Está en la página 1de 73
MARATON soa EL AFIANZAMIENTO DE LA DEMOCRACIA ATENIENSE OTT a MILITARY. Sil, BATALLAS DE LA HISTORIA 29 MARATON. 490 A.C. EL AFIANZAMIENTO DE LA DEMOCRACIA ATENIENSE J.C.Martins ™ OSPREY MILITARY HISTORY QUIZ BOOK INDICE Antecedentes a la batalla de Maraton 02 La rebelion de la Joni 02 La costa griega de Asia Menor 04 Aristagoras, al frente de la tirania de Mileto 05 La estrategia 06 La rapida respuesta persa 07 Se extiende la rebelion 07 La guerra en Chipre 08 La lucha final i La batalla de Micale 12 La campafia de Dario contra los escitas 16 Fuerzas enfrentadas 21 El ejército griego 21 El hoplita 21 El armamento hoplita y sus tacticas de combate 26 La falange 29 El ejército persa 31 Inmortales 32 Los comandantes 39 Dario I el Grande 39 Milciades el Joven 44 La tactica de los ejércitos 47 Movimientos previos a la batalla de Maraton _48 La batalla de Maraton 54 Consecuencias WE) Una carrera para la eternidad 79 El campo de batalla, hoy 84 Cronologia 91 ANTECEDENTES A LA BATALLA DE MARATON La rebelién de la Jonia Tras la sumision de toda la costa asiética del Egeo, los persas se limitaron a integrar a todos los pueblos vasallos dentro del sistema administrativo imperial, retocado y concluido por Dario, eso si. Las ciudades recibieron, © mus bien, mantuvieron, todas ellas tiranos afines a los persas, como mejor medida de asegurarse su sujecién. Fin el afto 512 a.C. Dario decide combatir a los escitas de Europa. para ello se embarea en wna ambiciosa operacion de conquista que implica, como no podia ser de otra manera, a todos sus dominios en accidente. Los jonios se ven asi impulsados a cumplir cierto numero de finciones logisticas auxiliares al servicio de los intereses estratégicas persas, La campatta de Dario concluye en un autentico fracaso, las consecuencias para Grecia son, no obstante, decisivas. Los persas, que ya han puesto pie en Europa, deciden mantenerse en ella, y dejando abundantes fuerzas de tierra al otto lado del Helesponto, no solo una cabeza de puente, dejan ver biena las claras que van a llevar adelante una politica de expansidn territorial en el érea balcanica ‘Tras Ia retirada del rey persa, Histieo, tirano de Mileto, responsable de que los jonios hubiesen mantenido su lealtad al imperio, es recompensado y recibe la autorizacién, como asi hnbia sido su deseo, de formar una colonia en la costa tracia. [1 satrapa persa Megabazo, a cargo de las posesiones persas en esa regién, hace desconfiar al rey, una colonia griega en Traeia, rieo @ indémito pais del que se pueden sacar gran cantidad de recursos (principalmente madera para construccién naval) y mercenarios no es precavido dejarla en manos de un hombre tan astulo & influyente como Histico, Se resolvié entonces a llamar al tirano a presencia de Dario, a partir de ese momento figurarfa entre sus consejeros mas leales y se mantendré asi, contra su voluntad, lejos de sus posesiones en el Egeo, estableeido a euerpo de rey en Susa, junto a la corte del Gran K La historia, mientras tanto, seguia su curso. 02 PROGRESION |DEL™ . | DOMINIO PERSA antes delarebelion. \, € Ciro - Cambises are 7? a pat ‘Tras un largo intervalo ocasionado por las disputas intemas y el interés del propio imperio, voleado sobre otros frentes, Dario volveni a retomar con fuerza la expansién persa hacia Europa. Antes de la rebelién de Jonia, el empuje dado por Dario a la expansién territorial es considerable, Gran parte de Tracia entra en la Grbita persa y parte, también, de las islas del Egeo, las mas ccreanas a Asia. Las grandes naciones griegas son ya sondeadas, enviandoseles embajadores en busca de su sumision. 03 THRAKIA Bizantium Sel \ Penntnos PROPONTIS ‘Thasos Prokonnesos Fe gs? S cee - (Sci G cy MISIA A OL ie Golf de Blaia “s ‘eo Syro! re 5 , LaDas Colle * CARIA pg oe ‘Caunus <—- Anaphe felyecay ee “* Kamiro: < GRIEGOS DE ASIA Rhode ae ‘Segun los datos de Herodoto @) Sonics de Asia (BE) Eotis de Asia @& otres griegos © Liga Jonia @ Dorios del Hexapilo ie Templos, sede de las ligas. La costa griega de Asia Menor La Liga Jonia: Las principales ciudades jonias: Mileto, Miunte, Priene, Teos. Ephesos, Kolophon, Klazomenai, Erythrai, Chios, Samos, Phokaia y Lébedos, estaban unidas. Gesde antaito en una liga de ciudades jonias, Reunidas en el templo de Panionion (dedieado a Posidén Heliconio), trataban de solventar sus diferencias o bien, como en estas ocasiones, hacer frenle comin a los invasores forsneos. La liga estaba formada exclusivamente por estas doce ciudades, sin que fuesen admitidas nunca cualesquiera de Jas otras poblaciones jonias. Tanto Teos como Phokaia fueron abandonadas por sus habitantes tras la derrota gencral de los griegos de Asia por los porsas al mando de Ciro el Grande, aunque es de suponer que serian lentamente repobladas por ciudadanos de otras comunidades. La Hexapolis: Un prupo de seis ciudades dérias situadas enire las islas y el propio continente. Se reunian en el templo de Apolo Trionio, junto a Cnidus, En una fecha indeterminada Halikarnassus fue expulsada de la Liga, ‘Menos solida que la Liga Jonia, lay ciudades de la Hexépolis no formaron ningin frente comin contra el avance persa, por lo que su unién era meramente cultural y, probablemente, en el terreno politico, puntusal, enfocada solo servir como punto de referencia, un lugar para resolver sts propias diferencias y poco mis, La Liga Eélia: Menos informacién tenemos sobre las cindades eolias (de becho no las represento todas en el mapa). Consta que se reunian también en algin tipo de Liga de ciudades, pero desconocemns el ugar donde lo ‘hucian, Las ciudades eolias enumzradas por Herédoto son estas: Cime, Lerisas, Fuerte Nuevo, ‘temno, Cila, Notio, Fgioesa, Pitan, Fgeas, Mirino y Grinia de las del continente, y en las islas: Eresos, Pyrha, Mytilene, Methymma y Tenedos, ademas de las sitmdas en las amadas Cien Islas. De las ciudades eolias algunas se habian separado del tronco comin representado por esta formacién politica, Las poblaviones colias situadas en la regién del monte Ida (probablemente todas las poblaciones enire el propio monte Ida y el Helesponto) ya no se alineaban con sus compatriotas. Hs dificil identificar a Ia muyoria de estas poblaciones con los mapas que manejo, asi pues, resignacion. Aristagoras, al frente de la tirania de Mileto Como sucesor de Histieo, o mis bien, gestor de sus intereses, quedo Aristigoras, un pariente lejano. La politica seguia entre tanto su curso natural. Los griegos contimaban con sus eternas querellas intestinas y una mis de estas vino a relanzarse durante estos dias, Aristigoras pudo entrever enionces, en una peticion de ayuda que le hacian los exiliados naxios, la oportunidad de ganar para si la rica ciudad, 0, al menos, conseguir un mis que suculento botin, Sin embargo, el poder de Ia isla era considerable, solo con la ayuda persa se podia Hevar a delante la empresa asi que opto por comentar a Artéffenes, sittapa de Lidia, la oportunidad que se abria ante ellos. Serian necesarios, afirmo, 100 navios para realizar la tarea, Artilrenes, que acepto las propuestas del milesio le commico, no obstante, que una operacién de esta envergadura necesitaria Ia aprobacion del propio Dario. Cuando Hlego el visto bueno de Susa, con la adicién de mais recursos para la empresa, se preparo para la invasién a buena parte de los tiranos satélites de los persas, aunque solo el de Mileto y los propios generales persas estaban al tanto del verdadero propésito de la expedicién. Cuando todo estaba preparado para su comienvo, las tropas y los barcos reunidos, un pequetio incidente vino a enturbiar seriamente las relaciones entre el lider persay Aristigoras, por lo que este opto, Ievado por el odio hacia el persa, por informar en secret a los naxios del ataque que se avecinaba. La invasién fracaso, se deja entrever ahora que Aristigoras se colocaba en una deligada situcion por varios motivos, por un lado era el responsable final de la fracasada operacién, se habia ganado el odio de los jefes persas y, la derrota, habia sangrado también sus propias arcas y vuelto contra él el resentimiento de sus propios soldados. EI ejército abandonaba ahora Naxos, era previsible pues que, una vez en Asia, los persas tratasen de ajustar cuentas. En este momento, con el el ejército y la flota regresando de Naxos, decide el griego consuitar a sus partiDarios acerea de la posibilidad de sublevarse contra Dario, Y en eso estaban, sopesando las posibilidades que tenfan, cuando lego un correo de Susa, era del tirano Histieo, quien comunicaba a Aristigoras la orden de levantarse en armas. Asi pues, se junto, en esta ocasién, el hambre con las ganas de comer, inmediatamente Aristigoras se puso manos a la obra 04-05 La estrategia Si deseaban los rebeldes contar con alguna posibilidad real de éxito debian unir a su causa, como minimo, a todos los griegos de Asia, y del continente de ser posible, Como primera medida se envio a Yatragoras de Mileto a recibir al ejército griego (que habia auxiliado a los persas en la operacién de Naxos) y que acababa de desembarcar en Miunte, Sus ordenes eran las de detener inmediatamente a todos los lideres griegos propersas presentes en el ejército jonio, Cayeron en manos de Aristigoras, enire otros, a los tiranos Milasa, Termera, Mitilene y al de Cime, a ottos, de la misma Jonia, envié a por ellos con la misién de derrocarlos. Proclamo, con el fin de ganarse a las masas, el fin de la tirania en Mileto y en toda Jonia. Los tiranos detenidos en Miunte fueron remitidos encadenados a sus ciudades, algunos de ellos fueron entonces cjeculados, otros solo exiliados. La rebelion asi prendié con rapidez y profundidad aunque solo fuera por la posibilidad que tenfan ahora las ciudades de acabar con sus tiranos, Abiertas ya las hostilidades, Aristégoras se dirigio sin tardarva a Grecia, necesitaba la alianza de alguna de las grandes estados continentales. Fin Esparta, la principal potencia del momento, no le fue nada bien, asi que marcho enfonces a Atenas, AIH (corre el ailo 499 aC), y aprovechundose del ambiente hostil que se vivia contra los persas, después de desplegar sus conocidas dotes oratorias pudo convencer a la asamblea ateniense de enviar un contingente de ayuda, quizas reducido, 20 navios de guerra (a los que luego se sumaron 5 navios de Eretria de Eubea), pero suficientes para lograr ese respaldo moral que los sublevados necesitaban Lo que Aristigoras habia propuesto a los atenienses era una expedicion contra Sardes, en ella participarian todos los contingentes griegos rebeldes a los que se unirian los atenienses y eretrios Asi pues, reunidas las fuerzas aliadas en el lugar previsto, junto a Beso. se dio inicio a la expedicion Por aquellos dias Sardes era una ciudad, posiblemente extensa, pero carente de edificios solidos, construida toda ella a base de cabafias de caflas. Los menos eran los edificios de ladrillo y. aun asi, sus techumbres estaban también claboradas a base de las inflamables y seneillas plantas. Los griegos no encontraron ninguna oposicién en su camino a Sardes, la mayor parte de persas y lidios, una vez que los atacantes Tlegaron frente a la ciudad, se refugiaron en la Acrépolis, probablemente a tinica posicién fortificada de toda la ciudad. Los griegos asaltaron la poblacién y, a causa de algin incontrotado, el fuego prendié con fuerza en los arrabales de la ciudad, precisamente por el lugar donde habian entrado los alacantes. A medida que el fuego comenzd a devorar los barrios periféricos de la ciudad, los persas y los lidios que todavia se octiltaban en ellos, atemorizados, corrieron a buscar una salida por el lado menos expuesto a las llamas. Esta confluencia de gentes a un solo punto, el égora, prestos ademas a vender cara sus vidas, combinada con una adecuada reaccién de la guaricién, posiblemente al mando del propio Artifrenes, quien asi mismo envid a su vez tropas desde la acropolis al lugar en donde se concentraban los citdadanos, atemorizo de tal manera a los griegos que resolvieron entonces abandonar la ciudad, replegandose ordenadamente a una colina cereana a la misma para, luego, amparados ya por la noche, regresar a territorio Jonio, Rutnas de La Sardes helenistica 06 La rapida respuesta persa Los persas que se encontraban a este lado del Halys fueron répidamente avisados de lo que ocurria en Sardes, de esta forma se orginizo a toda prisa un ejéreito de socorro, partiendo de inmediato en ayuda de los lidios y persas de Misia. Por fortuna para los persas, o bien ellos fueron muy répidos o bien los atiegos fueron extremadamente lentos en sus evoluciones. Pl ejército griego fue aleanzado por los persas ‘poco antes de regresar a sus navios en Efeso, Se eniablo una gran batalla en la que la victoria correspondios a las fuerzas de Dario, que, a la sazon, hicieron gran matanza entre los rebeldes. De los caidos, quiz4s el mas seftalado fue el jefe del contingente ereirio, Evileidas, De estas {uerzas persas pronto tendremos mis noticias, pues son un autentico ejército que sera destinado a la reconquista de todas las ciudades rebeldes. Griegos contra persas. Friso tallado en madera Se extiende la rebelién Pese a la primera derrota, los jonios se dispusieron a propagar las Hams de la rebelién dirigiendo sus miras al Helesponto, alli enviaron una escuadra que derroco a los tiranos de gran parte de la regién y sumo a sus ciudades, ahora libres, a la revuelta. Le flota Jonia, haciendo uso de su completa libertad de movimientos, se desplazo hacia la Caria, fener del lado griego a los valientes carios, pues asi eran considerados, suponia un importante refuerzo de cara al proximo enfrentamiento con las fuerzas del rey. Al éxito de Ia empresa se unié ira magnifica noticia, vientos de guerra soplaban en Chipre, la mayor parte de las ciudades se habian Jevantado en armas contra los persas y ahora solicitaban el concurso de ta escuadra griega para defenderse del esperado contraataque fenicio, Los jonios aceplaron el reto con gusto, sin duda, deteniendo el empuje fenicio en Chipre se aseguraban la defensa de las costas de Asia, sin el control de las cuales los persas no podrian, al menos, derrotarles decisivamente, En tunio en cuanto la guerra, pricticamente, se deeidia en Chipre, los persas contraatacaban con vigor en todo el ancho frente terrestre abierto por los subblevados. 07 La guerra en Chipre Ya desde antes de la rebelién Jonia, algunos chipriotas deseaban rechazar el protectorado persa sobre Ia isla. La revuelta de los griegos ‘empujo, finalmente, a los partidarios de la rebelion a pasar a la accion. Onésilo de Salamis. hermano del rey Gorgo, leal a Dario, conspiro para hacerse con el poder en la ciuriad, cuando lo consiguis, empujo al resto de las ciudades de la isla a la abierta rebelién. 'an solo ua poblacién, Amuthonte, se resistié a las veleidades de los sublevados. Eran los tiempos en que los griegns se dirigian conlra Sardes, y en Chipre, el ejército de los sublevados sitiaba con fuerza la disidente Amatunte. La respuesta persa no tardo en hacerse esperar, se movilizo la escuadra fenicia, y un ejército fue dispuesto para desembarear en Chipre. Los preparativos persas no podian pasar desapercibidos. para Onésilo, el cual cnvid a a lamar a los jonies, que como eta de prever aceptaron la oferta de combatir a las flotas del rey tan lejos de sus costas, enviando por tanto el graeso de su escuadra a Chipre. Para cuando las fuerzas griepas legaban a la isla, otro tanto habian hecho va las persas, desembareando en el norte de la isla todo un ejército, que se dirigié de inmediato, y por tierra, contra Salamis (la principal ciudad de Inisla y cabeza de la rebelion) . La flota fenicia, después del desembarco, se preparo para avanzar contra las escuadras chipriotas, costeando 1a isla por su lado oriental en busca del enemigo. Una vez reunidos los aliados, chipriotas y griegos, se dejo escoger a los griegns el mando, para la guerra, bien de tierra o bien de mar, los griegos obviamente escogieron el del mar, que era en donde se encontraban mis dispuestos. ma Ev \& ae Ejercito persa : Flota fenicia’ La batulla naval se resolvié con una gran victoria de los griegos-chipriotas, ante quienes los fenieios no eran rivales. En tierra las cosas sucedieron de diferente manera. Los ejércitos persas y chipriotas se enlrentaron en singular batalla por el dominio de la isla. Los guerreros de ‘Salamis (con gran cantidad de carros de guerra) y los de Soloe, que eran tenidos entre los chipriotas como los mas valicntes, fueron colocados por el Onésilo, lider de la revuelta, formando frente a las divisiones propiamente persas del ejército enemigo, el resto de los islefios formo frente @ las ottas unidades étnicas que militaban bajo las banderas de Dario. Los persas, comandados por Artibio, se debieron ver en Aificultades. pues su propio general fue derribado del caballo por el propio Onésilo, quien habia buscado el choque person, sin embargo todo Gio un vuelco cuando, de entre los chipriotas, Fstesenor, tirano de Carion, se paso al bando contrario con todas sus tropas. Después de este golpe moral, los propios sulaminos se pasaron también a las banderas del enemigo. Ahora que los chipriotas se enconiraban en franca desventaja, fueron finalmente batidos por sus enemigos. De los islefios, fueron muertos muchos de los principales de 2 isla, entre los que habria que sefialar a Onésilo, o Aristécipro, tirano de Soloc. La flota griega abandono las aguas chipriotas y regreso a Jonia, ahora los persas, tras Ia victoria, podrian alincar a las escuadras fenicias y cilicias junfo a las chipriotas, lo que, con toda probabilidad, les permitiria enfreniarse a las de los griegos rebeldes. ‘Tras la derrota de los griegos ante Ephesus, y mientras luego estos se dirigian al Helesponto, Caria y Chipre, avivando siempre las Hamas de la rebelién. Por tierra, los ejéreitos persis, trataban de apagar los fuegos que prendian, con inusitada rapidez, por toda la costa griega de Asia. A fin de golpear a los rebeldes con mayor rapidez y contundencia, los lideres persas formaron tres grandes agrupaciones y se dividieron las zonas de actuacién. En el norte, el Helesponto, actuaban Daurises e Himeas, en el centro y contra Jonia y Bélia, Artafrenes y, luego, tras la muerte natural de este, Otanes, ‘Teatro de Ephesus En el Helesponto, en su lado asiatico, los persus no tuvieron mayores contratiempos, Daurises, de hecho, se le entregaban las ciucades griegas @ un ritmo de una al dia, asi pudo hucerse con Dardanos, Abydos. Pereote y Lampsakos (enire otras). antes de tener que abandonar a campafia. La rebelién de Caria hacia necesaria