Está en la página 1de 4

(482)

de una autoridad , de que lia un m e s le revistieron : le r e m c o n s t i t u y e n t e s , y que antes d e poe5 con espanto del termi-
plazaib otro y otro . y m i l , hasta q u e entronizado el princi- no-medio , se verían los principios mas absurdos erigidos e n
pio de la legitimidad , ponga un dique á tanta insubsistencia, dogmas irrecusables, y que desaparecerían las decantadas p r c -
a tal desorden , á tantos escándalos. rogativas que al trono concedía el .estatuto. L a convocatoria 3t>: q ¿. V>
vexwei
T o d o esto teníamos pronosticado Cien veces hemos dicho de las cortes en un sentido todavía mas lato y popular q u e
quo esta es la historia de las revoluciones : esto es consiguien- el año 2 2 , y el examen analítico que hemos hecho d e , l a s
te al mecanismo de las sociedades , si por una fatalidad se se- reales prerrogativas por la constitución del 12 , responden d e
pararon una vez de los principios conservadores. Los anales la seguridad y cumplimiento de aquellos anuncios.
sangrientos d e la revolución nos han dejado bien consignada
esta verdad terrible ; y por e s o cuando leíamos en los perid
«lieos del justo-medio las interminables y pomposas apologías
de las nuil-lias administraciones que se han sucedido en el
Los estados generales comenzaron en Francia la obra d e
la revolución , y m u y pronto se trasformaron en asamblea
constituyente. Nuestros estamentos han seguido el misino rum-
bo. La asamblea proscribió la afectada moderación de los es-
ümm&
corto periodo de dos años : cuando veíamos ensayar tantas tallos generales, y de un solo golpe y con violación de lo»
combinaciones , que lisonjeaban el ridículo cosmopolismo de derechos mas sagrados, despojó al clero y las iglesias d e los •

nuestros teoristas . y les oíamos anunciar con tanta seguridad bienes adquiridos bajo la salvaguardia de la ley : extinguió la
y de un modo tan enfático, que se había lijado definitiva- nobleza después de haberla escarnecido, é hizo á Luis XVI e l
mente el principio que iba á salvar la patria , nos lamentába- ludibrio d e la vil canalla. Las constituyentes españolas entran
mos de que hubiera hombres tan frivolos y fanáticos, que dispuestas á consumar el plagio de la revolución francesa. • i . n . i , i .
después de experiencias tan amargas no conocieran el térmi- A su sombra y á la del actual desgobierno de Madrid mar-
no indefectible á q u e conduce la caprichosa veleidad de las Montejurra , y con este motivo di las disposiciones necesa-
cha la impiedad con frente erguida, sobre las; dolorosas r u i -
pasiones políticas: deplorábamos el alucinamiento de los p u -
ARTICULO DE OFICIO. rias para inarehar al rayar el dia con los referidos dos batallo-
nas d e aquella iglesia floreciente en otro t i e m p o , h o y tai» nes y caballería en dirección d e Dicastillo , c u y o punto ocu-
blicistas , q u e blasonando d e filósofos, pensadores y profundos, pobre y abandonada , tan impotente en su zelo , y hecha el paba el brigadier Zaratiegui, q u e estaba en contacto con el ge-
<9f <y/6. ¿ú/ue ¿w noveaaa én ¿Uc neral Sanz , situado en Arroniz , teniendo al brigadier D. Joa-
desconocían los elementos d e la organización social, y que blanco de tantas persecuciones. Los proceres desaparecieron, y quín Ebo sobre su derecha tanto para guardar al valle d e Ber-
/ /
cambiados los resortes d e la maquina pretendían regularizar la nobleza en este orden de cosas , seria un recuerdo histó- wn/wrtan¿e dauící. rueza como para observar el movimiento que hacían las
el movimiento. rico y nada m a s ; porque la misión de las juntas españolas, / fuerzas enemigas d e Los-Arcos. La columna de Lerín salió al
amanecer de este punto , y emprendió su marcha atravesan-
Al oír hablar de la sensatez d e Martinez , y eterna d u - es la de destruir todas las (jerarquías como^lo dijo poco tiem- De igual beneficio disfruta S. A. R. el Serenísimo Señor do el campo de. Alio , como en dirección del Portillo de San
ración de su gobierno ; al ver la tan ponderada popularidad d e po há un diario de la revolución. Pero ¿llegó á su término Infante D O N SEBASTIAN GABRIEL. Julián ; pero antes d e llegar á él , se vio á la de Sesma d e s -
embocar por este y unirse con aquella , y en seguida empren-
Mcndizabal , y la estabilidad q u e presagiaban los periódicos el movimiento ? Nada de eso. La constitución debe modificar- dieron ambas su marcha por el camino de Arroniz.—Este era
á su administración y a su sistema d e connivencia; al oír se , no en favor del trono constitucional como pretenden al- el cuadro del enemigo, cuando yo m e incorporé al brigadier
encomiar después la marcha franca de Istúriz , su enér- gunos , sino en pro de las libertades públicas como desean Las últimas noticias que se han recibido de Salzbtirgo ase- Zaratiegui , á quien hallé en las posiciones del camino que vá
guran, que continuaban en aquella Ciudad sin la menor novedad desde Dicastillo á dicho Arroniz con una parte de sus fuer-
gica resistencia , y su decisión por un sistema moderado, los mas, y lo prescriben las juntas con el alfange en la mano: zas , porque las restantes se habían extendido hasta este úl-
¡en su importante sahul S. A. R. el Serenísimo Sciior PRINCIPE
que fijaría la rueda d e tantas exigencias , decíamos que todo el sistema electoral, aunque tan popular y tan l a t o , necesita DE ASTURIAS , los Serenísimos Señores Infantes Don JUAN timo pueblo, donde las colocó el general Sanz que observaba
una mayor amplitud ; esto se pide , y esto se hará : un d i - por la derecha de Los-Arcos, y q u e también se aproximaba
aquello era facticio ; que las doctrinas que en determinados C A R L O S y Don FERN'A.NDO M A R Í A , tu Augusta Tia la Sere-
en la dirección del mismo punto. El alto q u e hicieron los
periodos se profesaban eran principios puramente especula- putado por cada 70,000 almas no es suficiente ; y con el p r e - nísima Señora Infanta Doña MAHIA T E R E S A ,<jla Serenísima
enemigos como á distancia d e una hora de nuestras posicio-
Señora Infanta Doña MAKIA AMALIA.
tivos ; que su realización ofrecia obstáculos insuperables; que texto d e que n o vienen los representantes de América, la elec- nes , me hizo dudar á donde se dirijia el ataque , pero al
Cn indicó por su movimiento q u e sobre Arroniz. Entonces
Jas ilusiones que con lauto empeño se pretendía generalizar, ción se hace ya al respecto de un diputado poró'0,000 almas, llegué al pueblo donde me avisté con el general Sanz q u e t e -
eran un germen fecundo de convulsión y desorden ; que el porque los cuerpos deliberantes en un gobierno popular d e - nia colocadas sus fuerzas en las posiciones q u e cubrían las
M I N I S T E R I O UNIVERSAL. entradas , y cuya derecha que mandaba el brigadier D. Joa-
inconcebible aturdimiento de los moderados , consideiaba al ben ser m u y numerosos para sostener la independencia quo
quín Elío ocupaba el alto llamado las Peñas de Iiarbarin con
m u n d o como debe ser , y n o como es en realidad, y que les corresponde , y la dignidad de los debates parlamentarios. Secretaria de Estado y del Despacho de la Guerra. el 6." batallón de Navarra , cuatro compañías del segundo pro-
bajo este concepto su marcha debiera ser desacertada y r i - Calatrava y sus colegas se han desacreditado en el momento visional de Castilla cn el cantón del monte , y las otras cua-
tro en la hermita d e Santa Cruz sobre el camino q u e va á
dicula ; que los hombres , y los sistemas iban á hundirse por mismo de su elevación: las juntas los amenazan , y es preci- P A R T E RECIBIDO E N E S T A S E C R E T A R I A .
Los-Arcos. Fuelles así en nuestra derecha cubrían el pueblo
su propio peso ; que la revolución nunca quedaría satisfecha; so sucumbir. E n vano el nuevo ministerio presenta á la so- de Arroniz, el 2." batallón de Navarra, colocado en el cor-
Comandancia general de Savarra.—Excmo. Sr.— Con ob- ral de la Horca , dos compañías de Aragoneses junto á la di-
•que sus adalides serian cada vez mas exagerados y exigentes; berana consideración de las juntas y voceros una vida toda li- jeto de llamar la atención de uua columna enemiga que se cha hermita de Santa Cruz , y los escuadrones e x p e d i c i o n a -
que la sangre de los moderados derramada por el furor republi- beral , toda patriótica; una aversión marcada contra todos hallaba acantonada en Artajona , pasé la madrugada del 13 el rio y 3 ° de Navarra detras de la hermita de Mendia: las
cano , vendría a lavar tantos errores ; que los hombres de e s - los tronos de la tierra ; un ateismo probado , y una inmora- Arga por el vado de Sarria , y me coloqué en el pueblo de compañías del 1." y 4.° se colocaron en la altura de la Cuna
Legarda con los batallones Cazadores de la Ribera , 7." d e del referido corral de la Horca y las compañías de preferen-
tado , y aun los gefes militares de cierto color poh'tico d e s - lidad escandalosa : en vano los señores ministros han reforma- Navarra y el escuadrón que manda el comandante D. Manuel cia del 8." y todo el 9.° batallón al mando de su comandan-
aparecerían en breve , expirando á manos de la canalla, ó do provisionalmente el sistema electoral, y han dado á las cor- L ú c u s , enviando de ante mano á Obanos al capitán graduado te D. Martin Lerga en el pueblo d e Arroniz. Cubierta asi
h u y e n d o al extranjero á purgar , y llorar á un mismo tiem- de teniente coronel D. Francisco Ügéjr con las compañías de nuestra derecha y centro atendí á reparar la izquierda colo-
tes extraordinarias la iniciativa d e las ordinarias: en vano pre- preferencia de dicho 7." batallón , á bu de que sacase racio-
po su imprevisión y desaciertos. Esto hemos dicho mil veces: cando en ella al batallón de Cazadores de la Ribera y al 7."
sentarán esta hoja de servicios á la causa de la revolución. nes para la tropa , romo lo verificó. Los repetidos avisos que de Navarra , y el l . " provisional de Castilla á las órdenes del
cotéjense pues nuestros vaticinios con lo que acaba de suce- Ella quiere mas. Nada le satisface. Las juntas dudan de los ac- recibí del brigadier D. Juan Antonio Zaraüe-uí, que se hallaba brigadier D. Fermín Ripalda , mientras que dos escuadrones
en la Solana, de que el enemigo estaba atacando en la par- de lanceros de Navarra , dos do caballería d e Castilla y el
d e r , y- dígasenos ¿quién iba fuera de camino, la Gaceta fac- tuales ministros. N o están contentas con la poca firmeza dé- t e d e Los-Arcos con las tropa» que m .nda el general D. Pa- de la Ribera, situados en el llano entre Alio y Dicastillo, c u -
ciosa , ó los periódicos profetizantes ? los principios de los hombres que gobiernan ,- y el resultado l l o S a u z , mientras que uua columna enemiga se dirijia á Ses- brían el flanco , aunque ¿ bastante distancia por no permitir-
que tendrá este descontento , se deja presajiar bien á las ma y la de Artajona marchaba sobre Larraga , como indican- lo mas el terreno.—Sobre las once del dia rompió su marcha
En uno de nuestros números h á ocho meses dijimos que do embestir a ¡a Solana por Oteiza , no; ab^garo* á retroce- el enemigo para nuestras posiciones en tres columnas, euva
era indudable , que los estamentos se convertirían en cortes claras. der á las tres y media de la tarde , y cepuar el Arga , apre- fuerza constaba de 11 á 12000 hombres de infantería v JOÓO
surándome á adelantar lo posible para piote,er el país a m e - caballos. En el momento que nuestras guerrillas rompieron el
nazado ; y en efecto, eonsegui llegar ai oscurecer á Cirauqui, fuego con las enemigas , colocaron los rebeldes su artillería,
donde pernocté. El referido brigadb r <•>•:.tihuo los avisos sem- compuesta d e tres baterías de á tres piezas cuando menos cada
E N LA IMPRENTA REAL. bré los movimientos del e n e m i g o , haciéndeme saber que lo* u n a , y principiaron un vivísimo luego arrojando infinitas irra-
argelino:, o l i i . n eü Lev'n ', uiía gruesa columna en Sesma, al Cuando desde la posición central observé las fuei--

parecer al noniio del' ivhé'i.fe' IñUatreí», 1 otra con Ora., en f'.'S q u e n o s Combatían v q u e las c o n c e n t r a d a s DMStÜs* PU'IMIMH
t o s - A r c o * . Semejante policio» |ndj tita cutre ello, una
combinación bastante pala invadir los pueblos de las laida* de utuy poco de 30UO hombres, que apenas componían una cuarta.
(4«S>
Í484) En vano se espera que pueda manifestarse en España httb
D 0 , T u d e h d i ñ e » / r o o feelia. «Ve!, Vi—SeguTl pereona fide-
parto tle jos enemigos , < 1 í orden que después cío hecha la r e - «le aqueHos- móntenlos de fervor. popul«r , qtieí saeft'u rkii) la »
sisfenoia posible! eñ el pueblo, se retirasen las fuerzas que lo victoria i una facción . . . . Por- mas que so '¿rito y se repita • dimita que aeab» de llegar de Zaragoza , el llttmado f;íl> po-
PARTE NO OFICIAL.
defendían , l o q u e efectivamente hicieron bajo la protección de lo contrario, está visto que mi hay- (utusiasuio entre lo> nv- lítico balua dado l.ts ordenes mas lennintintes para itue en e|
la herniita de ¡VJciidia. , que so sostuvo lo bastante para poner it«'-riiuiio de, MMitlo y cuatro lloras te fuesen entregadas todiis
Noticias cxtwnjtras. — FRANCIA. x"o!uoiooar-ios> españoles. ET* las oiudndes- populosas y comer-
en salvg ' j l £»e/?«S cculralcs de n y c s t a linca En la tjereoha U«i alliüja^ y- piala ipie lialilao ijiird.ido en las iiili stas , »mé-
eilHitP» se- hallan sicímprvf algunes- asesinos., que. tomando, la
se batió con tesón y con variable suceso el (>.° batallón y el -2." pro- na/ando que. de no ti.n-orhi, las arrancalia |mr si rttisioo \ des-
París. voz. del* pneüto logran atermr a los* •Milicos hubitiuites., \ U¡s
visional de Castilla y algunos caballos, pues apesar de la desigual- teiTMHa- á. losi pát i s y cabildos- , que dejaran en sus i
imponen la ley ; pero en las ciudades «1*1 mteimn' y cu iMfb -sias , suw* los calóes absolutamente, necesarios.-
dad de fuerza, pusieron en vergonzosa fuga á una columna ene-
Dice el Dinrio de los De bales : — Los guardias nacionales el resto de la población-, no- hay mus q u e solos por el Hámulo i |ib. Mt tle SoUetn'.ire —••Acallamos de saber que Cabrera,
miga (pie solo pudo salvarse por la protección que le dio su
del distrito de \ aldepeñas , que se habían reunido para ata- «+e Carlos Y. •MI a l p a M <li> vos toliimnas, lia .daca.lo en las iniiiediacioms
caballería , que cargando á nuestra infantería fue contenida
car .í una partida (le carlistas en las montañas de Toledo, lian E l t e í n a - , q«i«» y» se> h * be^.ho lo- orden dub din , piulium i "tle Eárta a una- fuerza enemiga , coiii|tucsla de i()i«() honiltr^s
con los fuegos de la reserva , y el que le hicicrun de flanco
dos oompafua» iled primor balalloii desde la posición central. sufrido una coiii|ilcta derrota i porque visónos aun en el arle •Miliiínistrar algunos- recursos ; peco así los .-••v.oliieinuarioii que ,"il«'- inlanturia. y -2U0 caballos, iiausBiidoli una pérdida de 400
Kn la izquierda los caladores de la Ribera y j(¡l 1 " batallón de l.i guerra, lu> muy bien armados ,.y conl.indo con el au- gobiernan en MtalrMl como los que dirqei» la» jnntivs pimvui la li.niihivos eutiw iniieilos, heridos- y prisioneros. Pare t -c atte
dieron ki'JJiUWAfc lU'Uttb)* lJ'; *P'°Jy ll'tli M e n e n 4 l ! coslinu- xilio de un destárala.ido de tropa (b- linea quo no los llegó, erales, esláni muy lejos de> posee* la- em-i :ia que . xije uua i.los periódicos do Madrid conliesiin \a osle desciilnbro , aun-
bre , resistiendo con tenacidad á Fuerzas eons¡ilo|alilcmcnte su los desgraciados guardias nacionales lian sido víctimas de su empresa do esta aahiniht.» : son ortos criMtMtW (-«IIKHMIIW, y ••M|U«t almn'uiu su. pérdida , rodueiimdola á cien hombres
períoreí por mas de dos h o r a s ; basta (pie al fin envueltos piu- ardiente ielo por las libertades patrias. Atacados por los car- unos demagogos sin patria, a quienes falta vé^e», uaráVteiv y tMiniontus.»'-
la caballería eooiniga , hubieron de ceder un terreno que, con lisias en una desventajosa posición han sido deshechos, q u e - tiill-iilo , que no hacen mas- qoe pagar ol tributo á Mk avlual • Ustella l.'í. ''So lian pasatlo <í soltlatlns do la legion-argelMiiwyv*-
tanta gloria defendían.—El centro defendió progresF*BJDci»le aj¿| dando cu e s c a m p o MA m u e r t o s : esta ocurrencia lia llenado posición. (5o.no kxin cuanto lo» N M so ivsienic d,.. on> no- »iTttn otros de Ijorhou. Lns-ar^idiiio* que n«4»l»an en Arlnjona-y
posiciones, portaniloso con bizarría el 1 ",'2 " y las (^Ompiíjias do I'i roí- i todos los patriotas de aquella comarca, que cla- table debilidad, y ven q w carecen de- apoy«» en la IIUIOO, TlMrrullytrri'l. han sáculo por la fuor/.a al vecindario una ^rau
del H" y '.).", sieinlo basl;iote elogio para todas estas tropas man couira el comandante militar. t*ítncn y no- osan entregarse 'a toda- I* vtoloiuiia dtd principio xporoioif do dinero., y se, asegur» que cu Pamploíi*- han uu-
la serenidad con que miraron el vivísimo fuego de arlillefca^ KM artículo de Alemania dice la Ouiena : — La ultima fa- que les domiim. »piiest«i los. uiisinos una coulrilnieiou tle -J4,(M10 dunosi»1
mayor parte se dirijió á las posiciones qne ocupaban — lastróle de España estaba demasiado prevista hace algún liem- '—V'ed á' la revolución que bate- moaeil»' o«m- laí- alhaja» yd*« Iti-i n«>. V\ I.ir esto país N disfruta de la mayor- tra»-
cuya up , para que baya podido sorprender á los hombres que di- campanas de las iglesias, y con la rento- dfc- los- «nhuein»- pú1- uquílidad : siguen iMinijucrías como sipo tiivierain»*, e.nciui«<«»§,
Puerto eí enemigo del pueblo extendió sus atas por ambo»
flancos , tomando la derecha la dirección de Arellann , y la rnren la, póhjtipa de los gragdjij gabin^es.. A,aimjsjaft parece T)Hco«: ©ste c» el único recurso qwe le h» quedado , putw no »y el entusiasmo por CAl'.tUS. \L cada dia es mayor an este
izTpnorda .a de Lúquin ,'y'sicníTó c'ortada"ñues"tra posición, me muy probable que esto haya entrado en cuenta en sus pre- hay que contar con unos empréstitos forzudos , qtm nadie «país clásico de lealtad. Hoy ha sitio apresado en estas agoaa
\\ oj» la precisión du retirarme, uo sin dejar al enemigo bien, cedentes combinaciones, y que nada se alteren por esto las querrá pagar. ¿-Como podrá sostener lh guerra e*te polio-, •"liu• bareo inemauU:" piwiMloiile de. Hnhana con-ca-r^iimeiilo de
CsgaiiíU-nUdo. de su intentona. ÑucsJvaa tuerzas se retiraron medidas que proyectan para poner un termino á la guerra cuantío no h * bastado el crédito de la Frum-ia- y-1»-ríiglaleo "siiiuelro valbr*«
cuu buen orden y por escalones basta el robledal de J r a t h e , civil de la Península : si hemos de dar crédito á las personas, ra.?— E n angelo , que conoce bien la lvsptifm , apestaba á que > Eiti V*'l'mea do.San Sebastian^no o/urr« novedad'partiouia».
pasando desde, al¿ ¡í, Aycgui , donde el general San/, y yo vol- c u y a posición es muy apropúsito para hablar de política con líis cortes- de Istúriz- no se reunían. El mismo sostiene ahora-,
v i ó o s i formar los batallonas y á colocarlos en posición con conocimiento de causa , el incidente de' la GTanja' y sus i n - que las de Calatrava, convocadas etv virtud' oVla? constitución T e s e m o s ' á- 1». viiato una «varta de Madrid (pie^ entre otras
el objeto de espejar al enemigo , en caso que hubiese forma- mediatas consecuencias no han hecho mas que simplificar la de 181"2 , tendrán la misma suerte. - ^ Algunos parece- creer», lowsas dico-: »-Estiíino.s en un laberinto del que-dudo pinlauíos-salir
da f>\ (piiinérico proyecto de, tentar á U oiudail de Estella. cuestión española , reduciéndola a° dos principios ó partidos que, el movimiento se parara y que ('nstimt podría teilavi», «apesar «le-la» p r o « o s a s que se nos ha«nn \ior los que, hace tres
El b.rigadie/c 7,ar.itie.gui con el primer, batallón y dos compa- enteramente opuestos ; lo que obbgará a todos los gabinetes con el apoyo de la Inglaterra , eóresérver erv ISndrid un simu- *añ»srws ostsu- anunciando como prnviino el desenlace-de esta
ui.is del U..° sostuvo basta el ultimo á los, enemigos que avan- en general á tomar medidas eficaces para asegurar la tranqui- lacro dR. autoridad. $e equivocan m u c h o : la Inglaterra- no' üV- tragedia. Y r o, naturalmente. do*eou-li»d(> y caviloso, entiendo
zaban por e]L qcnJeo, x solo se retiró cuando ya estaban todos lidad de la E u r o p a , y sobre todo para que no se propague jái socorros sin que el'nuevo- orden de cosa» tenga- alg«ii*a- con- que vamos cá pasar por todos-lo*, periodos de la revolución, y
nuestros heridos en, sj^vq , lo, misino que, los rezagados , for- el incendio á los estados vecinos a España. Estas considera- sistencia; pero como bajo el réigimen dtí la coiístitaiwoii'ito-eis hemos de tgner, aunque, no sea mas que un mes de repúbli-
mando e& qolnmuíi , luego-, que, S& ensanchó el camino. Los ciones , á las que pudiéramos añadir otras de la misma na- posible sino la anarqpía coq todos sirs horrores-, ms la ft»gl»- *•»«• c«i«vtodo* los,adbere-nt«s. tle asesinatos , r o b o s , deporta-
escuadrones, de qaballecía., que, COA aix«glo á mis instruccio- turaleza , nos hacen creer el pronto desenlace de este espan- t e r r a , ni Cristina, ni los Mtiidizáhales-, ni lt>s G>latr«v»s , ni, ciones y guillotinas , consecuencia-- indispeusai>ie< de- la reve-
nes so h a hiari; r.^ph5gsdft ^obje lluntain , los hice concurrir al toso d r a m a , y sera muy regular que las (¡estas de la corona- los Minas , ni los Carrascos- podran d e t e n e r al» movimiento. lucion. En prueba de ello , y de que no tardará en verificarse
¿uno de, Iraclic , y en este; momento concurrieron á cubrir el ción en Praga se concluyan con la reunión de un congreso Carlos Y os ahora el único remedio en esta' situaron- deses- mí. i;rotiostiro , 1 se aumenta la fermentación en el café nuevo
camino de AzqueV» y. las debías avenidas. Los enemigos d e s - general. perada. (Id.)- yoTI-ns puntos , dtrndV se atenta contra e l ministerio actual,
cendieron á las. faldas. del 9Qrtc.de Montejurra , pero sin com- — En la Gaceta de Francia se l e e : — L o s revolucionarios —Los. periódicos ingleses del 7 anuncian- qf*e oh ene.argaiki, graduándole de estacionario , y se oven con agrado las pro-
prometer nueva acción , volvieron á. replegarse á la cresta, r c - españoles no hacen mas que copiar y con poca destreza á posiciones sobre, establecer una república. Estos rumores (pie
dV>. negocios de Esparta en Londres., v a ' i seguir el ejemplí,
Vij^njbpse hágia, Dicas¿llo y Arrumz. Lo mismo hicieron al- los de Francia del año 93. La movilización de la guardia na- ' cunden por todas partes nos han reducido "»• un estado tal de.
gunos, escuadrones é infantería, que se dejaron, ver hacia el de Álava y retirarse. 'alarma , de inseguridad y de terror , que no se ven sino sem-
cional y la quinta de oO.lHKt hombres para el reemplazo —Ste díco que Calomarde- ha queridt* it»4' nvesentarse ái ''bhrites tristes , irritados y amenazadores.—Los actuales roan-
camino de Wuuiain, retiráruloso a este pueblo , con cuyo mo*
del ejército, son una imitación de la movilización de los mar«- Don Carlos , y éste se- Ib lia prolühitlfe por- una- orden expre^ ' d n n e s , recelosos d« los que les empujan por detrás para que
tivo dispuse se acantonasen los cuerpos en Estella y pueblos
yju\ediato<—Toda la noche, se entretuvo el enemigo en la selleses y de la formación de un ejército revolucionario.
