RICARDO E.

LATCHAM
Ricardo E. Latcham nació en Bristol, Inglaterra, en
marzo de 1869, y falleció en Chile en 1943. Muy dedicado a las matemáticas, se tituló como ingeniero civil y
de minas, pero su afición por la lectura lo llevó a estudiar en profundidad los problemas de la raza humana,
especialmente de los autóctonos chilenos.
Era éste un hombre de gran sobriedad en el comer y
en el vestir. Mantuvo su agilidad física hasta los setenta
años. Introdujo, con otros ingleses, el fútbol en Santiago, cuando era profesor en el Colegio Inglés. Aventurero y soñador, residió cinco años entre los indios de la
frontera araucana y aprendió el mapuche. Después se
instaló en La Serena, donde se casó y nacieron cuatro
de sus hijos.
Antes de viajar a nuestro país, Ricardo E. Latcham
era ya considerado como una eminencia por sabios de
la época tales como Rivet, Joyce y Nordenskiold, entre
otros.
Durante su estada en La Serena fue profesor de inglés en el Liceo. Más tarde se trasladó a Santiago, dio
conferencias, y escribió numerosos estudios y ensayos,especialmente antropológicos. Además recorrió
varios países y gran parte de la zona norte de Chile.
Sus publicaciones fueron muy apreciadas por los
hombres de ciencia, y el gobierno chileno, en 1927, lo
designó director del Museo Nacional, donde, a la vez,
continuó sus investigaciones y trabajos.
En 1929 Ricardo E. Latcham encontró en el valle de
Chacabuco el esqueleto petrificado de un mastodonte,
al que clasificó dentro de la variedad chilensís, lo cual
fue considerado como acertado y científico por los natu5

ralistas consultados sobre el hallazgo. También, mientras ejercía la dirección del Museo, realizó las investigaciones en la bahía de Guayacán que relata en la presente obra.
Entre sus publicaciones se cuentan las siguientes:
- El comercio precolombino en Chile y otros países de
América (1909);
- ¿Quiénes eran los changos? (1910);
- Los changos de las costas de Chile (1910);
- Arqueología chilena (1910);
- La capacidad guerrera de los araucanos (1915);
- Una estación paleolítica en Taltal (1915);
- Conferencias sobre antropología, etnología y arqueología (1915);
- Costumbres mortuorias de los indios de Chile y de
otras partes de América ( 19 15 );
- Los animales domésticos de la América Precolombina (1922);
- La organización social y las creencias religiosas de
íos antiguos araucanos (1924);
- Las creencias religiosas de los antiguos peruanos
(1928);
- Los incas, sus orígenes y sus ayllus (1930);
- El tesoro de los piratas de Guayacán (1935);
- La agricultura precolombina en Chile y los países
vecinos (1936);
- Arqueología de la región atacameña (1938);
- Los primitivos habitantes de Chile (1939).

6

PRIMERA PARTE

7

8 .

Levantándose unos cien metros sobre el nivel del mar. llamada a menudo la bahía de la Herradura. tiene una entrada relativamente angosta. Este rincón forma una especie de anfiteatro de unos seiscientos metros de largo por unos cuatrocientos de fondo. La península presenta un aspecto agreste y salvaje. el pueblecito de Guayacán. de la cual se separa por una península e istmo que forman un baluarte rocoso entre ambas. Solamente en un trecho de unos seten9 . durante largos años. invernaba en ella la escuadra nacional. y. que forman el borde de la meseta mencionada. por los otros dos lados da al mar. zona que fue el asiento en que ocurrieron muchos de los acontecimientos que tendremos que relatar. precipicios y peñascos que bajan abruptamente al mar. Pero lo que nos interesa es el rincón noroeste de la bahía. Constituye una de las más abrigadas y seguras radas de las costas de Chile. por donde se une a la llanura o pampa de Guayacán. forma en su parte alta una especie de meseta que baja gradualmente hacia el istmo. porque asume esta forma. La bahía de Guayacán. morada de una escasa población de pescadores. el balneario de La Herradura. ya desmantelado y. con su muelle y gran horno de fundición de cobre. Cerrado por el norte y al oriente por grandes farellones verticales. por el lado norte. En el fondo de la bahía se encuentran. Está rodeada por todos lados de altos farellones. ensanchándose hacia el interior.DESCUBRIMIENTO DE LOS DOCUMENTOS La bahía de Guayacán se encuentra a las espaldas y al sur de la de Coquimbo. por el sur. en cuyas orillas se amontonan rocas y peñascos en inextricable confusión.

por el lado norte. Solamente en el verano suelen llegar allí.ta u ochenta metros se rompe este cinto rocoso para dar lugar a una pequeña playa que se ve blanca por la gran cantidad de conchas trituradas que se hallan entre la arena. más agreste o más tétrico y en especial durante los días nu10 . La rinconada termina en esta parte en un largo promontorio. secándose nuevamente cuando éstas terminan. se levantan enhiestos unos altos picachos de las más extrañas formas. los días domingos. aunque se halla a corta distancia de Coquimbo y de Guayacán. Bajando de la meseta. una por tierra y la otra por mar. formando un pequeño cauce. con una pequeña inclinación hacia el pie de la escarpa. El recinto encerrado de este modo es más o menos piano. donde muchos de ellos tienen las dimensiones de una casa. Una senda poco traficada da acceso al recinto. se ve desierto. El pequeño llano se interrumpe a cada paso por grandes bloques de piedra. hay una pequeña quebrada escarpada y accidentada que cae a la llanura de abajo. cubierto de grandes peñascos. que terminan generalmente en puntas agudas. Por el oeste. Dicho rincón. donde escurren las aguas en tiempo de lluvias. para formar un lado de la entrada de la bahía. donde las olas del Pacífico rompen con monótona regularidad contra la barrera pétrea. pero casi siempre se encuentra en completa soledad. Es difícil imaginar un lugar más salvaje. algunas familias en paseo campestre. caídos de los farellones y que son especialmente numerosos por la parte oriental. que se interna en el mar hacia el sur. abandonado y aun ignorado de la mayor parte de los habitantes de aquellos lugares. Hay solamente dos entradas a este recinto oculto.

blados o brumosos. en 1578. A su vuelta a Europa hizo sacar varias copias del plano y las repartió entre otros navegantes amigos. el buque francés Saint Louis. La bahía de Guayacán. He sido algo prolijo en la descripción de esta rinconada. en 1693. llamado a menudo Cicop. levaron anclas y siguieron su viaje al norte. Sin árboles. casi sin arbustos y durante una gran parte del año sin pasto. el capellán del Golen Hind. para citar únicamente los más conocidos. fijó su latitud y longitud y tomó algunos rumbos. que no estaba muy al sur de la ciudad de Cyppo” 2 . sembrado de rocas y peñascos. filibusteros y piratas que navegaban en el Pacífico. porque fue el punto céntrico en el desarrollo de una serie de sucesos extraordinarios que constituyen la base de la presente narración. Recalaron allí. en 1721. 2 Coquimbo. Eduardo Davis. pasó a ser un punto de refugio y de reunión de todos los corsarios. Respecto del descubrimiento de este refugio por Drake. Desde entonces se ha conocido popu1 Buque insignia de Drake. Fletcher. de Dante. 11 . en 1744. en 1578. a los 29°30'. al amanecer. Aquí fueron atacados por cien españoles a caballo y doscientos indios de a pie. impresiona como una escena del Infierno. en 1680. escribe lo siguiente: "El 19 de diciembre penetramos en una bahía. además de Drake. Bartolomé Sharpe. Jorge Anson. Drake hizo un croquis de la bahía. desde su descubrimiento por el corsario inglés Sir Francis Drake. 1 en su relación del viaje. de modo que corrió la fama de aquel puerto. Al día siguiente. y tuvieron que volver a sus buques más que de prisa.

que parecía ser el jefe. Los otros remaron hacia el buque y al llegar los botes fueron izados y media hora después la barca. terminado lo cual. mucha más que la necesaria para tripular el barco. cuyo nombre no se llegó a saber. Una vez que éste hubo doblado la punta dirigiéndose a alta mar. quedándose en tierra un número considerable de los hombres. ¿Quiénes eran los hombres que quedaron en tierra y cuáles eran sus propósitos? Esto se vino a saber sólo mucho tiempo después. separándose frecuentemente de la travesía. El día 25 de mayo de 1926 entró a la bahía de Guayacán. Entretanto. los pocos curiosos que notaron su llegada pudieron observar una actividad inusitada a bordo. nombre que le dio Drake. a medio velamen. No es de extrañarse entonces que llegara a ser punto de reunión de aquellas flotillas de buques corsarios que cruzaban el Estrecho de Magallanes o daban vuelta al Cabo de Hornos. quedaron en la playa o encaramados en las rocas viendo alejarse el barco. Allí descargaron los botes. bajaron los hombres congregados en la cubierta.larmente como la bahía de la Herradura. Al poco rato se comenzó a echar al agua los botes y a cargarlos con los más variados cajones y bultos. dio algunas órdenes. armando tres o cuatro grandes 12 . salió mar afuera. A continuación. Una vez que hubieron tomado colocación en los botes se dirigieron a remo hacia la pequeña playa de arena blanca. No se acercó al puerto. quedándose próximo a la entrada y después de algunos sondajes preliminares. un buque de vela. situada en el rincón noroeste de la bahía. Apareció en la cubierta numerosa gente. y los hombres se ocuparon en formar un campamento. uno de los hombres. echó anclas. desplegando sus velas.

pudieron encender una fogata para preparar su almuerzo. dentro de las cuales ordenaron su equipaje. holandeses. Conversaron por algunos momentos. algún resultado sacó Castro de la conversación. quien también hablaba inglés y así servía de intérprete. Según relata Castro. después de alguna demora. Castro empezó inmediatamente a desempeñar sus tareas y con una pequeña tropa de burros llevaba diariamente el agua y la leña que necesitaban sus nuevos patrones. Poco a poco iba ganando la confianza de don José y éste. alemanes. franceses. ansiosos de saber de qué se trataba. pero a todas las preguntas de Castro el español contestaba con evasivas. habiéndose corrido la noticia del desembarco. sino por intermedio del español. los desembarcados eran todos extranjeros y había entre ellos ingleses. No obstante. un portugués y un español. bastante escasa en la localidad y. Entre todos eran veintisiete. porque al preguntarle el español si sabía quién podría surtirles de leña y de agua. No pudo entenderse con ellos. daneses. Esto presentaba sus dificultades. contento de encontrar con quien conversar en su propia lengua. un yanqui. Entre ellos había un campesino llamado Manuel Castro. él se ofreció para hacerlo y no demoraron en cerrar el trato. Mas. y no quiso declarar el objeto de su venida. don José. co13 . principiaron a reunirse algunos curiosos de la vecindad. por cuanto ninguno de ellos parecía hablar castellano. llegó uno que andaba rondando en los contornos y que resultó ser español.carpas. quien trató de ponerse en comunicación con los recién llegados. al poco rato. En la tarde. Algunos salieron con hachas a buscar leña.

tanto la mina como el tesoro. con una serie de cruces marcadas en él. en que se había ubicado el campamento. En muchas de estas excursiones les acompañó Castro. y la mayoría. pero sin ningún éxito. como guía o baqueano. alquilando caballos ensillados. trabajada por esos mismos piratas. y dando por fracasada la expedición. entró el desaliento en el campamento y siguieron trabajando de mala gana. Mas Castro no se daba por conforme. Acerca de la mina no traían más datos. como puntos de referencia. Al vigesimocuarto día de su permanencia en el lugar. Pasaban los días y no se lograba ningún resultado favorable. Este objeto era doble: primero. los aventureros volvieron a bordo y acto continuo abandonaron la costa. se dedicaba a recorrer la región en busca de señales de la mina o de los puntos de referencia que podrían servirle de indicios. buscar un tesoro que la tradición decía habían enterrado unos piratas del siglo XVII y luego tratar de descubrir una mina de oro de extraordinaria riqueza. de ellos se dedicaba desde la mañana hasta la noche a hacer excavaciones en la playa y sus contornos. siete matas de zumaque y dos grandes rocas paralelas. Los aventureros habían traído consigo toda clase de víveres y herramientas. apareció nuevamente el buque. Tenía algunos medios modestos que le permití14 . próximas a una quebrada. Tenían un plano de aquella parte de la bahía de Guayacán. Comenzaban a escasear los víveres. El inglés que hacía de jefe de la expedición. con dos o tres compañeros.menzó a darle algunos detalles acerca de la finalidad de la expedición. y resolvió seguir buscando. por cuenta propia. que los siguientes: un horno en el interior de la región.

Es hombre de poca educación. Es ella la que lleva la correspondencia y 15 . por temor de ser espiados o de poner sobre la pista a otra gente. aumentaron su nerviosidad y desconfianza con todo el mundo. Su hermana Rita es más "letrada". dando largos rodeos para despistar a cualquier perseguidor. sabe leer sólo letras de imprenta. Al salir a las calles. No sabe escribir. sino también por temperamento. como dice él. y sin ser completamente analfabeto. no iba nunca directamente a su destino. le secundó en todo lo posible. deteniéndose en cada esquina para observar si era o no seguido. En cada persona que le miraba veía un espía o creía que le acechaba para sorprender su secreto. observaba la misma táctica. Terminados los pequeños ahorros de ambos. Interesó a su hermana Rita. alumbrándole con un farol durante las noches en que no había luna. No asistió jamás a la escuela. Principió a sufrir de la manía de la persecución. y la Rita le servía de vigilante. Se puso hosco y taciturno. Lee y escribe bien.an continuar la búsqueda por algún tiempo. evitaba las compañías y rehuía las amistades. Desde que comenzó a buscar el tesoro. no solamente por temor de que descubrieran su secreto. pero tiene un talento natural para el dibujo. y eso con dificultad. igual a la de Castro. Al ir al campo. Tiene una inteligencia innata que le hace comprender problemas al parecer fuera de su alcance y no carece de astucia. comenzaron a hipotecar y vender las casitas y pequeñas hijuelas que habían recibido en herencia de sus padres. para proseguir los trabajos. quien con una fe ciega. Hacían sus excavaciones principalmente de noche. Castro era un individuo de lo más desconfiado. sino que daba vueltas y revueltas. Manuel trabajaba con la barreta o con la pala.

Había llegado a dos metros de profundidad. sin encontrar nada que pudiera relacionarse ni remotamente con el tesoro. Castro excavó más de trescientos hoyos de diferentes profundidades. que no necesitaba más que una buena suerte para descubrirse. decidió sonreírles. aunque no sin aventuras. a causa de la desconfianza de ambos. Continuaron buscando el tesoro y la mina por espacio de cuatro años. las que. la sacó a la superficie y pudo indagar que dentro de ella había un bulto formado por cueros medio podridos. Sus recursos iban acabándose. sin éxito. Ya habían gastado más de treinta mil pesos. Durante este lapso. Teniendo curiosidad por saber lo que contenía. Castro se dedicaba a abrir un hoyo debajo de uno de los grandes peñascos de la región. sin resultado práctico. luego se esfumaban. cuando su herramienta destapó una gran olla de greda. porque. Desenvolviendo éstos. no habían querido admitir un socio que pudiera aportar capital. vio que estaban 16 . y anota hasta el más pequeño gasto relacionado con los trabajos. Principiaron a desalentarse. Obtuvieron dos mil pesos. que les había sido siempre adversa. A principios del año 1930 hicieron su primer hallazgo de importancia. de manera que sabe en cualquier momento lo que les ha costado la faena. y con esta suma continuaron con nuevo afán los trabajos que casi habían tenido que abandonar. Es muy meticulosa y ordenada. alarmas y algunos ratos de esperanzas. la suerte. sin embargo.la contabilidad de la pequeña sociedad formada entre ambos. pero no disminuía su fe en la existencia de un tesoro fabuloso. Al renovar los trabajos. Resolvieron hipotecar la última pequeña propiedad que les quedaba.

Examinándola. Por fin. notó que la plancha estaba cubierta por ambos lados de una serie de signos que parecían letras y con algunos dibujos. Creyó que con seguridad la Rita podría descifrar lo que decía la escritura. fragmentada al sacar el bulto. pero todo era inútil. regresó a su casa con la plancha envuelta en su paletó. Ponía la plancha en diferentes posiciones. después de mucho titubear. ¿Quién les podría ayudar? ¿A quién confiar el precioso secreto sin que les traicionara? Pasaron en revista todas sus amistades y relaciones. y estaba desesperado de no poder leer lo que decía la plancha. por abajo. no la pudo entender. Uno por uno los iban rechazando.enrollados en una plancha de metal pesado. se acordaron de un caballero extran17 . Pensaron después en las personas conocidas que podrían reunir estas cualidades. por arriba. Ambos tuvieron la intuición de que la escritura de la plancha tendría una íntima relación con el tesoro que con tanto empeño buscaban y era desesperante no poderla entender. Pero. sin encontrar a la persona en quien confiar o que tuviera los conocimientos requeridos. ¿qué les convenía hacer? ¿Qué determinación debían tomar? Como hemos dicho. Ansioso de saber. ni con mucho. apenas se dio tiempo para tapar a medias el hoyo y. Castro era sumamente desconfiado. la cual. parecidos a la escritura a que ella estaba acostumbrada. Celebraron una larga conferencia. entre los cuales se pudo distinguir una carabela. Cuál sería su desengaño cuando tampoco ella pudo entender una sola letra de los extraños garabatos. Los signos de la plancha no eran. sepultando nuevamente los cueros y la olla. un cañón y una rosa. al limpiarla. La excitación de Castro puede imaginarse. resultó ser de cobre.

Castro. con la plancha envuelta en muchos papeles. Así se lo dijo a Castro. Propuso a Castro que ellos dos formaran una sociedad. Castro contestó que de buenas a primeras no podía aceptar y que previamente tendría que consultar con su hermana.jero con quien Castro había tenido algunos negocios y que parecía ser persona bien instruida. Castro explicó el motivo de su visita y terminó por mostrar la plancha. el caballero continuaba su examen de la plancha. pero. a la vez. a quien conocía bien y respondía por su honorabilidad y discreción. Decía que había en Buenos Aires un compatriota de él. quien estaba asociada con él. El señor X la examinó con mucha atención e interés. el señor X aceptó la 18 . y por medio de un hábil interrogatorio. Castro acudió a la cita con puntualidad y después de alguna discusión. con tal que él cumpliera con la promesa de hacer traducir la escritura de la plancha. hombre muy versado en lenguas modernas y antiguas. tuvo que contar más de lo que había pensado comunicar. y que él se encargaría de hacer traducir la plancha. Quedó de verse nuevamente con el señor X al día siguiente para darle una contestación definitiva. se encaminó a la residencia de este caballero. Los hermanos discutieron largamente esa noche y resolvieron dar una participación al señor X. Pretendiendo dudar de todo el asunto. Después de muchos circunloquios y reticencias. y por suerte le encontró en casa. Con algunas cavilaciones. para justificarse. le hizo una proposición. y luego se dio cuenta de que él tampoco podía descifrarla. acordaron recurrir a él. Entretanto. a quien llamaremos señor X. sacó de Castro un número de datos que éste había reservado. y éste. puso a Castro sobre la defensiva.

pero su impaciencia y nerviosidad no le permitieron esperar. pensando que al dejarlo por algún tiempo al aire quizá pasaría algo el olor. Castro volvió a su trabajo y siguió excavando en el mismo punto en que había hecho el descubrimiento. Sacó con mucho cuidado un calco de ambos lados de la plancha y lo remitió con una carta de explicación a su amigo de Buenos Aires. sino seguir adelante con sus excavaciones. Con asco lo recogió. dio por terminada la excavación y volvió a llenar el hoyo. No pudo abrirla. Era de opinión que Castro no debía esperar la contestación. en forma de una gran ánfora y herméticamente tapada. antes de aclarar. pues podía haber otros objetos enterrados allí. A tres o cuatro metros más al poniente y a la misma profundidad aproximada. pudo darse cuenta de lo que realmente contenía el recipiente. encontró otra vasija de greda. Al día siguiente. entretanto. comenzando nuevamente en el punto donde había encontrado la plancha. tapándose las narices. en el que aparecían pequeñas pieles. Vio que el líquido era un aceite espeso y tan fétido que no era posible soportarlo. Al romperse la vasija. Pero aquí fue lo grande. y lo dejó sobre una piedra al sol para que se destilara el aceite. El vómito le duró por más de media hora y solamente al disminuirse. Volvió a su trabajo y continuó la excavación hasta los cuatro metros de profundidad. Pero lo que más le llamó la atención fue un bulto o rollo. salió de ella un líquido espeso. 19 .participación ofrecida. En vista de este resultado. de tanta fetidez que Castro casi se asfixia. y tirándola contra una piedra la rompió en varios pedazos. sin encontrar otra cosa. Se le revolvió el estómago y comenzó a vomitar de una manera inhumana.

