Está en la página 1de 12

Las luchas de las mujeres en el conflicto armado entre el Estado peruano y el PCPSendero Luminoso (1980-2000).

Murri, María Lourdes
Facultad de Filosofía y Letras, UNCuyo
INTRODUCCIÓN
Durante las dos últimas décadas del siglo XX el Perú experimentó uno de los hechos
más traumáticos de su historia. Entre los años 1980 y 2000, se desencadenó

un

enfrentamiento armado entre el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCPSL) y el Estado peruano, enmarcado en un contexto de profundas crisis sociales,
económicas y políticas.
El retorno a la democracia tras doce años de dictadura militar (1968-1980), vino
acompañado del inicio de la llamada “guerra popular” por parte de Sendero Luminoso
con el objetivo de derrocar al Estado peruano.
El conflicto fue adquiriendo distintas características a medida que se fue extendiendo
por diferentes zonas del Perú. Localizado en las sierras peruanas, el epicentro del
conflicto en un comienzo fueron los departamentos serranos más pobres como
Huancavelica, Ayacucho y Junín. Diez años después, la violencia tenía como centro la
capital: Lima.
La amplitud geográfica de los escenarios permite identificar diversidad de actores en la
lucha política: estudiantes universitarios, militares, campesinos, comuneros, militantes
sociales, religiosos, docentes etc.
En este conflicto, y en todos sus escenarios, las mujeres tuvieron alta participación
como actores políticos. En algunos casos, fueron protagonistas en los frentes de batalla,
en otros se constituyeron en la cara visible de importantes movimientos sociales que
pugnaban por la paz. Encabezaron luchas en las universidades, realizaron una enorme
resistencia desde las cárceles. Muchas de ellas, mujeres campesinas, madres, esposas e
hijas, se convirtieron a la fuerza en jefas de hogar. También a la fuerza sufrieron todo
tipo de violencia: económica, política, social, sicológica y sexual.

1

víctima no sólo del doble frente de ataque Sendero Luminoso-militares peruanos. El objetivo de este trabajo es rescatar los distintos frentes de luchas y violencia en el que las mujeres se vieron involucradas durante los años del conflicto armado en el Perú. en las décadas de los sesenta y setenta. Los militantes senderistas definían su credo como marxismo-leninismo-maoísmo-pensamiento Gonzalo.La realidad de la mujer campesina fue particularmente violenta. Y en tercer lugar se expone la situación de las mujeres campesinas obligadas a lidiar entre diferentes frentes. y por otro los ataques y abusos de las fuerzas representantes del Estado. La segunda parte muestra otro frente del conflicto: la lucha sin armas de las mujeres como activistas sociales en las barriadas limeñas. elaborado por el líder del PCP-Sendero Luminoso. Por un lado las amenazas de Sendero Luminoso de unirse a la lucha armada. desafíos y luchas. las cuales en su mayoría dejan como principal responsable al Estado peruano y sus fuerzas represoras. MUJER EN ARMAS: LAS MILITANTES SENDERISTAS Sendero Luminoso presentó ciertas particularidades que lo diferencian de otros movimientos guerrilleros revolucionarios en América Latina. Por otro lado. como señala Waldo Ansaldi (2012). sus roles. Sendero Luminoso forma parte de la “segunda oleada revolucionaria”. La primer parte del trabajo trata sobre las mujeres militantes del PCP-Sendero Luminoso. y pasó a ser la 2 . En primer lugar. tardía respecto a la mayoría de los países donde se levantaron movimientos insurgentes. Sendero Luminoso también se distingue por ser la única guerrilla comunista maoísta en adquirir importancia en nuestro continente. fue considerado por sus militantes como la “cuarta espada del marxismo”. violaciones e incluso esterilizaciones forzadas. El “pensamiento Gonzalo” . Abimael Guzmán Reynoso. sino también de escalofriantes índices de abusos sexuales. conocido con el seudónimo de “presidente Gonzalo”.

