Está en la página 1de 4

(•65)

su sosten y apoyo. El vicio corrió á las banderas tros currutacos ha tomado en una acepción li-
de la usurpación: declaró sin examen por ilegí- teral y rigurosa, y esta errada y rutinaria in-
tima y abusiva la autoridad de DON CARLOS : ca- teligencia ha causado y está causando estragos,
lificó de una agresión injusta la defensa de sus que costarán torrentes de lágrimas y de sangre
sagrados derechos; y respondiendo al grito de los aun á las futuras generaciones. Responda el char-
periodistas, dijeron en el estruendo de los cafés: latanismo: ¿á qué se reducen las ominosas cadenas
fuera para siempre la esclavitud y el despotismo y el cetro de hierro de los Monarcas? A no con-
que nos prepara el Pretendiente. ¡Temerarios ! sentir una reunión tumultuaria de vocingleros,
Discurrid, si sois capaces. ¿Comprendéis la sig- que vayan periódicamente á la capital de la
nificación de estos palabrones que tan frecuen- Monarquía á discutir materias que la mayor parte
temente emplea el periodismo, y repite vuestra no entienden; á censurar atrevidamente las o p e -
ligereza ? ¿ Habéis analizado el constitutivo de los raciones del gobierno; á fulminar anatemas con-
gobiernos absolutos, que graduáis de tiranos y tra la autoridad suprema, ó al menos á verter
despóticos? Reflexionemos; porque el limitarse á invectivas y sarcasmos contra los primeros agen-
simples declamaciones es la láctica de los parti- tes del p o d e r ; á diseminar y tal vez á acelerar
d o s , la lógica del error. Comencemos por defi- el desarrollo del germen terrible y desastroso de
nir. ¿ Q u é quiere decir despotismo, esclavitud y perpetuas excisiones; á suscitar y robustecer una
tiranía? Despotismo no puede tener otra acepción guerra declarada entre el pueblo y el Monarca.
usual que una forma de gobierno, en la cual los Si. La tiranía, las cadenas y el férreo cetro de
gobernantes no tienen otra norma que su volun- los Reyes consiste en no consentir que un p e -
tad y su capricho, y pueden cometer impunemen- tulante y acalorado orador arrastre á la multi-
te las injusticias mas atroces. Ahora bien: no hay t u d , haciéndola romper el freno saludable de la ARTICULO DE OFICIO.
en el m u n d o civilizado un gobierno cuyos actos subordinación y la obediencia; en no tolerar que halla restablecido de su indisposición: está toda-
n o deban ir nivelados por una ley, u n fuero ó un charlatán hable al público de palabra ó por vía un poco débil, pero esto no le impedirá
¿7. tA&. diaae diw n&neaad en d¿¿ tomar parte en los primeros trabajos de Jas se-
una costumbre cualquiera que sea; ni puede escrito, censurando la conducta del gobierno, é
siones.
suceder en el actual orden de cosas que los go- inspirando al pueblo una perjudicial desconfian- mi/wr¿wnfe ¿auca.
bernantes cometan violencias y vejaciones de una za; en tener firme la rienda para que no se El Rey y la familia Real llegarán el 3 al Pa-
manera permanente y sistemática. Abusos del po- desencadene el monstruo de la dominación p o - De igual beneficio disfruta S. A. R. el Serení-
lacio de S. James; el 4 se verificará la apertura
der entre los hombres no es posible que se evi- p u l a r ; en velar cuidadosamente para que se con- del parlamento, y el 5 volverán S. S. M. M. á
simo Señor Infante DON SEBASTIAN GABRIEL. Rrigntoh.
ten. Los debe haber en un gobierno absoluto y serve ilibata la religión del estado, la moral p ú -
m u c h o mas en un republicano; no menos que blica y las sanas ideas que son las base de las —En el diario de Roma (prosigue la misma Ga-
en este templado, mixto y celestial, que tanto se sociedades h u m a n a s ; y últimamente consiste la Las últimas noticias que se han recibido de ceta ) del ao de Enero se lee.—S. S. se ha dig-
cacarea, y cuyos frutos califican definitivamente tiranía de los Reyes en reprimir la licencia de Leibach aseguran, que continiían en aquella Ciu- nado admitir la dimisión, que diferentes veces ha
el árbol que los produce. Desafiamos á toda la los escritores que atentan contra la religión, las dad sin la menor novedad en su importante salud hecho ya el Cardenal Bernetti Secretario de Es-
pedantería de la usurpación, que nos cite en la costumbres y el orden establecido. {Se continuará.) S. A. R. el Serenísimo Señor PRÍNCIPE DE ASTURIAS, t a d o ; cuya salud enteramente quebrantada n o le
culta Europa un solo gobierno, que no esté obli- los Serenísimos Señores Infantes DON JUAN CARLOS^ - permite desempeñar por mas tiempo este destino.
gado á obrar de una manera determinada por El Papa, aunque con sentimiento de verse p r i -
DON FERNANDO MARÍA, su Augusta Tia la Serenísima
las leyes del pais, y donde le sea permitido opri- vado de los servicios del Cardenal Bernetti, ha
Señora Infanta DOÑA MARÍA TERESA , y la Sere-
mir arbitrariamente, vejar, robar y matar á los nombrado Secretario de Estado al Cardenal Lam-
El bimestre siguiente dará principio en primero nísima Señora Infanta DOÑA MARÍA AMALIA. bruschini.