Para no perder el tiempo mientras se desodorizaban los pergaminos. quien le aconsejó que dejara las pieles sumergidas en bencina por algunos días. y adquiriendo una lata de bencina puso a remojar en ella el rollo de pieles. desató el rollo que estaba sujeto por un delgado correón y vio que en verdad contenía un número de pequeñas pieles. Por un lado se hallaban cubiertas de los mismos signos que estaban grabados en la plancha de cobre. iguales a las de la plancha de cobre y de los pergaminos. pues esta substancia tenía la propiedad de disolver las grasas o aceites y a la vez era un desodorizante. Contó el caso al señor X. pero a causa de su fetidez tuvo que dejarlo cuidadosamente encajonado en un galpón del sitio. se puso ahora a cavar debajo de esta nueva piedra. bajo la cual había encontrado la plancha y los documentos. 20 . en forma de un saco amarrado por la boca y grabada en ambos lados con minúsculas letras. había otra más chica. Se averiguó después que era de oro de dieciocho quilates y que pesaba treinta y seis gramos (Fig. cerrando la puerta con doble candado como precaución. hizo de nuevo el paquete y lo llevó a la casa. y en el hoyo que abrió encontró una pequeña placa de oro fino. desprovistas de pelo y convertidas en pergaminos. A unos pocos metros de la piedra. Una vez que las hubo examinado prolijamente. venciendo su repugnancia. Siguió su consejo Castro. Alentado con su anterior ensayo.Después. Castro resolvió continuar sus excavaciones. 1). Otra vez le acompañó la suerte.

pero no apareció otra cosa y por fin lo tuvo que dejar. Siguió agrandando el hoyo. bien remojados ya en la bencina. Se sentía cerca del éxito. Plaquita de oro Castro se entusiasmó. En espera de noticias. Castro volvió a su trabajo de excavación. para que también fuesen descifrados. convendría mandar a Buenos Aires unos pocos de estos nuevos documentos. habían perdido en gran parte su mal olor. Por fin había encontrado algo de valor intrínseco. En algunos días los pergaminos. Allí acordaron que si resultaba favorable la traducción de la plancha de cobre. aumentaban su fe y confianza y ya no dudaba del feliz desenlace de su empresa.Fig. 21 . Castro los llevó donde el señor X. algo que podría considerarse como una vislumbre del tesoro anhelado. y después de secarlos al sol. 1.

de unos treinta centímetros de alto. Este era una virgen de oro. mohosas. como cansada de abofetearle y como para recompensarle por los malos ratos y sinsabores que había pasado. un idolito de oro y una pieza de cobre en forma triangular con una especie 1 La Virgen tenía marcada en la base la fecha MDC (1600) 22 . uno de los cuales era de por sí una pequeña fortuna. 2). próxima a la primera.). de C.. con caracteres como los de la plancha de cobre. Estrella de seis puntas Pasaron varios días. Una mañana. pero no desmayaba. sin embargo. una moneda o medalla de oro del tiempo de Pericles (400 a. le reservó un nuevo alegrón. encontró una serie de nuevos objetos. Los demás objetos eran: dos navajas españolas. de las que se llaman corvos. 2. una estrella de plomo. debajo de otra gran piedra. en que sus esfuerzos no produjeron ningún resultado. y una S más grande en el centro. Y la suerte. de factura antigua y que pesaba unos diez o doce kilogramos. en cada ángulo. de seis puntas (Fig. Después se supo que era de oro de catorce quilates 1 .Fig.

por su primera experiencia.de anillo en el ápice. Las pieles tampoco eran iguales y parecían más bien pergaminos preparados en Eu- 23 . contenía otro pequeño rollo de pergaminos conservados en aceite. 3. Corno esperaba. 3). sin exponerse a otro accidente. Castro quebró este cacharro. el traductor de Buenos Aires le puso el nombre de A de Carlomagno (Fig. tapada como la anterior (Fig. A de Carlomagno Junto con todos estos objetos se halló otra ánfora o jarro de greda. 4). como para colgarla. porque no tenía la fetidez del primero. tirando piedras de alguna distancia. Fig. A esta última pieza. pero éste debe haber sido de otra clase. Cauteloso ya.

por lo que podía ofrecerse.Fig. llegando a su casa por un camino accidentado que pasaba por los cerros. Pasaban de cincuenta los primeros y éstos apenas pasaban de veinte. Ánfora en que se hallaron los documentos ropa. Afortunadamente hizo sacar una fotografía de 24 . Al atardecer Castro reunió todo lo que había hallado. y regresó a su hogar sin pasar por el pueblo. 4. Por otra parte. colocándolo en una bolsa de género que desde sus primeros hallazgos solía llevar consigo. Eran mucho menos en número que los del primer atado y hacían menos bulto por ser más delgados. Castro tomó las mismas precauciones con estos nuevos documentos que con los anteriores. rodeada de los demás objetos. Abrió el paquete y sacó los pergaminos uno por uno. la escritura era en todo respecto similar a la de la plancha de cobre y de los primeros documentos. colocándolos sobre piedras al sol para que destilaran todo el aceite posible. Una vez llegado a su casa arregló una especie de altar en el cual colocó la virgen.

y desde entonces no han tenido noticias ni de él ni de los 25 . el hecho es que un buen día desapareció. Dos o tres días después de la salida de estos objetos. y cada día se agravaba más el niño. En esos días enfermó uno de los niños de la casa. a quien presumían de confianza. el amigo en cuyo poder quedaron los objetos obtuvo un empleo en una salitrera o mina en el norte y. en los duendes. consiguió que un amigo de confianza guardara un cajón en el que empaquetó cuidadosamente los objetos hallados. Al poco tiempo. en los demonios y en muchas otras patrañas que no son del caso recordar. Su superstición le hizo ver un paralelo entre este caso y el del desentierro que había efectuado. de acuerdo con Castro. Castro. llevándose el cajón. Esto bastaba para Castro. entregó el cajón con su contenido a otra persona. amigo de ambos. Los doctores no parecían acertar en el diagnóstico. Esto sirvió para confirmar a Castro en sus convicciones supersticiosas. Sea como fuere. Alguien contó a Castro lo que pasó en la abertura de la sepultura de Tutankamon y de la desgracia que perseguía a los que la abrieron. además de ser en extremo desconfiado era también muy supersticioso. Creía en los espíritus. pero es probable que la curiosidad impulsaría al nuevo guardián a abrirlo para cerciorarse. Sin contar a nadie sus temores. Tuvo presagio de un desastre en su casa y resolvió remover los objetos que podían ser embrujados. Decirnos afortunadamente por lo que en seguida aconteció. sin que se pudiera saber de qué enfermedad.ellos. el niño comenzó a sanar de su misteriosa enfermedad. Castro no indicó lo que había en el cajón. causantes de males desconocidos e inesperados.

consultando el diccionario. 26 . a cinco mil pesos por kilogramo 1 . eran cuatro mil..objetos robados. Pero a qué contar la plata." El júbilo de Castro no tuvo límites. Dejo esto por haber perdido mí galeón. Hay 80 zurrones llenos de oro y 90 de plata. Deul.” "Año 1640. Ya tenía algo concreto en qué fundarse. A la distancia de 90 metro (s). Al lado del oro parecía una ba1 Debe recordarse que esto era antes de la gran alza del oro y de la depreciación del peso chileno y el gramo de oro se cotizaba en $ 5. No quiso ocupar a la policía en hacer investigaciones para no tener que divulgar la procedencia de los objetos. Castro hizo muchas tentativas para descubrir el paradero del ladrón. creyendo que podría poner obstáculos a la continuación de su búsqueda. Entretanto. No sabía qué cosa eran los zurrones. ¡Qué espanto! Veinte millones de pesos. pero el señor X. la cual era compuesta de letras sacadas de una serie de lenguas arcaicas orientales. Comenzaron los cálculos sobre lo que podría ser el monto del tesoro. averiguó que eran bolsas grandes de cuero. La traducción decía lo siguiente: "Aquí hay un tesoro. Cuatro toneladas de oro. No cabían más dudas respecto de la existencia del tesoro y debía ser muy grande. el encargado incluía una traducción de los signos grabados en la plancha de cobre. pero sin éxito. Cincuenta por ochenta. Después de exponer las dificultades con que había tropezado para descubrir la clave. sin contar la plata. Suponían que cada zurrón contendría un mínimum de cincuenta kilogramos. había llegado la contestación que esperaban de Buenos Aires y las noticias que traía llenaban de entusiasmo a los socios.

lo verosímil. Por más de dos meses dedicó todas sus noches a excavar y zanjonear este circuito. y tomándola por centro. A Castro le comenzó a entrar la desconfianza. antes del amanecer. Pero el tesoro no aparecía. Mientras Castro recorría el terreno haciendo mediciones. era lo lógico. ayudado por su hermana Rita. ¿Estaría bien traducida la escritura de la plancha? ¿No sería un truco para despistarles mientras otro se llevaba el tesoro? Tanto repitió estas suspicacias que principió a sentirse impresionado por ellas el señor X. ---A90 metros". que era también profesor de lenguas orientales. con la esperanza de que él pudiera sacarles de la duda.gatela. Castro trazó un gran círculo de noventa metros de radio. un doctor Cohe. estimando que en algún punto de dicha circunferencia debía encontrar el tesoro de que hablaba el escrito. la plaquita de oro y fotografías de algunos de los pergaminos. Llevaron la plancha de cobre. ¿De dónde? ¿De qué otra parte sino del punto en que se halló la plancha? De eso no cabía duda. y la situación del señor X no permitía que le prestara ayuda pecuniaria. el señor X se encargó de hacer un paquete de algunos de los pergaminos para mandarlo certificado a su amigo de Buenos Aires. todos los hoyos que abría. Partiendo de la gran piedra donde había encontrado la plancha. Se puso de acuerdo con Castro y resolvieron visitar la capital y ponerse al habla con el doctor Cohe. A buscarlo entonces. 27 . Nuevamente los fondos con que contaba Castro se iban acabando. Y además la plancha les indicaba dónde debían buscar este enorme tesoro. Entonces recordó que en Santiago tenía otro amigo. tapando cuidadosamente.

y después de un regateo. Con esta suma no alcanzaba a pagar sus compromisos. vería si sus estudios le permitían dar con la clave. No conocía a nadie en la capital. el señor X. Se le había concluido completamente el dinero que traía. siempre que les diera un recibo firmado. Con esto se convencieron de que la traducción estaba bien hecha. Convinieron en hacerlo. ni tenía a quién recurrir. La llevó a una joyería que tenía en la vidriera un rótulo que decía: "Se compra oro".Encontraron al doctor Cohe. pero que si tenía otra traducción podría cotejarla para ver si correspondían. y en tal caso se podría suponer que las otras también serían correctas. ni para regresar a Coquimbo. y al comparar las letras correspondientes con las descifradas por el doctor Cohe. y pagándole sus honorarios. pero que si le querían dejar los documentos en su poder por algunos días. No le quedaba ni para pagar su pensión. Castro se despidió de él. quien por asuntos de negocios no podía prolongar su estada en la capital. Tramitado este asunto. dejando a Castro para esperar el resultado de las investigaciones del doctor Cohe. les dijo que era una tarea difícil porque los signos no pertenecían a ninguno de los alfabetos que él conocía. ¡Qué hacer! No tenía otro objeto de valor que la plaquita de oro y como último recurso resolvió venderla. El doctor Cohe devolvió los documentos y la plancha. Ahora sobrevinieron otras complicaciones a Castro. regresó a Coquimbo. el joyero le dio ciento ochenta pesos. 28 . quien después de examinar minuciosamente lo que le mostraron. Castro le mostró la traducción remitida desde Buenos Aires. el profesor dijo a Castro que sólo había podido descifrar algunas letras. se pudo comprobar que coincidían. Pasados algunos días.

Pero ni una palabra más respecto del tesoro o su ubicación. Por eso el señor X hizo un nuevo paquete y lo remitió a su amigo de Buenos Aires.y además tenía que reservar el valor de su viaje de regreso. prometiendo remesarle el saldo desde Coquimbo. y noticias de una fortaleza establecida en el recinto de Guayacán por los piratas. la que. Con todos sus esfuerzos no pudo dar con el tesoro. Traían datos sobre una confederación de piratas que operaban en el Pacífico. sin embargo. A su regreso. El posadero no quiso que sacara su maleta. una lista de mediciones. cortando la circunferencia del círculo por el lado oriente. entretanto no se cancelara el valor de su pieza y pensión. agrandando un poco el radio en cada ocasión. ni en qué dirección. Castro le dio algo a cuenta. Recorrió una y otra vez aquel sector del terreno comprendido dentro del círculo. Castro tuvo que emplearse y solamente en las tardes y en los días de fiesta podría continuar sus excavaciones. Un día se le ocurrió a Castro registrar un gran hacinamiento de rocas apiladas unas encima de otras. encargándole encarecidamente que guardara en lugar muy seguro la maleta. Las rocas parecían amontonarse al pie de los farellones 29 . Al día siguiente. Indudablemente estaban sobre la pista. que contenía la plancha de cobre. encontró que habían llegado de Buenos Aires las traducciones de la primera remesa de documentos que habían mandado. Para poderse sostener. no daba ningún detalle acerca del punto desde donde debía medirse. y era posible que la traducción de una segunda remesa de documentos les daría resultados más positivos. Castro tomó el tren y volvió a su hogar. En tal trance.

y había estimado que era inútil buscar por aquel lado. volvió al lugar. éste debía ser el punto. La distancia del punto de partida era también aproximadamente la que señalaba la plancha. De nuevo nacieron las esperanzas de Castro. No había duda. quien llevaba un gran farol. aunque medía más de veinte de largo. noche oscura como una bóveda. cuya existencia nunca había sospechado. Trepando con dificultad sobre las rocas. Entrando en la caverna. Castro 30 . ¡Qué paraje más apropiado y más oculto! Sólo por una gran casualidad podría alguien dar con él. El mismo. Aquella noche. observó que era larga y angosta. Este podría ser el punto del entierro. Castro. la que impedía que viera su remate. aunque era bien conocedor de los contornos. Al seguir. pues no tenía más de dos metros de ancho en ninguna parte. que durante años había recorrido todo este recinto. en forma de callejón. Bajó a él y vio que la senda tenía un fuerte repecho hasta el pie del farellón. y que creía conocerlo palmo a palmo. nunca lo había encontrado. halló que el callejón tenía una ligera curva antes del final. acompañado por su hermana. llegaron por fin a la boca de la cueva. Subiendo el último trecho se encontró de repente delante de la entrada de una especie de caverna. porque no creía que se podría enterrar algo allí. ¿Dónde principiar a cavar? En la tarde. bordeado por ambos lados de grandes rocas. Trepado por encima de los primeros peñascos vio con sorpresa que detrás de ellos había un pequeño trecho despejado. buscando. con sonido hueco. La entrada de la caverna apenas sobrepasaba los noventa metros indicados. El piso tenía una fuerte inclinación hacia adentro y retumbaba bajo las pisadas. antes de irse.

machucados. tesoro. buscando el horno. Este.había medido la distancia desde el centro del círculo. A pie y a caballo comenzó a recorrer los cerros. Ni se atrevieron a ir a recoger las herramientas y el farol. viendo a cada paso los demonios que trataban de cogerle. y ¡oh. por fin. y se puede imaginar la impresión que causaría en nuestros dos personajes tan fúnebre hallazgo. las siete matas de zumaque y las piedras paralelas a una quebrada. y encontró que los noventa metros terminaban a unos dos pasos de la entrada. y Castro. aunque fuese de día. cuando de repente la pala de Castro destapó una serie de esqueletos humanos. sería el sitio donde comenzarían la excavación. La Rita soltó el farol. y huyó con gritos de espanto. horror! todos sin cabeza. unos 31 . Castro se dedicó ahora a buscar la mina. Trabajaron durante unas dos horas. que cayó al hoyo apagándose. jurando no volver a ese sitio tan endemoniado. pudieron refugiarse en su hogar. entonces. con el corazón en la boca. Su hermana no le iba en zaga en este respecto. Hemos dicho que Castro era muy supersticioso y que creía en los espíritus y demonios. Por mucho tiempo sus excursiones no produjeron ningún resultado. pero un día. Cómo llegaron a su casa. encontró un pequeño horno abandonado. en la vecindad de Cruz de Cañas. los que quedaron abandonados. arrojando su pala. lo tétrico del lugar y la soledad. nunca lo supieron. desde el extremo sur de la bahía de Guayacán hasta más allá de la Punta de Teatinos. jadeantes y aniquilados. pero. la siguió. Habiendo tenido tan mala suerte en la búsqueda del. Agréguese a esto la oscuridad de la noche.

justamente en el recinto donde Castro había hecho sus hallazgos y donde los aventureros del año 1926 habían revuelto la Playa Blanca. Incluía una lista del supuesto tesoro que contenía. Referencias a la mina también venían. de su gran riqueza y del sistema empleado en su explotación. Por ellas se pudo saber que por el año 1600 se había formado una sociedad de los piratas que operaban en el Pacífico y que habían establecido su cuartel general en la bahía de Guayacán. con datos sobre su tonelaje. los nombres de sus buques. saltando de un optimismo excesivo a un pesimismo profundo. Hablaban también de un segundo tesoro. palmo a palmo. Pero por más que registrara todos los cerros y quebradas. enterrado en un gran subterráneo. este nuevo descubrimiento le convenció de que estaba en vísperas de dar con la mina. número y distribución de sus cañones y otros detalles similares. aunque sí algunos picados abandonados. tripulación. y siguió por muchos días explorando la vecindad.fragmentos de crisol. no pudo hallar vestigios de la mina que buscaba. Por ese entonces llegaron de Buenos Aires las nuevas traducciones. una pequeña cantidad de escorias y unos pedacitos de minerales de cobre. Como sus reacciones mentales eran siempre extremas. Pero con todo esto ni una palabra que pudiera servir prácticamente para localizar el tesoro o la mina. que servía a la vez de almacén y bodega. sin resultado. Otros documentos referían hazañas de la vida de los piratas. y al ser efectivo constituiría una riqueza fabulosa. polvorín y cámara de tesoro. 32 . que daban muestras de minerales de cobre de baja ley. hablando de la manera como fue descubierta.

Entre los documentos que no se remitieron a Buenos
Aires, existían mapas de navegación con rutas marcadas, planos topográficos de la zona con caminos y senderos, un plano del subterráneo y uno de la mina, pero
en ninguno de ellos, puntos de referencia que pudieran
servir de guía para el explorador.
El traductor hizo notar que no todos los documentos
eran iguales, que los pergaminos eran de diferentes
calidades y que algunos parecían ser de una época.
posterior, pues hablaban de Bartolomé Sharpe, quien
estuvo en la región en 1680, ocasión en que incendió la
ciudad de La Serena. Insinuó que éstos habrían sido
dejados tal vez por Sharpe o por Davis, quien visitó el
lugar en 1693, y que tal vez uno de ellos había dejado
los objetos encontrados junto con los pergaminos.
También había algunos datos referentes al subterráneo, que, según los documentos, se hallaba a una profundidad de siete a diez metros, Para bajar a las bóvedas había dos escalas con cinco escalones cada una.
Daba algunos puntos de referencia, pero aislados, vagos y sin indicio de dónde debían buscarse; como por
ejemplo, el siguiente: "En la llanura, una piedra partida
superficialmente, en ella un clavo de cobre, ignorandose
su situación. Creo que está al S.O., partiendo de las dos
piedras de la quebrada."
Lo malo en todo esto era que el traductor no mandaba las traducciones literales, sino una interpretación
general de un número de documentos sin ilación, y sus
cartas venían llenas de observaciones propias, las que
muchas veces impedían que se distinguiera lo que era
traducción de lo que eran comentarios, como se nota en
el párrafo que hemos transcrito, o en el que copiamos a
continuación, y que dice: "Para encontrar la base, par33

tiendo desde el punto de vista (esa parte no está indicada) se encontrará la parte con instrumentos náuticos
y transportadores de ángulos, haciendo medidas rectificadas. "
Esto se refiere a una lista de mediciones que figura
en los documentos, pero que no señalan ningún punto
de referencia del cual partir, ni ninguna noticia que pueda indicar la dirección en que debían hacerse las medidas.
Al referirse a la explicación que da uno de los documentos, el plano del subterráneo, documento en que
figura una serie de demonios, observa: “Esto está
hecho con el espíritu del bien y del mal"; sin agregar
nada que indique el alcance que da a la frase, ni si la ha
sacado de los documentos o si es una observación personal.
En algunas de sus cartas dice que lo que remite es
un resumen de los documentos que estudiaba y otra la
encabeza con estas palabras: "Reúne todos los puntos
más importantes". En ninguna parte da una traducción
simple y literal, de modo que es imposible confirmar lo
que ha traducido.
Como en las nuevas traducciones llegadas no aparecía ninguna otra indicación que ayudara a buscar el
tesoro o la mina, Castro continuó su trabajo al azar,
dedicándose preferentemente, ahora, a seguir el derrotero de la mina, durante los ratos que le dejaban sus
ocupaciones.
En este estado estaban las cosas cuando comenzó la
actuación que tuvo en dichos asuntos el autor de estas
líneas, actuación que se detallará en la segunda parte
de esta narración.
34

SEGUNDA PARTE

35

36 .

