Está en la página 1de 26
Dirección Universitaria de Educación a Distancia Escuela Académico Profesional de Derecho 0703-07E20 DERECHO MARÍTIMO Y AÉREO

Dirección Universitaria de Educación a Distancia

Escuela Académico Profesional de Derecho

 

0703-07E20

0703-07E20
DERECHO MARÍTIMO Y AÉREO
 

DERECHO MARÍTIMO Y AÉREO

 

MA. DEYDITH MARINA CÓRDOVA

Nota:

2015-II

Docente:

GONZÁLES

2015-II GONZÁLES

Ciclo:

X

Sección:

1

Módulo II

 
 

Datos del alumno:

Apellidos y nombres:

SALCEDO BELLOTA GABRIELA MARINA

Código de matrícula:

2002170122

Uded de matrícula:

AREQUIPA

INTRODUCCIÓN

El Mar y los océanos han servido a la humanidad, desde tiempos muy remotos para diferentes usos: la comunicación y el comercio entre los pueblos, el descubrimiento y conocimiento del planeta, el despliegue de la potencia militar de los pueblos, la defensa de las costas y el territorio, las pesca, y mucho más tarde, el aprovechamiento de otros recursos económicos.

Así, desde los inicios de la sociedad internacional moderna, los estados fueron precisando progresivamente a través consuetudinarias cuales eran sus respectivas competencias sobre sus diversos espacios marítimos.

Durante el largo periodo el derecho internacional clásico el mar y los océanos se dividieron básicamente en dos espacios:

- Un espacio de soberanía del estado ribereño (MAR TERRITORIAL)

- Un espacio común, regido por el principio de libertad (ALTA MAR)

En nuestra época el incremento y diversificación de los usos del medio marino, impulsados por el crecimiento demográfico y económico y por el desarrollo de la de tecnología, y los intereses que loes estados tienen en ellos, han hecho más compleja la ordenación jurídica de los mares y océanos, apareciendo otros espacios marítimos como: La plataforma continental, la zona económica exclusiva, la zona internacional de los fondos marítimos, etc.

PREGUNTAS:

I.- Redacción, ortografía, y presentación del trabajo en este formato. (2 puntos)

Se calificará la presentación del trabajo académico en el Formato diseñado para tal efecto por la DUED (este formato), no se deben presentar faltas ortográficas. Se deberá justificar los párrafos. Sea conciso.

II.-Diga los conceptos de derecho marítimo, derecho del mar, y de derecho

aeronáutico de por lo menos dos autores. (4 puntos).

DERECHO MARÍTIMO.- es un cuerpo normativo que rige los problemas

que puedan surgir a raíz de las relaciones entre entidades de

dedicadas al tráfico marítimo. El Derecho marítimo ha de ser

diferenciado del

Derecho del mar, constituido por un cuerpo de normas

de

que

regula

las

relaciones jurídicas

entre

Estados, y no entre particulares.

 

RENÉ

RODIERE

al

ensayar

una

idea

general

sobre

el

destaca que su

y originalidad consisten en que forma un

sistema cerrado y completo a la vez, que no se somete a las grandes

divisiones

del

 

y

de

la

<a href=derecho interno mar», el y derecho " id="pdf-obj-2-143" src="pdf-obj-2-143.jpg">

mar»,

el

y
y

Derecho Internacional) porque es el «derecho

que

regula

los

de

todo orden

relacionados con la mar. Así, en sentido lato, el Derecho

es el

y privado, interno

e

de

la

mar. Es

el conjunto

de

relaciones jurídicas que nacen en o se desarrollan con el mar.

 

AZCÁRRAGA y BUSTAMANTE, el

que

rige

 

el

medio

marino y las diversas utilizaciones de que es susceptible.

 

WERNER opina que reside la originalidad del

en que

regula la

humana y sus relaciones en un medio determinado —el

mar- diferente de aquél donde el hombre tiene su hábitat permanente.

 

DERECHO DEL MAR.- El

Derecho del mar

es

una

rama del

político, que estudia los derechos soberanos que tiene el Estado sobre

el espacio marítimo que corresponde a su

territorio. Algunos aspectos del

derecho sobre los océanos afectan las relaciones entre las naciones y bastantes asuntos importantes, como el de la neutralidad o la beligerancia

en tiempos de guerra, que son tratados por el

DERECHO AERONÁUTICO.- estudia la clasificación y regulación jurídica de todos los factores esenciales de la actividad aviadora o sea, el ambiente en el que ella se origina y desenvuelve en el espacio situado arriba de la superficie terrestre como medio o vehículo que con tal actividad se pone en acto el personal especializado que sirve para su conducción.

Para sus sostenedores (De Juglart, Coquoz, etc.), el Derecho Aeronáutico sería el conjunto de normas que rigen el medio aéreo y su utilización. Dentro de esta tendencia, existen quienes consideran que estos conceptos exceden, por demasiado amplios, el contenido del derecho aeronáutico y expresan que sería “el conjunto de normas que regulan la navegación aérea”. La definición de Maurice Lemoinequien expresa que el Derecho Aeronáutico es “la rama de Derecho que determina, y estudia, las leyes y reglas derecho que reglamentan la circulación y utilización de las aeronaves, así como las relaciones que ellas engendran”.

III.- Exponga cuatro razones/argumentos que sustenten la soberanía del

Perú sobre el mar adyacente a sus costas hasta una extensión de

200

millas marinas. (4 puntos).

EL MAR PERUANO Y LOS FUNDAMENTO DE LA TESIS DE LAS 200 MILLAS.

