Está en la página 1de 3

Desarrollo emocional o afectivo: Todo ajuste a una nueva situación exige flexibilidad, tanto en el pensamiento, como en la

imaginación y en la acción. Para lograr este desarrollo, donde el dibujo constituye una oportunidad, se relaciona directamente con
la intensidad que el creador se identifica con el trabajo. Esta creación no es fácilmente medible, pues los grados de auto
identificación varían desde un bajo nivel de compenetración, repeticiones estereotipadas hasta cosas que son significativas e
importantes para él, donde pueden aparecer en el dibujo o no. Este desarrollo es importante pues le brinda oportunidad para el
desahogo emocional. La influencia de los adultos es determinante en esta forma de expresión, lo puede privar de su libertad,
donde el niño se puede evadir hacia un modelo o molde, como protección contra el mundo de experiencias, impidiéndole la
habilidad para adaptarse a situaciones nuevas. En ciertas etapas del desarrollo, el niño puede repetir espontáneamente las formas,
asegurando su dominio sobre ellas, usando flexiblemente un símbolo que revela cambios y modificaciones. Un niño que afectiva y
emocionalmente es libre y no está inhibido respecto a la expresión creadora, se siente seguro para afrontar cualquier problema que
derive de su experiencia. Se identifica con sus dibujos y se siente independiente para explorar y experimentar, no teme, no comete
errores, no se preocupa por el éxito o la gratificación. La experiencia es suya y la intensidad de compenetración proporciona un
factor importante en este desarrollo emocional o afectivo.
Desarrollo intelectual: Se aprecia este desarrollo en la forma de conciencia progresiva que el niño tiene de sí y de su ambiente.
El desarrollo de habilidades artísticas está estrechamente unido al desarrollo intelectual del niño, hasta los 10 años (Burkhart,
1967) La toma de conciencia del ambiente que rodea al niño es importante, contribuirá a medida que crece a cambiar detalles.
Este factor demuestra que el desarrollo intelectual del niño es muy significativo para comprenderlo no sólo si lo que hace es desde
lo más profundo de su ser sino que le brinda al docente indicios para comprender problemas que puedan surgir en otros campos de
la expresión. Un docente sensible, puede ayudar a los niños a desarrollar una relación sensorial con sus dibujos y estimular la
toma de conciencia de las diferencias existentes del ambiente. Es importante mantener un equilibrio entre este desarrollo
(emocional o afectivo e intelectual), y el arte puede realizar esta función a través de motivaciones apropiadas.
Desarrollo físico: No sólo la participación de la actividad corporal en las actividades creadoras indica desarrollo físico, pues la
perfección consiente e inconsciente del cuerpo también son sintomáticas en este aspecto. En el trabajo creador de un niño, se
revela su desarrollo físico por su habilidad para la coordinación visual y motriz, por la manera que controla su cuerpo, la forma
que guía su grafismo y como ejecuta ciertos trabajos. Las variaciones en el desarrollo físico pueden observarse cuando realiza sus
creaciones, desde el garabato al garabato controlado, hasta variaciones más sutiles y refinadas como incluir la tridimensional, este
niño físicamente activo retractará movimientos físicos activos desarrollando mayor sensibilidad al respecto. Los niños con
carencias o dolencias suelen proyectarlas o reflejarlas en su trabajo creador. La exageración o la omisión reiterada de ciertas partes
del cuerpo pueden vincularse con el desarrollo físico del individuo.
Desarrollo social: A medida que el niño crece, va reflejando el progresivo conocimiento que adquiere del medio social en que
vive. Este sentimiento de conciencia social es el comienzo de la comprensión que el niño recibe de un mundo más amplio, del cual
forma parte, que lleva implícita la descripción de ciertas partes o aspectos de nuestra sociedad, con los cuales se identifica e
incluye fuerzas para la preservación de la sociedad (bomberos, enfermeras, policía, etc.), trabajos en conjuntos o equipos, el arte
de otras culturas para comprenderlas y apreciarlas. Los trabajos de creación de niños con espíritu de cooperación son conscientes
de su responsabilidad social y muestran un evidente sentimiento de auto identificación con sus experiencias y la de los otros. Los
niños en inferioridad de condiciones desde el punto de vista social (reprimidos en sus deseos de participación) demuestran
aislamiento mediante la falta de capacidad para correlacionar sus experiencias y la de los otros.
