Pactos Políticos como estrategia en la

lucha para alcanzar los derechos de
las mujeres en Oaxaca, México
Por:

Licenciada en Derecho:
María del Rosario Villalobos Rueda
 
 

Oaxaca, México
 
 
Mayo, 2016
   
 

$JUDGHFLPLHQWRV

$TXLpQVLQRDHVDKLMDHKLMRSRUODVKRUDVUREDGDV
$FDGDXQDGHODVIHPLQLVWDVTXHIXHURQVRQ\VHUiQSDUWHGHPLKLVWRULD$
HOODVFRPR~QLFDVUHVSRQVDEOHVGHPLVFRQRFLPLHQWRVFRQYLFFLyQ\FRPSURPLVR
$DTXHOORVKRPEUHVTXHGHUHSHQWHVHFRQYLUWLHURQHQFyPSOLFHVDYHFHVVLQ
VDEHUOR\RWUDVVLQTXHUHUORDRWURVPiVSRUDEUD]DUFRQVFLHQWHPHQWHODQHFHVLGDG
GHODLJXDOGDG
$PLVDPLJDVGHOD\HUGHDQWLHUGHPDxDQDRSDVDGRSRUHOLPSXOVRUHVSHWR
\FDULxR
$ 08*(5 $& SRUTXH  PH QXWUt GH ODV H[WUDRUGLQDULDV H[SHULHQFLDV
SURIHVLRQDOHVGHPLVFRPSDxHUDV\GHODVYLYHQFLDVGHFDGDPXMHUKDFLHQGRGHPt
XQDPHMRUSHUVRQD
$ 08629, SRU VX DOHJUtD \ FRORULGR SRU VHU HO FODUR HMHPSOR GH TXH ODV
PXMHUHVVL32'(026SDFWDU
$ 1HOO\ 5HEHFD *ORULD *XDGDOXSH 1RUPD %iUEDUD  \ 6ROHGDG 3RU OD
FRQILDQ]DGHFRPSDUWLUPHVXVH[SHULHQFLDVGHOXFKD
$ODVPXMHUHVKRPEUHV\SHUVRQDVGHODGLYHUVLGDGTXHPHDSR\DURQHQOR
GRPpVWLFRSDUDSRGHUKDFHUpVWHHMHUFLFLRGHLQYHVWLJDFLyQ
$  PLV SURIHVRUDV GH 89,& 8QLYHUVLGDG 9LUWXDO HQ %DUFHORQD GHO 0DVWHU
,JXDOGDG\(TXLGDGHQHO'HVDUUROOR\HQHVSHFLDODOD'UD5RVD&RER%HGLDSRU
VHUPLHVWULFWDDVHVRUDGHO7UDEDMR)LQDO

   
 

Índice
Introducción........................................................................................................... 7
1. Pactos Políticos como Estrategia en la Lucha para Alcanzar los Derechos
de las Mujeres...................................................................................................... 10
1.1 Antecedentes vinculados al Feminismo ....................................................... 10
1.2 Fundamentos Legales .................................................................................. 16
1.2.1 Marco Internacional ............................................................................... 16
1.2.2 Marco Nacional ..................................................................................... 19
1.2.3 Marco Estatal ......................................................................................... 22
1.3 Violencia Política contra las Mujeres............................................................ 24
1.4 Elementos Teóricos acerca de los Pactos Políticos ..................................... 26
2. Participación Política de las Mujeres en Oaxaca. ........................................ 33
2.1 Representatividad Política de las Mujeres en Oaxaca .............................. 34 
(MHUFLFLRGH,QYHVWLJDFLyQ³/DV9RFHV$XWRUL]DGDV´.................................. 39
3.1 Metodología de Investigación....................................................................... 39
Contexto de Estudio. ...................................................................................... 39
Enfoque Metodológico. ................................................................................... 39
Características de la Muestra. ........................................................................ 40
Recolección de Datos. .................................................................................... 40
Análisis de la Información. .............................................................................. 41
Guía de Entrevista: ......................................................................................... 41
3.2 Hallazgos con Relación a los Pactos Políticos como Estrategia en la Lucha
para Alcanzar los Derechos de las Mujeres. ...................................................... 43
3.2.1 Categorías de Análisis ........................................................................... 48
3.2.1.1 El Feminismo como Paradigma Teórico. ............................................ 48
3.2.1.2 ¿Por qué es importante aportar a la Igualdad? ................................... 50
3.2.1.3 El desempeño de las Mujeres Legisladoras Locales y/o Federales.... 52
3.2.1.4 Los Pactos Políticos entre Mujeres. .................................................... 56
4. Conclusiones ................................................................................................... 61
4.1 Aciertos y Logros ......................................................................................... 61
4.2 Desaciertos y Áreas de Oportunidad ........................................................... 62
5. Propuestas ....................................................................................................... 64
6. Fuentes de Investigación................................................................................ 71  

   
 

Presentación
Todo momento es oportuno para abordar los derechos de las mujeres, porque forma
parte de la agenda pendiente de las administraciones públicas. La deuda histórica
que existe por la omisión y la evasión de las instituciones gubernamentales en
materia de violación no solo a los derechos humanos, sino también económicos,
laborales, físicos, sexuales, psicológicos, políticos, entre muchos otros, relativos a
las mujeres, obliga a permanecer de modo constante en la lucha hacia la
consecución vívida y tangible de nuestros derechos.
Para quienes nos dedicamos a trabajar a diario temas y problemáticas reales
en torno al feminismo, la formación permanente y actualización profesional
constante es necesaria e indispensable, principalmente porque la complejidad de
los eventos que se suscitan implican cada vez un mayor reto debido a la dinámica
difícil de la sociedad actual.
Es por ello que, para luchar a favor del cumplimiento de los derechos de las
mujeres, además de la vocación, sororidad

y el compromiso para ayudar; es

fundamental el conocimiento histórico y de los aspectos filosóficos primordiales del
feminismo, a fin de que el despliegue de esfuerzos que se realice para alcanzar los
derechos de las mujeres no sean tergiversados de los objetivos del feminismo; y
que las buenas intenciones, se estanquen en acciones inservibles, o peor aún,
promuevan y fomenten el patriarcado; todo por la falta de bases sólidas en torno a
la esencia del feminismo.
De modo personal, independientemente del aprendizaje que he obtenido a lo
largo de los años he simpatizado con la temática que aborda el feminismo y
participando activamente en la lucha por los derechos de las mujeres en Oaxaca,
individualmente y a través de diferentes organizaciones; considero como un pilar
trascendental en mi formación profesional estudiar para consolidar los
conocimientos, pues creo fervientemente que debe existir coherencia y congruencia
entre la teoría y la práctica, y viceversa.
Por lo anterior, en el presente documento tengo la intención de estructurar un
texto que además de sustentar un alto nivel académico, sea útil en la realidad
cotidiana de muchas mujeres.
4  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Bajo ésta línea, es importante mencionar que el presente documento surge
como resultado de años de ardua tarea enfocada a procurar los derechos de las
mujeres tanto de manera personal como al frente de MUGER A.C.
En todo este tiempo, he sido testigo del grillete, en muchas ocasiones
inquebrantable que el patriarcado instala en mujeres de todos los estratos sociales,
sin embargo, ésta situación por sí misma preocupante, solo es superada por la
cotidianeidad con la que dicho grillete es culturalmente admitido, inclusive aceptado
no solamente por el patriarcado, sino por las mujeres a quienes afecta.
Tal situación es una llamada incesante a no bajar la guardia, a no retroceder ni
un milímetro en lo que se refiere a la lucha para alcanzar los derechos de las
mujeres; no obstante, uno de los elementos más significativos que se vislumbran es
la falta de estudios de carácter académico con impacto e incidencia real en las
problemáticas de género.
Es por ello que la oportunidad que brinda elaborar un documento objetivo y
sensible en torno a los derechos de las Mujeres en Oaxaca, resulta, por un lado,
una enorme responsabilidad por el hecho de abordar una temática tan sensible, y
por otro, un emocionante desafío con la expectativa de coadyuvar a la reflexión y a
la acción para favorecer el cumplimiento a cabalidad de los derechos de las mujeres.
Como punto de partida, se puede señalar que la violencia hacia los derechos
de las mujeres, es una problemática multifactorial, ya que es el reflejo de una serie
de supuestos patriarcales de índole histórico, político, social, cultural, económico,
sexual, entre otros, que exigen alternativas de solución igualmente múltiples, es
decir, a un tema tan complejo es necesario atenderlo de igual forma múltiple.
Uno de los aspectos donde se ha notado mayor grado de violencia, es en la
participación política de las mujeres, rubro que es singularmente preocupante, ya
que si de primer momento no se garantiza igualdad en los derechos políticos a las
mujeres con respecto a los hombres, es improbable que se puedan garantizar el
cúmulo de derechos que nos corresponden; pues si la implementación de la justicia
conforme el apego a la ley no es capaz de garantizar a plenitud los derechos, en
este caso, políticos de las mujeres; será muy complicado que en otros sectores se
pueda acceder al alcance de los derechos de las mujeres.
5  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

En este sentido, resulta muy valioso hacer una introspección hacia qué hemos
hecho como mujeres para luchar por nuestros derechos políticos, pues
históricamente ha quedado evidencia que el patriarcado orilla a las mujeres al
anonimato, es por ello que al vislumbrar cómo se suscitan los esfuerzos de nosotras
en virtud de la participación política es un referente sólido para ir hacia la
consecución fehaciente, integral y universal de nuestros derechos.
A partir de mi experiencia, me he percataGR TXH ORV ³3DFWRV 3ROtWLFRV HQWUH
0XMHUHV´RIUHFHQODSRVLELOLGDGUHDOGHFUHDUDPELHQWHVGHGLiORJR\SDUWLFLSDFLyQ
asimismo establecer escenarios propicios para dejar a un lado los intereses
individuales y optar por el bien común.
6LQHPEDUJRORV³3DFWRV3ROtWLFRVHQWUH0XMHUHV´VRQD~QXQDUHJLyQLQKyVSLWD
en el contexto Oaxaqueño, debido a que no se ha realizado un seguimiento puntual
y especializado de los ejercicios realizados hasta el momento, y de esa manera
valorar su impacto, y analizar sus aspectos positivos y negativos, con la finalidad de
mejorarlos paulatinamente.
Por lo anterior, en el presente documento además de valorar elementos
teóricos respecto a los Pactos Políticos entre Mujeres, se pretende llevar a cabo un
análisis lo más apegado a la realidad posible, por tal motivo, me he dado a la tarea
de entrevistar a un grupo de mujeres que han sido partícipes de algunos de los
Pactos Políticos que hasta el momento se han celebrado en Oaxaca, para conocer
desde el interior cuáles han sido sus características reales, y qué involucra su
implementación.
Las mujeres que fueron entrevistadas son: Nelly Martínez Echartea, Gloria
Zafra, Rebeca Cervantes, Guadalupe Rodríguez Ortiz, Soledad Jarquín Edgar,
Norma Reyes Terán y Bárbara García Chávez. En conjunto decidí referirme a ellas
FRPR ³9RFHV $XWRUL]DGDV´ &DEH UHFDOFDU TXH WRGDV \ FDGD XQD GH HOODV VRQ
conocidas y reconocidas por su destacada intervención en temas de género y por
su participación en los Pactos.

6  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Introducción
Para efectos del presente documento, es importante abordar y desarrollar la
LGHD GH ORV ³3DFWRV SROtWLFRV FRPR (VWUDWHJLD HQ OD /XFKD SDUD $OFDQ]DU ORV
'HUHFKRV GH ODV 0XMHUHV´ SDUWLHQGR GH OD SUHPLVD GH TXH HO IHPLQLVPR HV XQ
paradigma teórico con un sólido fundamento teórico e histórico, y que la relevancia
que le acompaña es la de los logros que las mujeres hemos tenido, mismos que son
palpables en la vida pública y privada de las mujeres, desde el derecho al voto al
acceso a la educación, y desde la apertura a las oportunidades de empleo hasta la
libertad para elegir, entre muchas otras cosas, con quien contraer matrimonio; sin
embargo, es necesario, por un lado, conocer, y por otro, reconocer, que en muchas
comunidades esto aún no ocurre, y que la lucha feminista ha llegado a cuentagotas
, y algunos de los logros obtenidos funcionan como una victoria pírrica, puesto que
aún es necesario consolidar las victorias feministas sobre la cultura patriarcal.
Para ello, considero que los Pactos Políticos entre Mujeres son una
alternativa necesaria, apropiada, viable, factible y eficaz, para que la lucha feminista
tenga un impacto social aún más trascendente del que ha tenido; en este sentido,
en lo subsecuente se habrá de sustentar ésta idea, así como mostrar algunos
ejemplos reales de Pactos Políticos entre Mujeres, incluida la experiencia en
Oaxaca, México, contexto en el cual yo me he desarrollado personal y
profesionalmente.
A continuación, explico la estructura en la que está constituido el presente
documento:
Como punto de partida, para comprender a totalidad a los Pactos Políticos
como estrategia en la lucha para alcanzar los derechos de las mujeres, es necesario
rescatar algunos de los aspectos básicos del feminismo, por ello es necesario
mencionar los elementos básicos del marco histórico y filosófico vinculados al
feminismo, y de esa manera proporcionar nociones claras que permitan enfocar con
claridad al objeto de estudio.

7  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Posteriormente, es necesario hacer un recuento de los fundamentos legales
a nivel internacional, nacional y estatal que otorgan certidumbre a la participación
política de las mujeres, en este sentido, se mencionarán los más significativos.
Enseguida, se esbozará un apartado donde se mencionan los aspectos
teóricos más significativos de los Pactos Políticos entre Mujeres, de esta manera se
podrán dilucidar su definición conceptual y sus características, acudiendo a algunas
de las autoras más representativas de dicha temática.
Después, es el momento de abordar los Derechos Políticos de las Mujeres
en Oaxaca, específicamente se profundizará en la Representatividad Política que
las Mujeres han tenido en Oaxaca, mediante el análisis de los espacios que han
ocupado al frente de ayuntamientos, diputaciones locales y federales, y en el
Senado de la República.
/XHJRVHGHVDUUROODUiHODSDUWDGRGHQRPLQDGR³/DV9RFHV$XWRUL]DGDV´TXH
consiste en la entrevista a siete mujeres con vasta experiencia en torno a temas de
género y partícipes activas de algunos de los Pactos Políticos que se han llevado a
cabo en Oaxaca, en este sentido, se delimitará la metodología de investigación que
se utilizó, mencionando también el contexto de estudio, el enfoque metodológico,
las características de la muestra, asimismo, la forma en la que se llevó a cabo la
recolección de los datos y el análisis de la información; se muestra también la guía
general de la entrevista.
Bajo ésta línea, se dará cuenta de los hallazgos obtenidos a través de cuatro
categorías de análisis, estas son: El Feminismo como Paradigma Teórico, ¿Por qué
es importante aportar a la igualdad?, El Desempeño de las Mujeres Legisladoras
locales y/o federales, y Los Pactos Políticos entre mujeres. A través de dichas
premisas se pretende esbozar los aspectos más significativos que comentaron las
entrevistadas.
Por último, a manera de conclusiones se establecerá una reflexión amplia
sobre los Pactos Políticos y sus implicaciones para coadyuvar a la consecución de
los derechos de las mujeres, enunciando cuáles han sido hasta el momento los
8  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

aciertos y logros en Oaxaca, pero también, sus desaciertos; asimismo, vislumbrar
cuáles pueden ser algunas áreas de oportunidad; en este tenor, tendré el
atrevimiento de realizar con bases teóricas y con los hallazgos del proceso de
investigación, algunas propuestas para consolidar a los Pactos Políticos como una
herramienta real en pro de la lucha por los derechos de las mujeres.

9  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

1. Pactos Políticos como Estrategia en la Lucha para Alcanzar los Derechos
de las Mujeres
 

1.1 Antecedentes vinculados al Feminismo
 

Para hablar de Pactos Políticos entre Mujeres, es necesario contar con ciertos
elementos históricos y filosóficos de feminismo, para dimensionar adecuadamente
su trascendencia. Es importante recalcar que el feminismo, no se trata de una
corriente del pensamiento nueva o de reciente creación, si bien es cierto que en los
últimos años el tema del respeto hacia los derechos de las mujeres ha formado parte
del discurso políticamente correcto de las autoridades, de los candidatos a un cargo
de elección popular, en los medios masivos de comunicación, en las redes sociales,
entre otros espacios; el feminismo como paradigma teórico tiene sus orígenes
desde hace ya tres siglos.
Rosa Cobo (2014) proporciona el devenir histórico del feminismo a lo largo
de los siglos XVIII, XIX y XX, según Cobo (2014) el feminismo inicia su conformación
HQHOVLJOR;9,,,³FXDQGR)UDQoRLV3RXOODLQGHOD%DUUHHQHODxRSXEOLFyXQ
libro, De l´égalité des sexes, en el que sostenía que la subordinación de las mujeres
no tenía su origen en la naturaleza sLQRHQODVRFLHGDG´ &RER5S 01).
También, se tiene referente claro que en el marco de la Revolución
Francesa, grupos de mujeres se reunieron políticamente con la finalidad de exigir
los derechos ciudadanos que los hombres \DRVWHQWDEDQDVLPLVPR³HQOD
inglesa Mary Wollstonecraft publicó Vindicación de los Derechos de la Mujer, donde
denunciaba que la sujeción de las mujeres no era el resultado de una naturaleza
inferior a la masculina sino de prejuicios y tradiciones que se remontaban a la noche
GHORVWLHPSRV´ &RER5S01).
En este sentido, Cobo (2014) comenta que hay un texto originario de 1405
TXH³&HOLD$PRUyVGHQRPLQDPHPRULDOGHDJUDYLRV\TXHVHKDFHH[SOtFLWRHQ La
FLXGDGGHODV'DPDV´ &RER54, p.  LJXDOPHQWH³$PRUyVVHxDODTXHpVWH
es un género antiguo y recurrente a lo largo de la historia del patriarcado:
10  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

periódicamente, las mujeres exponen sus quejas ante los abusos de poder de que
dan muestra ciertos varones, denostándolas verbalmente en la literatura misógina
RPDOWUDWiQGRODVKDVWDItVLFDPHQWH´ $PRUyV&LWDGDHQ&RER R. 2014, p.
02). Se encuentran pues, en éstos documentos los orígenes de la sistematización
del feminismo como perspectiva filosófica y paulatinamente deriva en establecer
por escrito, los abusos, las injusticias los agravios a los que las mujeres han sido
sometidas desde tiempos inmemorables, y desde ésta época se da comienzo con
la lucha histórica por el conocimiento y reconocimiento de los derechos de las
mujeres.
En este tenor, Rosa Cobo (2014) señala que en Europa el avance de la lucha
feminista durante el siglo XIX se vio mermada en parte por el fin de la Revolución
Francesa, y las consecuencias políticas y económicas que trajo consigo. Aquí es
necesario establecer un paréntesis para señalar que, debido al origen Europeo de
la teoría feminista, se le han hecho diversos cuestionamientos, por ejemplo,
señalarla como etnocentrista, sin embargo, la inquietud legítima de las mujeres para
promover el respeto físico, emocional, cognitivo, artístico, etcétera, hacia ellas; y el
establecimiento de igualdad de condiciones sociales, educativas, políticas,
económicas, laborales, humanas con respecto a los hombres; no tiene limitante
geográfico ni es variable de acuerdo a la latitud, al idioma, a la cultura.
Por lo anterior, según Cobo (2014), menciona que la lucha feminista continuó
en Inglaterra y fuertemente en el Continente Americano; un acontecimiento
sumamente significativo en la lucha feminista mundial: la Declaración de
Sentimientos o Declaración de Seneca Falls, en 1848, donde las mujeres de esta
localidad de Nueva York implementaron diversas estrategias pacíficas para exigir el
derecho al voto, sin dejar de lado, la lucha por el logro de los derechos en su
conjunto; y ahora también postulando una crítica seria y justa al matrimonio como
institución provenida del patriarcado; y posteriormente enfatizando el hacia la
OLEHUWDGVH[XDOIHPHQLQD(QVtQWHVLV³HQGHILQLWLYDHOIHPLQLVPRGHOVLJOR;,;VH
torna más abiertamente político y sus conquistas ensancharán la democracia al
DPSOLDUORVPiUJHQHVGHOLEHUWDGHLJXDOGDGGHODVPXMHUHV´ &RERR. 2014, p.06).
11  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Para el siglo XX, a partir de los años sesenta, dice Rosa Cobo (2014), que el
feminismo de ha expandido; ahora el discurso feminista se ha adentrado poco a
poco en la estructura social, en la producción académica general, en las decisiones
gubernamentales, en general durante éste siglo, la lucha feminista se ha
consolidado como paradigma teórico y como movimiento social; con tintes de lucha
política muy delimitados.
Sin embargo, la lucha por la vindicación de los derechos de las mujeres
continúa y contextualizada a las problemáticas que hoy en día requieren aún mayor
atención, como la autonomía personal de las mujeres, la igualdad de oportunidades
laborales, la independencia económica, la libertad sexual, el derecho a decidir sobre
el propio cuerpo.
Por otro lado, el Instituto de la Mujer Oaxaqueña (2008) señala que es
necesario comprender el alcance total del feminismo, y no dejarse llevar por una
definición desvirtuada, para ello es necesario conocer su historia y también la
esencia de los preceptos por los que ha luchado a lo largo del tiempo, y que tratan
de consolidar el alcance de los derechos que se han negado a las mujeres debido
a la exclusividad de la que se han apropiado los varones por la fuerza y por la
ideología arraigada en las culturas; misma lucha, que no solo ha beneficiado a las
mujeres, sino también ha promovido una sociedad más democrática y participativa.
En este sentido, el Instituto de la Mujer Oaxaqueña (2008) ubica tres
momentos histórico-filosóficos claves para la comprensión del feminismo en toda su
extensión. Estos momentos son: El feminismo ilustrado, la crítica a la razón
patriarcal; El sufragismo, crítica a las inconsecuencias de la democracia; y el
feminismo socialista, la crítica a la familia burguesa. A continuación explico cada
uno de ellos:
Según el Instituto de la Mujer Oaxaqueña (2008), cronológica e
intelectualmente, el primer espacio donde se sistematizó la perspectiva de género
fue durante un periodo que se puede determinar como: El feminismo ilustrado,
crítica a la razón patriarcal; se trata de una etapa situada geográficamente en
12  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Europa occidental, temporalmente en el siglo XVII y enmarcada por el quehacer de
la filosofía racionalista, es decir, la época mejor conocida como la ilustración, cuyos
preceptos se sustentan en la filosofía racionalista, concretamente, los primeros
hallazgos de aportes realizados fueron construidos en el interior del racionalismo
cartesiano, donde se cuestionó firmemente el hecho de la legitimidad del poder que
se suscitaba en el medievo, principalmente las monarquías absolutistas, en este
sentido, enfundados en las pautas de iusnaturalismo ó derecho natural, se
consideró que existía igualdad natural por la racionalidad inherente al ser humano,
sin embargo, a pesar que se contempla ésta una máxima universal, es necesario
precisar que únicamente se redujo a la igualdad de los hombres, excluyendo a las
mujeres; y de este modo discriminándolas de los beneficios morales y cognitivos
propios del racionalismo; iniciándose así, ahora de manera formal la minimización
de las mujeres en el plano intelectual, y por ende, en las demás esferas de la vida
pública y privada, empero, esto no fue suficiente para limitar la elaboración
académica de algunas mujeres, mismas que sembrarían los orígenes del
feminismo.
Casos concretos como el de Marie de Gournay, quien cuestionó duramente
la incongruencia que existía entre los que defendían la igualdad natural, pero dicha
igualdad no incluía a las mujeres; también grandes aportes los de François Poullain
de la Barre sosteniendo la premisa de que el entendimiento, no tiene sexo. Si
hacemos una radiografía al siglo XVII, nos daremos cuenta que existieron sin fin de
obstáculos y vejaciones para que las mujeres quedaran relegadas en los rubros
educativo y académicos, sin olvidar el económico, político y social, se trató de una
discriminación basada en argumentos irracionales disfrazados de verdad, curiosa y
VRUSUHQGHQWHPHQWH HPLWLGRV SRU ORV KRPEUHV ³LQWHOHFWXDOHV´ GH OD pSRFD FDVR
concreto el de Juan Jacobo Rousseau, distinguido escritor y filósofo, quien
abiertamente manifestó su pensamiento en contra de la formación educativa de las
mujeres, y en general de que las mujeres tuviesen los mismos derechos, beneficios
y libertades que tenían los hombres, promoviendo un modelo de educación distinto
para hombres y mujeres, ejemplificado en el Libro: Emilio o de la educación, obra
contradictoriamente considerada muy significativa en el ambiente de las teorías
13  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