gobernados. En esto consiste el despotismo: tal de Marzo: los señores suscritores, que no quieran
gobierno no es posible en la civilización actual; experimentar retraso en el recibo de los n ú - El Mercurio de Suevia del aa dice, remitién-
luego la despótica tiranía de DON CARLOS es dose á carta de Viena: que el gobierno austríaco
meros , podrán desde luego renovar la suscri-
bambolla, es un fantasma, espantaniños con todos PARTE NO OFICIAL. no trata de enviar embajador á Lisboa.
cion para que llegue con tiempo á noticia del
los caireles de una insigne mala fe. —La Gaceta de Augsburgo contiene lo que sigue.—
Redactor.
Noticias extranjeras. La simpatía que la cámara de los Diputados de
Las ominosas cadenas, el cetro de hierro son Las reclamaciones que hayan de hacerse en lo Francia ha manisfestado en favor de la naciona-
( como observa un publicista moderno ) expre- I sucesivo, podrán dirigirse al Tesorero D. Felipe lidad polaca, ha producido aquí una viva sensa-
siones metafóricas, que la superficialidad de nues- Iluarte. P A R Í S 3 de Febrero de i836.
ción. Se pregunta en qué vendrán á parar estas
protestaciones; y todo el m u n d o conviene en q u e
En la Gaceta de Francia de este día se lee.—
no pueden tener otro término, sino el de impo-
»-3-&^»^-e« Una carta de S. Petersburgo del I O de Enero ci-
sibilitar un desarmamento general, mientras q u e
tada por el Morning Herald, hace subir las fuer-
zas navales de la Rusia en el mar negro á 12 na- se persista en excitar cuestiones de esta na-
EN LA IMPRENTA REAL. turaleza.
vios de línea ( tres de los cuales son de tres puen-
tes ), 7 fragatas, 20 barcos de menor porte y 34 —El mismo periódico del 5 de F e b r e r o , después
chalupas cañoneras. Estas fuerzas, dice la carta, de anunciar la apertura de las nuevas cortes de
están dispuestas á obrar á la primera señal. To- Cristina para el a2 de Marzo próximo, prosigue
dos estos navios están bien equipados; sin em- asi.—Véase aqni ya diferida la revisión del ^Es-
bargo el número de marineros que tienen en el tatuto Real, y de los demás importantes objetos
.
dia se juzga insuficiente para un servicio de de que se habían de ocupar los estamentos. La
guerra. España ¿soportará esta nueva moratoria? ¿Se de-
—Sír Roberto Peel acaba de llegar á Londres en jará arrastrar por una serie de experiencias polí-
«1 mejor estado de salud. Lord Yohn Russell se ticas y de ensayos administrativos, hechos p o r
un ministro que hace tiempo nos está dando p r u e -
.67) (.68)
nueva, y en su marcha disputó á palmos el ter- reformas rápidas , decía la Revista. Mensagero-
has de su incapacidad? No lo creemos. Mientras reno; y sin embargo no tuvo ni un muerto ni
que en Madrid se charla y se negocia, hay en un herido. Ya há tiempo que se nos aseguró, que La disolución de los estamentos ha cansado una También el gobierno de Cristina sigue esta feliz
las provincias hombres que juegan su fortuna y eran inmortales é invulnerables los campeones viva impresión especialmente entre los moderados. idea; pero ¿el resultado? Que en vez de refor-
su vida por los intereses d é l a revolución, y qué Los que há poco tiempo se llamaban represen- mar los tan decantados abusos, lia sufrido la
no tienen el recurso de una emigración como le de la libertad. tantes de la Nación, desliiuidos á protejer los in- pública administración un deterioro visible y no
tienen los forjadores de empréstitos y de arenga.% El Diario de Zaragoza inserta un articulo del tereses de los pueblos, la salvaguardia de la li- podia menos de ser asi. El atolondramiento dei
que después de aprovecharse de los recursos que Eco del Comercio, en que se pretende impug- bertad y del órib'/i, el mfory mas seguro apoyo gobierno usurpador, con el objeto de desacredi-
les ofrece el poder, saben salir del paso, trasla- nar la Cátela de Don CARLOS. Después de repetir del trono de Isabel, se han convertid.) por una tar la antigua administración, quiso de un golpe
dándose á un país extranjero. Los qvie combalen de- lo de la letra , el papel, la imprenta y correc- extraña metamorfosis en agentes del despotismo, hacerlo todo y no hizo nada. Irritó los ánimos
ción tipográfica, enviste á la redacción. Pero ¿á sin extirpar los abusos. Cuando un cuerpo abun-
fendiendo la revolución en Navarra y en Cata- iartidarios de la facción 1 el rogada , enemigos de la
luña, y las juntas vilmente engañadas por Mendi- ¿onde se dirije el ataque ? <-Es por ventura gene- Í 112 y los progreMis , pertinaces, y sediciosos ; y
da de humor vicioso, un médico sagaz no pro-
cura su evacuación sino leutísimamcnte. Muere
zabal , no esperarán á que este señor, cuando le I ral contra todos los números salidos y por salir? todo esto porque sus ideas no han parecido bastan-
