Está en la página 1de 16
Olympia El festival de las naciones María Sanz Tobajas Teoría y práctica del documental

Olympia

El festival de las naciones

María Sanz Tobajas

Teoría y práctica del documental

ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN

2

2. EL FESTIVAL DE LAS NACIONES

3

1.1. CONTEXTO HISTÓRICO

3

1.2. PRETENSIONES DE HITLER CON OLYMPIA

5

1.3. ESTETIZACIÓN DE LA POLÍTICA A TRAVÉS DEL DEPORTE

7

3. REPERCUSIÓN

13

4. CONCLUSIÓN

14

5. BIBLIOGRAFÍA

15

1

INTRODUCCIÓN

Olympia es una película-documental que gira en torno a los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín. Hasta el momento existían documentos audiovisuales que recogían fragmentos de pruebas pero sin pretensiones de un montaje cinematográfico. Entre estos se pueden destacar los Juegos Olímpicos de Estocolmo de 1912 o los de París de 1924 1 , que también, pese a su simplicidad, sirvieron de referencia para posteriores adaptaciones al cine. Sin embargo, Olympia de Leni Riefenstahl es la primera que apuesta por la unión de la función documental y la estética del cine.

El largometraje de 225 minutos se divide en dos partes: El festival de las y El festival de la belleza. Ambas partes recogen los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín en 1936, pero debido a que se grabaron 400.000 metros de negativo que necesitaron 18 meses de montaje, la película se estrenó en 1938, poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

En este trabajo se pretende examinar la primera parte de Olympia: El festival de las naciones. Por su contexto histórico es interesante analizar de qué recursos se sirve la directora para confeccionar el film, cómo los presenta y para qué. Estas cuestiones acentúan su interés cuando se tiene en cuenta que Leni Riefenstahl ya había dirigido dos películas previamente por encargo de Goebbels y tratando directamente con Hitler. Éstas recogían los Congresos del Partido Nacionalsocialista de 1933 (La victoria de la fe) y 1934 (El triunfo de la voluntad). Este segundo, Triumph des Willens, se consagró como una de las mejores películas propagandísticas del mundo y así sigue siendo a día de hoy.

Fue encargada por el propio Hitler y registra el VI congreso del Partido Nacionalsocialista, en Núremberg. Gira en torno a dos figuras indiscutiblemente protagonistas: Adolf Hitler, como el autor de una Nueva Alemania y, ésta misma, que compartirá protagonismo con el líder. Se puede

1 Camarero, E. (2013), << De Berlín 1936 a Río 2016, Documental y Juegos Olímpicos. Ochenta años de Cine marcados por la revolución tecnológica>>, ResearchGate.

decir que muestra estratégicamente la relación entre ambos. Una relación, sobre todo, grande y bella.

La directora trabajó cuidadosamente para dotarla de una gran carga simbólica que remitiese a la grandeza del nuevo régimen y sin ninguna pretensión de sutileza. Por eso, tras la carrera de Leni como propagandista (ya) oficial del régimen y con la plena confianza del Führer, es de esperar, al ver su siguiente obra, asistir a otro film que evoque sentimientos de grandeza y de lealtad al ideario nazi a través de símbolos, construcciones arquitectónicas, coreografías, discursos, encuadres… tal y como ya había hecho anteriormente.

2 EL FESTIVAL DE LAS NACIONES

2.1 CONTEXTO HISTÓRICO

En 1930, se reunió por vigésimo sexta el CIO (Comité Olímpico Internacional) para elegir la ciudad que albergaría los Juegos Olímpicos que se celebrarían en 1936. Por el periodo de decadencia que se vivía muchas de las ciudades candidatas fueron descartas hasta que quedaron sólo como opciones Barcelona y Berlín, siendo elegida la segunda como sede por votación. Ya entonces la elección generó cierta polémica internacional; en el ámbito político Alemania ya empezaba a incomodar a la mayoría de países occidentales incluso cuando aún era Hindenburg el jefe nominal del Reich.