en un ser humano activo capaz de desarrollarse y que formas parte de un cambio. Kirk señala que “Sendero Luminoso sigue siendo el único grupo político que ha reclutado activamente a mujeres y las ha colocado en posiciones de poder.doctrina irrefutable frente a todas las otras ideas provenientes de la izquierda consideradas “revisionistas”1. no eres solamente observadora. Las mujeres no sólo militaban en la universidad. el fin del patriarcado y la igualdad de género. llevó a que estas mujeres. por un lado el fin del capitalismo con la consecuente igualdad económica. el 40% de los miembros del PCP-SL eran mujeres. en la ciudad y el campo. sino que también tomaron las armas. Pero si hay algo que distingue a Sendero de las demás guerrillas es el hecho de que gran parte de sus cuadros y militantes eran mujeres. del año 1988. a la par de sus compañeros varones. por un cambio considerado justo. (Comité Central PCP-SL. en una coyuntura revolucionaria. consideran que “ la verdadera igualdad entre el hombre y la mujer sólo puede alcanzarse en el proceso de la transformación socialista de la sociedad en su conjunto". 1975:22) Este discurso resultó muy atractivo para ciertos sectores de las mujeres. que veían frustradas sus expectativas económicas y sociales al llegar a Lima. se enfrentaron con policías y llegaron a ocupar espacios importantes en el Comité Central del partido. te vuelves en una persona activa. actualmente presa por terrorismo: “En el partido. Según los dichos de los mismos militantes. provenientes sobre todo del interior y con estudios superiores. No se puede esperar que 1 Sobre la línea ideológica de Sendero Luminoso puede consultarse los “Documentos fundamentales” redactados por el Comité Central del PCP-SL. y por otro. Retomando las palabras de Mao Tsetung. 1993:32) En documentos oficiales de Sendero Luminoso se señala que la revolución traería aparejada. La posibilidad de terminar con siglos de explotación e injusticia. Patriarcado y capitalismo resultaban indisociables y contra ambos se debía combatir. Como muestra el siguiente testimonio de una mujer ex militante de Sendero Luminoso. 3 . ya que les ofrecía la oportunidad concreta de ser consideradas como sujetos políticos.” (Kirk. encontrasen la vía para actuar directamente. Consulta disponible en la página web Sol Rojo.

ya que al estar solas podían escapar o rendirse. una ninfómana sedienta de sangre. como mujer. 2003. 2011: 47-48) La decisión de entrar en las filas del partido significaba una vida de clandestinidad y violencia. Abundan los comentarios sobre su crueldad. La desigual distribución del trabajo causó una sobrecarga en las mujeres. las mujeres tenían otras cuestiones que enfrentar. 30) También puede constatarse en los testimonios de mujeres militantes cómo ciertos roles tradicionales siguieron perpetuándose en la comunidades dominadas por Sendero. al igual que los hombres. la cocina. Dentro de la misma militancia. sino que tenía que ser activa y que eso lo hacíamos como grupo. 1991:14) 4 . lo cual representaba un gran desafío tanto para hombres como para mujeres. sólo hay dos tipos de mujer senderista: la autómata asexuada. los estudios y exponerse en los enfrentamientos a ir preso o incluso morir. sino que ese cambio debe comenzar desde uno. se registró por parte de los hombres casos de “uniones forzadas” con sus propias camaradas y con mujeres obligadas que no pertenecían al partido. el cuidado de enfermos y niños. me di cuenta que no tenía que quedarme observando. Si bien en la teoría el partido defendía la igualdad de género.” (CVyR. mientras que en el hombre no recaía ninguna de estas tareas. (Kirk. dejar el trabajo. excluía de toda decisión a la mujer. Esta práctica. Como señala la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVyR) sobre las uniones forzadas: “Esto se basaba en una idea de vulnerabilidad de las mujeres que necesitaban un hombre como compañero para vivir. pero el líder indiscutido era un hombre.” (en Bracco Bruce. salían también a luchar y hacían rondas de vigilancia. en la práctica muchos de sus militantes hombres (y mujeres) no parecieron reparar en ello. ya que sumado a esto. la mujer militante tenía todo un universo que le era hostil. Para contestar tu pregunta. Es cierto que las mujeres ocuparon espacios de poder. o la diosa de lujuria.el resto cambie. Pero además de las renuncias que conlleva la clandestinidad. Hacia fuera del partido. como conjunto. TVI. alejarse de seres queridos. belleza y apetito sexual. como miembros del Comité Central. PG. Los medios de comunicación y el imaginario popular construyeron una visión de la militante senderista que recuerda el viejo discurso inquisidor sobre las “brujas”: Para los diarios. La mujer era la encargada del aseo. quedando sometida a la voluntad del hombre que “la eligió”. fría como el metal de un instrumento bélico.

y señalándolas como “prostitutas y rameras”. no ser una mujer que esté dentro de un partido. LA MUJER COMO ACTIVISTA SOCIAL A fines de los ´80 y en los ´90. 5 . Ser mujer y ser militante de Sendero Luminoso implicaba. El desprecio era mayor cuando las fuerzas del orden veían entre sus oponentes a mujeres. nuestras penas son más represivas. se supone que no es normal que seas una persona política. varios frentes de batalla.” (en Brucco Bruce. con la implementación de políticas de ajuste neoliberales. surgieron organizaciones sociales no gubernamentales que buscaron luchar contra los elevados índices de pobreza. y por otro lado (lo más imperdonable para la sociedad peruana) una “terrorista mujer”. principalmente en las barriadas limeñas. 2 Forma despectiva de denominar a las mujeres involucradas con los movimientos armados. No sólo las golpeaban sino también incurrían a la violencia sexual. incluso dentro del mismo partido. Las mujeres cumplieron importantes roles dentro de estos movimientos sociales y se volvieron referentes en grandes sectores populares.La cuestión del género fue por demás conflictiva cuando se producían los enfrentamientos contra policías y militares. Era también común que se refiriesen a las mujeres senderistas con insultos. actualmente presa: “Por ser mujer. tener una pareja. se las ha tenido en peores condiciones carcelarias y han sido víctima de violencia sexual por parte de los propios guardiacárceles. Las mujeres en promedio han sido condenadas a penas más largas que los hombres. Relata una ex militante de Sendero Luminoso. Desnudos y violaciones eran formas que tenían de torturar y degradar a las “terrucas”2.2011:50). como vimos. Por eso. En la práctica esto se vio plasmado incluso en las condenas para los presos por terrorismo. Se supone que debes estar al cuidado de los hijos. La mujer que se unió a Sendero Luminoso sufrió entonces de doble violencia y estigmatización: por un lado por convertirse en “terrorista”.

por no adherir a la estrategia de violencia armada para la transformación social. van a destacarse.Estas organizaciones populares. selección de textos. 6 . y por ello fueron vistos como enemigos. y por su postura de lucha pacífica. luchó por la igualdad de género. la lucha de las mujeres contra la gran crisis económica a través del trabajo comunitario se convirtió también en una lucha activa contra la guerra armada de Sendero Luminoso. no sólo por la gran ayuda para los sectores más pobres. Entre sus labores destacan los Comedores Populares. por el contrario. uno de los distritos más pobres y poblados de Lima. María Elena Moyano y Pascuala Rosado. en el cual destaca la labor de muchas mujeres. 2005:40) El caso paradigmático que conmocionó a todo Perú fue el asesinato por parte de senderistas. fueron protagonistas de la lucha contra la violencia con riesgo para sus propias vidas. Este gran trabajo. las cuales la asesinaron y finalmente dinamitaron su cuerpo el 15 de febrero de 1992. como Juana López. Esto les valió el calificativo de “burgueses antirrevolucionarios” por parte de Sendero Luminoso. Los miembros de las organizaciones sociales llamaron al fin de la lucha armada. tras lo cual sufrió un ataque por parte de mujeres miembros de Sendero Luminoso. Así. trabajó incansablemente por los más pobres. María Elena era de Villa El Salvador. durante los años del conflicto armado. Muchos aspectos la convirtieron en una militante social muy querida y reconocida. Contraria a la idea de la violencia armada. María Elena Moyano convocó a la “Marcha por la paz”. de la dirigente social María Elena Moyano. Construyó organizaciones barriales.” ( CVyR. sino también por el trabajo autogestivo y comunitario que consiguieron construir y consolidar en los barrios más precarios de Lima. Doraliza Espejo. convirtiéndose en blanco de sus ataques. también se caracterizó por la autonomía frente a los partidos políticos. y fue abiertamente opositora a la revolución por las armas. Como indica la CVyR: “Las mujeres líderes de organizaciones populares no se mantuvieron al margen. los Comité de Vaso de Leche y los talleres autogestivos para mujeres con los que buscaba generar alternativas a la desocupación.

