Está en la página 1de 14

Psicología estética de los indígenas sudamericanos

Autor: Clemente Onelli
Señor Decano,
Señores consejeros,
Señores: (1)
Aun cuando ustedes me acompañen unánimemente en mí
arraigada idea de que no soy un maestro, con el permiso de mi
dignidad, he de rebajarme aún un poquito más para decirles que
mi conversación no va a tener el corte de conferencia
universitaria, a que están habituados. Sentirán en seguida el
conocido perfume del erudito a la violeta; pero como este no es
nada desagradable, me permito solicitar con este atenuante la
benevolencia de ustedes.
Si Arquímedes decía dadme un punto de apoyo y levantaré el
mundo; cuando se me pide cualquier cosa que no es de mi
repertorio, yo digo: denme el tema y no teman; algo ha de salir.
Una mañana a la cabecera de mi cama de urémico no del todo
desintoxicado, el sabio doctor Jakob me dijo que el señor Decano
de esta Facultad deseaba una conferencia mía sobre tal cosa de
indígenas. Los vapores de las toxinas quizás ofuscaban aún mi
cerebración, y me quedó tan solo la idea de algo indígena que yo
reunía con el nombre de Facultad de Filosofía y Letras y pensaba
que seguramente el tema era “psicología del indio”, no debiendo
ante auditores modernos pensar en metafísicas. Convalecí quedé
aproximadamente bueno, y los hipopótamos del zoológico, las
combinaciones de colores para un tejido pseudo-incaico de mi
taller y la prohibición del cigarro -mi mejor auxiliar para recordar y
escribir- hicieron que me olvidara del asunto, hasta, que, hace una
semana, el doctor Jakob me lo recordó. Yo le dije que el tema sería
“psicología del indio” y me replicó que no era eso lo que se me
había pedido, sino “Arte indígena”; pero convino conmigo que no
siendo yo artista sino en el alma y seguramente más verboso en
psicología, transaríamos por el título “psicología estética de los
indígenas”. Ustedes comprenderán que el título es muy sugerente,
elegante y deja vía libre para florearse (el término criollo es otro)
sin mayor búsqueda de datos en viejos libros polvorientos, y por lo
tanto sin citas exactas, y discurrir tan solo por la impresión vaga o
definida que ha podido quedar en mi mente por lecturas apuradas,
por objetos vistos y por costumbres observadas.
Así, hablando sin preocupaciones mayores y sin una tesis fija y
aun no contraloreada por estudios profundos, evito el peligro de

y para el raporte de su tamaño. como no puede suponerse hasta prueba en contrario. con su aire sumiso y triste de bestia domada. según cálculos astronómicos y físicos de Posnasky. y su lenguaje en escrituras más eficaces que la nuestra. aún a tanta distancia de tiempo y aun profano. y los ladrillos babilónicos y las figuras barbudas de los Asirios. al pie de esos bajorrelieves -toda una filigrana de símbolos. y los jeroglíficos egipcios. pues. pero entre esa turba magna no aparecen los Guaranís. Los viajeros que visitan esas regiones suelen sacar fotografías del umbral del Sol. para mí. como revelaciones artísticas de razas desarrolladas cien y más siglos después que el Sol proyectaba sus rayos sobre su símbolo glorioso e inmortalizado en las piedras Tiuhuanacu.aparece el guía. tengo una vaga idea de una Meca guaranítica monumental escondida en la selva sofocante brasilera: ¡Meca entre los trópico! He ojeado vistas de las ruinas jesuíticas de Misiones y del Paraguay. la humedad sofoca y los mosquitos y otras alimañas reinan. y me pongo más al unísono con la idiosincrasia estética o artística de los indígenas.críticas sabiondas. según algunos. o los ocupantes antes que ellos. quedan hechos un poroto. bajo su tosca corteza. son artistas en el alma. demuestran la capacidad artística del indígena. el Noroeste. como yo. de las regiones donde el sol calcina. trasportaron monolitos y grabaron sobre estos la sabiduría astronómica y cósmica. Si el atrevido cálculo de base astronómica y algebraica de Posnasky no está equivocado. Yo me recuesto hacia el Norte. tienen ya un valor más limitado. allá a esa muda y casi helada altiplanicie. las que. perdido en la penumbra de la prehistoria. ese hombre no dice ni manifiesta la sensación que puede sentir su alma ante esos . pero conociendo el carácter paciente del indio y la falta de precedentes pre-españoles. de corto pantalón. esos esfuerzos artísticos indígenas. sin embargo sabe que son la gloria de sus antepasados. los que. Veo ahora desfilar ante mi mente a toda la raza indígena en todas sus variedades de origen misterioso. el indio de breve poncho. puedo meterme en honduras y descifrar algunos de sus emblemas y algunos de sus símbolos. el pantalón europeo que ofende la estética. resultan como líneas obtenidas por un pantógrafo o un cuadriculado. por los que cualquiera puede repetir un cuadro de Velásquez y gritar jubiloso: anh'io sono pittore. Ese hombre parece no sentir los recuerdos que. hace 160 siglos o los Aymarás. donde. los 40 siglos que desde las pirámides miraban a los soldados de Napoleón. ni las tribus secundarias que pueblan o poblaban países tropicales. yo no me ocupo ni en los libros.

