Está en la página 1de 22

ESTER — EL YELMO DE SALVACION

Referencia: Ester 1 a 10.
Propósito: Que cada alumno lleve "el yelmo de salvación" (que conozca a Cristo como su Salvador).
Enfasis para los menores: Dios, en su amor, nos dio un Salvador y un yelmo de salvación que poner.
Enfasis para los medianos: La importancia de contar a otros las buenas nuevas para que ellos también
puedan llevar el yelmo de salvación.
Enfasis para los mayores: La alta necesidad de entender que el yelmo de salvación se consigue sólo por
medio de la obra de Cristo en la cruz, y nos protege de las teorías que prome­
ten salvación por otro medio.
Versículos de memoria:
Menores y medianos: "Y tomad el yelmo de la salvación.. . " Efesios 6:17.
Mayores; "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre"
I Timoteo 2:5.
Maestro; La lección propia está, escrita para los menores, y en letras cursivas se han entremetido los
puntos devocionales y de fondo para que cada maestro escoja lo que sea útil para su clase según la edad y
la preparación de los alumnos.
En los tiempos muy antiguos los soldados llevaban uniformes y armamentos muy diferentes a los que
hoy se usan. No había armas de fuego, y no conocían bombas, sino que usaban espadas y lanzas y flechas
y tenían que llevar puesta una armadura de metal.
En la cabeza llevaban un yelmo de metal para que los golpes del enemigo cayeran en él y no le hirieran
la cabeza. ¿Sabían ustedes que nosotros también debemos llevar puesto un yelm o? (Muestre el yelm o.)
Sí, San Pablo dice en Efesios 6:17: "Tomad el yelmo de la salvación", porque el cristiano es un soldado
de Dios, y necesita llevar la armadura de Dios en la batalla contra el enemigo, Satanás.
Cada día vamos a oir verdaderas historias de personas valientes que usaban la armadura de Dios. Hoy
la historia es de una jovencita muy linda llamada Ester que estaba lejos de su propio pueblo en Judá, por­
que era hija de cautivos. Judá había perdido una guerra porque había dejado de obedecer a Dios. La pe­
queña Ester quedó huérfana de padre y madre, pero su primo Mardoqueo la crió, y llegó a ser una joven
muy hermosa.
Recueiden que Tólael {¡ue eí>cogido de Vloó pasta, ó e l La na.cu.0n p llv lle g la d a , que daba testim o­
nio a l Vloó usadadeio. Vloó leó dio la t l e n a d<¿ Canaán (Géneóló 13:15) mlentiaó obe.de.cZan,
pul o leó avisó que mandaila otiaó nacloneó a ca ótlga iloó ó l no l e eian {¡lelet (2 CA.onZ.ccu>
36: 11-21). Vejaion a Vloó pana ó c i v h a loó Id o lo s, y pala ca ótlga iloó Vloó loó en tiegó al
e j (licito de Babilonia, que máó to ld e cayó en podei de loó medo¿> y p e ló o s . Mueótia h ls to ila
tien e lugal en Sai a, ca p ita l de V elóla, que ó e encuentia a 320 kJJLómetloó a l o lie n te de Ba­
bilon ia . Kóueio es o lio nombie pala Keixes I que le ln ó de 485 a 465 años anteó de C iló to .
Un día el rey Asuero mandó proclamar que todas las jóvenes hermosas en su reino fueran llevadas al
palacio para escoger entre ellas mía reina. Ester fue llevada junto con muchas otras. Pero Mardoqueo
la había aconsejado que no dijera cuál era su nacionalidad. Así que nadie sabía que ella era de los judíos,
v era tan simpática y tan bonita que caía en gracia con todos los que la conocían. Fueron preparando a las
jóvenes con perfumes y lecciones en el comportamiento de la corte real. A fin de año fueron presentándo­
las al rey, una por una. Cuando le tocó a Ester, el rey Asuero la escogió para ser su reina. (Muestre a
E ster.) Puso la corona real en su cabeza, y llamó a todos los principales del reino a un banquete en honor
de Ester, la hermosa reina.

El enonme y nlco palacio de Invlenno de Susa tenia el piso pavimentado de mánmol en distin­
tos colones y nicas cantinas colgadas de anillos de plata. Tomaban el vino en vasos de ono.
Todo ena suntuoso. Los anqueólogos han encontnado el palacio, los patios de adentno y asue­
na, y otnas cosas mencionadas en Esten.
Ahora, Mardoqueo su primo (muestre a Mardoqueo) no cargaba un bulto así como lo ven. El bulto re­
presenta que cargaba sus posesiones. Estaba lejos de su propio país. El tenía un puesto con el gobierno.
Estaba sentado a la puerta del rey, y oía muchos negocios. Estaba cerca para mandar noticias a Ester y
saber siempre de ella. Pero un día Mardoqueo oyó a dos oficiales del rey que estaban tan enojados con el
rey que pensaban matarlo. Mardoqueo escuchó los planes, y mandó las noticias a Ester, y ella lo dijo al
rey en nombre de Mardoqueo. El rey mandó a investigar, y cuando supo que era verdad, los dos del com­
plot fueron ahorcados. Todo esto fue escrito en un libro del rey, y quedó olvidado.
Mientras tanto un amigo del rey, llamado Aman tenía el segundo puesto en el reino. Era el favorito del
rey. Todo el mundo tenía que hacerle reverencia, inclinándose a él cada vez que pasaba. Todos lo hacían
menos el judío Mardoqueo, primo de Ester. Mardoqueo amaba a Dios y daba reverencia solamente a Dios.

Esa "nevenencla", Inclinándose a Amán, no ena solamente señal de nespeto pana un alto ofi­
cial. En muchos países ontentales se tenían a los neyes pon dioses, y todavía existe esa
cneencla en algunas pautes. Amán, pnlmen mlnlstno, como nepnesentante de Asueno, neclbla
algo de la adonación debida al monanca. Vana ¡Áandoqueo hublena sido más {ácll cumplln con
el mandamiento, peno ¡no! Ena (¡leí. Adonaba sólo a Vlos. ¿Tendnemos nosotnos esa {ontaleza estando solos, lejos de nuestnos amigos cneyentes? ¿Vlnemos: "No haná tal y tal cosa
como los demás ponqué cneo en Cnlsto"?
Aman era muy orgulloso. Le gustaba mucho que todo el mundo le hiciera reverencia. Cuando veía a
Mardoqueo que no se inclinaba, se llenaba de ira. Estaba tan furioso que no le parecía suficiente castigar
a Mardoqueo solo, sino que quiso matar a todo su pueblo, los judíos. Formó su plan y lo presentó al rey,
diciendo: "Hay una gente que vive en todas partes del reino. Esta gente tiene leyes diferentes a las nues­
tras; y no obedece la ley del país. Es bueno acabar con ellos. Yo pagaré el valor de ellos para que el rey
no pierda el valor de sus esclavos". Ofreció diez mil talentos de plata (unos 25 millones de dólares).
Al rey le gustaba el dinero. Confiaba en su primer ministro, y no le importaba la gente. Sin preguntar
más, dio su permiso. Entregó su anillo a Amán para sellar una carta que ordenaba la matanza de todos los
judíos, hombres, mujeres, y niños en todo su reino el día trece de Adar, que sería nuestro mes de marzo.
Salieron los correos del rey a todas las provincias con esa ley que no se podía cambiar. Estaba traducida
a todas las lenguas del reino. (Muestre a Amán con el edicto.)

Vensla ena un país gnande, con 127 pnovlnclas, de muchas naciones y lenguas. Se extendía
desde la India en el onlente hasta Etiopia en el occidente. Los neyes de Vensla tenían el
poden de vida y muente sobne sus sujetos según su antojo. Veno las leyes, una vez {¡turnadas,
no se podían cambian.
Cuando lo supieron los judíos, hubo gran llanto. Muchos rompieron su ropa en señal de luto, y se pusie­
ron cilicio y ceniza. Cilicio (saco) es una tela muy áspera. Mardoqueo también se vistió de cilicio y ceni­
za, y llegó hasta la puerta del rey. Pero esta vez no pudo entrar, porque era contra la ley entrar vestido
así. Pero los siervos de Ester lo vieron, y se la dijeron, y ella le mandó ropa nueva y rica, para que se
quitara el cilicio y ceniza. Cuando él no quiso aceptarla, Ester mandó a preguntarle qué pasaba, pues ella
todavía no sabía de la nueva ley. Nadie le había avisado, porque no sabían que la reina era del pueblo judío.
Mardoqueo contó al siervo cómo Amán había ofrecido pagar el dinero al rey para poder matar a todos
los judíos, y mandó una copia de la ley a Ester, y dijo que fuera al rey para pedir por su pueblo. Pero ella
mandó a contestar que era contra la ley entrar al rey al patio interior sin ser llamada por el rey. La ley
era que se moría el que era tan atrevido, a menos que el rey le extendiera el cetro de oro, y ella agregó;
"El rey no me ha llamado en treinta días".

4

al patio delante de la puerta del rey. ¿Quién sabe si para esta hora te han hecho llegar al reino?" Entonces Ester decidió arriesgar su vida por su pueblo. con la corona puesta. Haz todo lo que has dicho al judío Mardoqueo. pero tú te m orirás. pana el Señan.. ¿No pueden? Enten anela que no podía. aunque el enemigo tampoco pagaría el daño al rey". y gritar delante de él que el rey le honraba. entne tun amigan? Una tu tiempo. que el nolio fuena de la hlntonla de Suna [y no de cualqulen otna de Ion 727 pnovlnclan). reina Ester. Le gustó la idea y ese mismo día mandó hacer una horca de veintitrés metros de altura. y el rey preguntó: "¿Qué honra se hizo a Mardoqueo por e sto ?" Y le dijeron los oficiales: "Nada". el rey mandó traer el libro de memorias para que se lo leyeran. él rey otra vez le preguntó qué quería. El Señon tiene un plan pana cada vida. y la vida de mi pueblo. invitó al rey y a Amán a un banquete. y preguntó: "¿Quién está en el patio?" Era Amán. Vlon planea aun Ion detallen de nuentnan vldan. y si perez­ co. se te dará". pensando levantarse temprano. tu Influencia.) El rey dijo a Amán: "Apúrate. Algo más tenía que pasar primero. Trajeron el rollo acerca de la capital. Cuando el rey la vio. pero extendió el cetro de oro. ¿Quién nabe. que había llegado temprano para pedir permiso para ahorcar a Mardoqueo. Cuando ya era de madrugada. Se fue a su casa tan apenado que no se alistó a tiempo para el banquete. se sor­ prendió. porque somos vendidos para ser muertos. se llenó de ira. que no buncana otna dinInacción nina que le leyenan ena noche. Entre todos los hombres de la corte la hermosa reina lo había escogido a él solo para venir al banquete con el rey. y vio a Mardoqueo sentado. Hizo que esa misma noche se le fuera el sueño al rey. pedir permiso del rey. 6 . El rey le pregun­ tó: "¿Qué se hará al hombre cuya honra desea el r e y ? " Ahora. y prometió contarle lo que quería. y el rey preguntó: "¿Qué tienes. Pnocuna hacen mdn de lo que puedan. no dijera nada. si tú me quieres. pido mi vida. y que leyenan la ponte que hablaba de Mandoqueo. y ayunen por mí. Le dijeron: "Haz una horca altísima y pide del rey permiso para colgar a Mardoqueo a la vista de todo el pue­ blo". Amán mismo tuvo que llevar a Mardoqueo montado en el caballo del rey. ~ En el banquete el rey preguntó a Ester por tercera vez: "¿Cuál es tu petición. y mandó otra vez a su primo diciendo. y junta a todos los judíos que están en Susa. Tuvo que obedecer al rey. y así entraré al rey. y apurados le vinieron a buscar. En vez de contarle el problema allí mismo. que perezca". El rey quiso unas ideas de cómo honrar a Mardoqueo. (Lea Ester 6:7-9. Esa noche se acostó contento. Dios estaba guiándola. Al llegar a su casa contó a su familia y a unos amigos cómo odiaba a Mardoqueo porque le quitaba todo el gozo de sus muchos honores y de la invitación de la reina. los judíos recibirán rescate de otra parte. Pero Dios estaba velando por Mardoqueo. reina Ester? ¿Qué es tu petición? Hasta la mitad de mi reino. Se ve la mano del Señon en muchon detallen: Que el ney no pudlena donmln ena noche. noche ni día: yo también con mis doncellas ayunaré igualmente. sin omitir nada". Susa. Todavía Ester no sentía libertad de con­ tarle. No ena pon canualldad.? A los tres días. en la encuela. con el corazón palpitando mucho. iban leyendo de cómo Mardoqueo lo había avisado del complot contra su vida. ¡Cómo cayó el altivo! No pudo pedir nada. Ester se vistió de su vestido de reina y fue. ¿Pana qui te ha puento el Señan donde entán en el pueblo tuyo. Si fuera para ser esclavos.Entonces Mardoqueo le mandó a decir: "No pienses que te escaparás por ser la reina.. mientras los judíos todavía ayunaban y oraban. y ahorcar a Mardoqueo y así ir contento al banquete de la reina. vestido de rey. el orgulloso Amán pensaba: " ¿ A quién más que a m í? " Y le dijo todo lo que él quería que le hiciera. Ella se acercó y tocó el cetro. Para pasar la noche. porque si te ca­ llares. y se te con­ ced erá ?" Entonces ella le dijo: "Oh rey. Al estar más tarde en el banquete. No coman ni beban en tres días. Solamente pidió que el rey y Amán vol­ vieran al día siguiente a otro banquete. que le leyenan de Ion negocian del nelno. Salió muy contento. "Vé. Pero cuando pasó por la puerta. Amán estaba más orgulloso que nunca. dándole así permiso de entrar delante de él.

