Está en la página 1de 118

MATERIALES DIDÁCTICOS DE

EDUCACIÓN PARA LA SALUD II

MATERIALES DIDÁCTICOS DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD II CONSEJO DE LA JUVENTUD DE CASTILLA Y LEÓN

CONSEJO DE LA JUVENTUD DE CASTILLA Y LEÓN

MATERIALES DIDÁCTICOS DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD II Prevención de drogodependencias
MATERIALES DIDÁCTICOS DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD II
Prevención de drogodependencias
MATERIALES DIDÁCTICOS DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD II Prevención de drogodependencias 2
Edita: Consejo de la Juventud de Castilla y León Avda de Irán N.5 Local. 47007
Edita:
Consejo de la Juventud de Castilla y León
Avda de Irán N.5 Local. 47007 Valladolid
Tel. 983 22 85 16/17/18/19- Fax. 983 27 22 13
E-mail: cjcyl@cjcyl.es
Internet: http://www.cjcyl.es
Redacción del documento:
ZASCANDIL. Ocio y Tiempo Libre

INDICE

Presentación del Responsable del área de Salud del Consejo de la Juventud de Castilla y León

1)

2)

3)

4)

5)

6)

7)

8)

9)

10)

11)

12)

13)

14)

15)

16)

17)

La Educación Para la Salud Conceptos Generales en Drogodependencias Proceso de incorporación de las drogas a nuestra realidad cultural El discurso social La clasificación de las drogas Legalización de las drogas Causas/ factores de riesgo Los agentes Sociales Análisis de Publicidad Mitos respecto a las drogas Habilidades Sociales La Prevención Programas Preventivos Programas de Ocio Alternativo Prevención desde el trabajo en Asociaciones Juveniles Jóvenes y drogas Los Recursos DINÁMICAS Y ACTIVIDADES PARA TRABAJAR

desde el trabajo en Asociaciones Juveniles Jóvenes y drogas Los Recursos DINÁMICAS Y ACTIVIDADES PARA TRABAJAR

PRESENTACIÓN

Negar la existencia de drogas de la sociedad es negar una realidad. Todos tenemos algún conocido que hace uso de drogas, alguno que abusa de ellas o que incluso puede tener dependencia.

Los jóvenes no escapamos a esta realidad, algunas personas creen que incluso somos los únicos
Los jóvenes no escapamos a esta realidad, algunas personas creen que incluso somos
los únicos que hacemos uso de ellas, lo que demuestra su desconocimiento de la sociedad
actual. Sin embargo, sí que es verdad que el consumo durante la juventud tienen sus
características. Es en este periodo cuando más efectiva puede ser la prevención y más dañina
la desinformación. Es cuando el juicio de valor sobre el uso y el abuso de una sustancia no
está formado y somos más tendentes a confundirlos.
Así lo entendió el consejo de la Juventud de Castilla y León y puso en marcha el
segundo
curso
de
“Técnico
especialista”,
esta
vez
orientado
a
la prevención de
drogodependencias.
Esta publicación tiene, al menos, dos intenciones. Por un lado el informar y formar a
todo lector acerca del consumo de drogas, de sus características y riesgos, para que así sea
consciente en su decisión.
La otra intención es el dotar de ayuda a todos aquellos que se dedican a intervenir y
mediar en salud entre los jóvenes. Estos son los verdaderos protagonistas. Gracias a ellos la
Educación entre Iguales está resultando un arma efectiva para erradicar el desconocimiento y
las conductas de riesgo.

Cuando nos creemos que todo el mundo tiene conocimiento de estos temas, que estamos en la sociedad de información, donde parece impensable que un joven no sepa los riesgos del consumo abusivo de sustancias calificadas como drogas, nos estamos engañando. Es por ello que el Consejo de la Juventud de Castilla y León no se cansará en editar guías, reiterar conocimientos, etc

José E. Martínez Pedroso Responsable del Área de Salud Consejo de la Juventud de Castilla y León

1.- LA EDUCACIÓN PARA LA SALUD

La salud como situación de encontrarse bien física psíquica y socialmente, nos hace situar en un plano integrador de la sociedad y del hombre, entendiéndolo como conjunto de condiciones que permita a la persona desarrollar y ejercer todas sus facultades en armonía y relación con su propio entorno.

La Educación para la Salud es un proceso de formación, de responsabilización del individuo para
La Educación para la Salud es un proceso de formación, de responsabilización del individuo
para que adquiera conocimientos, actitudes y hábitos básicos para la defensa y la promoción
de la salud individual y colectiva. Puede considerarse desde dos puntos de vista:
• Preventivo, capacitando a las personas para evitar los problemas de salud mediante
el propio control de las situaciones de riesgo, o bien, evitando sus posibles
consecuencias.
• Promoción de la salud, capacitando a la población para que pueda adoptar formas
de vida saludables.
OBJETIVOS GENERALES DE UN PROGRAMA PREVENTIVO DE EDUCACIÓN PARA LA
SALUD.
• Aprender a valorar el propio cuerpo como algo único, exclusivo y no reciclable .
• Desarrollar costumbres y hábitos saludables en las personas.
• Modificar actitudes y hábitos de comportamiento insanos o perjudiciales para la salud.
• Lograr que los individuos y los grupos acepten la salud como un valor fundamental.
• Tomar conciencia de que la salud es el primer indicador de la calidad de vida, tanto a nivel
individual como social.
• Promover la reflexión en el tratamiento de los temas.
• Lograr que cada miembro de la sociedad sea un agente educador y promotor de hábitos de
vida saludables.
• Favorecer el acceso a la información y a los recursos sociales existentes.

EL/ LA MEDIADOR/MEDIADORA El papel del mediador/mediadora tiene un lugar muy importante en la Educación para la Salud, y sus funciones dentro del grupo son:

Sensibilizar

y

motivar

a

las

Ser objetivo

personas

 

Evitar que alguien acapare la

Cohesionar al grupo

 

sesión

Facilitar el trabajo grupal

 

Recordar los conceptos

Facilitar la participación

explicados

Respetar y hacerse respetar

Autoevaluarse periódicamente

Ayudar al grupo a evaluarse

Ayudar a conseguir objetivos, concretos, cuantificados y coherentes

Procurar que intervengan todos los participantes

FUNCIÓN INFORMATIVA

FUNCIONES DE LA COMUNICACIÓN EN EL TRABAJO CON GRUPOS

- La información es la base de la comunicación. - Es necesaria para evaluar el
- La información es la base de la comunicación.
- Es necesaria para evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos.
- Los miembros del grupo para desempeñar distintas tareas necesitan información.
- La información debe ser clara, objetiva, precisa y resaltada con datos reales.
FUNCIÓN DE INSTRUCCIÓN
- Tener muy claros los objetivos de la actividad, la metodología a utilizar y el tipo de
usuarios a los que va a llegar la información (edad, entorno,…)
- Las instrucciones deben ser:
· claras, inequívocas
· no basta suponer que han entendido, hay que cerciorarse ( preguntas, ejemplos)
· detalladas y concretas en cuanto a tiempo, lugar, principio y fin.
· coherentes con otras órdenes, y no demasiadas al mismo tiempo
PRINCIPIOS FACILITADORES DE LA INFORMACIÓN
• Principio de relevancia: crear el mensaje adecuado a las condiciones de los receptores.
• Principio de sencillez: reducir las ideas a los términos más simples posibles.
• Principio de definición: definir antes de desarrollar, explicar antes de ampliar.
• Principio de estructura: organizar un mensaje en una serie de sucesivas etapas
relacionadas entre sí.
• Principio de repetición: Repetir los conceptos más importantes.
• Principio de comparación y contraste: comprobar las ideas nuevas con las viejas.
Asociar lo desconocido a lo conocido.
• Principio de énfasis: resaltar los aspectos más importantes.

CONCEPTOS GENERALES EN DROGODEPENDENCIAS

Droga:

Una droga es toda sustancia que, introducida en un organismo vivo, puede modificar una o más de las funciones de éste y que producen dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia. Las drogas pueden consumirse por diversas vías:

Fumada (el hachís o el tabaco)

Aspirada ( la cocaína y el speed)

Ingerida por vía oral (alcohol o las

Inhalada (los pegamentos)

 

drogas de síntesis)

Inyectada

El destino final de la sustancia será el cerebro del consumidor/a, al que llega a
El destino final de la sustancia será el cerebro del consumidor/a, al que llega a través de la
sangre. Una vez en su destino, cada sustancia producirá alteraciones específicas.
Uso / Abuso / Dependencia:
Uso.
Uso es el tipo de relación con las drogas en el que, bien por su cantidad, por su
frecuencia o por la propia situación física, psíquica y social del sujeto, no se detectan
consecuencias inmediatas sobre el consumidor/consumidora o sobre su entorno.
Para valorar un consumo como “uso” no basta con fijarse en la frecuencia, (podrían
darse consumos esporádicos en los que el sujeto abusara de la sustancia). Tampoco podemos
atender sólo a la cantidad, (consumos en apariencia no excesivos, pero repetidos con tanta
frecuencia que estarían sugiriendo alguna forma de dependencia. Es importante el estado en
que se encuentre el consumidor/a (un mismo consumo moderado de alcohol puede
considerarse abuso si el sujeto está tomando medicación).
Abuso.
Aquella forma de relación con las drogas en la que, bien por su cantidad, por su
frecuencia y/o por la propia situación física, psíquica y social del sujeto, producen
consecuencias negativas para el/a consumidor/a y/o su entorno. Es un uso inadecuado de las
drogas.
En cada caso tenemos que analizar los diversos elementos referentes a las sustancias, a las
pautas de consumo y al contexto personal y social en el que el consumo tiene lugar, antes de
decidir si nos encontramos en presencia de una situación de uso o de abuso.
El abuso puede provocar diferentes tipos de trastornos:

- Físicos: cuando, como consecuencia de su toxicidad, daña el organismo de la persona consumidora.

- Psicológicos: cuando inciden negativamente sobre la relación de la persona consigo misma o con su entorno afectivo.

- Sociales: cuando impactan sobre la comunidad.

Del Uso al Abuso

Podemos distinguir 5 formas diferentes de consumir drogas:

Consumo experimental (“lo pruebo”): cuando se realiza un consumo de una forma casual y después de esta experiencia no se vuelve a consumir.

Consumo ocasional (“me divierte”): cuando se realizan consumos muy esporádicos sin que aparezcan síntomas de tolerancia ni de abstinencia.

Consumo circunstancial (“repito”): cuando se realizan consumos siempre que se dan circunstancias favorables. Por ejemplo, en el contexto de la fiesta. No hay síntomas de tolerancia pero sí del inicio de la dependencia psicológica.

• Consumo habitual (“repito a menudo”): cuando se realizan consumos frecuentes. Aparecen síntomas de tolerancia
• Consumo habitual (“repito a menudo”): cuando se realizan consumos frecuentes.
Aparecen síntomas de tolerancia y de dependencia. En muchos casos se inician los
problemas de comportamiento y los conflictos personales.
• Consumo adictivo (“no sé parar”): Los consumos se realizan con alta frecuencia y suele
aparecer la adicción. Se desarrolla la tolerancia y dependencia.
No todo el que haga un consumo experimental llegará al consumo adictivo, pero el que
hace un consumo adictivo se inició en él a través de un consumo experimental.
Hacer este viaje del uso al abuso y la velocidad con que se hará depende,
básicamente, de tres elementos interactuantes:
- La droga (sus características biológicas y/o farmacológicas)
- Los factores individuales (de carácter biológico y/o psicológico)
- Los factores sociales (la presión que ejerce el medio sociocultural en el que vive la
persona).
Dependencia.

Pauta de comportamiento en la que se prioriza el uso de una sustancia psicoactiva frente a otras conductas consideradas antes como más importantes. El consumo de drogas, pasa a convertirse en una conducta en torno a la cual se organiza la vida del sujeto. Éste dedicará la mayor parte de su tiempo a pensar en el consumo de drogas, a buscarlas, a obtener financiación para comprarlas, a consumirlas, a recuperarse de sus efectos, etc. La dependencia consiste en la pérdida de la libertad de decisión de tomar una droga. El concepto genérico de dependencia integra tres dimensiones:

Dependencia física:

Es el estado de adaptación del organismo que necesita un cierto nivel de presencia de la droga para funcionar normalmente. El organismo se ha habituado a la presencia constante de la sustancia, y necesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad. Cuando este nivel desciende por debajo de cierto límite aparece el síndrome de abstinencia característico de cada droga.

El concepto de dependencia física está muy asociado al de tolerancia. Cuando un drogodependiente abandona el consumo, su tolerancia disminuye; si pasado un tiempo reanuda el consumo en las dosis anteriores, padecerá una intoxicación aguda. La dependencia física es relativamente fácil de superar tras un periodo de

desintoxicación que, en función de cada droga, puede prolongarse como máximo durante 15 días.

Dependencia psíquica:

Estado de adaptación que impulsa a la persona a consumir una nueva dosis para experimentar los efectos del placer y evitar el malestar derivado de la privación. Estado vivencial que lleva a la persona a creer que se relacionará mejor con los demás y consigo misma si consume droga; consumirá periódicamente la droga de que se trate, para experimentar un estado afectivo agradable (placer, bienestar, euforia, sociabilidad, etc.) o librarse de un estado afectivo desagradable (aburrimiento, timidez, estrés, etc.). La dependencia psíquica es difícil de erradicar, ya que requiere introducir cambios en la conducta y en las emociones del sujeto que le permitan funcionar psíquicamente (obtener satisfacción, superar el aburrimiento, afrontar la ansiedad, tolerar la frustración, establecer relaciones, etc.) sin necesidad de recurrir a las drogas.

Dependencia social: Es la necesidad de consumir una droga como manifestación de pertenencia a un
Dependencia social:
Es la necesidad de consumir una droga como manifestación de pertenencia a un grupo
social que nos proporciona signos de identidad, es decir, para ser aceptado o poder funcionar
en un determinado grupo o actividad. En cierto sentido, son presiones sociales que obligan al
sujeto a consumir y a las cuales sucumbe. Es una dependencia que está unida al
funcionamiento social.
- Superar dependencia física = desintoxicación
- Superar dependencia psicológica/social = deshabituación
Tolerancia:

Cuando una persona consume droga de una forma continuada el organismo se habitúa a ella. Como consecuencia, se desarrolla un proceso psíquico y físico que hace necesario aumentar la dosis de forma progresiva para conseguir los mismos resultados. A partir de unas dosis determinadas disminuyen las respuestas del individuo ante la misma cantidad de droga consumida o, dicho de otro modo, si se quieren obtener los mismos efectos se ha de aumentar la cantidad usada. Esta situación se produce a partir de una combinación de los factores bioquímicos de la sustancia con los patrones de consumo que se mantengan a lo largo del tiempo y la respuesta de cada individuo va a ser diferente en función de su historia vital y de consumo. La tolerancia cruzada implica que cuando una persona ha desarrollado tolerancia a una droga, la hace extensiva también a todas las drogas de su mismo grupo farmacológico.

Síndrome de abstinencia:

Es el conjunto de signos y síntomas de malestar de carácter físico y psíquico que aparecen cuando, de golpe, se interrumpe la administración de la droga a la que la persona había desarrollado dependencia. Popularmente se conoce como mono. Las características de esta sintomatología van a depender de varios factores: tipo de droga, dosis, calidad de la droga, vía de administración, etapa en la que se encuentra el sujeto dentro de la adicción, etc.

Sobredosis:

La sobredosis es el resultado de consumir en un espacio corto de tiempo una cantidad
La sobredosis es el resultado de consumir en un espacio corto de tiempo una cantidad
de droga o de drogas superior a la que el organismo puede tolerar (intoxicación aguda). La
sobredosis puede llegar a causar la muerte de la persona, aunque la cantidad de droga
consumida no es la única variable que hay que considerar. También se llama sobredosis a la
reacción tóxica que puede experimentar una persona después de haber consumido una droga
aunque la dosis pueda ser aparentemente baja. La reacción que puede tener el organismo
depende de muchos factores, como las características individuales de la persona.
La sobredosis es una reacción natural del cuerpo frente a un exceso de drogas, o una
combinación de ellas. Cuando eso pasa, el cuerpo pierde la capacidad de tolerar la droga:
pierdes el conocimiento, dejas de respirar, se para el corazón o aparecen convulsiones.
Cualquier persona que use drogas puede sufrir una sobredosis: tanto los que las usan
por primera vez como quienes las han usado por mucho tiempo.
PROCESO DE INCORPORACIÓN DE LAS DROGAS A NUESTRA REALIDAD CULTURAL
Desde los albores de la historia, el hombre ha conocido y ha hecho uso de las drogas.
El opio, la hoja de coca, el cannabis, así como otras sustancias naturales con propiedades
alucinógenas, han sido utilizadas por el hombre primitivo, unas veces para conseguir sosiego o
estímulo, otras utilizándolas en ceremonias religiosas, para entrar en contacto con los dioses, e
incluso, como en el caso del cannabis, para incitar a los guerreros a la belicosidad durante las
batallas.
a los guerreros a la belicosidad durante las batallas. El empleo de drogas para usos terapéuticos

El empleo de drogas para usos terapéuticos es muy antiguo y ha ido evolucionando con el tiempo, si bien hace relativamente pocos años que se empezaron a conocer las graves consecuencias derivadas de su abuso.

EL DISCURSO SOCIAL.-

Lograr un cambio en la percepción social, trabajar para modificar los estereotipos del discurso de “la droga” es una de las tareas más prioritarias del mediador/mediadora, y aquella que más se adecua a su rol, ya que la crítica a la sociedad civil desde las instituciones no es creíble, y el mediador/mediadora en cambio es parte de esa sociedad civil y una parte con mucha credibilidad. La eliminación de los estereotipos es por sí mismo un objetivo preventivo y por tanto una función del Mediador/Mediadora. Para eliminarlos no basta con conocer los datos de la realidad, sino que es preciso conocer los mecanismos por los que el discurso social tiene tanta credibilidad. El discurso social se autorrefuerza constantemente a partir de los medios de comunicación y de las identidades obtenidas por significación, por tanto introducir elementos de racionalización opuestos al discurso es difícil y choca siempre con una reacción social.

• Percepción Social. “La mayor preocupación de los españoles, reflejados en las encuestas de opinión,
• Percepción Social.
“La mayor preocupación de los españoles, reflejados en las encuestas de opinión, es
“la droga”, que constituye junto al desempleo, terrorismo e inseguridad ciudadana, la mayor
amenaza contra la propia sociedad y cada uno de los ciudadanos que la componen.”
Comas, D. (1990) Guía para la formación de mediadores juveniles en prevención de
drogodependencias. Madrid. Instituto de la Juventud.
El conjunto droga/paro/delincuencia, configura la sensación de amenaza e inseguridad
que más afecta al ciudadano y ha sustituido a otros referentes en cuanto a significar una
agresión que pone en riesgo de supervivencia nuestra sociedad.

Gravedad del problema. La droga no es ninguna sustancia química en concreto. La concreción es relativa y depende de una serie de circunstancias históricas que permiten una “condensación simbólica” preexistente sobre una sustancia al azar. Antes de la heroína, a principios de los 70, “la droga” fue el cannabis y el LSD. El rol de droga no depende de una serie de factores que parecen ser independientes de la sustancia en sí y de sus efectos concretos. En cambio las sustancias que no se identifican con la “droga” son banalizadas tanto en sus niveles de consumo como en sus efectos. Por ejemplo, hasta hace poco tiempo se afirmaba que la cocaína no producía dependencia, en cambio ahora en USA, el crack llega a producir dependencia “inmediata” e “irreversible”. El objetivo principal para un trabajo social, consiste en normalizar los contenidos cognitivos que configuran el discurso social de “la droga”. Lo que significa:

- Hacer comprensibles las conductas de riesgo y consumo que no responden al estereotipo.