Con la proclama de Hitler como canciller del Reich, el ideario del partido nacionalsocialista comienza a ser más claro y agresivo. Hitler va progresivamente desmantelando las instituciones de la República de Weimar hasta convertirse en un estado totalitario y centralizado en una única persona: Adolf Hitler. Pero es su política abiertamente racista lo que más acaba inquietando al CIO ya que era totalmente opuesta a la naturaleza interracial de los Juegos. De hecho, la relación de Hitler con la Comisión se tensa con la exigencia del canciller de que dos de los miembros fuesen destituidos por ser de ascendencia judía, a lo que se le amenazó con retirarle la concesión. Hitler,

sim embargo, acabó aceptando las exigencias del CIO porque era consciente de la importancia estratégica del acto para presentar el régimen alemán al resto del mundo. Tras su derrota en la Primera Guerra Mundial, el país había resurgido de sus cenizas.

Pese a todas las discrepancias internacionales (acentuadas con la aprobación de las Leyes de Nuremberg 2 en 1935), el NSDAP había sido elegido democráticamente, así que en 1936 se celebraron en Berlín los Juegos Olímpicos. Nadie imaginaba aún las dimensiones que adquiriría la ideología nazi.

Infamante festival dominado por los judíos (Streicher, J. 1936) 3

Por todo esto, la película se recibió con cierto escepticismo, ¿se trataba de un documental propagandístico del nazismo? A esto esta desconfianza se le sumó que la dirección corría a cuenta de Leni Riefenstahl, ya conocida como la directora de los films propagandísticos del régimen. Sin embargo la calidad de la cinta la llevó a recorrer América siendo reconocida como un éxito pionero que introducía un nuevo género 4 y recibiendo numerosos premios, pero su momento de gloria se vio truncado cuando la agresividad del régimen alemán se intensificó hasta provocar la Segunda Guerra Mundial. Así, la autora fue boicoteada e incluso encarcelada 5 , aún en la actualidad se sigue reconociendo su genio pero es criticada por su mentalidad y su aportación al nazismo.

2 Leyes antisemitas que impedían que el pueblo judío se relacionase con el resto para evitar mezclas raciales de alemanes. Con su aprobación comienza la discriminación y persecución de judíos y gitanos.

3 Calificación del ideólogo nazi sobre los JJ.OO 4 Olympia alcanzó el estatus de otro éxito pionero e impuso los estándares más altos dentro del género hasta entonces desconocido: el filme deportivo.” (Rodrigues, M.G. 2002)

5 “[…] tuvo cuatro procesos judiciales por su relación con el nazismo. Solamente en uno de ellos de le declaró como adepta. En los demás, incluyendo el final en 1954, quedó eximida de las acusaciones de colaboración” (Kazimierz,, M.A. 2012)

2.2

PRETENSIONES DE HITLER CON OLYMPIA

Hitler tenía claro la imagen que quería mostrar al mundo del NSDAP: la fuerza y poder, las enormes dimensiones de edificios regios, la perfección de la raza aria, el sentimiento y unidad nacional, la presencia masiva, la lealtad a su líder (comparable a la del mesías salvador)…

Junto con el Ministro de Propaganda Goebbels- “produjeron” un nuevo Estado, y no sólo en forma de sentimiento nacional sino también visual. Se le encargó al arquitecto Albert Speer la construcción de “una nueva Alemania” (especialmente en Núremberg), el pueblo trabajador fue entrenado durante para realizar coreografías perfectas, y a Riefenstahl documentar con maestría los actos más representativos, donde los símbolos nazis se sucedían. Ambos conocían el poder, el impacto emocional, de la imagen sobre el de la palabra. Su enorme inversión el medios de comunicación y cine dieron sus frutos en la percepción que el partido generaba, tanto en el extranjero como en su propio pueblo. Tras la derrota de Alemania, quería mostrar cómo, pese a las dificultades que habían atravesado, habían conseguido reponerse con rapidez hasta el punto de ser capaces de albergar con éxito los Juego Olímpicos.

El deporte, además, era la excusa perfecta para defender y mostrar al mundo la base fundamental

del nazismo: la protección y promoción de la raza aria por tratarse de la raza superior. Así, con Olympia, podía utilizarse políticamente el deporte, convirtiéndose en una fusión armónica de estética e ideología.