En un primer momento manda el padre. en su gran mayoría son monolingües quechuas. los policías y militares implementaron las prácticas de violaciones sexuales en forma sistemática. Dentro de su comunidad. 2005:9). se dedican a las labores domésticas. 7 . su grado de dependencia y vulnerabilidad es mucho mayor que el del varón. fueron desnudadas en forma pública y padecieron violaciones sexuales por perpetradores múltiples. Por lo tanto los pobladores campesinos fueron los más afectados. Con el inicio del conflicto armado.LA MUJER CAMPESINA La sierra peruana fue escenario de los primeros enfrentamientos entre Sendero Luminoso y los militares. presenciaron las violaciones sexuales de sus hijas y vivieron una inimaginable gama de violencias dirigidas contra su cuerpo y su psiquis. citado en Espinoza. La impunidad con que las fuerzas armadas actuaron fue enorme. no decide sobre el ingreso familiar y por tanto. En promedio tienen 4 hijos. Junín y Huánuco es donde se registraron la mayor cantidad de muertos durante el conflicto. ya que pueblos enteros terminaron arrasados por el doble fuego. 2005:12). Huancavelica. Estas zonas tenían gran influencia de Sendero Luminoso y por ello fueron declaradas en “estado de emergencia” para que los militares actuasen con total libertad. En el caso de las mujeres de la sierra. En varias zonas los militares establecieron “Bases Contrasubversivas” para la lucha contra la guerrilla.” (Espinoza. pero también realizan actividades agrícolas y eventualmente a un pequeño comercio de ferias. En los departamentos de Ayacucho. [La mujer] cuando tiene pareja. (…) sólo el 5% de ellas han superado el grado de instrucción primaria. Allí enviaban a hombres y mujeres sospechosos de terrorismo o de estar en contacto con sospechosos.” (Comisión de Derechos Humanos. a diferencia del varón que alcanza el 30%. El universo de la mujer campesina está muy pautado en cuanto a roles y decisiones. para luego recaer la autoridad en el marido: “Las mujeres comuneras monolingües quechuas son más del doble que los hombres en igual situación (63% contra 26%). “ [las mujeres sufrieron] un acoso sexual constante.

