Está en la página 1de 6

Ensayo

Notas para
la Historia de la
Industria Argentina
(cuarta parte)

La industrialización No obstante, a lo largo de


Los artículos que componen esta
sustitutiva esos años es posible recono-
serie pueden consultarse en
cer ciertas sub-etapas que
http://www.edutecne.utn.edu.ar/
Desde los últimos años de la manifiestan rasgos propios; en
historia-industria/hist-ind.html
década de 1950 tiene lugar en la presente contribución anali-
nuestro país el despliegue de zamos la primera de ellas, que
la denominada última fase de llega hasta mediados de los
la industrialización sustitutiva años 60.
de importaciones (ISI), que se
extiende hasta el golpe militar
que estalla el 24 de marzo de Marco institucional -
1976. En este tramo de la evo- político
lución industrial argentina, el
actor más importante lo consti- A raíz de la revolución del 16
tuye el conjunto de empresas de septiembre de 1955 que
transnacionales (ET) centradas destituye de la Presidencia al
en los sectores capital-intensi- Gral. Juan Domingo Perón, la
vos y en los rubros manufactu- vida política e institucional del
reros que comprenden las país resulta fuertemente alte-
denominadas “industrias diná- rada. El Gral. Eduardo Lonardi,
Autora: micas”, también caracterizados jefe de la sublevación armada,
Dra. Alicia Angélica Malatesta. por sus modernos métodos de ejerce el poder por un breve
(amalatesta@arnet.com.ar) producción. lapso e inicia el reordenamien-

TU&E Nº 26 19
Ensayo

to general de acuerdo con las miento y la crónica inflación: Sin embargo, en tal época la
pautas surgidas del movimien- los planes de estabilización, vida política e institucional
to revolucionario; entre ellas las devaluaciones, las inver- argentina dista mucho de
puede mencionarse la suspen- siones extranjeras y los reflejar la completa voluntad
sión de la vigencia del segun- empréstitos externos. De del electorado, pues gran
do Plan Quinquenal. Lo suce- hecho, las disposiciones que parte de éste se encuentra
de el Gral. Pedro Eugenio se aprueban resultan de las impedido de ejercer sus dere-
Aramburu quien, a lo largo de dos líneas de pensamiento chos políticos a raíz de la
su mandato, aprueba la vincu- que se alternan en su predo- proscripción del peronismo
lación del país con los organis- minio en el poder: el naciona- ordenada en tiempos del Gral.
mos financieros internaciona- lismo y el liberalismo. Aramburu. En consecuencia, a
les (Banco Mundial, Fondo lo largo de la década de 1960
Monetario Internacional, Club el proceso democrático exhibe
de París), la desarticulación “Ya desde el comienzo graves revueltas y atraviesa
del Instituto Argentino de de los años 50 se inicia significativos momentos críti-
Promoción del Intercambio cos que dan lugar a la denomi-
un replanteo en el
(IAPI), y un conjunto de dispo- nada alternancia cívico-militar,
siciones tendientes a debilitar proceso industrial de
esto es, la sucesión de gobier-
tanto el poder de los sindicatos nuestro país en el que nos militares de facto y gobier-
cuanto al propio justicialismo; la entrada de nos elegidos por la ciuda-
todo ello destinado a hacer tecnología y de danía. De tal manera, las alte-
desaparecer el denominado raciones institucionales de-
“Estado Peronista”.
inversiones directas
muestran la debilidad que
Es posible aseverar que de provenientes de posee el sistema republicano
tal modo se pone fin a la etapa empresas internacio- en nuestro país y, como resul-
originada a comienzos de la nales es visualizada ta claramente comprensible,
década del 40, caracterizada todo quiebre en la vida de las
como el camino hacia
por un creciente intervencio- instituciones de gobierno inci-
nismo del poder público en las la obtención de las de de modo notable en la for-
actividades productivas y una maquinarias y de las mulación y ejecución de las
fuerte injerencia estatal a divisas necesarias políticas de Estado, y en la
través de políticas de planifica- producción en su conjunto.
para proseguir con la
ción y control. En suma, finali-
za un Estado designado como producción fabril”
benefactor en los años corres- El desarrollismo y la
pondientes al primero y segun- industria
do gobierno peronista. Nuevas elecciones
A partir de entonces y bajo A partir de mayo de 1958 el
las distintas administraciones El retorno a la vigencia de presidente Arturo Frondizi
de diferentes signos políticos, las instituciones republicanas pone en marcha un nuevo y
las acciones destinadas a pro- se produce en el año 1958 ambicioso programa económi-
mover el crecimiento económi- cuando asume el presidente co sustentado en el desarrollis-
co giran en torno a cuatro electo Arturo Frondizi, pertene- mo, cuya filosofía puede resu-
tipos de medidas con las que ciente a la Unión Cívica mirse en la afirmación de que
se pretende atacar el estanca- Radical Intransigente (UCRI). la exportación de materias pri-