y que tu no puedes revelar por el evangelio secreto.monolitos. y tu la demuestras porque el precepto que te viene de generación en generación y que aprendiste de los labios maternos en el yermo páramo donde el Sol empezó a acariciarte. queda impávido bajo las ruinas de un mundo. La desanimada silueta del indio. Paréceme que este símbolo que los . bajo ese cielo violento y ese sol obcecante. esos inmensos esqueletos todavía en pié. bajo ese triunfo del arte de sus antiguos. más nítidos que Ia montaña. y que comprenda que en las latébras más íntimas de tu alma tiene que vivir ese mismo espíritu artístico que levantó esos templos al Sol. te han sumido en la mayor ignorancia. pues si descubren tu perspicacia. que opinión se tiene de tí? ¿Cuál es el blanco o el mestizo. hace recordar a mi mente el verso de Horacio: si totus itlabatur orbis impavidum feriunt ruinae. de las tibiezas. al Sol que tu adoras en secreto. Ellos. de las tempestades. sea imperialista. sea democrática. Pachamamae y el Inti fulgurante son sus dioses verdaderos. simbolizada tan solo por su pupila que mira al sol. los que tienen esa grandeza de templos y no las pobres capillas de adobe y barro cuya pequeña cúpula blanqueada. de la fecundidad de vicuñas y alpacas. se destacan brutalmente como un reproche sobre el cobalto oscuro del cielo atacameño. por su ala que hiende el espacio. pero tu ignorancia no es sin embargo tan profunda. de los acantilados de tus breñas enormes y del desgaste de tus monumentales moles grabadas? ¡Oh! quizás tu conoces todavía el significado de las hieráticas esculturas. Y el indio calla. de sombras violentas y cortas y que nítidos. te harán trabajar mayormente. sobre los padres antiguos a quienes robaron y persiguieron. ¡Pobre Aymará! que ha quedado de tu arte bajo la civilización cristiana? Desde el día del Conquistador hasta estos tiempos de la ciencia que investiga y de la democracia que triunfa. porque lo sabes el gran artista. dice: Hazte siempre el estúpido entre los blancos. de las tinieblas. el gran poeta. instilado desde el seno materno por tantos siglos de desconocimientos. el indio queda indiferente antes sus monumentos que el sabio escudriña. ante los huesos que el sabio arranca y revuelve. en su íntimo. los huesos de las sepulturas seculares de sus padres! Sigue su silencio y el sabio al fin descifra la forma del Condor. de persecuciones y de desprecio de la raza que se cree a tí superior. el contacto con el blanco les dan tan solo la patina para tratar con él. La religión cristiana. pero. le dicen tan solo la pobreza artística del opresor. el facedor de las tormentas de nieve. los blancos. que el sabio trata de silabear. el cristiano o el ateo que reconozca en tí la conculcación de siglos de una esclavitud. te abrumarán de preguntas sobre las viejas cosas.

