Está en la página 1de 4

Las escuelas salesianas en Utrera.

La obra salesiana en Utrera nace por el empeño de Diego M. de Santiago, Marqués de Casa 
Ulloa, que contó con el consejo y apoyo del Cardenal Lluch y Garriga, Arzobispo de Sevilla, que 
tenía conocimiento de la obra salesiana en Italia1.  Tras una primera visita exploratoria realizada por 
Juan Cagliero, junto con el coadjutor José Rossi, el 16 de febrero de 1881, llega a Utrera un primer 
grupo de seis salesianos, que deciden instalarse en la iglesia de Nª Sra. del Carmen y crear una 
escuela para niños pobres, las Escuelas de San Diego2. Fue la primera Casa de los salesianos en 
España,   y  de ella  partirían  las comunidades  creadas  más tarde en España y Portugal.  También 
llegaron en esa época las Hermanitas de la Cruz, fundadas en Sevilla por Sor Angela. Durante la 
restauración   borbónica   de   Alfonso   XIII,   y   en   un   contexto   de   reacción   católica   frente   al 
agravamiento de la denominada “cuestión social”, destacaron en Andalucía, junto a las escuelas 
salesianas, las Escuelas del Ave María y las escuelas del Sagrado Corazón de Huelva. 
La llegada a Utrera de la orden salesiana desde Italia tuvo relación con el creciente clima de 
revueltas sociales (que en Utrera algunos relacionaron con la muerte trágica, por la Guardia Civil, 
de   los   asaltantes   de   la   mansión   del   Marqués   de   Casa­Ulloa   en   el   mes   de   junio   de   1870).   El 
catequista salesiano Carlos Pane reflejaba así, en 1884, en una carta a Juan Cagliero, la particular 
perspectiva de cierto sector católico respecto a la conflictividad social del campesinado andaluz:
Habrá leído lo de la mano negra de Jerez de la Frontera. Era una banda de malhechores organizada. Siete  
fueron condenados al garrote vil. Dos de ellos ni se confesaron ni comulgaron. Uno de los dos no sabía qué 
contiene una forma consagrada... Opino que las dos terceras partes de los hombres del campo de Andalucía no  
cumplen habitualmente con la Iglesia. Y tal vez me quede corto. Fíjese si tenemos trabajo para evangelizarlos.  
¿Estamos aquí en la Patagonia o no? Pienso que al menos aquí hay tanto que hacer como en la Patagonia”  
(Martín, 1981:318). 
Desde   la   archidiócesis   hispalense   y   la   aristocracia   conservadora   utrerana   se   vio   en   la 
congregación   religiosa   salesiana   una   posible   solución   a   la   cuestión   obrera,   una   forma   de 
contrarrestar el asociacionismo obrero revolucionario. “En el ambiente iba surgiendo la convicción 
de que se debían ir abandonando las actitudes benéfico­proteccionistas de finales del siglo XIX, y 
había que lanzarse por los caminos de un sindicalismo cristiano insinuado por los Papas” (Martín, 
1981:596).   Un  ejemplo   de  ello,   a  nivel  nacional,   fue  el  recibimiento   que  el   catolicismo   social 
español ofreció a Juan Bosco durante su visita a Barcelona en 1886. Durante la última década del 
XIX los salesianos se expandieron por Andalucía (Sevilla, Écija, Carmona, Montilla, Málaga...), 
creando   Casas,   escuelas,   capillas...   Desde   el   partido   liberal   y   el   propio   rey   Alfonso   XIII,   y 
especialmente desde la Unión Católica de Alejandro Pidal y Mon (fundada en 1881) se apoyó y 
ayudó abiertamente a la orden salesiana3.  
En esta línea de impulso del catolicismo social y de los círculos obreros católicos, durante la 
dirección de Marcos Tognetti (1917­1922) se creó la Mutualidad escolar de seguros utrerana, para 
fomentar el ahorro y la previsión social de las Escuelas de San Diego; y se fundó el Sindicato 
Católico Agrario para “enseñar a los obreros del campo utreranos a reivindicar sus derechos de una 
manera constructiva y razonable”. Todo ello en un contexto de huelgas obreras por la dramática 
alza   de   precios   tras   la   contracción   económica   de   la   posguerra   europea.   Asimismo,   durante   la 
dictadura de Primo de Rivera, el director del Colegio de Utrera de esa época, Juan Canavesio, con la 

1
  El arzobispo de Sevilla había podido conocer la actividad educativa de los salesianos de Luca, en Toscana. 
