Está en la página 1de 65

HISTORIETA REALIZADA BAJO
PATROCINIO DE LA COMISIÓN
NACIONAL DEL BICENTENARIO,
EN EL MARCO DEL PROGRAMA
BICENTENARIO ITAIPÚ-CABILDO

FICHA TÉCNICA
GUIÓN: ROBIN WOOD
DIBUJO: ROBERTO GOIRIZ
COLORES: EDGAR ARCE
ASESOR HISTÓRICO: JORGE RUBIANI
DISEÑO: DANIEL MILESSI
PROD. GENERAL: TINTA PARAGUAYA

DICIEMBRE DE 2009

2

3

4 .

5 .

6 .

7 .

8 .

9 .

10 .

11 .

12 .

13 .

14 .

15 .

16 .

17 .

18 .

19 .

20 .

21 .

22 .

23 .

24 .

25 .

26 .

27 .

28 .

29 .

30 .

31 .

32 .

33 .

34 .

35 .

36 .

37 .

38 .

39 .

40 .

41 .

42 .

43 .

44 .

45 .

46 .

47 .

48 .

49 .

Cuando la historieta llega
más allá de la historia
“Dar a luz un niño es doloroso
y sangriento y muchas veces
los padres no son lo que deberían
ser… pero el niño siempre lo es. Hoy,
así,
y aún sin saberlo, está
naciendo una tierra
nueva….”
Fray Fernando Cavallero,
por Wood-Goiriz, en 1811.

premonitoria: “Por eso es mejor
evitar el exceso de héroes…”.
Espadas en alto, uniformes
deslumbrantes,
Ful-gencio
Yegros y Manuel Cavañas
cargan al galope contra el
ejército del comandante porteño
Ma-nuel Belgrano, quien ha
invadido el Paraguay para
ayudarlo a liberarse de la
corona española, a cam-bio de
convertirlo en provincia de
Buenos Aires.

El gobernador Velasco y sus
oficiales se han bati-do
cobardemente en retirada.
“¡Esta ya es nuestra batalla y
no la de los españoles!”, grita
Yegros, en el clímax del
ataque final, a orillas del río
Tacua-ry. Un niño-soldado
marca con su tambor el paso
marcial y cae acribillado bajo
las balas. Belgrano se rinde y
entrega sus armas.
Al otro lado de este luminoso y
épico escenario, un hombre
adusto y sombrío escribe a la
luz de las velas, entre estantes
desbordados de libros y un
telescopio que apunta a las
estrellas. “La histo-ria nos
enseña que cuando hay muchos
héroes, el caos y las guerras
internas se suceden”, reflexiona
José Gaspar Rodríguez de
Francia. Y su sentencia final
resuena
dura,
irónica,

En este subyugante y
contradictorio clima de
luces y sombras, de
heroísmo y traición, de
patriotismo exacerbado y
conjuras políti-cas, se
proyecta 1811, la gran
novela gráfica con que el
escritor Robin
Wood -el más
grande autor
del

noveno arte que ha dado el
Paraguay- y el ilustra-dor
Roberto Goiriz -incansable
creador y princi-pal productor
de la narrativa dibujada en
nuestro país- han decidido
homenajear a la celebración
del
Bicentenario
de
la
Independencia.

La deuda que hasta ahora ni
la literatura, ni el cine, ni el
teatro, han podido cumplir, la
asume
el
injustamente
subvalorado
género
del
cómic: con-tar la saga de
aquellos hombres furtivos,
que en la madrugada de
1811 emergieron desde un
oscuro callejón, para jugarse
la vida por dar nacimiento a
una nueva patria en el
corazón de la América del
Sur.
LA OTRA HISTORIA,
NUESTRA HISTORIA

Una silla caída en el suelo y
varios hombres ves-tidos con
trajes
de
época,
que
permanecen
para-dos
alrededor de una mesa.
La imagen de la Revolución
de Mayo que los paraguayos tenemos grabada
en el inconsciente es la
misma que está dibujada en
los bi-lletes de diez mil
guaraníes: héroes de bronce,
próceres
acartonados
y
solemnes, fríos y distantes
como estatuas de museos.
Este 1811 va por otro camino:
Con la demostrada habilidad
de recrear hechos históricos
en tono de aventura y acción
dramática, pero con una rigurosa fidelidad investigativa,
que recurre tanto a los
archivos y documentos de
época, como a los testimonios
y anécdotas de la memoria
colectiva guardada en poemas
y relatos, en canciones y

