Está en la página 1de 15

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

Introducción. Los estudios de antropología rural en Argentina

Alejandro Balazote y Juan Carlos Radovich

A fines del siglo XIX la Argentina se insertaba en el mercado internacional como

proveedora de productos agropecuarios y demandante de productos manufacturados y capitales. La clase dirigente, poseedora de grandes extensiones de tierra, supo imponer su

proyecto político y económico. Para ello articuló intereses con otros agentes “dinámicos”

de la economía, al hacer viable un modelo económico sustentado en la centralidad de la

pampa húmeda, la subordinación de amplios sectores sociales y el genocidio de los pueblos originarios.

De este modo, la oligarquía terrateniente supo implementar un modelo de acumulación que

signaría la historia económica de nuestro país durante mucho tiempo. Después de las campañas militares contra los pueblos originarios, se produjo una primera distribución de la

tierra marcadamente concentrada. Así fue que "Las tierras conquistadas sumaban 60 millones de ha. Prácticamente la superficie de explotación económica se había duplicado

(

)"

(Tur, 1972:73).

Por su parte, la inmigración europea promovida por el Estado en las últimas décadas del siglo XIX, no alcanzó a modificar sensiblemente la primigenia matriz de distribución del recurso. De esta manera se logró que "(…) (durante) esta nueva etapa se asiente y consolide el predominio del latifundio ganadero y los inmigrantes agricultores queden subordinados a los requerimientos del desarrollo pecuario” (Tur, 1972:48).

Doctor en Antropología. Profesor de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires Profesor de la Universidad Nacional de Luján.

Doctor en Antropología. Profesor de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires - Investigador del CONICET-INAPL.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

El éxito del modelo agroexportador implicó entonces, la construcción de un proyecto político y económico en el cual una clase dirigente (la oligarquía terrateniente) controló los principales recursos y diseñó un Estado orientado a disciplinar a los sectores populares en general y a las poblaciones indígenas en particular. La aplicación de una legislación represiva como la “Ley de levas” y la exigencia de la “papeleta de conchabo”, subalternizó a importantes sectores sociales, forzando de este modo, el reclutamiento de la fuerza de trabajo necesaria para garantizar los mecanismos de acumulación.

La identificación del “gauchaje” con la “barbarie” que debía ser “sacrificada” para que emerjiera la civilización, es una idea fuerza, un punto en común que tuvieron, aún en el marco de sus enfrentamientos, Domingo F. Sarmiento y Juan B. Alberdi 1 . El “progreso” requería no mezquinar sangre de gaucho para abonar el suelo argentino; tal como señalaba Domingo Faustino Sarmiento.

Los terratenientes conjugaron sus intereses con los de los inversores, exportadores, importadores y agroindustriales, para hacer posible una Argentina de “progreso indefinido”, aunque desigual. La historia confirmaría las dificultades de llevar a cabo este proyecto. Sucesivas crisis, propias de las características de un modelo altamente dependiente de la demanda externa, interrumpieron el “progreso indefinido”, reforzando una distribución regresiva del producto social. Esta matriz distributiva de recursos e ingresos dio lugar a una configuración de la estructura agraria donde la preeminencia económica y política de la oligarquía latifundista postergó a otros actores sociales. Pueblos originarios, campesinos, trabajadores rurales, migrantes de países limítrofes y pequeños productores, fueron subordinados en favor de un sector hegemónico que diseñó e implementó el tránsito hacia la “civilización”. Dicho sector no concebía el proceso civilizatorio fuera de la expansión capitalista eurocéntrica.

1 Esta matriz ideológica, sustento hegemónico forjado por la Generación del ‟80, mantuvo su continuidad hasta nuestros días a la hora de ubicar en un sistema desigual y subalterno a diversos sectores sociales y grupos étnicos de nuestro país.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

La violenta construcción de opuestos que pergeñó la Generación del ‟80, oponía la civilización a la barbarie. La Antropología argentina por su parte, hizo suya esta concepción polar de los procesos históricos, legitimadora de las mayores formas de violencia y, en línea con ello, definió sus incumbencias e intereses.