pedagógicas ;sin embargo, esto no fue impedimento para que apareciera en escena
Mary Wollstonecfraft, con su texto Víndicación de los Derechos de la Mujer, donde
recupHUDYDULRVGHORVSUHFHSWRVTXHGLHURQRULJHQDOIHPLQLVPRSXHV³LPSOLFDXQ
reclamo por la igualdad en la libertad, en el autogobierno, en la capacidad para
trazar los propios fines, con independencia de la particularidad, es decir, en este
caso, con indeSHQGHQFLDGHOVH[R´ ,02S 25). En suma, el feminismo como
paradigma teórico, tuvo su génesis en torno a un contexto socio-político-económico
fundamental en la historia de la humanidad, como de la misma manera,
trascendental ha sido esta época para consolidar al feminismo como pilar en la lucha
por los derechos, la igualdad, y la democracia.
La segunda etapa a la que se refiere el Instituto de la Mujer Oaxaqueña
(2008), se denomina: El sufragismo, crítica a las inconsecuencias de la democracia;
para ello, tenemos que considerar que el feminismo como paradigma teórico se
construye y se reconstruye incesantemente; para el siglo XIX los criterios heredados
de la etapa ilustrada adquirieron una connotación de orientación mayormente
política; tomando en cuenta también que las mujeres aún continuaban con serias
limitaciones en cuanto a la libertad en toda la extensión del concepto, y en demás
rubros de la vida socio-político-económica; la democracia se erigía en el continente
Americano como la forma de gobierno, ante ello, las mujeres emprendieron una
lucha por su justo derecho al voto; asimismo demás garantías acerca de la libertad,
e igualdad de condiciones económicas y laborales que los hombres. Encontramos
ejemplos muy significativos de lucha en Abigail Adams, notable escritora que
defiendo fuertemente las exigencias del feminismo; también, Elizabeth Cady
Stanton, Susan B. Anthony, y Lucrecia Montt, quienes fueron promotoras bajo
muchas circunstancias adversas de la Convención Seneca Falls, donde se tuvo la
consecución de varios logros de carácter laboral, económico y político para las
mujeres.
La tercera y última etapa de la que habla el Instituto de la Mujer Oaxaqueña
(2008), se refiere a ella como: El feminismo socialista: Crítica a la familia burguesa.
Aquí es ineludible hacer mención del escritor Francés Charles Fourier, pensador y
14  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

filósofo TXHDFXxyFRPRWDOHOWpUPLQR³IHPLQLVPR´GHSHQVDPLHQWRRSXHVWRD-XDQ
Jacobo Rousseau, Fourier proponía algo demasiado aventurado para su época
(alrededor de 1816), lo cual era la libertad sexual e independencia marital de las
mujeres; otro personaje importante fue Henri de Saint Simon, quien a causa de sus
ideas y aportes teóricos, inspiró una agrupación de personas denominados
saintsimonianos, mismos que pregonaban por la mujer sexualmente libre, polígama,
al margen del matrimonio como estructura social burguesa. Lo significativo de esto,
es que se contempla a la mujer en el plano de la libertad más allá de las dimensiones
socio-políticas-económicas, situándose en la sexualidad como el espacio de la
libertad emancipatoria, bajo esta perspectiva, se encuentra el trabajo de Alejandra
Kollontay, porque su libro La mujer nueva y la moral sexual, elaborado en un
contexto socio-histórico permeado de las ideas de Karl Marx, reflexiona sobre la
posición de miles de mujeres que de un momento a otro por la situación de los
medios de producción económicos de la época, quedaron ubicadas en el
proletariado, luego entonces, era necesario visualizar el rol de la mujer en ese
medio; Alejandra Kollontay, elabora una reflexión de la mujer en el marco de los
ideales del compañerismo y la solidaridad proletaria, donde, por directriz filosófica,
debían abandonarse los preceptos de sumisión; sin embargo, a pesar de que sus
análisis eran congruentes con la dinámica social y económica de la época; fue
obligada a retractarse de ellos por parte del gobierno; se observa esto como una
barrera más a la lucha feminista, sin embargo, sus ideas han trascendido los años
y nos ayudan a orientar y a comprender de mejor manera la lucha feminista actual,
y sin duda, son ejemplo vivo del pasado histórico que respalda al feminismo, como
paradigma teórico sólido.

15  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

1.2 Fundamentos Legales
Es una realidad que vivimos en una sociedad que está inmersa en un sistema legal
plenamente estructurado, más allá de hacer juicios de valor con respecto al sentido
de la utilidad o del impacto de las leyes para reconocer los derechos de las mujeres;
y posteriormente su aplicación tangible, en este espacio, mi intención es la de
mostrar aquellos fundamentos legales en los cuales la lucha por los derechos de las
mujeres encuentra sustento, porque considero importante conocer y reconocer los
referentes que permiten tener la visión que independientemente de la importancia
histórica y filosófica que ya hemos mencionado sobre las cuestiones de género,
existen referentes jurídicos en constituciones, acuerdos, tratados y convenciones
que le dan un estatus de carácter y dimensión legal, lo cual es parte de los logros
alcanzados, pero también sirve de incentivo para ir por más.
A continuación muestro breve, pero significativamente algunos documentos
que enmarcan, de manera Internacional, Nacional y Localmente en el contexto
Oaxaqueño, jurídicamente la lucha por el logro de los derechos de las mujeres.
1.2.1 Marco Internacional
De manera internacional, existen múltiples convenciones y documentos que se han
desarrollado con la finalidad de abonar a aquellas naciones donde se carece de una
agenda legal en favor de las mujeres.
Iniciamos con la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y
Erradicar la Violencia conWUD OD 0XMHU R ³&RQYHQFLyQ GH %HOpP GR 3DUi´ TXH
establece lo siguiente:
Artículo 4.- Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección
de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos
regionales e internacionales sobre derechos humanos.
Estos derechos
comprenden, entre otros:
a. el derecho a que se respete su vida;
b. el derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral;
c. el derecho a la libertad y a la seguridad personales;
d. el derecho a no ser sometida a torturas;
e. el derecho a que se respete la dignidad inherente a su persona y que se proteja
a su familia;
f. el derecho a igualdad de protección ante la ley y de la ley;
g. el derecho a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la
ampare contra actos que violen sus derechos;
h. el derecho a libertad de asociación;

16  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

i. el derecho a la libertad de profesar la religión y las creencias propias dentro de la
ley, y
j. el derecho a tener igualdad de acceso a las funciones públicas de su país y a
participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones. (Organización
de los Estados Americanos. 1994, p. 02).

En este tenor, en dicha convención, en el artículo 5°, se establece lo siguiente
respecWR D ORV GHUHFKRV GH ODV PXMHUHV ³7RGD PXMHU SRGUi HMHUFHU OLEUH \
plenamente sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales y
contará con la total protección de esos derechos consagrados en los instrumentos
regionales e internacionales sobre derechos humanos.

Los Estados Partes

reconocen que la violencia contra la mujer impide y anula el ejercicio de esos
GHUHFKRV´ 2UJDQL]DFLyQGHORVEstados Americanos. 1994, p. 02).
Es claro que la violencia se puede dar a todas las mujeres, en diversos
ámbitos. Sin embargo esta convención establece lo siguiente:
Artículo 6.- El derecho de toda mujer a una vida libre de violencia incluye, entre otros:
a. el derecho de la mujer a ser libre de toda forma de discriminación, y
b. el derecho de la mujer a ser valorada y educada libre de patrones estereotipados
de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de
inferioridad o subordinación (Organización de los Estados Americanos. 1994, p. 02).

También, en La Convención Interamericana Sobre Concesión

De Los

Derechos Civiles a la Mujer HVWDEOHFHHQVXDUWtFXOR$UWtFXORƒTXH³/RV(VWDGRV
Americanos convienen en otorgar a la mujer los mismos derechos civiles de que
JR]DHOKRPEUH´ 2UJDQL]ación de los Estados Americanos. 1948, p.01).
Asimismo, en la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer, está plasmado lo siguiente:
Articulo 3.- Los Estados Partes tomarán en todas las esferas, y en particular en las
esferas política, social, económica y cultural, todas las medidas apropiadas, incluso
de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con
el objeto de garantizarle el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las
libertades fundamentales en igualdad de condiciones con el hombre.
Artículo 7.- Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para eliminar
la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país y, en particular,
garantizando, en igualdad de condiciones con los hombres el derecho a:
a) Votar en todas las elecciones y referéndums públicos y ser elegibles para todos
los organismos cuyos miembros sean objeto de elecciones públicas;
b) Participar en la formulación de las políticas gubernamentales y en la ejecución de
éstas, y ocupar cargos públicos y ejercer todas las funciones públicas en todos los
planos gubernamentales;
c) Participar en organizaciones y asociaciones no gubernamentales que se ocupen
de la vida pública y política del país.

17  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Artículo 8.- Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para
garantizar a la mujer, en igualdad de condiciones con el hombre y sin discriminación
alguna, la oportunidad de representar a su gobierno en el plano internacional y de
participar en la labor de las organizaciones internacionales. (Organización de las
Naciones Unidas, 1981)

Por otro lado, el Instituto de la Mujer Oaxaqueña (2010), resalta la
Declaración y Programa de Acción de Viena efectuado en 1993, porque hace
énfasis en que los derechos de la mujer y la niña deberán de ser considerados como
parte esencial de los derechos humamos, también, sitúa que la mujer debe ser
partícipe de todas las esferas de la vida pública y privada; igualmente, insta a los
gobiernos y a la sociedad civil para que fomenten los derechos de la mujer y la niña.
También, retoma a la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo
&,3' FHOHEUDGDHQ(O&DLURHQSRUTXH³5HSUHVHQWDXQSDVRLPSRUWDQWHHQ
el avance de los derechos de ciudadanía las mujeres, destacando la igualdad entre
ORVVH[RV\ODDXWRQRPtDGHODVPXMHUHV´ ,QVWLWuto de la Mujer Oaxaqueña. 2010, p.
12).
Además, señala a La Plataforma de Beijing llevada a cabo en 1995, porque
enfoca su discurso de manera integral a gobiernos, instituciones internacionales,
partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, sindicatos, instituciones
académicas y de investigación, a la sociedad civil, entre otros entes, a establecer
rutas para favorecer la participación de las mujeres en los sitios de poder y de tomas
de decisiones.
Por último, hace énfasis en La Novena Conferencia Regional de la Mujer de
América Latina y el Caribe de la CEPAL, celebrada en México en 2004, debido a
TXH ³,QVWD D ORV (VWDGRV 3DUWH D DGRSWDU PHGLGDV HQ WRGDV ODV HVIHUDV SHUR
particularmente en los ámbitos político, social, económico y cultural, y a emprender
reformas institucionales para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de las mujeres
en todas las edades para garantizarles el acceso a la justicia y al goce de todos los
derechos humanRVSDUWLFXODUPHQWHORVGHUHFKRVFLYLOHV\SROtWLFRV´ Instituto de la
Mujer Oaxaqueña. 2010, p.13).
Se aprecia pues, que de manera internacional existe una tendencia clara para
fomentar la participación de las mujeres en los ámbitos social y económicos, sin

18  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

embargo, se distingue el énfasis que se otorga a la mujer y su relación al poder
político, ya sea para explicitar el rol equitativo que debe poseer en el hecho de votar
y ser votada, así como su incorporación en los espacios de poder y de toma de
decisiones.
La importancia de conocer la gran cantidad de documentos en favor de los
derechos de las mujeres que existen a nivel internacional, también fomenta de
manera nacional y estatal, la creación de políticas públicas enfocadas a
salvaguardar y a hacer respetar las garantías que le son negadas a las mujeres,
cuando esto no ocurre, corresponde presionar para que los preceptos que
internacionalmente existen sean considerados.
1.2.2 Marco Nacional
Lo anterior implica que los incipientes beneficios actuales de los que las mujeres
gozamos, no es producto de la normalidad o de la gestión inmediata de algún grupo
o algún político, sino que es el constructo vívido formado a lo largo de los años, es
decir, los logros actuales son consecuencia del pasado; los resultados venideros
serán producto de la lucha permanente e incesante a partir de hoy.
El máximo referente en la protección de los derechos e implementación de
justicia en México es la Constitución Política, en el artículo 1°, establece las
garantías FRQVWLWXFLRQDOHV GH QR GLVFULPLQDFLyQ SXHV PHQFLRQD TXH ³Queda
prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la
edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión,
las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente
contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y
OLEHUWDGHVGHODVSHUVRQDV´ +&RQJUHVRGHOD8QLyQD 6HSXHGHGLVWLQJXLU
que enuncia que por cuestión de género queda prohibida la discriminación. En este
VHQWLGRHQHODUWtFXORƒVHSXQWXDOL]DHQFRQFUHWRTXH³(OYDUyQ\ODPXMHUVRQ
LJXDOHVDQWHODOH\´ +&RQJUHVRGHOD8QLyQD /RFXDOQRSHUPLWHOXJDUD
dudas en el sentido de que, formalmente, la Constitución concibe en igualdad de
circunstancias a los hombres y a las mujeres.
19  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Bajo ésta línea, también es importante echar un vistazo a la situación jurídica
de la igualdad en el ejercicio de los derechos políticos, en este sentido, el H.
Congreso de la Unión (2015a) expresa en la Constitución Política a través de los
artículos 8°, 9°, 15°, 34°, 35° y 41°el reconocimiento de la igualdad de los derechos
políticos. No obstante, es pertinente hacer hincapié en los artículos 34° y 35°. En el
artículo 34° se establecen los requisitos para el derecho a la ciudadanía, y se
específica en que ésta será por igual para varones y mujeres. Asimismo, en el
artículo 35°, se instauran los derechos políticos de la ciudadanía, destacando que
no se identifica diferencia alguna si se tratase de mujeres u hombres.
Como importante sustento jurídico, merece atención especial el artículo
133°, ya que estipula lo siguiente:
Artículo 133°: Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de
ella y todos los Tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se
celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley
Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada Estado se arreglarán a dicha
Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda
haber en las Constituciones o leyes de los Estados. (H. Congreso de la Unión,
2015a)

Se trata de un reconocimiento de la implementación de los preceptos
internacionales, como el enlace que otorga coherencia y congruencia a los
mecanismos internacionales con los nacionales, en este caso, es posible realizar
el vínculo en virtud del respeto a los derechos de las mujeres.
Por otro lado, a nivel nacional también existen diversos documentos de
carácter oficial para salvaguardar los derechos de las mujeres, uno de ellos es la
Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, emitida por el H. Congreso
de la Unión (2014). Aquí, en el artículo 9°, se puntualizan una serie de criterios
como medidas para prevenir la discriminación, entre ellas: impedir el acceso a
servicios educativos, prohibir la elección de empleo o restringir las oportunidades
en él, negar o limitar información sobre derechos sexuales y reproductivos, e impedir
o limitar el acceso a la procuración e impartición de justicia; lo anterior, son premisas
que han formado parte de la agenda en cuestión de la lucha de género; y en éste
apartado se les da cabida importante. También, en el mismo artículo 9°, menciona

20  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

criterios fundamentales en las fracciones VIII y IX, en razón de la participación
política, a saber:
VIII. Impedir la participación en condiciones equitativas en asociaciones civiles,
políticas o de cualquier otra índole;
IX. Negar o condicionar el derecho de participación política y, específicamente, el
derecho al sufragio activo o pasivo, la elegibilidad y el acceso a todos los cargos
públicos, así como la participación en el desarrollo y ejecución de políticas y
programas de gobierno, en los casos y bajo los términos que establezcan las
disposiciones aplicables (H. Congreso de la Unión. 2014, p.04)

Se distingue claramente, la determinación en favor de la no discriminación,
si bien es cierto que no alude de manera directa a las cuestiones de género, el
pronunciamiento neutro permite hacer una interpretación plausible en favor de los
derechos de las mujeres, haciendo particular énfasis a los derechos políticos.
Otro documento importante es la Ley General para la Igualdad entre Mujeres
y Hombres, que emite el H. Congreso de la Unión (2015b), aquí se trata de una Ley
especial en materia de género, dadas las características que la conforman, en su
artículo 1°, expone lo siguiente:
Artículo 1°: La presente Ley tiene por objeto regular y garantizar la igualdad de
oportunidades y de trato entre mujeres y hombres, proponer los lineamientos y
mecanismos institucionales que orienten a la Nación hacia el cumplimiento de la
igualdad sustantiva en los ámbitos público y privado, promoviendo el
empoderamiento de las mujeres y la lucha contra toda discriminación basada en el
sexo. Sus disposiciones son de orden público e interés social y de observancia
general en todo el Territorio Nacional (H. Congreso de la Unión. 2015b, p. 01)

Asimismo, en los artículos 15° y 16°, señala algunos lineamientos que los
estados de la República, la Ciudad de México y los municipios habrán de
implementar para promover la igualdad entre hombres y mujeres, entre ellos, el de
promover mediante la creación de organismos gubernamentales la igualdad de
género, incentivar la participación de las mujeres, crear campañas de
concientización, entre otras actividades que aporten a la igualdad entre hombres y
PXMHUHV(QHVWHVHQWLGRHODUWtFXORƒH[SUHVDORVLJXLHQWH³/D3ROtWLFD1DFLRQDO
en Materia de Igualdad entre mujeres y hombres deberá establecer las acciones
conducentes a lograr la igualdad sustantiva en el ámbito, económico, político, social
y culWXUDO´ +&RQJUHVRGHOD8QLyQES 05), particularmente, en la fracción

21  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

,,, VHxDOD TXH VH GHEHUi ³)RPHQWDU OD SDUWLFLSDFión y representación política
equilibrada entre mujeres y hRPEUHV´ +&RQJUHVRGHOD8QLyQES 05).
Por último, en la perspectiva nacional, y particularmente en cuestión de la
participación política de las mujeres, se puede recapitular al Código Federal de
Instituciones y Procedimientos Electorales, emitido por el H. Congreso de la Unión
(2008), pues en el artículo 4°, señala que:
Votar en las elecciones constituye un derecho y una obligación que se ejerce para
integrar órganos del Estado de elección popular. También es derecho de los
ciudadanos y obligación para los partidos políticos la igualdad de oportunidades y la
equidad entre hombres y mujeres para tener acceso a cargos de elección popular
(H. Congreso de la Unión. 2008, p. 02).