- Identificar a los drogodependientes por esta condición y no por la imagen social.

La normalización implica una reducción de la tolerancia concreta y de los mecanismos de sobreprotección y un incremento de la tolerancia hacia cualquier situación de dependencia.

Y esto es posible a partir de la decidida acción de los mediadores, tanto en forma directa como

estructurando una estrategia de colaboración con los Medios de Comunicación Sociales.

CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS

Las drogas no constituyen una realidad única, sino que están caracterizadas por una notable diversidad.
Las drogas no constituyen una realidad única, sino que están caracterizadas por una
notable diversidad. Han sido clasificadas de diversas maneras: duras y blandas; naturales y
sintéticas; legales e ilegales; etc. A menudo, dichas divisiones se solapan o conducen a
conclusiones erróneas. La clasificación popular en “drogas duras” y “drogas blandas” no
responde a criterios legales ni científicos.
La principal característica que todas las drogas comparten es la “psicoactividad”
(capacidad de estas sustancias para llegar al cerebro y modificar su funcionamiento habitual).
Así pues, clasificaremos las drogas atendiendo a los efectos que producen en el Sistema
Nervioso Central (S.N.C.):
Drogas depresoras del S.N.C.:
Aquellas que inhiben o atenúan los mecanismos cerebrales que sirven para mantener
el estado de vigilia y pueden producir diferentes grados de depresión, desde la relajación,
sedación y somnolencia hasta la anestesia y el coma. Ralentizan el funcionamiento del S.N.C.
y alguna de estas drogas también producen analgesia.
Las más importantes de este grupo son:
- Alcohol
- Opiáceos (heroína, morfina, metadona,…)
- Tranquilizantes (pastillas para calmar la ansiedad)
- Hipnóticos (pastillas para dormir)
- Inhalables (disolventes, colas, pinturas, barnices, lacas,…)
- Cannabis (hachís, marihuana,…)
Drogas estimulantes del S.N.C.:

Sustancias que aceleran el funcionamiento habitual del cerebro, provocando un estado de activación que puede ir desde dificultad para dormir, hasta un estado de hiperactividad. Producen euforia, aumentando el estado de alerta y la actividad motriz, y disminuyen la sensación subjetiva de fatiga y apetito. Provocan también efectos estimulantes del sistema cardiovascular. Entre estas drogas, podemos destacar por su relevancia las siguientes:

- Estimulantes mayores: anfetaminas y cocaína

- Estimulantes menores: nicotina

- Xantinas: cafeína, teobromina, etc.

Drogas perturbadoras del S.N.C. (alucinógenas/psicodislépticas)

Sustancias que trastocan el funcionamiento del cerebro, produciendo en mayor o menor medida distorsión de la percepción, los estados emocionales o la organización del pensamiento pudiendo provocar ilusiones o alucinaciones.

- Alucinógenos: LSD, mescalina, etc. - Derivados del cannabis: hachís, marihuana, etc. - Drogas de
- Alucinógenos: LSD, mescalina, etc.
- Derivados del cannabis: hachís, marihuana, etc.
- Drogas de síntesis: éxtasis, eva, etc.
Ahora atenderemos a la clasificación de las drogas según su situación legal:
• Drogas Legales: Tabaco, alcohol, Xantinas, Medicamentos con prescripción,
Inhalantes.
• Drogas Ilegales: Drogas de síntesis, metanfetamina, cannabis, cocaína, heroína,
Esteroides, feniclidina, ketamina, LSD, mescalina, anfetamina.
• Drogas alegales: smart drugs

SMART DRUGS.- Son sustancias que aparecieron hace unos años y de las que no existe demasiada información ni control. Bajo la etiqueta de "smart drugs" se venden una gran variedad de psicoactivos. En un principio, fueron un conjunto original de sustancias en su mayoría de origen farmacéutico que fueron desarrolladas para los más diversos fines, su característica común era que expandían las capacidades cerebrales y/o minimizaban el deterioro natural de las mismas. A este grupo se sumaron algunos nutrientes, productos herbales y sintéticos que tratan de imitar los efectos de psicoactivos prohibidos como la MDMA (éxtasis) o las anfetaminas. Al no ser sustancias controladas aparecieron en el mercado durante la década de los noventa vinculados a la llamada "escena rave". Cuando los raves originales se prohibieron en las principales ciudades europeas y americanas, estas sustancias se ubicaron en las estanterías de los smart shops holandeses y en algunas tiendas australianas, desde donde se venden por correo al resto del mundo. Smart drugs es un término inglés que significa "Drogas inteligentes".

Identificación: Se comercializa en cápsulas y pastillas de cualquier forma, tamaño y color.

Composición: se dividen principalmente en tres categorías:

Nutrientes,

formado

por

aminoácidos,

vitaminas

y

antioxidantes,

además

de

bebidas

estimulantes y ninguno tiene características psicoactivas propiamente notables.

Fármacos, los más comunes son el piracetam (Hydergine®), el centrophenoxine y el diapid (Vasopresin®).

Hierbas ó "herbal drugs" (drogas herbales), aunque muchas de ellas no tienen nada de herbales y son totalmente químicas. Entre las que sí son herbales, podemos encontrar el clásico "herbal ecstacy" hecho a base de ma-huang, cuyo principio activo es la efedrina, y puede contener también otras hierbas estimulantes.

Hay muchos otros en el lindero entre los herbal y lo sintético compuestos con efedrina, pseudoefedrina, fenilpropanolamina y cafeína, como el "Ultimate Xphoria", los llamados "Discos", los "Gogos", el "Triple X", el "Cloud 9" y el "Nirvana Plus".

Formas de adulteración: No existen. Mecanismo de acción y formas de empleo Todas las smart
Formas de adulteración: No existen.
Mecanismo de acción y formas de empleo
Todas las smart drugs se ingieren por vía oral y sus mecanismos de acción son muy
variados. Los productos farmacéuticos originales tienden a aumentar las propiedades
funcionales del cerebro a través del aumento de conexiones neuronales al mejorar los niveles
de neurotransmisión química que llevan señales eléctricas de una célula a otra. Esto ocasiona
que una persona pueda memorizar y correlacionar mucha más información en relación con su
capacidad ordinaria. El resto de las drogas de esta categoría que en realidad son imitaciones
de otros psicoactivos no actúan de esta manera y en la mayoría de los casos se desconoce su
mecanismo de acción.
Usos terapéuticos
La mayoría de estos productos eran originariamente utilizados para tratar
enfermedades mentales, o para cuestiones tan diversas como por ejemplo, controlar la vejiga
urinaria.

El piracepam es empleado para tratar casos de alcoholismo, mejorar la memoria y el flujo de información entre ambos hemisferios cerebrales; el centrophenoxine para sostener el funcionamiento normal de las neuronas; el Hydergine® para tratar la senilidad y prevenir varios tipos de deterioros mentales, especialmente daños causados al cerebro por falta de oxígeno; y el diapid (Vasopresin®), que es una hormona cerebral presente en el cuerpo humano, ha sido utilizada para tratar varias condiciones en relación al deterioro del cerebro, así como la diabetes ya que reduce la necesidad de orinar.

Dosificación: Las dosis dependen de cada tipo de droga

Efectos psicológicos y fisiológicos. El piracepam mejora la memoria y el flujo de información entre ambos hemisferios cerebrales, aunque puede producir efectos secundarios como insomnio, dolores de cabeza y de estómago. El diapid (Vasopresin®) destaca por sus efectos activos en la mente, mejora la atención y clarifica los pensamientos, pero resulta bastante

arriesgado para personas con problemas cardiovasculares. Se dice que el centrophenoxine aumenta la inteligencia, aunque puede observarse cierta irritabilidad, dolores de cabeza o rigidez muscular. El Hydergine® es considerado como el menos tóxico de todos y aporta claridad mental. Los llamados "Discos" aceleran el ritmo cardiaco con efectos muy variados, dependiendo del estado de ánimico; el "Herbal ecstasy" es un euforizante que tiene efectos muy variados sobre el estado de ánimo y del "Triple X", se dice que es "el más potente afrodisíaco, cuyas consecuencias son, sin embargo, terribles para el estómago".

Potencial de dependencia: Se desconoce. Régimen legal actual Actualmente, en varios países europeos está pendiente
Potencial de dependencia: Se desconoce.
Régimen legal actual
Actualmente, en varios países europeos está pendiente su clasificación legal, ya que
contienen principios activos sólo autorizados para su comercio en farmacias.

SUSTANCIA

EFECTOS SOBRE EL SNC

Xantinas

Estimulante

(café, té,

bebidas de

cola,

cacao,…)

Alcohol

Depresor

Información general sobre las drogas ¿POR QUÉ SE TOMAN? SÍNDROME DE EFECTOS ABSTINENCIA - Estar
Información general sobre las drogas
¿POR QUÉ SE
TOMAN?
SÍNDROME DE
EFECTOS
ABSTINENCIA
- Estar más despierto
Dosis bajas:
-
lentitud cognitiva
- Estar más animado
-sensación ligeramente euforizante
(intelectual)
- Compartir buenos
Dosis altas:
-
adormecimiento
ratos con amigos/as
-estado de vigilia
general
-
-
dificultad para conciliar el sueño
-
Estar más
Dosis bajas:
- mal humor
animado
-
desinhibición
- irritabilidad
-
Aguantar mejor
-lentitud cognitiva y psicomotora
- apatía
la fiesta
-
somnolencia
- malestar
-
Comunicarse
Dosis altas:
-
mejor
- embriaguez
temblores de manos y
piernas
-
Colocarse
- alteraciones de la memoria
-
ansiedad
-
Evadirse
- alteraciones en la percepción
-alta sudación
-
“Ahogar las
Dosis muy altas (sobredosis):
-
intenso deseo de
penas”
- coma etílico
volver a consumir
-
- riesgo muerte por depresión respiratoria y
-
delirium tremens
cardiaca

RIESGOS ASOCIADOS AL CONSUMO CONTINUADO

- irritabilidad

- dolor de cabeza

- hipertensión

- taquicardia

- dificultades severas para

conciliar el sueño (insomio)

- irritación gástrica / úlcera estomacal

- estados depresivos / agresivos

- confusión mental / psicosis

-demencia

- trastornos: hepáticos /

hepatitis, cirrosis, gástricos, circulatorios, del páncreas y del

corazón

Tabaco

Estimulante

Tranquilizante

Depresor

s

Barbitúricos

Cannabis –

Depresor

THC

Psicodisléptico

(hachís,

marihuana,

grifa,…)

- Relajarse Dosis altas: - irritabilidad - Animarse - hipernea (sensación de ahogo) - nerviosismo
-
Relajarse
Dosis altas:
- irritabilidad
-
Animarse
- hipernea (sensación de ahogo)
- nerviosismo
-
Relacionarse
- náuseas
- deseo de volver a
mejor
- diarrea
fumar
-
Ser mayor
- taquicardia
-
-
- sudación
sensación de ganas
comer
- hipertensión
- sequedad de boca
- estreñimiento
-
Relajarse
Dosis altas:
- ansiedad
-
No estar
- hipotensión
- irritabilidad
angustiado
- bradicarcia (pulsaciones inferiores a 60 por
- nerviosismo
-
Dormir mejor
minuto)
- dificultades para
-
Pensar mejor
-
dificultades de coordinación psicomotora
conciliar el sueño
-
-intoxicación aguda y sobredosis
- insomnio
- temblores matinales
-
Reír con
Dosis bajas:
-
amigos/as
- desinhibición
-
Tener vivencias
- locuacidad
cambios repentinos
humor y estado de
ánimo
divertidas
- euforia
- apatía moderada
-
Colocarse
- ansiedad moderada
- poca motivación
-
Pasárselo bien
- taquicardia
- irritabilidad
-
Escuchar mejor
-
- nerviosismo
la música
enrojecimiento de los ojos
Dosis altas:
- intenso deseo de

- aumento de sensación de

fatiga

- dolor de cabeza

- cáncer de pulmón, boca,

laringe

- trastornos cardiovasculares

- disminución del rendimiento

deportivo

- bronquitis, enfisema pulmonar

- deterioro intelectual

- trastornos de la conducta

emocional

- riesgo de psicosis / psicosis crónica

- dependencia

- efectos similares a los que

origina el tabaco (bronquitis)

- alteraciones del sistema

inmunológico

- estados depresivos

- alteración de la percepción y

confusiones

- pérdidas de memoria

Cocaína

Estimulante

(coca,

crack,…)

Drogas de

Estimulante

síntesis

Psicodisléptico

- Enrollarse mejor - ansiedad volver a consumir - Relajarse - taquicardia - apatía -
-
Enrollarse mejor
- ansiedad
volver a consumir
-
Relajarse
- taquicardia
- apatía
-
Dormir mejor
- alteraciones de la memoria
- estado de tristeza
-
- retardación psicomotora
- desorientación
- confusión cognitiva
- vivencias alucinógenas
-
Colocarse
mucho
Dosis bajas:
Dosis altas:
- somnolencia
- desinhibición
- agresividad
- intranquilidad
-
Aguantar mejor
la fiesta
- euforia
corporales
- temblores
- agitación
- dolores musculares
-
Sentirse fuerte
- hiperactividad
- arritmias
- depresión
-
Pasar de todo
cardíacas
- falta de apetito
-
Pensar más
rápido y mejor
- nerviosismo
miocardio
- infarto de
- pupilas dilatadas
paranoicos
pérdida del autocontrol
-fuertes deseos de
consumir
-
-
- delirios
- sequedad de boca
- taquicardia
- irritabilidad
-
Aguantar la
Dosis bajas:
- somnolencia
fiesta
-
inhibición de la fatiga
- estados de tristeza

- síndrome amotivacional

(desmotivación, falta de interés

general)

- respuestas psicóticas en personas predispuestas

-accidentes vasculares

cerebrales

- accidentes y alteraciones

cardiacas

- cambios estado anímico

(euforia / depresión)

- cambios de percepción /

alucinaci

- crawins (síndrome abstinencia

condicionada, intensos deseos volver a consumir)

- respuestas psicóticas (delirios paranoicos)

-crisis de angustia

- alteraciones de la memoria

(MDMA, MDA,

 

MDE,

anfetaminas,

…)

Opiáceos

Depresor

(heroína,

morfina,

opio,…)

Alucinógenos

Psicodisléptico

(LSD,

- Bailar toda la noche - hiperactividad - apatía - estado anímico irritable y -
-
Bailar toda la
noche
- hiperactividad
-
apatía
-
estado anímico irritable y
- estado de vigilia / insomnio
-
inquietud
depresivo
-
Ligar más y
mejor
- taquicardia / arritmias
-
intranquilidad
- inhibición del hambre
-
sequedad de boca
-
dolores musculares
- respuestas psicóticas y
-
Comunicarse
mejor
Dosis altas:
psicopáticas en personas
- hipertermia (subida de la temperatura corporal)
predispuestas
-
- golpe de calor
- dificultad par apensar con fluidez
- crisis de pánico
- Estar muy calmado
Dosis bajas:
-
irritabilidad
- estados depresivos
- Estar muy relajado
- relajación / sensación de bienestar
-
ansiedad
- respuestas conductuales
- Ser feliz
- lentitud psicomotora
-
alteración del estado
asociales
-
Tener un sueño muy
plácido (ciego)
- pasividad cognitiva y psicomotora
general
-
inhibición de la apetencia
- retención de esfínteres
- dolor de cabeza
sexual y aparición trastornos de
-
No tener miedo ni
-
- lagrimeo
comportamiento sexual
angustia por nada
disminución de la agudeza visual
Dosis altas:
- diarrea
(anorgasmia, impotencia,
-
Sensación de flotar
- indiferencia ante el dolor
- insomnio
dificultades en eyaculación,…)
-
- depresión respiratoria y cardiaca
(elevado riesgo de muerte por
sobredosis)
- fiebre
-
amenorrea (inhibición o
- sudación
irregularidades en mestruación)
- temblores
-
pérdida de hambre y
-
fuerte deseo de volver
a consumir
estreñimiento
-
Alucinar
Sintomatología en función de su pureza
- ideas delirantes
-
flash-backs (los efectos
-
Tener experiencias
-
alucinaciones: visuales, auditivas, táctiles,
- ansiedad
alucinatorios pueden

mescalina,

 

fenciclidina,…

)

Disolventes

Depresor

volátiles

Psicodisléptico

(bencina, éter,

colas,…)

sensitivas, olfativas, de espacio y de tiempo, - lentitud cognitiva Entender mejor la - alteraciones
sensitivas, olfativas, de espacio y de tiempo,
- lentitud cognitiva
Entender mejor la
- alteraciones del curso del pensamiento
- lentitud psicomotora
- dilatación de las pupilas; hipertensión
- apatía
- taquicardia / palpitaciones
- sudación; temblores
Vivir viajes místicos
- inhibición del sueño / insomnio
- descoordinación psicomotora
- crisis de pánico
-
Reír
Dosis bajas:
- apatía
-
Alucinar
- desinhibición
- dolores de
-
Hacer
- estado de euforia
cabeza
amigos/as
- confusión cognitiva
- confusión
-
Ligar
- trastornos en la percepción y/o
mental
-
alucinaciones
- irritabilidad
- lentitud psicomotora
- diarrea
Dosis altas:
- vómitos
- convulsiones; estado de coma
- muerte por depresión respiratoria

fantásticas e irrepetibles

-

música

Ver mejor los colores y las cosas

-

-

-

repetirse al cabo de

horas y/o días después

de haber tomado la dosis)

- distorsión en la percepción de la realidad

- en personas predispuestas se puede desarrollar una psicosis

- lesiones hepáticas, cerebrales,

renales, hemáticas,…

- estados depresivos / agresivos

- ideas delirantes

- respuestas psicóticas en

personas predispuestas

- anemia

LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS

ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA DE LA LEGALIZACIÓN DEL USO DE DROGAS

FAVORABLES A LA LEGALIZACIÓN

CONTRA LA LEGALIZACIÓN

- Abaratamiento notable del coste actual de la

droga, lo que implicaría una disminución de la delincuencia, violencia, etc.

- Aumentaría el peligro de consumo en grupos de población con poco poder adquisitivo (niños, ancianos…)

- Para los jóvenes, especialmente - Para muchas personas, el motivo para no adolescentes, lo
-
Para
los
jóvenes, especialmente
- Para muchas personas, el motivo para no
adolescentes, lo prohibido es un estímulo para
el consumo.
consumir ciertas drogas es precisamente su
carácter ilegal.
- El ahorro en policías, sistemas de vigilancia,
prisiones, juicios… podría permitir aumentar
los gastos en prevención, información,
asistencia a toxicómanos que deseen dejar de
serlo, investigación, etc.
- Muchas personas, instituciones, centros, etc.,
dependen para su superviviencia, sus puestos
de trabajo, para justificar sus gastos., etc de
que las drogas sigan siendo ilegales y creando
problemas.
- Las personas que consumen drogas en
- Las personas que consumen en exceso y/o
exceso y/o de forma peligrosa son
frecuentemente individuos con escasos
recursos sociales, culturales, mentales…, a los
que un control social y sanitario del consumo
evitaría posibles riesgos.
de forma peligrosa drogas son frecuentemente
individuos con escasos recursos sociales,
culturales, mentales… a los que disuade del
consumo o de algunas drogas el que su uso
está mal visto socialmente.
Al dejar de ser un negocio lucrativo, las mafias
- Las mafias y grupos organizados de la
y organizaciones del crimen dejarían de tener
una firme base económica.
delincuencia dificultarían este proceso por
tener grandes intereses en que siga como
está.
- La entrada en un mundo de mercado legal y
- Las mafias y redes internacionales derivarían
controlado evitaría la violencia de las bandas,
el control y monopolio por zonas de gansters y
“familias” y el control social de sus actividades,
ganancias y relaciones.
sus medios e intereses hacia otras fuentes de
financiación igualmente rentables o peligrosas
(tráfico de armas, prostitución de niños/as,
etc), cambiando el tipo de problemas, pero no
la existencia en sí de tales grupos de poder.
- Al
tener
tiempo
para
dedicarlo
a
otros
-
Las instituciones y grupos de poder en la

asuntos,

rapidez, ecuanimidad…

la

justicia

mejoraría

en

eficacia,

judicatura, instituciones y penitenciarias, parlamentos, senados nacionales son también parte interesada en mantener las cosas como están, ya que ello justifica sus gastos, puestos de trabajo e incluso su existencia.

