Está en la página 1de 7
Argumento Oliver Twist Oliver es un pequeño que no quiere vivir con la Reina Madam Mann,

Argumento Oliver Twist

Oliver es un pequeño que no quiere vivir con la Reina Madam Mann, el señor Sowerberry. Es un niño huérfano que sólo tiene un pañuelo de seda de su madre. Observamos cómo Dickens diferencia clara y abiertamente los espacios del campo y la ciudad; y cómo los puebla de una serie de personajes acorde con el simbolismo de uno y otro ambiente. De este modo, mientras que el campo representa la alegría, la felicidad, el bienestar; la ciudad, Londres, simboliza todo lo contrario:

la delincuencia, la suciedad, la pobreza, la prostitución, el crimen o la marginalidad entre otros temas. Oliver escapa del campo, y más en concreto de su último trabajo como ayudante de funeraria, para marchar hacia la ciudad de la cual ha escuchado maravillas. Pero lo que hace Dickens es arrojar al muchacho al mundo del hampa. Dickens critica abiertamente la composición de la ciudad y de todos sus elementos pero introduce a su personaje principal en este mundo.

Oliver Twist, así como el resto de los chicos del orfanato, se están muriendo de hambre y deciden jugarse quién de ellos pedirá más comida. Oliver es el elegido. En la cena de esa noche, después de su ración normal, Oliver se dirige al director del orfanato y le pide más comida. Tachado de ser problemático por Sr Bumble, el bedel y por el director, Oliver es ofrecido como aprendiz a cualquiera que lo quiera contratar. Tras ser condenado a limpiar chimeneas, Oliver se convierte en aprendiz del enterrador Sowerberry. Pero Oliver se pelea con uno de los chicos del enterrador, y decide escapar e irse a Londres. En las afueras de la ciudad, cansado y hambriento, Oliver conoce a Jack Dawkins, quien le ofrece un lugar donde hospedarse en Londres. Lleno de inocencia, Oliver se ve inmerso en el mundo del hampa de Londres e ignorando sus tareas reales, se encuentra en medio de una banda de chicos carteristas dirigida por el malvado Fagin.

Con respecto a los personajes que pueblan uno y otro ambiente cabe resaltar que en el campo, lugar idílico, habitan por así decirlo, la clase pudiente o acomodada de la Inglaterra victoriana. De esta manera, encontramos a personajes como son los Maylies, el señor Giles, o el doctor. Mientras que Dickens deja la ciudad en manos de personajes como Fagin y su banda de delincuentes.

Argumento Oliver Twist Oliver es un pequeño que no quiere vivir con la Reina Madam Mann,

Londres es descrito como una sucesión de laberínticas calles y callejones, patios por lo que Oliver es arrastrado, y en los que percibe la pobreza, la suciedad o la delincuencia. En algunos pasajes Londres se parece a una ciudad gótica que nos recuerda a los relatos de Poe. Y dentro de esa ciudad encontramos el personaje femenino de Nancy, quien como una parte de las mujeres de

la época victoriana se gana la vida en la calle. Ayuda a Fagin para recuperar a Oliver, aunque la precaria situación de los orfanatos o de las parroquias inglesas de la época. Asimismo la delincuencia y la marginalidad de Londres propiciada en gran media por la inmigración del campo a la ciudad. También destacar el papel del sistema judicial, quien no duda en castigar severamente a un pobre chico. Pero pese a todo al final se impone la cordura. "Oliver Twist" es la historia de una lucha por progresar en la vida. Las andanzas de un pobre huérfano en la Inglaterra victoriana. Sus ansias por encontrar un sitio en la sociedad. Un sitio que por derecho le corresponde, pero que le ha sido arrebatado desde su nacimiento.

Oliver Twist

Edad: Desde que nace ,al inicio del libro; 14 años al final.

Protagonista de la historia. Es un niño muy inocente e incluso un poco melancólico. Al inicio vive en un hospicio junto a otros niños pero un día, al cumplir 9, es llevado por el Sr. Bumble para hacer trabajos junto a otros niños de hospicio. Un día, los niños hartos de la escasa comida le piden a Oliver que pida más comida al Sr. Bumble. Por esto se le considera un niño problema y lo deciden tomar como aprendiz de quien quiera pagar por el. Así conoce al Sr. Soweberry, un encargado de una funeraria. Pero un incidente con Noah Claypole hace que sea echado de ahí. Oliver huye a Londres donde conoce a Jack Dawkins "El Tramposo Dodger" quien le ofrece un lugar donde quedarse y así el niño termina junto a Fagin y su banda de ladrones. Inocentemente, un día va a "trabajar" y descubre que el "trabajo" consiste en robar. El niño es capturado, pues creen que el es el ladrón pero es soltado por el Sr. Brownlow (la persona a quien robaron). Después de una estadía en casa del señor, Oliver va a entregar unos libros pero es raptado por Sikes y Nancy.

