Está en la página 1de 4

(712) (713)

«MI olr.i ocasión. Lo que decimos ahora , y lo repetiremos mil En el nrli ulo 5 * dice el proyecto de la comisión : Todas
v e r o s , para q u e lo entienda bien el charlatanismo filosofante e s , los espartóles son admisibles ii los empleos serjun su mérito y
que la comisión poilia haber omitido esta pomposa declara- capacidad. ; Crin descubrimiento! Pues q u é , ¿los españoles '
ción; pues que sin necesidad il<- ella , ni d e cuanto han rlí- sin que la comisión ni lis cortes lo digan, no han sido a d m i -
fcho y prbílárftárlo en (odas épocas nuestros constitucionales, tidos á los cargos públicos según sn mérito y capacidad ? E s
\3 la España por el espacio de algunos siglos ejercía pacifi- verdad «pie el liijo del verdugo y el matachín, no han sido ad-
camente el derecho de reclamación : los españoles en lodos mitidos en rUpaña a los empleos honoríficos. Envilecidos en cy ( r u i n . i 5 3 , cll\x'<!(.5 n ^ c rJlxml *3e i83*.
tiempos con alguna lijera eseepeíun , de que no puede p r e s - la opinión p í b i i r a , carecen del prestigio necesario para gober-
eindirse en las sociedades humanas , han tenido derecho re nar a los demás hombres , y para inspirarles á aquella v e n e -
tonocido por sus leyes á quejarse respetuosamente de los agra- ración que garantiza el decoro de la autoridad y el respeto
vios , injusticias y vejaciones de cualquier naturaleza , ya pro- de las leyes. JNinguna nación del mundo ha consentido e n
cediese de las leyes mismas , ya de sus ministros y cjeeüló- que aquel que se ha ocupado en descuartizar hombres pase
res , ya por último de la acción privada de alguno ú algunos des le la horca y una oscuridad infamante, á presidir un t r i -
d e sus consóeiiis. lin e f e c t o , por las leyes del reino consig- bunal (i ii despachar un ministerio. Seria fácil el probar que
nadas en los códigos vigentes , todo particular estaba autop- la degradación de algunos oficios no es tan arbitraria como se
i a d o á pedir ante los tribunales quo se reparasen sus agra-
vios , que se castigase la demasía y que se resarciesen tus
daños. Por donde quiera que se abran nuestros cuerpos l e -
gales se hallarán con profusión, sabias y muy justas disposi-
c i o n e s para regularizar las demandas civiles y criminales , que
quiere suponte*': hay ocupaciones envilecí.las por su propia
naturaleza ; pero aun cu indo el « n\ ileeimicnto fuera un resul-
tado de Lis preñen .aciones populares, es nii.'ud ihlc que las
preocupaciones mismas deben lomáis" en cuenta para gober-
nar bien I s pueblos , sobre lodo si no son tan absurdos como
SUMÍA

TA. OFICIAL.
A H I I C I L U l)L Ut'lLK). Aos aventuramos a aconsejar a los conservadores que d e -
lodo español podía introducir ante sus jueces , apelando tam- pretenden los sofistas , sino q u e se fundan en motivos muy po igaii toda especie de temor. N o hay necesidad en asunto
bién si no le pareciere justa la providencia de los tribunales racionales, que seria fácil d e s l i n d a r ; pero que no lo permite como este de los ardides ni de la láctica de partido. La
inferiores; pero desde tiempos muy remotos la lev previsora la naturaleza de este escrito. S. M- continúa perfectamente en su convalecencia. política española del lord Palrovrslon está condenada por la
u n universal de la Inglaterra v sus representante*." Veré-'
fijaba los limites , y deslindaba el uso y el abuso del derecho
Por el articulo o." p u e s , podrá el ciudadano verdugo ser in..s si la cámara de los comunes se atreve á sancionar
de demanda. S. A. n. el Serenísimo Señor Infante Don SEBASTIAN
con su voto los desaciertos , q u e lucra de diez de s u s
diputado á corles , senador, y aun ministro. Evidente. Todos GABRIEL siijue sin novedad' en su importante salud a la m i e m b r o s , los domas no vacilaran en reprobar y ridicu-
N o solamente en materias civiles y criminales , sino tam- i los españoles son admisibles a los empleos públicos : el v e r - cabeza del Ejercito. lizar , estando lucra de las sesiones. Si los miembros de la.
bien en la parte gubernativa permitian nuestras leyes de He- ' dugo es español, luego admisible al desempeño de las mas c.iuiiii de los comunes Vot sen con honradez en descargo d e
copilacion las reclamaciones reverentes , justas y fundadas , dis- | elevadas magistraturas, y veremos si los ministros de las au- su deber para con sus cmilriiiuventes', mañana mismo se
Las últimas noticias que se han recibido de Saltbttrgn ase- aprobaría por una gran mayoría una proposición para la d i -
poniendo que cuando el gobierno dictase una ó muchas p r o - | diencias, si los diputados y senadores quieren alternar con " e n - guran, que continuaban en aquella Ciudad, sin la menor norei/nn misión del lord Pa.incisión ; pero si votasen sin decoro .en
videncias que perjudicasen al interés particular de los imlivi- ! te de aquella esfera: veremos si pierde ó g a m la autoridad en su importante salud S. A. /? el Serenísimo Señor PmVCtPt cumplimiento de sus pactos con el ministerio , si votasen q u e
dúos , pudieran estos legamente , y aun debieran recurrir al en manos semejantes, y si estos hombres degradados en la DE ASTURIAS, tos Serenísimos Señores Infantes Don JUAN lo negro es blanco , con el fin de mantener, el ministerio
C A R L O S y Don F E R N A N D O M A I U A , SU Augusta Tía la Sere-
Meibourne, estamos seguros que unos hombres q u e abando-
legislador, para que enterado d e sus inconvenientes la revo- opinión pública , poseen p a n hacer respetar las leyes aquel nasen basta tal punto el i leudo \ les interese» de su país,
case ó modificase según las circunstancias. nísima Señora Infanta Roña MARÍA TERESA , y la Serenísimo no senan nombrados olía vez para asistir a las deliberacio-
prestigio , l..n saludable . tan útil , tan necesario.