Esta obsesión por la perfección física e intelectual es producida por varios autores como Nietzche

o el Conde de Gobineu pero es el Alfred Rosenberg, político alemán y uno de los ideólogos más

relevantes del nazismo, quien la desarrolla hasta el punto de considerarla una teoría antropológica científica.

Remontándose a época de la Grecia clásica se toma como referencia su ideal de salud física y mental. La raza aria había penetrado por el norte de Europa y pasó por las grandes civilizaciones como Roma y Grecia para expandirse hacia Persia, Egipto e India. Es decir, aglutinaba lo mejor de las civilizaciones dando lugar a los pueblos que habían generado el arte, la ciencia y la filosofía. La decadencia de todas esas grandes fuentes de progreso comienza en el momento en que los arios

se mezclan con razas inferiores y Alemania sentía que era el pueblo elegido para proteger la cultura de toda la zona de habla protoindoeuropea (heredada de los arios primitivos) de las

personas “socialmente ingratas” 6 . Europa.

De esta forma justificaba la expansión de la república por

Hitler utilizó como pretexto la teoría “científica” de Rosenberg para lograr que los pueblos arios compartiesen su sentimiento, especialmente el germánico. En su libro Mein Kampf (Mi Lucha), se refiere al nazismo como algo así como “una actitud ante la vida” o Weltanschauung 7 . De hecho, el nazismo defiende la religión cristiana observando que Cristo era ario.

Se trataba de mostrar el cuerpo joven de los atletas alemanes en forma de espectáculo visual, por simple deleite de observar la perfección, como quien da vida a las esculturas griegas con las que sus artistas habían soñado. No se necesitaban de más estrategias discursivas para apelar al sentimiento de orgullo del pueblo alemán al contemplar la superioridad de su “raza” con respecto al resto. Esos jóvenes representaban aquello por lo que Hitler luchaba; una nación joven y cohesionada, que prometa un futuro sano y fuerte.

Si bien la mayor apuesta estaba en sus deportistas y el talento de la directora, tampoco se descuidaron aspectos que pasan casi desapercibidos en el visionado del documental, como la arquitectura del estadio, sus dimensiones y aforo (sobre el que sí que se hace más incidencia), la disciplina y las innovaciones tecnológicas. Se perciben como una atmósfera de respeto, pulcritud y competencia sana más que como elementos observables.

El dictador, cuando le encomienda a Riefenstahl Olympia, daba por hecho que aquellos Juegos iban a confirmar la distancia que había entre los arios y el resto de razas. Quería plasmar la victoria de éstos para que su mensaje se extendiese a través del espacio y el tiempo, que los resultados fortaleciesen la fe en sus ideas.

Sin embargo, para su desagrado, Alemania no consigue despegarse tanto del resto de naciones, siguiéndole muy de cerca por Estados Unidos: 25% medallas de oro de Alemania y 18% Estados

6 Kazimiez Robak, MA. (2012). Leni y Frida: dos aventuras con el totalitarismo. University of South Florida.

7 Hitler, A. (1924). Mein Kampf.

Unidos. Pero lo que más le disgustaba a Hitler era el hecho de que la mayoría de éstas habían sido ganadas por atletas negros.

Muchas de las victorias de otros países como India o Turquía las consideró como anécdotas en deportes propios de razas inferiores.

“Los africanos son los auxiliares de los norteamericanos” (Goebbels o Hitler)

También la masculinidad y feminidad tenían un sentido dentro la ideología nazi. Era el hombre el que representaba el ideal griego, la fraternidad del pueblo y la representación pública de éste. Por eso, a la hora de tratar de aunar deporte con política, es el cuerpo del hombre el que debía de predominar. El cuerpo de la mujer sólo se retrataba para deleitarse con su belleza, no por su función pública. Ese fue el motivo principal por el que Hitler delega en una mujer la responsabilidad de Olympia: si lo que se pretendía idealizar era el cuerpo masculino, la mirada tenía que ser la de una mujer. No podía arriesgarse a que se hipotetizase con la homosexualidad del director. Cualquier sospecha de alteración sexual era denunciada e investigada 8 .