su presencia en este nuevo frente abierto, hacia donde, rapidamente, se movi6. Himeas quedo solo al frente de esta regién, marchando entonces de la recién conguistada Cios hasta la ‘Troade, en donde se empleo a fondo y recupero el control de la mayor parte de las ciudades antes de, como Artifenes, murir de enfermedad 08-09 Prokonnesos <—-~ Andros, —- Samos, is oo ye Ny Mykonos ae rae Pea al sCI BS oe de Naxos Tassos, 2 LA OFENSIVA PERSA lel : po El contraataque persa por tierra 5 — Reconquistas persas antes AE Terrivororebde My etengusne porns tes WB Batalias (tangs Lideres persas PROPONTIS docs < a ape De los frentes terrestres, el mas peligroso era sin duda el cario. Fran, 0 tenian fama, de ser los mejores combatientes de esta parte de Asia, por ello el mejor general con el mejor ejéreito tue encargado de combatirlos, y ese debia ser Daurises, pues fue el encomendado a la tarea. Los carios, tras mucho debatirlo, decidieron presentar batalla en su lado del rio Meandro (que hacia de frontera), con el fin de que este estuviese a las espaldas de los persas. La batalla, larga y dificil, eayo del lado de ‘los atacantes, 10.000 carios perdieron ta vida por 2.000 de la de sus rivales Retrocedieron entonces los carios sobre la ciudad de Labranda, alli recibieron el apoyo de un fuerte contingente jonio, de esta forma, de nievo se presento batalla a los persas y, otra ver, la derrota fie total para Jos carios y sus aliados, Desarbolado” el ejército jonio, los persas quizis pensaron que la tarea ya estaba hecha y, seguramente confiados, durante su avance al interior de Caria, cayeron en unt etal emboscada nocturna, Daurises y otros altos oficiales persas fueron muertos por sus enemigos. Después de este duro golpe, Caria, seria dejada de lado hasta después de la caida de Mileto, en que, abandonados por todos, los carios se cenlregaron a los persas, 10 El frente jonio tambien suftia los envites del contraataque persa, Otanes cormandaba las fuerzas del rey en este sector en donde se conquistaron Clazomene (Klazomenai) y Cime, Fra tal el desazin de los griegos, que muchos, por ejemplo los lideres mitilenos (Aristigoras), eomenvaron ya a pensar en abandonatr la lucha y emigrar a parajes mas hospitalarios, se iniciaba para estos el salvese quien pueda Mientras, en la propia Mileto, saboreando todavia su recién ganuda libertad, se contimuaba pensando, tan solo, en la resistencia a ultranza La lucha final Los persas no habian cesado ni un instante en preparar el golpe definitive contra las aspiraciones sriegas, por fin, derrotado Chipre, la flota persa podia prepararse para entrar en el Egeo. Se habian preparado las escundras fenicias. cilicias y egipeias, mas las chipriotas, para el avance sobre la propia Mileto. Por tierra, desdefiando ya otros objetivos, las fuerzas persas se habian concentrado y se disponfan para el asedio de la metrépoli Jonia. Todos estos preparatives no podian pasar desapercibidos para los griegos, que remnidos de urgencia en el Panonion, sede de la Liga, acordaron presentar batalla a los persas. batalla naval, por tierra los milesios se las tendrian que ver solos con los atacantes, pues el esfierz0 conjunio se volearia en la flola, en el encuentro que decidiria el control del mar. La batalla de Micale Las flotas griegas alineaban un total de 350 unidades de combate, los persas unas 600, sin embargo el valor combativo de la heterogénea escuadra persa era inferior a 1a de los griegos. Los persas, situados ya frente a sus enemigos en las aguas que bafian Mileio, oplaron por el momento en remunciar al choque, resolvieron, conscientes de las debilidades de sus rivales, infentar sembrar la discordi entre las filas de sus enemigos. A tal fin utilizaron a los tiranos aiegos que se encontraban, expulsados de sus ciudades, unidos a los persas en esta campafia. Los tiranos utilizaron sus influencias y contactos para Imcer Iegar, a las diferentes ciudades de origen, mensajes dirigidos a sus ciudadanos en los que les advertian de las terribles consecuencias que tendria para toda la poblacién el eombatir y salir derrotados en el encuentro que se avecinaba, Todas estas advertencias parece que. en principio, no surtieron ningiin efecto. En el lado griego, Dionisio de Focea, um intrépido y veterano hombre de mar, consiguié auparse a la comndancia de la flota, desgracindamente para él y para los griegos, el duro entrenamiento a que sometio alas unidades de la eseundra durante toda una semana no fue bien recibido por todos, quizis era demasiado exigenle. Fl caso es que los jonios decidieron dejar de reconocer al focio como cormundane en jefe, se retiraron de las practicas de guerra y acamparon ‘ranquilamente en la costa, prestos, tan solo, a acudir a la batalla, pero no a agotarse con los trabajos previos al encuentro, Los samios, una vez que vieron el talante de que haeian gala los jonios del continente, oplaron por llegar 2 un pacto con los persas, aceptaron la intermediacién ofrecida por su tirano en el exilio, Haces, y asi los jefes samios Megaron al acuerdo de retirarse de la batalla una vez comenada esta Confiados, probablemente, en la desercidn de los samios ( 60 naves), los fenicios comervaron el ataque contra la escuadra griega. Cuando la flota griega estaba a punto de entrar en combate, las naves de Samos izaron velas y se alejaron rumbo a su isla. Seguramente la traicion era responsabilidad del comandante de Ia escundra sania, pues de sus bareos, once se negaron a obedecer sus ordenes, quedandose en su puesto prestos « combatir a los enemigos. Ni que decir tiene que en cuanto otros de los griegos vieron a estos huir a toda vela, tomaron la misma decision. Los lesbios ( 70 naves) huyeron, y con ellos gran numero de jonios. Ahora la batalla se presenlaba con una terrible desigualdad para los griegos. Los quiotas (80 navios), decididos a no traicionar Is causa que les habia Hevado hasta alli, se larzaron contra las lineas enemigas y las consiguieron romper, destruyendo o capturardio gran numero de barcos rivales, una vez en mar abierto, se retiraron a suisla, en la refriega perdieron al menos 40 de sus barcos La derrota priega fue total, supuso el fin de la rebelién por mis que esta no tenia ahora la mas minima posibilidad de salir airosa, Mileto fue asediada y sus defensores prolongaron su resistencia por un largo periodo de cinco aitos, el cautiverio fue 1 destino de los supervivientes, que fueron remitidos a Suse y, finalmente, instalados como una colonia 4 orillas del Mar Rojo. El territorio gue habia pertenceido a los milesios fue repartido entre los propios nobles persas y la ciudad Caria de Pedasa 12-13 Dionisio de Focea Escapo de la batalla de Mikale con sus tres barcos no sin antes hacerse con tres barcos de los de los persas Consciente de que Jonia estaba irremisiblemente perdida murcho, sin perdida de tiempo, al corazon de las costas de sus adversarios, a Fenicia. Aprovechando su pericia y la debilidad momenténea de los fenicios al encontrarse sus cescuadras cn campafia, hundié un buen numero de navios € hizo grandes presas entre los mismos. Posiblemente, obligado a cambiar de area de actuacién, navego entonces hasta Sicilia, alli piratco (entre los griegos de esta época no era visto como un deshonor) pero siempre escogiendo a etmuscos 0 cartagineses como objetivo de sus predaciones. Aristigoras Decidido a huir ya antes de la campaiia naval persa contra ‘Triere griega Jos jonios, opto en primer lugar por huir a Cerdefia, finalmente se decidié por lo mas ficil, y, acompaiiado de clientes y de todo el que quiso seguirlo, se embarco para la colonia milesia de Mircino, Alli, combatiendo contra Tricre, (trirreme en griego) navio los tracios, encontré la muerte no mucho después de los de guerra chisico entre los estados hechos que relatamos. helenos de la época, La vela y el palo eran retirados antes de entrar Histico en batalla. Intento congraciarse con los persas, acudiendo a Sardes Longitud: unos 37 metros, de como quicn no tiene culpa de nada, pero sospechoso al anchura, unos 5,5. Dotacién, en la nuevo gobernador, Artifrenes, eligié la huida y se Mego batalla de Salamina, 12 hoplitas y 4 hasta Chios. Sospechoso a ojos de todos, sriegos y anpuerus,, wid 170 emervs (en persas, de Chios trato de regresar a Mileto, siendo principio ciudadanos), cada remero rechuzado, intenlo entonces entrar a escondidas de noche Taintdpa errata dlapaaNtO ed pero fue reconocido y legado a herir, por lo que de . ina muevo emprendié la huida. Recalo ahora en Lesbos, en eee hasta 7.5 millag donde pidio, y Ie fueron concedidoas, 8 navios de guerra, con los que marcho al Helesponto en donde procedié a bloquear cl estrecho paso. y suponemos que como método de presion 0 vengana sobre los sus conciudadanos de Mileto, pues solo dejaba pasar a los navios que se avenian a entrar en tratos con él. ‘Tras las noticias de la derrota naval en Mikale, Histieo opto por cambiar de objetivo, dejo parte de sus, ahora numerosas, fuervas frente a Bizantium para continuar con la tarca de bloqueo y él marcho por sorpresa contra la debilitada Chios. Desembarco y combatié por tierra con los chiotas con éxito y, posteriormente, por mar, sometiendo a su poder a los agotados islefios. Desde Chios, y reuniendo ya un buen numero de apatridas jonios y colios, navego contra Thasos, a la que puso cerco pero sin éxito, pues en cuanto recibié las muevas de que la flota fenicia se ponia de nuevo en movimiento desde las aguas de Mileto, corrio a Lesbos a preparar la defensa de ta isla. Viendo que sus tropas eran demasiado numerosas para los pocos recursos de que disponian los lesbios, opto por hacer una tavia al cercano continente, desembarcando entonces en las tierras de Atameo, en direccién a la fértil anura del Caico, Alli, por sorpresa, s¢ topo con el destacamento persa comandado por Harpago, quien destroz0 a los, seguramente, desprevenidos griegos y capturo prisionero al propio Histieo, quien no quiso dejarse matar, En ‘manos por fin de Artifrenes en Sardes, el persa, temeroso de que la amistad de Histico con Dario pudiese permitir a este salir indemne del trance, decidié ejecutarlo alli mismo y sin mas demoras, ordeno su muerte de una manera atroz, empalado. Dario, cuando se entero de su ejecucién, io lamento mucho, pues en el fondo no pudo nunca olvidar que fue gracias a este griego por lo que pudieron, él y su ejército, salir vivos de Escitia 4 Los samios Tras la batalla naval de Mikale, muchos samnios, ante la perspectiva de verse de nuevo sometidos a la tirania de Eaces, optaron por emigrar, navegando entonces hasta Sicilia, en donde, tras algunas vicisitudes, se asentaron cn Zancle, ciudad que arrebataron a sus habitantes. Nota curiosa es que Escita, Hamado rey de los zancleos por Herddoto, escapo de Sicilia para dirigirse hasta Susa, alli, ante el Rey, cont6 lo sucedido y, seguramente, clamo venganza y ayuda. ‘Tras la batalla de Mikale, la suerte estaba echada. El afio siguiente a la batalla, cl 493 a.C., la flota fenicia prosignié metédicamente con la reconquista del territorio Jonio, Una tras otra fueron cayendo en manos persas, Chios, Lesbos, Tenedos, y un buen numero de cindades costeras del continente. En las islas, todos los hombres fucron capturados mediante la famosas redadas. El castigo reservado para los sublevados fue, tal y como habian amenazado los persas, el recoger a los hombres y mujeres mas bellos de cada una de las ciudades y enviarlos a Susa, las unas para los harenes, 1os otros, castrados, a servir como eunucos. Muchas ciudades fueron saqueadas ¢ incendiadas, también sus templos fucron victimas de la venganza persa. Por fin, la flota fenicia lego, en su recorrido, al Helesponto y la Propontide, alli de nuevo se repiticron las escenas vividas ya en Jonia y E6lia. TRACTA = e. ia . ce FLOTAFENICy, 4 ‘sDardanus Sigeveellinmae Boers Nadie oso, finalmente, oponerse al avance de la escuadra de Dario, Milciades, solo aprovecho para ganar tiempo (mientras los fenicios asolaban las eiudades de la Propontide) para marchar al exilio en Atenas. Los persas ataearon primero el Quersoneso, de alli, tras asolar lo que se pudo, se paso a a la Propontide, Perinthus, Selymbria, Bizantium y Calcedonia fueron pasto de las amas, Luego le lego el turno a las ciudades de ta otra orilla, Civicus se salvo pues ya tiempo atrés hubia vuelto a la obediencia del Gran Rey, pero Artace y Proconessos pagaron con sangre su "delito”. La flota fenicia se disponia ya a lanvarse sobre la ciudad de Milciades cuando este, a toda prisa y con cinco barcos, la abandono, Los fenicios trataron de capturar al fugitive, y de heeho se hicieron con uno de sus bareos, pero los cuatro restantes consiguieron ponerse a salvo en Imbros, y de alli a Atenas, en donde protagonizaria el siguiente capitulo de ruestra historia de las Guerra Medicas. Al finalizar el afio, se dio por concluida la eampaita. Fn la siguiente primavera la del 492 a.C., todos los cargos militares nombrados para las operaciones en el Egeo fueron retirados, solo Ilego, entonces, un nuevo general a la zona, era Mardonio. Disponia, por lo que se puede apreciar, de plenos poderes. Con él traia una nueva y poderosa escuadra y un nuevo ejéreito, sti misién era la de castigar la osadia de los griegos de Europa. aquellos que habian osado levantar su mano contra el persa, es decir, Lretria y Atenas La campaiia de Dario contra los escitas Dario movilizo a Jo mas gramido de sus huestes para esta importante campaiia, Sin embargo, si bien el ejército se encontraba pericctamente preparado para afrontar un choque con las fuerzas escitas, no lo estaba para una guerra evasiva como la que sus rivales les preparaban, No podemos saber realmente cuales eran las dimensiones de la ambicién de Dario para esta campaiia. A nuestros ojos resulta extrafia luna operacién de esta envergadura contra una nucién que realmente se encontraba en la periferia de sus dominios y, me atreveria a decir, mis alki, Que conocimiento tenia Dario acerca de In geografia de ta actual Ucrania?? quizas csperaba circunvalar cl Ponto para regresar a sus poscsiones a través del ‘Caucaso”, Es dificil saberlo, lo cierto es que estas poblaciones escitas no tenian ningin contacto real con Jas sarmatas del Céucaso 0 las masagetas del rea del Mar de Aral. No sabemos la razén, mas alld, de la mera propaganda, del prestigio de batir a estas tribus némadas establecidas tan lejos de cualquier drea de influencia persa, En todo caso son todo suposiciones las que podemos hacer acerca de sus intenciones, pucs no hay nada escrito sobre ello. Poblado escita Los escitas, conscientes de la inferioridad en que se encontraban, promovieron un vasto plan de alianzas en el que intentaron implicar a todas las naciones, mayores 0 menores, del area en que habitaban. En algin punto de las costas ucranianas se reunicron los jefes y dekegados de gran numero de tribus y naciones, las mas importantes, los escitas y los sarmatas. Tras exponer la situacién, y el futuro que esperaba a todas y cada una de las naciones si Dario derrotaba 0 sometia a los escitas, se solicit de todos los reunidos su ayuda para hacer frente al avance del conquistador. 16 Los escitas, afirmaban, lucharan solo si existen posibilidades reales de éxito, de lo contrario son capaces de someterse y, entonc nadie podra detener al persa. Si no les ayudaban ahora, Iucgo seria initil toda resistencia. Después de las consabidas discusiones quedaron dos posturas definidas, primero la de formar una alianza contra los persas, a la que se unieron escitas, sarmatas, budinos y gelonos. La otra, la de las restantes naciones, los tauros, los andréfagos, los neuros y los agatirsos, opinaban que la guerra no iria contra sus pueblos, pues Dario no tenia ninguna querella con ellos y, como parece, si contra los escitas. ‘Termino entonces la reunién y los flamantes aliados se dispusieron a prepararse para la guerra. Los escitas y sus aliados no eran partidarios de llegar todavia a las manos, pese a la fuerza de que disponian todos ellos juntos aun se veian inferiores al inmenso ejéreito de Dario. El plan de operaciones adoptado seria entonces este: Se dividirian las fuers nomadas en tres ejéreitos, el primero, principalmente compuesto por sarmatas y escitas, bajo mando del escita Escopasis, se encargaria de destruir todo lo que pudiese ser recogido y aprovechado por los persas en su avance, es decir, pastos, cosechas e, incluso, pozos, que serian cegados, atrayendo ademas a las fuerzas persas hacia el interior de la en direecién al rio Tanais. El segundo cuerpo. bajo Idantirso, y el tercero. el menor de ellos, bajo Taxacis, apoyados por las fuerzas, probablemente de infanteria, de budinos y gelonos, se situaria siempre delante del grueso de Ins fuerzas persas, a un dia de distancia, prestos a actuar segin las cireunstuncias. La estrategia de guerra acordada seria atraer a los persas hacia las tierras de las naciones que no habfan qverido entrar en la alianza escita para, de esta form, hacerles entrar en el conflicto contra su voluntad. Por lo dems, se evitaria todo combate con los persas hasta disponer de unas cireunstancias propicias para ello, pero siempre, bajo comin acuerdo. mphaion soberania Bajo persa El ejéreito de Dario, si bien demostré no estar preparado para el tipo de guerra con que se le hizo frente, si que era realmente soberbio. Podemos deducir que la intendencia era inmejorable y que, en modo alguno, habian subestimado a su adversario, al margen de que este se mostrase mas frfo y calculador de lo esperado, El ejército persa preveia una campatia corta, dos meses, perfectamente planificada, sin duda dispontan de ua buena intendencia y, podemos decir, que pese a las dificultades planteadas por los escitas no creemos que las tropas suftiesen nunca una mortifera escasez. Cuando comenzé la campana, justo al stravesar el rio Istro, sobre el que los jonios habian levantado un puente, el ejéreito persa avanzo en busea del grueso del ejéreito escita. Disponia de suministros para 60 dias, que era el tiempo previsto que podria durar la operacién, los jonios, que gusrnecian el puente sobre el Istro. podrian destruirlo y retirarse @ sus lugares de origen después de este plazo. El ejéreito aliado (que lamaremos a partir de ahora solo escita) se preparo para el combate. Los civiles fueron enviados al norte mientras los guerreros se dirigicron contra las avarvadillas persas precedidos por las fuerzas de caballeria. La avanvadilla de jinetes escitas (la division de Escopasis) se topo con la columna de avance persa a tres dias de cami del rio Istro, a partir de alli retrocedieron procediendo a seguir Ia