50
leyendas
populares,
los
guiones de Robin Wood
desbordan con osadía los
estereotipados límites de la
historia oficial, para ofrecer
un fresco vital del Paraguay
de hace 200 años.
Un
Paraguay
que
por
momentos parece tan de
ahora, como si nada hubiese
cambiado, por más que
hayan pasado dos siglos.
En el proceso de co-creación
fecunda, de la ar-mónica
integración de talentos que
permite la his-torieta, los
dúctiles trazos de Roberto
Goiriz dibu-jan rostros que son
básicamente parecidos a los
que nos aprendimos de

memoria en los manuales
escolares, pero son también
los mismos rostros con
quienes nos cruzamos a diario
en cualquier calle de cualquier
ciudad, en cualquier polvoriento
rincón
de
nuestra
desgarrada geografía.
Francia, Caballero, Yegros,
Iturbe, Peña, Molas… se
parecen a sí mismos. Es decir, a
la imagen que de ellos nos
hemos construido. Pero más se
pare-cen al vecino de enfrente,
al chofer del micro, al vendedor
de diarios o al despensero de la
esquina.

El paisaje que dibuja Goiriz
es reconocible al primer
vistazo,
y
hasta
ese

imponente cerro que corona
como fondo la batalla de
Paraguarí es el mismo cerro
que hemos visto desde la
ventanilla del auto a nuestro
paso por la ruta uno. Será
por eso que cada página y
cada viñeta de 1811 respi-ran
con tanta fuerza, con tanto
realismo, como si estuvieran
vivas.
HOMENAJE
Nacido en la verde soledad de
Colonia Cosme, en el seno de
una comunidad de migrantes
irlandeses y escoceses, en su
amada Caazapá, Robin Wood
supo compensar una precaria
escolaridad con su asombrosa
voracidad por la lectura, que lo
motivó a convertirse en uno de
los mejores escritores de

historietas
del
mundo,
creador de casi una cen-tena
de personajes, ya inscriptos
en la antología universal del
cómic.
Desde
aquella
primera
“Historia
para
Lagash”,
publicada en 1967 en la
revista D’artagnan de
Buenos Aires, Wood se
convirtió en el mejor maestro
de historia para varias
generaciones
de
apasionados lectores.
¿Quién no se asomó a la
epopeya de la civili-zación
sumeria,
calzándose
las
sandalias del er-rante Nippur
de Lagash? ¿Quién no llegó
hasta lo más profundo de la
conquista
de
América,
siguiendo los pasos de Ibáñez,
El Angel o el ex esclavo
Dago? ¿Quién no conoció las
glorias y miserias de la gran
Revolución de Octubre, que
acabó con la Rusia de los
Zares, siguiendo las andanzas de Kozacovitch y
Connors?
Entre los más de 5.000
guiones que se estima ha
publicado en cuatro décadas,
se han filtrado mu-chas
referencias sobre el Paraguay
en la obra de Wood. Desde el
romántico espía inglés Dennis
Martin persiguiendo a un
peligroso asesino en las aguas
del lago Ypacaraí, hasta la
conmovedora
saga
del
veneciano Dago luchando
junto a la in-dia Anahí en las
selvas del Yguazú, ha vuelto
una y otra vez a las claves
históricas y culturales de su
país natal, del cual tuvo que
emigrar
siendo
aún
adolescente, para forjar en el
exterior su exitosa carrera de
escritor.