No s e ñ o r : es tan solo contra el numero ai, prontamente un hidrópico, si de una vez le pur-
acomode, retina otra nueva representación de esta temente democráticas, y por haber cometido el
( eme han tenido buen cuidado de no expresar.) gan de todas las aguas infectas. No pide menos
parada parlamentaría, cuya dirección está á car- imperdonable delito de oponerse al dictador. El
Y ¿qué artículo de aquel número ha llamado la lentitud, y acaso pide mas la extracción de los
go de los extranjeros. estamento se disolvió en pena de su pecado, y
humores viciosos del cuerpo político. Nuestros
Se supone que Mendizabal siguiendo esta con- atención de los señores del Eco} Es solamente el gobierno siempre contradictorio en sus actos
Reyes sabían que en este particular debia cami-
ducta expone atrevidamente su cabeza: si la pierde un pequeño parrafito en el que refiriendo lo al paso que proclama ¡irincipios de libertad, d e -
narse á pasos tan p e q u e ñ o s , que apenas el pue-
será una triste expiación de las taitas que ha co- ocurrido en las inmediaciones de San Hilario, nos creta arl)itrari;inienle la disolución del que se lla-
blo pudiera sentir el movimiento; que de mu-
metido; pero no por eso sacará á la España explicábamos de esta manera: los Cristinas se ba- maba el cuerpo legislativo, tan solo porque no se
chas tenues innovaciones se había de componer
de la crisis funesta á q u e la ha arrastrado. tieron algún tiempo con bastante resolución ;y sin conformaba con las ideas de un partido, que as-
la total en ciertos ramos, y que este era el medio
No debe tenerse mas esperanza en la dictadu- embargo de, que recibieron refuerzo en lo recio pira á una dominación exclusiva. Se espera sin du-
único de mejorar la suerte de los pueblos sin
ra de Mendizabal, que la q u e se ha tenido del combate, hubieron de ceder al ualvr de nuestras da que las primeras elecciones darán hombre* mas
revoluciones, que los suman en un abismo de
en su arden legal. El revolucionario no mo- tropas. Estos fueron precisamente los términos con complacientes, mas viles, y mas identificados con
males. De esta forma se va haciendo la cerviz
difica « n a constitución otorgada: ó la derri- que nos explicamos, sin añadir ni quitar una sola la revolución. Los héroes de Jas asonadas irán á
al yugo saludable paulatinamente. Sacude feroz
ba, ó cae con ella; pero Mendizabal no está coma : léase a
dicho número en la página 97 c o - sentarse en el santuario de ¿as leyes: y si por
la multitud el peso de la ley, si todo se le pone
en el dia en el caso de elegir: ha sido por algún lumna a. , y se nos dirá si fue esta ó no la forma una fatalidad la elección no coi-respondiera á los
de una vez sobre los hombros: pero se ajusta sin
tiempo el agente del Estatuto Ileal, por ser para con que redactamos aquel periodo. Mas ahora h a n buenos deseos de Mendizabal, todo lo remediarán
violencia á una innovación progresiva: á cada
de ver nuestros lectores , como lo tiau amasado el señor Conde de las Navas, las juntas de An-
siempre el hombre de la soberanía del pueblo. leve mudanza se suscita un leve rumor que por
en la oficina del Eco. "Tenemos á la vista, dicen, dulucía, y la guardia cívica, declarándose en santa
sí mismo se acalla : y resulta el pueblo defini-
un número de la Gaceta de Don CHELOS en q u e insurrección.
tivamente mejorado, casi sin que haya percibido
se lee: los cristinos se batieron con bastante r e -
los medios de la reforma.
NOTICIAS DE ESPAÑA. solución, y habiendo recibido refuerzo hubieron
de ceder.» Impugna luego el Eco esta redacción También se ha empeñado el filosofismo en ha-
llar abusos donde no los hay, y en dar el ca-
El REY N. S. llegó á Durango en -compañía de que es suya y muy suya, y no de la Gaceta de Decían los periódicos citados en el número an-
rácter de monstruosas anomalías, y errores de
5. A. R. el dia 11 por la tarde , y continúa en Don CARLOS. Aquella dijo: que los cristinos se terior, que la mano benéfica de la inmortal Cris-
consecuencia á las mas insignificantes bagatelas;
batieron con resolución , y que sin embargo de lia-' tina rompió nuestras cadenas, y extirpó los abusos
aquel p u n t o . ber recibido algún refuerzo, hubieron de ceder. El y en su virtud ha procedido el gobierno refor-
De Zaragoza confirman las proezas del suizo Eco ha suprimido el sin embargo , y ha substituido que habían afligido tantas generaciones. Pero ¿á
mista á cambiar los elementos todos de nuestras
Toyer con motivo del ataque de Pradeconte. Exas- el habiendo; q u é se reducen los tan ponderados abusos que
ha quitado el haber, y ha puesto antiguas instituciones.
