien  tenía  el  completo  control  de  todos  los  
ámbitos  de  la  vida  de  sus  peones,  desde  la  subsistencia  económica  hasta  incluso  poseer  derechos  sexuales  sobre  
las  esposas  de  sus  protegidos,  lo  cual  fue  dando  en  la  cultura  mestiza  chilena  un  fuerte  sentido    paternalista,  es  
decir,  donde  el  patrón  de  fundo  decide  por  el  resto  de  sus  protegidos.  Esto  se  puede  extrapolar  a  lo  que  se  vivió  
después  a  partir  del  inicio  de  la  historia  republicana  chilena,  donde  el  Estado  y  las  clases  dominantes  dueñas  del  
poder   político   y   económico   tienen   un   fuerte   sentido   paternalista   sobre   las   clases   dominadas   y   determinan  
aspectos  de  su  vida  que  pueden  manejar  a  través  de  la  política  y    la  economía.    Hasta  hoy  en  día  vemos  como  los  

10
 Íbid.  Cit,  pág.  49  
dueños  de   los  medios  de   producción  poseen  el  poder  suficiente  para  manejar  a  sus  empleados  a  su  antojo  sin  
mayor  restricción  legal  que  los  proteja;  sigue  entonces  la  línea  donde  a  pesar  de  que  existe  una  Democracia  como  
sistema  político  esta  no  es  100%  representativa  de  las  mayorías  con  el  sistema  binominal  como  instrumento  de  
elección  de  quienes  nos  representan  en  el  congreso  y  cuyas  decisiones  afectan  irremediablemente  nuestras  vidas  
como  ciudadanos.  

Proceso  independista  y  consolidación  de  la  república:  