Pero ya antes. Eyulunex y Nikolas Klon. diferentes álbumes temáticos de cómics. el primer dibujante compatriota con quien mantiene una fructífera y exitosa colaboración profesional. sin embargo. una serie de historietas educativas para la organización Transparencia In-ternacional.Esta es la primera vez. en 1961. hijo de Nippur”. realizando ilustraciones y humor gráfico. En 1984. Nacido en Asunción. dedicada a promocionar la producción local de dibujantes paraguayos para el mercado internacional de cómics. junto a Juan Moreno y Carlos Argüello. con Juan Moreno y Nico Espinosa. Y no es gratuito que Wood lo haga junto a Ro-berto Goiriz. Creador de peculiares personajes de historietas como Jopo. es el principal propulsor de Cháke!. Luego viaja a Brasil. la primera revista local enteramente dedicada al género. el último guerrero de la humani- 51 dad” e “Hiras. Roberto Goiriz ha publica-do además una novela. tan nuestro. En 1989 regresa al país y a sus actividades artísticas. y el libro “His-toria del humor gráfico en el Paraguay”. tan de-safiante. que incluye como invitados especiales a creadores de los demás países del Mercosur. para colaborar con las editoriales Abril y Press. Goiriz crea la legendaria revista “El Raudal”. había colaborado con los diarios ABC Color. quizá su obra más popular en Para-guay. “Alrededor de 40”. como una división de su agencia Goiriz Imagen & Cía. reuniendo lo mejor del noveno arte en el país. Goiriz se ha con-vertido en el más entusiasta propulsor del humor gráfico y el cómic paraguayos. nacida hace algunos años con la creación de “Isabella”. para ayudarnos a entender las claves que dieron origen a nuestra identidad como Nación. editaran “Quimera”. En 2002 funda Tinta Paraguaya. que durante más de dos décadas aparece en diversos forma-tos. que el caaza-peño errante aborda un tema tan crucial. tan enteramente paraguayo. desde que en 1979. y fortalecida luego en la producción de “Warrior M. en colaboración con la editorial El Lector. que ambos están produciendo con mucho suceso para el mercado europeo. La Tribuna y Ultima Hora. en 1986. la muestra casi anual del humor y la his-torieta. Desde el año 2000. especialmente editoriales independientes de Estados Unidos. de São Paulo. y de numerosas narraciones unitarias. “El Negador”. edi-tado en . editando. desde los 16 años. un libro de cuentos.

sus grandezas y miserias. egresado de la Es-cuela de Bellas Artes. sus amores y sus odios. vivaz y preciso a las páginas de 1811. alternando todas estas actividades con su extensa y premiada producción en el ámbito de la publicidad y el diseño. joven ilustrador y diseña-dor. Actualmente trabaja como diseñador e integra el grupo de creadores que desde Tinta Paraguaya realizan colaboracio-nes para el mercado editorial. Nacido en Asunción. Junto a estos dos grandes creadores. EL DEBATE DEL BICENTENARIO La historia que se forjó entre las proclamas de Ca-ballero y las conjuras de Francia no fue la revo-lución de museo que pregonan los escribas de palacio.España por la Editorial Milenio. en 1983. ni la pueblada guerrera con que sueñan los guerrilleros de café. con una corta pero fecunda carrera profesional en medios locales como los diarios ABC Color y La Nación. para ayudarnos a descubrir tras . 1811 es acaso el legado artístico más grande que Robin Wood y Roberto Goiriz entregan a la nueva generación de paraguayos del Siglo Veinti-uno. la agencia Mass Publicidad y otras empresas. Hombres y mujeres que heredaron -sin quizá proponérselola oportunidad histórica de parir a un sueño colec-tivo llamado Paraguay. con sus corajes y sus miedos. se destaca el talento de Edgar Arce. cuyos pinceles digitales le agregan el color exacto. Fue acaso mucho más: la contradictoria cotidi-anidad de hombres y mujeres atrapados en la en-crucijada de un tiempo y una geografía concreta.

cuál es nuestro proyecto de país.los discursos pomposos del Bicentenario las claves vitales de lo que puede significar esta fecha: la posibilidad de reflexionar acerca de quiénes somos. ordenar y enderezar nuestra casa. . y qué tenemos que hacer para limpiar. de dónde venimos. adónde queremos ir. 52 1811 nos puede ayudar a entender con qué ladri-llos se hizo esta endeble pero entrañable Nación.

por orden del Dictador.Todos los patriotas. Con Yegros y otros siete compañero s de desgracia -entre los . Fulg encio Yegr os Había compartido con el Dr. Tres días después fue sepultado con grandes exequias en la cercana Iglesia de la Encarnació n. pero fue acusado de conspiración y fusilado. que se encon-traba uno de los hermanos Montiel. “atravesado en ella con Pero algunos años mas tarde. Francia la Junta Gubernativa y el Consulado. todos los destinos la cabeza colgada hacia el suelo”. En las nueve restantes jor-nadas fueron ajusticiadas 68 personas. Se lo encontró en su cama. el 17 de julio de 1821. su tumba fue profa-nada y sus restos desaparecieron continuánd ose con este acto la leyenda sobre su vida. falleció a las trece y treinta del domingo 20 de Septiembre de 1840. Tenía 41 años. J osé Gaspa r Rodrí guez de Franci a Después de formar parte de todos los gobiernos que se instalaron tras la Independencia.se iniciaron los fusilamiento s en aquel día.