degradaban la España tiranizada hasta que m u -
perado con la pérdida que le causó el comandante cuanto le ha ocurrido tuerto ó travieso. De esta Seria necesario escribir un abultado volumen,
rió Fernando? A que la legislación no era en
realista Torner, redujo á cenizas toda la población, manera alterando las expresiones, poniendo las si quisiéramos dar á estas observaciones la lati-
su totalidad tan coherente y uniforme como po-
y fusiló 3 voluntarios, que por un descuido h a - u n a s , quitando las otras, y barajándolas todas, re- tud c o m p e t e n t e ; pero debiendo ceñirnos á los
dría desearse (según lo indicó ya un publicis-
bían caido en sus manos. sulta una redacción endemoniada. Esto se llama ta); á que unas provincias tenían fueros escri- estrechos límites de un periódico, concluiremos
Tenemos á la vista la proclama, que Nogue- ' fingir gigantes para vencerlos. De esta manera es t o s , y otras se guiaban por costumbres tradi- observando el errado concepto en que se tiene
ras dirije á los realistas aragoneses , exhortándolos fácil impugnar al primer sabio de la tierra. Con cionales ; á que la repartición de los impues- á los jóvenes de que bajo el cetro de Cristina
á que se restituyan al seno de sus familias, y á ingerir un si donde él establece que no , ó u n tos no era matemáticamente proporcional á las son absolutamente libres, son meros subditos; pero
que fien en el magnánimo corazón de la gene- no donde el establece que si; salimos del paso, y facultades de los contribuyentes; á que en su bajo el hórrido cetro de D o \ CARLOS serán vasallos,
rosa Cristina; y'pava decidirlos á tomar este parti- siempre combatiremos victoriosamente: pero lo recaudación se podían cometer algunas dila- serán esclavos. A un lado el lenguage de las pa-
d o , les anuncia en tono de seguridad, que la bueno será que combatiremos un ente imagina- pidaciones ; á que la administración municipal siones ; valgámonos del idioma exacto, propio y
facción navarra está ya reducida á la nulidad río , un fantasma. Asi lo hace el Eco ni mas ni de algunos pueblos podia estar mejor entendi- preciso de Ja razón, y desvaneceremos toda esta
mas absoluta, y que es inevitable su pronta y menos; concluyendo con la iusípida bufonada de da; á que el código de comercio era susceptible máquina de despropósitos.
segura destrucción. En Cataluña se les ha dicho: que, tal vez en esto mediará algún milagro de de algunas mejoras; á que el plan de estudios En primer lugar en el reinado de Isabel se-
que ya dejó de existir el ejército de CARLOS V. nuestra Señora de los Dolores. ¡ Dejaría de salir podia rectificarse en algunos puntos etc.; pero remos absolutamente libres, meramente subditos.
e n Navarra y las Provincias. ¡ Supla la mentira la i la religión ! Aqui está la gracia de nuestros •chis- ¿ quién ignora que nuestros Reyes hace muchos Esto es contradictorio. El subdito no puede ser
falta de fuerza y de justicia! | tosos de oficio. años iban mejorando todos estos ramos gradual absolutamente libre. Demostración. El s u b d i t o ,
En el Diario Mercantil de Valencia del 27 de y progresivamente, aunque con aquella lentitud según la acepción de la voz, está sometido á la
Enero vemos : que 80 nacionales se resistieron á que era consiguiente á nuestras guerras exterio- ley y á la autoridad encargada de su ejecución.
8.000 facciosos , y aun les causaron la pérdida De Madrid escriben con fecha del 6 de Fe- res é intestinas , y á nuestras vicisitudes políticas? Bajo este supuesto, su libertad está coartada
de 7 muertos ; y si no los dispersaron , derro- brero que los realistas en número d e 1.400 r a - Mas hoy ya puso la mano la pedantería en el por cuanto se ha reducido á menor círculo el
taron y exterminaron para siempre , fue porque bian entrado en S>güen,a: J que otra columna arduo empeño de corregir todos los abusos de una número de acciones que puede ejecutar impune-
Dios no quiso. ¡ Una compañia ¡y de nacionales!} de fuerza superior protegía este movimiento. Lsia vez. Siempre estaremos firmes en el sistema de m e n t e , está pues ligado en cierta forma, y por
contra 14 batallones! ¡Valor heroico! Pero al especie no se fia coirfirmado todavía. la misma razón no será absolutamente libre. ¿Y
fin este puñado de valientes se rufugió á Filia- I
.67) (.68)
nueva, y en su marcha disputó á palmos el ter- reformas rápidas , decía la Revista. Mensagero-
has de su incapacidad? No lo creemos. Mientras reno; y sin embargo no tuvo ni un muerto ni
que en Madrid se charla y se negocia, hay en un herido. Ya há tiempo que se nos aseguró, que La disolución de los estamentos ha cansado una También el gobierno de Cristina sigue esta feliz
las provincias hombres que juegan su fortuna y eran inmortales é invulnerables los campeones viva impresión especialmente entre los moderados. idea; pero ¿el resultado? Que en vez de refor-
su vida por los intereses d é l a revolución, y qué Los que há poco tiempo se llamaban represen- mar los tan decantados abusos, lia sufrido la