Asimismo, en el artículo 38°, inciso S, menciona que parte de las múltiples
REOLJDFLRQHVTXHWLHQHQORVSDUWLGRVSROtWLFRVHV³*DUDQWL]DUODHTXLGDG\SURFXUDU
la paridad de los géneros en sus órganos de dirección y en las candidaturas a
cargos de elección poSXODU´ H. Congreso de la Unión. 2008, p.18). También, en los
artículos 218°, 219° y 220°, el H. Congreso de la Unión (2008) se refiere a que es
obligación de los partidos políticos asegurar la igualdad de oportunidades que
deben existir entre hombres y mujeres con respecto al otorgamiento de las
candidaturas, y postular equitativamente a hombres y mujeres en los espacios tanto
de mayoría relativa como de representación proporcional, y en el caso de las listas
de representación proporcional, proponer respecto al género de manera alternada
a los aspirantes al cargo.
1.2.3 Marco Estatal
A nivel estatal, es la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca
la que prescribe los lineamientos para el cumplimiento puntual de las leyes en la
entidad, es la normatividad suprema en el estado; no obstante, en cuestión de
equidad de género, y de procuración de los derechos de las mujeres, es un tanto
incipiente; sin embargo, con referencia a los derechos políticos, se pueden
vislumbrar determinaciones claras en torno a la equidad de género, particularmente
en los artículos 23°, 24° y 25°, mismos que a continuación expongo:

22  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

El H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Oaxaca (2015), determina en
los artículos 23° y 24° de la Constitución Política que la ciudadanía será otorgada y
reconocida por igual a hombres y a mujeres, además de que establece por igual
las obligaciones de los ciudadanos, de manera concreta, lo que hace referencia a
las obligaciones en la participación política, entre ellas la de formar parte del patrón
electoral, votar en elecciones populares y desempeñar cargos de elección popular,
es importante destacar, que dichas obligaciones se delinean por igual para hombres
y mujeres, sin distinción alguna.
En este sentido, en el artículo 25°, se establecen las bases por las cuales se
habrá de regir el sistema electoral y de participación ciudadana del Estado, al
respecto en la Fracción II, señala lo siguiente:
Las mujeres disfrutarán y ejercerán su derecho a votar y ser votadas en condiciones
de igualdad con los varones; así como a acceder y desempeñar los cargos públicos
y de elección popular para los que hayan sido electas o designadas.
En ningún caso las instituciones y prácticas comunitarias podrán limitar los derechos
políticos y electorales de los y las ciudadanas oaxaqueñas. Corresponderá al
Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana y al Tribunal Estatal Electoral
de Oaxaca garantizar el cumplimiento efectivo de la universalidad del sufragio, en
los términos que marque la Ley.
Las y los ciudadanos del Estado tienen derecho a no ser discriminados en la elección
de las autoridades municipales. Los sistemas normativos indígenas de las
comunidades no deben ser contrarios a los derechos fundamentales establecidos en
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados
internacionales ratificados por el Estado Mexicano y en esta Constitución (H.
Congreso del Estado Libre y Soberano de Oaxaca. 2015, p.24).

Por último, el H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Oaxaca (2009),
emitió la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres para el estado de Oaxaca,
documento por demás valioso, ya que regula en la entidad todas las disposiciones
TXHFRPSHWHQHQPDWHULDGHJpQHURWLHQHFRPRREMHWLYR³JDUDQWL]DUOD,JXDOGDG
entre Mujeres y Hombres y establecer los lineamientos y mecanismos
institucionales que promuevan en el Estado la igualdad sustantiva en los ámbitos
S~EOLFR\SULYDGRPHGLDQWHHOHPSRGHUDPLHQWRGHODVPXMHUHV´ +&RQJUHVRGHO
Estado Libre y Soberano de Oaxaca. 2009, p.01). Igualmente, en ésta Ley se
especifican las funciones relevantes a la equidad de género que corresponden al
Poder Ejecutivo del estado, a los ayuntamientos y la coordinación interinstitucional
23  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

que debe haber entre ambos, también, delinea los componentes de la política
estatal en materia de igualdad de hombres y mujeres, asimismo, los mecanismos
de la equidad en la participación y representación política y la igualdad de acceso y
el pleno disfrute de los derechos sociales.
En suma, se observa que los criterios normativos internacionales, nacionales
y locales poseen cierta congruencia y coherencia, lo cual indica que hasta el
momento, la lucha que se ha emprendido desde hace ya bastantes años ha dado
resultado, sin embargo, aunque no se emitieron juicios de valor con respecto a la
aplicación y funcionamiento de todas éstas disposiciones legales, es necesario
señalar que la gran mayoría de éstas leyes y postulados no poseen aplicabilidad en
la vida diaria de un sinnúmero de mujeres que día con día ven y viven con sus
derechos humanos, civiles, políticos, sexuales, entre otros, maltratados y sometidos
a irracionalidad, violencia e inconsciencia de hombres que pretenden perpetuar de
manera tangible y a la vez imperceptible, la cultura patriarcal que ha imperado a lo
largo de tantos siglos en nuestras sociedades.
Por lo anterior, los Pactos Políticos entre mujeres son una alternativa clara
para que las mujeres nos pongamos de acuerdo, y tomemos las medidas necesarias
para hacer valer nuestros derechos; pues si esperamos a que desde la iniciativa
masculina ocurra, sucederá lo mismo que desde hace siglos: nada o avances a
cuenta gotas. Los Pactos Políticos son la vía adecuada, porque la solicitud es justa
ya que no se trata de pedir se nos obsequie algo, todo lo contrario, reclamamos los
derechos que por humanidad nos corresponden.
1.3 Violencia Política contra las Mujeres
Previo a adentrarse en el estudio de los Pactos Políticos, es valioso echar un vistazo
al concepto de violencia política contra las mujeres, ya que es ahí el punto de partida
de gran cantidad de los Pactos realizados.
Al respecto, recientemente Marcela Talamás Salazar y Sofía Lascurain
Sánchez (2016) elaboraron el Protocolo para Atender la Violencia Política contra las
Mujeres, con el visto bueno del Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación
24  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

(TEPJF), el Instituto Nacional Electoral (INE), la Fiscalía Especializada para la
Atención de Delitos Electorales (FEPADE), la Subsecretaría de Derechos Humanos
de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), la Comisión Ejecutiva de Atención a
Víctimas (CEAV), la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra
las Mujeres (CONAVIM), el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y la
Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de
Personas (FEVIMTRA).
En este sentido, Marcela Talamás y Sofía Lascurain (2016) comentan que la
violencia política contra las mujeres:
Comprende todas aquellas acciones y omisiones ±incluida la tolerancia- que
basadas en elementos de género y dadas en el marco de los derechos políticoelectorales tengan por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento,
goce y/o ejercicio de los derechos políticos o de las prerrogativas inherentes a un
cargo público (Talamás, M. y Lascurain, S. 2016, p. 19.)

Se distinguen varias situaciones donde se puede ejercer violencia política
contra las mujeres, Talamás, M. y Lascurain, S. (2016) señalan algunos ejemplos
como el registro de mujeres como candidatas en distritos o municipios que el partido
político en cuestión se sepa perdedor de antemano, las amenazas de todo tipo a
candidatas o a candidatas electas, distinción en publicidad y cobertura por parte de
los medios de comunicación, asimismo, diferencia en el otorgamiento de apoyo y
recursos económicos del partido hacia las candidatas con relación a los candidatos.
Sin divagar del eje central de éste documento que es el estudio, análisis y
propuestas en torno a los Pactos Políticos como estrategia en la lucha para alcanzar
los derechos de las mujeres; considero que situaciones de violencia política han
sido los grandes detonantes para que las mujeres nos organicemos en los Pactos,
y de éste modo exigir igualdad en nuestros derechos.
Se reconoce también, a la violencia política como un factor determinante para
la violación hacia otros derechos de las mujeres, por tanto, en la medida que la
violencia política sea atacada de manera frontal, se irán combatiendo otros tipos de
violencia, aquí radica la importancia de que los Pactos tengan una evocación
Política, es en este plano donde se pueden sentar las bases para la igualdad.
25  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

1.4 Elementos Teóricos acerca de los Pactos Políticos
 

Para iniciar en el universo que gira en torno a los Pactos, más allá de proporcionar
una definición preestablecida, cuadrada o rígida cual instructivo; mi intención es la
de ofrecer un panorama completo de las condiciones contextuales y las
circunstancias bajo las cuales los Pactos Políticos entre mujeres pueden llevarse a
cabo, para ello, es importante comprender, de entrada, que se está ante una
temática compleja porque en ella se habitan y se conjugan la diversidad de
subjetividades, opiniones, ideales, perspectivas, entre otros elementos, que pueden
existir cuando de intentar llegar a acuerdos o de establecer un consenso de trata; lo
que adquiere mayor importancia y dificultad si se considera que en este caso, los
Pactos Políticos están contemplados hacia la consecución palpable de los derechos
de las mujeres.
Marcela Lagarde (2006) sostiene algunas consideraciones importantes para
comprender la dimensión de los Pactos, a saber:
Desde hace tiempo, las mujeres ya no sólo nos apoyamos a vivir en una sintonía
subterránea de género. Hemos ido pactando y nuestros pactos han tenido
OHQJXDMH« /D DJenda concreta el pacto. No es una casualidad que las mujeres
hagamos pactos cuando nos encontramos en lo público y ahí están el lenguaje y las
maneras de relacionarse para lograr el acuerdo de intervenir, proponer, impulsar o
ejecutar tantas cosas. Pacto, agenda y ciudadanía van de la mano. Tienen sus
antecedentes en el apoyo solidario directo, privado, tantas veces clandestino y
subversivo entre una y otra. Pero ha sido en lo público donde hemos debido dialogar
con quienes nos unen lazos familiares o de amistad, sino la voluntad política de
género. (Lagarde, M. 2006, p. 02.)

Es necesario precisar que los Pactos surgen de la necesidad imperante que
hay de hacerlos, esto por la enorme brecha que existe en el alcance que las mujeres
tienen en favor de sus derechos básicos y el respeto a su integridad física y
emocional; sin embargo, a la par de discutir la relevancia de los pactos, resulta
significativo intentar comprender las maneras en las que se puede acceder a dichos
pactos, es la misma Marcela Lagarde (2006), quien establece lo siguiente:
«SDUDSDFWDUHVSUHFLVRUHFRQRFHUTXHODFXOWXUDIHPHQLQDWUDGLFLRQDOYLJHQWHHQWUH
nosotras, no incluye conocimientos, habilidades y destrezas para agendar ni pactar.
Que muchas aprendemos en el estilo masculino y patriarcal
para luego
desaprenderlo al sentir cuán contradictorio es conducirnos así entre nosotras, lo
estéril de ese proceder y la necesidad de construir la alianza entre las mujeres desde

26  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

una posición política de género. Para desmontar esa estética y esa política hemos
usado habilidades experiencias generadas en la cultura femenina del apoyo cuerpo
a cuerpo y subjetividad a subjetividad personal entre mujeres. Ha sido un recurso
metodológico para realizar la crítica deconstructiva de la agenda y los pactos a la
usanza masculina, las formas excluyentes, sectarias, supremacistas y violentas de
enfrentar la disidencia y los conflictos. (Lagarde, M. 2006. p.02)

Sin embargo, en materia específica de Pactos, Luisa Posada Kubissa (2005)
argumenta que previo a pensarlos e implementarlos, es necesario tener conciencia
plena de la relación: patriarcado y sororidad (o la sororidad como revulsivo contra el
patriarcado), lo cual implica, primero, conocer y reconocer que el patriarcado
funciona como un entramado de pactos masculinos en la sociedad, y que incide en
todos los ámbitos de la vida, como lo son: el económico, político, social, entre
muchos otros, en los cuales las mujeres han sido sometidas, lo que ha provocado
una exclusión violenta de la feminidad, por ejemplo, en el plano intelectual,
científico, y por tanto, histórico.
Ante tal situación, la misma autora, manifiesta que en un segundo momento,
es necesario que las mujeres interioricemos el término sororidad, lo que significa:
³ODFRQFLHQFLDIHPHQLQDGHVXsometimiento dentro de la estructura patriarcal y su
revuHOWDDOPLVPR´ 3RVDGD/S03), en otras palabras:
Es posible aceptar la comprensión de la Sororidad como una progresiva conciencia
que, desde lo simbólico, llega a plasmarse en las posiciones políticas donde las
³KHUPDQDV´ODFRQVWUX\HQ³HQWUHLQGLYLGXDVTXHOLEUH\PXWXDPHQWHVHODFRQFHGHQ´
<GHVGHHVWDSHUVSHFWLYDSDVDUtDGHVHUXQ³PLVWLFLVPRLQDGHFXDGR´DFRQYHUWLUVH
en el camino hacia la pelea política feminista por el reconocimiento de la igualdad, e
incluso, contra la mutilación de la más urgente reivindicación de sí como subjetividad
individualizada. (Posada, L. 2005, p.05)

Lo anterior es verdaderamente importante, pues si partimos de la premisa
que el patriarcado es la suma de pactos entre varones, que llevados a cada una de
las esferas de la vida, han adquirido la connotación de Pactos Políticos, Pactos
Económicos, Pactos Sociales, a favor de procurar la salvaguarda de los intereses
masculinos, situación que excluye y relega a las mujeres. Es imprescindible la idea
de considerar que las mujeres necesitamos agruparnos y pactar, pero no dentro de
la red de pactos de los varones, sino generar espacios propios y auténticos, es decir,
los pactos entre mujeres en el marco de un estado de sororidad iniciará la
construcción de contextos y escenarios donde las mujeres seamos partícipes
27  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

activas y la prioridad sean nuestros derechos. Es necesario hacer énfasis en la
participación activa de las mujeres, así lo considera Luisa Posada Kubissa (2005),
pues señala que:
(O SHOLJUR GH SHUPDQHFHU HQ XQD ³VRURULGDG´ TXH QR WUDVSDVD HO iPELWR  GH ORV
simbólico y de conciencia de la exclusión de los pactos patriarcales germina en una
posición feminista que se autocomplace en la trampa de la auto-estima genérica: la
³PXMHU´FRPRHVHQFLDGHWRGDVODVYLUWXGHVHQGHILQLWLYDFDWDORJDGDVFRPRWDOHVSRU
los pensadores masculinos. Tal posición inmoviliza, no ya la pelea por el
reconocimiento de la igualdad entre los sexos (más allá de las evidentes diferencias
biológicas), sino que además puede mutilar algo mucho más urgente: la
reivindicación de sí misma como individualidad diferenciada. (Posada, L. 2005, p.05)

Bajo ésta línea, Luisa Posada Kubissa (2005) señala que históricamente los
grandes logros para el feminismo, y por ende, para las mujeres, se han suscitado a
través de los pactos; el reconocimiento de los derechos, la valoración en actividades
que hasta hace muy poco tiempo estaban consideradas exclusivamente para los
hombres, el derecho al voto, el acceso a espacios académicos y educativos que
permiten la construcción teórica y científica de mujeres, son únicamente algunos
ejemplos de los grandes resultados que ha dado el hecho de Pactar, no obstante,
se reconoce que aún hace falta un largo recorrido y múltiples espacios que a las
mujeres nos hacen falta ocupar. Por tal motivo, no es casualidad que los pactos
sean una constante para promover la consecución de los derechos de las mujeres.
Cabe destacar que en materia política, es donde los pactos adquieren una
connotación muy relevante, pues es en éste rubro donde se pueden detonar una
serie de cambios profundos para que exista normatividad jurídica y vigilancia
administrativa del cumplimiento de las leyes, para que se respeten los derechos de
las mujeres, y se promueva la justicia, pues:
«PiVDOOiGHODVUHWLFHQFLDV FXOWXUDOHV GHODVPXMHUHVDQWHODSROtWLFD\RHO(VWDGR
(patriarcal por definición) fuera posible un pacto interclasista e, incluso, interideológico entre mujeres políticas. Y que tal pacto entre ellas respondiera a una
convicción prioritaria: la de frenar la desigualdad genérica, que somete y que rebaja
a la mujer a un status, sino de inexistencia, sí de marginalidad. ¿Por qué suponerlo?
Tal hipótesis tiene una constatación histórica y ha devenido en algo empíricamente
contrastable, tanto en los pactos más cotidianos como en los que realizan los propios
grupos y asociaciones feministas entre sí, como, ya a escala macro-política (Posada,
L. 2005, p.07).

28  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Es por ello que los Pactos entre mujeres buscarían consolidar la premisa de
TXH ³OD XQLyQ KDFH OD IXHU]D´ VLQ HPEDUJR VHUi QHFHVDULR GHFLU TXH pVWD IUDVH
deberá poseer un sentido claro, un contenido sólido y una esencia plenamente
definida, pues no se trata como lo dice Luisa Posada (2005), de simplemente
agruparse y establecer pactos ya sea de rango menor o a nivel macro e iniciar un
recorrido sin el rumbo fijo, pues debe haber congruencia y coherencia entre la forma
y el fondo al realizar los pactos, que exista concordancia entre las intenciones y las
capacidades; es decir, se trata de que en cualquiera que sea el caso, debe haber
EDVHVELHQFLPHQWDGDVSDUDTXHHO³TXHUHU´QRUHEDVHDO³SRGHU´\YLFHYHUVDSDUD
ello debe también existir canales claros de comunicación para que los objetivos de
los pactos que las mujeres pudiésemos realizar, que son de interés para todas, no
se desvíen y sean alcanzables, ya que:
«D~QDVDELHQGDVGHODVP~OWLSOHVFRPSOHMLGDGHV\PDWL]DFLRQHV«4XL]iTXHSD
concluir con una reivindicación como la que sigue, que permitiera plantearnos, si no
es, en gran medida, la aceptación de lo utópico (pero posible) el acuerdo o pacto
prioritario que debería presidir toda iniciativa feminista, aún por concreta o coyuntural
que ésta fuera (Posada, L. 2005, p.12).

Es importante el señalamiento que emite Seny Hernández Ledezma (2014),
con respecto a la organización entre mujeres:
El activismo político de las mujeres a través de la participación ha conducido a la
conquista de sus derechos políticos, guiadas por el anhelo de transitar en la esfera
privada a la esfera pública, para lo cual se han valido de la influencia que han tenido
sus movimientos sociales en la incidencia política, con la correspondiente
formulación de políticas públicas, por medio de las cuales las mujeres han ido
alcanzando progresivamente la satisfacción de sus demandas políticas; sin
embargo, es necesario que su participación no decaiga porque mantener los logros
alcanzados e impulsar nuevos, supone el ejercicio de una participación protagónica
continua y comprometida con los ideales de equidad de género y de justicia social.
(Hernández, S. 2014, p.148).