predicad a todo el mundo". así el pecado de Adán trajo muerte sobre toda la raza humana. Ese día terrible se cambió en un gran día de victoria. Se puede dar un tratado (o un versículo pegado en un papel) a cada alumno para que lo envuelva en otro papel en for­ ma de rollo. pero no se pudo. y cargamos el peso del pecado. Como Amán. El pecador es perdonado por creer en Cristo. Ester entonces explicó al rey que Mardoqueo era su primo que la había criado. El bulto representa lo que cargaba. y dónde está el que ha hecho e s o ? " Ester dijo: "El enemigo es este malvado Amán". porque estaba lejos de su patria. Para los incrédulos: La vieja ley de la muerte no se cambió. 8 . Se tradujo a todas las lenguas del reino. que quiso destruir a los judíos. nosotros nacimos esclavos del pecado. el Hijo de Dios. Querían cambiar la primera ley. para lle­ var el mensaje de salvación a todas partes del mundo conocido. y en muías para llegar a todas partes lo más ligero posible. Amán se asustó terriblemente. y los que no eran judíos se hicieron judíos por temor. Pensaría: "¿C óm o es posible que yo confiaba en ese Amán? Mi hermosa reina está entre los judíos condenados. y le permitió hacer una nueva ley. Iban cargando las buenas nuevas a caballo. A sí la ley de muerte no cambia. Como llevaban las cartas con la nueva ley que daba oportunidad de salvación. "Colgadlo en ella". A sí que ahorcaron a Amán en la horca que él mismo hizo. Como los ju­ díos eran cautivos. A sí nosotros cargamos un peso que no se nos ve. sellado con el anillo. como el viajero carga maleta. Vino una nueva que protegía a los judíos que querían aprovecharla para su defensa. Un "Mardoqueo" podría "sellarlos" con un chiclet y un anillo engrasado. podemos llevar cartas contando la salvación en Cristo. No entendía. los judíos tuvieron gozo y alegría y honor. Hacer un yelmo para cada alumno para llevar a la casa. ¿Estás haciendo tu parte? Para los pequeños: Hacer unas "cartas" para llevar a sus amigos. Preguntó: "¿Q u ién es. Mardoqueo. y el rey le dio el puesto de primer ministro en lugar de Amán. pero el Señor Jesús (muestre la cruz detrás de Ester) dio su vida para rescatarnos del poder del enemigo y de la sentencia de la muerte. y se mandó a todas las provincias con mucha prisa. rehusó inclinarse a Amán. Para los creyentes: Los mensajeros del rey corrieron en camellos. uno de los oficiales dijo: "Amán tiene hecha en su casa una horca de 23 metros de altura para colgar allí a Mardoqueo. Cuando se supo que el judío Mardoqueo se había hecho grande.) Recuerdan que no se le veía ese bulto. el que había hecho bien al rey". que daba permiso a los judíos en todo el reino a defenderse. en camellos. porque sólo por el Hijo podemos llegar al Padre (Hechos 4:12. (muestre la serpiente detrás de Amán) aquella serpiente que engañó a Eva. y como pudieron. y que la hermosa reina era su prima. La nueva ley era un yelmo de salud para los judíos. "Id. quiere que muramos en esclavitud al pecado. A sí puedes ponerte el yelmo de salvación (muestre el yelmo otra vez) aceptando a Cristo como tu Salvador. ¿Saben ustedes que nosotros somos como el cautivo Mardoqueo? (Muestre otra vez a Mardoqueo con el bu lto.Asuero se sorprendió. pero la nueva ley de perdón y vida salva a todos los que aceptan a Cristo como su Salvador (Romanos 6:23). Nosotros también que conocemos las bue­ nas nuevas de salvación debemos apurarnos a llevarlas a toda alma hoy. El rey se levantó furioso del banquete y salió al huerto. El rey dijo. porque todos por naturaleza estamos lejos del lugar donde Dios quiere que estemos. al estilo antiguo. en comunión con El. y a muía. La reina Ester arriesgó su vida para salvar a su pueblo. Todos podían aprovechar la nueva ley para defenderse. Nuestro Rey nos ha mandado. nuestro enemigo Satanás. Pero el rey le dio el anillo que había tomado de Amán. Los judíos se salvaron por el amor del rey a la reina. y que Amán el enemigo fue ahorcado. y se salvaron. Juan 14:6). Hasta hoy los judíos celebran una fiesta todos los años para recordar la valiente reina Ester que estaba dispuesta a poner su vida para salvar a su pueblo. Cuando volvió a la sala del banquete. porque la ley de Persia no se cambiaba. y Amán tiene la culpa". Como la sentencia de muerte estaba sobre todos los judíos porque un solo hombre.

. porque así el enemigo no le puede vencer.. muy sabio. Se cnee que Job vivía. Por eso Dios. . El llbno de Job en un poema longo. a vlnltanlo. poique no entaba encnlta todavía. Dios lq dio también muchos animales. nlno que tenia un nltmo de pennamlenton. que vivía en la tierra de Uz. y para cuidarlos Job tenía muchos criados que lo querían y lo respetaban porque era justo y bueno con ellos. Job era muy rico. muy poderoso entre su gente. Se connldena ente llbno uno de Ion mdn bellon en la lltenatuna. 2. Hay un valle lla ­ mado Jau{¡. es Job. con nltmo y filma de nllaban. Pero Satanás. Maestro: La lección propia está escrita para los niños pequeños. que odia la mentira. cenca del tiempo de Abnaham. de donde vino Eli{¡az. En tantas dlncunlonen en el llbno de Job. Hoy vamos a hablar de la coraza de justicia y el cinto de verdad. También el soldado de Dios debe llevar siempre puesta la coraza de justicia. Oímos la historia de la hermo­ sa reina Ester que nos enseñó acerca del yelmo de salvación. y aun hacía sacrificios de ovejas si por acaso uno de sus hijos había pecado en sus pensamientos. pues. sino que es justificado sólo por la fe en Cristo. Es importante porque el soldado no puede luchar bien sin poder andar. cerca de Arabia. Mayores: "No teniendo mi propia justicia.) Es fácil ver por qué el soldado llevaba la coraza. Ayer empezamos a aprender acerca de la armadura del soldado de Dios.JOB — LA CORAZA DE JUSTICIA Y EL CINTO DE VERDAD Referencia: Job 1. El cinto de verdad protege los lomos. La poenla de Ion hebneon no ena como la nuentna. Job era un buen padre que les daba buen ejemplo. Enfasis para los menores: La confianza que tenemos porque Dios siempre nos ve y está permitiendo lo que nos pasa para nuestro bien. pon nen poblado dende la an­ tigüedad. peto tenia que entan entne Valentina y Anubla. Siempre oraba por ellos. Todos lo apreciaban. Enfasis para los medianos: Que es m ejor sufrir solo al lado de Dios que juntarnos con los que más tarde se encontrarán equivocados. y siempre llevaba la coraza de justicia y el cinto de verdad. manda a sus soldados llevar el cinto de verdad. unon 400 añon anten de Molnín. El hagan exacto de Uz no ne ha venlfilcado. por la f e . pon entan cenca de Edom. y en letras cursivas se han entremetido los puntos devocionales y de fondo para que cada maestro escoja lo que sea útil para su clase según la edad y la preparación de los alumnos. sino__ la justicia que es de Dios por la fe" Filipenses 3:9. . . (Muestre la coraza y el cinto. La nepetlclón de pennamlenton en otna {¡onma hada un climax o un contnante. 42. ¿Quién sabe cuál hombre en la Biblia es más conocido por ser justo y paciente? Sí. el padre de las mentiras. los huérfanos también contaban con él. . . la ley. 10 . Ya ven cómo él llevaba siempre la coraza de justicia y el cinto de verdad. y los hombres de negocio pedían su consejo. el enemigo. y pon entan al alcance de Ion caldean que venían de Caldea. hace muchísimos años. " Romanos 5:1. con lugan amplio pana paitan en medio del denlento. Las viudas buscaban su ayuda. Propósito: Que cada niño entienda que su propia justicia no basta. cenca de la ñuta de han canavanan que viajaban entne Babilonia y Egipto. entne el Eu{¡naten y el Tlgnln. no t>e menciona. y Ion nabeon que nublan del centno de Anubla. Enfasis para los mayores: La omnipotencia y la omnisciencia de Dios en contraste con lo limitado y lo cambiable de las teorías del hombre. Medianos: "Justificados. y muy bueno. Versículos de memoria: Menores: "En todo esto no pecó J ob . Amaba mucho a Dios y quería obedecerlo en todo. Peno tan lecdonen enplnltualen non todavía mán pnedonon. unon 360 klldmetnon al onlente de Peina {de Edom) que llena Ion condicionen pon nen fiínttl. " Job 1:22. porque protegía el corazón y los pulmones. Dios había bendecido a Job con muchos hijos que se querían y se visitaban cada día aunque eran ya crecidos con sus propias casas y familias. nos tienta a decir lo que no es verdad. lemanita.