Señora [ufanía Doña MAIUA AMALIA. nes del senado británico •
N o se nos diga que muchas de las reclamaciones no pro- Nos dirán , que no quiere tanto Ja comisión ; que es bien
Ames de entregar otro fusil mas á Mendizahil , antes d e
ducían efecto alguno ; es verdad que no lo producían alguna claro que hombres que profesan oficios tan viles no deben que se fragüe otro tratado , ante* de que se escriba otro pro-
vez: pero tampoco debían producirlo, por ser injustas, infun- ser admitidos á los altos destinos; pero que el carácter de tocolo , puiase una votación en la cámara de los c o m u -
dadas ó intempestivas, ó p o r q u e en ellas no se había observa- noble no debe exigirse por la ley. P a s e ; porque de esto PARTE NO OFICIAL. nes, listamos persuadidos que en una resolución que c e n -
do el orden gradual que exije la gerarquia. sure ¡a política csj iñola del lord Palm r»lon c o n v e n d r á s
halda mucho que hablar. Pero si el articulo ú'.° no i-xije otra
Noticias extranjeras. —INGLATERRA. todos ios p u l i d o s , a excepción 'nucamente 'de los emplea-
Esto supuesto , ¿ qué es lo que quiere, revelarnos en esta cosa , sino que sean admitidos á los honores públicos , los q u e dos por el ministerio. . E-a .is míenle los m i s eorroinpidos,
época de innovación la fastuosa declaración de los reformis- aunque no hayan nacido en la púrpura , ni en las clases no- LOXDR.ES. los mas .mi ices se aventurarán a volar li continuación da un
bles , no pertenecen sin embargo á las viles y deshonradisi- sistema, q u e desperdicia con prodigalidad el dinero nigies,
tas? Nada , que no estuviera bien sabido: n a d a , que no e s - En el lHórnihJii Post se l e e . — S e han pronunciarlo en la sacrifica las vidas de los ingleses, pon • en peligro los i n t e r e -
tuviera practicado entre nosotros. Algún error , ó tal cual rara mas : si la comisión en su articulo S.° no quiere otra cosa cámara 'le los comunes . discursos ilustra.los sobre los asun- ses de la Inglaterra , y denigra su honor.
injusticia habrá podido cometerse. Y q u é , ¿ no se cometen tam- escusado era el tal articulo , y cuantas tonterías se han dicho tos d e España : Mr M o lean ha enumerado las circunstancias
de la presente |u< lia con gi.ui in luslria y con protón la in-
bién en los gobiernos representativos ? A mi!.unes. Pásese la sobre el particular. Y á la verdad , en España la puerta ha
vestigación : lord Milion ha añadido a la misma materia los
vista por la historia de la revolución, y por las vehementes estado abierta para los destinos , no solo á los n o b l e s , sino recursos «lo un entendimiento rico en noticias históricas ; sir Los periódico* cristinos , continia el Mnming Pos!, p r e -
declamaciones de los periódicos de M a d r i d , boy mas que aun también á 1. s clases medias y aun á las inferiores. Ca- Roberto Pe d , ha expuesto la instabilidad del ministerio de sentan el cuadro mas ridiculo. Por muchos meses nb han p u -
lomarde no era á la verdad descendiente de Carlo-Magno ni negocios extranjeros, con los argumentos mas convincentes \ blicado otra cosa sino que el vasco navarro estaba cansado
nunca. No solo se desentiende el gobierno de muchas y muv el m i s amargo sarcasmo ¡ pero lodo esto no bastí : lia llegado d la facción ; q u e desertarían de sos banderas en i, primera
urgentes reclamaciones particulares , sino aun de las de clases estaba emparentado con Mediuaceli , ni O s u n a ; y fácil ya el tiempo de pedir una votación a la cámara de los co- oportunidad; y por muchos días no hemos obló otra cosa
enteras. En tiempo de nuestros Reyes los gremios de artesanos, muy fácil nos seria presentar una larga nómina de personas munes siuo anticipaciones d e uua completa victoria, j seguridades d e
que en tiempo de Callos I I I , Carlos IV y Fe.nando VII han des- Conocemos c u í n fuerte es la repugnancia de los políticos que la causa d e la Reina jamas se ha hallado mas b o y a n -
los consulado', direcciones y compañías de comercio , los cole-
constitucionales contra cualquier procedimiento, que líenla a te. ¿ N o se avergüenzan ahora del papel que lian hecho e n -
gios r seminarios , las universidades , los cabildos e t c . etc. empeñado destinos d e la primera gerarquia , y cuyas alcurnias exijir del ministerio de negocios eMiaoj -ros explicaciones gañando al público? T e n d r á u la honradez de confesar q u e
todos tenian expedita su acción para dirijirse á los tribunales, no se remontan ciertamente en demasía Nuestras leyes e n - prematuras , ó q u e embaracen d e algon modo la acción libre, no lian c n t n d i d o la c u e s t i ó n , y q u e ia Ksp ,ñ i y el pueblo
y en caso necesario al Soberano : y es bien seguro que no noblecían una infinidad de profesiones, y los que no p e r t e - q u e dentro de ciertos i.miles se concede a los ministros del español exceden los limites de su comprensión ¿Y" no aguarda-
Rey en el manejo de fíis relaciones exteriores del p u s . Ni ran en adelante á los acolileí ¡míenlos , como lo hacemos n o s -
podrán citarse muchos ejemplos en que estas corporaciones necían á ninguna de ellas , tampoco eran excluidos; y los tan
acusamos á los conservadores por su larga tolerancia , aunque o t r o s , sin dejar que su exaltación les haga olvidarse de su
exponiendo legal y oportunamente, hayan sido desatendidas; ponderados privilegios d e ia nobleza relativamente á los e m - los wliig-r.idieales no hubieran tenido esta delicadeza en una prudencia? El Morning Cronicle ba cantado ya uu De-pro fun-
pero lo que sucede boy lo dirá la prensa anti-roinisterial, y pleos, vienen á consistir en la exclusión del carnicero y el posición semejante. Si el duque de W-din-'lnn se hutiie.c dís por la caída d e la causa de la Reina ; pero el Clore t o -
verdugo , y esto estaba fundado en la razón ; y aun cuando hallado en l u ^ r del lord Palinérsloii , la décima p u l e de los i . v n conserva su confianza, con tal que el enviado d'd lord
lo dirán mil especies y mil hechos , que sobre el ramo de auxilios que M m liz abai Ti • ib sp n r n n a d o , 11 décima parle de P.l.n iston s • convierta de auxiliar cu principal. Este p e -
justicia hemos publicado en nuestra Gaceta , y que no q u e - no lo estuviera , es , ha sido y será siempre , un tributo p a - la intervención que el lord Jótm ffiy ba e j e c ú t e l o , o la d é riódico compara al general Evans con el duque de \ \ , | | ¡ n g -
remos tomarnos el trabajo d e reproducir. gado á la opinión de los pueblos. cima pirte d e l , » p e r f i l a s q u e Evans lia sufrido, hubieran tou , y le amonesta q u e aunque puede combatir en E s p a ñ a ,
dado margen a los patrio!TÍ O-dora ¡OS para mociones sin n i - y por la E s p i n a , no debe combatir con ia España . . .
mero , y ilís n r ^ o s sin fin P e r o , lo r e p e t i m o s , un acusa m u í Mi nlra» nos hemos detenido en la mala fortuna del g e -
Ey LA I M P R E N T A R E A L . á los conserva,|or.-s por su Inga toleran -ia Con to lo . esta ha neral Kvans, nos hemos olvidado de pagar el debido tributo
.llegado a su término., y rxisle sin luda uo gr.i lo de deshonor i | valor de -stos nobles h a b i t a n t e s , que Semejantes á loa
y de desventura en el que t o l o ingles amante de su patria montañeses Suizos contra el duque de liorgoña , lian arrojado
esta "autorizado á detenerse ¡"j pedir al causador de semejan- de su suelo al invasor. ¡ Q u é pueblo tan n o b l e ! ¡Cuan digno
t e * daúoa la cuenta d e su mayordutnu. es de la verdadera libertad que posee I ; Cuóa merecedor del
(715)
(714) ... aumento de las numerosas, partidas realistas d e la. provincia fue. arrollada : que Ta izquierda no fue feliz : que tres bata-
llones facciosas pasaron el puente de Astigarrsga , y atacaron
respeto de todos Mos hombres ubres'. Si hubiera .un resto guna comodidad , en muy malos asientos , amontonados los i n - de Cuenca.
