Está en la página 1de 941

Íñigo de la Maza G.

CÓDIGO CIVIL

SISTEMATIZADO

CON

JURISPRUDENCIA

Tomo II

Edición : 2015

ÍNDICE

LIBRO CUARTO DE LAS OBLIGACIONES EN GENERAL Y DE LOS CONTRATOS

1

TÍTULO I DEFINICIO0NES

2

TÍTULO II DE LOS ACTOS Y DECLARACIONES DE VOLUNTAD

12

TÍTULO III DE LAS OBLIGACIONES CIVILES Y DE LAS MERAMENTE NATURALES

41

TÍTULO IV DE LAS OBLIGACIONES CONDICIONALES Y MODALES

43

TÍTULO V DE LAS OBLIGACIONES A PLAZO

60

TÍTULO VI DE LAS OBLIGACIONES ALTERNATIVAS

63

TÍTULO VII DE LAS OBLIGACIONES FACULTATIVAS

65

TÍTULO VIII DE LAS OBLIGACIONES DE GÉNERO

66

TÍTULO IX DE LAS OBLIGACIONES SOLIDARIAS

66

TÍTULO X DE LAS OBLIGACIONES DIVISIBLES E INDIVISIBLES

76

TÍTULO XI DE LAS OBLIGACIONES CON CLÁUSULA PENAL

81

TÍTULO XII DEL EFECTO DE LAS OBLIGACIONES

87

TÍTULO XIII DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS CONTRATOS

127

TÍTULO XIV DE LOS MODOS DE EXTINGUIRSE LAS OBLIGACIONES, Y PRIMERAMENTE DE LA SOLUCIÓN O PAGO EFECTIVO

133

1. Del pago efectivo en general

135

2. Por quién puede hacerse el pago

138

3. A quién debe hacerse el pago

141

4. Dónde debe hacerse el pago

147

5.

Cómo debe hacerse el pago

147

6. De la imputación del pago

150

7. Del pago por consignación

152

8. Del pago con subrogación

158

9. Del pago por cesión de bienes o por acción ejecutiva del acreedor o

acreedores

163

10. Del pago con beneficio de competencia

167

TÍTULO XV DE LA NOVACIÓN

168

TÍTULO XVI DE LA REMISIÓN

176

TÍTULO XVII DE LA COMPENSACIÓN

178

TÍTULO XVIII DE LA CONFUSIÓN

183

TÍTULO XIX DE LA PÉRDIDA DE LA COSA QUE SE DEBE

184

TÍTULO XX DE LA NULIDAD Y LA RESCISIÓN

188

TÍTULO XXI DE LA PRUEBA DE LAS OBLIGACIONES

220

TÍTULO XXII DE LAS CONVENCIONES MATRIMONIALES Y DE LA SOCIEDAD CONYUGAL

267

1. Reglas generales

268

2. Del haber de la sociedad conyugal y de sus cargas

276

3. De la administración ordinaria de los bienes de la sociedad conyugal

294

4. De la administración extraordinaria de la sociedad conyugal

309

5. De la disolución de la sociedad conyugal y partición de gananciales

313

6. De la renuncia de los gananciales hecha por parte de la mujer después de

la disolución de la sociedad

327

7.

De la dote y de las donaciones por causa de matrimonio

332

TÍTULO XXII-A RÉGIMEN DE LA PARTICIPACIÓN EN LOS GANANCIALES334

1. Reglas generales

334

2.

De la administración del patrimonio de los cónyuges

335

3. De la determinación y cálculo de los gananciales

336

4. Del crédito de participación en los gananciales

341

5. Del término del régimen de participación en los gananciales

343

TÍTULO XXIII DE LA COMPRAVENTA

344

1. De la capacidad para el contrato de venta

347

2. Forma y requisitos del contrato de venta

351

3. Del precio

359

4. De la cosa vendida

360

5. De los efectos inmediatos del contrato de venta

368

6. De las obligaciones del vendedor y primeramente de la obligación de

 

entregar

372

7.

De la obligación de saneamiento y primeramente del saneamiento por

evicción

384

8. Del saneamiento por vicios redhibitorios

392

9. De las obligaciones del comprador

407

10. Del pacto comisorio

413

11. Del pacto de retroventa

418

12. De otros pactos accesorios al contrato de venta

420

13. De la rescisión de la venta por lesión enorme

421

TÍTULO XXIV DE LA PERMUTACIÓN

430

TÍTULO XXV DE LA CESIÓN DE DERECHOS

432

1. De los créditos personales

432

2. Del derecho de herencia

442

3. De los derechos litigiosos

444

TÍTULO XXVI DEL CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

445

1.

Del arrendamiento de cosas

447

2. De las obligaciones del arrendador en el arrendamiento de cosas

451

3. De las obligaciones del arrendatario en el arrendamiento de cosas

462

4. De la expiración del arrendamiento de cosas

471

5. Reglas particulares relativas al arrendamiento de casas, almacenes u otros

edificios

487

6. Reglas particulares relativas al arrendamiento de predios rústicos

492

7. Del arrendamiento de criados domésticos

497

8. De los contratos para la confección de una obra material

498

9. Del arrendamiento de servicios inmateriales

506

10. Del arrendamiento de transporte

509

TÍTULO XXVII DE LA CONSTITUCIÓN DE CENSO

512

TÍTULO XXVIII DE LA SOCIEDAD

520

1. Reglas generales

521

2. De las diferentes especies de sociedad

525

3. De las principales cláusulas del contrato de sociedad

528

4. De la administración de la sociedad colectiva

531

5. De las obligaciones de los socios entre sí

539

6. De las obligaciones de los socios respecto de terceros

543

7. De la disolución de la sociedad

545

TÍTULO XXIX DEL MANDATO

553

1. Definiciones y reglas generales

553

2. De la ad0ministración del mandato

564

3. De las obligaciones del mandante

578

4. De la terminación del mandato

582

TÍTULO XXX DEL COMODATO O PRÉSTAMO DE USO

589

TÍTULO XXXI DEL MUTUO O PRÉSTAMO DE CONSUMO

614

TÍTULO XXXII DEL DEPÓSITO Y DEL SECUESTRO

625

1. Del depósito propiamente dicho

627

2. Del depósito necesario

634

3. Del secuestro

635

TÍTULO XXXIII DE LOS CONTRATOS ALEATORIOS

637

1. Del juego y de la apuesta

638

2. De la constitución de renta vitalicia

641

3. De la constitución del censo vitalicio

645

1. De la agencia oficiosa o gestión de negocios ajenos

650

2. Del pago de lo no debido

654

3. Del cuasicontrato de comunidad

661

TÍTULO XXXV DE LOS DELITOS Y CUASIDELITOS

673

TÍTULO XXXVI DE LA FIANZA

738

1. De la constitución y requisitos de la fianza

738

2. De los efectos de la fianza entre el acreedor y el fiador

745

3. De los efectos de la fianza entre el fiador y el deudor

750

4. De los efectos de la fianza entre los cofiadores

753

5. De la extinción de la fianza

754

TÍTULO XXXVII DEL CONTRATO DE PRENDA

755

TÍTULO XXXVIII DE LA HIPOTECA

765

TÍTULO XXXIX DE LA ANTICRESIS

793

TÍTULO XL DE LA TRANSACCIÓN

797

TÍTULO XLI DE LA PRELACIÓN DE CRÉDITOS

807

TÍTULO XLII DE LA PRESCRIPCIÓN

839

1. De la prescripción en general

839

2. De la prescripción con que se adquieren las cosas

855

3. De la prescripción como medio de extinguir las acciones judiciales

885

4. De ciertas acciones que prescriben en corto tiempo

920

TÍTULO FINAL DE LA OBSERVANCIA DE ESTE CÓDIGO

933

LIBRO CUARTO DE LAS OBLIGACIONES EN GENERAL Y DE LOS CONTRATOS

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 96.

Código de Derecho Internacional Privado: Título IV.

Código de Minería: Título XI.

TÍTULO I DEFINICIO0NES

ARTÍCULO 1437

Las obligaciones nacen, ya del concurso real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones; ya de un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de una herencia o legado y en todos los cuasicontratos; ya a consecuencia de un hecho que ha inferido injuria o daño a otra persona, como en los delitos y cuasidelitos; ya por disposición de la ley, como entre los padres y los hijos sujetos a patria potestad.

Concordancias a este Código:

Artículos 243, 321, 578, 1438, 1225, 2284, 2285 y 2314.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 164 y 165.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Declaración unilateral de voluntad como fuente de las obligaciones

La declaración unilateral de voluntad es una de las causas de las que nacen obligaciones. Tras una serie de vacilaciones, la jurisprudencia en el último tiempo ha tendido a inclinarse por la opinión que entiende que este artículo 1437 no excluye el que se reconozca a la "declaración unilateral de voluntad" como una causa de obligaciones: "El Código Civil establece el principio que el hecho lícito y voluntario de una persona es suficiente para ser obligada, al efecto se puede leer el artículo 578: "Derechos personales o créditos son los que sólo pueden reclamarse de ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola disposición de la

De éstos derechos nacen las

ley, han contraído las obligaciones correlativas

acciones personales"; el artículo 1437 dispone: "Las obligaciones nacen ya del concurso real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o

convenciones; ya de un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la

", y el artículo

aceptación de una herencia o legado y en todos los cuasicontratos

;

2284 señala: "Las obligaciones que se contraen sin convención, nacen o de la ley, o del hecho voluntario de una de las partes". En una interpretación sistemática de nuestro ordenamiento legal, corresponde tener presente que a tales principios se añade el desarrollado por el Código de Comercio, en cuanto a que la declaración unilateral de voluntad es fuente de obligaciones, tanto al reglar la formación del consentimiento, cuanto al reglamentar diferentes actos particulares, en especial la promesa de recompensa. Del mismo modo la legislación especial ha dotado de efecto vinculante a actos unilaterales tales como la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheque y la Ley sobre Letra de Cambio y Pagaré. No es dudoso que constituyen fuente de obligaciones tanto el hecho lícito y voluntario de las personas, la declaración unilateral de voluntad, la convención, la ley y todo hecho que irrogue daño a otra persona, si el legislador expresamente no contempla una causa de exclusión o justificación de la misma, sobre la base de cuyas razones se revocó un fallo de la instancia, reiterándose que: "Contrariamente a lo sostenido por los jueces del fondo la declaración unilateral de voluntad, tal como se dijo en el motivo séptimo de esta sentencia, constituye una fuente de obligaciones en los casos en que el legislador no prevé lo contrario". (Considerandos 7º y 8º)

Corte Suprema, 11/01/2011, Rol Nº 5484-2009, Cita online: CL/JUR/9377/2011

2. Delito y cuasidelito como fuente de obligación

Las reflexiones anteriores encuentran sustento en diversas disposiciones sustantivas, como el artículo 1437 del Código Civil que, refiriéndose a las diversas fuentes de las obligaciones, menciona entre éstas a las que nacen "a consecuencia de un hecho que ha inferido injuria o daño a otra persona, como en los delitos y cuasidelitos", de lo que se deduce que sin daño o perjuicio no nace la obligación (Considerando 11º).

De lo anterior se colige que en un juicio que tiene por único objeto discutir la obligación de indemnizar perjuicios en sede de responsabilidad extracontractual, si éstos no son alegados y comprobados lo que supone litigar sobre su especie y monto o al menos sobre las bases que sirvan para su liquidación en la etapa de ejecución del fallo, jamás podría acogerse la demanda porque, faltando uno de sus elementos esenciales, dicha responsabilidad civil no queda configurada y su existencia no puede ser declarada. El daño, en efecto, constituye un presupuesto ineludible de la acción. (Considerando 10º)

Corte Suprema, 23/12/2009, Rol Nº 2276-2008, Cita online: CL/JUR/5287/2009

Fallos en el mismo sentido:

Corte Suprema, 03/09/2009, Rol Nº 1346-2008,

Cita online: CL/JUR/689/2009

Corte Suprema, 25/10/2010, Rol Nº 5880-2008,

Cita online: CL/JUR/11973/2010

3. Formación del consentimiento

Que como es sabido, para que se produzca como resultado del acuerdo de voluntades el efecto jurídico de crear una o más obligaciones, es necesario que culmine un proceso tendiente a la formación del consentimiento, mediante el concierto de dos actos jurídicos unilaterales e independientes, derivados uno de aquel que toma la iniciativa y le propone un negocio a otro, y éste, que es aquel al cual va dirigida la oferta, que acepta la proposición, con su consentimiento. La yuxtaposición de estas declaraciones de voluntad, mediante la convergencia de la oferta y la aceptación, da lugar al consentimiento y, con ello, al contrato. La oferta es un acto jurídico unilateral por el cual una persona propone a otra una determinada convención y como acto jurídico la oferta debe cumplir los requisitos de existencia y validez que establece la ley, por lo que ésta debe ser seria, es decir, que exista el propósito de producir un efecto práctico sancionado por el derecho. Pero es preciso que tal intención sea expresada o resulte de las circunstancias del caso o de los usos, de no ser así, la contraparte pudo haber creído hallarse en presencia de una oferta y la aceptación perfeccionará el contrato.La oferta, para que surta efectos debe emanar del futuro acreedor o futuro deudor, es decir, de cualquiera de los que, de perfeccionarse la convención, van a tener la calidad de partes. (Considerando 6º)

Corte Suprema, 16/04/2008, Rol Nº 3362-2006, Cita online: CL/JUR/7348/2008

4.

Fuentes de las obligaciones y responsabilidad civil

La clasificación tradicional de las fuentes de las obligaciones, contemplada en

el

artículo 1437 del Código Civil es: 1) el contrato, 2) el cuasicontrato, 3) el delito,

4) el cuasidelito, y 5) la ley. De ella quedan sin normas específicamente determinadas para precisar y hacer efectiva la responsabilidad en el

incumplimiento las obligaciones que nacen del cuasicontrato y de la ley. Interesa, entonces, decidir qué reglas son aplicables cuando se incurre en responsabilidad

a propósito de las obligaciones que emanan de estas dos fuentes: si las de la responsabilidad contractual o las de la extracontractual.

Tanto la doctrina de los autores nacionales como la jurisprudencia de nuestros Tribunales han ido inclinándose por considerar como reglas de responsabilidad común en nuestro derecho las de la responsabilidad contractual. (Considerandos 4º y 5º)

Corte Suprema, 11/08/1993, Rol Nº 17333, Cita online: CL/JUR/1139/1993

ARTÍCULO 1438

Contrato o convención es un acto por el cual una parte se obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa. Cada parte puede ser una o muchas personas.

Concordancias a este Código:

Artículos 2126, 2127.

Concordancias a otros Códigos:

Código del Trabajo: artículo 7º.

Código de Minería: artículo 167.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.496 sobre Protección de los Derechos de los Consumidores, D.O. 7.03.1997: artículo 1º, Nº 6.

Ley Nº 19.865, sobre Financiamiento Urbano Compartido, D.O. 1.04.2003:

artículo 13.

Ley Nº 19.886, de Bases sobre Contratos Administrativos de Suministro y Prestación de Servicios, D.O. 30.07.2003: artículo 2º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto de contrato

en

el artículo 1438del Código Civil como el "acto por el cual una parte se obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa". Si bien éste es el concepto legal, la expresión que utiliza el citado inciso segundo del artículo 2195 se ha emitido en términos más amplios, en el sentido que la tenencia de la cosa ajena, para que no se entienda precario, debe al menos sustentarse en un título, antecedente jurídico al que la ley reconozca la virtud de justificarla, aun cuando no sea de origen convencional o contractual. (Considerando 7º)

(

)

La

expresión

contrato

ha

sido

definida

por

el

legislador

Corte Suprema, 05/08/2009, Rol Nº 3748-2008, Cita online: CL/JUR/9459/2009

Fallos en el mismo sentido:

Corte Suprema, 31/08/2010, Rol Nº 5728-2010,

Cita online: CL/JUR/6335/2010

Corte Suprema, 02/06/2008, Rol Nº 309-2007,

Cita online: CL/JUR/2536/2008

Corte Suprema, 29/11/2007, Rol Nº 1351-2006,

Cita online: CL/JUR/6376/2007

2. Elementos de los contratos

Que como puede advertirse y se desprende de la primera parte del citado artículo 344, el contrato colectivo por la pluralidad de partes surge del acuerdo de voluntades de los partícipes, el que se concreta en estipulaciones. Vemos entonces que los elementos constitutivos de esta clase específica de contratos, no son diferentes de aquellos que se relacionan generalmente en este sentido, es decir, acuerdo de voluntades el que debe cumplir con las exigencias legales, esto es, consentimiento exento de vicios, capacidad, objeto, causa y solemnidades, aunque estas últimas bastante atenuadas en materia laboral y que ese concierto contenga la intención de crear obligaciones, de hacerlas nacer (Considerando 11º). Que, por otra parte, la sola lectura del nombre del pacto de que se trata, conduce a desestimar un efecto vinculante imperativo, ya que si bien es un acuerdo, por cuanto su contenido dice relación con ciertos puntos respecto a los cuales los partícipes coincidieron en voluntad, a él se agrega la expresión Marco, la que contiene la idea de límites dentro de los que se enmarca una situación, de la que derivarán o no otras, las que se ajustarán a las directrices formuladas en dicho acuerdo, conforme a la voluntad que expresen las partes que puedan verse involucradas en su oportunidad en dicha situación. Por lo tanto, el mencionado acuerdo no reviste la naturaleza jurídica de fuente de obligaciones para la demandada. (Considerando 14º)

Corte Suprema, 30/01/2007, Rol Nº 2581-2005, Cita online: CL/JUR/3463/2007

ARTÍCULO 1439

El contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga para con otra que no contrae obligación alguna; y bilateral, cuando las partes contratantes se obligan recíprocamente.

Concordancias a este Código:

Artículos 1489, 1552.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Diferencia contrato unilateral y bilateral

Que el Código Civil define en el artículo 1438 la voz "contrato o convención" como el "acto por el cual una parte se obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa".

Los contratos conforme al artículo 1439 del Código Civil pueden ser unilaterales

o bilaterales.

El contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga para con otra que no contrae obligación alguna: y el contrato es bilateral, cuando las partes contratantes se obligan recíprocamente.

Esta clasificación no atiende al número de las obligaciones que se originan, sino

a la circunstancia de que se obligue una parte o ambas mutuamente, de modo

que, si resulta obligada una sola de las partes, el contrato es unilateral; si ambas,

es bilateral.