sa, que ha comuph-ad'o. a sus agón tes. 'caminen , y cuyo paso acelerado conocen muy bien les CiB-
acostumbrada rapiña en los pyeblos,que ocupaba, Muniuin, A b c - El gobierno constitucional de Madrid, que palpa ya el aban-
dono de parte de la Francia , y que no cree conservar el —Se ha formado en Madritl una soeiedod con- el- título- «H*i ' ( l u c e . a ! precipicio , sienten ahora haber dado tanto impuKo á
rjn, 3¿oi'éiitiii, ArelUno, Dicaslillo y Arroniz , despojando a los ros vengadores de Alihaud Cintro mil-personas-se han hecho 'la máquina , y miran con ansiedad á las Potencias vecinas para
infelices babitanles de cuantas, ropas y muebles tenían en sus apoyo de la Inglaterra sino bajo la condición de mantener
aunque sea alguna apariencia de orden , tira sus líneas para inscribir desde el primer dia. Sus intenciones» son Bien cla- Tque les tiendan una mano protectora : pero por desgracia la
ca^as, rompiendo to que no podían llevarse aquellos mons- 'caída de Tiers ha trastornado sus planes.—Eos llamados HÍO-
sostenerse por sí mismo cuntía los realistas , y aun <m caso ras, (iiuicna.)
truos de la humanidad, dando fuego á varias casas; y última- ^dfmdos, aborrecidos y proscritos por los mismos á-quienes han
mente cometieron otros excesos que causa horror el descri- de necesidad contra el extranjero; pero no hace mas que 'puesto en zancos , andan prófugos y errantes , y s a suerte es
birlos, todo i presencia del estúpido Oraá, que pocos días bá manifestar de todos modos su impotencia, asi como su total * i g u i l á ' la de los condenados , pues tienen toda esperanza per-
dio á sus. ttopas. ur\ mauilicsto elogiándolas por la disciplina y aislamiento en medio de la nación. NOTICIAS BEESPAÑvV- "dnfti. Ahora conocen que D o s C \ut.os- es el único remedio,
subordinación ,í los gefes. — Nada , Excmo. Sr. , han dejado En la narrativa de los decretos propuestos por el minis- - pues que si triunfara la revolución , vendrían á- morir en uu
que. desear los valientes que en este día han combatido, pues terio se habla del entusiasmo de la juventud por la causa dp "cadalso'.-—Todo el que puede h u y e : se ha fugado el- marques
SJI\ reparar en seje cuadruplicadas, las fuerzas enemigas, pelea- la libertad , y luego se les propone á estos jóvenes entusias- §. M. acompañado de S- A.. R'- salrf» de Itnrmendi ñ las, ""de Miradores con pasaporte ingles.—ha gente de vilote- y de
ion con aquel tesón que les es característico ; y el enemigo tas que pueden eximirse del servicio con tal que paguen cua=- diez de la mañana del 17 : eouño en Ab'arzuza , y llegó ^perilla es la única que conserva sn figura primitiva , insolente
fc
qá podido convencerse de que con número igual jamas puede tro mil reales ; y mas adelante se les añade , que en pagar EsielU, a las seis y medía de la tarde. v amenazadora. Estos caballeros dicen-, que ni esperan nada de
L
contar por suya la victoria. Costosa le ha sido, sin embargo esta suma harán un distinguido servicio á la nación : no se ia Francia , ni la temen ; porque ellos solns bastan para con-
La ocupación de Montejurra , pues no bajan de 50 muertos y puede mendigar con mas franqueza. Para armar y equipar ed ' c h u r con los moderados , con los- facciosos , y con toda la
mps de GOQ los heridos que ha tenido con mucho número ejército se necesita mucho dinero : ¿ y de dónde saldrá este Europa si se les. apura. Mas por ahora sus proezas- están li-
de caballos fuera de combate : de nuestra parte solo se cuen- s e ñ o r , si en el tesoro público no se recauda un o c h a v o , El osado Córdoba ha tenido mil pendencias en Bayona : en
tan 18 de los primeros y. 1-28 de los segundos.— Et mariscal desde que las juntas provinciales han secuestrado las rentas ? Bebovia. fue insultado y amenazado de muerte por los de la, * miradas, á: asesinar'en las caites á un voluntario realista iude-
de campo D. Pablo Sanz, y los brigadieres D. Juan Antonio ¿ Q u é atenciones podrá cubrir un erario, que solo se sostiene caserna: entró en Francia escoltado por franceses- entre los\ ' f o n s « , ó al moderado que se descuida. Los únicos que tienen
Laraticgui , L). Joaquín Elio. y. D. Fermín Ripalda han llenado de rapiñas , expedientes ruinosos , venta de campanas y mi- gritos da su tropa, y el pueblo , que decian : ; muera cL trai- • motivos para estar alegres son los carlistas, que aunque an-
completamente sus d e b e r e s , trabajando con aquel zelo q u e serables donativos patrióticos? ¿Y qué diremos de la mora- dor ! Ahora ha sido internado poi' orden del Subprefecto de. idan con la cara m u y compungida , es muy fácil conocer el
les es tan propio , especialmente en semejantes ocasiones. — lidad de un gobierno, que al decretar una quinta autoriza á Bayona, 'contento en que rebosan por los triunfos que sus amigos han
El tercer escuadrón de Navarra y el expedicionario estuvie- pagar en dinero lo que él mismo llama tributo de sangre, y —Se asegura, que en Andalucía se ha proclamado ta r e - obtenido en las puertas mismas de la Capital, después de h t -
ron sobre nuestra derecha- sufriendo un luego vivísimo y con- esto sin deducción del contingente señalado ; de manera, q u e DÚblica. 'bernos dado Espartero repetidos partes , falsos por sn puesto,
tribuvendo con su presencia á contener á la caballería e n e - el pobre va en lugar del rico, y paga el tributo de sangre que ^ S e ha arreglado nuevamente el ministerio en Madrid. Ca- ' de haber derrotado á Gómez en Galicia , habiendo aniquilado
miga en algún tanto, asi como todas las demás clases que r i - debia pagar el que tiene medios para comprar la exención ? latrava sigue en estado v Rodil en guerra , Olózoga de 1» go- "a los facciosos , salimos con la pata de gallo , que el tal Gó-
valizaban por llenar sus deberes.— l o d o lo que pongo en noti- ¿.Es constitucional este tráfico, ó es también una idea libe- beruacion , López de gracia y justicia y Mendizabalde hacienda. mez destrozado , perseguido , desanimado y prófugo , después
cia de V. E- por si se digna elevarlo al Soberano conocimiento ral? Por otra parte vemos que lo mas selecto del antiguo ejército •—Efectivamente se deshace la reunión de franceses de Pau, tie haber ocupado á Palencia se viene á Guadalajara y po-
del -REY N. S.— Dios guarde a Y. E. muchos años. Cuartel y los que están con los de Argel son llamados bajo condición, ne á Madrid en movimiento. Costo infinito el poder arrancar
cristino ha desaparecido : el estado mayor no existe : los gene- de que sino se marchan, pierden todo derecho miutar en "de la Capital.! los héroes de la Granja: después de mil go-
general de Echauri 17 de Setiembre de 18¿tí—Excmo. Sr.— rales han sido diezmados por_el p u ñ a l , el destierro y las d e s -
Francisco García.—Excmo. Sr. Secretario de EaUdo y del Fraueia. r u é ia vjapuai .i ios n._iu,„ u„ ._
tituciones. Solo en las filas de la legitimidad es donde SR - — n .- nn rin volver triunfantes muy
Despacho de la Guerra. —Marola entró en Rivas , y Cabrera sitia a Gandosa. Er 3 [ l l e n a s se decidieron a salir creyendo volver triunfantes muy
organiza un ejército : alli está el verdadero ejército nacional; fren breve ; pero por desgracia los que fueron por lana volvieron
todo lo demás no merece semejante nombre. del corriente Seg^orbe estaba, sitiado por 1-2,000 carlistas.