no tienen el recurso de una emigración como le de la libertad. tantes de la Nación, desliiuidos á protejer los in- pública administración un deterioro visible y no
tienen los forjadores de empréstitos y de arenga.% El Diario de Zaragoza inserta un articulo del tereses de los pueblos, la salvaguardia de la li- podia menos de ser asi. El atolondramiento dei
que después de aprovecharse de los recursos que Eco del Comercio, en que se pretende impug- bertad y del órib'/i, el mfory mas seguro apoyo gobierno usurpador, con el objeto de desacredi-
les ofrece el poder, saben salir del paso, trasla- nar la Cátela de Don CARLOS. Después de repetir del trono de Isabel, se han convertid.) por una tar la antigua administración, quiso de un golpe
dándose á un país extranjero. Los qvie combalen de- lo de la letra , el papel, la imprenta y correc- extraña metamorfosis en agentes del despotismo, hacerlo todo y no hizo nada. Irritó los ánimos
ción tipográfica, enviste á la redacción. Pero ¿á sin extirpar los abusos. Cuando un cuerpo abun-
fendiendo la revolución en Navarra y en Cata- iartidarios de la facción 1 el rogada , enemigos de la
luña, y las juntas vilmente engañadas por Mendi- ¿onde se dirije el ataque ? <-Es por ventura gene- Í 112 y los progreMis , pertinaces, y sediciosos ; y
da de humor vicioso, un médico sagaz no pro-
cura su evacuación sino leutísimamcnte. Muere
zabal , no esperarán á que este señor, cuando le I ral contra todos los números salidos y por salir? todo esto porque sus ideas no han parecido bastan-
No s e ñ o r : es tan solo contra el numero ai, prontamente un hidrópico, si de una vez le pur-
acomode, retina otra nueva representación de esta temente democráticas, y por haber cometido el
( eme han tenido buen cuidado de no expresar.) gan de todas las aguas infectas. No pide menos
parada parlamentaría, cuya dirección está á car- imperdonable delito de oponerse al dictador. El
Y ¿qué artículo de aquel número ha llamado la lentitud, y acaso pide mas la extracción de los
go de los extranjeros. estamento se disolvió en pena de su pecado, y
humores viciosos del cuerpo político. Nuestros
Se supone que Mendizabal siguiendo esta con- atención de los señores del Eco} Es solamente el gobierno siempre contradictorio en sus actos
Reyes sabían que en este particular debia cami-
ducta expone atrevidamente su cabeza: si la pierde un pequeño parrafito en el que refiriendo lo al paso que proclama ¡irincipios de libertad, d e -
narse á pasos tan p e q u e ñ o s , que apenas el pue-
será una triste expiación de las taitas que ha co- ocurrido en las inmediaciones de San Hilario, nos creta arl)itrari;inienle la disolución del que se lla-
blo pudiera sentir el movimiento; que de mu-
metido; pero no por eso sacará á la España explicábamos de esta manera: los Cristinas se ba- maba el cuerpo legislativo, tan solo porque no se
chas tenues innovaciones se había de componer
de la crisis funesta á q u e la ha arrastrado. tieron algún tiempo con bastante resolución ;y sin conformaba con las ideas de un partido, que as-
la total en ciertos ramos, y que este era el medio
No debe tenerse mas esperanza en la dictadu- embargo de, que recibieron refuerzo en lo recio pira á una dominación exclusiva. Se espera sin du-
único de mejorar la suerte de los pueblos sin
ra de Mendizabal, que la q u e se ha tenido del combate, hubieron de ceder al ualvr de nuestras da que las primeras elecciones darán hombre* mas
revoluciones, que los suman en un abismo de
en su arden legal. El revolucionario no mo- tropas. Estos fueron precisamente los términos con complacientes, mas viles, y mas identificados con
males. De esta forma se va haciendo la cerviz
difica « n a constitución otorgada: ó la derri- que nos explicamos, sin añadir ni quitar una sola la revolución. Los héroes de Jas asonadas irán á
al yugo saludable paulatinamente. Sacude feroz
ba, ó cae con ella; pero Mendizabal no está coma : léase a
dicho número en la página 97 c o - sentarse en el santuario de ¿as leyes: y si por
la multitud el peso de la ley, si todo se le pone
en el dia en el caso de elegir: ha sido por algún lumna a. , y se nos dirá si fue esta ó no la forma una fatalidad la elección no coi-respondiera á los
de una vez sobre los hombros: pero se ajusta sin
tiempo el agente del Estatuto Ileal, por ser para con que redactamos aquel periodo. Mas ahora h a n buenos deseos de Mendizabal, todo lo remediarán
violencia á una innovación progresiva: á cada
de ver nuestros lectores , como lo tiau amasado el señor Conde de las Navas, las juntas de An-
siempre el hombre de la soberanía del pueblo. leve mudanza se suscita un leve rumor que por
en la oficina del Eco. "Tenemos á la vista, dicen, dulucía, y la guardia cívica, declarándose en santa
sí mismo se acalla : y resulta el pueblo defini-
un número de la Gaceta de Don CHELOS en q u e insurrección.
tivamente mejorado, casi sin que haya percibido
se lee: los cristinos se batieron con bastante r e -
los medios de la reforma.