7 ojos quizás. cuando se conocía el violento hecho.poseer. insultar-y por su naturaleza. yo no estaba bien y quería que me saquen al bebé. y por las que hasta el día de hoy no hay culpables. no quería ver porque era un animal. [testimonio de]Soledad (CVyR. porque no era uno no más (el que me había violado). entonces esa era mi manera de pensar” (Espinoza. La mujer. Enfermedades sexuales. Cuando se mareaba me insultaba y me decía: “ah. 2005:21). a veces prefería no relatar lo sucedido. las mujeres sufrieron el desprecio y rechazo de los varones de su familia y comunidad. También si les desaparecía un familiar se dirigían hacia allí para el “interrogatorio”. fueron sólo una muestra de la brutalidad de los agresores. o de tener contacto con alguien que perteneciera. desgarros. no quería esperar. me insultaba me decía “te desprecio. sabiendo que sería inculpada por su violación. 2005:14) Además de la angustia que genera la violación. eres cualquier cosa. pues!”. qué producto de violación está en mi adentro”. El mismo consistía en violar a la mujer mientras se le hacía algunas preguntas. 8 . Como muestra el siguiente testimonio: “Así tenía trauma total.A las Bases Contrasubversivas iban las mujeres sospechosas de pertenecer a Sendero Luminoso. La CVyR señala que “la mujer detenida era considerada como un objeto al cual se puede golpear.” (CVyR selección de textos. pensaba. su comunidad y su propio cuerpo le recordaban el trauma vivido. dije: “Dios mío qué es eso. que te hacía”. Mi esposo me maltrataba me decía: “como era q te decía. Pensaba como eran siete (7) los que me habían violado. ellos eran mejores que yo. sangrados. la mujer veía desarticulado todo su universo: su hogar. Cuando estuve 4 meses en la cárcel yo quería tomar algo o quería que me pongan inyección. me sentí peor. la mujer afectada se veía envuelta en un círculo de maltratos y rechazo: “Después de eso mi esposo me despreciaba. un monstruo. Entonces. estaba mal por lo que me habían violado. al punto de tener que optar por el silencio y aislamiento. selección de textos 2005:24-25) De esta manera. También en muchos casos se sabe de embarazos producto de la violación. Las vejaciones múltiples por parte de la “tropa” completa fue una de las tantas prácticas a las que las mujeres se vieron expuestas. así estará. el bebé tendrá 7 cabezas. Las múltiples violaciones y torturas que sufrieron las mujeres generaron grandes daños en sus cuerpos y psiquis. Otras veces. pero cuando me han dicho que estaba embarazada.

así como la futura interrelación y solidaridad entre las mismas mujeres y entre los hombres hacia las mujeres. 2003. la violencia sexual se utiliza como un medio para ejercer poder sobre la víctima. La mayoría de las mujeres oscilaban los 13 y 30 años. La gran mayoría de las mujeres víctimas de abusos eran quechuahablantes campesinas. frente a las mujeres en un 84%. el 16% de los hombres fueron víctimas de violencia sexual. El agresor no sólo se propone someter. degradar y humillar a las mujeres y a través de estas a los hombres de determinado grupo o comunidad. 273.La CVyR reconoce que los principales responsables de estos crímenes y abusos fueron las fuerzas del Estado: policías y militares violaron a las mujeres en forma sistemática. sino que también desestructura o aniquila lo que significa la vida en común. 9 . (CVyR. Fuente extraída de CVyR. pg. Como señala la Comisión de la Verdad y Reconciliación. so pretexto de combatir la subversión. selección de textos 2005:12) Imagen 1: Como muestra el gráfico. TVI. por ello les fue más dificultoso realizar las denuncias.

fueron también resultado de la violencia armada. la ruptura de todos los vínculos con la comunidad. lo que las unía era el reclamo por la falta de miembros de su hogar. Los hechos se dieron a conocer tras la muerte de varias mujeres por mala praxis. Las mujeres. En total se realizaron más de 200. CONCLUSIONES 10 . En 1988. por la desaparición o muerte de sus maridos o padres. las mujeres se vieron obligadas a convertirse en muchos casos en jefas de hogar. Este plan que se realizó en centros de salud del Estado durante la presidencia de Fujimori. que aún aguardan por que se haga justicia. y no haber recibido ninguna información sobre el procedimiento que se les realizó. que tras 20 años de estos sucesos manifiestan tener dolores y malestares. Por el caso de las esterilizaciones forzadas el ex presidente Fujimori manifestó no estar al tanto de estos hechos. Una mención aparte merece el tema de las esterilizaciones forzadas a las que se vieron sometidas las mujeres campesinas de los departamentos más pobres del Perú. la falta de alimentos. La sobrecarga de tareas. a partir de donde fueron nucleándose y visualizando la situación de sus hogares.Además de estas formas de violencia. sobornos y desinformación. El Estado abandonaba a las mujeres luego de estos tratamientos. eran obligadas a estas prácticas como parte de un programa nacional de salud pública que en realidad lo que buscaba era disminuir los índices de natalidad de los sectores más pobres.000 ligaduras de trompas y 16. sin guardar por la salud de las afectadas. consistió en practicar el plan de AQV (Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria) con o sin el consentimiento de las mujeres. Sin embargo no reclamaban por su propia situación como mujeres. Muchas mujeres dieron una lucha por recuperar a sus familiares desaparecidos y encontrar a los responsables. estas mujeres se reúnen en la Federación de Clubes de Madres (FEDECMA).000 vasectomías a los hombres. bajo engaños. El Estado no ha otorgado ninguna reparación a las víctimas.