cuando lo representaba. pasiones y virtudes. vino a mis manos. que sabes tú de las 30 o 40 combinaciones que han sabido expresar esos viejos indios? Y si esa greca era para los Helenos tan solo el recuerdo estilizado de los meandros de un río. lo tenían tan solo los modestos alfareros indígenas. era con el materialismo más exagerado y más grosero. no tenía la leyenda. Ahora pienso que es un nombre inmerecido: la greca tiene 70 siglos en el viejo mundo y 160 de existencia en América desde México hasta Magallanes: y si esta greca es sencilla y única en las tímidas tentativas artísticas del indio tehuelche y del indio pampa. quizás niños juguetones que aumentaban los atributos de sus muñecos de terracotta. y como la mano arrimada al oído parece significar de querer oír mejor. la llamé “Eco”: la estatua de un emperador Romano es hoy en el Vaticano el Apóstol San Pedro. venerado por los fieles.americanistas llaman “Ojo alado” es un concepto tan alto de profunda filosofía. su autor le atribuía ser la Elocuencia. los quechuas y los aymarás. tal como el preso de las excavaciones pompeyanas grababa con su estilo en las paredes de la cárcel. y la quebrada línea de un meandro siempre me había parecido el adorno más bello en su sencillez de arte. encontraba justo se llamara por antonomasia “greca”. siento calmar mi espíritu ante el friso arquitectural griego que se destaca en líneas resueltas y nítidas sobre el cielo de turquesa de Grecia y de Anatolia. tengo una prueba. Oh! paciente sabio folklorista que descifras las grecas imborrables de las alfarerías y de los viejos tejidos y de las piedras esculpidas. ideas porque no materializaban. Yo creo que con el símbolo del Ojo Alado que tanto dice y tanto puede hacer filosofar. la situé bajo unos pinos frente a una esplanada. Pero cuando el símbolo fálico . como conjunto de monumento. cuando no necesite la leyenda en el pedestal que las ilustre y las intérprete. la que no llega a sutilezas metafísicas como esta y a la del ojo encerrado en triángulo de la Trinidad oriental. como todo hombre de por los menos dos centímetros de sentido artístico. tal como el niño ineducado garabatea hoy día con tiza o con carbón en las paredes lisas o recién pintadas. las múltiples grecas del indígena americano deben decir otras tantas ideas. cambió de sitio. maridado al arte escultural que dice más que una escultura de nuestros tiempos. pero para eso debe animarlas de bellas figuras enteras. allá sobre la Acrópolis del Pireo. Yo conozco una formosa figura de mujer esculpida en mármol a la que. Yo. Nuestro arte apenas llega a inmortalizar en la piedra. no hay posibilidad de tales trueques. esa manera de entenderlo así. es de una enorme riqueza de ingeniosas combinaciones entre los calchaquíes. Grecia sin admitir claramente el culto priápico.

con que se confeccionaba el sutil Uncú del Inca. todo se lo llevó el tiempo. y esa abundancia de historiaciones en los monumentos más célebres -tan cargados para nuestra vista moderna. el primero en una greca especial. Tal cosa sucede también en los restos de tejidos que los áridos sepulcros de un país casi sin lluvias y sin humedades ha conservado en fragmentos: la línea lisa. la tela de Holanda diríamos. La línea de su arquitectura nos parece pesada. así lo sostengo por que en las mejores y más finas terracottas. cosa que no sería permitida a un catedrático y a un . a nosotros que no calculamos si esas líneas no responden a evitar derrumbes por movimientos seismícos o por vendabales de las alturas. del Inca al Aimará. que implica conocimientos matemáticos. el dibujo se simplifica enormemente y es a veces tan solo una pequeña faja de adorno. pero entonces no es el arte que dirige este último trabajo. Toda esa combinación de grecas dice además que si el artista indígena no tenía la mano hábil para modelar líneas y curvas anatómicas.disfrazaba estéticamente ese símbolo y el opuesto. Insensiblemente me he pasado del Aymará al Inca. No entraré en detalles de la arquitectura de indígenas tan civilizados. y así se explica su sabiduría astronómica. el poder transportar y levantar monolitos y llevar agua de acequias al través de valles y montes. romana y moderna. Para hacerme comprender mejor diré que -menos el tejido ordinario de un poncho de pobres. era geómetra. se ensalza en la elegancia de grecas y curvas en el tejido más fino hecho con el mismo punto de Aubusson y se recarga de manera exagerada -imposible de ejecutar en el telar.los buenos Huacos y las finas telas responden. más que la egipcia. sus edificios egregiamente plazados según observaciones solares y estrellares. que debía enseñar con esos libros pétreos.en los dibujos densamente pintados sobre la finísima camisa de lana de alpaca. es la adulación al Monarca.entre los indígenas subía a la dionidad de escultura artística -al como nos enseñan los etnólogos. a mi manera de ver. el fanatismo y la ignorancia. como lo demuestran sus calendarios. quizás un Renacimiento y la soberbia tela de la camisa del Inca con sus cargazones es un pésimo y recargada Rococó. como a un estilo griego. los arduos pensamientos de su ideación. el llamado bastón de los ponchos y abrigos modestos. ni de dibujos de historias tan sobrecargados para nuestro ojo europeo. a todo el pueblo. que todo decían sin recurrir a la materialidad greca.quizás respondían a necesidades del rito. el segundo en medias curvas concéntricas. Nosotros no conocemos su arte sencilla y común para las casas y las cosas más modestas.

o mejor dicho. el hijo del Sol. si procedían de países con artes desarrolladas. además. por ser razas distintas y porque dicen haber sido distintas también sus costumbres y sus manifestaciones artísticas. la línea de la estética psicológica Aymará. Se repetía. entre otros. Así los Incas. el invasor era el más valiente y el bárbaro que invadía al país civilizado. no hay tal cosa. pesada y recargada. perdiendo su pureza y casi eterización. para hacerse más macizas de acuerdo con la raza más robusta. al conquistar lentísimamente pueblos y tribus. El Sol del Aymará era el mismo Sol del Inca como el Zeus heleno era el Júpiter latino. Outes y Benedetti. son bien tributarios del Plata-. el resto del altiplanicie boliviana y los cursos que desde allá arrancan. seguramente la generación que había salido de su país de origen no fué la que llegó al Perú.metódico. pero si en la cuenca hidrográfica argentina no puede comprenderse la que desagua en el Pacífico. que el Inca conquistador difícilmente era destructor de pueblos y sus costumbres. que no estorbaban a sus fines y que sólo se modificaban apenas por cuestión de ritos sacros que debían tener una tramitación más. El Inca encontró las artes y bien desarrolladas. me llevan a otra conclusión. -el alto Perú. parece. yo me explico esas artes apenas diferentes como una sola: los pocos y nebulosos datos que dan las viejas crónicas y que avaloran los estudios modernos de americanistas ilustres como Ambrosetti. probablemente éstas habían sido olvidadas al pasar penosamente las selvas. al Tucumán. solemne y conquistadora de Roma. venían de lejos. en los últimos tiempos de sus conquistas ejecutaba una verdadera penetración pacífica moderna con un régimen de comunismo adaptado a sus tiempos y con el que bien felices serían los indígenas de ahora si ese sistema aun existiera. no hacen ustedes patriotismo. Además. encumbraba a las mejores manifestaciones de su espíritu el Aymará. a fin de evitarme el reproche de tomar en consideración artes que tienen aparentemente sus centros de irradiación en el Cuzco. y dónde a veces se siente una lejana influencia etrusca. en Titicaca y en Tiuhuanacu. . un poco sombría. se adelgazó y se simplificó un tanto durante la dominación incaica. debía tener disminuidos sus valores guerreros: el Inca. en cuestiones indígenas. Y así cómo poco a poco en Roma las líneas griegas tuvieron alteraciones. Bohman. y como pueblo ya muy civilizado y muy artístico. la Grecia conquistada conquistaba a Roma. a Bolivia. Para mí. Yo quisiera estar adentro de los límites rigurosos de la geografía argentina. se iniciaba lo que los Latinos dijeron más tarde a propósito del arte helénico que invadía al Lacio. se producía un perfeccionamiento más en el desarrollo de los tiempos. A mi modo de ver. Graecia capta Roman coepit.

la vanguardia de Caracas persuasivos iba preparando el terreno para la conquista efectiva de la tierra.Si nuestro territorio no fué el centro de esas irradiaciones de cultura pre-colombiana. Yo estoy un poco en suspenso con los 160 siglos de los Aymarás y me parecería exagerado que con el abismar el origen de las razas en la noche aun más lejana de los tiempos. abundantísimo. se llegara a poder decir que Calchaquíes y Diaguitas. más técnica de ejecución en sus líneas rebuscadas o imitando malamente animales y cosas. Lo propio sucede en todos los tiempos y en todas partes. apoyado en la teoría que el barro cocido mantiene al través de los siglos la inclinación de la aguja magnética. Hay quien sostiene que el Diaguita y el Calchaquí. se encuentra en los valles calchaquíes y allá en Jujuy. hacia Tilcara y hacia la Puna. han servido a alguien -no recuerdo a qué ilustre floreador de mi estilopara dar por seguro que un esmalte plateado indestructible que cubría los techos de los edificios de Cernes. yo busco las formas y realmente encuentro en su sencillez más estéticas las líneas de un vaso calchaquí que la muy rebuscada de los huacos peruanos. (Y a propósito de antigüedades. y por lo tanto tan abundante en los entierros. de manera más íntima entre los calchaquíes y los problemáticos diaguitas y seguramente en los altos valles de Tafí del Tucumán y. anteriores a las 160 centurias aymareñas. no recuerdo bien en qué monumentos prehistóricos del Ecuador. están ligados con Cernes. pasando por los Huarpes. me decía días pasados un entendido -por qué los ilustres americanistas no ensayan el sistema de Keller. era aparentemente superior al que. que no se . la fabulosa capital de la Atlántida sumergida. pero donde quedó el rastro más eficiente de su presencia y de su invasión con el quechúa armonioso que bautizó lugares y que aun se habla en las soledades centrales santiaguinas. En esta cerámica de uso diario. vigente en el año en que fue manipulado al fuego?). no tan cultos como el Aymará. donde no tuvieron tiempo de dejar la afirmación póstuma de su soberanía con monumentos en región casi privada de piedras. Pero no es eso lo que nos demuestra el sentido estético de una raza. que rico y pobre usan en la lejana campaña. hasta Córdoba y San Luis. que demuestran más maestría. la copa del rico y la del rico y la del pobre son superiores en la capital a las copas. son problemas aun arduos para descifrar. Si el cacharro del Aymará no era tan fino. cuyas descripciones fantásticas o exageradas por las lejanas tradiciones y relatadas por los cronistas chinos y los históricos griegos. ni tan terminado como los huacos peruanos. tenían cultura quizás anterior a éste. y esa influencia se ha sentido hasta la maraña boscosa de la llanura santiagueña. ha sentido sus efectos seguros. donde. es el mismísimo encontrado.

patrioteros que criticarán la ignorancia de los frailes españoles que con sus alteraciones y cambio de nombres. pero la línea llamada greca no paréceme a mi un dibujo espontáneo que pueda aparecer a la fantasía de un primitivo. como la raya. sirva de guía a investigaciones de estudiosos americanistas.entre las indiadas del Chaco. el inti de los incas. se llama en araucano Anti. ¡No sería por lo tanto extraño que los contactos o parentescos con el norte. intervenían para hacer perder el gusto a la raza incaica de “nouveaux riches”. ante de ser olvidado.ven generalmente en el ánfora y en el cráter sencillísimo del calchaquí. Un poco más al sur en el territorio de Santa Cruz y dependiente de la cuenca del Deseado. . Un río en el Chubut se llama Mayu. haya sido más desarrollado el sentido estético entre estas razas prehistóricas de los valles catamarqueños. dos líneas cruzadas o paralelas. todo lo hacían confundir. el lujo y la Corte. Quizás. y que otros niños y otras personas no podían no solo entender sino ni repetir una palabra. puesto en contacto con dos mujeres santiagueñas que se hablaban en quechua. en un parage llamado Tzesár. y Quilla. tejidos que se hacen también -aún más burdos. que más al norte. No hay ninguno de ustedes que se haya alarmado ante mi afirmación que la greca Aymará e incaica llega hasta el estrecho de Magallanes entre razas primitivas de araucanos y tehuelches? Yo no puedo afirmarlo. por lo tanto. ahijado mío que estudia en Buenos Aires y que encontraba cierta dificultad para aprender el español. este niño en 15 días llegó a entender sus conversaciones y en poco más de un mes cambiaba con ellas frases en quechua. vive un capitanejo de raza tehuelche pura que se llama Quilchamal. un mal círculo que son también los primeros garabatos que hace un niño a los cuatro años. afirmados débilmente por el rastro del idioma. pero que no tienen la greca denunciadora de un mismo origen. más cercanas a las finas razas del noreste. por patrioteros ignorantes en Río Mayo. el mismo vocablo que frecuentemente he encontrado en la lengua quechua y cuyo significado no recuerdo. puedan ser del mismo origen que la greca alterada y simplificada que usan en sus tejidos los pampas. los araucanos y los tehuelches. la luna incaica se dice Quillen. trasformado más adelante. Tengo otro hecho curioso que puede llamar la atención: un indiecito araucano puro. para que. y además para sostener mi idea pienso: ese meandro puede haber llegado -desde el norte hasta el estrecho del sur. ese Río Mayu del Chubut debe quedar con este nombre primitivo.como han llegado palabras del lenguaje quechua: el sol. donde la opulencia.