NOTICIAS DE ESPAÑA. solución, y habiendo recibido refuerzo hubieron
de ceder.» Impugna luego el Eco esta redacción También se ha empeñado el filosofismo en ha-
llar abusos donde no los hay, y en dar el ca-
El REY N. S. llegó á Durango en -compañía de que es suya y muy suya, y no de la Gaceta de Decían los periódicos citados en el número an-
rácter de monstruosas anomalías, y errores de
5. A. R. el dia 11 por la tarde , y continúa en Don CARLOS. Aquella dijo: que los cristinos se terior, que la mano benéfica de la inmortal Cris-
consecuencia á las mas insignificantes bagatelas;
batieron con resolución , y que sin embargo de lia-' tina rompió nuestras cadenas, y extirpó los abusos
aquel p u n t o . ber recibido algún refuerzo, hubieron de ceder. El y en su virtud ha procedido el gobierno refor-
De Zaragoza confirman las proezas del suizo Eco ha suprimido el sin embargo , y ha substituido que habían afligido tantas generaciones. Pero ¿á
mista á cambiar los elementos todos de nuestras
Toyer con motivo del ataque de Pradeconte. Exas- el habiendo; q u é se reducen los tan ponderados abusos que
ha quitado el haber, y ha puesto antiguas instituciones.
degradaban la España tiranizada hasta que m u -
perado con la pérdida que le causó el comandante cuanto le ha ocurrido tuerto ó travieso. De esta Seria necesario escribir un abultado volumen,
rió Fernando? A que la legislación no era en
realista Torner, redujo á cenizas toda la población, manera alterando las expresiones, poniendo las si quisiéramos dar á estas observaciones la lati-
su totalidad tan coherente y uniforme como po-
y fusiló 3 voluntarios, que por un descuido h a - u n a s , quitando las otras, y barajándolas todas, re- tud c o m p e t e n t e ; pero debiendo ceñirnos á los
dría desearse (según lo indicó ya un publicis-
bían caido en sus manos. sulta una redacción endemoniada. Esto se llama ta); á que unas provincias tenían fueros escri- estrechos límites de un periódico, concluiremos
Tenemos á la vista la proclama, que Nogue- ' fingir gigantes para vencerlos. De esta manera es t o s , y otras se guiaban por costumbres tradi- observando el errado concepto en que se tiene
ras dirije á los realistas aragoneses , exhortándolos fácil impugnar al primer sabio de la tierra. Con cionales ; á que la repartición de los impues- á los jóvenes de que bajo el cetro de Cristina
á que se restituyan al seno de sus familias, y á ingerir un si donde él establece que no , ó u n tos no era matemáticamente proporcional á las son absolutamente libres, son meros subditos; pero
que fien en el magnánimo corazón de la gene- no donde el establece que si; salimos del paso, y facultades de los contribuyentes; á que en su bajo el hórrido cetro de D o \ CARLOS serán vasallos,
rosa Cristina; y'pava decidirlos á tomar este parti- siempre combatiremos victoriosamente: pero lo recaudación se podían cometer algunas dila- serán esclavos. A un lado el lenguage de las pa-
d o , les anuncia en tono de seguridad, que la bueno será que combatiremos un ente imagina- pidaciones ; á que la administración municipal siones ; valgámonos del idioma exacto, propio y
facción navarra está ya reducida á la nulidad río , un fantasma. Asi lo hace el Eco ni mas ni de algunos pueblos podia estar mejor entendi- preciso de Ja razón, y desvaneceremos toda esta
mas absoluta, y que es inevitable su pronta y menos; concluyendo con la iusípida bufonada de da; á que el código de comercio era susceptible máquina de despropósitos.
segura destrucción. En Cataluña se les ha dicho: que, tal vez en esto mediará algún milagro de de algunas mejoras; á que el plan de estudios En primer lugar en el reinado de Isabel se-
que ya dejó de existir el ejército de CARLOS V. nuestra Señora de los Dolores. ¡ Dejaría de salir podia rectificarse en algunos puntos etc.; pero remos absolutamente libres, meramente subditos.
e n Navarra y las Provincias. ¡ Supla la mentira la i la religión ! Aqui está la gracia de nuestros •chis- ¿ quién ignora que nuestros Reyes hace muchos Esto es contradictorio. El subdito no puede ser
falta de fuerza y de justicia! | tosos de oficio. años iban mejorando todos estos ramos gradual absolutamente libre. Demostración. El s u b d i t o ,
En el Diario Mercantil de Valencia del 27 de y progresivamente, aunque con aquella lentitud según la acepción de la voz, está sometido á la
Enero vemos : que 80 nacionales se resistieron á que era consiguiente á nuestras guerras exterio- ley y á la autoridad encargada de su ejecución.