Durante su regreso con Fagin, solo dos personas sienten pena por el: Dodger, quien quiere que sea un ladrón para que pueda vivir bien luego; y Nancy, quien quiere que se libre de esa vida degradada. Oliver es obligado por Fagin a hacer un trabajo para Sikes, ya que necesitaban un niño para entrar a una ventana. Son descubiertos y Oliver es disparado y abandonado en una zanja. Ahí, los Maylie, la gente de la casa, lo cuida y se lo llevan con ellos. Nancy, por su parte, averigua que un misterioso joven llamado Monks, se ha aliado con Fagin para hacer del niño un ladrón y que así Oliver sea desheredado y el dinero pase a Monks. Brownlow y Rose Maylie se encuentran con Nancy, quien les dice cómo encontrar a Monks. Sin embargo Fagin le cuenta a Sikes, modificando algunas partes y haciendo ver como que Nancy ha delatado a Sikes, haciendo que éste la golpee hasta matarla.

Oliver resulta ser el hijo bastardo de un noble llamado Edwin Leeford y su amante, una joven llamada Agnes Fleming. Leeford también tiene otro hijo, Monks, de un matrimonio arreglado. Al saber esto y contagiado por la ira de su madre despechada, Monks decide ir por el niño para que sufra. Rose Maylie resulta ser la hermana de

Agnes y por lo tanto tia de Oliver. Oliver es adoptado por el Sr. Brownlow y se va a vivir feliz junto a Harry y Rose

Casa de muñecas (obra de teatro)

Casa de muñecas es una obra de teatro de Henrik Ibsen. La obra se estrenó el 21 de diciembre de 1879 en el Det Kongelige Teater de Copenhague. Su título original en noruego es Et dùkkehjem.

Casa de muñecas fue escrita dos años después de Las columnas de la sociedad y fue la primera obra dramática de Ibsen que causó sensación. En la actualidad es quizá su obra más famosa y su lectura es obligatoria en muchas escuelas y universidades. Cuando Casa de muñecas se publicó generó gran controversia, ya que critica fuertemente las normas matrimoniales del siglo XIX. Aunque Ibsen negó que su obra fuera feminista, es considerada por muchos críticos como la primera verdadera obra teatral feminista. 1

Argumento

Casa de muñecas describe la situación en la que se encuentra la protagonista Nora, y de la cual intenta salir. Tras intentar con su mejor voluntad ayudar a su marido, Torvald Helmer, descubre que éste, en el fondo, no la considera más que un objeto de su propiedad.

Anáfora (retórica)

La anáfora (del latín anaphora y ésta del griego ναφορά, "ascenso, referencia a lo anterior") es un caso particular de figura retórica del tipo de la aliteración y que consiste en la repetición de las primeras palabras de un verso. Ejemplos:

Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada.

Sinécdoque

La sinécdoque es un tropo en el cual:

Una parte de algo es usada para representar el todo.

El todo es usado por una parte.

La especie es usada por el género.

El género es usado por la especie.

El material de que algo está hecho es usado por la cosa.

La sinécdoque es una licencia retórica mediante la cual se expresa la parte por el todo. Es una de las maneras más comunes de caracterizar un personaje ficticio. Frecuentemente, alguien es constantemente descrito por una sola parte o característica del cuerpo, como los ojos, que vienen a representar a la persona.

También en los sonetos y otras formas de poesía se usan sinécdoques para caracterizar al ser amado en términos de partes individuales del cuerpo en vez de un ser completo, coherente. Esta práctica es especialmente común en los sonetos de Petrarca, donde el ser amado idealizado es frecuentemente descrito parte por parte, de pies a cabeza.

Ejemplos

Quedó sola con cuatro bocas que alimentar. - se refiere a los hijos.

¡Llegó el tombo! - se refiere a algunos oficiales de ella, no a toda la institución.

Son características del gato - utiliza el nombre de un animal para referirse a la especie.

Trabajo para ganarme el pan.

El resonar de los bronces -se refiere a las campanas

La experiencia es la madre de la ciencia.

Oliver Twist es un auténtico dramón. Pero también es una crítica social y una historia de esperanza y de la lucha por sobrevivir de un niño. Que nadie espere una lectura ligera porque no lo es, para eso, que se vea alguna de las múltiples adaptaciones al cine.

Quizás sean los primeros capítulos los que más reflejan la dura crítica que hace Charles Dickens a todos los oficios que se cruzan en la vida del pequeño durante su primera etapa. Habla de personajes viles, ruines y crueles que sólo piensan en su comodidad y buena vida, mientras que los pobres y los pequeños huérfanos apenas pueden subsistir con lo poco que les dan. Y aún así, buscan la forma de reducir aún más sus “generosas” aportaciones. Aquí se engloban algunos personajes como Mister Bumble, el celador, los miembros de la Junta del hospicio, Mistress Mann, la encargada de uno de los hospicios, o Mistress Corney, la matrona. Para ello se sirve de una ironía que no hace sino acrecentar el desprecio por estos individuos. Os dejo algunas de sus “magníficas” “teorías”:

