Está en la página 1de 3

Longanimidad

(Una cualidad de carácter urgentemente necesitada en la iglesia)


Definición:
A. Extremada paciencia.
B. Diccionario de la Lengua Española: Grandeza y constancia de ánimo en las
adversidades; benignidad, clemencia, generosidad.
C. Inglés: “longsuffering”, sufrir largamente. Soportar por largo tiempo injurias,
insultos, problemas y dificultades. 1 Cor. 13:4, “el amor es sufrido”. 2 Tim. 2:3, “sufre
penalidades como buen soldado de Jesucristo”.
D. Diccionario Expositivo (Vine): “La longanimidad es aquella cualidad de auto-
refrenamiento ante la provocación que no toma represalias apresuradas ni castiga con
celeridad; es lo opuesto de la ira y se asocia con la misericordia…”
I. Longanimidad es característica de Dios.
A. Rom. 2:4, “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad (bondad), paciencia y
longanimidad (magnanimidad), ignorando que la bondad de Dios te guía al
arrepentimiento?” 3:25, “a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su
sangre a través de la fe, a fin de demostrar su justicia, porque en su tolerancia (paciencia)
Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente”. En estos textos los dos términos
(longanimidad, paciencia) se refieren al retrasar el castigo.
B. 2 Ped. 3:15, “la paciencia (longanimidad) de nuestro Señor es para salvación”. V.
9, “El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; más bien, es
paciente (longánimo, magnánimo, generoso) para con vosotros, porque no quiere que nadie
se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento”.
C. 1 Ped. 3:20, “en otro tiempo fueron desobedientes, cuando en los días de Noé la
paciencia (longanimidad) de Dios esperaba, mientras se construía el arca”.
-- ¿Por cuánto tiempo esperaba? 120 años (Gén. 6:3, “Entonces Jehová dijo: "No
contenderá para siempre mi espíritu con el hombre, por cuanto Él es carne, y su vida será
de 120 años."
-- Este texto no fija lo largo de la vida humana, sino que se refiere al tiempo que
Dios daría a los que vivieron en esa época para arrepentirse. Esto enfáticamente demuestra
a todos que el juicio de Dios (el diluvio) era justo.
D. Si la raza humana está resuelta a ir a la perdición, tiene que hacerlo ante tales
manifestaciones de la gracia (y longanimidad) de Dios.
-- Juan 3:16, 17, “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino
para que el mundo sea salvo por Él”.
-- Tito 2:11, “la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los
hombres”.
E. Éxodo 34:6, “Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en
misericordia y verdad”.
II. Por eso, es característica de los hijos (imitadores) de Dios.
A. Efes. 5:1, “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”.
B. Gál. 5:22, 23, “Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia
(longanimidad), benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio propio”.
-- v.26, “No seamos vanidosos, irritándonos unos a otros y envidiándonos unos a
otros.
-- Gál. 6:1, “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que
sois espirituales restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no
sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así
la ley de Cristo”.
C. Efes. 4:2, “con toda humildad y mansedumbre, con paciencia
(longanimidad) soportándoos los unos a los otros en amor”.
-- v. 31, 32, “Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos,
maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros,
misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo”.
D. Col. 3:12, “Por tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vestíos de
profunda compasión, de benignidad, de humildad, de mansedumbre y de paciencia
(longanimidad)”.
E. 2 Tim. 4:2, “Predica la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; convence,
reprende y exhorta con toda paciencia (longanimidad) y enseñanza”.
F. Heb. 6:12, “a fin de que no seáis perezosos, sino imitadores de los que por la fe y
la paciencia (longanimidad) heredan las promesas”.
G. Sant. 5:10, “Hermanos, tomad por ejemplo de aflicción y de paciencia
(longanimidad) a los profetas que hablaron en el nombre del Señor”.
H. 1 Tim. 1:16, “No obstante, por esta razón recibí misericordia, para que Cristo
Jesús mostrase en mí, el primero, toda su clemencia (longanimidad), para ejemplo de los
que habían de creer en Él para vida eterna”
III. Lo opuesto de la longanimidad – impaciencia, intolerancia, enojo no
controlado.
A. Carácter fuerte (genio fuerte). Los tales se impacientan mucho, se enfurecen muy
pronto. Son impulsivos, precipitados. Se enfadan y reaccionan antes de pensar. Hay muchos
dichos para describir a los tales, como “perder los estribos”. En inglés: “he has a short fuse”
(tiene mecha corta); “he blew a fuse” (quemó un fusible).
B. El mal genio ha destruido muchas relaciones, amistades, matrimonios, empleos,
negocios, y aun iglesias. La persona de mal genio simple y sencillamente no está
convertida, Rom. 6:6, 12, 13. Falta de paciencia es falta de amor. 1 Cor. 13:4-7.
C. El mal genio da rienda suelta al enojo. Prov. 29:11, “El necio da rienda suelta a
su ira (como en las novelas), pero el sabio la reprime”.
D. Dar rienda suelta a las emociones cuando enojado es como arrojar piedra al
avispero. Prov. 14:17, “El hombre pronto a la ira obra neciamente… 29 el de espíritu
apresurado hace resaltar la insensatez.”
-- El hombre enojado dar patadas al carro; arroja los palos de golf al agua. Prov.
29:22, “el hombre violento abunda en transgresiones” (“transgresiones”: grita, maldice,
amenaza, usa palabras abusivas e hirientes, pelea, calumnia). Muchos hijos son criados en
tal ambiente. ¿Qué se espera de ellos?
E. Con longanimidad ponemos freno en la boca, Sant. 3:3; 1:26, si “no refrena su
lengua… la religión del tal es vana”. Prov. 25:28, “Como una ciudad cuya muralla ha
sido derribada, es el hombre cuyo espíritu no tiene freno”.
F. Con longanimidad no criticamos y condenamos cuando ignoramos el caso.
(Ilustración del hombre con bebé que lloraba. Alguien le dice, “Llévelo a su mamá”. El
contesta, “Ella está en el vagón de equipaje en ataúd”).
G. El enojo controlado apaga la contención. Prov. 15:1, “La suave respuesta aparta
el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira”. Prov. 15:18, “El hombre iracundo suscita
riñas, pero el lento para la ira apacigua contiendas”.
IV. ¿Qué efecto tiene el no tener longanimidad (mal genio, enojo no
controlado) sobre nosotros y sobre otros?
A. Indica que uno no tiene dominio propio. Prov. 16:32, “Mejor es el lento para la
ira que el poderoso, y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad”.
B. Hace que abandone la razón y hable o actúe de manera insensata. Prov. 14:17,
“El hombre pronto a la ira obra neciamente… 29 hace resaltar la insensatez”.
C. Deja la impresión que es débil y que actúa como niño consentido que siempre se
sale con la suya. Como niño con “pataleta” (convulsión violenta de enojo).
D. Evita que sea anciano de la iglesia, Tito 1:7.
E. Pone en gran peligro su alma, Mat. 5:22, “cualquiera que le llama 'fatuo‘será
expuesto al infierno de fuego”.
F. Por eso, Santiago 1:19, “Todo hombre sea pronto para oír, lento para hablar y
lento para la ira”; 4:7 “resistid al diablo y huirá de vosotros”.
Conclusión.
A. Con longanimidad somos pacientes, sufridos, controlamos el enojo. Prov. 14:29,
“El lento para la ira tiene gran prudencia”; 19:11, “La discreción del hombre le hace
lento para la ira, y su gloria es pasar por alto una ofensa”.
B. Efes. 4:26, “Airaos… pero no pequéis…” El controlar el enojo es tarea muy
difícil; frecuentemente nos hace pecar.
C. Por eso, “no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. Si permanece en el corazón,
puede producir malicia y amargura. El único camino a seguir es buscar arreglo inmediato.
D. Que el día del problema (el disgusto, la ofensa, etc.) sea el día de la
reconciliación. Muy pronto el enojo degenera en odio, resentimiento y el guardar rencor.
E. “ni deis oportunidad al diablo”. El se aprovecha del enojo para causar mucho
daño. El altercado no resuelto es oportunidad para producir enemistad y división.
F. Prov. 16:32, “Mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que domina su
espíritu que el que toma una ciudad”.