2.3 ESTETIZACIÓN DE LA POLÍTICA A TRAVÉS DEL DEPORTE

Pese a la expectativas del Führer y la dinámica que se ve claramente en sus obras previas, la directora de Olympia sorprendió incluso a los más escépticos por la presencia tan sutil, casi imperceptible, de los elementos evocadores del sentimiento nazi. Riefenstahl no oculta la decepción y molestia de Hitler cuando otros atletas superaban a los alemanes, igual que también, pese a los mitos, se recrea en las tomas de Jesse Owens, el atleta negro más admirado en aquella época, considerado “Dios del Estadio” o “Antílope de ébano.

8 Caso de Helen Stephens, atleta que derrotó a la campeona alemana y fue acusada de sexo falso. Su marca era propia de un hombre. A lo que ésta respondió con un desnudo integral que se plasmaría con mucho tacto en el documental.

Jesse Owens en la salida de una de las pruebas de velocidad El comienzo de

Jesse Owens en la salida de una de las pruebas de velocidad

El comienzo de la película es, quizá, la mayor alegoría que se ve al régimen. Empieza como un paseo suave y delicado por las ruinas griegas de la Acrópolis hasta llegar a sus estatuas. Cuerpos de piedra tallados conforme a los ideales griegos que van transformándose en cuerpos alemanes desnudos de carne y hueso. Así, estas escenas están cargadas de simbolismo al representarse como herederos de la Grecia clásica, el pueblo surgido de sus cánones de la perfección.

“Era territorio sagrado en un mundo gobernado por otros dioses que fueron capaces de imponer la paz gracias a la tregua olímpica pero sigue siendo territorio sagrado para nosotros también. Ese hechizo, ese amor por la patria, la consagración al arte y al empeño puesto en la consecución de la felicidad, todas esas cosas deben ser de nuevo ofrecidas a los límpidos rayos de nuestro mundo ilustrado” (Mandell, 1990:33)

Otra de las lecturas de esas escenas en las que las estatuas cobran vida es, precisamente, el renacer del pueblo alemán. Tras la Primera Guerra Mundial Alemania se había quedado hundida, con la organización de los JJOO muestran como han vuelto a convertirse en una nación fuerte, que nunca ha perdido su grandeza.

Desde Grecia se enciende la antorcha que atravesará Europa hasta llegar a Berlín. Los alemanes

Desde Grecia se enciende la antorcha que atravesará Europa hasta llegar a Berlín. Los alemanes le toman el relevo a la civilización griega. Con una superposición de imágenes, se va mostrando cómo los atletas, conforme avanzan, van cubriendo sus cuerpos desnudos y van atravesado los distintos países y ciudades, hasta llegar al estadio alemán repleto de gente que recibe con entusiasmo la llegada de la llama olímpica que ha ido iluminando el camino desde su origen en Atenas hasta la nueva cuna de la cultura europea 9 : Berlín.

hasta la nueva cuna de la cultura europea 9 : Berlín. La antorcha sale de Grecia

La antorcha sale de Grecia

9 Sellés,M. (1999). <<Leni Riefenstahl, la belleza al servicio de la ideología>>,El documental, UOC, pp. 38-40

Va avanzando por Europa La campana con el águila suena, anunciando la llegada de la

Va avanzando por Europa

Va avanzando por Europa La campana con el águila suena, anunciando la llegada de la antorcha

La campana con el águila suena, anunciando la llegada de la antorcha y dando paso al inicio de los JJOO