“Una señora de edad [Mistress Mann] que recibía a los delincuentes [los niños] en consideración a siete peniques y medio por cabeza y semana. De sobra para alimentar a un niño, suficiente para atiborrarle el estómago y hasta que se sienta molesto. Mas la madura señora era una mujer dotada de gran sabiduría y experiencia; sabía muy bien lo que convenía a los niños. Por eso se apropiaba de la mayor parte del estipendio semanal para su uso personal, y relegaba a la creciente generación parroquial a una ración más escasa todavía de la que en principio se le asignara”

“Establecieron [la Junta], pues, la regla de que a todos los pobres se les ofreciese la opción de morirse de hambre por un procedimiento gradual dentro del establecimiento, o rápidamente fuera de él. (…). Al principio resultaba bastante costoso, por razón del aumento en la cuenta del empresario de pompas fúnebres y por la necesidad de estrechar la ropa de los indigentes, que flotaban sueltas sobre sus formas consumidas y mermadas, después de una o dos semanas de papillas. Mas el número de los huéspedes del hospicio disminuyó y la Junta estaba encantada.”

Así se va conociendo a más personajes detestables, como un violento deshollinador, el empresario de pompas fúnebres y su familia o los miembros de la justicia, que son cualquier cosa menos justos. Oliver deja atrás a todos éstos cuando llega a Londres, lo que, para mí al menos, es un cambio muy sustancial en la historia. No abandona la crítica social, pero pasa más bien a un segundo plano, cobrando más importancia la historia del pequeño y manteniendo la tónica hasta el desenlace. Allí acaba rodeado de malhechores, entre ellos destacan Fagin, un viejo judío, avaro, mentiroso y falso que “cuida” de una caterva de críos que roban para él, cosa que también quiere que haga el pequeño protagonista. Otros personajes destacables son Jack Dawkins y Charley Bates, dos de los ladronzuelos más avispados del judío. Y no se deben olvidar Bill Sikes y Nancy, una pareja, podríamos decir, socia de éste. El primero es un hombre bruto y violento con todos los que le rodean, mientras que Nancy es una pobre joven que se ha visto arrastrada a lo más bajo tras años de conocer a Fagin.

Por suerte, no todo van a ser penalidades, y entre tanta mala gente, ya os anticipo

Por suerte, no todo van a ser penalidades, y entre tanta mala gente, ya os anticipo que el pequeño encontrará buenas personas que le tenderán una mano amiga. La pregunta que os dejo en el aire es si éstos salvarán a Oliver o acabará cayendo definitivamente en las garras de los malvados.

Debo decir que Dickens hace un magnífico desarrollo de la obra y deja atados todos los cabos sueltos en un sorprendente desenlace. Muy bien hilado todo y sin olvidarse de ninguno de sus personajes con cierta relevancia en la trama.

En cuanto al protagonista, Oliver es un niño de alma dulce, inocente y bondadosa. Aguanta todas sus penurias sin que éstas consigan corromperle. Quizás es demasiado apocado y tímido, pero hay que tener en cuenta que está totalmente indefenso en el mundo en que vive. Hay un capítulo donde al fin saca toda su garra y fuerza y que sirve de interludio entre ambas partes.

Desde una perspectiva actual, los personajes son muy planos: los malos, son muy malos y hasta las descripciones de ellos reflejan dicha característica en su aspecto. Y con los pocos buenos que Oliver se cruza pasa lo mismo, son demasiado buenos, no tienen ningún doblez en su carácter. Sólo hay un personaje, de todos los que he nombrado (y no digo quien para mantener cierta intriga *jujuju*), que posee un mayor fondo. Se planteará cosas y tomará decisiones que en un principio no se esperaban. Por esto mismo, porque sólo hay un personaje que es “algo más”, la novela pierde puntos desde una perspectiva actual donde se espera que los personajes evolucionen para bien o para mal, que no sean tan simples como en principio se muestran (aunque muchas novelas actuales tienen personajes más planos que un papel).

Por suerte, no todo van a ser penalidades, y entre tanta mala gente, ya os anticipo

La narrativa utiliza la tercera persona y en momentos puntuales, la

primera desde el punto de vista del narrador, el propio Charles Dickens, que se plantea a sí

mismo

como

biógrafo

de

la

vida

de

Oliver.

No tiene nada que ver con el estilo actual, que permite lecturas más ligeras. Abundan las descripciones y hay algunos pasajes un tanto más filosóficos que se hacen bastante pesados

debo reconocer, por suerte son pocos. La ironía que utiliza permite aligerar un poco, pero debo decir que esta obra (al menos en su edición completa, fiel a la original) necesita cierta madurez lectora para completarla. Tampoco estoy diciendo que sea un tostón imposible de soportar, ni mucho menos, las desventuras del pequeño mantienen la suficiente intriga por saber qué va a pasarle, o qué traman los que le rodean, de manera que se van pasando las páginas sin demasiados problemas.

Oliver Twist es uno de esos clásicos que pocos se leerán porque con las películas ya es más que suficiente, que pocas no son las adaptaciones que se han hecho. Sin embargo, la ironía con la que habla Charles Dickens, todos los detalles y descripciones, tal vez excesivos pero no superfluos, y lo magistralmente que está todo unido en el relato son motivos más que suficientes para recomendar la lectura a quienes estéis preparados para su densidad