 
La   invasión   napoleónica   de   España   tuvo   un   fuerte   impacto   en   las   colonias,   cambiando   para   siempre   el   curso  
histórico   de   las   naciones   latinoamericanas.   Este   hecho   marco   el   inicio   del   proceso   emancipador   y   posterior  
nacimiento  de  nuestros  países.  
Existen   diferentes   causas   que   contribuyeron   a   la   construcción   del   proceso.   Jaime   Eyzaguirre,   identifica   5  
circunstancias   de   crucial   importancia:   a)   el   apego     con   el   suelo   natal,   lo   que   produjo   una   noción   de     identidad  
propia,  distinta  a  la  impuesta  en  los  tiempos  de  la  colonia;  b)  la  tradición  jurídica  y  doctrinaria  sobre  el  origen  del  
poder  y  la  constitución  de  la  monarquía,   ya  que   dicha  tradición  establecía  que   las  colonias  estaban  ligadas  a  la  
metrópolis  española  a  través  del  rey  común  como  nexo,  pero  conformando  una  entidad  política  autónoma,  lo  que  
aumentaba  la  diferenciación  entre  criollos  y  naturales  de  la  península;  c)  el  espíritu  crítico  y  reformista  del  siglo  
XVIII,  cambio  ideológico  del  cual  estaban  fuertemente   imbuidos  los  líderes  de  la  época  (no  olvidemos  que,   por  
ĞũĞŵƉůŽ͕ K͛,ŝŐŐŝŶƐ ƌĞĐŝďŝſ ŐƌĂŶ ƉĂƌƚĞ ĚĞ ƐƵ ĞĚƵĐĂĐŝſŶ ĞŶ ƵƌŽƉĂͿ͖ ĚͿ ůĂ ĂĐĐŝſŶ ĚĞ ůĂƐ ƉŽƚĞŶĐŝĂƐ ĞdžƚƌĂŶũĞƌĂƐ y,  
finalmente,   d)   la   crisis   de   la   monarquía   española,   producto   de   la   antes   mencionada   invasión   de   Napoleón   a   la  
península   española.   Por   su   parte,   Luis   Vitale   establece   ͞>Ă ĐĂƵƐĂ ĞƐĞŶĐŝĂů ĚĞ ůĂ ƌĞǀŽůƵĐŝſŶ ƐĞƉĂƌĂƚŝƐƚĂ ĨƵĞ ůĂ
existencia  de  una  clase  social  cuyos  intereses  entraron  en  contradicción  con  el  sistema  de  dominación  impuesto  
por   la   metrópoli.   Esa   clase   social   emergente   estaba   constituida   por   los   terratenientes   y   comerciantes   nativos.  
Controlaban  a  fines  de  la  colonia  las  principales  fuentes  de  riqueza,  aunque  el  gobierno  seguía  en  manos  de  los  
representantes  de  la  monarquía.  Esta  contradicción  entre  el  poder  económico  -­‐controlado  en  gran  medida  por  la  
clase   privilegiada   criolla-­‐   y   el   poder   político   -­‐monopolizado   por   los   españoles-­‐   fue   el   motor   que   puso   en  
ŵŽǀŝŵŝĞŶƚŽĞůƉƌŽĐĞƐŽƌĞǀŽůƵĐŝŽŶĂƌŝŽƉŽƌůĂŝŶĚĞƉĞŶĚĞŶĐŝĂ͟  (Luis  Vitale,  1988;7)  
Una   vez   que   el   Rey   Fernando   VII   es   apresado   por   Napoleón   se   crea   en   América   y   sus   respectivas   colonias  
españolas   un   vacio   de   poder,   pues   las   autoridades   habían   sido   designadas   por   el   Rey   ahora   sin   trono.     En   la  
mayoría   de   las   Colonias   se   formaron   entonces   Juntas   de   Gobierno   que   permitieran   gobernar   hasta   que   el   Rey  
pudiera   recuperar   lo   que   había   perdido.   Esta   junta   en   chile   tuvo   un   marcado   carácter   elitista   ya   que   solo  
participaron  en  ella  los  vecinos  más  destacados  de  la  colonia.  Todos    juraron  lealtad  al  Rey,  sin  saber  aún  que  se  
escondían   intenciones   serias   por   parte   de   algunos   de   lograr   una   independencia   (Sergio   Villalobos,   2005).     Este  
hito  propició  el  asenso  de  los  más  prominentes  caudillos  que  participaron  en  la  construcción  de  la  independencia  
chilena:  José  Miguel  Carrera,  Manuel  Rodríguez  LJĞƌŶĂƌĚŽK͛,ŝŐŐŝŶƐ.  El  primero  de  ellos,  llega  al  poder  mediante  
2  golpes  de  estados,  instaurando  una  verdadera  dictadura  personal  que  en  apariencia  era  fiel  al  rey,  pero  que  en  
la  práctica  estaba  dirigida  a  una  independencia  total.  La  expedición  de  Antonio  Pareja  que  tuvo  como  fin  someter  
a   Chile   ante   la   franca   actitud   autónoma   del   gobierno   de   Carrera,   desencadena   el   inicio   de   la   lucha  
independentista.  La  derrota  en  Rancagua  pone  fin  a  este  periodo,  no  obstante  lo  anterior,  este  dejo  como  una  de  
sus  principales  herencias  el  surgimiento  de  los  3  líderes  antes  mencionados.  
No  surgió  casi  ninguna  discrepancia  estructural  que  distinguiese  la  nueva  era  de  la  época  colonial  recién  pasada.  
Las  actitudes  básicas  hacia  la  vida  y  la  comunidad,  la  concepción  tradicional  del  mundo,  los  sistemas  de  creencias  
y   los   modos   de   manejar   la   economía   permanecieron   casi   inmutados.   Solo   se   retaron   parcialmente   algunas  
normas   sociales   y   algunos   modelos   políticos   de   organización   social;   se   ajustaron   los   límites   de   las   nuevas  
naciones:   y   los   grupos   dominantes,   dentro   de   su   propio   seno,   no   experimentaron   sino   un   simple   cambio   de  
guardia.  ͞>ĂĐůĂƐĞĚŽŵŝŶĂŶƚĞĐƌŝŽůůĂ͕ƋƵĞƚŽŵſĞůƉŽĚĞƌ͕ŶŽĐĂŵďŝſĞŶůŽĨƵŶĚĂŵĞŶƚĂůůĂĞƐƚƌƵĐƚƵƌĂĞĐŽŶſŵŝĐĂLJ
social  heredada  de  la  Colonia,  al  bloquear  la  industrialización  y  la  reforma  agraria,  que  reforzó  las  relaciones  de  
ĚĞƉĞŶĚĞŶĐŝĂĐŽŶĞůŵĞƌĐĂĚŽŵƵŶĚŝĂů͕ĐŽŶƚƌŽůĂĚŽĞŶƚŽŶĐĞƐƉŽƌĞůŝŵƉĞƌŝŽƌŝƚĄŶŝĐŽ͘͟;>ƵŝƐsŝƚĂůĞ͕ϭϵϴϴ͖ϯͿ  
Sin  embargo  desde  1813  los  partidarios  independistas  debieron  enfrentar  a  los  realistas  mandados  por  el  Virrey  
del   Perú   quien   aun   conservaba   su   cargo   y   desconocía   la   Junta   Nacional   instaurada   en   Chile.   Comienzan   así  
diversas   batallas     por   lograr   la   independencia   sin   embargo   estas   serán   enfrentadas   por   las   tropas   Chilenas   de  
forma  dividida  pues  habían  sectores  opositores  al    liderazgo  de  Carrera  y  preferían  ser  comandados  y  dirigidos  por  
O´Higgins.   Tanto   será   la   rivalidad   entre   ambos   caudillos   que   llegarán   a   enfrentarse   en   una   batalla   sin   mayor  
importancia  y  de  la  que  luego  harán  las  paces.  Aún  así  el  ejército  dividido  pierde  la  Batalla  de  Rancagua  y  grandes  
cantidades  de  compatriotas  se  ven  obligados  en  la  tarea  de  huir  de  Chile  principalmente  a  Mendoza.  Durante  la  
Patria  Nueva  se  realiza  la  Batalla  de  Chacabuco  donde  el  ejército  organizado  por  San  Martin    logra  adjudicarse  la  
victoria  y  la  cual  permite  que  O´Higgins  sea  proclamado  Director  Supremo.  Sin  embargo  las  rivalidades  continúan  
y   se   acrecientan   cuando   el   gobierno   asesina   a   Manuel   Rodríguez   en   1818   al   suponer   que   era   un   conspirador  
favorable   a   la   causa   de   Carrera.     O´Higgins   durante   su   mandato   procura   ante   todo   la   consolidación   de   la  
independencia  y  la  reducción  de  todas  las  fuerzas  opositoras  a  sus  ideas,  principalmente  de  los  Carrera.  Genera  
así  un  gran  descontento  entre  la  gente  por  la  forzosa  contribuciones  a  dar  para  financiar  el  ejército,  además  de  los  
reproches   por   parte   de   los   Carreristas   quienes   le   acusan   de   la   muerte   de   dos   de   los   hermanos     Carrera   y   el  
asesinato  de  Manuel  Rodríguez.  A  esto  se  le  suma    la  abolición  de  los  Títulos  de  Nobleza  y  la  determinación  de  la  
construcción  de   un  cementerio   poniendo  también  a  los  círculos  más   conservadores  en  su  contra,   Abdicando  el  
poder  finalmente  en  1823.  
Posterior  a  la  independencia  se  vivió  un  periodo  en  el  que  suceden  las  dictaduras  militares,  al  igual  que  en  el  resto  
de  las  jóvenes  repúblicas  americanas,  fundadas  en  la  creencia  ingenua  en  el  poder  salvador  a  partir  de  doctrinas  y  
modelos   extranjeros   y   en   la   mágica   eficacia   de   las   leyes   estrictas.   Los   fracasos   cosechados   por   estos   caminos  
trajeron  consigo  una  saludable  experiencia  que  vino  a  acelerar  la  organización  definitiva  de  la  república.    
ĞƐĚĞůĂĂďĚŝĐĂĐŝſŶĚĞK͛,ŝŐŐŝŶƐ;ϮϬĚĞĞŶĞƌŽĚĞϭϴϮϯͿ͕ŚĂƐƚĂůĂďĂƚĂůůĂĚĞ>ŝƌĐĂLJ;ϭϳĚĞĂďƌŝůĚĞϭϴϯϬͿ͕ƋƵĞƉƵƐŽ
fin   a   la   guerra   civil   que   se   había   desatado,   chile  vivió   un   periodo   de   anarquía,   donde   hubo   incluso   intentos   de  
organizar   el   país   de   acuerdo   a   un   sistema   federalista,   dos   constituciones   fracasadas,   motines   y   fraudes  
electorales,   y   una   intensa   lucha   de   política   protagonizada   por   los   diversos   grupos   que   deseaban   el   poder:  
Ž͛ŚŝŐŐŝŶŝƐƚĂƐ͕ ĐĂƌƌĞƌŝŶŽƐ͕ ƉĞůƵĐŽŶĞƐ ĂƌŝƐƚſĐƌĂƚĂƐ͕ LJ ƉĞůƵĐŽŶĞƐ ĚŽĐƚƌŝŶĂƌŝŽƐ͕ ůŝďĞƌĂůĞƐ ƉŽƉƵůĂƌĞƐ LJ ůŝďĞƌĂůĞƐ
aristócratas,   los   pipiolos,   los   federalistas   y   los   estanqueros.     Como   el   lector   podrá   darse   cuenta,   todos   estos  
grupos  estaban  conformados  por  la  elite  aristocrática  gobernante.      
 