Que del estudio armónico de los artículos 1438 y 1439 del Código Civil y de las cláusulas primera y segunda de la escritura pública de fecha 15 de febrero de 2010, en las que se reconoce adeudar a Orión Forestal S.A., la suma de 510 Unidades de Fomento, las que el ejecutado se obliga a pagar a Orión Forestal S.A., a más tardar el día 30 de abril de 2010, cabe concluir, que se está en presencia de un contrato de carácter unilateral, por cuanto Jerónimo Burgos Pedraza se ha obligado para con la sociedad Orión Forestal S.A., la que no ha contraído obligación alguna.

Lo expuesto resulta suficiente para desestimar esta alegación formulada por la ejecutante al contestar las excepciones. (Considerandos 7º y 8º)

Corte de Apelaciones de Concepción, 08/03/2013, Rol Nº 967-2012,

Cita online: CL/JUR/536/2013

2. Contrato bilateral. Diferencia cesión de créditos y novación por cambio de deudor

Ahora bien, atendido que en la convenciones bilaterales, por definición del artículo 1439 del Código Civil, cada parte reviste al mismo tiempo la calidad de acreedora y deudora, la cesión del contrato implica que el cedente traspasa al cesionario tanto sus derechos como sus obligaciones, y en ello radica su diferencia fundamental con la simple cesión de créditos o con la novación por cambio de deudor. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 28/04/2009, Rol Nº 6895-2007, Cita online: CL/JUR/6302/2009

3. Convenio de Atención Profesional es contrato bilateral

El Convenio de Atención Profesional, de acuerdo a la clasificación que hace

el artículo 1439 del Código Civil, es un contrato bilateral, puesto que las partes

contratantes se obligaron recíprocamente, naciendo las obligaciones al

perfeccionarse el contrato por la formación del consentimiento. En esta clase de contratos, los sucesos que afectan las obligaciones de una de las partes repercuten, lógicamente, sobre el destino de las obligaciones correlativas de la otra. La interdependencia de las obligaciones, por lo tanto, no se agota en la génesis del contrato; por el contrario, opera durante la fase de cumplimiento hasta

la total extinción del contrato. (Considerando 8º)

Corte Suprema, 17/06/2008, Rol Nº 549-2007, Cita online: CL/JUR/5845/2008

ARTÍCULO 1440

El contrato es gratuito o de beneficencia cuando sólo tiene por objeto la utilidad de una de las partes, sufriendo la otra el gravamen; y oneroso, cuando tiene por objeto la utilidad de ambos contratantes, gravándose cada uno a beneficio del otro.

Concordancias a este Código:

Artículos 966, 1441, 2117, 2126, 2174, 2219, 2278, 2468.

ARTÍCULO 1441

El contrato oneroso es conmutativo, cuando cada una de las partes se obliga a dar o hacer una cosa que se mira como equivalente a lo que la otra parte debe dar

o hacer a su vez; y si el equivalente consiste en una contingencia incierta de ganancia o pérdida, se llama aleatorio.

Concordancias a este Código:

Artículo 1440 y Título XXXIII de este Libro.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto contrato oneroso conmutativo

Revisten el carácter de contratos onerosos conmutativos, ya que, por un lado, las partes se gravan y, por el otro, se benefician recíprocamente, beneficio que es claro para la demandante, la que por su labor tiene derecho al pago de los honorarios convenidos y que también resulta evidente para la demandada, la que tiene derecho a cobrar intereses por el dinero prestado y que como consecuencia de la construcción de las obras en los terrenos hipotecados, su garantía adquiere mayor alcance patrimonial, por la necesaria extensión de la hipoteca a los inmuebles por adherencia. (Considerando 9º)

Corte

Suprema,

11/05/1992,

Rol:

ARTÍCULO 1442

No

se

consigna,

Cita

El contrato es principal cuando subsiste por sí mismo sin necesidad de otra convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella.

Concordancias a este Código:

Artículos 46, 1536, 1666, 1887, 2335, 2413, 2441, 2516.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Prenda contrato accesorio

Dada la naturaleza accesoria que posee la prenda, subsistirá mientras exista o esté pendiente la obligación principal que cauciona, salvo mutuo consentimiento de las partes o por una causal legal de extinción. (Considerando 8º)

Corte Suprema, 14/03/2007, Rol Nº 1252-2005, Cita online: CL/JUR/5750/2007

ARTÍCULO 1443

El contrato es real cuando, para que sea perfecto, es necesaria la tradición de la cosa a que se refiere; es solemne cuando está sujeto a la observancia de ciertas formalidades especiales, de manera que sin ellas no produce ningún efecto civil; y es consensual cuando se perfecciona por el solo consentimiento.

Concordancias a este Código:

Artículos 670, 1801, 1898, 2174, 2197, 2212, 2386.

Concordancias a otros Códigos:

Código del Trabajo: artículo 9º.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.496 sobre Protección de los Derechos de los Consumidores, D.O. 7.03.1997: artículo 12 A.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Contrato solemne

Que, de este modo, cuando en el fallo se asume que un contrato solemne, cualidad que tiene la promesa de compraventa, es susceptible de modificarse en forma verbal o sea de prorrogarse el plazo para su cumplimiento, sin que al efecto se observe la formalidad legal correspondiente, se comete un error de derecho, infringiéndose así el artículo 1554 Nº 1 del Código Civil. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 03/09/2002, Rol Nº 2908-2001, Cita online: CL/JUR/1414/2002

2. Contrato real

teniendo presente, además, que el comodato, en su carácter de contrato

real, sólo se perfecciona por la tradición del bien facilitado en préstamo gratuito de

uso, de acuerdo con el inciso segundo del artículo 2174 del Código Civil, sin que en autos exista constancia que se haya producido la entrega del terreno. (Considerando 7º)

) (

Corte Suprema, 07/05/2001, Rol Nº 1406-2001, Cita online: CL/JUR/2292/2001

ARTÍCULO 1444

Se distinguen en cada contrato las cosas que son de su esencia, las que son de su naturaleza, y las puramente accidentales. Son de la esencia de un contrato aquellas cosas sin las cuales o no produce efecto alguno, o degenera en otro contrato diferente; son de la naturaleza de un contrato las que no siendo esenciales en él, se entienden pertenecerle, sin necesidad de una cláusula especial; y son accidentales a un contrato aquellas que ni esencial ni naturalmente le pertenecen, y que se le agregan por medio de cláusulas especiales.

Concordancias a este Código:

Artículos 1863, 2071 inc. 2º.

Concordancias a otros Códigos:

Código del Trabajo: artículos 2º inciso 6º, 92, 95.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Elementos de la esencia del contrato

El artículo 1444 del Código Civil dispone que en cada contrato se distinguen las cosas de su esencia, de su naturaleza y las puramente accidentales, siendo las primeras aquéllas sin las cuales o no produce efecto alguno o degenera en un contrato diferente, y las segundas, las que no siendo esenciales, se entienden pertenecer al contrato sin necesidad de una cláusula especial. Por su parte, el artículo 1546 del mismo Código consagra el principio de buena fe contractual, esto

es, que los contratos obligan no sólo a lo que en ellos se expresa, sino a todas las cosas que emanan de la naturaleza de la obligación, o que por la ley o la costumbre pertenecen a ella. Tales son los efectos de las obligaciones señaladas tan claramente en el Título XII del Libro IV del referido Código de Bello. (Considerando 5º, sentencia de reemplazo)

Corte Suprema, 15/12/2010, Rol Nº 1174-2010, Cita online: CL/JUR/12459/2010

2. Concepto de elementos de la esencia

Dispone el artículo 1444 del Código Civil que son cosas de la esencia de un contrato aquellas sin las cuales, o no produce efecto alguno, o degenera en otro contrato diferente. Por esto se ha resuelto que: "No tiene influencia alguna para la calificación legal de un contrato y para apreciar el valor que en derecho corresponde a sus estipulaciones la denominación que el notario autorizante de la escritura, le haya dado para los efectos de su registro en el protocolo y sus índices de archivo, como no influye la denominación que le dan los contratantes para establecer su clase, si ella no corresponde a su propia esencia y naturaleza, que es lo único que debe tomarse en cuenta para determinar su condición jurídica y los efectos que particularmente le pertenecen". (Considerando 8º)

Corte Suprema, 08/06/2010, Rol Nº 6690-2008, Cita online: CL/JUR/3211/2010

3. Clasificación de elemento accidental de un contrato

La cláusula de libertad tarifaria, en cambio, no puede ser, dentro de la distinción que establece el precitado artículo 1444 del Código Civil, sino de índole accidental, puesto que si las partes no la hubieran estipulado, el contrato seguiría siendo de maquila, no perdería su identidad, no dejaría de producir los efectos que le son inherentes ni degeneraría en otro distinto. En suma, la omisión de esa cláusula no produciría el efecto que señala el recurso en cuanto a "desnaturalizar" el contrato de maquila. (Considerando 57º)

Corte Suprema, 31/03/2003, Rol Nº 1594-2001, Cita online: CL/JUR/724/2003

4. Imposibilidad de oponer excepción de contrato no cumplido por incumplimiento de cláusula accidental

Por la naturaleza accidental de dicha estipulación, y no habiéndose incorporado al contrato en cláusula expresa, resulta improcedente oponer la excepción de contrato no cumplido. (Considerando 11º)

Corte

Suprema,

22/05/1997,

Rol

Nº 1042,

Cita

TÍTULO II DE LOS ACTOS Y DECLARACIONES DE VOLUNTAD

Concordancias a este Código:

Mensaje XXXVI a LXI.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: Título I del Libro II.

Concordancias a otras normas:

Ley sobre Efecto Retroactivo de las Leyes: artículo 22.

ARTÍCULO 1445

Para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es necesario:

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Diferencias requisitos de existencia y de validez de acto jurídico

En cuanto a los requisitos del acto jurídico, éstos se han clasificado tradicionalmente en requisitos de existencia y de validez. Los primeros son aquellos indispensables para que el acto jurídico exista como tal y produzca sus efectos. Si faltan, el acto es jurídicamente inexistente, por lo que no produce efecto alguno (voluntad, objeto, causa, solemnidades). Los segundos, son aquellos necesarios para que el acto tenga una vida sana y produzca sus efectos, en forma estable, (voluntad no viciada, objeto lícito, causa lícita, capacidad) (Considerando 5º).

Corte Suprema, 15/12/2010, Rol Nº 4804-2010, Cita online: CL/JUR/12012/2010

1º. Que sea legalmente capaz;

2º. Que consienta en dicho acto o declaración y su consentimiento no adolezca de vicio;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 1145 Nº 2)

1. Análisis del consentimiento para la perfección del acto jurídico

primera parte del Nº 2 del artículo

1445 del Código Civil, para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es necesario que consienta en dicho acto o declaración.

Que

con arreglo a

lo prescrito

en

la

Por consiguiente, en el evento de no prestarse ese consentimiento es también evidente que se ha omitido un requisito que la ley prescribe para el valor del acto o contrato en consideración a su naturaleza, defecto que, según dispone el inciso 1º del artículo 1682 del mismo cuerpo legal, trae aparejada como consecuencia la nulidad absoluta de ese acto o contrato. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 10/11/2009, Rol Nº 6355-2008, Cita online: CL/JUR/3219/2009

Fallos en el mismo sentido:

Corte Suprema, 17/05/2001, Rol Nº 1594-2000,

Cita online: CL/JUR/3738/2001

Corte Suprema, 13/07/1999, Rol Nº 2720-1998,

Cita online: CL/JUR/778/1999

2. Relación entre requisitos del acto jurídico y formación del consentimiento

Para que un acuerdo de voluntades genere como efecto jurídico la creación de una o más obligaciones, debe culminar un proceso tendiente a la formación del consentimiento, mediante el concierto de dos actos jurídicos unilaterales e independientes, uno que deriva de aquel que toma la iniciativa y propone un negocio a otro, y éste a quien va dirigida la oferta, que acepta la proposición, con su consentimiento. La convergencia de la oferta y la aceptación dan lugar al consentimiento y, con ello, al contrato. Para que surta sus efectos, la oferta debe emanar del futuro acreedor o futuro deudor, o sea, de cualquiera de los que, si se perfecciona la convención, tendrían la calidad de partes. (Considerando 6º)

Corte Suprema, 16/04/2008, Rol Nº 3362-2006, Cita online: CL/JUR/7348/2008

3. La voluntad como requisito del acto jurídico debe ser seria

La actora reclama la nulidad absoluta del contrato de compraventa, toda vez que se trataría de un acto simulado, sin que haya existido la voluntad seria de

vender, ceder y transferir sus bienes, además que no existió ningún precio pagado

por la demandada (

puesta en duda, no se encuentra refrendada ni en los hechos ni por antecedente jurídico o financiero alguno, de forma que no cabe más que acoger la demanda de autos y acceder a lo allí solicitado. (Considerando 1º)

De esta manera la voluntad manifestada o declarada

)

Corte Suprema, 12/08/2002, Rol Nº 2610-2002, Cita online: CL/JUR/3614/2002

3º. Que recaiga sobre un objeto lícito;

4º. Que tenga una causa lícita.

La capacidad legal de una persona consiste en poder obligarse por sí misma, y sin el ministerio o la autorización de otra.

Concordancias a otros Códigos:

Código Orgánico de Tribunales: artículo 416.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.947, D.O. 17.05.2004, de Matrimonio Civil: artículo 4º.

ARTÍCULO 1446

Toda persona es legalmente capaz, excepto aquellas que la ley declara incapaces.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 7º.

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 27 y 176.

Código Orgánico de Tribunales: artículo 256.

Código del Trabajo: artículo 13.

Código de Minería: artículo 22.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Presunción de capacidad

En efecto, la presunción de capacidad contemplada por nuestro ordenamiento jurídico, especialmente en el artículo 1446 del Código Civil, favorecía a los demandados de autos, debiendo la demandante, allegar al proceso probanzas que demostraran que la testadora se encontraba incapacitada para manifestar su voluntad en forma válida. (Considerando 16º)

Corte Suprema, 05/08/2002, Rol Nº 1818-2002, Cita online: CL/JUR/3607/2002

ARTÍCULO 1447

Son absolutamente incapaces los dementes, los impúberes y los sordos o sordomudos que no pueden darse a entender claramente.

Sus actos no producen ni aun obligaciones naturales, y no admiten caución.

Son también incapaces los menores adultos y los disipadores que se hallen bajo interdicción de administrar lo suyo. Pero la incapacidad de las personas a que se refiere este inciso no es absoluta, y sus actos pueden tener valor en ciertas circunstancias y bajo ciertos respectos, determinados por las leyes.

Además de estas incapacidades hay otras particulares que consisten en la prohibición que la ley ha impuesto a ciertas personas para ejecutar ciertos actos.

Concordancias a este Código:

Artículos 26, 1446, 1470, Título XX, de este Libro.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 27 y 176.

Código Orgánico de Tribunales: artículos 256 Nº 1, 321 y 322.

Código de Procedimiento Civil: artículo 357 Nº 2 y Nº 5.

Código del Trabajo: artículo 214 inciso 1º.

Código de Minería: artículos 22 y 24.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.947, de Matrimonio Civil, D.O. 17.05.2004: artículos 5º Nº 3 y Nº 4, 46 inciso 2º, 58.

Ley Nº 19.995, establece bases generales para la autorización, funcionamiento

y fiscalización de casinos de juego, D.O. 7.01.2005: artículos 9º letras a) y b),

15.

Ley Nº 20.393, establece responsabilidad penal de las personas jurídicas en los delitos de lavado de activos, financiación del terrorismo y delitos de cohecho que indica, D.O. 2.12.2009: artículos 8º Nº 2, 10, 14.

Ley Nº 20.422, establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, D.O. 10.02.2010: artículo 26.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Actos de absolutamente incapaces son nulos y no producen ni siquiera obligaciones naturales

El artículo 1447 agrega que los actos de los absolutamente incapaces no producen ni aun obligaciones naturales y no admiten caución. Por su parte, el artículo 465 dispone que los actos y contratos ejecutados sin previa interdicción son válidos, a menos de probarse que el que los ejecutó o celebró estaba entonces demente. Si en el momento mismo de la ejecución o celebración del acto o contrato se halla demente el que lo ejecutó o celebró, el acto o contrato es nulo de nulidad absoluta por la demencia en que se encuentra, pero la prueba de la demencia en ese mismo momento es sumamente difícil de establecer directamente, y en la generalidad de los casos ella resultará de presunciones graves, precisas y concordantes, que hará al juez en vista de los hechos que el demandante acredite en juicio de nulidad del acto o contrato. La ley no dice que debe probarse que el que lo ejecutó o celebró estaba demente en el momento mismo de la ejecución o celebración, sino que debe probar que estaba entonces demente, en otros términos, si el estado de demencia era habitual a la época de la ejecución o celebración del acto o contrato. (Considerando 4º, sentencia de reemplazo)

Corte Suprema, 03/01/2011, Rol Nº 4229-2009, Cita online: CL/JUR/9673/2011

2. Declaración de interdicción y acto de girar un cheque

Girado el cheque por un disipador declarado en interdicción, con el agregado de los requisitos legales de publicidad, el acto de girar el cheque adolece de nulidad y, por tanto, carece de valor legal, supuesto que tal acto, además de suponer el animus solvendi, se perfecciona en la persona del girador. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 11/11/1991, Rol Nº 28751, Cita online: CL/JUR/477/1991

ARTÍCULO 1448

Lo que una persona ejecuta a nombre de otra, estando facultada por ella o por la ley para representarla, produce respecto del representado iguales efectos que si hubiese contratado él mismo.