Es una película bella, mucho más próxima a un testimonio que a propaganda. A lo largo del documental se aprecia cómo Leni deja de lado los elementos más ceremoniales, el “guión” del acto, como el desfile inaugural, las entregas de medallas o, incluso, la propia competición y rivalidad internacional inherente a los Juegos Olímpicos. El tiempo y esfuerzo que dedica a los deportes de situación (los sports ingleses) son ridículos en comparación con el metraje destinado a los deportes cíclicos. Son retratados por mera obligación; participaban y había que dejar constancia. Ya está. El sistema de gimnasia imperante en Alemania era el turnen (gimnasia originaria de donde derivarán otras disciplinas también cíclicas), radicalmente opuesto a los sports modernos (que acabarían desbancándolos), sus enemigos naturales, ya que fomentaban la competitividad internacional en contra de las competiciones nacionales. Por eso Leni, que dejó de lado la competición propiamente dicha para centrarse en la individualidad y belleza de los cuerpos, se decantó por el turnen: además de ser el sistema nacional, le ofrecía mayores posibilidades artísticas para lograr el objetivo estéticamente emocional que se perseguía.

“Los deportes destruyen lo que el Turnen se ha dedicado a crear: una comunidad nacional” (Guttmann, 1994:144)

Al centrarse en la competición por su esfera estética, la directora rompe con la narración masculina tradicional del deporte e inaugura un nuevo discurso que antepone la belleza a la trama. Dado el contexto histórico en el que, como se ha mencionado, el hermetismo sobre los temas como la homosexualidad es absoluto, ser una mujer es un punto a favor para sus intereses; no generará rumores sobre las inclinaciones del autor de la cinta cuando la mirada 10 de la cámara se detenga y recree observando la perfección de los cuerpos masculinos. La tradicional narración del deporte, hecha por hombres, sí que podía recrearse en la belleza de los cuerpos femeninos pero Leni podía recorrer y deleitarse con ambos sexos, lo que, desde el discurso nazi, era algo fundamental por ser el hombre ario el representante público del régimen y la referencia del ideal griego. Como afirma George Mosse sobre el documental: “El cuerpo masculino todavía

10 Rodrígues, M.G. (2002). <<Olympia: la mirada femenina sobre los juegos olímpicos de Berlín>>, Movimento, Porto Alegre, v. 18, n. 3, pp.89-95

ejemplificaba la armonía y la virilidad, ahora enmarcada por los símbolos de lo genuino y lo eterno”.

(1998:97)

Las técnicas de las que se sirvió Leni Riefenstahl durante toda su carrera propagandista fueron siempre encaminadas a la emotividad humana, a la sensibilidad emocional. Y pese a que ella defendía que su trabajo era únicamente recoger a realidad 11 , en todas sus obras el espectador se siente más cautivado que informado. Incluso en este film, en el que las apologías al nazismo son mínimas, se encuentran una serie de estrategias que más tarde se han convertido en los pilares de la propaganda e, incluso, de la publicidad moderna. Especialmente potenció la espectacularidad visual, que ya el deporte facilita de por sí, con soporte de un audio estudiado para reforzar las imágenes 12 , la implicación de la multitud, o los resultados de los campeones.

Gracias a la gran inversión que el Partido hizo en Olympia, la directora se permitió el lujo de experimentar con las innovaciones tecnológicas; fue un paso más allá del cine documental preexistente pero continuando con su seña de dirección particular y visión del evento, en el que la belleza y las alabanzas al cuerpo se situaban sobre cualquier discurso político.

Contó con recursos como cámaras portátiles de tamaño reducido, cámaras acuáticas, aeroplanos para las tomas aéreas, teleobjetivos, fundas de cuero para el deslizamiento suave y regular de las cámaras e incluso se cavaron fosos para conseguir perspectivas variadas como los contrapicados (muy recurrentes para realzar a los deportistas).

11 Cinéma vérité

12 Olympische hymne. Musica: Richard Strauss. Letra: Robert Lubahn

3 REPERCUSIÓN Contrapicado a contraluz y picado aéreo Pese a la desconfianza inicial que generó

3

REPERCUSIÓN

Contrapicado a contraluz y picado aéreo

Pese a la desconfianza inicial que generó Olympia, fue rápidamente reconocido como obra de arte pionera, que rompía los esquemas del documental deportivo iniciando un nuevo género: el filme deportivo 13 .