Era asquerosa. Sin terminar de hablar éste. El conocía a Job en lo más íntimo de su corazón. Pero eso no era lo peor todavía. y lo que era más terrible. En todo este sufrimiento y pérdida Job no pecó. Pero Satanás no quiso admitirlo.) Pobre Job. le dijo: "¿Todavía confías? Maldice a Dios y muérete". Otra vez más tarde Satanás apareció delante de Dios. si era Satanás. Dios sabía que Satanás no tenía razón. Pero Job le dijo que había hablado como si fuera una mu­ jer tonta. rasgó su manto en señal de luto. que no hay otro como él en la tierra. desde sus pies hasta su cabe­ za. 12 . y que "Jehová dio. Dijo: "Todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Ahora. si ama a Dios todavía. Satanás se ocupa de buscar y hacer lo malo. el Señor le preguntó si había visto a su siervo Job.) Tuvo que sentarse en la ceniza y rascarse con un tiesto.Pero un día cuando Satanás se presentó delante de Dios. y dio permiso a Satanás de enfermar a Job. Todavía no había terminado el mensajero de contar la triste historia cuando otro criado llegó diciendo: "Fuego de Dios cayó del cielo y quemó las ovejas y a los pastores. ¡T res mil camellos perdidos. y no lo malo también?" Aun con esta tentación tan grande. que eótd bien. Satanás entonces le hirió con una sama maligna que cubrió todo el cuerpo. Pero vamos a ver qué hace Job. Solamente escapé yo para darte las noticias. (Muestre a Job con la casa caída. ¿Qué creen ustedes? ¿Amaría Job a Dios igual si estuviera empobrecido? Dios sabía. temeroso de Dios y apartado del m a l?" Y le recordó que todavía Job había quedado justo aunque estaba arruinado. ¡Tanto en un solo día! Todos sus hijos. Dijo que no tenía nada cuando nació. Job se levantó. No dudaAmos. verás que blasfema contra ti". y dijo también: "¿C óm o? ¿Vamos a recibir lo bueno de Dios. y yo soy el único que pudo escapar para darte las noticias". "Los bueyes estaban arando y los burros comiendo cerca de ellos. todos los criados muertos! Pobre Job. Contestó que sí. sea el nombre de Jehová bendito". la esposa de Job. Viendo todo eso. Job no entendía pero no dudaba. Veremos quién tenía razón. Ahora. Solamente escapé yo pa­ ra darte las noticias". y que no podía llevar nada consigo al m orir. y toda su hacienda. y le dio permiso a Satanás para quitar todo lo que Job tenía para probar que Job amaba a Dios en verdad. Job no dijo ni una palabra contra Dios. varón perfecto y recto. Solamente esca­ pé yo para darte las noticias". y Jehová quitó. No dudó de Dios. pero no de matarlo. otro mensajero llegó lamentando. Mataron a los criados a filo de espada. lo había visto. y se postró delante de Dios y lo adoró. ¡Siete mil ovejas y todos sus pastores en un momento! Ya eran dos golpes duros. Amaba a Dios y quedó con la coraza de justicia y con el cinto de verdad. "Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo en casa de su hermano mayor. Todos están muertos. todos sus criados. Confiaba que Dios sabía lo que hacía. y dolorosa. y que no se mejoraba. Mientras el último todavía contaba cómo había pasado. y mataron a todos los criados con la espada. y Dios le preguntó. una pÍAdlda? Qulzáó no -tenemos tanta ¡je como pensmoó tenoji. "¿N o has considerado a mi siervo Job. ¿Puedes tú declA lo mismo despuís do. ¡Qué lástima! ¡Los criados muertos y las 500 yuntas de bueyes y los 500 burros robados! Era un golpe duro. como Job. que era tan justo y honrado. ¿ Podría el Señor confiar tanto en nuestro am or? Satanás aprovechó todo en un solo día. o no. pero que Job sólo servía a Dios porque le había dado tan­ ta riqueza. llegó otro criado diciendo: "T res escuadrones de ladrones caldeos nos ata­ caron y llevaron todos los camellos. y no porque lo quería en verdad. en vez de consolarlo. St cAemoó en vendad lo que dice Romaneó 28. Un mensajero llegó corriendo a donde estaba Job y dijo. y no quiso creer que Job era sincero. y los enemigos de repente llegaron y los ro­ baron. (Muestre a Job con la sa m a . o si era Dios. y un gran viento tumbó la casa sobre ellos y murieron. Si tocas su cuerpo. [líalo] podKmoó decJjt.

Dijo una cosa que probaba su fe: "Aunque Dios me matara. por­ que ellos decían que él hacía a Dios injusto si él no admitía que había pecado. Todos creían que él debiera con­ fesar algún pecado. y las noticias corrieron por todas partes.. Job necesitaba ayuda de sus amigos. la lluvia. Veno Job dijo que Dios "cuelga la tlenna sobne nada". las nubes.Todo el mundo conocía a Job. ponqué la tenemos escnlta. Casi no lo conocían. el relámpago. más y más difícil se hacía para Job. Von eso Vlos le habló dlnectamente. Pensaban que Job había pecado. pero era todo el contrario. los pájaros. volviendo a acusarlo. y todo lo que hay. los animales. de la Biblia que ¿e ha tnadueldo a má¿ lenguas que cualqulen otno llbno en el mundo. las estrella s. porque Job sa­ bía que era inocente de lo que lo acusaban. E¿ Intenesante que en Job (aunque e¿ el llbno má¿ antiguo de la Biblia) ¿e encuentnan una¿ vendade¿ científicas que no cnelan lo¿ antiguos. Khona saben que hay fuen­ tes de agua dulce que salen debajo del man. Los científicos modennos cnelan pon mucho tiempo que Job 38:16. No sabía por qué Dios le hacía su­ frir. que no había ayudado a los huérfanos y a las viudas. Dios pregunté si Job estaba allí cuando se hicieron esas cosas. y dijo que aunque moría. ¿on una ponte. y sabían que Dios era justo y todopoderoso. Pero cuando Job decía que no había hecho nada malo. viéndolo y compa­ deciéndose de él siete días y noches antes de hablar una palabra. Todo eso lo hería aun más. porque estaba tan cambiado. Job dijo una vez: "Ojalá mis palabnas fuenan escnitas” . cuando Dios había probado a Satanás que Job lo amaba en verdad. Sabía que tenía su coraza de justicia y su cinto de verdad. y él seguía diciendo que no había hecho nada malo. Por fin. y lo perfecto. el hielo. Dios le contó de muchas cosas maravillosas que El había creado: la tierra. la luz. Le hacían sufrir más. Dijeron que tenía pecados secretos. En estas pruebas tan difíci­ les encim a de tanto dolor. Dijo: "Yo conozco que todo lo puedes. Al fin de los siete días empezaron a hablar. llegaron tres amigos para consolarlo. 13:15). V también nesultó que este llbno ha sido una bendición y un consuelo pana la humanidad en sus pnuebas. Durante esos siete días pensaron mucho. y les parecía que todas las pérdidas y todos los sufrimientos tenían que ser por cas­ tigo de Dios. que admitiera su pecado para salir de las pruebas. y si podía manejarlas. El diablo fnacasó no solamente ponqué no pudo hacen caen a Job. iba a ver a Dios en su carne (Job 19:25-27). . no era perfecto. ¿Pueden ustedes nombrar otras cosas que Dios hizo? Sí. Job dijo otra cosa preciosa: "Yo sé que mi Redentor vive". Hablaron por turno. Job se dio cuenta que él. Había pasado m eses de sufrimiento (Job 7:3). ena un ennon. donde el Señan habla de las fuentes del man. Entonces Job vio mucho más que antes lo grande y lo poderoso que era Dios. que no despreciara el castigo del Señor. ¿¿no que. Job no podía leen la Biblia pana oln la palabna de Vlos. pero seguía confiando en Dios. Enlne muchos mitos. que había quitado de los pobres. ponqué todavía no estaba escnlta. Veno nosotnos podemos oln la Valabna de Vlos a toda hona. sino que hizo el contnanlo de lo que quiso: ayudó a hacen un testimonio. después de largos via­ jes. 14 . Mientras más seguían acusándolo y regáñandolo sus amigos. lo acusaron de mucho más. Decían entre sí: " ¿ P o r qué le habrá pasado todo esto a Job?" Ellos creían en Dios. aunque era un hombre muy bueno. y que no hay pen­ samiento que se esconda de ti". y lo santo. de la fidelidad y el deslntenés de Job. Dios mismo apareció para hablar con Job. Le dijeron con cariño. en El es­ peraré" (Job. uno tras otro. Sui palabnas no salómente son es­ cnitas. Le dolía que lo juzgaran mal. Por fin. Cuando vieron que sufría tanto. (Job 26:7). al principio. pana todas las edades. y pregunté si podía explicarlas. quedaron sentados allí. y que no le servía por la ri­ queza ni la buena salud ni por la fama ni el honor. unos cnelan que un elefante (otnos que un gigante) apoyaba la tlenna.

ahora m il. y les mandó llevar siete becerros y siete cam eros a su siervo Job para ofrecerlos en sacrificio. Cristo nos ofrece su justicia si creemos en El. muy rico. Job confiaba todavía más que antes en Dios. según Sofiar (Job 11:4): "Yo soy limpio delante de tus ojo-i”. Para los creyentes: Si tú has creído ya. . Era muy. hazlo hoy. nece­ sitamos'un Redentor. porque Dios le dio otra familia de siete hijos y tres bellas hijas. tenemos la coraza de justicia y el cinto de verdad para ayudar a defendernos contra las flechas del enemigo. y sentía mucho que no había confiado más. pues tú eres un soldado de Cristo. 25-28). y Dios aceptó su oración. más humilde. A los tres amigos les dijo que no habían hablado bien como su siervo Job. SI antes tenia {¡ama. y más honrado. El Señor sabia hasta donde permitir que Satanás probara a Job. las más bellas en toda la región. Sabía que necesitaba un Salvador. Dios nos manda llevar esa armadura. sufren. Job salló rebinado: más sabio. y ahora tenía 14. Hacer urna cota de justicia y un cinto de verdad para que tengan qué llevar a la casa. ahora sabía que su propia justicia no era suficiente. es porque Cristo murió en la cruz (muéstrela). Si no has aceptado a Cristo. ¡Imagínense! Tenía 7. (Job 42:6). Prim ero tenía quinientas yuntas de bueyes. me aborrezco". tienes la coraza de justicia y el cinto de verdad que Dios te ha da­ do. 000 ovejas. Pero Job. no estamos llevando la armadura. Entonces Dios sanó a Job. Vero después de conocer ¿a majestad de Vlos. Hizo el sacrificio perfecto. y "Job" puede cam­ biarse con otro niño que hará el papel del ciego de Juan 9. Antes tenía tres m il camellos. y los perdonó. los padres de Sansón en Jueces 13:20-22. porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente.y dijo al Señor: "Ahora que te veo. Juan en Apoca­ lipsis 1:17. después (¡ue conocido en todo el mundo y en todas las edades. Lo conocía mucho m ejor. por haber visto lo perfecto que era Dios. Si decimos mentira o si hacemos una cosa injusta. Así que los tres amigos supieron de Dios mismo que habían juzgado mal a Job. y dijo: " . porque El murió en la cruz (muéstrela otra vez) para darte la salvación. Job habla dicho. 16 . y ya no es necesario otro (Hebreos 9:12. también. Para los incrédulos: Job quedó con su coraza de justicia y su cinto de verdad.) ¿Quién sabe por qué no hacemos sacrificios hoy? Sí. Entonces Dios premió a Job. . y así tendrás la coraza de justicia y el cinto de verdad. y también de los burros tenía m il en vez de quinientos. Y lo permitió para el bien. (Muestre el altar con el sa crificio . Le dio el doble de lo que tenía antes. que la causa de una enfermedad no podemos juzgar. más rico. Y lo bueno es que después de tanto sufrir. dijo: "Me aborrezco. y mi siervo Job orará por vosotros. y se arrepintió. Job vivió tantos años que pudo conocer a sus nietos y a sus biznietos. pero la justicia nuestra no es suficiente. no quitaré de mi mi Integridad". Acuérdate de tenerlos siempre puestos. y me arrepiento en polvo y ceniza". Job oró por ellos. No debemos juzgar uno a otro. y necesitas toda la arma­ dura de Dios para protección contra el maligno. Reconoció que había hablado de cosas que no entendía. y en Job 27:5 dijo: "Hasta que muera. por cuanto no habéis hablado de m í con rectitud como m i siervo Job" (Job 42:8). ahora seis mil. Nosotros también necesita­ mos la coraza de justicia y el cinto de verdad. Dios había explicado a sus amigos que Job era bueno.000 ovejas antes. Compare la reacción de otros ante una visión de Vlos: Isalas en Isalas 6:5. ¡Qué vergüenza sentían! Obedecieron al Señor ofreciendo un sacrificio. y lo bendijo mu­ chísimo. ¡Mucho cuidado! Para los pequeños: Hacer un círculo de los niños con un "Job" en el centro mientras cuente la parte de las conversaciones. y como Job. Al aceptarlo. Al terminar la historia se puede explicar que otros. El maestro contará la historia haciendo énfasis en versículos 2 y 3. Job recibió todavía más bendición.