Concordancias a este Código:

Artículos 43, 551, 552, 671.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Efectos de acto realizado se radica en patrimonio de representado

El artículo 1448 del Código Civil establece que los efectos de la representación legal o convencional (cuando proceda)se radican en el patrimonio del representado. De todo lo dicho, es inconcuso que la representación pretendida en autos por la ejecutante, no se comprobó, y por eso, lo obrado al

firmarse el pagaré materia de la cobranza carece de mérito ejecutivo respecto del ejecutado, que, por su parte, no es representado en tal título de crédito. (Considerando 7º)

Corte de Apelaciones de Santiago, 15/05/2013, Rol 7997-2011,

Cita online: CL/JUR/3221/2013

2. Elementos representación

La institución de la representación tiene tres elementos: a) que una persona, el representante, ejecute un acto o celebre un contrato, b) que en la ejecución del acto o celebración del contrato actúe a nombre de otra persona, el representado, y c) que el representante esté facultado para ello por ley o voluntad del representado. Concurriendo tales requisitos, se producen los efectos propios de la representación, esto es, el acto o contrato en lugar de obligar a las personas que lo han celebrado, obliga, en su caso, sólo a una de ellas y a otra persona que no interviene en su celebración, el representado (

Así, cuando el representante de una sociedad actúa por ella, los efectos del acto se radican indirectamente en esta última, puesto que está regulando los intereses de su representado, en virtud de una autorización expresa; sin embargo, y en la especie, habiéndose citado a reconocer firma a quien no detentaba la representación de la sociedad ejecutada, los efectos de su comparecencia o incomparecencia a la gestión respecto de la cual se le citó, no pueden radicarse directamente en la sociedad ejecutada ni obligarla, desde que quien compareció en nombre de la misma, actuó por ella careciendo de facultades para comparecer en su representación. (Considerandos 6º y 7º)

Corte Suprema, 09/09/2009, Rol Nº 3883-2008, Cita online: CL/JUR/910/2009

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 28/07/2004, Rol Nº 3382-2003,

Cita online: CL/JUR/729/2004

3. Pago con representación

Que entre las reglas generales referentes a los actos y declaraciones de voluntad que fija el Código Civil, se encuentra la que encierra su artículo 1448, que prescribe que "lo que una persona ejecuta a nombre de otra, estando facultada por ella o por la ley para representarla, produce respecto del representado iguales efectos que si hubiere contratado el mismo". Que la recta aplicación de las disposiciones relacionadas en los considerandos precedentes conduce a reconocer la eficacia del pago realizado por el empleador a la caja de

compensación de asignaciones familiares para solucionar el saldo de la deuda correspondiente a los préstamos concedidos por esa entidad al actor y aquellos en que era codeudor solidario o fiador, debidamente facultado por este último, en la medida que, según se ha anotado, esas normas sancionan la validez del pago efectuado por un tercero, especialmente si tiene mandato o autorización del deudor para ejecutarlo y que no puede ahora impugnarlo sobre la base de estimar irrenunciables sus derechos, argumento que por lo demás se enfrenta con los efectos de los actos propios. (Considerandos 7º y 8º)

Corte Suprema, 27/04/2004, Rol Nº 1653-2003, Cita online: CL/JUR/4657/2004

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 17/03/2010, Rol Nº 9069-2009,

Cita online: CL/JUR/1888/2010

4. Representación y mandato

Así, el que contrató a nombre de otro, en el caso, el mandatario que por la sociedad suscribió el pagaré que sirve de título para esta ejecución, obligó a ésta a cumplir las obligaciones contratadas con terceros, de conformidad a lo estipulado en el artículo 1448 del Código Civil y si se ha excedido en los límites de su mandato, sólo es responsable el mandante, pero no respecto a terceros (artículo 2154 del Código Civil) que contrataron de buena fe e ignoraban dicha circunstancia, como se desprende de la absolución de posiciones rendida por el representante de la ejecutante. (Considerando 7º, sentencia de primera instancia confirmada por la Corte Suprema)

Corte Suprema, 11/12/2003, Rol Nº 5017-2002, Cita online: CL/JUR/4780/2003

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 31/03/2003, Rol Nº 4417-2002,

Cita online: CL/JUR/4172/2003

ARTÍCULO 1449

Cualquiera puede estipular a favor de una tercera persona, aunque no tenga derecho para representarla; pero sólo esta tercera persona podrá demandar lo estipulado; y mientras no intervenga su aceptación expresa o tácita, es revocable el contrato por la sola voluntad de las partes que concurrieron a él.

Constituyen aceptación tácita los actos que sólo hubieran podido ejecutarse en virtud del contrato.

Concordancias a este Código:

Artículos 1536, 1567 inciso 1º, 2124.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto estipulación a favor de otro

La estipulación en favor de otro es un contrato en que una parte, llamada estipulante, contrata directamente con otra, denominada promitente, para que los aspectos favorables de la convención se radiquen definitivamente en el patrimonio de un interesado, al que se llama beneficiario, quien los acepta para sí. La voluntad del tercero no interviene para adquirir el derecho, sino que para hacer definitiva e irrevocable la estipulación que, mientras no es aceptada, puede revocarse por las partes contratantes. Esta institución constituye una excepción al principio de la relatividad de los efectos del contrato. En doctrina existe discusión en torno a determinar cuál es su naturaleza jurídica. No obstante lo anterior, resulta indiscutible que en la celebración de una estipulación a favor de otro, existe a lo menos un contrato celebrado entre el promitente y el estipulante. En este sentido, hay que distinguir las etapas en el proceso contractual, es decir, el iter contractual, pues desde las tratativas y hasta la celebración sólo se dan relaciones entre el estipulante y el promitente, luego de la celebración las vinculaciones se producen entre promitente y beneficiario. En consecuencia, no existe vinculación entre estipulante y beneficiario. (Considerandos 11º y 12º)

Corte Suprema, 27/04/2010, Rol Nº 4488-2008, Cita online: CL/JUR/11835/2010

2. Análisis obligación que surge a partir de estipulación a favor de otro

El artículo 1449 del Código Civil consagra el derecho a estipular en favor de un tercero, aunque no exista derecho de representación, pudiendo el tercero demandar lo estipulado, siempre que no intervenga su aceptación expresa o tácita, originándose la obligación cuando exista el concurso real de voluntades. Por lo tanto, dicha obligación será exigible al tercero desde el momento en que manifieste su voluntad de aceptarlas y no antes, esto reviste vital importancia para la prescripción alegada en el caso particular, que no se cuenta desde que se celebró la compraventa, sino desde que el tercero aceptó la estipulación. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 16/11/2009, Rol Nº 7040-2008, Cita online: CL/JUR/3492/2009

3. Diferencia entre donación y estipulación a favor de otro

Constituyendo la donación y la estipulación en favor de otro, ambos contratos, éstos difieren, fundamentalmente, en que en el primero, una de las partes donantetransfiere de manera gratuita bienes que conforman su patrimonio, a

otra parte donatario, quien los acepta para sí, incorporándose en su patrimonio. En la estipulación a favor de otro la parte llamada estipulante, contrata directamente con otra parte denominada promitente, para que los aspectos favorables de la convención se radiquen definitivamente en el patrimonio de un interesado, llamado beneficiario, quien los acepta para sí. En ambos contratos existen dos partes, diferenciándose que en la estipulación a favor de otro los efectos favorables se radicarán en un tercero, quien adquiere directamente los derechos, pasando a ser acreedor del promitente. (Considerando 8º)

Corte Suprema, 26/04/2007, Rol Nº 2039-2005, Cita online: CL/JUR/726/2007

ARTÍCULO 1450

Siempre que uno de los contratantes se compromete a que por una tercera persona, de quien no es legítimo representante, ha de darse, hacerse o no hacerse alguna cosa, esta tercera persona no contraerá obligación alguna, sino en virtud de su ratificación; y si ella no ratifica, el otro contratante tendrá acción de perjuicios contra el que hizo la promesa.

Concordancias a este Código:

Artículos 1536 y 1695.

ARTÍCULO 1451

Los vicios de que puede adolecer el consentimiento, son error, fuerza y dolo.

Concordancias a este Código:

Título XX de este Libro, artículos 44 inciso final, 1351, 1782.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.947, de Matrimonio Civil, D.O. 17.05.2004: artículo 8º.

ARTÍCULO 1452

El error sobre un punto de derecho no vicia el consentimiento.

Concordancias a este Código:

Artículos 8º, 706, inciso final y artículos 2297 y 2299.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto de error

El error, definido como el concepto equivocado que se tiene de la ley, de una

y específicamente a la denominada, en doctrina,

Teoría del Error Común, que en el decir de los referidos autores es el compartido por un considerable número de personas y que permite que el acto se considere válido a pesar de no estar estrictamente ajustado a la ley.

persona o de una cosa (

)

El fundamento de este error está constituido por el interés social, en tanto resulta beneficioso confiar en la apariencia de regularidad de un acto, que por causa sobreviniente queda sin efecto, creencia compartida por una determinada cantidad de personas y requiere, para su concurrencia, la participación de una

cierta mayoría, poseer un justo motivo e incurrir en él de buena fe. (Considerandos

5º y 6º)

Corte Suprema, 24/12/2007, Rol Nº 4091-2007, Cita online: CL/JUR/6441/2007

ARTÍCULO 1453

El error de hecho vicia el consentimiento cuando recae sobre la especie de acto

o

empréstito y la otra donación; o sobre la identidad de la cosa específica de que se trata, como si en el contrato de venta el vendedor entendiese vender cierta cosa determinada, y el comprador entendiese comprar otra.

contrato que se ejecuta o celebra, como si una de las partes entendiese

Concordancias a este Código:

Artículos 676, 677, 706 y 1691.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Error esencial u obstáculo impide que se forme el consentimiento

Tanto en la hipótesis de error que recae sobre la identidad del objeto, denominada "error in corpore", como en aquella que incide en la naturaleza del contrato, llamada "error en el negocio", ambas contempladas en el artículo 1453 del Código Civil, no es dable sostener que el consentimiento haya llegado a formarse. En el "error in corpore", mientras una de las partes supone que el objeto del contrato consiste en una cosa determinada, la otra contratante entiende que es una distinta. La diferencia específica de que trata el artículo 1453 no se refiere ni

puede referirse solamente a la que existe entre dos cosas de género diverso, como entre una vaca y una casa, por ejemplo. Esa diferencia puede existir sea cual fuere el género de la cosa materia de la convención, bastando que el error se produzca en la determinación de la cosa.

La hipótesis de error de hecho del artículo 1453 del Código Civil, conocido también como error esencial, impediente u obstáculo, entraña esencialmente ausencia o falta de voluntad, impidiendo la formación del consentimiento, que es un requisito indispensable para la existencia del acto jurídico, razón por la cual provoca su nulidad absoluta, de acuerdo al artículo 1682 del mismo Código, que sanciona con dicha modalidad de ineficacia jurídica toda omisión de algún requisito o formalidad que las leyes prescriben para el valor de ciertos actos o contratos en consideración a la naturaleza de los mismos. (Considerandos 5º y 6º)

Corte Suprema, 12/01/2011, Rol Nº 4705-2009, Cita online: CL/JUR/6112/2011

Fallos en el mismo sentido:

Corte Suprema, 20/10/2010, Rol Nº 1625-2009,

Cita online: CL/JUR/8770/2010

Corte Suprema, 05/12/2006, Rol Nº 1248-2004,

Cita online: CL/JUR/6749/2006

Corte Suprema, 13/06/2005, Rol Nº 4751-2003,

Cita online: CL/JUR/1729/2005

Corte Suprema, 30/05/2001, Rol Nº 4497-1999,

Cita online: CL/JUR/1504/2001

Doctrina en sentido contrario:

En la especie, y aun asumiendo hipotéticamente que hubo error, la ley expresamente precavió la posibilidad de que la cabida real fuere mayor o menor que la declarada por las partes en el contrato. En efecto, si el predio se vende en relación a la cabida o como cuerpo cierto señalándose los respectivos linderos, y acontece, como en la especie, que la cabida real es inferior a la declarada, como efectivamente sucedió, lo que corresponde, según lo disponen los artículos 1832 y 1833 inciso segundo, del Código Civil, es completar la extensión que falta o disminuir proporcionalmente el precio, si se trata del comprador o, devolver el exceso en precio o en cabida, si se trata del vendedor. Que de lo anterior se puede colegir que en el caso sublite, las acciones

procedentes son las indicadas en las normas antes citadas y no la nulidad por error de hecho, por lo que se rechazará la nulidad impetrada en la demanda, así como la consecuencial acción reivindicatoria. (Considerandos 2º a 5º, sentencia de segunda instancia)

Corte de Apelaciones de Rancagua, 04/03/2002, Rol Nº 28872,

Cita online: CL/JUR/4458/2002

2. Error es cuestión de derecho, por lo que procede casación a su respecto

La apreciación del error de hecho que dice haber sufrido una parte contratante como error, obstáculo sustancial, accidental o en la persona de su contraparte, es una cuestión de derecho, susceptible de ser revisada por el tribunal de casación, pues se trata de una calificación que se efectúa conforme a normas legales, específicamente, las contenidas en los artículos 1453, 1454 y 1455 del Código Civil. (Considerando 3º)

Corte Suprema, 19/01/2010, Rol Nº 1908-2008, Cita online: CL/JUR/815/2010

3. Error en la identidad de la cosa específica sobre la que versa el contrato es un error obstáculo

Que, de acuerdo a los artículos 1453 a 1455 del Código Civil, el error de hecho se encuentra admitido en nuestra legislación como vicio del consentimiento cuando recae sobre un elemento esencial o principal del contrato. Entre sus diversas clasificaciones se encuentra, en primer término, el error obstáculo, cuyos casos están comprendidos en el artículo 1453 del Código Civil y su existencia importa la ausencia del consentimiento y acarrea, por lo mismo, la nulidad absoluta del contrato al faltar un requisito sin el cual no puede generar obligaciones, atendida su naturaleza. El error en la identidad de la cosa específica es un error obstáculo puesto que existe una discrepancia o un malentendido en las partes que ha impedido todo acuerdo de voluntades entre ellas. La diferencia específica puede existir sea cual fuere el género de la cosa materia de la convención, bastando que el error se produzca en la determinación de la cosa. Así, queda de manifiesto que existe error en la identidad de la cosa específica, si por una parte se cree que se realiza una donación de un terreno de aproximadamente 56 m 2 que carece de destino como bien de uso público y por la otra se recibe una donación de un campo deportivo de más de 1300 m2 de superficie, fuera de los límites de la ley Nº 18.693, como aconteció en estos autos. (Considerando 7º)

Corte Suprema, 13/06/2005, Rol Nº 4751-2003, Cita online: CL/JUR/1729/2005

4. Error esencial cuando éste recae sobre la especie del acto o contrato que se celebra

Que el citado artículo 1453 del Código Civil dispone que el error de hecho vicia el consentimiento cuando recae sobre la especie del acto o contrato que se ejecuta o celebra, como si una de las pastes entendiese empréstito y la otra donación; o sobre la identidad de la cosa específica de que se trata, como si en el contrato de venta el vendedor entendiese vender cierta cosa determinada, y el comprador entendiese comprar otra, siendo estas las dos hipótesis del llamado error esencial, que lleva consigo una ausencia total de voluntad desde que un error de esta magnitud impide que se produzca el acuerdo de voluntades, adoleciendo el acto en que se da un error de esta naturaleza, por ende, de nulidad absoluta. (Considerando 4º)

Corte Suprema, 30/05/2001, Rol Nº 4497-1999, Cita online: CL/JUR/1504/2001

ARTÍCULO 1454

El error de hecho vicia asimismo el consentimiento cuando la sustancia o calidad esencial del objeto sobre que versa el acto o contrato, es diversa de lo que se cree; como si por alguna de las partes se supone que el objeto es una barra de plata, y realmente es una masa de algún otro metal semejante.

El error acerca de otra cualquiera calidad de la cosa no vicia el consentimiento de los que contratan, sino cuando esa calidad es el principal motivo de una de ellas para contratar, y este motivo ha sido conocido de la otra parte.

Concordancias a este Código:

Artículos 676 y 1691.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Diferencia entre sustancia y calidad esencial

Ahora bien, jurídicamente sustancia y calidad esencial si bien no son sinónimos, sí son equivalentes, y lo revela así la conjunción "o" de que se sirve el inciso 1º del artículo 1454 del Código Civil. La ley asimila ambas expresiones y con esto se quiere significar que en los casos de error sustancial las partes están de acuerdo en que la cosa sobre que versa el contrato es la misma para ambas y que esa cosa es lo que es, pero el yerro recae, como se dijo, sobre una cualidad que da al objeto una fisonomía propia que lo distingue de los demás. Si en el caso de una compraventa el objeto del contrato es, siguiendo el ejemplo, el caballo A, una de las partes incurrirá en el error de que trata el artículo 1453 tanto si cree que el vendedor le está donando el caballo, como si cree que en realidad el contrato

versa sobre una vaca o bien si sabe que el contrato es una compraventa, que recae sobre un caballo, pero cree que el caballo es B y no A. En cambio, si esa misma parte sabe que el contrato es una compraventa, que recae sobre un caballo y que es el caballo A, pero cree, equivocadamente, que el caballo es de carrera y resulta que el animal es de tiro, incurre en error sustancial, pues no obstante haber acuerdo de voluntades sobre la especie del contrato y sobre la identidad de la cosa específica sobre que éste versa, no la hay sobre otra cualidad de esa cosa que es determinante para celebrar el contrato y que le da a ésta una fisonomía propia que la distingue de las demás.

Cabe destacar que la doctrina civil moderna no habla de error sustancial, sino de error sobre las cualidades relevantes de una cosa, entendiéndose por tales aquellas determinantes, atrayentes, las que inducen a contratar y sin las cuales una de las partes, al menos, no habría contratado. (Considerando 7º)

Corte Suprema, 19/01/2010, Rol Nº 1908-2008, Cita online: CL/JUR/815/2010

2. Caracteres de la "calidad esencial"

Las calidades esenciales de la cosa deben juzgarse con un criterio objetivo, según las circunstancias de cada caso, porque si se atiende a la sola intención de los contratantes, no podría darse un índice seguro para distinguir las calidades esenciales de las calidades accidentales, puesto que el contratante sería admitido

a probar que fue esencial según su intención cualquiera calidad de la cosa, confundiéndose de esta manera el error sustancial con el accidental. (Considerando 6º)

Corte Suprema, 05/10/2006, Rol Nº 904-2006, Cita online: CL/JUR/6102/2006

ARTÍCULO 1455

El error acerca de la persona con quien se tiene intención de contratar no vicia el consentimiento, salvo que la consideración de esta persona sea la causa principal del contrato.

Pero en este caso la persona con quien erradamente se ha contratado, tendrá derecho a ser indemnizada de los perjuicios en que de buena fe haya incurrido por

la nulidad del contrato.

Concordancias a este Código:

Artículos 676, 1057, 2216, 2293, 2456.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.947, de Matrimonio Civil, D.O. 17.05.2004: artículo 8º Nºs. 1 y 2.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Error en la persona en el contrato de mandato

Hay vicio de error en la persona si el mandante cree que aquella quien confiere el mandato es abogado cuando, en realidad, no lo es. Sobre la base de la consideración del carácter intuito personae del contrato de mandato se ha declarado que: "[Q]ue la persona del mandatario resulta ser relevante al momento

de la celebración del contrato, circunstancia ésta que lleva necesariamente a examinar tal aserto a la luz de los antecedentes del proceso y en particular de los presupuestos fácticos asentados por los jueces del fondo. Efectuado tal análisis es dable concluir, como acertadamente lo decidiera la sentencia impugnada, que el consentimiento otorgado por la mandante "demandada" al momento de suscribir dicho contrato con la actora, de fecha 3 de enero de 2006, se encontraba viciado, por haber mediado error en la persona, desde que la designación de mandatario

y que recayó en la actora, estaba determinada por ciertas

que efectuó doña [

características personales que ésta se atribuía y, en específico, de la profesión de abogado que no obstante esgrimir, realmente no detentaba. Tal circunstancia lleva necesariamente a concluir que el mandato en examen adolecía de un vicio que justificaba la declaración de nulidad dispuesta en el fallo que se reprocha, de manera que no se constata la infracción al artículo 1455 del Código Civil que la recurrente denuncia". (Considerando 4º)

],

Corte Suprema, 21/07/2010, Rol Nº 3965-2010, Cita online: CL/JUR/3987/2010

ARTÍCULO 1456

La fuerza no vicia el consentimiento, sino cuando es capaz de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, tomando en cuenta su edad, sexo y condición. Se mira como una fuerza de este género todo acto que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella, su consorte o alguno de sus ascendientes o descendientes a un mal irreparable y grave.