Uno de los elementos que más conmocionó al público general de una época tan conservadora fue el trato que recibía el cuerpo; cómo la mirada se recreaba recorriendo cuerpos desnudos, así como

13 Rodrígues, M.G. (2002). <<Olympia: la mirada femenina sobre los juegos olímpicos de Berlín>>, Movimento, Porto Alegre, v. 18, n. 3, pp.89-95

el impacto y la polémica de la reacción de la atleta Helen Stephan que se desnudó públicamente

para demostrar que realmente era una mujer.

La cinta ganó varios premios, entre ellos la Copa Mussollini del Festival Internacional de Cine de Venecia en 1938. Despertó interés a escala mundial y gracias a la sutileza de la propaganda, cruzó fronteras. Leni fue invitada por algunos de los empresarios y artistas más relevantes del momento como Henry Ford, Walt Disney o Louis Burt Mayer para realizar una gira por Estados Unidos pero cuando ésta llegó a América el planeta estaba conmocionado tras la Noche de los Cristales Rotos, por lo que la directora fue boicoteada; aquellos que habían alabado su trabajo se negaron a asistir

a cualquier proyección de Olympia y evitaron cualquier posible trato con ella, nadie quería relacionarse con una nazi.

Durante la guerra, tras ver las atrocidades cometidas en favor de la ideología radical del Reich, Riefenstahl se retiró de su trabajo de documentalista. Cuando la Segunda Guerra Mundial acabó,

fue encarcelada durante casi cuatro años pero, finalmente, fue absuelta de las acusaciones de complicidad con el régimen nazi. La mayor parte de su vida tras todo aquello, la pasó en África en

la tribu de los Nuba. Ahí retomó su carrera como fotógrafa plasmando la vida de los nativos e,

incluso, trabajó de nuevo en los Juegos Olímpicos (en los de Verano de 1972 en Munich) capturando fotográficamente la competición.

4

CONCLUSIÓN

Las aspiraciones de Hitler a defender la supremacía de la raza aria con el apoyo de su pueblo lo llevó a invertir fuertemente en propaganda durante todo su mandato. Los Juegos Olímpicos eran

el medio idóneo para exaltar la superioridad de su raza sobre el resto, sólo necesitaba una buena

campaña que pudiese esquivar la censura internacional pero, al mismo tiempo, difundir sutilmente (tanto a su país como al resto) el mensaje de grandeza del pueblo alemán. Tenía que recordarle al mundo quiénes y cómo eran, mostrar la enorme capacidad de recuperación de una nación cohesionada y fuerte.

Al volver a confiarle el trabajo propagandístico a Leni Riefenstahl, esta vez con una enorme inversión y medios técnicos, y unido al hecho de que la mujer pudiera esquivar la censura sexual, liberó la imaginación de la artista que innovó en el terreno fílmico y renovó la narración deportiva, de ser una mera documentación de hechos a ser, también, una obra de arte. La autora aprovecha su situación para privilegiar la belleza en favor de la propaganda.

Así, tras su estudio, se concluye en que Olympia es una obra pionera por su valor artístico, trascendiendo de cualquier ideología implícita que, además, pasa casi desapercibida por todo aquel que no sienta una tendencia previa hacia el régimen.

5

BIBLIOGRAFÍA

Camarero, E. (2013), << De Berlín 1936 a Río 2016, Documental y Juegos Olímpicos. Ochenta años de Cine marcados por la revolución tecnológica>>, ResearchGate.

Rodrígues, M.G. (2002). <<Olympia: la mirada femenina sobre los juegos olímpicos de Berlín>>, Movimento, Porto Alegre, v. 18, n. 3, pp.89-95

Kazimiez Robak, MA. (2012). Leni y Frida: dos aventuras con el totalitarismo. University of South Florida.

Suau Martínez, J. (2011). <<Olympia (1936-1938), vista avui>>, Filmhistoria, v.21, nº 1

Asín Fernández, E. (1998), La política en las olimpiadas de Berlín, Barcelona: Centre d’Estudis Olimpics UAB

Hitler, A. (1924). Mein Kampf.

Sellés,M. (1999). <<Leni Riefenstahl, la belleza al servicio de la ideología>>, El documental, UOC, pp. 38-

40