- Al ser sustancias controladas en su origen, transformación y distribución hasta su

- Al ser ilegal su producción, almacenamiento, manipulación, distribución, venta y consumo,

consumo, los casos de adulteración, fraude, intoxicaciones, infecciones o problemas de salud derivados, disminuirían o
consumo, los casos de adulteración, fraude,
intoxicaciones, infecciones o problemas de
salud derivados, disminuirían o
desaparecerían
existen
armas
legales
para
su
control
y
castigo.
-
Las medidas de control y vigilancia legal,
-
La legalización sólo podría realizarse por
policial y penal son susceptibles de diseño y
ejecución por cada país, independientemente
de los otros.
todos o muchos países al mismo tiempo, lo
que es difícil por diversos intereses (los países
desarrollados fabrican y venden alcohol,
tabaco, fármacos y productos de laboratorio
mientras que la heroína, cocaína,
marihuana,… son exportaciones de países
pobres).
- Al ser de uso legal se podrían tomar medidas
de control: información sobre su uso, quejas
de usuarios por adulteración y fraude, etc.,
mejorando la calidad y evitando riesgos.
-
Los intereses económicos y políticos que
apoyan y mantienen la no legalización crearían
enormes problemas a las autoridades.
-
Mejorar el tratamiento y posible prevención
-
del SIDA, hepatitis B y otras enfermedades
costosas graves, relacionadas con el uso de
drogas.
De ser legales, su uso sería tal vez mayor y
podrían crecer el número de candidatos a
problemas de salud del uso o abuso de
drogas.
-
La legalización los convertiría en negocios
-
El que se encarguen empresas legales o el
lícitos y sujetos a normas e impuestos,
aportando fondos al Estado y posibilidad de
negocio lucrativo a empresas legales.
Estado de la producción, distribución y control
de las drogas no siempre garantiza que no se
cometan fraudes, errores, manipulaciones
interesadas, etc.
- Seguir como hasta ahora no significa
enfrentarse a la costumbre y los hábitos
culturales que durante unos 80 años algunos
sectores represivos han impuesto y en los que
la sociedad está educada.
-
Cambiar significa enfrentarse a normas,
leyes y costumbres elaboradas durante años y
costumbres elaboradas durante años por
gobiernos y grupos sociales, reconocer errores
históricos y enfrentarse al descrédito político
por dichos errores.
CAUSAS. FACTORES DE RIESGO

El inicio de consumo de estas sustancias es provocado por múltiples factores, entre los cuáles podemos destacar las siguientes:

Probar sensaciones nuevas. El riesgo de lo peligroso y el morbo de lo prohibido, atraen. Sentirse fuerte, valiente, o simplemente abstraerse de la realidad son motivos por los que la gente se droga.

Provocar placer. Los efectos de las drogas sobre el organismo son múltiples y variados dependiendo del tipo de sustancia que se consuma. Hay, principalmente, dos tipos de conductas:

a) Los efectos placenteros hacen que el individuo se enganche, y no pueda parar de consumir.

b) El individuo opta por dejar la droga antes de ser dependiente, o al observar los efectos

perniciosos de la sustancia consumida.

La curiosidad hacia lo desconocido. Esa extraña tentación de la primera experiencia que entraña un gesto de rebeldía y descontento hacia lo establecido, quizás inherente a la condición humana, y como no, a la morbosidad de lo prohibido.

♠ La ignorancia. La ignorancia sobre el tema y la falta de información con falsos
La ignorancia. La ignorancia sobre el tema y la falta de información con falsos tabúes y
mitos, que en ningún momento hacen mención a lo pernicioso del uso continuado o abuso,
dejando ver sólo el lado “alucinante”, si es que existe.
Para hacer amigos. Este es una de las principales causas de inicio ya que en muchos
jóvenes y adolescentes sentirse parte de un grupo se convierte en un objetivo principal en
sus vidas. Técnicamente hablamos de:
-
La presión de grupo que rodea al joven (especialmente si es un adolescente), o no
tan joven,. Ante esta presión de grupo debemos dar una respuesta contundente que ayude
al joven a potenciar su propia personalidad y su sentido crítico. Debemos fomentar que los
jóvenes busquen alternativas al ocio socialmente impuesto (discotecas, pubs) y que las
extiendan entre sus iguales. Se debe destacar la importancia de la vida asociativa y de las
actividades de aire libre.
Por rebeldía. En ciertas edades, el que te prohiban una cosa es causa suficiente para que
se actúe de forma contraria. Este espíritu de rebeldía se puede aprovechar para bien o para
mal y los educadores deben de fomentarlo en todo lo referente a las presiones de grupo
antes citadas. Es decir, la rebeldía ha de convertirse en una actuación propia, que nazca de
la crítica a todo lo que se dice a través de la comparación con lo que se sabe y lo que se
piensa.
La marginación social. Dónde multitud de motivos y circunstancias convergen
decisivamente, con especial incidencia sobre los más jóvenes, por tener una más débil
personalidad y menos recursos para afrontar los problemas que van surgiendo a lo largo de
la vida. Buscarán apoyo allí dónde lo encuentren, y si no es en su familia o amigos,
buscarán a personas con su misma problemática, que también se sientan aislados y
marginados del resto de la sociedad, que aparentemente no tiene problemas y es tan feliz.
Así, buscan todos hacer causa común, en busca del bienestar anhelado o simplemente,
para encontrar un sentido a sus vidas.

Por aprendizaje social. Es la otra gran causa del inicio al consumo, junto con la presión de grupo. ¿Hasta que punto puede un padre prohibir a su hijo el consumo de tabaco, cuando él mismo está consumiendo dos cajetillas al día? Los hijos, dónde empiezan a consumir alcohol y tabaco es en la propia casa. Esta es una aseveración que cuesta mucho asumir a

los padres y es uno de los puntos importantes a la hora de trabajar con padres. ¿Dónde toma uno su primera copa de champagne? ¿Y quién no ha fumado un cigarrito en alguna boda? Un adolescente extrapola cualquier circunstancia para defender lo que hace y reafirmarse en sus propias convicciones por ilógicas y poco maduras que estas sean. Cuando un chaval de 13 ó 14 años ve fumar a sus mayores, a los que tiene en la mayoría de los casos por modelos, y por lo tanto los intenta imitar, piensa que aquello no debe ser tan malo.

Evasión. Durante una borrachera se olvida casi todo y los problemas se esfuman pero sólo hasta la mañana siguiente. Hay que hacer ver a los y las jóvenes que beber o drogarse no arregla nada, solo te puede sumar problemas y que a la mañana siguiente, además del problema del día anterior vas a tener un dolor de cabeza.

AGENTES SOCIALES Es importante que los educadores y las educadoras no se limiten al trabajo
AGENTES SOCIALES
Es importante que los educadores y las educadoras no se limiten al trabajo con los
educandos, sino que extiendan su ámbito de actuación a los agentes sociales que interactúan
con los individuos. Solo así lograremos que la prevención sea eficaz.
Nos referimos a éstos como aquellos colectivos que influyen en el comportamiento del
individuo. Son cuatro grupos:
LA FAMILIA: Los padres, madres y hermanos/as tienen una importancia capital en la
educación de los niños/as. La mejor enseñanza es el ejemplo y el sacrificio merece la pena. No
se trata de prohibir, sino de educar. Razonar con las personas por qué deben o no deben hacer
las cosas es más productivo, y para ello, habrá que educar las habilidades sociales de
padres/madres, profesores/as y amigos/as.
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Estamos en la era de la comunicación. El seleccionar
desde un punto de vista crítico la información que nos llega es algo que hay que enseñar. No
todo vale. Hay que sopesar lo que nos llega con los que sabemos y pensamos. Eso es ser
crítico. Los medios de comunicación ayudan a establecer ciertos estereotipos, que en la
mayoría de los casos no son todo lo positivos que debieran.
mayoría de los casos no son todo lo positivos que debieran. LOS EDUCADORES: Todos los que

LOS EDUCADORES: Todos los que son educadores y educadoras, son ante todo, modelos para los chicos y las chicas. Los dobles lenguajes no deben existir y por lo tanto, la actuación física debe ser coherente con la verbal. ¿Qué pensará un chico si le decimos que no fume porque puedes desarrollar un cáncer y al final de la clase nos ve fumar a nosotros? Seguramente piense, “Tan malo no debe ser”.

EL GRUPO DE IGUALES: Los amigos/as son el grupo que en mayor medida influye en las personas. Debemos reforzar la personalidad de cada uno, sobre todo en el aspecto de la

crítica. La información que nos llega ha de ser comparada con lo que sabemos y pensamos, sacar las propias conclusiones, conocer las consecuencias de nuestros posibles actos y obrar en coherencia con las conclusiones a las que hemos llegado.

ANALISIS

PUBLICIDAD

Los medios de comunicación social, ante las drogodependencias. La droga ha ocupado en los últimos años quince años un espacio privilegiado en los medios de comunicación de masas. Es, seguramente, el fenómeno social que mayor atención informativa ha acaparado, en una proporción que sólo el SIDA lleva camino de superar. Se trata de dos problemas que reúnen prácticamente todas las exigencias precisas para convertirse en un “boom” informativo. La droga y el SIDA son, en realidad, el paradigma de un fenómeno altamente preocupante: la cada vez mayor capacidad de distorsión que tienen los medios de comunicación de masas. Parece evidente que el problema de las drogas ha merecido una atención especial por parte de los medios de comunicación, atención de la que no han gozado otros problemas sociales de igual o mayor gravedad. Por ejemplo, el problema del paro, afecta a muchísimas más personas y puede tener graves consecuencias individuales. En el ámbito sanitario podríamos citar numerosas enfermedades de alta incidencia sobre la población y hábitos cotidianos de graves repercusiones sobre la salud. La primera cuestión que llama la atención es que cuando los medios de comunicación hablan de drogas, no se refieren a todas las drogas, sino únicamente a las llamadas drogas ilegales. Y se refieren a ellas en términos de fenómeno social indeseable, dejando de lado otros tipos de drogadicción, como el alcoholismo y el tabaquismo, socialmente aceptados, cuyo coste social es muy superior, por su extensión y gravedad, al de las llamadas drogas ilegales. Lo que ocurre es que ese coste social no se traduce tan mecánicamente en miedo, como en las drogas ilegales, y por tanto, no es susceptible de tanta utilización ideológica y política.

• Droga, delito, inseguridad ciudadana.
• Droga, delito, inseguridad ciudadana.

Interesa saber con qué contenidos se divulga la información sobre la droga en cuyo genérico se incluirán únicamente las drogas ilegales. Lo primero que salta a la vista al analizar los titulares de las informaciones relativas a la droga es que esta palabra aparece indisolublemente unida al concepto de delincuencia y ésta al de inseguridad ciudadana. El encadenado droga-delito-inseguridad ciudadana es predominante, marginando totalmente otros aspectos del problema, como el sanitario, el psicológico, el social, etc. Se ofrece, de esta forma, una visión sesgada y parcial de un problema que tiene precisamente una gran complejidad social. Este es un planteamiento común prácticamente a toda la prensa occidental. En el caso de la prensa española resulta sumamente interesante estudiar la evolución del tratamiento informativo que ha recibido el tema de la droga desde que apareció con cierta relevancia, hacia

1975, hasta la aprobación del Plan Nacional sobre Drogas. De un periodo de diez años, los siete u ocho primeros se caracterizan porque el tratamiento que recibe la droga en los medios de comunicación es absolutamente homogéneo. El análisis de contenido de titulares de prensa demuestra que aproximadamente un 60% de las veces, la palabra droga está asociada a atraco, asalto, tiroteo y muerte, por este orden de frecuencia. Otro 35% de las informaciones asocian la palabra droga a conceptos de sobredosis, adulteración y muerte. En ambos casos, la cadena conceptual desemboca en el daño que la sociedad considera más grave: la muerte. Es obvio que debe hablarse de lo que sucede, pero debe tratarse en su justa medida. Lo más preocupante en este caso es la unidireccionalidad, la parcialidad conceptual, la significación de una parte del problema a costa del olvido de los restantes aspectos, no menos importantes y en cualquier caso necesarios para una comprensión global de la realidad que se pretende describir.

• La espiral de la magnificación. La evolución del tratamiento informativo de los titulares de
• La espiral de la magnificación.
La evolución del tratamiento informativo de los titulares de prensa revela otro
mecanismo de los medios de comunicación que explica cómo se forma la espiral de la
magnificación. Cuando un problema se considera lo suficientemente importante como para
merecer un espacio informativo, está condenado a perdurar, a no ser que se trate de un hecho
aislado y puntual que no tenga seguimiento posible. Si los medios de comunicación consideran
hoy que un determinado tema es lo suficientemente importante como para merecer dos, tres,
cuatro… columnas en sus páginas, crean en el receptor una expectativa sobre ese problema
que mañana se habrá de satisfacer. La propia coherencia formal exigirá un seguimiento
adecuado.
También en la vertiente individual se prolonga el encadenado conceptual. La relación
droga-sobredosis-muerte será el referente principal, pero de un problema que ya no se
circunscribirá únicamente a la juventud, la parte más preciada de la sociedad, sino que
amenazará el futuro mismo de esa sociedad. La droga llega a la escuela. Este es el mensaje
que se repite en un alud de noticias alarmistas sobre el consumo de droga entre los escolares.
Aunque es cierto que se ha detenido a algunos traficantes merodeando los colegios y
que se han practicado algunas detenciones, hay un momento, entre 1981 y 1982, en que
leyendo los titulares como “Droga: del chupete al caballo” o “Los profesores repartían droga a

sus alumnos” o “La droga se extiende por las escuelas

frecuentes. El caso de un niño de doce años de Barcelona que es adicto a la heroína merece una atención desorbitada en los medios de comunicación, porque es el caso que confirma y legitima una dinámica informativa previa construida sobre bases poco ciertas. Vemos pues, que a medida que transcurre el tiempo, se añaden al problema las nuevas aristas que permiten mantenerlo en la cresta de la ola informativa, y que lo único que hacen es ahondar aún más la distorsión.

yugoeslavas”, son tremendamente

Un edificio conceptual de cimientos poco sólidos. El problema es especialmente grave si se tienen en cuenta que todo este enorme edificio conceptual se sustenta sobre unos cimientos de muy dudosa solidez. Analicemos la primera de las asociaciones conceptuales que da lugar al proceso informativo: la relación droga-atraco. El llamado informe Socias, encargado por Ayuntamiento

de Barcelona, afirma taxativamente que las estadísticas sobre criminalidad y especialmente las referidas a la criminalidad urbana, no tienen en España, en ese momento, ninguna fiabilidad. Y cita entre otras causas de distorsión estadística el hecho de que se contabilicen como delitos los simples atestados policiales. No sólo el problema de la droga, sino la supuesta inseguridad ciudadana se ha basado en datos absolutamente inciertos. Dice el informe Socias: “El discurso dominante sobre el aumento de la delincuencia y de la inseguridad ciudadana no se sustenta siquiera en un conocimiento fiable de la realidad que invoca. Más bien al contrario. Podemos afirmar que nos encontramos ante un auténtico caos estadístico. Las estadísticas sobre delitos resultan generalmente imprecisas y poco fiables, engloban realidades de naturaleza muy diferente y diluyen los escenarios naturales en un ficticio escenario nacional, representando en exceso ciertas conductas delictivas y no reflejando adecuadamente otras”.

Y añade el informe Socias: “Lo más grave no es la poca fiabilidad de las
Y añade el informe Socias: “Lo más grave no es la poca fiabilidad de las estadísticas,
sino el carácter global y centralizador con que son presentadas a la población. La difusión de
estadísticas de evolución del delito contribuye a la generalización de un miedo difuso al delito”.
Este planteamiento es perfectamente extensible al problema de la droga, a la que se
culpa de ser la causa de tan elevado porcentaje de delitos. El receptor del mensaje informativo
se verá absorbido por una dinámica de miedo que él no controlará. El receptor del mensaje
sentirá miedo a ser víctima de la violencia.
La mayor parte de las veces predomina en la presentación de la noticia los aspectos
más degradantes del suceso: Morbo. Esta y no otra es la razón por la cual aparece siempre en
la prensa la reseña, pequeña y vergonzante, de muerte por sobredosis.

Distorsión en la fuente informativa. Hemos visto que se produce una distorsión, y que, además, esa distorsión no está basada en datos objetivos, sino en una apreciación poco fiable de la realidad.

El análisis del tratamiento informativo del problema de la droga en España revela que la

primera distorsión se produce ya en las fuentes informativas. Todo el montaje comunicacional a que nos hemos referido antes, con cientos y cientos de reportajes, noticias, gacetillas y sueltos se ha construido prácticamente sobre una sola fuente informativa: la policía. El 80% de las informaciones aparecidas en los diez años mencionados antes procede de fuentes policiales. Y ese 20% aproximadamente de informaciones cuya fuente no es la

policía se concentra prácticamente en los últimos tres años, cuando comienzan a aparecer en la prensa noticias relacionadas con los aspectos sanitarios y sociales del problema, es decir, médicos, educadores, asistentes sociales, psicólogos, sociólogos, etc. A medida que aumenta la pluralidad de las fuentes se observa en el tratamiento informativo un cambio. Comienzan a resaltarse otros aspectos hasta entonces ocultos, como los sanitarios, el problema de la rehabilitación y la reinserción social de los drogadictos, etc. pero este sólo es apreciable a partir de 1983. La distorsión, sin embargo, no es atribuible exclusivamente a la parcialidad de las fuentes informativas. En todo caso, es responsabilidad de los medios de comunicación no limitarse a una sola fuente, contrastar pareceres y en definitiva, dar un enfoque lo más completo y objetivo posible del problema.

•

El territorio informativo. Los medios de comunicación de masas están sujetos a una dinámica altamente preocupante, por la que cada vez es mayor la tendencia a distorsionar la realidad. Para comprender los mecanismos que actúan en esa dinámica informativa es preciso tener en cuenta, en primer lugar, que los medios de comunicación de masas actúan conjuntamente, que constituyen un todo homogéneo del que ninguna de sus partes, por importante que sea, puede considerarse de forma aislada. Cada medio tiene un poder de difusión determinado, pero su capacidad de persuasión se multiplica geométricamente en la medida en que actúa de forma concurrente con los demás medios de comunicación. La nuestra es una sociedad multimedia. No importa, pues, a efectos de este análisis, cómo trata un medio cualquiera al problema de la droga. Lo que importa es el tratamiento conjunto. Los propios medios tienen distribuidos los papeles en función de sus posibilidades tecnológicas y de sus respectivas cuotas de mercado. La prensa escrita ejerce el papel de líder de opinión. Ella es la que sienta las bases del enfoque. La radio cumple el papel de extensión de la difusión. Es muy frecuente que las emisoras lean literalmente las noticias que aparecen en la prensa y, especialmente en los espacios no informativos, los diarios son utilizados como fuente de temas. La TV se reserva el papel de la universalización y de la persuasión. Es más lento, y llega más tarde, especialmente en los temas intemporales, pero cuando la TV aborda un tema, lo estruja, lo agota y normalmente lo hace siguiendo el enfoque inicialmente marcado en la prensa. También en este caso existen excepciones, pero no son relevantes. Es muy difícil que un programa vaya a contracorriente. La segunda consideración a tener en cuenta es que se trata de MCM, es decir, que tienen la voluntad de dirigirse a un público amplio, no particularizado, y heterogéneo. Para hacer llegar a ese público tan heterogéneo realidades cada vez más complejas, los medios de comunicación se ven obligados a ejercer el papel de filtros de la realidad, aplicándole un tratamiento homogeneizador de los mensajes. Pero para homogeneizar, primero es preciso simplificar y de las simplificaciones surgen las distorsiones. En el caso de la droga, primero se la identifica con delincuencia y luego se concluye que todos los drogadictos son delincuentes.