8.000 facciosos , y aun les causaron la pérdida De Madrid escriben con fecha del 6 de Fe- res é intestinas , y á nuestras vicisitudes políticas? Bajo este supuesto, su libertad está coartada
de 7 muertos ; y si no los dispersaron , derro- brero que los realistas en número d e 1.400 r a - Mas hoy ya puso la mano la pedantería en el por cuanto se ha reducido á menor círculo el
taron y exterminaron para siempre , fue porque bian entrado en S>güen,a: J que otra columna arduo empeño de corregir todos los abusos de una número de acciones que puede ejecutar impune-
Dios no quiso. ¡ Una compañia ¡y de nacionales!} de fuerza superior protegía este movimiento. Lsia vez. Siempre estaremos firmes en el sistema de m e n t e , está pues ligado en cierta forma, y por
contra 14 batallones! ¡Valor heroico! Pero al especie no se fia coirfirmado todavía. la misma razón no será absolutamente libre. ¿Y
fin este puñado de valientes se rufugió á Filia- I
( i69 )
será exacto que Isabel tendía subditos, y el REY
\ sentenciarlos; asi nos lo dijo la Revista. P r e - d&.° 35 oJtba*l,c¿
DON CARLOS V. esclavos y vasallos} Discurramos.
g ú n t a s e : ¿no es esta una verdadera tiranía? ¡Y 23 3e Mteto %t fi%.
eso es en el reinado de la libertad] La revolu-
¿ Q u é significa la voz esclavo? Un hombre sin
ción no está obligada á ser consecuente.
mas libertad (pie una bestia, sujeto al capricho
Siempre ha sucedido lo mismo. ¿ Se arrancó
de su s e ñ o r , sin voluntad propia, cargado á la vez
de la mano benéfica y paternal de los Monarcas
de hierros, amarrado á u n poste ó á la rueda
de la tahona; el látigo siempre presto á cas- el cetro de su autoridad? ¿Cayó el poder en ma-
tigar la mas leve trasgresion, y por fin hecho nos de oscuros y presuntuosos filosofastros? ¿Sí?
víctima de las coacciones físicas mas humillantes, Pues empezó una época mas ó menos larga de
y que destruyen enteramente la libertad huma- opresión, despotismo y tiranía. La historia en la
na. Esta es la idea de la verdadera esclavitud; mano. Cítese un solo pueblo de la tierra que haya
y ¿habrá en España un hombre tan estúpido estado sujeto á una opresión mas dura, y á u n
tan necio y atolondrado que se persuada seria despotismo mas atroz bajo el imperio de los
WiA mmiM*.
esta la suerte de los españoles en el reinado de hombres libres, que la culta nación francesa.
CARLOS V? Y ¿ no es esto insultar á la razón y bur- ¡ Cuántos millares de víctimas fueron sacrificadas
larse de lá credulidad de los incautos? I^is pro- ó sin forma de juicio, ó con irrisorias formali-
vincias sujetas al cetro de CARLOS V., ¿no disfru- d a d e s ! ; Cuántos ciudadanos fueron despojados
tan hoy de la libertad mas completa, salvas las de sus haberes! El p u d o r , las virtudes todas y
restricciones que exigen la tranquilidad y el or- hasta la misma cortesanía proscriptas como ene-
den público? f Cuántos miles de testigos cuenta migas de la libertad; y los hombres de bien obli-
ARTICULO DE OFICIO
fuerza oculta, emprendió esta un vivo fuego, que
en su apoyo esta verdad incontestable! Desen- gados á encerrarse en oscuros subterráneos ú tan pronto como lo observaron los enemigos, se
gañémonos. Las expresiones hiperbólicas de va- obligados á huir al extranjero; los cadalsos c u - i/r/tte ¿w noveaad e?i <k¿, refugiaron á la trincadura con la perdida de 3
sallage, esclavitud, hierros y cadenas son muy biertos de sangre; el terror y la desolación c u - muertos que dejaron en el campo, y 6 heridos
poco exactas, y maliciosamente escogidas para briendo de luto toda la Francia, y reduciendo
wn/iortanóe ¿a¿i¿d.
que pudieron retirar quedando en nuestro po-
extraviar la opinión de los españoles, y hacer á la esclavitud mas indigna á veinte y seis m i - der los tres fusiles de aquellos; sin que de nues-
prosélitos á favor de la usurpación. Pues ¿qué llones de habitantes. simolJlT 1
, be neflCÍ
f Z dÍsfmta S A
- - B el
- ^ení tra parte haya resultado ni siquiera una leve
significado racional podrá tener en el dia esa Esto mismo ha sucedido entre nosotros. Ni simo Señor Infante Do N S E B A S T O GABIUEL.
herida, no obstante el vivísimo fuego de bala rasa
voz espantosa de vasallo? Viene á ser un sinó- acaso hay época en nuestra historia en que los y metralla que hicieron de dicha trincadura: y
nimo de subdito, pero en ninguna manera de españoles hayan sido mas propiamente vasallos y añade que al volver á su destino observó, que
esclavo: luego el decir á la juventud que en el esclavos, ni en que se baya verificado mas li- Leibach n tlCmS
° qUC Se han
"Mido de de Portugalete llegó una partida de rebeldes á la
reinado de Isabel seríamos subditos, y en el de teralmente lo de y u g o s , hierros y cadenas, que dad\í¿ /TgUran' 9^ ^>nlinúan en aqueUa Ciu- indicada casa, y la prendieron fuego. Lo que me
CARLOS V. esclavos y vasallos , es una superche- en el imperio de las libertades patrias. El año dad sm la menor novedad en su importante salud apresuro á poner en el superior conocimiento de
ría con que se pretende alucinar á la parte in- aa se vio la nación indignamente esclavizada por tfv Perenísimo Señor PBÍWCIM DE ASTURIAS
V. E. para su satisfacción.—Dios guarde á V. E.
cauta del pueblo español. los mismos hombres que hoy se dicen p r o p u g - muchos años. Cuartel general de Galdácano I/J
Lo mas gracioso es, que en el reinado de los náculos de la libertad. Los calabozos se vieron sZra ,T°f A"'*' «&**«*
¿enoia Infanta DOÑA MARÍA TERESA Y la Seré
?* la Serenísima de Febrero de i836.—Exmo. Sr.—Juan Manuel
hombres libres, y ahora mismo que dicen gozar llenos de hombres h o n r a d o s , y la parte sana de msima Señora Infanta D O I A M A R Í / A ^ X A U A Sarasa.— Exmo. Sr. Secretario de Estado y del
la nación de los fueros sacrosantos de la liber- la nación tembló mas de una vez al reverbero Despacho de la Guerra.