Solicitaba el doctor Cohe que el Gobierno le diera facilidades y le proporcionara los fondos necesarios para trasladarse a Coquimbo a hacer investigaciones acerca de este descubrimiento. el interés histórico era grande. y que entre el personal del departamento tenía una persona de su confianza. y después de unos momentos de charla. episodios desconocidos en la historia del país. Alegaba que además del interés pecuniario que tendría el descubrimiento del tesoro. Archivos y Museos. El Director General le contestó que no era procedente dar esa clase de facilidades para empresas particulares. de una plaquita de oro y varios otros objetos que se habían encontrado junto con un número de pergaminos escritos con los mismos jeroglíficos que figuraban en la plancha de cobre. acostumbrada a esa clase de investigaciones y que antes de contestar de una manera definitiva consultaría con esta persona. 37 . me comunicó que había recibido la visita de un señor Arturo Cohe. pues los documentos parecían hablar de la estada y las hazañas de los piratas durante un período de cuarenta o más años en las costas de Chile. Este señor le había conversado respecto de un descubrimiento de documentos antiguos. Hablaba de una plancha de cobre cubierta en ambos lados de jeroglíficos. doctor en filología y profesor de un establecimiento educacional de la capital. en las cercanías de Coquimbo.INVESTIGACIONES DEL AUTOR Un día de septiembre de 1930 me llamó a su despacho el Director General del Departamento de Bibliotecas. relacionados con un tesoro enterrado por piratas del siglo XVII.

acordamos llamar al doctor Cohe para que tuviera una entrevista conmigo. aunque era probable que pertenecieran a algún idioma oriental. todo lo cual llevaban en un paquete. vi que las letras no correspondían a ninguna de las lenguas que yo conocía. calcando la plancha y fotografiando los pergaminos y esas copias las traigo para que se dé cuenta usted de la veracidad de lo que le cuento.Como resultado fui llamado y se me expuso el detalle de dicha conversación. pero que no sabía quiénes eran. Les hice presente esto y convinieron en dejarme los documentos por algunos días para ver si los podría descifrar. Al principio me pareció muy dudoso y fantástico todo el asunto. me dijo que algún tiempo antes había llegado a Santiago un señor de Coquimbo. 38 . A los pocos días me avisaron por teléfono que el doctor Cohe iría a la Biblioteca Nacional a las tres de la tarde. Fueron a su casa para ver si podía traducir una escritura extraña que aparecía grabada en una plancha de cobre y en unos pergaminos pintados con sepia. Aproveché esos días para sacar copias. Acudí a la cita a la hora fijada y a los pocos momentos llegó el doctor Cohe. Tuvimos una larga conversación y me comunicó muchos datos que no había proporcionado en su entrevista con el Director General. Era un caballero de poca estatura. pero viendo que se había despertado el interés del Director. muy culto y fino. acompañado de un comerciante extranjero de la misma localidad. Contestando mi pregunta sobre la manera como habían llegado a su conocimiento los hechos que contaba. Continuó: -Después de estudiar la escritura. con un modo suave e insinuante.

tres de ancho y dos milímetros de grueso. Este le dijo que la había comprado a un señor a quien no conocía. frases y dibujos. entró para averiguar cómo había llegado a poder del joyero. parecidos a los del calco y de las fotografías que me había mostrado. Dio las señas de dicha persona y correspondían a las de Castro. pero aquí tiene una traducción de lo que dice la plancha.Sólo en parte -me contestó-. Hay muchas letras que aún no he podido descifrar. . de otro plano que decía era el subterráneo donde los piratas habían ocultado su tesoro y de un documento lleno de letras. Me contó que un día vio la planchita en la vidriera de una joyería. -Y me pasó un papel escrito que contenía la leyenda que hemos reproducido más atrás. de unos cinco centímetros de largo. además" de la escritura. Esta planchita aparentaba un saco amarrado en la boca y tenía unos signos grabados en uno y otro lado. un gran cañón y una rosa. en el cual se distinguían. que se suponía referente al plano del subterráneo. También me dijo que según averiguaciones realizadas sabía que su visitante había dejado empeñada la plancha de cobre en la pensión donde había alojado y que si quería verla podría conseguir que el dueño de la pensión se la prestara. me mostró un calco de los dos lados de la plancha de cobre. y reconociéndola inmediatamente como la que había tenido en su poder la persona que le visitó.En efecto. -¿Y pudo usted traducir la escritura? -le pregunté. sacó del bolsillo del chaleco una planchita de oro. Las fotografías eran de un plano o mapa topográfico. los dibujos de una carabela. Viendo que todavía me mostraba poco convencido. Interesado en adquirir la 39 .

le dije que le avisaría oportunamente la determinación a la que llegara después de consultar con el Director General. la llevó. El día señalado. y después de estudiar todo lo que había en pro y en contra. A mis preguntas me contestó que no recordaba cómo se llamaba el individuo que le había visitado y que no sabía su dirección. resolví hacerme cargo de la investigación. de averiguarlo. su relación era verídica. y pude convencerme de que. aunque al parecer sin importancia. Conversamos un poco más y convinimos en reunirnos nuevamente en la tarde del día siguiente. en este respecto. Notifiqué al doctor Cohe que tal día y a tal hora partiríamos para La Serena por el Longitudinal y quedamos de reunirnos en la estación. En posesión de todos los datos que me podía o que me quería proporcionar el doctor Cohe. comprometiéndose el doctor Cohe a llevar la plancha de cobre. Cumpliendo su palabra. Comprendí que esto era un subterfugio para obligarme a llevarle en el caso de encargarme yo de seguir adelante la investigación. a lo menos. Conferencié largamente con este caballero. 40 . a lo que accedió de buena voluntad el señor Director. pero que llegando a Coquimbo tenía medios. el doctor Cohe ofreció comprarla. y ante sus insistencias.planchita. en el mes de octubre de 1930. Al llegar a la puerta sucedió un pequeño incidente que. siempre que la Dirección General me proporcionara los fondos necesarios. nos embarcarnos y al día siguiente llegamos sin novedad a La Serena. A la salida de la estación de La Serena tomamos un taxi para ir al hotel. quedándose con ella por la suma de doscientos pesos.

esperando que yo pagara al chofer. pensé yo. amigo? -le pregunté. atravesó corriendo la calle. Pero me había dicho que jamás estuvo en La Serena y que no conocía a nadie allá. y al poco rato llegó el doctor Cohe. En seguida me condujeron a las piezas. quien bajó al poco rato: -¿Qué le pasó. Por reglamento del tránsito el auto se había detenido al lado opuesto de la calle. y los mozos habían salido para entrar nuestro equipaje. Después de pasar un rato en las piezas para lavarnos y sacudirnos. Sin comprender su apuro repentino. situadas en el segundo piso. El doctor Cohe había bajado del auto y estaba parado al lado. bajamos para dar una vuelta por las calles. 41 . saltando las gradas de dos en dos. -Es que vi en el foyer a un señor que no quiero que me vea. Antes de terminar de bajar. se detuvo abruptamente el doctor Cohe y volvió a subir con rapidez al piso superior. solicité piezas para los dos y firmé el registro. se metió precipitadamente en el hotel y subió la escala que conducía al segundo piso. No ofreció ninguna explicación de su extraño proceder y yo no le concedí suficiente importancia para interrogarle. Al llegar al primer descanso de la escalera. "Algún señor a quien conoce el doctor Cohe y con quien no quiere encontrarse". dicho señor se dio vuelta y salió del establecimiento. De repente y sin decir palabra. Miré para ver qué cosa podría haberle hecho retroceder y vi solamente un señor de baja estatura que estaba examinando el registro. En la entrada del hotel me puse a esperar al doctor. entré tranquilamente.me llamó la atención. Es posible que le divisara en la calle antes de entrar y ésa ha sido la causa de su prisa. que daba vista al foyer.

También me dio su dirección y podremos ir a buscarle en caso que sea necesario.-Y ¿cómo me dijo que no conocía a nadie acá? -Es que ése era el señor X. y 42 . -Pero ¿quién es Castro? -Castro es el individuo que descubrió los documentos y que fue a Santiago con su socio. -¿Por qué. vive en Coquimbo. entonces. de otra manera es muy fácil que fracase nuestro cometido. el señor X. es probable que habría venido usted solo y yo quería ser de la partida. -También me había dicho usted que no sabía donde vivía.? -Es el socio de Castro. Me dijo que eran tan desconfiados que viéndole con otra persona era muy difícil que hablara del tesoro o de los documentos. me dijo usted que no recordaba el nombre de esa persona? -Ahora recién lo recuerdo. pero ahora tenemos que obrar de acuerdo y con toda franqueza y confianza. -¿Sabe usted dónde vive? -Sí. Cuando íbamos llegando a su casa. ¿A qué vienen estos engaños y reticencias? -Si se lo hubiera dicho en Santiago. mañana debemos ir a verlo. no tuve inconveniente en acceder a lo que proponía. para advertirle que venía con otro caballero. Al día siguiente nos trasladamos a Coquimbo para hablar con Castro. Aun cuando no me convencieron sus razones. -Muy bien. sin suspicacias ni reservas. ¿Sabe usted también donde vive el señor X? -Sí. -¿Y quién es el señor X. el doctor Cohe me dijo que sería conveniente que él se adelantara para hablar con Castro antes que me viera a mí.

Como no sabía con quién llegaba. por cuanto consideraba que 43 . que deseaba sólo averiguar la verdad de lo que había contado el doctor Cohe y que el aspecto histórico del asunto lo ponía por encima de cualquier interés material. A los pocos momentos volvió el doctor Cohe para decirme que Castro no estaba en casa y que había ido al campo. tal vez me habría proporcionado todos los datos que tuviera en ese sentido. a quien conocía por haber tenido relaciones con él en Santiago. Inmediatamente supuso que el objeto de nuestra visita al norte sería hacer investigaciones respecto a los documentos hallados por Castro. Me dijo que sabía que había llegado. al tratar de esconderse. Traté de convencerle de que el interés que me guiaba era puramente académico. Me dijo también. resolví visitar al señor X. de donde no pensaba volver sino en dos días más. había presenciado nuestra llegada al hotel y le había llamado la atención el extraño proceder del doctor Cohe. Para no perder el tiempo. porque estando en La Serena el día antes. Me contestó que si hubiera llegado solo. y notando que el doctor Cohe no tenía ganas de acompañarme me fui solo. le había causado pésima impresión. pero que nada quería ver con el doctor Cohe. con toda franqueza. pero noté cierta reserva en su modo. El señor X me recibió muy cortésmente. la oficina y vino a saber que el acompañante del doctor era el Director del Museo Nacional. y parecía que se tratara de una cosa clandestina que no podría resultar sino en perjuicio de los intereses de él y de Castro. que el proceder del doctor Cohe. entró al hotel para averiguar en.me quedé esperando el resultado en la esquina de la próxima bocacalle.

dijo que los tenía en su poder el señor X. y que los guardaba en una caja de fondos. quí de esconderse. y por otra parte. Como estimaba muy sospechoso su proceder. Si nos ha traicionado una vez. ni le diera ninguna noticia. Fueron inútiles todos los argumentos que le pude aducir. Me dijo que estaba en casa cuando llegó el doctor Cohe y por la ventana le había visto llegar. Al preguntarle por los documentos. Dentro de una perfecta cortesía se negó terminantemente a proporcionarme ningún dato. En vista de este fracaso. Dijo que cuando fueron a Santiago y hablaron con él. al llegar a La Serena. pero resolví verme cuanto antes con Castro. le encontré y pude hablarle largamente. pero no podía sacarle ningún dato referente a los documentos mismos o de la posibilidad de que descubriera el tesoro. Me dio unos datos generales respecto de sus trabajos en busca del tesoro. contándome algunas de las peripecias y aventuras que le habían sucedido.este señor les había traicionado. como suponía. No quería hablar con él y había mandado decir que andaba afuera. el señor X había regresado en auto de La Serena y le advirtió que había visto al doctor Cohe. el doctor Cohe había jurado guardar la mayor reserva y secreto en todo lo relacionado con la consulta y ahora resultaba que había puesto en conocimiento del Gobierno todo lo que sabía. al día siguiente volví a su casa y.no puedo tener confianza ni en él ni en ninguna persona que le acompañe. comenzaba por ocultarse. 44 . Teniendo dudas respecto de la ausencia de dicho señor. tuve que retirarme. Me contó que en la tarde en que llegamos. -Por eso -prosiguió. bien podría hacerlo nuevamente. aconsejó a Castro que no hiciera nada con él.

haciendo excavaciones arqueológicas en todos los contornos y sobre todo con la experiencia que tenía en el desciframiento de antiguos documentos. y que si queríamos nos llevaría al terreno y nos mostraría los puntos donde había hallado la plancha. no quería proporcionarme ningún dato que yo pudiera comunicar a ese señor. en el cual se halla el recinto en forma de anfiteatro. Dijo que había pensado el asunto y que no tenía inconveniente en proporcionarnos algunos datos respecto de lo que había efectuado. los cuales. le podría ser muy útil. Castro pasó al hotel a vernos. cuya fotografía nos mostró. los documentos y demás objetos. habiendo vivido nueve años en La Serena. presentarían una página desconocida en la historia de Chile. pero con el doctor Cohe. y tomando un coche de posta nos trasladamos al alto de Guayacán. 45 . Le advertí que no me guiaba el afán de buscar el tesoro. Al día siguiente. Aquí Castro nos mostró los hoyos mal tapados de sus excavaciones y nos indicó los puntos precisos donde había encontrado cada uno de los objetos.Le hice ver que con los conocimientos que yo tenía de la zona. Aceptamos. nada quiero. al resultar ciertos. contándonos a la vez la forma en que había hecho los descubrimientos. Dejando el coche en la meseta. sino que tenía grandes deseos de establecer los hechos históricos. debido a la forma de nuestra llegada y la desconfianza que sentía para con el doctor Cohe. pero que. especialmente la plancha de cobre y los documentos. -Vuelva usted aquí solo -me decía-. Me contestó que estaba convencido de que yo le podría ayudar eficazmente. al rincón noroeste de la bahía de Guayacán. y puede ser que nos entendamos. bajamos por la quebradita que hemos mencionado al comienzo de esta narración.

Después de la partida del doctor Cohe. pero no así al señor X. para ver si de esa manera podía ganar la confianza de Castro. poco a poco. aunque nos dijo que muchos de ellos ya estaban descifrados. Como hemos dicho. hice presente a este señor que era conveniente que regresara a Santiago. resolviéndose que tomaría la primera combinación para el sur. Fui nuevamente a conversar con el señor X. Por medios indirectos hice saber a Castro que partía el doctor Cohe. El primero fue a verme al hotel y. En vista de esta dificultad inesperada y viendo que la presencia del doctor Cohe haría fracasar toda tentativa de averiguar algo más concreto. porque no quiso dar ninguna información sobre los documentos mismos ni de su contenido. se dedicaba afanosamente a buscar la mina de oro de que hablaban los documentos. temiendo que fuera un truco y que volviera de una estación próxima.Pero era evidente que tenía recelo del doctor Cohe. encontré más asequible a Castro. me iba contando de memoria lo que decían los documentos que habían sido traducidos y estos datos los iba anotando cuidadosamente en mi cartera. contestó con evasivas. No tengo para qué detallar estas relaciones. había encontrado 46 . al tiempo de nuestra llegada. A todas nuestras preguntas al respecto. hasta dónde había sacado boleto. y a la partida del tren apareció en la estación para cerciorarse si era o no verdad y hasta averiguó con el camarero del carro dormitorio. Aunque de mala gana tuvo que acceder el doctor Cohe. ya que figuran en otra parte de mi relato. quien se afirmó en su negativa de proporcionarnos algún dato relativo a la cuestión. Castro. dejándome solo.

El horno encontrado por Castro. no existe ninguna tradición de que en aquella región se haya descubierto o trabajado una mina de oro. sabía que Castro estaba perdiendo su tiempo en buscar una mina de oro en esa dirección. Las formaciones geológicas no eran propicias para el oro. lo que resultaba imposible respecto al horno descubierto por Castro. como dice la relación de Deul. que los accidentes del terreno ocultaban. Cruz de Cañas dista treinta a cuarenta kilómetros de la bahía de Guayacán. y era desconocido allí en 1600. era de ladrillo y por tanto de manga. En esa época se usaban todavía las huayras. y por haber recorrido varias veces la comarca en que se situaba Cruz de Cañas. sin cimientos.los restos de un pequeño horno de fundición antiguo. Tampoco coincidían con la zona los datos proporcionados por los documentos. en la cual existían varias minas de cobre. Tal tipo de horno sólo se generalizó en el país en el siglo XVIII. Luego. y queda detrás de un cordón de altos cerros. u hornillos indígenas. de pequeño tamaño y construidos de greda. y se creía sobre la pista. que no necesitaban. Me habló mucho de la mina y de las grandes esperanzas que tenía de encontrarla. faltaban las guías y vetillas de cuarzo que son casi siempre su acompañante. Las escorias y las muestras de minerales que se encontraron en los contornos del horno eran de cobre y 47 . Esto fue en la región de una profunda quebrada llamada Cruz de Cañas. Esto hacía imposible que los indios pudiesen ir diariamente a botar al mar los desmontes y escorias. Estos decían que las luces del horno eran visibles desde el mar. Por otra parte. y cuyos cimientos únicamente existen hoy. Con mis conocimientos de la minería de la provincia.

Fui nuevamente con Castro al recinto de Guayacán y él me mostró una serie de puntos interesantes que decía mencionados en los documentos o en los planos y cuya lista me había dado. Lo reproducimos en la Fig. en la estancia de Yerbas Buenas. Se encuentra a unos dos o tres kilómetros de la orilla del mar. Sin embargo. Una quebrada que desemboca al pie del cerro del Trigo todavía lleva el nombre de Quebrada de las Minas de Oro. puede representar cualquier cordón de cerros. donde existe una pequeña caleta que se llama caleta del Arrayán. 5. porque estaba empecinado con su idea de Cruz de Cañas. quedó revolviendo el nuevo punto de vista y unos pocos días después parecía haber cambiado de opinión. La historia y la tradición de la minería de aquella región de la provincia de Coquimbo indican que en los principios del siglo XVII sólo se trabajaban minas de oro en dos puntos: uno en Andacollo y el otro en el cerro del Trigo. Hice todas estas observaciones a Castro. demostrando que se había empleado para fundir minerales cupríferos. Este cerro se halla a unos sesenta kilómetros al norte de La Serena. pero era difícil convencerlo. El croquis de los cerros donde se señalan la mina y el horno. hallado entre los documentos. En mis apuntes los tengo anotados como sigue: 48 . porque me dijo que una vez que no le necesitara iría a la nueva zona para investigarla. y que Castro creía referirse a Cruz de Cañas. aunque no hay memoria de que se hayan trabajado minas allí durante los últimos dos siglos.sin indicios de oro.

El cerro de piedra con dos ojos o con tres morteros.” 49 . 3. La batea de piedra. Roca grande con manchas negras. La Punta de Cicop. señalado en el plano con un ancla . 2. y cuya ubicación ya se conoce. Plano que hace referencia a la mina "Puntos fijos relacionados con el recinto de Guayacán.Fig. 1. 11. La aguada. 7. 9. mencionados en los documentos que se han descubierto. El arroyo. El punto de mira. 5. 6. El otro islote. 13. El islote de atraque. El ancla grabada en la roca. Recinto de la fortaleza. 5. El desembarcadero. El arroyo chico. 8. 10. 12. 4.