el santafesino . “. En la fecha de su ejecución con-taba con 51 años. Según Wisner. Iturbe compartió con su suegro.. el coronel Francisco Pedro Juan Caball ero Preso por la misma acusa-ción adjudicada a Yegros. Vicente Ignacio Iturbe Fusilado el 27 de Mayo de 1837 luego de permanece r 15 años en prisión. Narciso de Echagüe. el largo encierro y el fusilamiento .se encontró al Comandante Caballero colgado y ahorcado en el marco de la puerta de su celda sin haber dejado nada escrito”. Tenía 35 53 Wisner de Morgenster n es-cribió una historia de la dictadura francista. En 1863.años. se suicidó el 14 de Julio. El autor desmiente la generalizad a creencia de que Caballero se haya cortado las venas y escrito con su sangre la sentencia que motivara su decisión. tres días antes del fusilamiento de éste..

Quiso alejarse del país pero el Dictador no le autorizó semejante intención. ya en 1840. En este caso tendría 72 años. o Cavallero Sacerdote. sentenciaría el Padre Maíz.) Allí se consumió. Otros datos afirman que su muerte acaeció en 1857. Fray Fernando Caballero. ..”. 54 Mauricio José Troche A pesar de que se pierde el rastro de su vida después de la conspiración de 1820 y hasta se ignora la fecha de su muerte. luego de atravesar las mismas peripecias que Antonio T. Tendría entonces 54 años. a la edad de 64 años. Juan Bautista Rivarola Murió en 1864. Allí falleció en 1844.. “De la celda al cielo” habría exclamado entonces el contrariado sacerdote “.Mariano Antonio Molas Permaneció en prisión durante 12 años pero sobrevivió hasta muchos después de la muerte de Francia.. algunos años mas tarde. Yegros. el historiador Luis G. Benítez asegura que fue fusilado a pocos meses antes de la muerte del Dictador. tío de Francia.. Fue confinado a Villa del Pilar bajo el gobierno Alonzo/López. se opuso a la pretensión de la dictadura perpetua en 1814. y se retiró para siempre en los claustros (...

no fue fusilado. Contaba entonces con 80 años. Jamás se explicaron estas causas legítimas. Removido el 2 de Septiembre siguiente. 55 Presbítero Francisco Xavier Bogarín Integró la Junta de gobierno después del Congreso del 17 de Junio de 1811. A pesar de que algunas fuentes aseguran que murió en libertad dos años después de salir de la prisión. . éste nunca le molestó. se retiró lejos de Asunción y no se supo ya de él.Antonio Thomas Yegros Aunque fue preso en 1820 por los mismos motivos que los demás próceres. Tenía 50 años. Juan Francisco Pérez Acosta afirma que durante su largo encierro. el prócer tejía ropas para sus pequeños hijos. ya en las vísperas de la Guerra del Paraguay contra la Triple Alianza. Pero a pesar de su discordia con el Dicta-dor.por causas legítimas que a su tiempo se dirá”. sen-tado en una pequeña silleta que sus descendientes con-servaron hasta hace poco tiempo.. fue desmovilizado luego de ellas. Manuel Atanasio Cavañas Héroe y principal conduc-tor de las batallas contra el ejército de Belgrano. a De la Mora se le encontró muerto en su celda. Francia libró “dos autos confiscando sus bienes”. Salió en libertad y falleció en 1864. Fernando de la Mora Murió en la cárcel después de 12 años de prisión. A partir del liderazgo de Francia en los gobier-nos patriotas.. Nunca se supo de su actividad posterior ni la fecha de su muerte. “. en 1835. Sólo después de su muerte. acaecida en 1828.

