Está en la página 1de 3

Este es un fragmento de predicación

por el pastor Alejandro Bullon, durante


la campaña del Madison Square
Garden, New York, USA

Hace muchos años fui un misionero, cuando termine de estudiar teología, yo salí
a trabajar, tenia algunos candidatos al bautismo, pero no podía bautizar todavía,
así que le escribí una carta al presidente del campo. Pero para llegar a mi distrito
de trabajo había que tomar en la capital un autobús y viajar 12 horas, luego
tomar un camión y viajar en el camión unas cinco horas hasta otra ciudad, de ahí
había que tomar una canoa y viajar en canoa hasta una aldea. Allí seria el
bautismo, yo estaba allí con ellos. El presidente me dijo que enviaría al pastor
Aguilar, y que debía estar en la ciudad esperándolo para llevarlo luego en la
canoa. Pero yo estaba preparando un congreso, así que le dije al anciano: tu te
vas a la carretera, tal día, a tal hora vas a esperar el autobús y ahí va a venir el
pastor,, y el me dice "Pero yo no se quien es el pastor Aguilar", yo le dije: "El
viene en el autobús". Si, me dijo, pero en el autobús vienen 40 pasajeros. Ah, le
dije, tiene razón. Tome un papel y le escribí todas las características del pastor
Aguilar. No es joven, es un pastor anciano, el ya es jubilado, es canoso, tiene el
cabello blanco, es delgado, usa lentes, tiene un lunar grande aquí en el rostro,
siempre usa corbata, cuando tu veas un hombre de esas características bajando
del autobús, usted va donde el y lo trae. El hermano tomo la hoja con esas
características anotadas, y se fue a esperarlo. A las 4 de la tarde llego el
autobús, venían 44 pasajeros. El primero que salió era el ayudante del chofer,
era un hombre joven, lo miro y dijo: este no es el pastor Aguilar, la segunda
persona que salió fue una mujer, bueno, esta es una mujer, no es el pastor
Aguilar, el es hombre. Y fueron saliendo uno por uno los pasajeros. Hasta que
por fin apareció un anciano, este si puede ser, tiene el cabello blanco, pero no
usa lentes y esta mal vestido, así que no es el pastor Aguilar. Casi que lo
engaño, tenia algunas características, pero no las tenia todas. Hasta que
finalmente salió un señor anciano, delgado, de cabello cano, con gafas, con
corbata, con el lunar, el hermano se acerco y le dijo: Hola pastor Aguilar, como le
va?? y usted quien es, como me conoce? Bueno, yo no lo conozco pero tengo
anotadas todas sus características, así que usted es el pastor Aguilar. Si, soy yo.
Bueno, he venido a llevarlo, así fue como lo llevo.

Parece que Dios sabia que nosotros también como el hermano íbamos a
preguntar: ¿Que señas tiene, cual es su iglesia? Si hay tantas iglesias, cual es la
verdadera? Dios tiene una iglesia, cual es si iglesia? todas dicen que son.
En primer lugar, quieres un consejo?
1.- No busques la iglesia de Dios por nombre.
2.- Búscala por características.
3.- Las características están en la Biblia.
4.- Dios dejo escritas las características de la iglesia de Dios en esta tierra.
búscalas, cuando encuentres la iglesia que tiene las características que Dios te
dejo, esa es la iglesia de Dios. No una, sino todas las características juntas, no
puede ser una o dos. Para ser iglesia de Dios tiene que tener todas las
características.
5.- ¿Pero cual es? Aquí esta: Apocalipsis 12:17
"Entonces el dragón se airo contra la mujer y se fue a combatir al resto de los
hijos de la mujer, o sea a los que están hoy en día y estos son:
a) Los que guardan los mandamientos de Dios.
b) Tienen el testimonio de Jesucristo".

O sea, tu quieres encontrar la verdadera iglesia de Dios? Busca una iglesia que
crea en Jesús, que predique a Jesús, que viva con Jesús, que mantenga una
vida de comunión con Jesús, que Jesús sea el centro de su doctrina y mensaje,
pero no solo eso, sino que como resultado de su amor por Jesús, como
resultado de su comunión con Jesús, guarde los mandamientos de Dios. Y no te
importen los nombres, encuentra esa iglesia, y únete a esa iglesia porque la
palabra de Dios te dice: Esa es la iglesia. Entonces anda buscando esa iglesia.
Y si alguien te dice: No, es esta, es aquella, no escuches. A mi no me escuches,
porque yo puedo negar esta iglesia, o decir que aquella es. No, anda con la
palabra de Dios. Si tu crees que esta iglesia no predica a Jesús, no vive a Jesús,
no tiene a Jesús como el centro de su mensaje, entonces no es la iglesia de
Dios.

Pero si esta iglesia dice que tiene a Jesús, que predica a Jesús pero comienza a
decir que los mandamientos ya no valen, que fueron clavados en la cruz, que
eso se acabo, tenga mucho cuidado, abra bien los ojos, porque no es un pastor
el que esta diciendo esto, sino esta escrito aquí en la palabra de Dios, que el
dragón se airo contra los hijos, y estos hijos son los que guardan los
mandamientos.
No basta creer en Jesús, no basta decir yo creo en Jesús y me porto bien y no le
hago mal a nadie, al contrario, trato de hacer bien las cosas, no basta eso.
Tienes que encontrar a la iglesia de Dios y unirte a la iglesia de Dios.