A diez metros al norte o a diez metros al sur de la roca. En cuanto al recinto de la fortaleza. Era un bloque de piedra de más de un metro de largo y casi lo 50 . Según Castro. Y esta línea caía precisamente sobre la roca. en cuya base se habían encontrado los documentos. encontré casi a la orilla del mar las ruinas de unos muros de piedra y de una base o emplazamiento que muy bien pueden ser de ella. situado a la orilla del mar. me mostró todos estos puntos. por estar pintados o grabados en los farellones que caían abruptamente al agua. Cerca de la punta superior del farellón se hallaban dos grandes portillos que pasaban de un lado a otro y paralelos uno al otro. pero en cualquier parte de este trazado se veían como dos ojos. debido a que solamente se podrían ver desde el mar. que se levantaba a unos treinta metros. Solamente sobre una línea que corría en derechura hacia el este podría verse que eran portillos. no se podía ver la luz a través de los portillos y se borraban. este peñasco con los dos ojos era uno de los puntos de referencia para localizar el tesoro y consideraba que era de gran importancia haberlo descubierto. Por no haber visto ni los documentos ni los planos. no estaba en condiciones de saber si todos estos puntos eran los correspondientes. y el ancla.En efecto. El cerro de piedra con dos ojos resultó ser un gran farellón puntiagudo. en el extremo poniente del recinto y detrás de la Punta de Cicop. Esta se hallaba cerca de la playa blanca. al lado oriental del recinto. menos las manchas negras. Otro de los puntos de referencia era la batea de piedra.

cerca del faro. Muchas veces había visto dichos hoyos. antes de convencerse de su fracaso. tal como los indígenas las usaban para moler minerales de oro. con el derrotero de un tesoro escondido por los piratas en la península de Coquimbo (Cicop). Cuando llegué a Coquimbo por primera vez. de unos quince centímetros de profundidad en el centro. me acordé de un dato que había olvidado. en 1897. pero sólo ahora me vino el recuerdo de ellos. excavaciones todavía visibles. 51 . Por la tarde tomamos un bote en el puertecito de Guayacán y bogamos por la orilla para ver la roca con manchas negras y el ancla grabada en la piedra. sin ningún resultado. pues nunca fueron tapadas. Asociándose con el entonces Administrador del Ferrocarril de Coquimbo a Ovalle. Los otros puntos eran únicamente caracteres geográficos. hablaban de ellas. hizo. de interés solo porque eran mencionados en los documentos y demostraban que este recinto era frecuentado por los piratas. pues no he visto los documentos que. En la superficie superior había un gran hueco ovalado. Al ver los zanjones hechos aquí. todavía se hablaba de las excavaciones hechas por un extranjero en la península de Cicop.mismo de ancho. que parecía haber sido labrado artificialmente. según Castro. excavada en una superficie de varias hectáreas por los buscadores del tesoro en 1926. Era una verdadera batea. durante varios meses. grandes zanjones y hoyos en diferentes puntos de la península. Este individuo había llegado a Coquimbo unos pocos años antes. Gastaron más de cuarenta mil pesos. No sé qué relación pueden tener con el tesoro. Vimos también la playa antigua.

volvimos al bote y regresamos a Guayacán. traté con un botero. Comenzamos a trabajar en el punto donde dijo Castro haber encontrado la plaquita de oro. Castro me advirtió que iba a estar ocupado en el campo por dos o tres días y que no nos veríamos. era fácil trasladarse a Coquimbo. Excavamos allí durante todo el día. donde fueron encontrados los documentos y la plancha de cobre. Dando por terminada la tarea. Todavía me alojaba en el hotel de La Serena. Llegando a Guayacán. Esto vino a comprobar lo que me había dicho Castro. abriendo un gran hoyo hasta cuatro metros de profundidad. Hallamos revuelta toda la tierra hasta una considerable profundidad y entre ella encontramos numerosos fragmentos de grandes tinajas de greda. de tosca fabricación y de quince milímetros de espesor. Entre este puerto y el pueblo de Guayacán había una línea de carros de tracción animal. El bote quedaría anclado. sin encontrar ninguna otra cosa. muchas de ellas ennegrecidas y viscosas en la parte interior. Al día siguiente. Los tres llevaron palas y barretas para hacer las excavaciones que había resuelto efectuar. Resolví aprovechar estos días en hacer algunos reconocimientos por mi cuenta. pero como había servicio de trenes y de autobús cada media hora.Al regresar a Coquimbo. Llevamos víveres para el almuerzo y así podríamos disponer de unas seis horas de trabajo. y el viaje no duraba más de treinta minutos. quien buscó otros dos jóvenes para que me llevaran por mar al desembarcadero al lado de la playa blanca. que hacían el recorrido en poco más de diez minutos. excavamos debajo del gran peñasco. mientras trabajábamos y en la tarde volveríamos a Guayacán. de que los cacharros rotos que habían conteni52 .

me dirigí hacia el punto indicado. no había más que un gran hacinamiento de rocas. al parecer. cuya existencia no se podría siquiera sospechar. por el lado oriente. la que excavamos hasta llegar a la roca firme a los cuatro metros de profundidad. Trepando con dificultad sobre este montón. caídas del alto y apiladas una encima de otra. y al dar la vuelta de un bloque grande de piedra me encontré delante de la boca de una caverna. pero por el lado exterior. Acordándome de que Castro me había hablado de una gran caverna. sino cuando se estaba delante de ella. Dejando a los hombres trabajando. pero infructuosamente. desistimos de seguir adelante y nos trasladamos a una cueva debajo de otra roca. encontré que por el centro no llegaba hasta el pie del farellón y 'que había un claro más o menos despejado. pero en ninguna parte hallamos nada que pudiera tener referencia al tesoro o a los piratas. había un hoyo de poco más de un metro de profundidad. con la tierra todavía suelta. a más o menos noventa metros de la roca donde había hallado la plancha de cobre. amontonada a un 53 . macizo de la península. Me acordé de Castro y sus cuatro años de trabajos estériles y tuve que conformarme. Bajando por allí avancé. resolví explorar en esa dirección. Como no apareció otra cosa. al pie de los farellones. A esa distancia o antes se llegaba a la roca que formaba el. En ninguna parte del recinto pudimos llegar a una profundidad mayor de los cuatro metros.do la plancha y los documentos los había vuelto a enterrar en el mismo hoyo. Durante varios días seguimos haciendo excavaciones en los contornos de los puntos en que Castro había encontrado los objetos. aunque. En toda' la boca.

podía indicar que abajo existía un subte54 . Evidentemente ésta era la excavación donde Castro había encontrado los esqueletos sin cabeza. En su base tenía una anchura de unos dos metros. hay un lugar muy apropiado para ocultar un tesoro. decapitados por los piratas para que no hubiese testigos. e inclinándose hacia la pared vertical del farellón dejaba un hueco entre dos muros de piedra. al caerse. El piso de esta cueva sonaba hueco. El hallazgo fúnebre a la entrada también era sugestivo. que impedía que se viera el fondo desde la entrada. terminando en punta a unos cinco o seis metros de altura. al andar por él. pensé. Podrían haber sido los esqueletos de los indios ocupados en el entierro del tesoro. “Aquí.lado. se había partido en dos longitudinalmente y el desplazamiento de una de las mitades causó el recodo de que hablamos. No era una verdadera caverna. tan cerca del desembarcadero. y existen varias razones para imaginar que lo hayan elegido los piratas para esconder el suyo. sino una especie de cueva formada por una enorme laja de mucho espesor que al desprenderse de arriba había caído de punta. Derrumbes posteriores habían cerrado la salida del otro extremo. y retumbaba al golpear el pie. Penetré en la caverna y descubrí que tenía un largo de más o menos veinte metros. El sonido hueco del piso y lo oculto del lugar. pero se angostaba hacia arriba. con un recodo en el medio. corresponde con la indicada en esta última". La laja. y me imaginé el terror que debieron haber sentido Castro y su hermana al encontrarse en la oscuridad de la noche con un hallazgo tan macabro. aun de día. La distancia del punto en donde se hallaron los documentos y la plancha. Hallé fantástico y tétrico el lugar.

Las lajas formaban los otros tres lados. Temprano. al día siguiente. pero no contenía más que tierra. sin encontrar otra cosa que algunos fragmentos de huesos humanos. Pudimos darnos cuenta de la causa del retumbo que se sentía al pisar. Durante tres días continuamos cavando en el piso de la caverna. que eran los que producían la repercusión. Anhelosamente sacamos la tapa. Un lado lo formaba la pared del farellón. Aparentando sincerarse. Seguimos excavando hasta llegar a la roca. a una profundidad de poco más de dos metros. hasta dejar completamente descubierto el verdadero fondo constituido por la roca viva. principiando por ahondar el hoyo iniciado por Castro. Aquí. comenzarnos el trabajo en ese sitio. Tendría unos sesenta centímetros de largo por cuarenta centímetros de ancho y treinta de alto. grandes lajas que dejaban sendos huecos. al pisar encima de ellos. lo que prestaba veracidad a lo que había contado Castro. me dijo que todo lo que me había contado antes era falso y que me lo había dicho para despistarme. pensamos. Era indudable que allí habría que hacer un reconocimiento en forma. formado de lajas delgadas. el piso y la tapa. Agregó que el verdadero lugar donde había encontrado los objetos era en la Punta de Teatinos.rráneo. 55 . A una escasa profundidad encontramos. y al parecer se despechó al ver que había iniciado una serie de trabajos sin consultar con él. al extremo norte de la bahía de Coquimbo. cruzadas con mucha confusión. Al metro y medio de profundidad encontramos una especie de nicho. se ha escondido algo del tesoro. Nada hallamos. Entretanto había regresado Castro.

que comprendí inmediatamente que era ahora cuando me quería despistar. pasando por casualidad cerca de la casa del señor X. Haciéndole creer a Castro que aceptaba sin dudar su nueva versión. habiéndole entrado recelo de que quizá podríamos dar con el tesoro y negarle alguna participación. y se pusieron de acuerdo en hacer lo posible para que no continuara mis excavaciones en el recinto de Guayacán. Tomó la dirección contraria y no me vio. a causa de su amistad conmigo. le di a comprender que me trasladaría al día siguiente al nuevo campo de acción. Castro se había visto con el señor X. Me dijo que había tenido un serio disgusto con el señor X. haciéndole saber que la noche anterior le había visto salir de la casa de ese señor. y. Supe después que no andaba errado en esta idea. y que ya no se hablaban.Esto era tan inverosímil después de lo que habíamos visto en el recinto. vi a Castro que salía de ella. ni acerca de su desavenencia con el señor X. porque aquella noche. la Punta de Teatinos. Luego tuve oportunidad de saber que esto era un nuevo embuste. me dirigí a Coquimbo y fui en derechura a la casa de Castro. porque habiendo preguntado por teléfono al hotel si estaba le contestaron que había salido en auto para la Punta de Teatinos. y para desviarme inventaron lo de la Punta de Teatinos. Por la mañana tomé un taxi. dejando aviso en el hotel de que iba a la Punta de Teatinos. por si preguntaban por mí. Le dije que había ido a hablar seriamente con él para ver medio de ponernos de acuerdo. Le hice ver que no me había engañado ni con lo que me había dicho respecto de. Se sorprendió al verme. 56 .

Le hice presente que estaba perdiendo su tiempo a
trabajar sin rumbo, como hasta ahora lo había hecho, y
que habría más probabilidades de llegar a un resultado
satisfactorio si se exploraba de una manera más lógica
y científica. Le di cuenta de los trabajos que había efectuado, advirtiéndole que pensaba continuar mis investigaciones, con o sin su concurso, sólo que en el último
caso no tendría ninguna participación en lo que pudiera
descubrir. Le di a comprender que con los recursos que
me podría proporcionar el Gobierno era más fácil llegar
a una solución del problema.
Pesando estas observaciones, Castro me dijo que
desde el principio él era de opinión de que yo le podría
ayudar eficazmente, pero era el señor X el que le sujetaba, y que no quería relacionarse conmigo. Me volvió a
afirmar todo lo que me había dicho al comienzo y me
proporcionó una serie de datos nuevos, que antes había
reservado. Haciéndole ver que necesitaba alguna prueba más concreta que respondiera por la verdad de lo
que me contaba, me expresó que los documentos estaban en poder del señor X, quien no los quería entregar
ahora, por temor de que me los mostrara.
Me presentó a su hermana Rita, quien era de opinión
de que les convenía ponerse de acuerdo conmigo. Castro me mostró una fotografía de todos los objetos que
había hallado, que desgraciadamente era lo único que
le quedaba después del percance sucedido con ellos,
como explicamos en la primera parte de este relato. Le
dije que había visto la placa de oro que ahora estaba en
poder del doctor Cohe, dato que no sabía.
A continuación me mostró las fotografías de algunos
de los planos y del documento que explica la distribución del subterráneo y una lista de mediciones sacadas
57

de la traducción de otros documentos. Le pedí que me
facilitara estas cosas para sacar nuevas fotografías ampliadas, puesto que las que tenía eran muy chicas, lo
que dificultaba su comprensión. No tuvo inconveniente,
y en la tarde hice sacar las copias, devolviéndole los
originales.
Me dijo que habían quedado en su poder copias de
esos pocos documentos, porque eran los que usaba en
sus trabajos para buscar el tesoro y la mina.
Preguntándole 'por los pergaminos originales, me dijo
que una parte de ellos estaba en poder del señor X,
quien los tenía guardados en un lugar seguro. Los demás, me dijo, se han destruido. Al preguntarle cómo y
por qué, me contó la historia del traductor de Buenos
Aires y explicó el procedimiento de este señor para poder entender los documentos.
Como la sepia con que están escritos ha quedado
muy pálida, y casi ilegible, les da un baño de solución
ácida que la hace revivir. En seguida extiende sobre el
documento un papel especialmente preparado y lo pone
en una prensa. Con esto la sepia queda traspasada al
papel y el pergamino queda limpio. Del negativo así
preparado saca una copia positiva por fotografía. Manda copias fotográficas con sus respectivas traducciones.
Los pergaminos, por quedar completamente lavados y
descoloridos, ya no sirven, y los quema.
Castro me dijo también que uno de los documentos
traducidos hablaba de cuatro puntos de referencia, dos
de los cuales creyó haber encontrado en el recinto de
Guayacán. Los otros dos eran: un cerro de tres puntas y
dos grandes peñascos paralelos a una quebrada. Estos
dos aún no los había descubierto. No sabía si se referían al subterráneo o a la mina.
58

Al estudiar las fotografías de los planos o mapas, vi
que comprendían una gran extensión de terreno, más
de mil doscientos kilómetros cuadrados y que no había
ningún indicio seguro respecto de la., probable ubicación de los sitios que se buscaban. El continuar haciendo excavaciones al azar era perder tiempo y dinero. Era
preciso iniciar un sistema más metódico y científico.
Partiendo de la base de que existieran los cuatro puntos
de referencia, resolví que lo primero que habría que
hacer era descubrirlos. La zona que tendría que recorrer tenía aproximadamente un largo de sesenta kilómetros por un ancho de veinte. En el plano la dividí en
treinta sectores o fajas paralelas, cada uno de veinte
kilómetros por dos.
Al día siguiente comencé la recorrida, principiando
por el extremo norte. Mandé adelante a un mozo con
dos caballos ensillados, de tiro, y más tarde, con Castro, salimos en auto para el punto indicado. Recorrimos
las primeras dos fajas en auto, y a caballo por las partes
difíciles, hasta convencernos de que en ellas no existía
ninguno de los puntos buscados. Así es que esta parte
quedaba eliminada Los siguientes días procedimos de
igual manera, hasta que quedaron eliminadas doce fajas, y todavía no aparecían los famosos puntos de referencia.
Ya llevaba un mes en la región y no había avanzado
gran cosa en mi investigación. Pero estaba convencido
ya de que el asunto tenía mayor importancia de la que
había querido concederle en un principio.
Sin embargo, era preciso que regresara a Santiago.
Se me concluían los fondos, quedándome apenas para
cancelar la cuenta del hotel y para comprar mi. boleto
de regreso.
59

Al llegar a Santiago fui a ver al Director General. Siguiendo esta línea se encontrará una batea de piedra. En una excavación que hice. no sé si será moderno o antiguo. prometiéndole volver a la brevedad posible para continuar nuestro trabajo. me la comunicaría por intermedio de su hermana. para que buscara dichos puntos en la región son estos. y van como estaba escrita la hoja. al norte de La Serena. que era la única que sabía escribir. -La única copia que me dio éste (señor X)." 60 . llegar a Santiago recibí una carta de Castro en la que me dijo que había principiado a buscar la mina en la región que yo le había indicado.Me despedí de Castro. de oeste a norte. Dice en la carta: “Todas las investigaciones que he hecho en la región con buenos resultados. Se acordó que en caso de cualquier novedad. Pocos días después de. los metales que he encontrado pertenecen a la zona." Agrega Castro: “estos son los puntos de la zona probable. Después de mi informe se puso más entusiasta que antes y prometió conseguirme los fondos para continuar. partiendo del punto de referencia de las dos piedras. encontré un pedazo de un puñal de bronce. Me expresó a continuación que uno de los documentos decía lo siguiente: "La quebrada queda al oeste. a quien le conté todo lo que había pasado. De dicho punto se sacará un ángulo recto de 90 grados. las dificultades de la investigación y lo mucho que quedaba por hacer. Hago todo lo posible por registrar los puntos sospechosos".

quedándome esta vez en Coquimbo para estar más en contacto con Castro. Esta vez principié por el extremo sur de la región incluida en el mapa. y seguimos eliminando las fajas. los restos de una huayra u hornillo de greda. pero los vecinos le dijeron que antiguamente los españoles trabajaban minas de oro en la vecindad. según uno de los documentos. Esta quebrada dista unos cinco mil o seis mil metros de la caleta. se sitúa enfrente de la mina. de que habla el mismo documento. pero como se verá. Unos carboneros que trabajaban en los contornos de la caleta del Arrayán. Si hubiera tenido tiempo suficiente habría ido a catear esa región. Igualmente pudo localizar la Punta de Rita que. dejando varios puntos interesantes sin resolver. La mina todavía no la descubre. Dijo que le había ido bien y que encontró. No halló el Cerro Perú. Halló también dos grandes piedras paralelas a una quebrada que cree pueden ser las de que hablan los documentos y otras que él estima figuran en uno de los planos. tuve que regresar al sur apresuradamente. tapada por un cerro. Es ésta un pequeño morro cerca de la costa. Comenzamos nuestro trabajo donde lo habíamos dejado. como los usados por los indios.La semana siguiente. queda oculta. le dijeron que en dos ocasiones han llegado extranjeros allí a buscar una mina de oro. El sitio del horno se puede divisar desde la playa. Siguiendo mis indicaciones. e hice otro viaje al norte. el Director General me entregó los fondos que me había prometido. pero la quebrada donde se supone está la mina. no muy lejos de la playa. sin que ellos sepan dónde. éste entre ellos. a 61 . Castro había abandonado sus trabajos en Cruz de Cañas y se había trasladado al Cerro del Trigo.

Comenzaba: "En el centro dos ebanín''. esta tarea sufría sus interrupciones. que significaba roca o peñasco. dos rocas. o si era de noche los coplaba a mano y al día siguiente los devolvía y traía otros. Pero ¿dónde se encontrarían dichas dos rocas? Probablemente se trataba de las dos rocas donde se hallaron los objetos descubiertos por Castro . Yo los fotografiaba. Ni Castro ni el señor X comprendieron lo que era ebanín.medida que nos convencíamos de que no existían en ellas los puntos de referencia. me vino a la memoria que esa palabra era hebreo arcaico. porque a medida que iba consiguiendo los documentos o sus traducciones tenía que sacar fotografías de ellos o bien copiarlos cuidadosamente. Para poder obtener estas copias tuve que valerme de Castro. que son las que figuran en este relato. así es que para los efectos del trabajo no tenía más guía que los documentos traducidos por el señor de Buenos Aires. porque todas mis tentativas de conseguir algo con el señor X. Sin embargo. fracasaron. iba todos los días a la casa del señor X y lograba substraer dos o tres de ellos y me los llevaba. No obstante. quien ahora tenía los documentos en su poder. un día Castro me trajo una traducción y la correspondiente fotografía del documento original. 6). De esta manera pude conseguir un buen número de copias. con el pretexto de que tenía que estudiarlos para seguir sus trabajos. 62 . Qué más claro. Desgraciadamente no estaba en condiciones para poder traducir los documentos originales. aunque importantes. los cuales. que hablaban de ebanín (Fig. no proporcionaban datos bastante concretos respecto de puntos fijos.. Recordándome de mis tiempos de estudiante. Castro.

Levanté un croquis (Fig. No cabía duda. ésta era la zona de los ebanín. serían otros. para ver si coincidían. el documento indicaba otros cinco o seis dando su orientación y terminaba diciendo: "entre estos seis puntos busque los documentos". 7). Documento Tomando estos dos ebanín como centro. todavía no descubiertos. y el terreno encerrado por las rocas resultó ser trian63 . Por consiguiente. Resolví ir allí con un teodolito y tomar desde ese punto las direcciones indicadas en el documento para los demás ebanín. 6. Era evidente que no podía referirse a los documentos ya hallados. porque era preciso que hubiesen aparecido éstos antes de poder buscar los de que hablaba. Al tomar los rumbos. encontré en cada dirección un peñasco que correspondía al indicado.Fig.