Yo encuentro verosímil mi idea de que hacia el sur hayan llegado las últimas irradiaciones de la cultura del norte por las mismas razones que Demolín manifestó en su libro titulado “Comment la route cre le type social”.sin embargo. y la que se puede observar en toda su belleza inartística en las paredes de la iglesia de Huamuaca. que ambas lenguas son muy diferentes. por realmente no poseían este arte. si bien es cierto los colores de antaño . como tampoco la entendieron los indios educados por los jesuitas. que llegaron a esculpir bien pero no a poder copiar cuadros del rito católico. Bien lo dice esa cantidad inmensa de cuadros grandes y chicos.la técnica de la pintura moderna. le ha sido más fácil a la psiquis japonesa construir un buque de guerra de 40. de acuerdo con la orografía del terreno. Habría quizás muchas objeciones que hacer a esta teoría mía. como parece que lo poseían muy poco los griegos y los romanos (¿haremos excepción con Apeles?) y como actualmente poco lo poseen los japoneses. pintados por indígenas y por mestizos de la escuela que los americanistas han querido denominar boliviana. pero no se molesten ustedes por tan poca cosa. Y es tan solo de lo que puede hablarse sobre el sentido estético de la pintura entre los indígenas. sino que lo reconozco. no solo no lo niego. cuando no han destruido han puesto la suave pátina de los siglos sobre los colores que los indios percibían y poseían. propasándose poco a poco hasta la frontera insuperable del Estrecho y del Océano Antártico. que adoptar -en casos muy reducidos. En Sudamérica los Andes corren de norte a sur y por lo tanto paréceme que la marcha de invasiones de nuevas razas deben haber seguido ese rumbo. Entonces hay que decir solamente algo sobre la psicología estética que hace percibir o preferir un color a otro. cuyos paisajes y cuyas figuras carecen de planos y carecen de sombra. las principales cadenas de montañas son paralelas a los grados de latitud y por eso la marcha de razas invasoras han tenido el rumbo oeste a este. Por ejemplo es conocido que en la raza negra los colores fuertes son los preferidos y sobre todo el naranjo gritón y el rojo chocante. piensen eficazmente y con base en una teoría contraria y yo retiro la mía. con lo que se han puesto al unísono de la ciencia moderna. no es este el gusto de nuestros indígenas. cuadros que no recuerdo si representan los apóstoles o los profetas. Allá en el viejo continente el avance de invasiones siempre ha marchado de oriente a occidente.000 toneladas o fabricar el Salvarsan. siempre he oído decir y las gramáticas me lo han confirmado. de la que poseo un débil recuerdo. El tiempo ha trascurrido largo y sus inclemencias.

y demás las llanuras y la selva en ciertas épocas del año dan a la psicología del habitante una pequeña nota de optimismo que se traduce también por un color más vivo y más alegre y un rosado vivo que horrorizaría a una parisiense. un poco más vivo en Catamarca y muy fuerte en Santiago. Pero si recorremos los ahora tristes valles catamarqueños. con pinturas. Nunca he visto usado el color verde. pero mientras los araucanos. no hay representantes puros. Un rasgo curioso de estética visual la tienen o la tenían los indios Pampas. sin esmalte de fuego. Yo me la explico como una inflorescencia artificial con que el indígena ha querido cuajar sus panoramas grandiosos pero tristísimos y donde tan solo el cielo y la nieve tienen colores definidos y de vida. sobre todo del lado de Chile. en sus tejidos admiten el rojo y el amarillo. por decirlo así. y combinado con el negro. la sangre indígena ha sido muy aguada con la española y la posterior.y armonizado frecuentemente con los amarillos de origen vegetal bien diferentes del estridor de una anilina. Sería por lo tanto interesante saber si esta preferencia por estos colores responde a una especie de daltonismo.llegan hasta nosotros rebajados por la acción del tiempo. cuando estos trabajan siguiendo su propio gusto y no se les entrega lana teñida de verde. Jujuí y la Puna de Atacama de naturaleza desnuda y la misma Santiago del Estero de vegetación triste por lo xerófita. blancas y negras. casi púrpura oscuro en la Puna y Jujuí (esa gama no la atribuyan a la mugre). el Pampa con el blanco y con el negro -colores tan fúnebres para nosotros. el rojo y el azul son los colores que forman combinaciones de dibujos y de medias tintas y el violeta. pero es que en esta provincia donde se habla el quechua. se conservan sin embargo algunos pequeños retazos de la época incaica y del lujo de una corte. el amarillo. o es que en las razas primitivas gustan tan solo los colores primarios. en los que el rojo no es nada violento -como que se preparaba con la cochinilla o grana. apenas acentuados en la Puna por algunas rocas férricas o cupríferas de la montaña. veremos que el rojo es el color preferido. tan afines a los araucanos. Los tres colores que manejaban los antiguos en sus cerámicas y que constituyen. la base para restablecer su estilo es el color terracotta natural en las alfarerías. ¿Quién no conoce el clásico poncho pampa donde el fondo negro se alegra por los vibrantes movimientos en blanco de la característica greca pampa? . ni entre los tejidos de los araucanos y tehuelches puros. He dicho que en Santiago del Estero estos colores son más vivaces.hacían tejidos bien alegres también para nuestra vista.

