Está en la página 1de 4

Carta de Esculapio a su Hijo

“¿QUIERES SER MÉDICO, HIJA MÍA?"
Aspiración es esta de un alma generosa, de un espíritu ávido de ciencia. ¿Deseas que las personas
te tengan por un Dios que alivia sus males y aleja su espanto?.
¿Has pensado bien lo que va a ser de tu vida?;
Tendrás que renunciar a tu vida privada; mientras la mayoría de los ciudadanos pueden, una vez
terminada su tarea, aislarse lejos del infortunio, tu puerta deberá estar abierta a todos. A toda hora
del día o de la noche vendrán a tumbar tu descanso, tus placeres, tu meditación. Ya no tendrás
horas que dedicarle a tu familia, a los amigos o al estudio. Ya no te pertenecerás. Los pobres
acostumbrados a padecer no te llamarán sino en caso de urgencia, pero los ricos te tratarán como
su esclavo, encargado de remediar sus excesos, sea por una indigestión o por un catarro.
¿Eras estricto en escoger a tus amigos, buscabas la sociedad con hombres de talento, con
artistas, de almas delicadas?.
En adelante no podrás desechar a los fastidiosos o a los escasos de inteligencia, a los
despreciables. El malhechor tendrá tanto derecho a tu asistencia como el honrado. Prolongarás la
vida de nefastos y el secreto de tu profesión te prohibirá impedir crímenes de los que seas testigo.
¿Tienes fé en tu trabajo para conquistarte una reputación?.
Ten en cuenta que te juzgarán no por tu ciencia, sino por casualidades del destino, por el corte de
tus ropas, por la apariencia de tu casa, por el número de tus criados, por la atención que dediques a
las charlas y por los gustos de tu clientela. Los habrá quienes desconfíen de ti si no usas barba, si
no vienes de Asia, si crees en Dioses, otros si no crees en ellos.

¿Te gusta la sencillez?.
Habrás de adoptar la actitud de un augur. Eres activo, sabes lo que vale el tiempo, no habrás de
mostrar fastidio ni impaciencia, tendrás que soportar relatos que arrancan desde el principio de los
tiempos para explicar un cólico, ociosos te consultarán solo por el placer de charlar, serás el
vertedero de las nimias vanidades.
¿Sientes placer por la verdad?
Ya no podrás decirla. Tendrás que ocultar a algunos la gravedad de su mal, a otros la insignificancia
pues les molestaría. Habrás de ocultar secretos que posees, consentir en parecer burlado, ignorante
o cómplice.
No cuentes con agradecimiento cuando el enfermo sana, la curación es debida a su robustez, si
muere, tú serás el que lo ha matado. Mientras está en peligro, te tratará como a un Dios, te suplica,
te promete, te colma de halagos. No bien está en convalecencia, ya le estorbas. Cuando se trata de
pagar los cuidados que le has prodigado, ya se enfada y ya te denigra.. Cuanto más egoístas son
los Hombres, más solicitud exigen.
No cuentes con que este oficio penoso te haga rico. Te lo he dicho: esto es un sacerdocio. Te
compadezco si sientes afán por la belleza; verás lo más feo y repugnante que hay en la especie
humana, todos tus sentidos serán maltratados. Habrás de pegar tu oído contra el sudor de pechos
sucios, respirar el olor de nauseabundas viviendas, los perfumes subidos de las cortesanas, palpar

si sabiendo que te verás solo entre las fieras humanas. en los teatros en tu misma casa los desconocidos. con la paz de un moribundo a quien ocultas la llegada de la muerte. En la calle. me abstendré de aplicar a las mujeres pesarios abortivos. Te verás solo en tus tristezas. evitando todo mal y toda injusticia. por Esculapio. Cuántas veces un día hermoso. Higía y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y diosas. al salir de un banquete te llamarán por un hombre que molestado por dolores de vientre te presentará un bacín nauseabundo diciéndote satisfecho: Gracias a Dios que he tenido la precaución de no tirarlo. vendrá una guerra que lo destruirá todo. Tu oficio será para ti una túnica de Neso. trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la ciencia. Piénsalo bien mientras estés a tiempo. con la cara que sonríe porque ya no padece. desgreñadas y desencajadas desprovistas de bellos colores. una asamblea de individuos que se quejan. escudriñar esputos. niños enfermizos que ninguna probabilidad tienes de ser felices. No accederé a pretensiones que busquen la administración de venenos. lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos. si te juzgas pagado lo bastante con la dicha de una madre. consuelo del hombre se desvanecerá para ti. de que he de observar el siguiente juramento. hazte médico. contemplar orines. pero dudarás si es acertado hacer que sigan viviendo hombres atacados por un mal incurable. ni sugeriré a nadie cosa semejante.tumores. Cuando ha costa de mucho esfuerzo hayas logrado que la existencia de algunos se prolongue. Cesarán de ser Diosas para convertirse en pobres seres afligidos por la desgracia. solo en tus estudios. penetrar a todo lo trágico de su destino. entonces. tus amigos. soleado y perfumado. Recuerda entonces que habrá de parecerte interesante aquella deyección hasta la belleza misma de las mujeres. curar llagas verdes de pus. a los de mi maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica. Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días. poniendo en tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia. tus allegados te hablarán de sus males para pedirte un remedio. . Sentirás por ellas menos deseos que compasión. Las verás por la mañana. hija mía. Pero si indiferente a la ingratitud. partiré con ellos mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren. Juramento Hipocrático Juro por Apolo. tienes un alma lo bastante estoica para satisfacerse del deber cumplido sin ilusiones. La conciencia de aliviar males te sostendrá en tus fatigas. Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender. y a nadie más. Si ansías conocer al ser Humano. El mundo te parecerá un vasto Hospital. que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco. meter el dedo en muchos sitios. Instruiré con preceptos. olvidando sobre los muebles parte de sus atractivos. se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa. médico. en los banquetes.