Plano general del recinto 64 . 7.Fig.

recibí un telegrama urgente del Ministerio. Castro me mostró tres piedras curiosas que había en el lugar. de dos metros veinte de largo y un metro de alto. Levanté un croquis general de toda aquella región.gular. desde la costa hasta un cordón de cerros que corte de norte a sur. Seguimos revisando una por una las fajas que nos restaban. Mientras estábamos arriba. En la cara que daba 65 . sin dejar terminada mi investigación. No nos quedaban más que dos. ordenándome que volviera a Santiago por la primera combinación. sin ningún éxito. Ese día fui en auto con Castro al alto de la Pampilla de Guayacán. No había más remedio. con una base frente al mar. para encargarme de un asunto de importancia en la capital. tendría que embarcarme al día siguiente. encargándole que recorriera cuidadosamente la zona y que marcara en el plano cualquier cosa que le llamara la atención. con el objeto de divisar y estudiar desde esa altura el terreno que nos quedaba por recorrer. cuando tuviera tiempo. El día que tenía destinado a recorrer este último trecho. para que. buscara los documentos que todavía debían quedar sepultados dentro del triángulo. zona que figura en los tres planos. La primera era un bloque irregularmente rectangular. Una copia de este croquis la entregué a Castro. cerca del centro del terreno. que por su situación me parecía ser el más probable. podríamos estar seguros de que ya no los hallaríamos. Si no estaban en ellos los puntos de referencia. en el interior. en su extremo suroeste. de unos doscientos metros y una hipotenusa de cuatrocientos. Este croquis lo entregué a Castro.

frente a la bahía de Guayacán había grabadas en ella cinco cruces de diferentes dimensiones (Fig. 9. Signos grabados en una piedra. Figura con cruces grandes. Alto de Guayacán. La segunda distaba algunos metros de la primera y era una de aquellas piedras llamadas "escritas". con grabados hechos por los indígenas y que se hallan diseminadas por toda la provincia (Fig. 9). 8). 66 . Fig. Fig. Alto de Guayacán. 8.

Para darle firmeza se había enterrado a un lado otro monolito corto. parado sobre una punta. 10). rectangular. quien acababa de recibir una nueva traducción y un 67 . (Fig. Esa noche Castro había estado en la casa del señor X. 10. pero estimamos que no.La tercera piedra era de otra naturaleza pero igualmente interesante. Entre los dos monolitos quedaba un espacio de unos quince centímetros y en este hueco se hallaba fuertemente acuñada otra piedra chica. Alto de Guayacán. que servía de sostén a la grande. No sabemos si estas piedras pueden tener alguna relación con los piratas. Monolito. Fig. Era un monolito de dos metros y medio de alto. apoyado por otras dos piedras tendidas. que se hallaba enterrado sólo unos pocos centímetros.

me escribiera dándome detalles de todo lo que hallara.plano o dibujo. Sin embargo. El dibujo tenía muchas letras que eran probablemente un indicio de su significado. También le encargué que. Le dejé dinero para que no tuviera tropiezos en estos encargos. según Castro). De la cabeza salían seis rayas que señalaban seis piedras. antes había recorrido el trecho que había quedado en blanco y me decía: "En las exploraciones me ha ido muy bien. Me dijo que el dibujo era de un indio parado entre dos piedras. Estoy tomando las medidas de todos estos puntos de referencia. con un arco en la mano derecha y una flecha en la izquierda. Se le dio vuelta el caballo y se fracturó una pierna y un brazo. A un lado del indio había un ídolo (muy feo. He encontrado el cerro de tres puntas y el cerro de dos ojos. por intermedio de su hermana. sin tener tiempo para pensar mucho en este asunto. Al día siguiente me embarqué para la capital. diciéndole que esperaba volver pronto para poner término a mis investigaciones. También he encontrado las dos piedras que me dice. además. que continuara sacando documentos y que los hiciera fotografiar. y al llegar pasé algunos días sumamente ocupado. Le dije. para mandarme copias. Me prometió hacerlo. Encargué a Castro que siguiera adelante con las exploraciones en la parte del terreno que no habíamos alcanzado a recorrer y que también hiciera nuevas excavaciones en la zona de los ebanín para ver si podía encontrar los otros documentos. de ahí estoy sacando todos los arranques a ver si coinciden con 68 . en la que me contaba que había tenido un serio accidente. Quince días después recibí una carta de Castro.

Lo que termine un plano que estoy levantando. y la batea de piedra. Falta encontrar los indicios de la mina y del horno en esta región. Castro había descubierto los cuatro puntos de referencia: el cerro de tres puntas. " A fines de enero.el plano original. las dos piedras paralelas a la quebrada. significa que ésta es la región. me dice ha encontrado "las famosas piedras al borde de la quebrada y crisoles de barro que he encontrado en los restos de un horno en la región.E. De aquí se ve visiblemente la Punta de Cicop. El cerro de dos ojos queda al oeste a 90° (?) tomando como punto de referencia las dos piedras. todos dentro de la zona que habíamos dejado sin explorar. me avisa que ha estado trabajando en la zona de los ebanín y que le ha ido bien. El horno es visible desde la Punta de Cicop. ésta es verdaderamente batea. El horno queda a los 45° S. se lo voy a mandar para que lo estudie y le daré pruebas y razones fundamentales de que he encontrado la zona. ya que ha encontrado otro lote de quince documentos y que sigue excavando para encontrar los veintiuno que faltan para enterar los treinta y seis de que habla uno de los primeros. En otra." "Hasta este momento nada he hecho en la zona de los ebanín. usted la marcó en la Punta de Cicop. fechada febrero 12. el cerro de dos ojos. por andar explorando la sierra indicada en los planos. También había encon69 ." "Esa batea de piedra que me dijo que buscara. Yo la he encontrado en el interior de la región.” Según estas noticias. en otra carta. Si en el levantamiento que estoy haciendo coinciden con las medidas originales.

el señor Ministro me devolvió la documentación y con ella la plancha de cobre que había sido recogida por la Sección de Investigaciones. 70 . incluso los documentos. Por suerte el Director de Investigaciones tuvo mejor criterio. ya que se trataba de una comisión oficial. Después de algunos días. informando que no era la clase de investigación de que podría encargarse la Sección y que personalmente consideraba que convenía que yo me hiciera cargo nuevamente del asunto. para que ella se encargara de investigarlo. con un informe de mi actuación en el asunto. En vista de esto. También me comunicó que el señor X le había devuelto toda la documentación y que ya la tenía en su poder. Entretanto. Mas no me fue posible conseguir que me otorgara los fondos solicitados. a la Sección de Investigaciones de los Carabineros. y después de ver los documentos y leer mi informe devolvió todo al Ministerio.trado una parte de los documentos anunciados como existentes en la zona de los ebanín. en Santiago había sucedido un incidente bastante desagradable relacionado con este asunto. Me pidió los antecedentes y le entregué toda la documentación que había alcanzado a reunir. Había solicitado del señor Ministro de Educación fondos para dar término a mi tarea de investigación. como si se tratara de un asunto criminal. volví al Ministerio para averiguar el resultado y cuál no sería mi sorpresa cuando el Ministro me comunicó que había entregado todo el asunto. Quedó de estudiarlos. y no pude reanudar mis investigaciones. como previa resolución para decretar los fondos.

71 . Dio con unas sepulturas indígenas. y advirtiéndole que podría verse molestado por agentes de la Sección. todos mis planos y documentos los tengo en una parte solitaria que nadie podrá descubrir. y ella me contestó diciendo que Castro se había ido al norte repentinamente y que desde entonces nada sabían de él. Escribí a la hermana." Luego. En todas mis cartas le urgía que me mandará los documentos que no había visto aún. porque aparecían por todas partes de la región personas que buscaban un tesoro de piratas. Me decía que no tenía confianza en el Correo y que por ese medio los documentos podrían perderse y que era mejor esperar. Le escribí varías veces después y las cartas me fueron devueltas sin reclamar. ni siquiera dónde se encontraba. Yo en la casa nada tengo de estas cosas. alegando las más diversas razones. de las cuales sacó unas piezas de alfarería pintada. que le llamaron mucho la atención y que creyó pudieran tener alguna relación con los piratas. en busca de datos. varias ocasiones llegaron al mismo Museo. pero cada vez se disculpaba diciendo que en breve pensaba hacer un viaje a Santiago y que los llevaría. prefiero quemar los planos o morir con el secreto. sin que yo les diera ninguna satisfacción. no tengo nada que temer en cuanto sepa que quieren hacer algo en mi contra. Al contestar mi carta. Castro debe haber comenzado a hablar de sus trabajos. En. Castro continuaba sus explotaciones. me dijo: ''Respecto de los agentes.Entretanto. había escrito a Castro avisándole lo que había pasado. después de esto. La última carta que recibí de él fue de julio 19 de 1931.

del traductor de Buenos Aires. el arameo. Pero. me puse a revisar todos los alfabetos antiguos y modernos que se usan o que se usaban en las costas del Mediterráneo orienta¡. Tomando en cuenta que Deul. a pesar de todo. Réstanos ahora decir algunas palabras respecto de las dificultades que experimentamos en la reconstrucción de la clave que nos servía para la traducción de los documentos. era hebreo. el árabe. 72 . Como escondió todos los documentos. únicamente nueve se derivan de dicho alfabeto. siempre quedaron unos quince o dieciséis signos que no he podido descifrar. Para algunas letras existían dos signos distintos que se empleaban indiferentemente en los documentos. toda la investigación ha quedado paralizada. quien escribió la mayor parte de ellas. el demótico y el latín arcaico. dos o tres más son del griego arcaico. Cierto es que son los menos frecuentes y su falta no ha influido de una manera muy importante en las traducciones.Todas mis tentativas de ponerme en contacto con él han fracasado. el turco. Convencido de que debía encontrarlas en los idiomas orientales. nadie sabe donde está ni qué le ha pasado. Antes de encontrar las demás letras. En algunos de ellos encontré una que otra letra y poco a poco pude ir completando el alfabeto. No pude aprovechar los conocimientos. quizá mucho mayores que los míos. el fenicio. me dieron muchos dolores de cabeza. corno el egipcio hierático. el palmirano. y es difícil saber si alguna vez se podrá reanudar. Pero esto lo hizo sólo en parte. De los cincuenta o más signos empleados como letras. lo más natural era suponer que hubiera empleado el alfabeto hebreo para su tarea. el copto.

Luego.por cuanto las traducciones que hacía este señor no eran literales. las que tampoco he descubierto. las que no siempre he podido apreciar. sino dadas en resumen. 73 . o bien dentro de la clave varias de las letras tienen el valor de abreviaciones. sospecho que en algunos de los documentos varias de las letras tienen un valor de abreviaciones.

Terrcesss 74 .

TERCERA PARTE 75 .

LA DOCUMENTACION 76 .

Respecto a los de la segunda categoría. traducidos por el mismo señor.Como se habrá inferido por las relaciones anteriores. Sin embargo. la documentación que podemos presentar no es toda de igual carácter o valor. Consta de copias y traducciones de documentos originales. de copias y resúmenes hechos por el traductor de Buenos Aires. Las traducciones son literales. y en parte de los recuerdos de Castro del contenido de aquellos documentos que. que 77 . por las razones que hemos indicado más atrás. Aun cuando no ha remitido copias literales. no conseguimos examinar y copiar sino una parte de los resúmenes de Buenos Aires. no hemos tenido oportunidad de copiar. algunos los pudimos fotografiar y sobre éstos no hay nada que objetar. sólo en parte podremos responder de su exactitud y eso cuando hemos podido obtener y traducir algunas de las fotografías de que él se valía para sus traducciones. Pero. pero cuando lo consideramos conveniente los comentamos o damos algunas explicaciones. o sea las traducciones y resúmenes hechos por el traductor de Buenos Aires. que han pasado por nuestras manos. En cuanto a los primeros. Otros son copiados a mano y en este trabajo empleamos la mayor prolijidad. Castro. En estos casos el cotejo de las dos traducciones me ha convencido de la exactitud con que ese señor cumplió con su cometido. ha dado en sus resúmenes el sentido preciso de los documentos.

reproducimos aquellos documentos que no parecen relacionarse directamente con los demás y entre éstos hay algunos que. y agregamos algunas explicaciones de puntos que parecen oscuros.tiene una memoria privilegiada y casi conocía de memoria lo que decían los documentos. No tenemos entonces razón para dudar de que la parte que no hemos podido cotejar sea igualmente fiel. Reproducimos también los comentarios. aunque traducidos letra por letra. las que diariamente anotábamos. pudo llenar algunos de los vacíos. Hemos tratado de ordenar su presentación lo mejor que pudimos y en parte le hemos dado una forma narrativa. con datos que proporcionaba durante nuestras conversaciones. Al final. según se cree. Es lo mismo que leer en un libro del cual se han arrancado la mitad de las páginas a troche y moche. 78 . aunque a veces erróneos. o cuya intención no hemos podido descifrar. En primer lugar. no pudimos obtener copias de todo lo que se ha traducido. Es indudable que la documentación que presentamos es bastante trunca. Otro gran defecto es que los documentos que hemos podido presentar están sin orden y saltados. luego queda una parte considerable de ella que aún no se traduce y otra parte. del traductor de Buenos Aires. siempre fundada en los datos sacados de la misma documentación. Algunos de estos datos los pudimos confirmar posteriormente por la lectura de las mismas traducciones y quedamos sorprendidos de la fidelidad con que las había relatado Castro. no tienen sentido alguno. que todavía no ha sido encontrada.

hacer su documentación. Aun cuando casi todos los piratas eran orientales y no había entre ellos ningún español. pero éstas no las hemos podido explicar. están escritos en ese idioma. 79 . por cuanto no siempre fue ¡a misma persona la que escribió los documentos. incluso la plancha de cobre. dificulta a veces su traducción y solamente cuando se ha descifrado toda la palabra. sobre todo cuando eran de tipos tan extraños. Debe tomarse en cuenta que las letras fueron pintadas con pequeños pinceles. La razón de esto no hemos podido explicárnosla. no siempre hace sus letras iguales. puede decirse cuál debe ser. pero es explicable en parte. Intercalados en algunos documentos hallamos un número de pequeños signos que no parecen tener un significado especial. Es posible que signifiquen otra cosa. pero todos los documentos que hemos visto. Aunque parecidas e inteligibles. pues no interrumpen el sentido de las combinaciones de letras. por lo que difícilmente saldrían todas iguales. notamos la misma incongruencia en la letra corriente de cualquier escritor de hoy. Luego. pero en tal caso no hemos podido dar con su sentido. Es un castellano bastardo. con errores de ortografía y aun de concordancia. sino más bien ser colocados para llenar espacios. Mas hay un detalle que llama verdaderamente la atención. la gran semejanza entre varios de los signos usados en los documentos.Debemos llamar la atención a la diversidad de formas que asumen algunas de las letras. han empleado el castellano para. aunque la mayoría parecen ser de mano del pirata Deul. Por otra parte. También se emplean algunas abreviaciones.

aunque algunas de las letras que formaban estos números las escribían en clave. para significar 2. Principal entre ellos era Sir Francis Drake. Es curioso también ver la manera intrincada que empleaban para indicar algunos números. en uno de los documentos hallamos lo siguiente: 500 . Por ejemplo.100 + 100 .10 + 5. pero también de otras nacionalidades.Para los números que figuran en la documentación.000 100 + 1. para escribir el número 495.000). pero debe recordarse que en el tiempo de Drake Inglaterra estaba en guerra con España. Los españoles llamaban piratas a todos los corsarios. En otro caso encontramos esta combinación: 2. quinientos menos cien. A fines del siglo XVI y a principios del siglo XVII visitaban el Pacífico numerosos corsarios. saliendo de Plymouth el 13 de diciembre de 1577. mediciones. es seguro que bajo el nombre de corsarios se cobijaban muchos que eran verdaderos piratas y que apresaban y saqueaban cuanto buque se les 80 . fechas. la D (500). y como éste estaba armado en corso se consideraba perfectamente justificado para hacer todo el perjuicio posible a los españoles. usaron siempre la numeración romana. recaló en la bahía de Guayacán el 19 de diciembre del mismo año.050.. Por otra parte. pasó el Estrecho de Magallanes en agosto de 1578. o sea. más cien menos diez y más cinco.950. Otras anomalías las iremos indicando a medida que avanzamos. y la C (100). Saqueó varios puertos y capturó algunos galeones españoles cargados de tesoros. sobre todo la M (1. quien. y al día siguiente siguió viaje al norte. etc. ingleses en su mayor parte.

al verlos entrar. A fines de mayo. hicieron señales para que el otro se entregara. Encantados con la seguridad del fondeadero. al abrigo de todos los vientos. Uno de ellos subió a bordo. Fue bien recibido por Deul y más tarde por Dayo. en el cual se embarcaron algunos hombres. Hacían sus salidas. Pasaron algunos meses sin que sucediera nada que les molestara. Subatol Deul y Ruhual Dayo. armados para el combate. resolvieron establecer allí su cuartel general. hallaron otro buque anclado allí.presentaba. Las naves de Dayo y Deul inmediatamente izaron la bandera negra de la piratería. Una vez anclados los dos buques piratas. izó la bandera inglesa. De esta calaña eran los hombres de que tenemos ocasión de hablar. y de lo apartado y solitario del lugar. el cual. Esa noche se reunieron los tres y Drake les relató cómo y por qué había llegado. quedándose los demás en el bote. Pero reproducimos el documento. hijo del famoso Sir Francis Drake. Deul era hebreo y Dayo normando o flamenco. dirigiéndose a la nave de Deul. con sus cañones dirigidos hacia el buque intruso y con todos sus tripulantes en sus puestos. respectivamente. tal corno lo tradujo el señor de Buenos Aires: 81 . a su regreso de una excursión al norte. En contestación éste lanzó al agua un bote. A fines de 1599 o a principios de 1600 llegaron a la bahía de Guayacán dos buques piratas cuyos capitanes se llamaban. pero siempre volvían a su rada predilecta. Este individuo resultó ser Enrique Drake. El buque extraño arrió entonces la bandera inglesa e izó también la bandera negra.

avistamos hacia el norte una isla. Revisando los mapas y documentos. Hice rumbo a dicho refugio. como piloto primero. mi capitán determinó hacer viaje a los mares desconocidos y después de haber consultado sus mapas descubrió unos mares que él no conocía. cuyo capitán era un portugués. pero muy productiva. Permanecimos allí tres días y en seguida hicimos rumbo hacia el norte. que llamaban El Refugio. El capitán murió de repente de una herida en el cráneo y yo. después de su llegada. Me incorporé en un buque corsario llamado Clohuer. y su asiento principal de aprovisionamiento y de reunión seria aquella bahía. Después de permanecer por largo tiempo en el mar Caribe. Como hemos dicho al comenzar esta relación. encontré la ruta de navegación de mi padre y descubrí la existencia de un refugio de corsarios a los 300 de longitud oeste. y aquí estoy reunido en dicho refugio con vosotros."Relato de Enrique Drake: La noche del 29 de mayo de 1600. siempre oí hablar de la vida de los corsarios y que era una vida aventurera. quien se hacía pasar entre los corsarios por inglés. 82 . Tocamos a ella para hacernos de víveres 2 .” A raíz de esta reunión los tres corsarios o piratas resolvieron formar una liga e invitar a entrar en ella a todos los piratas que operaban en el Pacífico. y he conseguido mi propósito. Se llamaría la Hermandad de la Bandera Negra. doblando por la punta de Forno . Enrique Drake cuenta sus aventuras y empieza: "Cuando yo era joven. Después de un 1 largo viaje. la bahía de Guayacán se separa de la de Coquimbo por una 1 2 Cabo de Horno Probablemente sería la isla de Mocha. tuve que tomar el mando de la nave. De hoy en adelante permaneceré en este refugio hasta que me sorprenda la muerte.

Documento Otro documento que se refiere a los personajes que se han mencionado es el que va a continuación (Fig. Uno de los documentos (Fig. 12).península. Murió a la edad de 70 años. Una flota española le hundió su buque y le dejaron prisionero en esta península. Francisco Drake la llamó Cyppo. pero el nombre que le daban Dayo y Deul en los ocumentos. 11. que permaneció allí 43 años. 11) dice lo siguiente: "Llamamos Cicop a esta península por haber encontrado un navegante portugués Adol Cicop. 83 . era península de Cicop.” Dayo Deul Fig.

Habla muchas lenguas más usadas en el mar. refiriéndose a otro documento.” Fig. que permaneció en el refugio. 12. el gran físico Uno de los documentos dice que “no es cierto que la papa fue llevada a Europa por Francisco Drak(e). quien estuvo también en las costas de América. sino por Sudel Deul." 84 . Documento. Es gran físico. fue hijo de Deul I (Sudel Deul). Sudel Deul es hebreo. Es el navegante jefe de la (H) ermandad. El hijo de éste se llama Subatol Deul. Deul. Enrique Drak(e) llegó a Cicop el 29 de mayo (del) anio 1600 y trajo los planos marinos de su padre. (re) corrió todos los mares."Ruhual Dayo es normando. El traductor. y se hace pasar por de muchas naciones. dice: "Deul II (Subatol Deul).

de nacionalidad turca. la que copiamos a continuación: "Mi querido amigo: Anúncieme si sigue encontrando cosas. el 23 de enero de 1602. Deul. Las correrías de éstos eran en la zona norte. ingresó en la Hermandad otro pirata llamado Sevartay. de haber permanecido en esta península. En los últimos documentos que me mandó. después de 1 Aquí hace referencia a los documentos hallados en el buque portugués por Enrique Drake y llevado por él a Cicop."Francisco Drake dejó constancia en los documentos 1 . Este último se encontraba en las costas de Centroamérica. Otro de los piratas. logró darle alcance y. Estas cuatro personas fueron: Dayo. contadas por él mismo ante un jurado compuesto de cuatro personas. de que hablaremos más adelante. En Europa contó a sus amigos de la marina que allí había agua en abundancia y desde entonces principiaron a dejar datos sobre su vida de corsarios. y al parecer uno de los más temibles. Enrique Drake y Sevartay. Este (De Baniel) salió de las costas de México en 1601. se llamaba De Baniel." Un poco después de la llegada al refugio de Enrique Drake. encontré las aventuras de Yaff De Baniel. Creo que fue así. según los documentos. en persecución de un barco español llamado Cruz de Sangre. de quien se sabe poco. Después de siete días de persecución a grandes maniobras. 85 . quien era moro o árabe. los que resume en una carta dirigida al señor X. y el buque perseguidor era el Fantasma de la Noche. pero que probablemente murió en la gran batalla habida entre los piratas y una flota española en 1645. El traductor halló una serie de documentos referentes a este personaje. de un puerto llamado Salomeruz.

Amigo. por eso se lo mando y tiene que trazar el terreno en sentido de seis triángulos" En otra carta. El cargamento del buque consistía en oro y plata e iba con destino a España. Fue vencido el Fantasma de la Noche y llevado al refugio para descargarlo. y corno está escrito en la documentación. Su capitán era un extranjero -Adolfo Marfi. en alta mar. y una tripulación de ochenta y cinco hombres. El cargamento consistía en 1. el traductor remite la continuación de las aventuras de De Baniel. 200 barras de 1 2 Probablemente Murphy. Encontrándose con el hijo de Deul. y de esto puede sacar algún provecho pata su trabajo. que le obligó a rendirse al enemigo. por la costa. De Baniel quedó incorporado como escribiente y jefe de la escuadra de Dayo. pero no alcanzó a llegar a ésta. le mando estos datos para que torne mayor orientación en los hechos. que era antes punta ancha de Cicop. Llevaba treinta y dos cañones. fueron atacados por una escuadra española y tuvieron que regresar a su punto de partida. De Baniel sabía por influencias marinas de este refugio estratégico y por eso había tomado rumbo al sur. logró tomarlo prisionero y lo trajo consigo hasta la península de Cicop. quien se llamaba Subatol. irlandés. dice: "Este barco (el Cruz de Sangre) era el mejor cargado de oro y de Plata. y en la parte pertinente.descargar todos los cañones sobre el buque enemigo.1 y si cayó prisionero era porque su gente estaba atacada por una terrible enfermedad 2 . El Cruz de Sangre era el buque más grande que recorría los mares. trabaron combate. ¿Escorbuto? 86 . dieciséis por lado. Cuando se disponían a abandonar la costa.

reconocieron su valor y le equiparon un barco para que aventurara en los mares. 13). trabando combate con varios buques españoles en la travesía. Posiblemente Juan Fernández. Este buque era de 720 toneladas. De Baniel quedó incorporado en la Hermandad de la Bandera Negra. Su buque. Cuando llegó a los veintidós años. tripulado con 67 hombres y equipado de ocho cañones por banda. lo echaron a pique. También De Baniel había hecho sus correrías por el mar Caribe. como tampoco dice nada sobre la suerte posterior de su capitán. Di1 2 Cabo de Hornos. dos a proa y dos a popa. 600 zurrones de oro en polvo y 680 barras de plata. Había navegado desde la edad de dieciocho años como mozo de los capitanes corsarios. ingresó en la flotilla de Dayo. nada sabemos. Parece que De Baniel lo llevaba preso en dirección al refugio. Respecto de la suerte del galeón español Cruz de Sangre. Era un pirata muy conocedor de los mares. 87 . Adolfo Marfi o Murphy. y desde allí tomó rumbo hacia el norte hasta pasar el ecuador. venciendo varias veces las flotas españolas. o fue hundido durante alguna tempestad? El relato no lo dice. Era equipado de diez cañones por banda y tenía una tripulación de 58 hombres. pero él mismo dice en su relato que no alcanzó a llegar. tomado prisionero por De Baniel. ¿Huiría. Sin embargo.” Como hemos visto por la carta anterior. A la edad de treinta y cinco años 1 visitó estos mares pasando por el lado de Mornos y to2 cando en una isla desierta (se ignora cuál sería) . se dice que el Cruz de Sangre llegó al refugio. Fantasma de la Noche.oro. El barco de Subatol se llamaba Costa Negra. en un documento firmado por Deul (Fig.

también lleva otros datos interesantes acerca de De Baniel: "Juramento hecho por De Baniel ante el jurado de la Bandera Negra: 88 . Documento. Dice: "Llegó De Baniel en 1603 con su galeón Fantasma de la Noche." Fig. De Baniel arrió su bandera y dijo que quería entrar en la (H)ermandad de la Bandera Negra. Hizo el juramento de fidelidad.cho documento confirma en parte la anterior relación. cargado de oro y plata. De Baniel tomó un galeón español llamado Cruz de Sangre y lo trajo a Cicop. ¿Quién tuvo razón en lo del barco Cruz de Sangre? No lo sabemos. Deul. La última carta que hemos citado. Subatol salió con su buque Costa Negra y trabó combate. respecto de De Baniel. 13.

Juro por mi patria y por mi santa madre no traicionar a esta bandera: lucharé hasta morir defendiéndola. Le pusieron el nombre de Huracán de los mares y fue considerado por los corsarios como uno de los hombres más va]* Este marino visitó varias islas de la costa. Avanzando De Baniel hasta la bandera. llegaron después otros. hallamos lo siguiente (Fig. En 1603 recorre la costa de sur a norte en forma brillante y en todos los asaltos que hizo salió victorioso. En uno de ellos. 89 . 14. Documento. demostrando ante el jurado su cooperación con él. algunos de cuyos nombres han quedado consignados en los documentos. Firmado. Dayo." Además de los piratas ya nombrados. dándoles nombres a su capricho. 14): Fig. la abraza y la besa.

el que presentaremos más adelante. prisionero. cuya representación está grabada en la plancha de cobre. La Rosa de Francia. aunque en los documentos no traducidos pueden figurar. al llegar al refugio. Madel Saden fue físico y hablaba varias lenguas. en 1600. que momentáneamente se apagaba y volvía a aparecer. quien quemó el buque de su contendiente después de saquearlo. hasta la llegada de Enrique Drake."También estuvo aquí el navegante turco Sumastage y el egipcio Madel Saden. Deul vio en tierra (en un punto no indicado). tenida en mucha veneración por todos los piratas y guardada cuidadosamente en la cámara del tesoro. Ahora conviene volver atrás. Fue consagrada y quedó consagrada por generaciones y quedó depositada en la quebrada. el egipcio. De diversos documentos hemos podido restablecer la siguiente coordinación. era una rosa milagrosa. una luz.” Sumastage es el segundo pirata turco que hallamos asociado en la Liga. De otro pirata llamado Fedel Sida. tomado prisionero por Sumastage. Madel Saden había sacado la Rosa de Francia de un buque portugués en la costa del Africa. La Rosa de Francia la trajo el egipcio. Madel Saden. era también corsario pirata. normando. Al pasar frente de la costa. después de que él les había hecho su relación. En la noche de su reunión con Dayo y Deul. no hay más noticias que un documento que da cuenta de una narración fantástica de las aventuras de Francisco Drake. No hemos encontrado en la documentación nombres de otros piratas o corsarios. Sabiendo que esa región 90 . Deul le contó un incidente que le había pasado la noche anterior.

con una compañía de cuarenta y siete hombres. Consultó con Dayo y con Drake y resolvieron investigar el asunto. que resultó ser de oro. hallaron las entradas de una mina.era desierta y no habitada. acompañado de Dayo y Deul y con una compañía de cuarenta y siete hombres. Al día siguiente comprobaron que la gen- 91 . que llevaron. Mas lo curioso era que no encontraron gente por ninguna parte y tuvieron que volver sin haber descubierto quién había encendido el horno. se da cuenta de estos mismos hechos en la siguiente forma. quien los tenía esclavizados. al verlos. "Dayo y Deul cuentan a este nuevo navegante (Enríque Drake) lo que han visto en el interior de la comarca. descubrieron un horno con fuego. Este. pues no les convenía tolerar misterios tan cerca del refugio. con fuego. recorrieron la zona y después de algunas diligencias descubrieron un pequeño horno de fundición. En una de las traducciones llegadas de Buenos Aires. Volvieron al otro día y después de mucho buscar. Después de haber recorrido el interior de la comarca. huyó y no se supo más de él. Hallaron una gran cantidad de oro. que se demostraron muy agradecidos. Preparando una expedición se fue al interior. después de dejar en libertad a los indios. pero en su contorno no hallaron a nadie. oculta por grandes piedras. indicando que la información fue firmada por De Baniel. Al día siguiente. los tres piratas. le llamó la atención. novedadesque parecían muy extrañas a este navegante. Penetraron en la mina. Allí encontraron un número de indios que trabajaban bajo el dominio de un español.

Según contaron los indios a los piratas. Otro documento. según reza el documento. les dijo que era el Virrey de la comarca. pero no lo hemos podido examinar. tributo que se imponía a todas las minas y lavaderos de oro. pero ninguna referencia respecto de la zona en que se encuentran los cerros (Fig. que sería un total de nueve labores.Deul y Drake. 5). aunque dijo Castro que había hallado la Punta de Rita. ellos vivían en las galerías de la mina y que para no dejar rastros del trabajo. De Baniel. Firmado. adoraban como a un Dios. Esta gente era dominada por un español y los indios le. dice que se hallaba frente a la Punta de Rita y cerca del Cerro Perú.te vivía debajo de la tierra y las entradas estaban situadas debajo de las rocas." Es probable que el español que trabajaba la mina era el encomendero de los indios del lugar y que trabajaba clandestinamente para evitar el pago de los quintos del rey. cinco entradas y cuatro salidas. Existe entre los documentos un plano o croquis de la mina. Entre los pergaminos cuyas copias sacó el doctor Cohe figura uno que muestra un cordón de cerros y unas indicaciones que parecen señalar la mina. pero ninguno de los dos se ha podido localizar y parecen no figurar estos dos nombres en la toponimia actual de la zona. Cuando fue entrevistado por Dayo. los desmontes de la mina y las escorias del horno los llevaban todos los días a la playa y los botaban al mar. el único que da algún dato concreto sobre la ubicación de la mina. 92 . La relación dice que la mina era muy rica y tenía un laboreo grande de piques y galerías o.

al abrigo de las sorpresas y de los desastres que podrían sobrevenirles en el mar. El piso del subterráneo tenía una profundidad de diez metros de bajo de la superficie del terreno y 93 . Durante el transcurso de los años el tesoro de los piratas iba en aumento. que se colocaba en una falda del cerro. Se dividió en varias cámaras. como se ve por el derrotero que traían los aventureros. El subterráneo se excavó empleando en los trabajos los prisioneros tomados de los buques españoles y algunos indios del lugar. Por eso acordaron construir un gran subterráneo que les serviría a la vez de cámara de tesoro. para que no fuese visible de día. los piratas no dejaron (a lo menos en la documentación descifrada) ningún dato que pudiera servir para la ubicación de esta mina. y que funcionaba con carbón de leña. y debido a esto fue divisado desde el mar por Deul. aunque. y se hacía necesario un lugar seguro donde pudieran guardarlo. apresados con este propósito. que llegaron en 1926. Como en el caso del tesoro. Es casi seguro que el horno que hallaron los piratas era una huayra u hornillo indígena. Lo prenderían sólo de noche.Veremos más adelante que esta mina desempeñó un papel de importancia en la suerte posterior de Dayo y Deul. expuesta a los vientos. de almacén de abastos y de polvorín donde se guardaría todo lo saqueado de los buques que capturaban. Veamos ahora lo que dicen los documentos respecto de este subterráneo y de su contenido. quedaba la tradición de ella. Tenía dos entradas que se alcanzaban por medio de escalas de piedra con descansos. pero la del tesoro no comunicaba con las demás.

La interpretación del primer plano figura en el documento que presentamos en la Fig.poseía tres metros de alto. en el centro un arcabuz y a la derecha un dios egipcio con cabeza de ciervo. XIII = U-F = Uosa (Fosa. cuya traducción la damos a continuación: INTERPRETACION I = P = Punto de Rita. de una escala diferente. IX = K = Bobeba (bóveda) de porora(pólvora). VI = S = Saleda (salida). 16) aparece nuevamente en dibujos sobrepuestos. con dos estrellas arriba.bandera). XI = 0 = Olanda (Holanda . V = E = Entrada suteran (subterráneo). Plata. 15) y en dos de los planos topográficos (Fig. Además. pero hallamos estas dimensiones exageradas. Esta figura probable94 . VII = S = Karneno camino VIII = T = Turke (Turquía . II = M = Mineral. XVI = U-F = Frase (Francia . X = U-F = (U) Fortaleza.bandera). Arriba se ve en un cuadro un diablo alado. XV = D = Depatamento (departarnento).bandera). 17. Oro. Hay un plano del subterráneo (Fig. XII = K = Englesa (Inglesa . y uno de ancho. el documento tiene un número de dibujos algunos de los cuales también figuran en el plano. Uno de los documentos decía que tenía dos cables de largo (doscientas veinte varas). III = O = (H) oro. IV = K = Horno y Kamino.bandera).) XIV = D = Bobeba (bóveda).

15. 95 .Fig. Plano del subterráneo.

96 .Fig. Mapa de los contornos de Guayacán con plano del subterráneo superpuesto. 16.

representan: un dragón. una serpiente y un cacharro con calavera y huesos cruzados -emblema de los piratas. quien era egipcio. una cabeza de animal colocada sobre una piedra. 17. de arriba hacia abajo. mente se relaciona con Madel Saden.dibujados en el vientre. las figuras.Fig. Este cacharro tiene la misma forma que aquel en que se hallaron los documentos. Descripción del subterráneo. 97 . Por el lado derecho de la escritura.

Fig. que lleva las letras POR. un puñal y una pistola.En la parte inferior se encuentran en la primera fila. En el segundo renglón hallamos un cañón. con la leyenda escrita tena (tina) de oro. la calavera y los huesos cruzados de la Bandera negra. un martillo. pero figuran todos los demás. En la esquina izquierda de abajo hay otro cuadro con un demonio rodeado de aves y otros bichos. o vasija. una damajuana. Documento. Los primeros cuatro números no corresponden al plano del subterráneo. y detrás de él otro demonio montado en un pez. una G y otro signo que no entendemos. una barra de oro y escrita arriba bara. demonio ala98 . una estrella de seis puntas y una cimitarra turca o morisca. ni a ninguno de los planos que nosotros conocemos. un barril de pólvora. de izquierda a derecha. escrita debajo. 18. El traductor da la siguiente interpretación a las figuras en los cuadros: el espíritu del mal egipcio. un saco con la palabra suron (zurrón).

También Drake tomó parte en las construcciones subterráneas y bóvedas. quitado de los barcos españoles. Según reza una hoja del documento dedicado a relatar la historia del hijo de Dayo. Fig. Documento. dirigidas de acuerdo con Dayo y Deul.II. 19. este subterráneo tiene unos 99 . y espíritu en lucha. para hacer un nuevo subterráneo y después de terminar este trabajo todos perecieron a causa de un derrumbe provocado por Dayo y Deul para que no revelaran el secreto. hasta terminarlas.do o diablo principal. que se dirige a la mina. El objeto de estas construcciones fue ocultar su tesoro. Otro documento dice que una vez terminado el subterráneo.0. príncipe de los diablos (el dragón). "los indios y prisioneros extranjeros que tomaron parte en la construcción de los subterráneos y las bóvedas fueron conducidos al cerro P. Cree que la línea ondulada al pie del documento indica un camino a la orilla del mar.

Damos aquí la traducción literal de ellos. hacer señales. 100 . Para toda la enumeración. El documento también habla de un cristal de roca que usaba Deul para. en su debido orden. También se hace mención de una vasijita con documentos y seguramente ahí han de estar los datos más importantes." Fig. La traducción de los tres documentos de las Figs. Documento No hemos visto copias de estos últimos documentos y no tenemos más noticias de ellos que las consignadas en esta carta. también lo empleaba para hacer fogatas. Además hay una gran cantidad de arsénico. los piratas empleaban los números romanos. A veces los números son sencillos. terrible veneno de olor insoportable. Esto se verificaba por medio de antorchas y rayos solares.siete metros de profundidad. 20. 19 y 20 es evidentemente la continuación una de otra. 18.

9 cables 6 cables 2 cables 3 cables 1 cable 4 cables 7 cables 10 cables 2 cables 4.250 palmos 1.950 palmos 1. o sea de 90 metros.. 4. 330.050 palmos 2. L. que nos dio bastante que hacer para descifrarlos. D. Oeste.. El señor de Buenos Aires tradujo estos tres documentos en forma de un cuadro.260 palmos 4. H. C. Otro error ha cometido al hablar 101 . L. En todos los casos resultan cincuenta y cinco y no cuarenta y cinco.7000. dividiendo las cifras de la primera. 55.. 220.pero algunos están escritos de una manera complicada. como es fácil ver. cuando en verdad eran cincuenta y cinco. S. Brazas. S. Este. o sea 450 palmos.270 palmos 1. 2. Sur-. Norte. Cada cable era de 45 brazas.350 palmos 525 palmos 1. del modo siguiente: Distancia que abarca el terreno: Escala 1 . 110. 1. E. 3.010 palmos E.010 palmos 1. G. Y. C. 165. B.800 palmos 3. 0. 385. 495. G. J. columna por el número de cables.. N. 900 palmos 675 palmos 1. R. S.450 palmos 750 palmos 750 palmos 1. A. G. D.450 palmos El traductor de Buenos Aires ha cometido un error al asignar al cable cuarenta y cinco brazas. M. S. 550. 110. B.

"La vara mexicana se divide en dos medias. en que saco la última letra de uno de los documentos. cua- 102 . cuya división consiste en hacer de la vara dos medidas o medias. el cable tenía solamente cuatrocientos cuarenta palmos. los palmos. No sé si está en la superficie o en el interior. La tercera columna. pues en ningún caso indica el número de palmos que corresponden al número de cables señalados. Por consiguiente. "Se hace otra división de la vara mexicana. Las medidas que van a continuación de esto son medidas que de seguro corresponden al terreno. ignorando su orientación. hasta este momento. La vara se dividía en cuatro cuartas o palmos. Esta está escrita por Deul y Dayo. tres tercias o pies. nada más se dice de la historia. seis sesmas y 36 pulgadas. En aquellos tiempos no se había introducido tal medida. La braza era de dos varas y. Esto estaba escrito en los documentos tal corno va aquí. el traductor agrega una nota a este tenor: "Amigo. cuatro cuartas.de metros." "El punto de referencia es de dos piedras situadas en la llanura. por tanto.” Por vía de ilustración remite también una anotación de las medidas más en uso en aquella época en los países de habla española. tres tercios o pies. Acomodada a la división de la antigua vara de Toledo. Una pulgada se divide en doce líneas y una línea se considera dividida en doce puntos. el cable medía ciento diez varas. o sea. que aun usan los agrimensores y mineros. que son las únicas que se encuentran más próximas la una a la otra. Al final de su lista. no parece corresponder a las otras dos columnas.

1/36 vara = 1 pulgada. a saber: 1° 1/2 vara = 1 codo. La legua legal tiene cien cordeles o cinco mil varas.045 metros 0. 1. en cuanto a las mediciones dadas en estos documentos. En ninguno de los planos que conocemos figuran todas las 103 .tro cuartas o palmos. 279 metros 0. 2° 1/3 vara = 1 pie.0. La legua se divide en medias y cuartas.0. seis sesmas." La base de las medidas de longitud superficial en el viejo sistema castellano era la vara.1. 1/48 vara = 1 dedo.232 metros 0. 1/6 vara = 1 sexta.393 metros 0.174 metros Ahora. 1/4 vara = 1 cuarta o palmo. ocho ochavos y 48 dedos: Un dedo se divide en 3 pajas o en 4 granos. Reducidas estas medidas al sistema métrico resultan: 1 vara castellana 1 pie castellano 1 pulgada castellana 1 palmo 1 codo = = = = = 0. siendo ésta la única división que se hace con ella. 1/8 vara = 1 octavo o coto. sexta o sesma 1 coto u octavo 1 dedo = = = 0. 836 metros 0. 209 metros 0. 1/12 vara = 1 palmo menos 4 dedos. 418 metros 1 jeme. subdividida en dos modos diferentes. el cual se usa para medir los terrenos. nada hemos podido sacar en limpio. sesma o jeme." "Cincuenta varas mexicanas hacen una medida que se llama cordel.

Debe haber habido dos listas. en 1578. f) 80 zurrones de oro en polvo.letras consignadas en ellos. Luego. orientación S decir. hay cierta confusión. g) 20 ollas de oro. 104 . Respecto del tesoro que se supone guardado en el subterráneo. aunque se fijaran dichos puntos. Posiblemente habrá otras indicaciones en algunos de los documentos que aún no se han traducido. Dicha lista da la siguiente nómina: Barras de Oro a) 1. y que nunca fue traída a Chile.000 monedas de oro. y que es de suponer indiquen los puntos desde donde debe hacerse la medición correspondiente.300 barras de oro y plata. Pero en esta lista figura una parte del tesoro del Cacafuego.200 b) 600 c) 112 __________ 1. galeón español capturado por Francisco Drake en Panamá. como observa el traductor. una de las cuales fue traducida por el señor de Buenos Aires.000 e) 20 ollas de greda llenas de oro.912 total Zurrones de oro en polvo f) 600 g) 80 680 total Monedas de Oro d) 300. y consta de las partidas siguientes: c) 112 barras de oro. Barras de Plata h) 680 i) 80 760 total j)1. no existe. no se indica la dirección en que se debe mesa . d) 300.

cuya copia presentamos en la Fig. XX (20) ollas llenas de oro. Las mil doscientas barras de oro. DCLXXX (680) baras de plata. Documento. MDCXXIV (1634) Dayo. DC (600) baras de oro.200) baras de oro. j) 300 barras de oro y plata. los seiscientos zurrones de oro en polvo y las seiscientas ochenta barras de plata formaron el botín capturado en el Cruz de Sangre y no sabemos la procedencia de lo demás. DC (600) surones de oro en polvo. 21. (10) tinajas de joyas. Lo demás que queda corresponde más o menos con la otra lista. 21. cuya traducción es la que damos a continuación: EN EL SUBTERRANEO MCC (1.i) 80 barras de plata. Fig. 105 .

aunque creemos que pueden referirse también a las del Cacafuego. Dos piedras al lado de la quebrada. Ni el tiempo ni sus medios alcanzaban para tanto. 22): Puntos de referencia Cerro de piedra con dos ojos. al encontrarse. Dicho documento dice lo siguiente (Fig. Pero en uno de los últimos documentos traducidos por el señor de Buenos Aires llegaron noticias que al parecer podrían resolver estas dudas. pero sin lograr ningún resultado. El terreno señalado por los planos topográficos abarca una extensión de más de mil doscientos kilómetros cuadrados y era imposible excavarlo todo hasta una profundidad de siete metros o más.Hemos incluido las veinte ollas de oro. Cerro de tres puntas. 106 . Se trataba de una hoja que daba una serie de puntos de referencia. Indudablemente. tocantes a caracteres naturales del terreno. donde no sería difícil dar con él. que. Ni siquiera sabían dónde buscarlo. circunscribían la probable zona de la ubicación del subterráneo a un área reducida.E. Una batea de piedra para moler oro. el principal empeño de Castro y el señor X era encontrar el subterráneo y a eso dedicaban todas sus actividades. En la llanura una piedra partida con un clavo de cobre S.

no aparecían. En otra carta anterior. la aguada. Documento.Fig. Todos estos 107 . Entre los datos que nos proporcionó Castro. pasaron los meses. otro islote más. y Castro se puso afanosamente a buscarlas. el traductor había puesto una anotación que decía: "Se buscará el cerro piedra con dos ojos. sería fácil dar con estas señales. el islote de atraque. que queda al Oeste. según Castro. se habla de una roca grande con manchas negras. Al parecer. pero cuya documentación no hemos visto. y a pesar de sus numerosas recorridas por la región. 22. o sea tres morteros”. Lo de los morteros no lo explica y no sabemos a qué se refiere. un ancla grabada en la roca que. el desembarcadero y el recinto de la fortaleza. Sin embargo. al hablar de las mediciones. se llamaba el punto de vista.

pero no la hemos visto. y en la parte de abajo MDC =DM y Maspa (mapa) de Dayo. en la península. según los documentos. con rutas de navegación. 108 . G. B. El primero es una carta marítima que. y señala el refugio. hablando de esta carta marina. la península de Cicop. en la región intermediaria. 23) El segundo mapa es de la bahía de Guayacán. Todos ellos figuran en el croquis que hicimos del recinto que presentamos en la Figura 7. dice que figura en los documentos la siguiente noticia: "El mapa de ruta de Dayo y Deul fue encontrado en un buque portugués. 24). G.puntos se pudieron fijar dentro de¡ recinto del rincón noroeste de la bahía de Guayacán. Es una especie de mapamundi. el punto del subterráneo y encima las letras MDC. una parte de la bahía de Coquimbo y la región situada entre las dos bahías (Fig. cuando trabaron lucha en las inmediaciones de Portugal. D. entre las cuales reconocemos las siguientes: 2. En la parte superior del mapa se encuentran dos nombres: Deul y Norl. que se halla en el otro lado de la bahía. Quedan señaladas la ruta marítima y varios caminos terrestres. El traductor. N. E. A. Hemos tenido noticia de otra ancla grabada en la roca.. K. pero ninguno de ellos ha servido como punto de referencia para descubrir el subterráneo. Diversos puntos de estos caminos se han marcado con letras. Ningún documento se refiere a este plano o mapa y no conocemos el significado de las letras. De éstos hay cuatro. H. pertenecía a Dayo y Deul." (Fig. en la punta opuesta de la bahía y 1. Hemos mencionado varias veces los planos o mapas que se encontraron entre los documentos.

24.Fig. Mapa de los contornos de Guayacán 109 .

por la costa. Es evidente 110 . y hacia el interior. sólo que abarca mayor extensión.Fig. 25. que cubre como la tercera parte de la región representada. Mapa de los contornos de las bahías de Coquimbo y de Guayacán El tercer mapa es parecido al segundo. Está cruzado por todas partes por caminos. sobre todo hacia el sur. sin ninguna indicación respecto de los puntos adonde conducen. Sobrepuesto a este mapa hay un plano en escala mucho mayor.

R. A. A. 0. U. 1. E. E. En el mapa. 17 y las letras K. R. Diseminados por la región se ven numerosos peñascos. y fuera del plano B. 25). Los números son 6. AL. E. T. En un lado del cuadro hay un número 11 y en el otro el número IV. 13. S. Q. debajo de la cual hay dibujada un ancla. el Norte se dirige hacia el Sudoeste. y cada uno con una letra. K. 0. G. A. C. y en 111 . 15. El cuarto mapa parece señalar la zona en que se encuentra el subterráneo. que allí lleva el nombre de Río Grande. En él se nota un número de letras y números romanos y varios otros signos que no hemos podido descifrar. En el centro hay la fecha MDC (1600). 1. tanto en el mapa como en el plano. También se ha dibujado en este mapa el río Coquimbo. en cuyo centro se ha fijado un punto desde el cual divergen quince líneas. A un lado del plano hay el dibujo de un zurrón igual en su forma a la plaquita de oro y con las mismas letras que hay grabadas en ella: E. P. (Fig. 16. E. M. pero no corresponden a las anotadas en las hojas de mediciones. y en el plano. En el medio hay un cuadro o más bien cuadrángulo. Es curioso notar la dirección de los puntos cardinales. T. A. U. B. 14. U. S.que el plano es del subterráneo. 11. Abarca la misma región aproximadamente que el anterior. H. 12. R. B. G. pero está dividido en una serie de rectángulos que representan grados de latitud y longitud. A. En la parte inferior está figurado el cerro de tres puntas. unidos por triángulos. A la entrada de la bahía de Guayacán se ha dibujado un galeón que trata de entrar a la bahía. el Norte da la dirección que es verdaderamente el Este. formando ángulos diversos y que llegan hasta el borde del mapa. 1. En la península de Cicop hallamos las letras C.

112 . "Línea T. un croquis que parece representar el subterráneo con cuatro caminos de acceso. éstas no tienen sentido. lo siguiente: "Cadena y áncora indican la base del refugio o sea estratégica. E. Siete planetas corresponden al Polo Norte. además. Se ignora si son planetas o astros. N. con flechas. ruta de navegación e isla.la parte superior un buque delante de la entrada de la bahía de Guayacán. pero están indicadas como estrellas y los dos cruceros de¡ navegante nombre que les dieron Dayo y Deul. Es uno de aquellos documentos que hemos podido entender sólo a medias. traductor de Buenos Aires tampoco pudo descifrar el sentido de este documento. que son las siete de la Osa Mayor y siete corresponden al Polo Sur. camino de la costa al horno y a la mina y al terreno probable. porque si es cierto que se pueden descifrar las letras. el que reproducimos en la Figura 26. S. dos riachuelos. pero dice respecto de la parte de abajo. con áncora. Hay un documento que parece referirse a este mapa. perteneciendo el uno al Este y el otro al Oeste. desciframos las damos aquí: A sur ei (hay) ke (que) uterin. enumerados. Línea F. Al sur el sutern N. y al lado afuera de la punta se ve un ancla. Pero tal como las. El. a la ida. Línea U. que son las siete de la Osa Menor. con rayas verticales. P. AMERO." Encontramos. A. P.

Documento 113 .Fig. 26.

sino en las inmediaciones de la costa. Deul. Para dejar constancia de este entierro hizo la plancha de cobre y grabó en ella la leyenda que hemos visto más atrás. que se hallaba en el interior. que fue hundido por el enemigo. llevando consigo el tesoro que conducía a bordo. Dayo y Drake. todo esto es muy poco satisfactorio. en la cual Drake fue muerto y Deul perdió su galeón. 27. en una de sus salidas tropezaron con una flota española y sufrieron una derrota. Pudo escapar en el navío de Dayo. Según se colige de algunos de los documentos. y al llegar a tierra lo sepultó. en el año 1640. Documento. pero no en el subterráneo. El tesoro enterrado consistía en ochenta 114 . Fig.Como se ve. pero reproducimos los documentos y puede ser que alguien pueda descifrarlos.

Un documento (Fig.E. 27) referente a la plancha dice: "La plancha de cobre fue hecha por mano de Dayo y Deul y fundida en el (h) orno de la mina. pero los hallados por Francisco Drake en Tarapacá. Documento. o sea. más o menos tres mil kilogramos de oro y tres mil doscientos kilogramos de plata. 28) dice respecto de los zurrones: “Los surones están hechos de cueros de unos animales marinos y la tinta es de kephalopod. Por esta razón habría seis mil cuatrocientas libras. según la relación del capellán Fletcher. a 45 grados S. en la parte sur.Fig. zurrones de oro y noventa de plata. 28." Otro (Fig. pesaban ochenta libras cada uno. No sabemos qué peso tenían los zurrones. y el cuero de los do115 .

La medida básica empleada por los piratas era la braza. cien años después de los acontecimientos que hemos relatado. T. La ubicación de este segundo tesoro queda tan envuelta en el misterio como la del primero. Tomá(s) (D)rake en 1579. Todos los demás hacían referencia a hechos ocurridos en la primera mitad del siglo XVII.cumentos es de un anfibio que es un gato marino. Este documento es el que presentamos en la Figura 29. D. metro significa medida y es posible que se haya empleado en ese sentido. El señor de Buenos Aires. Al traducir uno de los documentos. M. E. y es que emplea el término metro. con toda evidencia. Traducido. y la completa falta de éxito de sus esfuerzos. cuyas fotografías conseguimos . dice lo siguiente: Schark (Sharpe) estuvo aquí en 1680. G. Anson Joje (Jorge) en 1741. y creemos que quizá tuvo razón. sólo puede haberse escrito a mediados del siglo XVIII. y no noventa metros. pero el nuevo. Q. Deul. dice noventa medidas. Eduardo Devi (Davis) en 1721. recibimos una gran sorpresa. En el siglo XVII todavía no se había iniciado el sistema métrico. " Se nota una anomalía en la plancha. L . de modo que al decir noventa metros se ha querido indicar 90 brazas. en su traducción. Hemos indicado en la segunda parte de esta narración la manera como Castro buscó en todos los contornos del peñasco. Pero en griego. 116 . Francisco Drke (Drake) en 1579. bajo el cual encontró la plancha.

remitida por el traductor de Buenos Aires. Al repasar la correspondencia de este señor. hallamos la siguiente observación: "Bartolomé Sharpe y otros figuran en los documentos porque estuvieron en el lugar. y debajo una serie de signos que no acertamos a descifrar. Documento. sino únicamente la copia fotográfica.Fig. 29. ¿Cómo pudo encontrarse este documento entre los demás? No hemos visto el original. Pero los documentos en que figuran ellos no pertenecen a la documentación de Dayo y 117 .

dos Ebanín.” 118 . Noroeste dos una chica y una grande. sin embargo. Otro documento muy interesante.Deul. Estos últimos tuvieron un escribiente y espía en la misma península. Quizá era una clave tradicional que usaban los piratas y corsarios. Llama la atención.” En otra carta dice: "No todos los documentos están escritos en igual sentido. Sur Suroeste otra más. "Los documentos de Sharpe y los demás fueron encerrados en una botella que en seguida se ocultó en el Interior de la región. Busque los documentos en estos seis puntos. y que había sido un rompecabezas para Castro y el señor X. este y otros documentos que no conocemos deben haberse hallado en el segundo cacharro de documentos descubiertos por Castro. por. Por el sur está una chica. Suroeste otra más. quien vivía entre los españoles y les proporcionaba todos los datos del comercio español. que se iban escribiendo por diferentes generaciones. decía lo siguiente (Figura 6): "Centro de referencia." Según estas anotaciones. que la escritura empleada en ellos sea exactamente igual a la de los primeros. El cuero de que se hicieron estos pergaminos no es igual al de los documentos referentes a Dayo y Deul. Al sudeste otra más.

"El Minion y el Judith llegaron a esta costa en 1570. Hemos mencionado que entre los piratas había uno que se llamaba Fedel Sida. que suponía hubiera vuelto al Pacífico entre los años 1590 y 1596. en su mayor parte erróneas. Es probable que eran éstos los documentos ocultos entre los ebanín. se habla de otro lote de treinta y seis documentos más que todavía no se hallan y además dos claves. el Cruz de Malta. De la manera como se pudo resolver este punto. y el otro. al parecer.Sobre este documento. escribe: "Llegó con cinco navíos ingleses y dos veleros españoles. en una carta. Traía prisioneros a estos últimos. tripulados por 47 hombres cada uno y armados con 6 cañones por banda. Los interesados tampoco sabían lo que quería decir la palabra ebanín. en combate con un buque español. en 1590. Uno era el Cruz Roja. La suerte 119 . Eran transportadores de oro y plata desde Vera Cruz a España. levantar un plano de la localidad y descubrir una parte de los documentos. dice que en los documentos que él ha traducido. Este dejó una serie de anotaciones. Su llegada obedeció a la destrucción de sus mástiles. ni tampoco dónde buscarlos. no se dio cuenta de su significado." En otro documento que lleva el título "Drake de nuevo en la península de Cicop" (año 1596). el traductor no hizo ninguna observación y. procedentes del norte. En una de ellas dice: "Francisco Drake abandonó la costa en 1590. El traductor. hemos dado cuenta en otra parte. enterradas por Dayo y Deul. respecto de las aventuras de Francisco Drake. También arribó a esta península el buque inglés Jesús.

para descargar su tesoro. Este buque fue apresado en 90 grados longitud oeste y 30 grados latitud.O.E. Gloucester. Swanne. que hoy es La Serena. uno de los buques prisioneros era el Cacafuego. y llevado aquí (al refugio). Este último era galeón.” Un tercer documento. para descargar el tesoro. hay un borrón que no deja ver claramente el último número). capturado al N. El navío portugués Mary también fue traído aquí como prisionero." Esta relación está cuajada de errores. traducido por el señor de Buenos Aires. Cerbero y Cruz de Hierro. también fue traído aquí en 1598. Perla. robando en ella lo más importante. Centurión.que corrieron estos dos buques y las tripulaciones no se sabe. Drake murió de repente en las costas de Nicaragua el 28 de enero de 1596. Mary Gold.300 barras de oro y plata. El buque jefe era el Garlande. Otra captura fue de 300. Christopher.000 monedas de oro. Un nuevo barco. Un buque pesquero portugués capturado por la flotilla inglesa. con una flota de 27 barcos ingleses y 4 barcos prisioneros. Apresó un barco español con 600 barras de oro. otro buque era el Defiance. Nombres de los buques ingleses: Elizabeth. se encabeza: "Narraciones hechas por el normando Fedel Sida" "Nuevo arribo de Drake el 29 de octubre de 1590 (o 96. cargado de oro y plata. llevaba 1. Pelícano. Este buque fue apresado por el capitán Morrial. aun cuando los hechos mismos corresponden a la vida de Francis Dra120 ..." "También visitó Drake una ciudad situada al N. Saqueó una iglesia llevándose la campana y varios ornamentos.

Swanne y Elizabeth. como se ve. fue echado a pique en Veracruz. fue destruido el Jesús. En una batalla con la flota española. El Minion y el Judith eran dos de los buques de la expedición de Sir John Hawkins. Las cinco naves con que dice Fedel Sida llegaron con Drake a Cicop. el Marigold desapareció. En la costa de Africa abandonaron el Christopher. y sólo escaparon el Minion y el Judith.ke. el Minion. a las Antillas. Christopher. que. tío de Francis Drake. al cual lo cambiaron por un barco pesquero español que capturaron. en San Juan de Ulloa (Veracruz). El barco pescador también fue abandonado y solamente siguieron viaje el Pelícano. Marigold. Sir John Hawkins capitaneaba la flotilla en el Jesús y Francis Drake en el Judith. que también fue abandonado. como tampoco el Jesús. La nueva adquisición se llamaba el María. Este navegante nunca volvió al Pacífico. 121 . el Judith y tres buques más. en 1596. pequeña embarcación de cincuenta toneladas. en 1567. después de su primer viaje a estos mares. el Elizabeth y el Mary. Llegaron a Inglaterra el 25 de enero de 1569. en 1578. Posteriormente. En las islas de Cabo Verde apresaron un buque portugués que fue cambiado por el Swanne. eran las que formaban su flota en su expedición de 1577 y se llamaban: Pelícano (la nave capitana). que los ingleses llamaron Mary. salió de Plymouth el 2 de octubre. La flotilla compuesta del Jesús. alcanzando Hawkins a trasladarse al primero antes de que se hundiera el Jesús. Estos dos buques nunca llegaron al Pacífico.

En cuanto al Cacafuego. en diciembre de 1578. Zarparon de Plymouth el 28 de agosto de 1595 y llegaron el 12 de noviembre a Puerto Rico. y Dráke. siguió solo hacia el norte. de manera que lo que dice Fedel Sida es completamente apócrifo. a bordo de su propio buque. Respecto de lo que dice el tercer documento. el Centurión. y el Defiance la de Drake. Ni este buque ni su carga fueron traídos a Guayacán. El Garlande era la nave capitana de Hawkins. es tan erróneo como los demás. No tenemos noticias de los buques Cruz Roja y Cruz de Malta. Otra confusión fantástica es que fuera el capitán Morrial quien capturó el Cacafuego.A la salida del Estrecho de Magallanes un temporal deshizo la pequeña flotilla y no lograron reunirse. el 28 de enero de 1596. una al mando de Sir John Hawkins y la otra dirigida por Sir Francis Drake. y ninguno de ellos llegó alguna vez al Pacífico. Pero su destino no era el Pacífico. El Capitán Morrial era el nombre de un buque mercante apresado por Drake en Valparaíso. en 122 . en 1578. Sir Francis Drake. Llegó a la bahía de Guayacán con ese solo buque. pero El Perla. La flota de veintisiete barcos se dividía en dos escuadras. el Gloucester. sino las Antillas y el Golfo de México. y ese mismo día murió Sir John Hawkins. quien cambió el nombre de su buque por el de Golden Hind. Dos meses después. murió en Portobello. el Cerbero y el Cruz de Hierro formaron parte de la flota que fue a las Antillas en 1595. Hemos visto por los documentos que los piratas sufrieron una seria derrota a manos de los españoles. durante su crucero por el Pacífico. ese fue el nombre del galeón español apresado por Drake en Panamá.

No sabemos si se trata de la misma mina trabajada por el español o si es otra. A la muerte del cacique. Los dos piratas se casaron con las dos hijas del cacique. Deul trató de conseguir de las autoridades la autorización para trabajarla. en el cual se hacían un cambalache de productos. llegando a ejercer una gran influencia sobre sus amigos indígenas. Los indios le descubrieron una mina de oro. Otros documentos dan algunos detalles de la suerte posterior de Deul y de Dayo. Periódicamente se reunían en un punto indicado.1640. instalando una fortaleza con un gran cañón de bastante alcance y gran potencia. muy rica. la que le fue negada y lo emplazaron para que saliera de la jurisdicción. Después de libertar a los indios que tenía esclavizados el español. los piratas habían fortificado la bahía de Guayacán. Dicen los documentos que los indios de la costa no eran los mismos que los de la sierra. se puso a trabajar clandestinamente. que dominaba la entrada de la bahía. tomando las mismas precauciones que había tomado el español. Años antes. llamadas respectivamente Sehuara y Gualota. Deul fue nombrado para reemplazarle y pasaba mucho de su tiempo en la comunidad india. y que en esa ocasión fue muerto Enrique Drake y hundido el buque de Deul. quien logró escaparse con su tesoro en la nave de Dayo. Los unos no invadían las tierras de los otros. En vez de hacerlo. 123 . siempre habían mantenido amistad con ellos. cambiando los de la costa sus pescados y mariscos secos por el oro y cobre llevados por los serranos. y le ayudaron a trabajarla. y vivían en armonía. dueño de la mina a que hemos hecho referencia.