20 TU&E Nº 26
mas no alcanza por sí misma
para posibilitar el crecimiento
económico y que, por tanto, es
imperioso modificar la depen-
dencia de nuestro país de la
importación de materiales
esenciales tales como acero,
productos químicos y combus-
tibles. En consecuencia, como
medio para acelerar la sustitu-
ción de importaciones, resulta
prioritario orientar la produc-
ción fabril hasta alcanzar una
plena economía industrial inte-
grada, en donde los sectores
de combustibles, energía y
ramas dinámicas ocupen la intermedios (las ramas química Marco internacional
escena productiva con un ade- y petrolera) que se erigen en el
cuado desarrollo tecnológico. motor del crecimiento y, en Por otra parte, cabe destacar
De igual manera, desde el menor proporción, los bienes que la decisión política en
gobierno se apunta a fomentar de capital y equipos. torno a la necesaria interven-
tanto la fabricación de automó- ción del capital foráneo coinci-
Como hemos descripto en la
viles y camiones como así de con el propio interés que
tercera parte de estas Notas
también la creación de una red demuestran las empresas
(ver TU&E Nº 25, págs. 17 a
de rutas que interconecte las extranjeras, dado que la pro-
22), ya desde el comienzo de
distintas regiones del país. puesta coyuntural de creci-
los años 50 se inicia un replan-
Para lograr tales metas se esti- miento que éstas elaboran se
teo en el proceso industrial de
ma imprescindible facilitar y basa en la expansión de sus
nuestro país, en el cual la
promover las inversiones filiales en distintos países. La
externas, y para tal fin se entrada de tecnología y de
particular estrategia e intencio-
aprueba la ley Nº 14.780 que inversiones directas provenien-
nes predominantes en las fir-
brinda a los capitales extranje- tes de empresas internaciona-
mas fabriles externas permite
ros igual trato que a los locales les se visualiza como el cami-
afirmar que esta sub-etapa
y libera la transferencia al no hacia la obtención de las
podría rotularse como de
exterior de las utilidades de las maquinarias y divisas necesa- “industrialización por desbor-
empresas internacionales. rias para proseguir con la pro- de” de las empresas externas
De ese modo, en el desarro- ducción fabril. Así se intenta de su mercado local. Al res-
llo de la actividad industrial revivir la experiencia que atra- pecto, no debe perderse de
tiene lugar la ocupación de los vesara la República Argentina vista la notable hegemonía
denominados “casilleros hasta la tercera década del económica que ejercen los
vacíos” de la producción de siglo XX, en donde el ingreso Estados Unidos y su vigorosa
bienes de consumo durables de las inversiones externas en expansión de capitales a
(en particular, los sectores los rubros productivos es pon- través de la radicación de filia-
automotriz y de electrodomés- derada como de gran inciden- les industriales en países
ticos), los bienes e insumos cia positiva. periféricos.