Sin embargo en su mismo partido hubo violencia a través de las uniones forzadas. de reclamar por las reparaciones que el Estado prometió y aún no ha garantizado.Nº8 Lima. La mujer que lideraba organizaciones sociales también llevó adelante una gran lucha contra el desempleo y el hambre. 2011 COMISIÓN DE LA VERDAD Y RECONCILIACIÓN. 1993 BRACCO BRUCE. en conjunto. por una reivindicación de la igualdad de género. la realidad de las mujeres durante el conflicto armado en el Perú fue múltiple. Lima: 2003. como así también fueron múltiples sus luchas. Esto condujo al extremo de ser María Elena Moyano asesinada por una mujer de Sendero Luminoso. La construcción del orden-1a ed. Página web Sol Rojo. contra el capitalismo y contra las injusticias. en Debates en Sociología. generando espacios autogestivos y comunitarios en los sectores más pobres. igual que sus pares senderistas. Esa lucha iba de la mano a la lucha contra el patriarcado. y una distribución de tareas que asignaban a la mujer tareas domesticas y de cuidados. Por una línea de clase en el movimiento femenino popular. Finalmente su situación las llevó a ver la unión como una herramienta de lucha y resistencia. W. Maruja Liderazgo femenino y violencia en el Perú de los 90. Tesis de Licenciatura. por considerarla enemiga de la revolución. Informe Final. Diana Femineidad en mujeres que cumplen condena por el delito de terrorismo. ambas buscaban la transformación social. BIBLIOGRAFÍA ANSALDI. la cual para ellas fue una violencia potenciada por el sólo hecho de ser mujeres. conservación de roles tradicionales. 1975. GIORDANO V.. La mujer senderista encabezó una lucha contra el Estado peruano. 11 .Como hemos podido analizar. BARRIG. Pontifica Universidad Católica del Perú. Si bien. Lima. Buenos Aires: Ariel. militantes sociales como María Elena Moyano no concebían ese cambio con las armas. Vivieron en una época de violencia. La mujer campesina vivió un universo de violencia casi en absoluta soledad. América Latina. Perú. y hasta el día de hoy es la forma que tienen. 2012. La mujer guerrillera. la mujer activista y la mujer campesina tienen mucho en común. COMITÉ CENTRAL PCP-SL.

Lima. 2005 KIRK. 1992 “WARMIKUNA YUYARINIKU” Lecciones para no repetir la historia: violencia contra la mujer durante el conflicto armado interno. Universidad Femenina del Sagrado Corazón. 2005. en Conversatorio sobre el papel de la mujer en el Perú. APRODHE. Lima: IEP. Robin Grabado en piedra. Imelda Género y política: A propósito de la mujer en Sendero Luminoso.ESPINOZA GONZALEZ. Dialnet. 12 . Eduardo La Violencia contra la Mujer Ayacuchana durante el conflicto armado interno del Perú 1980-2000. 1993 VEGA CENTENO. Selección de textos del Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Las mujeres de Sendero Luminoso.