que el drama Ollantay es factura de un fraile español. exprime la alta filosofía y el profundo sentido estético del quechua. la música.Faltan todavía otros tres aspectos de la psicología artística indígena. quizás más difíciles de sorprender en sus secretos. y sin escenas de amor. Del primero es difícil opinar de cómo pueda saberse algo sobre sus facultades poéticas. un solo nombre. Yo encuentro inestético que el viejo y ventrudo Rey David bailara . escritas por Dávalos. la danza. aun con aventuras diferentes. ¿Qué voy a decir de esa poesía que ha sido criticada parte por parte y comparada a un drama caballeresco español. al pronunciar en su lengua lo que en nuestro concepto moderno necesitamos designar con tres vocablos: la Naturaleza. un arte que ahora se ha rebajado un tanto en nuestro concepto. Pero jamás en ellas figura una expresión del ambiente. el Universo. un espectáculo de nieve con violencia de elementos. Como en el concepto griego la danza tiene su protectora en la musa Tersípcore. en las que se siente más la férvida mente del poeta que adora el pasado y que seguramente poco. el arte poético. caballo que desaparece durante una tormenta y que vuelve nuevamente a los toldos trasfigurado en zorro y en cuyas picardías se siente la influencia del blanco que reputa equivocadamente a este animalito un pillo de siete suelas. que en esos parajes se desarrolla magnífica. cuando se sostiene y se repite. adoptado mediocremente al ambiente y traducida al quechua? ¿Qué puede opinarse de las leyendas del norte de la República. probablemente porque la apatía del carácter indígena no le permite afrontarlas. el indio permanece tranquilamente echado de barriga en el suelo al abrigo de su toldo. en esos días de tormentas desencadenadas. generalmente un caballo blanco que aparece en la noche. de planicies y de montañas de nieve. que no los impresiona. Quizás un solo nombre entre los antiguos indios del norte. una sensación fuerte de la naturaleza. terminan con algún fratricidio por fútiles motivos (los resultados del aguardiente entre los indígenas). Los indígenas poseen la danza de todos los pueblos primitivos que era y es unisexual y sobre todo masculina. Otras leyendas. caza y toma mate. Dios. quizás con razón. muy poco ha podido saber del indio tan callado y tan retobado? De las leyendas del sur yo conozco algunas que me ha contado mi querido indiecito y otras que ha coleccionado un misionero salesiano entre los araucanos: son infantiles y de una fantasía menos que infantil y todas son eminentemente modernas. cuyas raíces han sido analizadas. bien empapado de la difícil lengua quechua. es de suponer que haya sido considerada como un arte. sobre el cual va gineteando un ser fantástico que bolea.

pues no conceptúo tal los ruidos de tamborileo o de algún instrumento primitivo para llevar el compás isotónico de la danza primitiva. que viste a la usanza de nuestros campesinos o a su manera. porque el indígena del Sur. esa música es poco perceptible a 5 ó 6 metros de distancia del sencillo virtuoso. difundida más tarde en Grecia y en Roma. sus bailes se mantienen unisexuales y de hombres. en el sentido de ellos buscan quizás este sentimiento. en aquellos bailes de nuestros siglos recién pasados y en los nacionales. la trompa de . hay que sorprenderla ahora (por lo menos en el sur) o en instrumento monocorde de una crin de caballo estirado sobre una madera o un hueso. y aun cuando el indio que baila no es estético. con sus movimientos magestuosos o ágiles. o en ese ya raro juguete de nuestros niños. adrede no he reunido a ella la música. hacen mejor resaltar la agilidad y la turgencia de sus musculaturas a veces miguelangiolesca. cubriendo tan solo la cintura y la cabeza con unas cuantas plumas. y el Pericón en el movimiento perruno del Tango. pasada al ras por ese viento y cuando una ráfaga más fuerte hacia percibir los estridores del médano cercano y los crujidos del enano tronco del molle de incienso. el Pericón Nacional y el Gato. Creo que la danza en parejas empieza tímidamente en nuestros tiempos con la Gavota. donde los sexos no se refunden en un cuerpo solo. Al hablar de la danza. Constituye su aprendizaje y su ejercicio la ocupación de largas horas durante las siestas interminables. llega entre los hábiles a modular hasta cuatro notas. la Tarantela. encuentro estética la danza del vientre de la India Oriental. da el conjunto de animadas líneas esculturales y por lo tanto estéticas. hay que llegar a nuestros tiempos para que ese espectáculo artístico y caballeresco de una Gavota. la Jota aragonesa. se convierta en el amplexo lascivo del Waltz. porque la mujer con las curvas de su silueta. y bien se acordaba con el silbido casi isocrónico del viento furioso que domina en las pampas del Sud. Ya con eso no se quiere embelesar la mente. la Pavana. silbaba este como un quejido de la vegetación chata. sino turbar los sentidos. por lo tanto el sentido estético de la danza indígena lo conceptuo superior al de la danza moderna. se percibe aun el precepto estético. los más hábiles son aquellos que en los violentos movimientos de las piernas y en la postura del Discóbolo griego. de otra manera no se explicaría. Yo la he oído. La armonía musical tal como la concibe el sentido estético indígena. la trompa de fierro en la que una lengüeta de acero vibrante en un círculo irregular y sirviendo como caja sonora la boca. A eso no llegaron ni llegan los indígenas.ante el Arca Santa: aunque lasciva. para bailar se desnuda. Araucano y Tehuelche.