El profundo conocimiento de las características físicas, químicas y biológicas de las aguas de nuestro Mar Peruano, así como los vastos recursos minero- energéticos que contiene la plataforma continental (nódulos de manganeso, fierro y cobre) y sobretodo la probada vocación nacionalista del Dr. Luís Bustamante y Rivero y el selecto grupo de juristas e intelectuales asesores, condujeron a la promulgación del histórico D.S. N°781, el 1° de agosto de 1947, mediante el cual se extiende nuestro dominio y soberanía marítima hasta

las 200 millas, contado a partir del litoral y siguiendo las líneas imaginarias de los paralelos. Los considerandos del D.S. 781, constituyen los fundamentos esenciales de la doctrina de las 200 millas y son los siguientes:

1) Fundamentos ecológicos 2) Fundamentos geológicos 3) Fundamentos geográficos 4) Fundamentos económicos 5) Fundamentos jurídicos 6) Fundamentos políticos-estratégicos.

1) FUNDAMENTOS ECOLÓGICOS

..

-

El establecimiento del dominio marítimo

que se extiendo hasta las 200 millas, se basa en investigaciones oceanográficas de las propiedades físicas, químicas y biológicas de las aguas del mar peruano, así como a investigaciones de geología submarina, meteorológicas, climáticas y geo-ecológicas. El ancho de nuestro mar se basa en el ancho que tiene la Corriente Peruana que, como ya hemos visto, tiene un promedio de 200 millas, ya que el método de las temperaturas de Gunther le asigna 900 millas, mientras que el método biológico de Schweigger, le asigna un promedio de 150 a 180 millas.

El mar peruano, es un gran geosistema marino muy peculiar por las características físicas, químicas y biológicas ya señaladas, que guarda solución de continuidad con el espacio terrestre o continental y aéreo de nuestro territorio nacional.

En efecto, las condiciones climáticas del mar peruano en cuanto se refiere a temperaturas, precipitaciones, humedad atmosférica, presión atmosférica, sistema de vientos, insolación, etc. son similares a la costa peruana y zonas adyacentes. Sin embargo estas situaciones climáticas similares han generado en el mar y costa peruanos condiciones ecológicas diferentes. Mientras que nuestra costa y zonas adyacentes es árida y semiárida, con escasos recursos de flora y fauna y por ende también con escasos recursos de suelo, y agua, nuestro mar por compensación ha sido convertido en uno de los mares más ricos del mundo en recursos hidrobiológicos.

El mar peruano, hasta las 200 millas es nuestro porque la abundante producción primaria o "pradera fitoplancktónica", que es el eslabón primario y fundamental de la extraordinaria cadena alimentaria de nuestro mar, se alimenta no sólo de los ricos nutrientes que transporta y aflora la corriente sub-superficial de Cronwell, luego de la desintegración que sufren los restos de plantas y animales marinos; sino también de los aportes minerales y restos orgánicos que nuestros ríos de la vertiente del Pacifico llevan al mar, así como las valiosas deyecciones que dejan caer los millones de individuos de nuestras aves guaneras.

En conclusión debemos defender la soberanía de nuestro mar, hasta las 200 millas por que es la única forma de garantizar la conservación racional de cualquiera de los recursos hidrobiológicos que viven en nuestro mar.

2) FUNDAMENTOS GEOLÓGICOS.- El primero de los considerados del histórico Decreto Supremo, señala que "la plataforma submarina o zócalo continental, forma con el continente una sola unidad morfológica y geológica". En efecto, las investigaciones geológicas nos demuestran que la plataforma continental y el zócalo continental, en la zona central , constituyen los restos de la cordillera de la costa hundida bajo el mar, desde principios del terciario hasta el cuaternario. El rosario de las 33 islas

e islotes, que se localizan en el litoral central, son las cumbres o partes más altas de la mayor parte de aquella cordillera pre-cámbrica que se encuentra hundida. Las evidencias del hundimiento son: la existencia de grandes surcos submarinos frente a la desembocadura de algunos ríos como: el Rímac, Vítor, Tambo, etc. hasta la isóbata de los 2,000 a 3,000m. de profundidad.

Se cree que

estos surcos submarinos sean las formas fluviales de erosión

de los ríos y que ahora se encuentran hundidos. Otras evidencias del hundimiento de la costa central son: la gran amplitud de la plataforma continental como no ocurre en otras secciones de nuestro litoral; y la existencia de la gran fosa de Lima, en el centro y parte de la gran fosa de Atacama frente a Tacna y Arica, en el sur.

En

la

sección norte y

sur,

el

fondo

submarino, es decir la plataforma

continental es sumamente estrecha y se reduce de 5 a 15 Km. en

contraste de los 120 Km. de la zona central. Este hecho es explicable

ya

que en estas zonas la colisión entre las placas

oceánicas de Nazca

y la

placa continental Sudamericana es más intensa, por

tanto

no

hay

hundimiento sino más bien cierto levantamiento.

Lisson y

Ruegg han

observado que la zona del tablazo de Ica se levanta a razón de un centímetro por siglo.

En consecuencia si carecemos de amplias plataformas continentales, en la zona norte y sur, debido a la geotectónica peculiar del borde continental, es legítimo reclamar, compensatoriamente, un dominio marítimo de 200 millas "No actuar así equivaldría a una suerte de violación de la ley de compensación que rige en la naturaleza" (Mercado Jarrin 1973: 168).

3) FUNDAMENTOS

GEOGRÁFICOS.