Tal parece que en la medida en que las mujeres tenemos la iniciativa de
agruparnos para ir en búsqueda de un objetivo en común, debemos llevarlo a cabo
mediante un procedimiento muy bien estructurado; en este sentido, los Pactos
Políticos ofrecen la posibilidad de integrar a mujeres provenientes de diversas
corrientes, siempre y cuando se confluya en el entendimiento de exigir la igualdad
de oportunidades, condiciones y derechos que las prácticas patriarcales nos han
negado.
29  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Además, a través de la colaboración en los Pactos Políticos, las mujeres
podemos tomar la fuerza que solamente proporciona la unión y encauzar todas las
voluntades para que lo acordado no solo se enfoque a denunciar las violaciones a
nuestros derechos, sino también a luchar por alcanzar la igualdad en ellos, y más
aún, lograr que se establezca con estricto apego a la ley, particularidad que los
Pactos Políticos pueden dar, pues en la medida que se afiancen los derechos
políticos éstos adquieren la formalidad que determinará nunca se transgredan o se
violenten los derechos en general de las mujeres.
Pese a todas las circunstancias que tienden a pensar que el transcurrir de los
Pactos, y en específico, de los Pactos Políticos entre mujeres son accesibles o
sencillos de lograr, lo cierto es que tal y como lo señalé al principio al integrarse por
la diversidad de subjetividades, opiniones, ideales, perspectivas, entre otros
elementos, que pueden existir cuando se intenta llegar a acuerdos; ha existido una
enorme dificultad para, por un lado, establecer Pactos que de verdad tengan
incidencia real en la mejora de la calidad de vida de las mujeres, y por otro, que
aquellos Pactos que generan cambio favorable en el respeto a los derechos de las
mujeres, logren consolidarse y trascender a lo largo del tiempo, y de las diversas
circunstancias, por ejemplo, el cambio de administraciones gubernamentales, o a la
permanencia de sus diferentes integrantes.
Cuando se hablaba de la importancia de que la Sororidad permeara los
Pactos de las mujeres, y de la participación activa de todas para que los Pactos
tengan una significatividad real; me parece que hay una característica que se ha
escapado, y es que debe existir correlación entre la teoría y la práctica, es decir,
que la sororidad no solamente se refleje como un concepto estrictamente teórico,
sino que trascienda en el plano de la práctica, y que en la cotidianidad de las
mujeres, y de los Pactos que se lleven a cabo, permeen ambientes de sororidad
que incluyan verdaderamente alta dosis de ética y moral, así como de solidaridad;
situación que no busca más que la congruencia y coherencia.
No es casualidad el análisis que lleva a cabo Marta Lamas (2010) con
respecto a las relaciones conflictivas entre compañeras y los retos existentes para
30  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

alcanzar acuerdos (Pactos) políticos; su reflexión inicia del sarcasmo hacia la frase
SRSXODU³¢0XMHUHV-XQWDV"«£1LGLIXQWDV´TXHFRQSLFDUGtDVXHOHVHUXtilizada en
el lenguaje cotidiano, sin embargo, en su interior denota precisamente la dificultad
para lograr que los Pactos entre mujeres tengan impacto positivo y se consoliden
como agentes de cambio en la vida pública y privada de las mujeres, lo cual para
nada resulta irrisorio; por el contrario, resulta alarmante lo conflictivo que puede ser
entablar acuerdos y aterrizarlos en Pactos, y aún más cuando de los Pactos
Políticos se trata, pues no solamente es encauzar los esfuerzos para lograr la idea
clara y concisa de lo que el Pacto habrá de solicitar, sino también se deben embonar
los interés partidistas de cada participante.
En este tenor, Marta Lamas (2010) insiste en la complejidad que involucra
las relaciones entre mujeres, ahora bien, si consideramos que los Pactos involucran
totalmente relaciones entre mujeres, es necesario tomar en cuenta que hay gran
tendencia a confluir en rivalidades, cierto grado de resistencia al trabajo entre
mujeres por cuestión de quién posee mayor grado de responsabilidad,
competencias de poder que pueden tornarse constructivas o destructivas; pero
todo, debe saber superarse mediante la comprensión individual y colectiva.
Sin embargo, considero que si los principios éticos y morales fueran el primer
criterio a incluir dentro de los Pactos Políticos entre mujeres, el resultado podría ser
favorablemente distinto. Aquí, me parece sumamente importante el concepto de
sororidad entre mujeres, pues a través de ella los mecanismos consensuados para
ejercerse en los Pactos tendrían un rasgo de ética y moral plenamente delimitado,
en este sentido, Pilar Rodríguez Martínez (2010) examina las relaciones entre los
grupos de mujeres (entidades susceptibles a generar pactos) y argumenta que son
viables tres distintos escenarios:
Desde el empirismo feminista, la solidaridad entre las mujeres no es necesaria,
siempre que se defienda la igualdad o se desarrolle la ciencia de modo riguroso.
Desde el punto de vista feminista, la solidaridad entre mujeres se da por supuesta,
pues las mujeres comparten unas condiciones sociales que les hacen tener un punto
de vista compartido. Desde el punto de vista postmoderno la solidaridad entre
mujeres no se puede dar por supuesta, ya que no existe un grupo unificado ni una
esencia que, por definición, haga solidarias a las mujeres. (Rodríguez, P. 2010, p.
463)  

31  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Es ineludible que los tres escenarios que examina Pilar Rodríguez Martínez
(2010), lamentablemente ocurren muy frecuentemente en la construcción de los
Pactos entre mujeres, y a falta de solidaridad, carencia de sororidad, es menester
trabajar para promover que predominen los principios éticos y morales en las
relaciones de mujeres, y se apremie a la Sororidad femenina como un principio
básico para que haya éxito en la configuración de los Pactos entre mujeres.
Si tenemos en cuenta que los Pactos Políticos entre Mujeres han sido
detonantes de cambios favorables para la consecución de nuestros derechos,
hemos de tener la madurez necesaria para aceptar que en fechas actuales no ha
habido en general un Pacto que logre impactar de manera decisiva en beneficio,
sobretodo de las mujeres que viven día con día en contextos de todo tipo de
violencia; y a mi parecer, en la actualidad los Pactos Políticos entre Mujeres carecen
de compromiso, de solidaridad, elementos esenciales para que haya ética y moral
en ellos; lo anterior no se trata de una crítica negativa hacia los pactos, todo lo
contrario, es una crítica constructiva considerar que permanentemente se debe de
vigilar y evaluar lo que no da los resultados apropiados, y siguiendo esa directriz,
los Pactos Políticos continuarán siendo el punto de partida para la reunión de las
mujeres decididas a exigir mejores condiciones para sí mismas y para las demás;
vale la pena pensar que los Pactos Políticos entre mujeres son la utopía real o la
realidad utópica para generar códigos, lenguaje, acciones, determinaciones,
decisiones y todo lo humanamente posible que ayude a reducir la enorme brecha
entre el patriarcado y la vida que queremos tener.

32  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

2. Participación Política de las Mujeres en Oaxaca
 

Una de las premisas iniciales de la lucha de las mujeres por sus derechos, es el del
acceso a la participación en la vida política de las sociedades, situación que se ha ido
construyendo y reconstruyendo a lo largo del tiempo, muchas veces con poco éxito,
debido a que la realidad que por escrito está estipulado en leyes dista mucho de la
realidad que se suscita en los procesos electorales. Sin embargo, a partir de la segunda
mitad del siglo pasado, con el voto femenino en México en 1953 y tres años más tarde,
en 1956 con el reconocimiento oficial para que las mujeres en Oaxaca pudieran votar
para la elección de gobernador y diputados locales, las mujeres han logrado paulatina
y lentamente espacios en cargos de elección popular, en este sentido, es conveniente
preguntarse: ¿Lo alcanzado hasta el momento es suficiente?, la respuesta claramente
es no; pues las mujeres aún son desplazadas a segundo término en actividades que
erróneamente se piensa son exclusivas de los hombres.
El estado de Oaxaca es pionero en la defensoría de los derechos de las
mujeres a nivel nacional, esto, no por razones fortuitas sino por lo complicado de la
diversidad cultural, lingüística; la marcada diferencia en los ámbitos económico,
social, educativo, entre otros, que promueven la exclusión y discriminación hacia las
mujeres. Es decir, en Oaxaca ha habido una ardua labor, porque hay más
problemáticas por atender.
Sin embargo, el contexto Oaxaqueño en sí, es políticamente complejo, de
sus 570 municipios, 417 son elegidos mediante usos y costumbres, situación que
acentúa aún más la dificultad para que las mujeres tengan acceso a puestos de
poder, pero sobre todo, de toma de decisiones, que permita, desde una posición
³SULYLOHJLDGD´ HVWDEOHFHU HVIXHU]os para mejorar las condiciones y promover el
cumplimiento de los derechos de las mujeres.
No obstante, en el estado de Oaxaca, se han promovido acciones que dejan
ver la intención de generar cambios sustanciales; considerando que aún hace falta
arduo trabajo, la Creación del Instituto de la Mujer Oaxaqueña el 23 de Diciembre
del año 2000, representa una medida determinante a nivel nacional e internacional,
33  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

así lo señala María Luisa Tarrés (2006), pues sostiene que el Instituto de la Mujer
2D[DTXHxDHV³XQD instancia con carácter jurídico reconocida por la administración
pública nacional al otorgarle las funciones de organismo público descentralizado y
con la misión de elaborar políticas públicas con enfoque de género que reconozcan
la condición social, econyPLFD\MXUtGLFDGHODVPXMHUHVHQHOHVWDGR´ 7DUUpV M.
2006, p.41).
La relevancia de lo anterior se sitúa en que de manera oficial se posiciona la
institucionalización de la perspectiva de género y su incorporación al presupuesto
público, lo cual indica que en la esfera gubernamental la voz de las mujeres es
tomada en cuenta, dado que mediante las políticas del estado se formaliza la
atención a las problemáticas y necesidades de las mujeres. Sin embargo, es
importante mantener cierto grado de escepticismo al respecto, pues sin
menospreciar el impacto que la creación y el funcionamiento del Instituto de la Mujer
Oaxaqueña ha traído consigo, es trascendental vislumbrar cuál es la preocupación
real por las cuestiones de género, cuál es el nivel de la participación de las mujeres
en los mecanismos para la toma de decisiones y la administración del recurso
S~EOLFRHVQHFHVDULRFRQRFHUVLHOWHPDGH³ODVPXMHUHV´IRUPDSDUWHGHXQGLVFXUVR
políticamente correcto o es realmente una dimensión tangible en la vida pública y
privada de la sociedad; si se ha utilizado a las mujeres para adornar a las políticas
gubernamentales; o en verdad las mujeres somos participes activas del cambio y el
transcurrir de la vida democrática de nuestro país y nuestro estado.
2.1 Representatividad Política de las Mujeres en Oaxaca
A pesar de lo anterior, el trabajo que se ha venido desarrollando ha sido desde
la iniciativa de la perspectiva individual y particular, y de asociaciones entre mujeres;
cuando el gobierno ha aparecido ha sido empujado por la inercia de mujeres que
nos hemos puesto de acuerdo y que hemos promovido se nos escuche y se nos
tome en cuenta. Así se han tenido avances a cuenta gotas, pero muy concisos,
reflejo de ello ha sido el alcance de la participación de las mujeres en materia
SROtWLFDORTXHVHFRQRFHFRPR³FXRWDVGHJpQHUR´VLWXDFLyQTXHKDSURYRFDGR

34  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

que mayor cantidad de mujeres sean postuladas como candidatas, y que de cierta
manera, haya más mujeres en cargos de elección popular.
En este sentido, eVPX\LPSRUWDQWHYLVXDOL]DUFXiOHVHOLPSDFWRGHODV³FXRWDV
GHJpQHUR´SRUGRVUD]RQHV/DSULPHUDVDEHUFRQTXpJUDGRGHUHVSRQVDELOLGDG
son tomadas por parte de los partidos políticos, es decir, si realmente implica la
oportunidad de que mujeres capaces intelectual, ética y políticamente,
comprometidas con los temas de género, conocedoras de la historia de la lucha
feminista y de los derechos de las mujeres tengan el acceso a ser tomadas en
cuenta para contender por los cargos de elección popular, y también de ser incluidas
justamente en los espacios destinados a la representación proporcional; o si para
los partidos la cuota de género implica solamente un requisito que es necesario
cumplir para no tener conflicto con el órgano electoral, y aprovechan a las mujeres
para cubrir aquellos distritos y municipios donde el partido no posee gran fuerza, en
pocas palabras, envían a las mujeres a perder, en lugar de elegirlas como la opción
para aspirar a encabezar un lugar de gran trascendencia política y electoral. La
segunda, valorar el desempeño de las mujeres que logran trascender la campaña
electoral o son incluidas dentro de los espacios de representación proporcional, esto
es, visualizar cuál ha sido su labor en materia de equidad de género, revisar si sus
acciones han incidido positivamente en la mejora continua del respeto a los
derechos de las mujeres, si en su agenda legislativa (en el caso de diputadas
locales, federales y senadoras) o su plan de desarrollo municipal (en el caso de las
presidentas municipales) están incluidas las mujeres como prioridad, o al menos,
una de las principales prioridades; o bien, su desempeño en la función pública está
orientado a salvaguardar los intereses propios y/o los de su partido político.
Vale la pena, examinar si la lucha feminista de muchos años para que las
mujeres pudieran acceder, ostentar y ejercer el poder político (aunque hace falta
largo camino por avanzar) ha tenido el impacto esperado o los objetivos de la lucha
se desvanecen poco a poco en mujeres presidentas municipales, legisladoras
locales, federales y senadoras que desconocen el génesis, la historia de la lucha, y

35  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

de los sacrificios que innumerables mujeres han hecho a lo largo del tiempo para
conseguir las condiciones de las cuales actualmente ellas son beneficiarias.
Por el trabajo de Soledad Jarquín (2014) sabemos que en el estado de Oaxaca
han existido un total de 115 presidentas municipales, en un periodo que va de 1962
a 2014; 86 legisladoras locales, de 1965 a 2010; 40 legisladoras federales, de 1964
a 2012; y 3 senadoras de la República, de 1986 a 2012. A continuación, realizaré
un análisis de la situación de la participación política de las mujeres Oaxaqueñas.
Comenzando por las presidentas municipales, la cifra de 115 mujeres que hasta
el momento se han desempeñado como titulares de un ayuntamiento, puede
interpretarse en dos vías, una negativa y otra positiva; la negativa porque es un
número muy incipiente si se toma en cuenta que en los 152 municipios que eligen
autoridades por el sistema de partidos políticos que integran Oaxaca, en un periodo
de aproximadamente 16 procesos electorales implica un total de 2,448 presidentes
municipales, que comparado con las 115 presidentas que ha habido corresponde a
poco menos del 5%, lo cual es sumamente alarmante si recordamos que el padrón
electoral está conformado por poco más del 50% por mujeres actualmente. Por otro
lado, de manera un tanto positiva se puede inferir que de las 115 presidentas
municipales, 81 de ellas (el 70%) se ha elegido en los últimos 12 años o 5 procesos
electorales,

lo cual habla de

una tendencia positiva numéricamente en el

crecimiento de las mujeres como presidentas municipales, aspecto que da la pauta
a pensar que en un futuro no muy lejano o al menos no muchos procesos electorales
más, la cifra de presidentas municipales en Oaxaca crezca enormemente.
En lo que respecta a las diputadas locales, en las últimas 17 legislaturas, han
participado 86 legisladoras; si se realiza un ejercicio reflexivo, se puede conocer
que del promedio de 40 diputados que existen por legislatura local multiplicado por
las 17 legislaturas, desde la que hacen acto de presencia las mujeres, da un total
de 680 diputados, esto contrastado con el número de legisladoras corresponde al
12%, asimismo, en los últimos 15 años o 5 procesos electorales, se han elegido 63
de las 83 legisladoras locales, lo que corresponde al 76%.

36  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Con relación a las legisladoras federales, en las últimas 15 legislaturas, ha
habido 40 diputadas federales, y contando el proceso electoral del 2015, donde
fueron elegidas 7 diputadas, se obtiene un total de 47 espacios ocupados por
mujeres; en esta vía, si se revisa que el estado Oaxaca envía al Congreso de la
Unión un aproximado de 17 diputados federales, arroja un total de 272 legisladores
en los últimos años, que contrastado con la cantidad de diputadas, corresponde al
17%, sin embargo, en los últimos 15 años, se han elegido 32 de las 47 diputadas,
lo que corresponde al 68% del total de legisladoras federales en Oaxaca.
Finalmente, las senadoras de la República de Oaxaca han sido un total de 3,
desde la LIII Legislatura que significó el acceso a la primer mujer Oaxaqueña al
Senado, en este sentido, desde aquel 1986 a 2012, último año de elecciones para
el Senado han pasado 5 procesos electorales, que agregado a los 3 Senadores que
en promedio envía Oaxaca, da un total de 15 Senadores de la República por
Oaxaca, que contrastado con el número de Senadoras, corresponde al 20%. Sin
embargo, en los últimos dos procesos electorales o 12 años, las mujeres
Oaxaqueñas no han sido partícipes del Senado.
Por otro lado, es importante puntualizar que aún no ha habido Gobernadora en
el estado de Oaxaca, inclusive, únicamente ha habido dos candidatas a éste cargo
público, lo de llamar la atención es que ninguna de ellas fue impulsada por alguno
de los partidos que representan las tres fuerzas políticas más importantes, lo que
les daría la posibilidad real de ser serias contendientes a la victoria.
En suma, se visualiza que la participación política en cargos de elección pública
de las mujeres ha sido muy incipiente, dado que no rebasa el 20% de la cantidad
total de funcionarios. Sin embargo, se aprecia que en los últimos 12 años, a partir
del año 2000; la participación de las mujeres ha crecido notablemente,
coincidentemente con los años donde la lucha de las diferentes asociaciones de
mujeres han ejercido mayor presión a los partidos políticos y al gobierno para la
inclusión de las mujeres en estos espacios.

37  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Sin embargo, es necesario hacer énfasis en la necesidad imperante, de por un
lado, recalcar la diferencia que aún existe para que los partidos políticos elijan
cuadros de mujeres para contender en los municipios y distritos más importantes, y
DEDQGRQHQODDFWLWXG³GHUHTXLVLWR´TXHOHKDQRWRUJDGRDODFXota de género; y por
otro, hacer hincapié en examinar el desempeño de las mujeres que han estado en
dichos cargos de elección popular, y valorar las estrategias que han tomado acerca
de cuestiones de género y en pro de los derechos de las mujeres. Por último, revisar
si las mujeres beneficiadas por la cuota de género en realidad han sido merecedoras
de ello, o se han beneficiado de esfuerzos de otras mujeres a través del tiempo, sin
ellas en reciprocidad coadyuvar a la lucha.
Conviene también, revisar si los Pactos Políticos entre mujeres, serían la
alternativa para abonar a que las presidentas, legisladoras y senadoras se vieran
más exigidas a tener un desempeño eficiente y eficaz en favor de las mujeres, no
del interés personal o intereses partidistas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
38  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
  

(MHUFLFLRGH,QYHVWLJDFLyQ³Las Voces Autorizadas´
3.1 Metodología de Investigación
Contexto de Estudio
 

La ubicación geográfica conde se llevó a cabo el ejercicio de investigación, fue en
el estado de Oaxaca, México. Sitio donde fundamentalmente se ha llevado a cabo
mi actividad profesional. Y asimismo, mi labor y participación en favor de la lucha
por los derechos de las mujeres.
Enfoque Metodológico
Para establecer una metodología apropiada a fin de desarrollar éste
proyecto, es necesario retomar a Hernández Sampieri, R. et.al. (2014) como eje
rector de la manera en que se debe de constituir un procedimiento metodológico
adecuado; para efectos del presente trabajo de investigación, optaré por un
enfoque estrictamente cualitativo, ya que me permitirá comprender la esencia
subjetiva de mi objeto de estudio, a través del análisis y la interiorización profunda
de los datos que arrojen los instrumentos de investigación
De acuerdo a la metodología que establecí en mi investigación, la técnica
que se habrá de utilizar será: la entrevista; al respecto Lafuente, C. & Marín, A.
(2008), aportan que la encuesta consiste en el diseño e implementación de un
cuestionario a determinada población que, preferentemente esté redactado de
manera concreta y precisa para evitar divagaciones y que la información que se
obtenga sea lo más apegada a la verdad posible, asimismo, la entrevista, implica
la estructuración de una serie de preguntas abiertas que permitan obtener la
información necesaria para nuestro objeto de estudio, se trata de una charla
orientada con la finalidad de cuestionar a quien se entrevista sobre el tema
esencial de la investigación.
Tomando como referente los aportes de: Cortés, M. e Iglesias, M. (2004);
Dominguez, S. (2006); Hernández Sampieri, R. et.al. (2014); y Lafuente, C. &
Marín, A. (2008); he proyectado que, de acuerdo a las características de mi objeto
39  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

de estudio y de la intencionalidad de mi trabajo; la recopilación, procesamiento y
análisis de la información sea a través de los criterios que especifico a
continuación.
Características de la Muestra
En este sentido, la forma en que se seleccionó la muestra corresponde a la
modalidad ³Muestra Intencional´, pues debido a las características propias del
estudio se ha optado por elegir directamente a siete mujeres, que he denominado
FRPR³9RFHV$XWRUL]DGDV´GHELGRDVXDPSOLRFRQRFLPLHQWRHQWHPDVYLQFXODGRV
al feminismo, por su activismo en torno a favor de cuestiones sobre igualdad y
equidad en el desarrollo, o ya sea porque ocuparon u ocupan un cargo que implica
una relación cercana a mujeres en situación de vulnerabilidad, entre otras
características que hacen de su testimonio un referente necesario para
comprender la lucha feminista y su concepción acerca de los Pactos Políticos
como Estrategia para Alcanzar los Derechos de las Mujeres en Oaxaca.
Por otro lado, es importante señalar que el acceso a ODV³9RFHV$XWRUL]DGDV´
es debido al medio en el cual me he desenvuelto, compartiendo ideales, proyectos,
inclusive diferencias; la intención es generar un proceso de

exploración

académico objetivo, neutral, útil a las generaciones interesadas en el feminismo y
que abone a promover no solo la comprensión, apropiación y aprehensión de
temas ligados al feminismo, sino también a desarrollar la producción de temas y
proyectos trascendentes a la sociedad. Las participantes fueron: Nelly Martínez
Echartea, Gloria Zafra, Rebeca Cervantes, Guadalupe Rodríguez Ortiz, Soledad
Jarquín Edgar, Norma Reyes Terán y Bárbara García Chávez.
Recolección de Datos
Por lo anterior, el tipo de fuentes de información que se utilizó corresponden a
fuentes directas, específicamente, entrevistas semiestructuradas; y fuentes
documentales. La primera, porque la entrevista semiestructurada va a permitir
explorar a profundidad los significados que otorgan cada una de las voces
autorizadas a interrogantes acerca del feminismo y de los pactos políticos como
40  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

estrategia para alcanzar los derechos de las mujeres en Oaxaca; la segunda,
porque las fuentes documentales fortalecerán y servirán de soporte a la temática
en que versa el estudio.
Análisis de la Información
Las entrevistas se dividen en dos secciones: La primera es de las entrevistas
grabadas; éstas entrevistas se realizaron directamente y se posee el respaldo del
archivo de audio correspondiente. La segunda es la de entrevistas por escrito, en
ésta ruta participaron, Soledad Jarquín Edgar, Norma Reyes Terán y Bárbara
García Chávez, éstas entrevistas se realizaron únicamente por escrito, ya que
debido a su complicada agenda personal y laboral no fue posible coincidir de
manera directa, sin embargo, se cuenta con el sustento que ampara que lo
plasmado ahí es veraz y fidedigno.
Para finalizar, es importante señalar que el procedimiento de análisis de datos
se llevó a cabo, primero, transcribiendo las entrevistas realizadas, luego leer dichas
transcripciones y los recursos documentales que se recopilaron, posteriormente, se
optó por la codificación de toda la información para, finalmente, redactar los hallazgo
encontrados bajo una estructura lógica y ordenada.