La  figura  que   atraviesa  toda  esta  etapa  de   confusión  y  ensayos  es   Ramón  Freire,  quien  gobernó  entre   los  años  
1823   -­‐1826,   con   un   prestigio   superior   al   de   los   múltiples   bandos   políticos   y   por   encima   de   ellos;   incorporo  
definitivamente  Chiloé  al  territorio  nacional,  fue  posteriormente  derrotado  en  Lircay  y,  por  último,  enjuiciado  y  
desterrado  a  Sídney,  Australia,  tras  un  fallido  intento  de  alzarse  contra  el  gobierno  de  Prieto-­‐Portales.  
Antes  de  la  batalla  de  Lircay,  el  14  de  diciembre  tuvo  lugar  el  combate  de  Ochagavia  que  sostuvo  el  general  José  
Joaquín   Prieto   contra   las   fuerzas   de   gobierno.   Este   se   desato   a   raíz   de   las   elecciones   que   dieron   como   claro  
vencedor  a  Francisco  Antonio  Pinto,  pero  que  no  lograron  establecer  los  votos  para  proclamar  al  vicepresidente.  
Entonces,  el  congreso  designo  a  en  dicho  cargo  a  Joaquín    Vicuña.  El  combate   de   Ochagavia  desemboco  en  un  
pacto  que  puso  al  gobierno  y  a  los  ejércitos  que  se  habían  enfrentado  al  mando  de  Freire,  mientras  se  elegía  una  
junta  provisional,  que  pronto  entro  en  conflictos  con  Freire,  y  se  le  confió  el  mando  militar  a  Prieto.    
 
Posteriormente,   un   congreso   de   plenipotenciarios   eligió   como   presidente   provisional   a   F.   Ruiz-­‐Tagle,   quien  
renuncio,   quedando   a   cargo   Tomas   Ovalle   y   Diego   Portales   como   ministro   del   interior,   guerra   y   marina.   A   la  
muerte   de   Ovalle,   los  vencedores   de   Lircay   se   agruparon   en  torno   a   la   formula   Prieto-­‐WŽƌƚĂůĞƐ͕ ĞƐƚĞ ƵůƚŝŵŽ ͞Ğů
ŚŽŵďƌĞĨƵĞƌƚĞ͟ĚĞůƌĠŐŝŵĞŶ͕ĞŶĐĂƌŶĂĐión  del  principio  de  autoridad  que  todo  el  país  estaba  deseando  después  de  
tantos   años   de   ensayos   fracasados   y   confusión.   Portales,   poseía   un   ideario   político   marcado   por   la   noción   del  
orden.    Abogaba  por  un  sentido  de  autoridad  y  una  inclinación  al  orden,  fundamentados  en  el  valor  y  la  honradez;  
ƵŶƉĂƚƌŝŽƚŝƐŵŽ͞ĐŚŝůĞŶŽ͟LJŶŽ͞ĐŚŝůĞŶŽ-­‐ĂŵĞƌŝĐĂŶŽ͟;ƵŶŽĚĞůŽƐŵŽƚŝǀŽƐƋƵĞůŽůůĞǀŽĂŝŵƉƵůƐĂƌůĂŐƵĞƌƌĂĐŽŶƚƌĂůĂ
confederación  Perú-­‐ŽůŝǀŝĂŶĂͿĐŽŵŽĞůĚĞK͛,ŝŐŐŝŶƐ͘ŽŶƐŝĚĞƌĂďĂĂůĂĚĞŵŽĐƌĂĐŝĂĐŽŵŽƵŶƐŝƐƚĞŵĂŝŵƉƌacticable  
en   el   momento   por   el   que   Chile   atravesaba,   pero   jamás   se   inclino   por   la   monarquía   constitucional   (como   si   lo  
hacia  San  Martin).    (Sergio  Villalobos,  2005)  
 
