Está en la página 1de 5

La mayoría de los docentes no conoce los riesgos a los que está sometido en su práctica diaria. Esto es debido a que no ha recibido ni información, ni formación previa. El trabajo docente diario está sometido a una gran cantidad de riesgos, alguno de los cuales puede desembocar en accidentes con mayor o menor gravedad. La mayoría de los docentes no es consciente de los mismos.

En definitiva, teniendo en cuenta la definición más conocida de la salud establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La salud es el estado completo de bienestar físico, mental y social y no

solamente la ausencia de enfermedades”. Esto implica no sólo verse libre de dolores o enfermedades sino también la libertad de desarrollar

y mantener las capacidades funcionales físicas, psíquicas y sociales.

Como indica su propia denominación, el objetivo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales es evitar el daño derivado del trabajo

y proteger la salud de los trabajadores/as, pero en un sentido global y

no sólo restringido a los accidentes o a las lesiones físicas. (LPRL arts. 2; 4.1 y 5.1)

Ya la Ley General de Sanidad se refería a la salud laboral como promoción integral de la salud física y mental del trabajador/a. (LGS art. 19.1.a). La Ley de Prevención de Riesgos Laborales refuerza esta concepción y extiende su ámbito de actuación a todas las “enfermedades, patologías o lesiones sufridas con motivo u ocasión del trabajo” con referencias explícitas a una serie de riesgos como los

relacionados con los movimientos repetitivos, los factores psicosociales

o los riesgos que pueden afectar a la reproducción. (LPRL art. 4.3) Todo

lo cual hace patente el propósito de la ley de tutelar la salud laboral en un sentido amplio. (LPRL arts. 15.1; 25.1 y 25.2)

En definitiva, todo aquello que dañe o pueda dañar la salud de las personas que trabajan en la enseñanza en el ámbito de su puesto de trabajo debe ser objeto de prevención y esto está regulado en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Si se produce un daño y éste es catalogado como accidente de trabajo o enfermedad profesional, el docente afectado tiene derecho, además, a unas indemnizaciones económicas especiales que se regulan en la Ley General de Seguridad

Social para los profesores adscritos al régimen general (LGSS arts. 115

y 116)

Dado el carácter fundamental del derecho protegido, los docentes tienen derecho a controlar que su salud se protege efectivamente. Por ello se les reconocen, individual y colectivamente, los derechos de

información, participación y resistencia. (LPRL arts.14; 18; 20; 33; 34

y 36)

El Plan de prevención de riesgos laborales habrá de plasmarse en un documento, que se conservará a disposición de la autoridad laboral y de las autoridades sanitarias.

El artículo 16.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

establece que “ las empresas, en atención al número de trabajadores

y la naturaleza y peligrosidad de las actividades realizadas, podrán

realizar el plan de prevención de riesgos laborales, la evaluación de

riesgos y la planificación de la actividad preventiva de forma simplificada, siempre que ello no signifique una reducción del nivel de protección de la seguridad y salud de los trabajadores y en los términos que reglamentariamente se determinen”. El artículo 2.4 del Reglamento de los Servicios de Prevención establece que las empresas de hasta 50 trabajadores que no desarrollen actividades de las recogidas en el Anexo I pueden integrar estos documentos en uno solo.

Son por tanto, el tamaño y los riesgos asociados a la actividad desarrollada, los dos factores que condicionan la complejidad de un Plan de Prevención.

El formato se completará con la información particular de cada empresa, ampliando o reduciendo su extensión en función de la complejidad de la misma.

El documento en el que se recoge el Plan de Prevención de la empresa debe incluir los siguientes elementos:

• Datos generales de la empresa Identificación, actividad principal, el nº y características de sus centros, el nº de trabajadores promedio y cualquier característica de especial relevancia preventiva, en su caso.

En caso (de existir más de un centro de trabajo) se indicarán los datos de cada centro:

• La política de Prevención establecida deberá marcar los principios básicos que rigen la actuación preventiva en la empresa, los valores asociados con la prevención, el compromiso de la dirección, etc.