Guía de Entrevista
 

A continuación, se puntualizan algunas preguntas que pueden orientar la entrevista
de carácter semiestructurada, esto es, que únicamente se tiene la orientación
general de la entrevista mediante una serie de preguntas concretas, sin embargo,
dado su carácter no riguroso, es válido que la conversación pueda tomar diferentes
rutas, sin desvirtuar el propósito central, en éste caso, explorar las concepciones
TXH FDGD ³9R] $XWRUL]DGD´ WHQJD DFHUFD GH ORV 3DFWRV HQWUH 0XMHUHV FRPR
estrategia para alcanzar los derechos.
Datos Generales:

41  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

¾ Nombre
¾ Edad
¾ Guía de Preguntas:
9 ¿Cuál es la importancia de aportar a la igualdad y equidad en el desarrollo?
9 ¿Cuál es la posición actual de las mujeres, y en específico de la mujeres
oaxaqueñas?
9 ¿Cuál es su formación profesional?
9 ¿Cuál es su opinión con respecto a los pactos políticos entre mujeres?
9 ¿Cuál es su opinión con respecto al trabajo realizado por las mujeres que
han formado parte de las cámaras local y federal en pro de los derechos de
las mujeres?
9 ¿Qué es el feminismo?
Desde su perspectiva, ¿Cuáles son los aspectos que han detenido la lucha
por los derechos de las mujeres?
9 Desde su perspectiva, ¿Cuáles son los logros obtenidos hasta el momento
en la lucha por los derechos de las mujeres?
9 Desde su perspectiva, ¿En Oaxaca ha habido Pactos entre mujeres?,
¿Cuáles han sido?, ¿Cuáles han sido sus alcances/logros y cuáles sus
deficiencias/limitaciones?
9 Mencione su trayectoria en el fomento de los derechos de las mujeres

42  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

3.2 Hallazgos con Relación a los Pactos Políticos como Estrategia en la
Lucha para Alcanzar los Derechos de las Mujeres
Tomando como referente el Informe de Investigación denomiQDGR ³/DV 9RFHV
$XWRUL]DGDV´en éste apartado se pretende llevar a cabo un esbozo de los hallazgos
que arrojaron las siete entrevistas realizadas.
Vale la pena mencionar que éste ejercicio es significativo por muchas
razones, entre las que destacan principalmente: conocer el universo de los Pactos
Políticos entre Mujeres en el estado de Oaxaca, pero no desde la mirada estática y
aislada de un libro, ya que al adentrarnos en la percepción de las mujeres que han
participado en los Pactos Políticos que han ocurrido en Oaxaca se tiene una noción
plenamente contextualizada no solo de la complejidad que en la práctica implican
los Pactos Políticos, sino en general todo lo que involucra la lucha por los derechos
de las mujeres.
En un primer momento, vale la pena saber su postura respecto a ¿Cuál es la
posición actual de las Mujeres, y en específico de las Mujeres Oaxaqueñas?; la
respuesta a una interrogante tan amplia es bastante relevante porque puede servir
como punto de partida para el análisis posterior más profundo en torno al estatus
de los derechos de las mujeres.
De inicio, Gloria Zafra argumenta lo siguiente:
Se habla de avances, no se pueden negar los avances en términos sociales, en
términos inclusive de espacios del campo del trabajo, estamos hablando de
transformaciones que ha tenido nuestro país en el mercado de trabajo, empezó a
incorporar a las mujeres en áreas que antes no se tenía, ya se ha reconocido que
esto ha sido en el área educativa, en el área médica, en el área de la salud, que son
como extensiones, se ha reconocido también que son como parte de lo que era la
vida doméstica. Ha habido avances, tenemos mujeres ya en la universidad, que
antes no había, tenemos mujeres también en áreas técnicas que también era difícil
que encontráramos, y desde fines del siglo XX, tenemos también ya en el área
política; que hay un déficit, que hay un sesgo, que hay muchas cosas que faltan por
hacer, eso implica que efectivamente hay todavía desigualdad y que hay todavía
tramos que recorrer.

Su postura deja entrever que a pesar de los innegables alcances que las
mujeres hemos tenido en cuestión de derechos a la educación, a la salud, laborales,
entre otros en los que ha habido logros significativos, aún no es suficiente, y coincido
en el sentido de que en materia política es uno de los espacios en los que se suscitan
mayores reservas, omisiones y violaciones a los derechos de las mujeres.
43  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Lo anterior, se palpa de forma más concreta cuando, Nelly Martínez
Echartea, comenta lo siguiente:
Las mujeres oaxaqueñas siguen luchando por lograr el respeto a sus derechos,
siguen luchando por lograr que todos los derechos les sean respetados y los puedan
ellas ejercer, la multiculturalidad del estado de Oaxaca, es un factor que condiciona
el respeto de los derechos de las mujeres, que impide que todas las mujeres
disfruten plenamente de los derechos que les son otorgados simplemente por ser
seres humanos; los avances son lentos y yo considero que en nuestro estado aún
nos hace falta mucho, mucho por hacer y que la meta aún no está cerca, no se
vislumbra aún que pronto todas las mujeres puedan acceder al ejercicio pleno de
sus derechos.

Tal comentario, muestra evidentemente que la igualdad en cuanto al respeto
de los derechos de las mujeres al no estar plenamente alcanzada, debe ser
buscada, o mejor dicho, exigida mediante la lucha permanente. En tono similar, se
encuentra la postura de Guadalupe Rodríguez Ortiz, pues ella aporta lo siguiente:
Mira la posición de las mujeres en el país es como en un sin paz, las mujeres en el
país estábamos acostumbradas a que si podíamos alcanzar un espacio bien, y sino
también, seguíamos haciendo trabajo político a los partidos, las que militamos en
partidos, las que están en organizaciones de la sociedad civil también, han hecho su
trabajo pero en la generalidad de las mujeres en el país no había esa necesidad,
conciencia tal vez sí, pero no había como la necesidad si no se aperturaban los
espacios del cómo para poder trascender en el tema político, en el tema de igualdad
de derechos, qué ha pasado últimamente, ha habido un boom, incluso mediático
sobre la situación de los derechos de las mujeres, incluso a consecuencia de las
presiones internacionales que obligan al gobierno mexicano a armonizar leyes para
que las mujeres puedan alcanzar espacios de representación tanto en los poderes
legislativos, ejecutivo, judicial; que ha ido muy lento y entonces de repente en este
momento las mujeres se topan, la gran mayoría se topa, en no saber cómo
incorporarse a éste boom de los derechos de las mujeres, hay sus excepciones, hay
mujeres en los congresos, hay mujeres en el poder ejecutivo, y en el poder
legislativo, las menos en el poder ejecutivo a nivel federal, y en el estado pues
estamos igual en esas mismas circunstancias, pero estas mujeres creo que excepto
el judicial están haciendo historia en cómo aplicar las leyes para que las mujeres
puedan tener acceso.

Bajo ésta línea, Guadalupe Rodríguez Ortiz, toca un tema muy importante,
HVHO³ERRPPHGLiWLFR´HQWRUQRDORVGHUHFKRVGHODVPXMHUHVDOJRHQORTXHVHKD
hecho hincapié a lo largo del documento, puesto que a través del conocimiento de
sus aspectos históricos, filosóficos y teóricos es posible determinar que no se trata
de ninguna moda, por el contrario, la búsqueda de los derechos de las mujeres es
una actividad de carácter sumamente serio, especializado y formal, que subyace de
las exigencias de las mujeres a través de los años, así pues, conocer a profundidad
los elementos que sustentan la lucha por los derechos de las mujeres permitirá que
44  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

no confundamos la lucha con moda, lo cual es esencial para que al momento de
determinar el rumbo de los Pactos Políticos no se divague en cuanto a los objetivos
se tienen que procurar.
Por su parte, Soledad Jarquín fija una postura muy dolorosa (pero realista)
con respecto a los derechos de las mujeres:
Hay una posición de subordinación real para las mujeres que en el caso de las
oaxaqueñas se hace patente no solo entre las que viven en comunidades indígenas
o rurales, donde cierto, hay una ciudadanía de segunda legitimada por las propias
autoridades. En Oaxaca, las estadísticas nos permiten mirar el tamaño de la
desigualdad que se refleja en números elevados de muertes por enfermedades
prevenibles o incluso por muerte materna; hay, también un mayor número de
mujeres sin acceso a la escuela y son más las mujeres que los hombres adultos que
no saben leer ni escribir, y también es visible la desigualdad en la negativa, la
prohibición oscura de la costumbre y el uso que les impide decidir sobre quién las
va a gobernar, peor aún es impensable que ellas gobiernen, lo que sucede en poco
más de cien municipios. Hoy en México se ha puesto de moda el tema de la violencia
política, pero como periodista llevo registrando en los últimos 30 años este tipo de
actos de discriminación por el hecho de ser mujeres.
La violencia contra las mujeres en todos los tipos y ámbitos que reconoce la ley no
tienen una repuesta efectiva de las autoridades, las instituciones carecen de
presupuesto y personal sensible y especializado, no les importa, no se preocupan,
no deconstruyen la idea que normaliza la violencia y por tanto las leyes son como
papel mojado. Son estos ejemplos de la posición de desigualdad que viven en el
siglo XXI, las mujeres oaxaqueñas.

En tono similar, lo que emite Norma Reyes Terán, a saber:
La situación de las mujeres, es el resultado de los roles que durante muchísimos
años de sometimiento les han impuesto (esposas, madres, cuidadoras, guardianas
de la familia y las costumbres), alejadas de los espacios donde se toman decisiones
públicas y recluidas al espacio privado, al de las tareas domésticas y de cuidados.
En resumen, la vida de las mujeres es una crónica de violencia y hasta de muerte.

Como se puede apreciar, tanto Soledad Jarquín como Norma Reyes resaltan
la violencia en todos los ámbitos de la que es víctima la mujer, en agresiones que
llegan inclusive hasta la muerte. A partir de aquí se puede hacer mención de la
importancia que tiene la búsqueda integral del respeto de los derechos de las
mujeres, es decir, procurar de la misma manera la consecución de garantías
relativas a los derechos de índole sexual, laboral, económica, psicológica, física,
política, entre otras; sin embargo, acudir hacia el alcance de los derechos políticos
es un punto de partida para fomentar que las mujeres al momento de consolidar su
participación política, por consiguiente podamos acceder a planos de igualdad en
45  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

los demás aspectos de los derechos. En este sentido, Los Pactos Políticos entre
mujeres pueden ser una herramienta útil para lograr el acceso a los derechos
políticos, y por ende, a la totalidad de ellos.
En torno al papel de la mujer, específicamente de la mujer oaxaqueña,
Bárbara García Chávez aporta lo siguiente:
No creo que se pueda generalizar considerando las variantes étnicas e incluso la
propia desigualdad socioeconómica que impacta en situación de las mujeres, por
ejemplo las mujeres indígenas son aún más marginadas que los hombres indígenas,
lo que recrudece la desigualdad, además por los roles y estereotipos que permean
impunemente desde los llamados sistemas normativos, que impiden libertades y por
supuesto no garantizan mínimamente los derechos de las mujeres, hago hincapié
en ellas, las mujeres de las comunidades indígenas por encontrarse en más de 400
municipios de los 570 de Oaxaca.
Lo anterior no significa de ninguna manera que las mujeres mestizas en Oaxaca
estén en posición de igualdad, rigen la asimetría la desigualdad en todos los ámbitos
registrándose una violencia simbólica y estructural que impide que ellas se apropien
libremente de sus derechos humanos civiles económicos y políticos; debo comentar
que Oaxaca es un estado profundamente conservador y de gran influencia católica.

Lo anterior, indica que en Oaxaca hay una serie de elementos que abonan
lamentablemente a que la situación de los derechos de las mujeres sea aún más
complicada y difícil para su respeto y plenitud, se trata de la gran diversidad étnica
que confluye en nuestro estado, pues a pesar de significar un rasgo de profunda
riqueza cultural; en materia de derechos de las mujeres es una circunstancia que
desfavorece a causa de los estereotipos, y en los derechos políticos
particularmente, se acentúa la desigualdad, pues como ya se mencionó, de los 570
municipios que integran Oaxaca, solo 153 se rigen mediante el sistema de partidos
políticos para elegir a sus autoridades municipales, y el resto, 417 lo hacen a través
GHOVLVWHPDFRQRFLGRFRPRGH³XVos y costumbres´ORFXDOSURYRFDTXHODVLWXDFLyQ
actual de las mujeres en la mayoría de los municipios del estado de Oaxaca no sea
de igualdad en los derechos políticos.
Finalmente, Rebeca Cervantes comenta positivamente algunos de los logros
que la lucha feminista ha tenido, y que influyen de manera determinante en la
situación actual de las mujeres.
Fíjate que creo es una posición complicada, hoy por hoy con la oportunidad que
tenemos de acceder a los puestos de elección popular en el 50 y el 50 por ciento,
pareciera que se nos abrieron todas las oportunidades, y pareciera que tuviéramos
todos los espacios abiertos, y pareciera que con este 50 y 50 vamos a lograr no
solamente la igualdad, sino la paridad y la equidad de género, sin embargo, en la

46  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

práctica no es así, en la práctica nos damos cuenta que las mujeres no tenemos en
la realidad esas oportunidades, que en la realidad ese 50 y 50 se sigue manejando
por hombres, que las oportunidades se siguen limitando a los intereses de unos
cuantos, y de unas cuantas incluso, que esto evidentemente no se traduce a una
realidad de participación democrática y equitativa, en el caso de Oaxaca, bueno creo
yo que comparado con otros estados como son los del norte, que lo vivimos los
estados del sureste y que lo vivimos sobre todo las mujeres , seguimos viviendo en
un retraso, seguimos viviendo en inequidad, seguimos viviendo la falta de
oportunidades, seguimos viviendo la falta de preparación, la falta de capacitación, el
no tener recursos para poder ejercer estas oportunidades, y poder ejercer estos
espacios, y que cuando éstos se dan a las mujeres, siempre van atrás, ahora sí que
como los dichos, que atrás de un gran hombre hay una gran mujer, en éste caso es
al revés, en el caso de una mujer, siempre hay un hombre atrás que es el que maneja
estas oportunidades y que maneja y modera estas circunstancias, entonces, me
parece a mí que está muy distante el 50 por ciento de la realidad,
independientemente de que no deja de apreciarse una buena iniciativa política, no
deja de apreciarse que es mucho mejor esto a no tener nada, pero que sin embargo,
para alcanzar que ese 50 por ciento sea en equidad, en paridad, ese 50 por ciento
todavía nos falta mucho.

En suma, podemos declarar que la situación actual de las mujeres, en
específico de las mujeres oaxaqueñas relativa a sus derechos políticos y su
participación política, como agente importante para el logro y respeto de la totalidad
GHVXVGHUHFKRVFRQWLHQHFODURVFXURVSXHVSRUXQODGRDSHVDUGH³JR]DU´SDULGDG
en cuanto a la determinación de las candidaturas en 153 municipios, existe la
incertidumbre respecto a cuáles son los criterios que los partidos determinan para
seleccionar a sus cuadros femeninos que habrán de contender, en este sentido,
vale la pena cuestionarse tres situaciones:
La primera, si la decisión para determinar a las mujeres que serán candidatas
emana de grupos de hombres o de mujeres al interior de la fracción partidista;
segunda, la duda respecto a la sinceridad con la que las mujeres son enviadas a
contender en campaña electoral, es decir, si sus postulaciones versan en municipios
con posibilidades reales para la victoria, o son enviadas a los lugares que no
representan importancia o interés para el partido político; y tercera, si los espacios
que son destinados para ser ocupados por mujeres son en realidad otorgados a
aquellas que tienen el mérito con base en sus aptitudes, actitudes y en el
conocimiento de la agenda política y la agenda feminista; asimismo, si dicho espacio
ofrece la posibilidad de acceso a nuevas generaciones de mujeres que inician desde
su trinchera la lucha por los derechos de las mujeres.

47  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

3.2.1 Categorías de Análisis
Una vez tocado abordado de manera general cuál es el situación de la mujer,
en específico de la Oaxaqueña, en la actualidad, considero pertinente llevar a cabo
un análisis del contenido que se obtuvo en las siete entrevistas realizadas al grupo
de mujeres a través de categorías porque va a permitir ahondar en la información
de manera ordenada y coherente.
Se distinguen cuatro categorías de análisis: El Feminismo como disciplina
intelectual; Por qué es importante aportar a la igualdad; Cuál ha sido el desempeño
de mujeres como legisladoras Locales y/o Federales; y por último, Los Pactos
Políticos entre mujeres. A continuación expongo cada una de ellas:
3.2.1.1 El Feminismo como Paradigma Teórico
Como aspecto importante para éste proceso de investigación, es muy interesante
conocer cuál es el concepto de feminismo que poseen nuestras voces autorizadas,
pues de ese modo es viable establecer la perspectiva que otorgan a los temas de
género y su criterio al respecto de los Pactos Políticos entre mujeres, a continuación,
expongo cuál fue la respuesta de cada una de las entrevistadas cuando se les
cuestionó: Para ellas, ¿qué es el feminismo?
De inicio Rebeca Cervantes marca la pauta para un acercamiento general al
concepto:
El feminismo es un movimiento de mujeres, una lucha constante por lograr la igualdad
entre los géneros, por lograr la paridad, por lograr que las mujeres podamos estar en las
mejores circunstancias, con los mismos derechos, con las mismas obligaciones, con las
mismas oportunidades, con la misma preparación que los hombres.

(Q WRQR VLPLODU1RUPD 5H\HV7HUiQ DUJXPHQWD TXH ³El feminismo, es un
movimiento con una gran tradición intelectual que nace en el marco de la
Modernidad, al mismo tiempo, es un movimiento social que da voz a todas las
mujeres para reclamar su derecho a constituirse como sujeto político, a vivir libres
de violencia y de desigualdad´
3RUVXSDUWH/D3URIHVRUD1HOO\0DUWtQH](FKDUWHDFRPHQWyTXHHV³la lucha
que las mujeres emprenden en favor de las mujeres, la lucha que las mujeres tienen
48  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

todos los días por tener acceso a una vida mejor, y por dejar un mundo mejor para
ODVTXHYLHQHQ´lo cual coincide con la postura de Rebeca Cervantes, ya que para
HOODHV³un movimiento de mujeres, una lucha constante por lograr la igualdad entre
los géneros, por lograr la paridad, por lograr que las mujeres podamos estar en las
mejores circunstancias, con los mismos derechos, con las mismas obligaciones, con
ODV PLVPDV RSRUWXQLGDGHV FRQ OD PLVPD SUHSDUDFLyQ TXH ORV KRPEUHV´ Versión
igualmente relacionaGD FRQ OR TXH RSLQD *ORULD =DIUD SDUD HOOD ³El feminismo se
entiende como un movimiento social, el activismo de las mujeres para poder plantear
demandas, para poder exigir al estado y a las instituciones una situación de igualdad y
mejores condiciones para las mujeres; eso es el feminismo, un movimiento; mujeres
HQPRYLPLHQWRSDUDPtHVHVR´
4XLHUR KDFHU KLQFDSLp HQ OD SDODEUD ³PRYLPLHQWR´ TXH ODV H[SHUWDV DUULED
mencionadas utilizan para referirse al feminismo, pues más allá de entenderlo como
un ³PRYLPLHQWRVRFLDO´FRQOOHYDDLQWHUSUHWDUORHQHOVHQWLGRDPSOLRGHOWpUPLQRHV
decir, movimiento como el proceso incesante por la búsqueda de la igualdad en los
derechos. Movimiento que se ha impulsado en el devenir del tiempo, y que
permanecerá constante mientras siga habiendo violación hacia los derechos de las
mujeres.
Se distingue también, que lejos de ofrecer una definición concreta, las Voces
Autorizadas, prefieren una conceptualización un poco más vinculada con su
actividad diaria, es decir, no de carácter estrictamente académico, sino mayormente
extraída de su experiencia. Así lo vemos también con Guadalupe Rodríguez, pues
VHxDOD TXH ³yo no te podría dar un concepto de feminismo, porque no entiendo
como una corriente, como una expresión, sino cRPRXQDQHFHVLGDGGHVGHPLFDVD´
asimismo, con Bárbara García Chávez, que argumenta que el feminismo:
Es la convicción de igualdad sustantiva frente a la ley, la sociedad y las creencias
que permea en tus reflexiones conductas y actitudes, reconociendo las luchas de
algunas mujeres en la historia contra el poder patriarcal, los privilegios que
tradicionalmente han estado reservados para los hombres, la sumisión de las
mujeres frente al machismo que nos denigra y llega hasta matarnos.
Es la apropiación libre de nuestros cuerpos, nuestro pensamiento, ideas, espacios
desde el reconocimiento de ser humanas con iguales capacidades derechos y
obligaciones.