pero sé también que la música la siento en mi alma y me han enseñado que es el único medio que tenemos para sondear lo creado y tener la sensación de . que cae a la quebrada de Humahuaca. sumisas y monótonas notas. mientras el agua pasaba murmurando en un arroyuelo del fondo. después un ingrato y rauco llamar de comando que terminaba en una caída de notas prolongadas y bajas que parecía el desfallecimiento de un alma antes los inútiles pedidos de auxilio. encuentre aún por muy poco tiempo un valor artístico a esas breves. la Quena aquella que fué de piedra entre los calchaquís y los Aymarás. Yo la oí. Un piano. un salón del 1916. era al principio como un pedido de auxilio. pero las he encontrado opacas y demasiado disfrazadas en un instrumento tan completo como el piano. una llamada a ninfas perdidas entre las áridas peñas inmanes. quizás en otra depresión cercana como parecía indicarle el galope corto y solemne de cuatro llamas que sobre el filo de la loma se iban hacia este punto desconocido. Si para nosotros se necesitan todas las notas y combinadas por maestros para que la música nos dé alucinaciones románticas. Ahora yo confieso que no sé música. a veces de tibias humanas cuando los Incas y que ahora es de caña como la siringa del fauno. la luz eléctrica no era realmente el ambiente para resucitan recuerdos y sentir al unísono con esas notas precolombianas que se perdían en las sonoridades y en la rica gama de un instrumento moderno. He tenido ocasión de oír viejos trozos de música incaica ejecutada al piano. libertad. parecía que el indio con su reducido registro soñaba luz. Pero para mí estas percepciones eran cosas de pocos segundos. seguían las notas prolongadas que retumbaban en la pequeña quebrada y tocadas. he cerrado los ojos como para embelesarme mejor ante aquellas armonías. mientras que el indio con los ojos semi-cerrados se extasiaba horas ejecutando ese tímido concierto con el vendabal y que lo tenía como embelesado.tímida sonoridad parecía acentuar con lamentos más débiles y resignados la ira del viento y los sufrimientos de las cosas agitadas por él. Pero allá en los flancos de una cañada desierta. por momentos he probado esa sensación indefinible que se prolonga constante al oír alguna pieza de Debussy. oí nítidas y quejumbrosas las tristísimas notas de una Quena. en una plácida mañana de Febrero. vida. sin embargo sinceramente hablando les aseguro que hay que tener una gran dosis de sentido estético para que nuestra psiquis moderna evoluta y echada a perder por los refinamientos. me los he hecho repetir. sin embargo.

han sido y son artistas en el alma.. hombre de la ciudad. pág. Nota I: Se respetó la escritura original. créanme: yo desearía que corriera por mis venas por lo menos una gota de esa sangre ancestral para poder decirles con mayor autoridad que los indígenas. 303 y sig.cosas profundas sin necesidad de la razón. la Quena del altiplanicie suena tan triste y me dice tantas cosas. . Revista de la Universidad de Buenos Aires. ¿por qué no ha de decirlas al indio que la toca y que por lo tanto pone su alma amargada y resignada en esos débiles lamentos de su flauta ancestral. la única recóndita armonía que hace obedecer a sus llamas y que el eco de la peña de enfrente le devuelve como contestación apagada de sus antepasados? Yo no sé si todo lo que he dicho los ha persuadido sobre un estado psicológico del indígena sud-americano. tomo XLIII. 1919. Y si a mí. Talleres Gráficos del Ministerio de Agricultura. por razones de índole documental. estado que puede hacerle apreciar y revelar un sentido estético de cosas pero. Buenos Aires. Clemente Onelli (1) Fue leída como conferencia en la Facultad de Filosofía y Letras. bajo su tosca corteza.