Está en la página 1de 5

Dice la ciencia: “El mecanismo que desata este sentimiento, se encuentra en el cerebro, en un lugar llamado Sistema límbico, que se encargaría de regular las emociones como la lucha, la huida y el ataque, como modo de supervivencia”.

Se ha hablado, se ha escrito, y mas aún. se ha sentido terror.

Más, ¿que es el terror? Siempre es necesario, por

Una definición científica más exacta de miedo, y sus implicancias Psicofísica, es la que se lee a continuación, extraída de la enciclopedia “Wikipedia”.

Se toman como sinónimo los términos horror, miedo, terror y

espanto; pero hay una diferencia sustancial entre ellos. (1). “Desde el punto de vista biológico, el miedo es un esquema

adaptativo, y contiene un mecanismo de supervivencia y defensa, surgido para permitir al individuo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En este sentido es normal y beneficioso para el individuo y para su especie”.

Este sentimiento lleva como sustrato la posibilidad cierta que nos puede ocurrir a nosotros.

(2). “Desde el punto de vista neurológico es una forma común

de organización del cerebro primario de los seres vivos, y riesgo la vida o la supervivencia. esencialmente consiste en la activación de la amígdala, situada

Terror: Pavor, espanto, aparece cuando el miedo deja de ser

manejado por la conciencia, y se torna irracional. (3). “Desde el punto de vista psicológico, es un estado afectivo,

del

Estos términos por demás simplistas, nada dicen del origen de estos sentimientos.

(4). “Desde el punto de vista social y cultural, el miedo puede formar parte del carácter de la persona o de la organización

Para no caer en un laberinto de definiciones, tomaremos el

común de todos, el que todos han experimentado, el que

muchos sienten en este momento, y que siempre está presente. contextos, social. Se también puede por se tanto puede aprender aprender a a temer no temerlos, objetos se o

relaciona de manera compleja con otros sentimientos (miedo al miedo, miedo al amor, miedo a la muerte, miedo al ridículo) y guarda estrecha relación con los distintos elementos de la cultura.

El MIEDO.

Miedo: Angustia perturbadora por un o mal, que pone en

ejemplo, cuerpos mutilados, sufrimientos extremos.

Horror: Es un sentimiento causado por

seriedad expositiva, definir o acordar sobre un término.

(O de cómo se es humano).

Reflexiones sobre el

miedo.

razones de

presenciar, por

en el lóbulo frontal”.

emocional,

necesario

para

la

correcta

adaptación

organismo al medio, que provoca angustia a la persona”.

más

La ciencia, con todo su estúpido materialismo empirista, tiene una definición del miedo.

“Para algunos, el miedo en el ser humano, no guarda ninguna

Tiene que quedar claro que desde donde nosotros escuchamos

relación fisiológica (como reacción de alerta), sino sería un esa definición, obviamente es causa del miedo. producto de la conciencia, que expande nuestro nivel de

1

desconocimiento”. En la cuarta definición, los científicos usan, para mi, dos eufemismos, las palabras “social y cultural” que algunas escuelas socio psicológicas le dan el nombre de, “colectivas”, que para mi son lisa y llanamente, como lo asegura la sabiduría primordial, una grey (gregario) para decirlo con todas las palabras. ¡Un rebaño! Este rebaño, dice la sabiduría, es la manifestación en el plano material, de una entidad astral, llamada por ella egrégoro, o lo que es lo mismo, a decir del Dr. Jung, arquetipo psicoideo.

que es lo mismo, a decir del Dr. Jung, arquetipo psicoideo. Estos científicos caras duras, sitúan

Estos científicos caras duras, sitúan al hombre en la escala animal, y una vez denigrado y rebajado, lo “adornan” con bellas palabras (eufemismos) para que suenen bien y tengan aceptación académica.

Mi

querido lector, creo yo que llegamos al colmo. Se puede leer

en

esta misma definición, que se puede aprender a tener

miedo. ¡Como si el miedo se enseñara! Y esta es el colmo de los colmos. ¡Se puede aprender a no tener miedo! También, se lee

¡Atrás de esta mirada se encuentra quien que se puede tener miedo al miedo, como si al mal se le

pudiera hacer mal, porque como veremos, el miedo es una faceta del mal, es decir tienen el mismo origen.

verdaderamente teme!

