Está en la página 1de 2

¿Qué Tan Saludables Son Las Galletas De Avena?

Soy una de esas personas que no se puede estar una hora sin comer algo, lo confieso. Hacía un buen tiempo que no preparaba galletas con este ingrediente y no recordaba lo ricas que están. La receta llevaba unos retoques míos: muesli triturado finísimo en lugar de arrollado de avena, infusión de frutas en vez de leche, azúcar moreno… y le encantaron. Además, en el momento de hornear las galletas hay que tomar en consideración varios aspectos. Una vez lo tengamos todo mezclado, con una cucharadita hacemos la forma de las galletas. Para conseguir mayor información y detalles de las actividades que efectuarán puedes visitar sus redes sociales en Instagram: @fitnessnestle, Facebook: FITNESS Venezuela y Twitter: @FitnessVe. A continuación agregamos el resto de los ingredientes (el huevo, anteriormente batido, el aceite y el jugo de naranja), y removemos hasta que esté todo bien integrado. Sobre una bandeja colocamos una hoja de papel sulfurizado y encima vamos poniendo rodajas de masa de grosor mediano, bien separadas unas de otras. Unas manzanas dulces pueden asistirnos a eludir tener que añadir endulzante a la preparación de estas galletas, pero siempre y en toda circunstancia podéis ajustar el punto de dulzor a vuestro gusto, sea con azúcar, miel edulcorante. Ahora cogemos la masa con una cuchara y hacemos bolitas de ese tamaño y las depositamos sobre la bandeja del horno. Después, agregamos la avena (yo he picado la mitad de exactamente la misma) y la manzana rallada.

Lo que le ha costado es dejar los fideos y mi pregunta es los fideos sin gluten los integrales cuales son mejores, de que forma la puedo asistir a subir las defensas,ella come muchos una leal seguidora y todo me ayuda mucho. Es conveniente saber que diez gotas equivalen

a una cucharadita de azúcar, con lo que con una dosis equivalente a diez cucharaditas de

azúcar podríamos conseguir un dulzor medio. Tenia ganas de hacer unas galletas con la reina de los cereales” (avena) y esta receta me semeja ideal. Sácalas del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla, para que no se humedezcan y queden

restallantes. Aceitar la lata del horno ( fuente) y ponerlas, en un tiempo de diez a quince min, fijarse cuando esten de un color dorado. Volvemos a mezclar todo con una espátula y con la mano vamos a ir haciendo pequeñas bolas que poquito a poco aplanaremos con la mano dándoles forma de galleta, colocándolas en una bandeja de horno engrasada con mantequilla. Estas galletas son crepitantes y son idóneas para acompañar un helado de vainilla. Ya vais

a ver que no necesitaréis comer más de dos galletas, os darán ese extra de energía que

necesitáis para soportar hasta la hora de comer cenar, podéis conservarlas a lo largo de una semana, os recomiendo que las guardéis en una caja de lata recipiente hermético fuera de la nevera. Nosotros contrarrestamos agregando un tanto de harina de aceite, según el inconveniente. Descansar las galletas en la bandeja para hornear durante 3 minutos para acabar la cocción.