La espiral de la actualidad. El potencial difusor de los medios de comunicación de masas es tal, que cualquier problema que aborden queda automáticamente magnificado, por el simple hecho de ser objeto de su atención. Y no olvidemos que, en este caso, se está magnificando una realidad previamente simplificada y homogeneizada. Una noticia es importante por el simple hecho de ser publicada. En cuanto un hecho noticioso entra en la rueda informativa, queda atrapado en una dinámica de la que difícilmente podrá escapar, puesto que si hoy se considera lo suficientemente importante como para ser publicado, mañana y pasado mañana habrá que seguir hablando de ello.

Esta dinámica sería menos distorsionante si los medios de comunicación no tuvieran la gran credibilidad
Esta dinámica sería menos distorsionante si los medios de comunicación no tuvieran la
gran credibilidad de que gozan ante la opinión pública. Los medios de comunicación no sólo
ocultan su poder de distorsión, sino que se ofrecen a sí mismos como garantes de la realidad
que distorsionan.
Con esta credibilidad como garantía los medios de comunicación actúan sobre la
opinión pública como:
- Conformadores de conciencias, porque la gente se forma su opinión de las cosas a
partir de la información que recibe.
- Orientadores de conductas: porque depende de la información que reciba, el receptor
se verá impelido a actuar ó no actuar de una u otra forma.
- Deformadores de la realidad, presentan al espectador un retazo distorsionado de la
realidad y pretenden hacer creer que lo que percibe es toda la realidad.

Los MCM actúan además sobre poblaciones desinformadas, cuando no mal informadas, de modo que normalmente su acción sirve para remachar, justificar y legitimar perjuicios ya existentes. La mayor parte de los medios de comunicación tratan la información como una mercancía que ofrece al mercado. Ocurre, sin embargo, que las reglas de la competencia y el mercado, que rigen prioritariamente para los medios sensacionalistas, afecta también a los medios que se reclaman “serios”. Es interesante comprobar como la aparición de medios semisensacionalistas en España modificó inmediatamente los contenidos de los medios denominados “serios”. Esto ocurre porque los medios de comunicación constituyen un sistema integrado, un conjunto de interdependencias.

La competencia por el espacio. Los MCM en su conjunto son cada vez más universales, de modo que con el mismo espacio informativo han de cubrir cada vez un territorio mayor. Hoy el territorio informativo es TODO el mundo.

Al crecer el territorio informativo, crece la competencia por el espacio de cada día. Y se impone, necesariamente, una selección. Las propias características de los medios determinan ya, qué criterios se seguirán. Ganarán la batalla por el espacio aquellas noticias que presentan mayor espectacularidad general, aunque sucedan en el lugar más remoto y no afecten a casi nadie. O aquellas que tengan mayor capacidad de impacto individual, las que por su componente sentimental o emotivo, o a veces también por su morbosidad, sean capaces de llamar la atención del receptor. Y como la presión informativa sobre el receptor crece constantemente, no sólo por la competencia entre los distintos medios, sino también por la voluntad totalizadora de los medios en su conjunto, cada vez se necesitan mayores dosis de espectacularidad o impacto individual para conseguir un momento de su atención. La televisión es el broche para este proceso comunicacional. Raro es el telediario que no nos obsequia con una imagen espeluznante, que recorrerá todo el mundo filmado. La noticia es, pues, la imagen, no el suceso. El que considere que se escapa de este esquema es porque no es un espectador, sino un receptor crítico, distanciado y cualificado. Y éstos no son, precisamente, los destinatarios de la industria de las conciencias.

•

Convertir la realidad en un espectáculo. Todo este proceso conduce a la creciente teatralización de la realidad, hasta el punto de convertirla en un espectáculo de consumo. La clave del proceso comunicacional es la espectacularidad y los MCM se convierten, de alguna forma, en actores del espectáculo, y los receptores, en simples espectadores. Como dice Furio Colombo, se pasa de la democracia participativa a la democracia visiva, de la participación representativa a la participación por delegación. Los líderes ya no tienen pueblo ni territorio, son líderes telemáticos. Y, en el anverso de esta compleja situación, los protagonistas reales de la realidad han de recurrir cada vez más a las técnicas de la teatralización para conseguir llamar la atención de los medios de comunicación y lograr una pequeña porción de ese bien tan preciado que es el espacio informativo. Se han de disfrazar de espectáculo. De modo que cuando una organización no puede movilizar a cientos de miles , millones de personas en la calle, única garantía de merecer la atención de los medios de comunicación, entonces han de entrar en el juego diabólico de la espectacularidad y esos protagonistas se ven impelidos a colgarse de un cable, andar con las manos o vestirse de indio para llamar la atención. Este es el origen de que las manifestaciones ecologistas, ahora bastante nutridas, tengan tanta afición al esperpento. Con lo que sin darse cuenta, lo que se está haciendo es dar más variedad a la función, que orquestan los medios de comunicación.

MITOS RESPECTO A LAS DROGAS

Teoría de los grupos y estereotipos.

Según la teoría de grupos y otras áreas de conocimiento de la Psicología social, existen ciertas características de las relaciones intra e intergrupales que cobran especial importancia en la percepción social de los fenómenos.

Cuando una persona se siente integrada o perteneciente a un grupo determinado se debe principalmente a dos variables:

Características, ideas, intereses o elementos comunes que comparte con los demás integrantes de su grupo y que les mantienen unidos.

• Diferencias y cambios que se observan (y se provocan) respecto a otras personas que
• Diferencias y cambios que se observan (y se provocan) respecto a otras personas que no
pertenecen al grupo.
Tanto los elementos comunes como los elementos diferenciadores son productores de
cohesión. La cohesión de un grupo es el grado de afinidad, de unión, de solidaridad, de lealtad,
de comunidad de objetivos existente en ese grupo.
Cuando hablamos de los elementos unificadores o comunes incluimos aquellos que
mantienen la cohesión por medio del impulso y la justificación del “estar juntos”: mismas
actividades, mismos gustos, misma historia, misma procedencia, mismos ideales, misma moral,
etc. Todos estos elementos, tomados como diferenciadores mantienen asimismo la cohesión
puesto que identifican al grupo por lo que no es.
Entre los integrantes de los mismos grupos aparecen conductas de cooperación; entre
los integrantes de diferentes grupos aparecen conductas de competición.
Existen numerosos procesos, mecanismo y teorías que surgen y se apoyan en la teoría
de los grupos: liderazgo, comunicación interpersonal, competición, dinámica grupal, etc. Por
ahora nos centraremos en las ideas que de esta teoría se pueden entresacar cuando afectan al
fenómeno de las drogodependencias:
-
La pertenencia a un grupo se resuelve por las características personales que incluyen a
una persona en ese grupo, y por las que le sitúan fuera de otros grupos.
-
Una persona puede pertenecer a múltiples grupos a la vez, funcionando en todos ellos las
leyes de pertenencia o cohesión.
-

Una de las más importantes leyes de la cohesión se basa en la “unión ante el enemigo común”, cuanta más agresión o enemistad se perciba respecto a algo, mayor será la cohesión. Cuando una persona no pertenece o cree no pertenecer a un grupo “no deseable” socialmente, encuentra fácilmente justificaciones a esa no pertenencia, destacando las características negativas de ese grupo. Las personas pertenecientes a un grupo tienden a simplificar las características del grupo al que no pertenecen (y de sus integrantes), de manera que les resulte más fácil asimilarlo cognitiva y afectivamente.

Además de otros elementos (liderazgo, configuración de los grupos, tradición, etc.), uno de los instrumentos más poderosos de la percepción de la pertenencia o no a los grupos, es el estereotipo social.

- Dentro del fenómeno de las drogodependencias, existe el grupo mayoritario al que todas las
-
Dentro del fenómeno de las drogodependencias, existe el grupo mayoritario al que todas
las personas creen pertenecer: “los no implicados en el problema”, y existe otro grupo al
que se desea no pertenecer: “los implicados en el problema”. Desde este punto de vista, es
explicable la cantidad de energía invertida en desvalorizar y caracterizar excesivamente el
segundo grupo.
Los estereotipos.
Según J.L. Sangrador, “cuando en el seno de un grupo, o en la sociedad en general,
existe un cierto tipo de acuerdo sobre los rasgos típicos de una categoría de personas, hay un
estereotipo de tales individuos”.
Estos rasgos típicos consisten en generalizaciones y simplificaciones de esos grupos
que facilitan la descripción y el posicionamiento afectivo, pero que dificultan enormemente una
correcta y ajustada percepción.
Algunos estereotipos suelen tener bastante reducido su grado de relación con la
realidad. Este alejamiento de los valores de verdad surge al basarse, en muchas ocasiones, en
reducciones o generalizaciones impropias.
Su aparición y mantenimiento cumplen una función social determinada, que va en la
dirección de los intereses de la mayoría o de los mejor situados socialmente.
Así, según el punto de vista de quien analice un estereotipo determinado, éste puede
ser considerado como tal o no, puede reconocerse su existencia, pero no el hecho de que
quien haga análisis lo esté manejando.
Las diferentes funciones que puede cumplir un estereotipo son:
-
Al estereotipar un sector de la sociedad y caracterizarlo negativamente, se pueden
descargar y concentrar impulsos moralmente en él, aunque estos impulsos sean comunes
o, al menos, estén repartidos por toda sociedad.
-
El estereotipo de una población (negros, drogadictos, delincuentes, expresidiarios,
inmigrantes, etc.) tiende a ser negativo para justificar las acciones, oficiales o no, que se
puedan tomar respecto a esas personas. Así, la peligrosidad, la inmoralidad y el desarraigo
social de un drogadicto, justifica su aislamiento constante por parte de la “población
normal” en su barrio, en su familia, instituciones, en el trabajo,

- Otra función de los estereotipos es su aportación al mantenimiento de órdenes políticos y sociales existentes.

- Las profecías autocumplidas dependen en gran medida de los estereotipos. Si se mantiene que algo va a ocurrir de una manera determinada, la selección y tratamiento de la información irán en esa dirección.

Los estereotipos sobre los grupos de individuos suponen la primera descarga informativa en las relaciones interpersonales. La pertenencia a un grupo sitúa a la persona que se encuentra con un individuo de estos grupos en una posición determinada: apertura, desconfianza, rechazo, interés, etc. Independientemente de que la relación se configure posteriormente de otra manera, los estereotipos pueden predecir la forma de acercamiento entre dos personas. El problema y peligro principal de los estereotipos, consiste en procurar un análisis sesgado y, en parte, erróneo de los grupos y/o fenómenos que se tratan. Otro peligro evidente aparece en la conciencia o no de utilización de unos estereotipos determinados. Tan peligroso como el uso del estereotipo, es el hecho de manejarlo en el acercamiento a la realidad (sobre todo en educación) creyendo que no se está haciendo. Es decir, existe una utilización “clara” del estereotipo cuando conscientemente se utiliza para trabajar sobre ellos y una utilización “difusa”, mucho más cotidiana y, sobre todo, más peligrosa.

Los estereotipos sobre cualquier fenómeno y, en concreto, sobre las drogas cumplen una última función:
Los estereotipos sobre cualquier fenómeno y, en concreto, sobre las drogas cumplen
una última función: la imposibilidad de solucionar el problema. Cuanto más desajustado sea el
análisis de la realidad, mayor es el problema y más ajenas a las acciones pertinentes por parte
de la sociedad, por lo tanto aumentan las dificultades de solución del problema.
Los estereotipos habituales sobre las drogas
Una vez visto el concepto y funciones genéricas de los estereotipos, conviene resaltar
cómo y por qué se establecen los estereotipos en el fenómeno de las drogodependencias. En
ello tienen especial importancia dos elementos: el contenido de los estereotipos y el canal de
transmisión.
Existen importantes esquemas mentales, abundantes características del fenómeno
socialmente aceptadas, que no resultan claras cuando volvemos los ojos a los datos que la
realidad aporta.
La sociedad tiene dos fórmulas de establecer estereotipos de las drogas:

Aquella por la que se tergiversa la conceptualización básica del fenómeno (aparición, afectados, causas, etc.),

Asociar incorrectamente ideas previamente negativas con las drogas, de manera que se realza el carácter ajeno e incontrolable de las soluciones.

Respecto a la primera de las fórmulas hay tres ideas estereotipadas básicas:

-

El propio concepto de droga se ve afectado por un desplazamiento. Sacarlo de la experiencia de gran parte de la población y situarlo en una ubicación que se corresponda con su percepción de “anormalidad”. El lugar de origen es la experimentación de muchas personas con las drogas; el consumo habitual de algunas drogas como el alcohol y el tabaco, la utilización normalizada de medicamentos, etc. El lugar de destino del desplazamiento es la denominación con el término “droga” de solamente aquellas sustancias cuyo manejo, producción y consumo son ilegales. Así, cuando en múltiples ocasiones se menciona la palabra droga, no nos referimos a todas las sustancias capaces de responder a esa denominación por su naturaleza, sino sólo a las que son ilegales. La ilegalidad contribuye al rechazo social de todo lo que lleve el término droga en su definición, así como a la negación de los elementos que se puedan relacionar con ese término, que están relacionados con nuestro estilo de vida. Además, ayuda a configurar la sensación social de “la población normalizada en cruzada contra el problema de las drogas”.

- Una segunda idea estereotipada es la consideración del drogadicto, que nace directamente de la
- Una segunda idea estereotipada es la consideración del drogadicto, que nace directamente
de la percepción del concepto de droga como algo reducido al campo de lo prohibido e
ilegal. Al ser un mundo en el que predomina lo ilegal y lo marginal, también predomina lo
peligroso. La peligrosidad se traspasa del concepto de droga a la percepción del
drogadicto de forma automática. Una persona peligrosa “por naturaleza” exige un
comportamiento de defensa y alejamiento, con lo que desaparecen las posibilidades de
establecer una interacción adecuada con los implicados/as en el problema.
- Imagen de la droga como una enfermedad. Esta imagen supera a la de la delincuencia y la
peligrosidad en humanidad, pero no supone una mejora en la percepción del fenómeno. Se
deja de considerar el contacto con la droga como un acto delictivo y se pasa a hacerlo
como una enfermedad. Además, las causas de esta enfermedad no tienen un componente
conductual o relacionado con el entorno de los implicados sino que aparece rodeada, en
muchos casos, de cierto misterio en torno a su aparición.
Respecto a aquellas ideas, conceptos y situaciones que aparecen asociadas a las
drogas en la consideración del fenómeno por parte de la sociedad se pueden destacar algunas.
Cada uno de estos estereotipos de asociación aparece descrito en su aparición y contrastado
con la realidad en un intento de apoyar el proceso de su desmontaje.

Droga – delincuencia - inseguridad ciudadana. La mayor parte de la sociedad asocia las drogas al aumento de la inseguridad ciudadana, y se produce gracias a dos canales principales: los medios de comunicación, en los que se insiste en que aparezcan vinculados estos dos conceptos, y la información que transita por la calle, en la que las víctimas de algún hecho determinado transmiten la sensación de inseguridad contraída a personas que la habían sentido anteriormente. El aumento de la inseguridad se produce atendiendo a la cercanía del pequeño delito.

El aumento de la cantidad e incidencia de delitos en la sociedad puede ser provocado por múltiples causas (paro, sociedad competitiva, desequilibrios socioeconómicos, etc.). Estas causas son más complejas y arraigadas en la sociedad que el fenómeno de las drogodependencias, considerado como conducta de grupos marginales. De acuerdo con Domingo Comas (1988) hay que señalar que, si bien una parte significativa de drogodependientes (particularmente heroinómanos), desarrollan cierta actividad delictiva, es necesario considerar el número total de drogodependientes para darse cuenta de que una gran proporción de ellos no son delincuentes y que gran parte de los delitos contra la propiedad no son atribuibles a los drogodependientes.

• Droga - marginación. Según las leyes económicas que rigen la sociedad de consumo, aquellas
• Droga - marginación.
Según las leyes económicas que rigen la sociedad de consumo, aquellas personas de
mayor poder adquisitivo son las que consiguen acceder a cierto tipo de productos, de difícil
adquisición por su precio. Esto debería cumplirse también para las drogas, ya que la mayor
parte de ellas suponen un desembolso importante para asegurar su consumo.
Sin embargo, el estereotipo social apunta lo contrario. Son las personas más
desfavorecidas, los marginados sociales, económicos y culturales los que “caen” en el “infierno
de las drogas”, precisamente por esta marginalidad.
Existen varios factores que contribuyen a que la sociedad asocie marginación y droga,
sin que la relación sea, en realidad, causa-efecto:
- La relevancia en los medios de comunicación de los sucesos relacionados con las droga
ilegales que, además suceden en espacios marginales.
- Los estudios sobre drogodependencias se han realizado habitualmente en ambientes
marginales y de bajo nivel socioeconómico, lo que hace que se relacionen más fácilmente
la condición de marginado y la de drogodependiente.
- Los barrios considerados marginales tienen una mayor actividad asociativa y reivindicativa,
lo que hace que, al aparecer las drogas entre las variables que manejan, se pueda
entender la mayor incidencia del problema en esos barrios.

Otro tipo de marginación a tener en cuenta sería la que deriva de la falta de posibilidades culturales. Basándose en el estereotipo, aquellas personas cuyo entorno familiar no alcanza ciertos niveles culturales, serían más proclives a estar implicadas en las drogodependencias. Pero según el estudio realizado por Alvira y Comas (1990), a mayor nivel de estudios de los padres y madres, mayor es el riesgo de drogas por los hijos/as. Otros estudios demuestran que el factor socioeconómico predominante en la disposición al consumo de drogas es la disponibilidad económica personal. Es fácil deducir que en poblaciones de ámbito marginal la disponibilidad económica suele ser reducida.

El libro de Domingo Comas “El síndrome de Haddock” (1990) es un instrumento de mucha utilidad para comprobar diversas relaciones entre la droga y algunas variables de índole socioeconómica.

Para concluir, es necesario admitir la relación existente entre la droga y el proceso de marginación, pero desde un punto de vista que tenga en cuenta la complejidad de esa relación en lugar de simplificarla.

Las drogas, tal y como están introducidas y funcionalizadas en nuestra sociedad, contribuyen de manera
Las drogas, tal y como están introducidas y funcionalizadas en nuestra sociedad,
contribuyen de manera determinante a la integración. Los primeros consumos y
experimentaciones nos hacen estar más cerca de los nuestros, compartir experiencias con
nuestro grupo de iguales. El alcohol y el tabaco tienen generalizado su uso como instrumentos
para las relaciones personales.
No obstante, cuando cualquier consumo de drogas se eleva hasta convertir al usuario/a
en un drogodependiente, el proceso se invierte. El/la drogodependiente comienza a ser
marginado en su lugar de trabajo, en su familia, en su grupo de iguales…
Así pues, existe un camino lógico que lleva del consumo compulsivo de drogas a la
progresiva marginación, pero no es correcto dar por sentado que ese camino existe en sentido
inverso. No es inevitable ser drogodependiente, por el mero hecho de estar en contacto con
situaciones, periódicas o definitivas, de marginalidad.

