Está en la página 1de 1

Células Madre: Maravilla de la

Naturaleza, desconocida por muchos…
Autor: Karina Honores
Si hace un mes, me hubiesen preguntado,
¿qué son las células madre? , seguramente
primero hubiera sonreído, y con el rostro
ruborizado, habría respondido; no se… y es
que empecé a investigar de las células madre
por un comercial, de un nuevo producto para
la piel, en el cual mencionaban a las células
madre como el principal ingrediente de la
fórmula, además de qué, ya me lo habían
solicitado como tarea.
En el proceso, aprendí que las células madre,
como su nombre mismo lo dice, son las
primeras células que estuvieron en el proceso
de la formación del producto final, en este
caso los seres humanos; una célula madre es
aquella célula que puede formar otro tipo de
célula, es decir si en algún órgano o tejido se
daña o mueren por proceso natural
(apoptosis), las células madres proveerán de
nuevas células a este órgano o tejido en
función.
Estas células se encuentran en todos los
organismos multicelulares, es decir aquellos
que están constituídos por dos o más células,
caso contrario de lo que sucede en las
bacterias y otros organismos protistas; cabe
recalcar que una célula madre, puede formar
otra célula madre idéntica a ella o una célula
especializada en algún tipo de órgano o
tejido.
Siendo esto así; en la actualidad, gracias al
avance de los estudios e investigaciones
científicas, se ha logrado descubrir que las
células madre, pueden llegar a ser punto clave
en ciertas disfunciones genéticas, o en
enfermedades que incluso se han llegado a
considerar incurables; investigadores del
Instituto de Investigación Médica SanfordBurham de Orlando (EE.UU), trabajando con
ratones, han llegado a descubrir que se podría
reparar y promover el debido desarrollo de las
fibras musculares atrofiadas en una persona
con esclerosis.

Un descubrimiento así, pone en alerta a la
comunidad científica, puesto que es la
apertura a un mundo nuevo de posibilidades
de mejoras de calidad de vida; pero este
hecho también ha causado revuelo en el
glamoroso mundo de la belleza, ya que
existen empresas cosméticas que se dedican a
elaborar cremas para la piel a base de células
madre pero vegetales, en especial de la
manzana suiza.
Con todas las miradas puestas en las células
madres, se han creado bancos de las mismas,
en donde al cordón umbilical del bebé, gran
portador de éstas células no especializadas, lo
congelan, para en un futuro usarlos en caso de
que el niño llegue a presentar alguna
enfermedad. En el Ecuador, varios de estos
bancos fueron cerrados, porque no cumplían
con los requerimientos necesarios para seguir
realizando los procedimientos, hoy en día
existe una empresa que se dedica a estos
procedimientos, básicamente lo que hacen es
retirar una muestra de sangre del cordón
umbilical del bebé (este procedimiento lo
realiza el ginecólogo en el parto), y
depositarlo en un tanque de criogenización a
-196o C, según informa un vocero de
Biocells.
Guardar las células madre, es guardar una
esperanza segura de vida; pero también es un
proceso que cuesta entre $2000 a $3000; un
valor que no todas las familias ecuatorianas
pueden
cancelar,
en
estos
casos,
¿la esperanza, no es para todos?
¿no merecemos la mismas oportunidades?.
Una vez más, el dinero y el estatus social, son
quiénes se interponen y determinan las
posibilidades de mejorar la calidad de vida de
algún desvalido miembro de la sociedad, y
aunque se diga que todos cuentan con las
mismas probabilidades de una excelente
calidad de vida, no es así. La ciencia avanza,
y la medicina con ella van de la mano, pero
faltan muchos años, para que tratamientos
como éstos, estén al alcance de todos los
seres humanos, sin tener que pagar altos
costos por ellos; hasta entonces queda rogar
para que nuestros genes no tengan errores.