Desarrollo estético: La estética es definida por los autores como el medio para organizar el pensamiento, los sentimientos y las
percepciones en una forma de expresión que sirve para comunicar a otros, esos pensamientos y sentimientos. Los criterios
estéticos se basan en el individuo, en el tipo particular de actividades artísticas, en la cultura dentro de lo que se realiza el trabajo
creador y en el instinto o propósito que hay detrás de la forma. No existen reglas fijas, ni patrones aplicables a la estética. En los
productos de creación del niño en este desarrollo se revela la aptitud sensitiva para integrar experiencias en un todo cohesivo, el
cual se descubre en la organización armónica y en la expresión de pensamientos y sentimientos realizados a través de líneas,
texturas y colores. La estética está íntimamente ligada a la personalidad, al esquema de organización que se usa para expresar
experiencias artísticas, las que pueden dar pautas del ordenamiento inconsciente, la falta de organización o la disociación de partes
dentro de un dibujo, estas pueden ser señal de falta de integración psíquica del individuo.
CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LOS RECURSOS. En cada momento será necesario constatar el nivel de maduración de
los niños/as, en cuanto al desarrollo de sus capacidades perceptivas, su coordinación óculo-manual, sus destrezas y habilidades, y
su pensamiento. Por otra parte, también habrá que precisar las capacidades que se pretenden desarrollar con el uso de unos u otros
materiales y técnicas, el tiempo que se necesita para ello, el cansancio que puede suponer e incluso el grado de abstracción que se
requiere. A la vista de lo expuesto, la clasificación de los materiales que se consideran más adecuados para el periodo de 0 a 6
años, es la siguiente:

Poco a poco. Las que vamos a citar las plantea Lowenfeld y se caracterizan por los aspectos que se describen a continuación. Figuras cerradas. pone color rojo a un árbol. Estos primeros dibujos carecen de sentido y son desordenados. tienen sentido y les pone nombre (“esta es mamá. Esta etapa la describe Luguet como de realismo fortuito y desemboca en los primeros intentos de representación de formas reconocibles para el adulto. Material suficiente y ordenado 3. Zonas: manipulación. 2 años. Nos detenemos en las que abarca el periodo de Educación Infantil de 0 a 6 años: Evolución del dibujo: El niño comienza a expresarse gráficamente. La expresión forma parte inseparable de la vida del niño/a desde sus primeros años. regulares e irregulares. tablero de corcho. Representación intencional (de 4 a 7 años) A los 4 años. poco a poco. La verbalización es fundamental. Materiales tridimensionales. pues está relacionado con su alimentación. . Incluirá estos elementos: mesa amplia. caballetes. aunque sí lo utiliza intencionalmente. llenando páginas enteras. En cuanto al color. Respetar los garabatos del menor. puede mirar a otro sitio mientras dibuja. La representa mediante un círculo. con algunos sentidos y con las personas que están más ligadas afectivamente a él. Las distintas técnicas que se realicen se han de combinar con diferentes soportes. ya que no llega a controlar sus movimientos. 5. Será luminoso. debido a su propia experiencia perceptiva. Ejemplo cerrar los botes de pintura 8. No hay preferencia por usar un color u otro. Papel resistente Espacio: 1. el pequeño va controlando sus movimientos y descubriendo la relación entre ellos y los trazos sobre el papel. 6. trapos para limpiarse 9. • Etapa Pre esquemática. Dependiendo de las capacidades manipulativas del niño. Limpieza. Se irán introduciendo poco a poco. Se encuentra en su primer nivel de representación. En su evolución del gesto gráfico. un espacio para dejar trabajos inacabados. realizando sus primeros garabatos hacia los 18 meses. Normas claras de utilización 7. No hay intencionalidad. ni por el color en sí. EVOLUCIÓN DEL GESTO GRÁFICO: DE 0 A 6 AÑOS. perchero (colgar babis) Estas condiciones analizadas son igualmente válidas para otros rincones creados dentro de la sala de actividad de un grupo o para un taller. Se presentará por orden de dificultad en su manipulación. Tamaño apropiado al número de niños