Droga - paro. Las relaciones entre las drogas y la situación de desempleo también “disfrutan” de una buena dosis de estereotipo. Existe cierto grado de verdad en que una situación personal, deteriorada por la falta de empleo o la perspectiva nula de conseguirlo, puede llevar a condiciones de estabilidad emocional proclives al consumo de drogas. Sin embargo, la imagen del parado que “cae” en la droga (relacionado a su vez con la juventud, de la que luego se hablará) se ha convertido en la única variable de análisis de las relaciones entre situación de empleo y drogas. La variable de la disponibilidad económica está íntimamente relacionado con el consumo de drogas. Esto afecta a la relación droga-paro en diferentes aspectos: en primer lugar, es lógico pensar que quien trabaja tiene una mayor disponibilidad económica que quien no lo hace; por otro lado, los jóvenes que compatibilizan los estudios y el trabajo o que trabajan de forma discontinua, consumen más que los sólo estudian. También se desprende de diversos estudios el hecho de que los jóvenes que se encuentran en el intervalo más bajo en cuanto a dinero disponible (menos de 5 €) consumen menos drogas que los que se sitúan en el intervalo mayor (más de 40 €). Según Comas (1985), el dinero que se introduce en el circuito mercantil de la droga proviene, en su mayoría, de un amplio sector de consumidores no dependientes, mientras sólo

una pequeña parte procede del sector de marginados que trafican o cometen pequeños delitos para obtener dinero.

Droga - joven. Otro estereotipo de amplia difusión consiste en identificar a los consumidores de drogas con la juventud. Es decir, que los jóvenes consumen más drogas y más habitualmente. Es preciso decir que es cierto que los jóvenes experimentan y consumen con más tipos diferentes de drogas que los adultos. Pero es necesario tener en cuenta otros datos: que las relaciones entre drogas y personas jóvenes son más aireadas habitualmente por los medios de comunicación; que el consumo de drogas por parte de los adultos ha crecido en la misma medida que el consumo juvenil; que los jóvenes reciben más y mejores ofertas lo que, unido a su mantenimiento de la abstinencia en mayor medida que la población adulta, dice mucho a favor de su conducta “drogodependiente”.

Los adultos, que rigen los destinos de la sociedad, han preferido atribuir a los y
Los adultos, que rigen los destinos de la sociedad, han preferido atribuir a los y las
jóvenes el papel de víctimas y culpables de las drogas.
Varias excusas en torno a la crisis de valores, crisis de la juventud, etc., han hecho que
las soluciones y explicaciones del problema de las drogodependencias aparezcan como
inalcanzables por parte de los jóvenes.
Así, el colectivo juvenil, debido a su falta de comunión con los valores establecidos, es
culpable de la aparición del fenómeno de las drogas y, además, está en la posición ideal para
caer en las redes del consumo de forma irreversible.
Ha sido, en gran medida, el tratamiento por los adultos del tema de las drogas el que
ha saturado el “misterio” de las drogas de valores, más de atracción que de rechazo, para los
jóvenes. Sin olvidar que el consumo experimental e iniciático de muchas drogas tiene en
algunos de los colectivos juveniles una funcionalidad específica de integración.

Droga – externalidad. Es muy habitual en el discurso social la idea que sólo algunas personas “tienen problemas con las drogas”. La sociedad tiende a pensar que la drogodependencia es algo serio en los tiempos actuales, pero este pensamiento se ve frecuentemente acompañado por la afirmación de que son otros los que lo padecen. Los barrios de alto nivel socioeconómico consideran que la droga se encuentra en barrios considerados marginales; los familiares y allegados a una persona drogodependiente niegan su consideración como tal hasta bien adelantado el proceso; incluso los propios drogodependientes tienen a no considerarse como tales.

Más de una vez habremos oído la expresión “yo controlo, él no”, paradigma de este estereotipo y que simboliza perfectamente el hecho de que, ante los mismos síntomas y signos, la definición como drogadictos/as siempre pertenece a un ámbito externo a nosotros.

Otros estereotipos. Sin ser exhaustivos, y habiendo tratado los más importantes y los de mayor

repercusión social, hemos de mencionar otros estereotipos que funcionan en el discurso social

vigente:

- Droga – imagen de la droga en medios de comunicación: que tiene que ver
- Droga – imagen de la droga en medios de comunicación: que tiene que ver con la
credibilidad y la cantidad de información que aparece en los medios, así como su lenguaje,
obnjetividad, recursos, etc.
- Droga – enseñanza pública/privada: muchas personas consideran que en los colegios o
institutos públicos se ejerce un menor control sobre la conducta de los alumnos/as y que
esto puede conllevar un aumento del consumo de drogas. Este estereotipo, fundamentado
en soluciones represivas para los problemas de índole social, queda en entredicho cuando
los datos avalan que, en general, el consumo de drogas es más elevado en los centros
privados que en los públicos (CIDE, 1988).
HABILIDADES SOCIALES
Cuando un educador/a logra que sus alumnos/as aprendan conocimientos y adquieran
habilidades se convierte en una experiencia maravillosa y llena de satisfacción. Sin embargo,
son muy numerosas las ocasiones en las que el educador/a vive situaciones totalmente
distintas: resistencia del alumno/a para aprender, falta de motivación, escasa atención,
pasotismo, rebelión, actitudes agresivas,… ¿Cuál es entonces la diferencia entre la enseñanza
que satisface y la que produce frustración?.
Son muchos los factores que influyen pero hay uno que, para nosotros, es crucial: el
tipo de relación que el educador o la educadora mantiene con el grupo. Más importante que el
“qué enseñar” es el “cómo enseñar”.
El educador/a ha de poseer las habilidades sociales y comunicativas necesarias para
saber “cómo enseñar”. No es necesario tener grandes conocimientos psicológicos o
pedagógicos para aprenderlas; sólo se precisan dos cosas que hacemos habitualmente: hablar
y
se precisan dos cosas que hacemos habitualmente: hablar y escuchar, pero haciéndolo de un modo específico.

escuchar, pero haciéndolo de un modo específico. No son difíciles pero requieren práctica y el deseo de cambiar algunas de las formas habituales de actuar. Tanto el tipo de habla como de escucha que el educador/a use, puede ser constructivo

o destructivo para el alumnado y para la relación. Es clave saber escuchar para enseñar, y el cómo hablarles puede causar poca resistencia en el alumno y la alumna, ayudando a defender los derechos y necesidades del docente. Es habitual oír entre los y las profesionales de la enseñanza comentarios sobre la poca madurez, la enorme dependencia y gran irresponsabilidad de los niños, niñas y jóvenes. Es

evidente que los y las docentes no quieren que esto sea así, pero tampoco se les ha enseñado (ni a docentes ni a alumnos/as) las habilidades para poderlo evitar. La conducta socialmente habilidosa es ese conjunto de conductas emitidas por un individuo en un contexto interpersonal que expresa los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que generalmente, resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas. Las habilidades sociales nos permiten desenvolvernos de manera adecuada ante las diferentes situaciones a las que nos enfrentemos. Dos aspectos básicos a la hora de trabajar las habilidades sociales son la escucha activa y la empatía.

Escucha activa:
Escucha activa:

La escucha activa, o escucha eficaz, es la técnica de acoger a la persona que nos habla y descodificar adecuadamente su lenguaje verbal y no verbal, a fin de comprender los distintos contenidos del mensaje. Cuando una persona habla con nosotros no simplemente debemos escucharla, sino que debemos también dar la sensación de que la escuchamos e incluso de favorecer esa comunicación mediante pequeñas preguntas o gestos que hagan comprender a nuestro interlocutor/a que estamos realmente interesados en lo que nos pretende transmitir. Incluso cuando no estemos de acuerdo con lo que nos dicen debemos hacer el esfuerzo de escuchar, ya que el sentirse ignorado por tu interlocutor/a es una de las grandes barreras de comunicación. Escuchar no es esperar a que la otra persona termine de hablar para poder decirle lo que, de antemano, teníamos pensado. Implica reflexión y comprensión del mensaje que recibimos. No es un proceso natural, sino que es una conducta que se aprende y que se puede practicar. Del mismo modo, cuando no nos sentimos escuchados tendemos a pensar que la otra persona no está interesada en nosotros, cuando a lo mejor lo que sucede es que no sabe escuchar activamente porque nadie le ha enseñado. Solemos creer que toda comunicación (o la mayor parte) queda encerrada en el contenido verbal y le restamos importancia a otras señales que también nos transmiten información. De este modo nos encontramos situaciones en las que no miramos a nuestro interlocutor (sino que estamos viendo la televisión, mirando por la ventana o peinándonos) sin darnos cuenta de la cantidad de información que perdemos con ello.

Empatía:

La empatía es una actitud fundamental para lograr una escucha eficaz. La comprensión empática es la capacidad de ponernos en el lugar de la persona que se está comunicando con nosotros, “ponernos los zapatos del otro”.

Para transmitir una actitud empática debemos:

- Aceptar a la persona como es, con sus características y limitaciones.

- Respetar sus sentimientos, no juzgarlos.

- Transmitir cordialidad y disponibilidad.

- Evitar evaluaciones, juicios o consejos sobre lo que nos están contando (“si se veía venir”, “si me hicieras caso”, “yo que tú”).

- Evitar descalificaciones y comentarios despectivos (“qué bobada, claro viniendo de ti”, “de donde no hay no se puede sacar”).

- Respetar las opiniones de los demás. No debemos presentar nuestras ideas como si fueran
-
Respetar las opiniones de los demás. No debemos presentar nuestras ideas como si
fueran el único punto de vista razonable (“si eso es de sentido común”, “vaya tontería”,
“si pensaras un poco”).
-
Evitar la compasión (“pobrecito” “me da tanta pena”).
-
Evitar restarle importancia a lo que nos está contando (“pues eso no es nada, yo…”,
“no es para tanto”, “ya se te pasará”).
Conducta asertiva:
Se puede entender como la capacidad de hacerse valer y de ser capaz de plantear y
defender los argumentos propios con confianza en uno mismo y con respeto hacia la postura
de los demás.
La conducta asertiva es aquella que permite a una persona actuar en base a sus
intereses, defendiéndolos apropiadamente, expresando sus sentimientos y ejerciendo los
derechos personales sin negar los derechos de los demás.
Las características de una conducta asertiva son:
- Congruencia entre pensamiento, sentimiento y acción
- Aceptación incondicional del otro tal como es
- Empatía
- Libre información (la que se ofrece sin que nos la pidan o como complemento a la
solicitada)
-

Autorrevelación o revelación de sí Por desgracia, no siempre respondemos con asertividad. En ocasiones, la respuesta o se queda corta o se pasa, es decir, existen otros estilos de respuesta:

Conducta inhibida o insegura:

Se caracteriza por una actitud de no defensa de los propios derechos al no expresar las opiniones y deseos. En la base de una conducta así está muchas veces una falta de confianza en uno mismo o unas atribuciones de superioridad hacia el otro; de hecho, normalmente lo que impulsa a estas personas a no ejercer su derecho a la expresión es el miedo a la opinión o a provocar enfrentamientos con los y las demás.

Las personas con conducta inhibida se van a sentir culpables y frustrados a menudo por no ser capaces de enfrentarse a los problemas:

Conceptualmente se caracterizan por:

- Falta de tenacidad en aferrarse a sus objetivos (ceden ante los deseos de los y las demás, anteponiéndose a sus propias necesidades)

- Excesiva sensibilidad emocional y reacción a las críticas

- Sentimientos de culpa y ansiedad desmesurados cada vez que comete un error

• Conducta agresiva: Se caracteriza por la expresión de los derechos u opiniones propios, sin
• Conducta agresiva:
Se caracteriza por la expresión de los derechos u opiniones propios, sin respetar los de
los demás, despreciándolos o atacándolos en un intento de someterlos a los propios intereses,
para intentar conseguir las propias metas, al precio que sea.
Esta conducta no sólo no es beneficiosa para el sujeto que la comete, sino que provoca
en los y las demás evitación y resentimiento, deteriorando toda clase de relación interpersonal
o afectiva.
Toma de decisiones:
En múltiples ocasiones se ha definido a la vida como una encrucijada de caminos que
nos obliga en cada momento a detenernos para acertar en la elección del camino a seguir.
¿Qué es una decisión?
Una decisión es la selección de una acción entre dos o más posibilidades. Una decisión es una
elección hecha entre varias alternativas.
Sintetizando podemos afirmar que:
1)
2)
La toma de decisiones implica la existencia de, al menos, dos alternativas.
El “no hacer nada” cuando esto mismo es una de las alternativas ya es una toma de
decisión.
3) Es importante conocer y valorar tanto la importancia de cada alternativa como el
desenlace y consecuencias que se derivan de cada una de ellas.
4) En ocasiones, la solución de un problema o la consecución de una meta se alcanza

con una sola elección entre las diversas alternativas pero en otros casos será necesario una secuencia de decisiones, un proceso continuado de elecciones. 5) Algunas decisiones son fáciles de tomar pero otras encierran una gran dosis de dificultad y riesgo.

6)

La estrategia para reducir la dificultad y el riesgo en una toma de decisión es recoger la mayor información posible sobre todas y cada una de las alternativas posibles así como de los desenlaces y consecuencias de cada una de ellas.

7) Es importante seleccionar bien las fuentes de información para que ésta sea lo más pertinente y verosímil posible.

8) Una buena decisión es el resultado de un largo proceso de maduración personal. A veces, las decisiones tomadas a “cara o cruz” resultan bien, pero no es éste el procedimiento más adecuado en cuestiones de importancia. 9) Toda decisión debe ser abierta, es decir, con posibilidad de rectificar esa decisión cuando una nueva información nos lleve a ello. 10) Toda decisión va acompañad de un sentimiento de plenitud personal, de la conciencia de que, al tomar esa decisión, acertada o equivocada, ha ejercitado algo esencial a la persona: la libertad. 11) Las habilidades o técnicas requeridas para tomar decisiones ante un problema, sea éste rutinario o no, pueden desarrollarse mediante el entrenamiento o capacitación adecuada.

La orientación en la toma de decisiones ha de tener un carácter personal y educativo,
La orientación en la toma de decisiones ha de tener un carácter personal y educativo,
contribuyendo a la formación integral del alumno o alumna, facilitando su autoconocimiento,
autonomía e iniciativa y favoreciendo el desarrollo de criterios personales.
Resolución de conflictos:
El debate y el diálogo como métodos de resolución ante diferentes opiniones, ideas y
creencias:

El conflicto es el motor vital de cambio, por lo tanto es problemática, es búsqueda de soluciones y generadora de tensión. En nuestra cultura, el conflicto siempre ha sido entendido como algo negativo y como algo que hay que evitar; hemos confundido su significado conceptual con los mecanismos que nos han servido para su resolución. En su significado más concreto el conflicto implica de manera individual una toma de decisiones y de manera interpersonal o grupal un choque de creencias o valores, direcciones o intereses opuestos o incluso el deseo de la misma meta o fin entre diferentes partes. En muchos casos, el fracaso en la resolución de conflictos se debe al método elegido para su resolución y no a la dificultad del conflicto. A veces, tenemos que buscar métodos o soluciones creativas para resolver un problema. Un paso muy importante es describir el conflicto entre todas las partes implicadas y después buscar soluciones que nos gusten a todos/as. A veces, las personas para llegar a la solución tienen fuertes discusiones. Parece que no se llega a nada, que nos atascamos y mareamos la perdiz. En este caso, es importante parar el desacuerdo e intentar comprender cómo percibe cada una de las partes el problema, intentar analizar lo que tiene cada postura de verdad y el grado de acuerdo que nos produce cada una. Al principio, esto parece difícil ya que se está en desacuerdo con lo que piensa el otro/a. Pero después las cosas cambian porque hacer un análisis de cada postura nos ayuda a enriquecernos. Rafael Grasa manifiesta que hacer esto es transformar el debate en diálogo.

“El debate intenta dar lo mejor de cada uno para defender lo correcto de la opinión y el carácter erróneo del antagonista, busca deslumbrar y dejar sin respuesta antes de convencer, fomenta la oposición y a menudo el refuerzo de la propia postura y, por consiguiente, el empecinamiento en la actitud inicial. El diálogo, por el contrario, busca los puntos de acuerdo, la mejora del pensamiento propio gracias a las aportaciones de los y las demás, estimula la amplitud de miras y la capacidad de autocrítica y la autocorrección de la postura inicial, se basa en la cooperación y no en la confrontación. Hay que ejercitar desde la imaginación formas de coger lo mejor de nuestra postura con lo mejor de la otra”.

Una propuesta para enseñar a resolver conflictos:
Una propuesta para enseñar a resolver conflictos:

PAUTAS PARA ENSEÑAR A RESOLVER CONFLICTOS

1. Mejorar el procesamiento de la información en las decisiones conflictivas:

-

-

-

-

-

-

Definir adecuadamente el conflicto identificando todos sus componentes e integrando toda la información necesaria para resolverlo.

Establecer cuáles son los objetivos y ordenarlos según su importancia.

Diseñar las posibles soluciones al conflicto y valorar cada una de ellas.

Elegir la solución que se considere mejor y elaborar un plan para aplicarla.

Llevar a la práctica la solución elegida.

Valorar los resultados obtenidos y, si no son los deseados, volver a poner en práctica todo el procedimiento para mejorarlos.

2. Enseñar a detectar y modificar distorsiones y sesgos cognitivos:

-

-

-

Sensibilizar de la importancia que tiene lo que pensamos y sentimos y lo que hacemos para conseguir lo que queremos.

Ayudar a detectar los pensamientos distorsionados: absolutismo, pensamiento dicotómico, sobregeneralización, fatalismo, confusión de las emociones con la realidad, sesgos de la interpretación.

Enseñar pensamientos alternativos.

3. Estimular la empatía y la adopción de perspectivas a través de:

-

-

-

Actividades que impliquen la representación de una misma situación cambiando la perspectiva al ponerse en el lugar de las personas implicadas, adoptar la perspectiva de un observador imparcial, considerar el punto de vista de la comunidad, establecer una jerarquía de prioridades entre los derechos en conflicto.

La dramatización de los conflictos antagónicos.

La representación del propio papel (para anticipar el futuro, para eliminar distorsiones, etc.)

1.

Mejorar el procesamiento de la información en las decisiones conflictivas:

o

Las técnicas de negociación:

Para favorecer un proceso negociador de tipo constructivo conviene:

a)

Centrar la negociación en los intereses de ambas partes. Se trata de considerar conjuntamente todos los intereses y no las posiciones para favorecer la búsqueda

44

conjunta de la mejor solución para todas las partes implicadas. Es un error identificar propuestas con personas.

b) Separar a las personas del problema. La tensión que el conflicto origina puede dificultar la comunicación entre las distintas partes, contribuyendo por ejemplo a provocar que un conflicto entre intereses se convierta en un conflicto interpersonal y esto puede obstaculizar su resolución. Para evitar esto:

· Expresar los intereses de forma que parezcan legítimos para la otra parte.

Manifestar la comprensión hacia los intereses de la otra parte, así como el deseo de resolver el problema teniéndolo en cuenta.