de justicia en nuestro a<;tual gobierno vyhig, le invitaría- d i v i d u o s , y expuestos i una temperatura desagradable é i n - eon Tuerza los cuerpos del extremo : que el primer batallón 5e
mos á terminar su ilegal intervención en España , y per- salubre. ¿Qué es lo que puede arrebatar á la gente de esta También el titulado capitán general de Citstilln la Nueva
I la legión se dispersó inesperadamente : qne varios otros ;d»i
mitir al pueblo vasco-navarro asegurar la libertad electiva que modo? ¿ S e r á por ventura la esperanza de oir algunas discu- ha comunicado orden al comandante general de Cuenca, para Castilla siguieron tan fatal ejemplo: que desde aquel momenUí
ba recibido de sus p a d r e s , y , que merece tan dignamente siones personales? No. ¿La curiosidad de ver tales ó tales que en atención á los peligros , que existen por aquella par- se introdujo el desorden: que los facciosas se aprovecharon
trasmitirla i sus lujos. objetos.' Tampoco. ¿Si habrán anunciado los periódicos, to, permanezca sobre las armas el batallón movilizado de a q u e - de la ocasión , y que ya fue imposible resistirle* y conservar
que allí hay alguna cosa de las que el mu ni la hacu. tanto
lla provincia , que debiera haberse disucllo por orden a n t e - las posiciones ganadas el día anterior; y que él había ido en
aprecio ?...'.. Nada de eso. El pueblo se dirije b este lugar
FRANCIA. rior.
santo , porque le mueve á ello un impulso interior ; porque posta á Pamplona para comunicar á Sarslield esta desgraciada
PARÍS. ha leido y oido repetir a los filósofos muchas cosas; p e r o ocurrencia , y evitar que adelantándose imprudentemente. , sti-
como ninguna de ellas le satisface ni convence , se va á la De. Valencia se sabe que continúan los triunfos de nuestras
la Gaceta de Francia condene un discurso con el simiente fricra un descalabro. Y por último concluye diciendo el di-
l¿a oactia w t m i v » • - instrucción de la iglesia para llenar el v a d o , que la instrucción armas. Aseguran la derrota de rebelde Nogueras.
putado Lujan : " m e es sumamente sensible , Evcmo. Sr . bu
epígrafe.—Del movimiento) religioso. En un diario t\tt\jnt1o-nicditl mundana ha dejado en sos espíritus. Ninguno de los mas elo- Castellón de la Plana está sitiado con todo el rigor de la
dice, hemos leído un artículo muy notable, el cual se reduce a cuentes oradores que se presentan en la tribuna , es e.qiaz ber sido testigo de tae inesperado acontecimiento , y mas aun
guerra.
una confesión explícita del movimiento religioso, que se advierte de pronunciar un discurso que equivalga á los que. un simple verme obligado á comunicarlo á V. E. "
de. algún tiempo a esla parle. :Es tal la impresión (fue ejfcisa sacerdote nos dirije di site li cátedra de la verdud en la igle- Mirrallcs se había situado el 43 en Benajal. Olra división
osle movimiento, que. hasta los homhres mas distantes de jWn- sia de Ntr'a. Sra. ; y no se crea que este es un pensamiento carlista bastantemente numerosa se bailaba el mismo dia sobre
«»ur en él , fe ven obligados á confesarle y aun a secundarle; solamente nuestro , sino que este es el modo de pensar del Cenia. Cabrera se. hallaba en Alcublas con unos 3000 infantes
jvores los hechos son numerosos y convincentes. No es sola- pobre y del rico ¡ no hay mas que acudir el dominio a este y mucha caballería.
mente en la iglesia de Nuestra Señora donde la cátedra del templo , y se verá el atrio lleno de coches, y el recinto de
En las cortes se eslá discutiendo el proyecto de constitución.
Espíritu Santo se ve rodeada de una multitud de oyentes , la iglesia apiñado de gente , sin que baya donde poder c o - Do Requena escriben al Eco , que. había pasado un» fae-
Hace algunos dias se aprobó su totalidad por la mayoría ; pero
j o r q u e lo mismo sucede en todas las iglesias; y no será cier- locar ni un alfiler , aun mucho antes de principiarse la función. eion por el camino, real de Valencia á Ul'el , y que olra fac-
tamente por haber en ¡ellas^ningun objeto que excite la curio» Es indispensable confesar que hay en el dia en Paris , en el gran número de los que le negaron su voto , da á e n t e n -
ción que se había dirijido, á la Rivera d«;sde Chiva , llegó á
s'iJad : es un lelo por los» actos religiosos, que produce ad- este emporio de los negocios , de las distracciones , de lo» der , que las discusiones de los artículos por separado , s,e-
Lombay , Catadan y Alfarde.n , do dop.de dirigiéndose por la
mirables conversiones en beneficio d e s o r d e n _moral y de la placeres y de los vicios , una necesidad inmensa de e s r u r l u r rán tempestuosas , y que la comisión tendrá tal vez que m o -
pax de las familias. las ideas religiosas y de obedecerlas Lo r e p e l i m o s : el e s - Fallereta del llano de Argoda , tomó la M u d a de Oro , pasó
dificar su obra en un SENTIDO MAS IMCMOCRATTCO.
El movimiento se manifiesta aun en las cosas mas frivolas, píritu religioso , tan amortiguado por tanto tiempo . vuelve á por los Padroues y se incorporó con los <te U-liel ; y última-
En la discusión del proentio se han repetido antiguas ge-
y que a primera vista parecen insignificantes. Y sino ¿ qué quie- resucitar en Francia ; y si alguno se atreviera á combatirlo , mente que los carlistas de aquel punto leudan pedidas 12,000
neralidades , y las ordinarias sandeces sobre el gran princi-
t e n decir esos conciertos públicos que se anuncian por todas se cansaria en vano. No somos jesuítas ; y si lo fuésemos , nos
raciones en los pueblo* de Miuglamlla , Tnuslra y demás c o -
partes, en donde solo se ejecutan las obras religiosas de los mas abstendríamos de negarlo; pero apreciamos y queremos las ideas pio de la soberanía popular , que quieren se Consigne sepa-
marcanos.