t a d a s la España mas esclava, mas tiranizada, y de los puñales y al estruendo de los trágalas. Comandancia general de Guipúzcoa.—Exmo.
de consiguiente menos libre que bajo la domi- Los Pirineos vieron huir al extrangero infinitos Sr.— La estrechez en que de dos meses á esta
nación de sus Reyes. Un gobernador civil, u n ciudadanos, que no pudieron resistir la espantosa parte se hallaba la guarnición de San Sebastian,
oficial de la guardia nacional, un ministril cual- tiranía de los patriotas. el ahogo y privaciones que sufría, consiguientes
quiera , aterra á los pacíficos habitantes con la En el reinado de Isabel, que dicen ser la épo- r i ^ ^ Z f r t £ ' ejército Beal de á un estado de riguroso bloqueo, y el deseo de
severidad de sus pesquisas, y con el allanamiento poca gloriosa de la libertad, vemos la inmensa ma- tallón L „ , \ r ~ t l C ü m a » d a n t e del 6.° ba- vengar los descalabros sufridos en las casernas de
de sus casas, que se está ejecutando á todas ho- yoría del pueblo español tiranizada por un par- noúda t q e fe * * ** R i e n d o Arambarri y San Rartolomé, no podían mirarse
ras. ¿Se quejaban de la arbitraria destitución de tido petulante é inexorable, que colocado al írente teras de \¡nZ .• a d e f r e n t e d e J a s c a n - con indiferencia por el gobierno usurpador, siem-
algunos empleados? Pues hoy se separan á cen- del p o d e r , y apoderado de la fuerza armada
tenares, asi en el ramo administrativo, como en ejerce el mas duro despotismo sobre un pueblo,
el judicial, en la hacienda y la milicia. Si pre- que se resiste á reconocer el trono fantástico de
-; trtadX éZST'L fr,Iga,etr'existia pre propicio á oir los clamores de sus desven-
turados prosélitos: asi es, que aunque á costa de
los mayores esfuerzos y sacrificios, ha podido
en clianc
guntan la causa de su separación, la respuesta la usurpación. fin de „ . ° «olía aproximarse; con el proveer aquella Plaza de lo necesario para su de-
Sim Ín t0 y
á buen librar e s , la expatriación ó el confina- Resulta de lo dicho, que las acriminaciones in- P i n t a s sel A J ^ a ' ™ e n t a r ' á estos fensa, y aumentar su guarnición hasta el número
tentadas contra el Monarca legítimo caen de lleno E * i S e . d l " ? ' ° desde Munguía con dos com-
miento. Aunque jamas hayan pensado en CARLOS V, de CSta d de 3ooo h o m b r e s , sin contar con los urbanos.
se les califica de sospechosos ; y con este salvo sobre el partido que las promueve : y que si hay RnS» i %t* "• ™**.'7 k^ndo Todos estos preparativos, atendidas las escasas
conducto hay lugar á las vejaciones, á la depor- despotismo , tiranía, hierros y cadenas, son pre- puso «ue o r U ° a , 3 S c ^ o y media, drs- fuerzas que se hallaban á mis órdenes, no me
tación y al calabozo. Allí pasan los meses sin cisamente las que emplea la revolución contra Se^tiradonS V 0h,nta, os a
f -' ' mando del capitán dejaban dudar que algún dia fuese acometido y
que se les diga la causa ni el juez que haya de l la causa de la legitimidad y del orden. reser ; l n ^ t " 1 C n el
° ™> or
disimulo y arrojado, como el enemigo propalaba, de la pro-
vincia de Guipúzcoa. Las noticias confidenciales
el res o de I, fSC1VaC10n d Í C h ° C o r a a n d a n t e con recibidas del extranjero y otros conductos, coin-
guerr h „ , ' 5 * 1 * 1 7 " T * a l S a r S e n t o & «* cidían con mis temores. Llegó por fin el dia 10
* r ¿ I , C ° n * ? a f a n o s se° acercasen del corriente y hora de las once de su mañana,
EN LA IMPRENTA REAL. « t i g o - v S r S r a r a . , ] a n r l a t e n c i ó n del eue- en que el enemigo puso en práctica su plan, sa-
a S 1 S a I Í e r U d e e l l a como co
deíé re¿ií ' ° *a liendo repentinamente de Sau Sebastian, con di-
Sen perSeCUCÍOn de
biéndosp ' J aquellos, ha- rección al convento del Antiguo, apoyado por un
cendóse aproxunado á la casa donde estaba í a | vapor, un bergantín y varias trincaduras que tam-