tactica de tierra quemada, Los persas. sin arredrarse, comenzaron la persecucién del ejército escita, y este, retrovediendo con orden, les fue alejando del Istro durante largos dias, hasta llegar al mismisimo Tanais, rio que atravesaron seguidos de cerca por las columnas persas. Ahora los persas se encontraban ya en territorio sarmat. Tras erwar el Tanais, Dario prosiguié sin detenerse hasta alravesar el territorio de los sarmatas, lego entonces al de los budinos, mas alld se abrian las interminables estepas. E's, viendo el mapa, de reconocer la proeva, munca igualada, de haber Hevado sin micula un ejército de esas dimensiones hasta el interior de las estepas rusas, consta que crwzaron rios gigantescos y que no fueron abastecidos por nar, lo que la convierle en una campaia totalmente continental, sencillamente impresionante, y que dice mucho de la capacidad organizativa de los persas. Llegaron tan lejos que fue imposible, virtualmente, seguir adelante, Los escitas enfonces se volatilizaron y huyeron hacia el norte retrocediendo luego en direceién a la Escitia, Darfo, viendose solo en aguella inmensidad, resolvi6, en tanto y cuanto se devidia la estrategia a seguir, construir una serie de fuertes con la intencidn probable de crear un puesto avanzado, Sin embargo, al advertir que los escitas habian desaparecido hacia el norte, se dedujo correctamente que estos habrian deshecho el camino andado y se colocarian en su retaguardia 17-18 EL ejército persa resolvié enionces comenair a reiroceder por el camino por donde habian venido con Ja esperanza de retomir el coniaeto eon las fuerzas escitas, a las que, bajo ningiin modo, querian dejar de acosar. Fue enlonces cuando estos fueron atrayendo a Jos persas a los territorios de las naciones de esta parte del orbe que no habian querido sumarse 2 la coalicién Los persas, sin ninguna contemplacién, fueron devastando todas las tierras que encontraban a su paso, de esta forma los melanclenos, andréfagos y otros, fueron abordados y empujados a luir hacia €l norte, Solo los agatirsos eludieron el peligro al darse cuenta de la afiagaza escita, amenazando a estos con la guerra de atraer hacia ellos a los invasores. Los escitas, entre unio, regresaron de nuevo a sus propias tierras. Dario, por fin, harto de las dilaciones y consciente que el ticmpo se le estaba acabando, pues se encontraba al limite, si no lo habia traspasado ya, de sus posibilidades, trato de empujar. de retar a las escitas acepiar un combate decisivo, tras un cruce de misivas quedo claro que estos se limitarian a esperar su momento. Los escitas, advertidos de que los persas comenzaban ya a darse por vencidos, se decidieron por fin por presionar direetamente a sus tropas. Mientras la divisién de Escopasis era enviada al Istro, a tratar de convencer a los jonios de que destruyeran el puenie y se retirasen, las otras dos divisiones se dedicaron ya a hostigar directamente a los persas que se encargaban de forrajear por los territorios por donde las columnas persas se movian De los jonios no consiguieron nada salvo Valiosa informicién. En cumio a Ia nuova tietica de enfrentarse a los merodeadores persas, se levo adelanie con éxito, aunque munca podian perseguir a estos hasta sus lineas, puesto que los jinetes persas se refugiaban entre su infanleria. De esta forma el campo iba, poco a poco, pasando a dominio de los jinctes quienes no cejaban en su presién ni siquiera al anochever. Sin embargo, astutamente, y para evitar que los persas se dieran por vencidas demasiado pronto, Jos nomadas les proporeionaban, cuando veian la ocasién, Ia oportunidad de hacerse con cierto numero de cabezas de ganado, las suficientes coma para que no perdiesen del todo la esperanza, y asi, tal y como los escitas deseaban, transcurrian los dias que quedaban para que los jonios destruyesen el puente sobre el Istro, Cuando ya’ quedo claro para todos que los aconiceimientos tenian que, iremediablemente, precipitarse, los escitas volvieron a enviar a Escopasis al Istro, tenian que eerciorarse de que los jonios, como as{ lo admitieron, destruirian el puente cuando el plazo de espera hubiese acabado, como parece que se habian comprometido. Los cileulos escilas acerca de la distancia de Dario al puente eran posiblemente roveladores, Darfo ya no legaria a tiempo. Asi pues habia Iegado la hora de golpear a sus fuerzas y empujarlas facia una refirads imposible Los ejéreitos contendienies, el persa y las dos divisiones restantes del ejército escita, se desplegaron para Ia batalla, Posiblemente esta no seria munca decisoria para los escitas, gue podian retirarse cémadamente Hegado el caso, pero los persas no podian pemnilirse el lujo de ser perder el lance, que significarta sin duda un desastre parecido al de Ciro muchos afos, airs. Formados como estaban frente a frente, un suceso anecdatico pero en verdad revelador hizo trastocar el talante de Dario. Al observar en las filas escitas un revuelo, revuelo que ganaba por momentos en intensidad, se intereso por las razones del fenémeno, Fue enlonces informido en lus lineas de butulla escitas, preparadas para el choque, habia surgido de repente una liebre, y que algunos guerreros y despues otros, se habian ianzado a su capiura entre el regocijo de sus compafieros. Para Dario, gue sin duda esperaba cl inicio de Ja batalla con nerviosismo, esta muestra de despreacupacisn de los le leno de temar pues, evidentemente, si despreciuban de tal forma la amenaza representada por el ejército persa, desplegado para la batalla, dedicandose tranguilamente a jugar con un simple animalillo, es que sus esperanzas de victoria cran ubrumadoras. En este momento Dario decidié dar por terminada la campaiia, renuncio al encuentro, Habia, Hlegado Ix hora de la retirada, y deberia hacerse murchas forzadas, dandose cuenta de su situacién sabian que debian llegar al puente antes de que este fuese destruido por los jonios. Aquella noche los persas levantaron el campamento, dejando en el, para no levantar sospechas, a todas las bestias de carga y a todos los hombres que, por una causa o por otra, se encontraban impedidos de andar. A la mafiana siguiente, los escitas se dieron cuenta del ardid, comenzé ast una persecucién en la que los escitas, gracias a que conoeian bien las rulas bicia el Isiro, se adelantaron a los propios persas. Llegados asi ante los jonios, descubrieron que estos mantenian todavia el puente en pic, contrariados recibieron de los griegos el compromiso de que este seria destruido a partir de ese mismo momento. Los griegos no cumplieron su palabra, pues destruyeron solo una parte, el tramo final que tocaba con el territorio de los eseitas. Abora estos, confiados en la palabra de los jonios, retrocedieron ansiosos por encontrar a las huestes de Dario en retirada, Aqui pecaron los escitas de previsores pues, al no poder moverse, por falta de pastos y agua, por ls zonas que habian destruido en virtud de su estrategia de tierra quemada, trataron de busear a los persas por unas, reas que ellos consideraban habiles para el ‘movimitenio de tan alto numero de tropas. Los persas, en su ingenuidad, 1o tnieo quepudieron discurrir fue el regresar a sus dominios signiendo el rastro dejado en su venida, pues, como era previsible, era el tinico camino ‘que conocian, temerosos, por otra parte, de aventurarse ‘mas en una tierras de las que desconocian todo 19 Caballeria escita. Esta circunstancia les salvo de encontrarse con el ejército escita que les perseguia, llegaron asi al Istro sanos y salvos y, tras cruzar el puente, se pusieron a salvo al otro Tado del rio [Ni que decir tene que el puente fue destruido por los persas en cuanto paso el ultimo de los soldados. La expedicién, no obstante, tuvo varias secuelas, la mas importante fue que Dario, probablemenie por no dar la campafia por perdida, fijo en Tracia un ejéreito persa de 80,000 hombres al mando de Megabazo, su mejor general, tropas que iniciaron la lenta conquista de todo el |. ¥ parte del interior, del norte de Ia actual Grecia, El interés persa por esta parte del mundo aumento, y con ello, las consecuencias por todos conocidas. 20 El ejército griego E] Hoplita Entre finales del siglo VI aC. y principio del siglo VII a.C., las ciudades eubeas de Calcis y Eretria se encontraban enfrentadas entre si por la posesién de una planicie conocida como la Llanura del Lelanto. Este conilicio no hubiera tenido mayor importancia -uno mis entre Jos muchos que se desarrollaron durante ea centuria- si no fuera por el hecho de que este es el primer enffentamicnto armado, conocido, en donde dos ejércitos griegos se enlrentaron adoptando ambos la formacién hoplitica. Esta lMamada formacién boplitica iba a dominar los campos de batalla durante los siguientes tres siglos, hasta la batalla de Queronea en el 338 a.C. donde un profesionalizado ejército Macedonio, al mando de Filipo Il, iba a destrozar a los hoplitas de las cindades libres de Grecia, dando fin de golpe a la hegemonia de esta forma de combate en los campos de batalla. La aparicién en el escenario griego de la figura del hoplita, iba a tener unas consecvencias tanto militares como sociales que han llegado a nuestros dias a través de la filosofia y la literatura. Para poder entender Ia figura del hoplita hay que ver su evolucién, incluso antes de su definitiva aparicién, ese sera el abjeto de este trabajo. Las fuentes principales en que nos apoyamos para comprender este importante periodo de le historia de Grecia -conocide como Arcaico- son las obras escritas por Homero (Ia Odisea y la Tliada) y Hesisdo (Los trabajos y los dias). El primero nos da a conocer la aristocracia del mundo griego, mientras que el segundo nos muestra el mundo del campesino acomodado 0 lo que hoy en dia Tamariamos la clase media griepa y que dara origen al futuro hoplita. a Hasta ese momento la guerra tenia un cardeter limitado, Las aldeas se enfrentaban entre si por un putiado de tierra u otros motives que podemos considerar ahora menores, siendo los miembros de Ia nobleza de dichas aldeas quienes casi en exclusiva levaban el peso de la guerra. Los combates en la mayoria de los casos conchaian en una lucha individual (monomachia) entre sus campeones, siendo el vencedor el que se apropiaba del territorio o hacia prevalecer sus derechos sobre el motivo de ta dispula. Con esto no se pretende dar a entender que 1a lucha individual resolviera los conflictos, pero si es verdad que debié de ser na préetica habitual en este periodo, 0 al menos, esto es lo que se puede intuir de las leeturas de Tas fuentes de que disponemws (Homero y Estrabon). Y asi debié ser durante un largo periodo de la historia griega, al menos Ista que nos Tega Ia noticia del choque armado habido en Eubea, en Ia Llanura de Lelanto, Ya que lo sucedido en la que vendra a lamarse La Guerra Lelantina se opone precisamente a esta idea. Esia informacié ace pensar que ya en el siglo VIII se estaba empezando a formar Ia imagen que tenemos del hoplita y que posiblemente dos formas de lucha radicalmente distinlas convivian al mismo tiempo. Es curioso saber que, a pesar de Ia crueldad de la batalla deserita por los elasicos tantas veces, al finalizar la lucha el ganador no se ensatlaba con el perdedor, al contrario los prisioneros eran tratados como extranjeros, recibiendo los cuidados propios de las costumbres de hospitalidad griegas. En ocasiones, los bandos en eonflicto aleanzaban una paz que podia Tlevar consigo un matrimonio entre Tas familias en disputa, cobrando este una gran importancia Incluso antes de las batallas se negociaban las reglas por las que iban a regirse, caso de la guerra lelantina Nos encontramos en un mundo, Grecia, en el que Ta tierra era um bien tan preciado y tan eseaso -a causa de la dificil orogratia y wia puntual explosion demogrifica- que impulso a que muchos de sus habitantes buscaran tierras en otros lugares mis lejanos, empezando asi un proceso colonizador que los Hevaria desde las costas del Mar Negro a las de la Peninsula Ibérica’ Fl Ponto, Anatolia, sur de Italia, costas Trias, Corcega, Cerdefa, Libia ete. Esta expansidn colonial y el contacto con otras muchas culturas, en muchos casos hostiles, trajo consigo Ia necesidad de una adaptacion cn sus téemicas de combate. Los nativos de las tierras ‘que se querian coonizar, podian no ser afines y estos no tenian porque ofrecer una lucha al estilo en que los griegos estaban acostumbrados (un ejemplo claro es Ta concerlada Guerra Lelantina 0 los conocidos combates individuales), ahora se encontraban con desordenados ataques en masa o emboscadas donde Ja vida de un aristocrata tenia el mismo valor que la de un simple campesino armado de un pica. Siendo esta una lucha sin reglas es fiteil que influyera cada vez mis a la nobleza a buscar el abrigo de la formacién —cerrada abandondndose definitivamente el enfrentamiento individual y cambiando con ello los valores de virtud guerrera, de la aristocracia, por el del valor de disciplina dentro de la formacion. Cambio este, que sin ir mis lejos, afectaria a 1a Historia de la Huminidad, Otro problema era el niimero de combatientes que la nobleza podia aportar para esas expediciones de colonizacion. En muchos casos estos no eran suficientes para Ia envergadura del trabajo encomendado, entionces a alternativa pasaba por reclutar un pequetio ¢jército, donde los costes del armamento y el abastecimiento de estos voluntarios eran uni carga demasiado pesada para las areas de la nobleza, No bay que olvidar la importancia que tenia Ia fuerza armada en estas expediciones, ya que ser derrolados en un inlenio de colonizacion, podria significar el perder esas tierras para siempre y con ello Ia posibilidad de establecerse alli o en cualquier otro lugar cereano, al haber quedado relativamente debilitados o derrotados, por no hablar del peligro de ser aniquilados. Cuantas desconocidas expediciones habrin caido exterminadas a manos de los nativos de cualquier lugar sin dejar el menor rastro en la historial.. Dado que era necesario que los propios soldados adquiriesen sus armas, se comenvaron a reclutar a las gentes del demos que pudieran costearse el equipo para el combate, y 1o que es mis importante, la nobleza se veta obligada a combatir junto a todos los miembros de Ta expedici6n, sin distincién de estatus. El luchar codo con codo junto a la aristocracia de sus ciudades, a Ia larga provocé un resentimiento entre los combatientes del demos. Veian como lucbaban y morian junto a la nobleza y en cambio no recibian compensacion politica de ningin tipo. Eran iguales a sus nobles en el campo de batalla, pero en cambio no tenian derecho a expresar sus opiniones en una asamblea pibliea, m oblener cargos con cierla responsabilidad en la comunidad. Las ticticas de combate también debieron de ser cambiadas, la monomachia ya no tenia sentido, abora la Tucks era en formaciones cerradas (taxis) dentro de una formacién (phalany), Esta evolucién, que definitivamente se implanté durante el siglo VII, seria la que acabaria dando origen al verdadero hoplita. Alfonso Dominguez resume esta idea diciendo, “El surgimiento de la téctica hoplitica es consecuencia de un proceso que empieza a gestarse en el siglo VIIL, mediante el cual se va a ampliar a base militar de la polis”. Seguramente el proceso de colonizacién no fue el tii¢o motivo que propicié el cambio a la formacién hoplitica pero si es ficil que fuera el prineipal motivo que lo acelerara Analizando la obra de Homero, 1a Tiada, encontramos los primeros indicios de uso del combate en orden cerrado, aunque en su obra lo que principalmente resalta 8 como Ia aristocracia domina las euestiones militares Estos, reunidos en una asamblea en donde sélo la palabra de ellos tiene valor, deliberan sobre los asuntos ‘que consideran importantes; alrededor de ellos tiene al demos, que por Ia intensidad de sus aclamaciones, muestra su apoyo a uno u oto arisiécrata, Pero no se puede dejar de mencionar la intervencién de ‘Tersites (lliada, 1,198-206) este. aumque es reprendido por Ulises, que le lama 1a atencién por interrumpir con su palabra en una de estas asambleas, muestra un primer infento del pueblo de participar en los asuntos militares Hesiddo, por otro lado, con sus continuss referencias a lu justicia (dike) y sus quejas y avisos sobre consecuencias que tn mal gohierno puede Hevar, puede dejar iniuir que dentro del demos hay un ei mulestar, Se empieza a notar un inconformismo de ese campesino acomodado, Para él sélo a cambiado una cosa: se le han aumentado las cargas teniendo que servir enel ejército, ademiis de jugarse la vida, y ,qué reeibe a cambio? nada. En cierto mado el demos si estaba adquiriendo un cierto poder, en contra de los deseos de 1a aristocracia, un poder que Is mista nobleza les habia otorgado al Hamarlos a filas. Abora el pueblo era la fuerza armada y cada ver se iba a tener que contar nis con ellos. Queda claro el descontento de aguellas personas que no pertenecientes a la élite se les exige cada ver més un mayor esfuerve, y que no encueniran compensaciones, tanto en Io social, como en lo econdmico o politico, a sus esfuerzas 0 sacrificios. En este sentimiento encontrado se sientan las bases de lo que va a caracterizar el panorama politico del siglo VII, la stasis, a discordia civil. No sera esta una lucha de eardcter bélico y civil, aunque muchas veces condwea al choque armado, adoplara mis bien la forma de una genuina lucha de clases qe se extenders en breve tempo po too lo largo. y ancho del Mundo Griego. Estas calfeniadas, sigucndo cl esquema que Hesiodo nos ha dejado, son las siguientes: los hasileus, el campesino acomodado (que es el hoplita) y el resto del campesinado, Fntre ellos se enfrentarin y se aliarén indistintamonte para conseguir sus propésitos. 