célebres compositores? Seguramente que los hombres que d i - religiosas : las apreciamos ante todas cosas por lo que son en tí, radamente en uno de los primeros artículos. Un diputado ha
rigen estas diversiones y entretenimientos , no tienen la preten- y ademas porque son también ideas de orden, de conservación, dicho que está conforme con el principio de la soberanía na-
"üon de hacer prosélitos : ellos no dan impulso al movimiento, y de verdadera libertad á un mismo tiempo. La iglesia ha cional ; pero ha de ser con la condición de que la tal ioftr-
J e r o Tieneu que obedecerle . lo único que puede hacer su i n - creado el gobierno : la iglesia ha decretado las dos teiceras
rania se reduzca á un principio abstracto , a un principio que
t e r é s , es advertirles la disposición particular que para esto se partes de les leyes civiles que nos rigen : la iglesia ha creado
Según una carta de Oviedo que tenemos á la vista , se desaparezca al empezar d ponerlo en práctica. Esta especie de
nota en los huimos; ( c o n la cual es preciso c o n d e s c e n d e r ) los hospitales : la iglesia ha establecido el uso de los pasa-
bao repelido en aquella catedral los escándalos , que en
•disposición que forma á un mismo tiempo el carácter y el gus- portes • introdujo la costumbre de interrogar á los presos al un solo diputado arrepentido , y que conoce ya las formidables
t o dé una época. ¿ P o r qué se repiten en el Museo tantas tercer dia de su prisión , y la de darles los alimentos : p r o - Otras muchas de España. El titulado 3Iül,is.lro de Gracia y consecuencias de aquel principio fatal; esta sinceridad con
composiciones religiosas? ¿ P o r qué el público las aplau- hibió apresar las mugeres por deudas ; en una palabra , sumes Justicia compelió al cabillo á que inmediatamente procedie- que un hombre confiesa tal vez el error en q u e ha vivido,
de t a n t o ? ¿ P o r qué se muestra tan indiferente á otra deudores a la iglesia católica de las dos terceras parles de las ra i la elecciou de gobernador eclesiástico , y que sia escu- ha sentado m u y mal en el congreso , y los diputados todos
erase de composiciones, que hace diez años le arrebata- instituciones de que nos g l o r ñ m o s ; y la mayor parte de n u e s - sa recayese el nombramiento pn el obispo electo , i quien su escandalizados de semejante proposición , que parecía r e p r o -
b a n ? ¿ P o r qué los grabadores, los editores de l i b r o s , los tros a b o g a d o s , que tan eruditos se muestran contra la -igle-
Santidad ha negado las bulas dti confirmación. El cabildo ó
ínúsicos , los pintores , y los artistas todos acuden 'a la reli- sia . va saben que al tercer concilio de Letran celebrado <sn ducir el sistema del derecho divino , han fulminado un es-
gión , solicitando de ella inspiraciones é ideas? Esto tiene una t31H , debe el código de procedimientos civiles de que por al menos una gran parte de él , conociendo la escandalosa i l e - pantoso anatema contra el pobre Cairasco , que desde aquel
grande significación : la reforma del pueblo francés se a c e d e r a tantos años han hecho uso en el foro. galidad de tales procedimientos , ha representado al gobierno a l ó n e n l o ha enmudecido.
En un proceso , cuyos horribles detalles tenemos delante , Ya pues que el catolicismo ha hecho tanto por nosotros , de Madrid , y el resultado ba sido el que podía esperarse ; la
El señor García Rlanco también pide q u e en el proemio
h e m o s visto un oficial moribundo que pide con instancias los no seamos ingratos para con él : es mas antiguo qne nosotros, prisión de cinco canónigos , que han sido conducidos entre
auxilios religiosos : el agresor, culpable de varias muertes , no y durara mucho mas que nuestros gobiernos: por otra parle, de la constitución y en su titulo 1.» se diga , se repita , y
bayonetas al puerto de Gijon, para ser deportados á Canarias,
p u e d e hallar un momento de calma sino en los brazos de la debemos avergonzarnos de imitar la conducta de aquellos qurí se inculque mil v e c e s : que el pueblo es el soberano : que
maldicen las cosas de que sacan mayor p r o v e c h o ; porque esto sin mas antecedentes ni otro motivo, que el haber obrado coi)
religión : el confesor llamado al tribunal , manifiesta toda la la soberanía nace soLimeutc tjfl la nación. Hasta d$ la c o -
"Iffg'nidaH , toda h grandeza de su ministerio , c imprime un seria una infame bajeza. Supuesto que el cristianismo y los sa- arreglo al dictamen de su conciencia
rona de la Yirgen de su capilla quieren quitar el per me Reges
respeto santo por sus augustas funciones, a los j u e c e s , á los cerdotes nos parecen muy á propósito para instruir á nuestros
r¿gjuillt , sustituyéndole coa una iuscripcKin que di¿a : no
acusados y al auditorio todo. h i j o s , "a nuestras mugeres y i nuestros criados , ¿ p o r qué no
Estos hechos aislados nada significan , pero reunidos todos lo serán también para~nosotfos mismos? Por conclusión . los hay mas soberano yue el pueblo. ¡Cada ves nos va parecien-
forman un torrente de luz que ilumina la actual situación. El espíritus vuelven "a las ideas religiosas ; y este es un hecho do mas iraweno y feliz el señor García Blanco !
"urden moral hace inmensos progresos en Francia desde el año de que debemos congratularnos.
9. Franviseei litjtin rrem tii» t o s ñfp)t1ndos a eSrtrs que
de 1830 , y esto tendrá sus consecuencias . es una vegetación
de ideas , de sentimientos y de principios, que producirá sus vinieron pn comisión al ejército 4el N o r t e , á expiar la c o n -
frutos. Véase como se explica La Prensa. ducta de sus generales , á censurar sus distóos i c o n e s . , y á o\e»
NOTICIAS DE ESPAÑA.
T e n e m o s á la vista ún hecho que pasa boy en P a r í s , y latari.js diariamente a la omnisciencia del congreso soberano,
•lel cual pueden dar [e por sí mismos los discq u'os de f W i Vamos á examinar el artículo 7.» del proyecto de constitución
El cuartel Real continúa en Estella. dio pnrte al ministro de la guerra del gobierno usurpador de
taire , que abundan en nuestros días. El muy reverendo Ar- que d i c e ; ningún español podra ser detenido, ni preso, ni sepa-
lotvcurri lo el \6 de Marzo en la linea de 5 Sebastian ; y aunque
«obispo de esta Capital ha encargado a nn sacerdote , que pre- rado de su domicilio, ni allanada su casa, sino en los casos y en
El Cuartel general de S. A. en Tolos». tarde, -Mte di^ea^oento ha flecado á nuestras manos. Confiesa que
^rífpne todos los Ttomrosos un «•Tirion sobre las verdades del
fue vigoroso el ataque dado por l o , carlistas cu ,n lo ree,b,er.n el ] !a ¡orma guijicambea las leyes particulares. ¿ Sí í ¿ C o n qué
erfitíaniMiio en 'a iglesia ib- Nlra. Sra. . una inmensa m u l -
refuerzo de los nueve batallones : que una compañía de O ' i '- t o l o esto delicia España a la ilustrada comisión de las corles
tiruit ue u>,!.,s e d a d e s , clases \ estados acude a o í r l e ' / y para
í-duieguu»! es preciso ir m u - h o ' t i e m p o antes de la hora se- El gobierno revolucionario continúa alarmado con las Bo- I Con qué ningún español podrá ser delsnidu, ui p r e s o , sino en U
do t u r o que rendirse • que la derecha de la linea de Evans
'Éali.d» No se crea qne bay allí 'ningún objeto imindítio pu- t i c a s que rec.be de Yalenci» ,. Aratfun y Cataluña , y con oi
la atra<c i los oyentes , porqng se está cou muy poca o uin-
(715)
(714) ... aumento de las numerosas, partidas realistas d e la. provincia fue. arrollada : que Ta izquierda no fue feliz : que tres bata-
llones facciosas pasaron el puente de Astigarrsga , y atacaron
respeto de todos Mos hombres ubres'. Si hubiera .un resto guna comodidad , en muy malos asientos , amontonados los i n - de Cuenca.
