Está en la página 1de 14

LITERATURA ITALIANA

Tema: Divina Comedia – Infierno – Canto XXXIV

Introducción La Divina Comedia podría catalogarse probablemente como una epopeya escrita en formato de poema y lo primero que destaca en su relato es el carácter alegórico de la composición. Por ejemplo en el canto I del infierno tenemos a una pantera o leopardo representando la lujuria, al león representando la soberbia o el orgullo y a una loba representando la codicia o avaricia. Otro ejemplo es la presencia del número 3, que simboliza a la Santísima Trinidad y además son tres las fieras que se le aparecen a Dante en la selva oscura, son tres los reinos que atraviesa Dante, tres los rostros de Lucifer, etc.

Tampoco escapa a nuestra percepción la finalidad religiosa de la obra. La efervescencia religiosa era grande en la época de Dante y él parece pretender que la lectura de su comedia llegue a inducir en los lectores, un verdadero temor al pecado y que eso los lleve a apartarse de la senda del mal y optar por el camino de la virtud y el bien.

Considerada una de las grandes obras de la literatura universal, la Divina Comedia plantea un esquema del destino humano que consta de dogmática propia de la época, una dogmática mayormente cristiana pero con evidentes toques de mitología grecolatina y mística de origen oriental, mezclada con un mundo matemático que probablemente merece un estudio especial. Los terribles castigos que esperaban a las almas condenadas y los horrores del infierno, hacen uso de otros recursos habituales de la época, como los bestiarios medievales: que eran representaciones de seres, muchos de ellos monstruosos y que se utilizaban frecuentemente en la decoración de los templos y las ilustraciones temáticas.

frecuentemente en la decoración de los templos y las ilustraciones temáticas. Milton Villarroel Navarro Página 1
frecuentemente en la decoración de los templos y las ilustraciones temáticas. Milton Villarroel Navarro Página 1

Centrándonos en el infierno, que es el nivel general de nuestro trabajo, apreciamos que tiene la forma de un cono invertido, conformado por nueve círculos, con la base como círculo inicial exterior y el vértice como círculo final e interior que llega hasta el centro de la tierra y es el lugar donde mora Lucifer aprisionado en su eterno encierro. Cada círculo presenta, a su vez, diversas subdivisiones.

Otros datos destacables que creemos necesario mencionar es que la obra, escrita por Dante Alighieri a principios del siglo XIV, tenía el título original de La Comedia y posteriormente recibió de parte de Boccaccio su título definitivo de La Divina Comedia, siendo el año 1553 el de la primera edición con su nuevo título, en edición veneciana realizada por Ludovico Dolce. Habiendo sido antes el latín la lengua más utilizada en el ambiente literario, en la época en que fue escrita la Divina Comedia nacieron la mayoría de las lenguas europeas. La obra fue escrita en dialecto toscano, que es considerado el originador del actual idioma italiano. “Muchos describen el sentido de esta obra como polisémico por las posibilidades de interpretación que brinda, siendo el sentido literal el camino exegético simple y el alegórico, moral o anagógico el camino exegético complejo” 1 .

Desarrollo Infierno - Canto XXXIV

El relato del infierno está compuesto por XXXIV Cantos. Como parte de nuestro desarrollo daremos un panorama del noveno círculo del infierno, del cual forma parte este último canto, motivo del presente trabajo. El noveno y último círculo del infierno es el lugar donde purgan sus condenas los culpables de fraude y malicia. El noveno círculo está físicamente separado del octavo círculo por un enorme abismo o pozo. En este pozo se castiga a los que se rebelan contra Dios y son representados

(14-dic-2013) Milton Villarroel Navarro Página 2
(14-dic-2013) Milton Villarroel Navarro Página 2

por gigantes, como gigantes en maldad y daño son la fuerza bruta y ciega de aquellos que han perdido los lazos de amor al prójimo y también han perdido la luz del intelecto. En lo más recóndito del infierno también se encuentra Lucifer, que habiendo sido hecho el más hermoso y poderoso de los ángeles se rebeló contra su creador.

El noveno círculo está formado por un enorme lago de hielo llamado Cocito y el hielo se mantiene por el viento que genera el movimiento o aleteo constante de las alas de Lucifer. En este último círculo se castiga a los que traicionan la confianza de quienes confían en ellos. La frialdad del hielo de este círculo es como la frialdad de los corazones de quienes no tienen reparo en pecar en contra de los que depositaron su confianza en ellos.