Interesados en la formación profesional, los talleres salesianos se distinguieron desde el principio por la amplia parte 
dada ­a los ejercicios prácticos en el oficio o profesión. De tal modo respondían a las exigencias de la sociedad artesanal 
o de la pequeña industria.  Los colegios salesianos de bachillerato de Utrera y Salamanca destacaron como una 
excepción. Vid., Alfonso Capitán Díaz, Hª de la educación en España,
2
 Los salesianos deciden instalarse en la Iglesia del Carmen “por ser la más céntrica de la ciudad y la más alejada de las 
parroquias. Tiene sólo dos parroquias y poco clero. Y éste trabaja poco”. Carta de Juan Cagliero a Juan Bosco (A. 
Martín González, Los Salesianos de Utrera en España, Inspectoría Salesiana de Sevilla, Sevilla, 1981, p. 95).
3
 Alejandro Pidal y Mon llegó a ser Ministro de Fomento con Cánovas. 
colaboración de un antiguo alumno, Manuel Ramos Hernández, fundaron en Sevilla la Asociación 
de Estudiantes Católicos4. 
En el caso de Utrera, la invitación a la orden salesiana del arzobispado y del Marqués de 
Casa­Ulloa   pudo   tener   relación   asimismo   con   la   implantación   de   unas   escuelas   y   una   capilla 
protestante en Utrera, aprovechando la tolerancia permitida por el artículo 11 de la Constitución de 
1876. El 28 de enero de 1880 el salesiano Juan Cagliero se expresaba así en una carta durante la 
primera visita preparatoria de la Orden a Utrera:  I protestanti hanno già aperto quì il loro covile.  
Converrà che i Salesiani con la prudenza e virtù di San Francesco di Sales il li riconducano al  
primo ovile5.  
El   primer   director   de   las   escuelas   salesianas   en   Utrera,   Juan   Branda,   organizó   escuelas 
diurnas   y   nocturnas  y fundó  la primera banda de música. En 1882 las Escuelas  de San Diego 
atendían ya a 400 niños y comenzó el comedor escolar que daba de comer a 70 alumnos. Al mismo 
tiempo, la Iglesia del Carmen se convertía en centro de intensa vida cristiano­pastoral. En 1885, una 
epidemia de cólera, la falta de personal y la retirada de la subvención que el marqués había pasado 
durante   los   cuatro   primeros   años,  puso  en  peligro  la   continuidad  de   las   escuelas   salesianas   en 
Utrera. La defensa de Juan Cagliero en el Consejo Superior de Turín y la orientación nueva de la 
orden en Utrera hacia el bachillerato de pago, mantendría, y aumentaría, su presencia. En octubre de 
1886 se inauguraron los estudios de segunda enseñanza del Colegio salesiano del Carmen,  con 45 
alumnos internos. Sucesivas adquisiciones de inmuebles y terrenos irían ampliando el Colegio del 
Carmen en Utrera6. Por otro lado, la falta de personal se subsanó con la ayuda de un sacerdote 
secular, Manuel de Mora, que tenía establecido un Colegio de Bachillerato en Utrera y que logró un 
acuerdo   para   traspasar   su   establecimiento   a   los   Salesianos,   convirtiéndose   él   en   profesor   del 
Carmen. Se lograba así atender a una segunda enseñanza, destinada a las clases medias, que pudiera 
sostener de forma estable a las Escuelas Populares de San Diego (dirigidos a la infancia pobre y 
obrera)   y  el Oratorio Festivo. Al Colegio  del Carmen acudirían  alumnos  provenientes  de  otros 
Colegios salesianos, como el de Montilla (Córdoba), donde sólo se impartían clases elementales. En 
el   Boletín   Salesiano  el   Padre Salvador  Rosés  enviaba  una  crónica  donde  resaltaba,   respecto   al 
Colegio del Carmen, “su adaptación a las clases medias”, y su ejemplo de la ductilidad del sistema 
educativo salesiano, capaz de dirigir a sus colegiales hacia una carrera distinguida “con el mismo 
éxito y la misma facilidad con que se redime del arroyo al pervertido golfo y se enseña al joven 
proletario   los   caminos   del   ahorro   y   del   trabajo”   (Martín,   1981:605).   Todo   un   ejemplo   de   la 
capacidad de reproducir las diferencias sociales a través de la educación. 
A   comienzos   del   siglo   XX   (1902),   el   decreto   de   Romanones   obligó   a   los   salesianos   a 
obtener   el  título   de maestro   para  mantener   las  escuelas.  La   denominada  ley   del  Candado  y   el 
Proyecto de ley de Asociaciones intentaron poner ciertas restricciones a las órdenes religiosas, pero 
su incidencia fue simbólica o no llegaron a ponerse en práctica.   Más tarde, el 14 de octubre de 
1928, durante la Dictadura de Primo de Rivera, el general y jefe del Gobierno visitó el Colegio del 

4
  El mismo José María Gil  Robles, fundador  de la Confederación  Española de Derechas  Autónomas  y más  tarde 
defensor de las posiciones de la democracia cristiana, había hecho sus estudios de bachillerato en el Colegio Salesiano 
de Salamanca.