23 Enel siglo VIL, el boplita ya estaba extendido por toda la hélade y continuaba desarrollindose, La lucha en formacién cerrada traia consigo un sentimiento de solidaridad y. en un plano superior, reforzaba una idea de isonomia (todos son iguales), los espartanos estaban orgullosos de considerarse iguales (homoioi), aunque entre ellos hubiese, en principio, gentes mucho mis poderosas econémicamente que otras. Ahora se hablaba de una serie de individuos que tenian el deber y la posibilidad de defender persomlmente 1a polis, esto, sin duda, aumento su sensacion de perienencia a la comunidad. Muchos eiudadanos experimentaron el sentimiento del ascenso social, pero esto a su vez se veia contrarrestado por su escasa participacin politica, generalmente cercenada a mano de Ia nobleza. Un profimdo malestar crecera en el seno de las comunidades griegas, que directamente desembocara en el estallido de la stasis. Pero en qué consistia esta stasis?. Hasta entonces los basileus habian ostentado todo el poder, haciendo imnecesarias la existencia de instituciones, ellos juzgaban y decidian todo lo concerniente a su comunidad, ciindoles esto un poder ilimitado del que usualmente se aprovechaban. Hesiédo ya mencionaba estos abusos en su obra y avisaba, anticipaindose a los hechos, de que midie esta a salvo de Ta justicia y que incluso los basileus en su momento serian juzgados por Zeus. Mientras, el ciudadano hoplita, que ya empezaba a tener conciencia de set un grupo social, buscaba igualarse en ciertos derechos a la aristocracia. Esto lo justificaba por el hecho de que su sangre, al ignal que Ia de cualquier aristécrata, era derramada en ef campo de batalla; juntos luchaban en beneficio de la polis, por lo tanto ambos deberian disfrutar de los mismos derechos. A su ver, para el aristocrata ceder estos derechos significaba perder su prestigio ante la sociedad, un prestigio mintenido durante siglos y que ahora se ponia en eniredicho, ademis, y lo que es en la practica lo mis relevante, el dejar en manos de la mayoria el acceso a los cargos piblicos, Jo que obviamente les conduciria a perder. en breve tiempo, buena parte de su poder econdmico, De aqui en adelante el camino para ambos grupos no iba a ser fel y este enfientamiento iba a provocar lo que conocemos como stasis, Ahora, el hoplita podia morir defendiendo a polis, por lo que tenian un derecho ganado para tomar parte en las decisiones que en esta se tomaban. Ese derecho ya era mareado por las propias tradiciones griegas; en los tiempos de Homero los basileus ganabun su prestigio en los combates demostrando su virtud guerrera, su arete, pero ahora el aristécrata debia de Iuchar junto al campesino, cargar conira una formacién compacta como la falange, era un Suicidio, dejarse evar por Ia hibris ahora no dab gloria (con respecto a este punto, esta muy relacionado con el mito de las razas, 1a raza de los hombres de bronce, se deja evar por la hibris, una hibris mala) sino todo lo contrario porque al abandonar la formacién ponia en peligro a sus compafieros. Todos eran un grupo, eran hoplitas y sélo el trabajo en equipo les permitia alcanzar el arete. Si en esto ya habian igualado a la aristocracia, el siguiente paso es que fuera reconocido su esfuerzo, en la polis. Esto levo a contimuos enfientamientos, no quedando mas remedio a la aristocracia, que ir poco a poco cediendo en compartir sus poderes y reconocer los derechos que baria del hoplita un ciudadano responsable y preocupado par todo lo conceriente a su commmidad. Pero antes de que el hoplita Hlegase a alcanzar su plenitud en la sociedad griega, apareeié le figura del tirano. En muchas ciudades griegas ante el estado de stasis en el ‘que vivia la comunidad, a causa de la lucha por conseguir uma igualdad de derechos, se buscaron enire las personas notables a gente capaz de normalizar la situacion. Estos Hamados legisladores, ostentaban un gran poder por el cual se les permitia dietar leyes. Fl objeto de este nombramiento era para que a modo de arbitraje el legislador dictara unas normas que Ievasen # una paz social y acabaran con el mptivo que habia provocado Ia stasis, el nombramiento era hasta haber cumplido con su cometido, pero el problema surgid cuando algunos de estos legisladores decidieron no devolver el poder, asi aparecié, inicialmente, la figura del tirano (en otros casos tomaron el poder dircetamente por las armas). @En qué afectd esta sitmein al hoplita?. En primer lugar los hoplitas eran el brazo armado de la ciudad, por esto los tiranos en. muchas ocasiones dictaban leyes de las que los beneficiados eran los hoplitas; no es que el tirano (que en Ia mayor parte de las ocasiones provenia de la aristocracia) estuviese de acuerdo con ellos, sino, mis bien, procuraba ganirselos para poder mintenerse en el poder, incluso dictando leyes contra los de suclase. Fin otras, casiones el tirano no dudaba en dar su apoyo a otro bando con tal de mantenerse al frente de la polis. Pero en lo que no cabe duda es que el hoplita era Ia fuerza militar de la ciudad y dificilmente se podrian mantener en el poder sin su apoyo. Finilmente cansados de los abusos de los tiranos y con una aristocracia que habia quedado muy debilitada con la stasis, el demos pudo imponer su voluniad y empezaron a aparecer en muchas polis las primeras democracias. De esta forma, el origen y desarrollo del soldado riego, el hoplita, condujo directamente, lo que no deja de ser curioso, a un cambio radical del modo en que los griegos se gobernaban, Este cambio, realmente vertiginoso, —tendria consecuencias trascendentales para la historia de occidente 24-25 El armamento hoplita y sus tacticas de combate. ‘Uni de las preguntas que miis nos viene a la cabeza al pensar en el hoplita es {qué los hizo tan especiales para poder dominar los campos de batalla durante cuatro siglos?. Hvidentemente la infanteria pesada ya existia tiempos atras en los imperios orientales, esta iba aparentemente equipada como el boplita, Uevaban sus larvas para el primer choque, su espada y su escudo para el combate cuerpo a everpo. el easeo para proteger la eabeza y, los mis afortunados, espinilleras que protegian sus piernas. También conocian el combate en orden cerrado y los problems que traia consigo, como romper Ia formacién en una batalla, entonces {donde estaban las diferencias?.La primera quiz aparecié motivada por la mejora del armamento al desarrollar iéenicas de forja mis avanzadas, que trajeron la utilizacién masiva del bronce. Con este material se hueia el arma que principalnente caracterizo al hoplita y del que precisamente cogié su nombre, este es su escudo, el hoplon, Fl hoplon era redondo y de unas dimensiones mayores que los uuilizados. hasta la fecha, tenia unos 9%0em, por su interior llevaba una abrazadera (parpax), para meter el brazo de forma que este quedara mis sujeto, yun sistema de agarrado (antilabe). para poder asirlo con la mano. Pero lo revolucionario de este escudo era su finalidad, sus grandes dimensiones permitian proteger Ja parte izquierda del cuerpo, y el lado derecho de! compatiero de fila que es la parie vulnerable, al ser la mano derecha donde se leva el arma, Esto causaba una impresién de seguridad que debia de tranquilizar mucho al hoplita. En cambio la impresion para el enemigo tenia que ser terrible al ver enfirente de ellos uw gigarfesca muralla de escudos y lanzas sin fisuras, Su tinico punto debil era el soldado colocado mis a la derecha de la formacién, pues no tenia a nadie que le proiegicra, por este motivo la flange tendia a escorarse. Los griegos en este puesto colocaban al mejor luchador que tentan siendo eonseientes del punto débil de ta formaci6n, ‘lucidides nos describe esto en su descripeién de la batalla de Mantinea, “Los ejércitos hacen todos esto: suelen cabecear hacia su ala derecha en las acometidas y, en consecuencia, dominan ambos con su ala derecha el ala izquierda del contrario, y ello a causa de que cada soldado, por temor, proiege lo mis posible su lado desnudo (es decir, el derecho) con el escudo del compaiiero situado a su derecha, y por considerar que la formacién compacta es lo que offece mayor seguridad. En realidad, e1 que inicia el desvio es el que va primero por la derecha, en su afin de hurtar continuamente la parte desmuda de su cuerpo a los contrarios; despues, Te siguen por el mismo temor los dems” La otra ventaja del hoplon, era el aprovechamiento tactico que se hacia de él. Los hoplitas cargaban contra el enemign formindo en filas y columnas, cuano mis, densas en profindidad eran estas filas, mais fuerte era el impacto sobre el enemigo. Aqui el eseudo era un arma terrible, utilizindolo para empujar mientras con la mano detecha en la que se portaba la espada o la lanza aseteaban una y otra vez al enermigo. El resto del equipo, las espinilleras (grebas). el casco, la espada, la lanza (de madera de comejo y punta de hhierro) hacian en su conjunto del hoplita un guerrero formidable. Todo el equipo en su conjunto podia pesar enire 35 y 70 Kilos, por esta razin se necesitaba de la ayuda de personal que les ayudaran a portear el equipo ‘cuando salian de campatia. Se sabe que los espartanos antes de la batalla de Platea levaron consigo hasta siete ilotas como ayudantes para ayudarles con el equipo (ademis de alejarlos del pelopéneso). 26 Por tiltimo, el otro aspecto que hizo destacar al hoplita en el campo de batalla es mis psicologico que propiamente militar: el sentimiento de unidad de ser todos uno, Iuchar codo con codo, ser igual en Ia batalla y compartir todos 1a misma gloria 0 las mismas desdichas. Todo esto Iucfa del soldado griego un hombre con un temperamento muy fuerte que sabia sulfir en la batalla, donde defendia a su polis que era su identidad, y donde defendia esos derechos que tanlo les habian costado conseguir 0 que en su defecto estaban demostiranio porque eran merecedores de ellos. Citando mas palabras de .P.Vernant “La virlud guerrera es resuliado de la sophrosyne: un dominio completo de si, una constante vigilancia para someterse a una diseiplina comin, la sangre fia para refremarse en los momentos en que se puede perturbar el orden de la formacién’, ellos sabian que si se rompia 1a formacién tanto por miedo como por dejarse Tevar por el fragor de la batalla poclian poner en peligro al grupo, por es0 el ciudladano que abundona la formucién quedaba marcado de por vida. aT roKoeilalve) Be cN TN () — — Gestone-sase 27 Herddoto no aporia ciftas para las fuerzas griegs que partieiparon en Maraton. Comelio Nepote, Pausanias y Plutarco las cifran en 9,000 atenienses y 1,000 platenses. Justino informa que el nimero de efeetive era de 10,000 atenienses y 1.000 platenses., Estas cifras equivalen a las dadas para la Batalla de Platea, y parecen poco probables. Son aceptadas generalmente por los historiadores contemporéneos, entre otros, Jules Labarbe, seguido por Pierre Vidal-Naquet, ¥ algunos de estos autores justifican la cifia de atenienses en que los diez mil hombres eran el resultado del esquema tradicional de un millar de hoplitas por cada una de tas diez. tribus dtieas. Los hoplitas combatian en Glas eerradas (acorde a la formaeion de la falange). sus escudos formaban delante de ellos una muralla, Los esclavos atenienses fueron liberados poco antes de Ia batalla para servir de infanteria ligera, honderos y lawadores de jabalina. Su numero y su papel durante la batalla son desconocidos, debido a que los hechos y gestas de esclavos no eran juzgados dignos de ser relatados por los autores antiguos. Las tropas alenienses estaban dirigidas por diez stratogoi (los generales. uno por cada tribu) bajo la autoridad militar y religiosa de un polemarca, Calimaco, Cada estratego mandaba en el ejército durante un dia, No obstante, parece que cada vez, los estrategos confiaban el mando a uno solo de ellos, entre quienes se contaba Milefades, Este general conocfa la debilidad del ejército aqueménida por haber Iuchado con ellos durante la eampatia de Dario contra los eseitas 28 La falange a falange clasica estaba formmda por hoplitas, euerreros armados con lanza de dos metros y espada, protegidos por un gran yelmo, plaeas de bronce que cubrian la tibia y ta roditla y un pesado eseudo redondo de madera forrada de bronce Namado hoplon . Las corazas estaban formadas por capas de lino pegadas hasta alcarvar un cierto grosor, sobre las que se cosian plaquitas metilicas como refixerzo en los puntos vitales. En una primera etapa, desde el siglo Via. C. hasta la Guerra del Peloponeso a finales del siglo Va. C., la falange esti formada exelusivamente por ciudadanos de las polis ariegas que combaten para defender su ciudad y su estatus social. La idea de la falange en sf no es solo militar, sino que es una expresion de comunidad entre iguiles. Aquel que quisiera destacar en combate saliendo de la fila, ponia en peligro su vida al no tener compafteros que protegicran sus costados y, al mismo tiempo, ponia en peligro a la falange al Gejar un hueco por el que puede ser rota 1a Tinea. No habia sitio para combates individuales heroicos al estilo de los rnarrados por Homero. Ser hoplita era ademis un honor, ya que implicaba un estatus social importante en la polis y suponia un cierto gasto para el eiudadano, que debia costear su equipo. Solo los muy ricos podian permitirse un equipo defensivo completo de hierro, y posiblemente tos de las tltimas filas eran aquellos que no podian costearse equipos completos de calidad. Durante 1a Guerra del Peloponeso, Ia flange perdié buena parte de este significado social al ser preciso, por la larga duracién de fas guerras, reclutar mercenaios, guerreros que luchaban por un sueldo. Asi aparece la infanteria ligera, conocida genéricamente por peltastas, que combatian ligeramente armados o empleaban hondas, arcos, eic, para hostigar al enemigo y cuyo nombre deriva de pelta, un caracteristico escudo de forma ovalada En lo gue podemos considerar el final militar de la Grecia Clasica, el modelo exclusivamente hoplitico fue aplastado definitivamente cuando el estratego Epaminondas, al mando del ejército de Tebus. derrolé a la elésica falange hoplitica de Bsparta con un ejército numéricamente inferior en Leuctra (371 a. C.) Epaminondas logré este éxito gracias a su gran innovacién téctiea, que eonsistia en disponer el grueso de 1a falenge. formado por hoplites, en un ngulo oblicuo, de derecha a izquierda del campo, y concentrar en la izquierda wn cuadro de hoplitas de medio centenar de hombres de profindidad que rompia Ia Tinea de la filange enemiga, mucho menos profurela. Gracias a la formacién en angulo, la falange tebana desbordaba al contrario por ese punto y lo envolvia. Este modelo fue denominado «mariillo». La caballeria y la infanteria ligera cobraban gran importancia al defender los flancos del cusdro que producia Ta ruptura, ‘para no ser envuelto por el enomigo antes del coniacto y contribuian a envolverlo posteriormente Arquero mereenario cretense y peltastas 29-30 El ejército persa E] ejéreito persa se caracterizd por la multinacionalidad de sus tropas y por su tamaio, Se basaban en pequefias fuerzas de guardia personal del rey o satrapas, siendo suplemeniadas, en tiempos de guerra, por levas provinciales y mercenarios traidos de mis alld de las fronteras imperiales. Numerosos historiadores anfiguos hacen referencia al enorme mimero de hombres que podia movilizar un rey persa para um campafia. No conocemos e] nimero exacto de hombres que podria movilizar el rey de reyes, pero en cualquier caso, el lumafio del ejército persa debia ser excepcional. Si bien, la mayoria de las tropas, levas provinciales, serfan de baja calidad y tendrian un compromiso atin mis bajo. Las tropas se organizaban en hazarabam, grupos de mil hombres, a su ver divididas en sataba, prupos de cien, y estas en dathabam, grupos de diez. EI rey ocupaba un lugar seguro detrés de las primeras lineas, en el centro de la formacién, y rodeado de su guardia personal Cuando no mandaba en persona al ejército, era reacio a concentrar el mando en tina sola persona, por miedo a la traicidn. Por ello, al no existir un comndanie ‘nico, las acciones en ocasiones se realizaban de forma descoordinido, provocando verdaderos —desastres. ‘Normulmente el comandante (ineluyendo al mismo rey) no entraba en combate, 2 no ser que la batalla se encontrara en una situicién muy delicada. La mejor infanteria ligera de ejército persa eran los arqueros, que cada vez usaron ticticas mis estiticas, intentando no llegar al cuerpo a cuerpo, disparando al enemigo constantemente para dificultar su avance al tiempo que causaban algunas bajas, creando una pantalla para que La caballeria putiera efectuar sus movimientos. Aunque en los tltimos tiempos, los arqueros fueron cada vez menos importantes, relegados a la retaguardia por tropas mis pesadas, armadas con jabalinas 0 mercenarios hoplitas E] ejércilo persa de Dario, combutia, copiado de los asirios, asociando arqueros con escuderos. La primera linea la formaban los sparabara, portadores de escudo, siendo la spara un reetingulo de evero entretejido con mimbres que llezaba desde los hombros a los tobillos, pero sin contar con algin otto tipo de proteceién (coraza. 