de justicia en nuestro a<;tual gobierno vyhig, le invitaría- d i v i d u o s , y expuestos i una temperatura desagradable é i n - eon Tuerza los cuerpos del extremo : que el primer batallón 5e
mos á terminar su ilegal intervención en España , y per- salubre. ¿Qué es lo que puede arrebatar á la gente de esta También el titulado capitán general de Citstilln la Nueva
I la legión se dispersó inesperadamente : qne varios otros ;d»i
mitir al pueblo vasco-navarro asegurar la libertad electiva que modo? ¿ S e r á por ventura la esperanza de oir algunas discu- ha comunicado orden al comandante general de Cuenca, para Castilla siguieron tan fatal ejemplo: que desde aquel momenUí
ba recibido de sus p a d r e s , y , que merece tan dignamente siones personales? No. ¿La curiosidad de ver tales ó tales que en atención á los peligros , que existen por aquella par- se introdujo el desorden: que los facciosas se aprovecharon
trasmitirla i sus lujos. objetos.' Tampoco. ¿Si habrán anunciado los periódicos, to, permanezca sobre las armas el batallón movilizado de a q u e - de la ocasión , y que ya fue imposible resistirle* y conservar
que allí hay alguna cosa de las que el mu ni la hacu. tanto
lla provincia , que debiera haberse disucllo por orden a n t e - las posiciones ganadas el día anterior; y que él había ido en
aprecio ?...'.. Nada de eso. El pueblo se dirije b este lugar
FRANCIA. rior.
santo , porque le mueve á ello un impulso interior ; porque posta á Pamplona para comunicar á Sarslield esta desgraciada
PARÍS. ha leido y oido repetir a los filósofos muchas cosas; p e r o ocurrencia , y evitar que adelantándose imprudentemente. , sti-
como ninguna de ellas le satisface ni convence , se va á la De. Valencia se sabe que continúan los triunfos de nuestras
la Gaceta de Francia condene un discurso con el simiente fricra un descalabro. Y por último concluye diciendo el di-
l¿a oactia w t m i v » • - instrucción de la iglesia para llenar el v a d o , que la instrucción armas. Aseguran la derrota de rebelde Nogueras.
putado Lujan : " m e es sumamente sensible , Evcmo. Sr . bu
epígrafe.—Del movimiento) religioso. En un diario t\tt\jnt1o-nicditl mundana ha dejado en sos espíritus. Ninguno de los mas elo- Castellón de la Plana está sitiado con todo el rigor de la
dice, hemos leído un artículo muy notable, el cual se reduce a cuentes oradores que se presentan en la tribuna , es e.qiaz ber sido testigo de tae inesperado acontecimiento , y mas aun
guerra.
una confesión explícita del movimiento religioso, que se advierte de pronunciar un discurso que equivalga á los que. un simple verme obligado á comunicarlo á V. E. "
de. algún tiempo a esla parle. :Es tal la impresión (fue ejfcisa sacerdote nos dirije di site li cátedra de la verdud en la igle- Mirrallcs se había situado el 43 en Benajal. Olra división
osle movimiento, que. hasta los homhres mas distantes de jWn- sia de Ntr'a. Sra. ; y no se crea que este es un pensamiento carlista bastantemente numerosa se bailaba el mismo dia sobre
«»ur en él , fe ven obligados á confesarle y aun a secundarle; solamente nuestro , sino que este es el modo de pensar del Cenia. Cabrera se. hallaba en Alcublas con unos 3000 infantes
jvores los hechos son numerosos y convincentes. No es sola- pobre y del rico ¡ no hay mas que acudir el dominio a este y mucha caballería.
mente en la iglesia de Nuestra Señora donde la cátedra del templo , y se verá el atrio lleno de coches, y el recinto de
En las cortes se eslá discutiendo el proyecto de constitución.
Espíritu Santo se ve rodeada de una multitud de oyentes , la iglesia apiñado de gente , sin que baya donde poder c o - Do Requena escriben al Eco , que. había pasado un» fae-
Hace algunos dias se aprobó su totalidad por la mayoría ; pero
j o r q u e lo mismo sucede en todas las iglesias; y no será cier- locar ni un alfiler , aun mucho antes de principiarse la función. eion por el camino, real de Valencia á Ul'el , y que olra fac-
tamente por haber en ¡ellas^ningun objeto que excite la curio» Es indispensable confesar que hay en el dia en Paris , en el gran número de los que le negaron su voto , da á e n t e n -
ción que se había dirijido, á la Rivera d«;sde Chiva , llegó á
s'iJad : es un lelo por los» actos religiosos, que produce ad- este emporio de los negocios , de las distracciones , de lo» der , que las discusiones de los artículos por separado , s,e-
Lombay , Catadan y Alfarde.n , do dop.de dirigiéndose por la
mirables conversiones en beneficio d e s o r d e n _moral y de la placeres y de los vicios , una necesidad inmensa de e s r u r l u r rán tempestuosas , y que la comisión tendrá tal vez que m o -
pax de las familias. las ideas religiosas y de obedecerlas Lo r e p e l i m o s : el e s - Fallereta del llano de Argoda , tomó la M u d a de Oro , pasó
dificar su obra en un SENTIDO MAS IMCMOCRATTCO.