(4«S>
Í484) En vano se espera que pueda manifestarse en España httb
D 0 , T u d e h d i ñ e » / r o o feelia. «Ve!, Vi—SeguTl pereona fide-
parto tle jos enemigos , < 1 í orden que después cío hecha la r e - «le aqueHos- móntenlos de fervor. popul«r , qtieí saeft'u rkii) la »
sisfenoia posible! eñ el pueblo, se retirasen las fuerzas que lo victoria i una facción . . . . Por- mas que so '¿rito y se repita • dimita que aeab» de llegar de Zaragoza , el llttmado f;íl> po-
PARTE NO OFICIAL.
defendían , l o q u e efectivamente hicieron bajo la protección de lo contrario, está visto que mi hay- (utusiasuio entre lo> nv- lítico balua dado l.ts ordenes mas lennintintes para itue en e|
la herniita de ¡VJciidia. , que so sostuvo lo bastante para poner it«'-riiuiio de, MMitlo y cuatro lloras te fuesen entregadas todiis
Noticias cxtwnjtras. — FRANCIA. x"o!uoiooar-ios> españoles. ET* las oiudndes- populosas y comer-
en salvg ' j l £»e/?«S cculralcs de n y c s t a linca En la tjereoha U«i alliüja^ y- piala ipie lialilao ijiird.ido en las iiili stas , »mé-
eilHitP» se- hallan sicímprvf algunes- asesinos., que. tomando, la
se batió con tesón y con variable suceso el (>.° batallón y el -2." pro- na/ando que. de no ti.n-orhi, las arrancalia |mr si rttisioo \ des-
París. voz. del* pneüto logran atermr a los* •Milicos hubitiuites., \ U¡s
visional de Castilla y algunos caballos, pues apesar de la desigual- teiTMHa- á. losi pát i s y cabildos- , que dejaran en sus i
imponen la ley ; pero en las ciudades «1*1 mteimn' y cu iMfb -sias , suw* los calóes absolutamente, necesarios.-
dad de fuerza, pusieron en vergonzosa fuga á una columna ene-
Dice el Dinrio de los De bales : — Los guardias nacionales el resto de la población-, no- hay mus q u e solos por el Hámulo i |ib. Mt tle SoUetn'.ire —••Acallamos de saber que Cabrera,
miga (pie solo pudo salvarse por la protección que le dio su
del distrito de \ aldepeñas , que se habían reunido para ata- «+e Carlos Y. •MI a l p a M <li> vos toliimnas, lia .daca.lo en las iniiiediacioms
caballería , que cargando á nuestra infantería fue contenida
car .í una partida (le carlistas en las montañas de Toledo, lian E l t e í n a - , q«i«» y» se> h * be^.ho lo- orden dub din , piulium i "tle Eárta a una- fuerza enemiga , coiii|tucsla de i()i«() honiltr^s
con los fuegos de la reserva , y el que le hicicrun de flanco
dos oompafua» iled primor balalloii desde la posición central. sufrido una coiii|ilcta derrota i porque visónos aun en el arle •Miliiínistrar algunos- recursos ; peco así los .-••v.oliieinuarioii que ,"il«'- inlanturia. y -2U0 caballos, iiausBiidoli una pérdida de 400
Kn la izquierda los caladores de la Ribera y j(¡l 1 " batallón de l.i guerra, lu> muy bien armados ,.y conl.indo con el au- gobiernan en MtalrMl como los que dirqei» la» jnntivs pimvui la li.niihivos eutiw iniieilos, heridos- y prisioneros. Pare t -c atte
dieron ki'JJiUWAfc lU'Uttb)* lJ'; *P'°Jy ll'tli M e n e n 4 l ! coslinu- xilio de un destárala.ido de tropa (b- linea quo no los llegó, erales, esláni muy lejos de> posee* la- em-i :ia que . xije uua i.los periódicos do Madrid conliesiin \a osle desciilnbro , aun-
bre , resistiendo con tenacidad á Fuerzas eons¡ilo|alilcmcnte su los desgraciados guardias nacionales lian sido víctimas de su empresa do esta aahiniht.» : son ortos criMtMtW (-«IIKHMIIW, y ••M|U«t almn'uiu su. pérdida , rodueiimdola á cien hombres
períoreí por mas de dos h o r a s ; basta (pie al fin envueltos piu- ardiente ielo por las libertades patrias. Atacados por los car- unos demagogos sin patria, a quienes falta vé^e», uaráVteiv y tMiniontus.»'-
la caballería eooiniga , hubieron de ceder un terreno que, con lisias en una desventajosa posición han sido deshechos, q u e - tiill-iilo , que no hacen mas- qoe pagar ol tributo á Mk avlual • Ustella l.'í. ''So lian pasatlo <í soltlatlns do la legion-argelMiiwyv*-
tanta gloria defendían.—El centro defendió progresF*BJDci»le aj¿| dando cu e s c a m p o MA m u e r t o s : esta ocurrencia lia llenado posición. (5o.no kxin cuanto lo» N M so ivsienic d,.. on> no- »iTttn otros de Ijorhou. Lns-ar^idiiio* que n«4»l»an en Arlnjona-y
posiciones, portaniloso con bizarría el 1 ",'2 " y las (^Ompiíjias do I'i roí- i todos los patriotas de aquella comarca, que cla- table debilidad, y ven q w carecen de- apoy«» en la IIUIOO, TlMrrullytrri'l. han sáculo por la fuor/.a al vecindario una ^rau
del H" y '.).", sieinlo basl;iote elogio para todas estas tropas man couira el comandante militar. t*ítncn y no- osan entregarse 'a toda- I* vtoloiuiia dtd principio xporoioif do dinero., y se, asegur» que cu Pamploíi*- han uu-
la serenidad con que miraron el vivísimo fuego de arlillefca^ KM artículo de Alemania dice la Ouiena : — La ultima fa- que les domiim. »piiest«i los. uiisinos una coulrilnieiou tle -J4,(M10 dunosi»1
mayor parte se dirijió á las posiciones qne ocupaban — lastróle de España estaba demasiado prevista hace algún liem- '—V'ed á' la revolución que bate- moaeil»' o«m- laí- alhaja» yd*« Iti-i n«>. V\ I.ir esto país N disfruta de la mayor- tra»-
cuya up , para que baya podido sorprender á los hombres que di- campanas de las iglesias, y con la rento- dfc- los- «nhuein»- pú1- uquílidad : siguen iMinijucrías como sipo tiivierain»*, e.nciui«<«»§,
Puerto eí enemigo del pueblo extendió sus atas por ambo»
flancos , tomando la derecha la dirección de Arellann , y la rnren la, póhjtipa de los gragdjij gabin^es.. A,aimjsjaft parece T)Hco«: ©ste c» el único recurso qwe le h» quedado , putw no »y el entusiasmo por CAl'.tUS. \L cada dia es mayor an este
izTpnorda .a de Lúquin ,'y'sicníTó c'ortada"ñues"tra posición, me muy probable que esto haya entrado en cuenta en sus pre- hay que contar con unos empréstitos forzudos , qtm nadie «país clásico de lealtad. Hoy ha sitio apresado en estas agoaa
\\ oj» la precisión du retirarme, uo sin dejar al enemigo bien, cedentes combinaciones, y que nada se alteren por esto las querrá pagar. ¿-Como podrá sostener lh guerra e*te polio-, •"liu• bareo inemauU:" piwiMloiile de. Hnhana con-ca-r^iimeiilo de
CsgaiiíU-nUdo. de su intentona. ÑucsJvaa tuerzas se retiraron medidas que proyectan para poner un termino á la guerra cuantío no h * bastado el crédito de la Frum-ia- y-1»-ríiglaleo "siiiuelro valbr*«
cuu buen orden y por escalones basta el robledal de J r a t h e , civil de la Península : si hemos de dar crédito á las personas, ra.?— E n angelo , que conoce bien la lvsptifm , apestaba á que > Eiti V*'l'mea do.San Sebastian^no o/urr« novedad'partiouia».