.-La situación de nuestro mar abierto,

que forma parte del océano Pacífico, no confronta los problemas de países ribereños que comparten un mar cerrado o semicerrado como ocurre con los países de la cuenca del Mediterráneo, Mar Caribe; Mar del Norte; Mar Báltico, Mar Rojo, Mar Báltico, Mar del Japón, Mar Amarillo, Mar de Omán, etc. en donde la posesión de un mar territorial de 200 millas es imposible y absurda.

De lo observado se concluye que es absurdo legislar rígidamente e imponer una norma universal para países que tienen realidades geográficas diferentes. Tan absurdo resulta imponer a Holanda la defensa de un dominio marítimo de 200 millas como a nosotros imponernos la defensa de un mar territorial de 12 millas.

4) FUNDAMENTOS ECONOMICOS.- La protección, conservación y reglamentación del uso racional de los recursos hidrobiológicos así como los riquísimos yacimientos minero-energéticos de la plataforma y zócalo continental, son decisiones de política económica, nacional e internacional

legítima ya

que estos recursos, por encontrarse en la zona ribereña,

pertenecen al Estado y nación peruanos, por tanto, nadie más que el

Estado peruano tiene potestad de declararlos como patrimonio nacional,

sobre todo cuando se trata de un país subdesarrollado o impedido de desarrollo, con grandes problemas de alimentación, empleo , educación,

salud, vivienda, etc. En consecuencia, ningún país o Estado del mundo, por muy poderoso que

fuera, le asiste el derecho de impedir que los países subdesarrollados como nosotros aprovechemos racionalmente los recursos que poseemos en nuestro mar adyacente hasta donde la realidad geográfica peculiar le aconseje y sin atentar contra el patrimonio de la humanidad que se encuentra en el mare liberum.

5) FUNDAMENTOS JURÍDICOS. – El quinto considerando del D.S. No 781,

es sumamente contundente cuando afirma que "

el derecho a proclamar la

... soberanía del Estado y la jurisdicción nacional sobre toda la extensión de la plataforma o zócalo sub-marino, así como las aguas epicontinentales que lo cubren y sobre todo las del mar adyacente a ellas en toda la extensión necesaria para la conservación y vigilancia de las riquezas allí contenidas, ha sido declarado por otros Estados y admitidos prácticamente en el orden Internacional (Declaración del Presidente de los Estados Unidos de América, del 28 de setiembre de 1945; Declaración del Presidente de la Nación de Argentina del 11 de octubre de 1946; Declaración del Presidente de Chile del 23 de junio de 1947). Existen, pues, precedentes del legítimo ejercicio de tomar decisiones jurídico-políticas que más convengan a los intereses de los pueblos en materia de derechos sobre el mar. En efecto, existe además de las declaraciones ya mencionadas, declaraciones binacionales, trinacionales y multinacionales, que reclaman el derecho de los Estados de proclamar la tesis de las 200 millas o la zona marítima que estime necesarios para lograr el desarrollo económico de sus pueblos.

Entre las principales declaraciones que apoyan la tesis de las 200 millas tenemos: La Declaración de Santiago de Chile , en 1952, suscrita por Chile, Perú y Ecuador, mediante la cual se creó la Conferencia del Pacifico Sur y la Comisión Permanente del Pacifico Sur, instituciones encargadas de velar por el respeto de la tesis de las 200 millas. La Declaración de Montevideo, suscrita por 9 países Latinoamericanos (Perú, Ecuador, Chile, Uruguay, Argentina, Brasil, Panamá, Nicaragua y

salvador), en mayo de 1970. Es importante porque en ella se precisan los principios o criterios que sustentan la tesis de las 200 millas. Por esta razón

fue denominado, el Grupo de los Nueve, como el Club de las 200 millas. La Declaración de Lima, de agosto de 1970, ratificó la declaración de

principios de Montevideo. Fue suscrita por 14 delegados de países latinoamericanos.

La Declaración de Lusaka, producto de la III Reunión Cumbre de los Países No Alineados en setiembre de 1970, dejó en claro el derecho de los Países no Alineados al desarrollo económico y al derecho de ejercer plenamente su soberanía y "máxima utilización sobre los recursos naturales existentes en su territorio y en los mares adyacentes".

La Declaración de Principios y Programa de Acción de Lima, del grupo de los 77 realizada en octubre de 1971, establece lo siguiente:

1.- Afirmar como propósito común del grupo de los 77 el reconocimiento por la Comunidad Internacional el derecho de los Estado de los ribereños a proteger y explorar los recursos del mar, dentro de los límites de su jurisdicción nacional, teniendo debidamente encienta las necesidades de desarrollo y el bienestar de sus pueblos. (Edit. Liborio Estrada: 187).

A las declaraciones y resoluciones mencionadas, se debe agregar las declaraciones binacionales o trinacionales conjuntas siguientes:

  • a) Declaración conjunta de Argentina-Perú, del 13 de junio de 1969 que reconoce "al Estado costero el derecho de proclamar y ejercer soberanía sobre el mar adyacente a su territorio en una extensión de

    • 200 millas y sobre su plataforma continental, como condición

indispensable para la protección, para la conservación y explotación de los recursos que contienen, en procura de adecuados niveles de desarrollo económico y de alimentación". (Liborio Estrada 191).

  • b) Declaración conjunta Colombia-Perú, del 26 de junio de 1969, que reconoce el derecho de los Estados ribereños a" determinar a extensión de su jurisdicción sobre el mar que baña sus costas, en conservar los recursos renovables de dicho mar, en cumplimiento de su obligación de garantizar a sus pueblos las condiciones

indispensables de subsistencia y las posibilidades de desarrollo

económico ...

(L. Estrada: 192).