0 casco); ademis, estaban armados con una lanza de 2 metros de largo. Cada dathabam de desplegaba en uns fil de diez, con el dathapatis, comandante de seccién, sosteniendo Ia spara y nueve arqueros alineados detris. Si este cala, los arqueros se defendian lo mejor que podian con falces, cuchillos curvos con filo pero sin punta; pero estaban en clara desventaja contra un enemigo resuelto, al earecer estos de armadwa y casco. Iban vestidos con tiinicas de vistosos colores con mangas, pantalones holgados y tiaras, gorros de fieliro flexible Los arqueros de diversas nacionalidades de Oriente y Fscitia, armados con el potente arco compuesto, Constituian el principal activo del ejército persa. Este arco podia arrojar lechas a una distancia de hasta 300 metros, aunque la distancia efectiva en combate seria menor. Los arqueros escitas conlaban con el gorytes, una funda para proteger la estructura del arco y almacenar hasta 70 flechas; el cual colgaban de su muslo izquierdo. Los arqueros babilonios y de otros pueblos mesopotémicos eran de baja calidad; iban vestidos con gorro, tinica larga, sandalias y brazaletes. Por su parte, los paflagonios, en el Norte de Anatolia, portaban escuxios pequefios, lamas de tamaflo mediano, venublos y puftales. De su vestimenta lo més destacable eran unas botas que les llegaban hasta media pierna (algo muy extrafio para los griegos, lo cusl resalta Herédoto). A partir de mediados del siglo V aC. en las. satrapias occidentales el nimero de infantes urmados como peltastas aumento mucho, convirtiéndose en Ia fuerza principal en esta zona 31 Diversos pueblos del Este aportaban gran cantidad de jinetes al ejército persa, Eran de regiones como Aracosia, Aria 0 Drangiana, iban vestidos con ropas de destacables colores brillantes y armados como caballeria ligera, con jabalinas como arma principal. Los Parthos, los cuales hay que distinguir de los némadas Parni que posteriormente invadieron la zona fundando el Estado Parto, luchaban con jabalinas, pero sobre todo con arcos y no levaban armadura, iban vestidos con tinicas y botas cortas. Los jinetes ligeros bactrianos iban vestidos al estilo persa. Iban armados con dos lanzas y arco, que guardaban en un gorytos. Esta combinacién de armas, la cual era utilizada también por los persas en sus primeros tiempos, sobrevivia debido al tipo de enemigos a los que debian enfrentarse, némadas jinetes armados con arcos En Maratén, el ejército persa estaba bajo el mando de Artafernes, un sobrino de Dario, a la cabeza del ejército de tierra, y Datis era el almirante de la flota. Seguin Herddoto, la flota aqueménida estaba compuesta de 600 trirremes, Stecchini la estima en 300 trirremes y 300 barcos de transporte; mientras que Peter Green la cifra en 200 trieres y 400 buques de transporte, Diez.afios antes, probablemente en la primavera de 499 a. C. con 200 trirremes no pudieron someter Naxos, por lo que quizés una flota de 200 0 300 trirremes era insuficiente. Los historiadores modernos también han hecho varias estimaciones.Kampouris ha sefialado, que si las 600 naves eran buques de guerra y no barcos de transporte, con 30 soldados epibatas en cada barco —los soldados de a pie de los barcos que formaban y defendian las fases de embarque y desembarco durante las batallas navales- (tipico de los bareos persas después de la la Batalla naval de Lade, cantidad de la que dispuso Jerjes durante su invasi6n), se alcarvarian 18.000 efectivos. Pero dado que la Mlota tenia buques de transporte, debia transportar por lo menos a la caballeria persa. Mientras que Herddoto afirma que la caballeria se transporlé en los trirremes: la flota persa habia dedicado los buques a esta empresa, Las estimaciones para Ja caballeria estan generalmente en el rango de 1000 2 3000, aunque, como se sefialé anteriormente Cornelio Nepote la cifra en 10.000. Inmortales Era un cuerpo de infanteria formado por diez mil soldados selectos, que ejercia tanto de guardia personal del rey persa, como de tropa de asalto de élite. Su nombre les fue dado por los griegos al pensar estos que cada hombre que caia cra inmediatamente sustituido por otro, quedando el nimero de este cuerpo siempre inmutable. Pero su nombre real era Anisiya (compatieros). Tambien eran conocides como portadores de manvanas, por la forma del regatén de sus, Jamas, Segin Herddoto, eran los mejor armados de todos los inlegrantes del ejéreito persa, ademis de los mejor tratados. Estaban acompaitados por sus esposas y sirvientes, reeibian la mejor comida y toda su impedimenta era evada en mulos, Iban armados con una lanza de unos 2 metros de longitud (mas corta y menos sélida que la de los hoplitas griegos), con regatén esferoidal (segin Herodoto y los relieves de Persepolis). Aunque el arco compuesto era su arma principal. Bajo la ttinica de vivos colores, Hevaban uns flexible coraza metalica de escammas. Se protegian, ademis, con un ligero escudo llamado spara, de cuero y mimbre entretejido, 32-33 En cuanto a Ia infanteria simplemente dice que era numerosa. Simbnides de Ceos evalué el cuerpo expedicionario persa en 200.000 hombres. Mieniras que un eseritor posterior, el romano Comelio Nepote cifta la caballeria en 10,000 jinetes, y de la infanteria indica que de un total de 200.000 hombres, Datis dispuso en orden de batalla la mitad: 100.000 infantes; el resto fae embarcado en la flota para atacar Atenas, coniorneando el cabo Sunién. Plutarco, Pausanias y la Suda estiman el total de las fuerzs aqueménidas en 300.000 individuos. Platén y Lisias facilitan la eifia de hasta 500.000 hombres, mientras que Marco Jtaniano Justine la sube 1 600,000 soldados. Valerio Maximo da un nimero de 300.000. Los historiadores modernos proponen una horquilla enire 20.000 y 100,000 hombres. Para Paul K. Davis el mimero de fuerzas persas era 25.000 infantes y de 1.000 a 3.000 jinetes; Otros historiadores modernos proponen otras cifras: Bengtson: 20,000 infantes; Martijn Moerbeek, 25.000 persas: How & Wells: 40,000: Georg Bussolt y Glotz: 50.000, Stecchini: 60.000 soldados persas en Maraton: Kleanthis Sandayiosis: de 60,000 a 100,000 soldados persas; Peter Green: 80,000; Christian Meier: 90.000. Para el historiador de Persia, Pierre Briant, sus efectivos son imposibles de ciftar, pero el ejército de Datis era de cualquier modo «amuy numeroso». El ejéreito estaba compuesto de soldados de diferentes procedencias, no hablaban las mismas lenguas y no tenian la costumbre de combatir juntos. Ademis, el armamento persa, con escudos de mimbre y lanvas cortas, convertia a la infanteria persa vulnerable en e] combate cuerpo a cuerpo. Jinete persa contra hoplita cry A-Oficial senior persa B-C-Asistentes de campaiia DeSinete persa E-Arquero persa a caballo 35-36 Arqueros y lanceros persas 37-38 LOS COMANDANTES Dario I el Grande Fue el tercer rey de Ia dinastia aqueménida de Persia desde el afio 521 al 486 a. C. Dario heredé el Imperio persa en su cénit, que entonces incluia Egipto, el norte del subcontinente indio y partes de Grecia, Fl declive y la subsecuente caida del Imperio persa comervaron con su muerte y la coronacién de su hijo, Jerjes I. Dario ascendié al trono tras asesinar al usurpador Esmerdis, con la ayuda de otras seis familias aristocraticas persas, siendo coronado a ls mafiana siguiente. El nuevo emperador hubo de hacer frente a numerosas revueltas a lo largo de su reinado, sofocéndolas cada vez. Dirigié asimismo ‘una expedicin punitiva contra Atenas y Esparta por la ayuda brindada por ésias a los griegos de Asia Menor durante la revuelta jénica. Dario amplié las fronteras de su imperio conquistando Tracia y Macedonia, ¢ invadiendo las tierras de los saces, una tribu escita que habia luchado con los medos ¥ responsables de la muerte de Ciro I el Grande. 39 Dario reforms el imperio, dividiéndolo en provineias y asignando su gestiéna la figura de un gobernador, Implanté un mucvo y unificado sistema monelario, asignd un nuevo eddigo de leyes a Egiplo ¢ hizo del arameo el idioma oficial dei impetio. También impuls6 proyectos de construccidn a lo largo del imperio, principalmente en Susa, Pasargadas, Persépolis, Babilonia y Egipto. Entre sus hitos destaca asimismo la inseripeién de Bebistim, una autobiografia de gran valor para la linguistica moderna, Dario dejé un relieve monumental trilingue en el monte Behistiin escrito en elamita, persa antiguo y acadio en algin momento entre su coronacion y su muerte, La inscripeién offece en primer lugar una breve autobiogratia de Dario donde se menciona su ascendencia y su lingje. Para explicar su ascendencia, Dario ofrece una serie de sucesos que ocurrieron tras la nwerte de Ciro Tel Grande, justificando su legitimidad por la gracia de Ahura Mazda, el dios zorodstrico, También se han hallado otros textos ¥ monumentos en Persépolis, Susa, Babilonia o Egipto, um fragmento de inscripeidn en persa antiguo procedente de Gherla (Rumania); y una carta de Dario a Gadates, preservada en un texto en griego de época romana. La que fuese gran capital del Imperio aqueménida es también uno de los sitios mejor conservados del Oriente Medio antiguo. Persépolis, nombre dado por los gricgos que significa "ciudad de los persas", fue llamado por estos Takht- Jamshid, es decir "el trono de Jamshid". Su construcciin se inicié con Dario Ten el aio 518 a.C. y prosiguié durante los reinados de Jerjes y Artajerjes. Durante sus primeros afios de regencia realizo una completa reforma administrativa, cuyo principal componente fue la fimdacién de provincias unitarias, las satrapias. La extensién y localizaciin de cada gobierno, asi como sus funciones, es insegura, pues las fuentes, es decir, la lista proporeionida por Herddoto y las inscripciones reales persas, difieren mucho unas de otras, Estaban apoyadas por un gran aparato burocritico, conocido sobre todo por los registros egipcios. Tanto el que fuera el rey personalmente quien renovara las satrapias, como el que fueran vilalicias -salvo en pocas excepciones previstas-, permite deducir que el puesto se parecia al de un subrey o rey vasallo. Su poder provincial era enorme, y debia rendir pocas explicaciones al emperador, salvo las fiscales y militares. Segin Herédoto, el sétrapa Aryandes Hevaba carros de combate y también acuftaba su propia moneda, Como el emperador y los altos funcionarios cortesanos poseian los sitrapas su propio sello, Este funcionamiento es diferente al de los feudos medievales europeos, ya que el sefior feudal posefa el poder central e indiscutible. Asi tenia el emperador por ejemplo la posibilidad, con una oferta real, de reclutar a su propio ejército, persomilmente 0 delegindolo en terceros. Ya el nombre de este reclutamiento indica que aqui se alistaban contigentes de la misma area imperial ~ordenados ¢tnicamente-. Ademés Dario introdujo um ejéreito permanente que disolvi6 a las milicias de sus predecesores. Este ejército tenia entre ottos la tarea de guardar la segnridad interior, similar a las modernas policiales, y en cada gran ciudad habia gusmniciones. Aparte, habia asociaciones responsables de 1a seguridad fronteriza. Desde Bgipto se hicieron famosas estas asociaciones de soldados estacionadas en las ciudades fronterizas. La guardia personal del rey, conocida como los Inmortales, también combatio en la guerra, La lengua cancilleresca fue basta el reino de Artajerjes I el elamita, posteriormente reemplazada por el arameo, 40 La paz dominé durante casi todo el gobierno de Dario. Sélo Egipto era una provineia insegura. Aqui Aryandes habia ampliado considerablemente su poder y segiin Herddoto, acufiaba su propia moneda a imitacién del dirieo. Si esto debe consdierarse una sublevacién contra Dario, permite ponerse en duda, pues los satrapas, que poseian por lo general bastante poder que aumentarian con el tiempo, también acufiaron monedas en las provincias. En el aio 486 aC. sin ‘embargo surgio un levantamiento abierto, promovido por las fuerzas egipeias; Aryandes habia fallecido en el 500 a.C. Estas rebeliones tuwo que aplacarlas Jerjes, el sucesor de Dario; segiin Herddoto, después renmeié a una invasién planeada a Grecia. Prescindiendo de la frontera imperial septentrional con los escitas, cuyas actividades durante el tiempo de Dario son desconocidas, asi el tinico foco de inquietud en vida de Dario fue la frontera occidental jénica ‘Aqui en 499 a.C. sucedié el levantamiento que origind la guerras médicas. Sin embargo por lo ders la situacién en la zona fue tranquila. Dario continué la politica de Ciro que autorizaba la libertad de culto siempre que se aceptase a ‘Ahuramazda como mixima divinidad. Menciones positivas a esta prictiea aparecen en el “Libro de Esdras”? del “Antiguo Testamento””, en el que se menciona el supuesto apoyo a la reconstruccién del templo de Jerusalén Sin embargo, aparecen dudas a esta presentacién, pues Jenofonte ya menciona esta politica primeramente en ‘’La educacién de Ciro’ en el 362 a.C. La obra no representa ningtin documento histérico. Faltan inseripciones del propio Dario sobre el apoyo a la reconstruccién. Dario promavié el Zoroastrismo, pero el cudndo permanece confuso, al igual que los cultos persas de este tiempo. El dios supremo era Ahura Mazda, que no admitfa ningin otro junto a él. Se supone que Dario heredé de su padre esta religién El apoyo al Zoroastrismo se implanté cuidadosamente, Los magos seguian siendo Ia clase sacerdotal superior, y por orden del gran rey se ofrecian sacrificios a los dioses irinico, elamitico y babilénico. ‘Tras consolidar el dominio intratronterizo, fue el momento de adelantarse a posibles amenazas desde la frontera oriental. Por lo que el area de los satagidas se anexioné definitivamente al imperio persa, cuyas tropas avarvaron hasta el valle del Indo, que pudo asimismo ser completamente avasallado, especialmente valiosa para esta campaiia de conquista demostro ser La region Gandhara, reconocides como la tribu india mis valiente y bajo dominio persa desde hacia mucho tiempo. El valle del Indo no era s6lo politicamente interesante. En sus fertiles Hanuras habia nichas ciuudades ricas y del rio mismo se obtenfa polvo aureo. Mis lejos podia entonces establecerse comercio ilimitado con el interior subconfinental indio. Una impresién del interés comercial lo demostré el viaje de Skylax de Karyanda, quien unos doscientos afios antes habia navegado Ia costa del golfo Pérsico desde Nearchos, para demostrar suutilidad para el comercio maritimo, Mis tarde navego también la peninsula Arabiga hasta Fgipto, Dario visité Egipto personalmente en el 518 aC. Este acto signified la derrota definitiva de la disidencia y la consideracion de la anexién egipeia en Persia. La meseta Cirenaica habia sido sometida durante la campafia egipcia de Cambises, pero recuperaron la independencia durante los tumultos de los aftos 522 al 521. En um expedicion extraordinariamente pérfida y brutal, Aryandes conquisté las ciudades Kyrene y Barka y ensanché su satrapia hasta el golf de Sidra. Tal como prucban las inseripeiones persas, se encontraban también los habitantes no griegos de la Libia oriental bajo dominio persa. Es de suponer que pese al vasallaje, Dario seguia considerando a los escitas como una amenaza para Ia frontera septentrional imperial. Poblaban la regién del mar de Aral hasta la actual Ucraina. Probablemente debian atacarlos y cercarlos desde su frontera occidental, Asi, se envié una gran cantidad de reclutados ad hoc a preparar una campafia sobre el continente europeo. La campafia fue un fracaso, convirtiendo a los eseitas en una amenaza continua para el resto de la historia imperial aqueménida Anverso de un darico doble, 330-300 a.C 41 Con la campafia militar de los afios 513 y $12 a. C. entraron por primera ver en contacto con los griegos deste las expediciones de Asia menor de Ciro. Si bien es cierto que muchas éreas coloniales griegas mediterrineas orientales se encontraban bajo dominio persa, esta tierra les atraia poquisimo. Tras la dominacién de Travia, durante Ia que de paso se avasallé también Macedonia, los griegos independiente confiaban en que perdieran pronto el interés. Atenas intento prevenirlos, al alidrseles en el 506 a. C., mediante un pacto que los persas entendieron como un sometimiento formal. Aunque los griegos jénicos habitamtes de las costas asiaticas menores distrutaban de mumerosos privilegios -entre otros, incluso la concesién de su propia satrapia~ se alzaron en el 500 a. © Los atenienses rompieron la alianza y enviaron apoyo militar. lo que significaria el detonante para la puesta a cabo de los preparativos de la eampaiia militar de Dario a Grecia, Después del fracaso de Maratén, el hijo de Dario, Jerjes I seria el primero en emprender una gran invasién del continente griego. ARAGOSIA IMPERIO DE DARIO EL GRANDE CROQUIS DE SATRAPIAS ‘Una de las tumbas reales de Nagsh-e Rostam, Herédoto refiere que Dario se apresté enseguida a preparar ui mueva expedicion contra Grecia, que dirigiria personalmente, pero fue interrumpida por wa insurreceién en Egipto en 486 2, C, Mientras se preparaba para intervenir, le sobrevino unt enfermedad y murié en noviembre del mismo ato, Fue inhumado en una tumba rupestre, que hizo construir ‘en vida, en Nagsh-e Rostam. Le sucedio su hijo Jerjes I la cabeza del Imperio. 42-43 Milciades el Joven Goberné coms tirano del Quersoneso tracio, donde fue enviado, a bordo de un trirreme, en el 516 a. C. por Hipias € Hiparco, los hijos del tirano Pisistrato, para que se hiciese cargo de la situacién en el Quersoneso, tras la muerte de Estesiigoras, su hermano, sucesor de su tio Milciades I (hermanastro de su padre Cimén 1), Dos aiios después, en el 514.a C,, Hiparco fue asesinado por Harmodio y Aristogitén. El otro motivo por el que enviado, era el de asegurar el conttol de Atenas sobre los estrechos de Ia region (Helesponto) y que el suministro de trigo del Ponto pudiese llegar a Atenas sin problemas. Tras su Tlegida, bujo el pretexto de guardar Iufo a su difimto hermano, se recluyé en su residencia, Alli acudieron los principales personajes de] Quersoneso a darle el pésame, y a una orden de Milleiades fuero encarcelados y asi elimind la posible resistencia de los cabecillas locales. Control6 el Quersoneso porque contraté a 500 mercenatios tracios y pudo erigirse en tirano al contar con apoyo tracio al casarse con Hegesipila I, una princesa tra Mileiades Tel Joven Hacia el 500 a. C., las islas de Lenmos ¢ Imbros, conquistadas por los persas, las anexiond a sus dominios. Lemnos habia sido conquistada en $12 a. C. por Otanes, quien habia nombrado gobernador militar a Licareto. Es curioso ‘que ninguna fuente mencione la presencia de tropas persas en la isla, Hay quien retrasa la conquista de Lemnos entre el 510 y 506 a. C. y que la cedié voluntariamente « los atenienses entre 496 y 493 a, C., sin duda para intentar involucrar a Atenas en la sublevacién jonia, a fin de contar con una buena acogida en Atenas en el caso -cosa que suvedi6 y es relatado - de tener que abandonar €] Quersoneso, ante el mul eariz de las operaciones militares de los jonios contra Dario, La ineursién de los escitas motivé su marcha en el 495 a. C. Ante el avance del rey persa Dario 1, una vez habia crwado su ejéreito de Asia a Europa y ante la amenaza de ser atacados, los escitas se dirigicron al Quorsoneso e intentaron convencer a los griegos de Jonia, eneargedos por Dario I de la eustodia del puente. durante 60 dias, que habian tendido los persas sobre el rio Istro, a cortar el puente ya liberarse del yugo persa 44 Milciades propuso también a los guardianes del puente {que no dejasen eseapar la ocasién de liberar Grecia, ya {que ante un posible fracaso de la invasién persa, los habitantes de Asia de origen griego se sublevarian contra Jos persas. Ante la negativa de la mayoria de los tiranos de las ciudades jonias de secundar el plan, y al recibir Milciades, noticias de que los fenicios, aliados de los persds, se hallaban en Ténedos, Milciades huyo y zarpé de la ciudad de Cardia con 5 trirremes y con sus Tiquezas, rambo a Atenas. Mientras costeaha el litoral norte del Quersoneso con inteneidn de eruzar el golfo de ‘Melas, los fenicios se lanzaron al abordaje de sus naves, capturando un trirreme. Mileiades consiguid refugiarse en Imbros con los ottos 4 trirremes. Al mando de Ia nave capturada estaba Metioco, el mayor de los hijos de Mileiades, y fue conducido a presencia de Dario L quien cen hugar de inflingirle ningiin dafo ni pedir rescate, le concedi¢ todo tipo de bienes y una esposa persa eon la ‘que tuvo hijos que fueron considerados persas de pleno derecho. Por su parte, desde Imbros, Mileiades se trasladé a Atenas. Dario I, ante el fracaso de la invasion de Fscitia, depuso a Mardonio y nombré como generales a Datis y Artafernes para que atacaran Escitia y Atenas, ‘A ésta, porque los jonios habian tomado Sardes gracias a Ja ayuda ateniense. Estos generales atracaron su flota en, Eubea y