5
 “Los protestantes han abierto ya aquí su guarida. Convendrá en que los salesianos con la prudencia y virtud de San 
Francisco de Sales los traigan de vuelta al redil”, recogido en Martín, 1981, p. 95. Más tarde, el 14 de marzo de 1882, 
en una carta a Juan Cagliero del nuevo director de las Escuelas de San Diego en Utrera, Juan Branda,  éste afirmaba: 
“...La novena de San Francisco de Sales acabó con la Escuela Protestante. Vinieron todos sus alumnos con nosotros, 
menos siete. Tenemos en las Escuelas Populares de San Diego más de 250 niños. Además, tenemos Oratorio Festivo y 
Escuelas Nocturnas” (Martín, 1981:288). La obra de Martín González contiene un buen trabajo documental que hemos 
utilizado con frecuencia para esta apartado, aunque nuestra interpretación de los datos es muy distante de la suya, que 
abandona con frecuencia el rigor documental para caer en la hagiografía. Por otro lado, sigue siendo bastante 
complicado, para los seglares, investigar en los archivos  de las órdenes religiosas.
6
 En la celebración de las Bodas de oro de las escuelas salesianas en Utrera, en 1936, se construyó un Pabellón Escolar 
de nueve Aulas para las Escuelas de S. Diego con su patio correspondiente. 
Carmen. Así nos describe el Boletín Salesiano el recibimiento del Colegio al dictador: “...en uno de 
los patios, adornados con escudos y banderas nacionales, se levantó una tribuna y un dosel en cuyo 
centro fue colocado el retrato de Alfonso XIII. Fue recibido el general a los acordes de la marcha 
real interpretada por la Banda del Colegio... Los alumnos interpretaron un diálogo patriótico que 
acabó con vivas al rey y a Primo de Rivera”. Previamente, el Batallón Infantil de las Escuelas de 
San Diego le hizo los honores de ordenanza. El general en su discurso elogió la perfecta orientación 
de   la   enseñanza   salesiana,   en   el   que   los   jóvenes   se   educan   “bajo   los   ideales   del   más   puro   y 
acendrado patriotismo” (Martín, 1981:660). 
Durante la II República, y a pesar del ambiente político, la Congregación siguió abriendo 
nuevas Casas en España, y nuevas Iglesias y capillas. Tras la ley de Confesiones y Congregaciones 
Religiosas (2 junio 1933), en Utrera, como en otros centros salesianos, se buscó una cobertura legal 
para   las   escuelas.   El  entonces  director   del   Colegio   del  Carmen,  Javier   Montero,   consiguió   esa 
cobertura   a   través   de   la   Asociación   Escolar   Utrerana,   creada   por   la   Asociación   de   Padres   de 
Familia:   “Los   salesianos   se   vistieron   de   paisano   presentándose   como   profesores   particulares. 
Algunos sacerdotes permanecieron con el traje talar como capellanes... Mientras tanto se estimuló a 
todos los salesianos para que adquirieran títulos académicos legales a fin de poder dedicarse a la 
docencia como profesores particulares” (Martín, 1981:696­697)7. Una Junta se hizo, pues, cargo 
legal de la propiedad del Colegio. En ella, los salesianos aparecían como simples funcionarios o 
profesores. Dicha Junta estuvo formada por: D. Antonio Sousa, Presidente. D. Antonio Boralla, 
Director Técnico. D. Juan Navarro, Secretario. D. Trinidad Bengoechea. 
Ya en 1931, en el inicio de la II República, los Antiguos Alumnos habían asesorado al 
director para hacer un informe que evitara la supresión de la Sociedad Salesiana en España, cuando, 
al   parecer,   se   hablaba   de   suprimir   las   Órdenes   Religiosas.   En   él   solicitaban   al   presidente   del 
gobierno provisional de la República que “se excepcione expresamente de toda medida gubernativa 
a   la   por   muchos   conceptos   benemérita   Sociedad   Salesiana”,   por   su   neutralidad   política   y   su 
dedicación   a   la   clase   pobre   y   trabajadora.   Curiosamente,   respecto   a   su   pretendida   neutralidad 
política, destacaban que la Sociedad Salesiana “fue aconsejada al Beato Juan Bosco por las dos 
grandes figuras de la revolución italiana Urbano Ratazzi y Gustavo Cavour, autor el primero del 
proyecto de expulsión de las Congregaciones Religiosas italianas, aprobado por las Cámaras de 
aquella nación en 1854” (Martín, 1981:698). 