  • c) Declaración de San Juan firmada por Argentina y Uruguay 18 de febrero de 1971 que expresa: " continuar

su política en defensa de

los Estados ribereños sobre el mar y plataforma continental adyacentes a sus costas, tal como resulta de las declaraciones suscritas en Montevideo y en Lima, durante el año 1970".

  • d) Declaración conjunta de Chile, Ecuador y Perú, el 12 de marzo de 1971, con ocasión de las represalias impuestas por el imperialismo norteamericano (Enmienda Kuchel). En aquella declaración los tres países se ratificaron en " los principios sustentados en la Declaración de Santiago, en 1952).

  • e) Declaración de Brasilia, firmada por Brasil y Perú,

el 24 de marzo de

1971. En ella: "reiteraron el derecho y el deber de los Estados

ribereños a fijar la extensión de su jurisdicción sobre el mar, su suelo

y su subsuelo

...

"(L.

Estrada: 195).

  • f) Declaración conjunta Brasil-España, del primero de abril de 1971, en ella expresaron: " la necesidad de preservar los derechos de los países costeros, en función de las realidades económicas

geográficas y sociales de cada Estado y

"

(L.Estrada: 196).

 
  • g) Declaración

de Brasil

y

Colombia, del

9

de

julio de 1971,

que

expresa la “

necesidad

de dar mayor importancia a la preservación

y aprovechamiento racional de los recursos del mar y a la defensa de

sus derechos soberanos en sus (L. Estrada 199).

respectivas zonas

jurisdiccionales.

  • h) Declaración de Argentina-Uruguay, del 9 de julio de 1971, mediante la cual. “reiteraron la adhesión a los principios enunciados en la declaración de Montevideo sobre el derecho del mar y confirman su decidido propósito de adoptar, dentro del límite de las 200 millas de sus respectivas jurisdicciones, las medidas conducentes a la efectiva aplicación de tales principios".

  • i) Declaración conjunta de Brasil- El salvador, del 15 de julio de 1971, según la cual: Reiteraron el derecho y el deber de los Estados Ribereños de fijar la extensión de su jurisdicción sobre el mar adyacentes a sus costas, de acuerdo con sus particularidades geográficas y biológicas, para la preservación y explotación racional de sus recursos del mar, suelo y subsuelo

...

(L. Estrada).

  • j) Comunicado conjunto del Perú - Yugoslavia, del 11 de setiembre de 1971, en la que: "los dos ministros subrayaron que todo Estado tiene

derecho a conservar las riquezas naturales de su territorio y de su mar adyacente, por ser estas esenciales para su desarrollo económico y social y para el logro de su plena independencia

económica y política

...

"(

L. Estrada 204).

  • k) Comunicado conjunto de China Popular y el Perú, el 2 de noviembre de 1971, con ocasión de establecimiento de relaciones diplomáticas: "El gobierno de la República popular de China, reconoce la soberanía del Perú sobre la zona marítima adyacente a sus costas dentro del límite de las 200 millas náuticas" (L. Estrada 206).

6. FUNDAMENTOS POLÍTICOS-ESTRATÉGICOS.- De acuerdo a la ciencia política, todo Estado requiere garantizar su seguridad y defensa nacionales, en previsión de cualquier agresión externa, mediante el establecimiento de fronteras lo más lejanamente posibles de sus principales polos de desarrollo o núcleos vitales. En consecuencia si la tecnología militar ha vuelto obsoleta la tesis de las 3 o 12 millas, por cuanto los más modernos armamentos hacen peligrosamente vulnerables a los países cuyos núcleos estratégicos están ubicados a menos de 200 millas, ¿Cómo aceptar una medida que atenta contra la seguridad nacional?

La fuerza área y marítima, que tienen un gran poder de penetración, podrían franquear más fácilmente un mar territorial de 12 millas que uno de 200millas, sobre todo cuando la guerra entre dos países es desigual, como la abusiva guerra de las Malvinas, entre un país impedido de desarrollo, como la hermana Argentina y el imperialista Reino Unido. Las grandes potencias , sobre todo EUNA y Japón, tienen gran interés en la firma de la

Convención sobre Derechos del mar, que impone rígidamente a todo los

piases del mundo, un mar territorial de 12 millas, y la zona

económica

exclusiva de las 200 millas. La maniobra política de EUNA de no firmar la

convención ni ratificarla, no significa que no esté interesado en ello. En todo caso ¿cómo se explica el enorme interés que EUNA y Japón demostraron en convocar III conferencia sobre derechos del mar en 1971? La respuesta es obvia.

IV.- Realice un cuadro comparativo de tres ítems entre la Convención de

París y la Convención de Chicago acerca de la regulación del espacio

aéreo. (2 puntos).

CONVENCIÓN DE PARÍS

CONVENCIÓN DE CHICAGO

  • 1. Dispone principios como: la soberanía de los estados contratantes, las reglamentaciones de las aeronaves y los pilotos, los equipos de comunicación, los libros, certificados y diplomas de los pilotos, la distinción de aeronaves públicas de privadas.

  • 1. Instituye las normas y métodos internacionales recomendados, para regular los procedimientos de operaciones aéreas, de navegación y cualquier otra actividad aérea

  • 2. La creación de la Comisión Internacional de Navegación Aérea de carácter permanente.

  • 2. Estableció las reglas que dieron lugar a la O.A.C.I. (Organización de Aviación Civil Internacional) y las disposiciones dirigidas a reglamentar la navegación y ciertos aspectos del transporte aéreo.

3.

Su aportación es el conjunto de principios de soberanía plena y exclusiva de cada Estado sobre su espacio aéreo, así como la libertad de paso inofensivo de las aeronaves privadas de los Estados contratantes, en tiempos de paz.