49  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Aquí se percibe la riqueza de los comentarios de las mujeres Voces
Autorizadas del feminismo en Oaxaca, pues sin menospreciar la definición que se
encuentre en cualquier libro de alta rigurosidad académica; la información que ellas
proporcionan es extraída de las vivencias y la interacción con la realidad tangible, y
ahí radica su grandeza, es que sus palabras poseen vínculo directo con el día a día.
3.2.1.2 ¿Por qué es importante aportar a la Igualdad?
Bajo este esquema de adentrarse en la conceptualización que posee cada una de
QXHVWUDV ³9RFHV $XWRUL]DGDV´  FRQ UHVSHFWR D OD LPSRUWDQFLD GH DSRUWDU D OD
igualdad, lo cual resulta significativo porque todas han trabajado cuestiones de
género desde hace muchos años, tienen una vasta experiencia, y el móvil que las
impulsa a realizar dicha actividad yace en una convicción por demás sólida.
Para Gloria Zafra, ³Oa importancia de aportar a la igualdad entre los géneros
pues, es un salto, un paso que se da en términos del reconocimiento, a la capacidad
humana de hombres y mujeres, de poder desempeñarse en todos los ámbitos de la
vida´GHFDUDFWHUtVWLFDVVLPLODUHVOo que comenta Nelly Martínez Echartea, para ella,
³en la medida que hombres y mujeres podamos convivir en este mundo, en este
universo en igualdad de circunstancias y oportunidades, podremos tener una
sociedad mejor, podremos construir una convivencia en la que todos gocemos de
los mismos derechos y que nuestros derechos a las mujeres y a los hombres sean
UHVSHWDGRV´
Aportar a la igualdad entonces, tiene que ver con la mejora de los
mecanismos de socialización, lejos de establecer un posicionamiento polarizado,
surge el ineludible vínculo entre la necesidad de aportar a la igualdad y la
democracia, y por tanto, con los derechos políticos de las mujeres; así lo da a
entender

Rebeca Cervantes, porque considera que ³WRGD VRFLHGDG TXH VH

considere democrática, pues una de las aspiraciones es lograr la igualdad de los
JpQHURV\SRUWDQWRHVLPSRUWDQWH«EDVDUVHSULQFLSDOPHQWHHQODLJXDOGDGGH
oportunidades, de logros, de todo lo que las mujeres tenemos que aportar a este
país y a ésta sociedad, en igualdaGGHFLUFXQVWDQFLDV´, y también Bárbara García,
50  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

pues alude a la importancia de ³,QFRUSRUDU HQ VX MXVWD GLPHQVLyQ ORV YDORUHV
democráticos como forma de reconocernos humanamente ±mujeres y hombres- sin
dominios ni sometimiento hacia una simetría y equilibrio de derechos y
REOLJDFLRQHV´
Asimismo, Guadalupe Rodríguez Ortiz agrega lo siguiente:
Bueno yo creo que la importancia de aportar a la igualdad es hacer que las mujeres
en nuestro, entorno, en nuestro medio, en nuestro estado, puedan alcanzar un
estadío de bienestar en el disfrute de sus derechos, en función o frente a los hombres
que históricamente han mantenido el control del poder en el país, y creo que trabajar
por la igualdad desde el lugar en donde estemos, hacer que, primero las mujeres de
nuestro entorno se empoderen, incluso en el espacio familiar, y saliendo de ahí en
el espacio político en el que nos desenvolvamos, pues las mujeres pueden
empoderarse y alcanzar espacios de decisión política y en donde se toman las
decisiones de las políticas públicas para poder, vaya, hacer políticas públicas en
donde las mujeres se vean reflejadas.

Favorecer la igualdad de mujeres y hombres genera un impacto integral,
pues como afirma Norma Reyes Terán, ³No es un secreto que las mujeres vivimos
en una sociedad de dominación que favorece la superioridad de los hombres y
fortalece la inferioridad de las mujeres. La exigencia de igualdad se traduce en que
las mujeres queremos ejercer en la práctica los derechos civiles, políticos,
económicos y sociales dHOTXHJR]DQORVKRPEUHV´
En ésta sintonía, Soledad Jarquín agrega, que:
La igualdad entre mujeres y hombres significa la eliminación de brechas, zanjas,
baches, hoyos negros que la sociedad ha construido y que nos hace diferentes y es
una diferencia TXHODVWLPDKLHUHPDWD«(OSULYLOHJLRGHODOLEHUWDGGHODFDSDFLGDG
de decidir, pero también de destruir ha sido de un grupo determinado de hombres,
de todos los hombres; pero no ha sido la misma condición para las mujeres.
Entonces la igualdad aporta a cerrar esa condición que lastima. Los mismos
espacios, las mismas posibilidades, condiciones distintas, que favorezcan el
desarrollo de las mujeres, que no limiten su crecimiento, ni rechace sus
aportaciones. La igualdad impulsa a la humanidad.

Podemos ver que aportar a la igualdad es una labor multidireccional, por un
lado, la necesidad de realizar trabajo que reduzca la diferencia entre hombres y
mujeres, pero también, el impacto que genera en favor de la socialización, la
convivencia y el establecimiento de una cultura más democrática, donde se puedan
desarrollar por igual los derechos humanos, civiles, políticos, sexuales, entre otros,
que resultan inherentes a la humanidad.
51  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Así pues, que en la medida que se aporte a la igualdad con respecto a los
derechos políticos de mujeres y hombres, se abona a un Sistema Político más
sólido, y por ende, a una democracia más justa, participativa y rica en cuanto a ideas
y valores.
3.2.1.3 El desempeño de las Mujeres Legisladoras Locales y/o Federales
El eje que aquí nos hemos planteado es el de visualizar el alcance de los Pactos
Políticos como estrategia en la lucha para alcanzar los derechos de las mujeres,
parte de ello, sin duda es el hecho de conocer y analizar cómo ha sido el desempeño
que las mujeres que han accedido a cargos de elección popular, principalmente en
las Congresos Local y Federal, debido a que representa la oportunidad inmejorable
de formular propuestas a favor de las mujeres, y consolidar mediante el poder
político la lucha que durante tanto tiempo se ha llevado en las calles y en todos los
espacios donde ha habido una mujer agraviada en sus derechos humanos, cívicos,
económicos, laborales, políticos, y demás vertientes en las que los hombres han
sometido.
También, porque es interesante sopesar la directriz política que han
mantenido a lo largo de su función como representantes públicas, lo anterior porque
si se considera que el hecho de que ellas logren una curul local y/o federal, es
factible gracias a la lucha feminista emprendida desde hace muchos años, al grado
de hacer más accesible los espacios mediante la medida 50 ± 50 en las
candidaturas.
Es por ello que vale la pena revisar cuál y cómo ha sido la reciprocidad de
las Legisladoras Locales y/o Federales, porque sin duda, su cargo ha sido parte de
los logros de los Pactos, y en consecuencia, su participación activa en ellos,
facilitaría en gran medida el éxito de Pactos en el Futuro. Es importante saber si las
mujeres han formado parte de la agenda de las mujeres Legisladoras.
En este sentido, las integrantes de las Voces Autorizadas, además de ser
partícipes de la lucha por los derechos de las mujeres desde hace bastante tiempo,
son conocedoras del medio político en el estado de Oaxaca, inclusive, algunas ya
se desempeñaron como Legisladoras. Luego entonces, este ejercicio de
52  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

cuestionarles acerca del desempeño de las Diputadas Locales y/o Federales es muy
atractivo, porque cualitativamente ahondaremos en el desempeño que han
sostenido las mujeres Diputadas.
Por ejemplo, Rebeca Cervantes, señala que ³FRQVXVGHELGDVH[FHSFLRQHV«
la mujer cuando ha tenido esos espacios y cuando ha tenido la gran oportunidad de
poder legislar en favor de los derechos humanos y de los derechos fundamentales
GHODVGHPiVPXMHUHVQRORKDKHFKR´Para abonar a éste comentario, la profesora
Nelly Martínez señala que las mujeres Legisladoras: ³QR KDQ FXELHUWR ODV
expectativas de las otras mujeres, las mujeres que han luchado en este tiempo, en
esta época y las que lucharon anteriormente quizá su expectativa era mayor,
lamentablemente el hecho de que las mujeres que llegan a estos puestos de
elección popular pertenezcan a un partido las limita y se ven inmersas en las
WHQGHQFLDVGHVXVSDUWLGRV´
Por su parte, Norma Reyes Terán, comenta lo siguiente:
El trabajo de la mayoría de las mujeres parlamentarias (salvo contadas excepciones)
ha sido de una gran ignorancia, incluso cuando llegan a ocupar esos espacios se
declaran públicamente antifeministas o bien se convierten en guardianas de la
familia tradicional, lo que significa que aún no se ha comprendido y no se quiere
entender que las mujeres que ocupan esos espacios están ahí no porque sus
partidos las hayan querido impulsar sino lo hacen a pesar de sus partidos políticos,
por tanto, tienen una gran deuda con el feminismo y la enorme responsabilidad de
provocar cambios en la sociedad, de erradicar los estereotipos y la violencia
patriarcal que sustentan la desigualdad de las mujeres. Es tiempo que el movimiento
feminista les exija a esas mujeres que cumplan con la agenda de igualdad.

Es evidente el descontento que mujeres con pleno conocimiento de la causa
sostienen hacia las mujeres Legisladoras, no se trata de un señalamiento de
carácter personal, sino de índole profesional en su desempeño como Diputadas,
porque, como lo mencionan Rebeca Cervantes y Nelly Martínez, las Legisladoras
no han favorecido con iniciativas de Ley a favor de las Mujeres porque, quizá, se
vean limitadas por su extracción partidista. O como lo menciona Norma Reyes, por
el desconocimiento de la causa feminista; situación que invita a la reflexión profunda
sobre el impacto real de las cuotas de género en las candidaturas políticas, pues se
supone que esta medida se implementa para garantizar la seguridad de las mujeres
en las disposiciones legislativas, lo cual quedaría sería fuertemente incongruente,
si las Diputadas que ocupan dichos espacios, lejos de sostener una conciencia a
53  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

favor de las mujeres, tienen un comportamiento más bien masculino. Así lo
considera también Bárbara García Chávez, cuando se le cuestionó su opinión
respecto al trabajo realizado por las mujeres que han formado parte de las cámaras
local y federal en pro de los derechos de las mujeres:
Difícil generalizar, en el caso de la cámara local hasta hoy no he visto una diputada
que esté debidamente capacitada en materia de derechos humanos con perspectiva
de género, por lo tanto sería imposible esperar compromisos reales, incluso la misma
Eufrosina Cruz con una preparación exprés de género, se declara no feminista sin
pregunta expresa, ella nunca dispuesta a consentir en demandas conocidas de la
agenda feminista. En cuanto a las diputadas federales estoy segura que han
avanzado de manera importante en esta agenda en materia de violencia, derechos
políticos de las mujeres hasta lograr en muy poco tiempo la paridad inscrita desde la
constitución, hago mención a que esto precisamente se logró gracias a pactos y
alianzas.

En la misma sintonía está la respuesta de Guadalupe Rodríguez Ortiz, quien
emite un juicio sin generalizar un mal desempeño de las mujeres que han sido
Diputadas, al respecto:
Primero pienso que este es un espacio de desigualdad plena. Las diputadas locales
no han sido feministas y algunas se han acercado, algunas han dado algunas luchas
emblemáticas. Pero sí, las legisladoras locales se paralizan al tener que obedecer
los mandatos partidistas, las componendas de las coaliciones y grupos
parlamentarios a los que pertenecen, las legisladoras federales se pierden en el
abismo, incluso hay dos legislaturas (LXI y LXII) donde la gente ni siquiera las
identifica. Hay una mimetización de las legisladoras con el quehacer de los varones.
No hay ninguna expectativa de que puedan asumir una propuesta feminista. En lo
particular, no veo, ni creo que pronto lleguen feministas al congreso y que para
cambiar o proponer cambios deberán llegar varias, no una, sino varias y que puedan
trabajar juntas.

Considerando lo anterior, se aprecia que hay el reconocimiento que en,
algunos casos, ciertas Legisladoras han librado buenas gestiones; sin embargo,
DJUHJD DO DQiOLVLV HO DGMHWLYR ³IHPLQLVWD´ D ODV PXMHUHV TXH VH GHVHPSHxHQ FRPR
Diputadas, en este sentido, se puede desarrollar una reflexión de dos vías. La primera,
valorar si en realidad, ninguna (o muy pocas de ellas) mujer de las que han accedido a
las Cámaras Local y/o Federal tienen formación o conocimiento al respecto del
Feminismo, como disciplina intelectual, es decir, de aquellos elementos históricos y
filosóficos que enmarcan una lucha añeja pero de vanguardia cualquiera que sea el
espacio geográfico y temporal; distinto de la acepción políticamente correcta del
feminismo que se ha acuñado en la alta esfera política, considerando al feminismo
como un buen mecanismo para captar votos, pero vacío de contenido.
54  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

La segunda, cuál sería el impacto en la realidad de las mujeres si las
diputadas conocieran y defendieran los preceptos del feminismo en su connotación
intelectual, de manera formada e informada. Es determinante que señalar que, sin
duda alguna, el hecho de que las mujeres legisladoras posean bases sólidas en
feminismo, más allá de ser un requisito abstracto, permitiría sumar en lo cualitativo
a las propuestas cuantitativas que realizan las Diputadas; añadiría más
compromiso, sensibilidad y ética para atender desde la política las causas de las
mujeres.
También, vincularía más a las Legisladoras para formar parte de los Pactos
que realizan diferentes organizaciones civiles; que en realidad los Pactos Políticos,
tuviesen la trascendencia superior a la esperada, emanados de las demandas
civiles pero defendidos con el compromiso desde la esfera política, incidirían de
manera determinante en la agenda legislativa, y en la generación de un sistema
normativo que cumpla con la disminución ( y eliminación) de la brecha de
oportunidades y derechos que existe entre hombres y mujeres. No obstante, que se
cumpliera un ciclo en el cual, valga la redundancia, las demandas de las mujeres
fueran canalizadas por las mujeres para las mujeres; y abandonar el sistema
patriarcal que dictamina que las propuestas de mujeres son pasadas por un filtro
masculino y de ahí aterrizadas para las mujeres.
Así lo señala también Guadalupe Rodríguez Ortiz, pues menciona que:
Mira, si te das cuenta, las grandes Reformas que ha habido en este país en materia
de igualdad, no han salido de las Cámaras, han salido del titular del Poder Ejecutivo
Federal, y del titular del Poder Ejecutivo estatal, desde sus estructuras, desde sus
asesorías, ¿qué quiere decir esto?, que estas grandes Reformas han sido
propuestas por hombres, por una necesidad, no por una obligación o por un impulso
real de protección de derechos para las mujeres, sino han sido propuestas en un
afán de ganarse el voto ciudadano de este país, que somos más de 50 por ciento de
mujeres en éste país. Entonces no ha sido una política pública de un gobernante
sensible a gobernar para las y los hombres, sino siempre pensando de manera
política, y eso ha hecho que estén los derechos pero no haya un sistema protector
que los garantice.

Es así, que en materia de los Pactos Políticos, el desempeño de las mujeres
que han ocupado espacios en las Legislaturas Local y/o Federal es importante, pues
deja visualizar si, por un lado, el mecanismo de 50% hombres y 50% mujeres para
55  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

las candidaturas electorales, que es un logro de la lucha feminista, no solamente es
de dimensión cuantitativa, sino también cualitativa; asimismo, determinar si la
participación de las Diputadas en los Pactos Políticos, y su compromiso real con la
causa, coadyuvaría a alcanzar con mayor eficiencia y eficacia el logro por los
derechos de las mujeres. Con esto, no quiero dar a entender que las Diputadas, o el
medio político en general, sea esencial para lograr los Pactos a favor de las mujeres,
porque se trata de un esfuerzo global entre el vínculo de sociedad civil y gobierno,
pero la participación de las Legisladoras es importante como integrantes de la política,
pero aún más como mujeres.
3.2.1.4 Los Pactos Políticos entre Mujeres
En éste apartado, se busca dilucidar en qué consisten los Pactos Políticos entre
mujeres, pero desde la perspectiva empírica de quienes han participado y conocen
su configuración, implicaciones y alcances. En éste tenor, primero tendré a bien
sistematizar, como resultado del mecanismo de investigación, qué son los Pactos
Políticos entre Mujeres según las siete Voces Autorizadas; y después, se hará un
recuento de los Pactos Políticos en los que han participado, y en qué han consistido
cada uno de ellos.
(Q SHUWLQHQWH LQLFLDU FRQ *XDGDOXSH 5RGUtJXH] 2UWL] TXLHQ VHxDOD TXH ³los
Pactos Políticos entre mujeres son necesarios, deben ser imprescindibles en una
sociedad que se precie de ser democrática, porque abona a que las mujeres de los
partidos políticos y más allá de los partidos, de las organizaciones de la sociedad en su
cRQMXQWRSXHGDQWHQHUSRVWXUDVHQFRQWUDGDVDORPHMRUHQHVWRVSDFWRV´es decir, los
Pactos sirven para concordar en un común denominador y buscar de esa manera las
similitudes en cuanto a las necesidades y de esa manera exigirlas.
También Guadalupe Rodríguez Ortiz, puntualiza que lo más destacable de
ORV3DFWRVHVTXH³han ido obligando a legislar en materia de igualdad de derechos,
y también de protección de los derechos de las mujeres, porque una cosa es
alcanzar la igualdad, pero si no hay un sistema protector de los derechos es como
si no estuviera pues; entonces creo que nos hace falta avanzar en un sistema
protector de derechos, en que haya un Ejecutivo dispuesto a garantizar los derechos
GHODVPXMHUHV\DSURWHJHUORV´, lo anterior se relaciona precisamente con lo que se
56  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

abordó en el apartado anterior, con respecto a que los Pactos pueden trascender
del acuerdo civil y situarse en el plano de lo jurídico, porque la inercia y el empuje
que las mujeres organizadas podemos generar, sin duda, ha de abrir espacio en la
agenda legislativa Local y Federal.
En este sentido, la posición de la Investigadora Bárbara García Chávez resto
a la posición de las mujeres en los Pactos Políticos es la siguiente: ³HQJHQHUDOPH
parecen correctos cuando se tiene un fin visible y bien entendido, cuando se acotan
límites de acción tiempo y espacio y no se da margen a los protagonismos que en
su momento rompen alianzas. Los pactos deben determinar estrategias clara para
alcanzar un objeto común. El límite de los pactos es la ideología, lo adjetivo que en
FRUWRWLHPSRRFDVLRQDGLVLGHQFLD\UXSWXUD´
Por su parte, Rebeca Cervantes, expresó lo siguiente, relacionado con el
transcurrir interno de los Pactos, lo cual permite a su vez, emprender una reflexión
de cómo se suscitan las cosas en su interior, y aporta para tener una visión más
amplia de ellos:
Fíjate que yo tengo una opinión muy personal, creo que los pactos políticos entre
mujeres, funcionan cuando no se ve en riesgo, o no se pone en riesgo el
empoderamiento de una de las integrantes del pacto, qué quiero decir con esto, que
yo en mi experiencia me doy cuenta que los pactos funcionan más cuando las
mujeres son de diferentes organizaciones, de diferentes expresiones políticas, y de
diferentes partidos políticos, no así cuando son de un mismo partido político, porque
en ese mismo partido político entran ya esas necesidades de empoderamiento, esta
competencia por poder ocupar un espacio, un lugar; esta competencia por los
puestos de elección popular y entonces se pierde la finalidad del pacto, se pierde la
finalidad de la organización de las mujeres y se enfoca en todo momento a su
empoderamiento personal, y deja de tener sentido por qué o el para qué se participa
en un pacto, mi experiencia es que las mejores aportaciones o los mejores
resultados en los pactos de mujeres son entre mujeres de diferentes expresiones
políticas.

Con lo anterior, se distingue que Los Pactos implican organización y
neutralidad tanto interna como externa, porque si bien es cierto, para configurar un
Pacto, primero que nada es necesario tener un objetivo en común, en éste caso, la
lucha por los derechos de las mujeres, al interior de los Pactos, también es
importante, establecer de principio a fin su funcionamiento, para evitar lucha de
poderes al interior; es claro que se trata de una situación compleja, pero que habrá
de cimentarse en bases sólidas de comunicación y desvincularlo de intereses
personales que no estén encaminados hacia el bien común.
57  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Asimismo, Norma Reyes Terán, da una pronunciamiento muy apropiado
porque señala que: ³Los pactos políticos son necesarios, más bien los considero
indispensables si el propósito es cambiar la situación de desigualdad de las mujeres
y erradicar la violencia patriarcal; en nuestro país, incluido Oaxaca, se han hecho
esfuerzos aislados obteniéndose pequeños logros, sin que hasta la fecha se haya
consolidado un pacto lo suficientemente ancho y fuerte para asegurar los cambios
HVWUXFWXUDOHVTXHQHFHVLWDPRVHQ0p[LFR´
Igualmente interesante, lo que complementa Bárbara García Chávez sobre los
3DFWRV \ ODV DGYHUVLGDGHV TXH SUHVHQWDQ ³El patriarcado ha generado formas de
disolver o debilitar estos pactos políticos, con su mejor arma que es la de empoderar a
una mujer o un grupo de ellas, que desacredita al resto, esto lo puede hacer
precisamente desde el control político-económico y por la falta de anclaje ideológico de
ellas contra ellas. Y sin duda los roles todavía anclados en la expectativa social que
priorizan las mujeres y distraen el objetivRGHOSDFWRHQFXHVWLyQ´
Por su parte, Nelly Martínez Echartea, comenta su experiencia personal
como partícipe de los Pactos que se han llevado a cabo en Oaxaca, además da
cuenta descriptivamente de la esencia para implementar un pacto:
Bueno en Oaxaca vivimos una experiencia que desde mi punto de vista fue muy
satisfactoria, desde que se conformó el primer pacto de mujeres denominado: Pacto
para consolidar la equidad de género. Estuve participando, para mí constituyó un
magnífico ejercicio de democracia, fue sorprendente ver que lo que nos unía a todas
era el mismo objetivo, y que todas luchábamos por alcanzarlo, las demostraciones de
civilidad, de democracia, de armonía entre todas las mujeres provenientes de
diferentes partidos políticos y algunas de las organizaciones de la sociedad civil, me
dejaron una gran enseñanza y la lección de que si nos unimos, podemos.