¡Las cosas que hay que leer de los científicos! Bien, no nos diluyamos, regresamos al miedo. Dice la

sabiduría primordial que el alma es una hipóstasis del creador, para más comprensión, una extensión de el. Pero el miedo es una manifestación del alma, ¿se podría decir que el miedo emana del creador? Si, toda falta cometida, no importa cual sea ella, o en que contexto, una falta humana o divina, a no dudarlo, siempre es pasible de castigo, y el creador creó (permítaseme la redundancia) algo a imagen y semejanza, violando así una “ley” divina. Pero esta falta en el “plano” divino se la podría considerar una travesura, si no fuera que a partir de esa estupidez traicionara a lo más bello, que desde aquí no se como describirlo, algo regocijante, una suerte de bálsamo espiritual que yo le doy el nombre de eternidad.

terrorismo, que es! Sitúe el lector esta definición al

social, y verá cual es el sutil motor de nuestra civilización,

motor que ejerce su influencia desde un plano

por las escuelas esotéricas, al cual yo llamo arquetípico.

La mecanicista primera

definición, toma al hombre lisa y

llanamente como un animal.

En la segunda definición, no solo toma al hombre como un

animal, sino que animal imposible!

lo define con un cerebro primario ¡Más

La tercera definición es el colmo de la caradurez. ¡Si esto no es

contexto

llamado astral

2

¡Fue una falta grave gravísima!, y quien comete una falta de esa envergadura, hace muy bien en tener miedo.

en otro lado, se lo conoce con el nombre de Yo.

Este Yo, como parte de lo eterno, convive, para decirlo de algún modo, con esa extensión del creador llamada alma. Es aquí donde se encuentra la esencia del miedo, que puesta, y contextuada en la conciencia, se tornaría eminente, eminencia ésta, que es de orden metafísico, y no cultural.

El causar miedo, y sentir miedo, se lo podría llamar con toda certeza, solipsismo divino, solo que el causar temor es algo emanado desde el macrocosmos, y el sentir temor, es receptado por el microcosmos, pero en ambos casos, el origen es el mismo.

Meditando sobre estas cosas, llegué a la conclusión, que hay una estrecha relación entre otras cualidades del alma, como por ejemplo, esas que sienten los más. El odio y la envidia. Estos dos despreciables sentimientos, digo yo, se originan en el miedo, puesto que tienen el mismo origen.

se originan en el miedo, puesto que tienen el mismo origen. El miedo, si bien es

El miedo, si bien es un sentimiento, una manifestación del alma humana, la transciende puesto que este miedo es esencial; el alma es el vehículo de ese miedo, que no es otra cosa que el miedo del creador, miedo que es causado por una falta que él cometió, no al ordenar la materia, ni por haber creado algo a imagen y semejanza, sino por haber encadenado, esclavizado parte de la eternidad. ¿Cómo pudo ocurrir esto? ¿Cómo

Saturno comiéndose a su hijo (Goya). “parte” de la eternidad, pudo ser encadenada, esclavizada, a la

¡ El que tenga ojos para ver que vea!

ilusión de la materia?

Como dice la sabiduría primordial, una parte de lo eterno fue engañado y apresado en eso que fue creado a imagen y semejanza de Dios creador.

una

humana, y otra divina. Lo divino no es otra cosa, que como dice la sabiduría, un reflejo de lo eterno, ese reflejo, que como dije

Ese hecho dotó, al ya llamado hombre de dos naturalezas;

La repuesta a estos interrogantes se las puede encontrar en la sabiduría primordial, que como dicen los superiores, es madre de sabidurías.

Hay dos mundos. Un mundo material ilusorio, y un mundo real espiritual, el primero es un mundo del deseo, que lleva como sustrato el miedo y el dolor.

3

como resultado el mal y el terror. El terror es la más alta manifestación del miedo, así como el mal es la más alta manifestación del deseo, la envidia, y el dolor.

Toda construcción, toda obra es realizada para ser aprobada, aceptada y aprobada, máxime si esa obra es realizada por un gran arquitecto. El destinatario de dicha obra, sin lugar a dudas es el hombre que sin saberlo evalúa esa colosal obra, desde un lugar no creado por el gran arquitecto, lugar ese que es el hombre mismo, y que yo llamo trocito de eternidad, o lo que es lo mismo, el Yo.