conquistaron enseguida Eretria, deportando a sus habitantes al territorio asiitico del Imperio persa, Regres6 al Quersoneso hacia el 494 a, C., una vez se habian retirado los escitas, vuelta que fue propiciada por los doloncos En el 493 a C, se vio obligado a volver @ Atenas, Mientras tanto los persas hubjan desembareado en una bahia en la ‘Tetrépolis, 12 zona nororiental del Atica, a unos 40 km de al noracste de Atenas. La bahia estaba protegida al norte de las peligrosas corrientes del estrecho de Eubea por el promantorio de Cinosura. A dicha bahia daba una Ilanura de unos 50 km de largo por 5 de ancho, que se extendia desde las estribaciones rientales del Pentélico. El terreno no era muy propicio para una batalla en la que se emplearan grandes efectives, pues la Ilamura_ estaba _—_dividida ‘ransversalmente por el torrente Caradro y en ambos extremos habia zonas pantanosas, siendo la situads al norte impracticable, Se ha aducido que las razones que impulsaron a los persas @ desembarcar alli fueron los consejos de Hipias, que pensaria poder repetir con la ayuda de los partidarios que tenia en la Diacria, el éxito de su padre Pisistrato al regresar definitivamente a Atenas. La perspectiva de que Hipias volviera a ocupar el poder no disgustaba « ciertos sectores de las clases mis humildes del Atica, que recordaban la atencién que Jes habia dispensado Pisistrato Quersoneso Tracio. ‘Cuando arribo Mileiades, sus enemigos politicos le hicieron comparecer ante un tribune! acustindolo, en virlud de una ley contra la tiranfa, de haberla ejercido en el Quersoneso. Fitil pretexto, dado que la presencia de Mileiades en el Quersoneso habia sido muy positiva para Atenas al asegurar el aprovisionamiento de cereales desde el Mar Negro. Las verdaderas razones debieron ser, posiblemente Ja oposicién de un partido, entre Ios que estaban Temistocles y Aristides, frenle a las demis facciones atenienses: los Alemeénidas por su actitud no beligerante en la sublevacién jonia; a los partidarios de los Pisistratidas por el asesinato de su padre, Cimin I, y a los filopersas, en general, por haberse visto obligado a abandonar el Quersoneso, Proceso que no prospero y libre de cargos (prueba de la inmensa popularidad de Mileiades en Atenas y el declive de la influencia Bia bs wav) fa lagi, eva Bl y los otros 9 estrategos encabezaron las tropas que se dirigieron a Maraton. Al vencer a los persas en la famosa batalla, se le record6 en adelante con cl sobrenombre de Maratondimico y se le concedio el honor de que cuando se pinlé en el portico Hamado Pecile la batalla de Maratén, su imagen se represent 1a primera en el grupo de los diez cestrategos, en actitud de arengar a las tropas Aumnentado su prestigio por la victoria en la batalla de Maraton, convencio a los atenienses de zarpar y atacar Ia isla de Paros en la primavera del 489 a, C. Es posible que Mileiades, privado de sus posesiones en el Quersoneso, descara imperar en otro lugar Atracé la flota ateniense en la babia al norte de Paros, Se dirigio por tierra basta la capital de la isla del mismo nombre, situada en la costa occidental, y exigio a los parios mediante un heraldo cien talentos (unos 2.590 kg de plata, cantidad exorbitante que permite pensar que, por estas fechas, Ia isla constituia el centro neurdlgico del comercio insular de ‘Mar Egeo) y que de no pagar los aniquilaria Los parios, al amparo de la noche doblaron la altura de las murallas més expugnables. Una noche tuvo lugar un ineendio en un bosque. Los parios y los atenienses ereyeron que los marineros persas estaban haciendo seftales Los parios abandonaron toda idea de rendirse y Milefades ante 1a posible aparicion de la flota persa hizo quemar las obras que cercaban Paros, Milefades aconsejado por ‘una eautiva paria, profand durante la noche, cl santuario de Demeter Tesméfora, con ta cesperanva de que los parios se desmoralizasen al enterarse de la profanicién 0 de la desaparicién de algin objeto sagrado (lal vez el robo del Paladio de la ciudad, estatua milagrosa de un divinidad que haefa invencible a la comunidad que la poseia. Al Ruinas de la Via Sacra de Selfos saltar precipitadamente el muro del templo se golpes la rodilla, que le produjo una herida que se le infecié. Dado su mal estado de salud, emprendié la vuelta a Atenas tras 27 dias de asedio, sin Ios cien talentos y sin haber conquistado Paros ‘Los atenienses lo acusaron de traicion y de ser sobornado por los persas para abandonar Paros. Milciades, enfermo, por las heridas recibidas, fue defendido por sus amigos. El pueblo le absolvid de la pena de muerte, por su triunfo en Maratén y por la conguista de Lemnos, pero se le impuso una multa por un importe de 50 talentos (unos 1.295 kg de plata). Por no haber podido pagar esta nmulta al contado fue encerrado en prisién, muriendo después del juicio a causa de la pierna gangrenada. La multa de 50 talentos Ia harfa efectiva su hijo Cimon. Ena acera izquierda de la Via Sacra de Delfos se encuentran los restos de un exvato ofrecide por Atenas en recuerdo de los fallecidos en Maratén, centre las estatuas estaba Milciades, en este momento se deduce que ya estaba rehabilitado, por lo cual esta escultura debi6 donarse en torno al 460 a. C., y no en el 490 a, C., fecha de la batalla. Fl ‘atupo escullérico fue atribuido a Fidias, realizado en bronce, compuesto por diecistis figuras 46 La tactica de los ejércitos Las esirategias de los ejéreitos griego y persa no se conocen con certeza, los escritos de los autores antiguos son en ocasiones contradictorios, y varias hipdtesis son posibles. Los mecanismos de desencadenamiento de la batalla que se derivan de estas diferentes posibilidades, también son especulaciones. Los atenienses no esperaron tras las murallas de su ciudad, sino que fueron al encuentro del enemigo. A ellos se unicron sus aliados de Platea. Estaban en desventaja en Maratén: debieron movilizar a todos los boplitas disponibles, y pese ello estaban en inferioridad numérica (por lo menos uno contra dos), Ademis, se tuvo que desguarnecer la defensa de la ciudad. Si fueran atacados por atras, se dividirian las fuerzas, mientras que cualquier atague contra ella no encontraria resistencia, La derrota en Maratén también significaria la aniquilacién total del cjército ateniense. Los atenienses debian bloquear a los persas en la playa de Maraton, impidiendo que escaparan y evitar ser desbordados por los flancos. Se llevd a cabo el primer objetivo. No fue necesario desencadenar la batalla antes de tiempo. Por otra parte, Ios hoplitas eran vuinerables a la carga de la caballeria persa y constituia un riesgo, El campamento griego estaba protegido por los flancos por un pequefio bosque o por estacas (dependiendo de la traduccién), logrando asi el segundo objetivo. Esta hipotesis parece contradecir la version de Herédoto, segiin la cual, Milciades deseaba atacar tan pronto como fuera posible. La estrategia de los persas también sigue siendo hipotétiea, Segiin E. Levy, queriam vaciar la ciudad de defensores, bloquearlos en Maraton desembarcando la mitad de sus tropas y rodear a los hoplitas para tomar Atenas por el mr, con las puertas abiertas por Los hombres de Hipias. Este era un motivo por el que, a pesar de su superioridad numérica, los persas no habrian atacado de inmediato, Otro es que se recelaban de los hoplitas, mucho mis poderosos que su infanteria ligera. Una parte de las tropas persas, incluida la caballeria, pudieron haber reembareado, teniendo por objetivo el puerto de Falero, a fin de llegar rapidamente a 1a Acropolis de Atenas. Las tropas restantes habrian eruzado el Caradra, el pequefio arroyo que atravesaba Ja Ilanura de Maratén antes de perderse en las marismas litorales, con el fin de impedir el regreso de las fuerzas griegas hacia la ciudad. —_ Casco de Mileiades. Este casco grabado con el nombre de MILTIAAES, fue ofrecido al Templo de Zeus de Olimpia por Mileiades para consagrar la victoria de Maratén, 47 Movimientos previos a la batalla de Maraton Antes de la batalla, los ejéreitos estaban separados al menos acho estadios, es decir, unos 1500 metros. Mileiades convencié a Calimaco, el polemarea, a alargar la linea de soldados griegos. Dispuso las tropas de dos tribus situadas en el centro del dispositivo (los Ledntidas capitaneados por Temistocles y los Antiéquidas por Aristides) en cuatro filas, mientras que Tas otras tribus fueran dispuestas en ocho filas. De hecho, la gran fuerza de las falanges griegas consistia en el impacto frontal capaz. de dislocar las lineas de infantes enemigos, siendo su punto flaco que eran poco maniobrables y muy vulnerables por los flancos: era pues crucial para los griegos, ya que estaban en inferioridad numérica, no dejarse desbordar, en particular por la caballeria persa. Era imperativo, por una parte, proceder al despliegue del frente en orden de combate, y por otra parte, que las falanges laterales fueran mis fuertes para hacer recular las alas enemigas y asi con movimiento de pinza envolver el centro del ejército persa donde se hallaban las mejores tropas, Algunos comentaristas han incluso sugerido que el retroceso del centro griego fue voluntario, para facilitar esta maniobra, pero Lazenby minora eslas consideraciones porque seria suponer que los antiguas estrategos griegos pensaban como los estratepas contemporineos, pero ello enirafiaria tambien un nivel de entrenamiento que no tenian los hoplitas, El relato herodoteo sobre la tctica no explicita ninguna referencia al papel de los strategoi hasta después de la derrota, cuundo Calimaco tuvo una muerte heroiea, dando prueba de suareté durante el asalto a los bareos: ‘enemigos. Segiin Everett |, Wheeler, quizas consituya una indicacién sobre que era considerada cconsustancial al cargo del arconte polemareo como comandante en jee 48, Enestas condiciones, en las que cada ejército estaba a la defensiva, era dificil saber qué desencadenaria la batalla. Segiin todas las hipotesis, un movimiento persa el quinto dia después del desembarco habria empujado a los priegos @ pasar al ataque. Segiin Herédoto Milciades, apoyado por Calimaco, consignié que los otros estrategos decidieran presentar batalla a los persas. Plutarco afirma que Aristides, que era el mis capacitado de los diez estrategos después de Mileiades, secundo su propuesta. A continiacidn narra en tono moralizante la adhesin de los ottos ocho estrategos a dicho plan gracias a Aristides Herédoto no menciona en ningiin momento de la batalla a Aristides. Cada dia, cumdo les Megnba al resto de estrategos el turno de ejereer el mando, se lo cedian a Mileiades, quien declinaba el oftecimiento, determinado 4 no ejercerlo hasta que le corespondiera por derecho propio. En opinin de Lazenby esste pasaje de Herddoto plantea problems: gpor qué atacar antes de Ia Iegada de los espartanos? ~Y para qué esperar en dicho caso” Segin Lazenby. Herédoto podria aber ereido que Milefades estaba impaciente por atacar y habia ideado el sistem de mando rotatorio, del cual no Tay pruebas reales, para justificar el transcurso de tiempo entre la egada de los atenienses y el comienzo de la batalla. Seguin palabras de Carlos Schrader. en su traduccion de los Libros V y VI: «que Mileiades decidiera esperar a atacar el dia en que le correspondia el mando (pritania, Iiteralmente) pudo ser una invencién “ex event” para compensar con esto su conducta firiniea en el Quersoneso, por la que fue enjuiciado». Schrader manifiesta que el comps de espera de varios dias antes del enfrentamiento obedeeia a los sigientes motives: Ia derrota de los persas se tornaba dificil sin la concurrencia de los hosplitas espartanos. La estrategia aqueménida era retener a las tropas atenienses en ‘Maratin, hasta que sus partidarios de Atenas les dieran la seflal de atacarla con parte de sus contigentes. ‘Afiade el historiador espafiol que a los griegos no les apremiaba iniciar la batalla, pues la espera jugaba a su favor con la eventual Hlegada de refuerzos, mientras que a los persas no les beneficiaba porque cada dia de inactivadad dificultaba su logistica y avituallamiento, Schrader afirma que el relato herodoteo no esti exento de lagunas y contradicciones, aseveracién compartida por Alberto Balil, al que cita. Herédoto es sin embargo muy claro: los griegos cargaron contra el ejército aqueménida. Es probable que un cambio en el equilibrio de fuerzas les, empujara a pasar al ataque, El cambio pudo deberse al reembarco de la caballeria persa desapareciendo asi st principal ventaja. Las falanges griegas eran muy vulnerables a un ataque por el flanco por parte de las imidades de eaballeria que las obligaria a dislocarse deviniendo asi vulnerables ante una infanteria ligera menos coordinada, pero muy superior en nimero. Esta teoria esté reforzada por la hipotesis de un reembarco del ejércite persa, cuya caballeria marché para atacar Atenas, mientras que el resto de la infinteria frenaba a los hoplitas en Maratén. El reembarco si que lo menciona Herédoto, pero lo sittia cronolégicamente después de la batalla. Si se considera que habria sido antes de la batalla, podria Iuberla deseneademado, Otra hipotesis abona la idea de ‘que los persas habian obtenido una posicién defensiva (en el plano estratégico), obligando a los atenienses a abandonar su posicion defensiva por una ofensiva (en el sentido téctico) y pasar al ataque. Los arqueros persas eran una amenaza para un tropa estitica a la defensiva. La ventaja de los hoplitas residia en la cohesién, que privaba a los arqueros de Ia posibilidad de acertar. Pero, en cuyo caso, {porqué los persas pasaron al ataque desputs de haber esperado varios dias? Se han avanzado dos hipotesis: un rumor habria anuneiado la Hegada inminente de refuerzos griegos; o simplemente, se hastiaron del statu {quo y atacaron para no estar indefinidamente en la playa. 49 Antes de introducirnos en la descripcién de la batalla, conviene hacerse una pregunta: como se ha dicho, los persas desembarcaron en Maratén porque era la zona del Atica mis apropiada para emplear la caballeria y la mis proxim. a Fretria Las palabras de Herédoto son en extrema sorprendentes, ya que, si los persas deseaban un lugar idéneo para emplear la caballeria, el mis adecuado hubiese sido la llanura de Falero, tal y como, en 511 a.C., habia demostrado la caballeria tesalia que apoyé a Hipias - por aquél entonces todavia tirano de Atenas al vencer a las fuerzas lacedemonias mandadas por Anguimolio. Y, por otra parte, no hay duda de que Oropo o Ramnunte, en Is costa norte del Atica, estaban més proximos a Eubea que Maratén. @Por qué, segin esto, desembarcaron los persas en Maraton? Dado que el lugar no permitia el despliegue de grandes efectivos, por Ia existencia de dos pantanos, en las zonas norte y sur de la llanura, y la de un torrente - e] Caradro - que a dividia en dos, hay que considerar detenidamente qué razones movieron a los persas a desembarcar alli. Ante todo, hay que afirmar que los persas no pensaban trasladarse por tierra desde Maratn a Atenas, como lo demuestra el que no tomaran los pasoa moniatiosos del Pentélico. Pero es que, ademas, Datis pensaba - como asi sucedié - atraer a los atenienses a Maratén para poner en préctica la siguiente estrategia’ primero, mantener ocupados en Maratén a los hoplitas atenienses; segundo, dividir sus propias fucrzas, para atacar, con buena parte de ellas, Falero en un desembaroo por sorpresa; y tercero, conquistar Atenas con ayuda de los: atenienses filopersas. Al tener noticias de que los persas estaban desembarcando en Maratén, los atenienses, sin pérdida de tiempo, adoptaron dos resoluciones: salir al encuentro de Ios persis, y no esperar en Atenas el ataque de los invasores, y solicitar ayuda a Esparta. A tal efecto, despacharon a esta tltima ciudad a tun hemerddromo ( es decir, a un correo oficial que era capaz de recorrer grandes distancias diariamente, a paso rapido), llamado Filipides. Filipides recorrié en un dia los 200 kilémetros que, aproximadamente, separan Atenas de Esparta, y se presento ante Jos magistrados espartiatas, Los esparianos, por su parte, ante Tn peticién de ayuda formulada por el correo ateniense, manifestaron su imposibilidad de trasladarse al Atica inmediatamente, por estar celebrando las fiestas Careas, en honor de Apolo Cameo (unas fiestas que no coneluian hasta Ja luna Tena del mes lacedemonio amido Carneo; plenilunio que tuvo lugar entre el 9 y 10 de septiembre del ato 490 a.C.). Quienes si acudieron en ayuda de los atenienses sin pérdida de tiempo fueron los plateos, por el tutelaje que Atenas ejereia sobre Platea desde ol afio 509 aC. Mientras tanto, los atenienses, una vez en Maratén, tomaron posiciones en un terreno consagrado a Heracles, desde donde dominaban la ruta de montafa que, a través del Pentélico, unia Maratén con Atenas. En el Estado Mayor ateniense habia division de opiniones: cinco estrategos eran partidarios de combatir y cinco de no hacerlo, Milciades (uno de los diez estrategos atenienses) abordé entonces al polemarco Calimaco, para que votara por la tictica ofensiva. La intervencién de Milciades ante el polemarco estaba motivada por su temor a que filopersas que babja en Atenas aprovecharan la ausencia del cjército ateniense y se sublevaran, entregando la citlad a los invasores, ya que, por estas fechas, el “medismo” no se consideraba, ni mucho menos, o abominable ‘que resultaria tras Maraién. Yes indudable que en atenas existian partidarios de los persas. El polemarco Calimaco se decanté por cl parecer de Mileiades: atacar a los persas. Y, entonces, los estrategos partidarios de combatir fueron cediendo el mando a Mileiades, quien, sin embargo, no ataeé hasta el dia en que le correspondié el mando por derecho propio. Las posiciones iniciales de las tropas antes del combate. Los griegos levantaron sus alas para alentar las esquinas de su centro perceptiblemente miis pequefio en una forma de C, La flota persas estaba anclada en el e ejéreito forms en linea reeta, Esa gran distancia de los barcos desempeiié un papel fundamental HACIA en la fases posteriores de la batalla. RAMNUNTE SEPTIEMBRE de 490 a.C. DESEMBARCO PERSA Y POSICIONAMIENTO DE LOS EJERCITOS tne a reves ses ae) Panu) cy BANU TNE) ‘CAMPAMMENTO > eC) PERSA yO ena 4 Tne) MILCIADES TEMISTOCLES CABALLERIA INMORTALES CALIMACO HOPLITAS Infanteria JONIOS CABO SUNION GRIEGOS hy Los griegos esperaron varios dias. El enemigo les superaba ampliamente en nimero y en el Iltno abierto podrian desplegarse y usar la caballeria, Ademis los persas debian esperar a que bajaran, pues la posicion griega les perjudicaba. : PERSAS 52-53 LA BATALLA DE MARATON EL 12 de septiembre, al alborear el dia y comprobar los griegos que los persas habian dividido sus fuerzas, y que quienes permanceian en Maratén carecian de caballeria, aquéllos decidieron pasar al ataque sin aguardar la Hegada de los espartanos. En el ala derecha se situé el polemareo, por ser el puesto de mayor responsabilidad en las maniobras hopliticas. A continuacion figuraban las tribus ( en realidad, los efectivos de de sélo dos de ellas ), alineadas con arreglo a un orden fijo - el oficial en los documentos piiblicos -, 0 bien con arreglo a un sorteo realizado exprofeso para la ocasion, Finalmente, el ala izquierda la ocupaban Jos plateos. Una vez formados para el ataque, Herddoto dice que los griegos se lanzaron a la carrera contra los persas, de quienes les separaban unos ocho estadios ( aproximadamente 1,5 kilémetros ). Es sin embargo dudoso, ya que la armadura completa (panoplia), pesaba por lo menos 20 kg. por lo que era bastante pesada, La carrera seria una marcha, en filas cerradas, cuya aceleracién devino en uma carga en los Uiltimos 100 metros, para llegar con plena velocidad hasta el enemigo. Esta tactica presentaba la ventaja de estar menos tiempo bajo la luvia de flechas de los arqueros persas, cuyo alcance maximo era 200 metros Herddoto sugiere que fue la primera vez que un ejéreito griego corrié hacia su adversario, Tal ver. fue debido a que cra la primera ocasién en que se enfrentaba a un encmigo con tal potencia arquera, Segin Herédoto, los persas se quedaron sorprendidos, porque dicha carga rayaba en la locura, dado que no tenian caballeria 0 arqueros. Los persas estaban habituados a que sus adversarios gricgos les tuyicran miedo y ‘huyeran en lugar de avanzar. Los persas, al darse cuenta de Ia avalancha que se les venia encima, empezaron a lenar sus carcajes de flechas y 2 tensar los arcos. Rapidamente miles de perses se parapetaron detris de sus exeudos, formmndo asi una barrera_protectora para los arqueros. Mientras los atenienses seguian avarzando y cuando estuvieron a algo mis de 500 metros ( segiin Herédoto la distancia era de kilometro y medio ) rompieron a correr dirigiendo sus, escudas y sus mortiferas lanzas hacia el centro persa. Los persas empezaron a disparar oleadas de flecbas, pero ante la rapidez de los atenienses no pudieron cebarse contra ellos, lo que provocé muy pocas bajas, cosa que habian previsto Los griegos al ponerse a correr. 55 La griegos atravesaron sin atascarse ante Is andanadas de flechas persas, protegidos por sus armaduras, y golpearon las lineas enemigas. Los persas fueron sorprendidos, esperaban que sus oponentes fueran un blanco ficil y detener su progresién. Fl choque de la falange cde hoplitas fue devastador: los hoplitas permanecéan en contacto mediante sus lanzas y sus hombros, y hay que tener en cuenta la masa total de la falange y su energia cinética, ya que egé a toda velocidad. La energia acurmulada por la falange Fue tal que el impacto arroll6 Jos infantes persas. En los combates entre griegos, los escudos entrechocaban y las lanzas egaban a las armaduras de bronce. Los persas no tenian ni escudos ni armeduras apropiados. No disponian pricticamente mis que de su piel para oponerse al "blindaje” sudos. griego y no fenian apenas nada que pudiese penetrar el muro de es Pero, a pesar del choque inicial de los griegos en el centro del ejército persa, y habiendo arrollado inicialmente las primeeras lineas, no lograron romper la formacién del ejército de Dario, que consiguid resistir el empuje hoplita, logrando avanzar sobre sus lineas; los persas, a diferencia de los griegos, colocaban en esa zona sus mejores tropas; el centro persa estaba compuesto de tropas de élite (los meléforos, los inmortales y los sacas de origen escita ). Pero, en las alas, la victoria correspondié a atenienses y plateos, que dejaron huir a los adversarios a quienes habian derrotado ¢ iniciaron un movimiento envolvente contra los persas y sacas del centro del ejéreito persa. De hecho, las tropas gricgas dispuestas en las alas renunciaron a perseguir a las tropas persas derrotadas y cayeron enel centro del ejéreito persa en una maniobra de tenaza perfecta 1, .jéreito Persa se situa en un frente muy ancho, los atenienses temen ser desbordados por los flancos y extienden también su frente, lo cual supone para ellos toda una novedad tactica. Se ven obligados a adelgazar la linea por el centro para reforsar las alas. COMIENZO DE LA BATALLA. LOS GENERALES ATENIENSES DECIDEN ATACAR. HACIA RAMNUNTE ATEBAS Feet ed ROS Feiss oast fovruy rey SUG ty MEN) a ce i ea MILCIADES TEMISTOCLES CALIMACO HOPLITAS Infanteria CABALLERIA PERSA INMORTALES JONIOS criecos fj PERSAS 2 si eas ajo copy a pers y los sacas, con espectacultres seeciones de arqueros, lanzadores de honda y de jabalina, que bombardean al enemigo Ia distancia. 59-60 J. Los contendicntes chocan a Io largo del MO ‘amplio frente. En el centro persa se concentran Ins mejores tropa y consiguen rechazar al debilitade centro ateniense, En las alas, las cosas son dlistintas. Atenienses y plateos quiebran la cohesion del enemigo. Bajo la presién del violento ataque griego, las alas se dispersan y los flancos persas quedan al descubierto. eM ag 5 El CHOQUE GRIEGO CONTRA EL EJERCITO PERSA. HACIA RAMNUNTE, PLATEOS A TEBAS Beans Bh KATO-SULT ITO Go} petal anu) cy BAU PANTANO, cote eee Ravana NEN MILCIADES TEMISTOCLES CALIMACO HOPLITAS Infanteria INMORTALES cricos Ij PERSAS 61-62 Los boplitss consiguieron de esta manera hacer un gran desitozo en el centro de los persas. En medio de la batalla murié el polemarco Calimaco, asi como el general Estesilao. El valor demostrado por los hoplitas fue notorio y fa colaboracion de las alas griegas fué determinanie en el momento decisivo de la batalla mermando la moral de los hombres de Dario que, vigndose rodeados, s6lo pensaron en huir hacia sus barcos. La derrota de los persas es un heeho; se rompi6 Ja formacién del ejército y hubo una desbandada general. Los griegos ahora persegufan a los que hhuian hacia sus barcos, propinéndoles lanzazos en la espalda y tajos con sus espadas. Dichos combatientes del centro del ejéreito persa fueron masacrados hasta en el agua. En la confusion, los alenienses perdieron més hombres que en el momento del choque entre los dos ejércitos. Soldados persas huyeron hacia las marismas donde se ahogstron. Los atenienses lograron la eaptura de siete raves persas, mientras que las otras lograron escapar. Herédoto refiere que Cinegiro, hermano de Esquilo, habia atrapado un trirreme persa e intentando sacarlo a la playa, um miembro de la tripulacion persa le seceiond la mano. Murid a causa de la amputaeion. 63 L pasate gricgns se cierran aplastando al ejércita persa. Cunde el pinico y los persas se baten en ALLA DE MARA’ retirada, Los griegos se reagrupan y los persiguen. Sélo la disciplina y i 8 oficiales Organizan la retaguardia a la desesperads y consiguen ‘embarcar parte de las fuerzas en las naves amarnidas en aguas poco profundas mas all del ‘campamento, RETIRADA DEL EJERCITO PERSA HACIA SUS NAVES. MUCHOS SON PERSEGUIDOS HASTA LAS ZONAS PANTANOSAS Y MASACRADOS. HACIA RAMNUNTE A TEBAS eRe, reves Burs east 0) COMO Cor REMC! TWN) Ara) MILCIADES TEMISTOCLES CALIMACO HOPLITAS Infanteria CABALLERIA PERSA INMORTALES JONIOS cricos Jj PERSAS 64-65 fo owereers | Zon 66-67 LAM PA DE MARATON DL ste steeds otc enaiennens Ateons poe vie wnstlinay capturaria antes de que regrese el ejéreito ateniense. Reune alos hombres que le quedaban y pone rumbo hacia el sur a toda vela. Cuando los vigias atenienses advierten que el enemigo se dirige hacia el cabo de Sunién, Mileiades ordena partir a marchas forzadas. LA FLOTA PERSA SE DIRIGE A ATENAS La caballeria persa, tan temida por los griegos, estuvo ausente en la batalla. Por ello se cree que fue embareada para atacar Atenas por el mar. HACIA RAMNUNTE ATEBAS Rn RTO) uta.) ona oy Re eUtn Tara) i < o MN iC) at 5 oa RoC ON) MILCIADES TEMISTOCLES CALIMACO HOPLITAS Infanteria HACIA CABO SUNION PERSAS 68-69 Entretanto, la arriesgnda maniobra de Datis ( que habia zarpado de Maratén, Hlevindose a toda la ccabulleria - para emplearla, si era necesario, en Ia lanura de Falero -, asi como a parte de su infanteria, a fin de precipitar el alzamiento de los atenienses que les eran favorables en la capital, alzamiento que ya se tba demorando demasiado para los planes persas, a cuyo Estado Mayor los problemas de intendencia debian de preocupar hondamente ) seguia su curso. Basindose en los estudios de las corrientes marinas y de los vientos reinantes en la zona y época del afio en que se libré la batalla, A.T.Hodge ha sefialado que, por mar, los persas, de Maraton a Falero, debieron de invertir unas 35 horas. Segiin eso, Datis habria partido de Maratén durante la noche del 11 al 12 y, al amanecer, fué cuando los griegos decidieron atacar, Pero, una vez obtenida la vietoria, al mediodia del dia 12, los atenienses se vieron en Ja necesidad de regresar ripidamente a Atenas, si querian impedir que Datis lograra, en su favor, el levantamiento de algunas facciones atenienses que permanecian en la capital, propiciado por la Ilegada a Falero de los persis antes de que el cuerpo expedicionario ateniense destacado en Maratén volviera a Atenas. Por eso los atenienses represaron a marchas forzadas y, en acho horas, pudieron recorrer los aproximadamente 37 kilometros que separaban lo: Cinosarges, cerca del Licabeto, que fué donde asentaron sus reales Cinosarges cra un recinto sagrado Hamado asi porque en é Heracles habia dado muerte a Cerbero, En dicho recinto se encontraba, ademas del templo dedicado a Heracles, un gimnasio donde, en el siglo IV a.C., se abrié una escuela filoséfica cuyos miembros, por el nombre del lugar, recibieron el apelativo de “cinicos”. Con todo, su localizacién exacta plantea problemas. 0 Su llegads pudo producirse, pues, al anochecer del dia de la batalla, en tanto que Tos persas debieron de egar « Falero al alba del dia siguiente ( pues, por mar, desde Maratén a Falero hay mis de 100 kilémetras.). Y, a pesar de que Herddoto no da ninguna explicacion sobre la causa que impulsd a los persas a retirarse de Falero ( contra un agotado ejército ateniense, la caballeria y los infantes persas de Datis - que, en total, coniarian con unos diez o quince mil hombres - tenian grandes posibilidades de éxito ), fud sin duda la llegada de los espartanos el dia 13 lo que hizo que regresaran a Asia, Los espartiatas saldrian de Esparta el dia 11 por la mafana (el plenilunio se habia producido ya ); y, como tardaron dos dias en Hlegar al Atica (una verdadera proeza para un ejéreito de dos mil hombres, inteprado por infanteria pesada, que recorrieron mis de 200 kilémetros en ese plazo; extremo en el que coinciden tanto Herédoto, como Isocrates, se presentarian, pues, en Atenas el dia 13. Es decir, al dia siguiente de la batalla; pero justamente cuando mis necesarios eran, No obstante, la tradicién ateniense debié de “olvidar” este detalle, que disminuia en cierta medida la gloria de sus armas, a DE MAR 1 rnejército griego tlegn a tiempo de evitar el ataque. Datis se ve bloqucado en la bahia de Falero y tiene que poner rumbo de regreso a Asia Menory prepararse para informar al rey de su fracaso, EL EJERCITO ATENIENSE CONSIGUE LLEGAR A ATENAS ANTES QUE LA FLOTA PERSA. EJERCITO GRIEGO MILCIADES HOPLITAS INFANTERIA FLOTA PERSA 72-13 Maraton, en si, no fas, por tanto, un enfrentamiento épico entre un pufiado de griegos y un ingente mimero de “bérbaros”, sino el resultado del aprovechamiento, por parte de los atenienses, del error téctico cometido por los persas al dividir sus fuerzas. No obstante, al margen de las exageradas glotificaciones Hterarias de la gesta de los “Maratonomacos”, lo que resulta indudable es que Maratén deshizo la fama de invencibilidad de que, hasta entonces, habfan gozado las tropas persas. Y, sobre todo, permitio a los atenienses cobrar conciencia de su verdadera capucidad y, lo que es mis importante, del vigor de sus instituciones democraticas. ‘Monumento a Mileiades. Maratén, 4 CONSECUENCIAS Herddoto estima en 6400, los cuerpos de guerreros persas contabilizados en el campo de batalla; la ciffa de los desaparecidos en los pantanos se desconoce. Siete naves fueron capturadas, Arroja un balance de 192 atenienses muertos y 11 platenses. Calimaco y Estesilao formaron parte de los caidos en batalla. Parece que la tribu de los Ayéntidas fie la que pagé un precio mis alto, Segin Clesias, Datis tambien murié ( huyo segin Herddoto ), Tal diferencia de bujas enire uno y otro lado no tiene nada de extraordinario, pese a que las cifras de pérdidas persas ¢s exagerada. De hecho, se ha constatado con frecuencia, en las diversas batallas en que se enfirentaron los griegos a los pueblos de Asia enaquella época, que por cada baja griega habia veinte o treinta en los ejércitos orientales. A los mwertos de Maraton se les concedié un honor especial, fueron enterrado donde {enecieron, Simbnides de Ceos compuso el distico elegiaco grabado en la tumba Fi2IVOV mpowayowvtss ADwvaior Mapadaw: ypva0g6pav MijSav sovépecay Sivaynv. Los atenienses, defensores de los helenos, en Maraton. destruyeron al poderoso vestido de oro meda La tumba fue exeavada en 1880 por arquedlogos alemanes. El equipo, sin embargo, no ineluyé a ningin antropélogo y, por Io tanto, no podian determinar el nimero de cuerpos en la tumba, Fl mismo equipo también encontré, en una zanja, un contenedor con una gran cantidad de huesos humanos precipitados y enterrados que fueron identificados como el lugar del entierra de los persas. En la segunda mitad del siglo XX las excavaciones han ayudado a localizar las eereanias del campo de batalla -el lugar exacto de la masacre en el Atiea—, sin embargo, en Ia investigacién hist6rica presente sigue siendo controvertido, ya que algunos puntos de referencia tales como el temenos de Heracles, que juega un papel importante en el informe de Herodoto, arqueolégicamente no ha sido localizado, En el Grabtumulus caido guerreros atenienses se encontraron algunas vasijas, todas aparentemente derivado de la mano del mismo artista, el pintor conocido como Maratén. Pausanias notifica que en el monumento a la batalla figuraban los nombres de los esclavos que fueron liberados a cambio del servicio militar prestado. Sobre la inseripeién mutilada de la Columa tlamada de Calimaco, algunos autores piensan que el polemarca que perecié en la batalla, habia proyectado antes de su muerte, offecer a Atenea este monumento con una Niké en lo alto; que habia quiz4s preparado estando vivo una dedicatoria que fuera completada después de su muerte. Tal vez con la infencién de combatir las pretensiones de Mileiades y de sus amigos de oponerse a Ta gloria péstuma de Calimaco. Sin llegar a atribuir infenciones politicas ni partidarias a los dedicantes, al menos la oftenda del polemarca sirvié para exaltar, a través de su coraje, la victoria de Maraton, Estos hombres tenfan un corazén indomable en sus pechos, ‘cuando sus tropas se alinearon ante las puerlas frente a mirfadas repeliendo con la fuerza al ejército de los persas que pensaban quemar su gloriosa ciudad vecina del mar. Dedicatoria de una columma por parte de Calimaco el polemarca del ejéreito ateniense, 490 a. C. Este segundo epigrama, descubierto en el Agora, fue grabado en un bloque de mirmal que conmemoraba 1a victoria de Maratén. Ta naturaleza del monument permanece incierta, pero sin descartar la hipotesis de que fuera un cenotalio, porque segin Felix Jacoby, un epitafio es puesto generalmente a Jos difimtos a los que honra. Se ha pensado que podria traturse de una herma, del tipo de los que fueron consagrados después de la victoria de Eyon. Pero podria ser ‘igualmente un grupo de bronce o de mirmol, que enel Agora, representaria 2 un grupo de persas sujetando un tripode y que se erigiria en la Acrépolis. En cualquier caso, se trata de un memorial, que adquiere la forma de ‘una offenda consagrada despés de la Segunda Gusrra Medica, Hacia 485 a. C., Atenas hizo erigir en Delfos un templo conmemorative, el Tesoro de los alenienses, en la pendiente que conduce al Templo de Apolo. Posteriormente, en ‘Atenas se realizaron representacionos de 1a batalla, Pausanias menciona una piniura de ella en un portico del Agora, la Stoa Pecile adornada con pinturas, entre las que se allaban «los que lucharon en Maratén (...) ‘Alli esti pintado también el héroe Maratén, del que recibe el nombre la Hanuray. Es posible que el relieve que representa un combate entre griegos y persas en la fachada sur del Templo de Atenca Niks de la Acropolis plasme esta batalla. Una inseripeién griega encontrads entre las posesiones de Herodes Atico conmemoraba Ja batalla e indicaba 1a lista de los soldados caidos en combate, Pausanias y otros autores antiguos mencionan que en Maratén fue erigido un trofeo por los atenienses después de la batalla. EI nico que indica que era de mzirmol blanco es él. Bugene Vanderpool reconocié ente los materiales utilizados en la construccién de una torre medieval sita en la parte norte de la Hamura de Maratin, elementos que parecian formar parte de un column en cuyo exiremidad debié erigirse dicho trofeo. La columna fue levantada en el emplazamiento del trofeo primitivo. Revestia el aspecto del simple anmazén cruciforme, adornado con armas, bajo las que se preseniaba ordinariamente untrofeo. 