El temor reverencial, esto es, el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisión y respeto, no basta para viciar el consentimiento.

Concordancias a este Código:

Artículo 972 inciso 2º.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.947, de Matrimonio Civil, D.O. 17.05.2004: artículo 8º Nº 3.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1.

El ejercicio de como fuerza

un derecho que otorga la ley no puede ser considerado

La fuerza, al tenor de lo previsto en el artículo 1456 del Código Civil, vicia el consentimiento cuando es capaz de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio tomando en cuenta su edad, sexo y condición, vale decir, debe ser injusta, grave y determinante. No se divisa cómo el posible ejercicio de un derecho que la ley reconoce a los empleadores, como el de finiquitar a un trabajador, puede privar a los trabajadores de su capacidad de decidir. La ley exige la existencia de un hecho tal que infunda un justo temor de un mal irreparable y grave en la persona o bienes, que debe realizarse si no se da el consentimiento exigido. (Considerandos 8º y 9º)

Corte Suprema, 08/09/2006, Rol Nº 3781-2002, Cita online: CL/JUR/8771/2006

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 03/03/2004, Rol Nº 5333-2003,

Cita online: CL/JUR/583/2004

ARTÍCULO 1457

Para que la fuerza vicie el consentimiento no es necesario que la ejerza aquel que es beneficiado por ella; basta que se haya empleado la fuerza por cualquiera persona con el objeto de obtener el consentimiento.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.947, de Matrimonio Civil, D.O. 17.05.2004: artículo 8º Nº 3.

ARTÍCULO 1458

El dolo no vicia el consentimiento sino cuando es obra de una de las partes, y cuando además aparece claramente que sin él no hubieran contratado.

En los demás casos el dolo da lugar solamente a la acción de perjuicios contra la persona o personas que lo han fraguado o que se han aprovechado de él; contra las primeras por el total valor de los perjuicios, y contra las segundas hasta concurrencia del provecho que han reportado del dolo.

Concordancias a este Código:

Artículos 44, inciso final, 2316, inciso 2º.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 177.

ARTÍCULO 1459

El dolo no se presume sino en los casos especialmente previstos por la ley. En los demás debe probarse.

Concordancias a este Código:

Artículos 47, 968 Nº 5, 1301 y 2261.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Procedimiento Civil: artículo 280.

Concordancias a otras normas:

Decreto con Fuerza de Ley Nº 707, Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, D.O. 7.10.1982: artículo 22.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Dolo no se presume

Sabido es que el dolo no se presume. Por ende, el dolo debe justificarse, pese a lo cual el demandante no produjo prueba alguna tendiente a acreditarlo, como le correspondía hacerlo, conforme a los artículos 1459 y 1698 del Código Civil. (Considerando 12º)

Corte Suprema, 23/04/2002, Rol Nº 3534-2001, Cita online: CL/JUR/2501/2002

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 06/05/2004, Rol Nº 2656-2003,

Cita online: CL/JUR/3355/2004

ARTÍCULO 1460

Toda declaración de voluntad debe tener por objeto una o más cosas que se trata de dar, hacer o no hacer. El mero uso de la cosa o su tenencia puede ser objeto de la declaración.

Concordancias a este Código:

Artículos 714 y 1438.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Objeto acto jurídico y objeto obligación

La sentencia recurrida considera que el contrato impugnado tiene objeto "porque existe la obligación de entregar por parte del vendedor demandado, y de pagar el precio por parte del demandado comprador", ya que "el artículo 1460 del Código Civil confunde el objeto del acto jurídico con el objeto de las obligaciones". Sin embargo, sea ésta la interpretación correcta o la que señala el artículo 1460, ello no influye sustancialmente en lo dispositivo del fallo, por cuanto en ambos casos el objeto existe. En efecto, de acuerdo a la sentencia impugnada, serían las obligaciones que emanan de él y, en el otro, los derechos que le corresponden al vendedor en la propiedad que se individualiza en dicho contrato. (Considerando

4º)

Corte Suprema, 15/05/2006, Rol Nº 1211-2004, Cita online: CL/JUR/1448/2006

2. Objeto aparente

los mencionados contratos tienen un objeto aparente y no real, sin que esta parte justificara de modo alguno, haber tenido la disponibilidad de dinero suficiente, legal y tributariamente demostrable, para pagar las sumas que configuran el precio que se acordó en cada uno de los cuatro contratos celebrados. (Considerando 5º).

(

)

Corte de Apelaciones de Santiago, 28/09/2009, Rol Nº 10017-2006,

Cita online: CL/JUR/1508/2009

ARTÍCULO 1461

No sólo las cosas que existen pueden ser objetos de una declaración de voluntad, sino las que se espera que existan; pero es menester que las unas y las otras sean comerciables, y que estén determinadas, a lo menos, en cuanto a su género.

La cantidad puede ser incierta con tal que el acto o contrato fije reglas o contenga datos que sirvan para determinarla.

Si el objeto es un hecho, es necesario que sea física y moralmente posible. Es físicamente imposible el que es contrario a la naturaleza, y moralmente imposible el prohibido por las leyes, o contrario a las buenas costumbres o al orden público.

Concordancias a este Código:

Artículos 585 inciso 1º, 1105 inciso 1º, 1113, 1464 Nº 1, 1475, 1670, 1813, 1814, 2419, 2498, 2510. Título XX de este Libro.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 175, 178.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto de objeto ilícito

Debe entenderse como objeto ilícito, según lo dispuesto en el art. 1461, el contrario a la ley, a la moral o las buenas costumbres. Por lo anterior, y habiéndose acreditado que en el local arrendado se atenta con actos en contra de la moral y las buenas costumbres, se declarará terminado el contrato de arrendamiento materia de la litis. (Considerando 5º y 6º, sentencia de segunda instancia)

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 16/01/1998, Rol Nº 585-97,

Cita online: CL/JUR/2642/1998

ARTÍCULO 1462

Hay un objeto ilícito en todo lo que contraviene al derecho público chileno. Así la promesa de someterse en Chile a una jurisdicción no reconocida por las leyes chilenas, es nula por el vicio del objeto.

Concordancias a este Código:

Artículo 12.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 175, 178.

Concordancias a otras normas:

D.L. Nº 2.349, establece Normas sobre Contratos Internacionales para el Sector Público, 28.10.1978.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Adolece de objeto ilícito cláusula en contradicción con Constitución Política de

la República

Como la cláusula en cuestión está en contradicción con la Carta Fundamental, circunstancia que nuestra legislación sanciona con nulidad absoluta por ilicitud de objeto, de acuerdo al artículo 1462 del Código Civil, no puede tener efectos en esta situación concreta, como tampoco regir en el futuro, por lo que correspondía acoger el recurso de protección y mantener el valor del plan de salud del recurrente. (Considerando 11º)

Corte Suprema, 15/09/2010, Rol Nº 4772-2010, Cita online: CL/JUR/7144/2010

2. Adolece de

objeto

ilícito

contrato en el que

enajenación se encuentra prohibida por la ley

se enajena una

cosa cuya

A la luz de las normas precedentemente transcritas (artículos 1462 y 1682 del

Código Civil), es posible colegir que habiéndose establecido como hecho de la causa la declaración judicial de nulidad de derecho público del acto, sólo cabe reparar que, al momento en que se celebró el contrato de compraventa materia de la litis, se contravino el derecho público chileno, al ejecutar la citada convención respecto de una cosa cuya enajenación estaba prohibida por ley. (Considerando

4º)

Corte Suprema, 06/09/2007, Rol Nº 108-2006, Cita online: CL/JUR/4805/2007

3. Nulidad de un acto de autoridad es nulidad de Derecho Público, por lo que es aplicable la Constitución Política de la República

Que la nulidad regulada por el Código Civil es una nulidad de derecho privado, respecto de actos o declaraciones de voluntad ejecutados por particulares. La nulidad de los actos de autoridad, en cambio, es de derecho público y se rige por

lo establecido en el artículo 7º de la Constitución Política de la República. Que, por consiguiente, tratándose en la especie de un acto de autoridad, no cabe aplicarle a éste el artículo 1462 del Código Civil, sin que pueda estimarse, conforme al precepto constitucional citado, que la liquidación reclamada sea nula, pues ha sido practicada por autoridad dentro de su competencia y en la forma prescrita por la ley. (Considerando 2º y 3º, sentencia de segunda instancia)

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 15/03/2000, Rol Nº 342-1996,

Cita online: CL/JUR/4054/2000

4. Adolece de objeto ilícito someterse en Chile a tribunal extranjero

Cabe recordar lo dispuesto en el artículo 1462 del Código Civil, que imputa ilicitud a todo lo que contraviene el derecho público chileno, como la promesa de someterse en Chile a una jurisdicción no reconocida por nuestra ley, vicio de objeto que aparecía de manifiesto en el conocimiento de embarque y que los jueces pudieron incluso anular de oficio, conforme lo dispone el artículo 1683 del Código recién citado. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 25/01/1999, Rol Nº 683-1998, Cita online: CL/JUR/2739/1999

ARTÍCULO 1463

El derecho de suceder por causa de muerte a una persona viva no puede ser objeto de una donación o contrato, aun cuando intervenga el consentimiento de la misma persona.

Las convenciones entre la persona que debe una legítima y el legitimario, relativas a la misma legítima o a mejoras, están sujetas a las reglas especiales contenidas en el Título De las asignaciones forzosas.

Concordancias a este Código:

Artículos 1185, 1204, 1226 inciso final.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 175.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Simulación para encubrir pacto de sucesión futura

Que las circunstancias que emanan de los medios de prueba reseñados precedentemente y apreciados en la forma que se indicó, y reuniendo las

presunciones judiciales establecidas, los requisitos consignados en los artículos 426 del Código de Procedimiento Civil y 1712 del Código Civil, permiten a estos sentenciadores concluir fundadamente que la intención que informó a los intervinientes en el acto de compraventa rolante de fs. 1 a 6 ha sido, primeramente, el ánimo de donar el bien inmueble sublite con el objeto de sustraer un bien inmueble que iba a formar parte de la masa hereditaria a la muerte de don Santiago Segundo Triviño Oyarzún.

Que establecido en autos el carácter auténtico del contrato de donación celebrado por escritura pública de fecha 25 de septiembre de 2001, se le hace aplicable lo dispuesto en el artículo 1401 del Código Civil, que dispone que: La

donación entre vivos que no se insinuare, sólo tendrá efecto hasta el valor de dos

centavos, y será nula en el exceso. (

Que, en consecuencia, constituyendo el

trámite de insinuación un requisito prescrito por la ley para la validez del contrato

de donación, y faltando éste en el contrato de autos, procede que se declare la nulidad absoluta del mismo en lo que exceda de dos centavos. (Considerandos 11º a 13º)

)

Corte de Apelaciones de Punta Arenas, 26/01/2007, Rol Nº 361-2006,

Cita online: CL/JUR/4966/2007

ARTÍCULO 1464

Hay un objeto ilícito en la enajenación:

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto de enajenación en sentido amplio

El concepto de "enajenación" utilizado en esta disposición ha de entenderse en un sentido amplio, asumiéndolo en su acepción más omnímoda, esto es, comprensiva de la transferencia del todo o parte del dominio, pero también de la constitución de derechos reales que limiten la propiedad.

Ha de entenderse que importan "enajenación" no sólo los actos de disposición propiamente dicha sino que, además, aquéllos que tienen por objeto constituir gravámenes sobre el inmueble y, entre éstos, el usufructo.

La circunstancia de que un juez se encuentre facultado para fijar como pensión alimenticia un derecho de usufructo (ley Nº 14.908) sólo significa que tiene la atribución legal para disponerlo, pero en caso alguno significa que esa especial forma de constitución quede al margen de las limitaciones impuestas por el ordenamiento jurídico general, por el contrario, debe sujetarse a ellas, y específicamente a las derivadas del artículo 1464 Nº 3 del Codigo Civil. (Considerandos 7º y 8º)

Corte Suprema, 06/12/2001, Rol Nº 3835-2000, Cita online: CL/JUR/4779/2001

1º. De las cosas que no están en el comercio;

2º. De los derechos o privilegios que no pueden transferirse a otra persona;

3º. De las cosas embargadas por decreto judicial, a menos que el juez lo autorice o el acreedor consienta en ello;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 1464 Nº 3)

1. Objeto ilícito en cosas embargadas por decreto judicial

Hay objeto ilícito en la enajenación de las cosas embargadas por decreto judicial a menos que el juez lo autorice o el acreedor consiente en ello. Si estos dos requisitos no constan, la compraventa forzada es nula de nulidad absoluta ya que la disposición del artículo 1464 no distingue entre la venta privada y la venta forzada. Es lógico aplicar esta disposición tanto en las ventas privadas como en las forzadas que se realizan estando pendiente una prohibición sobre la cosa vendida. La jurisprudencia es uniforme en este sentido (Considerando 2º, sentencia de segunda instancia).

Corte de Apelaciones de Talca, 23/01/2008, Rol Nº 62287-2002,

Cita online: CL/JUR/5180/2008

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 06/06/2006, Rol Nº 1353-2004,

Cita online: CL/JUR/1739/2006

2. Consentimiento para realización de subasta de objeto embargado

Acontece que dicha parte compareció personalmente al remate de la causa de ahora e hizo una oferta, de modo que debe entenderse que hubo un consentimiento tácito de parte suya para que la subasta se efectuara, caso en el cual no hay vicio concurrente que anule el remate, ya que se ha cumplido con las exigencias del artículo 1464 Nº 3 del Código Civil para validar la enajenación (Considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 29/06/2004, Rol Nº 490-2004,

Cita online: CL/JUR/5412/2004

3. Condiciones para poder enajenar cosas mencionadas en artículo 1464 del Código Civil

En contra de la jurisprudencia de la Corte Suprema, el tribunal de Alzada postula que el artículo 1464 no prohíbe enajenar las cosas embargadas por decreto judicial, sino que somete esa enajenación a un mero requisito habilitante, a saber, que el juez lo autorice o que el acreedor consienta en ello. En suma, para que concurra el objeto ilícito en la enajenación de cosas embargadas por decreto judicial, deberá existir ese embargo al momento de la tradición, siendo indiferente que haya existido al momento de celebración del contrato que le sirve de título. La Corte Suprema expresamente declara no compartir el razonamiento del fallo de segunda instancia, no pudiendo, no obstante, anular dicha resolución, por no cumplir el escrito con los requisitos del artículo 772 del Código de Procedimiento Civil (Considerando 6º y 7º).

Corte Suprema, 22/08/2005, Rol Nº 3671-2003, Cita online: CL/JUR/6407/2005

4º. De especies cuya propiedad se litiga, sin permiso del juez que conoce en el litigio.

Concordancias a este Código:

Artículos 334, 585, 819, 1105, 1461, 1578 Nº 2, 1661 inciso 2º, 1682, 1810.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 178.

Código de Procedimiento Civil: artículos 296 inciso 2º, 297, 453.

Concordancias a otras normas:

Decreto con fuerza de ley Nº 3, Ley General de Bancos, D.O. 19.12.1997:

artículo 106, inciso 2º.

Ley Nº 18.892, General de Pesca y Acuicultura, D.O. 21.01.1992: artículo 69 inciso final.

Ley Nº 18.175, sobre Quiebras, D.O. 28.10.1982: artículo 128, inciso final.

Ley Nº 20.243, sobre derechos morales y patrimoniales de los intérpretes de las ejecuciones artísticas fijadas en formato audiovisual, D.O. 5.02.2008: artículo 3º inciso 1º.

ARTÍCULO 1465

El pacto de no pedir más en razón de una cuenta aprobada, no vale en cuanto al dolo contenido en ella, si no se ha condonado expresamente. La condonación del dolo futuro no vale.

Concordancias a este Código:

Artículos 12, 44, 2259, 2260, 2263.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Implicancia de carácter prohibitivo de norma artículo 1465

El artículo 1465 dice condonación del dolo futuro no vale, se trata de una disposición prohibitiva y, en consecuencia, su sanción es la nulidad absoluta, la sanción se produce por ser contraria a la buena fe que debe regir en materia contractual, por lo que no procede que dos partes convengan que una de ellas será irresponsable de las obligaciones que el contrato le impone, no obstante mediar culpa grave o dolo de ella o de terceros, por cuanto importaría condonar esa culpabilidad en forma previa, lo que está prohibido. (Considerando 6º)

Corte Suprema, 25/07/2007, Rol Nº 6658-2005, Cita online: CL/JUR/1458/2007

2. Infracción a artículo 1465 produce nulidad absoluta

El artículo 1683 del Código Civil establece que la nulidad absoluta puede y debe ser declarada de oficio por el juez, aun sin petición de parte, cuando aparezca de manifiesto en el acto, atribución que ejercerá esta Corte, por lo palmario y evidente del vicio, declarando nula la mencionada cláusula que atribuye responsabilidad, esto es, en cuanto indica que hasta la fecha del aviso inclusive o, en caso de no darse éste, el usuario responderá de todas las utilizaciones o compras que se hagan con la tarjeta hurtada o robada, esto por adolecer de objeto ilícito en los términos del artículo 1465 del citado Código. (Considerando 19º)

Corte Suprema, 03/07/2007, Rol Nº 3901-2005, Cita online: CL/JUR/5958/2007

ARTÍCULO 1466

Hay asimismo objeto ilícito en las deudas contraídas en juego de azar, en la venta de libros cuya circulación es prohibida por autoridad competente, de láminas, pinturas y estatuas obscenas, y de impresos condenados como abusivos de la libertad de la prensa; y generalmente en todo contrato prohibido por las leyes.

Concordancias a este Código:

Artículo 2259 inciso 1º.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 175 y 208.

Código Sanitario: artículo 152.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.995, establece bases generales para la autorización, funcionamiento y fiscalización de casinos de juego, D.O. 7.01.2005: artículo 3º, letra a).