El movimiento se manifiesta aun en las cosas mas frivolas, píritu religioso , tan amortiguado por tanto tiempo . vuelve á por los Padroues y se incorporó con los <te U-liel ; y última-
En la discusión del proentio se han repetido antiguas ge-
y que a primera vista parecen insignificantes. Y sino ¿ qué quie- resucitar en Francia ; y si alguno se atreviera á combatirlo , mente que los carlistas de aquel punto leudan pedidas 12,000
neralidades , y las ordinarias sandeces sobre el gran princi-
t e n decir esos conciertos públicos que se anuncian por todas se cansaria en vano. No somos jesuítas ; y si lo fuésemos , nos
raciones en los pueblo* de Miuglamlla , Tnuslra y demás c o -
partes, en donde solo se ejecutan las obras religiosas de los mas abstendríamos de negarlo; pero apreciamos y queremos las ideas pio de la soberanía popular , que quieren se Consigne sepa-
marcanos.
célebres compositores? Seguramente que los hombres que d i - religiosas : las apreciamos ante todas cosas por lo que son en tí, radamente en uno de los primeros artículos. Un diputado ha
rigen estas diversiones y entretenimientos , no tienen la preten- y ademas porque son también ideas de orden, de conservación, dicho que está conforme con el principio de la soberanía na-
"üon de hacer prosélitos : ellos no dan impulso al movimiento, y de verdadera libertad á un mismo tiempo. La iglesia ha cional ; pero ha de ser con la condición de que la tal ioftr-
J e r o Tieneu que obedecerle . lo único que puede hacer su i n - creado el gobierno : la iglesia ha decretado las dos teiceras
rania se reduzca á un principio abstracto , a un principio que
t e r é s , es advertirles la disposición particular que para esto se partes de les leyes civiles que nos rigen : la iglesia ha creado
Según una carta de Oviedo que tenemos á la vista , se desaparezca al empezar d ponerlo en práctica. Esta especie de
nota en los huimos; ( c o n la cual es preciso c o n d e s c e n d e r ) los hospitales : la iglesia ha establecido el uso de los pasa-
bao repelido en aquella catedral los escándalos , que en
•disposición que forma á un mismo tiempo el carácter y el gus- portes • introdujo la costumbre de interrogar á los presos al un solo diputado arrepentido , y que conoce ya las formidables
t o dé una época. ¿ P o r qué se repiten en el Museo tantas tercer dia de su prisión , y la de darles los alimentos : p r o - Otras muchas de España. El titulado 3Iül,is.lro de Gracia y consecuencias de aquel principio fatal; esta sinceridad con
composiciones religiosas? ¿ P o r qué el público las aplau- hibió apresar las mugeres por deudas ; en una palabra , sumes Justicia compelió al cabillo á que inmediatamente procedie- que un hombre confiesa tal vez el error en q u e ha vivido,
de t a n t o ? ¿ P o r qué se muestra tan indiferente á otra deudores a la iglesia católica de las dos terceras parles de las ra i la elecciou de gobernador eclesiástico , y que sia escu- ha sentado m u y mal en el congreso , y los diputados todos
erase de composiciones, que hace diez años le arrebata- instituciones de que nos g l o r ñ m o s ; y la mayor parte de n u e s - sa recayese el nombramiento pn el obispo electo , i quien su escandalizados de semejante proposición , que parecía r e p r o -
b a n ? ¿ P o r qué los grabadores, los editores de l i b r o s , los tros a b o g a d o s , que tan eruditos se muestran contra la -igle-
Santidad ha negado las bulas dti confirmación. El cabildo ó
ínúsicos , los pintores , y los artistas todos acuden 'a la reli- sia . va saben que al tercer concilio de Letran celebrado <sn ducir el sistema del derecho divino , han fulminado un es-
gión , solicitando de ella inspiraciones é ideas? Esto tiene una t31H , debe el código de procedimientos civiles de que por al menos una gran parte de él , conociendo la escandalosa i l e - pantoso anatema contra el pobre Cairasco , que desde aquel
grande significación : la reforma del pueblo francés se a c e d e r a tantos años han hecho uso en el foro. galidad de tales procedimientos , ha representado al gobierno a l ó n e n l o ha enmudecido.
En un proceso , cuyos horribles detalles tenemos delante , Ya pues que el catolicismo ha hecho tanto por nosotros , de Madrid , y el resultado ba sido el que podía esperarse ; la
El señor García Rlanco también pide q u e en el proemio
h e m o s visto un oficial moribundo que pide con instancias los no seamos ingratos para con él : es mas antiguo qne nosotros, prisión de cinco canónigos , que han sido conducidos entre
auxilios religiosos : el agresor, culpable de varias muertes , no y durara mucho mas que nuestros gobiernos: por otra parle, de la constitución y en su titulo 1.» se diga , se repita , y
bayonetas al puerto de Gijon, para ser deportados á Canarias,
p u e d e hallar un momento de calma sino en los brazos de la debemos avergonzarnos de imitar la conducta de aquellos qurí se inculque mil v e c e s : que el pueblo es el soberano : que
maldicen las cosas de que sacan mayor p r o v e c h o ; porque esto sin mas antecedentes ni otro motivo, que el haber obrado coi)
religión : el confesor llamado al tribunal , manifiesta toda la la soberanía nace soLimeutc tjfl la nación. Hasta d$ la c o -
"Iffg'nidaH , toda h grandeza de su ministerio , c imprime un seria una infame bajeza. Supuesto que el cristianismo y los sa- arreglo al dictamen de su conciencia
rona de la Yirgen de su capilla quieren quitar el per me Reges
respeto santo por sus augustas funciones, a los j u e c e s , á los cerdotes nos parecen muy á propósito para instruir á nuestros
r¿gjuillt , sustituyéndole coa una iuscripcKin que di¿a : no
acusados y al auditorio todo. h i j o s , "a nuestras mugeres y i nuestros criados , ¿ p o r qué no
Estos hechos aislados nada significan , pero reunidos todos lo serán también para~nosotfos mismos? Por conclusión . los hay mas soberano yue el pueblo. ¡Cada ves nos va parecien-
forman un torrente de luz que ilumina la actual situación. El espíritus vuelven "a las ideas religiosas ; y este es un hecho do mas iraweno y feliz el señor García Blanco !
"urden moral hace inmensos progresos en Francia desde el año de que debemos congratularnos.
9. Franviseei litjtin rrem tii» t o s ñfp)t1ndos a eSrtrs que
de 1830 , y esto tendrá sus consecuencias . es una vegetación
de ideas , de sentimientos y de principios, que producirá sus vinieron pn comisión al ejército 4el N o r t e , á expiar la c o n -
frutos. Véase como se explica La Prensa. ducta de sus generales , á censurar sus distóos i c o n e s . , y á o\e»
NOTICIAS DE ESPAÑA.