Ŷ ƉĂůĂďƌĂƐ ĚĞů ƉƌŽƉŝŽ WŽƌƚĂůĞƐ͕ ͞Ğů ŐŽďŝĞƌŶŽ ĞƐ ƵŶĂ ĞŶƚŝĚĂĚ ĂďƐƚƌĂĐƚĂ͕ ƵŶ ƐşŵďŽůŽ ůůĂŵĂĚŽ   presidente   de   la  
ƌĞƉƷďůŝĐĂ͕ ĂďƐŽůƵƚĂŵĞŶƚĞ ƐĞƉĂƌĂĚŽ ĚĞ ůĂ ƉĞƌƐŽŶĂ ƋƵĞ ůŽ ĞũĞƌĐĞ͘͟ ^Ƶ ŝĚĞĂů ĞƌĂ Ğů ͞ŐŽďŝĞƌŶŽ ŽďĞĚĞĐŝĚŽ͕ ĨƵĞƌƚĞ͕
ƌĞƐƉĞƚĂĚŽLJƌĞƐƉĞƚĂďůĞ͕ŝŵƉĞƌƐŽŶĂů͕ƐƵƉĞƌŝŽƌĂůŽƐƉĂƌƚŝĚŽƐLJĂůŽƐƉƌĞƐƚŝŐŝŽƐƉĞƌƐŽŶĂůĞƐ͘͟    
Esto  permitió  dar  origen  a  un  gobierno  centralizado  donde  la  capital  era  predominante  frente  al  país  y  donde  la  
elite  conservadora  del  valle  central  se  imponía  a  las  provincias  tanto  del  norte  como  el  sur.    
 
La  constitución  de  1833  es  la  máxima  expresión  del  poder  conservador,  en  ella  la  religión  católica  era  la  única  que  
se   podía   profesar   además   de   entregar   amplios   poderes   al   presidente   pudiendo   ser   incluso   reelegido   en   forma  
inmediata  por  un  periodo  de  5  años  más  que  era  lo  que  duraba  el  mandato.  Sin  embargo  el  rasgo  principal  de  la  
época   fue   el   control   de   lo   político   y   económico   de   una     pequeña   minoría,   donde   muchos   ministros,  
parlamentarios   e   incluso   presidentes   estaban   unidos   por   lazos   familiares   y   donde   el   derecho   a   voto   estaba  
condicionado  a  una  renta  mínima  anual  a  poseer.  
 
 La  construcción  de  la  independencia  si  bien  fue  un  proceso  que  permitió  lograr  el  objetivo,  no  estuvo  ausente  de  
conflictos  entre  quienes  lo  dirigían  así  encontramos  la  figura  de  Carrera  y  O`Higgins  como  la  de  Prieto  y  Freire  sin  
contar   esos   años   de   anarquía   post   abdicación   de   O´Higgins   donde   hubo   8   intentos   de   gobierno   por   parte   de  
diferentes   personas   que   profesaban   diferentes   ideas.   La   idea  es   entender   que  si   bien   Chile   logró   la   estabilidad  
política   esta   no   estuvo   ausente   de   un   número   importante   de   figuras   o   lideres   carismáticos   que   poseían   sus  
propios    puntos  de  vistas  e  intereses  pero  que  contaban  además  con  el  apoyo  de  una  cantidad  de  personas    que  
depositaban   en   ellos   la   confianza   de   poder   satisfacer   los   intereses   del   conjunto   y   la   capacidad   de   resolver   los  
problemas  comunes.  Surgiendo  así  conflictos  entre  estos  mismos  grupos  y  sus  líderes  por  la  contradicción  entre  
los     intereses   y   formas   de   pensar   divergentes   acerca     de   que   era   lo   que   mas  convenía   a   Chile   poseer     en   esos  
tiempos.  
 

Análisis  del  Problema  


 
De  las  causas  que  influyeron  en  establecimiento  del  caudillismo  como  un  sistema  que  cruza  transversalmente  los  
distintos  regímenes  en  América  latina  y  que  tan  nefastos  efectos  tuvieron  sobre  el  normal  desarrollo  político  de  
los  países  hispanos-­‐parlantes,  podríamos  identificar:  
 
En  primer  lugar,  El  sentimiento  localista,  de  una  pequeña  patria,  que  fue  infundido  por  los  mismos  colonizadores  
españoles  durante  el  periodo  colonial,  factor  que  influyo  en  gran  medida  en  la  consolidación  del  caudillismo.  Gran  
importancia   en   este   sentido   tuvo   el   aspecto   geográfico,   ya   que,   la   configuración   montañosa   de   la   península  
ibérica  hace  que,  más  que  un  sentimiento  de  una  gran  patria,  se  generen  identificaciones  con  la  provincia  en  la  
cual  se  nació.  Así,  de  esta  manera  los  ancestros  españoles  constantemente  solían  hablar  mayormente  de  Cataluña  
ŽůĂƌĞŐŝſŶǀĂƐĐĂĂŶƚĞƐƋƵĞ ůĂƐƉĂŹĂŵŝƐŵĂ͘ŶĞƐƚĞ ƐĞŶƚŝĚŽ͕ĞĐŝů:ĂŶĞ͕ ŶŽƐĚŝĐĞůŽƐŝŐƵŝĞŶƚĞ͞ůŽƐƉĞůŝŐƌŽƐĚĞ
cualquiera   dictadura   se   aumentado   por   el   localismo   de   la   raza.   Siempre   ha   habido   en   cada   provincia   una  
tendencia  a  creer,  con  razón  o  sin  ella,  que  sus  intereses  están  siendo  siempre  sacrificados  a  los  de  otra  provincia  
LJƐŽďƌĞƚŽĚŽ͕ĂůŽƐĚĞ ĂƋƵĞůůĂĞŶƋƵĞ ĞƐƚĂůĂƐĞĚĞĚĞůŐŽďŝĞƌŶŽĐĞŶƚƌĂůŽĚĞ ůĂƋƵĞ ŚĂƐĂůŝĚŽĞůĚŝĐƚĂĚŽƌ;͙Ϳ Ğů
problema  de   lograr,  de   una  vez  y  al  propio  tiempo  el   máximum   de   libertad  local  e   individual  y  el  máximum   de  
eficiencia  en  el  gobierno  es  un  problema  que   ha  surgido  en  la  historia  de   todo  país  que   ha  tenido  una  política  
ĐŽŶƐĐŝĞŶƚĞ;͙ͿƉĞƌŽĞŶŶŝŶŐƵŶĂƉĂƌƚĞ ƐĞ ŚĂ   asumido  un  carácter  tan  agudo   o  ha  sido  tan  persistente  como  en  
España   y   en   sus   hijas   ultramarinas.     La   raza   española   ha   sentido   siempre   un   amor   más   intenso   por   la   libertad  
individual  y  local  que  ninguna  otra  raza;  siempre  que  ha  sido  orgullosamente  indivŝĚƵĂůŝƐƚĂ͟11    
 