antiguo Impenlo nomano. "Porque no me avergüenzo del evangelio. ni aviones. Que cada niño tenga interés en estar calzado del evangelio de paz. porque en ese tiempo no había carros. si es necesario.PABLO Y SILAS — CALZADOS DEL EVANGELIO Referencia: Hechos 13.. es decir. Y el día antes. que fue probado y bendecido de Dios. ¿Quién era el que llevaba esa armadura? Sí. . el yelmo de salvación. y la hermosa reina que arriesgó su vida para salvar a su pueblo. porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que c r e e . predicar en cada oportunidad. la coraza de justicia y el cinto de verdad. y mentado* con tanta exactitud que alguna* cannetena* todavía *e utilizan hoy de*pu¿i de do* mil año*. Desde aquí en Jerusalem (muéstrela). tenía que estar bien calzado. gnande* bloquea de. pero no tenían las calles asfaltadas ni las calzadas encementadas como las tenemos hoy. quiere que contemos a otros las buenas nuevas del evangelio. Hoy vamos a hablar del calzado del soldado de Dios (muestre los pies). ¿Quién puede recordar qué partes de la armadura de Dios estudiamos ayer? Sí. aunque en muchos viajes de una ciudad a otro podía seguir las carreteras de roca hechas por los soldados romanos. noca* contado*. Pasó por muchas ciudades. para llevar las buenas nuevas a todos.. Era el calzado de la armadura de Dios. Ojalá todos aquí tengan ya puesta la armadura de Dios como buenos soldados de Cristo. A sí que Pablo y sus compañeros tenían los pies bien calzados. Enfasis para los mayores: Pensar con seriedad. Dios dice que son hermosos los pies de los que traen noticias alegres y que anun­ cian la paz y que publican la salvación (Isaías 52:7). porque así pasaban el tiempo. las buenas nuevas de salvación en Cristo. Pero el calzado especial que Pablo llevaba no era los zapatos. y hermosos. era muy lejos hasta acá en Antioquía de Siria (muéstrela). . Hizo viajes muy largos para contar a todos. Aquí tenemos un mapa (muéstrelo) donde podemos ver los muchos países a donde fueron. pero Pablo hizo ese viaje varias veces. Enfasis para los menores: Nuestro Padre Celestial no quiere que ninguno se pierda. Fue en Antioquía que el Señor le llamó para hacer el primer viaje misionero. Enfasis para los medianos: Estar listos. llevando las buenas nuevas. " Marcos 16:15. Un misionero es uno enviado a predicar acerca del Señor Jesús. " Romanos 1:16. De allí hizo tres largos viajes. las buenas nue­ vas de la salvación que podemos tener en el Señor Jesús. y cuando andaba tan lejos. y vamos a ver cómo lle­ vaba él esa armadura. Lo* *oldado* hlclenon la* cannetena* pana conectan toda* la* ponte* del. Versículos de memoria: Menores: "Id por todo el mundo y predicad. Tenía que caminar mucho. Pablo era el primer misionero evangélico. a sufrir. Lcu> hlclenon de. Mayores. 18 Se despidieron . y se llamaba el apresto (quiere decir la preparación). o la preparación del evangelio de la paz. y también del hombre que dijo que debiéramos estar vestidos de toda la armadura de Dios. hasta en otros países. Propósito. 14. Se llama San Pablo. y en letras cursivas se han entremetido los puntos devocionales y de fondo para que cada maestro escoja lo que sea útil para su clase según la edad y la preparación de los alumnos. y muchos de los lugares que visitaron. ¿qué fue? Sí. parándose muchas veces para contar a todos de la salvación que podían tener en Cristo. Maestro: La lección propia está escrita para los niños pequeños. como Pablo y Silas. 16. Medianos: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura" M arcos 16:15. y pedir la dirección del Señor en decidir cuál será la obra de su vida. aunque los necesitaba también. Hay tantas cosas interesantes en estos viajes que solamente podremos contar una parte. era Job.

Obedientes. ponqué no hacia mucho que Loa judloA hablan Aldo echadoA de Roma. El sabía que Cristo prohi­ bía que los demonios hablaran. bajaron al puerto. creyó en Cristo. que no ena bueno. y le desagradaba. y lo dejaron por muerto. Y salió en esa misma hora. La acusación de albonotan La ciudad ena Calsa. sino que eran hombres como ellos. no e l bien de La ciudad. pnlvllegladoA. PodemoA dan. que ena e l centno de negocloA. Pronto llegaron los de Iconio. caminando y predicando por aquí (muestre el camino) hasta llegar a Troas. FILlpoA. Pablo y Silas asistieron a una reunión de oración de los judíos para predicar allí que Jesús es el Cristo que esperaban. hablando contra los discípulos. no {¡ue en La otna. y los de Listra se enfadaron contra Pablo y lo apedrearon. Pon tanto. Apnovechanon de HamanloA judloA. y por fin Pablo se volvió y dijo al espíritu: "Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella". un hombre malo quiso estorbar la prédica de Pablo. y el Señor le castigó. Estaba calzado del apresto del evangelio.) En esta ciudad de Listra hicieron un milagro. haciéndolo ciego por un tiempo. Loa acvsanon asi pana cubnin e l motivo vendadeno. y que los sacaba. y ella La vendía. 20 . ni de ella .) Más tarde empezaron el segundo viaje. buscaron un barco y cruzaron hasta Macedonia. porque no había vapores. caminando. hasta la isla de Chipre. y Loa de Asia Caenan Loa cneyentes que tuvlenan que evangellzannoA a noAotnoA. Alendo colonia. Quenlan venganAe pon La póndlda de Las ganancias de La pobne jovenalla endemoniada. Llamaron a Pablo Mercurio. ena una ciudad colo­ nizada pon ItallanoA. Vea RomanoA 15:27. también estaba trabajando. edificada pon e l ney Felipe. Cuando Pablo dijo que no. padne de Alej'andno e l Gnande. Aquí en Pafos (muéstrela). quienes os anuncian el cami­ no de salvación". y quiso seguir a otros pueblos también. Entonces cruzaron el mar y siguieron caminando y predicando hasta que los echaron de aquí (Antioquía) y de aquí (Iconio). (Muestre la ruta en el m apa. ÁuguAto Cósan habla hecho un anco tnlunCal a l l í pana ceLebnan au vlctonla Aobne Enuto. Los creyentes lo rodearon con mucha tristeza y mucha oración. Todos los días una pobre muchacha con un espí­ ritu malo los seguía gritando: "Estos hombres son siervos del Dios Altísimo. y ¡ qué gozo! ¡ Pablo se levantó! Y no dejó de predicar de Cristo por lo que sufría. y otros también. Pablo reconoció que era un espíritu malo. Cuando el gobernador vio ese milagro. que es una parte de Europa. pa­ ra seguir caminando y predicando allí.de la iglesia aquí en Antioquía (muéstrela). Cruzaron toda la isla a pie hablando de Cristo. Esta vez Pablo llevó a Silas por compañero. No fueron por el mismo camino. Cuando los hombres que la tenían ganando dinero vieron que habían perdido su ganancia. de Asia Menon donde habla una colonia de macedonloA que Caballeaban púnpuna. Pero el enemigo. creyó que eran dioses. La gente. El sacerdote trajo guirnaldas y toros para hacerles sacrificio. alegre. No habla en FILlpoA AuClclentes judloA pana edlClcan una Alnagoga. sino por otras ciudades. al foro de Filipos. poique CaénamoA noAotnoA Loa atnosadoA. El prim er sábado que pasaron en Filipos (muéstrela). Satanás. no les gustó. Quiso ayudan con La hoApltalldad a Loa que Le hablan tnaldo La vida esplnltual. TengamoA cuidado de nuestnoA motlvoA vendadenoA. La Ley nablnlca penmLtla establecen Alnagoga Aalómente Al habla diez judloA AabloA en un Local. Una mujer llamada Lidia creyó. sanando a un hombre que era inútil desde su nacimiento. cludadanoA nomanoA. apantanan un tugan junto al nío pana que Loa Cleles Ae neunlenan. se enojaron y llevaron a Pablo y a Silas a las auto­ ridades. A llí el Señor le mostró una visión de un hombre que estaba de pie rogándole: "Pasa a Macedonia y ayúdanos". arrastrándolo fuera de la ciudad. LLcLía ena de Platina. Imitaba esa actitud (RomanoA 16:20]. y FULIpoA. y que. Lidia InAlAtló en que Ae quedaban Loa pnedlcadones en Au cuau. gnaclaA a VIoa que San Pablo vino en u t a dlnecclón. el hijo de Dios. caminando. Amaban e l dlneno. y fueron por barco de vela. Por fin re­ gresaron a Antioquía de Siria para dar reporte a la iglesia. Tampoco pnedlcaban nltoA que no enan Li­ cito a . EL {¡ono y e l tnlbunal estaban en e l meneado. (Muéstrelas. Enan hlpócnltas. caminando. porque era el mensajero.

y yo Zoa he maltratado. húmedaA. porque creía que los presos habían huido. Después de azotarlos mucho. Y lle­ vó a Pablo y a Silas a su casa. Siempre Zoa IncréduZoA Ae ¿¿jan en nueAtraA paZabraA y nueAtroA hechoA. El gobierno romano mataba a los carceleros si dejaban escapar a un preso. Si nosotros hemos dañado a alguien. y les dio de comer. Después se bautizó él. el susto de las puertas abiertas. Los cimientos se sacudieron. y les preguntó: "Señores. les metió los pies en el cepo. ya a la medianoche cuando no podían dormir por el dolor. Me puede caAtlgar máA. Entonces el car­ celero les lavó las heridas. los metió en el calabozo de más adentro. Atn corrien te de oJjie. le ex­ plicaron más de la Palabra. y ya se iba a matar cuando Pablo. tú y tu casa". ¿rloA . Loa ceZdaA cuan muy metldaA. Estaban en una posición dolorosa por los pies en los cepos. y a todos los que estaban en su casa. porque nadie cantaba en ese lugar tan terrible. y para completar. les rasgaron las ropas y mandaron azo­ tarlos con varas. especialmente en tanto dolor. y creyeron en Cristo.Los amos de la joven llamaron a los demás del pueblo y se agolparon muchos contra Pablo y Silas. El carcelero. Sabta que a u a doA preAOA eran dlAtlntoA a Zoa drndA. donde era más oscuro y sin aire fresco. estando adentro en lo más oscuro. ¿Se fijan? Al convertirse. y era su responsabilidad no dejar a nadie escapar. Fue corriendo a ver cómo estaban los presos. y el susto de lo que podía acontecerle. cualquiera que Aea mt Altuaclón" (FlllpenAeA 4:11). aunque era de madrugada. y ¿étldaA . Estaba temblando con el susto de todo lo que pasaba. ¿L es parece que lloraban? Creo que nosotros estuviéramos llorando. reconociendo que había hecho mal. No ojian como Zoa cárceloA de hoy. El carcelero sacó su espada. ¿Qué verán? ¿Qué oirán? ¿Buen teAtlmonlo Aiempre? PabZo 0ACJi¿b¿6 máó tcuide a Zoa ¿IZlpenACA: "He aprendido a conténtam e. A esa hora. y se asustó terriblemente cuando vio las puer­ tas abiertas. ¿qué debo hacer para ser salvo?" Ellos dijeron: "Cree en el Señor Jesucristo. Loa ¿iItpenACA hablan v¿Ato ya que ojia vendad. PenAarla: "EntonceA aqueZ Víoa mandó eZ terremoto en de¿enAa de Zoa AuyoA.) El temblor despertó al carcelero. EZ carceZero conectaba todo con to AobrenaturaZ. y que no me agarren las autoridades". rotas. debemos procurar remediarlo todo lo posible. el carcelero quiso reme­ diar todo lo que podía de lo malo que había hecho. el carcelero pidió luz de los guardas para poder entrar en el calabozo oscuro donde estaban Pablo y Silas. Casi se había matado. Dijo.) Loa caZabozoA de adentro eran horroroAOA. torciendo y moviendo todo hasta que las puertas se abrieron y las cadenas se salieron de las grandes piedras en las paredes. (Muestre a Pablo y a Silas librados del cepo. Los magistrados. Pero eAtoA hombreA no querían que me matara. 22 . y sangrientas por los azotes. sin preguntar a ver si era verdad lo que se acusaba. Al oir eso. con todos los suyos. Pablo le había salvado la vida cuando le gritó. Dirían los otros presos: "¿C óm o pueden estar tan contentos?" Loa preAoA eAcuchaban. después de la medianoche.) Los sacó para afuera. lo vio por la puerta abierta contra la luz de la luna afuera. "M ejor es que me mate. mandando al carcelero que los guardara con seguridad. y tenían las espaldas heridas. (Muestre al carcelero arrodilla­ d o . oacuaoa. oraban (lo que nosotros también haríamos) y ¡ cantaban himnos a Dios! ¿ Hubiéramos tenido nosotros tanto ánimo? Los presos se sorprendieron. (Explique lo que es el cepo donde metían los pies de los p r e so s . y serás salvo. Recordaba Lo que todoA en FtZtpoA Aabtan deí teAtlmonlo de Za joven con eZ eAplr ltu mato que gritaba: " Ea¿ oa hombreA Aon AiervoA deZ VtoA hZÜAlmo. Corrió adentro y cayó a sus pies. El carcelero quiso verlo. pues todos estamos aquí". para cumplir bien. De repente un gran terremoto hizo temblar toda la cárcel. y le gritó en voz muy alta. los echaron en la cárcel. Pero escuchen lo que hacían. soltando a todos los presos. Los pobres no podían acostarse. Parecen buenoA. "No te hagas ningún mal. Loa voy a pedir ayuda". quteneA anunctan eZ camino de AaZvación". El susto del terremoto.