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Objeto ilícito en todo contrato prohibido por la ley

Que el despido de los siete trabajadores ya individualizados, en los términos indicados precedentemente, es nulo, de nulidad absoluta, por ilicitud del objeto, pues se trata de un acto prohibido por la ley; debiendo retrotraerse las cosas al estado anterior, en conformidad al efecto propios de esta sanción legal. (Considerando 10º)

Corte de Apelaciones de Santiago, 04/10/2004, Rol Nº 2459-2004,

Cita online: CL/JUR/2538/2004

ARTÍCULO 1467

No puede haber obligación sin una causa real y lícita; pero no es necesario expresarla. La pura liberalidad o beneficencia es causa suficiente.

Se entiende por causa el motivo que induce al acto o contrato; y por causa ilícita la prohibida por ley, o contraria a las buenas costumbres o al orden público.

Así la promesa de dar algo en pago de una deuda que no existe, carece de causa; y la promesa de dar algo en recompensa de un crimen o de un hecho inmoral, tiene una causa ilícita.

Concordancias a este Código:

Artículos 1475 inciso 2º, 1681, 1682, 1683, 1687, 1689, 1690.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículos 175, 179.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Teoría de la causa. Causa final

En cuanto a la concepción de causa seguida en el derecho chileno, es dable mencionar al respecto que la Corte Suprema ha rehusado a considerar los motivos psicológicos como causa. Así, por ejemplo, en fallo de 10 de septiembre de 1924 (R.D.J. Tomo 24, segunda parte, sección 1ª, p. 678) en su considerando 14º, ha declarado que "la causa de un contrato es el interés jurídico que induce a las partes a contratar, interés que es distinto e independiente del móvil utilitario y subjetivo que hayan podido tener en cuenta al momento de celebrar el contrato". Nosotros también creemos que se refiere a la causa final, porque si se tratara de la causa impulsiva ningún acto habría sin causa, ya que las personas mentalmente sanas siempre tienen un motivo individual y concreto para celebrar un acto jurídico. En conclusión, para este Tribunal los motivos internos, psicológicos, que hayan llevado al demandado a celebrar los actos jurídicos cuestionados no pueden considerarse "causa", en los términos del Código Civil. (Considerando 11º, sentencia de primera instancia)

Corte de Apelaciones de Temuco, 23/10/2007, Rol Nº 2241-2005,

Cita online: CL/JUR/6495/2007

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 12/04/2005, Rol Nº 2612-2004,

Cita online: CL/JUR/4169/2005

2. Causa de título de crédito

La naturaleza de título de crédito que posee el cheque trae aparejada como consecuencia que comparta las características que son connaturales a éstos, entre ellas, la abstracción.

Ello no significa, como lo entiende el ejecutante, que tales documentos carezcan de causa, sino que, únicamente, ésta no requiere ser expresada (Considerando

7º).

Corte de Apelaciones de Arica, 22/05/2009, Rol Nº 64-2009,

Cita online: CL/JUR/8141/2009

3.

Causa en simulación

La simulación tiene causa, la causa simulandi, que consiste en el interés que lleva a las partes a hacer un contrato simulado, el motivo que induce a dar

apariencia a un negocio jurídico que no existe o presentarlo en forma distinta a la

(Considerando

que corresponde, en otras palabras, es el porqué del engaño ( 2º, sentencia de reemplazo).

)

En la especie, concurre la causa ilícita, puesto que el motivo que indujo a las partes a contratar simuladamente fue transferir gratuitamente bienes que formarían parte de la herencia quedada al fallecimiento de la madre a una de sus hijas, perjudicando a la otra. Corresponde, entonces, declarar la nulidad absoluta del referido contrato. (Considerando 6º y 7º, sentencia de reemplazo)

Corte Suprema, 18/08/2010, Rol Nº 1685-2009,

Cita online: CL/JUR/5207/2010

4. Causa en contrato con tarjeta de débito

El artículo 1467 indica que no puede haber obligación sin una causa real y lícita, entendiéndose por tal el motivo que induce al acto o contrato. Sin perjuicio de las distintas teorías que dominan la causa, en los contratos de tarjeta de débito y mutuo, el titular de la tarjeta y mutuario siempre estará obligado a pagar o restituir en razón que se le hizo una provisión o se le entregó una suma de dinero. La obligación de pagar o restituir responde a la entrega. (Considerando 8º sentencia de primera instancia)

Corte Suprema, 03/07/2007, Rol Nº 3901-2005,

Cita online: CL/JUR/5958/2007

5. Causa en contrato bilateral

ambos

contratantes, gravándose cada uno en beneficio del otro. La causa de la obligación de una de las partes es la contraprestación recíproca de la otra. (Considerando 7º)

En

los

contratos

bilaterales

se

persigue

la

utilidad

de

Corte Suprema, 25/09/2001, Rol Nº 4479-2000, Cita online: CL/JUR/3032/2001

6. Causa ilícita y buena costumbre

La afirmación de si los hechos asentados en el proceso son o no contrarios a las buenas costumbres, si bien constituye una calificación y no el establecimiento de un punto de hecho, no es una cuestión que quede entregada al control que ejerce la Corte Suprema por la vía del recurso de casación en el fondo. Ello es así

porque el derecho no ha definido lo que debe entenderse por buenas costumbres, por lo tanto, la calificación que de determinados hechos se efectúe, concluyéndose si son o no contrarios a ellas, no es una calificación que se haga sobre la base de normas jurídicas, esto es, del derecho positivo, y, en razón de lo dicho en los párrafos precedentes, no puede quedar sujeta al control de la Corte Suprema.

Una vez establecido por los jueces de la instancia que determinados hechos son o no contrarios a las buenas costumbres, la conclusión de si el contrato es o no nulo absolutamente por ilicitud de la causa constituye una decisión susceptible de ser controlada por la vía de la casación en el fondo, pues es la ley la que ha señalado que si la causa es contraria a las buenas costumbres es ilícita y que el contrato que adolece de causa ilícita es absolutamente nulo y, por ello, puede cometerse error de derecho si la conclusión que obtienen los sentenciadores es distinta de la que indica la ley. (Considerandos 4º y 5º)

Corte Suprema, 26/09/2007, Rol Nº 3371-2006, Cita online: CL/JUR/2024/2007

ARTÍCULO 1468

No podrá repetirse lo que se haya dado o pagado por un objeto o causa ilícita a sabiendas.

Concordancias a este Código:

Artículos 1687, 2295, 2297.

ARTÍCULO 1469

Los actos o contratos que la ley declara inválidos, no dejarán de serlo por las cláusulas que en ellos se introduzcan y en que se renuncie la acción de nulidad.

Concordancias a este Código:

Artículos 11, 1073.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Derecho Internacional Privado: artículo 178.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Causales de nulidad son establecidas por la ley, no corresponde a las partes establecer causales de nulidad

La nulidad es una sanción que pertenece enteramente al dominio de la ley, es una sanción legal, por lo tanto, cualesquiera que sean las partes, ellas se

encuentran impedidas de establecer en un contrato motivos o causales de nulidad. Tal conclusión es posible desprenderla de las normas generales del derecho; así el artículo 1469 del Código Civil establece que las partes no pueden renunciar a la acción de nulidad. (Considerando 4º)

Corte Suprema, 22/07/2004, Rol Nº 2737-2003, Cita online: CL/JUR/674/2004

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 28/01/2003, Rol Nº 2508-2002,

Cita online: CL/JUR/4010/2003

TÍTULO III DE LAS OBLIGACIONES CIVILES Y DE LAS MERAMENTE NATURALES

ARTÍCULO 1470

Las obligaciones son civiles o meramente naturales.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 1470)

1. Concepto de pago voluntario

No existe tal voluntariedad en el pago, por cuanto éste se efectuó en circunstancias que el actor estaba apremiado por la acción ejecutiva deducida en su contra y corría serio peligro que se le rematara el inmueble. El pago, más que voluntario fue forzado y el hecho que con posterioridad al pago entablara la excepción de prescripción no le impide repetir lo pagado. (Considerando 6º, sentencia de primera instancia)

Corte Suprema, 03/09/2002, Rol Nº 2994-2002, Cita online: CL/JUR/1923/2002

2. Diferencia entre falta de solemnidad y falta de consentimiento

De acuerdo con su Nº 3, para que se esté en el supuesto de una obligación natural, deben faltar sólo las solemnidades o alguna de ellas y no la firma de cualquiera de las partes que comparecen al acto o contrato. Así, la no comparecencia de tres de los socios a la firma de la escritura de incorporación, convierte este acto en una mera información relativa a la finalidad de los pagos.

Sólo la falta de solemnidades puede, en su caso, originar una obligación natural, y nunca un acto bilateral en que no se ha producido el consentimiento de las

partes que en él debieron intervenir y que no intervinieron. (Considerandos 19º y

20º)

Corte Suprema, 30/01/1989, Rol: no se consigna, Cita online: CL/JUR/908/1989

Civiles son aquellas que dan derecho para exigir su cumplimiento.

Naturales las que no confieren derecho para exigir su cumplimiento, pero que cumplidas, autorizan para retener lo que se ha dado o pagado en razón de ellas.

Tales son:

1º. Las contraídas por personas que teniendo suficiente juicio y discernimiento, son, sin embargo, incapaces de obligarse según las leyes, como los menores adultos;

2º. Las obligaciones civiles extinguidas por la prescripción;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 1470 Nº 2)

1. Por prescripción se extingue la acción para exigir cumplimiento de la obligación, pero no esta

Esta especie de prescripción (extintiva) sólo extingue la acción destinada a compeler al deudor a cumplir la obligación (artículo 1567 Nº 10 del Código Civil) mas no esta misma, que permanece subsistente como obligación natural (artículo 1470) (Considerando 10º).

Corte Suprema, 02/06/2004, Rol Nº 5113-2003, Cita online: CL/JUR/2770/2004

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 02/01/2001, Rol Nº 3465-1999,

Cita online: CL/JUR/1878/2001

3º. Las que proceden de actos a que faltan las solemnidades que la ley exige para que produzcan efectos civiles; como la de pagar un legado, impuesto por un testamento que no se ha otorgado en la forma debida;

4º. Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba.

Para que no pueda pedirse la restitución en virtud de estas cuatro clases de obligaciones, es necesario que el pago se haya hecho voluntariamente por el que tenía la libre administración de sus bienes.

Concordancias a este Código:

Artículos 99, 1447 inciso 2º, 1468, 2260, 2296, 2297, 2358 condición 3ª y 2493.

ARTÍCULO 1471

La sentencia judicial que rechaza la acción intentada contra el naturalmente obligado, no extingue la obligación natural.

Concordancias a este Código:

Artículo 2514.

ARTÍCULO 1472

Las fianzas, hipotecas, prendas y cláusulas penales constituidas por terceros para seguridad de estas obligaciones, valdrán.

Concordancias a este Código:

Artículos 1535, 2338, 2385, 2407.

TÍTULO IV DE LAS OBLIGACIONES CONDICIONALES Y MODALES

ARTÍCULO 1473

Es obligación condicional la que depende de una condición, esto es, de un acontecimiento futuro que puede suceder o no.

Concordancias a este Código:

Artículos 1070, 738, 680, 1403, 1807, 1813, 2340, 2413, 102, 1192 y 1227.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Condición y autonomía de la voluntad

Que en materia de condición rige ampliamente el principio de la autonomía de la voluntad de las partes que la establecieron. Así se desprende de la circunstancia de ser la condición un elemento accidental del acto jurídico, que se agrega al mismo por medio de cláusulas especiales que las partes establecen, según lo indica el art. 1444 del Código Civil. (Considerando 3º)

Corte Suprema, 06/07/2004, Rol Nº 3562-2003, Cita online: CL/JUR/2787/2004

ARTÍCULO 1474

La condición es positiva o negativa.

La positiva consiste en acontecer una cosa; la negativa, en que una cosa no acontezca.

Concordancias a este Código:

Artículos 1475, 1476, 1538.

ARTÍCULO 1475

La condición positiva debe ser física y moralmente posible.

Es físicamente imposible la que es contraria a las leyes de la naturaleza física; y moralmente imposible la que consiste en un hecho prohibido por las leyes, o es opuesta a las buenas costumbres o al orden público.

Se mirarán también como imposibles las que están concebidas en términos ininteligibles.

Concordancias a este Código:

Artículos 1461 inciso final, 1480 inciso 3º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. No puede establecerse como condición un acto prohibido por la ley

La condición resolutoria del contrato de permuta de las referidas acciones, según la cual las permutas de que da cuenta el instrumento quedarán sin efecto por la sola circunstancia de que la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras determine que las operaciones de permuta mencionadas son improcedentes, es una condición que no resulta lícita, por tratarse de un acto prohibido por la ley, que carece, por tanto, de causa y objeto lícitos, conforme a lo dispuesto en los artículos 1466 y 1467 del Código Civil. Además, se trata de una condición resolutoria calificada moralmente imposible por el artículo 1475 del mismo cuerpo legal. (Considerando 7º)

Corte Suprema, 26/01/1989, Rol Nº 8089, Cita online: CL/JUR/801/1989

ARTÍCULO 1476

Si la condición es negativa de una cosa físicamente imposible, la obligación es pura y simple; si consiste en que el acreedor se abstenga de un hecho inmoral o prohibido, vicia la disposición.

Concordancias a este Código:

Artículo 1474.

ARTÍCULO 1477

Se llama condición potestativa la que depende de la voluntad del acreedor o del deudor; casual la que depende de la voluntad de un tercero o de un acaso; mixta la que en parte depende de la voluntad del acreedor y en parte de la voluntad de un tercero o de un acaso.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículos 131 y 137.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Condición casual

Las partes, de común acuerdo, convinieron en fijar un plazo máximo de siete días para que se celebrara la compraventa prometida, plazo que se debía contar a partir del momento en que el Banco otorgara el alzamiento de los gravámenes y prohibiciones que afectan al inmueble. Esto último importa haber establecido una condición suspensiva y que además es casual, de conformidad a lo señalado en el artículo 1477 del Código Civil, puesto que depende de la voluntad de un tercero. (Considerando 3º)

Corte de Apelaciones de La Serena, 25/10/2000, Rol Nº 4682-2000,

Cita online: CL/JUR/4790/2000

ARTÍCULO 1478

Son nulas las obligaciones contraídas bajo una condición potestativa que consista en la mera voluntad de la persona que se obliga.

Si la condición consiste en un hecho voluntario de cualquiera de las partes, valdrá.

Concordancias a este Código:

Artículo 1809 inciso 2º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Análisis condición potestativa

De acuerdo al artículo 1477 y 1478 del Código Civil, la condición potestativa es aquella que depende de la voluntad del acreedor o deudor. Esta condición valdrá si es puramente potestativa de la voluntad del acreedor, pero será nula en caso de ser meramente potestativa de la voluntad del deudor. (Considerando 11º)

En la especie, el contrato de promesa de compraventa celebrado por las partes estatuyó deberes mutuos, supeditando la exigibilidad de la obligación de hacer a una condición suspensiva positiva e indeterminada la notificación, por parte del promitente vendedor, de la recepción definitiva del conjunto habitacional en el que se sitúa el inmuebley a un plazo extintivo o resolutorio determinado los diez días hábiles siguientes al citado aviso. Esta notificación, que las partes han puesto de cargo del promitente vendedor, no queda entregada a su sola voluntad. En efecto, la condición fijada por las partes en el contrato de promesa se construye sobre la base de un hecho compuesto, toda vez que la notificación que el promitente vendedor debe hacer al promitente comprador, comunicándole la recepción definitiva del inmueble, tiene por imprescindible presupuesto el que dicha recepción efectivamente se otorgue por parte del órgano municipal respectivo, quedando de manifiesto que la mentada estipulación envuelve una condición mixta, esto es, aquella que en parte depende de la voluntad del acreedor y en parte de la voluntad de un tercero o de un acaso. Y como tal, resulta válida. (Considerandos 12º, 13ºy 14º)

Corte Suprema, 03/01/2011, Rol Nº 4170-2009, Cita online: CL/JUR/6098/2011

2. Es nula condición meramente potestativa que depende de la voluntad del deudor

obligaciones

contraídas bajo una condición potestativa que consista en la mera voluntad de la persona que se obliga. Pero el inciso 2º agrega que si la condición consiste en un hecho voluntario de las partes, valdrá. En autos, claramente se está en presencia de un hecho voluntario y no del mero arbitrio de la demandada, por lo que es válido. (Considerando 8º)

1478 del

Código

Civil

dispone

que

son

nulas

las

Corte de Apelaciones de Concepción, 27/01/2003, Rol Nº 1219-2002,

Cita online: CL/JUR/3224/2003

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 19/01/2004, Rol Nº 2151-2003,

Cita online: CL/JUR/1614/2004

3. Interpretación de la expresión "mera voluntad"

Que para interpretar la expresión "mera" del artículo 1478 del Código Civil, nada mejor que acudir al apoyo que nos ofrecen las 28 aplicaciones que de esa expresión hace el Código de Bello; sin contar las que hace del derivado meramente en otros cuatro casos más. Así, según el Código, hay mera tenencia, mera liberalidad, mera residencia, mera tolerancia del dueño, mero depositario, mero depósito, mero transcurso del tiempo, etc. Como dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, admitiendo por su parte que es algo limitativo, que restringe, que no alcanza a más, nos señala que es un adjetivo que denota la cualidad de algo puro, simple y que no tiene mezcla de otra cosa.

Que, por tanto, la mera voluntad de la persona que se obliga está formada sólo de voluntad de uno y nada más que de dicha voluntad personalísima. Al ordenamiento positivo eso le pareció poco e insuficiente, mejor aun, lo estimó no serio en el campo de la relación jurídica de contrato y, consecuentemente, señaló el efecto de nulidad. (Considerandos 7º y 8º)

Corte Suprema, 21/10/1991, Rol Nº 15464, Cita online: CL/JUR/858/1991

ARTÍCULO 1479

La condición se llama suspensiva si, mientras no se cumple, suspende la adquisición de un derecho; y resolutoria, cuando por su cumplimiento se extingue un derecho.

Concordancias a este Código:

Artículos 1071 inciso 1º, 1078, 1489.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La condición resolutoria puede revestir tres formas diversas en el contrato de venta: a) la condición resolutorio ordinaria, emanada de una convención expresa de las partes y que si se cumple opera de pleno derecho; b) la condición resolutoria tácita o subentendida en todo contrato bilateral para el caso de inejecución de alguna de las obligaciones de las partes; y c) la condición resolutoria tácita expresada en el contrato, denominada pacto comisorio, para el caso de inejecución de la obligación de pagar el precio y cuyos efectos son diferentes según sea que lleve o no la frase ipso iure (considerando 3º de la

sentencia de la Corte de Apelaciones). El pacto comisorio no modifica la naturaleza de la condición resolutoria tácita a la que le deja subsistente todos sus atributos. Estos tampoco los pierde por la frase ipso facto, pues ni aun así la ley deja el contrato a la voluntad de una de las partes, ya que siempre concede a la otra el derecho de pedir su cumplimiento y otorga al comprador la facultad de pagar en un breve plazo. Resulta claro que si la condición resolutoria se funda en la infracción a las obligaciones de las partes, sea que se exprese o no en el contrato, no operará la resolución sino en virtud de una sentencia que la pronuncie. Habiendo quedado establecido el precio por la voluntad de las partes, ello constituye una obligación a que quedaron sometidos los compradores. Ahora bien, reclamándose por el actor la falta de pago, correspondía a los compradores demandados acreditar legalmente que esos valores habían sido enterados como exigía el contrato, obligación que en la especie no ha quedado acreditada en el proceso y, por ello, se concluye que ha operado la condición resolutoria establecida expresamente en el contrato, debiendo declararse resuelto el contrato. (Considerandos 4º y 5º)

Corte de Apelaciones de Concepción, 04/03/2013, Rol Nº 1502-2012,

Cita online: CL/JUR/499/2013

ARTÍCULO 1480

Si la condición suspensiva es o se hace imposible, se tendrá por fallida.

A

la misma

regla se sujetan las condiciones cuyo sentido y el modo de

cumplirlas son enteramente ininteligibles.

Y las condiciones inductivas a hechos ilegales o inmorales.

La condición resolutoria que es imposible por su naturaleza, o ininteligible, o inductiva a un hecho ilegal o inmoral, se tendrá por no escrita.

Concordancias a este Código:

Artículo 1482.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Caso en que condición se encuentra fallida

En tal sentido debe anotarse que será indeterminada aquella que no tiene plazo ni época prefijada para su cumplimiento y, en cambio, será determinada si se desconoce cuándo ocurrirá pero se encuentra anticipado cuándo ha de estimarse la condición fallida, y esto será si no se cumple en el plazo precisado.

En relación con lo que se dice, esta Corte Suprema, en una sentencia de junio de 1947, señaló: "Para los efectos de determinar cuándo las condiciones que afectan a un acto jurídico deben tenerse por fallidas, procede hacer una división de éstas en determinadas e indeterminadas, según la época en que pueden cumplirse, correspondiendo a las primeras precisamente aquellas en que se fija una época para el cumplimiento del hecho futuro e incierto que constituye la modalidad; siendo indeterminadas aquellas en que, para el cumplimiento del hecho incierto, no hay fijación de plazo en el futuro, pudiendo ser cualquier momento. Pero esto no quiere decir que, por indeterminada que sea la condición, no contenga un tope legal, cual es el plazo de prescripción de quince años (en ese entonces) dentro del cual puede cumplirse válidamente toda condición de carácter indeterminado". (RDJ., Tomo 44, secc. 1ª, p. 591). (Considerando 27º)

Corte Suprema 30/07/2012, Rol Nº 2675-2012, Cita online: CL/JUR/3252/2012

ARTÍCULO 1481

La regla del artículo precedente inciso 1º se aplica aun a las disposiciones testamentarias. Así, cuando la condición es un hecho que depende de la voluntad del asignatario, y de la voluntad de otra persona, y deja de cumplirse por algún accidente que la hace imposible, o porque la otra persona de cuya voluntad depende no puede o no quiere cumplirla, se tendrá por fallida, sin embargo de que el asignatario haya estado por su parte dispuesto a cumplirla.

Con todo, si la persona que debe prestar la asignación se vale de medios ilícitos para que la condición no pueda cumplirse, o para que la otra persona de cuya voluntad depende en parte su cumplimiento, no coopere a él, se tendrá por cumplida.

Concordancias a este Código:

Artículos 1480 inciso 1º, y 1077.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Teoría de los actos propios

Conforme se ha señalado por este tribunal, a nadie le es lícito hacer valer

un derecho civil o procesal en contradicción con su anterior conducta jurídica (sentencias Excma. Corte Suprema Rol Nº 4689-05, 2349-05, 127-05, 3437-04, entre otras). Esta doctrina, conocida como de los actos propios, ha sido recogida

en diversas disposiciones de nuestro Código Civil, como los artículos 1683, 1481, 1546 y, en su forma de expresión conocida como buena fe, informa en carácter de

principio general todo el referido cuerpo de leyes. (

De esta manera, los actos

propios encuadran el derecho de los litigantes, de forma que no puedan pretender

que cuando han reclamado o negado la aplicación de una determinada regla en

) (

)

beneficio propio, puedan aprovechar instrumentalmente la calidad ya negada precedentemente, con perjuicio de los derechos de su contraparte. (Considerando

13º)

Corte Suprema, 29/04/2008, Rol Nº 1960-2006, Cita online: CL/JUR/479/2008

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 13/09/2007, Rol Nº 3169-2005,

Cita online: CL/JUR/5174/2007

ARTÍCULO 1482

Se reputa haber fallado la condición positiva o haberse cumplido la negativa, cuando ha llegado a ser cierto que no sucederá el acontecimiento contemplado en ella, o cuando ha expirado el tiempo dentro del cual el acontecimiento ha debido verificarse, y no se ha verificado.

Concordancias a este Código:

Artículo 1474.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Situación por la cual se tiene por fallida la condición

en el contrato de promesa de compraventa sub lite se pactó por las partes

una condición positiva e indeterminada, esto es, sin fijar plazo o tiempo para la suscripción del contrato definitivo, la cual consistía en el alzamiento de los gravámenes que afectaban el inmueble prometido vender, hecho del cual pendía el cumplimiento de la referida condición, y por ende, la exigibilidad de la obligación de promitente vendedor de extender la correspondiente escritura definitiva de compraventa, situación que a la luz de lo dispuesto en el artículo 1482 del Código

Civil, era procedente en virtud del principio de la autonomía de la voluntad de los contratantes, teniendo para ello en especial consideración, además, que la aludida norma legal no establece ningún plazo determinado, que expirado, deba ser interpretado como causal de que la condición pactada ha fallado. (Considerando

6º)

) (

Corte Suprema, 24/06/2008, Rol Nº 1376-2007, Cita online: CL/JUR/2734/2008

2. Si falla condición en promesa, no existe la obligación de celebrar contrato prometido

No se halla legalmente acreditado el cumplimiento de la condición en forma previa ni en forma posterior a la extinción del plazo determinado para celebrar el contrato prometido, razón por la cual corresponde tener por fallida aquella primera condición, y como consecuencia de ello, inexistente la obligación de celebrar el contrato de promesa de compraventa definitivo cuyo cumplimiento

no resulta jurídicamente procedente

forzado se ha demandado en autos. (

condenar al cumplimiento forzado de una obligación inexistente, sin perjuicio, desde luego, de otros derechos que puedan corresponderle. (Considerandos 4º y

5º)

)

Corte de Apelaciones de La Serena, 26/07/2004, Rol Nº 29758-2003,

Cita online: CL/JUR/5153/2004

ARTÍCULO 1483

La condición debe ser cumplida del modo que las partes han probablemente entendido que lo fuese, y se presumirá que el modo más racional de cumplirla es el que han entendido las partes.

Cuando, por ejemplo, la condición consiste en pagar una suma de dinero a una persona que está bajo tutela o curaduría, no se tendrá por cumplida la condición, si se entrega a la misma persona, y ésta lo disipa.

Concordancias a este Código:

Artículo 1560.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Forma de cumplir condición

Debe tenerse en consideración, además, lo que establece el artículo 1483 del mismo Código, en el sentido que la condición debe ser cumplida del modo que las partes han probablemente entendido que lo fuese, presumiéndose que el modo más racional de cumplirla es el que han entendido las partes. (Considerando 3º, sentencia de segunda instancia)

Corte de Apelaciones de Santiago, 27/05/2002, Rol Nº 4951-1998,

Cita online: CL/JUR/2027/2002

ARTÍCULO 1484

Las condiciones deben cumplirse literalmente, en la forma convenida.

Concordancias a este Código:

Artículo 1093 inciso 2º.

ARTÍCULO 1485

No puede exigirse el cumplimiento de la obligación condicional, sino verificada la condición totalmente.

Todo lo que se hubiere pagado antes de efectuarse la condición suspensiva, podrá repetirse mientras no se hubiere cumplido.

Concordancias a este Código:

Artículo 2295.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Sólo se puede exigir el cumplimiento de la obligación condicional si la condición se verifica

En esta

situación, y no habiéndose acreditado el cumplimiento de la condición mencionada, la que es el punto de partida de la iniciación del plazo de siete días antes aludido, debe estimarse que aún no ha llegado la época fijada para el cumplimiento de la obligación de proceder a la celebración del contrato prometido, contenida en la convención modificatoria del contrato de promesa de compraventa materia de la litis. (Considerando 3º)

Esto último importa haber establecido una condición suspensiva (

)

Corte de Apelaciones de La Serena, 25/10/2000, Rol Nº 23656,

Cita online: CL/JUR/4790/2000

ARTÍCULO 1486

Si antes del cumplimiento de la condición la cosa prometida perece sin culpa del deudor, se extingue la obligación; y por culpa del deudor, el deudor es obligado al precio, y a la indemnización de perjuicios.

Si la cosa existe al tiempo de cumplirse la condición, se debe en el estado en que se encuentre, aprovechándose el acreedor de los aumentos o mejoras que haya recibido la cosa, sin estar obligado a dar más por ella, y sufriendo su deterioro o disminución, sin derecho alguno a que se le rebaje el precio; salvo que el deterioro o disminución proceda de culpa del deudor; en cuyo caso el acreedor podrá pedir o que se rescinda el contrato o que se le entregue la cosa, y además de lo uno o lo otro tendrá derecho a indemnización de perjuicios.

Todo

lo que destruye la aptitud de la cosa para el objeto

a que según su

naturaleza o según la convención se destina, se entiende destruir la cosa.

Concordancias a este Código:

Artículos 44, 1670.

ARTÍCULO 1487

Cumplida la condición resolutoria, deberá restituirse lo que se hubiere recibido bajo tal condición, a menos que ésta haya sido puesta en favor del acreedor exclusivamente, en cuyo caso podrá éste, si quiere, renunciarla; pero será obligado a declarar su determinación, si el deudor lo exigiere.

Concordancias a este Código:

Artículo 1479.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Si ninguna de las partes cumple con su obligación el contrato debe mirarse como no celebrado

En el caso de autos, el vendedor no cumplió con su obligación de entregar la cosa vendida, lo que produce como su consecuencia que el contrato de compraventa deba considerarse como no celebrado, siendo así procedentes las acciones restitutorias y, por consiguiente, que el precio pagado por la demandante en esta compraventa regrese a su patrimonio. (Considerando 4º)

Corte Suprema, 30/05/2006, Rol Nº 494-2004, Cita online: CL/JUR/1681/2006

ARTÍCULO 1488

Verificada una condición resolutoria, no se deberán los frutos percibidos en el tiempo intermedio, salvo que la ley, el testador, el donante o los contratantes, según los varios casos, hayan dispuesto lo contrario.

Concordancias a este Código:

Artículos 537, 645, 647, 1479, 1875.

ARTÍCULO 1489

En los contratos bilaterales va envuelta la condición resolutoria de no cumplirse por uno de los contratantes lo pactado.

Pero en tal caso podrá el otro contratante pedir a su arbitrio o la resolución o el cumplimiento del contrato, con indemnización de perjuicios.

Concordancias a este Código:

Artículos 1439, 1479, 1545, 1552, 1556, 1826 inciso 2º y 1873.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.281, sobre Arrendamiento de Viviendas con Promesa de Compraventa, D.O. 15.12.1993: artículo 34 inciso final.

Ley Nº 19.401, modifica la ley Nº 19.281, sobre Arrendamiento de Viviendas con Promesa de Compraventa, D.O. 28.08.1995: artículo único Nº 50.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Relación condición resolutoria tácita y forma de exigir cumplimiento obligación de hacer contemplada en artículo 1553Código Civil

Que, además, la recurrente cimenta la lesión al referido artículo 1489 en un enlace forzoso que habría de existir entre la acción resolutoria en autos de terminacióny la indemnización de perjuicios referidas ambas al mismo contrato, habida cuenta que esta acción reparatoria es compensatoria y accesoria de la de terminación del contrato, de manera tal que no podría ejercérsela sino conjuntamente con esta última.

El tema planteado se conecta con la eventual autonomía de la indemnización compensatoria por incumplimiento de un contrato bilateral, que la doctrina y jurisprudencia tradicionales desestiman, invocando el tenor literal del inciso segundo del artículo 1489 en mención.

Sin embargo, una nueva interpretación que esta Corte ha venido amparando otorga al contratante cumplidor el derecho a demandar indistintamente, en caso de incumplimiento de un contrato bilateral, el cumplimiento forzado, la resolución o la indemnización de perjuicios; para lo cual, se aborda el sentido y alcance del artículo 1489 del Código Civil a la luz de su contexto, vinculándolo a otras normas del mismo cuerpo legal, especialmente las relacionadas con el incumplimiento de las obligaciones de hacer y de no hacer;

Que en el caso de autos, las obligaciones que la demandante acusa desacatadas por parte de la arrendataria demandada y recurrente son de hacer:

conservar y restituir el bien arrendado en el mismo estado en que fue recibido. Por ende, se las debe relacionar con el artículo 1553 del cuerpo de normas en mención, que faculta al acreedor para pedir, cuando el deudor se constituya en mora, "cualquiera de estas tres cosas, a elección suya: 1ª: Que se apremie al

deudor para la ejecución del hecho convenido; 2ª: Que se le autorice a él mismo para hacerlo ejecutar por un tercero a expensas del deudor; 3ª: Que el deudor le indemnice de los perjuicios resultantes de la infracción del contrato".

La discordancia normativa entre el artículo 1489, que no prevé en forma expresa la posibilidad de escoger entre la resolución o el cumplimiento y la indemnización de perjuicios, y el artículo 1553, que sí autoriza para impetrar la reparación ante la inejecución del deudor, sin exigir como requisito previo que el acreedor demande la resolución o cumplimiento forzado del contrato, debe resolverse por aplicación del principio de especialidad, a favor de la última de estas disposiciones.

Al respecto, esta Corte ha dicho: "el acreedor puede solicitar la indemnización compensatoria aun cuando fuere posible el cumplimiento forzado por naturaleza, ya que el precepto en estudio lo deja a su opción. En efecto, la frase de que se sirve la norma cualquiera de estas tres cosas, a elección suyada claramente a entender que la indemnización de perjuicios es concebible como solicitud autónoma, sin necesidad de ir aparejada a la petición de cumplimiento o de resolución del contrato de que esa obligación de hacer incumplida emanó" (Nº 6042-2005, "Transportes Aeropuerto Express Ltda. con Ladeco S.A".);

Que, corolario de lo expresado, es que la acción indemnizatoria intentada por la demandante en el primer otrosí de su demanda no se encontraba indisolublemente anexada a una acción de terminación (resolución) del contrato de arrendamiento, porque una interpretación del contexto en el que se inserta la regla del artículo 1489, en su relación con el artículo 1553, ambos del Código de Bello, permite colegir que el contratante cumplidor estaba en situación de impetrar la acción de resarcimiento de los perjuicios, con autonomía de cualquiera otra petición. Esta es la inteligencia que conviene a esta aparente colisión de normas, que corresponde resolver mediante el artículo 22 del mismo ordenamiento. Así lo ha definido esta Corte al resolver en los citados autos Nº 60422005, con fecha 16 de agosto de 2007 y en causa Nº 192-2010, de 6 de diciembre de 2011. (Considerandos 16º a 18º)

Corte Suprema, 10/09/2013, Rol Nº 885-2013, Cita online: CL/JUR/2008/2013

2. Posibilidad de reclamar indemnización de perjuicios sin resolución

Una vez establecido que efectivamente ha existido un incumplimiento del contrato, corresponde determinar si la actora ha podido ejercer la acción indemnizatoria, como lo ha hecho, prescindiendo de lo que disponen los artículos 1489 y 1826 del Código Civil, que parecen indicar que tal acción no es autónoma, sino que debe siempre ir acompañada sea de la petición de resolución contractual o bien de la exigencia de cumplimiento del contrato. Como ya lo ha resuelto esta Corte en otras oportunidades, y siguiendo una moderna tendencia doctrinal (rol Nº 3341-012), se estima que, en este caso, la demandante ha podido plantear su demanda de responsabilidad civil contractual, sin asociarla a la resolución del

contrato, pues, la entrega material de los rodillos está cumplida y parte de ellos fueron cortados.

Que, en todo caso, una demanda de daños y perjuicios en los términos que se han descrito, debe ser considerada como parte de lo que el vendedor debe en "cumplimiento del contrato", de acuerdo con los términos del artículo 1489 del Código Civil. En efecto, conforme con el artículo 1591, "el pago total de la deuda comprende el de los intereses e indemnizaciones que se deban". Dado que en este juicio se pretenden indemnizaciones derivadas de un incumplimiento contractual, asociadas a una entrega imperfecta de la cosa vendida, debe entenderse que el deudor está ejerciendo una acción de cumplimiento contractual, para ser debidamente pagado por el deudor, aunque la acción esté reducida a las indemnizaciones que el actor estima que la sociedad demandada le adeuda por incumplimiento del contrato. (Considerandos 9º y 10º sentencia de reemplazo)

Corte Suprema, 21/10/2012, Rol Nº 3325-2012; Cita online: CL/JUR/2412/2012

3. Acreedor puede enervar acción resolutoria oponiendo excepción de pago.

En nuestra legislación, el acreedor tiene que demandar la resolución por medio de la acción resolutoria, y como ello no se produce mientras no es declarada, el deudor puede pagar la obligación impidiendo la resolución hasta el momento en que se dicte la sentencia respectiva. De acuerdo al artículo 310 del Código de Procedimiento Civil, la excepción perentoria de pago de la deuda que se funde en antecedente escrito puede oponerse hasta la citación para oír sentencia en primera instancia y hasta antes de la vista de la causa en segunda. Hasta ese momento el deudor puede pagar. En otros términos, el demandado tiene la posibilidad de enervar la acción resolutoria ejecutando la obligación cuyo incumplimiento motivó la demanda incoada en su contra, siempre que lo haga dentro de los tiempos que prescribe para ello el artículo 310 del Código de Procedimiento Civil. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 31/03/2010, Rol Nº 3614-2008, Cita online: CL/JUR/1994/2010

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 14/01/2010, Rol Nº 5431-2008,

Cita online: CL/JUR/792/2010

4. Condición resolutoria tácita

El artículo 1489 del Código Civil envuelve una regla que rige exclusivamente la situación que se produce en los contratos bilaterales cuando una de las partes ha cumplido o está llana a cumplir el contrato y la otra se niega a hacerlo, ya que así lo expresa de un modo inequívoco el inciso primero, al disponer que en los

contratos bilaterales va envuelta la condición resolutoria de no cumplirse por uno de los contratantes lo pactado y el inciso segundo corrobora este sentido otorgando al otro contratante el derecho alternativo de pedir la resolución o el cumplimiento del contrato con indemnización de perjuicios, sanción ésta que sería absolutamente antijurídica y, por lo mismo, fuera de la razón, si se estimare que la ley la acuerda a favor del otro contratante que tampoco hubiera cumplido con sus obligaciones. Confirman esta interpretación los fundamentos racionales de equidad y justicia que inspiran esa disposición que no son otros que presumir que en los contratos bilaterales cada una de las partes consiente en obligarse a condición que la otra se obligue, a su vez, para con ella, o sea, la reciprocidad de las obligaciones acarrea, necesariamente, la de las prestaciones. (Considerando 6º y 7º, sentencia de reemplazo)

Corte Suprema, 19/08/2009, Rol Nº 42558, Cita online: CL/JUR/9572/2009

Fallos en el mismo sentido:

Corte Suprema, 05/01/2010, Rol Nº 2457-2008,

Cita online: CL/JUR/48/2010

Corte Suprema, 01/09/2005, Rol Nº 3812-2005,

Cita online: CL/JUR/6493/2005

5. Efecto condición resolutoria tácita en contratos de tracto sucesivo

El incumplimiento contractual en que ha incurrido la arrendataria ha hecho operar, en virtud de lo dispuesto en el artículo 1489 del Código Civil, la condición resolutoria envuelta tácitamente en todo contrato bilateral, que en el caso del arrendamiento, por su especial naturaleza de contrato de tracto sucesivo, opera como causal de término o expiración del mismo y no, en estricto rigor, de resolución.

Pues bien, el hecho de haber estipulado las partes un pacto comisorio no puede ser obstáculo, como se afirma en el recurso, para el ejercicio de la acción resolutoria que emana de la condición resolutoria tácita y al haberse verificado el hecho de que pendía tal condición, según se tuvo por acreditado por los Jueces de la instancia, debió la sentencia haber declarado el término del arrendamiento y, consecuencialmente, condenar al pago de las rentas insolutas. (Considerando 8º)

Corte Suprema, 09/12/2008, Rol Nº 5821-2007, Cita online: CL/JUR/6929/2008

6. Diferencia cumplimiento forzado de obligación y resolución de contrato

La resolución del contrato que el acreedor puede pedir es el efecto, como se dijo, de verificarse el hecho de que pende la condición resolutoria tácita que según el artículo 1489 va envuelta en los contratos bilaterales y, por su parte, la ejecución forzada o cumplimiento, es el efecto propio de toda obligación. Ambas alternativas que la ley confiere al contratante diligente son derechos principales, que se complementan con un derecho secundario, cual es obtener la indemnización de los perjuicios sufridos, esto es, el resarcimiento de los daños que le haya causado la falta de cumplimiento total o parcial de la obligación o la simple demora en el cumplimiento. En el primer caso, la indemnización se denomina compensatoria; en el segundo, moratoria (Considerando 7º).

Corte Suprema, 22/09/2008, Rol Nº 1782-2007, Cita online: CL/JUR/3556/2008

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 23/03/2006, Rol Nº 1088-2006,

Cita online: CL/JUR/5951/2006

7. Incumplimiento de obligación accesoria no da lugar a resolución de contrato

Que la cláusula en cuestión contiene un compromiso ajeno a las obligaciones propias de la naturaleza del contrato de compraventa que nos preocupa que no lo condiciona al cumplimiento de ella, por lo que no deja de ser un simple enunciado totalmente independiente, de redacción no precisa y ambigua. No es cláusula esencial del contrato y debe tenerse presente al respecto que las partes contratantes de autos sólo se obligan a dar una cosa y la otra a pagar el precio, requisitos que sí son esenciales del contrato de compraventa y que se cumplieron. Que de este modo no puede pedirse la resolución del contrato por incumplimiento de obligaciones accesorias no condicionantes de escasa entidad, si se han cumplido las obligaciones principales. Así se desprende de la interpretación del artículo 1489 del Código Civil. (Considerando 4º y 5º)

Corte Suprema, 07/05/2002, Rol Nº 2541-2001, Cita online: CL/JUR/3327/2002

ARTÍCULO 1490

Si el que debe una cosa mueble a plazo, o bajo condición suspensiva o resolutoria, la enajena, no habrá derecho de reivindicarla contra terceros poseedores de buena fe.

Concordancias a este Código:

Artículos 378, 889 y siguientes, 1094, 1232, 1276, 1305, 1479, 2201, 2302 y 2303.

ARTÍCULO 1491

Si el que debe un inmueble bajo condición lo enajena, o lo grava con hipoteca, censo o servidumbre, no podrá resolverse la enajenación o gravamen, sino cuando la condición constaba en el título respectivo, inscrito u otorgado por escritura pública.

Concordancias a este Código:

Artículos 680 y 2416.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Condición resolutoria cumplida no produce acción contra tercer poseedor de buena fe

La condición resolutoria cumplida no produce acción contra terceros poseedores de buena fe, y las enajenaciones o gravámenes realizados respecto de la cosa objeto de la condición sólo podrán resolverse cuando la condición constaba en el título respectivo, inscrito u otorgado por escritura pública. (Considerando 13º)

Corte Suprema, 28/01/2008, Rol Nº 110-2006,

Cita online: CL/JUR/7263/2008

ARTÍCULO 1492

El derecho del acreedor que fallece en el intervalo entre el contrato condicional y el cumplimiento de la condición, se transmite a sus herederos; y lo mismo sucede con la obligación del deudor.

Esta regla no se aplica a las asignaciones testamentarias, ni a las donaciones entre vivos.

El

acreedor

podrá

impetrar

conservativas necesarias.

durante

dicho

Concordancias a este Código:

Artículos 761, 1078 y 2427.

intervalo

las

providencias

ARTÍCULO 1493

Las disposiciones del Título IV del Libro III sobre las asignaciones testamentarias condicionales o modales, se aplican a las convenciones en lo que no pugne con lo dispuesto en los artículos precedentes.

Concordancias a este Código:

Artículo 13.

TÍTULO V DE LAS OBLIGACIONES A PLAZO

Concordancias a este Código:

Artículos 48, 49 y 50.

ARTÍCULO 1494

El plazo es la época que se fija para el cumplimiento de la obligación, y puede ser expreso o tácito. Es tácito el indispensable para cumplirlo.

No podrá el juez, sino en casos especiales que las leyes designen, señalar plazo para el cumplimiento de una obligación: sólo podrá interpretar el concebido en términos vagos u oscuros, sobre cuya inteligencia y aplicación discuerden las partes.

Concordancias a este Código:

Artículos 378 inciso 2º, 904, 1094, 1232, 1276, 1305, 1530, 1566, 1792-21 inciso 2º, 2201, 2291 inciso 2º.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 112.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Obligación sujeta a plazo

Resulta que la obligación de que se trata tenía establecido un plazo para su cumplimiento, esto es el 31 de marzo de 2002. Luego, era una obligación a plazo.

El deudor se comprometió, además, que si se daban ciertas circunstancias, la exigibilidad de la obligación sería anticipada "cuando se inicien las obras de una edificación o tenga fondos", pero ello no implica que la obligación haya dejado de tener un plazo final para su cumplimiento. (Considerando 10º)

Corte Suprema, 19/10/2006, Rol Nº 6636-2005, Cita online: CL/JUR/3472/2006

2. Obligación sujeta a plazo tácito

se refiere esta disposición no es más que el

indispensable para cumplir con la obligación, y, por tanto, difiere nítidamente del

"plazo prudencial" a que pueda referirse un contrato. (Considerando 10º)

El

"plazo

tácito"

a

que

Corte Suprema, 21/10/1991, Rol Nº 15464, Cita online: CL/JUR/858/1991

ARTÍCULO 1495

Lo que se paga antes de cumplirse el plazo, no está sujeto a restitución.

Esta regla no se aplica a los plazos que tienen el valor de condiciones.

Concordancias a este Código:

Artículos 1083, 1084 inciso 2º, 1085 inciso 1º, 1086.

ARTÍCULO 1496

El pago de la obligación no puede exigirse antes de expirar el plazo, si no es:

1º. Al deudor que tenga dicha calidad en un procedimiento concursal de liquidación, o se encuentre en notoria insolvencia y no tenga la calidad de deudor en un procedimiento concursal de reorganización;

2º. Al deudor cuyas cauciones, por hecho o culpa suya, se han extinguido o han disminuido considerablemente de valor. Pero en este caso el deudor podrá reclamar el beneficio del plazo, renovando o mejorando las cauciones.

Concordancias a este Código:

Artículos 44, 46, 1826, 2348 Nº 2 y 2427.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 117.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 18.175, Ley de Quiebras, D.O. 28.10.1982: artículo 67.

ARTÍCULO 1497

El deudor puede renunciar el plazo, a menos que el testador haya dispuesto o las partes estipulado lo contrario, o que la anticipación del pago acarree al acreedor un perjuicio que por medio del plazo se propuso manifiestamente evitar.

En el contrato de mutuo a interés se observará lo dispuesto en el artículo 2204.

Concordancias a este Código:

Artículos 12 y 2204.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 117.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 4.702, sobre Ventas a Plazo, D.O. 6.12.1929: artículo 15.

Ley Nº 18.010, sobre operaciones de crédito y otras obligaciones de dinero, D.O. 27.06.1981: artículos 10 y 30.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Prescripción comienza a correr en obligación sujeta a plazo cuando obligación es exigible

Tratándose de obligaciones a plazo en general, la prescripción empieza a correr en favor del deudor desde que la obligación pasa a ser exigible y ello ocurre cuando se produce cualquiera de las situaciones antes señaladas que acarrean la extinción del plazo: su vencimiento, su caducidad o su renuncia (Considerando1º).

Corte Suprema, 10/08/1992, Rol: no se consigna, Cita online: CL/JUR/381/1992

ARTÍCULO 1498

Lo dicho en el Título IV del Libro III sobre las asignaciones testamentarias a día, se aplica a las convenciones.

Concordancias a este Código:

Artículos 1080 a 1088.

TÍTULO VI DE LAS OBLIGACIONES ALTERNATIVAS

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 143, Nº 6.

ARTÍCULO 1499

Obligación alternativa es aquella por la cual se deben varias cosas, de tal manera que la ejecución de una de ellas, exonera de la ejecución de las otras.

Concordancias a este Código:

Artículos 1507, 1807 inciso 3º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Características obligación alternativa

En la obligación alternativa se deben todas las prestaciones, si bien el pago de solo una libera al deudor. Este principio, que constituye el carácter central de una obligación alternativa, venía fijado desde la jurisprudencia clásica romana, y se había recibido en nuestro derecho de Partidas, cuyo glosador, Gregorio López, lo explicaba de este modo: Utraque tamen res in promissione alternativa est in obligatione, licet una sit in solutione ("En la promesa alternativa están ambas cosas en la obligación, aunque una en el pago"). Sin apartarse de esta línea la jurisprudencia ha, por ejemplo, reafirmado que: "Textualmente, dice nuestro Código Civil en su artículo 1499: 'obligación alternativa es aquella por la cual se deben varias cosas, de tal manera que la ejecución de una de ellas exonera la ejecución de las otras'". Hay entonces obligación alternativa llamada también disyuntivacuando la obligación tiene por objeto dos o más prestaciones y se extingue cuando el deudor cumple una sola de ellas". (Considerando 2º)

Corte de Apelaciones de Antofagasta, 27/12/2006, Rol Nº 970-2006,

Cita online: CL/JUR/3963/2006

ARTÍCULO 1500

Para que el deudor quede libre, debe pagar o ejecutar en su totalidad una de las cosas que alternativamente deba; y no puede obligar al acreedor a que acepte parte de una y parte de otra.

La elección es del deudor, a menos que se haya pactado lo contrario.

Concordancias a este Código:

Artículos 1568 y 1569.

ARTÍCULO 1501

el acreedor demandar

determinadamente una de las cosas debidas, sino bajo la alternativa en que se le

deben.

Siendo

la

elección

del

deudor,

no

puede

ARTÍCULO 1502

Si la elección es del deudor, está a su arbitrio enajenar o destruir cualquiera de las cosas que alternativamente debe mientras subsista una de ellas.

Pero si la elección es del acreedor, y alguna de las cosas que alternativamente se le deben perece por culpa del deudor, podrá el acreedor, a su arbitrio, pedir el precio de esta cosa y la indemnización de perjuicios, o cualquiera de las cosas restantes.

Concordancias a este Código:

Artículo 44.

ARTÍCULO 1503

Si una de las cosas alternativamente prometidas no podía ser objeto de la obligación o llega a destruirse, subsiste la obligación alternativa de las otras; y si una sola resta, el deudor es obligado a ella.

Concordancias a este Código:

Artículo 1445.

ARTÍCULO 1504

Si perecen todas las cosas comprendidas en la obligación alternativa, sin culpa del deudor, se extingue la obligación.

Si con culpa del deudor, estará obligado al precio de cualquiera de las cosas que elija, cuando la elección es suya; o al precio de cualquiera de las cosas que el acreedor elija, cuando es del acreedor la elección.

Concordancias a este Código:

Artículos 44, 1670 a 1680.

TÍTULO VII DE LAS OBLIGACIONES FACULTATIVAS

ARTÍCULO 1505

Obligación facultativa es la que tiene por objeto una cosa determinada, pero concediéndose al deudor la facultad de pagar con esta cosa o con otra que se designa.

Concordancias a este Código:

Artículos 1499 y 1507.

ARTÍCULO 1506

En la obligación facultativa el acreedor no tiene derecho para pedir otra cosa que aquella a que el deudor es directamente obligado, y si dicha cosa perece sin culpa del deudor y antes de haberse éste constituido en mora, no tiene derecho para pedir cosa alguna.

Concordancias a este Código:

Artículos 44, 1670 a 1680.

ARTÍCULO 1507

En caso de duda sobre si la obligación es alternativa o facultativa, se tendrá por alternativa.

Concordancias a este Código:

Artículos 1499, 1562.

TÍTULO VIII DE LAS OBLIGACIONES DE GÉNERO

ARTÍCULO 1508

Obligaciones de género son aquellas en que se debe indeterminadamente un individuo de una clase o género determinado.

Concordancias a este Código:

Artículo 1461, inciso 2º.

ARTÍCULO 1509

En la obligación de género, el acreedor no puede pedir determinadamente ningún individuo, y el deudor queda libre de ella, entregando cualquier individuo del género, con tal que sea de una calidad a lo menos mediana.

Concordancias a este Código:

Artículos 1111, 1114 y 1115.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 145.

ARTÍCULO 1510

La pérdida de algunas cosas del género no extingue la obligación, y el acreedor no puede oponerse a que el deudor las enajene o destruya, mientras subsistan otras para el cumplimiento de lo que debe.

Concordancias a este Código:

Artículos 1115 y 1670.

TÍTULO IX DE LAS OBLIGACIONES SOLIDARIAS

ARTÍCULO 1511

En general, cuando se ha contraído por muchas personas o para con muchas la obligación de una cosa divisible, cada uno de los deudores, en el primer caso, es

obligado solamente a su parte o cuota en la deuda, y cada uno de los acreedores, en el segundo, sólo tiene derecho para demandar su parte o cuota en el crédito.

Pero en virtud de la convención, del testamento o de la ley puede exigirse a cada uno de los deudores o por cada uno de los acreedores el total de la deuda, y entonces la obligación es solidaria o insólidum.

La solidaridad debe ser expresamente declarada en todos los casos en que no la establece la ley.

Concordancias a este Código:

Artículos 419, 927, 1281, 1098 inciso final, 1354, 1525, 2189, 2317, 2367 inciso 1º.

Concordancias a otros Códigos:

Código de Comercio: artículo 290.

Concordancias a otras normas:

Ley Nº 19.496 sobre Protección de los Derechos de los Consumidores, D.O. 7.03.1997: artículo 21 inciso 3º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Efectos solidaridad. Sentencia a favor o en contra de deudor solidario afecta al resto

Se debe distinguir entre la eficacia del fallo y la autoridad de cosa juzgada. Por tratarse la obligación in solidum de una relación jurídica de sujeto múltiple, lo decidido respecto de unos va a alcanzar a los otros, no ya como cosa juzgada sino por eficacia del fallo. Entonces, la sentencia afecta tanto al acreedor o codeudor que intervino en el juicio como a los demás, con la diferencia que respecto del que fue parte concurre la cosa juzgada y la eficacia del fallo, siendo entonces lo decidido irrevocable a su respecto, mientras que para los que no fueron emplazados en el juicio va a operar sólo la eficacia del fallo, y para ellos lo decidido en lo civil no revestirá el carácter de irrevocable y podrán, en consecuencia, discutir la decisión si experimentan un perjuicio jurídico proveniente de ella. (Considerandos 11º y 12º)

Corte Suprema, 05/03/2008, Rol Nº 4788-2006, Cita online: CL/JUR/6671/2008

2. Solidaridad por cuasidelito

La solidaridad, cuando un delito o cuasidelito ha sido cometido por dos o más personas, no puede aplicarse si una de las responsables civiles es una persona

jurídica (Considerando 4º). Sin embargo, al tener participación una persona por cuyo actuar es responsable la persona jurídica, debe ésta responder al menos en forma conjunta. (Consideracion 7º)

Corte Suprema, 29/01/2007, Rol Nº 657-2006,

Cita online: CL/JUR/3458/2007

3. Fuentes de solidaridad

La solidaridad es una modalidad especial de las obligaciones impuestas por la convención, la ley o el testamento. Así se señala en el artículo 1511 del Código Civil. La regla general está constituida por las llamadas obligaciones simplemente conjuntas. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 26/01/2004, Rol Nº 2871-2001,

Cita online: CL/JUR/4999/2003

Fallos en el mismo sentido:

Corte Suprema, 30/01/2008, Rol Nº 2005-2006,

Cita online: CL/JUR/5068/2008

Corte Suprema, 01/06/2006, Rol Nº 2120-2006,

Cita online: CL/JUR/5317/2006

Corte Suprema, 23/10/2000, Rol Nº 3947-2000,

Cita online: CL/JUR/4049/2000

Corte Suprema, 15/06/1998, Rol Nº 1979-1998,

Cita online: CL/JUR/1720/1998

Corte Suprema, 11/10/1990, Rol Nº 12473,

Cita online: CL/JUR/890/1990

4. No puede pactarse solidaridad si no existe una obligación

está

refiriéndose a que se puede constituir la garantía solidaria cuando existe el objeto, es decir, la obligación y, consecuencialmente, no puede una persona constituirse

Al

hablar

el artículo 1511 del Código

Civil de

una

obligación

divisible,

codeudor solidario de otra sin que exista obligación, al menos una, pero ello, la constitución de lo que los tratadistas llaman caución indefinida, y que se da cuando no se determinan las obligaciones que el garante toma a su cargo, sino que simplemente se declara que cauciona las que ha contraído el deudor principal, obligándose así de una manera general amplia; esta caución indefinida no está prohibida por la ley, salvo el caso que se caiga en la sanción del artículo 1461 del Código Civil. (Considerando 4º)

Corte Suprema, 04/10/1993, Rol Nº 14941, Cita online: CL/JUR/1194/1993

ARTÍCULO 1512

La cosa que se debe solidariamente por muchos o a muchos, ha de ser una misma, aunque se deba de diversos modos; por ejemplo, pura y simplemente respecto de unos, bajo condición o a plazo respecto de otros.