11
 Jane,  Cecil,  ͞>ŝďĞƌƚĂĚLJĚĞƐƉŽƚŝƐŵŽĞŶŵĠƌŝĐĂ͖͟Editorial  España;  Madrid,  1931,  pag  115  
En   general,   este   sentimiento   de   regionalismo   se   puede   identificar,   en   mayor   o   menor   medida,   en   los   países  
componentes  del  subcontinente,  en  Bolivia  y  Chile  particularmente,  se  habría  visto  fomentado  especialmente  por  
la  constante  lucha  con  los  indígenas  y  las  grandes  distancias  entre  los  diferentes  nucleas  geográficos.  No  se  puede  
dejar  pasar  en  este  análisis  el  hecho  de  que  los  principales  intentos  de  toma  de  poder  durante  el  periodo  de  la  
anarquía   post   independentista   en   Chile   fueron   efectuados   desde   las   provincias   sureñas,   sectores   bastante  
cercanos   al   territorio   dominado   por   el   pueble   mapuche   y   que   se   encontraban  a   varios   días   de   distancias   de   la  
capital   en   Santiago.     Estas   dificultades   en   la   comunicación   y   transporte,   según   Graciela   ^ĂŶƚŽƌŽ͕ ͞LJĂ ƋƵĞ ĞƐƚĂ
dificultad  en  las  comunicaciones,  forzó  al  hombre  a  vivir  aislado,  por  lo  tanto,  a  preocuparse  solo  de  los  intereses  
inmediatos,   contribuyendo   a   desarrollar   en   el,   además,   un   fuerte   individualismo   pernicioso   para   unidad  
ƉŽůşƚŝĐĂ͟12.  Lucas  Ayarragaray    nos  dice  que  en  el  caso  argentino,  en  el  periodo  comprendido  entre  los  años  1810  y  
ϭϴϮϵ͞ĞůŵŝƐŵŽĞƐƉşƌŝƚƵĚĞŶĂĐŝŽŶĂůŝĚĂĚ͕ĞƌĂŝŶĨŽƌŵĞ͖ĐĂƌĞĐşĂĚĞůŽƐŝŶƚĞƌĞƐĞƐLJƐĞŶƚŝŵŝĞŶƚŽƐƐŽůŝĚĂƌŝŽƐ͕ƋƵĞĂƵŶ
desmembrados,   la   anarquía   disociaba   todavía   más.   Y   el   odio   entre   provincianos   y   porteños,   podía   solamente  
equipararnos  al  que  uno  y  otro  profesaban  por  los  godos͘͟13  
 
Otro  de  los  factores  cruciales  que  explican  el  caudillismo  fue  expuesto  al  comienzo  del  presente  trabajo  y  tiene  
que  ver  la  arrogancia  presente  en  los  lideres,  que  hacía  sentir  cada  uno  de  estos  personajes  con  las  condiciones  
suficientes   como   para   alcanzar   el   poder   de   influir   sobre   las   acciones   de   sus   pares,   generando   la   condiciones  
propicias  para  la  lucha  de  poder  entre  los  distintos  ĐĂƵĚŝůůŽƐƌŝǀĂůĞƐ͘͞ĐĂĚĂƵŶŽƋƵĞƌşĂƐĞƌĐĂƵĚŝůůŽ͖ŶŝŶŐƵŶŽƉŽĚşĂ
ƉĞƌĐŝďŝƌ ƋƵĞ ŚƵďŝĞƌĂ ƌĂnjſŶ ĂůŐƵŶĂ ƉĂƌĂ ƋƵĞ ůĂ ĂƵƚŽƌŝĚĂĚ ĨƵĞƌĂ ĞũĞƌĐŝĚĂ ƉŽƌ ƐƵ ǀĞĐŝŶŽ LJ ŶŽ ƉŽƌ Ğů͟ ;ĞĐŝů :ĂŶĞ,  
p.183)  En  general,  esto  tiene  directa  relación  con  el  concepto  de  gloria  identificado  por  Yuri  Lotman,  en  palabras  
ĚĞů ƉƌŽƉŝŽ ĂƵƚŽƌ͕ ͞ůĂ ůƵĐŚĂ ĞŶƚƌĞ ĚŽƐ ĐŝĞƌǀŽƐ ŵĂĐŚŽƐ ƐĞ ƌĞĂůŝnjĂ ƉĂƌĂ ŽďƚĞŶĞƌ ůĂ ƐƵƉƌĞŵĂкà ĞŶ Ğů ŝŶƚĞƌŝŽƌ ĚĞů
grupo,  y  como  consecuencia  de  esta  lucha  el  grupo  sigue  al  vencedor,  cancelando  colectivamente  de  su  memoria    
al  ǀĞŶĐŝĚŽ͟.14  
 
