Está en la página 1de 2
EL CONCURSO DE LEYES Estamos ante un concurso (aparente) de leyes penales cuando “un hecho
EL CONCURSO DE LEYES Estamos ante un concurso (aparente) de leyes penales cuando “un hecho
EL CONCURSO DE LEYES Estamos ante un concurso (aparente) de leyes penales cuando “un hecho
EL CONCURSO DE LEYES
EL CONCURSO DE LEYES

Estamos ante un concurso (aparente) de leyes penales cuando “un hecho parece satisfacer las exigencias de dos o más tipos diversos pero, en definitiva, sólo será regulado por uno de ellos, en tanto que los demás resultarán desplazados por causas lógicas o valorativas.”

desplazados por causas lógicas o valorativas.” De esta forma, se produce un concurso de este tipo

De esta forma, se produce un concurso de este tipo cuando uno o varios comportamientos (acción u omisión) satisfacen formalmente más de un tipo, es decir, infringen varias normas de conducta, pero desde un punto de vista material o incluso formal, una de esas infracciones expresa ya a las demás y sólo esa determina el delito que el sujeto ha realizado. O, en otras palabras, “cuando varias normas entran en conflicto para conocer un hecho, pero sólo una de ellas es competente.”

La consecuencia práctica del concurso de leyes reside en que sólo es aplicable la pena del delito que desplaza a los otros y, además, en la determinación esa pena no deben computarse otras violaciones de la ley, dado que sólo se ha infringido una de las normas aparentemente concurrentes.

Según lo dispuesto en el art. 8 del CP: Los hechos susceptibles de ser calificados con arreglo a dos o más preceptos, se castigarán observando las siguientes reglas:

1ª El precepto especial se aplicará con preferencia al general.

2ª El precepto subsidiario se aplicará sólo en defecto del principal, ya se declare expresamente dicha subsidiariedad, ya sea ésta tácitamente deducible.

3ª El precepto penal más amplio o complejo absorberá a los que castiguen las infracciones consumidas en aquél.

4ª En defecto de los criterios anteriores, el precepto penal más grave excluirá los que castiguen el hecho con pena menor.

Es por ello que tener en cuenta 4 principios: Regla 1ª: Principio de especialidad .
Es por ello que tener en cuenta 4 principios: Regla 1ª: Principio de especialidad .
Es por ello que tener en cuenta 4 principios: Regla 1ª: Principio de especialidad .

Es por ello que tener en cuenta 4 principios:

Regla 1ª: Principio de especialidad. Existe cuando una norma (la general o básica) se encuentra contenida en otra (la especial), que además contiene otros elementos definidores del tipo del injusto, lo que viene a limitar su campo de aplicación por causa de ese grado de singularidad de la conducta que describe.

de ese grado de singularidad de la conducta que describe. Regla 2ª: Principio de subsidiariedad .

Regla 2ª: Principio de subsidiariedad. Existe cuando un tipo penal está previsto que deba regir o ser aplicado (norma subsidiaria) para el caso de que no lo sea otro con el que está relacionado (norma principal).

Regla 3ª. Principio de absorción. Existe cuando entre varios tipos, el ataque al bien jurídicamente protegido de uno de ellos comprende igualmente al de los otros. El homicidio absorbe a las lesiones; el acceso carnal a las agresiones que le preceden; la tentativa a las resoluciones manifestadas, y todas son absorbidas por el delito consumado; el robo con violencia o intimidación desplaza al hurto y al ataque personal.

Regla 4ª. Principio de gravedad. Es el único principio que legalmente regulaba el concurso aparente de normas penales en el Código Penal de 1.973. Consiste en aplicar el precepto más gravemente penado en relación a las sanciones previstas en los otros tipos que entran en conflicto.