El Cocito está dividido en cuatro niveles. El primer nivel del noveno círculo se denomina Caína, nombre debido a Caín, que mató a su hermano Abel. Vale decir que es el nivel de los que traicionan a sus parientes, lo de su propia sangre. El segundo nivel se denomina Antenora, debido al troyano Antenor que traicionó a su ciudad. Es el nivel de los traidores a la patria. El tercer nivel se denomina Tolomea atribuido al rey egipcio Tolomeo que traicionó a sus huéspedes y amigos. El cuarto nivel del noveno círculo es llamado Judesca o Judea, y es atribuido a Judas Iscariote, que traicionó a Jesús, o a los judíos que traicionaron a Jesús entregándolo a la muerte a manos de los romanos, tomando en cuenta que Él es el benefactor de la humanidad. En este cuarto nivel, el más profundo del infierno, se encuentra castigado Lucifer, el mayor traidor de todas las criaturas de Dios.

se encuentra castigado Lucifer, el mayor traidor de todas las criaturas de Dios. Milton Villarroel Navarro
se encuentra castigado Lucifer, el mayor traidor de todas las criaturas de Dios. Milton Villarroel Navarro
Lucifer – Ilustración de Paul Gustave Doré «Vexilla regis prodeunt del Abismo hacia nosotros, mas

Lucifer – Ilustración de Paul Gustave Doré

«Vexilla regis prodeunt del Abismo hacia nosotros, mas delante mira»,

dijo el maestro, «y los verás tú mismo». Como —si espesa niebla se respira

3

si en nuestro hemisferio ya anochece— lejos se ve un molino mientras gira,

o

el viento me echa atrás, y abrigo pido

6

ver lejos una torre me parece;

a

mi guía, porque otro no se ofrece.

9

Ya estábamos —con miedo canto y mido— donde se ven las sombras anegadas cual paja que en el vidrio se ha metido:

12

unas yacen y están otras paradas; tienen la testa o bien los pies delante,

o

los pies en los rostros, arqueadas.

15

Las primeras palabras en latín de este canto corresponden a un

himno del obispo Venancio Clemenciano Fortunato de Poitiers en el

siglo VI, por la llegada a Constantinopla de una reliquia de la cruz y se

traducen como “Avanzan ya los pendones del rey”. El himno original

exaltaba a la cruz y al sacrificio de Cristo para redención de pecados.

En el caso de la Comedia nos indican que “avanzan ya los pendones

del rey del abismo o del infierno hacia nosotros”, en palabras del

maestro, que es Virgilio, a su pupilo y dirigido que es el propio Dante.

del maestro, que es Virgilio, a su pupilo y dirigido que es el propio Dante. Milton
del maestro, que es Virgilio, a su pupilo y dirigido que es el propio Dante. Milton

Al mirar en la lejanía, Dante cree ver la torre de un molino, cuyas

poderosas aspas generaban un muy fuerte viento que lo empujaba casi

hasta caer, por lo cual se escuda en su guía Virgilio.

Dante siente mucho temor porque ve a los allí condenados, como

sombras de los que fueron personas, las cuales estaban totalmente

congeladas, sin movimiento ni habla, en muy diversas poses y además

le dan la impresión de ser transparentes, probablemente como si

hubieran perdido su ser interior.

Cuando tanto pasamos adelante que mi maestro tuvo a bien mostrarme al que tuvo una vez bello semblante,

18

se detuvo ante mí, me hizo pararme y dijo: «Mira a Dite; es el momento de que tu alma de valor se arme».

21

Cuál me quedé de frío y sin aliento, no preguntes, lector, ni yo lo escribo, ni lo puede expresar ningún acento. No me moría ni seguía vivo:

24

piensa por ti, si es que eres ingenioso, cuál fui para ambas cosas negativo.

27

Dante y Virgilio continuaron avanzando por esos parajes hasta

un lugar donde el maestro Virgilio le enseña un personaje

seguramente horrible, pues Dante lo evoca como aquel que alguna vez

tuvo un bello semblante y entonces le dijo “mira a Dite” que es el

nombre dado en la obra a Lucifer, Satanás o el Demonio, que en Isaías

14.12 es llamado el “Lucero de la mañana” y en Apocalipsis 12.9 “el

gran dragón, la serpiente antigua”, el cual se rebeló contra su creador

y fue arrojado a la tierra junto a sus ángeles caídos.