La  sumaria   de   estos  dos  factores,  en  conjunto  a  la  tendencia  histórica  de   indolencia  del  pueblo  en  general  por  
participar  en  el  proceso  de  toma  de  decisiones,  debido  principalmente  a  la  tradicional  relación  patrón-­‐inquilino,  
contribuyó   a   que,   posterior   al   proceso   independentista,   se   mantuviera   una   estructura   de   poder   oligárquico.   El  
pueblo  nunca  tuvo  una  real  conciencia  del  papel  que  desempeño  en  la  obtención  de  la  libertad  de  las  antiguas  
colonias,   ya   que   ellos   tomaban   partido   por   una   determinada   causa  motivados  principalmente   por   los   patrones  
que   dominaban   determinadas   zonas.   Así,   de   esta   forma,   se   produjo,   el   ascenso   de   forma   ilegal   al   poder   de  
distintos  personajes,  observándose  un  constante  incumplimiento    de  las  leyes  democráticas  que  en  teoría  fue  la  
forma   de   gobierno   elegida   para   la   administración   de   las   nuevas   repúblicas.   Para   alcanzar   el   poder   se   requería  

12
 Santoro,  Graciela;  ͞ŽŶƐŝĚĞƌĂĐŝŽŶĞƐŐĞŶĞƌĂůĞƐĚĞůĐĂƵĚŝůůŝƐŵŽĞŶŽůŝǀŝĂ͟,  Memoria  para  optar  al  título  de  profesor  de  
estado  en  historia  y  geografía,  Santiago,  1951  pag  4  
13
 Ayarragay,  Lucas;  ͞>ĂĂŶĂƌƋƵşĂƌŐĞŶƚŝŶĂLJĞůĐĂƵĚŝůůŝƐŵŽ͟;  Felix  Lujuano  y  Cia.  Editores,  Buenos  Aires,  1904,  pag  62  
14
 Lotman,  Yuri;  Explosión  y    Cultura  Lo  previsible  y  lo  imprevisible  en  los  procesos  de  cambio  social,  GEDISA  Barcelona,  1999.  
Pag  68  
 
solamente   el  apoyo  de   la  fuerzas  militares,  situaciones   que  se  veían  agravadas  por  la  falta  de  marcos  jurídicos:  
todavía   no   se   producían   constituciones   lo   suficientemente   solidadas   que   permitieran   un   adecuado   y   normal  
desarrollo   de   los   estados,     los     caudillos   vivían   en   un   constante   ambiente   de   recelo,   dejándose   de   lado   las  
funciones  administrativas,  perpetuando  un  circulo  vicioso  en  el  que  la  violencia  política  era  la  principal  arma  para  
mantener   el   poder͘ ^Ƶ ĂƐƵŶĐŝſŶ ŝůĞŐĂů Ăů ƉŽĚĞƌ͕ ƐĞ ƉƌŽĚƵĐşĂŶ ĐŽŶƐƚĂŶƚĞƐ ĂƚƌŽƉĞůůŽƐ Ă ůŽƐ ͞ĞŶƐĂLJŽƐ͟
constitucionales,  prescindiéndose  en  la  mayoría  de  los  casos  de  estas;  los  poderes  del  estado  solían  aglutinarse  en  
torno   a   la   figura   de   una   sola   persona;   un   ejecutivo   con   fuertes   atribuciones   en   donde   los   otros   dos   poderes  
actuaban  a  manera  de  meros  títeres  del  primero.  En  la  mayoría  de  los  casos,  un  caudillo  lo  que  cuente  con  los  
carteles   adecuados   que   le   otorgaran   una   posición   de   respeto   en  el   pueblo,   fue   el   que   constantemente   asumió  
estas  posiciones  de  autoridad.  Las  recientes  guerras  por  la  independencia  contribuyeron  a  la  aparición  del  héroe  
identificado  por  Lotman,  ya  que,  la  victoria  producida  ante  un  enemigo  infinitamente  superior  (representado  por  
ůĂŽƌŽŶĂƐƉĂŹŽůĂͿ͕ĚĞƐƚĂĐĂƌĂůĂƐĐĂƌĂĐƚĞƌşƐƚŝĐĂƐŝŶĚŝǀŝĚƵĂůĞƐĚĞ ůŽƐŐĞŶĞƌĂůĞƐĂƌƚşĨŝĐĞƐĚĞ ĞůůĂƐ͗͟ůĂǀŝĐƚŽƌŝĂĚĞů
débil  ʹ  en  el  ideal  del  niño-­‐  sobre  el  fuerte.  Esta  situación  genera  todo  un  ciclo  de  historias  sobre  el  triunfo  del  
débil  inteligente  sobre  el  gigante  ĨƵĞƌƚĞLJĞƐƚƷƉŝĚŽ͟.15  
 
