Está en la página 1de 4

(G57)

véase lo m u c h o que importa , q u e "a la cabeza de los demás


N o tienen número las sacrilegas invectivas q u e la prensa hombres sea colocado un hombre recto , morigerado y piado-
revolucionaria ha publicado contra la Augusta Persona del R E Y so. Bajo su influencia se rectifica la moral de los pueblos,
N . S. La maledicencia apuró y a todos los sarcasmos que p u e - enderézanse los tribunales , se reparan las injusticias , la vir-
de sugerir el odio y una perversidad inconcebible. Pero es tud se premia , jamas se autoriza el crimen , y la sociedad
muy de n o t a r , q u e en medio d e tantos furores, la fuerza de marcha sobre las bases d e la justicia y del orden. GJWUI/. 489. dtba/tte¿ 21 ce ci'cbtet'O ce i83y.
la verdad ha arrancado a nuestros adversarios una confesión Ademas , hoy mas q u e nunca se proclama por nuestros
explícita , relativamente a la santa moral del Príncipe Augusto, regeneradores la necesidad de una ley superior al Monarca,
cuya causa defendemos, y llegado a d e c i r : que su piedad que regularice sus acciones y evite los extravíos á que p u e -
es indisputable , pero que esto mismo le inhabilita para gober- den arrastrarle sus pasiones en perjuicio do la sociedad , á
nar á sus semejantes ; ¡mes que mirando la i-ida présenle cuya suerte preside. Pero los Príncipes pueden eludir con facili-
seijun se la han pintado los [miles , como nmij pasajera , y dad esta ley superior humana que circunscribe sus atribuciones,
cooio una simple peregrinación sobre la tierra, y desprecian- y se opone á sus extravíos : mas el Principe piadoso, el Prín-
do por consiguiente lodo lo que lleve el carácter de temporal cipe cuya norma son los preceptos de la religión , tiene ya
y terreno, se desentiende esta etnse de Principes de todas
las obligaciones sociales y de la vida civil, g son indiferen-
tes para crin los demás hombres. Asi lo lia dicho ni mas ni
menos el señor A. Al. S. en e l miserable folleto que impug-
una ley superior é ineludible , «pie le conduce al bien y le
separa del mal ; impide las aberraciones á que puede expo-
nerle su fragilidad ó alguna pasión mal reprimida , le aleja da
la arbitrar edad , de la tiranía , y d e ese despotismo con q u e
GACETA OFICIAL.
namos en el número 40. la prensa periódica estremece á los incautos. tener la sed de sangre q u e tan repetidamente manifiestan los
ARTICULO DE OFICIO. caudillos y tropas de la revolución : sed que 110 podiendo
Cabalmente es este un error capitalísimo confutado por la Si el Príncipe no esta animado de sentimientos de religión, apagarla e"n el campo de batalla por su cobardía é impoten-
experiencia d e todos los hombres , q u e mas cimentados han
divido en la base de aquel principio. ¿Qué Reyes ha habido
habrá dogmas, habrá p r e c e p t o s , habrá castigos e t e r n o s , h a -
brá responsabilidad ante el Ser Supremo solo para los subdi-
í/. Jé. 710V-& dad e?i ¿w
cia , quieren satisfacerla con los prisioneros y paisanos cuya
existencia se halla garantizada en tratados solemnes, y. deberes
los mas sagrados. La Europa fiel observadora de la religiosi-
mas íntegros , mas solícitos y vigilantes p o r el bien d e todos tos , m a s no para el Gefe del estado. La razón pues ha m o - wr?/¿ort(vnte
>n/¿ ¿alecd. dad con que se cumplen por las tropas Reales , bata la j u s -
sus pueblos , mas humanos y accesibles , mas absolutamente vido á todos los hombres a que declaren unánimemente : q u e ticia que se merece la conducta de estas , á la vista del n u e -
la piedad , la fe , la religión , son precisas en los miembros d e De igual beneficio disfruta S. A. R. el Serenísimo Seilor vo alentado que la usurpación ha cometido en Gamarra , ha-
sacrificados á p r o m o v e r l a s ventajas.de las sociedades á cuyos
biéiublo señalado la L) vina justicia con la muerte del r e -
intereses presidian, q u e los q u e mirándose como peregrinos una sociedad; pero esenrialísimas en u n Monarca q u e , 6 no Infante DON SEBASTIAN GABRIEL á la cabeza del Ejército. belde l l h f o n s o González , pues siendo el que m a s se cebó
en la tierra , estaban persuadidos de q u e p o r aquellos medios tiene una ley superior humana , 6 si la tiene puede evadir- en el asesinato d e los infelices á quienes acuchillo horrible-
acrecentaban sus merecimientos delante del q u e es R e y de se fácilmente de su autoridad. Justo y necesario es prescri- mente , y les negó la confesión que á gritos pedian , se a h o -
Las últimas noticias que se han recibido de Salzburgo ase- gó poco después de haber consumado sus iniquidades.
los R e y e s , para adquirirse su feliz posesión en la eternidad? bir «bligaciones á los subditos , y estrecharles á su cumpli-
miento con castigos y recompensas de parte del Ciclo ; pero guran, que continuaban en aquella Ciudad sin lamenor novedad
¿ Q u é hombres ha habido mas celosos aun del bien temporal
en su importante salud S. A. R. el Serenísimo Señor PRINCIPE
de sus semejantes, mas empeñados e n beneficio d e a q u e - l o es aun mas prescribirlas á los g o b i e r n o s , y q u e los gefes
DE ASTURIAS , los Serenísimos Señores Infantes Don JUAN PARTE N O OFICIAL.
llos , mas ágenos de todo lo que pudiera perjudicarles, mas de las naciones tengan una convicción profunda, de que m a -
C A R L O S y Don F E R N A N D O M A R Í A , SU Augusta Tia la Sere- Noticias extranjeras. —AUSTRIA.
circunspectos en sus costumbres , mejores Príncipes , mejo- ñana han de comparecer á rendir las cuentas de su adminis- nísima Señora Infanta Doña MARÍA T E R E S A , y la Serenísima
res subditos , mejores padres , mejores hijos , mejores jueces, tración ante un tribunal irrecusable. U n Monarca impío n o Señora Infanta Doña MARÍA AMALIA. V I E N V.
mejores funcionarios , y q u e hayan abrazado empresas mas teme el juicio de Dios , y se rie de las leyes de los h o m -
El tratado de comercio (pie la Inglaterra negocia con la
benéficas , y con mas generoso desprendimiento , que los hom- bres : un Monarca piadoso sabe , que si no promueve la f e - Puerta Otomana se concluirá en l.ivvc , porque las dificulta-
Comandancia general del Ejército Real de Cataluña.—Es-
bres de piedad, los s e ñ o r e s , que considerándose como pere- licidad temporal de sus subditos , q u e es u n o de sus debe- tado mayor general.— Excmo. S r . — E l capitán del batallón des que hasta el dia parecían invencibles so van allanando ya.
grinos en la presenté vida , saben que ese es el camino por r e s , será juzgado sin misericordia. Este Monarca recuerda en de Guias del campo de Tarragona D. Juan Bcllbe , que con Parece q u e todas las potencias interesadas se muestran
la compañía de su mando y parte de la de granaderos d e l dispuestas h aceptar ti arancel arreglado por la Puerta ; y los
donde se corre y se llega a la adquisición de lo que nunca se el silencio d e su retiro lo q u e las sagradas páginas intiman a gobiernos de Ñapóles y Toseana tienen sus cónsules en d i -
mismo batallón , componiendo un total de ISO hombres , se
acaba ? Cotéjese la historia de estos Principes con la de aque- los hombres que presiden las sociedades •. vuestro juicio será, hallaba destacado en las inmediaciones de Villanueva de Sitjes, ferentes puntos , para q u e se lleven á ejecución los regla-
durísimo: al pequeño se le dispensará misericordia : mas los consiguió el 23 del corriente escarmentar completamente una mentos relativos á este objeto.
llos , cuyo dios ha sido su vientre y el dios del presente si- El Deslerdír Jlizti-Efftndi ba sido muerto á puñaladas p o r
glo , y se verá á quiénes inhabilita mejor el espíritu de la poderosos sufrirán poderosamente. Dios no respeta la grande- partida de peseteros procedentes de aquella guarnición , cau-
sándole 30 muertos y un número considerable de heridos, uno de sus criados en una mezquita, cuyo acontecimiento
justicia y el interés de la conveniencia publica para mandar á za.... El hizo al grande y al pequeñuelo Reges: aprended que pudieron salvar por la fragosidad del terreno , habiendo ha producido una sensación profunda. L e reemplaza Massiz-
quedado en poder de nuestras tropas 50 fusiles con sus c o r - Effendi, pero en malas circunstancias; porque jamas ha e s -
sus semejantes: quiénes han atropellado m a s las obligaciones la sabiduría, y temed. E n el Monarca religioso hacen estas
respondientes bayonetas, igual número de cananas y una tado el tesoro público en mayor apuro : es preciso que la
sociales y de la vida civil ,• y quiénes han sido mas indiferen- sentencias una impresión p r o f u n d a : el impío las desprecia ; y corneta ; sin que por nuestra parte baya habido mas que un Puerta recurra á medios extraordinarios , para sostener la
tes para con los demás hombres. asi es tan regular y ajustada la conducta del primero ; y tan herido levemente. Todo lo que tengo el honor do elevar al máquina gubernativa y salir de la miseria en que se e n c u e n -
injusto , tan ilegal, tan apasionado el proceder del segundo. superior conocimiento de V. E. por si estima justo participarlo tra. Se cree q u e por fin tendrá q u e recurrir al extranjero,
Entre los mismos filósofos q u e han sobresalido en algunas vir- á S. M. — Dios guarde á V. E. muchos años. Cuartel gene- á pesar de la gran repugnancia que siempre ha manifestado
tudes humanas , aquellos se han distinguido mas particularmen- Nos haríamos interminables, si tomáramos el empeño d e ral de S m Jaime de Fronteña 31 de Enero de 1837.— Excmo. para dar este paso; mas la situación e s tal, q u e le e s indispen-
aglomerar los muchos argumentos q u e nos ocurren en apoyo S r . — B l a s Mari'a Royo. — E x c m o . Sr. Secretario de Estado y sable tomar luego algún partido , si ha d e evitar la crisis q u e
te en favor de los demás h o m b r e s , que han traslucido algo, le amenaza.
de aquella verdad ; pero lo dicho basta por ahora para no d e - del Despacho de la Guerra.
de este modo m u y justo y m u y racional d e mirar las cosas. Essad-Effcndi ha vuelto de su misión á la Persia , y hace
El mas pernicioso delirio de q u e adolece el siglo actual, jar sin contestación un absurdo d e tanta consecuencia. una pintura muy triste de este país, que representa como próximo
N o habiendo podido el rebelde Barea vengar en sus solda- á una total disolución. En Persia quieren seguir el ejemplo
es el de llamar exclusivamente la atención de las sociedades dos la cobardía que observó en su salida basta Arrovabe y de la Puerta , haciendo reformas d e consideración; pero falta
ANU.NCIO.
hacia u n bien-estar mal entendido y m u y efímero, hacia los Los señores suseritores que gusten serlo para el próximo Ll.barrí el dia 13 del c o r r i e n t e , desde cuyo punto huyeron un genio dotado de la energía necesaria, para llevarlas á efecto
¿nteréses puramente materiales. L a inmoralidad , q u e es con- abandonando armamento y otros efectos á la sola presentación sin comprometer el país. (O. de Augsb.J
bimestre , se servirán renovar la suscricion , si no quieren s u -
frir atraso en el recibo de los n ú m e r o s : y los nueves pedidos de algunas guerrillas de las tropas R e a l e s , dirijió todo su fu-
siguiente á estos principios , arroja d e sí crímenes espantosos, ror contra siete infelices voluntarios de nueva entrada que
que no podrá reprimir toda la energía de la ley. La infame asi eomo las reclamaciones que se dirijan al Tesorero de la
pasaban inermes , y logro sorprender en aquel punto : los con-
Real Imprenta, deberán venir francas de porte. FRANCIA.
felonía de los gobiernos, la falla escandalosa de p r o b i d a d , el dujo al pueblo de Gamarra , les corto bis orejas v asesinados
ERRATA. cruelmente , en seguida llevaron aquellas sus soldados á Vi-
proceder tortuoso é inconsiguiente y hasta ridículo.... Véanse PARÍS.
En el número anterior se dice q u e S. M. habia vuelto á toria , como trofeos de un triunfo que excita la indignación
aqui las consecuencias q u e brotan de aquel principio fatal ; y de todo hombre sensible : ni la humanidad , ni el respeto á La Gaceta de Francia en artículo de España dice. Según
Tolosa ; léase : Andoain.
Jos tratados . ni la fiel correspondencia de nuestros soldados las cartas de Madrid . parece, q u e el viaje de Mendizabal á
al pacto establecido para con los prisioneros, es bastante á cou- Londres se ha desvanecido enteramente; e l ministerio se ocupa
EN LA IMPRENTA REAL,
(G58) (659)
en objetos que le llaman la atención mas de cérea. Barcelona es imposible reunir la tercera paite de los miembros de las del pueblo alean zb su o b j e t o ; pero la. bicha duró desgracia- mente de una coalición impotente para el bien. T a n solo se
continúa inspirándole viva? inquietudes , y se teme en esta actuales cortes , se trata de aumentar el número del reglamen- damente siete años. ¡ Y se trata de que boy suceda otro tan- trataría de asegurar la suerte de la viuda é hija de Fernando,
ciudad un movimiento popular , cuyas consecuencias son in- to ? Es imposible negarlo : estas instituciones son impopulares t o ? Los españoles son constantes en sus propósitos, y no hay las demás cuestiones se arreglarían por sí mismas , porque
calculables. en España ; se. ha querido imitar en el seno de un pueblo que olvidarse de que emplearon 700 años en expulsar á los Carlos Y que ha acojido con tanta bondad a todcs los cris-
El general Narvaex ha dado á luz un folleto para justificar enteramente original ; improvisar en medio de una nación moros , pero se salieron con la suya. Seria un absurdo persua- tinos que se han reconocido y dirijido á él , está sin duda
su conducta , y en él habla el 1 gobierno con poco mira- pacífica , y en la que el tiempo solo la ha servido siempre dirse , que, si 24,000 franceses auxiliares hubiesen entrado en pronto para abrir los brazos á todos aquellos á quienes la ci-
miento. En llegando í noticia de las cortes , no dejará de de maestro. Es una grande imprudencia : ni debe examinarse España , Carlos V los hubiera esperado á pié firme en la Viz- vilización puede abonar. Por confesión de sus mismos enemi-
haber algunas recriminaciones desagradables para los ministros. la cuestión de si se dan á los españoles mejores instituciones caya , exponiendo todo su ejército en una acción decisiva : gos , Carlos Y es un Rey generoso, un hombre honrado , sa-
IN.'irvaez tiene muchos partidarios , y en lo general la c h u s - que las que tienen , sino si les convienen las (pie pretenden este ejército se dividiría en fracciones para generalizar la brá cumplir lo que ha ofrecido , porque la influencia que su
ma reprueba el modo con que se. le trata sin embargo le (¡arles. "Si una mejor forma de gobierno , dijo Benjamín Cons- guerra; y en este, nuevo sistema de defensa, la miseria pú- d e r e c h o , carácter y conducta le dan sobre los realistas, es
han hecho salir de la capital y marchar para Cuenca , ape- t a n t , pudiera introducirse tranquilamente , y obtener un asen- blica . efecto inevitable de esta cooperación inicua , contri- una poderosa garantía para el partido contrario. La Europa
lar de ser cierto el hallarse enfermo. Cuando el coche en timiento voluntario y general, no hay duda que la ventaja se- buiría á reclutar por todas partes guerrillas realistas , seguras puede juzgar de que parte está el o r d e n , y de cuál la auar-
que iba atravesaba las calles de Madrid , se veian en ellas ria evidente ; pero si para introducirla se hace necesaria la de prolongar con buen éxito la lucha en un país , que la na- quía. Desde el principio de la guerra ni una escisión , ni
muchas patrullas d o b l e s , como si el gobierno temiera que violencia , si es preciso valerse de leyes prohibitivas y pena- turaleza lia formado apropósito para este género de resisten- una revuelta , ni un acto aislado de insubordinación se ha s e -
estallase algún movimiento ponular en su favor: ha corrido la les , entonces el mal sobrepujará al bien." Pues en España, cia. Pensar en la expulsión de Carlos V seria otro error; está ñalado en el ejército Real , ni en las provincias sometidas a
voz que Narvacz estaba íntimamente relacionado con muchos no son tan solo las leyes penales , son los cañonazos , ase- ya entre los bravos españoles, y aun cuando no le quedara la autoridad legitima ; la Europa puede ver lo que pasa en ol
miembros de la sociedad titulada la joven España: lo que no sinatos , crímenes de toda especie y la ruina del país , la que mas que la roca de Pelayo , no la abandonaría. Resulta de resto de la España , y juzgar cual de los dos , si Carlos V
tiene duda es , que recibía visitas de varios individuos per- se ha de consumar para introducir las utopias del liberalismo. aqui , que no bastaría combatir y vencer por todas p u l e s á lealmente o b e d e c i d o , o Alaría Cristina hecha un juguete im-
tenecientes ii esta sociedad. ¿Y la Francia coopera*! a una obra tan i n i c u a ? . . . . Si tal hi- un mismo tiempo , sino que también sería preciso ocupar de- pútenle de tantas facciones é intrigas , posee el crédilo moral
ciese arruinaría á su antigua aliada. Ella diría a una provincia, finitivamente el p u s con tropas ; un país sin hacienda , sin y la fuerza necesaria para pacificar la Península. Una de dos,
sé libre í mí semejanza : á la otra , no lo seas mas que yo ; sin c r é d i t o , y en donde ludo el pueblo le sena enemigo. ¿ INo ó es preciso que un ejercito extranjero considerable intervi-
No hemos recibido en esta semana periódicos ingle
saber sobre que derecho se funda esa libertad. Vemos que vale mas abandonar la España á sus ¡nspiraeionei , que con- niese para desarmar los partidos , y en este caso la por
de medio siglo á esta parte se trabaja incesantemente denarse á hacerle violencia a costa de inmensos sacrificios, v no seria mas que una tregua , o (pie un poder nacional lo
para conciliar la vanidad individual , con la igualdad comiin. sin esperanzas de una proporcionada indemnización? Existe reconcilie , y este no puede ser otro (pie el de Don Carlos.
T e n e m o s probado que el derecho y las masas popularos La experiencia y la voluntad de un Rey bien acon- un tratado se dirá , y es un honor el observarle. ¿ Pero los No se desea sino que la Europa comprenda esta verdad , y
están de parte de Carlos V. No ignoramos que para sejado , de un Rey cuya legitimidad no es dudosa , p u e - tratados son eternos ? I,a Inglaterra que ha roto sus empeños permanezca neutral ; neutralidad benévola , que ella sola pue-
cierta clase de gentes el derecho es una cosa insignificante, y den mejorar tan solo la posición de la España ; pero con el Rey de Holanda , ¿se cree obligada a mantenerlos en de apresurar esta feliz reconciliación , y á la cual deben a c -
que el pueblo sido tiene valor cuando pelea por sus pasiones; en lodo easo , y de todos cuantos medios podíamos t o - favor de María Cristina ? La Europa entera , unida con la Puer- ceder los Whigs. Las grandes potencias monárquicas han h e -
pero no es el pueblo de quien se trata , es de la España , del mar para contribuir á ello , se ha escogido precisamente el ta por antiguos tratados ¿ n o h i intervenido con mano arma- cho bastantes sacrificios , para conservar la paz general hace
interés de la Europa , de la humanidad y civilización. Se han p e o r , porque la cuádruple-alianza es á la vez un atentado da para la emancipación de la Grecia ? Retírense los 10,000 seis años , y deben creerse autorizadas á interpelar al gabinete
empeñado en presentar al pueblo español como sometido á contra el derecho monárquico y contra la independencia e s - extranjeros de España , y á los tres meses reinara Don Carlos de Londres , para que no la turbe en lo succesivo.
una idiota religiosidad, á una especie de servidumbre, políti- pañola. Sin embargo , sobre este tratado y sobre la alianza en Madrid.
ca , y esta es una de las tantas preocupaciones de nuestros que llaman de los estados constitucionales, se pretendió formarla
política de la Francia; pero desde luego , si la conformidad de El general Stanhope en 1707 , decía : nosotros po-
reformadores. No existe en Europa un pueblo mas noble , c o - Acabamos de recibir algunos periódicos de París que no
instituciones es un vinculo entre los estados, ¿estamos seguros dríamos destruir toda la España , pero no conquistarla ,
nocedor , y mas independiente ; y este carácter inle- ofrecen mayor interés.
de que se establecerá por todas partes esta preciosa confor- p i r q u e Felipe es el que reina en ios corazones e s p a ñ o -
'•gente y libre se manifiesta mas todavía en el campo que
midad? ¿La legislación de Inglaterra es acaso parecida á la fran- 1-s." El parecer de este general no prevaleció : continuóse
en las ciudades , donde el instinto de nocivas pasiones cor-
cesa ? La que acaba de prevalecer en Portugal , la que se, ela- la g u e r r a : derramóse |a sangre á t ó r r e n l e s , y al fin se cedió
rompe la naturaleza del p u e b l o , y le convierten en un d e s - NOTICIAS DE ESPAÑA.
bora en E s p a ñ a , ¿ s o n parecidas á la carta de í 8 3 0 ? ¿ Y esta aunque tarde al voto popular. ¿ No estamos en el caso de
enfrenado populacho. N o se sacrifica a ciegas por cierto ; r e -
carta es hoy la misma que era a y e r , y lo que será mañana? a p r o v e c h a r la experiencia de lo pasado? Sin embargo, los in-
flexiona antes de obrar , y discurre mientras obra : si c o m - El Cuartel Real continúa en Andoain.
¿ El carácter de los pueblos ademas , no imprime siempre <•[ tereses que hacian obrar a las cuatro potencias coligadas en
bate por Carlos V es porque , según su opinión , es el ver-
sello á sus instituciones? Entregúese la carta inglesa á las v e h e - el último siglo, no carecían de importancia ; no querían que
dadero Rey , y el Rey en España es la viva imagen de la pa-
mentes pasiones de las ciudades populosas de España , j i lias el poder de Luis XIV se a u m e n t a n con la alianza española;
tria. N o se deberá pues menospreciar el valor de las masas, Zaraaoza 3 de Febrero.—Nuestias columnas se fatigan sin
la convertirán en una carta republicana Aunque se cubriese y boy ¿'uáles son los intereses <te la Francia é Inglaterra en el
p o r q r e es siempre la expresión de un interés reflexionado con fruto, y tos facciosos subsisten; los cabecillas se multiplican;
la España de tropa , aun cuando se llegara por una especie cuádruple tratado? ¿Qué le importa al pueblo ingles que Don Carlos
madurez. Hemos oido d e c i r , que las provincias Vascongadas muchos "e.fes del ejercito han tomado parte en las filas d e
de prensa legislativa á llenar las dos cámaras de Madrid , ño ó Isabel reinen en Espina.'Si Lord Palmerston conociera el ver-
y la Navarra pelean solo por sus fueros locales. ¿ Luego por DON CARLOS , y esto va cada vez mas serio. El capitán g e -
se conseguiría que entrase un hombre monárquico : solo so dadero estado de su posición, prelirina sin iluda alguna el reina-
qué sufrieron en 1820 que se les privara de ellos ? ¿ Si sacri- neral dice que no puede obrar por falta de recursos , y por-
compondría de revolucionarios ; y entonces estos serian s i e m - do de Don Carlos. Veamos abura la Francia. Su interés es
ficaron entonces sus propias libertades á la voluntad del Rey, que no se. ve apoyado por los pueblos , con cuya coopera-
pre los aliados, no de los estados constitucionales vecinos, sino fácil de c o n o c e r ; ella no puede q u e r e r que un principe e x -
no hemos de decir que la dignidad Real es su objeto primor- ción contaba equivocadamente al principiar la c a m p a ñ a . — S e
de la oposición anárquica que les corroe. ¿ Y es esto á lo tranjero reine en España ; luego debe procurar que se man-
dial, v la que ha dado lugar á la insurrección ? Hemos reco- han repetido los alborotos en Reus con motivo de la separa-
que se aspira ? En seguida negamos positivamente , que la c o n - tenga la ley Sálica. Debe querer que su comercio adquiera
nocido va que en Espina hay dos minorías , la una compues- ción de Iriarte , el cual se ha embarcado para Yalencia , pro-
formidad de las instituciones sea un vínculo político ; la c o - el mayor desarrollo posible , debe desear que la España se
l a de hombres moderados que dice, desean perfeccionar la adini- poniéndose pasar de alli á Madrid , y acusar formalmente al
munidad de los intereses y la reciprocidad d é l a s ventajas co- pacifique , y esto no puede verificarse sino por medio de un
« i t r a c i o n del país, é introducir algunas ligeras modificaciones en capitán general. _ <
merciales, son las que unen con mas estrechez los gobier- poder el mas popular. ¿Cuáles son, preguntamos , los intereses
la forma del gobierno. Esta minoría , sin disputar el derecho
nos á los pueblos. Los Estallos-Unidos han sido los aliados del gobierno? Isabel entregada al partido revolucionario, sin
de Cirios V , se ha asociado sin embargo á la hija de F e r - S c u n el corresponsal de la Gaceta de Lanauedoc : " el ge-
de Don Miguel , y sin embargo han sido los enemigos de poder crear un partido mixto , q u e tan solo el tiempo puede
r a n d o , con la esperanza de alcanzar de esa Reina supuesta neraf revolucionario Serrano entró en Reus á la salida de Iriar-
los ingleses , y aun de los franceses. El Emperador de R u - formar , v siendo el instrumento do una facción que menos-
innovaciones , y una preponderancia que no le corresponde. te sin vivas ni aclamaciones. Una carta de la misma ciudad
sia es aliado de la Holanda constitucional ; y aun cu indo precia los R-ves. ¿ puede convenir á la Francia ni á la E u -
Esta minoría, poseyó el poder, mas á manera de un relámpago publicada en el fapor , atribuye especialmente este silencio
la revolución sentare al absolutismo en el Trono de Francia , el ropa entera ? Don C irlos le es mas ventajoso sin contradic-
no hizo mas que pasar ; y después de haber dejado en la es- al estado de abatimiento , de miseria y de desesperación á
Czar no saldría con él de los limites de la atenía publica. ción , pues con él no se haria temible la destructora propa-
tacada al general Quesada , tuvo que h u i r , y esconderse ver- que las gentes han sido reducidas por la guerra y una admi-
La Alemania se une i la Prusia que es absolutista , y se ganda , que amenaza introducir el desorden por todas parles.
gonzosamente , después de haber ensayado establecer et des- nistración desacertada. — El batallón de granaderos de Opor-
aleja de la Francia que hace alarde de ser constitucional. Don Carlos es R e y de España , y por consiguiente español
potismo con un consejo de gobierno , luego el estatuto real, to que salió de Reus para Lérida , se halla en un estado d e -
Poco ha faltado para que la democracia Suiza no haya roto ante todo : no dejará de comprender bien los principios con-
posteriormente alguna cosa mas , basta que al fin todo se des- plorable , absolutamente desnudo , y descubriendo sus car-
con los franceses , á fin de estrechar sus relaciones con el servadores de la sociedad europea : y tanto mejor los cono-
vaneció ante la constititueion de 18-20 ¿ V este partido nega- nes negras y sucias, al través de los miserables andrajos que
Austria. Estos son unos hechos contemporáneos ; lo pa- cerá , cuanto está amaestrado «n la desgracia ; pero tendrá
tivo es el que quiere establecerse en España para perpetuar en algún tiempo fueron el uniforme.»
sado nos proporcionarla otros muchos. Es preciso no enga- que constituir un gobierno, muchas llagas que cicatrizar, y ma-
la guerra ? Existe ademas otra minoría , la cual pronta á insu- »EI mismo periódico ( el Vapor) dice con referencia a car-
ñar á los pueblos ; hasta el dia esa ilusión de gobierno c o n s - l e s infinitos que curar.
bordinarse , es en el dia la señora del gobierno. Como se apoya tas de Palma, que se están acabando de demoler todos los edi-
sobre las pasiones anárquicas, constituye un verdadero partido titucional ha perjudicado mucho á la Península , y á la Francia El Palicio Real de Madrid, será tan cuerdo en el Mediodía
como en el Norte. Mas se presen'a un obstáculo, nacido de un ficios , que sirvieron de asilo al despotismo. " El convento d é
en el estado ; pero si tiene fuerzas para destruir , no tiene no ha acarreado ningún bien: ¿acaso se nos dirá , que por no h a - Santo Domingo (dice) que en el año 1824 era la prisión de los
ninguna para gobernar Vemos que una fracción de este par- berse puesto el tratado en plena ejecución ? Sin embargo, interés de hacienda: no hablamos de créditos individuales , por-
que la bancarrota es inminente ; y asi como ella no será mas liberales , y en el año de 1831 servia de punto de reunión á
lido ( q u e no tiene valor pira defender sus opiniones) obliga- venios 1G.000 bayonetas auxiliares en el suelo español ; bata- los realistas, va á ser destruido hasta los c i m i e n t o s , apesar
da por los embajadores de Francia é Inglaterra , y deseosa de llones y artillería de marina inglesa al frente de Biibao ; igual- que parcial con Don Carlos , será general con María Cristina;
hablamos de los créditos del gobierno ingles sobre el de Ma- del esfuerzo v representaciones , que ha hecho la sociedad
atraerse su apoyo contra la legitimidad . se esfuerza en in!re- mente vemos á San Sebastian en manos de los ingleses , sin de amigo» del país en unión con otros cuerpos , que se opo-
existir un tratado que lo autorice ; y apesar de esto ¿ se quie- drid ; aquí es donde la Europa monárquica debe, intervenir,
ducir el o r l e n en el mismo" desorden. Pero no debe atribuir- nían á la demolición de este convento , bajo el pretexto d e
re dar mavor extensión á este acto diplomático? Porque Cris- porque es preciso quitar al gabinete Whig cualquier pretesto,
se este deseo momentáneo mas que al temor que le inspira su mérito artístico.»
tina necesite 21.000 hombres mas ¿será cuerdo el entregár- que no le filiaría para invocar con este motivo la perpetua-
Carlos V : si este llegase á cesar , bien pronto se veria este ción de la guerra. Esta intervención procurarían apoyarla en
partido arrebatado por el movimiento "i preguntamos, ¿ q u é selos ? Esto baria llegar á 40,000 el número de los c a m p e o -
algún precedente , como lo han he"ho en Grecia con respeto Andoain 18.—"Los rebeldes han tenido un simulacro en San
es lo que ha hecho ? Una seguuda cámara electiva. ¿ 0 nes de la popularidad de la Regenta. ¿ Y qué resollaría de
a la Rusia las grandes potencias , de acuerdo con el Rey de Sebastian , figurando un asalto a la plaza con grandes escalas,
porta u n í sola cámara , ó d o s , separadas t m subí por un l t- e s t o ? . . . . Felipe \ tuvo que combatir precisamente contra
España; se puede garantir al gobierno ingles el reembolso sin duda para ensayarse en su proyecto de ataque á F u e n -
bique , que hará desaparecer la p r i m e n tormenta .' ¿Cuando igual uaaiero de e x t r a n j e r o s , y con la ayuda y protección
- futuro de su* c r é d i t o s , y ponerle ea esUdo de salir airosa- i terrabia. Cuaudo llegaron a asaltar la muralla prorrumpiero»
(G58) (659)
en objetos que le llaman la atención mas de cérea. Barcelona es imposible reunir la tercera paite de los miembros de las del pueblo alean zb su o b j e t o ; pero la. bicha duró desgracia- mente de una coalición impotente para el bien. T a n solo se
continúa inspirándole viva? inquietudes , y se teme en esta actuales cortes , se trata de aumentar el número del reglamen- damente siete años. ¡ Y se trata de que boy suceda otro tan- trataría de asegurar la suerte de la viuda é hija de Fernando,
ciudad un movimiento popular , cuyas consecuencias son in- to ? Es imposible negarlo : estas instituciones son impopulares t o ? Los españoles son constantes en sus propósitos, y no hay las demás cuestiones se arreglarían por sí mismas , porque
calculables. en España ; se. ha querido imitar en el seno de un pueblo que olvidarse de que emplearon 700 años en expulsar á los Carlos Y que ha acojido con tanta bondad a todcs los cris-
El general Narvaex ha dado á luz un folleto para justificar enteramente original ; improvisar en medio de una nación moros , pero se salieron con la suya. Seria un absurdo persua- tinos que se han reconocido y dirijido á él , está sin duda
su conducta , y en él habla el 1 gobierno con poco mira- pacífica , y en la que el tiempo solo la ha servido siempre dirse , que, si 24,000 franceses auxiliares hubiesen entrado en pronto para abrir los brazos á todos aquellos á quienes la ci-
miento. En llegando í noticia de las cortes , no dejará de de maestro. Es una grande imprudencia : ni debe examinarse España , Carlos V los hubiera esperado á pié firme en la Viz- vilización puede abonar. Por confesión de sus mismos enemi-
haber algunas recriminaciones desagradables para los ministros. la cuestión de si se dan á los españoles mejores instituciones caya , exponiendo todo su ejército en una acción decisiva : gos , Carlos Y es un Rey generoso, un hombre honrado , sa-
IN.'irvaez tiene muchos partidarios , y en lo general la c h u s - que las que tienen , sino si les convienen las (pie pretenden este ejército se dividiría en fracciones para generalizar la brá cumplir lo que ha ofrecido , porque la influencia que su
ma reprueba el modo con que se. le trata sin embargo le (¡arles. "Si una mejor forma de gobierno , dijo Benjamín Cons- guerra; y en este, nuevo sistema de defensa, la miseria pú- d e r e c h o , carácter y conducta le dan sobre los realistas, es
han hecho salir de la capital y marchar para Cuenca , ape- t a n t , pudiera introducirse tranquilamente , y obtener un asen- blica . efecto inevitable de esta cooperación inicua , contri- una poderosa garantía para el partido contrario. La Europa
lar de ser cierto el hallarse enfermo. Cuando el coche en timiento voluntario y general, no hay duda que la ventaja se- buiría á reclutar por todas partes guerrillas realistas , seguras puede juzgar de que parte está el o r d e n , y de cuál la auar-
que iba atravesaba las calles de Madrid , se veian en ellas ria evidente ; pero si para introducirla se hace necesaria la de prolongar con buen éxito la lucha en un país , que la na- quía. Desde el principio de la guerra ni una escisión , ni
muchas patrullas d o b l e s , como si el gobierno temiera que violencia , si es preciso valerse de leyes prohibitivas y pena- turaleza lia formado apropósito para este género de resisten- una revuelta , ni un acto aislado de insubordinación se ha s e -
estallase algún movimiento ponular en su favor: ha corrido la les , entonces el mal sobrepujará al bien." Pues en España, cia. Pensar en la expulsión de Carlos V seria otro error; está ñalado en el ejército Real , ni en las provincias sometidas a
voz que Narvacz estaba íntimamente relacionado con muchos no son tan solo las leyes penales , son los cañonazos , ase- ya entre los bravos españoles, y aun cuando no le quedara la autoridad legitima ; la Europa puede ver lo que pasa en ol
miembros de la sociedad titulada la joven España: lo que no sinatos , crímenes de toda especie y la ruina del país , la que mas que la roca de Pelayo , no la abandonaría. Resulta de resto de la España , y juzgar cual de los dos , si Carlos V
tiene duda es , que recibía visitas de varios individuos per- se ha de consumar para introducir las utopias del liberalismo. aqui , que no bastaría combatir y vencer por todas p u l e s á lealmente o b e d e c i d o , o Alaría Cristina hecha un juguete im-
tenecientes ii esta sociedad. ¿Y la Francia coopera*! a una obra tan i n i c u a ? . . . . Si tal hi- un mismo tiempo , sino que también sería preciso ocupar de- pútenle de tantas facciones é intrigas , posee el crédilo moral
ciese arruinaría á su antigua aliada. Ella diría a una provincia, finitivamente el p u s con tropas ; un país sin hacienda , sin y la fuerza necesaria para pacificar la Península. Una de dos,
sé libre í mí semejanza : á la otra , no lo seas mas que yo ; sin c r é d i t o , y en donde ludo el pueblo le sena enemigo. ¿ INo ó es preciso que un ejercito extranjero considerable intervi-
No hemos recibido en esta semana periódicos ingle
saber sobre que derecho se funda esa libertad. Vemos que vale mas abandonar la España á sus ¡nspiraeionei , que con- niese para desarmar los partidos , y en este caso la por
de medio siglo á esta parte se trabaja incesantemente denarse á hacerle violencia a costa de inmensos sacrificios, v no seria mas que una tregua , o (pie un poder nacional lo
para conciliar la vanidad individual , con la igualdad comiin. sin esperanzas de una proporcionada indemnización? Existe reconcilie , y este no puede ser otro (pie el de Don Carlos.
T e n e m o s probado que el derecho y las masas popularos La experiencia y la voluntad de un Rey bien acon- un tratado se dirá , y es un honor el observarle. ¿ Pero los No se desea sino que la Europa comprenda esta verdad , y
están de parte de Carlos V. No ignoramos que para sejado , de un Rey cuya legitimidad no es dudosa , p u e - tratados son eternos ? I,a Inglaterra que ha roto sus empeños permanezca neutral ; neutralidad benévola , que ella sola pue-
cierta clase de gentes el derecho es una cosa insignificante, y den mejorar tan solo la posición de la España ; pero con el Rey de Holanda , ¿se cree obligada a mantenerlos en de apresurar esta feliz reconciliación , y á la cual deben a c -
que el pueblo sido tiene valor cuando pelea por sus pasiones; en lodo easo , y de todos cuantos medios podíamos t o - favor de María Cristina ? La Europa entera , unida con la Puer- ceder los Whigs. Las grandes potencias monárquicas han h e -
pero no es el pueblo de quien se trata , es de la España , del mar para contribuir á ello , se ha escogido precisamente el ta por antiguos tratados ¿ n o h i intervenido con mano arma- cho bastantes sacrificios , para conservar la paz general hace
interés de la Europa , de la humanidad y civilización. Se han p e o r , porque la cuádruple-alianza es á la vez un atentado da para la emancipación de la Grecia ? Retírense los 10,000 seis años , y deben creerse autorizadas á interpelar al gabinete
empeñado en presentar al pueblo español como sometido á contra el derecho monárquico y contra la independencia e s - extranjeros de España , y á los tres meses reinara Don Carlos de Londres , para que no la turbe en lo succesivo.
una idiota religiosidad, á una especie de servidumbre, políti- pañola. Sin embargo , sobre este tratado y sobre la alianza en Madrid.
ca , y esta es una de las tantas preocupaciones de nuestros que llaman de los estados constitucionales, se pretendió formarla
política de la Francia; pero desde luego , si la conformidad de El general Stanhope en 1707 , decía : nosotros po-
reformadores. No existe en Europa un pueblo mas noble , c o - Acabamos de recibir algunos periódicos de París que no
instituciones es un vinculo entre los estados, ¿estamos seguros dríamos destruir toda la España , pero no conquistarla ,
nocedor , y mas independiente ; y este carácter inle- ofrecen mayor interés.
de que se establecerá por todas partes esta preciosa confor- p i r q u e Felipe es el que reina en ios corazones e s p a ñ o -
'•gente y libre se manifiesta mas todavía en el campo que
midad? ¿La legislación de Inglaterra es acaso parecida á la fran- 1-s." El parecer de este general no prevaleció : continuóse
en las ciudades , donde el instinto de nocivas pasiones cor-
cesa ? La que acaba de prevalecer en Portugal , la que se, ela- la g u e r r a : derramóse |a sangre á t ó r r e n l e s , y al fin se cedió
rompe la naturaleza del p u e b l o , y le convierten en un d e s - NOTICIAS DE ESPAÑA.
bora en E s p a ñ a , ¿ s o n parecidas á la carta de í 8 3 0 ? ¿ Y esta aunque tarde al voto popular. ¿ No estamos en el caso de
enfrenado populacho. N o se sacrifica a ciegas por cierto ; r e -
carta es hoy la misma que era a y e r , y lo que será mañana? a p r o v e c h a r la experiencia de lo pasado? Sin embargo, los in-
flexiona antes de obrar , y discurre mientras obra : si c o m - El Cuartel Real continúa en Andoain.
¿ El carácter de los pueblos ademas , no imprime siempre <•[ tereses que hacian obrar a las cuatro potencias coligadas en
bate por Carlos V es porque , según su opinión , es el ver-
sello á sus instituciones? Entregúese la carta inglesa á las v e h e - el último siglo, no carecían de importancia ; no querían que
dadero Rey , y el Rey en España es la viva imagen de la pa-
mentes pasiones de las ciudades populosas de España , j i lias el poder de Luis XIV se a u m e n t a n con la alianza española;
tria. N o se deberá pues menospreciar el valor de las masas, Zaraaoza 3 de Febrero.—Nuestias columnas se fatigan sin
la convertirán en una carta republicana Aunque se cubriese y boy ¿'uáles son los intereses <te la Francia é Inglaterra en el
p o r q r e es siempre la expresión de un interés reflexionado con fruto, y tos facciosos subsisten; los cabecillas se multiplican;
la España de tropa , aun cuando se llegara por una especie cuádruple tratado? ¿Qué le importa al pueblo ingles que Don Carlos
madurez. Hemos oido d e c i r , que las provincias Vascongadas muchos "e.fes del ejercito han tomado parte en las filas d e
de prensa legislativa á llenar las dos cámaras de Madrid , ño ó Isabel reinen en Espina.'Si Lord Palmerston conociera el ver-
y la Navarra pelean solo por sus fueros locales. ¿ Luego por DON CARLOS , y esto va cada vez mas serio. El capitán g e -
se conseguiría que entrase un hombre monárquico : solo so dadero estado de su posición, prelirina sin iluda alguna el reina-
qué sufrieron en 1820 que se les privara de ellos ? ¿ Si sacri- neral dice que no puede obrar por falta de recursos , y por-
compondría de revolucionarios ; y entonces estos serian s i e m - do de Don Carlos. Veamos abura la Francia. Su interés es
ficaron entonces sus propias libertades á la voluntad del Rey, que no se. ve apoyado por los pueblos , con cuya coopera-
pre los aliados, no de los estados constitucionales vecinos, sino fácil de c o n o c e r ; ella no puede q u e r e r que un principe e x -
no hemos de decir que la dignidad Real es su objeto primor- ción contaba equivocadamente al principiar la c a m p a ñ a . — S e
de la oposición anárquica que les corroe. ¿ Y es esto á lo tranjero reine en España ; luego debe procurar que se man-
dial, v la que ha dado lugar á la insurrección ? Hemos reco- han repetido los alborotos en Reus con motivo de la separa-
que se aspira ? En seguida negamos positivamente , que la c o n - tenga la ley Sálica. Debe querer que su comercio adquiera
nocido va que en Espina hay dos minorías , la una compues- ción de Iriarte , el cual se ha embarcado para Yalencia , pro-
formidad de las instituciones sea un vínculo político ; la c o - el mayor desarrollo posible , debe desear que la España se
l a de hombres moderados que dice, desean perfeccionar la adini- poniéndose pasar de alli á Madrid , y acusar formalmente al
munidad de los intereses y la reciprocidad d é l a s ventajas co- pacifique , y esto no puede verificarse sino por medio de un
« i t r a c i o n del país, é introducir algunas ligeras modificaciones en capitán general. _ <
merciales, son las que unen con mas estrechez los gobier- poder el mas popular. ¿Cuáles son, preguntamos , los intereses
la forma del gobierno. Esta minoría , sin disputar el derecho
nos á los pueblos. Los Estallos-Unidos han sido los aliados del gobierno? Isabel entregada al partido revolucionario, sin
de Cirios V , se ha asociado sin embargo á la hija de F e r - S c u n el corresponsal de la Gaceta de Lanauedoc : " el ge-
de Don Miguel , y sin embargo han sido los enemigos de poder crear un partido mixto , q u e tan solo el tiempo puede
r a n d o , con la esperanza de alcanzar de esa Reina supuesta neraf revolucionario Serrano entró en Reus á la salida de Iriar-
los ingleses , y aun de los franceses. El Emperador de R u - formar , v siendo el instrumento do una facción que menos-
innovaciones , y una preponderancia que no le corresponde. te sin vivas ni aclamaciones. Una carta de la misma ciudad
sia es aliado de la Holanda constitucional ; y aun cu indo precia los R-ves. ¿ puede convenir á la Francia ni á la E u -
Esta minoría, poseyó el poder, mas á manera de un relámpago publicada en el fapor , atribuye especialmente este silencio
la revolución sentare al absolutismo en el Trono de Francia , el ropa entera ? Don C irlos le es mas ventajoso sin contradic-
no hizo mas que pasar ; y después de haber dejado en la es- al estado de abatimiento , de miseria y de desesperación á
Czar no saldría con él de los limites de la atenía publica. ción , pues con él no se haria temible la destructora propa-
tacada al general Quesada , tuvo que h u i r , y esconderse ver- que las gentes han sido reducidas por la guerra y una admi-
La Alemania se une i la Prusia que es absolutista , y se ganda , que amenaza introducir el desorden por todas parles.
gonzosamente , después de haber ensayado establecer et des- nistración desacertada. — El batallón de granaderos de Opor-
aleja de la Francia que hace alarde de ser constitucional. Don Carlos es R e y de España , y por consiguiente español
potismo con un consejo de gobierno , luego el estatuto real, to que salió de Reus para Lérida , se halla en un estado d e -
Poco ha faltado para que la democracia Suiza no haya roto ante todo : no dejará de comprender bien los principios con-
posteriormente alguna cosa mas , basta que al fin todo se des- plorable , absolutamente desnudo , y descubriendo sus car-
con los franceses , á fin de estrechar sus relaciones con el servadores de la sociedad europea : y tanto mejor los cono-
vaneció ante la constititueion de 18-20 ¿ V este partido nega- nes negras y sucias, al través de los miserables andrajos que
Austria. Estos son unos hechos contemporáneos ; lo pa- cerá , cuanto está amaestrado «n la desgracia ; pero tendrá
tivo es el que quiere establecerse en España para perpetuar en algún tiempo fueron el uniforme.»
sado nos proporcionarla otros muchos. Es preciso no enga- que constituir un gobierno, muchas llagas que cicatrizar, y ma-
la guerra ? Existe ademas otra minoría , la cual pronta á insu- »EI mismo periódico ( el Vapor) dice con referencia a car-
ñar á los pueblos ; hasta el dia esa ilusión de gobierno c o n s - l e s infinitos que curar.
bordinarse , es en el dia la señora del gobierno. Como se apoya tas de Palma, que se están acabando de demoler todos los edi-
sobre las pasiones anárquicas, constituye un verdadero partido titucional ha perjudicado mucho á la Península , y á la Francia El Palicio Real de Madrid, será tan cuerdo en el Mediodía
como en el Norte. Mas se presen'a un obstáculo, nacido de un ficios , que sirvieron de asilo al despotismo. " El convento d é
en el estado ; pero si tiene fuerzas para destruir , no tiene no ha acarreado ningún bien: ¿acaso se nos dirá , que por no h a - Santo Domingo (dice) que en el año 1824 era la prisión de los
ninguna para gobernar Vemos que una fracción de este par- berse puesto el tratado en plena ejecución ? Sin embargo, interés de hacienda: no hablamos de créditos individuales , por-
que la bancarrota es inminente ; y asi como ella no será mas liberales , y en el año de 1831 servia de punto de reunión á
lido ( q u e no tiene valor pira defender sus opiniones) obliga- venios 1G.000 bayonetas auxiliares en el suelo español ; bata- los realistas, va á ser destruido hasta los c i m i e n t o s , apesar
da por los embajadores de Francia é Inglaterra , y deseosa de llones y artillería de marina inglesa al frente de Biibao ; igual- que parcial con Don Carlos , será general con María Cristina;
hablamos de los créditos del gobierno ingles sobre el de Ma- del esfuerzo v representaciones , que ha hecho la sociedad
atraerse su apoyo contra la legitimidad . se esfuerza en in!re- mente vemos á San Sebastian en manos de los ingleses , sin de amigo» del país en unión con otros cuerpos , que se opo-
existir un tratado que lo autorice ; y apesar de esto ¿ se quie- drid ; aquí es donde la Europa monárquica debe, intervenir,
ducir el o r l e n en el mismo" desorden. Pero no debe atribuir- nían á la demolición de este convento , bajo el pretexto d e
re dar mavor extensión á este acto diplomático? Porque Cris- porque es preciso quitar al gabinete Whig cualquier pretesto,
se este deseo momentáneo mas que al temor que le inspira su mérito artístico.»
tina necesite 21.000 hombres mas ¿será cuerdo el entregár- que no le filiaría para invocar con este motivo la perpetua-
Carlos V : si este llegase á cesar , bien pronto se veria este ción de la guerra. Esta intervención procurarían apoyarla en
partido arrebatado por el movimiento "i preguntamos, ¿ q u é selos ? Esto baria llegar á 40,000 el número de los c a m p e o -
algún precedente , como lo han he"ho en Grecia con respeto Andoain 18.—"Los rebeldes han tenido un simulacro en San
es lo que ha hecho ? Una seguuda cámara electiva. ¿ 0 nes de la popularidad de la Regenta. ¿ Y qué resollaría de
a la Rusia las grandes potencias , de acuerdo con el Rey de Sebastian , figurando un asalto a la plaza con grandes escalas,
porta u n í sola cámara , ó d o s , separadas t m subí por un l t- e s t o ? . . . . Felipe \ tuvo que combatir precisamente contra
España; se puede garantir al gobierno ingles el reembolso sin duda para ensayarse en su proyecto de ataque á F u e n -
bique , que hará desaparecer la p r i m e n tormenta .' ¿Cuando igual uaaiero de e x t r a n j e r o s , y con la ayuda y protección
- futuro de su* c r é d i t o s , y ponerle ea esUdo de salir airosa- i terrabia. Cuaudo llegaron a asaltar la muralla prorrumpiero»
(660) (661)
en gritos de viva la constitución tic. , y nuestros voluntarios excursiones hechas á los pueblos inmediatos , y acompañadas
desde sus posiciones, quisieron tornar parte en su algazara, de violencias «"olorosas.»
tirando al aire sus boinas , y dándoles el parabién por la bri- De Palencia dicen á un periódico de la Capital , que sin
llante victoria que acababan de conseguir tomando una plaza embargo de ser aquel un pueblo donde escasean los c r í m e - *«$&»
q u e j a era suya , indicándoles con esta burla , lo seguros y nes y los robos , se dejan ya sentir los efectos de la revolu-
dispuestos que csllin a dejar frustrados sus intentos, cuando ción.
lo verifiquen con Fuenlerrabía, ( s i es que se aventuran á una En todas partes se hace cada dia m ; s notable el desenfre-
empresa semejante.)" no , la inseguridad , y el desahogo de las pasiones mas bru-
tales Fruto es de la revolución. El que admitiólos principios, cvCruitt/. J/',.O. yieUieÁ >/|, 7)c ryebvczo 'tV iS3*.
preciso es q u e se atenga á las consecuencias.
T e n e m o s a la vista la representación que araba de hacer á la
titulada Reina Regente el revolucionario Narvaez, donde se
queja de la insurrección de sus columnas y de la desobedien-
cia de Alaix. " M e se sublevó , dice , la tercera división •. los
"tambores batieron el redoble do alto : los soldados unos se En las lesiones de cortes últimamente recibidas no h a y c o -
"tendieron , otros armaron contra mí sus bayonetas: los ofi- sa de particular. Calderón de la liana pide en la de 23 , el
"ciales y sargentos los apoyaron en el motin. Tiré de mi c s - restablecimiento de los dragones de Lusitánia : con este mo-
" p a d a , esforcé mi v o z , y m e hice obedecer por e n t o n c e s ; tivo se desala en indecentes invectivas contra la Francia. Méndez
«pero contenida la vanguardia , la retaguardia pedia a gritos se \ igo, destituido arbitrariamente «le la comandancia general d e
» p r e s e n t a n el general Alaix, y que yo muriera . . . . Me lle- Badajoz , sin que se le hayan dado á conocer los motivos de
»gné al brigadier León , coronel de Húsares, y le dije si p o -
"dia contar con su regimiento para apagar la insurrección, y
" m e c o n t e s t ó , que podia contar con su persona , mas (pie no
"podia responder ilc la tropa. A este tiempo se presentó Alaix;
"creció el alboroto, y llegándome á S. E. le hice cargos se-
» v e r o s , a los que me contestó de una manera insolente. Con-
aquel procedimiento, se queja á las cortes contra el gobierno. El
diputado Alvaro ataca bruscamente á Mendizabal, el cual no
encuentra una solución satisfactoria á los cargos que se le
dirijen.
En la sesión del 2 7 , los religiosos de Bacza , muertos de n e -
cesidad, reclaman el pago de la mezquina pensión que se les
GACETA OFICIAL.
t i n u é intimándole q u e me entregara el mando , según lo man- habia ofrecido. Los escribanos p i d e n , q u e se les indemnice ARTICULO DE OFICIO., noticia de un asesinato i n t é n t a l o contra la persona d e l
»daba el g o b i e r n o ; y al frente de las tropas se negó a o b e - la pérdida de sus numerias Gran Sultán , y (pie el asesino , antiguo genízaro, no habia
«decer , y se apoderó del mando sin resistencia m i a : y d e s - En las demás sesiones no hay sino discusiones sin interés
conseguido su intento por una casualidad ; cuyo acontecimien-
«pues de conseguido e s t o , se probó á asesinarme, y el teniente y sobre objetos de una nulidad absoluta. Sin embargo se p r o - id. tAb. dirtiie ¿c?v novedad en dic
" V á z q u e z , en presencia de su general que nada puso de su parle nuncian discursos muy peinados, donde la pedantería p r e t e n - to , según la correspondencia de V i e n a , fue de este m o d o .
«para s a l v a r m e , arrebató un fusil ii su compañía, y m e de brillar con una erudición indigesta y una elocuencia afec-
" a p u n t ó , incitando los soldados al asesinato. Pido el castigo de tada y ridicula ; pero los ilusos que pensaron ver á los esta-
miJ/.ortaníe. ¿alud. Salía S. A. á caballo de su palacio de invierno , cuando uní
«Alaix , y si no suplico á V. M. me expida la licencia absoluta, individuo mezclado entre la multitud y provisto d e un fusil
mentos primeramente , y después á las cortes , abrir las fuen-
"sin que me quede ningún fuero ni distinción militar, pues tes de la prosperidad y de la riqueza universal , ven ahora q u e De igual beneficio disfruta S. A. 7?. el Serenísimo Señor de v i e n t o , se prosternó ante el Sullan y le disparó un tiro?