16 Ta batalla de Maratén se convirtié en un simbolo para los griegos y confirié un gran prestigio a Atenas, La propaganda y la diplomacia atenienses ulilizaron su victoria para justificar su hegemonia sobre el munxio griego. Segin Tucidides, los atenienses se vanagloriaban de haber vencido a los persas sin la ayuda de ninguna otra ciudad. Los espartanos estaban considerados hasta 490 a. C. la mayor potencia militar griega. De manera general, Maraton constituyé una justificacién ideolégica del poder ateniense, en particular durante la fundacién de la Confederacién de Delos en 472 a. C. y de la transformacién de esta alianza en un verdadero imperio, que sometia a sus aliados a un tibuto. Por consiguiente, los otros acontecimientos de la Primera Guerra Médica, las victorias persas, la participacién de otros griegos, especialmente los platenses, fueron eliminados completamente de la memoria ateniense, Sus futuros dirigentes, Aristides, Mileiades y Temistocles obtuvieron su rédito politico. La generacién de los «combatientes de Maratéw» se convirtieron en una referencia, en particular para los efreulos conservadores y tradicionalistas: en 426 a. C., un personaje de Las nubes de Aristofines, al alabar el sistema educativo que defiende, concluve «gracias a estos carcamalles fueron formados los guerreros de Maratén Ta guerra y las armas jugaron un papel politico y social en el mundo griego: Ia caballeria era el arma de la aristocracia_y los pequefios propielarios de tierras constituian la base de 1a falange; los mis pobres, los thetes, como no tenian medios econdmicos para procurarse una panoplia, servian en Ta marina de guerra, Maratin constituyé también Ia victoria de un nuevo sistema politico, 1a democracia y sus ciudadanos-soldados (Ios hoplitas), puesto que el tirano Hipias parti al exilio a Sigeo, y su familia, los Pisistrétidas, no recuperaron el poder, La victoria consagré las nuevas instituciones, ello significaba que los dioses Tes habian sido favorables. La idcologia no evoluciond hasta casi un siglo después, los opositores a la democracia como Plat6n, exaltaban a los hoplitas de Maratén, simbolos de un régimen moderado, y denigraban Ta vietoria de Salamina, obtenida durante la Segunda Guerra Médica por los hombres de los trirremes, simbolos de ta democracia abierta a todos y del Imperialismo ateniense, culpable a sus ojos de haber provocado la Guerra del Peloponeso y de la derrota de 404 a. C. iniligida por Esparta, Esta division es, no obstanie, una relectura partidista posterior, dado que durante todo él siglo Va. C. tanto Jos hoplitas como los marinos eran partidarios de la demoeracia y de la hegemonia ateniense. Tesoro de los atenienses en Delfos. 7 Para los persas, se trataba sobre todo de un desembareo fallido y de un revés menor en una expedicion que aleanzi algunos de los objetivos sometiendo el Mar Egeo al poder de Dario I y castigando a Eretria, La reaccién del Gran Rey a esta derrota fue de entrada preparar su venganza y tuna nueva expedicién, pero estallé una revuelta en Fgipto, dirigida por el sitrapa Ariandes que tuvo ocupado a Dario en los ultimos meses de su reinado, Murié en 486 a C. y su hijo Jerjes Ile suedio en el trop aqueminida. Ineluido el historiador que hacia de To racional un instrumento de anilisis privilegiado, eomo Tucidides, la calidad de 1a composicién y el estilo imponian obligaciones que perjulicaban cierlos pasajes Maratén y Platea contra supuestas hordas persas diffcilmente se pueden considerar «arquetipicasy dada la experimentada y poderosa meiquina militar aqueménida: la tradicién sobre Maraton (a pesar de una investigacion topogrifica detallada, y de la publicacién de al menos un articulo sobre la batalla casi todos los afios) esta tan inmersa en la propaganda ateniense que su credibilidad es cuestionable. Para el historiador modemo no es como para los antiguos a los que les movia otras motivaciones, que radicaban en componer una obra destacada por sus cualidades estéticas y literarias que primaban sobre la exactitud, Ia precision © la fidelidad. La bisqueda de wn equilibrio formil se aliaba a la del detalle pinioresco e impresionante. A estas dificultades se afladen la rareza 0 ausencia de datos de cifras dignos de confianza, los efectivos de los ejéreitos, el mimero de muertos y de prisioneros en um batalla, en la cual se presentaba la eventual oportunidad de la conquista de unm ejudad, han sido raramente utilizados sin reservas, ya que In magnificacion literaria era la regla. En cualquier caso, ya en la Antigtedad, la investigaciin sobre el nimero de efectivos, persas y griegos, presentaban obsticulosinsalvables. Las estimaciones actuales que a menudo se oftecen son mera especulacién, En euanto a los datos topograficos y geogrificos, Herédoto, Tucidides, Jenoforte, Polibio, los historiadores de Alejanciro Magno y otros, se esforzaron por dar indicaciones lo mis precisas posibles sobre el campo de batalla ¥y sobre el terreno de las operaciones. En el easo ims favorable, estos autores podrian beneficiarse de un conocimiento de primera mano de algunos lugares en los que se desarrollaron los acontecimientos que describian, pero no es la norma general. Se exigian a si mismos menos sobre el momento y Ia cronologia de la batalla que en determinar con alguna precision el emplazamiento de esta, sobre lo que se tropezaban con considerables dificultades. Mas Uno de los méritos de los historiadores de finales del siglo XIX y de comienzos del XX, por citar @ algunos relevantes, Hans Delbrick, Johannes Kromayer, Georges Veith, o el clasicista estadounidense W. Kendrick Pritchett, es haber intentado fijar las fases de la batalla sobre el terreno. En ausencia de mapas, planos, de documentacion iconogratfica precisa, es dificil si no imposible representar un combate de la Antignedad, donde entraban en liza hoplitas, jinetes, ete. Los relatos de los historiadores antiguos se basan en el testimonio de los espectadores 0 de los actores mis menos bien informados, mis o menos competenies, mis 0 menos imparciales. Fra aro que hubiesen asistido en persona a los sucesos narrados, por lo que son tachados de parciales @ inexactos por los historiadores modernos. Un historiador versado en geografia, fopografia, etnologia, estrategia. y a la vex ‘buen narrador, son cualidades que solo tal vez Tucidides podria reunir, aunque sus relatos no son ni podian ser exhuustivos. 8 Una carrera para la eternidad Segiin Herédoto, Filipides fue el hemerodromo (mensajero de larga distancia) enviado por Milciades a Esparta para pedir su apoyo en la Primera Guerra Médica, Recorrié aproximadamente los 250 km que separan Atenas de Esparta en menos de 48 horas. Pero Herddoto no habla de la marcha de Filipides a Atcnas para anunciar la victoria. El primero en mencionar esto es Plutarco (unos 500 ailos después de estos hechos), que atribuye a la aceién a Eucles o Tersipo, y Luciano de Samosata (125-181) nombra yaa Filipides. La leyenda es retomada en 1820 por la poeta britdnica Elizabeth Barrett Browning en su poema ‘The Batlle of Marathon, obra romantica de gran éxito que fija la leyenda del corredor de Maratén tal como hoy la conocemos. Filipides fué quien recorrié de ida y vuelta de Esparta a Atenas, 240 km, en dos dias, por un terreno escarpado, portando el yelmo militar metdlico, emblema del mensajero oficial. Al dia siguiente, se dirigié hacia Maratén para reunirse con sus compatriotas. Tras la lucha ganada por los alenienses se le ordené recorrer 42 km hacia Atenas para llevar la noticia del triunfo. Dice la leyenda que licgé al Partenén, tocado con el yelmo de metal, las sandalias hechas jirones, los pies sangrando, la boca reseca y s6lo aleanzé a decir: “Nenikhamen’, “alégrense, ganamos”. cuando cayé muerto. Pinture de la Hegada de Fidipides a Atenas, por Lue-Olivier Merson, 1869. 9 En primer lugar, se diseute si Filipides fue realmente una figura historica o legendaria, La realidad es ue la educacién griega de esa época consideraba fundamental el deporte y las carreras de fondo. Como enfrenamiento militar se practicaba la carrera de koplitas, en la que los soldados corrian cargados con todo el equipo, incluyendo asco, coraza, escudo, lanza y espada. Los mejores eran escogidos para el apreciado cuerpo de hemeridromos, mensajeros en tiempo de guerra y en tiempo de paz, Segiin el relaio usual Milefades le encargé a Filipides recabar ayuda y éste en dos dias recorrié los 246 kildmetros de ida y vuelta a Esparta para traer una respuesta positiva pero dilatoria. A pesar de ello, Jos atenienses consiguieron la vietoria en Maraton, pero Ia flota persa seguis iniacta dirigiéndose a ‘Atenas. Milciades decidié muevamente enviar a un hemerédromo hasta Atenas para pedir a la ciudad que resistiese hasta que llegase con su ejéreito. Eran cerea de 50 kilémetros de marcha y al llegar el ‘mensajero murid. Era Filipides? Posiblemente no. Unos 30-40 afios tras ocurrir los hechos, Herddoto relataba Ia historia de Maratén y se referia el primer viaje a Esparta por parte de Filipides pero no indicaba nada 1 al Segundo, E1 historiador romano Plutarco, 500 afios tras los acontecimientos, mencionaba el segundo trayecto, atribuyendoselo a Tersipo, otto popular hemerddromp. Por el conirario, cien aflos despues de ello fie cuando, por primera vez, Luciano le asigné a Wilipides la carrera Maratén-Atenas, 80 El resto es bien sabido. EI poeta Robert Browning escribié, en 1879, el poema “Filipides”, un motivo que inspiré al bardn Pierre de Coubertin para iniciar Los nuevos Juegos Olimpivos e instituir la carrera de 42.195 metros llamada maratén. De Atenas a Esparta’ Fidipides se detuvo un momento para acercarse a la orill del rio. En el zrrén colgado a su espalda Hevaba un frasco de vino fuerte, casi vinagre, para purificar el agua de las fuentes y charcas del camino...... . Cuando viajaba, bebia siempre que le surgia ocasién, aunque creyera no tener sed, pues sabia que de no hucerlo acaburia sufriendo calamibres que no le dejarian continuar. Se incorpord y estird los misculos. Después se volvié a atar el barbuquejo del sombrero: en ver del tipico pétaso de caminante, cuyas anchas alas habrian opuesto demasiada resistencia al aire, usaba uno de estilo frigio, Se levanté la tinica y se apreté bien el perizom que evaba debajo, para evitar rozaduras, Después completo su rutina atindose de nuevo los cordones de las botas, gue eran de la vitela mis fina y sido cosidos con todo esmero para que las costuras no le hicieran Ilagas en los pies. Valian 20 dracmus, igual que el repuesto que Hevaba en el zurén...... Siguid trotando, al paso constanie que levaba la mayor parte del tiempo. Cada diez kilometros mis o menos se paraba respirar hondo un rato y después caminabs durante otros dos kilometros antes de reemprender 1a carrera, La experiencia Ie habia ensefiado que asi reservaba energia y sufrian menos las articulaciones. También se frenaba al subir pendientes empinadas, e incluso al bajarlas, pues habia comprobado que a veces, si corria demasiado répido cuesta abajo, orinaba sangre En Esparta y con la contestacién de los espartanos a la rogativa ateniense: . Fidipides, tras recibir la contestacién de los Eforos, Leonidas le dice: -Come y descansa hasta mafiana, Fidipides. Te espera un largo camino de vuelta. Fidipides levanté Ja barbilla. -No puede ser, sefior. Las buenas noticias han de llevarse pronto, pero las malas deben llegar incluso antes. Leonidas le estrech) la mano con fuerza. -Merecerias ser espartano, hijo de Hermes, Cuando Ileges a Atenas, diles a tus generales que deben tener paciencia y aguardarnos, Dentro de nueve dias veréis las lambdas de muestros escudos, Maratén, Atenas y Esparta en el mapa De vuelta a Maraton: Fidipides comunica a los generales helenos la mala noticia de que los espartanos tardardn cn llegar, y entre discusién y discusién de estos el cansado y mermado Fidipides, que como dice el autor: —la poca carne que tenia se la habia dejado en el camino, se dirije a ellos y les dice: -Si tanio me lo agradecéis y me admirdis, dejad que me acueste o mutadine. Y es que este hombre, que vivia de sus piernas y disfrutaba de ello, se habia hecho 250km hasta Esparta y otros 250 km de regreso a Atemas y aii tuo que hacer un iiltimo esfuerzo, ir a Maraton y reunirse con el ejéreito, otros 35 km. En tres dias y medio, Hoy, todos los altos, a finales de septiembre, se organiza ta Sparthatlon. Una competicion de ultrafondo que “simula” unas de las gestas de este Héroe (“sélo” la ida), ena que muy pocos logran terminar. FE curso de la historia le deparé una “nmerte dulce”, murié haciendo lo que le gustaba: correr. 82 Se tratase 0 no de Filipides, el caso del hemerédromo que murié en Atenas tras el esfuerz0 realizado por un corredor, es el primer relato de una muerte stibita cardiaca, Desde entonces se han sucedido multitud de casos de atletas de pruchas de resistencia que han suftido complicaciones cardiacas. Concretamente, se estima que el riesgo de muerte sibita para un participante de una carrera de maratén alcarva la eifta del 0.8 por 100.000. Y, frecuentemente, ello swede sin previa existencia de etiologias tales como cardiomiopatias hipertréficas, anomalias de arterias coronarias o ateroesclerosis coronaria, a las que pudieran atribuirse el hecho. Ante ello, es obligada la pregunta de que si el entrenamiento que realizan los maratonianos puede ocasionar algiin tipo de patologia cardiaca especifica. Como respuesta a la cuestidn, los doctores Trivax y McCullogh del William Beaumont Hospital de Michigan y del Providence Park Heart Institute de Michigan, acaban de publicar un articulo en la revista Clinical Cardiology, defendiendo esa posibilidad, analizando sus caracteristieas y proponiendo ‘que esta nueva entidad patologica conocida sea denominada cardiomiopatia de Filipides. Estatua de Filipides en Maraton Muchos creen que s6lo por Filipides e! marat6n recibié su nombre, pero eso es incorrecto, ya que cn general los soldados gricgos eran excelentes corredores y tras la batalla de ‘Maratén todo el ejército ateniense debid correr la distancia Maratén-Atenas para llegar a la costa de su indefensa ciudad antes que los barcos persas. Cuando los persas llegaron no podian creer la increible fortaleza de estos soldados y abandonaron sus intentos de conquista Inspirados en la verdadera carrera de Filipides, un grupo de corredores britinicos de la RAF (Royal Air Force) estudiaron las posibles rutas seguidas por el hemerodromo y crearon el Spartathlon, que se celebra anualmente desde 1982 entre Atenas y Esparta, Es considerada por muchos como la carrera de resistencia mas dura del mundo: debe completarse antes de 36 horas. Cada afio acuden a esta cita numerosos participantes, de los que menos de 1a mitad consiguen Ilegar a la meta. Eso si, aquellos que lo consiguen pueden estar doblemente orgullosos: no sélo cubren distancias que otros no pueden ni siquiera imaginar, sino que ademas, ellos si, lo hacen siguiendo las hucllas del mitico Filipides. 83 EL CAMPO DE BATALLA, HOY Maraién es un importante municipio de Ia costa noreste del Atiea, Tiene 8.882 habitantes (2001), Controla una larga y frtil llanura, cultivada desde el Neolitico, que se extiende @ lo largo de una profunda bahia, protegida en su extremidad norte y tnida a Atenas por una carretera que pasa al sur del monte Pentélico. La llanura tiene forma de media Tuna, cuya curva interior esti seftalada por la ribera de la bahia y la exterior por una serie de aluras que son: al sur los montes Agricliki y Aforisme, al oeste y centro los montes Kotroni y Koraki, y al norte el monte Drakonero, cuya continuacién al este y sureste es el cabo Maratén (antiguo Cinosura). Pausanias dice que el monte de Pan estaba cerea de la llanura. Meneiona una gruta en dicho monte, cuya entrada era esirecha, En su interior habia habitaciones, baftos y «lo que lama el rebafto de cabras de Pam, rocas muy semejantes a cabras. En el Neolitico hubo un asentamiento en la gruta de Pan y otto en Nea Makri. Durante el Helacico reciente se enierraba a los pobladores en una necrépolis encontrada en ''sepi. Los idolos de tipo cickidico y las cerimicas halladas en las tumbas sugieren un tipo de relucién o bien fruto del comercio entre las Cicladas y los «maratonianos prehistéricos» o de la colonizacién del territorio por los islefios. La lanura estaba bordeada por dos marismas, al norte y al sur, siendo esta dltima, Ia de Vrexiza, la mils pequefta, que quedaba deseeada en verano; mientras que la del norte o Gran Marisma, mucho mis extensa, era impracticable, Ambas marismas fueron drenadas a finales de los alos 20, iniciativa de la campafa internacional para erradicar la malaria de la Fundacién Rockefeller. Fl riachuelo Maradros desemboca entre los montes Kotroni y Koraki, cerca de los pueblos de Bey y Seferi y divide la lanura en dos partes. Hacia la mitad de la parte sur y a 800 mis se eleva el monticulo Hamado Soro («la Turban), timulo de los caidos en la Batalla de Maraton La llanura de Maratén en la actualidad 84 Playa de Maratén en 2006 85-86 Pisistrato, el tirano ateniense, zarpo de Eretria y desembareo en la playa de Maraton y se apoderé del demo. Alli acudieron sus partidarios de Atenas y de los demos, Marché desde Maratén con las tropas reunidas y efectivos atenienses se le enfrentaron con ellos en um santuario de Aenea Palénide, erigido en el demo de Palene. Fue el marco la derrota pers por los atenienses y los platenses, bajo el mando de Milciades. Pausanias en su visita al lugar deja constancia de que sobre el Jago de Maratén permanecfan los pesebres de piedra de los caballos de Artafernes. Del lago dice que la mayor parte era pantanoso. Afade que desde el Iago Muye un rio, que proporeiona agua para el ganado de las vecindades del propio lago, y que en su desembocadura en el mar el agua se hace salina, y los peces, por consiguienie, son de mar. Hay dos caminos que parten del campo de batalla de Maratén hacia Atenas, uno mis monlafioso hacia el norte, cuya distanica es de 34.5. y tro mis Iano pero mis largo hacia el sur cuyo recorrido alcarva los 40.8 km. Filipides recorrid el camino escabroso sepientrional porque duranie el transcurso de la batalla habia soldados persas en el sur de la Hanura. Maratén es la palabra griega para hinojo. Se especula que en su origen fue Hamada asi por la abundancia de esta herbieca en la zons. yy Monumento en homenaje a la batalla de Maratén (Reconstruido). 87 Maratén es ahora una pequefia ciudad andnima con un nico monumento recordando la famosa batalla, en form de columna con capitel jérico. Y la famosa “tumba”, que es una bonita colina donde segin los historiadores clisicos se enterraron a los valientes soldados griegos, un honor mucho mayor que el de ser llevados al cementerio de Atenas 88 Tamulo de los atenienses Marath6n,Grecia. Aqui fueron enterrados Jos muertos atenienses en la Batalla de Maratén. Ser enterrado en el lugar de la batalla era un gran honor. Esta “tumba” fué excavada por arqueélogos alemanes en el s.XIX y efectivamente contenia ‘ume rosos cucrpos de soldados griegos. 500 AC. Grecia: Inicio de las Guerras Médicas. CRONOLOGIA Rebelion de las ciudades jonias. 490 AC. 490 AC. 486 AC. 486 AC. 486 AC. 486 AC. | Guerra Médica. . Grecia: Batalla de Maraton. . Persia: Finaliza el reinado de Dario |. Persia: Inicio del reinado de Jerjes |. Nace Herodoto. . Grecia: Se presentan comedias en las dionisias. 484 AC. 480 AC. 480 AC. 480 AC. 480 AC. 480 AC. 480 AC. 480 AC. 480 AC. 479 AC. 479 AC. 479 AC. . Persia: Finaliza el reinado de Dario I. Il Guerra Mé . . Batalla de Himera. Batalla naval de Cumas. Batalla de las Termépilas. Final de las Guerras Médicas. . Grecia: Batalla de Salamina. Nace Euripides. Nace Protagoras de Abdera. . Batalla de Platea. . Batalla de Micala. Grecia: Ereccion de los Muros Largos de Atenas ”