3.

De esta convención nacen propuestas importantes como son: la internacionalización de los problemas aéreos por países que formaría una autoridad internacional; la libertad absoluta de tránsito, y la creación de un órgano que vigile el cumplimiento de dicha Convención.

V.- CASO PRÁCTICO: Investigue acerca de la demanda de delimitación

marítima interpuesta por el Perú contra Chile ante la Corte de Justicia

Internacional de la Haya, exponga los argumentos jurídicos que a su

juicio son los más importantes del fallo. (8 puntos)

CONTROVERSIA MARÍTIMA ENTRE PERÚ Y CHILE

¿Qué es la Corte Internacional de Justicia?

La Corte Internacional de Justicia es uno de los seis órganos principales de la

Organización de Naciones Unidas (ONU) y es el órgano judicial principal de dicha organización. Tiene su sede en La Haya (Países Bajos).

¿Qué casos resuelve el tribunal internacional?

La Corte tiene como funciones principales resolver, de conformidad con el

derecho internacional, las controversias jurídicas que le presenten los Estados y emitir opiniones consultivas acerca de cuestiones jurídicas que sean solicitadas por los órganos y los organismos especializados de las Naciones Unidas debidamente autorizados para ello.

¿Por qué se inició la controversia marítima entre Perú y Chile?

En 1986 el gobierno peruano pidió a su similar chileno iniciar negociaciones para definir los límites marítimos entre ambos países a fin de garantizar la soberanía marítima. Sin embargo, la solicitud no encuentra respuesta en

Santiago. El Perú reitera el pedido en años posteriores, pero sin éxito.

¿Cuándo Perú demandó a Chile ante la Corte Internacional de Justicia?

El 16 de enero de 2008 el Perú presentó la demanda ante la Corte

Internacional de Justicia (CIJ), solicitando a dicho tribunal que proceda a la delimitación marítima entre ambos Estados de conformidad con los principios y normas del derecho internacional.

¿Qué es lo que el Perú demandó?

El Perú ha demandado que la Corte determine el límite marítimo entre ambos Estados de conformidad con los principios y normas del derecho internacional. En ese sentido, indica que corresponde el trazado de una línea equidistante a partir del Punto Concordia para lograr una solución de equidad, ante la ausencia de circunstancias especiales en el área. El Perú ha solicitado también a la Corte reconocer sus derechos soberanos exclusivos en el área marítima situada dentro del límite de 200 millas marinas de sus costas y más allá de las 200 millas de las costas de Chile ("el triángulo externo"). Chile considera a dicha zona como alta mar.

¿Cuál es la posición de Chile?

Para el país sureño, el límite marítimo se establece trazando una línea paralela desde el Hito N° 1.

¿Cuál es el área en controversia?

Es la zona marítima con una extensión de 38,324 km2 que Chile considera suya, trazando una línea paralela desde el Hito N° 1. Sin embargo, el Perú, en base a la Convención del Mar, pide a la Corte que se trace una línea de proyección equidistante.

¿Cuándo se emitirá la sentencia final?

El próximo lunes 27 de enero, a las 9 de la mañana (hora peruana), el

presidente de la Corte Internacional de Justicia, juez Peter Tomka, en audiencia pública, leerá el fallo.

¿La sentencia es obligatoria?

La sentencia es obligatoria, definitiva e inapelable para las partes.

FRONTERA MARÍTIMA PERÚ CHILE

Las Repúblicas del Perú y Chile han sostenido un diferendo diplomático sobre la soberanía de una zona marítima de miles de kms2 en el Océano Pacífico.

CONFLICTO DE LÍMITES

Controversia en delimitación marítima entre Chile y el Perú

Para Chile no existían temas limítrofes pendientes con el Perú, ya que los límites marítimos fueron definidos en 1952 y 1954 cuando ambos países suscribieron Convenios de pesca donde se especificaban claramente las fronteras marítimas. Para el Perú, el límite marítimo con su vecino del sur no estaba definido ya que nunca se ha firmado un Tratado que establezca dicho límite.

La sentencia es obligatoria, definitiva e inapelable para las partes. FRONTERA MARÍTIMA PERÚ CHILE Las Repúblicas

Para Chile, la frontera marítima con el Perú era la línea del paralelo (línea azul), lo que deja sin mar a las provincias peruanas del sur.

El Perú, consideraba que le correspondería seguir una prolongación de sus costas (línea verde), pero que eso no sería justo para Chile. Lo justo y equitativo para ambos países era trazar una línea media (línea roja) para definir la frontera entre ambos países.

HISTORIA DE LA CONTROVERSIA

Este conflicto tuvo sus inicios en el siglo XIX cuando el mapa de Sudamérica era diferente y Chile era un pequeño pero próspero país, que explotaba recursos minerales en suelo boliviano con el apoyo de capitales ingleses. En 1879 el gobierno de Bolivia decidió elevar en 10 centavos los impuestos a cada quintal de salitre extraído de su territorio y exportado por una empresa chileno- británica. En represalia, Chile invadió Bolivia y le declaró la guerra.

Perú trató de mediar en el conflicto, pero Chile también le declaró la guerra al Perú, debido a que el Perú tenía una alianza militar con Bolivia. La guerra tomó por sorpresa a Bolivia y Perú, quienes se encontraban en clara desventaja militar frente a Chile. Bolivia no tenía armada ni Ejército y tras un año de enfrentamientos se retiró de la guerra, dejando al Perú solo contra Chile.