»no quiero señalarme con el uniforme del deshonor," el tiempo se pierde en proyectos impertinentes ó a t r o c e s , y Infante D O N SEBASTIAN GABRIEL d la cabeza del Ejercito. pero habiendo dado el caballo un salto r e p e n t i n o , erró la
en pronunciar blasfemias y retos contra la Santa Sede , en d i s - puntería el agresor , y se libro S. A- El fusil parece de fá-
cutir cuestiones canónicas que no entienden , ni son de su
competencia , en acriminar á sus propios generales que no a r - brica europea ; mas las diligencias que hasta el día se han h e -
"El Guardia Nacional en un artículo que escribe con el epí-
grafe de ¿ qué quiere el pueblo ? responde, que el pueblo quie- reglan su plan de campaña conforme á los sueños de cada Las últimas noticias que se han recibido de Salzburgo ase- cho para averiguarlo , han sido infructuosas. El asesino y otros
re la paz , quiere la justicia exacta, quiere el orden y la diputado , y últimamente en dirimir controversias particulares guran, que continuaban en aquella Ciudad sin la menor novedad nueve individuos que aparecían delincuentes según la instruc-
equitativa repartición de los impuestos." Pero si esto es lo que é insignificantes , y que bajo de ningún aspecto ofrecen u n en su importante salud S. A. R. el Serenísimo Señor PwíNCIl'E
interés general. Hace poco tiempo que decía un folletista a la ción s u m a r i a , h a n sufrido inmediatamente la pena de s e r
quiere el puehlo español , le aseguramos desde luego , que no DE A S T U R I A S , los Serenísimos Señores Infantes Don JUAN
p u e d e prometerse lo que tanto d e s e a , paz, justicia y orden en el invulnerable magestad del congreso de Madrid. " La nación metidos en un saco y arrojados al Bosforo , continuando el
CARLOS y Don F E R N A N D O M A R Í A , SU Augusta Tía la Sere-
reinado de la usurpación, y entre los furores de la anarquía que no e s p e r a , ni quiere , ni necesita palabras, discursos, ni dia- proceso por si aparecen nuevos cómplices.
rios de cortes ; sino obras , sabias providencias que no se v e n , nísima Señora Infanta Doña MARÍA T E R E S A , » / la Serenísima
son su consecuencia; y que el único recurso que resla ;¡ los es-
pañoles para recobrar sus ¡.ntiguas libertades, su antigua pros- alivio de las cargas insoportables , economías de sueldos y Señora Infanta Doña MARÍA AMALIA.
peridad y poderío , es la restauración del trono lejitimo , la gastos i n ú t i l e s , pocos c e s a n t e s , muchos trabajantes, un plan
mano vigorosa de un R e y q u e comprima los partidos, encade- bien meditado de hacienda , que en vano se ha pedido, asi INGLATERRA.
n e su furor con prisiones de diamante y restituya el culto como otras mil cosas que podrían ser de grande utilidad, y
de las cuales no se ha visto planteada una tan solamente , ni PARTE NO OFICIAL.
y la moral á su antiguo explcndor , y a la benéfica influencia LGXDRES.
q u e han ejercido en dias mas felices. observada la constitución , ni obtenida esa libertad racional, Noiicias extranjeras. —AUSTRIA. En el Morning Post se lee:—Ei gobierno ha tenido por fin
El Guardia Nacional dice también , que los pueblos del que tanto se apetecía.» El folletista decía una verdad de m a r -
ca , y nosotros la dijimos al reunirse los estamentos : lo r e - que explicarse sobre la captura del filen. Parece q u e el n e -
corregimiento de Tarragona están dispuestos siempre á tomar V l E N v.
las armas en favor de los facciosos. Según aquel periódico el petimos y lo probamos reiteradamente cuando se abrieron las gocio está hoy sometido á los jurisconsultos consejeros de la
comandante de Palamós temiendo ser atacado por los faccio- cortes , y los hechos han venido á confirmar la exactitud d e SS. MM. el Rey y la Reina de Grecia han llegado á Tries- corona . si se demuestra que la Rusia no es dueña de la c o s -
sos , hubo de implorar el socorro de una Goleta extranjera, nuestros anuncios. Las cortes se convirtieron en una acade- t e , donde han sido recibidos con la mayor pompa por el
mia d e gramáticos, y á las veces en una taberna de tahúres; ta de la Circasia ni de hecho ni de d e r e c h o , se pedirán expli-
q u e el temporal habia obligado á entrar en la rada.
con toda la sabiduría del conqreso , crecieron los presupues- gobernador de la ciudad. Los comerciantes griegos que resi- caciones ; y como la Rusia minea procede de ligero sino c o n
tos : subió el déficit : las economías pararon en conversación: den en ella han ofrecido á SS. MM. un baile brillantísimo, mucha c i r c u n s p e c c i ó n , es probable que no dé paso atrás , y
Los diarios de Valencia dicen lo que sigue : " sabemos q u e se paralizaron las fábricas : se inundó la Península de p r o d u c - q u e los Monarcas han honrado con su presencia : un dia de
los cabecillas Morens y González, han pedido á Caudiel cien tos ingleses : los empréstitos , las contribuciones, el producto de esto pudiera seguirse una guerra. Nosotros hemos prodi-
pares de pantalones de paño , que debian presentarse en R u - de los donativos, todo desapareció; y hasta ahora se ignórala estos se embarcaran en el navio Madagascar. El Archiduque gado hace poco tiempo muchos elogios á nuestro diplomático
vielos el -29 de Enero , y sin que pudieran evitarlo los p a - sima donde se hundieron t^n gruesas cantidades : se crearon Carlos está ya de vuelta de su viaje. (Mercurio de SueviaJ en Rusia , pero el negocio d e l l'ixen probará si efectivamen-
triotas.» arbitrios que nada producen , y se derribaron por anti-libera-
E n la ciudad de Valencia parece que ocurrió una nueva les los mas justos y productivos.- Lo que llamaron libertad se te hemos recobrado nuestra influencia en esc país ; a u n q u e
alarma en la noche del 23 , con motivo de haberse aproxi- convirtió en licencia , la supuesta monarquía moderada en oli- esto parece una obra superior á las fuerzas del lord Palmers.-
mado algunas fuerzas realistas. La guarnición se puso sobre garquía , y luego en la anarquía mas desenfrenada , y a u n CERDE-ÑA. ton y sus colegas , cuya caida será infalible , si no se andan
las armas : se cerraron precipitadamente las puertas de la ciu- los artículos de la desventurada constitución en otros tantos
dad sin dar entrada ni aun á los comprometidos de los p u e - fragmentos , trizas , añicos y ruinas de Palmira. Aun c u a n - TLBIN. con m u c h o tiento. Hoy hemos sabido que M. Bell habia sido
blos inmediatos , que en gran tropel venian á guarecerse d e n - do la constitución de Cádiz no hubiera sido tan desati- consultado anticipadamente sobre esto por el lord Palmerstoo,
tro de los muros. El Rey Carlos Alberto , el gran Duque Miguel de Rusia,
nada y tan absurda , aunque por un imposible hubiera y que después su señoría se decidió .i hacer la experiencias
El Español vuelve á lamentarse por las repetidísimas q u e - encerrado en sí los gérmenes de una administración bien y los jóvenes duques de Saboya y Genova, han pasado revis-
jas q u e se le dirijen del país ocupado por el ejército del Ñ o r - entendida , es bien seguro que el genio reformador de n u e s - ta á las tropas de esta guarnición : en su presencia se ha esta política hubiera podido ser útil á la Inglaterra y á su
te sobre los excesos a que se arrojan los soldados con m e n - tros liberales, su instabilidad y ligereza hubieran neutralizado los echado un puente militar , sobre el cual han desfilado la in- c o m e r c i o ; pero antes y no después debia Palmerston haber
gua de la disciplina y con perjuicio de la causa de la liber- efectos de la institución mas perfecta. Esto era evidente : y
fantería , caballería y artillería. E n seguida comió S. A. I. con consultado á los jurisconsultos consejeros de la corona ; y e n
tad se"un dice aquel periódico. " N o s hablan, continua el mismo, nunca acabaremos de admirar el extraño alucinamiento de a l -
de robos domésticos , de robos cometidos en las calles de gunos fanáticos , llamados liberales de buena fé , que espera- SS. MM. , v por la noche todos estos augustos personajes todo caso no debia haber comprometido á M. Bell, sino d e s -
aquella ciudad, no solo por la noche , sino aun durante el dia, ban maravillas de los padres de la patria. pués de haberse resuelto á sostener todas las consecuencias
fueron a! teatro, donde se les recibió con las mas vivas acla-
li.ai o ío-s. de o t e negocio : ahora es regular que el noble lord nos m a -
EN LA IMPRENTA REAL. — Se han recibido cartas de Viena las cuales anuncian, que nifieste toda su debilidad , reconociendo el tratado de Unkiar
un coirco que acababa de llegar de Couslauuuopla traía U Skclessi. Mas si por el contrario leuemos q u e sostener una