a pensar. cos-tumbres y tradiciones que nos inducen a relacio-narnos. popularidad y eficacia en otros.El Bicentenario de la Independencia Nacional nos convoca a recordar la gesta del 14 y 15 de Mayo de 1811. los que haciendo uso de distintos me-dios y propuestas. hacen que la gente elabore sus mitos o deshaga los que existen al mismo tiempo de manifestar sus afectos o desafectos en torno a los protagonis-tas de los acontecimientos más trascendentales de la patria. Los pueblos realimentan regularmente di-cha Memoria gracias a la labor de historiadores y cronistas. es como llegamos a con-struir la Memoria Colectiva. series de TV o historietas y que éstas.mayores libertades. Y porque propenderá -sin dudas. se han constituido en una herramienta de expresión crea-tiva de gran fa-miliaridad en la comunicación de niños y jóvenes. Y que por lo mismo. siendo deseable que a partir de esta obra y en las vísperas de los actos conmemorativos por el Bicentenario. o aun buceando en las profundidades de sus de-ta-lles más escabrosos. aunque la tendencia tiende a manifestarse de cuanto en cuando) que la “historia se ha acomodado” y puesta “del lado” de los que la maquillaron. aunque dentro del mismo apego a los documentos originales y la bibliografía exis- . Pues ha sucedido en tiempos pasados (afortunadamente pasados. Es la historieta. veraz y ameno para la aproximación de la gente al impostergable y necesario contacto con el pasado. los artistas compatriotas. Robin Wood y Roberto Goiriz. nos otorga una personalidad social y na-cional. Este trabajo es uno de esos aportes. actuar u observar el mundo de una determinada y peculiar manera. Y aún si se retaceara el valor de este género como expresión de conocimiento. espe-cialmente de Europa y Estados Unidos de América. pero de gran uti-lidad. debe decirse que su aporte no ha caído nunca en los vicios de cierta “ciencia histórica” que no siempre ha abrevado en “la verdad y nada más que la verdad”. manipularon o distorsionaron. porque tuvo acceso a filmes. la historieta se plantea -es cierto.es un vehículo accesible. se nos permita conocer otros detalles de la rica historia del Paraguay con obras de similares característi-cas. En un formato poco frecuente en nuestro país para la difusión de contenidos académicos. nos 56 acerca a los hechos resaltantes de la Independen-cia Nacional y sus protagonistas. Ellos merecen -desde luego.a la formación de una nueva dotación de lectores e interesados en el tema. concretaron al Paraguay como República Independiente.que gente de todo el mundo sólo sabe de la historia universal o de sus propios países. La historieta -debe afirmarse. especialmente.la máxima atención y difusión pues es esencial para un pueblo el reconocimiento de su pasado. Pero si la ciencia histórica se obliga a la apelación de las fuentes mas genuinas disponibles. Porque en torno al mismo y como resultado de elevarnos permanentemente hasta las alturas de sus grandes logros. Junto a otros acontecimientos que sucesivamente. valores y sentimientos. colocándose sus mentores como genuinos “herederos” o “intérpretes” de los paradigmas nacionales y de la historia misma. Esa extraña mezcla de mística y ciencia. que gracias a dos excelentes cultores del género. Debe reconocerse -de hecho.

podemos apreciar en nuestro país tentes. que la concentración de la población urbana supera a la población rural y que concreta ghetos que se “auto-administran” para bien o para mal.bilidades para su dilucidación.. el talento y la capacidad expresiva de sus autores concreten la labor. ¿Cuál la expresión de los soldados frente al enemigo? . Y que sus pautas de diversión.fenómenos estadísticos que alteran profundamente las relaciones humanas de nuestros pueblos y socie-dades. o ¿Cómo se producía un ataque de caballería? Además de muchas otros interrogantes a los que la historieta ofrece al menos un canal de posi- -como en otras latitudes del mundo. dolor. sino para otorgarles detalles que no habrán estado ausentes en las ges-tas históricas: ¿Cómo habrían estado vestidos los patriotas que salieron en la noche del 14 de Mayo? ¿Qué gesto el de Velazco en cuanto le fue intimada la ren-dición? Y. España o Estados Unidos de América. la falta de oportunidades y disolución social. hábitos sociales. mejores expectativas de vida. . en un proceso creativo que requiere de estudios. Finalmente y propuestos a incidir en la Memo-ria Colectiva. O en el peor de los casos. imaginando al mismo tiempo los colores. recreando expresiones de antagonismo.para que finalmente la reflexión.. va-lores. que si estos hogares aun respondieran a los esterotipos tradicionales. además de propuestas: políticas. proponiendo posiciones y posturas de los hombres. concreción de sueños. Frente a este panorama agravado por la violencia. Que ni esas libertades son para faltar a la verdad o falsear los hechos. de muchas lecturas -no exclusivamente históricas. de sus maestros y hasta autoridades. alegría. que con sus propios padres. con la inevitable excusa: tra-bajo.. O que van a los grandes centros poblados del país. Por ejemplo: que la velocidad con que circula la información -o para ser mas precisos: el acelerado proceso de tecnologización de la comunicaciónvuelve obsoletos los planes edu-cativos más ambiciosos. Que es altísimo el número de jóvenes migrantes: de aquellos que salen simple-mente de sus casas hacia cualquier parte. los espacios. que en un alto porcentaje. con la preten-sión de evadirse de la frustración y de la miseria. ya no responden a los que fueron diseñados para regir la vida de sus padres. pesar. la conmemoración del Bicentenario es una oportu-nidad para exigir de todos una actitud de respon-sabilidad y compromiso. las familias se han convertido en hogares con un sólo adulto y niños menores. los chicos y jóvenes pasan más tiempo en el colegio o fuera de la casa. o del exterior: Hacia la Argentina.. bronca. y se sustraen de los planes gubernamentales.