·

· Evitar que la otra parte perciba la comunicación como un ataque del que tenga
· Evitar que la otra parte perciba la comunicación como un ataque del que tenga que
defenderse y pueda así dedicar toda su atención a la búsqueda de soluciones
aceptables para ambas partes.
c) Generar alternativas para beneficio mutuo: hay que evitar pensar en la existencia de
una solución determinada y no caer en la rivalidad con la otra parte, no pensar que
cualquier mejora en el respeto a los propios intereses exige una pérdida para los de la
otra parte. Conviene:
· Identificar intereses compartidos.
· Mezclar los intereses de las distintas partes para ver si se complementan.
· Presentar varias alternativas que puedan ser válidas para ambas partes y preguntar a
la otra parte cuál de dichas alternativas prefiere.
· Facilitar la decisión de la otra parte.
d) Insistir en criterios objetivos. Es importante negociar en base a algo que está más allá
de la voluntad de cada parte, en base a criterios como la justicia, el mantenimiento de
las relaciones, los intereses de toda la comunidad, etc.
Para valorar los resultados obtenidos conviene tener en cuenta:
- Ver si las soluciones son justas; para ello habrá que considerar la totalidad de
los resultados y su relación con el respeto a cada una de las partes afectadas y
el respeto a la comunidad.
- Cuando todas las partes participan en el proceso de resolución de conflictos se
suele dar un mayor compromiso que cuando no ha sido así. Cuando todos han
participado, la solución es más aceptada y duradera.
-

Para que el conflicto no dañe las relaciones, conviene plantearlo como un problema compartido por las distintas partes afectadas, que deben cooperar para encontrar una solución que permita respetar al máximo los intereses de cada uno. Recogiendo de fuentes diferentes las notas características del proceso negociador podemos ver:

o Las técnicas de la mediación:

Desde la psicología social el conflicto se puede originar y provocar tanto en cuestiones humanas cuya resolución es rápida, casi sin problemas, como en situaciones complejas que conllevan estereotipos, rigideces, cuya resolución requiere la intervención de terceros que aporten nuevos elementos para la superación del conflicto. La mediación tiene que ver con la implicación de un tercero en la búsqueda de acuerdos mínimos. Función importante del mediador/a es lograr que las partes encuentren mecanismo que permitan la salida a esos acuerdos. Tan importante es el logro de acuerdos como el protagonismo de las partes y su aprendizaje sobre mecanismos más complicados para resolver conflictos.

La mediación se lleva a cabo cuando existen muchas dificultades para que las distintas partes
La mediación se lleva a cabo cuando existen muchas dificultades para que las distintas
partes practiquen el procedimiento de la negociación; es entonces cuando se busca la ayuda
de un mediador que facilite la comunicación, formule sugerencias y elimine los obstáculos que
pueden existir para la negociación.
Si el mediador practica con las partes el proceso anteriormente descrito, posiblemente
llegará a la negociación constructiva. Pero su papel es importante especialmente para:
1.
Que las partes pasen de un estado de rivalidad a un estado de cooperación, en el que
las distintas partes se pongan a buscar soluciones para beneficio mutuo, en lugar de
perjudicarse.
2.
Ayudar a identificar los objetivos y buscar soluciones compartidas.
3.
Facilitar que la otra parte comprenda los intereses legítimos de la otra parte y se
comprometa con las soluciones de beneficio mutuo.
2.
Enseñar a detectar y modificar distorsiones y sesgos cognitivos:
A veces la resolución de conflictos se complica porque existen distorsiones en la
comprensión socio-emocional. Se producen porque se centra la atención en un aspecto parcial
de la realidad y se excluyen otros aspectos. Los pensamientos distorsionados se caracterizan
por:
a) Se piensan que son reales y no construcciones cognitivas.
b) Provocan estereotipos y prejuicios que se aplican a los demás y a uno mismo.
c) Son difíciles de controlar ya que cuando se activan originan otros pensamientos
asociados de la misma naturaleza.
d) Son aprendidos, por ello se pueden modificar.

e) Aunque suelen ser individuales, a veces son compartidos por determinados grupos.

Las distorsiones más frecuentes se pueden resumir:

- La visión del túnel: tendencia a recordar o ver sólo un aspecto de la realidad, excluyendo el resto. Un detalle de la situación se exagera o distorsiona al no captar los otros aspectos que lo compensan. Se supera estimulando la atención a aspectos que pasan desapercibidos, para entender el problema de forma global.

- Absolutismo y pensamiento dicotómico: se percibe la realidad en términos dicotómicos (blanco-negro), se pasa de un extremo a otro sin considerar posiciones intermedias. Son conclusiones excesivamente generales que se sacan en términos absolutos:

todos, nadie, siempre, nunca. Para superarlo hay que enseñar a relativizar y sustituir los términos absolutos por términos relativos o parciales (algunos, a veces).

- Fatalismo, percepción de falta total de control sobre los acontecimientos que se viven:

subyace bajo la indefensión y genera una tendencia a la pasividad, el desánimo y el pesimismo en contra del optimismo aprendido. La superación de esta tendencia requiere ayudar a comprender que los problemas se pueden solucionar, analizando las variables que se pueden controlar para avanzar en la solución y entrenando en pautas de autorrefuerzo que disminuyan la percepción de indefensión.

- La confusión de los pensamientos y de las emociones con la realidad: es la
- La confusión de los pensamientos y de las emociones con la realidad: es la tendencia a
creer que lo que percibimos como realidad es la realidad y lo que sentimos como
verdadero lo es. Para superarlo hay que ayudar a que comprendan que nuestra
percepción de la realidad es algo construido por nosotros/as, que puede ser más o
menos real.
- Interpretación exagerada de la conducta de los demás como intencionada y
negativamente dirigida hacia uno mismo: suele ser producido por el egocentrismo del
adolescente, también la violencia de los demás puede ser percibida como lo peor. Para
superarlo conviene activar explicaciones alternativas.
Estas distorsiones parecen estar presentes en las formas más graves de intolerancia
entre jóvenes y adultos. Y son a veces activadas por grupos enteros cuando éstos perciben
que los otros grupos o la sociedad suponen una amenaza.
También se pueden dar en cualquier grupo obstaculizando la resolución de conflictos y
pueden provocar la utilización de la violencia.
3. Estimular la empatía y la adopción de perspectivas en conflicto:
Uno de los elementos claves en el desarrollo social es la tendencia a sentir empatía
hacia los y las demás y la capacidad de ponernos en su lugar.
La comunicación:

La comunicación es el intercambio de ideas, opiniones, conocimientos, sentimientos,… que se realiza gracias a un código que puede estar formado por gestos, palabras, expresiones,… La comunicación verbal y no verbal son imprescindibles para desarrollar las habilidades sociales. La comunicación verbal es importante porque es hábil socialmente el que sabe decir las palabras en el momento oportuno y del modo oportuno, teniendo en cuenta el tono y volumen de la voz y el contenido del discurso. La comunicación no verbal también es

importante porque la mirada, la sonrisa, los gestos, la postura del cuerpo, la distancia a la que estemos de nuestro interlocutor, etc. dicen mucho a favor o en contra nuestra. En un proceso de comunicación debe existir al menos, un emisor que es quien codifica y transmite la información y un receptor, que es quien descodifica e interpreta el mensaje emitido. A continuación veremos que, aunque parece que sólo son necesarios emisor y receptor para que se establezca la comunicación, ésta se compone de una serie de elementos que debemos tener en cuenta si queremos que la comunicación sea lo más positiva posible.

• Elementos básicos en la comunicación: - Emisor: es el comunicante, la persona que desea
• Elementos básicos en la comunicación:
- Emisor: es el comunicante, la persona que desea transmitir el mensaje.
- Mensaje: Información o conjunto de informaciones que pretende transmitir el emisor.
- Codificación: es el proceso mental que realiza el emisor, a través del cual traduce el
mensaje a unos signos capaces de ser reconocidos por el receptor.
- Canal: es la vía que elige el emisor para transmitir su mensaje. Principalmente
podemos hablar del canal acústico (palabras, ruido, sonidos,…) y del canal visual
(escritura, gráficos, dibujo, expresión corporal,…). Pueden utilizarse varios canales
simultáneamente y si se utilizan bien, aumentan la fuerza significativa del mensaje.
- Código o clave: se refiere al tipo de signos resultantes del proceso de codificación.
- Ruido: es todo aquello que puede dificultar la emisión o la recepción del mensaje, ya
sean de tipo físico (sonidos que dificultan la comprensión), psicológico (estado en que
se encuentren emisor y receptor) o semántico (código utilizado).
- Receptor: persona que recibe el mensaje a través de uno o más órganos sensoriales.
- Descodificación: es el proceso mental que realiza el receptor a través del cual trata de
descifrar el código que ha utilizado el emisor, para entender el mensaje transmitido.
- Reacción: respuesta que el mensaje, una vez descodificado, produce en el receptor.
- Feedback o retroalimentación: es la información que el receptor proporciona al
emisor sobre las reacciones que produce en él el mensaje una vez descodificado.
- Contexto: situación concreta en la cual tiene lugar la comunicación.
• Barreras y errores en la comunicación:

La comunicación no es un proceso automático en el cual un emisor lanza un mensaje y un receptor lo recibe. Existen “ruidos” y barreras que dificultarán dicho proceso. Una barrera de la comunicación es todo aquello que dificulta la captación, interpretación y comprensión del mensaje. Se consideran pérdidas de comunicación la información que el emisor emite pero el receptor no recibe, es decir, la información que se “queda por el camino”. En un proceso de comunicación se calcula que el 50% de la información contenida en el mensaje se deforma o pierde.

En definitiva, una comunicación eficaz implica:

1)

Organizar el pensamiento, saber lo que se quiere decir y cómo. Piensa antes de hablar.

2) Expresarse, con claridad y corrección. No utilices más palabras de las necesarias, ni

menos tampoco. Trata de evitar también las frases con doble sentido. Explicar, a partir de lo que conoce el receptor.

3)

4) Feedback, asegúrate de que el receptor te entiende o asegúrate de transmitirle al emisor que te está llegando su mensaje.

5)

6) No hacer varias cosas a la vez, cuando el emisor emite sólo debemos recibir el

Esperar a que el emisor termine.

mensaje y una vez recibido es cuando pensamos en él y emitimos una respuesta. •
mensaje y una vez recibido es cuando pensamos en él y emitimos una respuesta.
Comunicación verbal:
Es aquella que transmitimos por medio del lenguaje hablado y escrito. Requiere un
cierto orden al emitir palabras, contenidos e ideas si esperamos que el receptor reciba la mayor
cantidad de información posible.
La comunicación verbal además del propio contenido del mensaje, está acompañada
de una serie de componentes paralingüísticos que hacen referencia a las cualidades de la voz
en sus distintos aspectos:
-
Volumen: tendrás que acomodar el volumen de tu voz a las circunstancias. Si hablas
muy bajito, quizá no te oigan y si por el contrario hablas muy alto, pueden pensar que
estás enfadado.
-
Entonación: es la que establece los matices en la comunicación. Permite distinguir una
pregunta de una exclamación, un enfado de una buena noticia o de una sorpresa…
también ayuda a evitar la monotonía en mensajes muy largos.
-
Claridad: vocalización. Esencial si queremos tener la menor cantidad de pérdidas de
comunicación.
-
Velocidad: también aquí debemos procurar no quedarnos cortos, ni pasarnos. Hablar
demasiado despacio puede ser señal de aburrimiento o cansancio; hablar muy deprisa
puede serlo de nerviosismo, ansiedad,…
-
Perturbaciones en la voz: muletillas, vacilaciones, pausas, silencios, etc. pueden
acabar con el mejor discurso del mundo.
-
Fluidez de palabra: es un arma que todo orador debe tratar de utilizar, entre otras
cosas porque es señal de seguridad en sí mismo y de que conoce el tema del que
habla.

Comunicación no verbal:

Es la que acompaña a la comunicación verbal con su lenguaje de imágenes y símbolos. Las expresiones no verbales en la comunicación facilitan el entendimiento de los sentimientos básicos (alegría, tristeza, agresividad, miedo,…). Funciones de la comunicación no verbal:

- Complementa y a veces sustituye a la comunicación verbal

- Puede confirmar o repetir lo que se ha dicho verbalmente

- Puede negar o contradecir lo que se ha dicho verbalmente

- Puede agregarle intensidad al contenido verbal, reforzándolo

- Puede utilizarse para mandar claves no explicitadas verbalmente

- Comunica actitudes, emociones y estados de ánimo

- Transmiten normas sociales (sonrisa, apretón de manos, beso,…)

- Suelen desencadenar actitudes recíprocas inconscientes en el interlocutor

La comunicación no verbal llega a ser tan importante que es la responsable del 55%
La comunicación no verbal llega a ser tan importante que es la responsable del 55%
del impacto total en un proceso de comunicación verbal. El 38% se debe a características de la
voz y sólo el 7% al contenido.
Tipos de comunicación no verbal:
-
Contacto personal: indica afecto y proximidad, suele darse al principio y al final de los
encuentros, aunque varía enormemente de una cultura a otra e incluso de una
situación a otra.
-
Mirada/contacto visual: la mirada sirve para recibir las señales del otro y para emitir
señales de aceptación, negación, entendimiento… Es importante mirar a la gente a la
cara, pero sin intimidar.
-
Expresión facial: la cara es el sistema de emisión de emociones más importante, tanto
que a veces tenemos que controlar nuestra expresión para que no nos delate (“poner
cara de póquer”). Los cambios en los ojos, cejas y boca, principalmente, son una
importante fuente de información que no debemos desatender.
-
Sonrisa: posiblemente el componente no verbal más poderoso y universal. Sirve como
señal de pacificación, para demostrar interés, afecto, agrado, se utiliza también para
dar ánimo, suavizar un rechazo o generar simpatías.
-

Distancia/proximidad física: la distancia que adoptemos con nuestro interlocutor (o que adopte él respecto a nosotros) dice mucho en relación al nivel de intimidad. A veces, una excesiva distancia puede ser señal de desconfianza, desagrado o frialdad; por el contrario, un excesivo acercamiento denota confianza y afecto. Controla la distancia en función de la situación en la que te encuentres y no olvides que en ocasiones es importante y necesario respetar el espacio personal de la persona que tenemos delante.

- Orientación: indica actitudes interpersonales.

- Postura corporal: puede expresar dominio, sumisión, amistad, miedo, inseguridad,… e indicar el estado emocional.

- Ademanes, gestos: son los movimientos de las manos, pies u otras partes del cuerpo. Acompañan y complementan el habla o la sustituyen.

- Inclinaciones de cabeza: son un tipo esencial de ademán, sirven como refuerzo al emisor indicando acuerdo, desacuerdo, escucha, duda, etc.

- Apariencia personal: las personas muestran a través de su aspecto exterior una imagen de sí mismas que abarca tanto su status sociocultural como su estado emocional y su carácter. El aspecto externo ejerce importantes funciones en el desarrollo de la comunicación y la socialización puesto que la primera impresión que percibimos de alguien viene determinada por su aspecto y dicha impresión puede ser decisiva.

Las estrategias comunicativas nos permiten dar una respuesta efectiva a determinadas situaciones conflictivas en las
Las estrategias comunicativas nos permiten dar una respuesta efectiva a determinadas
situaciones conflictivas en las que se hace necesaria una adecuada expresión de tus ideas,
sentimientos, demandas,… de manera que te asegures una consecución de tus objetivos sin
entrar en polémicas con otras personas.
Dentro de estas podemos encontrar:
-
Presentarnos y conocer a otras
personas
- Formular preguntas
- Pedir lo que quieres y pedir ayuda
-
Iniciar y mantener una
conversación
- Decir no
- Hacer/recibir críticas
-
Introducirte en un nuevo grupo
- Formular quejas
-
Presentar a los y las demás
- Decir/recibir cumplidos
-
Aprender a escuchar
- Etc.
Algunos trucos para mejorar las habilidades sociales (técnicas comunicativas):
1) DISCO RAYADO: Repetimos insistentemente las frases de nuestras solicitudes. Ejemplo:
Entiendo, pero no me interesa ;
2) PERO : Se reconoce la primera parte de verdad que existe en lo que nos dice la otra
persona que supuestamente intenta manipularnos, y a pesar de ello mantenemos nuestra
postura. Ejemplos: Tienes razón, pero lo haré cuando yo decida
;
3) INFORMACIÓN MÚTUA: Prestamos atención a lo que nos dicen (escuchamos mirando a

los ojos, haciendo señales de estar captando, etc.) y después damos por nuestra parte una información distinta (turno). 4) ASERCIÓN NEGATIVA: Es una forma de reaccionar ante una crítica justa, sin dar sin embargo demasiadas excusas o justificaciones. Ejemplos: has hecho la tarea demasiado

lento

5) INTERROGACIÓN NEGATIVA: Es útil para conocer algo de los sentimientos o ideas de los demás, facilitando la comunicación cuando la otra persona nos critica. Ejemplos: Qué defecto

le encuentras a mi forma de vestir?

;

la verdad es que podía haberla hecho más rápido, lo siento.

6) REPETIR LO QUE SIENTE LA OTRA PERSONA: Se repite lo dicho por la otra persona, sin mostrar acuerdo alguno en lo que se dice. Ejemplo: "Ya sé que para ti es muy importante que te preste dinero, pero " 7) PARAFRASEAR: Se comenta expresivamente lo que nos dice el otro en un tono similar y expresando nuestra opinión verdadera. También se llaman afirmaciones paradójicas porque en vez de sentirse mal por algo hacemos gala de ello como algo natural. Ejemplo: ¿Te sentirías muy bien si te dijera que sí?

8) REHUSAR PETICIONES: No se han de dar excusas, aunque sí razones, respuestas concisas y,
8) REHUSAR PETICIONES: No se han de dar excusas, aunque sí razones, respuestas
concisas y, en el caso apropiado, proponiendo una alternativa. En la negativa se suelen
producir las siguientes manipulaciones:
-Halago, critica, provocar pena, excepción, última vez, inducción de culpa.
9) RESISTIR LA TENTACIÓN: A veces los demás nos invitan amablemente a hacer cosas o
consumir productos apetitosos pero perjudiciales o inadecuados para nosotros. Frente a estas
tentaciones podemos claudicar contra nuestro íntimo deseo por tener pensamientos tales
como:
-Debería contentar a todo el mundo. - Debo ser agradable.
-Es terrible herir o defraudar a los demás, por lo que debe evitarse a toda costa.
-Es imposible decir "no" sin que se ofendan o sufran los demás.
También podemos ser inhibidos por miedos como:
-La otra persona será agresiva conmigo o
-no le agradar si no hago lo que él quiere.
10) RESPONDER A LA CRÍTICA: Lo ideal el reconocer los aspectos reales de la crítica, sin
ser defensivo o contraatacar al otro, sin aceptar por ello los aspectos exagerados o deformados
que están mezclados con la crítica ajustada. Podemos tener ideas inhibidoras como:
-nunca debería herir a nadie,
-si cometo un error es que mis capacidades totales son cuestionables.
11) SOLICITAR UN CAMBIO DE COMPORTAMIENTO MOLESTO: Indicamos claramente lo
que deseamos con tono firme, pero no demasiado agresivo. Los pensamientos inhibidores
pueden ser:

-no tengo derecho a pedir cambios el comportamiento de los demás -es más fácil aprender a convivir con los demás cediendo para que no exista mucha violencia y porque no son tan graves después de todo. -solicitar cambios y ponerse violentos es la misma cosa. 12) DISCREPAR DE LOS Y LAS DEMÁS: No tener vergüenza en usar el pronombre "yo" y crear argumentos como:

-yo creo que otra forma de ver las cosas o -alguna vez lo has visto desde este punto de vista?. Podemos dejarnos arrastrar por creencias irracionales tales como:

-mis opiniones no san tan valiosas como las de los demás -los otros me rechazarán si discrepo

-pensarán que estoy presumiendo -puede que diga una barbaridad que me ponga en evidencia. 13) RESISTIR LA INTERRUPCIÓN DE LOS OTROS: Para ello hacer gestos tales como levantar la mano para indicar -"espera un momento" y frases directas como - "me gustaría terminar la frase", -"espera a que acabe de hablar para decir lo que desees". Si nos oponen una tenaz resistencia, utilizar un tono de voz más alto de lo usual, sin dejar excesivas pausas, irando directamente a los ojos del interlocutor e indicar en la conversación información de la duración de lo que se quiere comunicar como por ejemplo:

-en primer lugar, en segundo -sólo quería añadir un par de detalles finales y te
-en primer lugar,
en segundo
-sólo quería añadir un par de detalles finales y te rogaría después que me des tu opinión
14) RECONOCER UN ERROR: Ocultar nuestro error puede ser en ocasiones más una
muestra de debilidad que una precaución. Desde luego puede hacerse de una forma digna y
natural, expresando el justo desagrado por habernos equivocado, pero sin dar permiso con ello
a críticas exageradas o indebidas. Un ejemplo de forma "digna" de reconocer un error podría
ser:
-siento reconocer que me equivocado en la realización de esta tarea, desde luego tomaré
buena nota de ello.
Pensamientos erróneos que nos pueden inhibir o bloquear son los de la auto-exigencia y el
perfeccionismo:
-nunca debería cometer un error
-es imperdonable que una persona como yo pueda fallar.
15) ADMITIR IGNORANCIA: Se trata de hacer evidente -en lugar de disimular- que no
conocemos o recordamos algo. Es ideal hacerlo con sinceridad, naturalidad, sin mostrar
sumisión ni agresión.
Pensamientos erróneos:
-es imperdonable que yo lo ignore -pensarán que soy estúpido.
16) ACABAR UNA INTERRELACIÓN: Para terminar una conversación que no deseamos
continuar hemos de afirmar con nuestro "derecho a elegir", exprensándonos de una forma clara
pero firme, por ejemplo:
-perdone, siento tener que interrumpirle, pero ahora tengo que irme
Pensamientos erróneos:

-sería de mala educación interrumpir a una persona que desea hablarme 17) ACEPTAR CUMPLIDOS: Podemos recibir halagos sinceros o manipuladores. En el caso de recibir sinceros cumplidos lo ideal es aceptarlos -en vez de rechazarlos para no aparecer

soberbios-, aceptando la intención, y sin necesidad de "devolver" los cumplidos de una forma automática, ni minimizar artificialmente nuestros m ritos para que nos vean humildes, ni negar

lo que los demás admiran como si fuera una falsa percepción. Ejemplo:

-Te ha salido muy bien el trabajo hoy. Gracias, he hecho lo posible para ello.