TU&E Nº 26 21
Ensayo

De tal manera, desde el permite incorporar modernas crecimiento alcanzado en la


plano internacional la propues- tecnologías a las plantas en producción petrolera y energé-
ta desarrollista resulta alimen- funcionamiento), en la expan- tica. El déficit de electricidad
tada por la puesta en marcha sión de la demanda, y en el en Buenos Aires se supera
de la Alianza para el Progreso crecimiento del empleo, la luego de la creación de
concebida en los EE.UU. y inversión y el producto indus- S.E.G.B.A. (Servicios Eléc-
que, bajo la especial combina- trial. De igual modo, tiene tricos del Gran Buenos Aires),
ción de industrialización y lugar una alta inversión públi- el logro de financiamiento para
seguridad hemisférica, se tra- ca en infraestructura, particu-
la construcción de una usina
duce en ayuda técnica y finan- larmente en rubros como el
en Dock Sud y la planificación
ciera a los países latinoameri- transporte, la energía y las
de la represa El Chocón. De
canos para que se encaminen comunicaciones.
igual modo, el inicio de la
en la solución de sus pro- La situación descripta provo-
actividad en la Sociedad
blemáticas económico-sociales ca una significativa movilidad
en el tejido social debido al Mixta Siderúrgica Argentina
y se alejen de la senda revolu-
impacto positivo ocasionado (SO.MI.S.A.), primera planta
cionaria que emprende Cuba
en las condiciones de vida de integrada para la producción
en esa época.
los trabajadores por el compor- de acero en nuestro país bajo
tamiento de los salarios la gestión estatal, logra
Inicios de los —especialmente en los secto- aumentar la producción side-
años 60 res industriales—, en gran rúrgica. Además, tiene lugar el
parte derivado del poder de incremento de la actividad
En nuestro país, desde fines negociación de los sindicatos petroquímica y de la industria
de los años 50 y a lo largo de que reúnen a los asalariados cementera.
la década de 1960 la marcada de las ramas fabriles líderes. En ese positivo ritmo produc-
aceleración de la actividad Por ello y en función de lo tivo sobresale el veloz incre-
fabril se traduce en la puesta señalado, la profundización del mento del sector automotriz,
en marcha de un gran número proceso de sustitución de que no sólo triplica su activi-
de proyectos empresarios en importaciones posee un matiz dad en tan sólo tres años sino
las ramas básicas, en la libe- diferente al anterior período, que moviliza además nuevas
ración de las importaciones de pues se intensifica la penetra- inversiones extranjeras. La
maquinarias y equipos (que ción extranjera en la economía fabricación de automóviles
nacional, lo
lidera a lo largo de estos años
que impulsa al
la producción industrial y se
mismo tiempo
convierte en un importante fac-
el comporta-
tor de arrastre al promover, por
miento de los
un lado, la instalación de un
rubros indus-
triales de van- gran número de empresas
guardia. destinadas a la elaboración de
Uno de los partes y repuestos y, por el
logros más otro, el arraigo de compañías
visibles de las de alta incidencia en la marcha
a c c i o n e s de las ramas química, petrole-
emprendidas ra y de neumáticos, como así
lo constituye el también en la extensión vial.

