Está en la página 1de 7

SANCIONES ADMINISTRATIVAS

INSPECCIÓN DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL

Graduación Calificación - Euros


Leves
Mínimo De 40 a 405
Medio De 406 a 815
Máximo De 806 a 2.045
Graves
Mínimo De 2.046 a 8.195
Medio De 8.196 a 20.490
Máximo De 20.491 a 40.985
Muy graves
Mínimo De 40.896 a 163.955
Medio De 163.956 a 409.890
Máximo De 409.891 a 819.780
Para las infracciones en materia de prevención
de riesgos laborales, serán de aplicación, por lo
demás, determinados criterios de graduación
específicos (art. 39.3 LISOS):

-La peligrosidad de las actividades desarrolladas


en la empresa o centro de trabajo.

-El carácter permanente o transitorio de los


riesgos inherentes a dichas actividades.

-La gravedad de los daños producidos o que


hubieran podido producirse por la ausencia o
deficiencia de las medidas preventivas necesarias.

-El número de trabajadores afectados.

-Las medidas de protección individual o colectiva


adoptadas por el empresario y las instrucciones
impartidas por éste en orden a la prevención de los
riesgos.

-El incumplimiento de advertencias o


requerimientos previos de la Inspección de Trabajo y
Seguridad Social.

-La inobservancia de las propuestas realizadas


por los servicios de prevención, los delegados de
prevención o el comité de seguridad y salud de la
empresa para la corrección de las deficiencias
existentes.

-La conducta general seguida por el empresario


en orden a la estricta observancia de las normas en
materia de prevención de riesgos laborales.
Los tipos de sanciones que se imponen en
materia de riesgos laborales, dejando al margen las
multas ya comentadas, son los siguientes:

a) La cancelación de la acreditación
otorgada por la autoridad laboral, en los casos
de infracciones por faltas graves y muy graves
cometidas por quienes actúen como servicios de
prevención ajenos, desarrollen la actividad de
auditoría del sistema de prevención de empresas o
desarrollen y certifiquen la formación en prevención
de riesgos (art. 40.2 LISOS).

b) La suspensión de las actividades


laborales por un tiempo determinado, o incluso el
cierre del centro de trabajo, cuando el Gobierno
o los órganos de gobierno de las CC AA
competentes en la materia entiendan que concurren
circunstancias de excepcional gravedad en las
infracciones (art. 53 LPRL).

c) El establecimiento de limitaciones a la
facultad de contratar con la Administración por
la comisión de delitos o infracciones administrativas
muy graves en materia de seguridad y salud en el
trabajo (art. 54 LPRL).
AA PÚBLICA Y SANCIÓN ADMINISTRATIVA

La LPRL (RCL 1995, 3053) prevé un


procedimiento especial para los casos en que la
infracción de las normas de seguridad y salud en el
trabajo sea imputable a la Administración pública.
En tales supuestos la responsabilidad administrativa
habrá de depurarse, concretamente, «a través de la
imposición, por resolución de la autoridad
competente, de la realización de las medidas
correctoras de los correspondientes
incumplimientos, conforme al procedimiento que al
efecto se establezca» (art. 45.1 LPRL).

Tal sistema ha sido regulado a través del RD


707/2002, de 19 de julio (RCL 2002, 1929),
modificado por RD 464/2003, de 25 de abril (RCL
2003, 1533), siendo de aplicación a los órganos
centrales y territoriales de la Administración
General del Estado, así como a sus organismos
autónomos, aunque, en virtud de lo dispuesto
en la disposición adicional primera, podrá
también ser aplicado en las restantes
Administraciones Públicas en defecto de
normativa propia. Quedan expresamente
excluidos las entidades públicas
empresariales (se les aplicará plenamente la
TRLISOS [RCL 2000, 1804]), los centros y
establecimientos militares (se rigen por su
normativa específica), los contratistas de
obras o servicios y concesionarios de
cualquier índole (se les aplicará el
procedimiento ordinario), así como los
órganos de la Administración cuando actúen
en la condición de promotor de obras de
construcción (se regirán por la normativa
aplicable a tal actividad).

El procedimiento especial se iniciará siempre de


oficio, bien por orden superior, por propia iniciativa
o a petición de los representantes del personal,
debiendo en este último caso acompañarse a la
denuncia la relación de actuaciones realizadas por
los delegados de prevención sobre la cuestión de
que se trate ante la jefatura del centro
administrativo correspondiente, así como, en su
caso, informe del Comité de Seguridad y Salud
Laboral.

El Inspector de Trabajo y Seguridad Social


actuante realizará las oportunas
comprobaciones, para lo cual podrá contar con
la colaboración y asesoramiento técnico del
Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en
el Trabajo. Si, al término de las actuaciones
comprobatorias, se apreciase la existencia de
incumplimientos de la normativa sobre
prevención de riesgos laborales, el funcionario
actuante emitirá una propuesta de
requerimiento en el que se recogerán las
irregularidades detectadas, las medidas
apropiadas para subsanarlas y el plazo que se
considera necesario para su ejecución.
A partir de la extensión del Requerimiento por el
Inspector actuante se abre un proceloso
procedimiento, con diversas fases e incidencias, que
se inicia con la tramitación del mismo como mera
propuesta, a la que pueden presentar alegaciones
tanto la unidad administrativa inspeccionada como
los representantes del personal, y prosigue con la
elevación del documento a definitivo, bien porque
no se hubieran formulado alegaciones contra el
mismo, bien como resultado de la valoración de
éstas por parte del Inspector competente. Si al
término del plazo establecido no se hubieran
adoptado las medidas correctoras requeridas, el
Inspector elevará las actuaciones al Delegado de
Gobierno correspondiente, cuando afectara a
órganos territoriales de la Administración General
del Estado, o bien a la Autoridad Central de la
Inspección de Trabajo y Seguridad Social, si se
tratara de órganos centrales de la Administración
General del Estado o de sus organismos autónomos.
Una u otra autoridad elevarán el expediente con su
propuesta, confirmatoria o revocatoria, al
Subsecretario del Ministerio de Trabajo y Asuntos
Sociales, quien, a su vez, dará traslado del mismo al
Subsecretario del Departamento ministerial
afectado. Éste, si estuviera conforme con las
medidas requeridas procederá a efectuar los
trámites oportunos para que se lleven a cabo o, en
caso de discrepancia, remitirá el expediente al
Ministro respectivo, quien comunicará al Ministro de
Trabajo y Asuntos Sociales, junto con dicha
discrepancia, la elevación de las actuaciones al
Consejo de Ministros para la decisión final, contra la
cual podrá finalmente interponerse recurso
contencioso-administrativo.
Si de la actuación inspectora llegara deducirse la
existencia de riesgo laboral grave e inminente
el Inspector ordenará la paralización de la actividad,
que será inmediatamente ejecutiva, elevando
seguidamente informe urgente sobre las
circunstancias concurrentes al Delegado del
Gobierno o Autoridad Central de la Inspección
competentes, en quienes reside la facultad de
mantener la paralización, si se estimara procedente,
o de levantarla, si la misma no se considerase
justificada.