Está en la página 1de 15

1

DIRECCIÓN GENERAL DEL BACHILLERATO


CENTRO DE ESTUDIOS DE BACHILLERATO
MAESTRO MOISÉS SÁENZ GARZA

INFORMÁTICA

MóDULO III

Implicaciones
Morales De La
Práctica Médica

ALDANASANABRIA PENÉLOPE
CAMARILLO RODRIGUEZ JAZMIN
MOLINA GUDIÑO DIANA YARET
ROMERO RODRIGUEZ INGRID

EQUIPO N°3

MATUTINO

1
2

“INDICE”

• OBJETIVO……………………………..
…….3
• INTRODUCCION………………………
….4
o IMPLICACIONES MORALES DE
LA PRÁCTICA
MÉDICA………………………………
……..5
• JURAMENTO DE
HIPOCATRES………………….
……..8
• SUICIDIO ASISTIDO….……….
……9
• EMBARAZO INTERRUMPIDO
(ABORTO)…..
…………………………9
• CONCLUCIONES…………………
…13

2
3

“OBJETIVO”

Aprenderemos a valorar tanto


la ética como la moral dentro
de la medicina, nuestro cuerpo
y los seres vivos.

3
4

INDICE

“INTRODUCCIÓN”

Trataremos
de
desarrollar
la
importancia
de la ética y
la moral en
la práctica
médica
atendiendo
el bien común de las
necesidades de los pacientes,
enfocándonos en el juramento
de Hipócrates; explicaremos
cuando es necesaria la
aplicación de la eutanasia y en
4
5

cuanto al tema del embarazo


interrumpido o aborto,
desarrollaremos sus causas,
tipos, el tratamiento y las
precauciones que se deben de
tomar; así como en que tiempo
después de haber ocurrido, es
prudente volver a
embarazarse.
INDICE

“Implicaciones Morales De La
Práctica Médica”
ÉTICA, MORAL Y DEONTOLOGÍA EN LA
PRÁCTICA MÉDICA. “La palabra Ética significa no solo una
cierta rama de la filosofía, del pensamiento, sino también el objeto y
el sujeto de la materia que se estudia. “Ética” y
“ético” se utilizan como sinónimos de “moral” o “lo
que es moral”. La ética o la moral de las personas o
de los grupos, consiste no solo aquello pertinente a
lo que habitualmente o por costumbre hacen y a lo
que creen es adecuado, correcto u obligatorio
hacer. Las acciones de los hombres son con
frecuencia, aunque no siempre, un signo de lo que
creen y piensan; por ello sus acciones pueden
apartarse de sus creencias, y tanto las acciones
como las creencias pueden diferir de lo que los hombres dicen deben
hacer o creer. La moral contiene un elemento normativo ineludible.
En tanto que la persona puede incurrir en una conducta habitual y de
costumbre en ausencia de pensamiento reflexivo, la ética siempre
involucra la evaluación o la prescripción reflexivas concernientes al
asunto en cuestión.” (En- cycl. Britan. 1980).

5
6

En su conocida obra sobre la filosofía de Aristóteles, Jan- car (1966)


expresa que la ética hace parte de la rama de la filosofía que tiene
que ver con las acciones del hombre. La palabra ética viene del
término griego ethos, que quiere decir
costumbres, maneras, hábitos, y
Aristóteles la usa en su acepción
secundaria de carácter, o sea de
aquello que revela lo que el hombre realmente
es. En la Metafísica, Aristóteles plantea como el
Bien, o sea la excelencia, es la Causa Final del
hombre, y como la voluntad, por razonamiento informado, provee la
motivación para el progreso humano hacia la perfección. El Bien
constituye el patrón para medir las acciones humanas, y por ello
cualquier juicio sobre el carácter debe hacerse en términos de los
valores normales. La ética, por lo tanto, es el estudio del carácter, del
elemento moral en la naturaleza humana, es el estudio del quehacer
del hombre en términos de la perfección propia.