pasando desde, al¿ ¡í, Aycgui , donde el general San/, y yo vol- c u y a posición es muy apropúsito para hablar de política con líis cortes- de Istúriz- no se reunían. El mismo sostiene ahora-,
v i ó o s i formar los batallonas y á colocarlos en posición con conocimiento de causa , el incidente de' la GTanja' y sus i n - que las de Calatrava, convocadas etv virtud' oVla? constitución T e s e m o s ' á- 1». viiato una «varta de Madrid (pie^ entre otras
el objeto de espejar al enemigo , en caso que hubiese forma- mediatas consecuencias no han hecho mas que simplificar la de 181"2 , tendrán la misma suerte. - ^ Algunos parece- creer», lowsas dico-: »-Estiíino.s en un laberinto del que-dudo pinlauíos-salir
da f>\ (piiinérico proyecto de, tentar á U oiudail de Estella. cuestión española , reduciéndola a° dos principios ó partidos que, el movimiento se parara y que ('nstimt podría teilavi», «apesar «le-la» p r o « o s a s que se nos ha«nn \ior los que, hace tres
El b.rigadie/c 7,ar.itie.gui con el primer, batallón y dos compa- enteramente opuestos ; lo que obbgará a todos los gabinetes con el apoyo de la Inglaterra , eóresérver erv ISndrid un simu- *añ»srws ostsu- anunciando como prnviino el desenlace-de esta
ui.is del U..° sostuvo basta el ultimo á los, enemigos que avan- en general á tomar medidas eficaces para asegurar la tranqui- lacro dR. autoridad. $e equivocan m u c h o : la Inglaterra- no' üV- tragedia. Y r o, naturalmente. do*eou-li»d(> y caviloso, entiendo
zaban por e]L qcnJeo, x solo se retiró cuando ya estaban todos lidad de la E u r o p a , y sobre todo para que no se propague jái socorros sin que el'nuevo- orden de cosa» tenga- alg«ii*a- con- que vamos cá pasar por todos-lo*, periodos de la revolución, y
nuestros heridos en, sj^vq , lo, misino que, los rezagados , for- el incendio á los estados vecinos a España. Estas considera- sistencia; pero como bajo el réigimen dtí la coiístitaiwoii'ito-eis hemos de tgner, aunque, no sea mas que un mes de repúbli-
mando e& qolnmuíi , luego-, que, S& ensanchó el camino. Los ciones , á las que pudiéramos añadir otras de la misma na- posible sino la anarqpía coq todos sirs horrores-, ms la ft»gl»- *•»«• c«i«vtodo* los,adbere-nt«s. tle asesinatos , r o b o s , deporta-
escuadrones, de qaballecía., que, COA aix«glo á mis instruccio- turaleza , nos hacen creer el pronto desenlace de este espan- t e r r a , ni Cristina, ni los Mtiidizáhales-, ni lt>s G>latr«v»s , ni, ciones y guillotinas , consecuencia-- indispeusai>ie< de- la reve-
nes so h a hiari; r.^ph5gsdft ^obje lluntain , los hice concurrir al toso d r a m a , y sera muy regular que las (¡estas de la corona- los Minas , ni los Carrascos- podran d e t e n e r al» movimiento. lucion. En prueba de ello , y de que no tardará en verificarse
¿uno de, Iraclic , y en este; momento concurrieron á cubrir el ción en Praga se concluyan con la reunión de un congreso Carlos Y os ahora el único remedio en esta' situaron- deses- mí. i;rotiostiro , 1 se aumenta la fermentación en el café nuevo
camino de AzqueV» y. las debías avenidas. Los enemigos d e s - general. perada. (Id.)- yoTI-ns puntos , dtrndV se atenta contra e l ministerio actual,
cendieron á las. faldas. del 9Qrtc.de Montejurra , pero sin com- — En la Gaceta de Francia se l e e : — L o s revolucionarios —Los. periódicos ingleses del 7 anuncian- qf*e oh ene.argaiki, graduándole de estacionario , y se oven con agrado las pro-
prometer nueva acción , volvieron á. replegarse á la cresta, r c - españoles no hacen mas que copiar y con poca destreza á posiciones sobre, establecer una república. Estos rumores (pie
dV>. negocios de Esparta en Londres., v a ' i seguir el ejemplí,
Vij^njbpse hágia, Dicas¿llo y Arrumz. Lo mismo hicieron al- los de Francia del año 93. La movilización de la guardia na- ' cunden por todas partes nos han reducido "»• un estado tal de.
gunos, escuadrones é infantería, que se dejaron, ver hacia el de Álava y retirarse. 'alarma , de inseguridad y de terror , que no se ven sino sem-
cional y la quinta de oO.lHKt hombres para el reemplazo —Ste díco que Calomarde- ha queridt* it»4' nvesentarse ái ''bhrites tristes , irritados y amenazadores.—Los actuales roan-
camino de Wuuiain, retiráruloso a este pueblo , con cuyo mo*
del ejército, son una imitación de la movilización de los mar«- Don Carlos , y éste se- Ib lia prolühitlfe por- una- orden expre^ ' d n n e s , recelosos d« los que les empujan por detrás para que
tivo dispuse se acantonasen los cuerpos en Estella y pueblos
yju\ediato<—Toda la noche, se entretuvo el enemigo en la selleses y de la formación de un ejército revolucionario.
sa, que ha comuph-ad'o. a sus agón tes. 'caminen , y cuyo paso acelerado conocen muy bien les CiB-
acostumbrada rapiña en los pyeblos,que ocupaba, Muniuin, A b c - El gobierno constitucional de Madrid, que palpa ya el aban-
dono de parte de la Francia , y que no cree conservar el —Se ha formado en Madritl una soeiedod con- el- título- «H*i ' ( l u c e . a ! precipicio , sienten ahora haber dado tanto impuKo á
rjn, 3¿oi'éiitiii, ArelUno, Dicaslillo y Arroniz , despojando a los ros vengadores de Alihaud Cintro mil-personas-se han hecho 'la máquina , y miran con ansiedad á las Potencias vecinas para
infelices babitanles de cuantas, ropas y muebles tenían en sus apoyo de la Inglaterra sino bajo la condición de mantener
aunque sea alguna apariencia de orden , tira sus líneas para inscribir desde el primer dia. Sus intenciones» son Bien cla- Tque les tiendan una mano protectora : pero por desgracia la
ca^as, rompiendo to que no podían llevarse aquellos mons- 'caída de Tiers ha trastornado sus planes.—Eos llamados HÍO-
sostenerse por sí mismo cuntía los realistas , y aun <m caso ras, (iiuicna.)
truos de la humanidad, dando fuego á varias casas; y última- ^dfmdos, aborrecidos y proscritos por los mismos á-quienes han
mente cometieron otros excesos que causa horror el descri- de necesidad contra el extranjero; pero no hace mas que 'puesto en zancos , andan prófugos y errantes , y s a suerte es
birlos, todo i presencia del estúpido Oraá, que pocos días bá manifestar de todos modos su impotencia, asi como su total * i g u i l á ' la de los condenados , pues tienen toda esperanza per-
dio á sus. ttopas. ur\ mauilicsto elogiándolas por la disciplina y aislamiento en medio de la nación. NOTICIAS BEESPAÑvV- "dnfti. Ahora conocen que D o s C \ut.os- es el único remedio,
subordinación ,í los gefes. — Nada , Excmo. Sr. , han dejado En la narrativa de los decretos propuestos por el minis- - pues que si triunfara la revolución , vendrían á- morir en uu
que. desear los valientes que en este día han combatido, pues terio se habla del entusiasmo de la juventud por la causa dp "cadalso'.-—Todo el que puede h u y e : se ha fugado el- marques
SJI\ reparar en seje cuadruplicadas, las fuerzas enemigas, pelea- la libertad , y luego se les propone á estos jóvenes entusias- §. M. acompañado de S- A.. R'- salrf» de Itnrmendi ñ las, ""de Miradores con pasaporte ingles.—ha gente de vilote- y de
ion con aquel tesón que les es característico ; y el enemigo tas que pueden eximirse del servicio con tal que paguen cua=- diez de la mañana del 17 : eouño en Ab'arzuza , y llegó ^perilla es la única que conserva sn figura primitiva , insolente
fc
qá podido convencerse de que con número igual jamas puede tro mil reales ; y mas adelante se les añade , que en pagar EsielU, a las seis y medía de la tarde. v amenazadora. Estos caballeros dicen-, que ni esperan nada de
L
contar por suya la victoria. Costosa le ha sido, sin embargo esta suma harán un distinguido servicio á la nación : no se ia Francia , ni la temen ; porque ellos solns bastan para con-
La ocupación de Montejurra , pues no bajan de 50 muertos y puede mendigar con mas franqueza. Para armar y equipar ed ' c h u r con los moderados , con los- facciosos , y con toda la
mps de GOQ los heridos que ha tenido con mucho número ejército se necesita mucho dinero : ¿ y de dónde saldrá este Europa si se les. apura. Mas por ahora sus proezas- están li-
de caballos fuera de combate : de nuestra parte solo se cuen- s e ñ o r , si en el tesoro público no se recauda un o c h a v o , El osado Córdoba ha tenido mil pendencias en Bayona : en
tan 18 de los primeros y. 1-28 de los segundos.— Et mariscal desde que las juntas provinciales han secuestrado las rentas ? Bebovia. fue insultado y amenazado de muerte por los de la, * miradas, á: asesinar'en las caites á un voluntario realista iude-
de campo D. Pablo Sanz, y los brigadieres D. Juan Antonio ¿ Q u é atenciones podrá cubrir un erario, que solo se sostiene caserna: entró en Francia escoltado por franceses- entre los\ ' f o n s « , ó al moderado que se descuida. Los únicos que tienen
Laraticgui , L). Joaquín Elio. y. D. Fermín Ripalda han llenado de rapiñas , expedientes ruinosos , venta de campanas y mi- gritos da su tropa, y el pueblo , que decian : ; muera cL trai- • motivos para estar alegres son los carlistas, que aunque an-
completamente sus d e b e r e s , trabajando con aquel zelo q u e serables donativos patrióticos? ¿Y qué diremos de la mora- dor ! Ahora ha sido internado poi' orden del Subprefecto de. idan con la cara m u y compungida , es muy fácil conocer el
les es tan propio , especialmente en semejantes ocasiones. — lidad de un gobierno, que al decretar una quinta autoriza á Bayona, 'contento en que rebosan por los triunfos que sus amigos han
El tercer escuadrón de Navarra y el expedicionario estuvie- pagar en dinero lo que él mismo llama tributo de sangre, y —Se asegura, que en Andalucía se ha proclamado ta r e - obtenido en las puertas mismas de la Capital, después de h t -
ron sobre nuestra derecha- sufriendo un luego vivísimo y con- esto sin deducción del contingente señalado ; de manera, q u e DÚblica. 'bernos dado Espartero repetidos partes , falsos por sn puesto,
tribuvendo con su presencia á contener á la caballería e n e - el pobre va en lugar del rico, y paga el tributo de sangre que ^ S e ha arreglado nuevamente el ministerio en Madrid. Ca- ' de haber derrotado á Gómez en Galicia , habiendo aniquilado
miga en algún tanto, asi como todas las demás clases que r i - debia pagar el que tiene medios para comprar la exención ? latrava sigue en estado v Rodil en guerra , Olózoga de 1» go- "a los facciosos , salimos con la pata de gallo , que el tal Gó-
valizaban por llenar sus deberes.— l o d o lo que pongo en noti- ¿.Es constitucional este tráfico, ó es también una idea libe- beruacion , López de gracia y justicia y Mendizabalde hacienda. mez destrozado , perseguido , desanimado y prófugo , después
cia de V. E- por si se digna elevarlo al Soberano conocimiento ral? Por otra parte vemos que lo mas selecto del antiguo ejército •—Efectivamente se deshace la reunión de franceses de Pau, tie haber ocupado á Palencia se viene á Guadalajara y po-
del -REY N. S.— Dios guarde a Y. E. muchos años. Cuartel y los que están con los de Argel son llamados bajo condición, ne á Madrid en movimiento. Costo infinito el poder arrancar
cristino ha desaparecido : el estado mayor no existe : los gene- de que sino se marchan, pierden todo derecho miutar en "de la Capital.! los héroes de la Granja: después de mil go-
general de Echauri 17 de Setiembre de 18¿tí—Excmo. Sr.— rales han sido diezmados por_el p u ñ a l , el destierro y las d e s -
Francisco García.—Excmo. Sr. Secretario de EaUdo y del Fraueia. r u é ia vjapuai .i ios n._iu,„ u„ ._
tituciones. Solo en las filas de la legitimidad es donde SR - — n .- nn rin volver triunfantes muy
Despacho de la Guerra. —Marola entró en Rivas , y Cabrera sitia a Gandosa. Er 3 [ l l e n a s se decidieron a salir creyendo volver triunfantes muy
organiza un ejército : alli está el verdadero ejército nacional; fren breve ; pero por desgracia los que fueron por lana volvieron
todo lo demás no merece semejante nombre. del corriente Seg^orbe estaba, sitiado por 1-2,000 carlistas.