(2) Hacer un par de "calzados" para cada alumno de pa­ pel con una tira marcada "ID" o "PREDICAD" o "ID Y PRE­ DICAD". mandó a los filipenses a gozarse (Filipenses 4:1-6). puedes creer. Hicieron más viajes. y se regocijaban. como él. A llí ellos. En -tugan de la vtita de Vtoi que no tenmoi. ¿Dejarían por eso de predicar? Nunca. Para los pequeños: (1) Tener varios puestos en la clase nombrados por las ciudades visitadas. y les pidieron que salieran de la ciudad. no olvides de llevar puesto el calzado del evangelio como Pablo y Silas. con el calzado puesto. y los sacaron. contento. El carcelero. los magistrados. y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8). Habían venido con los pies calzados con el apresto del evangelio de paz. Vamos a ver una lista de esas tribulaciones. Pablo tnilitla en i en Itbnado con honon pana la buena fiama del evangelio y el fiutano de la tg lu la en Ftltpoi. Cuando fue de día. Pablo y Sitai uianon u ta i "duventajai" como ucalenai pajta iubln.) Pero Pablo siempre estaba go­ zoso. Al salir de la cárcel fueron a casa de Lidia y visitaron a los hermanos. Hacerlos como el molde o del tamaño de los pies del alumno. y Pablo y Silas estaban gozosos por ver lo que Dios había hecho. Adornarlos. llegando cerca de la muerte. Había visto un altar en la ciudad marcado "AL DIOS NO CONOCIDO" y lo usó como vina lección objetiva (Hechos 17:22. y quiere que tú seas salvo. Para los incrédulos: Si tú no eres soldado de Cristo. yendo por otras ciudades. como la tenían Pablo y Sitai. sufriendo muchas tribulaciones. y otros que representan a Pablo y sus compañeros ir de lugar en lugar explicando el evangelio. 24 . Dios todo lo sabía. (Lea 2 Corintios 11:23-27. así que pueden salir y marcharse en paz". los heridos. Estar unos niños en cada lugar. Murió por ti también. asustados por el terremoto. Para los creyentes: Si tú eres un soldado de Cristo ya. mandaron a decir al carcelero: "Suelta a aquellos hombres". Pero Pablo dijo: "Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial. nos echaron en la cárcel. confitan­ do. en la vecindad. Los magistrados tuvieron miedo al saber que eran romanos. conso­ laron a los demás. y por eso los mandó allá. tenían que sentir mucho el dolor de las he­ ridas. Así serás soldado de Cristo y tendrás el calzado del evangelio. siendo ciudadanos romanos. y estás buscando la salvación como el carcelero. Agregar detalles deseados. Siguieron de Filipos. ¡Imagínense! Al m overse lo más mínimo. Era contra la ley tratarlos así. Toda la ciudad iabla de la acuiaclón. Pegar las puntas de la tira debajo del calzado. Y Pablo y Silas volvieron de la casa del carcelero a la cárcel para que los sacaran de allí. Veblan iaben también que la acuiaclón ena fialia. sino que vengan ellos m is­ mos a sacam os". Llega­ ron a la cárcel y les rogaron. ¿y ahora nos echan encubiertamente? No. Pero cada vez recordaban el milagro del terremoto y a la familia del carcelero. dijo a Pablo: "Los magistrados han mandado a decir que los suelte. en el Señor Jesús como tu Salvador. todo dude et punto de vtita de Vtoi. Aun estando encarcelado por última vez. lai pfouebai no fiuenan tan dlfilcl l u . 23) y unos creyeron.El carcelero se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. y quizás avisados de lo que había pasa­ do en la cárcel. Aquí en Atenas (muéstrela) Pablo pudo hablar en el Areópago a los griegos sabios. que llegó a cono­ cer al Señor. En Hechos nos manda ser testigos en casa. hay que teñen la fie. Cristo nos dice: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio". St pudlénmoi ven. y en­ contraron donde no pensaban encontrar a unos que creyeran y recibieran la paz que la salvación da. por cierto. Se alegraban.

El soldado ponía el escudo entre sí y el enemigo. porque ellos eran irnos tres millones. que qulene decln "Jehová e¿ Aalvaclón" {NúmenoA 13:17). La Biblia nos cuenta de un soldado de Dios que llevaba el escudo de la fe. Los mayores recordaban que Josué era su capitán contra los amalecitas cuarenta años atrás. Cada día hemos visto una parte de la armadura de los soldados de los tiempos antiguos. Tenían que ganar la batalla en Jericó antes de entrar en lo demás de la tierra prometida. no podemos protegernos y perdemos la batalla. ¿Para qué servía el escudo? (Que los niños digan. Dios lo escogió para ser el capitán de los israelitas en lugar de Moisés que se había muerto. y oyeron lo que decía la gente. que vivía encima del muro. Los israelitas estaban junto al río Jordán en el llano muy bonito con muchos árboles de flores amarillas. con muchos animales también. 5:13-15. unos ocho kilómetros de donde tenían que cruzar. ( 2) Ena muy Aablo (Veutenonomlo 34:6).JOSUE — EL ESCUDO DE LA FE Referencia: Josué 1:1-9. que quedaba al otro lado del río Jordán. Entonces buscaron dónde pasar la noche. Era peligroso. Tenían razón de estar contentos con su nuevo jefe. Versículos de memoria. 6. Maestro: La lección propia está escrita para los niños pequeños. Son las tentaciones que siempre vienen a nuestras vidas. y oímos que el soldado cristiano necesita llevar el yelmo de salvación. UnoA rLZc. Encontraron lugar en la casa de una mujer llamada Rahab. ( 3) Joauí no tenia miedo de loé canaanltaA. para parar las flechas y la espada y la lanza del enemigo. qu. Todos sabían que Dios había escogido a Josué. Enfasis para los medianos: Obedecer a Dios.) Sí. Enfasis para los menores: Dios nos ha dado la fe como un escudo para protegernos. Prim ero vimos el yelmo que ponían los soldados para proteger la cabeza. Era muy importante que lo cargara. Que cada alumno decida llevar siempre el escudo de la fe. Propósito. y I oa lAnaelitaA Au^nlenon 40 añoA de vagan en e l deAlento pon no haben Aeguldo au cornejo (WúmenoA 14:29-34). Menores: "Tu. Jehová. y el pueblo entero prometió obedecerlo. El campamento cubría mucho terreno. estaba la ciudad de Jericó. Después caminaron hacia Jericó viendo los muchos árboles y flores y pájaros de esa región. Era como un jardín. Los jóvenes lo conocían también porque era siervo de Moisés (Josué 1:1).bim también que: (1) MolAÍA cambió e l nombne de 0¿ecu>.onda. Medianos: "P or la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días" Hebreos 11:30. 26 . porque casi toda su vida habían esperado el día cuando iban a entrar en la tierra prometida. tomad el escudo de la fe. También en la vida del soldado de Dios es necesario llevar un escudo. Pudieron ver algo de la ciudad. Sin el escudo de la fe. eres escudo alrededor de m í" Salmo 3:3. llevando el escudo de la fe.) Para estar completamente protegido. y no lo mataban. Entraron en Jericó por las grandes puertas del muro. y caían los golpes en el escudo.e qulene decln "ayuda" a otno nombne. Mayores: "Sobre todo. esperando que nadie se diera cuenta de ellos. Enfasis para los mayores: Las pruebas científicas (arqueológicas) que resfuerzan la fe. que tenía muros muy grandes. ¿Cómo harían eso? Prim ero Josué escogió dos hombres y les mandó ir solos hasta Jericó para ver cómo era la tierra y qué pensaba la gente. Dios los guió allí. (4) J oAué tenia nazón. eAplaA dio informe bueno. diciendo que VIoa e&taba con ¿OA lAHaelitaA y que podían vencen (MúmenoA 14). Estaban muy excitados. con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno" Efesios 6:16. Pero Josué sabía que al otro lado del río. el soldado necesitaba también un escudo (muéstrelo). porque el enemigo tira sus dardos. Joauí . Siendo uno de I oa 12. (Repase las otras partes de la armadura ya estudiadas. y en letras cursivas se han entremetido los puntos devocionales y de fondo para que cada maestro escoja lo que sea útil para su clase según la edad y la preparación de los alumnos. y que tenía mucho valor (Exodo 17). Tuvieron que pasar a nado el río Jordán que estaba en ese mes más que lleno.