Luego de cuatro años de guerra, Chile venció al Perú y extendió sus fronteras hasta sus actuales límites, apropiándose de las provincia boliviana de Antofagasta y las provincias peruanas de Tarapacá y Arica. También ocupó la ciudad de Lima por cuatro años y la provincia de Tacna por 50 años. Bolivia perdió su acceso al mar.

Ya que el Perú se negaba a rendirse, Chile apresó al presidente peruano y lo

retuvo en territorio chileno hasta que se firmó el Tratado de Ancón, que puso fin a la guerra en 1883 y por el cual Chile incrementó su territorio, avanzando del

paralelo 24 hasta el

paralelo

18.

En

ese

Tratado,

así

como

en

el

complementario Tratado de Lima de 1929 se determinan las nuevas fronteras terrestres, pero no existen referencias sobre las fronteras marítimas entre Chile y Perú.

En 1947, tanto Chile como Perú proclaman unilateralmente, que sus respectivos Estados poseen soberanía sobre los mares adyacentes a las costas de sus territorios.

FRONTERA MARÍTIMA PERÚ - CHILE

El 27 de Enero de 2014, la Corte Internacional de Justicia de La Haya falló la

nueva frontera del Perú y Chile. Se estableció que la frontera sigue el paralelo geográfico por 80 millas y luego se transforma en equidistante hasta las 200 millas. La Corte dio un veredicto salomónico, que reconocía argumentos peruanos y chilenos.

Para el fallo, la Corte concluyó que no existía un Tratado de límites marítimos entre ambos países, pero que el Perú había reconocido de facto, la frontera tradicional entre Perú y Chile, que se estableció en 80 millas desde la frontera terrestre. Luego de las 80 millas, la línea de frontera se vuelve equidistante hasta las 200 millas.

Si bien, parte de la costa peruana permanece sin mar (lo que es llamado seca), el Perú amplía su dominio marítimo en unos 50.000 kilómetros cuadrados sobre los que no ejercía soberanía, lo significa más del 70% del total de la demanda peruana sobre el mar del Océano Pacífico sur.

POSICIONES DE LAS PARTES

  • 1. ARGUMENTOS DE PERÚ

Perú

solicitó

a

la Corte

la

delimitación de los espacios marítimos con

Chile, ya que argüía la inexistencia de un acuerdo de límites marítimos. Así, alegaba que ni la Declaración de Santiago de 1952 ni el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954 contenían acuerdos sobre delimitación marítima.

En tal sentido, la reclamación peruana implica que la Corte trace el límite de conformidad con los principios y normas de derecho internacional, bajo el criterio de la equidistancia en el área en controversia, teniendo en cuenta que no media circunstancias especiales, tales como la presencia de islas en el área.

Además, el Perú precisó que el límite marítimo debe iniciarse en el Punto Concordia, o último punto en que la frontera terrestre entre Perú y Chile llega al mar, de conformidad con el tratado de Lima de 1929 y los trabajos de la Comisión Mixta de Límites de 1929 - 1930.

Finalmente, solicitó que se reconozca los derechos del Perú dentro del límite de 200 millas náuticas de su costa y que corresponden a lo que Chile denomina alta mar.

Es “una vasta área de aguas oceánicas de aproximadamente 28 471 km2 […], cuyos derechos de soberanía y jurisdicción pertenecen al Perú por encontrarse dentro de las doscientas millas de mar territorial peruano […], y que Chile, irreverente del derecho y costumbre internacionales y de las leyes de sus países vecinos, ha incluido al interior de una artificiosa e infundada «figura jurídica» a la que ha dado el nombre de «mar presencial chileno».

Por otro lado, una consecuencia perjudicial para Perú es la aplicación del paralelo geográfico como límite de su frontera marítima con Chile, ya que los pescadores peruanos que parten de los puertos o caletas del sur no pueden faenar donde deberían hacerlo, pues al salir en busca de poblaciones de peces pelágicas, se encuentran con que apenas pasada esa línea, ya están en aguas consideradas como chilenas, situación absurda que no ocurriría si pudiesen disponer de las 200 millas que conforme a derecho corresponden al Perú.

  • 2. ARGUMENTOS DE CHILE

El ex diplomático y miembro del equipo jurídico chileno Luis Winter Igualt publicó en 2013 el libro La Defensa de Chile en la Haya. Allí resume los argumentos chilenos de la siguiente manera:

La frontera terrestre Chileno- Peruano fue establecida por el tratado de Lima suscrito el 3 de junio de 1929, procediéndose en 1930 a su fijación y señalización por medio de 80 hitos. Los espacios marítimos, por su parte, fueron objeto primero de Actos Unilaterales validos en 1947, antecedentes fundamentales para explicar el sentido y alcance del Tratado que suscribieron el 18 de agosto de 1952 Chile y Perú, a los que se sumó Ecuador, denominado “Declaración sobre Zona Marítima”. De este Tratado emana la delimitación marítima reiterada por ambos países el 3 de diciembre de 1954 y confirmada por los acuerdos de 26 de abril de 1968 y 22 de agosto de 1969. Es así como chile ejerce hoy jurisdicción y soberanía sobre el territorio terrestre ubicado al sur del límite situado entre la orilla del mar y el hito 80, y en el mar, al sur del paralelo geográfico que pasa por el Hito Nª1 (21º18`03”) hasta la distancia de doscientas millas marinas. Sobre esos convenios, Chile arguye que no hubo reclamos entre Chile y Perú, o entre Perú y Ecuador, por la extensión de las 200 millas y la concordancia en que se aplicara un límite basado en el paralelo, sin que se superpusieran sus respectivas Zonas Marítimas” (Winter Igualt 2013), en tal sentido, “las partes adoptaron un método general que previno toda interrogante sobre la delimitación marítima por el paralelo geográfico, como regla general.”

