Está en la página 1de 3

El libro El Jurista y el simulador del derecho de Ignacio Burgoa Orihuela, en

general , nos explican las diferencias que existen entre un verdadero jurista y un
simulador, se divide en cinco capítulos, el primero llamado

“Necesidad del

derecho como orden normativo de la sociedad y del estado”, el cual nos habla, de
que la sociedad sin el derecho no podría existir ni subsistir, pues el Derecho es un
orden normativo jerarquizado, donde tal orden es la estructura formal de la
sociedad, el cual está integrado por normas bilaterales, coercitivas e imperativas,
tales normas, que son traducidas en leyes tienen un tiempo y un lugar
determinado deben ser cambiantes por que no todas son buenas, o son favorables
a un país pero siempre serán esenciales para la estructura de una sociedad, es
decir el Derecho está en constante evolución.
En el segundo capítulo denominado “Semblanza del jurista”, en el cual retrata que
el jurista es un garante de la sociedad, en cuanto debe procurar que en ella
siempre domine la justicia y la seguridad, al igual nos da el comentario de Raúl
Carranca Rivas, diciendo que no pueden existir sociedades, naciones, pueblos, sin
derecho u obligaciones, que no tendría sentido que no existieran reglas para el
buen funcionamiento de la sociedad. Dentro de este capítulo, que el jurista,
principalmente como abogado debe ser libre, entendiendo como libertad, el no
estar vinculado permanentemente a ningún sector público, privado o social… así
indiscriminadamente pueden defender al rico y al pobre , aun trabajador y patrón,
con la única limitación de su sentido ético y de justicia. Nos dice que este no
debería tener patrón, ya que no es un trabajador si no un profesionista que dirige
al cliente. Y además el jurista debe ser autentico ya que sin esto no podría ser un
hombre con ética, y queda claro nadie puede confiar en una persona falsa.
Menciona la veracidad como otro ingrediente moral fundamental del jurista, siendo
entendido como la rectitud del pensamiento, es decir que sea seguro y valiente a
la hora de realizar las cosas. La honestidad es otra de las cualidades morales
esenciales del jurista, ósea el no ser corrupto, ya que la corrupción corrompe y
degrada a la persona, es por eso que el jurista debe impartir no solo la justicia
individual sino la social ya que es un representante de la sociedad.

ampliación y perfeccionamiento del conocimiento en los diversos sectores del ser humano y proyectada en el ámbito social. como moral: el cual tiene como principio muy importante el vivir honestamente y como fenómeno social: recalcando que el derecho es necesario para la sociedad para guiarla y mejorarla. En el cuarto capítulo “Tipología del jurista”. Y queda claro que en esta vida existen pocos juristas reales como lo dice Burgoa dentro de este libro. ya que si no lo hace solo conservaría los grados académicos que se dan como “licenciado” o “doctor” en Derecho. en mi opinión me parece muy cierto lo que dice el autor siendo este un libro que lo leí con gran gusto e interés y sé que me servirá a lo largo de mi carrera y vida. siendo el primero considerado como una persona sabia de la ciencia jurídica. que solo busca la admiración de las demás personas. como arte. Dentro de este capítulo también nos menciona a el maestro de derecho. siendo un cobarde que no busca la justicia. siendo vacío por dentro y engañoso por fuera. no se consideraría una autentico abogado. Se termina considerando que la cultura del Derecho abarca en el campo de las humanidades. en el término de cultura general. economía y política. el cual está vinculado con un hacer. En el quinto capítulo y para concluir trata de “el simulador del derecho”. y el juez con sus respectivas características y funciones. un actuar para conseguir dos importantes objetivos que es la bondad y la justicia. filosofía. si no. el derecho como ciencia: no se puede partir de un caso en concreto sino conocer los principios jurídicos que se deben analizar y resolver. Al igual dentro de este capítulo nos muestra al Derecho en diferentes ramas. nos habla del Jurisconsulto y del Abogado. también nos habla de la jurisprudencia como la ciencia del derecho en general. .El capítulo llamado “La cultura Jurídica” nos adentra. El abogado también debe ser conocedor del Derecho y tener una vocación profesional. para interpretar esta norma se deben tener conocimientos generales de otras ciencias: sociología. siendo este la sustentación. es decir el jurista debe ser multidisciplinario y no solo estancarse en estudio de este. todo lo contrario a un jurista de verdad. El jurista debe seguir estudiando constantemente. alegando que su vida de este es una farsa. puesto que este amara su carrera.

Colín López Joaquín Materia: HISTORIA DEL DERECHO Alumna: Ramírez Rodríguez Luz Ailine Reporte de lectura “El Jurista y el simulador del derecho” .Facultad de Derecho y Ciencias Sociales CATEDRATICO: Lic. Ignacio Burgoa Orihuela FECHA DE ENTREGA: 25/05/2016 .