 La MORAL. Es la ciencia o doctrina de la conducta y de las


acciones humanas en orden a su bondad o malicia, aquello que
concierne al fuero interno o al respeto humano.

 La DEONTOLOGIA . Es la ciencia o tratado


de los deberes.

Tradicionalmente los médicos han tenido como propósito principal y


como componente inseparable de su actividad profesional y labor
científica, el análisis y la valoración, continuados y permanentes; y el
desarrollo de criterios morales y procedimientos normativos para la
ejecución de sus actos. Tales propósitos se hallan incorporados en el
juramento hipocrático, cuyo mandato constituye el marco moral y
deontológico de la medicina (Patiño 1992).

6
7

En cuanto la medicina es una práctica


eminentemente moral que busca hacer bien a las
personas y a las comunidades y porque su
ejercicio se rige por un código de ética, el cual
también define los deberes del medico, o sea su
deontología.

El conflicto que enfrenta el médico moderno ante el triunfo de las


ciencias biomédicas y la enorme posibilidad de aplicar los nuevos
conocimientos al tratamiento y prevención de la enfermedad, como
supremo imperativo hipocrático, contra el confinamiento de la
medicina institucionalizada que se expresa como mandato
burocrático el cual, por razones generalmente de orden económico, lo
limita en su capacidad de acción (Patiño 1989, 1990).

Los altos costos de la atención médica han hecho surgir, como


necesidad social sentida, sistemas de acceso basados en el prepago,
en su mayoría administrados por terceros, o sea por grupos
diferentes del médico y el usuario, cuya rentabilidad, aparentemente
se opone al precepto ético legalmente vigente en Colombia. En
defecto, la ley 23 de 1981 por la cual se dictan Normas en Materia de
Ética, en el Capítulo I, Declaración de Principios, Artículo 1º, numeral
7º, establece: “El médico tiene derecho a recibir renumeración por su
trabajo, la cual constituye su medio normal de subsistencia. Es
entendido que el trabajo o servicio del médico sólo lo beneficiará a él
y a quien lo reciba. Nunca a terceras personas que pretendan
explotarlo comercial o políticamente.” (ASCOFAME).

La organización de los hospitales, que son


instituciones de creciente complejidad y costo,
combinada con los intereses gerenciales de costo-
beneficio que priman en los programas de ascenso
y de financiamiento de los servicios de salud,

7
8

implica reglamentaciones y normalizaciones que pueden significar, de


nuevo, profundos conflictos con el idealismo.

El Departamento de
Cirugía de la
Fundación Santa Fe de
Bogotá ha creado su
propio Comité de
Bioética, el cual
estudia las
implicaciones éticas,
morales y
deontológicas de la
moderna cirugía a la
luz de las anteriores
consideraciones, y de plantear el lineamiento de “la nueva ética” y de
“la nueva deontología”, o, tal vez mejor, de la ética de siempre ante
las nuevas condiciones del ejercicio médico, como riguroso marco de
referencia para nuestra práctica, docencia e investigación en cirugía.
INDICE

Juramento De Hipócrates
Por Apolo médico y Esculapio, juro: por Higias,
Panacace y todos los dioses y diosas a quienes
pongo por testigos de la observancia de este voto,
que me obligo a cumplir lo que ofrezco con todas
mis fuerzas y voluntad. Tributaré a mi maestro de
Medicina igual respeto que a los autores de mis
días, partiendo con ellos mi fortuna y
socorriéndoles en caso necesario; trataré a sus hijos como mis
hermanos, y si quisieran aprender la ciencia, se las enseñaré
desinteresadamente y sin otro género de recompensa. Instruiré con
preceptos, lecciones habladas y demás métodos de enseñanza a mis

8
9

hijos, a los de mis maestros y a los discípulos que me sigan bajo el


convenio y juramento que determinan la ley médica y a nadie más.

Fijaré el régimen de los enfermos del modo que le


sea más conveniente, según mis facultades y mi
conocimiento, evitando todo mal e injusticia.

