20 METRO

AMBIENTE ANÁLISIS

DOMINGO, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2014

EXCLUSIVO DEL IMPRESO

Los animales que encuentran el
camino de vuelta hacia el bosque
En los dos últimos años han sido liberados 22.215 ejemplares de fauna silvestre en zonas
rurales de Antioquia. Corporaciones ambientales y la fuerza pública contribuyen en la misión.
Por JOSÉ F. LOAIZA BRAN

uentan que los monos
que salen de sus jaulas
en medio de un bosque
vuelven la cabeza y miran hacia atrás, al equipo que abre
para ellos las puertas de la
selva. En un gesto casi humano parecen agradecer por devolverlos al entorno natural
que los llama desde el primer
día de encierro, cuando son
apartados de su grupo, de sus
instintos y del papel que
cumplen en la naturaleza.
En números, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá da cuenta de 29.554 especímenes de la fauna silvestre
recuperados entre el 1 de
enero de 2012 y el 31 de agosto de este año. La entidad, en
convenio con Corantioquia
(ya que en su jurisdicción no
hay áreas adecuadas para devolverlos a la su hábitat) le
ha dado al 79,98 por ciento
de ellos, 22.215 animales, una
nueva oportunidad de volver
a su entorno natural.
El director del Área Metropolitana, Carlos Mario Montoya, subraya que la gran mayoría han sido rescatados después de haber sido sometidos
a procesos de tráfico y tenencia ilegal en hogares del Valle
de Aburrá. En los operativos de
liberación, además de las corporaciones ambientales, participan miembros de la Policía,
el Ejército y la Fuerza Aérea.
“Tenemos bajo nuestras
funciones la responsabilidad
de controlar el tráfico y tenencia ilegal de la fauna silvestre, como uno de los recursos naturales de especial
importancia, para garantizar
la estabilidad ecológica de
los ecosistemas”, destaca el
funcionario.
Pero no todos los animales recuperados por la autoridad en el Valle de Aburrá han
tenido esa segunda oportunidad de vida. Alrededor del
cuatro por ciento requiere
procesos de atención y valoración más largos, necesitan
que les enseñen de nuevo
cómo comportarse en el medio silvestre.
El director del Área Metropolitana explica que este es el
caso de los mamíferos. Felinos, monos, variedad de hurones, comadrejas y semejantes, e incluso especies del orden de las llamas y los cerdos
están entre los más comunes.
Otros, ya no tendrán otra
oportunidad, porque ya no es
posible por el daño que han
sufrido. El ocho por ciento de
los ejemplares recuperados

29.554

C

especímenes de fauna
silvestre se han recuperado
desde enero de 2012.

79,98

%

de los animales recuperados
se han devuelto a su entorno
natural.

7,89

%

de los animales recuperados
han muerto antes de ser
liberados.

8

%

de las recuperaciones son de
animales silvestres que se
han convertido en productos.
han sido transformados en
productos para utilidad del
ser humano, la gran mayoría
corresponde a objetos hechos
con pieles, accesorios con
apliques o partes de animales
y adornos o partes disecadas
de los mismos.
Casi el ocho por ciento, a
pesar de ser tratados por
personal capacitado en el
manejo de la fauna silvestre,
mueren antes de volver a ver
el bosque.

La tristeza del encierro contrasta con la esperanza de una vida en libertad luego de los procesos de
recuperación por parte de la autoridad ambiental. FOTOS MANUEL SADARRIAGA Y ÁREA METROPOLITANA

El camino de vuelta
La tenencia y tráfico ilegal de
animales silvestres en el Valle
de Aburrá se concentra en
torno a reptiles, con mayor
frecuencia tortugas e iguanas,
y aves, entre ellas loros, pericos y guacamayas se encuentran entre las más abundantes, así como también turpiales, sinsontes y azulejos.
En el Centro de Atención y
Valoración, localizado en Barbosa, todos los ejemplares de
fauna silvestre recuperados
son sometidos a protocolos,
donde son valorados en el aspecto físico, clínico, comportamental y social, para determinar su estado.
Cuando se han cumplido
los protocolos para determinar la condición física, clínica, y de comportamiento, un
comité de reubicación, deter-