Mobiliario: 1. pileta para limpiar los materiales y experimentar con líquidos. para guardar 4. Lo importante es la actividad motriz. Pintura sólida. el niño empieza a elaborar esquemas en sus dibujos. • Garabateo con nombre. Los materiales estarán distribuidos por zonas y al alcance aquellos que pueden utilizar los menores. Con las primeras se puede simultanear 2. Seguridad. Libre manipulación de los materiales 4. Hacer una previsión de lo que necesitamos 2. exposición. irá enriqueciendo. Ya hay más destreza y coordinación de movimientos. no tiene relación con el objeto dibujado: por ejemplo. Partir del rincón de plástica Materiales: 1. Pintura líquida 3. empieza a dibujar con intención. Va cambiando de colores. Amplio 2. crayón. el niño pasa por diferentes etapas. Papeles 4. incluyendo más o menos detalles que. ejecuta con todo el brazo. tizas y rotuladores. • Garabateo controlado. La figura humana es la primera que consigue desarrollar en el papel. 3. dando una importancia máxima a la cabeza: son los llamados “renacuajos” o “cabezones”. Ya presenta representaciones mentales. Dibuja la cabeza porque es el elemento de su esquema corporal que tiene representado. agua. luz natural 2.1. 3 años y medio De pronto el niño descubre que sus dibujos. al que da más importancia. Incluye la utilización de ceras. Se adaptará a los diferentes soportes que se utilizan 3. espacio para ver los trabajos. esto es un coche”).

Estas etapas son un reflejo del proceso de desarrollo. que utiliza de forma emocional: el hecho de usarlos supone una experiencia maravillosa. está en función de la importancia que les dé. el pequeño comienza a distribuir el espacio de forma un tanto anárquica. Mejor dicho. etc. En esta etapa.. sino que experimenten diversas actividades que les permitan ser sensibles y crecer como personas. pueden mantenerse interesados durante 20 o 30 minutos. sin olvidar el aliento y la comprensión que el adulto está obligado a darle. de ser integral. Eso permite que el niño se conozca tanto que puede llegar a decir qué es lo que más le gusta”. los objetos. En la primera infancia potencia el pensamiento creativo. que se puede considerar como un reflejo de su desarrollo físico y afectivo. mientras que otros niños las dibujan con brazos. y cuando los niños tienen contacto con el arte desde temprana edad. El tamaño de las personas. la imagen o la luz. la palabra. No hay nada que pueda indicar qué tiempo debe dedicar el pequeño a expresarse en el papel. entre otros. cantantes o bailarines. Es una herramienta de aprendizaje que estimula a crear e innovar. El arte es una buena estrategia para la educación en todas las áreas. aunque no los relacione.Según el grado de madurez del niño. es un proceso de sensibilización ante la vida. Por eso. Las diferencias individuales en la evolución también las encontramos en el garabateo de los niños. es un sistema completo que se trabaja desde temprana edad. un gesto. La mayoría de los niños llenarán con gusto dos o tres páginas con garabatos. reflexivo y crítico. y a la cabeza tan sólo le pone los ojos. Elige los colores. En ese sentido. hay que ayudarle a que adquiera confianza para expresarse ofreciéndole diversos materiales. Otra de las características de este periodo es que las personas o cosas que dibuja aparecen flotando. los beneficios son múltiples. que incluyen de forma destacada. Cuando han llegado a su etapa de poner nombre a sus trabajos. no implica que los niños se vuelvan artistas. manos y nariz. lo que hace el arte es dar conciencia a las emociones. al hacerlos más sensibles. y también descubren los dedos. Las artes conforman un lenguaje que se mueve a través de diferentes elementos. Es así como el arte es más que un talento. que es continuo. lo recomendable en sensibilizar a los niños ante el mundo. sensaciones y de todos los conflictos que el ser humano tiene dentro. Si encontramos un niño que no se decide a garabatear. podemos apreciar cómo uno de 4 años aún no dibuja en sus figuras ni brazos ni manos. es una manera de vivir. Y tienen como particularidad: la creatividad siempre está implícita”. . como el movimiento. pero no uniforme. los niños se vuelven mejores seres humanos. que permiten expresarnos.