El nombre Dite, asignado por Dante a Lucifer, proviene según

Ángel Crespo en sus notas del canto VIII del infierno, verso 68, de la

obra la Eneida, en la cual Dite es el rey de los infiernos. 2 El término

2 Crespo, Ángel (1986). La Divina Comedia de Dante Alighieri. 2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta. Pág. 47.

2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta. Pág. 47. Milton Villarroel Navarro Página
2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta. Pág. 47. Milton Villarroel Navarro Página

proviene del latín “dives” que significa hombre rico. Probablemente el

nombre le fue asignado por Virgilio en la Eneida porque Lucifer se

enriqueció con las riquezas terrenales y las almas de los pecadores.

Dante al verlo quedó casi como muerto sin aliento, sin tener

palabras apropiadas para describir su estado, pues pide al lector

imaginar cómo puede existir un estado en el que no se esté ni vivo ni

muerto, que es el estado en que él dice que se encontraba, de

solamente contemplar a tan siniestro y terrorífico personaje.

El césar del imperio doloroso

de medio cuerpo arriba se mostraba;

y más me comparaba yo a un coloso

30

que un gigante a sus brazos comparaba:

calcula cómo el todo ser debía que con tamaña parte concordaba.

33

Si

fue bello cual feo se veía

Y

contra su hacedor alzó la ceja,

sin duda es él quien todo luto cría.

36

Allí mi mente se quedó perpleja, pues tenía tres caras en la testa. Una delante, y ésa era bermeja;

39

Las otras dos uníanse con ésta por cima de una y otra paletilla y se juntaban en la misma cresta:

42

la

diestra era entre blanca y amarilla;

la

sinestra, del tinte que declara

el que del Nilo se tostó a la orilla.

45

Dos alas grandes bajo cada cara, que a pájaro tamaño convenían

—tales velas jamás un barco izara—,

48

de

murciélago eran; carecían

de

plumas, y a la vez aleteaban

de

modo que tres vientos producían

51

que el agua del Cocito congelaban;

de

seis ojos sus lágrimas brotando,

con su sangrienta baba se mezclaban,

54

Dite o Lucifer, es el césar del imperio doloroso, por todo el dolor

que se supone ha causado en el mundo y a través de la historia. Es

llamado césar probablemente porque la Biblia en Juan 12.31, 16.11 y

Efesios 2.2 dice que Satanás es el gobernante, príncipe o dueño de este

16.11 y Efesios 2.2 dice que Satanás es el gobernante, príncipe o dueño de este Milton
16.11 y Efesios 2.2 dice que Satanás es el gobernante, príncipe o dueño de este Milton

mundo por algún tiempo más. Su figura aparecía además empotrada o sumergida en la masa de hielo pues solamente se lo veía de la cintura para arriba. La descripción que sigue de su tamaño es algo confusa pero parece querer decir que la estatura de Dante es más comparable a la de un gigante (considerado de unos 4 metros de altura), que la del mismo gigante a la longitud de los brazos de Lucifer. De lo cual podríamos inferir que si el brazo de Lucifer era de una longitud triple a la estatura de un gigante, y tomando en cuenta las proporciones humanas, por regla de tres compuesta se puede calcular que Dite medía aproximadamente unos 28 metros de altura.

Además solamente se podía comprender que fuera tan feo si algún día fue opuestamente bello y dio un giro de 180 grados en su belleza, al perderla completamente por rebelarse en contra de su creador, giro que no deja dudas en cuanto a que es el originador de todos los males del mundo.

Sigue ahora la descripción de su cabeza, la cual tenía tres rostros. El de adelante era color bermejo, los otros dos rostros laterales se unían al frontal a la altura de los hombros y los tres se fundían en la parte superior de la cabeza. El rostro de la derecha tenía un color amarillo pálido, semi blanco, y el de la izquierda era un color bronceado como el de los nativos del valle del Nilo.