Asimismo, Chile argumenta que “ha ejercido jurisdicción y soberanía sobre su territorio marítimo ubicado al sur del paralelo geográfico que pasa por el Hito Nº1 desde el momento mismo en que hizo su declaración unilateral en 1947” (Winter, 2013, p. 23). Asimismo, existe una “práctica uniforme y constante y reconocidos por el Perú desde larga data. Estos límites continúan siendo respetados después de presentarse la demanda.”

ANÁLISIS DE LOS FUNDAMENTOS JURÍDICOS DEL FALLO DE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

En primer lugar, la novedad que representa la Sentencia de la Corte implica la importancia de un acuerdo tácito entre Perú y Chile sobre el paralelo que corresponde a su frontera marítima.

“El tema de la delimitación requiere una “referencia específica”… Aún más claramente se expresa la Corte en el fallo de 2007 sobre la controversia territorial y marítima entre Nicaragua y Honduras en el cual la Corte se pregunta si fuese posible afirmar que las partes habían concluido un acuerdo tácito sobre la delimitación marítima. Según la Corte la prueba de un acuerdo jurídico tácito tiene que ser irresistible. El establecimiento de una frontera marítima permanente es una cuestión de gran trascendencia y el acuerdo no se puede presumir fácilmente una línea de facto podría en algunas circunstancias corresponder a una frontera acordada o podría tener el carácter de una línea provisoria o de una línea para un fin específico limitado, como compartir un recurso escaso. Aún si ha existido una línea provisoria considerada conveniente durante un tiempo hay que distinguir este hecho de una frontera internacional”

Aunque la jurisprudencia, doctrina y las normas convencionales han establecido en reiteradas ocasiones que los límites de los Estados no se presumen y tampoco pueden ser tratados unilateralmente entre los Estados interestatales (Briceño Berru, 2012), la Corte identificó un acuerdo tácito que dio lugar a la frontera marítima entre Perú y Chile. Sin embargo, su sustento fue bastante pobre por decir lo menos.

El fallo de la Corte explica el procedimiento para establecer la línea equidistante, la cual parte desde la milla 80 del paralelo que delimita la frontera marítima entre Perú y Chile, expresando que “la situación que la Corte enfrenta es, sin embargo, inusual”.

Respecto de cómo se determinó la extensión del paralelo, desde cuyo punto final se traza la línea equidistante, el fallo afirmó que históricamente “no hay evidencia para concluir que la frontera marítima acordada por el paralelo se haya extendido más allá de 80 millas náuticas”.

El Tribunal declaró que “sobre la base de las actividades pesqueras de las Partes [Chile y Perú] en ese momento, (…) considera que las pruebas de que dispone no permite llegar a la conclusión de que la frontera marítima acordada a lo largo del paralelo se haya extendido más allá de 80 millas marítimas a partir de su punto de partida”.

Aunque la CIJ esperaba que el Acuerdo de 1954 hubiera establecido la extensión exacta de la frontera marítima acordada, esto no sucedió y, en cambio, “dejó cierta incertidumbre en cuanto a la longitud exacta de la frontera marítima acordada. Sin embargo, basándose en una evaluación de la totalidad de los criterios presentados, la Corte concluye que la frontera marítima acordada entre las Partes debe extenderse a una distancia de 80 millas náuticas a lo largo del paralelo desde su punto de partida”.

Tras eso, en el capítulo V, punto 177, el fallo determina que “habiendo concluido que existe un acuerdo marítimo de límites entre las partes, y que el límite comienza en la intersección del paralelo de latitud pasando a través del Hito número 1 con la línea de bajamar, y que continúa por 80 millas náuticas a través del paralelo, la Corte determinará el curso del límite marítimo a partir de ese punto”, al cual llama Punto A.

No obstante, en el párrafo 183 se lee que “la situación que la Corte enfrenta es, sin embargo, inusual respecto a que el punto de comienzo para la delimitación en este caso es mucho más lejano de la costa: 80 millas náuticas desde el punto más cercano en las costas chilenas y cerca de 45 millas desde el punto más cercano de la costa peruana”. Esto, porque el procedimiento habitual que ha usado La Haya para fijar una línea equidistante es a partir de un punto costero y no desde uno en pleno mar.

Entonces, para construir la línea marítima equidistante entre Chile y Perú, la Corte afirma que “lo primero es seleccionar apropiadamente los puntos de base. En vista de que la locación del Punto A está a una distancia de 80 millas náuticas desde la costa a través del paralelo, el punto base inicial más cercano a la costa chilena será situado cerca del punto en que comienza el límite marítimo entre Chile y Perú, y en la costa peruana será en el punto donde el arco de un círculo con un radio de 80 millas náuticas desde el Punto A intercepte con la costa peruana.

“Para el propósito de construir una línea equidistante provisional, sólo los puntos en la costa peruana los cuales estén más allá de las 80 millas náuticas desde el Punto A pueden ser emparejados con los puntos en la costa chilena a una distancia equidistante”. Es decir, los puntos costeros que estén fuera del radio de las 80 millas y que estén más adentrados en el mar, serán los puntos bases para fijar la línea equidistante en dirección sudoeste. Esto se explica al leer la siguiente parte del fallo: “Para la construcción de los puntos bases de la línea provisional equidistante han sido seleccionados aquellos más hacia el mar ‘situados cerca del área delimitada’”.