No me avendré a pretensiones que afecten a la


administración de venenos, ni persuadiré a persona
alguna con sugestiones de esa especie; me
abstendré igualmente de suministrar a mujeres
embarazadas pesarios o abortivos.

Mi vida la pasaré y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza.

No practicaré la talla, dejando esa operación y otras a los


especialistas que se dedican a practicarla ordinariamente.

Cuando entre en una casa no llevaré otro propósito que el bien y la


salud de los enfermos, cuidando mucho de no cometer
intencionalmente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitando
principalmente la seducción de las mujeres jóvenes, libres o esclavas.
Guardaré reserva acerca de lo que oiga o vea en la sociedad y no
será preciso que se divulgue, considerando el ser discreto como un
deber en semejantes casos.

Si observo con fidelidad mi juramento, séame concedido gozar


felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los
hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí, la suerte
adversa”.

Suicidio Asistido

Eutanasia. Deriva del griego: “eu”


(bien) y “thánatos” (muerte). Es todo acto u
omisión cuya responsabilidad recae en
personal médico o en individuos cercanos al

9
10

enfermo, y que ocasiona la muerte inmediata de éste con el fin de


evitarle sufrimientos insoportables o la prolongación artificial de su
vida.

Embarazo Interrumpido
(ABORTO)

¿Cuán frecuente es y cuáles son las causas que la provocan?

Se llama aborto a la interrupción del embarazo


antes de que el feto sea viable. Siempre precede
a la expulsión del embarazo la muerte
intrauterina.

La causa más frecuente parece ser una anomalía


en el desarrollo del embrión. Según varios
investigadores, existe una incidencia del 30% al 60% de embriones
con anomalías cromosómicas en todos los embarazos interrumpidos.

Se cree que la edad del óvulo o el espermatozoide en el momento de


la concepción tendría importancia, ya que si las células germinales
(óvulo y espermatozoide) están en período de involución, su vitalidad
estaría disminuida. También es importante que el ambiente
intrauterino se encuentre en un estado óptimo, ya que debe
encargarse de la nutrición del huevo en sus estadios más precoces.
Cuando el útero no está preparado hormonalmente en forma
adecuada no permite la implantación del embarazo y de lograr
implantarse su nutrición será deficiente lo que terminará
irremediablemente con su interrupción espontánea.

INDICE

Existen además factores que alteran el medio intrauterino, como son


las infecciones virales o bacterianas (micoplasma, chlamydia,
brucelosis, listeriosis), radiaciones, factores químicos o enfermedades

10
11

crónicas maternas (diabetes descompensada, hipertiroidismo o


hipotiroidismo, hipertensión arterial) y deformaciones uterinas
(fibromas uterinos). Incluso traumatismos físicos o psíquicos y el
estrés pueden ser causa de interrupciones de un embarazo. Poco
frecuente, la pérdida del embarazo por causa inmunológica, que se
produce cuando el organismo materno rechaza al embarazo como a
un injerto orgánico.

¿Cuáles son los primeros síntomas de riesgo de interrupción?

La interrupción del embarazo puede ser silenciosa o bien


acompañarse de síntomas como la hemorragia genital y dolores
cólicos abdominales debidos a contracciones uterinas. Cuando es
silenciosa se la denomina huevo muerto y retenido. la retención es
por un tiempo prolongado de un embarazo que se ha interrumpido.
Muchas veces no da síntomas importantes, o solamente la
desaparición de los síntomas típicos del embarazo (náuseas, vómitos,
y los síntomas mamarios), otras veces comienza una pequeña
hemorragia como único síntoma. El diagnóstico se confirma mediante
una ecografía que muestra la ausencia de latidos cardíacos del
embrión o detención del crecimiento del saco gestacional.

Cuando la interrupción del embarazo se acompaña de síntomas, se


establecen, luego del examen obstétrico, las posibilidades de
supervivencia del huevo de acuerdo a las condiciones del cuello
uterino. Se dividen a las hemorragias que ocurren durante este
período en tres categorías:

• Amenaza de aborto

El cuello del útero no se ha modificado.