Ya lo decía el filósofo platónico Plotino. “El mal debería encontrarse, caso de existir, en lo que realmente no es y como adoptando la forma de no-Ser o lo que se asocia al no-Ser”. Aquí el no-Ser es la materia.

Este deseo divino, ha decir de Gautama el Buda, causa dolor divino, y una envidia divina, en suma, un miedo divino.

Y agrega: “La materia no tiene el Ser que le permita participar del bien y se dice de manera equívoca que ella Es, cuando debiera decirse en verdad que es un no-Ser”.

Gautama el Buda, enseñaba y aplicaba estas sentencias en el plano material de los hombres, que tomando el principio hermético de la ley de correspondencia (como arriba es abajo) y endosarle el término divino a dichas sentencias, al gran

Estas sentencias de Plotino que tienen una implicancia

arquitecto le cabría las de la ley. met afísica inconmensurable, me hizo recordar un pensamiento de Howard Phillips Lovecraft 1890-1937. “La

emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más intenso de los miedos, es el miedo a lo desconocido”.

Deseo:

contemplación y aprobación de los hombres. Ese miedo, ese terror se encuentra en las más oscuras profundidades del tiempo, que tomando el principio hermético

mental”, no cabria dudas que las

horrorosas imágenes que describe este genial escritor (que

para mi no tiene nada de fantástico e irreal) no son otra cosa que emergencias a la conciencia de sentimientos-imágenes cuyo origen se encuentran en el mundo astral, que en el microcosmos se corresponde en lo que se conoce como

que dice: “el universo es

Dolor: Por tener certeza que su obra no es eterna. Envidia: Por ser su obra, una mala copia de lo eterno (origen espiritual).

Vistas así las cosas, el mal y el terror serian cualidades, o si se quiere, la materia prima de una obra, de una construcción divina, que con total certeza podríamos llamar universo material.

¿Porque incluyo el deseo?, porque ordenar (crear) el universo, y concebir un “ser” a imagen y semejanza, es la causa esencial de un deseo divino.

Esta “tetralogía divina” se detalla a continuación de modo más comprensible.

Crear

algo

para

su

contemplación,

y

para

la

Miedo: Por Haber cometido una falta gravísima

a Dios

incognoscible, y por extensión a la eternidad, y a todos los

espíritus que la componemos. subconsciente.

Estos cuatros “ingredientes” unidos, por alta destilación dan

De modo que, no hay imágenes, ideas, fantasías, o cualquier

4

emergencia que se traiga a la conciencia, a voluntad o no. Todas ellas tienen realidad metafísica, y si se dan ciertas condiciones,

también físicas. temor, temor que le es ajeno, porque en realidad es el temor de

Estas condiciones pueden ser creadas mágicamente por el

hombre superior (incursionar en sus mundos). También manifestadas a voluntad por el creador, o como dice ¡El mal! santo Tomas de Aquino. “Dios podría violar sus propias leyes para provocar algo imposible, estos serían los milagros”. ¡Y no solo los milagros!

Esta situación patética en la cual lo sitúa su inseguridad, lo sume en una densa angustia que lo hace vivir en un continuo

El Uno. El creador.

que lo hace vivir en un continuo El Uno. El creador. Howard Phillips Lovecraft. Para finalizar
que lo hace vivir en un continuo El Uno. El creador. Howard Phillips Lovecraft. Para finalizar
que lo hace vivir en un continuo El Uno. El creador. Howard Phillips Lovecraft. Para finalizar

Howard Phillips Lovecraft.

Para finalizar diré que fuera de ese espacio creado por el Yo, espacio único en el cual se Es, no hay posibilidad de existencia, no hay posibilidad de templarse para contrarrestar estas fuerzas-intenciones de máxima malignidad. Que el hombre lo sepa o no, anidan en lo más profundo de su mente esperando el momento propicio para manifestarse, y aplicar su disolvente poder. Momento creado por el mismo, que en su ignorancia y extravío, cuando esto acontece no sabe como resolver. ¡Wotan, el que combate al mal!

5