acuerdo y dependencia. al malo y al bueno. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. pues son grandes y complicadas las reflexiones que se necesitan para no dañar a Tus criaturas. pero no permitas que me arrogue el poder de inventar lo que no existe. dejando tal operación a los que se dedican a practicarla. las montañas y las aguas con sustancias curativas. No permitas que la sed de ganancias o que la ambición de renombre y admiración echen a perder mi trabajo.Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. pues son enemigas de la verdad y del amor a la humanidad y pueden desviarme del noble deber de atender al bienestar de Tus criaturas. en este gran trabajo para que haga bien a los hombres. Dios Todopoderoso. Ilumina mi mente para que reconozca lo que se presenta a mis ojos y para que sepa discernir lo que está ausente y escondido. . caiga sobre mí la suerte contraria. Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea indispensable divulgar. Haz que en el que sufre yo vea siempre a un ser humano. Oración diaria del médico (Oración de Moses Maimónides) Dios Todopoderoso. para extraer las sustancias curativas. Si observo con fidelidad este juramento. Trabajan continuamente en perfecto orden. En Tu eterna Providencia. Aleja de su lado a los charlatanes y a la multitud de los parientes oficiosos y sabelotodos. no llevaré otro objetivo que el bien de los enfermos. para descubrir sus efectos y para prepararlas y aplicarlas como mejor convenga en cada enfermedad. que permiten a tus criaturas aliviar sus sufrimientos y curar sus enfermedades. me libraré de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitaré sobre todo la seducción de mujeres u hombres. Sin embargo. Concédeme que mis pacientes tengan confianza en mí y en mi arte y sigan mis prescripciones y mi consejo. No ejecutaré la talla. pues los límites del arte de preservar la vida y la salud de Tus criaturas son tenues e indefinidos. séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión. Inspírame un gran amor a mi arte y a Tus criaturas. Tú has creado el cuerpo humano con infinita sabiduría. honrado siempre entre los hombres. Da vigor a mi cuerpo y a mi espíritu. diez mil órganos. para diagnosticar sus enfermedades. Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. al enemigo igual que al amigo. si lo quebranto y soy perjuro. a fin de que estén siempre dispuestos a ayudar con buen ánimo al pobre y al rico. libres o esclavos. entonces unas fuerzas chocan con otras y el cuerpo se desintegra en el polvo original del cual proviene. Tú has dotado al hombre de sabiduría para aliviar el dolor de su hermano. Tú envías al hombre la enfermedad como benéfico mensajero que anuncia el peligro que se acerca y le urges a que lo evite. Tú has combinado en él diez mil veces. pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito. gente cruel que con arrogancia echa a perder los mejores propósitos de nuestro arte y a menudo lleva a la muerte a Tus criaturas. No permitas que me distraiga: que ningún pensamiento extraño desvíe mi atención cuando esté a la cabecera del enfermo o perturbe mi mente en su silenciosa deliberación. considerando como un deber el ser discreto en tales casos. Que no deje de ver lo que es visible. que actúan sin cesar y armoniosamente para preservar el todo en su belleza: el cuerpo que es envoltura del alma inmortal. cuando la fragilidad de la materia o las pasiones desbocadas del alma trastornan ese orden o quiebran esa armonía. Tú has bendecido la tierra. Apóyame. En cualquier casa donde entre. sea o no del dominio de mi profesión.

Que no me apene su arrogancia. quiere desplazarme. Que yo permanezca firme y que no me importe ni su edad. su reputación. me desprecia o se niega a enseñarme. Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. . Pues el arte es inacabable. en este gran trabajo para que haga bien a los hombres.Que los que son más sabios quieran ayudarme y me instruyan. Haz que de corazón les agradezca su guía. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. orgulloso de su mayor experiencia. y la mente del hombre siempre puede crecer. la alegría y la ambición de saber más cada día. Señor Todopoderoso. la edad avanzada no es dueña de las pasiones. porque si me rindiera a sus críticas podría dañar a tus criaturas. porque es muy extenso nuestro arte. concédeme la fuerza. Que el amor de la profesión me fortalezca frente a ellos. Dios Todopoderoso. No permitas que me engañe el pensamiento de que ya sé bastante. Porque aunque son ancianos. Ayúdame. En Tu eterna Providencia. pues sin Tu auxilio nada de lo que haga tendrá éxito. Haz que sea modesto en todo excepto en el deseo de conocer el arte de mi profesión. porque saben cosas que yo ignoro. Que sean los insensatos y locos quienes me censuren. Yo espero alcanzar la vejez en esta tierra y vivir en Tu presencia. Por el contrario. Llena mi alma de delicadeza y serenidad si algún colega de más años. o su honor. Que eso no me haga un resentido.