Al   principio   del   presente   documento,   se   planteo   como   tesis   central   que,   a   diferencia   de   la   creencia   general  
existente   en   el   país,   el   caudillismo   SI   tuvo   un   papel   crucial   en   la   génesis   de   nuestra   identidad   republicana.   Sin  
embargo,   ¿en   qué   argumentos   se   basa   esta   hipótesis?     Los   rasgos   propios   del   caudillismo   anteriormente  
expuestos,   pueden   fácilmente   identificarse   en   el   periodo   comprendido   hasta   el   gobierno   de   Prieto,   que   fue   la  
época   que   se   utilizo   para   la   realización   del   trabajo.   La   llave   para   desentrañar  este   misterio   es   la   figura   de   don  
Diego   Portales.   Su   accionar,   si   bien   fue   dado   en   el   marco   de   la   legalidad   propia   de   la   constitución   de   1833,  
contiene  rasgos  característicos  del  comportamiento  clásico  de  todo  caudillo.  En  primer  lugar,  si  bien  su  liderazgo  
en   apariencia   no   estuvo   dado   por   una   identificación   con   provincia   alguna   del   país,   debemos   contextualizar   las  
acciones  que  se  dieron,  por  ejemplo,  en  torno  a  la  actitud  que  adopto  el  gobierno  de  Prieto  (dirigido  en  la  práctica  
por   el   propio   Portales)   frente   a   la   confederación  Perú-­‐Boliviana   de   Santa  Cruz.   Para  esto,   debemos   recordar   el  
pensamiento   generalizado   de   los   gobernantes   anteriores   a  Portales,   que   tenían   una   noción   de   la   existencia   de  
ƵŶĂƉĂƚƌŝĂĂŵĞƌŝĐĂŶĂ͘ƐƚĂŶŽĐŝſŶĨƵĞůĂƋƵĞĞŶĞůĨŽŶĚŽŝŵƉƵůƐŽ͕ƉŽƌĞũĞŵƉůŽ͕ĂůŐŽďŝĞƌŶŽĚĞĞƌŶĂƌĚŽK͛,ŝŐŐŝŶƐ
a   emprender   la   expedición   libertadora   del   Perú.   Otros   grandes   héroes   de   las   campañas   de   la   independencia,  
como  Simón  Bolívar,  defendían  fervientemente  esta  tesis.  No  obstante  aquello,  Diego  Portales  tenía  una  postura  
diametralmente  opuesta  a  dicha  idea,  el  defendía  la  opción  de  la  patria  Chilena,  y,  la  amenaza  real  que  suponía  la  
existencia   de   la   confederación   para   Chile   fue   lo   que   lo   llevo   a   plantear   la   destrucción   de   dicha   amenaza   para  
alcanzar  un  desarrollo  sustentable  en  el  futuro  del  país.    
 
Otro  punto  crucial  rebatible  a  la  luz  de  la  evidencia  de  la  información  recopilada  durante  la  realización  del  trabajo,  
es  el  halo  de  humildad  que  se  le  atribuye  a  la  personalidad  de  Portales.  Si  bien  es  cierto  que,  de  haberlo  querido,  

15
 Ibid.  cit  ,  pag  68  
fácilmente   Portales   podría   haber   alcanzado   la   máxima   magistratura   del   país,   en   el   fondo,   su   actitud   estuvo  
marcada  por  un  fuerte  autoritarismo.  Su  desprecio  por  la  democracia  en  los  momentos  que  atravesaba  el  país,  si  
bien  contribuyo  a  la  consolidación  del  estado  chileno,  también  lo  llevo  a  una  forma  de  violencia  política  implícita,  
ya  que  el  régimen  fuerte  que  encabezo  evitaba  el  surgimiento  de  otros  caudillos  distintos  a  los  que  ostentaban  el  
poder,  en  general  atemorizados  por  la  perspectiva  de  una  más  que  posible  acción  coercitiva  que  los  podía  incluso  
poner   frente   a   un   pelotón   de   fusilamiento.   Este   mismo   desprecio   por   la   democracia   también   es   propio   del  
comportamiento  de  un  caudillo:  si  bien,  ya  se  contaba  con  una  carta  magna  que  entregaba  un  marco  jurídico  en  
el  que  se  desenvolviera  el  estado,  en  la  práctica  los  creadores  de  dicho  texto  se  comportaban  de  manera  bastante  
alejada  a  lo  establecido  por  ella:  los  3  poderes  del  estado  giraban  en  torno  a  la  figura  del  ejecutivo,  so  pretexto  de  
que,   de   realizarse   el   ejercicio   del   poder   en   otra   forma,   podrían   generarse   situaciones   conflictivas   que   podrían  
reeditar  el  periodo  de  anarquía  vivido  en  el  país  con  pŽƐƚĞƌŝŽƌŝĚĂĚĂůĂĂďĚŝĐĂĐŝſŶĚĞK͛,ŝŐŐŝŶƐ.  Un  tercer  punto,  
identificado  como  transversal  en  los  sistemas  dominados  por  una  estructura  caudillista,  es  la  escasa  participación  
ciudadana  en  el  accionar  del  gobierno.  El  pueblo  se  alinea  en  torno  a  la  figura  de  ůŽƐ͟ŚĠƌŽĞƐ͟,  pero  se  mantiene  
la  estructura  de  dominio  por  parte  de  un  reducido  número  de  personas.  Esta  situación  se  replico  con  claridad  en  
el  caso  chileno  (durante  el  análisis  histórico  se  dejo  en  claro  este  hecho).    A  partir  del  análisis  de  estas  situaciones,  
podemos  establecer  que,  si  bien  la  situación  chilena  fue  en  apariencia  distinta  a  la  registrada  dentro  del  contexto  
latinoamericano,   el   actuar   de   Portales,   aunque   dirigido   al   bien   superior   del   país,   tiene   rasgos   que   no   distan  
mucho  del  comportamiento  de  otros  líderes  americanos.  La  principal  diferencia  histórica  radica  en  el  hecho  de  
que  Portales  si  alcanzo  la  mayoría  de  sus  objetivos  políticos,  los  cuales  fueron  un  aporte  real  para  el  desarrollo  de  
la  nación  chilena,  no  obstante;  el  modo  en  que  se  produce  su  fallecimiento  es  el  argumento  que  puede  utilizarse  
como   apoyo   para   la   idea   central   de   este   documento:   muere   fusilado   en   Quillota,   por   un   grupo   de   soldados  
comandados  por  oficiales  contrarios  al  accionar  de  su  administración.  
 