Siguiendo ésta línea, Norma Reyes, comparte la elaboración teórica que se
ha llevado a cabo a lo largo del tiempo por las organizaciones feministas, y
complementa con un recuento muy sintético y sumamente atinado de los pactos
políticos que se han llevado a cabo en Oaxaca, con relación en materia electoral,
los cuales están distribuidos es tres momentos fundamentales, a saber:
Primer pacto político electoral. En Oaxaca, se han constituido pactos por los
derechos políticos electorales de las mujeres desde 1997. El primer pacto se ubica en
1997, cuando las feministas, de la sociedad civil, mujeres de diversos partidos
políticos, de la academia, periodistas, logramos impulsar la reforma al Artículo 136 del

58  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Código de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales de Oaxaca, para
garantizar el sistema de cuotas (70/30) de manera obligatoria para todos los partidos
políticos; la obligatoriedad de esta medida se logró antes que en la legislación federal
y solo después de Sonora y Chihuahua. En 1998, la Diputada Gloria Altamirano del
PRI y una servidora del PRD, logramos que el Pleno de la Cámara de Diputados
aprobara la creación de la Comisión Especial de Equidad de Género.
Segundo pacto político electoral. En Octubre de 2003, durante el encuentro de 50
mujeres a 50 años del derecho al voto, se constituyó el segundo pacto político de
mujeres, con el propósito de que los partidos cumplieran con el sistema de cuotas
(70/30), consignado en el Artículo 136-4 del CIPPEO, para lograrlo implementamos
una serie de acciones como marchas, plantos y derramamiento de nuestra sangre
en el interior del edificio del Instituto Estatal Electoral, sólo así los partidos políticos
cumplieron.
Tercer pacto político electoral. El tercer Pacto Político por la Paridad rumbo al
2016 se estableció en 2015, en el marco de la armonización de la legislación federal
en materia político electoral, donde le exigimos al congreso local reformas a la
constitución para consignar el principio de paridad de género como un derecho de
ambos sexos, entendido este principio como la adopción de un sistema de
representación equilibrada y equivalente entre mujeres y hombres; propusimos que
las listas de representación proporcional (RP) fueran encabezadas por mujeres para
garantizar la integración paritaria de la Cámara de Diputados; asimismo, propusimos
la paridad horizontal y vertical en la integración de los 570 Ayuntamientos
Municipales. Sin embargo, el congreso del estado, se negó a reconocer el principio
constitucional de paridad de género a las mujeres indígenas de 417 municipios que
se rigen por el sistema normativo interno, es decir, la paridad de género es un
derecho de las mujeres solamente en 153 municipios que se rigen por el sistema de
partidos políticos. Fracasamos en nuestro intento de revisar las tradiciones culturales
a la luz de los Derechos Humanos.

De llamar la atención la postura de Soledad Jarquín Edgar, pues su postura
respecto a los Pactos Políticos entre Mujeres versa de la siguiente manera:
Creo que es una buena idea. Pero muchas veces he sido escéptica a sus logros y
posibilidades de desarrollo, sobre todo porque nunca falta quien o quienes pretendan
hacer un uso diferente de los pactos, se olvidan de su lucha o militancia política
dentro del feminismo para hacer acciones partidistas como lo hacen los hombres.
Después debo entender que es un proceso de aprendizaje para las mujeres, sin
manuales ni guías, que sí que llegamos tarde al mundo de lo público que estamos
descubriendo ese lugar, que debemos romper las estructuras patriarcales que nos
dicen que las mujeres no debemos estar juntas (ni aún cuando seamos difuntas) y
menos para una tarea pública. Entonces la construcción de un pacto requiere de
aprendizaje y entendimiento; no se trata de una acción de abnegación sino de
entender; no se trata de ceder pero sí de conceder en el sentido de que hay
ocasiones en que es necesario hacer otro camino, uno distinto al que yo en lo
particular haría, porque si algo caracteriza al pacto es la diversidad de las ideas y
mucho protagonismo. Basta pues, para que exista el pacto, que haya un objetivo
común, una tarea feminista que hacer entre mujeres distintas.

La visión escéptica que Soledad Jarquín tiene con respecto a los Pactos
Políticos es sumamente importante, ya que no existe una forma única de llevar a
cabo los Pactos, por el contrario, la gran variedad de subjetividades que intervienen
en la realización de los pactos conlleva a una gran diversidad de alternativas para
59  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

desarrollarlo, sin embargo, es muy valiosa la pauta que da a la reflexión, de que
independientemente de que las mujeres en sí mismas seamos diversas, mientras
exista un objetivo feminista en común es factible que los Pactos se puedan llevar a
cabo.
Finalmente, Rebeca Cervantes aludiendo a la agrupación de mujeres en los
Pactos Políticos, señala lo siguiente:
Me parece que es importante este activismo de las mujeres, este interés de seguir
planteando que hay desigualdades, me parece que no se puede dejar atrás que la
historia no va de menos a más; sino que hay retrocesos, que hay muchos problemas,
y en la medida que ha habido avances, esos mismos avances tal parece que se
empeñan en decirles a las mujeres que la respuesta de los hombres, la respuesta
masculina, la respuesta extrema es decirte que tu lugar no es ahí, y castigarnos o
limitarnos o relegarnos, me parece que esto no puede ser, que tenemos que decir
que la historia está ahí para enseñarnos, no queremos dejar de lado o retroceder en
lo ganado, y que en aquello que está demostrando ser perverso, cruel, brutal, en
condiciones sobre todo de estas cuestiones de la violencia: los feminicidios no es
posible. Me parece que las mujeres asociadas en sororidad dan mucho, abre
muchos caminos, y que la juventud nos lo demanda, yo creo que son cosas que
tenemos que plantearnos mucho.

Vale la pena considerar seriamente ésta idea que Rebeca Cervantes
manifiesta, el hecho de que no es válido caer en el conformismo de creer que los
valiosos logros obtenidos por las mujeres, muchos de ellos a través de Pactos
Políticos, son definitivos. Es necesario siempre estar alertas para vigilar los logros
no se difuminen, y por tal razón, los derechos de las mujeres no sean respetados; y
además de eso, mirar constantemente hacia adelante para estar al pendientes de
qué es lo que hace falta para que las mujeres tengamos acceso pleno al ejercicio
de nuestros derechos
Como se puede apreciar, las Voces Autorizadas proporcionan una mirada
TXHSHUPLWHFRPSUHQGHUPiVDOOiGHXQDGHILQLFLyQGH³3DFWRV 3ROtWLFRV´SXHVVH
sitúan en el plano del significado poseen desde el interior, es decir, las
características con las cuales se enmarcan, develando así el sentido que tiene
llevarlos y aplicarlos en condiciones reales.
La perspectiva que maneja cada una de las Voces Autorizadas es con pleno
conocimiento de la causa, pues han sido espectadoras, y sobretodo, partícipes de
la lucha en favor de los derechos de las mujeres, e integrantes de los Pactos
Políticos que se han llevado a cabo como medio para conseguirlos.
60  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

4. Conclusiones
A manera de cierre, se establece un balance general en dos vertientes de los aportes
del presente documento, la primera consiste en explorar los aciertos y logros que ha
tenido la implementación de los Pactos Políticos entre mujeres en la búsqueda del
cumplimiento de los derechos; la segunda, implica reconocer algunos desaciertos,
así como las áreas de oportunidad que tendrían los Pactos Políticos.
4.1 Aciertos y logros
Históricamente, se ha visto que las mujeres agrupadas en Pactos han sido
constructoras de cambios fundamentales en la sociedad, desde el derecho al voto
hasta la posibilidad de cursar programas académicos, son reflejo de las grandes
cosas que se pueden conseguir. Sin embargo, actualmente, la posibilidad que
proporcionan los Pactos Políticos como herramienta y estrategia para colaborar al
respeto de los derechos de las mujeres, exigiendo lo que humanamente nos
corresponde, es un diamante en bruto que hace falta pulir.
Al respecto de los Aciertos y logros de los Pactos entre mujeres, Norma
Reyes Terán comenta lo siguiente:
Es un hecho que en el mundo, la situación de las mujeres no es la misma que
tuvieron sus abuelas o sus madres, mal haríamos en no reconocer los logros del
feminismo en la ampliación de los derechos de las mujeres y a la democracia misma.
Sin embargo, es importante señalar que la lucha por los derechos de las mujeres en
todo el planeta, ha tenido como fundamento trabajar a favor de la ampliación de sus
derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. No obstante, esa
ampliación de los derechos de las mujeres no la han concedido ni la conceden
gratuitamente los regímenes en turno; al menos nunca en la historia ha ocurrido así.

Por su parte, Gloria Zafra menciona esto:
Si me lo dices en el ámbito político, ¿qué te diría?, ¿y a partir de los pactos?, cuando
las mujeres tienen la capacidad, la inteligencia, la destreza de unirse muchas cosas
pueden pasar, y entonces esas cosas que pueden pasar es abrir camino,
simbólicamente nada más por estar, activamente por juntar a otras mujeres, y
también en términos de poder trascender ellas mismas u otras en espacios que antes
les estaban negados, me parece que ahorita se tiene prácticamente un discurso
institucional sobre la discusión de la desigualdad que hay entre los géneros; que
lleve sus distintas rutas, posturas; lo importante es que se ha logrado subir a ese
nivel de institucional que hay desigualdades y que éstas desigualdades tienen que
ver con esta cuestión de género en donde las mujeres están en desventaja en
muchos campos, y en donde a los hombres se les ha dado ventajas en muchos
campos, eso es yo creo que un gran salto.

61  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Soledad Jarquín Edgar tiene una visión reservada sobre los logros en la lucha
por los derechos de las mujeres:
Los cambios de paradigmas son parciales no alcanzan a todas las mujeres. Todavía
viven exclusión muchos grupos de mujeres. Pero hemos avanzado en la educación,
en el acceso a todas las ciencia; el acceso al trabajo aun cuando no se refleja en la
propiedad ni en los sueldos iguales; el derecho parcial, en Oaxaca, a votar y ser
votadas; a ocupar cargos de representación proporcional sin la posibilidad de
desarrollar políticas públicas efectivas y no asistencialistas para el desarrollo de las
mujeres. Son cien años de feminismo en México a partir del primer congreso
nacional feminista (Yucatán 1916). Los cambios son lentos pero caminan, hay
mucho por andar. Y yo soy pesimista como te habrás dado cuenta.

Sin duda, los Pactos Políticos entre mujeres son fundamentales para el logro
de la lucha feminista, y el abanico de posibilidades es sumamente amplio; no
obstante, a pesar que los Pactos Políticos entre mujeres han sido detonantes de
grandes cambios a favor de la igualdad en los derechos y del fortalecimiento de la
vida en democracia, aún hace falta largo trecho por recorrer, y probablemente
permear con mayor sororidad nuestros pactos hará que se generen ambientes más
propicios para que los Pactos Políticos tengan éxito.
4.2 Desaciertos y Áreas de Oportunidad
Si bien es cierto que los Pactos han sido la ventana abierta al logro de cosas
importantes, es una realidad, que ha habido desatinos en el trabajo hasta el
momento hecho, así como posibilidades de las que no se ha echado mano aún.
Con la cautela apropiada, puedo señalar que los desaciertos que a nivel de
Pactos Políticos se ha tenido, es que no se han logrado consolidar a lo largo del
tiempo; además de las diferentes controversias que se generan cuando las
participantes de los pactos apremian sus intereses personales por encima de los
intereses colectivos del Pacto, ante ello, resulta una área de oportunidad promover
ambientes de solidaridad y de valores cuando se inicia un pacto.
Otra área de oportunidad, rayando en el desacierto (y porque no decirlo, en
el fracaso), es la escueta o nula participación de las mujeres que han ocupado
espacios en los Congresos Local y Federal; ya que si consideramos que el punto
de partida para que dichos lugares hayan sido concedido a las mujeres en general,
62  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

es la lucha feminista; la displicencia total que la gran mayoría de las legisladoras
muestran a los temas de género es lacerante, ante tal situación es pertinente
reflexionar sobre la necesidad de valorar si los logros de la estrategia 50 ± 50 para
la elección de aspirantes

a cargos de elección popular ha sido meramente

cuantitativa; y en ese caso, hace falta delinear mecanismos para que trascienda al
plano de lo cualitativo.
Otra situación muy delicada, en la que de antemano, se manifiesta respeto
hacia la riqueza étnica, lingüística y cultural del estado de Oaxaca, es en las
comunidades donde la organización política es a base del sistema conocido como
³XVRV\FRVWXPEUHV´R³VLVWHPDVQRUPDWLYRVLQWHUQRV´VLQHPEDUJRVHFRQVLGHUD
que el hecho de que 417 de los 570 municipios en que se integra nuestro estado,
elijan a sus autoridades municipales a través de ésta modalidad, no permite
garantizar los derechos políticos de las mujeres. Es por ello, que en total respeto de
la organización cultural de las comunidades de Oaxaca, es importante que los
Pactos Políticos entre mujeres dirijan su atención a implementar acciones y
determinar estrategias para la creación de mecanismos que coadyuven a garantizar
los derechos políticos de las mujeres en los municipios donde las autoridades de
HOLJHQPHGLDQWHHOVLVWHPDGH³XVRV\FRVWXPEUHV´

63  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

5. Propuestas
A continuación, tendré el atrevimiento de emitir algunas propuestas de mejora para
la realización de los Pactos Políticos entre mujeres, así como tentativamente las
acciones que grosso modo se deberían de seguir para apuntalar la agenda feminista
en nuestro estado, particularmente orientadas hacia la lucha para alcanzar los
derechos políticos de las mujeres, como pilar fundamental hacia la consecución
plena de los derechos.
En un primer momento, mencionaré los que, a mi juicio, son los elementos
básicos para desarrollar los Pactos Políticos, enfocados a la lucha para alcanzar los
derechos de las mujeres.
En este tenor, cabe mencionar que las consideraciones que emitiré subyacen
de mi experiencia como partícipe de Pactos que se han implementado a lo largo de
muchos años de estar vinculada a temas de género y de defensoría de los derechos
de las mujeres en estado de vulnerabilidad, asimismo, de la investigación
documental realizada; y también, a partir del valioso testimonio que las siete mujeres
TXH KH GHQRPLQDGR FRPR ³YRFHV DXWRUL]DGDV´ PH EULQGDURQ D WUDYpV GH VXV
entrevistas, donde pude conocer su perspectiva, su experiencia y su postura con
respecto a los Pactos Políticos entre mujeres.
Considerando lo anterior, los aspectos básicos que se deben tomar en cuenta
para llevar a cabo los Pactos Políticos entre mujeres son los siguientes:
™ Objetivos.
™ Participantes.
™ Normas para su implementación.
™ Factor Tiempo.
A continuación, describo en qué consiste cada uno de estos elementos.
Objetivos de los Pactos Políticos entre Mujeres
Un aspecto central de los Pactos Políticos entre Mujeres, es la definición de sus
objetivos, ya que representa el rumbo a seguir y determinará las probabilidades
de éxito.

64  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Cabe mencionar, que hablar de los objetivos puede ser un tanto redundante,
ya que se da por entendido que los Pactos Políticos entre Mujeres deben estar
enfocados a la búsqueda de mejores condiciones y/o la lucha por igualdad en los
derechos; sin embargo, es una realidad que existe dificultad para clarificar qué parte
de todo ese gran universo habrá de atenderse mediante el Pacto, es decir, si se
enfocará a una cuestión de índole estrictamente político, o pudiera ser, por ejemplo,
un Pacto Político orientado a aspectos de carácter laboral, sexual, violencia física,
libertad de expresión, entre otras. Lo cual es muy significativo, ya que de este modo
todos los esfuerzos estarán guiados hacia una sola directriz, y no se divagará en las
actividades a desarrollar, lo que también implica, optimización de recursos
humanos, materiales, económicos y el tiempo.
Una vez dilucidado cuál o cuáles serán los objetivos de los Pactos Políticos,
se tendrá mayor claridad para delinear el trayecto que se habrá de recorrer, y
caminar hasta conseguir lo planteado. De igual manera, esto ayudará a que en la
medida de lo posible se puedan compartir ideales y actitudes para incidir de manera
adecuada en la realidad.
Participantes de los Pactos Políticos
Éste es un elemento muy polémico, ya que las puertas de los Pactos Políticos deben
estar siempre abiertas a mujeres que tengan la firme intención de coadyuvar a la
igualdad en los derechos, sin embargo, es innegable que en un Pacto, de acuerdo
a su objetivo previamente consensado,

pueden confluir mujeres de diversas

extracciones, no solamente de partido político, sino también de extractos sociales,
de diversos perfiles profesionales, creencias religiosas o no religiosas, de diversas
etnias, y un sinfín de características que indudablemente influyen de manera
determinante en su perspectiva y visión del mundo.
Es por ello, que las Participantes de los Pactos deben ser sabedoras, por un
lado, de los objetivos, y por otro, de la intención que de manera consensuada se ha
elegido como la más apropiada para alcanzarlos; de esta manera se evitará,
fundamentalmente, que no se comparta la misma ideología respecto al Pacto, y por
65  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

tal razón, existan rupturas al interior del grupo, a causa de malos entendidos,
duplicidad de funciones u omisión en ellas.
También, las participantes deben tener nociones claras acerca de la lucha
feminista, así como de sus aspectos teórico-filosóficos fundamentales, para que los
Pactos se encaucen de manera adecuada a atender problemáticas que afecten los
derechos de las mujeres.
Por otro lado, se debe clarificar que la esencia para colaborar y cooperar en
los Pactos Políticos es enfocarse al bien común, en el marco pleno de la sororidad,
por este motivo, se deben evitar los protagonismos tanto al interior del grupo, como
al exterior al exterior de éste. Ya que por encima del reconocimiento individual que
se pueda o no obtener por ser partícipes de los pactos, se debe dar prioridad a que
el resultado satisfactorio sea el que se lleve todos los créditos. La conjugación en
los Pactos debe ser con el único interés de generar caminos y espacios para la
igualdad en derechos, no para establecer divisiones de poder entre nosotras.
Normas para su implementación
Sin mencionar que los pactos requieren de reglas para llevarse a cabo, puesto que
la rigidez en un proceso limita la creatividad y no permite que fluya con naturalidad
y se enriquezca de la subjetividad de las participantes. Si me parece importante,
que en los Pactos Políticos, además de tener nitidez en cuanto a su objetivo u
objetivos y claridad en torno a las participantes de los Pactos; deben existir una
serie de criterios que regulen los procedimientos.
Lo anterior se menciona, puesto que derivado de las experiencias propias y
de otras compañeras que han sido partícipes de Pactos Políticos, se ha notado que
existe gran complejidad para establecer el orden en el desarrollo de los Pactos, por
ejemplo, suele existir lucha de egos, inclusive conflictos de intereses y de
ambiciones respecto a las repercusiones que se obtengan de la lucha por los
derechos de las mujeres.

66  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Es por ello, que deben existir normas para la implementación de los pactos, en
este sentido, definir puntualmente y de manera horizontal, quién o quiénes serán las
responsables de moderar el transcurrir del pacto, asimismo, la responsable o
responsables de establecer el vínculo con las instancias gubernamentales y de la
sociedad civil correspondientes para lograr la finalidad del Pacto.
En la medida que exista solidez, unidad y estabilidad en el rumbo que dirija
al Pacto no solo se caminara hacia la consecución del objetivo, y por ende, de la
igualdad de los derechos de las mujeres, sino también, se evitará que el Pacto se
disuelva antes de haber logrado su objetivo o que una vez al alcanzarlo difumine el
trabajo y al cabo de un tiempo lo alcanzado pierda sentido e impacto.
Factor Tiempo
De la mano con el objetivo u objetivos que se estipulen para los Pactos, se
esclarezca la actividad de las participantes, y se definan con seriedad las normas
para su implementación; está el hecho de establecer cuál habrá de ser el horizonte
temporal para la operatividad de los Pactos Políticos.
Es decir, un Pacto Político puede estar planeado a largo plazo, en este
sentido, surgir para hacer frente a una problemática históricamente marcada como
lacerante hacia los derechos de las mujeres, de manera que su duración no puede
plantearse en forma breve, sino que habrá de proyectar la posibilidad de generar su
inicio, pero no de establecer su final, para que de forma permanente se ejerza
presión en virtud de que los derechos de las mujeres no sean violentados, por el
contrario, sean respetados en igualdad de condiciones que los de los hombres.
Pero también, un Pacto Político puede ser de connotación temporal, ya que
puede tener su origen como respuesta a alguna situación de carácter coyuntural,
por ejemplo, alguna situación de índole social no prevista, o en el contexto de un
escenario político como lo es un proceso electoral, para tal caso, los Pactos Políticos
dirigidos a la lucha por los derechos de las mujeres, pueden idearse e
implementarse de manera estrictamente temporal, mientras se resuelve la
problemática en cuestión.
67  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Vale la pena señalar que si se tiene claridad con respecto al horizonte de los
Pactos Políticos, ya sea a largo plazo o

temporales, es factible poseer una

estructura sólida, con esto, se puede contrarrestar a uno de los aspectos que más
deterioran a la constitución de los Pactos, que es la disolución de ellos antes de
conseguir su objetivo; o específicamente en el caso de los Pactos Políticos a largo
plazo, cuando van teniendo éxito e impacto favorable en sus actividades se
disuelven mientras tenían altas posibilidades de continuar en la lucha por los
derechos de las mujeres.
A manera de corolario
No hay que caer en la confusión de pensar que existe un manual
preestablecido para desarrollar los Pactos Políticos entre mujeres, las cuatro
consideraciones que acabo de emitir, son los elementos que se ha visto
básicamente están involucradas en el desarrollo de los mismos.
Es importante señalar que estos aspectos de los Pactos Políticos: objetivos,
participantes, normas para su implementación y el factor tiempo; son elementos que
son interdependientes, es decir, para que se tenga éxito en favor de los derechos
de las mujeres, tiene que existir una conjugación equilibrada de los cuatro criterios.
Por ejemplo, aunque las participantes de los Pactos tengan el perfil profesional
adecuado, conozcan las demandas de la lucha feminista y posean los medios
suficientes para generar un impacto de trascendencia; sino son capaces de
organizarse de manera que su objetivo sea compartido por todas las integrantes y no
haya orden al momento de establecer cómo se desarrollarán sus funciones, y no se
tenga claro el periodo por el que es necesario aportar a los derechos de las mujeres,
aunque el Pacto pueda tener eco, estará destinado a disolverse.
Asimismo, en caso de que las participantes de los Pactos, tengan la
³LQWHQFLyQ´YHUGDGHUDGHHQIRFDUVHDODOXFKDSRUORVGHUHFKRVGHODVPXMHUHVVL
carecen de los conocimientos y las habilidades apropiadas, su movimiento se verá
limitado, puesto que no estará presente la esencia del feminismo.

