El Proyecto de Educación Superior de la Nueva Mayoría: Perfección y Consolidación del

Neoliberalismo en Chile

Hace un par de días, el Gobierno ingresó al parlamento el proyecto de reforma a la
educación superior, proyecto que tal como las últimas reformas, entre ellas la reforma
tributaria, la carrera profesional docente, la desmuncipalización, y el fallido “proceso
constituyente”, no ha hecho más que dejar en evidencia que la actual administración no
hace otra cosa que dar paso a la conocida política de perfeccionamiento y consolidación
del modelo neoliberal en nuestro país.
Así las cosas, el actual proyecto de reforma a la educación superior vino a sentenciar dos
pilares que tienen por finalidad impedir todo avance democratizador de la educación: la
mantención de la Constitución dictatorial que prohíbe al Estado asumir el carácter de
garante de nuestros derechos, entre los que se encuentra la educación gratuita; y la falta
de una estrategia de desarrollo que busque romper con el carácter subdesarrollado y
dependiente de nuestra economía.
Pareciera que estos dos puntos no son relevantes en la discusión sobre educación, sin
embargo son precisamente la falta de un Estado garante de los derechos sociales y
políticos y la inexistencia de una estrategia de desarrollo país los elementos que han
impedido el desarrollo de un debate profundo respecto a la educación que queremos. Y
somos responsables de no asumir la relevancia que conllevan, pues hasta ahora las
organizaciones estudiantiles, de profesionales de la educación y organizaciones políticas
no nos hemos pronunciado con claridad respecto al tema, tratándolas como meramente
tangenciales y sin desarrollarlas en profundidad, y quedando al debe en cuanto a
propuestas por la democratización de la educación y de nuestro país se refiere.
Por el otro lado, marcando postura clara, cuando las autoridades y sectores de derecha se
refieren al “alto costo” que trae la materialización de la educación gratuita, ya sea en la
paupérrima versión planteada por el Gobierno o en la concepción de educación como
derecho social que planteamos otros, cuestionan y ponen en la balanza la irrelevancia del
aseguramiento de la educación gratuita por sobre otros derechos que a juicio de los
poderosos serían más relevantes, como salud, aumento de pensiones y otros, derechos
que actualmente tampoco se encuentran asegurados. Sin embargo, es nuestro deber
recordar y recordarles que en Latinoamérica existen varios países que cuentan con una
educación gratuita y estatal, y que no se encuentran en quiebra como nos quieren hacer
creer que terminará Chile. Entre estos países, destacan Uruguay, Venezuela, Argentina,
México y otros que tienen similares o más profundas dificultades económicas que nuestro
país, pero que sin embargo, se han negado a avanzar tan profundamente en la agenda de
mercantilización de derechos, que han conllevado a la mantención del estado actual de
subdesarrollo y dependencia de Chile, situación que se constituye como el verdadero
motivo que actualmente lleva a plantear la imposibilidad de la educación gratuita y estatal
porque “el bolsillo no alcanza”.
Ante esta lógica nos rebelamos, y preguntamos a las autoridades y en especial al ministro
Valdés: ¿por qué no destinar a educación, salud, vivienda y pensiones el 80% de los
aportes que actualmente la ley reservada del cobre obliga a CODELCO a entregar a las

fuerzas armadas? Son las prioridades que nuestra estrategia de desarrollo país debería
tener. Solo de esta forma podremos asegurar un sistema educacional acorde a las
necesidades del país, sus trabajadores y pueblos.
Teniendo esto claro, es que para enfrentar el actual proyecto de reforma a la educación
superior debemos tomar una postura clara: rechazo, tal como lo están haciendo distintos
actores del ámbito educacional. Sin embargo, no podemos quedarnos en el mero rechazo
y es hora de priorizar nuestras demandas:
1.

Educación gratuita y estatal

2.

Término del CAE y condonación de las deudas contraídas por el crédito.

3.

Tipificación del lucro como ilícito penal.

4.
Transparencia financiera en las universidades privadas, centros de formación
técnica e institutos profesionales.
5.

Derogación de la ley reservada del cobre.

6.

Cambio constitucional para el aseguramiento de la educación como un derecho.

7.

Destinar aporte de CODELCO a educación y otros derechos sociales.

Nuestro llamado a los estudiantes y trabajadores de nuestro país es claro: avanzar en la
construcción de un movimiento político y social que tome como bandera principal la
democratización de nuestro país, donde la Asamblea Constituyente para cambiar la
Constitución y la idea de una nueva estrategia de desarrollo se tornen pilares centrales de
lucha.

La lucha por la educación digna, gratuita y estatal, la lucha por democratización de la
sociedad, continúan

Dirección Nacional
Juventud Rebelde Miguel Enríquez
MIR de Chile
Santiago, 8 de Julio de 2016
www.mir-chile.cl

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful