Está en la página 1de 22

ARTBYFLOW

Presenta:

Tres historias cortas sin terminar…

¿Has Pensado que...?
¿Has pensado alguna vez en la vida?
¿Has pensado alguna vez en la muerte?
Luis Ospina lo pensó tanto, que hizo todo un documental para despedirse de
sus amigos y terminar lo que comenzaron con Andrés y Mayolo.

...yo personalmente no se que podría decirte... pero, muchas veces, y casi a
cada momento, siento la vida. No la pienso, la siento. Siento el Equilibrio
como un placer o un balance entre tantas directrices de la existencia. Y la
muerte parece ser como una necesidad para poder continuar el viaje…

Dentro del círculo de la vida del Padre, los chicos y chicas con las alas rotas
están todos incluidos. Porque están contiguos a la línea del amor. Por ello
debe ser que existe esa extraña atracción hacia los suicidas… cuantos de
ellos -que dolor, planean sus muertes dentro de esas súper-sensibilidades
interiores.

Pienso que aún puedo hacer algo de valor por alguien más, antes de morir.
Pero también podría hacer algo valioso por mi mismo dentro de esta
oportunidad de estar vivo... dentro del vivir, porque después de muerto, ya es
otro cuento.

¿Será que existe la eternidad?... Eso tal vez dañaría los planes de la
muerte... Pues para nada, son dos asuntos desligados dentro de los planos
primitivos de lo creado. ¿Perdurara la consciencia a través de los tiempos?, o
la personalidad?, será que las animaciones sobre la muerte existen?

¿Te has despertado alguna vez, en el comienzo de la madrugada de alguna
noche, y has, por la casualidad de un gato que te acompaña, prendido la tele
y visto alguna película que involucra algún personaje que va a morir con una
otra personaje a la que se le murió algún amor?... hace tiempos?... O, que se
te muestra la escena como si fuese un mensaje del mas allá, sobre algunos
asuntos que debes de cambiar o de resolver?

Esa persona que se te acerca ahora, tal vez no esta en el sueño de tu idea
de amante o amiga, porque tu amor murió antes de la guerra. ¿Pero le has
dado la oportunidad a ella/el, para que se acerque a tu vida? ¿Sabes ya que
tanto amor suavecito podría darte esa mujer que te busca?, ¿sabes aún lo
mágico que es la mujer que esta enamorada de ti?... ¿Si será verdad ese
romanticismo?... a pesar de las fricciones?

Que tal si...
Que tal si, ¿mi vida cambiara?
Que tal si, ¿me curara?
Que tal si, tenemos hijos o ¿nos juntamos como pareja?
Que tal si... Ese plan va incluido dentro del...
¿Has pensado que...?

¿Hay esperanza en tu caso, en mi caso?
¿Debo sacrificar mi vida por ti para demostrarte que te amo?
¿Si vale la pena morir por ti, por mi, por todos...?
¿Me siento culpable?, o, ¿vale la pena el sacrificio de sacrificar mi vida por
darle vida a tu esperanza? [valgan las redundancias]
¿Arrancarme el corazón a pedacitos, para dártelo entero?
¿Estoy conforme con lo que hago con mi vida?
¿Has pensado como van a sentirse sin ti, aquellos que te aman?
¿Has escuchado la musiquita que esta detrás de esto?
¿Has visto lo hermoso que expresan unos seres sus emociones?

Pero...

¿Has pensado que... somos estrellas del cielo?
Somos estrellas del cine
Somos estrellas del universo
Somos estrellas fugaces de la galaxia
Somos la parte interna del ser Creador, que nos permite
en medio de nuestras imperfecciones... expresarnos.
Somos una gran melodía que comparte entre todos juntitos y cogidos de
manos invisibles, la expresión de estar vivitos y coleando dentro de una
sensación de libertades que se permite: el Ser, para recrearse a lo bien, para
vivir él la experiencia audio visual de lo evolutivo y progresista que se mueve
y evoluciona dentro de la inmensidad del infinito absoluto… suyo!

¿Has pensado lo que Mr. Bean significa para la salud de la risa?
¿Has pensado que el humor puede alterar seriedades de pensamientos?
¿Has pensado lo súper héroe que es él?
¿Has probado hacer alguna de las muecas que Mr. Bean hace?
¿Has probado colocar tu música favorita mientras miras en la tele a Mr. Bean
en silencio?

La sonrisa es algo excelente, aunque la risa es otro algo que entra profundo
entre el aire que respira la alegría. Algo que ayuda bastante entre la senda
fantástica de la Libertad, el Amor y el Humor. ¿ qué tal sería esta realidad
llena de más humor sano?

Hablando de respirar, ¿has respirado a alguna planta?

No lo había pensado antes
No me había percatado de otras posibilidades fuera de la mía
No sabía que a veces a mi voluntad le da por andar a solas
¿No se suponía que nacíamos con toda la info almacenada en algún lugar
del silencio o del kaos interior?