68  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Es por ello que la realización de los Pactos Políticos entre mujeres es más
allá de una simple organización de mujeres, puesto que se deben cubrir ciertos
rubros que no solo proporcionen certidumbre sobre las acciones que se realicen,
sino que además indiquen que no se trata de meras improvisaciones, por el
contrario, que se trata de esfuerzos especializados para alcanzar la igualdad en los
derechos.
Para concluir, estoy segura que en la medida que los Pactos Políticos entre
mujeres se generalicen en los entornos de asociaciones civiles, espacios
académicos, inclusive en las mujeres que ostentan algún cargo de elección popular,
ya sea de la misma o diferente extracción partidista o corriente política se localizarán
más características que enriquezcan la propuesta que hasta el día de hoy he
emitido.
En otro orden de ideas, a continuación tendré la aventurada labor de emitir
algunas propuestas de mejora para la realización de los Pactos Políticos entre
mujeres, en particular, dirigidas hacia la consecución de los derechos políticos,
asimismo, tentativamente las acciones que grosso modo se deberían de seguir para
lograr tan anhelada situación.

69  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

Acciones

Propuesta
x

Revisar los
mecanismos con los
cuales los partidos
políticos otorgan las
candidaturas a las
mujeres

x
x

x

x

Evaluar el desempeño
de las diputadas en
materia de derechos
de las mujeres

x

x

Coadyuvar a la
Participación de
Pactos

x

Solicitar a los partidos promuevan que las mujeres
ocupen cargos en la estructura partidaria donde
tengan responsabilidad en toma de decisiones y
administración de los recursos.
Solicitar a los partidos faciliten un grado mínimo de
alfabetización para las mujeres
Solicitar que las mujeres que aspiren a candidaturas
sean conocedoras de la lucha por los derechos de las
mujeres
Solicitar a los partidos que las candidaturas sean
otorgadas por la vía del mérito y no por alguna clase
de favoritismo.
Que diferentes organizaciones civiles de mujeres
tengan acercamiento con las Diputadas para revisar
cuál ha sido su productividad legislativa en materia de
derechos de las mujeres.
Pedir a las candidatas en campaña que firmen
convenios para asegurar que tendrán cierta
productividad legislativa en cuestiones de igualdad de
género en caso de ganar las elecciones.
Convocar a una plenaria que agrupe a la mayor
cantidad posible de organizaciones de la sociedad civil
de mujeres, así como a centros de investigación social
y a universidades a fin de incentivar la producción
académica en materia de feminismo.
Elaborar un plan de acción que encuentre respaldo en
las organizaciones de mujeres a fin de generar un
Pacto Político Global que determine a su vez cuáles
habrán de ser los Pactos Políticos Específicos para
coadyuvar al respeto y garantía de los derechos de las
mujeres.

70  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

6. Fuentes de Investigación
x

x

Cobo, R. (2014). Tema 1 ± Historia de la Teoría Feminista s. XVIII, XIX y XX;
Feminismo Postmoderno; Feminismo y Multiculturalismo; El Feminismo en
América Latina, Centroamérica y el Caribe.
Cortés, M. & Iglesias, M. (2004). Generalidades sobre metodología de la
investigación. Universidad Autónoma del Carmen [En Línea]. Consultado el
15 de Enero de 2016. Disponible en:
http://www.unacar.mx/contenido/gaceta/ediciones/metodologia_investigacio
n.pdf

x

Dominguez, S. (2006). El Objeto de Estudio en la Investigación. Diversas
Aproximaciones. Revista de educación y desarrollo [En Línea]. Consultado el
15 de Enero de 2016. Disponible en:
http://www.cucs.udg.mx/revistas/edu_desarrollo/anteriores/7/007_Domingu
ez.pdf

x

H. Congreso De La Unión (2008). Código Federal de Instituciones y
Procedimientos Electorales [En Línea]. Consultado el 24 de Noviembre de
2015. Disponible en:
http://norma.ife.org.mx/documents/27912/234587/2008_COFIPE.pdf/56e9c
54e-2481-48f9-9122-a8231dc3806b

x

________________________ (2014). Ley Federal para Prevenir y Eliminar
la Discriminación [En Línea]. Consultado el 24 de Noviembre de 2015.
Disponible en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/262.pdf
________________________ (2015a). Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos [En Línea]. Consultado el 20 de Noviembre de 2015.
Disponible en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/htm/1.htm
________________________ (2015b). Ley General para la Igualdad entre
Mujeres y Hombres [En Línea]. Consultado el 22 de Noviembre de 2015.
Disponible
en
http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGIMH_040615.pdf
H. CONGRESO DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE OAXACA (2009).
Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres para el estado de Oaxaca [En
Línea]. Consultado el 26 de Noviembre de 2015. Disponible en:
http://www.congresooaxaca.gob.mx/legislatura/legislacion/leyes/038.pdf
__________________________ (2015). Constitución Política del Estado
Libre y Soberano de Oaxaca [En Línea]. Consultado el 25 de Noviembre de
2015. Disponible en:
http://www.congresooaxaca.gob.mx/legislatura/legislacion/leyes/001.pdf

x

x

x

x

71  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

x
x

x
x
x
x

x

x

x

x

x

Hernández Sampieri, R, et, al. (2014). Metodología de la Investigación.
México: Mc Graw Hill.
Hernández, S. (2014). Los derechos políticos de la mujer (de la democracia
censitaria a la democracia paritaria). Revista Venezolana de Análisis de
Coyuntura. [En Línea] Vol. XX. No. 2. (jul-dic) p.p. 147-171. Consultado el 02
de Mayo de 2016. Disponible en:
http://www.redalyc.org/pdf/364/36440846008.pdf
Instituto De La Mujer Oaxaqueña (2008). Qué es y para qué es la perspectiva
de género. Oaxaca. IMO Ediciones
_______________________ (2010). Promoción de los derechos políticos de
las mujeres. Oaxaca. IMO Ediciones.
Jarquín, S. (2014). Mujeres de Oaxaca. Cada mujer debe contar su historia.
Oaxaca. Carteles Editores.
Lafuente, C. & Marín, A. (2008). Metodologías de la investigación en las
ciencias sociales: Fases, fuentes y selección de técnicas. Revista Escuela de
Administración de Negocios [En Línea]. Consultado el 15 de Enero de 2016.
Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/206/20612981002.pdf
Lagarde, M. (2006). Pacto entre mujeres sororidad. Coordinadora Española
para el Lobby Europeo de Mujeres. [En Línea] Madrid. Consultado el 14 de
Diciembre
de
2015.
Disponible
en:
http://www.asociacionag.org.ar/pdfaportes/25/09.pdf.
Lamas, M. (2015). ¢0XMHUHV -XQWDV«" 5HIOH[LRQHV VREUH ODV UHODFLRQHV
conflictivas entre compañeras y los retos para alcanzar acuerdos políticos.
México. Instituto Nacional de las Mujeres.
Organización De Las Naciones Unidas (1981a) Convención Sobre La
Eliminación De Todas Las Formas De Discriminación Contra La Mujer [En
Línea],
Consultado el 07 Octubre del 2015. Disponible en:
http://www.un.org/womenwatch/daw/cedaw/text/sconvention.htm
_______________________ (1981b). Convención Interamericana sobre
Concesión de los Derechos Civiles a la Mujer [En Línea]. Consultado el 07
de Noviembre de 2015. Disponible en:
http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/a-45.html
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS (1994). Convención
Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la
0XMHU ³&RQYHQFLyQ GH %HOpP GR 3DUi >(Q /tQHD@ Consultado el 07 de
Noviembre de 2015. Disponible en:
https://www.oas.org/es/mesecvi/docs/BelemDoPara-ESPANOL.pdf

72  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

x

x

x

x

Posada, L. (2005). Pactos entre mujeres. Mujeres en Red, El Periódico
Feminista. Consultado el 14 de Diciembre de 2015. Disponible en:
http://www.mujeresenred.net/IMG/article_PDF/article_a294.pdf
Rodríguez, P. (2010). Feminismos y Solidaridad. Revista Mexicana de
Sociología, vol. 72, núm. 3, julio-septiembre. Consultado el 14 de Diciembre
de 2015. Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/321/32116016004.pdf
Talamas, M. y Lascurain, S. (2016) Protocolo para atender la violencia
política contra las mujeres. México. Tribunal Electoral del Poder Judicial de
la Federación. Primera Edición. 58 págs.
Tarrés, M. (2006). Equidad de género y presupuesto público. La experiencia
innovadora de Oaxaca. Oaxaca. Lluvia Oblicua Editores.

73  |  Pactos  Políticos  como  estrategia  en  la  lucha  para  alcanzar  los  derechos  de  las  Mujeres  en  Oaxaca,  México  
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

  

ƌĂ͘DĂƌşĂĚĞůĂƐEŝĞǀĞƐ'ĂƌĐşĂ&ĞƌŶĄŶĚĞnj;WƌĞƐŝĚĞŶƚĂĚĞůĂŽŵŝƐŝſŶĚĞƋƵŝĚĂĚLJ'ĠŶĞƌŽ  
ĚĞůĂ>s//>ĞŐŝƐůĂƚƵƌĂĚĞůŽŶŐƌĞƐŽůŽĐĂů;ϭϵϵϴͲϮϬϬϬͿ͖ĚŝƚŚ;/&Ϳ͖DĂƌşĂŶƚŽŶŝĞƚĂsŝnjĐĂŝŶŽŽŽŬ;D/&Ϳ͖  
'ƵĂĚĂůƵƉĞĂƌŵŽŶĂ;'ĂĞŵͿ  

WƐŝĐſůŽŐĂŶŐĠůŝĐĂLJĂůĂ;>ŝŐĂDĞdžŝĐĂŶĂĚĞĞƌĞĐŚŽƐ,ƵŵĂŶŽƐͿ͖WĞƌůĂtŽŽůƌŝĐŚ;WĂƌƚŝĚŽĐĐŝſŶ
EĂĐŝŽŶĂůͿŶĂDĂƌşĂƌƵnjsĂƐĐŽŶĐĞůŽƐ;&ĞĚĞƌĂĐŝſŶĚĞDƵũĞƌĞƐhŶŝǀĞƌƐŝƚĂƌŝĂƐͿ͘ŶĐŽŶĨĞƌĞŶĐŝĂĚĞ
ƉƌĞŶƐĂĚĞŶƵŶĐŝĂŶĚŽůĂƐŵĂůĂƐƉƌĄĐƚŝĐĂƐĚĞƐĞƌǀŝĚŽƌĞƐƉƷďůŝĐŽƐ͘  
 
  

ƌĂ͘ůƐĂDĂƌƚşŶĞnj/ƚƵƌƌŝďĂƌƌşĂ͖>ŝĐĚĂ͘DĂƌşĂĚĞůŽƐŶŐĞůĞƐďĂĚ^ĂŶƚŝ累Ğnj͖  
>ŝĐĚĂ͘ZŽƐĂƌŝŽsŝůůĂůŽďŽƐZƵĞĚĂ͖ƌĂ͘ĚŶĂ>ŝůŝĂŶĂ^ĄŶĐŚĞnjŽƌƚĞƐ͖ĂƚƌĄƐĚĞƉŝĠ͕  
ZĞƵŶŝĚĂƐĞŶĞů>ĂŶŝǀĞƌƐĂƌŝŽĚĞůƐƵĨƌĂŐŝŽĨĞŵĞŶŝŶŽ͘KĐƚƵďƌĞϮϬϬϯ͘  
 

WƌŝŵĞƌĂƌĞƵŶŝſŶĚĞůWĂĐƚŽƉĂƌĂĐŽŶƐŽůŝĚĂƌůĂƋƵŝĚĂĚLJŐĠŶĞƌŽĞŶϮϬϬϯ͖  
'ĂďƌŝĞůĂĂƌƌĂƐĐŽ͖>ƵnjŝǀŝŶĂĄƌĂƚĞ;WZ/Ϳ͖EŽƌŵĂZĞLJĞƐdĞƌĄŶ͖ZŽƐĂƌŝŽsŝůůĂůŽďŽƐ͖  
'ůŽƌŝĂĂĨƌĂ͖^ŽůĞĚĂĚ:ĂƌƋƵşŶ͖ĂƌŵĞůŝƚĂZŝĐĄƌĚĞnjsĞůĂ;WZ/Ϳ͖WĞƌůĂtŽŽůƌŝĐŚ͖   
ŽŶLJZƵĞĚĂ;WEͿ͖^ŝůǀŝĂƵƐƚĂŵĂŶƚĞƌƌĞŽůĂ͖ůƐĂDĂƌƚşŶĞnj/ƚƵƌƌŝďĂƌƌŝĂ͖   
ĚŶĂ>ŝůŝĂŶĂ^ĄŶĐŚĞnjŽƌƚĠƐ;WZ/Ϳ͖ĞŶƚƌĞŽƚƌĂƐŵƵĐŚĂƐŵƵũĞƌĞƐ  
ĚĞĚŝĨĞƌĞŶƚĞƐĞdžƉƌĞƐŝŽŶĞƐƉŽůşƚŝĐĂƐŵĂŶŝĨŝĞƐƚĂƐĞŶĞůĂŹŽϮϬϬϯ  
 
 

WĂĐƚŽϮϬϭϬ͘ŽŶǀĞŶĐŝſŶƉŽƌůĂWĂƌƚŝĐŝƉĂĐŝſŶWŽůşƚŝĐĂĚĞůĂƐDƵũĞƌĞƐ͘'ƵĂĚĂůƵƉĞ  
ZŽĚƌşŐƵĞnj;WZͿ͖ZŽƐĂƌŝŽsŝůůĂůŽďŽƐZƵĞĚĂLJ,ƵŶďĞƌůŝŶĚĂ;ĚŝƌŝŐĞŶƚĂĚĞ^ĂŶ:ƵĂŶŝƚŽͿ  
  

ƋƵŝƉŽĚĞDh'ZƉĂƌƚŝĐŝƉĂŶĚŽĞŶĞŶĐƵĞŶƚƌŽĐŽŶĐĂŶĚŝĚĂƚŽƐĞŶĞůWĂĐƚŽϮϬϬϵ  
 
 
 

Dh'ZLJhŶŝǀĞƌƐŝƚĂƌŝĂƐĚĞůĂh:K͖ĂĐŽŵƉĂŹĂŶĂůĂƐŽŶƐĞũĞƌĂƐůĞĐƚŽƌĂůĞƐEŽƌŵĂ/ƌŝƐ^ĂŶƚŝĂŐŽLJůďĂ
:ƵĚŝƚŚ>ſƉĞnj^ĂŶƚŝĂŐŽĂƐƵƚŽŵĂĚĞƉƌŽƚĞƐƚĂ͕ĞŶĂďƌŝůĚĞůϮϬϭϭ  
 

WĂĐƚŽWŽůşƚŝĐŽƉŽƌůĂWĂƌŝĚĂĚ͖ƌƵŵďŽĂůϮϬϭϲ͘  
 
 
 

&ĞŵŝŶŝƐƚĂƐĚĞůĂƐĚŝĨĞƌĞŶƚĞƐĞdžƉƌĞƐŝŽŶĞƐƉŽůşƚŝĐĂƐ͕ŝŶƐƉŝƌĂĚĂƐƉŽƌůĂƐƐƵĨƌĂŐŝƐƚĂƐ͖ĞdžŝŐŝŵŽƐĂůĐŽŶŐƌĞƐŽ
ůŽĐĂů͕WĂƌŝĚĂĚĞŶůŽƐϱϳϬŵƵŶŝĐŝƉŝŽƐ͕ĂŹŽϮϬϭϱ͘ƐĞĚşĂĨƵŝŵŽƐŐŽůƉĞĂĚĂƐƉŽƌĂůŐƵŶŽƐĚŝƉƵƚĂĚŽƐĚĞů 
ŽŶŐƌĞƐŽůŽĐĂů͘  
  

ŶůĂdžƉŽƐŝĐŝſŶƌƚşƐƚŝĐĂĂƉĂƚŽƐZŽũŽƐ͖ĐŽŝŶĐŝĚŝŵŽƐƉŽƌůĂĐĂƵƐĂ͘ůŝŶĂŚĂƵǀĞƚ͖  
DĂƌŝďĞůDĂƌƚşŶĞnjZƵŝnjLJDh^Ks/  

 
 

͋EŽ͕ŶŽ͕ŶŽƐŽŵŽƐĂĐĂƌƌĞĂĚĂƐ͖ƐŽŵŽƐĨĞŵŝŶŝƐƚĂƐLJĞƐƚĂŵŽƐŝŶĚŝŐŶĂĚĂƐ͊  
  

ďƌĂnjŽĐŽůĞĐƚŝǀŽĞŶƐŽƌŽƌŝĚĂĚ͘  
>ĂůƵĐŚĂĨĞŵŝŶŝƐƚĂƋƵĞŶŽĚĂƵŶƉĂƐŽĂƚƌĄƐ͘  
 
 
 

 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
ŶĐƵĞŶƚƌŽ&ĞŵŝŶŝƐƚĂĚĞŽƌŐĂŶŝnjĂĐŝŽŶĞƐĚĞůĂ
^ŽĐŝĞĚĂĚŝǀŝůĐŽŶĞůDƚƌŽ͘ůĞũĂŶĚƌŽDƵƌĂƚ,ŝŶŽũŽƐĂ
;ĂŶĚŝĚĂƚŽĂůĂŐƵďĞƌŶĂƚƵƌĂƉŽƌĞůWZ/Ϳ͕
ĐŽŵƉĂƌƚŝĞŶĚŽůĂŐĞŶĚĂĚĞ/ŐƵĂůĚĂĚ͘ƌĂ͘ZŽƐĂ 
ŽďŽĞĚŝĂ;ĨŝůŽƐŽĨĂ͕ĨĞŵŝŶŝƐƚĂĞƐƉĂŹŽůĂ͘Ϳ  
>ŝĐĚĂ͘ZŽƐĂƌŝŽsŝůůĂůŽďŽƐZƵĞĚĂ;Dh'ZͿƌĂ͘
DĂƌşĂĚĞůĂƐEŝĞǀĞƐ'ĂƌĐşĂ&ĞƌŶĄŶĚĞnj;DƵũĞƌĞƐĞŶ
ƉůƵƌĂůLJĐĂŶĚŝĚĂƚĂWůƵƌŝŶŽŵŝŶĂůƉŽƌĞůWZ/Ϳ  
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
ĂŶĚŝĚĂƚĂƐĂƉƌĞƐŝĚĞŶƚĂƐŵƵŶŝĐŝƉĂůĞƐĚĞůWZ/ĞŶůĂ
ZĞŐŝſŶDŝdžƚĞĐĂĐŽŵƉĂƌƚŝĞŶĚŽĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƐƉĂƌĂĞů
ĞũĞƌĐŝĐŝŽĚĞůƉŽĚĞƌĞŶϮϬϭϲ͘
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Dh^Ks/ƉƌŽƉŽŶŝĞŶĚŽůĂŐĞŶĚĂ
DƵŶŝĐŝƉĂůƉŽƌůĂ/ŐƵĂůĚĂĚ͕Ăů>ŝĐ͘
:ŽƐĠ,ĞƌŶĄŶĚĞnj&ƌĂŐƵĂƐ
;ĐĂŶĚŝĚĂƚŽĚĞůWZ/ĂůĂůĐĂůĚşĂ
ĚĞůĂĐĂƉŝƚĂůŽĂdžĂƋƵĞŹĂϮϬϭϲͿ  
 

>ŝĐĚĂ͘DŝƌŶĂ>ſƉĞnjdŽƌƌĞƐ;WEͿ͕ĂŶĚŝĚĂƚĂĂŝƉƵƚĂĚĂƚƚŽϭϮ  
ĞŶŝĄůŽŐŽĐŽŶDh^Ks/