éstos fueron arrollados y aniquilados. a mantener un estricto bloqueo. y a pesar de la desesperada resistencia de los piratas. con buques capturados. pero en vista de que éstos no quisieron o no pudieron indicar el punto en que se hallaba escondido el tesoro. El virrey del Perú. En 1644. refugiándose entre sus amigos los indios. durante los primeros días. Apareció repentinamente ante la entrada de la bahía una poderosa escuadra española. pero en marzo o abril de ese año les sobrevino una catástrofe que concluyó con la Liga y terminó en el total aniquilamiento de su flota. Los españoles victoriosos quemaron los buques de los filibusteros y desmontaron el cañón de la fortaleza. el que fue arrojado al mar. al norte de La Serena. el turco Sumastage. compuesta de muchos buques de gran tamaño y bien armados y tripulados. los fusilaron. Marqués de la Mancera. los españoles efectuaron un ataque combinado por mar y tierra. se redujo el enemigo. Dayo y Deul lograron escapar. pretendiendo establecerse en territorio chileno. y debido a este hecho y a la defensa que ofrecía el gran cañón de la fortaleza. con ciento ochenta y ocho cañones para combatirlo. Esta escuadra salió del Callao el 31 de diciembre de 1644 y llegó a Valdivia el 6 de 124 . don Pedro de Toledo y Leiva.En 1645 se había aumentado nuevamente su flota. los holandeses habían tomado posesión de Valdivia. llegó a saber de esta invasión y armó una gran flota de doce navíos con una tripulación de mil ochocientos hombres. Habla en la bahía varios buques piratas. Existen algunos datos históricos que hacen pensar que este combate pudo haberse efectuado. Tomaron algunos prisioneros. En la madrugada del tercer día. En el combate perecieron Servatol. Fedel Sida y De Baniel.

Consecuente con esta orden. o cuyo sentido no lo entendemos. Sólo nos queda ahora presentar aquellos documentos que no hemos podido traducir. sin que le podamos asignar fecha. prometiendo seguir al asesino hasta ultimarlo. Con su inmensa superioridad no fue difícil aniquilarlos. en Juan Fernández y en Guayacán. Uno. pero tuvo que volver porque los españoles hundieron su buque. la escuadra pasó a Guayacán. Dice que estaba cansado de la vida que llevaba. pero antes de su llegada los holandeses habían partido. donde encontraron refugiados a los piratas.febrero de 1645. en 1646. Hay solamente dos documentos que se refieren a esta época. Deul cuenta que había querido ir a Europa con el tesoro. En la mayor parte de ellos hemos podido descifrar las letras. diera una batida a los piratas que encontrara en la costa. a su regreso. inconcluso. Toledo también tuvo aviso de que los corsarios y los piratas frecuentaban los mares chilenos. En la esperanza de que algún lector tenga mejor 125 ." En el último documento. y aquí termina abruptamente el escrito. Su mujer y un hijo de ella juraron eterna venganza. Dio instrucciones a la flota para que. Dayo y Deul continuaron viviendo entre los indios. Destruida la Hermandad de la Bandera Negra. Dice: "Dayo fue muerto a traición por un indio que le dio una lanzada en la espalda. pero no siempre las hemos podido combinar de una manera que formen palabras inteligibles. firmado por Deul. tocando especialmente en la isla de Mocha. da cuenta de la muerte de Dayo.

suerte reproducimos las copias y la traducción de las
letras, en cuanto las hemos podido descifrar (Fig. 30):

Fig. 30. Documento.

De ir e k a h de m.
(De ir en camino al horno y de la mina).
Estas cosas están en el camino.
Al mar p en d el.
Si en S ai indio en el
creo es tiera nueba
De la son kro
ha he a ola fna le
ke se saca la que da.

Parece que este documento hace referencia al, camino a la mina, pero no lo entendemos.
126

Fig. 31. Documento

El segundo (Fig. - 31), al parecer firmado por Subatol,
es más difícil aún de comprender. Del primer renglón
sólo podemos descifrar algunas letras y de los demás el
sentido es enigmático:
L- S - L- D.
S.O.K.O.M.E.T.O.
K.E. KRESE A
BENNTE (20) KABLES.
O.B.E. KES. L.0.U.G. R.A.

127

Fig. 32. Documento.

Del tercero no entendemos más que la firma, aunque
las letras son claras (Fig. 32).

Fig. 33. Documento.

128

C.Y. U. A.L.C. T. y que también han influido en que algunos de los documentos. 34).Y. Es posible que los piratas para algunos de sus documentos hayan tenido un sistema de abreviaciones que no hemos logrado comprender. no estén completos en cuanto a su traducción Al terminar.K. damos por terminada nuestra tarea de presentar al público este misterioso asunto.N. la que igualmente ignoramos.P.O.DCL (650) es C (100) es u MD (1500) e DL (550) T.D. A. especialmente los últimos. R. cuya dilucidación no nos ha sido posible hacer con los datos truncos que han llegado a nuestro poder. A.S. U.K. Los datos proporcionados por el traductor de Buenos Aires se han copiado de sus cartas originales y los planos son fotografías de los mismos docu 129 .E. Deul El cuarto (Fig. Puede ser que algún día aparezca Castro y que encontremos ocasión de conocer la otra parte de los documentos. o bien una doble clave. Entretanto.S. D.T.S. repetiremos que todos los documentos que hemos presentado se han reproducido con la mayor fidelidad. S. E.T. C. pero damos las letras: U. K. 33) es igualmente indescifrable.E.K.K.S. Y aquí presentamos también aquellos signos que no hemos podido descifrar (Fig.U. una para descifrar las letras y otra para entender las combinaciones.

después de haberlos recibido. dictadas de memoria y sacadas de documentos traducidos. damos fe a estos datos. porque en algunos casos. 34. tuvimos ocasión de ver los documentos mismos y al cotejarlos con lo que nos había contado Castro coincidían bastante bien. La única parte que no hemos podido controlar son algunas noticias proporcionadas por Castro. 130 . mentos. No obstante. Signos no traducidos.Fig. que no tuvimos oportunidad de examinar personalmente.

Ahora. no se ve claramente quien tendría interés en hacer un engaño de esta naturaleza. Tenemos la seguridad de que el lector que los revise cuidadosamente dará con los motivos que nos obligan a mantener cierto escepticismo. pero también es cierto que una parte considerable de la documentación no se ha traducido y en ella puede existir una explicación de unos hechos que hoy parecen oscuros o dudosos. animal casi extinguido en la costa de la región. En primer lugar. en cuya posesión estaban los documentos. negándose a dejar participar a nadie. como la virgen de oro y otros objetos del mismo metal? ¿Quién sería tan desprendido que. ¿cómo explicar el entierro de objetos de gran valor intrínseco. no queremos formar un juicio definitivo. sin que a nadie se le ocurriera buscarlos allí. el enterrarlos a bastante profundidad en un lugar desierto y muy poco transitado. No pensamos exponer aquí las dudas que nos ha despertado el estudio prolijo de los documentos. dejara abandonados valores que significaban una fortuna? No puede pensarse en una tentativa de estafa. Es cierto que en nuestra investigación hemos encontrado algunas anomalías e incongruencias. los guardaban con el mayor secreto y recelo. es una tarea bastante pesada. lejos de tratar de negociar o explotar éstos. Luego. pues las únicas dos personas interesadas. y gastando 131 . es un hecho que gravita en contra de toda idea de una broma o de un engaño. Y en tal caso. prepararlos y escribirlos en una cifra difícil de descubrir. donde podrían yacer durante siglos. para perpetuar una burla. Por otra parte. el solo hecho de emplear tantos cueros de huillín (nutria). respecto a la veracidad de lo que relata la documentación.

dejamos a vuestro ingenio el deshilvanar la trama de este misterio. ninguno de ellos estaba capacitado para tramar un asunto tan intrincado como este. Y ahora. deseándoos mejor suerte que la que nos ha tocado en nuestra investigación del asunto. lectores. como también de una rica mina de oro. Queda todavía el hecho de existir en el extranjero la tradición de un tesoro de piratas en la vecindad. que a lo menos en dos ocasiones motivó la llegada a estas costas de aventureros que venían en su busca. Además.todo su haber antes de buscar recursos de extraños. y esto antes del descubrimiento de los documentos y demás cosas. 132 .

APENDICE 133 .

134 .

El Pelican era de doscientas veinte toneladas. y de las declaraciones del piloto portugués Nuño da Silva. Quedando en tierra. tomado prisionero por Drake en las islas del Cabo Verde. creemos que será conveniente compendiar los hechos más salientes del único crucero que hizo dicho navegante a estos mares. ateniéndonos especialmente a la relación de Fletcher. La nave capitana de la pequeña flotilla se llamaba Pelican. se ofreció para acompañar la expedición. ante el cual hizo sus declaraciones. quien. Winter. el Elizabeth 135 . el Marygold. era el segundo en comando. hemos consultado las biografías más recomendables de este marino. Estando Inglaterra en guerra con España. Francisco Drake salió de Plymouth con una pequeña flotilla de cinco barcos. el Swanne y el Christopher.FRANCISCO DRAKE EN EL PACIFICO Después de las muchas observaciones erróneas sobre las aventuras de Francisco Drake en el Pacífico. el 13 de diciembre de 1577 con el propósito de llegar al Pacífico en busca de los galeones españoles que transportaban el tesoro de México y del Perú. e incidentalmente para causar cuanto perjuicio fuera posible al comercio español. Al efecto. cuyo capitán. ya que la flota inglesa era tan reducida que no alcanzaba para expediciones de ultramar. Estos barcos eran viejos y pequeños. Iban además el Elizabeth. Drake navegaba con patente de corso. Nuño da Silva fue procesado por el Tribunal de la Inquisición. quien acompañó a Drake en todo el viaje. que aparecen en la documentación que hemos presentado. capellán del Golden Hind. en México.

En la costa del Río de la Plata tuvieron que abandonar el Marygold y al bote pesquero. Aquí se refiere probablemente al capellán Fletcher. No ocuparon una de las carabelas porque no tenían gente suficiente para tripularla. Agrega que también fue acompañado de su primo John. el Pelican el Elizabeth Mary. como también tres botes pesqueros. Este piloto. y su buque. En el puerto de San Julián tuvieron que dejar el Swanne. que fue desmantelado y quemado. Siguieron viaje los tres buques restantes. igualmente españoles. Tenía veintidós años de edad y era de poca estatura. y éste les acompañó voluntariamente al Mar del Sur. como lo era también Francis. 136 .de ciento cincuenta y el Marygold de cincuenta. pero muy ancho de espaldas. aunque algunos autores disminuyen en mucho el tonelaje de los dos primeros. lo mismo que cualquier otro. quitándoles antes los víveres. en sus declaraciones. quien dejó una memoria sobre el viaje. llamado María. En las islas de Cabo Verde apresaron el barco portugués de que era piloto Nuño da Silva. los que dejaron libres en seguida. En las costas de Africa apresaron dos carabelas españolas. y otro barco de la misma nacionalidad. los buques de Drake eran muy viejos y muy poco apropiados para tan larga navegación. dice que Drake llevaba consigo a su hermano Tomás y que éste servía como simple marinero. quien tendría uno s treinta y ocho años. menos un barco pescador que fue cambiado por el Christopher. fue incorporado a la flota con el nombre de Mary. Como hemos dicho.

Para relatar lo que pasó en aquel puerto. que debe ser el actual puerto de Los Vilos. La relación de Fletcher afirma que desde la isla de Mocha navegaron lejos de la costa hasta llegar a treinta y dos grados. nos ceñimos a lo que expone el historiador Barros Arana. y cambió el nombre de su nave Pelican por el de Golden Hind. donde llegaron al día siguiente. El 25 de noviembre de 1578 el Golden Hind arribó a la isla de Mocha.A la entrada del Estrecho de Magallanes. volvió a Inglaterra. el 26 de agosto de 1578. donde permaneció tres días para aprovisionarse y reparar el velamen. Las diferentes unidades de la pequeña flotilla no volvieron a encontrarse. el 30 de noviembre. arrastrándolos hacia el occidente. donde llegó el 2 de junio de 1579. donde se dirigieron a tierra fondeándose en la bahía de Felipe. en el Golden Hind. Drake. donde esperó algunos días. del Elizabeth. no encontrándose con los otros buques. El paso del Estrecho demoró dieciséis días y al salir al Pacífico una terrible tempestad separó los buques. sin ver señales de sus compañeros y en seguida continuó su viaje hacia el norte. El 7 de octubre. 137 . Del María no hay noticias y es probable que naufragase durante el temporal. El capitán Winter. Drake ordenó celebrar los divinos oficios en memoria de la reina y de su amigo Christopher Hatton. De aquí zarparon el 4 de diciembre para dirigirse a Valparaíso. Dice Nuño da Silva que en la costa chilena pasó a coger agua muchas veces en puertos habitados y deshabitados. volvió a la boca del Estrecho.

Durante tres días Drake se ocupó en cargar todo lo que podía series útil.” Nuño da Silva dice que de la iglesia se llevó la campana.000 pesos de oro (cambio de 48 peniques). Cargaron o destruyeron más de 3. vino. Este buque acababa de llegar de Valdivia trayendo una partida considerable de oro en polvo y se había detenido en Valparaíso para embarcar una gran cantidad de botijas de vino.” "El oro traído por Lamero se estimaba en 8. Fletcher cuenta que el buque saqueado en Valparaíso se llamaba Captain of Morrial.000 botijas de. Los vasos sagrados fueron dados como parte de presa al capellán Francis Fletcher. ni una pequeña y modesta iglesia."Había allí un buque español de propiedad de Hernando Lamero. insigne piloto.000 pesos oro. sobre la cual estaba clavada una efigie de Cristo. Pero la porción más valiosa de aquella fácil presa fue el oro en polvo que un documento de incuestionable autoridad avalúa en cerca de 25. gallego 1 ." Al desembarcarse Drake y su gente. se fugaron los habitantes del puerto. también de oro”. un libro de misa y los ornamentos que mandó Drake destruir al punto. Alega que también hallaron en Valparaíso "una gran cruz de oro. "Los ingleses no respetaron las habitaciones del puerto. que debía llevar al Perú. guarnecida de esmeraldas. el cáliz. zarpando del puerto el 8 de diciembre. Se abastecieron bien de víveres para proseguir el viaje. Siguieron viaje hacia el norte y descubrieron la bahía de Guaya1 Nuño da Silva cree que el dueño del buque se llamaba Juan Griego 138 .

Así podía seguir durmiendo con mucho mayor descanso y seguridad. no lejos de aquel mismo lugar. Aliviamos a aquellas embarcaciones de su preciosa carga y seguimos navegando. con la sola condición de que emprendiese el camino hacia nuestro bote. Llegaron a un sitio llamado Tarapacá (¿Iquique?). que acaso le habría tenido sobradamente despierto en otra parte. Desembarcaron con la idea de saquear la ciudad de La Serena. En ese puerto se detuvieron cerca de un mes." "Mientras buscábamos agua. cada una de las cuales llevaba dos sacos de cuero con 80 libras de plata pura cada uno. pues no hay otro fondeadero en la vecindad. a la cual dieron el nombre de El Refugio el 19 del mismo mes. encontramos. a los 27° 55') 1 . El día 21 recalaron en un puerto "al norte de la ciudad de Cyppo (La Serena. cuyo valor seria de cuatro mil ducados españoles. "Allí desembarcamos y topamos con un español dormido." 1 Probablemente el puerto de Carrizal 28° 05’. y tuvieron que reembarcarse más que de prisa y al día siguiente continuaron hacia el norte." "Llegamos a Arica. el 7 de febrero. pero les fue mal porque fueron perseguidos por los vecinos y los indios del lugar. dice Fletcher. zarpando de allí el 19 de enero de 1579. Allí pusimos en orden nuestro barco y armamos nuestra pinaza". a otro español con un muchacho indio. No pudimos consentir aquello y ofrecimos por ende al español nuestros servicios.cán. El joven arreaba por delante ocho ovejas peruanas (llamas). Nosotros le libramos de su carga. continúa Fletcher. 139 . que tenía colocadas a su lado trece barras de plata. Allí encontramos 20 barcos cargados de barras de plata.

Drake salió inmediatamente en su persecución. de los cuales 17 se hallaron dispuestos para darse a la vela. En Callao tuvieron noticias de un gran galeón cargado de un tesoro de oro y plata.000 pesos. a la entrada de la bahía de Panamá. pues había ya empezado a descargar. Fue apresado y saqueado. En aquel puerto aliviamos también a algunos barcos de su preciosa carga de barras de plata. Prosigue: "De una llevó 37 barras de plata y luego la incendió". a causa de vientos contrarios avanzaba con lentitud. otras. de 30 navíos. Así es que el 1° de marzo. que llevaba ropas de lienzo y como esto nos hacía un buen avío." Continúa Fletcher: "En Arequipa (Mollendo). lindas cosas. avistaron los tripulantes del Golden Hind al buque codiciado que perseguían. Este galeón se llamaba Cacafuego. nos apoderamos de ella. porque a pesar de la gran delantera que llevaba el Cacafuego. que había salido el 2 del mismo mes. al llegar al cabo de San Francisco. Recalamos en el puerto y anclamos tranquilamente entre ellos. encontramos otra barca que llevaba plata y oro. y era el orgullo de los españoles. Agrega que antes de llegar a Arica. lienzo. desde Arica. con rumbo hacia Panamá. pero parecía haber tenido noticias por vía terrestre. "A este le robó 3. eran dos las embarcaciones. En la travesía topamos con otra barca más. seda. 140 . uno de los cuales procedía de Córcega. y creemos que esto es lo más probable.Nuño da Silva dice que. de nuestra llegada. Drake apresó dos barcos españoles. En el puerto estaba toda la armada española. Tuvieron suerte.' ' "El 15 de febrero llegamos a Lima (Callao). Al recibir estos datos.

Navegaron por la costa de Centroamérica y México. además de frutas y conservas. no sin haber llevado a bordo varias fanegas de monedas de oro que cogimos en la casa de un noble español fugitivo. el cual se dirigió a Panamá. vestidos. pero el día 6 de marzo se levantó el viento. los candelabros. hasta el 15 de abril. bizcochos. cerdos y gallinas. En esa fecha tocaron en el puerto de Guatulco. a los 15° 40' 1 . y Drake se hizo a la mar. De la ciudad se llevaron dinero. robaron los ornamentos del culto. dejando en libertad al Cacafuego. 1 Probablemente Acapulco 141 . ochenta libras de oro y veintiséis toneladas de plata sin acuñar. que consistía en tejidos nativos de las Indias. “todas las cuales cayeron en manos del corsario Inglés". trece cajas llenas de monedas de oro. donde Drake desembarcó con cuarenta o cincuenta hombres y saquearon la ciudad. reliquias de plata y lámparas. una porción de piedras preciosas. Sabemos por Nuño da Silva que se llevaron la campana de la iglesia. Fletcher dice: "Entablamos al punto comercio con los españoles y luego salimos nuevamente a la mar. Un barco que estaba en aquel puerto fue aliviado por Drake de su preciosa carga." Nuño da Silva dice que había a bordo mil trescientas barras de oro y plata.Fletcher dice en su narración: "A bordo de esta nueva presa encontramos. Durante una calma que duró seis días las dos naves permanecían juntas.

latitud norte. 142 . llegando nuevamente a Inglaterra en septiembre del año 1580. tentativa que no tuvo éxito. en la tentativa de descubrir un paso al Atlántico.Siguieron navegando por las costas de Norteamérica. hasta llegar al grado 48. Desde allí se dirigió hacia el Occidente y logró hacer la circunnavegación del globo.

.133 143 .5 PRIMERA PARTE Descubrimiento de los Documentos ..................... 77 APENDICE Francisco Drake en el Pacífico .37 TERCERA PARTE La Documentación ....................................... 9 SEGUNDA PARTE Investigaciones del Autor .......................................INDICE Ricardo Latchman .....................................................

RICARDO E. LATCHMAN ELTESORO DE LOS PIRATAS DE GUAYACAN EDITORIAL CENTRO GRAFICO LIMITADA 144 .

145 . Queda prohibida su reproducción total o parcial.Diseño de la portada: Roberto Martínez Impreso y editado por EDITORIAL CENTRO GRAFICO LIMITADA San Ignacio 1240.cl Esta edición se terminó de imprimir en nuestros propios talleres en el mes de Diciembre del 2001. Fono-Fax: o2-5563280 A-Mail: centrografico @ 123 click.