Está en la página 1de 22
Amigos del alma Elvira Lindo lustraciones de Emilio Urberuaga No puede haber dos amigos mejores que Lulai y Arturo, van jun- tos a la escuela, se sientan juntos, juegan juntos en el patio y a los dos les entran juntos ganas de hacer pis. Tan amigos son que un dfa decidie- ron casarse. Les casé Adrian Carro, que dijo que sabia casar, porque su padre era concejal y ya habia casado aun montén de gente. Y si que es verdad que Adridn Carro sabia casar 8 porque lo hizo mejor que cualquier cura y cualquier alcalde, con unas frases tan bien dichas que parecta que se habia pasado la vida casando ala gente. - —Arturo, $a Lulai por siempre y por jamds en el calor y en el frfo, en enero y en agosto y hasta que después de la Resurreccidn? Y los invitados que eran Pedri- to Gémez, Carbajo y Paula exciama- ron impresionados: —{Ooohhhhhh! Era un j;Oh! de admiracién, co- mo diciendo: «jQué bien habla este curaly. Y Arturo contesté; —Si, si, pero jle puedo dar ya el beso a la novia, que tengo mucha prisa? + que la novia re ee arge e tas ore Ante tal pregunta, la novia se. quedé dudando un rato y al final Y los invitados a la boda, que dieron esta respuesta por buena, no dejaron ni que Adrian Carro diera su bendicidn a los novios, antes de