La Antropología focalizó desde sus inicios la atención en el estudio de sociedades y culturas “exóticas”, aquellas que se hallaban en los “márgenes” de la civilización y de las relaciones capitalistas. La construcción residual del objeto fue uno de los principales obstáculos epistemológicos que trabaron su desarrollo como ciencia, y el ocultamiento de las determinaciones políticas y económicas una de sus peores prácticas. En nuestro país, las líneas teóricas hegemónicas consideraron a los pueblos originarios, relictos del pasado, y a las poblaciones campesinas como resabios de formas sociales precapitalistas. Desde distintas perspectivas teórico-metodológicas, indígenas y campesinos, en la medida que eran depositarios de un arcaísmo primitivo y folklórico respectivamente, constituyeron una temática relevante para la investigación. Los primeros fueron estudiados con las constricciones de una fenomenología vernácula portadora de un irracionalismo incapaz de sortear los obstáculos epistemológicos que requería abordar procesos históricos complejos, mientras que los segundos fueron analizados con las posibilidades y limitaciones de un folklore de orientación hispano/colonial y funcionalista.

Queda claro que mientras en otros países de América Latina la Antropología Social estudiaba las condiciones de vida y reproducción de indígenas y campesinos, en nuestro país esta perspectiva era obstruida y obliterada. Es por ello, que el desarrollo de la Antropología Rural en la Argentina resulta relativamente reciente. Su suerte estuvo ligada a la de la Antropología Social y como se sabe, ésta disciplina fue claramente ignorada y perseguida dentro de los distintos espacios académicos nacionales hasta el inicio del último período democrático (10-12-1983).

En el año 1958, se creó la Carrera de Antropología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Años más tarde, cuando las primeras promociones se

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

hallaban próximas a finalizar sus estudios, un grupo de estudiantes y jóvenes graduados comenzaron a formular propuestas que redefinían la práctica antropológica. Las tensiones entre aquellos que propiciaban el desarrollo de la Antropología Social y los responsables de conducir la carrera marcaron el período comprendido entre finales de la década de 1960 y comienzos de la siguiente. La ausencia de figuras referentes, respetables y relevantes fue una característica de esos tiempos; pues tal como señala Madrazo: “La carrera de antropología no tuvo un [Gino] Germani” (Madrazo, 1985:36 citado en Ratier, 1986:4). Según una afirmación de este último autor, se trataba de una Antropología Social que “(…) se hace (hacía) contra pretendidos maestros” (Ratier 1986:4). Pese a estas condiciones adversas, en el interregno democrático de la década del „70, se llevan a cabo significativas investigaciones. Los trabajos de Miguel Hángel González, Leopoldo Bartolomé, Eduardo Archetti, Kristi Stölen, Santiago Bilbao, Hebe Vessuri, Esther Hermitte y Carlos Herrán fueron pioneros en el desarrollo de la Antropología Social en Argentina, y no por casualidad se desarrollaron en el ámbito rural. Durante dicho período la “cuestión campesina” adquiría relevancia en toda Latinoamérica. En nuestro país la conformación de las Ligas Agrarias, entre otros movimientos políticos, que interpelaban a las agremiaciones tradicionales del agro que siempre habían representado a otros sectores sociales y al Estado, el cual no dudaba en diseñar una matriz desarrollista que concebía la “modernización del agro” como el desplazamiento de los sectores campesinos, homogeneizando las relaciones capitalistas, direccionó el interés de los investigadores citados precedentemente.

La consigna de la reforma agraria no era exclusiva de las organizaciones armadas de los años 60/70 y de los diversos partidos de izquierda. La posibilidad de llevar a cabo la redistribución de la tierra, modificar los formatos productivos y replantear los mecanismos de comercialización y distribución, constituían la agenda política de esos años. Se configuró así un escenario socioeconómico en el cual las investigaciones sobre pequeños productores y campesinos resultaban sumamente pertinentes. Interesaba particularmente analizar las condiciones que marcarían la dinámica de la diferenciación social y las características de la estructura agraria nacional. Se pensaba que dichos estudios

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

proporcionarían un insumo sustancial para el diseño de futuras políticas agrarias y tal vez un aporte para las luchas políticas de los sectores subalternos.

La importancia del campesinado en el agro argentino en sus diversos aspectos era ampliamente debatida. La diferenciación entre campesinos y pequeños productores, resultaba clave. Al respecto, Leopoldo Bartolomé, escribía: “Para el caso de Argentina, es nuestra opinión que con muy contadas excepciones la gran mayoría de las explotaciones familiares no pueden ser calificadas como campesinas (…) Dichas excepciones estarían dadas por los campesinos comuneros de La Rioja y por algunos bolsones de campesinado aborigen, principalmente en el noroeste del país” (Bartolomé, 1975:242). Por su parte, Archetti y Stölen en su investigación sobre los colonos de Santa Cecilia, diferenciaban a los colonos de los campesinos y de las explotaciones capitalistas. “De los campesinos, los colonos conservan el trabajo doméstico como un elemento sustancial en el proceso productivo, de los capitalistas el uso de fuerza de trabajo asalariada en los trabajos de carpida y cosecha” (Archetti y Stölen, 1975:147) (…) Nosotros proponemos utilizar la palabra inglesa “farmer” para designar este tipo de productores”. (Archetti y Stölen, 1975: 149)

El debate no respondía un interés taxonómico sino al objetivo de ajustar ciertas categorías a la realidad del agro argentino. Como señalan Guber y Visacovsky: “El ámbito rural era presentado “(…) como una realidad heterogénea de estancias y „fincas‟, tejedoras y minifundistas, migrantes golondrina y emigrantes definitivos, y una clase media rural de origen europeo, los colonos, que no cabía en la tipología campesino/peón rural/capitalista, que participaba crecientemente en las luchas rurales gestando nuevas formas de organización política como las ligas Agrarias.” (Guber y Visacovsky, 1999:25)

Durante la última dictadura militar (1976-1983), del grupo de investigadores pioneros citados precedentemente, varios debieron exiliarse, o bien desarrollar actividades

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

profesionales fuera del ámbito universitario y del CONICET 2 . Como hemos señalado, la Antropología Social y la Antropología Rural fueron radicalmente marginadas de la academia por los grupos hegemónicos reaccionarios. El oscurantismo procesista direccionó las investigaciones hacia las poblaciones indígenas aplicando “recetas fenomenológicas” que invisibilizaban las condiciones actuales de existencia, así como también, las circunstancias históricas que las habían ocasionado. De esta manera se replicaba la misma distribución del trabajo intelectual que primó en los primeros años de la carrera de Ciencias Antropológicas; la Etnología que abordaba algunos aspectos de la vida de los indígenas (particularmente la conciencia mítica), el Folklore que estudiaba “la cultura tradicional” y la Arqueología que indagaba las sociedades prehispánicas.

Algunos autores han señalado con acierto la estrecha vinculación entre el desarrollo de la Antropología y los procesos políticos coyunturales (Herrán, 1988 y 1993; Ratier, 1983 y 1986). Tal como hemos mencionado, no es sino hasta el inicio del período democrático, que la Antropología Social dejó de estar vedada en los claustros universitarios (con excepción de la Universidad Nacional de Misiones) y de los organismos de Ciencia y Técnica. En línea con esto, Herrán señala “(…) la antropología social tuvo escaso desarrollo porque ya existía una antropología en las universidades, recibiendo subsidios, editando trabajos, cubriendo el espacio destinado a la antropología”. (Herrán, 1988:108). Dicha disciplina, ligada a la dictadura militar, concentró los recursos, disciplinó y controló dispositivos institucionales a tal punto, que todo posible desarrollo de la Antropología Social debió canalizarse hacia algunas instituciones privadas.