(en lugar de: "en realidad no tiene importancia", "tú si que lo haces bien de veras

"

)

18) ACEPTAR O RECHAZAR COMPAÑÍA: En ocasiones parece que queramos amargarnos la vida, porque aceptamos la compañía de quien no deseamos y rechazamos o espantamos la de quien nos cae bien. El comportamiento asertivo busca nuestro auténtico deseo y nos pide que seamos coherentes, rechazando a quien queremos eludir -con la firmeza y atrevimiento necesarios- y aceptando realmente a quien nos cae bien de una forma directa. Comportamiento de acercarse:

Sonreír, mantener la mirada, dar información verbal positiva, orientar el cuerpo hacia el interlocutor, no disimular nuestra simpatía, responder con frases abiertas. En ocasiones se

corre el error de responder de forma opuesta a la que desearíamos por temor a
corre el error de responder de forma opuesta a la que desearíamos por temor a que se
malinterprete nuestro interés.
Comportamiento de rechazo:
No mostrar un falso interés por educación, haciendo pregunta que alargan la conversación
innecesariamente. Ser claros, diciendo escuetamente lo justo para que la persona capte
nuestro desinterés, y si la persona no se da por aludida pasar a una estrategia directa de irse,
dirigirse a otra persona o decirle que se está tomando excesivas libertades. Combatir la
sensación de escrúpulo pensando "tengo derecho a decir no a los deseos de los demás".
19) INICIAR CONVERSACIONES: Es normal que romper el hielo del silencio implica un cierto
riesgo e incomodidad hasta que no se ve que la relación con el otro es segura. Los modos más
usuales de iniciar una conversación son:
-Hacer una pregunta o comentario sobre la situación común
-Hacer un cumplido a la otra persona sobre su conducta, apariencia o algún otro atributo
-Hacer una observación o pregunta casual sobre lo que la otra persona está haciendo.
-Ofrecer algo a la otra persona.
-Dar la opinión o compartir la experiencia de lo que dice la otra persona.
-Saludar a la otra persona y presentarse a uno mismo.
Formas de meter la pata y crear una mala receptividad:
Comentarios inadecuados:
-hacer comentarios demasiado personales
- hablar de forma negativa o con sarcasmo
- hablar de forma crítica
- expresar contenidos ofensivos
- los contenidos dogmáticos, prejuiciosos u ofensivos

- Postura incorrecta, ausencia de contacto ocular

- Voz demasiado baja o demasiado alta

- La sensibilidad exagerada al rechazo o al miedo a replicas hostiles.

20) MANTENER CONVERSACIONES: Es el arte de mantener el equilibrio entre escuchar y hablar, haciendo que nuestra participación sea agradable. Algunas conductas útiles son:

-Mirar a la otra persona -Dar señales de que escucha a la otra persona ("Ajá","hmm","ah!","claro") y con la cabeza

asintiendo o con otra expresión acorde que de la sensación que estamos recibiendo lo que el otro dice sin indiferencia. -Respetar el turno . -Hablar algo que esté relacionado con lo que la otra persona dice o si no avisar de que cambiamos de -Usar información sobre uno mismo y también la que se ha obtenido en la conversación a base de preguntas y comentarios. - Intercalar el escuchar a la otra persona con hablarle. -No hablar o escuchar demasiado. Iniciar temas de conversación y cambiar cuando comience a ser aburrido. -Pregunte sobre la otra persona. -Responder de forma abierta -con algo más de un si o un no- para que la otra persona tenga un cabo donde agarrarse. -No piense que sus opiniones son estúpidas o sus conversaciones son aburridas, sino que cada cual debe cambiar la conversación si no le resulta grata.

21) PEDIR FAVORES: Los demás no tienen porqué saber en general lo que deseamos o
21) PEDIR FAVORES: Los demás no tienen porqué saber en general lo que deseamos o
necesitamos en un momento dado, sino que más aconsejable dar señales, indicios claros que
orienten a la persona de nuestras propias necesidades o deseos sinceros. La conducta del otro
nos dice si le hemos informado adecuadamente o no. Conductas útiles para pedir son:
-Mantener un buen contacto ocular, tono de voz normal y posición corporal digna, ofrecer
razones (no excusas) de lo que se pide, indicando claramente lo que deseamos.
Temores contraproducentes son:

-El miedo a que se nos niegue el favor (el otro tiene ese derecho, que debemos aceptar) -Quedar obligados a la otra persona (de forma caprichosa o despótica -aunque ello no excluye el sentirnos agradecidos) -Creer que no se tiene derecho a pedir el favor. Tenemos derecho a pedir ayuda siempre que se acepte que o puede también ayudar a los otros. Existe la libertad mutua de negarse a dar ayuda y también la de no sentirse obligado a nada. 22) DAR CUMPLIDOS: Es tan importante como saber recibir halagos el saberlos dar, mostrando una coherencia o proporción entre nuestros sentimientos, el mérito real de la otra persona y la expresión verbal, de forma de no ser ni ampulosos o, exagerados, ni tampoco resultar demasiado pusilánimes o apocados. La misma armonía se espera de nuestra expresión corporal. 23) MOSTRAR AFECTO: Dar afecto a quien nos lo inspira es un acto fundamental para mantener unas relaciones sanas. A veces hay que hacer algo más que expresar verbalmente nuestro acuerdo, agrado o cariño. Tenemos que ser capaces de tocar, besar, abrazar o sonreír amorosamente sin ansiedad ni tensión, mostrando la realidad de nuestros sentimientos recíprocos. Temores que frenan la expresión de los afectos son:

el miedo a que se confunda con homosexualidad (si se trata de una persona del mismo sexo) o que se entienda como deseo de contacto sexual (entre personas de distintos sexos)

.

. sentimientos de vergüenza producidos por creencias inadecuadas sobre la autoridad o falta de fortaleza personal

. el temor que nuestros sentimientos serán heridos y defraudados si los dejamos crecer más allá de una segura formalidad.

¿Qué es la autoestima?: El término autoestima es complejo de analizar. Es mucho más amplio
¿Qué es la autoestima?:
El término autoestima es complejo de analizar. Es mucho más amplio que unos
cuantos momentos en los que nos sentimos mejor o peor: queremos hablar de esa actitud que
desarrollamos todos y todas y que nos ayuda a enfrentarnos a los acontecimientos que nos van
ocurriendo a lo largo de nuestra vida.
Esta actitud está muy relacionada con el autoconcepto, pero… ¿qué significa este
término?.
El autoconcepto comprende las percepciones, sentimientos, imágenes,
autoatribuciones y juicios de valor referentes a nosotros/as mismos/as. Todo esto se construye
en relación con los otros/as y con el entorno en el que estamos integrados.
Es la imagen que cada uno/a adquiere de sí mismo/a.
Es a partir de las primeras experiencias que interiorizamos como nuestras y diferentes
de nuestro entorno y de los otros/as, cuando se comienza a desarrollar el autoconcepto: “soy
niño”, “soy niña”, “soy simpático”, “soy mala”, “me siento culpable”, “me siento bien”, “los otros
me admiran”, “los otros me odian”. La niñez tiene como cometido principal el desarrollo de la
identidad. Esta identidad será revisada en la adolescencia para incluir los cambios físicos y
psíquicos que se dan en esta etapa. A partir de este periodo estará construida la identidad
positiva o negativa aunque el autoconcepto se siga desarrollando durante toda la vida.
Autoconcepto y autoestima están íntimamente ligados, ya que en general, los dos
términos se relacionan con la imagen que tenemos de nosotros mismos pero hay algo que les
diferencia:

El autoconcepto se refiere al conjunto de percepciones, actitudes y sentimientos que tenemos sobre nosotros/as mismos/as, lo vamos acumulando en nuestra cabeza. La autoestima tiene que ver con la valoración que hacemos de nuestras capacidades y logros. Es el valor que damos a todo ese conjunto de cosas que nos hemos echado a nuestra espalda.

La autoestima puede ser alta-media-baja o positiva-negativa; también se expresa en términos de tener autoestima o no tener autoestima. La autoestima positiva o alta expresa, manifiesta en diferentes formas que uno es “lo suficientemente bueno” o “lo suficientemente capaz”.

Si nuestra autoestima es alta, estaremos más dispuestos a establecer relaciones positivas con los demás y a rechazar las relaciones que nos pueden hacer daño. La baja autoestima implica insatisfacción, rechazo o desprecio por sí mismo, significa que todos aquellos sentimientos, conocimientos, etc. que hemos ido consiguiendo no los consideramos válidos en comparación con los de otros/as.

La autoestima positiva o negativa se forma desde pequeños. Se puede obstaculizar el crecimiento de ésta si a la persona:

- Le transmiten que no es “suficiente”. - Le estimulan a dudar de sus pensamientos.
- Le transmiten que no es
“suficiente”.
- Le estimulan a dudar de sus
pensamientos.
- Le castigan por expresar
sentimientos “inaceptables”.
- Le enseñan a negar lo real, como
si eso nunca hubiera ocurrido.
- Le ridiculizan o le humillan.
- Le hacen sentir que sus
pensamientos o sentimientos no
tienen valor o importancia.
- Le aterrorizan con violencia física o
con amenazas, inculcando temor
permanente.
- Le sobreprotegen.
- Le tratan al niño como un objeto
sexual.
- Le educan sin normas o con
normas contradictorias, confusas,
indiscutibles y opresivas.
- Le enseñan que es malo, indigno o
pecador porque ha nacido así y
esto no puede cambiar.
Haber pasado por vivencias de este tipo nos puede conducir a adquirir un déficit o
desventaja en términos de no suficiencia, vergüenza o culpa, desconfianza en nosotros/as
mismos/as. El autoconcepto que se está desarrollando es negativo y de adultos sentiremos que
nos falta algo, pero no sabremos cómo remediar esta ausencia.
La autoestima es una experiencia única, es lo que nosotros pensamos o sentimos de
nosotros/as mismos/as, no lo que los otros piensan o sienten respecto a mí.
El mayor indicador de la autoestima es: el yo puedo.
Las personas con una autoestima alta no se ven impulsadas a mostrarse superiores a
los y las demás, no buscan probar su valor, sencillamente se alegran de ser como son y no de
ser mejores que otras personas.

¿Qué es la educación para la autoestima?:

La Educación para la Autoestima es sencillamente llevar a cabo una práctica educativa que facilite que niños/as y jóvenes adquieran el valor y la importancia que como personas merecen. Para educar la autoestima tenemos que enseñar a:

- Cuidar la manera de cómo hablamos de nosotros/as mismos/as: no desvalorizarnos y hablar con mensajes “yo” para pedir lo que queremos y lo que necesitamos.

- Hacernos regalos en todos los sentidos de la palabra.

- Cuidar nuestro cuerpo.

- Respetar nuestros sentimientos.

¿Por qué tenemos que educar la autoestima?

• Porque muchas de las desventajas que encuentran las personas por pertenencia a determinado colectivo
• Porque muchas de las desventajas que encuentran las personas por pertenencia a
determinado colectivo pueden tener cierta base en una falta de autoestima producida
por la discriminación vivida.
• Porque no hace falta pertenecer a un colectivo determinado para tener una autoestima
baja.
• Porque está prácticamente demostrado que no querernos facilita no querer ni respetar
a los demás. La tolerancia y el respeto pasa por la adquisición de una buena
autoestima.
• Porque no tener autoestima es sinónimo de ausencia de habilidades e instrumentos
para afrontar las diferentes situaciones que nos ofrece la vida.
• Porque la violencia estructural, instrumental y expresiva se ceba con aquellos que
tienen una baja autoestima.
• Porque aquellos/as que tienen una baja autoestima utilizan la violencia expresiva e
instrumental frecuentemente.
¿Para qué educar la autoestima?:
Para ser mejores personas.
Para conocer nuestros derechos y reivindicarlos cuando la injusticia se ceba con
nosotros/as.
Para desarrollar el espíritu crítico.
Para percibir que somos importantes en nuestra sociedad.
Para superar cualquier tipo de desventaja siendo conscientes de que somos capaces
de hacerlo y que nos merecemos algo mejor.
Para ser conscientes de que somos capaces de elegir aquello que nos enriquece
personalmente.

¿Cuándo hacerlo?:

La autoestima es algo que se trabaja en grupo o de manera individual, cualquier momento es bueno para realizar un trabajo de este tipo, teniendo en cuenta que si se trabaja en grupo es importante que el grupo esté lo suficientemente cohesionado como para practicar

los ejercicios que la autoestima requiere. Debe existir conocimiento, confianza, distensión o lo que se llama un buen ambiente de grupo. Este estilo educativo requiere todo su valor en el apoyo o refuerzo individual.

¿Cómo trabajar la autoestima?:

1.

Debemos aprender a trabajarla individualmente y en nuestro equipo, debemos practicarla y sobre todo tener cuidado con los mensajes que ofertamos a los niños y niñas y que pueden poner en peligro esta adquisición.

2. Cuando detectamos que nuestros grupos están lo suficientemente cohesionados para trabajar este tema, siempre
2. Cuando detectamos que nuestros grupos están lo suficientemente cohesionados para
trabajar este tema, siempre será un buen momento para hacer una intervención grupal
para todos y todas a través de dinámicas.
3. Cuando detectamos que determinados niños/as son rechazados por su carácter,
actitud, timidez, falta de habilidades para relacionarse, falta de higiene, aislamiento,
agresividad, impulsividad, es el momento de trabajar a través del refuerzo o apoyo
individual.
LA PREVENCION
Prevención específica y Prevención inespecífica
El enfoque psicosocial señala la relación entre el uso de drogas y otras conductas
inadaptadas o destructivas. En los problemas relacionados con el uso de drogas existen
aspectos específicos de este fenómeno y otros inespecíficos que son comunes a todas las
problemáticos psicosociales que pueden afectar al ser humano. En este marco surgió una
clasificación clásica de las actuaciones preventivas, que sigue presente en los discursos y
debates de los diversos agentes implicados en la prevención del uso de drogas: la división
entre una modalidad específica de la actuación preventiva y otra inespecífica.
Existe peligro a la hora de interpretar la prevención inespecífica: entender que cualquier
actividad dirigida a la juventud, a la mejora en la utilización del tiempo libre, mejora de la oferta
cultural, etc., es una actividad preventiva del uso de drogas. Como forma de contribuir a la
aclaración de las características y diferencias existentes entre estas dos modalidades,
proponemos el siguiente esquema:
estas dos modalidades, proponemos el siguiente esquema: • Promoción en general o prevención inespecífica

Promoción en general o prevención inespecífica general: el uso de drogas y sus factores de riesgo y protección no son considerados a la hora de establecer la planificación, aunque se pueda esperar que indirectamente se conseguirán beneficios en la reducción del consumo de drogas. Se trata de intervenciones generales de juventud, educación para la salud, servicios sociales, etc. En ellas no da prioridad a la prevención de drogodependencias, sino a otros fines (deporte, asociacionismo, trabajo,

cultura, etc.) que son positivos por sí mismos pero que no tienen por qué ser

contradictorios con el uso de drogas.

Prevención del uso de drogas: la diferenciación clave con el anterior bloque consiste

en que en éste se considera objetivo prioritario el incidir sobre los factores de riesgo y

protección para el uso de drogas. Al coincidir muchos de estos factores con los de

otras problemáticas, se puede influir de forma indirecta en la elevación del nivel de

salud social general.

La forma en que aparece tratado el uso de drogas, divide el presente bloque en
La forma en que aparece tratado el uso de drogas, divide el presente bloque en dos
modalidades distintas de intervención:
- Prevención inespecífica del uso de drogas. El destinatario no es consciente de que
se están trabajando con él las problemáticas relacionadas con el uso de drogas y su
prevención. Para el planificador sí es específica porque persigue claramente objetivos
de descenso en el uso de drogas, aunque de forma complementaria se produzcan
otros avances en el desarrollo del individuo y/o la comunidad.
- Prevención específica del uso de drogas. Son aquellas estrategias en las que la
intervención de forma explícita y directa recoge la problemática de las drogas y de lo
cual se hace partícipe al destinatario.
MODALIDADES DE PREVENCIÓN
PROMOCIÓN EN GENERAL O PREVENCIÓN INESPECÍFICA
GENERAL: intervenciones generales de juventud, educación,
salud, servicios sociales, cultura, vivienda, etc., son positivas y
necesarias por sí mismas, pero no tienen por qué ser contradictorias
con el uso de drogas.
PROBLEMAS
GENERALES
DE LA SOCIEDAD
PREVENCIÓN DEL USO DE DROGAS: el objetivo
prioritario es incidir sobre los factores de riesgo y protección
del uso de drogas:
- Inespecífica: el destinatario no es consciente de que se
está trabajando con él la prevención de drogas.
- Específica: la intervención de forma explícita y directa
recoge la problemática de las drogas y se le dice al
Factores de
riesgo
asociados al
inicio en el
consumo de
drogas
destinatario

Incidencia directaasociados al inicio en el consumo de drogas destinatario Incidencia indirecta PROGRAMAS PREVENTIVOS Hacia un concepto

Incidencia indirectaen el consumo de drogas destinatario Incidencia directa PROGRAMAS PREVENTIVOS Hacia un concepto integrador y

PROGRAMAS PREVENTIVOS

Hacia un concepto integrador y globalizador de la prevención

Es indudable que cualquier programa de intervención preventiva debe tener en cuenta los elementos positivos que cada uno de ellos reúne. Se plantea que toda actuación preventiva tenga en cuenta los siguientes aspectos extraídos de la valoración de los enfoques y las clasificaciones clásicas de la prevención:

En cuanto a la prioridad…

- No se deben tener en cuenta exclusivamente las drogas ilegales, sino también (y en ocasiones fundamentalmente) las drogas legales.