28 . pero yo no sabía de dónde eran. salieron los del rey a bus­ car a los dos espías por todo el camino hasta el Jordán. y cuando se iba a cerrar la puerta. el Señan Jaúi . porque reconoció que era el mismo Señor que vino a asegurarle que le iba a dar la victoria en Jericó. y le preguntó: "¿Qué dice mi Señor a su sierv o?" El Príncipe le con­ testó: "Quita tus zapatos de tus pies. porque el lugar donde estás es santo". y corrieron al rey para decirle: "Hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche a espiar la tierra". Dios hizo un milagro. ellos se salieron. Y Josué lo hizo así. m i mamá. en Gilgal. Recuerden que su casa estaba encima del muro. Todos han oído del gran poder de Dios. Tenía que dejar una cuerda roja en la ventana para que los israelitas vieran cuál era su casa. y las grandes puertas quedaron cerradas otra vez.) Josué se acercó. Entonces Rahab subió al terrado para avisar a los dos escondidos. Pero Rahab ya había escondido a los dos hombres bajo irnos tascos de lino que tenía secando. Estaban en la tierra prometida. Ella estaba de acuerdo. el etenno 1/enbo. Saulo también en la olilán en el camino a Vamatco pneguntó•• "¿Qué qulenei. (Era la protección de Dios. porque Gilgal. ¡ Paró el río Jordán! Los israelitas pasa­ ron en seco. con mucho orden. creyendo. y se fueron al monte donde quedaron escondidos tres días. mis hermanos y hermanas. Oyendo esto. Ahora los de Jericó se asustaron más que nunca. El rey mandó decir a Rahab: "Saca fuera a los hombres que han entrado en tu casa. cuando los israelitas habían obedecido todos los mandamientos del Señor en prepararse. más Príncipe del ejército de Jehová". cada tribu en su lugar. Vloi¡.) Más tarde. cuando los que los están buscando se vuelvan. les dio un buen consejo: "Vayan al monte. es verdad que dos hombres vinieron.) Abrieron la puerta. que haga1 Debemos ¿lempne pneguntan al Señan: "¿Qué qulenei?” y ¿ometenno¿ a El. porque pueden alcanzarlos". donde a los tres días. entonces pueden seguir su camino". como era su costumbre. ya oscuro. porque el temor de ustedes ha caído sobre nosotros. (Se cumplió Exodo 15:14-16: "Oirán y tem erán". Les hizo bajar por la ventana en la oscuridad. No podían prometer salvarlos si no estaban en la casa marcada con la cuerda roja. y no sé a donde se han ido. porque Jehová es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. cuando Josué estaba cerca de Jericó. Contestó: "Sí. (Muestre el cuadro de Josué con el hom bre. El Pnlnclpe aceptó la adoración poique ena Vlo¿>. Las carpas se extendían en el llano. Pero ¿cóm o iban a salir de la casa y de la ciudad? Las puertas estaban cerradas. de color rojo. el VO habla prometido eí>tan con Jo¿ué "como con Moliéi" y a¿l mo¿>tnándo¿>e ayudó a domé {nenie a la conqul&ta de la tlenna. Veían desde sus muros que los israelitas estaban cu­ briendo el terreno de este lado del Jordán. Dijo: "Yo sé que Dios les ha dado esta tierra. y por fin se devolvieron a Jericó. y los dos espías pudieron regresar. Hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del mar Rojo delante de ustedes cuando salieron de Egipto. Rahab buscó una cuerda fuerte. y muchos ve­ laban. o de nuestros enem igos?" Cuando le contestó: "No. mi papá. llevó a los israelitas el próximo día al Jordán. Les pido que me prometan en el nombre de Jehová que ustedes me salvarán a m í con toda mi familia.) Los espías prometieron cuidar de ella y su familia si hacía dos cosas. nuestro corazón ha desmayado. no tenía defensa natural. y le preguntó: "¿E re s de los nues­ tros.Pero algunos los habían visto entrar. que de­ cíala al Paciste. Ape­ nas había oído de Dios. porque han venido a espiar toda la tierra". en el llano. Josué se postró delante de él. (Rahab era una mujer pagana. Después de tres días. Llegaron con buenas noticias para Josué: "Los enemigos tienen mucho miedo de nosotros. y El nos ha dado la tierra en nuestras manos". del lado de Jericó. con todo lo que tienen porque yo les he salvado la vida a ustedes". y no lo creía malo decir m entira. y supimos de lo que hicieron al rey Sehón y al rey Og del otro lado del Jordán. y toda su familia tenía que estar dentro de esa casa. y todos los que viven en este país están desmayados por causa de ustedes. Josué lo adoró. vio a un hombre delante de él con una espada en su mano. En Jericó no dejaban que nadie saliera ni entrara. Josué. Mientras tanto los que buscaban no podían encontrarlos en ninguna parte. El gran día que tanto esperaban había llegado. y quédense es­ condidos para que no los encuentren. Antes que se fueran. para bajarlos por la ventana. Apúrense a seguirlos.

y obede­ ció. quizás monótono. acabando con los que adonaban al sol. Terminaron la segunda vuelta. ponqué no hadan nada. Empeñemos. porque sabían que pronto Dios iba a hacer un gran milagro.El Señor explicó a Josué el plan de batalla. Rahab tenta toda su amllla neuntda dentno de ¿a úntca casa seguna en Jeticó. recordando lo del mar Rojo y del Jordán. sin levantar ni aun la voz. después los que llevaban algo cubierto de azul (nosotros sabemos que era el arca de Dios) y detrás.. Nos hace necondan ¿as casas en Egtpto ptntadas de la sangne del condeno. y regresaron al campamento. Pero en una casa la gente estaba con­ fiada. ¡Qué ataque más extraño! No trataron de pelear. Vijo: "Yo sí" (J osuí 2 : 9 ) .n que ven que no ena pon su pnoplo poden. aun quemaban a sus hijos pana sus dioses (Veutenonomlo 12:31). Dirían que esa gente ni procuraba tumbar los muros. a veces es necesanto pana obedecen. y se devolvieron a su campamento en Gilgal. que quizás duró una hora. que tenía el escudo de la fe. no se fueron al campamento. Nadie hablaba. Rahab habla oído del poden de Vlos. y todo tenía que entregarse al Señor. y los Idolos en la selva. como Rahab y los suyos pon la cuetda Aoja. Los de Jericó ahora estaban más preocupados. Cada vez que los is­ raelitas dieron la vuelta podían ver una cuerda roja en una ventana y sabían que era la casa de Rahab. ¡Y el quinto día! Solamente se oían los pasos y el sonido de las bocinas. sabiendo lo que Dios iba a hacer aquel día. Pero Josué no dudé del Señor. sin ven nesultados. No podrían que­ dar con nada para sí m ism os. y la quinta. No debemos Impadentannos. También sabían que tenían que matar a todos los que estaban en Jericó (me­ nos a la casa de Rahab) porque era un pueblo lleno de vicios muy feos. Sabían que Dios les iba a entregar la ciudad de Jericó. y la tercera. ¿a luna. Pero al terminar la vuelta aquel día. Y el tercer día. Los de Jericó se fijaron en lo temprano. Unos confiaban en los grandes muros. en orden. peno quedanon Incnídulos (Hebneos 11:31). los sacerdotes siguiéndolos tocando bocinas. Otros tenían m ie­ do. y sus nellglones sucias [Levltlco 18:24-27). entonces los destnulnla. ni nada. También sabían que todo el oro y la plata y el hierro se había consagra­ do a Dios. Siguieron la marcha. El seguln todos los días. pero todo lo demás parecía igual: los hombres armados iban delante. cansándose por nada. y temlenon.nía. Em pezáronla séptima. Ya se hablan tenmlnado los 400 años y Vlos mandó a los Isnaelltas a limpian esa suciedad. ¿Cuál era? Sí. y el cuarto también. porque Jericó no era tan grande. ¿Cóm o podrían ganar una victoria de esa manera? Dieron una vuelta completa. (Muestre el cuadro de los sacerdotes con las bocin as. Los israelitas debieran dar vueltas alrededor de Jericé. Los otAos oyenon. y les dijo que llevaran el arca del pacto alrededor de la ciudad de Jericó. Tenían el escudo de la fe. y detrás del arca seguirían todos los demás andando y tocando bocinas. sin hablar. Tenía el escudo de la fe. Estaban animándose más a pesar de tanto caminar. Los de adentno estaban salvos. Vlos cumplíná. los sacerdotes judíos que cuidaban el arca del pacto donde Dios prometía estar con su misma presencia. las pnomesas. y dieron la cuarta. el gran desfile de los demás hombres. peno cnela en El. y delante de ellos los soldados israelitas irían armados. Asi los Isnaelltas te. tipo de la sangne de Cntsto. El segundo día volvieron a hacer lo mismo. Vlos habla dicho a Abnaham 400 años antes que Iba a espetan hasta que la maldad de los de Canaán (Gínesls 15:16) estuvlena llena. Siete sacerdotes debían caminar delante del arca tocando bocinas de cuerno de carnero. Seguro que algunos dentro de Jericó ya estaban perdiendo el miedo. s l no que Vlos ena quten les daba ¿a vteto Ata. Parecía locura. 30 . Y así lo hicieron. Estaba protegida. porque era la primera batalla de Canaán. Estaban excitados.) Seguro que ese desfile parecía ridículo a los que veían desde los muros de Jericó. Unos veían desde los muros. dando otra vuelta. y la sexta también. El sexto día dieron otra vuelta igual. no en los Idolos alnededon. El rey y los soldados no sabrían qué pensar de esa clase de guerra que nunca habían visto. la de Rahab. El séptimo día los israelitas se levantaron al rayar el alba. Los israelitas seguían caminando. ¿Qué creen ustedes que pensaban? Algunos tenían a los israelitas por locos.. Llamó a los levitas. ni trepar. (irnos seiscientos m il hombres por todo) pero sin hablar. todavía sabia muy poco.

de ie caá con Salmón de Judá gó a ien la tatanabuela de Vavld (Hateo 1:5). Para los pequeños: Poner los niños a marchar alrededor de algún objeto que representa a Jericó. excavando de. y halló eicanabajoi y alíenla pnobando que la lecha de la calda ena cenca de 1400 A. o una bocina formada de papel). Para los incrédulos: Nosotros. "P or la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días" Hebreos 11:30. Pon tu fe en Jesús. y tomaron la ciudad. Habla otnai cludadeA encima y abajo. y sólo se es­ capará el que tiene fe en el Señor Jesús. y gnanenoi con el gnano en ponte quemado. Siendo anteceiona de David. Tantas veces antes y después de esto leem os que a los israelitas les faltaba la fe. Nubes de polvo se levantaron cuando las piedras y las casas encima del muro se derribaron. todoi pnueba del gnan In­ cendio que acompañó la calda de loi munoi. y pon a o habla c a a hecha aun encima de l a muña. somos de una raza condenada a m orir. pero por la fe somos aceptados y perdonados (Efesios 2:12. Ambas son vic­ toria por medio del escudo de la fe. El Vn. como Rahab. también puede tum­ bar las dificultades en nuestras vidas si llevamos puesto el escudo de la fe. otros cargando algo tapado con tela azul.. la le a muenta {Santiago 2 : 7 7 ) . pero Rahab se salvó por la fe y la obediencia. Jericó estaba listo para el juicio. 32 . madena en ponte canbonlzada. Vamos a orar que el Señor nos ayude a llevar siempre el escudo de la fe como lo hizo Josué. unos car­ gando "bocina" (sencillamente un lápiz. con una* cinco metnoi entne l a muña. El de asuena tenia c a l doi metnoi de gnue&o y el de adentno cuatno. y nos hace recordar nuestra salvación por creer en la obra de Cristo en la cruz. conec­ tándolo-i . eitnecha. John Gaatang. peno no pon una le ¿ola". Si entendemos todo. pero Rahab escapó por su fe. peca­ dores. Rahab y Sana ion l a única mujenei mendonada en la Ilita de honon de la le bneoi once. Mdi tan.Cuando llegó el momento de terminar la última vuelta. y lle ­ ena de en Heponqué ponqué Con los muros tumbados. 13). 1929 a 1936 en el antiguo Jenlcó encontró loi munoi caldoi pana aluena. Los israelitas sacaron primero el oro. Se puede hacer un escudo para que los pequeños tengan algo que llevar a su casa. Rahab lue juitipleada pon caaa de iu le vendadena. lejos de Dios. Los llevaron al campamento de Israel. Los de Jericó no tenían esa fe. Inmediatamente los dos espías entraron en la casa de Rahab (Dios no permitió que se cayera su casa) para sacarla con toda su familia y todo lo que tenían. Gaatang encontnó pledna y ladnllloi nojlzoi pon haben ildo qumadoi.) Allí no había una cruz. Su escudo era su fe. no tenían por donde escapar. Pero aquí tenían puesto el escudo de la fe. colgando el cordón rojo. Rahab tuvo el pnemío de ¿en aceptada en linael. ¡Qué gran ruido! En ese momento los grandes muros se cayeron hacia afuera. ceniza. La tierra temblaba. y resultaron to­ dos muertos. también lo Jeiúi. Así mismo el mundo hoy está listo para el gran juicio de Dios. La ciudad ena pequeña. la plata. El anqueólogo Vn. Para los creyentes: Como Dios pudo derribar los grandes muros alrededor de Jericó. C. y toda la ciudad fue quemada. todos los israelitas treparon por las piedras caídas delante de sí. Bita tenia munoi doblen de c a l diez metnoi de altana. Josué dijo: "¡G riten !" Y todos gritaron o sona­ ban bocinas. Podría terminar la historia con la victoria de los muros tumbados y Rahab rescatada. y el metal para la casa de Dios. Loi anqueólogoi llaman eite nivel "ciudad V". ¡Qué alboroto tan terrible! (Muestre el cuadro de los muros ca íd os. Hizo l a obna (Santiago 2 : 2 5 ) tenia le. ¡Qué gran victoria! Estos siete días de dar vueltas alrededor de Jericó hacen una semana sin igual en la historia de Israel. Muchas veces hay que obedecer sin entender todo. Se ha dicho: "Soma jatlllcadoi iólo pon la le. iota. ya no es por fe.

en ¿a Idolatnla y ¿a íenvldumbne. Eíta mlíma Invítenla íe habla repetido vantaí vecu ya. Dios mandó una nación de enemigos. No hablan aprendido ¿a lección. obedecer y utilizar la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. y por fin. y más cortante que toda espada de dos f i l o s . para castigarlos. el mismo Señor Jesús (el Verbo revelado. 14 34 . el yelmo de salvación. . ¿Recuerdan la victoria tan grande que tuvieron los israelitas en Jericó cuando se cayeron los m uros? Bueno. y vio al ángel del Señor que estaba sentado debajo de un árbol. tenían agnlcultuna paopía. Robaban el trigo. ya cuando la cosecha estaba lista. Loí lífiaelltat deja/ion a Vloí y Vloí leí vendió a ¿oí enemigo*. llegaban los madianitas. Enfasis para los menores: Los israelitas sufrían por su maldad. Como había prometido. y comían todo lo que encontraban.) Todas esas partes son para proteger al soldado.GEDEON — LA ESPADA DEL ESPIRITU Referencia: Jueces 6 y 7. Mayores: "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz. Y ¿otra ? (Re­ pase las otras. y en letras cursivas se han entremetido los puntos devocionales y de fondo para que cada maestro escoja lo que sea útil para su clase según la edad y la preparación de los alumnos. No Los israelitas tuvieron que esconderse en las cuevas de las montañas. y casi todos los animales. Traían sus tiendas y tantos animales que no se podían contar. Pon. " Hebreos 4:12. Maestro: La lección propia está escrita para los niños pequeños. Salían a sembrar. empezaron a adorar a los Baales y a los otros ídolos de los canaanitas. Dios les dio muchas otras victorias. tantos que parecían langostas. Dios da el poder si obedecemos. y t u levantó un juez que ¿ oí íalvana. las frutas. esta vez los madianitas. " Hebreos 4:12. Pero no obedecieron al Señor en acabar con la idolatría de Canaán. Propósito: Que cada alumno tenga por costumbre leer (u oir). . siete años de seguido. Se creía solo. . escondido de los madianitas. el héroe de su pueblo que se entregó al Señor. "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz. y cuando clamaron a El. Versículos de memoria: Menores: "Porque la palabra de Dios es viva. Era el mismo que apare::': a Josué aquel día antes de la batalla de Jericó. viéndose arruinados.. Medianos. . Rojo. . Y pasó exactamente lo que Dios les había dicho que iba a pasar. ¿Quién puede nombrar una parte de la armadura de D ios? Sí. Enfasis para los mayores: Obedecer el llamamiento de Dios para servirlo con su vida entera. ¿In volvlenon a Vloí. " Hebreos 4:12. per: le­ vantó los ojos. Pero también llamó a un joven para guiar a su pueblo y salvarlos del enemigo. los oyó y los salvó. Vinieron de muy lejos para robar la cosecha de los israelitas. Otna vez han vuelto a caen. la cebada. Juan 1:1. Enfasis para los medianos: Utilizar la espada del Espíritu como Gedeón. pero todos los años. Pero hoy vamos a ver la parte de la armadura que se usa para luchar activamente: la espada (muéstrela). Loí madlanltaí enan ánabeí Indómltoí del deílento cenca del bnazo ontental del man. Dios les mande ur_ profeta que les hizo recordar que sufrían ese castigo por su desobediencia. y clamaron a El. pero Dios esperaba que volvieran a El. se acordaron de Dios. Por fin los israelitas. Un día Gedeón estaba sacudiendo trigo en el lagar. después de la muerte de Josué y de los otros ancianos.

pero escuchen lo que Dios dijo: "Todavía es mucho el pueblo. Quizás Gedeón pensaba que quedaban muy pocos. Dijo a Gede&n que Dios estaba con él. y el Señor la aceptó quemándola con fuego. ¿con qué salvaré yo a Israel? Mi familia es pobre. Cuando Gedeón enten­ dió que era el m ism o Señor. Dios le mandó apartar a los que doblaban las rodillas para tomar el agua de los que llevaban el agua a la boca en la mano. y allí te los probaré. pero su padre les dijo que si Baal era un dios. y que levantara en su lugar uno a Dios. Señor mío. Ahora el Señor probó más a Gedeón. y vinieron de más lejos hasta que 32. y se levantó con todo su ejército para ir a pelear contra los madianitas. y no en­ tregó a su hijo. que el vellón quedara seco y la tierra mojada. La próxim a noche pidió al revés. Gedeón ¿abta que ¿t mtsmo no pocLCa. no m orirá s". Gedeón quiso estar seguro del llamamiento del Señor. Eran muchísimos. Llegaron a la fuente de Harod (al lado noreste de la montaña) arriba del valle donde estaba el campa­ mento de los madianitas. Gedeón entonces estaba seguro que Dios lo había llamado. a¿u¿ta¿ con ta obna? Gedeón tambtén ¿e a¿a¿tó. 36 . Solamente 300 llevaron el agua en la mano a la boca para poder quedar vigilando mientras tomaban. y mandó a todos los demás a sus tiendas. pero obe­ deció. y de noche (por miedo de los vecinos que adora­ ban allí a Baal) tumbaron el altar de Baal y cortaron en pedazos el otro ídolo en el bosque. que parecían nada contra las multitudes del enemigo. y ¿cuántos creen ustedes que se devolvieron? ¡Veintidós m il hom bres’. Por la mañana cuando el pueblo lo vio. El Señor lo hizo así. y danJLe {¡azuza. y Dios volvió a contestar. Pero Dios tenía un plan para salvar a su pueblo. Creían que éste podría guiarlos a la victoria en nombre de Jehová. y que la tierra estuviera seca. y cuando quería hablar con un hombre. y los israelitas estaban otra vez escondidos en las cuevas por miedo.o¿ tambtón. ¿N o te envío y o ? " Se asom bró el pobre Gedeón. 000 hombres habían llegado. quiso matar a Gedeón por haberlo hecho. Ahora. Dios le pro­ metió. Gedeón buscó a diez siervos de su padre para ayudarlo. Quizás Gedeón estaba preocupado. se le aparecía como ángel. VeJio Vto¿ to ayudó. También envió m ensajeros a otros pueblos de Israel.ee: "E¿toy con vo¿o&io¿ todo¿ to¿ dUa¿" (Mateo l 8:20). podía defenderse a sí m ism o. Le dijo: "E l pueblo que está contigo es mucho para que yo entregue a los madianitas en su mano. Dejó afuera un vellón de lana una noche. Vto¿ tba a acompañante. CnU¿to du. Consiguió 300 trompetas y comida. y derrotarás a los madianitas com o a un solo hom bre". y le dijo: "Vé con esta tu fortaleza. k¿t no¿ pnomete a no¿otn. llévalos a las aguas. y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. Yo diré quienes quedarán y quienes irán". Quedó con solamente los 300 soldados que Dios había escogido. Vino no tenÁja que hacenJLo ¿oto. Gedeón hizo el anuncio. y pidió que estuviera mojado de rocío. Esa noche el Señor le dijo que derribara el altar de Baal que su padre tenía. junto con otras tribus de árabes.No había venido a nacer en el mundo todavía. P ero Gedeón lo encontró difícil de creer. ¿Te.) Casi todos doblaron las rodillas. Corrieron las noticias de este joven que tenía el valor de tumbar el altar de Baal. "Paz. (¿Quiénes más se asustaron al ver al ángel del Señor?) Pero el Señor le dijo-. y pidió señal. Dijo: "Entonces ¿p or qué nos está pasando todo e s to ? " Parece que se le olvidó que Israel estaba sufriendo por su pecado. La prueba era un secreto entre Dios y Gedeón. no tengas tem or. y dijo: "Ah. y yo el menor de la casa de m i padre". (Muestre a los hombres tomando el agua. Gedeón entonces preparó una ofrenda. y ofrecieron un toro en el nuevo altar que hicieron a Dios. "Ciertamente yo estaré contigo. y Gedeón hizo allí un altar a Dios y lo llamó "Jehová es paz". no sea que Israel diga: 'Mi mano me ha salvado'. Ya el gran ejército de los madianitas. Gedeón no dudó y llevó al pueblo al agua. anuncia a oídos de todos que el que tenga m iedo se devuelva". pues. había acomodado sus carpas otra vez en el valle de Jezreel. se asustó. ¡Tantos cobardes! Y dejaron sólo diez m il israelitas. Pero el Espíritu de Dios vino sobre Gedeón y cuando tocó su cuerno los israelitas de allí cerca empezaron a reunirse. ha­ ciéndolo así.

hijo de Joás. Les dio órdenes. SI penhánmoh hólo en el gnan poden de lah fuerzas malignas [lea Emesias 6:12 y 1 Vecino 5:8) quedanlamoh vencldoh de una vez. Cada uno de nohotnoh puede hen un vaho pana llevan la luz de Vloh. Repartió a los 300 hombres en tres escuadrones. Ena lo que Vloh le habla pnometldo. y le dio las gracias. y le mandé esa noche al campamento de los madianitas con Fura.) Y: "Todo lo puedo en Cníhto que me fortalece” [Tlllpenheh 4:13). y vea también Veutenonomlo 4:37. loh de loh cennoh que comen cebada. dando a cada uno una trompeta y un cántaro vacío con una tea ardiendo adentro. y la tienda cayó". noh tumbanán". Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento". (Salmo 66:3. Un hombre contaba a su compañero un sueño. escondidos en lo oscuro. devolvió a. Gedeón y Fura iban acercando lo más silenciosos posible a los puestos avanzados de los enemigos arma­ dos.". Vea 1 Crónicas 29:12 y 2 Samuel 22:33. explicando lo que iban a hacer. Todavía hoy he necesitan taleh en la obna. y llegó a la tienda. 2 Conlntloh 4:6-7 dice: "Vloh. sino pon el poden de Vloh. Se veía de repente la luz de la tea ardiendo. Y su com­ pañero le contesté: "Esta no es otra cosa sino la espada de Gedeén. que hu compañeno lo Intenpnetana ahí. adoré a Dios. eh el que nehplandedó en nuestros conazoneh. y con tantas luces que aparecieron de la nada en varias direcciones alrededor. que contana hu hueño. creyó que. Ve­ d a en otnah palabnah: "Loh dehpnedadoh. subiendo el cerro con Fura. Gedeón obedeció ponqué. Volvió. y la trastorné de arriba abajo. apenas viendo a lo lejos en la oscuridad las carpas de los madianitas que se extendían en el valle. hiño con mi Espíritu ha dicho Jehová. Dios sabía que Gedeón necesitaba ayuda después de la prueba para darle más fuerza en su fe.peno tenemoh este tetona en vasos de banno". Había tantos que parecían una plaga de langostas. V David lo entendía. he hometen loh enemlgoh. Todos los 300 bajaron el cerro sin hacer ruido hasta el campamento de los madianitas. Gedeón tocó su bocina y quebró el cántaro. Veno pon la gnandeza del poden de Vloh. A la medianoche cuando los madianitas acababan de cambiar la guardia y todos los demás estaban durmiendo. que Gedeón llegana donde él entuba entne todoh loh millones que ehtaban acampadoh . Inmediatamente todos los 300 hicieron lo mismo y gritaron: "La espada de Jehová y de Gedeón". con el estrépito de romper los cántaros. ¿a salvación no ena pon la \u<VLza militan. y los camellos eran como la arena en la orilla del mar que no se puede contar. el te ­ sono más precioso que se puede alcanzan. loh que no tienen mucho peto. varón de Israel. que llegana exactamente cuando lo contaba. Gedeón llevó a un grupo por un lado. que mandó que de lah tinieblas nenplandedehe la luz. y la golpeé de tal manera que cayó. . Entendió por qué Dios lo había mandado allí. La tonta de cebada ena una coha liviana. El cristiano eh un hen humano que lleva dentro de hu cuerpo.En todo. Vloh puede obnan pon medio del más débil y de la manena más Inehpenada. "Leván­ tense porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en sus manos". 31. la vida y luz de Vloh. Ena una henle mllagnoha de acontedmlentoh: que el madlaníta hoñana ahí.700 hombres. al campamento de Israel. El iba a ser ejemplo para ellos seguir. ¡Qué confusión! Se creían . ni con fuetiza. su criado. que eh un vaho de banno. y la cebada el menoh apneclado de loh gnanoh. Vloh escogió a lot> que no he pneocupanon con hu pnopla comodidad. Lleno de confianza dijo a los 300. Cuando Gedeén lo oyó. Iba diciendo: "Yo veía un pan de cebada que rodaba hasta el campamento de Madián.. Todo ehto le pnobaba a Gedeón que ena la mano del Señan nehRonzando hu ¿e. Fueron bajando el cerro con cuidado.) ¡Qué alboroto se formó! Los madianitas se despertaron con los gritos y el sonido de las bocinas sonando tan de cerca. Zacarías también lo hobla cuando escribió en Zacarías 4:6:' "No con ejénclto. y mandó a los otros dos grupos por otros lados del campamento. Al oir unas voces quedaron escuchando. (Mues­ tre el cuadro de los hombres con teas y bocinas. hiño que buscaron pnlmenamente el bien de la obna.

de leerla.) Gedeón oyó la palabra que Dios le mandaba. Con Josué y los otros jueces los israelitas seguían a Dios. 40 M arcar papel cuadradado con líneas diagonales. el enemigo. y los israelitas que se habían ido a sus casas volvieron otra vez a ayudar. Im a o llta i. Es la Biblia. sino que seguía al Señor aun cuando la m ayoría no lo hacía. se­ guían a las demás gentes en adorar a otros dioses. y los pocos se volvieron una m ayoría con Dios a su lado. más grande que ellos. la Palabra de Dios. Pasar un alfiler por el centro a mi palito. pero él dijo que no. Para los creyentes: Si ya eres soldado de Cristo. Todo el pueblo de Israel entendió que era la mano de Dios que lo hizo. cíe loi. Prim ero tendrás que aceptar al Señor Jesús. Satanás. onee (v. el enemigo huyó. (Que los niños digan cada pieza y algo de cada historia. . (Vea 1 Corintios 1:31. venciéndolos de tal modo que más nunca volvieron los madianitas a m olestar a los israelitas. Como soldados de Dios debemos tener lista siempre nuestra espada para ganar las batallas. y no ellos m ism os. gira. Obedecieron la palabra de Dios y gritaron: "La espada de Jehová". Usó a los 300 que Dios le escogió. HuAtnai. de la ¿e en Gedeón no quiso la gloria para sí m ism o porque sabía que la gloria pertenecía a Dios. Ya que hemos estudiado la última pieza de la armadura de Dios. sino que se deja llevar por los demás. Recuerda que "la Palabra de Dios es más cortante que toda espada de dos filos". la Palabra de Dios (Efesios 6:17). ni puedes usar la espada del Espíritu de que estudiamos hoy. (Muestre la espada otra v e z . Para los pequeños se puede: Dar esta lección objetiva y también hacer molinetes o veletas para que cada niño lleve uno a su casa. como hacía Israel. y les juzgó cuarenta años. la espada del Espíritu. No llegar al centro. Cortar las líneas. Aun Cristo usó la espada cuando Satanás lo tentó en el desierto. (Muestre la B ib lia . Al soplarlo. Nosotros tenemos una espada espiritual también. Debemos ser com o Gedeón que no era una veleta que obedecía a una brisa. Pegar las es­ quinas "x " al centro. Sola­ Se encuenda zntnz l o i. y podemos usarla siempre. Cuando usamos esta espada.zoi. . Una persona que es veleta no piensa por sí.a a l quinto ju ez Ha. no puedes luchar bien contra el enemigo.) Para los incrédulos: Si no eres soldado de Cristo. acuérdate de ser com o Gedeón que usó la espada del Espíritu y así ganaba la victoria.bn. Empezaron a matarse muchos los unos a los otros en la oscuridad y el apuro de salir.) Entre sus soldados tampoco se veía espada. Tenían que usar otra. y obedeció. No tienes la armadura de Dios. El quiere salvarte y darte toda la armadura. 32). Cristo murió por ti. y así tendrás el yelmo de salvación y las demás piezas de la armadura. Siguieron a los madianitas que huían toda la noche y hasta el otro día. una invisible. Quisieron que Gedeón fuera su rey. Explicar que hay gente como una veleta que gira con cualquier b ri­ sa. Era una espada más poderosa que una de metal. pero al m orir los jueces. que Jehová m ism o era Señor sobre ellos. mente llegé a ser su juez. citó la Biblia.) Gedeón sabía que en esa batalla tan grande no tenía una espada de metal como ésta.rodeados por un gran ejército. Gzdzón zn. huye como huyeron los enemigos aquella noche. (Hebreos 4:12). de usarla cuando hablas con otros. En el susto y la confusi&n buscaron escaparse. y por esa espada espiritual ganaron la victoria. vamos a repasar todas las partes. Es un buen ejem ­ plo para nosotros. Aquella noche Dios dio una victoria grandísima sobre los enemigos. No te olvides de cargarla. Tenga listos los cuadros de las otras piezas de la arm adura. Aprovecha hoy de aceptarlo com o tu Salvador.

llevarán la porción a su hogar. haciendo un total de 41 versículos en vez de los 35 para llenar completamen­ te la hoja. se podrá dar los siguientes. Colosenses 3:16. se hacen copias de estos versículos por mimeògrafo para que puedan estudiarlos en casa. Predicar el evangelio: Hechos 1:8. 20:24.10. (Aunque los pequeños no lo podrán aprender. siempre en forma simétrica. El texto lema. Hechos 16:31. Siempre habrá Biblias sin usarse en las hojas de otros que no aprenden tanto. Romanos 1:14.16-18. 5. 42 . El yelmo de salvación: Juan 1:12. Apocalipsis 1:16. y otro para el que aprenda más en toda la escuela. Estos versículos. La coraza de justicia: Romanos 3:20. Para los que quieren seguir aprendiendo en casa para traer los versículos a la clase ya aprendidos. y desde el prim er día debe tener su nombre escrito en la orilla superior. La mitad con figuras pequeñas es para el alumno. se pegarán prim ero los cuadros de las piezas de la armadura. En algunas escuelas se entusiasman más que en otras. Se recortan los cuadros. Salmo 51:6.9. Proverbios 12:22. 17:17. Para cada versículo repetido correctamente. 4:5. Un premio especial se debe ofrecer al que más aprenda en cada clase. Para los niños menores que no pueden aprender tantos versículos. Es preferible entregar sólo irnos cinco a diez cada día (según la capacidad del alumno) para que no se desanimen con todos a la vez. se puede pegarla a una cartulina de color. 91:4. La competición es una motivación fuerte. Tito 3:5. ayudará a avivar el in­ terés. y quedarán las Biblias pequeñas alrededor como un marco. Se debe apro­ vechar el interés. es para toda la escue­ la. La victoria: 1 Corintios 15:57. Si la clase es una que aprende muchos versículos. 2 Timoteo 2:3. que tienen que ver con las lecciones del curso: La lucha del soldado. 1 Juan 5:4. 3:3. se puede recortar en dos pedazos los pares de calzados para dar la mitad por un versículo. 5:24. 7. Véase también el abecedario. 13:47. Para estimular el interés en m em orizar versículos. Para los que no tienen Biblias en su casa. La Palabra: Isaías 49:2. El cinto de verdad: Santiago 1:18. de tamaño más grande. 8.36. al dorso de los libros de los alumnos. Pedirán más al contagiarse con el entusiasmo de otros en la clase. con los del texto lema y los de cada lección sobran para llenar la hoja. 1 Pedro 2:2. Santiago 1:21-25. Si se ofrecen los prem ios desde el prim er día. Mostrando una hecha de antemano ayudará al alumno a querer seguir aprendiendo. dejando una margen ancha donde podrán pegarse más Biblias por otros versículos. 2 Timoteo 3:15-17. 8:1. 1 Pedro 5:8. Para los alumnos mayores se seguirá llenando todos los cuadros al aprender más versículos. 4. Romanos 6:23. 1 Corintios 9:16. Algunos alumnos aprenden mucho más que los versículos de cada lección y el texto lema. pero el m aestro tiene mucho que ver con el interés de los alumnos. Como premio por llenar la hoja. m erecen premios aunque sean varios alumnos de la misma clase. luego si pueden aprender más. Juan 14:6. Colosenses 3:9. La mitad con figuras más grandes debe quedar en el poder del m aestro. El escudo de la fe. Gálatas 3. 9. 5:1. 12. 4:12.LA OBRA DE MEMORIA: Los versículos de. se les pegarán los otros pares de calzados. 4:5. 1 Timoteo 6:11. el m aestro pegará uno de los cuadros recortados encima de la misma figurita pequeña de la hoja del alumno. Si dos o más aprenden más de cincuenta versículos. hay en el libro una hoja con figuras en cuadros.memoria de cada lección se encuentran en el libro del maestro y en los libros de los alumnos. 10:9.) Se repasan los versículos todos los días y se va agregando lo que se aprende del texto lema hasta decirlo todo. 11.

Hay más letras para el prim er día. dicen al unísono la letra y lo que representa.EL ABECEDARIO es una parte de la obra de memoria.. el compañero de Pablo Terremoto. las buenas nuevas en toda lengua Niña. la Palabra de Dios Fe. el primo de la reina Ester Nuevas. los niños Se sugiere que se enseñe cada día las letras que se refieren a la lecci&n del día. la que preparó Amán Idolatría. los muchos que anduvo Pablo predicando Látigos. la de la reina Ester Yelmo. un juez de Israel Horca. la esposa del malvado Amán 43 . los de Pablo y Silas en Filipos Llamas. el pecado de los judíos Job. El número que se en­ cuentra enfrente de cada letra indica la lecci&n en que se encuentra la letra y por consiguiente el día que se enseña. la armadura de Dios Bocina. por fe cayeron los muros de Jeric& Gede&n. los del enemigo Espada del Espíritu. las del pobre Job Victoria. las de las teas de los 300 Mardoqueo. como se vio Job Rahab. el que abrió la cárcel Ulceras. Cuando el m aestro muestra la letra. la de justicia Chismes. Los demás días se repasa lo que se ha aprendido y se agrega lo nuevo. contra Pablo y Silas Dardos. 1) 5) 2) 3) .4) 3) 3) 2) 4) 1) 1) 1) A B C CH D E F G H I J K L L1 M N Ñ 0 P Q R S T U V X Y Z Armadura. el hombre justo Kil&metros. la que Dios nos da en Cristo Excelencia. hasta usar todo el alfabeto el quinto día. las que perdió Job Príncipe.4) . del ejército de Jehová Quebrantado. el de la salvación Zeres. la que se curó del espíritu malo Ovejas.5) 4) 5) 1) 5) 2) 3) .3) 5) 1) 1) 3) 2) 4) 2) . en orden alfabético. la de Jericó que tenía fe Silas. la que toc& Gede6n Coraza.