¿Has pensado en lo bella que luce la Mar?, junto con tu música favorita con
sabor a esa mar, y a todas las mares de tu planeta.

¿Cuales son los animales que viven dentro de ti? El Tigre, El Delfín, El
Águila, La Serpiente... cuatro puntos cardinales... ó, el dragón?... O una
cucaracha como a Kafka?
¿Has mirado con ojos de indígena Tayrona a la Sierra Nevada?
¿Has visto la última de Tin-Tin?
¿Hay armonía de los puntos cardinales con los de tu ser interior?
¿Has visto cuantos gatos podrían vivir a tu alrededor?
¿Has probado compartir algo con quien no tenes química?
¿Has cambiado alguna de esas creencias afianzadas en ti?
¿Has visto a tu voluntad crear un giro en tu rutina últimamente?
¿Has probado contactar energías superiores a ti?

¿Has hablado últimamente con una planta? (otra vez)
¿Sabías que las flores y los árboles escuchan tus pensares?

¿Has tenido últimamente un pensamiento filosófico sobre algo?, ¿será ese
algo, un pensamiento transcendental?, o simplemente más cháchara que no
va a ningún lugar válidamente constructivo. ¿Será que estamos confundiendo
el concepto o la idea que tenemos de Dios con su verdadero Ser? ¿Es la idea
de religión que hemos heredado, un planteamiento que distorsionó
completamente la cercana definición de la personalidad del Creador?
¿Estamos diluyendo la verdad entre pequeñas verdades que no son verdad
en resumidas cuentas? ¿Somos capaces de desprendernos de las creencias
que tenemos ancladas a nuestro ser pensante y físico?, algunas de ellas
desde hace tanto tiempo, que se pueden remontar a siglos y siglos
ancestrales, pegadas ellas como cálculos biliares al ADN que impiden que
encontremos fácilmente la visual y el norte a la verdadera libertad de
nuestros actos y pensamientos... ¿Has pensado en ese tipo de cosas? O
sencillamente no llego hasta ese tipo de palabrerías, porque soy algo vulgo y
superficialmente engreído y creo que la filosofía de la vida va es por otro lado
diferente. ¿Has pensado que existen creencias válidas y otras no? ¿Has
pensado que una creencia no debidamente debería de permanecer anclada a
uno por mucho tiempo, sino por el temporal espacio en que se este usando
ella, sin dejarla bailar de a mucho para que no cree en lo consecutivo, actos y
pensares que funcionen como pre-concebidos y juzgativos que influencien a
otras ideas y acciones, y que afecten las relaciones comunicativas con otros
espacios y otras personas que se avecinan?.

¿Has alimentado últimamente a tu energía interna con más pulsaciones
energéticas que llegan desde las frecuencias del sol? ¿Sabías que la verdad
es mutante y vive en constante cambio?, porque definitivamente esa verdad
es, sencillamente relativa y no absoluta; porque es humana y no divina.

¿Qué será de mi si aparece otro sol en el atardecer?
¿Qué será y será de nosotros juntos en esa aventura maravillosa?
¿Qué será si un día despiertas y ves que sos del otro género?
¿Será que por dentro traemos los géneros internos en conflicto?
¿Estas al día en actualizaciones de tus juguetes electrónicos?
¿Manejas una armonía entre la tecnología y la naturaleza?
¿Cuantas veces has pensado en hadas madrinas?
¿Sabes cuál es el canto de un Juglar?
¿Has pensado que a lo mejor estas equivocado en tus observaciones?¿que
vas en contra de la corriente del universo?

¿Has visto a tus otros Yo, transitar temporalmente, por entre aguas de
inseguridad?... ¿Te has preguntado cual es el concepto que deberías de
manejar para estar centrado y en control... o mejor dicho, en armonía?...
¿Qué papel juegan en estos casos tus personalidades interiores como tu
Guerrero, el Niño, el Espíritu, el Criador?... ¿Te has imaginado algún
momento, en qué es: lo actual, lo real y lo potencial, en este universo en el
que estas comprometido?... ¿Tenes una leve idea del grado de involucre que
te corresponde con el todo?

¿Has sentido en algún momento los ángeles que te asisten?
¿Has experimentado estados de liviandad en tu cuerpo?
¿Has estado mirándome desde distancias insospechadas?

Que bien se siente escucharte en la distancia
Que bien se siente como el cuerpo se aliviana
Que bien se sienten las otras dimensiones
Que bien se sienten los seres espirituales

¿Has pensado en que maravilloso es, sentir que todo es maravilloso?... ¿Has
imaginado a los lugares más oscuros del planeta, estar llenándose ellos poco
a poco de la luz?... ¿Te has atrevido a imaginarte, tu, en otro lugar ideal... Por
ahí caminando, como si las comunicaciones, los pensares y algunas ideas,
muchas ideas; estuvieran todos y todas intercomunicándose las unas con los
otros...? ¿Te es fácil?