METRO 21

DOMINGO, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2014

ANTECEDENTES

LIBERACIÓN ES COMO VOLVER A EMPEZAR
A finales del 2013 El Colombiano tuvo la oportunidad de
asistir a la liberación de ocho monos aulladores en la vereda El Mirador, entre Anzá, Heliconia y Armenia Mantequilla,
en el Occidente de Antioquia. Luego de varios años de
cautiverio en casas de familia, pasaron por un proceso de
rehabilitación en el Zoológico Santafé. Los monos aulladores son carismáticos, tranquilos y mirándolos de frente, parecen bebés inquietos. Es esto lo que los hace atractivos
para los comerciantes de fauna silvestre, que los atrapan y
los venden a los viajeros que con frecuencia los llevan a
sus casas, les cambian la dieta y los someten a estilos de
vida opuestos a su naturaleza. La liberación “es como volver a empezar. De saborear frutas dulces pasan a comer
solo hojas y a sobrevivir por sí mismos, sin la mano protectora de los humanos”, explicó la directora del Zoológico
Santafé, Sandra Milena Correa, cuando la entidad liberó a
los animales junto con Corantioquia.
mina de acuerdo con su especie, las zonas probables de
reubicación o liberación,
donde haya poca intervención por el ser humano y que
ofrezcan lo necesario para su
alimentación, reproducción
y desarrollo.
Entidades como Corpoamazonía, la Unidad Administrativa Especial de Parques
Nacionales y la Defensa Civil
prestan su colaboración cuando las liberaciones se llevan a
cabo fuera de Antioquia,
como es el caso de algunas
que se han hecho en zona selvática de Caquetá.
En el departamento Corantioquia y El Área Metropolitana tienen un esquema conjunto de trabajo. La mayoría de las
reubicaciones se han realizado
en el Bajo Cauca, El Magdalena
Medio y cerros orientales y occidentales del Valle de Aburrá.
El director de Corantioquia, el ingeniero ambiental,
Alejandro González, revela
que muchos de los animales
recuperados llegan con múltiples limitaciones físicas o de
comportamiento.
Con frecuencia tienen mutilaciones, afecciones de la
piel, plumas o mucosas, atrofias musculares y deformaciones óseas. Muchas veces son
mansos, ven al ser humano
como su guardián y alimentador, y han perdido el instinto
de sobrevivir en condiciones
naturales. Olvidan reconocer a
sus enemigos y los alimentos
en forma natural.

El papel de cada especie
José Fernando Navarro, investigador del Grupo de Medio Ambiente y Sociedad de la Universidad de Antioquia, rescata que
estos procesos se han enriquecido con un componente investigativo. Anota que es muy importante el seguimiento que se
haga de los animales después de
su liberación para conocer qué
pasa con ellos más adelante.
“Cualquier liberación en el
medio natural está enfocada a
que esos individuos en algún
momento de su vida dejen descendencia, si se habla de la conservación”, subraya.
El experto explica que de
cada 10 animales que los traficantes capturan en el medio natural, solo uno llega a
su destino final. “Nueve se
mueren en el proceso y el
que queda no le aporta nada
al ecosistema”, advierte.
Ante el costo que para las
corporaciones ambientales tiene devolver cada animal a su
medio, anota que desde el principio se debe evitar su tenencia
absteniéndose de comprarlos y
no solo pensar en su reintroducción al medio natural cuando
maduren y se tornen agresivos
por estar fuera de su entorno ■
EN DEFINITIVA
El Área Metropolitana y Corantioquia, trabajan en conjunto con la
colaboración de las autoridades
en contra del tráfico y la tenencia
de animales silvestres para conservar el equilibrio natural.

Crédito
BEST
Directo
PRICE

www.ksas.com.co

Su
u casa es para toda la vida,
Nosotros
N
otros somos su mejor opción
Por respaldo y calidad

Tel: 448 7032
Cel:3174234946
Kilómetro 5, vía al túnel de occidente, Medellín
Recibimos
todas las tarjetas

Construimos en todo
o
el territorio nacionall

LLAME YA , Y OBTENGA
DESCUENTOS Y OBSEQUIOS