Tras   el   triunfo   del   Frente   Popular,   el   inspector   salesiano   de   Madrid,   Felipe   Alcántara 
escribía en una carta al Padre Pedro Ricaldone, en Turín, sobre la tensión política del momento en 
España,  asegurando conocer que personas influyentes de la nueva situación estaban comprometidas 
a mantener el orden: “El resultado tal vez sea de posible tranquilidad pública; aunque difícilmente 
escaparemos de molestias y peligros fiscales, pues en el programa de la Masonería está (se anunció 
antes   de   las   elecciones)   el   incautarse   de   todos   los   establecimientos   de   enseñanza   de   los 
Religiosos...” (Martín, 1981:715).
Durante la Guerra Civil, las Casas salesianas de Alcalá de Guadaira, Morón de la Frontera, 
Ronda y Málaga sufrieron “violentas persecuciones en personas y haberes”, no así las de Sevilla y 
Utrera. En el ABC de Sevilla se hizo el siguiente relato de la situación: “El director del Colegio, D. 
Fco. Javier Montero, citó a su despacho a los dirigentes marxistas de la localidad y les dijo: ­¿Qué 
pensáis hacer de nosotros? Y los dirigentes le contestaron: ­ Con ustedes, nada en absoluto. Podéis 
7
 Fco. Javier Montero Guitérrez fue director del Carmen durante toda la Segunda República y la Guerra Civil (1931­
1939). Nació en Villar del Ciervo (Salamanca) en 1895 e ingresó en el aspirantado de Écija en 1909, con el bachillerato 
ya   terminado.   Estudió   Filosofía   y   Teología   en   el   Colegio   de   Utrera   y   se   licenció   en   Química   en   la   Universidad 
hispalense. Fue profesor de Matemáticas  y Química en el Colegio del Carmen, donde trabajó durante veinte años 
ininterrumpidamente, así como consejero escolar, catequista y finalmente director. Colaboró con el antiguo alumno 
Manuel Ramos Hernández por enrolar en la Acción Católica a los ex alumnos de Utrera residentes en Sevilla y su 
provincia. Al cesar en Utrera fue como Superior a Córdoba. dirigió también el Colegio de Alcalá de Guadaira y la 
Residencia Universitaria de Sevilla. Su hermano, Eloy Montero era catedrático de Derecho Canónico, y asesoró a los 
salesianos en cuestiones jurídico­sociales.
estar tranquilos. Y así ha sido, en estos trágicos días las puertas de los Salesianos han permanecido 
abiertas. Y se les ha respetado”8. Bastantes salesianos fueron militarizados y movilizados, tanto 
clérigos jóvenes como coadjutores, aspirantes y sacerdotes. El inspector Sebastián María Pastor 
dirigió una instancia al general Queipo de Llano pidiendo que reintegrara a los Colegios el personal 
de los frentes del Sur para seguir su labor docente. El detalle de los inspectores por registrar los 
efectos de la violencia 
Tras   la   Guerra   Civil,   la   orden   salesiana   se   desarrolló   espléndidamente   en   España, 
especialmente a partir de los años 50, tras la firma del Concordato con el Vaticano, que traería 
nuevas ventajas a la Iglesia. En abril de 1953, el Ministro de Educación, Joaquín Ruiz Jiménez, 
impuso   a   la   Bandera   del   Colegio,   la   orden   de   Alfonso   X   El   Sabio.   Desde   1955,   los   centros 
salesianos recibirían ayudas económicas desde la esfera oficial. Entre 1954 y 1961, las tres antiguas 
inspectorías se convirtieron en siete, reflejando la extraordinaria expansión de la Orden durante el 
periodo   franquista.  La Escuela  Profesional  Salesiana  se difundiría  especialmente  a través   de   la 
colaboración de diputaciones, municipios, cajas de ahorros o el sindicato oficial9. 

8
 A. Martín González hace otro relato tomando como referencia  el libro de Francisco Villanueva, Estampas de 
Martirio, Cádiz, 1942:  “Presentóse una patrulla de milicianos a las puertas del establecimiento. En ausencia del director 
los recibió el prefecto del Colegio don Ignacio Pérez. Garantizaron los milicianos las vidas y conservación del 
inmueble, aconsejando el cierre total de las puertas y ventanas del edificio en un mal disimulado miedo. En el pueblo, la 
plebe, alborotada, encarcelaba y recorría amenazante las calles. La Guardia Civil impidió el saqueo y el pillaje. El 
triunfo del ejército de Queipo de Llano en Sevilla exasperó los ánimos de los más exaltados. Sus instintos criminales se 
ensañaron contra las vidas de preclaros habitantes de la ciudad, regando con lágrimas y sangre los hogares de insignes 
bienhechores del Colegio” (Martín, 1981:726).
9
Buenaventura Delgado (Coord.), Historia de la Educación en España y América, Fundación Santa María. S. M. 
Morata, Madrid, 1994, pp. 881­886.