Al inicio de del período democrático la Antropología Social emerge con creciente potencia. Las investigaciones se vuelcan al estudio de la clase obrera, las estrategias implementadas por los sectores populares en las barriadas de las grandes ciudades, las características del

2 Las excepciones fueron Leopoldo J. Bartolomé, quien implementó la carrera de Antropología Social en la Universidad Nacional de Misiones (UNAM) con sede en Posadas; y Miguel Hángel González, quien luego de su renuncia en la UBA luego de la intervención militar de 1966, trabajó como investigador y docente en la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), residiendo y desarrollando sus actividades académicas en la ciudad de General Roca, provincia de Río Negro.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

sistema educativo, las asimetrías y limitaciones del sistema de salud. De este modo la economía y la política habían dejado de ser tabú adquiriendo centralidad en el análisis de los procesos socioculturales. La Etnología tradicional, de íntima vinculación con la dictadura militar, se concentró en la investigación de “las poblaciones indígenas” recluyéndose, aunque no totalmente, en centros de investigación creados “ad hoc” con anterioridad a 1983 3 .

Los riesgos de cristalizar y naturalizar una división del trabajo antropológico en la cual “los indios” son estudiados por la Etnología y los procesos de las “sociedades complejas” por la Antropología Social, fueron tempranamente advertidos por un profesor de la UBA quien afirmaba: “(…) no hay porque dejar los indios a la derecha”. De esta manera algunos antropólogos, apenas comenzado el período democrático vigente, comenzamos a investigar acerca de las condiciones de vida de los pueblos originarios, pero desde la perspectiva de la Antropología Social, reparando particularmente en su relacionamiento con el mercado y el Estado, en el marco de un sistema interétnico generador de desigualdad social. De esta manera, los estudios se desarrollaron mayoritariamente en ámbitos rurales, replicando una asociación muy común en Latinoamérica cual es, el solapamiento entre “problemática rural-problemática indígena”.

La Antropología Rural, al igual que otras áreas de la Antropología Social, tomó impulso a partir de 1984, con la llegada de investigadores que regresaban del exilio. Su aporte resultó fundamental para la consolidación disciplinar y la articulación intergeneracional entre los distintos investigadores. Resulta elocuente el testimonio de Carlos Herrán al respecto:

3 Tal fue el caso del Centro Argentino de Etnología Americana (CAEA), creado por Marcelo Bórmida y sus seguidores, el cual pasó a depender del CONICET.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

“La antropología rural virtualmente ha sido borrada del mapa recién en 1984, con el regreso del exilio de Hugo Ratier aparecen líneas de investigación que permiten esperar su resurgimiento” (Herrán, 1988: 114) 4

Seguidamente, en 1985, un grupo de antropólogos orientados hacia los temas agrarios, luego de años de dictadura y exilios, conformó un grupo, el Núcleo Argentino de Antropología Rural (NADAR), el cual encaró la organización del I Congreso Argentino y Latinoamericano de Antropología Rural (I CALAAR) realizado en la ciudad de Olavarría en diciembre de 1985 5 .

En los siguientes Congresos de Antropología Rural se presentaron numerosos trabajos destacándose la cantidad de investigaciones que abordaron problemáticas campesinas. Esta “predilección antropológica” no se explica si solo se considera la escasa incidencia demográfica y el acotado volumen económico de la producción campesina de nuestro país. Sin duda la riqueza teórica del campo en cuestión, amerita la profundización de las investigaciones sobre el mismo. La relevancia de dicha temática radica en los distintos formatos de relacionamiento, que las unidades domésticas campesinas mantienen con otros agentes sociales. La transferencia de valor, fruto de los desfavorables intercambios que mantienen los grupos domésticos campesinos, y la incidencia demográfica de diversos y complejos procesos migratorios, justifican el desarrollo de las investigaciones señaladas.

Lo afirmado no significa que la Antropología Rural pueda limitarse al estudio de los campesinos con exclusividad, dado que dejaría de lado a importantes actores sociales del agro, tales como los productores capitalistas, farmers, grandes estancieros, proletarios rurales, agentes financieros involucrados en los procesos de comercialización y agencias estatales cuya función específica es apoyar el desarrollo productivo.