• Organización de la producción: se recoge cómo está organizada la producción, indicando los procesos de trabajo que la componen

• Estructura organizativa: Identificando las funciones y responsabilidades que asume cada uno de los niveles jerárquicos y los respectivos cauces de comunicación entre ellos, en relación con la prevención de riesgos laborales.

En concreto en las empresas del sector, en Cantabria, la estructura general de la empresas en muy simple (gerente y trabajadores), estando la gestión en manos de muy pocas personas e incluso de una sola.

A continuación se desarrollan de modo no exhaustivo, las funciones que deben de ser asumidas por las diferentes figuras jerárquicas de la organización:

La dirección:

Garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su cargo.

Desarrollar la política preventiva de la empresa.

Asignar los recursos necesarios, tanto humanos como materiales, para conseguir los objetivos establecidos.

Establecer la estructura organizativa necesaria y obligatoria para la realización de las actividades preventivas que le encomienda la Ley de PRL, integrándola en la organización existente.

Consultar a los trabajadores en la adopción de decisiones que puedan afectar a la seguridad, la salud y las condiciones de trabajo.

Reconocer a las personas los logros obtenidos en relación con los objetivos y con las actuaciones preventivas realizadas, etc.

Analizar los trabajos que se realizan y prestar especial atención a los posibles nuevos riesgos que puedan surgir para su eliminación o minimización.

Investigar los accidentes e incidentes ocurridos en su área de trabajo y aplicar las medidas preventivas necesarias para evitar su repetición.

Aplicar en el plazo previsto las medidas preventivas acordadas en su ámbito de actuación. 17

Los trabajadores:

Velar por su propia seguridad y salud en el trabajo y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, a causa de sus actos y omisiones en el trabajo, de conformidad con su formación y las instrucciones del empresario.

Usar adecuadamente, de acuerdo con su naturaleza y los riesgos previsibles, los equipos, aparatos, herramientas, sustancias y, en general, cualesquiera otros medios por el que desarrollen su actividad.

Utilizar correctamente los medios y equipos de protección facilitados por el empresario, de acuerdo con las instrucciones recibidas de éste.

No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existentes o que se instalen en los medios relacionados con su actividad o en los lugares de trabajo en los que ésta tenga lugar.

Informar de inmediato acerca de cualquier situación que, a su juicio, entrañe, por motivos razonables, un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores.

Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo que sean seguras y no entrañen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.

• Organización y recursos preventivos La empresa debe disponer de un modelo de organización que le permita gestionar los

procedimientos, acciones, documentos, etc., que conlleva la gestión de la prevención.

Según establece el capítulo III del Real Decreto 39/1997 reformado por el Real Decreto 337/2010, la organización de los recursos necesarios para la ejecución de las actividades preventivas, se llevará a cabo por el empresario optando entre las siguientes modalidades posibles:

-Asumiendo personalmente la actividad: El empresario asume la prevención a excepción de la vigilancia de la salud que será concertada con un servicio de prevención ajeno (Opción a la que pueden optar la mayoría de los integrantes de la Asociación de Guarderías y Escuelas Infantiles de Cantabria y a la que va dirigida esta guía).

- Designación a uno o varios trabajadores para su gestión: El

empresario, nombrar, a uno o más trabajadores para ocuparse

de la actividad preventiva.

- Constituir un Servicio de Prevención Propio: se creará un

servicio de Prevención Propio cuando, la empresa disponga de más de 500 trabajadores o bien cuando desarrolle alguna actividad del Anexo I del R.D. 39/97 y tenga más de 250

trabajadores.

- Recurrir a un Servicio de Prevención Ajeno: se acordará un concierto con un servicio de prevención ajeno cuando el empresario no asuma total o parcialmente la gestión de la prevención, o la designación de los trabajadores no sea suficiente y siempre que no se cumplan las condiciones que obligan a constituir un servicio de prevención propio.