Se caracteriza por una hemorragia
genital de variada cantidad y color,
acompañada de dolores cólicos similares
a los de una menstruación o más
intensos. Es algo muy común, ya que dos
de cada diez embarazadas lo presentan
en algún momento del primer trimestre
del embarazo. Generalmente evoluciona
sin consecuencias y se debe consultar con un especialista para su
correcto diagnóstico y tratamiento. Si se puede, debe realizarse una

11
12

ecografía que valore la vitalidad del embrión. Por lo general se trata


con medicamentos que relajan el útero para favorecer el proceso de
la implantación. Si la complicación no se puede frenar, evoluciona a la
etapa siguiente, que ya no tiene tratamiento posible.

• Aborto inevitable

El cuello se ha abierto y el huevo se tacta en su canal. Es la evolución


de la etapa previa, que al progresar produce una dilatación del cuello
uterino, lo que provoca indefectiblemente la expulsión del saco
gestacional. Es un mecanismo similar al del parto pero en menor
magnitud. Comienza la hemorragia, luego siguen las contracciones
que dilatan el cuello uterino y finalmente la expulsión del producto de
la concepción.

• Aborto incompleto

El cuello se ha abierto y se ha eliminado parte del contenido uterino.


Se produce cuando la expulsión del embarazo no fue completa,
quedando retenidos dentro del útero restos de la placenta o del saco
gestacional, provocando una hemorragia genital importante con
riesgos de infecciones uterinas. Es fundamental conectarte
inmediatamente con un centro médico de emergencias, porque
generalmente debe realizarse una intervención quirúrgica (legrado
uterino) para evitar mayores complicaciones.

¿Cuál es el tratamiento?

Es importante volver a recalcar que es fundamental la consulta con


un médico especialista ante la aparición de alguna hemorragia
vaginal o de dolores cólicos en al abdomen en cualquier momento del
embarazo. En la amenaza de aborto por lo general se realiza una
ecografía que indique buena vitalidad del embrión y es frecuente que
se comience con reposo en cama, se evitan las relaciones sexuales y
a veces se acompaña con una medicación relajante uterina que
puede ser en base a progesterona o medicamentos úteroinhibidores
(isoxuprina, ritodrine, etc…). La evolución particular de cada caso
indicará cómo debe continuarse el tratamiento.

Si a pesar del tratamiento instituido se evoluciona hacia el aborto


espontáneo, va a depender del resultado de la ecografía evaluando si

12
13

es necesario o no realizar un legrado uterino para evitar otras


complicaciones como hemorragias o infecciones.

El aborto espontáneo es una complicación frecuente del embarazo


que en la mayoría de los casos, no se repite y como hecho aislado no
justifica la realización de estudios especiales. Pero cuando la pérdida
de embarazos se repite en una misma mujer, es decir que ingresa en
el capítulo denominado aborto habitual, puede estar condicionada por
múltiples factores.

¿Cuánto debo esperar para volver a concebir?

Después de la interrupción de un embarazo


es aconsejable completar todos los
estudios que te solicite tu médico para
poder llegar a un diagnóstico para saber
cuál fue su causa. Una vez completados y
si no es necesario un tratamiento previo a
una nueva concepción, se puede reiniciar
tu búsqueda después de haber tenido al
menos una menstruación normal, que aparece aproximadamente
entre los 30 a 40 días posteriores a la expulsión o legrado uterino.

13
14

“CONCLUSIONES”

Siempre se debe
de anteponer el
bienestar de los
pacientes a los
intereses del
médico o los hospitales.
La eutanasia sólo puede ser
realizada en caso de que el
paciente tenga una
enfermedad o sufrimiento
inaguantable que puede ser
evitado mediante la decisión
de aplicar este precepto según

14
15

lo crean conveniente los


médicos y sus familiares.
El embarazo interrumpido
puede evitarse al llevarse a
cabo frecuentes chequeos con
el médico y en caso de haberlo
experimentado, es posible
volver a embarazarse, siempre
y cuando se lleven a cabo los
estudios e indicaciones
médicas pertinentes.
INDICE

15