22 TU&E Nº 26
Problemáticas
persistentes

La transferencia al exterior
de las utilidades de las empre-
sas transnacionales, y asimis-
mo el pago de regalías por la
adquisición de tecnología y la
importación de equipos y
maquinarias, minimizan la inci-
dencia positiva real de estas
firmas en cuanto al aporte neto
de divisas provenientes del
extranjero.
Por otra parte, la situación
económica general por la que
atraviesa el país no logra
corregir las distorsiones exis-
tentes y exhibe graves pro-
blemáticas tales como la
acción oligopólica o monopo-
lista —según los sectores—
del capital industrial externo,
que acentúa antiguas falencias
del proceso productivo y la
recurrente presencia de la
inflación. De igual manera, la
localización preferencial de
estas filiales en la zona portua- generada en este período industrial también se reconoce
ria y costera ahonda la duali- sino, por el contrario, conforma una separación en dos secto-
dad espacial litoral-interior. un rasgo distintivo de la indus- res bien delimitados. Uno de
Simultáneamente, la escala tria de nuestro país a lo largo ellos vinculado al capital inter-
de producción de las industrias muchos años. Sin embargo, nacional, que se presenta
dinámicas —en particular, la durante el desarrollismo podría moderno, eficiente y de cre-
fabricación de automóviles— haberse avanzado en la con- ciente productividad. Otro
al operar en un mercado prote- creción de un sesgo más com- registra un conjunto de empre-
gido caracterizado por facilitar petitivo en los mercados inter- sas que se encuentran subor-
importantes incentivos para la nacionales y, al mismo tiempo, dinadas al anterior y que, por
radicación industrial, impone obtener las divisas necesarias no contar con los recursos
una inadecuada relación cali- para hacer frente a la importa- financieros necesarios, perma-
dad-precio y se aleja de las ción de diversos insumos apli- necen sin posibilidades reales
condiciones necesarias para la cados en las distintas produc- de desarrollarse y competir
exportación. Claro está que la ciones, en especial de au- con aquél.
marcada orientación al merca- tomóviles. Ciertamente, muchas firmas
do interno no es una nota Por otra parte, en la actividad argentinas se vieron favoreci-

TU&E Nº 26 23
Ensayo

das a lo largo de esta fase al interno reducido, y en los para- imposibilidad de desarrollar un
participar como abastecedoras digmas tecnológico y producti- sector industrial capaz de
de las plantas de origen exter- vo aplicados, que se inclinan intervenir positivamente en el
no y, por lo tanto, demuestran más a la réplica que a la crea- comercio internacional.
un desenvolvimiento positivo. ción independiente. Todo esto, En consecuencia, tras los
También resulta significativo el enmarcado en la continua éxitos iniciales de la estrategia
desempeño de las fábricas inestabilidad institucional y en desarrollista, la economía
dedicadas a los sectores con- una economía inflacionaria, argentina experimenta nueva-
siderados modernos, tales deviene en una industria mente un estrangulamiento por
como el metal-mecánico, quí- nacional en la que prevalece la necesidad de hacer frente a
mico y de maquinarias, que una lógica alejada de la com- los crecientes pagos de la
apuestan a nuevos modos de petitividad externa. Así, el cre- deuda externa, el encareci-
operar. Al respecto, no debe miento de los costos industria-
soslayarse que los rubros les, la inflación y la puja por la
mencionados producen en un distribución del ingreso. Ya en
“Si bien la industria
mercado alejado de la compe- tiempos anteriores, la situación
argentina a lo largo de general obliga a replantear la
titividad externa y obtienen
beneficios al gozar de la pro- los años demuestra propuesta del presidente, a la
tección generada por el crecimiento y puesta en marcha de un pro-
Estado. grama de estabilización y al
diversificación, a
De ese modo, si bien la cumplimiento de disposiciones
mediados de la década emanadas del Fondo Moneta-
industria argentina demuestra
crecimiento y diversificación a del 60, el tejido rio Internacional.
lo largo de los años, a media- industrial en su Por último, a lo dicho se
dos de la década del 60 el teji- agregan los componentes polí-
conjunto exhibe cierta ticos que alimentan la presión
do industrial en su conjunto debilidad” de los militares sobre la ges-
exhibe cierta debilidad. Ésta se
tión de gobierno, hasta que el
manifiesta en la ausencia de
presidente es obligado a
un sesgo exportador orientado
cimiento experimentado mues- renunciar. Ante su resistencia,
a la competencia industrial
tra aristas problemáticas y el resulta encarcelado en la Isla
internacional, en la vigencia de
modelo sustitutivo ingresa en Martín García en marzo de
la atención preferencial de la
una fase de agotamiento por la 1962. Al término del gobierno
producción fabril a un mercado
de Frondizi y bajo el resguardo
aparente de la legalidad insti-
tucional, la nueva gestión
recae en manos del presidente
de la Honorable Cámara de
Diputados de la Nación, José
María Guido, quien abandona
los postulados del desarrollis-
mo para aplicar medidas
económicas de corte liberal
hasta el fin de su mandato en
1963.
(Continuará)

24 TU&E Nº 26