T e n e m o s á la vista ún hecho que pasa boy en P a r í s , y latari.js diariamente a la omnisciencia del congreso soberano,
•lel cual pueden dar [e por sí mismos los discq u'os de f W i Vamos á examinar el artículo 7.» del proyecto de constitución
El cuartel Real continúa en Estella. dio pnrte al ministro de la guerra del gobierno usurpador de
taire , que abundan en nuestros días. El muy reverendo Ar- que d i c e ; ningún español podra ser detenido, ni preso, ni sepa-
lotvcurri lo el \6 de Marzo en la linea de 5 Sebastian ; y aunque
«obispo de esta Capital ha encargado a nn sacerdote , que pre- rado de su domicilio, ni allanada su casa, sino en los casos y en
El Cuartel general de S. A. en Tolos». tarde, -Mte di^ea^oento ha flecado á nuestras manos. Confiesa que
^rífpne todos los Ttomrosos un «•Tirion sobre las verdades del
fue vigoroso el ataque dado por l o , carlistas cu ,n lo ree,b,er.n el ] !a ¡orma guijicambea las leyes particulares. ¿ Sí í ¿ C o n qué
erfitíaniMiio en 'a iglesia ib- Nlra. Sra. . una inmensa m u l -
refuerzo de los nueve batallones : que una compañía de O ' i '- t o l o esto delicia España a la ilustrada comisión de las corles
tiruit ue u>,!.,s e d a d e s , clases \ estados acude a o í r l e ' / y para
í-duieguu»! es preciso ir m u - h o ' t i e m p o antes de la hora se- El gobierno revolucionario continúa alarmado con las Bo- I Con qué ningún español podrá ser delsnidu, ui p r e s o , sino en U
do t u r o que rendirse • que la derecha de la linea de Evans
'Éali.d» No se crea qne bay allí 'ningún objeto imindítio pu- t i c a s que rec.be de Yalenci» ,. Aratfun y Cataluña , y con oi
la atra<c i los oyentes , porqng se está cou muy poca o uin-
(716) (717)
firma maread» por las leyes particulares ? ¿ Y cuando ha p o - restado sin estos requisitos, pone pies en polvorosa , y el echar-
dido serlo? Nuestras leyes solo autorizaban la prisión d e los ¡ l« después l¡i mano encima es un milagro. Con que según e s o ,
delincuentes ; y para v e r l o , no h a y sino abrir cualquiera d e ¿ aspiraran nuestros reformadores á la impunidad de los deli-
r.uestros cuerpos legales, donde están consignadas ciertas y t s ? Responden que n o ; y q u e solo quieren que el principio
muy apreciables garantías, q u e n o dejan mas que apetecer. declare con cs.i generalidad la libertad de los ciudadanos y su
P e r o es digno de observarse q u e en los buenos tiempos de la s-gumlad personal ; pero que las leyes particulares lo limiten, uiii/s \oL. yvcxiteS t)r ^e Q,\otítií ? c iS3*<
toga española , y cuando la pedauteria no habia osado aun ha- como lo indica también el articulo 7.° del proyecto. P< ro
.— -—» —»-
cer esta ridicula declaración de derechot , fue m u y rara la ¿ para qué es edificar con una mano lo que se lia de destruir
arbitrariedad que se cometió ; y a u n esta pudo repararse acu- con la olra ? ¿Para qué se dice á los pueblos que ningún c i u -
diendo a los tribunales supremos. Mas en el día , en medio de dadano podrá ser detenido , ni preso , ni separado de su d o -
la estruendosa declaración del articulo 7." y de los principios micilio , ni allanada su casa, si todo este gran principio que-
análogos q u e se están repitiendo pro fórmula todos los dias da después e n ' una mera abstracción ? Y no puede menos d e
en el espacio d e tres anos , los vecinos pacíficos son detenía ser asi , porque las leyes particulares ( d e que habla el misino
dos , presos y separados de sus domicilios , no solo por los. articulo) autorizan para detener á los v e c i n o s , apresarlos, s e -
gefes militares , sino aun por las autoridades civiles y por los pararlos de sus domicilios, allanarles sos c a s a s , e t c . , etc-
agente* de una policía , que expulsó arbitrariamente de Ma- ¡ Cuando se convencerán
drid en un solo año mas de dos mil individuos sin previa for- se gobierna
los filosofastros de (pie el mundo no
con abstracciones ni con principios generales,
GACETA OFICIAL.
ARTICULO DE OFICIO. chos sables, y cuatro mil cartuchos de fusil, sin haber t e n i -
mación de causa , habiendo sido antes presos mas de la mitad porque las eyes particulares , las leyes de la experiencia , las do por nuestra parte mas q u e una insignificante perdida, n e
sin q u e se les diera razón alguna de este procedimiento. Y leyes prácticas , reducen á una completa nulidad todas esas ha hecho conocer al enemigo, que ni sus mas fuertes reparos,
S. M. , restablecido ya perfectamente de su indisposición,
ni el número de su guarnición , que excedía al de nuestros
cuidado , que para r u a n d o el gobierno de Madrid y sus auto- generalidades, cuyo sonido material lia causado y está c a u - continúa sin novedad en su importante salud.
voluntarios , podrán librarlos de la muerte y del tilo de las b a -
n d a d e s adoptaron este sistema de proscricion arbitraria y vio- sando tañías y tan funestas ilusiones ! S. A. R. el Serenísimo Señor Infante Don SEBASTIAN yonetas d e los 'fieles defensores d e la Religión y del Rey , y
GABRIEL sigue sin novedad en su importante salud a la que tarde ó temprano pagarán con su infame existencia los
l e n t a , ya habían preconizado para fascinar á los pueblos, el Ningún inocente sera preso en tiempos de libertad ¡ Ben- robos y escándalos que en este fiel país se han cometi-
cabeza del Ejercito. do. Todo lo que tengo el h o n o r ' de poner en el superior
gran principio de que ningún español podrii ser detenido , ni dito sea Dios! A eso han aspirado todas las legislaciones d e
conocimiento de V. E . , por si estima justo elevarlo al de S.
preso , ni separado de su domicilio. El señor Pita Pizarro y 'a tierra; pero ¿ q u é importa q u e este principio de justicia se Las últimas noticias que se han recibido de Salzburgo ase- M. — Dios guarde á V. E. muchos años. Cuartel General d e
sus alguaciles , el ministerio con sus agentes , y el célebre consiguc en una constitución ? N a d a ; porque es preciso q u e guran, que continuaban en aquella Ciudad sin la menor novedad San Climens 16 de Marzo de 1837. — E x c m o . Sr — Blas Mra-
en su importante salud S. A. R. el Serenísimo Señor PRINCIPE ria Royo. — Excmo. Sr. Secretario de Estado y del Despacho
congreso con las facultades extraordinarias, otorgadas al g o - leyes particularísimas legularicen los procedimientos para evi- de la Guerra.
DE ASTURIAS , los Serenísimos Señores Infantes Don JUAN
bierno con tan extraña benevolencia ; y últimamente , el uso tar las injusticias : es preciso que determinen de cuantos tes- C A R L O S y Don F E R N A N D O M A R Í A , SU Augusta Tia la Sere-
selvático q u e se ha hecho y se está haciendo de aquella auto- De la frontera de Cataluña con fecha -28 de Marzo escriben
tigos ha de resultar la información sumaria q u e precede al nísima Señora Infanta Doña MARÍA T E R E S A , y la Serenísima
lo siguente : — » Según un parte recibido por la Autoridad d e
rización , son un buen argumento para probar , q u e en boca arrejlo ¡ es preciso q u e marquen , q u é es lo q u e debe a r r o - Señora Infanta Doña MARÍA AMALIA. este Departamento, creo poder asegurar que el día H'A,
de los revolucionarios se desvirlúan, se desnaturalizan los prin- jar de si el espediente para que pueda mandarse la prisión: habiendo intentado el traidor Aspiroz salir de Berga con u n
convoy para Baga , q u e se halla para caer d e un dia á otro
cipios mas innegables; y que si los proclaman, es sin voluntad en qué clase de crímenes es esta j u s t a , necesaria é indis- MINISTERIO DE XA GUERRA. en poder de las tropas Reales , fue .sorprendido en un desfi-
de ponerlos en ejecución, y c o n el solo objeto de engañará los pensable : c u á n d o , c ó m o ,
por cuánto tiempo se le podra PARTE RECIBIDO EN ESTA SECRETARIA. ladero , y apesar de una tenaz resistencia , el enemigo t u v o
que retroceder huyendo en desorden y abandonando su m a -
pueblos , y tocar de cualquier manera el cumplimiento de sus ten'T incomunicado: basta qué punto se le podrá mortificar EJÉRCITO REAL DE CATALUÑA. — Comandancia general. —terial y sus bagajes."
designios execrables. E x c m o . Sr. — El gefe de la segunda división de operaciones
corporalmeute durante su detención e t c . , etc. H é aqui una
D. Benito Tristany, hallándose en Fonollosa el dia 7 del cor-
Pero para que se vea demostrativamente que la verdadera multitud de circunstancias nada indiferentes, cuando se trata riente, emprendió la marcha al anochecer del mismo en di-
rección de la villa fortificada de Calaf con solo la corta fuer- PARTE NO OFICIAL.
y útil libertad civil, • lo que es lo mismo., que la seguridad de la libertad individual; pero circunstancias cuya resolución
za ¿el 4 ° batallón , prevenido d e las escalas y demás útiles
del ciudadano no depende de -vaga»- declaraciones , contenidas es la obra de las leyes particulares , y aun en algunas es a b - a la toma por asalto de la misma. Sus disposiciones para sor- Noticias extranjeras. —INGLATERRA.
prender al enemigo se cumplieron con tal exactitud, que á las
en las llamadas constituciones políticas , sino d e las leyes par- solutamente necesario dejar la decisión á la prudencia del m a - LONDRES.
cinco de la madrugada del ocho tenia doscientos valientes en
ticulares , veamos i qué se reduce lo que aquellas previenen gistrado. Y siendo igto a s i , cierto é innegable, ¿á qué se nos lo interior de la Villa , los que en corto tiempo se apodera- Los periódicos franceses q u e nos ha traído nuestro comi-
en orden á la libertad individual, y d e lo q u e para asegurar- atruenan los sentidos n n el artículo 7.» del proyecto de la ron d e parte d e la población , despreciando el horroroso fue- sionado ordinario , nada contienen de particular fuera del fa-
go y vivísima resistencia del enemigo , que apoyado en el cas- llecimiento de Mr. Pradt , ex-Arzobispo de Malinas. Este e s -
ía han ideado los fabricantes de nuevos códigos. Nadie puede comisión? ¿ E n qué vienen á p. rar las generdidades disemi- tillo , y reunido en el fuerte del molino de viento , defen- critor político tan conocido murió el domingo último por la
ser arrestado sin mandato de Juez , motivado por información nadas en aquel papelote con tanta profusión? En palabras v a - día con arrojo y tenacidad increíble el resto de la población. mañana , después de haber recibido los auxilios espirituales por
Encendido con la pelea el ardor de aquellos valientes, no medio del Arzobispo de Paris. (Morniny Po.st.J
numaria, b por sentencia definitiva que condene d prisión al cias de s e n t i d o ; niuy propias para i ng¡ ñar á los incau- viendo en los obstáculos que le presentaba el enemigo , sino — Confiamos en que no se pasará mucho tiempo antes
delincuente. Esto dice el gran principio constitucional , r e p e - V s , pero insignificantes en la práctica de todos cuantos tribu- un motivo para hacer roas gloriosa la victoria, se arrojaron que el Lord Palmerston concluya su carrera como íiinistro
a é l , arrollándole, logrando franquearlas puertas de la parle de la Corona. La sangre del soldado ingles derramada en
tido mil veces por los periódicos revolucionarios; pero no dice nales ha habido , hay y habrá sobre la tierra hasta la consu- del convento , apoderándose de los fuertes contiguos , y facili- España , clama por venganza contra quien le envió á
n a d a , porque es necesario que las leyes particulares lo modi- mación de los siglos. ' tando con esto la libre entrada al resto del batallón. Esta fuerza aquel país tan ilegalmente. El pueblo ingles no se someterá
llena de entusiasmo , y trepando de casa en casa , iba ganan- mas á su dictadura. ¡ Cuántas veces le hemos intimado este
fiquen , lo coarten , lo destruyan. En efecto , el tal principio do terreno de tal modo que á la una y media de la tarde resultado! ¡Cuan frecuentemente hemos declamado contra el
en la práctica es una sandez. Se comete un delito e n o r m e . . . las victoriosas armas de nuestro Soberano se hallaban en po- empleo ilegal de las tropas inglesas en la causa de la Reina
sesión de las dos terceras partes de la ^ illa , y reducidos » regente ! Pero él ha seguido adelante su temeraria empresa ,
u n parricidio : es necesario echar la mano al delincuente y escombros y cenizas todos sus fuertes , y muchos efectos de basta tanto q u e ha caido la desgracia mas fatal sobre el estan-
AVISO.
ponerlo en una prisión ; porque si con arreglo al principio los pérfidos nacionales , en justa represalia de los incendios darte Real ; la derrota , retirada y mortandad de unos solda-
Se suplica i la persona q u e haya recojido u n rollo de p a - y horrores cometidos contra los inermes paisanos de esta c o - dos , q u e llevan el uniforme del R e y
constitucional se aguarda á la formación d e la sumaria , sen- marca. Sabedor di? que el rebelde titulado capitán general Serra- Este espantoso acaecimiento absorve toda nuestra atención,
tencia definitiva y auto d e prisión , pasarán muchos dias ; y pales envueltos en un pergamino y atados con una c u e r d a , t e n - no , que por casualidad se hallaba á corta distancia, se dirijia á V con dificultad podemos detenernos en la parte q u e ha t e -
toda prisa en su busca con dos mil infantes y cien caballos, nido el genera! Evans. Ha pagado bien cara su temeridad.
mientras tanto el r e o , que como ciudadano no puede ser a r - ga la bondad de entregados al Sr Tesorero de la M. N . y L . se retiró no juzgando oportuno esperarle con la corta fuerza Despreciaba al enemigo q u e tenia al frente , y descuidó las
villa d e Tolosa , el que dará cuarenta rs. d e gratificación. del citado batallón. — El resultado de esta acción, Excmo. S r . , precauciones prescritas por los maestros en el arte de la guer-
ha sido dejar en el campo veinte de los principales revolu- ra , cuvas lecciones tenia en poco ; pero un joven Principe le
cionarios del pueblo , entre ellos el ex-comandante de armas ha hecho ver bien á su costa , q u e era tan ignorante como
EN LA 1WKE&TA R£AL. llamado Fogonera , un teniente coronel y bastantes heridos , temerario ; y un movimiento sobre su flanco y retaguardia lo
haber recojido mas de cien armas de fuego , cananas , mu- ha puesto en 1* mas completa derrota e n el mismo instante

Intereses relacionados