De debajo de cada rostro salían un par de enormes alas, mayores que las velas de cualquier embarcación conocida y se asemejaban a las alas de los murciélagos, porque carecían de plumas. Los tres pares de alas al ser constantemente batidas, producían tres corrientes de viento tan fuertes y heladas que congelaban el agua del Cocito. Además de los seis ojos de sus tres rostros salían lágrimas que se mezclaban con la baba sangrienta de sus bocas.

tres rostros salían lágrimas que se mezclaban con la baba sangrienta de sus bocas. Milton Villarroel
tres rostros salían lágrimas que se mezclaban con la baba sangrienta de sus bocas. Milton Villarroel

Con cada boca estaba triturando

a un pecador, como una agramadera,

los tres de igual forma castigando. Mas para el de delante nada era

a

57

el

morder, con la espalda comparado,

que estaba desgarrada toda entera. «A este la mayor pena le ha tocado:

60

es Judas Iscariote, cuya testa está en la boca, y patalea airado;

63

hacia abajo esos dos la tienen puesta», dijo el guía, «el del rostro renegrido es Bruto, que el dolor no manifiesta; Casio el tercero es, alto y fornido.

66

La baba ensangrentada de Lucifer se debía a que en cada una de

sus bocas trituraba a una persona. En la boca frontal estaba el mayor

traidor humano: Judas Iscariote, que tenía la parte superior del cuerpo

dentro la boca y pataleaba rabioso pues el dolor de la mordida de Lucifer

no era nada en comparación a los dolores de su espalda que era

constantemente desgarrada por Dite.

En las bocas laterales estaban siendo triturados “Bruto y Casio que

traicionaron a César, cabeza del imperio romano, lo mismo que Judas

traicionó a Cristo, cabeza de la iglesia. En el contexto de la Comedia son

los tres mayores traidores de la historia”. 3

Mas ya la noche llega, y el instante

de marcharnos, que todo visto ha sido». Yo me abracé a su cuello y, vigilante,

69

el

momento escogió que convenía

y, cuando abrió las alas lo bastante,

72

al

flanco hirsuto se agarró mi guía:

de vello en vello descendiendo fuimos

 

entre las cerdas y la costra fría.

75

Cuando al lado del muslo al fin nos vimos, donde se ensancha y forma la cadera, cansados y angustiados nos sentimos:

78

volvió la testa hacia la garra fiera

el maestro, y le vi cómo trepaba

3 Crespo, Ángel (1986). La Divina Comedia de Dante Alighieri. 2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta. Pág. 202.

2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta. Pág. 202. Milton Villarroel Navarro Página
2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta. Pág. 202. Milton Villarroel Navarro Página

igual que si al infierno se volviera.

81

«Cógete bien», me dijo, y jadeaba; «por esta escala abandonar espero tanto mal», y cansado se mostraba. Alcanzó de una roca el agujero

84

y

con cuidado me sentó en su riba;

luego llevó a mi lado el pie ligero. Los ojos levanté pensando que iba

87

a

ver a Dite cual le había dejado

pero me lo encontré patas arriba;

90

si entonces me quedé desconcertado calcule el ignorante y aquel que no entiende por qué punto había pasado.

93

Seguramente la voz del maestro sacó a Dante de sus cavilaciones

pues ya era hora de salir del infierno. Se sujetó al cuello de su guía y

Virgilio aprovechó un momento en que las alas de Lucifer estaban bien

extendidas y separadas del cuerpo para aferrarse al torso peludo de la

bestia y aprovechar sus cerdas, como si fueran cuerdas para descender

por el costado de Dite.

Cuando llegaron a la altura de la ingle, donde el muslo se une a la

cadera, se sintieron cansados y angustiados y Virgilio le dijo jadeante:

“Cógete bien, debemos abandonar este lugar de maldad y dolor”, porque

empezó a subir por las cerdas, como si formaran una escalera. Luego

salieron por el agujero de una roca y el maestro sentó a Dante al borde

de la misma, poniendo al lado su pie como barrera protectora.

Dante no salía de su asombro y desconcierto porque habían

empezado descendiendo por el costado de Lucifer y luego terminaron el

camino ascendiendo por su cadera y muslo. Al salir por el agujero, Dante

esperaba volver a encontrar el torso y las caras de Lucifer, pero vio sus

piernas hacia arriba.