El  caudillismo  portaliano  en  Chile  tuvo  repercusiones  que  influyeron  en  la  propia  identidad  chilena  a  lo  largo  de  su  
historia  republicana,  ya  que  desde  entonces  y  hasta  el  día  de  hoy  (salvo  durante  el  período  parlamentarista  en  
Chile)  se  mantienen  a  nivel  constitucional  un  estado  de  carácter  personalista,  con  un  poder  ejecutivo  con  amplias  
atribuciones   y   facultades   por   sobre   los   otros   poderes   estatales.   También   se   arraigó   fuertemente   en   la   cultura  
chilena  el  orden  como  valor  típico  chileno  en  todos  los  niveles  socio-­‐culturales,  el  cual  a  nivel  estatal  es  defendido  
incluso  a  través  de  la  violencia  política  a  través  de  medios  coercitivos.  
Otra   herencia   portaliana  es   el  orgullo   nacional   por   sobre   ánimos   integradores  americanistas,   lo  cual   ha   dado   a  
Chile  un  carácter  individualista  respecto  a  sus  países  vecinos.  
Y   por   último,   no   se   puede   dejar   de   destacar   la   escasa   participación   ciudadana   en   el   accionar   del   gobierno,  
situación  que  se  ha  mantenido  siempre  hasta  nuestros  días.  

 
 
 
Bibliografía  
Alcides,  Arguedas,  Historia  General  de  Bolivia,  Archivo  y  Bibliotecas  Nacionales  de  Bolivia,  La  Paz,  Bolivia,  
1922  
 
Ayarragay,   Lucas;   ͞>Ă ĂŶĂƌƋƵşĂ ƌŐĞŶƚŝŶĂ LJ Ğů ĐĂƵĚŝůůŝƐŵŽ͟;   Felix   Lujuano   y   Cia.   Editores,   Buenos   Aires,  
1904  

 
Eyzaguirre,  Jaime,  Historia  de  las  Instituciones  políticas  y  sociales  de  Chile,  Editorial  Universitaria,  1988,  
Santiago  de  Chile  
 
Fernández,   Eduardo;   ͞ů ĐĂƵĚŝůůŽ ĐŽŵŽ ŚĠƌŽĞ ĞŶ ůĂ ŶŽǀĞůşƐƚŝĐĂ ŚŝůĞŶĂ͟,   Facultad   de   filosofía,  
humanidades  y  educación,  Universidad  de  Chile;  Santiago  1985  

Guzmán,  Martin  Luis;    ͞>ĂƐŽŵďƌĂĚĞůĐĂƵĚŝůůŽ͟,  Espasa-­‐Calpe,  S.A.;  Madrid,  1929  

Jane,  Cecil,  ͞>ŝďĞƌƚĂĚLJĚĞƐƉŽƚŝƐŵŽĞŶŵĠƌŝĐĂ͖͟Editorial  España;  Madrid,  1931  

Lavane,  Ricardo  ͞,ŝƐƚŽƌŝĂĚĞŵĠƌŝĐĂ͕͟Imprenta  López,  Buenos  Aires  1940  

 
Lotman,  Yuri;  Explosión  y    Cultura  Lo  previsible  y  lo  imprevisible  en  los  procesos  de  cambio  social,  GEDISA  
Barcelona,  1999.  
 

Millar,  Walterio;  ͞  Historia  de  Chile͟,  Editora  Zig-­‐Zag,  1988,  Santiago  de  Chile  
 
Olimpo  Suárez  Molano,  José;  ͞  CAUDILLISMO  POLÍTICO  LATINOAMERICANO:  ¿LEGITIMACIÓN  O  
ABERRACIÓN?͟,  Universidad  de  Antioquia,  documento  electrónico  en
congresocienciapolitica.uniandes.edu.co/.../descargar.php?.../MESA%201%20Caudillismo%20populismo
%20y%20neopopulis...,  revisado  el  12  de  julio  de  2010  
 
Salazar,  Gabriel  y  Pinto,  Julio,  ͞,ŝƐƚŽƌŝĂĐŽŶƚĞŵƉŽƌĄŶĞĂĚe  Chile  I͖͟  Lom  Ediciones;  Santiago,  1999  

Salazar,  Gabriel  y  Pinto,  Julio,  ͞,ŝƐƚŽƌŝĂĐŽŶƚĞŵƉŽƌĄŶĞĂĚĞŚŝůĞII͖͟  Lom  Ediciones;  Santiago,  1999  


 
Santoro,  Graciela;  ͞ŽŶƐŝĚĞƌĂĐŝŽŶĞƐŐĞŶĞƌĂůĞƐĚĞůĐĂƵĚŝůůŝƐŵŽĞŶŽůŝǀŝĂ͟,  Memoria  para  optar  al  título  de  
profesor  de  estado  en  historia  y  geografía,  Santiago,  1951  

 
Villalobos,  Sergio;  Historia  de  Chile-­‐Compendio;  Editorial  Universitaria;  Santiago,  Chile,  2005  
 
Vítale,  Luis;  Historia  Social  Comparada  de  los  Pueblos  de  América  Latina;  Editorial  Alianza;  1988  
 
El  caudillismo,  Venezuela  Tuya,  http://www.venezuelatuya.com/historia/caudillismo.htm,  consultado  el  
13  de  julio  de  2010  
 
 
LA  ETAPA  DE  LOS  CAUDILLOS  49  1.  Independencia  y  caudillismo  49  2  ,  documento  electrónico  en  
www.bibliojuridica.org/libros/2/659/5.pdf,  consultado  el  11  de  julio  de  2010  
 
Historia  del  País,  http://www.historiadelpais.com.ar/,  consultado  el  13  de  julio  de  2010  
 
http://www.er.uqam.ca/nobel/r27020/id27.htm,  revisada  el  10  de  julio  de  2010  
 
http://historia-­‐bolivia/tema/jefes-­‐llamados-­‐caudillos.html?x=20080801klphishve_26.Kes&ap=0,  revisado  
el  12  de  julio  de  2010