57 económicas. eficaz. plausible. Tuve el honor de acompañar este Proyecto en una pequeña medida. Jorge Rubiani jrubiani@click. Todavía hay atavismos y tabúes de los que los paraguayos tenemos que independizarnos. Debe tenerse en cuenta que la persistencia y la tenacidad no sólo hizo posible la emergencia del Paraguay como Estado independiente. sociales. de seguro. de valores. desde hace ya tiempo. Mi aporte se centró en la pro-visión de información. esperanzas y có-digos respetados por todos. de sentido de pertenencia. Que devolverá a la “colectividad” a la condición de miembros de “una comunidad” de la que no hubiera salido jamás. el que junto a otros de otros escritores y operadores cul-turales.py www.com. Y que el cotejo de esta selec-ción evitara -también en lo posible.py . bibliografía y documentos para que los autores agregaran a sus muchos con-ocimientos. Porque sólo la conciencia de lo que somos nos dará motivos para integrarnos. con valores. culturales. Una sociedad -en fin. Tanto como para aquilatar el mismo sentido del honor y el compromiso que guiaron a algu-nos paradigmas a concretar este Paraguay cuyo destino merece nuestros mejores y continuados esfuerzos. junto al intrans-ferible e imprescindible “orgullo de ser”. Esperamos que todas estas propuestas y ésta en especial. 2009. Pero si aun hubiera cosas que mejorar. con el correr de nuevas ediciones. como nos recordaba Manuel Domínguez.jorgerubiani. proveerles de conocimientos. nos ayudarán a “saber para comprender” y “comprendiendo sentirnos responsables”.la difusión de errores. Como un pequeño componente (aunque más no fuera) de esta misión inmensa e impostergable. Desarrollé la tarea con la convicción que mantengo de ver el género de la historieta. El del hábito de la lectura -por ejem-plo. como un mecanismo expresivo y de comunicación de primer orden. se los irá logrando. a todas luces. tenemos también la obligación de crear mecanis-mos diferenciados y alternativos para la difusión del conocimiento.con un claro sentido para la convivencia. amena y precisa a los fastos de nuestra Historia. respetarnos. Pero al tiempo de proveer soluciones a los problemas de nuestros conciudadanos o atenuar sus consecuencias mas nefastas. Misión en la que nos permiti-mos insertar este trabajo de Wood y Goiriz.y el de la correspondiente profundización del saber. las versiones de mayor crédito posi-bles de otras fuentes. Que devolverá a nuestra “habitantes” y “co-ocupantes” del suelo patrio. legales. Creo que el resultado logrado por Wood y Goiriz es.com. además de dotarnos del sentido de responsabilidad social y colectiva que nos acredite miembros de una sociedad solidaria y tolerante. también es necesario dotarles de sensibilidad. nos ayuden a acceder de una manera fácil. su condición de “ciudadanos” o “compatriotas”. Octubre. mediante otras propuestas de estos mismos autores o de otros. Al mis-mo tiempo que redunden hacia un mayor interés para abarcar otras lecturas y albergar inquietudes de progreso. di-recto y absolutamente válido para la enseñanza o la difusión de nuestra historia.

58 .

59 .

por eso. el caos y las guerras internas se suceden.La historia nos enseña que cuando hay muchos héroes. es mejor evitar el exceso de héroes ...