(487)
trasquilados , y bien trasquilados.—La columna que salió por la
(486)"
p r o p i o , innato, irrevocable , tal que si por algún* causa o
puerta de Alcalá compuesta de provinciales de la guardia , los providencia superior se les suspende, puedan reasumirle y 3•", 'tV ^í'iu'utlne 7)e 1836.
misinos que hicieron jurar la constitución á Cristina, adornados recobren su ejercicio , cuando se juzgue cesar aquellas c a u -
con cintas verdes, y muy inllamados por la libertad, han sas ? Esto es lo que dan por supuesto los revoluciónanos d i s - —-4H«
tenido tan mala suerte que han vuelto poquísimos y esos h e - cípulos de Pcreira , y esto es puntualmente lo que no han.
ridos Dicen que los perdió su ardor , pues que obligaron á probado ni probarán jamas , porque no puede probarse ; por-
Lope* .1 presentar una acción que les ha sido tan desastro- que es un error que está en oposición con la historia , con la
sa , quedando la mayor parle prisisioneros con el mismo Ló- disciplina , y aun con el dogma católico.
pez , Menchaca y lodos los oficiales de artillería , habiéndose El Primado , el Metropolitano , el Patriarca son do institu-
recibido ya cartas de. ellos en que ponderan el buen trato
que reciben de los facciosos—Dicen también, malas lengua*,
que todos los prisioneros han lomado ya parle con (ioiucz,
habiéndose después batido con el constitucional Alafa que ha
ción humana : la primacía del Papa es de institución divina:
él es el pastor universal y pastor de los pastores, y esto por
disposición del rondador de la iglesia En este supuesto, ¿lo*
Obispos recibirán su misión de un Metropolitano que estable-
0 Jj XJULU
sustituido k !• p u t e r o . el cual se halla gravemente enfermo. cieron los hombres , ó la recibirán del gefe supremo de la
Según el parle que. Alaix da al gobierno sobre el último en- iglesia establecido por Dios?
cuentro , todos inlieren que han sufrido los patriólas un nue- Jesucristo fundo la iglesia con sus bases esenciales, p o -
vo descaíahru. Dicen que (ioniez. ¡,e pone en comunicación iii' ii'ln a la cabeza de ella un gefe , un lugar-icuicutc suyo.
con Quileí y Cabrera, y verificado esto la Capital peligra.» Este es el Sumo Pontífice, cuya suprema autoridad está bien,
Según otra caria de Madrid, cérea de Aleara/, lia sillo der- nada en las santas escrituras, y ha sido reconocida d e s -
rotada por el gefe realisla Drijila una columna revolu- de el nacimiento de la iglesia. El Metropolitano no es m a s
cionaria, siendo muy grande la pérdida de los nacionales Aun- que una autoridad intermedia , creada con el trascurso de lo*
que no tenemos los ÜeUtlei de esta acción : t i hecho es p o - tiempos, para mantener el o r d e n , robustecer el nervio de la
sitivo , y se eonlirma por diferentes puntos. disciplina y estrechar la subordinación á la cabeza , la cual
no piído.'inio ejercer por sí misma todas las funciones de su Siendo este el estado de las cosas en el ccnlro de España,
dilatado ministerio , cometió algunas de ellas á los Metropoli- ARTICULO DE OFICIO. mi opinión es que si los partidarios armados de Don Carlos
en olías parles d e | reino pueden mantenerse en la misma a c -
Escriben de Zaragoza con fecha del 7 , que el revolucio- tanos ó á sus sufragáneos respectivamente, para que las ejer- titud imponente que basta ahora , de suerte que impidan el
nario Marieta se. ha retirado aceleradamente á Valencia con ciesen á su nombre y con dependencia suya , mientras q u e «9? <^w. Mane- J¿tv novedad &n ¿a que se dupliquen las fuerzas Cristinas del ejército del centro , y
motivo del movimiento quu ejecutaron en la Plana las gruesas nuevas causas, algunos inconvenientes, ú otro estado de c o - si Cabrera y sns lugartenientes se adhieren al mismo sistema
columnas del Serrador. Don Gerónimo Valdés se ha negado sas no obligasen á reasumirlas. Si pues la autoridad del Sumo
á encargarse del mando del ejército revolucionario de Aragón. Pontífice es la única á quien Dios ha conferido la jurisdicción, {'?n/wrtmtte
mfcort tia/na. de guerra que han seguido tan sabiamente hasta aquí , sus p a r -
tulas aumentadas por el paisanage del Rajo Aragón, norte d e
Con este motivo se han suscitado graves desavenencias entre suprema sobre los demás pastores sin otros grados interme- Valencia y provincia de Cuenca , inundarán últimamente a
Palaréa y Narvacz. El Constitucional de Valencia se queja de dios , y si la autoridad Metropolítica introducida después por Castilla en número irresistible , y serán ellos los que ocupando
el derecho positivo , no puede mirarse sino como una e m a - De igual beneficio disfruta S. A. R. el Serenísimo Señor
que en medio de estos altercados el tiempo vuela , y los ene- la Capital , allanarán el camino a Don Carlos para su elevación
nación de la primera , ¿ quién podrá dudar que los Metropo- Infante D O N SEBASTIAN GABRIEL.
migos se ci/ttipan y se aumentan excesivamente. al trono de España.
litanos han confirmado á los Obispos por comisión de la
Sede Apostólica, 6 con dependencia de aquella? ¿ S o - El general Seoanc, aclamado p o r el pueblo en la mañana
bre qué puede fundarse á favor de los Metropolitanos ningún del IS como su libertador, ha llegado á conocer q u e su des-
Según la Rauta de Lisboa , Istúriz llegó á Portugal dis- derecho de devolución ni reintegración de facultades, una vea
frazado en trage de calesero. IJIS últimas noticias que se han recibido de Salzburgo ase- tino es poco envidiable. Ademas del papel indecoroso que se
que les hayan sido revocadas por la presente disciplina ? Seria guran , que continuaban en aquella Ciudad sin lumenor novedad vio obligado á desempeñar la noche del 18 al frente d e la sol-
preciso escribir un gran volumen si hubiéramos de acumular en su importante salud S. A. 11. el Serenísimo Señor PRINCIPE dadesca embriagada, y la chusma de Madrid que robaba cuanto
los infinitos testimonios que pueden alegarse en favor de esta DE ASTURIAS , los Serenísimos Señores Infantes Don JUAN podia, se vé todos los dias abrumado por cartas anónimas, en
verdad : el Romano Pontífice es la fuente de donde emana C A R L O S y Don F E R N A N D O M A R Í A , SU Augusta Tía la Sere- que le amenazan de muerte si no entrega á Istúriz y Galiano,
la autoridad eclesiástica legitima , donde quiera que se ejer- nísima Señera infanta Doña MARÍA T E R E S A , y la Serenísima cuyo paradero ignora según yo juzgo. F e r r e r no ha contestado
za. Las sagradas paginas, los concilios generales, la tradición, Señora Infanta Doña MAKIA AMALIA. á los despachos q u e el 16 le dirigió Calatrava. Sus amigos le
En un»> de nuestros números hicimos mérito de las obras, los santos padres lo han declarado asi ; pero los estrechos li-
que bajo los auspicios de la usurpación van á publicarse s o - mites de un periódico no permiten dar á estas indicacionea han aconsejado que no acepte el ministerio de hacienda en
. bre el supuesto derecho d e los Metropolitanos para confirmar toda la extensión de que son susceptibles. Solo notaremos por el estado desesperado en que se hallan los asuntos de España.
