Está en la página 1de 2

Primera salida, comprende desde el capítulo 1 al 5.

Don Alonso Quijano
era un hidalgo que al leer mucho se vuelve “loco” y decide hacerse caballero
andante para luchar contra las ofensas.
Se hace llamar Don Quijote de la Mancha y utiliza armas antiguas y su viejo
caballo, Rocinante. Se hacer nombrar “caballero” en una venta que imagina
ser castillo. Su primera hazaña como caballero es liberar a un pastor de los
azotes de su amo.
Después de resultar herido, un vecino lo devuelve a su pueblo.
Segunda salida, comprende los capítulos 7 al 52.
Mientras Don Quijote está recuperándose, su sobrina, la criada, el cura y el
barbero han quemado los libros. Pero una vez recuperado, Don Quijote
convence a un vecino, Sancho Panza, para que le acompañe en sus
aventuras.
Ya con su escudero, lucha contra unos gigantes que no son sino molinos de
viento; se enfrenta con un vizcaíno, al que vence; da libertad a unos
galeotes perseguidos por la Santa Hermandad, que, ingratos, le apedrean;
hace penitencia en Sierra Morena, donde escribe una carta a Dulcinea;
envía a Sancho al Toboso para que se la entregue; el canónigo y el barbero
de su aldea han salido a buscarle; encuentran a Sancho y le impiden
cumplir con el encargo de su amo; hallan a Don Quijote y lo devuelven,
engañado, a su pueblo, metido en una jaula, dentro de la cual sufre
pacientemente la burla de sus vecinos.
Tercera salida
Segunda parte. Don Quijote no es víctima de su fantasía: ahora le engañan
los demás
Don Quijote y Sancho inician la tercera salida, encaminándose al Toboso,
donde el escudero asegura a su amo que una rústica aldeana montada en
un asno es Dulcinea, hecho extraordinario que Don Quijote atribuye a un
mago enemigo suyo (el mismo que hizo desaparecer su biblioteca y
transformó los molinos de viento en gigantes). Su obsesión será, a partir de
ahora, encontrar el medio de desencantarla. Caminando por tierras de
Aragón, ya famosos como personajes literarios, amo y escudero llegan a los
dominios de unos duques que se burlan despiadadamente de la locura de
ambos, hasta el punto de nombrar a Sancho gobernador de uno de sus
estados (la ínsula Barataria), cargo que abandonará por razones
extraordinariamente juiciosas.
Nuevamente juntos caballero y escudero, para desmentir al falso Quijote de
Avellaneda, cambian de itinerario y se dirigen a Barcelona, donde el hidalgo
sufre su derrota definitiva luchando en fiera y descomunal batalla contra el
Caballero de la Blanca Luna, que no es otro que su vecino, el bachiller

Física y moralmente derrotado. muere cristianamente en su lecho. quien le impone como condición regresar a su aldea. de donde partió y. . Quijote vuelve a la Mancha.Sansón Carrasco. después de haber recobrado la cordura.

Intereses relacionados