4 A partir de ese momento Hugo Ratier, con un grupo de colaboradores, crea el Programa de Antropología Rural y Regional en la Sección Antropología Social (SEANSO) del Instituto de Ciencias Antropológicas (ICA), en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

5 Los siguientes Congresos de Antropología Rural se realizaron en Salta (1988), Tilcara (2004), Mar del Plata (2009) y Santa Rosa (2013)

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

Por nuestra parte, abogamos por una Antropología Rural que aborde con mayor ponderación las características de las nuevas formas de acumulación capitalista en el medio rural. Que además profundice la investigación de los conflictos acaecidos por la distribución de la renta agraria; que brinde precisiones sobre cuáles son los roles de determinados agentes económicos a partir de la implementación de nuevas modalidades de explotación del trabajo rural y analice en profundidad los novedosos formatos económico- financieros que las financian. Asimismo, resulta imperioso saber qué sucede con las cadenas de intermediación de cada rama de actividad. Nuestra presencia “en campo” no puede convertirse en un “regodeo etnográfico” con exclusiva finalidad académica. De lo que se trata es en suma, de disponer de dicha metodología en función de objetivos concretos que trasciendan los niveles micro para involucrarnos en el análisis de procesos históricos de amplio rango y en sus consecuencias contemporáneas sobre los distintos sectores sociales.

En los últimos años, se ha desarrollado el mayor crecimiento agrícola de la historia argentina, aumentando el área sembrada y fundamentalmente los rendimientos 6 . El cambio tecnológico producido por la incorporación de la biotecnología (semillas transgénicas) y los métodos de labranza (siembra directa) acrecentó las cosechas exponencialmente y la presión por el control de los recursos se constata observando el corrimiento de la frontera agraria acaecido en los últimos años.

La concentración de los recursos dio como resultado la consolidación del poder económico y político. De acuerdo con los datos provisorios brindados por el último Censo Nacional Agropecuario realizado en el 2008, el número de explotaciones ha descendido notablemente durante los últimos veinte años. Comparando sus resultados con el censo de

6 Actualmente, las exportaciones de productos provenientes de la explotación agropecuaria alcanzan las dos terceras partes del total.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

1988 7 estas han disminuido un 35%. Paralelamente al creciente aumento de los índices de concentración de la tierra durante el período neoliberal (1989-2002), se produce un marcado incremento de la pobreza rural, con una mayor incidencia en ciertos sectores sociales de mayor vulnerabilidad (pueblos originarios, ancianos y mujeres jefas de unidades domésticas).

A su vez, el proceso de sojización 8 de la economía, ha disparado la conformación de

nuevos formatos económicos. Se ha pergeñado así, una estructura empresarial que integra redes económico-financieras-productivas de diversas características. A partir de un complejo sistema de contratos, los “pools” de siembra encaran la actividad arrendando predios y terciarizando la mayor parte de las actividades (siembra, cosecha, acopio y venta). En una entrevista reciente, y sintetizando el nuevo diseño de la actividad agraria, Gustavo Grobocopatel, uno de los más importantes empresarios del sector, declaraba: “Yo podría prescindir de tener tierra, mi negocio no se altera (…) Soy un sin tierra y tampoco trabajo (sino que) contrato servicios de terceros” (Valente, 2008:19)

De esta manera vemos, como la complejidad del nuevo escenario rural hace que debamos replantear nuestras estrategias de investigación. A partir de las configuraciones acaecidas durante las dos últimas décadas el espacio rural adquiere diversos sentidos. Su polisemia se conforma a partir de la diversificación de actividades productivas y de comercialización; de la incorporación de nuevas tecnologías, de la emergencia de nuevos actores sociales, de la configuración de nuevos instrumentos financieros y de la resignificación y refuncionalización de antiguas prácticas. Como resultante de esta dinámica el espacio rural

se constituye como un campo de disputa política, económica y simbólica. En vinculación

7 Entre los censos nacionales agropecuarios de 1988 y 2002 se constata la desaparición de 87.688 explotaciones agropecuarias. La diferencia de los registros de 1988 con los datos publicados en la actualidad indica una baja superior al 34%.

8 En el año 2002 la superficie sembrada era de 12,6 millones de hectáreas mientras que en 2012 ascendió a 18,9millones lo que representa un incremento del 56% durante la década (Beker, 2013). A ello deben sumarse los efectos socioambientales de esta forma de producción: desplazamiento de otras producciones, deforestación, declive y pérdida de empleos, precarización laboral, crecimiento del trabajo transitorio, bajos salarios; etc.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

con ello, los distintos trabajos incluidos en este libro procuran desentrañar esta nueva realidad.