- En el análisis de los problemas relacionados con el uso de drogas deben incorporarse,
- En el análisis de los problemas relacionados con el uso de drogas deben incorporarse,
además de las sustancias, aspectos relacionados con los procesos individuales y con
el contexto.
Concluyendo, el enfoque de prevención que se propone no da prioridad a ninguno de
los elementos que componen el sistema del uso de drogas: individuo, sustancia y contexto. La
prioridad se sitúa en la interacción entre los tres componentes, teniendo en cuenta su carácter
dinámico en el tiempo.
• En cuanto a la fundamentación…
- No la debemos basar en el discurso social estereotipado del uso de drogas, sino que
debemos intentar salirnos de él para afrontar los problemas relacionados con el uso de
drogas de forma objetiva.
- No debemos considerar al individuo como un agente pasivo, que es “atacado” por las
sustancias o por el medio. El individuo es un sujeto activo que interacciona con las
sustancias y con el contexto. En este sentido es importante recuperar la idea de
responsabilización del sujeto, que ya aportaba el enfoque psicosocial clásico y que no
era muy tenida en cuenta en otros enfoques.
- El individuo no es “infectado” por un “virus” (la droga) que le “ataca”, sino que las
drogas tienen una funcionalidad para él. Es preciso analizar esta funcionalidad dentro
de las características específicas del sujeto, el contexto en el que se relaciona y el
papel que la sustancia en concreto juega en éste.
- El consumo problemático de drogas debe ser considerado como una conducta
destructiva más, que afecta a la salud biopsicosocial del individuo.

- La influencia del contexto no se limita a aspectos como: las infraestructuras socioculturales, los aspectos macroeconómicos, la relación con el entorno inmediato (familia, escuela, grupo de iguales), etc. Los valores sociales (hedonismo, presentismo, escepticismo, etc.) inciden de forma importante en la creación de una cultura propiciatoria del uso de drogas, que a su vez influye en los pequeños grupos y en los individuos.

El enfoque de prevención que se propone no busca “recetas” o “vacunas” aplicables a cualquier realidad. Se fundamenta en el análisis de los factores de riesgo vinculados al uso de drogas, propios de cada individuo, grupo o comunidad. Lo que buscaría a través de todo este análisis, sería detectar los posibles factores de protección que permitieran orientar la actuación preventiva.

Dado que algunos de estos factores son específicos del uso de drogas y otros son comunes a todas las problemáticas psicosociales, se han de tener en cuenta las dos modalidades de intervención preventiva:

- La promoción en general o prevención inespecífica general - La prevención del uso problemático
- La promoción en general o prevención inespecífica general
- La prevención del uso problemático de drogas, en sus vertientes específica e
inespecífica
Estas formas de intervención no son contradictorias, sino más bien complementarias y
elementos de un mismo proceso. Juntas forman parte del proceso de la intervención social. El
orden cuantitativo y cualitativo que debe contemplar este proceso se plantea que sea el
siguiente:
1) Las intervenciones de prevención inespecífica general, que son y deben
continuar siendo las que representen el mayor volumen de esfuerzos dentro del campo social
(no tendría mucho sentido hacer prevención del uso de drogas en una comunidad que no
cuente con una mínima base de recursos sociales generales).
2)La prevención del uso problemático de drogas, que se enmarca dentro de la anterior.
Incluye sus dos modalidades de actuación (específica e inespecífica) compatibles y
complementarias. La combinación entre ambas dependerá del momento, del grado de
desarrollo, de la implicación de los mediadores, del discurso existente sobre las drogas, del
consumo que se haga de éstas… Los efectos de la interrelación entre ambas modalidades
deben estar orientados, en términos generales, al concepto de promoción de las capacidades
para la vida, intentando desarrollar habilidades y destrezas que busquen vigorizar la salud
física, psíquica y social de los individuos.
• En cuanto a las estrategias de actuación…
Dos estrategias generales conforman el marco global de la propuesta preventiva:

- La educación para la Salud

-

La participación sociocomunitaria

Ideas relacionadas con las actuaciones que emanan de la propuesta de prevención global e integradora:

Se deben evitar repetir actuaciones puestas en marcha desde determinados enfoques y que han demostrado su carácter ineficaz o incluso contrapreventivo: el castigo o la amenaza de castigo, informaciones basadas en el miedo y que emiten mensajes

dramáticos, parciales, inexactos o centrados en valores muy alejados de los y las jóvenes: la salud física, el peligro, etc. Tener en cuenta la ineficacia de las acciones puntuales y aisladas: el incremento del

precio de las sustancias, las actuaciones informativas sobre drogas, un programa de entrenamiento en habilidades sociales, etc. Huir de las actuaciones indiscriminadas. Los programas de prevención deben adaptarse a los valores, estilos de vida y relación con las drogas del individuo o grupo objeto de la intervención. En este sentido es importante diferenciar los grupos con los que se debe realizar prevención primaria de los que precisan de una intervención de prevención secundaria.

El concepto de promoción de las capacidades para la vida, debe incluir los aspectos: Actuaciones
El concepto de promoción de las capacidades para la vida, debe incluir los aspectos:
Actuaciones enmarcadas en la educación socio-afectiva: construcción de la identidad
personal (educación en valores, fomento de la autoestima, la autonomía y el
autocontrol, etc.), habilidades interpersonales, etc.
Fomento de actuaciones de promoción general que incidan sobre las condiciones del
contexto en el que se relacionan los individuos: disminución de la accesibilidad física a
las drogas, fomentar alternativas para el tiempo libre, etc.
Trabajo centrado en las situaciones de oferta: toma de decisiones, comunicación
asertiva, etc.
Actuaciones orientadas a incidir sobre el contexto más amplio, especialmente los
factores culturales (valores sociales).
Todas estas actuaciones deberán adaptarse al individuo o grupo sobre el que se
pretenda incidir, al contexto en el que se relaciona y la sustancia o sustancias sobre las que se
centre el trabajo.

ENFOQUES CLÁSICOS DE PREVENCIÓN

CONCEPTOS CLÁSICOS DE PREVENCIÓN

DA PRIORIDAD A:

-

La interacción

entre la

sustancia, el individuo y el contexto.

-

No sólo

las

drogas

ilegales, sino

también

legales.

-
-

ENFOQUE

PSICOSOCIAL

INTEGRADOR Y

GLOBALIZADOR

SE FUNDAMENTA EN:

El análisis de los factores de riesgo propios de cada individuo o colectivo para encontrar los factores de protección que orienten la actuación preventiva.

- La necesidad de salir del discurso social estereotipado sobre las drogas. - El individuo
-
La necesidad de salir del discurso social
estereotipado sobre las drogas.
-
El individuo como sujeto activo que interacciona
con las sustancias y el contexto.
-
La importancia de los valores sociales.
-
La importancia del análisis de la funcionalidad del
consumo para el individuo.
ESTRATEGIAS:
- Educación para la salud y participación sociocomunitaria como estrategias
preventivas generales.
- Otras ideas relacionadas con las actuaciones que emanan de la propuesta
preventiva son:
· Orientada hacia la promoción de capacidades para la vida. Educación socio-
afectiva: actuaciones que incidan en los valores sociales.
· Evitar actuaciones que han demostrado su ineficacia y carácter
contrapreventivo (castigo, miedo, mensajes centrados en valores alejados de los
y las jóvenes: salud física, peligro, prohibido, etc.); actuaciones puntuales y
aisladas; actuaciones indiscriminadas.
ESTRATEGIAS PREVENTIVAS GENERALES
ESTRATEGIA
DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD
ESTRATEGIA
DE PARTICIPACIÓN SOCIOCOMUNITARIA
Educación para la Salud
(como herramienta de prevención)
Ámbito Comunitario
-
- No es un acto, es un proceso

- Utiliza la información como recurso y no como fin en sí mismo

- Debe relacionarse con políticas saludables Dificultades de la E.P.S.

- Lo no saludable suele proporcionar

satisfacciones inmediatas y perjuicios lejanos

- La cultura de la salud está alejada de los valores de nuestra sociedad

- La salud no es un valor cercano a los jóvenes

Comunidad: municipio, distrito, barrio o comarca.

- Mediador Social:

· Creador de opinión

· Modelo de actitudes y comportamientos

· Dinamizador de la comunidad

· Elemento de conexión entre las distintas instancias de la comunidad

- Escuela: uno de los recursos de la

Ámbito escolar - Lugar de encuentros y colaboración entre múltiples recursos de la comunidad: profesorado,
Ámbito escolar - Lugar de encuentros y colaboración entre múltiples recursos de la comunidad: profesorado,

Ámbito escolar

- Lugar de encuentros y colaboración entre múltiples recursos de la comunidad:

profesorado, familia, asociaciones, alumnos y otros recursos sociales

- Nuevo modelo de escuela (L.O.G.S.E.)

· Tema transversal de E.P.S.

· Importancia del currículo oculto (valores y actitudes implícitos)

Importancia dada al papel de la familia y la comunidad

·

Importancia dada al papel de la familia y la comunidad · Ámbito familiar - Los contenidos

Ámbito familiar

- Los contenidos educativos se desarrollan en ella desde una concepción global, que integra aprendizajes afectivos, imitativos y culturales.

- Potencialidades preventivas de la familia

· Motivación

· Cotidianeidad

· Individualización

· Multiplicidad de recursos

· Raíces del modelado social

Multiplicidad de recursos · Raí ces del modelado social 2. Muchos de los programas de Ocio
2. Muchos de los programas de Ocio Alternativo de prevención del uso de drogas publicados
2.
Muchos de los programas de Ocio Alternativo de prevención del uso de drogas
publicados pueden ser enmarcados dentro de la prevención inespecífica. Estos suelen consistir
en:
- Actuaciones relacionadas con la educación socio-afectiva: educación en valores,
desarrollo de recursos personales y habilidades interpersonales.
- Actuaciones que podrían incidir como alternativas al consumo de drogas: actividades
lúdicas, laborales, de mejora del medioambiente, etc.
No obstante, existen algunos argumentos favorables a la inclusión de actuaciones
específicas en los programas de prevención:
• De tipo táctico: las drogas tienen poder de convocatoria entre determinados
colectivos. Una demanda puramente específica de padres/madres, profesorado u otros
mediadores sociales, puede ser aceptada y reformulada, incluyéndola en un marco
más inespecífico si se valora convenientemente.
• De tipo metodológico: algunos autores opinaban que muchos jóvenes tienen una idea
estereotipada del momento de la oferta de una sustancia. Cuando de hecho se le
ofrece una droga, las circunstancias son, en algunos casos, más agradables o
tentadoras de lo que pensaban (por el marco en el que se realiza la oferta, por la
identidad del individuo que la realiza, por lo que se juega la persona si rechaza la
oferta, etc.), por lo que algunos aceptan. Por lo tanto el momento de la oferta puede
tener una gran importancia y conviene trabajarlo específicamente con técnicas como
toma de decisiones, asertividad, etc., que tengan en cuenta ejemplos concretos
relacionados con el uso de drogas.

De tipo etiológico: debe existir una política preventiva específica de drogas legales

tanto para adultos como para adolescentes, con la pretensión fundada en algunos

datos de que ello además influirá por diversos conductos en su hipotético futuro de

consumo de drogas ilegales.

PREVENCIÓN DESDE EL TRABAJO EN ASOCIACIONES JUVENILES

A. ¿CÓMO DAR INFORMACIÓN SOBRE DROGAS?:

En primer lugar hay que resaltar una idea fundamental: la prevención de las drogodependencias no es, tan sólo, una cuestión de información. Es un proceso mucho más complejo. Aspectos tan o más importantes que la información son la transmisión, adquisición y consolidación de actitudes concretas (y no sólo hacia el consumo de drogas, sino hacia la vida en general), la maduración global del individuo o la adquisición, desarrollo y/o mantenimiento de determinados patrones conductuales. Unos no se entienden sin los otros, de tal forma que trabajar aisladamente alguno de estos aspectos producirá pocos o ningún resultado. Además, la decisión de consumir cualquier droga es más impulsiva que racional, y determinados aspectos como la funcionalidad de las drogas, la imitación de modelos, la valoración social de las sustancias, los efectos esperados y los estereotipos tienen más peso que conocer o no los efectos farmacológicos o los riesgos que supone para el individuo el consumo de drogas. Pensad, por ejemplo, en el caso de los médicos y el tabaco. Sin duda nadie conoce mejor que ellos los riesgos y las consecuencias del consumo de tabaco y, sin embargo, son uno de los colectivos profesionales que más fuma. Sin embargo, son muchas las intervenciones basadas exclusivamente en la transmisión de información (generalmente atemorizante) olvidando los otros factores, con lo cual, el esfuerzo dirigido a la prevención se pierde, en el mejor de los casos, en el vacío o, en el peor, resulta contrapreventiva. Se ha comprobado que para algunos grupos (por ejemplo, adolescentes en riesgo) oír hablar de los efectos negativos de algunas drogas puede incentivar el deseo de consumir, ya que el riesgo, o la peligrosidad, les resulta atractivo. Sin embargo, estar informado es necesario, aunque nunca suficiente, para tomar decisiones adecuadas sobre el consumo de drogas.

para tomar decisiones adecuadas sobre el consumo de drogas. Esto implica dos cuestiones básicas: 1. La

Esto implica dos cuestiones básicas:

1. La necesidad de que la transmisión de información sobre las drogas se realice en el marco de una intervención más amplia que contemple alguno de los aspectos expuestos más arriba.

2.

Conocer quién, cómo y qué información se debe transmitir a los niños, adolescentes y/o jóvenes.

B. ¿QUIÉN DEBE DAR LA INFORMACIÓN SOBRE LAS DROGAS?:

La información sobre drogas deben darla los educadores, padres y profesores y no alguien ajeno a ellos (expertos) ya que:

- Como ya se ha dicho, la información no debe darse en un momento aislado
- Como ya se ha dicho, la información no debe darse en un momento aislado en el
tiempo, sino que forma parte de un proceso educativo.
- Nadie conoce mejor que los padres o el profesorado las expectativas y
conocimientos, es decir, lo que necesitan saber los chicos/as sobre las drogas.
- Son figuras significativas, modelos. En definitiva son los adultos de referencia
para los niños y adolescentes.
C. ¿CÓMO DEBE DARSE LA INFORMACIÓN SOBRE DROGAS?:
Se presentan a continuación las características que debe reunir la transmisión de
información sobre drogas a niños, adolescentes y jóvenes:
1. Adaptar los mensajes a la edad y al contexto:
La información sobre drogas, al igual que cualquier otro tipo, debe estar adaptada a la
edad de los sujetos así como a su contexto.
2. Adaptar los mensajes al desarrollo, conocimientos y necesidades:
De la misma forma, la información debe adecuarse al nivel de conocimiento, desarrollo
y necesidad de los sujetos a los que va dirigida.
No tiene ningún sentido hablar de consumo de drogas ilegales entre, por ejemplo,
chicos de 12-13 años cuando sus conocimientos, desarrollo y necesidades se centran, si es el
caso, en la presión para el consumo de las drogas legales.
3. Productos desconocidos por la mayoría:

Como conclusión de las dos anteriores, resaltar la importancia de no hablar de sustancias que son desconocidas para la mayoría, ya que puede resultar contrapreventivo, es decir, despierta la curiosidad, el interés por estas sustancias que antes no se conocían.

4. Drogas de fácil acceso:

De la misma forma, es muy importante no hablar de aquellas drogas que algunos autores denominan de fácil acceso (colas, pegamentos, barnices, pintura, etc.) por las razones anteriores a las que además se suma sencilla adquisición y bajo precio.

5. Información exacta y creíble:

Al dar información sobre drogas hay que ser estrictamente riguroso. Los datos “inflados” o exagerados producen un efecto contraproducente; el sujeto, más tarde o más temprano, deja de creérselos y se pierde, además, la credibilidad de la fuente.

6. Recurso al miedo: Lo mismo que en el caso anterior sucede cuando se utiliza
6. Recurso al miedo:
Lo mismo que en el caso anterior sucede cuando se utiliza el recurso al miedo.
Además, los mensajes que creemos preventivos (por resaltar los terribles efectos del consumo)
pueden ser todo lo contrario (contrapreventivos) precisamente en aquellos grupos en los que el
riesgo de consumo es mayor. Como ya se ha dicho, estos grupos tienden a considerar las
actividades peligrosas o de riesgo muy atractivas, lo que significa que cuando utilizamos este
tipo de mensajes estamos haciendo atractivas las conductas que pretendemos prevenir.
7. Aspectos positivos del no consumo:
En su lugar resulta más acertado hablar de los aspectos positivos del no consumo y,
aún mejor, de los beneficios de un estilo de vida sano. En el caso de que resulte indispensable
hablar de los efectos negativos del consumo se debe hacer referencia a los efectos negativos
inmediatos del consumo.
Por ejemplo se puede hablar de los accidentes que pueden producirse durante la
embriaguez, o de cómo el tabaco mancha los dientes o produce mal aliento (por citar alguno).
8. Droga/sustancias concretas:
Otra recomendación general hace referencia a evitar hablar de las drogas como algo
singular y abstracto metiéndolas a todas bajo la misma denominación. Produce confusión,
indefinición e imposibilita un tratamiento objetivo de la información. Es importante que los
chicos y chicas sepan de qué estamos hablando y así en vez de hablar de droga hablaremos
de tabaco, alcohol, marihuana,…
9. No frivolizar el tratamiento de las drogas legales:

Otra cuestión a señalar es un error bastante común no sólo entre el profesorado sino entre la población adulta en general. Tendemos (ya sea con nuestras palabras o con nuestro ejemplo) a frivolizar el consumo de las legales mientras que dramatizamos el de las ilegales.

10. Información/opiniones:

Es importante, al aportar información sobre drogas separar claramente los datos, aclaraciones, etc., de nuestras opiniones personales. Esto no significa que no debamos darlas,

sino que debemos aclarar que se trata de eso, opiniones personales, e implica que es preferible trabajar sobre datos o conceptos para evitar caer en las cuestiones anteriores.

JOVENES Y DROGAS

El mundo adolescente

A. POTENCIALIDADES DEL ADOLESCENTE:

El desarrollo es un proceso de cambios: cambios que se produce por el mismo hecho
El desarrollo es un proceso de cambios: cambios que se produce por el mismo hecho
“bio-psicológico” y por las oportunidades sociológicas y educativas que ofrece el entorno.
Todas y cada una de las fases de este proceso conllevan cambios en las áreas cognitivas,
afectivas o relacionales. La adolescencia no es una excepción. Sin embargo, parece que los
que tienen lugar durante esta etapa nos sorprenden más que los que ocurren en las anteriores.
En este momento vital los cambios cognitivos, emocionales y sociales, al irse asimilando a los
que caracterizan al adulto, ponen delante de nosotros a unas personas que están dejando de
ser los niños que hasta hacía muy poco nos resultaban tan familiares y convirtiéndose en
adultos incipientes que con su modo de pensar nos cuestionan, nos desafían…
Persiste aún la idea de que la adolescencia es una etapa problemática, de rebeldes sin
causa que alimenta una percepción parcial de nuestros adolescentes. No obstante, los cambios
que tienen lugar en estas edades, en contra de lo que creemos, no suponen desajustes
superiores a los que tienen lugar en otras etapas, aunque sí pueden manifestarse de un modo
más llamativo, por ejemplo en exploraciones del mundo de las drogas. La adolescencia hay
que contemplarla como un periodo de crecimiento en las ideas sobre la posibilidad de hacer
cosas nuevas, aunque conlleve algo de riesgo, de superar problemas controlando las
emociones.
El cambio en la adolescencia posibilita un modo nuevo de entender el mundo, una
comprensión más ajustada, la comprensión de nuevos conceptos o aspectos de otros ya
conocidos.
Los autores que han investigado el desarrollo evolutivo del ser humano, empezando
por Piaget y los que le han seguido, coinciden en que durante la adolescencia se produce una
ampliación y profundización de la inteligencia que se manifiesta en el surgimiento de nuevas
capacidades:

- Posibilidad de probar hipótesis

- Superación del egocentrismo infantil

Estas nuevas capacidades tienen repercusiones no sólo en el aspecto cognitivo sino también en el emocional y social. Sin embargo, conviene recordar que para que las capacidades sigan el curso adecuado en su desarrollo, han de ser impulsadas por el entorno en el cual los y las adolescentes crecen: