Está en la página 1de 3

La Perfección

Introducción.
A. "Oramos por vuestra perfección ... perfeccionaos", 2 Cor. 13:9, 11. La
palabra "perfección" en este texto traduce la palabra KATARTISIS, "un
ajustamiento, se utiliza figuradamente en sentido ético en 2 Co 13:9,
'perfección', implicando un pro-ceso conducente a una consumación ...
completar ... perfeccionar".
B. La palabra "perfección" en varios textos es traducción de la
palabra TELIOS. "Significa habiendo llegado a su fin (TELOS), acabado,
completo, perfecto. Se utiliza (I) de personas, (a) primariamente, de
desarrollo físico y, luego, en sentido ético, totalmente desarrollado, maduro,
1 Co 2:6, 'que han alcanzado madurez'; 14:20, 'maduros'; Ef 4:13, 'perfecto';
Fil 3:15, 'perfectos'; Col 1:28, 'perfecto'; 4:12, 'perfectos; He 5:14, 'que han
alcanzado madurez'.
C. 1 Cor. 13:10, "mas cuando venga lo perfecto (TELEION), entonces lo que es
en parte se acabará'". En este texto la palabra significa "completo"; se
refiere a la revelación completa (el Nuevo Testamento). Lo "completo" se
contrasta con lo que es "en parte", la revelación incom pleta.
I. Perfectos O Maduros En El Conocimiento.
A. Heb. 5:11, los "tardos para oír" no llegarán a la madurez (la perfección)
del conocimiento.
B. Heb. 5:12, "tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido".
C. Heb. 5:13, 14, los que requieren leche son niños; el alimento sólido es
para los maduros (perfectos).
D. Heb. 6:1-6, por lo tanto, "vamos adelante a la perfección", pues de otro
modo caeremos.
E. La falta de madurez con respecto al conocimiento entre los miembros de
la iglesia es una causa de muchos problemas.
II. Perfectos En La Convicción.
A. Efes. 4:11-14, los apóstoles, los pro fetas, los evangelistas y los pastores
y maestros sirven para "perfeccionar a los santos para la obra del ministerio,
para la edificación del cuerpo de Cristo ... para que ya no seamos niños
fluctuantes". Los niños fluctuantes son los que no tienen convicción; son
llevados por "todo viento de doctrina" que los hombres enseñen.
B. 2 Cor. 4:13, "Creí, por lo cual hablé"; 2 Cor. 5:1, "sabemos". 2 Tim. 1:12,
"yo sé a quién he creído". En muchos textos vemos la fuerte convicción del
apóstol Pablo.
C. En la primera carta de Juan la pa-labra "sabemos" aparece trece veces,
indi cando la convicción y la confianza del hijo de Dios.
III. Perfectos En La Santidad.
A. 2 Cor. 6:14 - 7:1, "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos"; es
decir, no tener comunión con ellos. "Salid ... apartaos ... limpiémonos de toda
contaminación ... perfeccionando la santidad en el temor de Dios".
B. Efes. 4:22-32, "despojaos del viejo hombre ... vestíos del nuevo hombre".
C. 1 Ped. 1:15-17, "Sed santos, porque yo soy santo"; 2:11, "os abstengáis
de los deseos carnales que batallan contra el alma".
D. 1 Tim. 2:9, "que las mujeres se atavíen de ropa decorosa".
E. Fil. 4:8, pensar en "todo lo que es verdadero ... honesto ... justo ...
puro ... amable ... de buen nombre".
IV. Perfectos En Amor.
A. Mat. 5:44-48, "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en
los cielos es perfecto". ¿En qué sentido? Con el amor perfecto (completo), no
amando solamente a los que nos aman, sino también a los enemigos. Dios ama a
todos; su amor es perfecto (completo).
B. 1 Jn. 4:12, "su amor se ha perfec cionado en nosotros" si nos amamos
unos a otros. 1 Jn. 3:15-18 explica cómo debe mos amar los unos a los otros;
véanse también Sant. 2:14-16; Mat. 25:35-40.
C. 1 Jn. 4:18, "el perfecto amor echa fuera el temor", porque el corazón
está asegurado, 1 Jn. 3:19.
V. Perfectos En Unidad.
A. Jn. 17:23, "que sean perfectos en unidad".
B. 1 Cor. 1:10, "estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un
mismo parecer", en lugar de estar dividi dos (vers. 11, 12; 3:1-3; 6:1-8).
C. 2 Tim. 2:24, "el siervo del Señor no debe ser contencioso"; los
predicadores y maestros deben promover la unidad en lugar de promover la
disensión; ideben contender por la fe sin ser contenciosos!
D. Rom. 14:1-3, algunos destruyen la unidad, promoviendo sus opiniones.
E. Rom. 15:14, "estáis llenos de bon dad, llenos de todo conocimiento, de
tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros". Este texto describe
a los hermanos maduros.

VI. Perfecto En Las Pruebas.


A. Sant. 1:2-4, "tenga la paciencia su obra completa, para que seáis
perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna". San tiago usa varios
términos para dar énfasis a este pensamiento.
B. Rom. 5:3-5, "la tribulación produce paciencia ... prueba ... esperanza".
C. 2 Cor. 12:7-10, "mi poder se perfec ciona en la debilidad ... cuando soy débil,
entonces soy fuerte". La palabra "débil" se refiere a las tribulaciones mencionadas
en el ver. 10.
VII. Perfeccionar La Fe En Las Obras.
A. Sant. 2:22-24, "la fe se perfeccionó por las obras". No hay ningún texto
que desacredite las obras enseñadas por el evangelio. Cuando Pablo dice
que no so mos salvos por las obras (Efes. 2:8, 9; 2 Tina. 1:9, 10; Tito 3:4, 5),
él no habla de las obras enseñadas por el evangelio (las obras que los
cristianos deben practicar), sino que él habla de las que la gente hace en su
esfuerzo de justificarse aparte del evangelio. Obsérvese este pensamiento
en Tito 3:5, "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos
hechos, sino por su misericordia ..."; es obvio que Pablo habla de "obras de
justicia" en las cuales la gente confía para salvarse aparte de obe decer al
evangelio.
B. Sant. 2:26, "la fe sin obras está muerta " .
Conclusión. Hagamos todo lo posible por ser maduros, completos,
perfectos en to das estas cosas. Dios no requiere lo im posible; por lo tanto,
podemos y debemos alcanzar esta madurez. No es cuestión de ser "perfecto"
en el sentido de no pecar nunca (1 Jn. 1:8, 9), sino que es cuestión de crecer
y ser maduros en lugar de seguir siendo niños toda la vida.