Los textos que se incluyen en este libro son el resultado de distintas líneas de investigación, que confluyen en el abordaje de núcleos temáticos que consideramos relevantes. No se circunscriben a una disciplina específica; sociólogos y geógrafos han brindado su aporte aunque la mayoría de los autores poseen formación en Antropología Social. La complejidad del espacio rural hace que nuestro quehacer investigativo deba contemplar multiplicidad de variables, adentrándose en la lógica de los distintos actores de manera relacional. El trabajo encarado desde la Cátedra del Seminario de Antropología Rural de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, conjuntamente con los integrantes de los proyectos PICT 1391, de 2008 y UBACyT 217 que financiaron las investigaciones, constituye un intento de comprender las nuevos procesos desarrollados en el ámbito rural, particularmente los conflictos acaecidos por el control y la gestión de los recursos.

Juan Carlos Radovich estudia los efectos sociales y ambientales producidos como consecuencia de procesos catastróficos con motivo de erupciones volcánicas en Norpatagonia. Repara en los antecedentes de los volcanes Hudson (1991), Copahue y Callaquén (1992), Chaitén (1994), Llaima (2007-2008), para posteriormente abordar los efectos provocados por la erupción del complejo Cordón Caulle-Puyehue a mediados del año 2011 que afectó áreas urbanas y sectores rurales de la región cordillerana y de la meseta patagónica, en particular a pequeños productores de origen mapuche.

El trabajo de Alejandro Balazote se centra en el estudio de los lineamientos discursivos de los medios hegemónicos en relación a la cuestión rural, desarrollados en los suplementos “Rural” y “Campo” de los periódicos “Clarín” y “La Nación” respectivamente. Aborda las construcciones simbólicas desarrolladas y el sesgo interpretativo de dichas publicaciones en el marco de las tensiones originadas por la disputa ocasionada por la apropiación de ganancias extraordinarias y la distribución de la renta agraria.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

Daniel Emilio Piccinini reflexiona sobre la problemática ambiental a partir del desarrollo de los agronegocios y la aplicación de tecnologías que tienden a comprometer seriamente la reproducción de las condiciones naturales indispensables para la continuidad de los procesos productivos. Alejándose de toda concepción “romántica”, compara las prácticas económicas y ambientales de los pequeños productores y la racionalidad ecológica de sus procesos de trabajo con las desarrolladas por las grandes empresas.

Por su parte Pablo Quintero analiza los efectos causados por la incorporación de ganado caprino en la economía familiar de los grupos domésticos qom y de ganado vacuno en familias de origen criollo. Reflexiona sobre los motivos de esta “diferenciación étnica”. Focaliza en las modalidades de la planificación y aplicación del proyecto implementado por el PRODERNEA dilucidando sobre las posibilidades y limitaciones del desarrollo chaqueño.

El trabajo de Sergio Braticevic aborda desde una perspectiva histórica la ponderación que ciertas ramas de actividad tienen en la producción del espacio a través de la dinámica del mercado de tierras, en el municipio El Soberbio, ubicado en la provincia de Misiones. Analiza las trayectorias de los ocupantes dedicados a la producción de tabaco, la conformación de las diferentes fracciones de capital y sectores productivos, y su influencia a escala local. Finalmente, aborda la particular dinámica del sector dedicado al turismo.

Marcela Brac analiza las características de las actividades laborales de los obrajes madereros asentados los latifundios del Chaco santafesino, pertenecientes a la empresa La Forestal. Describe como se pergeñó un proceso de industrialización forestal que combinó formas modernas de producción (fábricas-puertos-ferrocarriles) con formas arcaicas de reclutamiento y diciplinamiento de la fuerza de trabajo, necesaria para el mantenimiento de una práctica capitalista centrada en la reproducción del capital.

El trabajo realizado por Sebastián Carenzo y Florencia Trentini analiza comparativamente la producción de territorialidades indígenas desplegadas durante conflictos vinculados a la

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

recategorización de dos áreas naturales pertenecientes a la Reserva Provincial Pizarro (Prov. de Salta) y el Parque Nacional Nahuel Huapi (prov. del Neuquén y prov. de Río Negro).