Aquí mencionamos dos puntos interesantes: 1º) Dante concibe la

tierra como una esfera, concepto que ya se tenía desde el siglo III a.C.,

aunque la primera demostración práctica recién fue realizada en 1520

III a.C., aunque la primera demostración práctica recién fue realizada en 1520 Milton Villarroel Navarro Página
III a.C., aunque la primera demostración práctica recién fue realizada en 1520 Milton Villarroel Navarro Página

por Magallanes y Elcano. 2º) Dante presenta una intuición práctica de la

fuerza gravitatoria (ley de la gravedad enunciada recién en 1685 por

Newton) pues supone que la mitad de Lucifer está en un hemisferio y por

eso descienden por él aferrándose bien para no caer, pero al pasar al otro

hemisferio donde Lucifer tiene la mitad inferior de su cuerpo, deben

empezar a ascender. En otras palabras: Dante parece intuir que el centro

geométrico de la tierra debería funcionar como el punto de gravedad cero.

«Levanta», dijo el guía, «y ponte en pie:

la vía es larga y áspero el camino

y

el sol en media tercia ya se ve».

96

No era, en verdad, sendero palatino, pues era aquél un natural pasaje suelo duro y con claror mezquino.

99

«Antes que de lo oscuro me desgaje, maestro», dije cuando estaba erguido, «sáqueme de mis dudas tu lenguaje,

102

¿Dónde está el hielo? ¿Y cómo está invertido éste? ¿Y cómo del véspero a la aurora tan deprisa ha hecho el sol su recorrido?»

105

 

Y

él me dijo: «Tú crees estar ahora

de

allá del centro, donde yo me asía

al

gusano que al mundo en él perfora,

108

De allá estuviste mientras yo me hundía;

y

el punto en que converge todo peso

pasaste cuando yo me revolvía;

111

a

otro hemisferio tienes ahora acceso

opuesto al que a la gran seca depara techo, y en cuyo más alzado teso estuvo el hombre que jamás pecara:

114

tienes los pies en la pequeña esfera

que forma la Judea en la otra cara. Allí es tarde y aquí hora mañanera,

117

y

el que nos hizo escala de su pelo

plantado está como plantado fuera.

120

Por esta parte se cayó del cielo;

y

las tierras que había de este lado

por miedo a él hicieron del mar velo

123

y

al hemisferio nuestro se han pasado;

y

tal vez la que acá se ve elevada,

por huir, un vacío aquí ha dejado».

126

“Levántate que nos espera un largo y áspero camino y el sol ya está

a media mañana” le dijo el guía a Dante. Este es otro punto que parece

ya está a media mañana” le dijo el guía a Dante. Este es otro punto que
ya está a media mañana” le dijo el guía a Dante. Este es otro punto que

confundir mucho a Dante pues en el verso 68 dice que “ya la noche llega”

y en muy poco tiempo salen a un lugar donde se encuentran con “media

tercia o media mañana”, por lo cual pregunta al maestro: “¿Dónde está el

hielo? ¿Y cómo está invertido éste? ¿Y cómo del véspero a la aurora tan

deprisa ha hecho el sol su recorrido?” La respuesta parece estar influida

o deducida en parte del relato de Génesis 1.9-10 que dice: “Dijo también

Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y

descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión

de las aguas llamó Mares”. Virgilio explica que en el centro de la tierra

hay una pequeña esfera que de un lado tiene las aguas congeladas de la

Judea, donde ellos dos estaban previamente, y encima de la cual se

encuentra el árido desierto, en cuyo punto más alto fue asesinado el

hombre que nació, vivió y murió sin pecado. Ellos se encuentran ahora

del otro lado de la esfera, sobre la tierra, y cuando a este lado de la esfera

amanece, al otro lado anochece. Además, el gusano que perfora el

mundo, y cuyos pelos utilizaron para descender primero y ascender

después, permanece en esa posición desde que cayó o fue echado del

cielo, penetrando por el lado terráqueo de la esfera, en cuyo lado están

los pies, pues la cabeza y el torso atravesaron hasta el lugar donde se

encuentran las aguas, ahora congeladas. Virgilio agrega además que al

caer Lucifer, las tierras huyeron y dejaron un hueco, un vacío, en el que

ambos se encuentran en ese momento.

Una parte hay, de Belcebú alejada tanto cuanto su cárcava se extiende que, no viendo, y sí oyendo, es denotada por un arroyo que hasta aquí desciende por el hueco que en una peña ha abierto

129

cauce que se vuelve, y poco pende. Por el camino entramos encubierto

su

132

mi

guía y yo, buscando el claro mundo;

y, sin querer descanso, a descubierto

135

subimos, él primero y yo segundo;

y

entonces pude ver las cosas bellas

que el cielo da, por un hueco rotundo:

y

otra vez contemplamos las estrellas.