á sus sufragáneos, y del de estos para ejercer iguales funcio- ahora , que aun en las épocas en que los Metropolitanos con- Se cree generalmente q u e se excusará con la falta de salud.
nes respecto de los Metropolitanos. Las máximas de Pcreira firmaban á los sufragáneos, habiéndose suscitado entre aque- PAUTE N O OFICIAL. Continúan las dimisiones dadas á Calatrava en crecido n ú -
son hoy recomendadas por la prensa revolucionaria , que en llos algunas disputas sobre el derecho de confirmación , acu- mero , de suerte que no sabe el partido q u e debe tomar. E n
su odio irreconciliable contra la Sede Apostólica , trata ya sin dieron á la Santa Sede , la cual confirió la potestad de c o n - Noticias extranjeras. — INGLATERRA. cuanto á su mismo ministerio todos los oficiales de la secre-
duda de negarle la obediencia , é introducir el cisma horri- firmar a quien le pareció conveniente. Este es un hecho his- taría han rehusado servir al presente gobierno ; y el ministro ha
ble , que ha tanto tiempo medita. Esta agresión ha llegado á tórico incontestable, y que prueba lo bastante. El He ral del i; de Setiembre inserta una carta de Madrid tenido la mortificación de recurrir infructuosamente á varios
su m a d u r e z ; y realizado el proyecto , los Obispos de España de la que extractamos lo que sigue.—Después de la procla- que habian servido d e oficiales en los ministerios anteriores ó
que se prostituyan á la revoluciou , dejariau de ser obispos mación de la constitución sus mentecatos apasionados se per- de secretarios en embajadas extranjeras , los que se han n e -
católicos. ~Su podrían pretender la sucesión apostólica de sus Aun admitido el principio de que los Obispos no reciban gado á servir en su secretaría. Se ha visto obligado ha inser-
inmediatamente de la Sede Apostólica su autoridad , y aun suaden que el entusiasmo , que se imaginan inspirará á la sol-
antecesores , y harían en este caso una nueva dinastía sepa- dadesca , contribuirá en gran manera á la extinción de las tar en la gaceta que había vacantes , y q u e se admitían soli-
rada de su raíz. cuando el derecho en cuestión hubiera sido puramente epis- citudes para oficiales de las secretarías.
copal , no admite duda que el Papa como gefe supremo ha facciones; pero estos hombres sueñan y no quieren conven-
Al anuncio y recomendación de las obras de Pcreira s e - podido restringirlo , si lo exigía asi el interés general de la cerse de q u e las infructuosas tentativas hechas con este o b - Podéis estar seguro q u e si llegan á reunirse las cortes ,
guirá la ejecución de sus principios ; los escritores revolucio- Iglesia. L o s Obispos abusaron alguna vez de esta prerogativa, jeto se atribuyen no tanto á la falta de buena voluntad de las Mendízabal estará distante de Madrid , porque sea cual fuere
narios pretenden poner ya á la España en el camino real y y por consideración á los principes y á lo» gobiernos' de quie- tropas de la Reina, como á la imposibilidad absoluta de ha- el gobierno d e España , su culpable conducta durante el ú l -
llano para recibir tan heréticas disposiciones. No tardará en nes en cierto modo dependian , confirmaban algunos electos, cer mas de lo que han hecho. Las fuerzas de Don Carlos son timo periodo de su ministerio debe sufrir algún examen, y si
formarse un catecismo nuevo , un ritual n u e v o , y un símbolo que no reunían los requisitos canónicos. El Papa como mas muy grandes , el país es amigo . y ofrece posieiopes inexpug- se examina , debe ser condenado. Se ha publicado el pros-
nuevo , como lo hizo Enrique A I I I de Inglaterra , y los h e - independiente podía proceder c o n entera libertad. Hé aqui nables. E n Aragón las tropas de la Reina que componen el pecto de un nuevo periódico , cuyos principios deben ser ultra-
resiárcas de aquel siglo. p o r q u é la Iglesia varió la disciplina general en este punto; y ejército del centro escasamente llegarán á 10,000 hombres efec- liberales. Se dice que Mendizabal lo ha tomado bajo su p r o -
Limitados los derechos de la Santa Sede a una preeminen- como hoy existen las mismas causas , subsiste también la tivos. La naturaleza del terreno de las operaciones es bien tección. Se titula el Ladrón , (el título corresponde muy bien
cia n o m i n a l , se quiere destruir el centro de unidad, y que misma disposición. conocida. E s una c a l e ñ a inmensa de montañas , q u e abuu- á su protector.) Mendizabal intriga para ser enviado de e m -
el catolicismo español sea una quimera. N o son estas , n o , El gefe supremo de un estado ó la Ración misma , s e - dan de cuanto es necesario para una guerra defensiva, y de bajador á Inglaterra , y tener carta blanca del gobierno para
exageraciones de un zelo acalorado: son verdades fuertes, y gún los principios de m o d a , ¿ n o puede alterar sus leyes si que se saben muy bien aprovechar los carlistas ; posiciones hacer un empréstito. N o seria extraño el q u e lo consiguiese.
tremendas a i ; pero son v e r d a d e s , y Verdades q u e llevan con- asi lo exíjen motivos de conveniencia pública? Responderán d e q u e puede ser desalojado el enemigo, pero jamas destruido En prueba de que un gobierno que llaman libre puede obrar
.sigo los desastres mas espantosos. que sí indudablemente. ¿ I las nuevas leyes podrán cambiarse sin una superioridad inmensa de fuerzas. L o s carlistas c o - tiránicamente , será suficiente manifestar , q u e varios grandes
Lo peor es que circulando escritos de tal naturaleza , la sino por la autoridad suprema del Estado? Claro es que no; nocen el pais perfectamente. Tienen un confidente en cada y personas de distinción , no considerándose aqui seguros, han
juventud bebe estos errores, y caliGca d e argumentos ineludi- luego la nueva disciplina general es eminentemente obligato- p a i s a n o , ligado con laz:'s de parentesco, ó afecto á velar por pedido pasaportes para Francia , y les han sido negados. M u -
bles los mas despreciables sofismas. La practica de algunos s i - ria , y el Metropolitano que en la presente legislación ecle- los intereses de su partido. ?io s u . , le asi con las tropas de chos han salido sin este documento , y por consiguiente están
glos, hechos aislados, decisiones equivocas, hé aquí la base siástica , saliera con lo que en algún tiempo se hizo, seria un la Reina. Detestadas del paisanaje, no tienen ninguna uoticia expuestos á la brutalidad del primer alcalde d e monterilla quo
sobre q u e estriba el sistema de Pcreira. En la aulrgüedad los necio y un cismático; _\ los Obispos electos por María Cristi- de los movimientos del enemigo, y como su superioridad n u - encuentren en el camino.
Metropolitanos couürmaban a sus sufragáneos , y calos á sus na , que á falta de LuLis del Papa, pretenden ser confirmados mérica es insignificante, so fatigan en marchas en persecu'-um El presente ministerio se halla sin un c u a r t o : el de
. Metropolitanos. Sea así. Demos por supuesto q u e esta haya por el Metropolitano , quedarán separados de la iglesia ; su de un contrario á quien no pueden alcanzar En lin la impo- actual del ramo d e hacienda es t a l , que sus efectos deberán
sido la práctica en épocas determinadas: peio ¿ esta confirma- confirmación sena invalida ; su misión ninguna , y los. resul- sibilidad de seguir el mismo sistema de los carlistas embaraza resentirse muchos años en adelante , y el sistema d e robo d e
ción era para los Metropolitanos y sufragáneos u n derecho tados desastroso» sus operaciones y hace precaria su subsistencia. los presidentes y miembros d e las juntas es cien veces mayor
1
— •

EN LA IMPRENTA REAL.