Se precisa entonces que “la existencia de esa línea podría dificultar, pero no imposibilitar, el cálculo de la longitud de las costas y de la extensión del área pertinente, siendo el cálculo matemático habitual para las proporciones el que sea usado”. Por otro lado, sobre el denominado triángulo exterior la Corte se pronunció en el sentido que “habiendo ya la Corte concluido que la línea fronteriza convenida que sigue el paralelo de latitud llega hasta las 80 millas náuticas de la costa, el argumento chileno pierde sentido. Es decir, en la medida que decidió que delimitaría los espacios marítimos a los que las partes pueden pretender en la zona en que se sobreponen al trazar una línea de equidistancia, el segundo punto de las conclusiones de Perú perdió su objeto y por esto No corresponde que la Corte se refiera”.

Con ello, la Corte otorga tácitamente a Perú la administración, como parte de su Zona Económica Exclusiva, el área denominada triángulo externo.

Finalmente, a pesar de las especificaciones dadas, el Tribunal de La Haya no fijó las coordenadas para establecer la línea provisional equidistante. “En vista de las circunstancias del presente caso, la Corte ha definido el curso de los límites marítimos entre las partes sin determinar las coordenadas geográficas precisas. Además, la Corte no ha sido consultada por las partes para que lo haga en su presentación final. La Corte espera que las partes determinen estas coordenadas de acuerdo a la Jurisdicción presente, en el espíritu de buena vecindad”, se lee en el párrafo 197 del fallo.

LO QUE GANAMOS EN LA HAYA

Por donde se quiera analizar la sentencia de la Corte Internacional de Justicia

de La Haya, el Perú perdió. Obviamente no perdimos territorio, pues nunca estuvo en disputa; perdimos respecto a lo que pudimos haber ganado.

Con ello, la Corte otorga tácitamente a Perú la administración, como parte de su Zona Económica

En primer lugar, la Corte acogió la argumentación chilena y no la peruana. Es verdad que no constató la Declaración de Santiago de 1952 como un tratado de límites marítimos, pero falló sobre la base que los subsecuentes acuerdos presumían una frontera –tácita- entre ambos países (primera derrota).

Esa frontera tácita, según entiende la Corte, se extendía por 80 millas en paralelo al Hito Nº 1 (dicho sea de paso, que se haya desestimado la demanda peruana de establecer el punto de partida en el Punto 266 o Concordia en vez del Hito Nº 1 constituye la segunda derrota). ¿Por qué 80 millas? Nadie entiende bien (tercera –y más importante- derrota). De acuerdo a la lógica del fallo –al derecho consuetudinario-, esta distancia debería corresponder a la que los pescadores chilenos estaban acostumbrados a recorrer durante la época para sus actividades extractivas. Sin embargo, parece inverosímil que hayan llegado hasta la milla 80 cuando, hasta hoy día, casi la totalidad de la pesca se efectúa en las primeras 40 millas.

Es tan solo después de la milla 80 que la Corte reconoce que no existía ningún tipo de delimitación –ni explícita ni implícita- por lo que establece una nueva frontera: una bisectriz equidistante a ambos países hasta la milla 200. En otras palabras, solo lo que no usó Chile –porque consideraba que no tenía ningún tipo de valor económico- pasó a ser parte de nuestra zona económica exclusiva. Esta nueva delimitación, sin embargo, concedió el único triunfo al equipo peruano: el llamado “triángulo externo”, que Chile no reconocía como suyo pero tampoco como peruano.

En resumen, Tacna se quedó, en términos prácticos, igual que antes. En términos económicos, el Perú también quedó prácticamente igual que antes. Solo que ahora tenemos una extensión mayor de 50.000 km cuadrados que otros países no pueden usar comercialmente. Para ilustrarlo de otra manera, Chile se quedó con un pequeño valle fértil mientras que Perú ganó un extenso desierto árido inhabitable e improductivo.

Es cierto que anexar 50.000 km cuadrados al territorio nacional de forma pacífica casi 200 años después de la independencia es un evento poco común y, ciertamente, gratificante. No obstante, el territorio que se nos ha sido otorgado por la Corte de la Haya es, a decir verdad, inútil –por lo menos, hasta donde se sabe-.

Ciertamente este artículo tiene un corte pesimista, pero intenta servir de contrapeso ante tanto triunfalismo excesivo. Más que nada, solo intenta recordar que pudimos (¿debimos?) ganar más.

PD: Es preocupante que el mandatario chileno haya adoptado una interpretación tan hostil al declarar que “la confirmación por parte de La Haya de que la frontera marítima comienza en el paralelo del Hito Nº 1 ratifica el dominio [chileno] sobre el triángulo terrestre respectivo”. A pesar de que determinar la frontera terrestre está fuera del alcance del fallo de La Haya (como todos ya sabían), el texto de la sentencia dice expresamente que es perfectamente posible que el punto de partida del límite marítimo no coincida con el límite terrestre.

BIBLIOGRAFIA

1.

SERGIO BAEZA PINTO, DERECHO MARITIMO (PROPEDEUTICA). Editorial Jurídica de Chile 1990.

  • 2. CONSTITUCION POLITICA DEL PERU, Juristas Editores E.I.R.L. Edición 2008 – Lima –Perú.

  • 3. GRAN DICCIONARIO JURIDICO. Consejo editorial ©A.F.A. Editores Importadores S.A. LIMA 2007

  • 4. Adolfo Ruiz de Velazco y del Valle, Manual del Derecho Mercantil

  • 5. Hooper René, El Derecho Aeronáutico en el Perú

  • 6. Convención de París y la Convención de Chicago.

  • 7. Reglas de Hamburgo y las Reglas de la Haya