139

cielo da, por un hueco rotundo: y otra vez contemplamos las estrellas. 139 Milton Villarroel Navarro
cielo da, por un hueco rotundo: y otra vez contemplamos las estrellas. 139 Milton Villarroel Navarro

En el verso 127 se nombra a Belcebú, que es la mención de Lucifer como “príncipe de los demonios” y que los hebreos utilizaban de manera burlona en contra de los seguidores de Baal, porque tenía la connotación de “señor de las moscas”.

Dante parece dar a entender que al caer Satanás del cielo creó un foso o tumba (cárcava), que aunque no es visible en toda su extensión, se percibe por el curso de un arroyo que ha trazado su cauce por ese foso, y además se ha abierto paso a través de la peña. También puede entenderse que el camino que emprenden luego Dante y su guía Virgilio se sitúa a lo largo de ese foso y que los va a conducir al claro mundo. Virgilio va por delante y llegaron a una abertura, por las cuales Dante pudo ver nuevamente las cosas bellas del cielo, como el sol, la luna y las estrellas.

bellas del cielo, como el sol, la luna y las estrellas. Lucifer - Ilustración del Codex

Lucifer - Ilustración del Codex Altonensis

Una posible conclusión Podemos probablemente concluir que dado que la intención de Dante es de alertar sobre el daño que causa el pecado y los problemas que conlleva para el ser humano, el descenso al infierno, desde una perspectiva iniciática genérica, representa el camino descendente al

desde una perspectiva iniciática genérica, representa el camino descendente al Milton Villarroel Navarro Página 12
desde una perspectiva iniciática genérica, representa el camino descendente al Milton Villarroel Navarro Página 12

interior del yo, en el cual cada persona debe reconocer, enfrentar y vencer sus errores y deficiencias para lograr la purificación.

En la Comedia este descenso está representado en los nueve círculos infernales, por los cuales Dante debe transitar, reconociendo y superando sus propias fallas, como única forma de continuar con el proceso de toma de conciencia y purificación.

única forma de continuar con el proceso de toma de conciencia y purificación. Milton Villarroel Navarro
única forma de continuar con el proceso de toma de conciencia y purificación. Milton Villarroel Navarro

Bibliografía

1. Bruce-Mitford, Miranda (1997). El Libro Ilustrado de Signos y Símbolos. 1ª ed. Italia. A. Mondadori Editore, para Editorial Diana, México.

2. Ciavolella, Massimo. Il testo moltiplicato: interpretazioni esoteriche della Divina Commedia. Los Angeles, USA. UCLA.

3. Crespo, Ángel (1986). La Divina Comedia de Dante Alighieri. 2ª ed. de octubre de 1986. Barcelona, España. Editorial Planeta.

4. Garnett, Richard (1898). A History of Italian Literature. 1st ed. London, U.K. William Heinemann Eds.

5. Rama de Samael Aun Weor. La Divina Comedia, Guía de lectura. 117 págs. Sin mayores referencias, texto tomado de Internet.

6. Santa Biblia (1993). Versión Reina Valera 1960. Miami, U.S.A. Editorial Vida.

Enlaces de Internet

7. http://apuntesletras2011.blogspot.com/2011/06/dante-explica-la-

interpretacion.html (consultado el 14-dic-2013).

8. http://es.wikipedia.org/wiki/Infierno:_Canto_Trig%C3%A9simo_cua

rto (consultado el 3-ene-2014).

9. http://www.servisur.com/cultural/dante/index.htm (consultado el

3-ene-2014).

10. http://literaturauniversal.carpetapedagogica.com/2013/02/resume

n-la-divina-comedia-dante-Alighieri.html (consultado el 4-ene-2014).

Película y cortometraje

11. Dante’s Inferno (2010). Una epopeya de dibujos animados. Director:

Victor Cook. Estados Unidos.

12. Con otra mirada. La Divina Comedia – El Infierno. Tributo a Dante Alighieri. Dibujos de Gustave Doré. Fuente: Internet, sin mayor información.

Alighieri. Dibujos de Gustave Doré. Fuente: Internet, sin mayor información. Milton Villarroel Navarro Página 14
Alighieri. Dibujos de Gustave Doré. Fuente: Internet, sin mayor información. Milton Villarroel Navarro Página 14