Alejandra Pérez realiza un estudio del impacto ocasionado por la implementación de la forma salario en los habitantes que poblaban las zonas aledañas al lago Nahuel Huapi. El sesgo histórico de esta investigación permite comprender el proceso de relacionamiento interétnico que signó la violenta desposesión de los pequeños productores mapuche.

Sebastián Valverde aborda las reivindicaciones territoriales e identitarias planteadas por el pueblo mapuche. Se centra el estudio de las estrategias implementadas por las comunidades a partir de la conformación de la Corporación Interestadual Pulmarí. Se interna en los pliegues de los enfrentamientos acaecidos entre los distintos actores representados en el directorio, así como también en los lábiles alineamientos de sus integrantes con distintas agencias y estamentos de poder.

Finalmente, la colaboración de Enrique Timó se centra en la cuestión étnica y la construcción del Estado/Nación. Desde una perspectiva histórica profundiza un modelo explicativo de la dimensión étnica en un período de alta conflictividad como lo es el de fines del siglo XIX. En esos años el Estado nacional impone una violenta la homogeneización cultural de la población indígena a partir de la ocupación efectiva de los territorios usurpados. La perspectiva desarrollada por este autor se vincula con los trabajos presentados por Pérez, Carenzo, Trentini y Valverde, en la medida que repara en las modalidades del relacionamiento del Estado-Nación con los pueblos originarios.

Los trabajos presentados en este libro son el resultado de distintas investigaciones financiadas por la Universidad de Buenos Aires, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y el CONICET. La publicación de este libro fue financiada por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

Agradecemos en particular el apoyo brindado por la Facultad de Filosofía y Letras que ha incluido este libro en su colección Libros de Cátedra.

Finalmente queremos señalar nuestro reconocimiento a los autores que con su esfuerzo de investigación y análisis crítico han contribuido para la realización de esta compilación.

Bibliografía

Archetti, E y Stölen, K. 1975. Explotación familiar y acumulación de capital en el campo argentino. Siglo XXI. Bs. As. Bartolomé, L. 1975 Beker, V. 2013. Un modelo que se basa en el paternalismo semifeudal. En: Clarín, 12-02- 2013; pág. 27. Guber, R y Visacovsky S. 1999. Imágenes etnográficas de la nación. La Antropología Social Argentina de los tempranos años setenta. Serie Antropológica. Brasilia. Editorial Universidad de Brasilia Herrán, C. 1990. Antropología Social en la Argentina. Apuntes y perspectivas. Cuadernos de Antropología Social Nº 10 Instituto de Ciencias Antropológicas. Sección Antropología Social. Facultad de Filosofía y Letras. UBA. Ratier, H. 1986. Construcción de la Antropología como disciplina científica en el contexto nacional. Seminario Taller: Antropología: Disciplina científica y práctica profesional. Universidad Nacional de La Plata. La Plata. Ratier, H. y R. Ringuelet. 1999. La Antropología y el medio rural en la Argentina. En: N. Giarracca (Coord) 1999. Estudios Rurales. Teorías, problemas y estrategias metodológicas. La Colmena, Buenos Aires. Ratier, H. 2004. ¿Campesinos en la Argentina? Aproximaciones antropológicas. III CALAAR. Tilcara-Jujuy. Reca L y otros. 2010. El crecimiento de la agricultura argentina. Medio siglo de logros y desafíos. Editorial Facultad de Agronomía. Buenos Aires. Tur Carlos. 1972. Colonias y colonizadores. CEAL. Bs. As.

Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos. “Introducción a los Estudios en Antropología Rural en Argentina” En: Balazote, Alejandro y Radovich, Juan Carlos (comp.). (2013). Estudios de Antropología Rural. Col. Libros de Cátedra. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras-UBA, Buenos Aires. Pp5-20. ISBN 978-987-1785-94-0.

Valente, M. 2008. Los dueños del negocio. En: Mundo Contemporáneo Nº 10. Buenos Aires.