Concordancias a este Código:

Artículos 1089, 1473, 1494.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Concepto de unidad de prestación en obligación solidaria

La solidaridad supone, necesariamente, que la cosa debida sea divisible por naturaleza, pudiendo asignarse a cada sujeto que interviene una parte o cuota de la obligación, sin embargo de lo cual la solidaridad hace posible que se exija a cada uno de los deudores indistintamente la totalidad de la cosa debida. La unidad de prestación, según dispone el artículo 1512, significa que "la cosa que se deba solidariamente por muchos o a muchos, ha de ser una misma". Por último, que exista una pluralidad de vínculos significa que surgen tantos lazos obligacionales como sean las partes que intervienen en la relación, de lo cual se sigue que una misma cosa puede deberse de diversos modos, como lo consigna el artículo 1512. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 26/01/2004, Rol Nº 2871-2001, Cita online: CL/JUR/4999/2003

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 04/10/1993, Rol Nº 14941,

Cita online: CL/JUR/1194/1993

ARTÍCULO 1513

El deudor puede hacer el pago a cualquiera de los acreedores solidarios que elija, a menos que haya sido demandado por uno de ellos, pues entonces deberá hacer el pago al demandante.

La condonación de la deuda, la compensación, la novación que intervenga entre el deudor y uno cualquiera de los acreedores solidarios, extingue la deuda con respecto a los otros, de la misma manera que el pago lo haría; con tal que uno de éstos no haya demandado ya al deudor.

Concordancias a este Código:

Artículos 1518, 1567 inciso 2º Nºs. 2, 4 y 5, 1576, 1628, 1652, 1655, 1668, inciso

2º.

ARTÍCULO 1514

El acreedor podrá dirigirse contra todos los deudores solidarios conjuntamente, o contra cualquiera de ellos a su arbitrio, sin que por éste pueda oponérsele el beneficio de división.

Concordancias a este Código:

Artículos 1518, 2367.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Cada deudor puede oponer las excepciones correspondientes a la naturaleza de la obligación y las personales que correspondan

La solidaridad permite al acreedor dirigirse contra cualquier codeudor, sin que puedan oponérsele otras excepciones que las que resulten de la naturaleza de la obligación o de la calidad personal del deudor demandado. Sin embargo, el derecho del acreedor de una obligación solidaria para exigir a su arbitrio el cumplimiento de ella a todos los deudores conjuntamente o a cualquiera de ellos, sólo autoriza al acreedor para hacer efectivo el monto total de la obligación solidaria sobre los bienes de aquel o aquellos respecto de quienes se ha exigido judicialmente el cumplimiento de la obligación, pero no sobre los bienes de los deudores solidarios que no han sido requeridos para el pago. En efecto, la solidaridad, por sí misma, no puede privar a los demás deudores del derecho de hacer valer las excepciones que resulten de la naturaleza de la obligación y también las personales que puedan tener contra el acreedor. (Considerandos 8º y

9º)

Corte Suprema, 15/09/2010, Rol Nº 4736-2008, Cita online: CL/JUR/7222/2010

Fallo en el mismo sentido:

Corte Suprema, 10/10/2000, Rol Nº 850-1999,

Cita online: CL/JUR/2227/2000

ARTÍCULO 1515

La demanda intentada por el acreedor contra alguno de los deudores solidarios, no extingue la obligación solidaria de ninguno de ellos, sino en la parte en que hubiere sido satisfecha por el demandado.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Responsabilidad solidaria de propietario primer vendedor respecto de defecto en edificación que enajena

Que de lo expuesto en los basamentos que anteceden es posible concluir que el propietario primer vendedor responde, y por lo mismo está llamado a satisfacer, de todo daño y perjuicio derivado de fallas o defectos en la edificación que enajenó, exigiendo el legislador que su causa se encuentre en las actividades previas, coetáneas y posteriores a su construcción, al abarcar el proyecto, la construcción en sus aspectos fundacionales, estructuras y terminaciones, como, además, las obras posteriores, que se realizan luego de su terminación, pero que se ejecutan bajo su dirección. Es así que son de su cargo las fallas procedentes del incorrecto actuar profesional del proyectista y de las obligaciones impuestas al constructor por la legislación especial y general, relativas a la ejecución de la construcción y urbanización, incluyendo las obras ejecutadas por subcontratistas y que tengan su origen en el uso de materiales o insumos defectuosos. Esta responsabilidad integral es la que el legislador determina, en síntesis, expresando que el constructor primer vendedor responde de todos los daños y perjuicios que deriven de todo el procedimiento que lleva a concretar la edificación. Es por ello que es el propietario primer vendedor quien realiza un acabado estudio y luego propone un proyecto concreto a la autoridad, con especificaciones técnicas e incluso supervisiones y revisiones, en su caso.

De las obligaciones indicadas el primer vendedor no puede excusarse, como tampoco pedir su división, pues está llamado directa y principalmente a satisfacer los daños y perjuicios. Se encuentra así en la necesidad jurídica de responder a las pretensiones que se formulen en tal sentido, como de reparar los perjuicios que se hayan irrogado a los adquirentes de las edificaciones.

Como contrapartida de esta obligación inexcusable, la legislación le dota de una acción de reembolso en contra de quien originó el daño, especialmente en contra del proyectista y del constructor, según corresponda.

Esta obligación directa es la que debe ser ponderada conforme a sus elementos, para determinar su naturaleza, según la teoría general de las obligaciones, puesto que es el título al cual responde el propietario primer vendedor y que funda la exigibilidad de la reparación del total de los daños y perjuicios ocasionados, no obstante que provengan de otras personas igualmente obligadas con motivo de la elaboración del proyecto, ejecución de la construcción en sus distintas etapas e, incluso, las realizadas después de concluida la edificación que se cumplen bajo su mandato y dirección. (Considerando 17º)

Corte Suprema, 08/10/2013, Rol Nº 7260-2012, Cita online: CL/JUR/2225/2013

ARTÍCULO 1516

El acreedor puede renunciar expresa o tácitamente la solidaridad respecto de uno de los deudores solidarios o respecto de todos.

La renuncia tácitamente en favor de uno de ellos, cuando le ha exigido o reconocido el pago de su parte o cuota de la deuda, expresándolo así en la demanda o en la carta de pago, sin la reserva especial de la solidaridad, o sin la reserva general de sus derechos.

Pero esta renuncia expresa o tácita no extingue la acción solidaria del acreedor contra los otros deudores, por toda la parte del crédito que no haya sido cubierta por el deudor a cuyo beneficio se renunció la solidaridad.

Se renuncia la solidaridad respecto de todos los deudores solidarios, cuando el acreedor consiente en la división de la deuda.

Concordancias a este Código:

Artículos 12, 2355, 2381 y 2529.

ARTÍCULO 1517

La renuncia expresa o tácita de la solidaridad de una pensión periódica se limita a los pagos devengados, y sólo se extiende a los futuros cuando el acreedor lo expresa.

Concordancias a este Código:

Artículo 12.

ARTÍCULO 1518

Si el acreedor condona la deuda a cualquiera de los deudores solidarios no podrá después ejercer la acción que se le concede por el artículo 1514, sino con rebaja de la cuota que correspondía al primero en la deuda.

Concordancias a este Código:

Artículos 1514 y 1652.

ARTÍCULO 1519

La novación entre el acreedor y uno cualquiera de los deudores solidarios, liberta a los otros, a menos que éstos accedan a la obligación nuevamente constituida.

Concordancias a este Código:

Artículo 1645.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Novación entre acreedor y deudor solidario libera a todos los deudores solidarios

La novación es un medio de extinguir las obligaciones que se produce por la sustitución de una nueva obligación a otra anterior, la cual queda, por tanto, extinguida. Conforme al artículo 1645 del Código Civil, la novación liberta a los codeudores solidarios o subsidiarios que no han accedido a ella. En el mismo sentido el artículo 1519 expresa que la novación entre el acreedor y cualquiera de los deudores solidarios, liberta a los otros, a menos que éstos accedan a la obligación nuevamente constituida. (Considerando 5º)

Corte Suprema, 07/11/2006, Rol Nº 5510-2004, Cita online: CL/JUR/3604/2006

ARTÍCULO 1520

El deudor solidario demandado puede oponer a la demanda todas las excepciones que resulten de la naturaleza de la obligación, y además todas las personales suyas.

Pero no puede oponer por vía de compensación el crédito de un codeudor solidario contra el demandante, si el codeudor solidario no le ha cedido su derecho.

Concordancias a este Código:

Artículo 1657.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Deudores solidarios pueden oponer excepciones provenientes de la naturaleza

de la obligación y las personales

En efecto, la solidaridad, por sí misma, no puede privar a los demás deudores del derecho de hacer valer las excepciones que resulten de la naturaleza de la obligación y también las personales que puedan tener contra el acreedor. (Considerando 9º)

Corte Suprema, 15/09/2010, Rol Nº 4736-2008, Cita online: CL/JUR/7222/2010

2. Codeudor solidario y cláusula de aceleración

A un fiador y codeudor solidario del deudor le está vedado esgrimir una

cláusula de aceleración a objeto de alegar una prescripción por vía indirecta, ya

que convenios tales como un pagaré son de carácter personal del deudor. (Considerando 8º)

Corte Suprema, 10/03/1992, Rol Nº 5036, Cita online: CL/JUR/776/1992

ARTÍCULO 1521

Si la cosa perece por culpa o durante la mora de uno de los deudores solidarios,

todos ellos quedan obligados solidariamente al precio, salva la acción de los codeudores contra el culpable o moroso. Pero la acción de perjuicios a que diere

lugar la culpa o mora, no podrá intentarla el acreedor sino contra el deudor culpable o moroso.

Concordancias a este Código:

Artículos 1526 Nº 3, 1533 inciso 2º, 1670.

ARTÍCULO 1522

El deudor solidario que ha pagado la deuda, o la ha extinguido por alguno de los

medios equivalentes al pago, queda subrogado en la acción de acreedor con todos sus privilegios y seguridades, pero limitada respecto de cada uno de los codeudores a la parte o cuota que tenga este codeudor en la deuda.

Si el negocio para el cual ha sido contraída la obligación solidaria, concernía

solamente a alguno o algunos de los deudores solidarios, serán éstos

responsables entre sí, según las partes o cuotas que les correspondan en la deuda, y los otros codeudores serán considerados como fiadores.

La parte o cuota del codeudor insolvente se reparte entre todos los otros a prorrata de las suyas, comprendidos aun aquellos a quienes el acreedor haya exonerado de la solidaridad.

Concordancias a este Código:

Artículos 1610 Nº 3, 1355 y 1363.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Pendiente el pago de la obligación codeudor solidario sin interés no tiene acción en contra de los otros codeudores solidarios

La subrogación en favor del codeudor solidario tiene lugar en los términos que señala el artículo 1522 del Código Civil y será, en definitiva, el interés delos codeudores en el negocio causal lo que determinará la pertinencia de dicha subrogación legal. Encontrándose pendiente el pago de la obligación, el codeudor solidario no interesado carece de cualquier acción personal para exigir prestación alguna al deudor interesado, ya que su garantía no se ha hecho efectiva, de modo que está sujeta a una triple condición: en primer término, que no se pague el crédito por el deudor interesado o una proporción del mismo; en segundo lugar, que se le requiera el pago de la deuda y, por último, que solucione, a lo menos en parte, la obligación caucionada.

Producidos estos eventos, el deudor no interesado que pagó, tendrá derecho a repetir, por el total de lo pagado y sólo en contra de los deudores interesados, esto en atención a que el artículo 1522 del Código Civil, en su inciso segundo, lo considera fiador y, precisamente cuando paga y no antes, además, la ley lo subroga en los derechos del acreedor. (Considerandos 9º y 10º)

Corte Suprema, 09/11/2009, Rol Nº 6462-2008,

Cita online: CL/JUR/3210/2009

ARTÍCULO 1523

Los herederos de cada uno de los deudores solidarios son, entre todos, obligados al total de la deuda; pero cada heredero será solamente responsable de aquella cuota de la deuda que corresponda a su porción hereditaria.

Concordancias a este Código:

Artículos 1354 y 1357.

TÍTULO X DE LAS OBLIGACIONES DIVISIBLES E INDIVISIBLES

ARTÍCULO 1524

La obligación es divisible o indivisible según tenga o no por objeto una cosa susceptible de división, sea física, sea intelectual o de cuota.

Así la obligación de conceder una servidumbre de tránsito o la de hacer construir una casa son indivisibles; la de pagar una suma de dinero, divisible.

Concordancias a este Código:

Artículos 751 inciso 1º, 1317, inciso final.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Obligación de empleador de proteger a trabajador es obligación de hacer indivisible

Que es verdad, también, que estamos ante una obligación de hacer indivisible, conforme a lo preceptuado por el artículo 1524 del Código Civil, y que conforme al artículo 1527 del mismo Cuerpo Legal, cada deudor está, en esa hipótesis, obligado a satisfacerla en el todo. Es éste el caso aquí, porque la obligación de adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y la salud de los trabajadores es indivisible, ya que su objeto no es susceptible de división física, intelectual ni de cuota, por lo mismo que se trata de adoptar todas las medidas necesarias, y que ellas sean eficaces para resguardar la integridad del trabajador. No podían las demandadas repartirse la carga, porque no basta, para que cada cual cumpla lo suyo, que se aporte una cuota de seguridad por cada una, sino que ambas están obligadas al total. Los demandados, en este caso, han contraído unidamente la obligación indivisible, desde que ambos se han colocado en el supuesto de hacer trabajar al actor en el sitio en que lo hacía y en las condiciones que allí se daban. Uno como empleador directo y el otro, como dueño de la obra. El supuesto del artículo 1527 citado, está completo. (Considerando 8º)

Corte de Apelaciones de Rancagua, 16/04/2012, Rol Nº 1-2012,

Cita online: CL/JUR/819/2012

ARTÍCULO 1525

El ser solidaria una obligación no le da el carácter de indivisible.

Concordancias a este Código:

Artículo 1511.

ARTÍCULO 1526

Si la obligación no es solidaria ni indivisible, cada uno de los acreedores puede sólo exigir su cuota, y cada uno de los codeudores es solamente obligado al pago de la suya; y la cuota del deudor insolvente no gravará a sus codeudores. Exceptúanse los casos siguientes:

1º. La acción hipotecaria o prendaria se dirige contra aquel de los codeudores que posea, en todo o parte, la cosa hipotecada o empeñada.

El codeudor que ha pagado su parte de la deuda, no puede recobrar la prenda u obtener la cancelación de la hipoteca, ni aun en parte, mientras no se extinga el total de la deuda; y el acreedor a quien se ha satisfecho su parte del crédito, no puede remitir la prenda o cancelar la hipoteca, ni aun en parte, mientras no hayan sido enteramente satisfechos sus coacreedores.

2º. Si la deuda es de una especie o cuerpo cierto, aquel de los codeudores que lo posee es obligado a entregarlo.

3º. Aquel de los codeudores por cuyo hecho o culpa se ha hecho imposible el cumplimiento de la obligación, es exclusiva y solidariamente responsable de todo perjuicio al acreedor.

4º. Cuando por testamento o por convención entre los herederos, o por la partición de la herencia, se ha impuesto a uno de los herederos la obligación de pagar el total de una deuda, el acreedor podrá dirigirse o contra este heredero por el total de la deuda, o contra cada uno de los herederos por la parte que le corresponda a prorrata.

Si expresamente se hubiere estipulado con el difunto que el pago no pudiese hacerse por partes, ni aun por los herederos del deudor, cada uno de éstos podrá ser obligado a entenderse con sus coherederos para pagar el total de la deuda, o a pagarla él mismo, salva su acción de saneamiento.

Pero los herederos del acreedor, si no entablan conjuntamente su acción, no podrán exigir el pago de la deuda, sino a prorrata de sus cuotas.

5º. Si se debe un terreno, o cualquiera otra cosa indeterminada, cuya división ocasionare grave perjuicio al acreedor, cada uno de los codeudores podrá ser obligado a entenderse con los otros para el pago de la cosa entera, o a pagarla él mismo, salva su acción para ser indemnizado por los otros.

Pero los herederos del acreedor no podrán exigir el pago de la cosa entera sino intentando conjuntamente su acción.

6º. Cuando la obligación es alternativa, si la elección es de los acreedores, deben hacerla todos de consuno; y si de los deudores, deben hacerla de consuno todos éstos.

Concordancias a este Código:

Artículos 1358, 1359, 1360, 1511, 2396, 2405 y 2408.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La obligación simplemente conjunta es la regla general en obligaciones con pluralidad de sujetos

Los artículos 1511 y 1526 disponen que, a menos que la ley, el testamento o la convención dispongan lo contrario, en las obligaciones divisibles cada uno de los varios acreedores sólo dispone de acción para cobrar la cuota que en el crédito le corresponda; por consiguiente, no constando pacto de solidaridad alguna, ningún acreedor dispone de la facultad de demandar el total presuntivamente adeudado. (Considerando 3º)

Corte Suprema, 15/06/1998, Rol Nº 1979-1998, Cita online: CL/JUR/1720/1998

ARTÍCULO 1527

Cada uno de los que han contraído unidamente una obligación indivisible, es obligado a satisfacerla en el todo, aunque no se haya estipulado solidaridad, y cada uno de los acreedores de una obligación indivisible tiene igualmente derecho a exigir el total.

Concordancias a este Código:

Artículos 1511, 1524.

ARTÍCULO 1528

Cada uno de los herederos del que ha contraído una obligación indivisible es obligado a satisfacerla en el todo, y cada uno de los herederos del acreedor puede exigir su ejecución total.

ARTÍCULO 1529

La prescripción interrumpida respecto de uno de los deudores de la obligación indivisible, lo es igualmente respecto de los otros.