Porque en el otro lado de la luna de tus imperfecciones, se encuentra
brillando con luz propia un elemento tangible también, vibrante además,
cambiante, danzante: la Musika. El cuerpo de ella acompaña los momentos
de quietud y paz a los que se puede uno acercar dentro de la presencia de
unión entre un quehacer a gusto y una idea mental de avanzada en el área
espiritual donde el alma crece. La música lubrica esa danza que existe allí. La
música que entra del exterior y la que podes escuchar por dentro.

La música exacta en esos momentos de cambio o mutación hacia lo eterno,
respalda las reacciones de alumbramiento dentro del ser de la personalidad
de uno. Acompañando el despertar del encendido de todos los circuitos
internos receptores de luz, elevando el fluir de tu energía que circula en el
interior del Ser; haciendo propicio el cuerpo del espíritu y la mente, para los
viajes de traslado en el evolucionar nuevo hacia los caminos que se
avecinan, o entre los senderos que llevan de vuelta el alma al Padre que es
el Centro y Fuente de todos y todo.

¿Te has preguntado, que es lo difícil en tomar esta decisión?... ¿Te seguís
preguntando por lo complicado de todo esto?, mejor sigue uno fabricando las
mismas piedrecitas que no pesan en el principio, pero que con el paso de los
días, se vuelve todo tan pesado, ¿no? ¿será el efecto de nuestras causas
simples? Aunque lo simple necesita de lo complejo para existir y viceversa.
HABÍA UNA VEZ...

Interpretado por el Ángel cantor de ARTBYFLOW
INTRO

Solía él escribir y contar cosas, cualquiera cosa que le brincará desde esos
impulsos innatos de escribidor de cosas. Sólo cosas.

Algunas veces, dedicaba parte de su tiempo libre y de la imaginación, al
esparcimiento de crear cuentos de hadas y castillos como deseando
entretener amigas, con alguna de esas historias suyas no escritas y muy
inestables.

Nunca les decía que era escribidor de cosas, solamente les comenzaba
relatando alguna breve anécdota inventada, muy colorida dentro de una serie
de aventuras fantásticas aceitadas con un lubricante clásico implantado
desde cualquiera de las historias de cuna que escuchó cuando fue niño.

Él recuerda que comenzaba siempre con el típico: había una vez...

HABÍA UNA VEZ... (El comienzo)

Había una vez en un país lejano, muy lejano, una princesita que pensó en
dedicarse a viajar por el extenso mundo que rodeaba su castillo. Antes de
salir para el viaje, se despidió durante casi una semana entera, de su madre
la reina, y de su padre el rey, de la gata real y los perros reales, de las flores
del jardín del Este donde nacía el sol. Y sobre todo, de sí misma como hija de
reyes... Declinaba, buscaba un cambio... Ellos no lo sabían

Sus padres apoyaban fervientemente su idea de salir a explorar el mundo de
los gentiles y súbditos... de forma incógnita. Comprendían además, que la
idea de embarcarse en semejante aventura y sola, sin su séquito de mujeres
que le acompañaban en todo, iría de por sí, a fortalecer su carácter y
personalidad. Aunque les daba cierta desconfianza cuando pensaban que
entre esas aventuras de mundo, tal vez lleno de solteros jóvenes en
vacaciones derrochando vida al servicio de sus propios impulsos, fueran a
desviar a su hija un poco del objetivo primordial.

Los padres de la Princesa confiaban en sus palabras, cuando les aseguró,
que la razón de su viaje, no era el de descubrir solamente el mundo de los
sentires desconocidos y sutiles sin irse a ahogar en ellos, sino el de aclarecer
y divinizar su propia voluntad.

Para ello, comenzó por abrirle poco a poco espacios más disponibles al lugar
de sus creencias, las cuales ella había decidido antes del viaje, eliminarlas a
todas así de sencillo, para sentirse, según ella lo aseguraba, más liviana de
equipaje.

Pero realmente, ese no iría a ser el único campo de acción de la Princesa.
Ella creía firmemente que durante su travesía que se extendería, según sus
cálculos, durante un largo siglo; podría además encontrar con gentileza el
espacio sutil de donde provenía aquella voz que le había venido hablando de
a poco, entre sus sueños nocturnos, durante toda su vida.

La voz interna, nunca había sido para ella; un obstáculo, una preocupación,
un dolor o una carga. Por el contrario, sentía ella que le había servido de
mucho apoyo en toda y cualquier situación que había experimentado durante
su vida de niña, de infante y adolescente. Hoy una jovencita lista a partir
hacia el mar de las aventuras mágicas, acercándose a sus dieciséis años
como princesa de un reino familiar que abandonaba en cierta forma.

La última noche que durmió en el castillo de sus padres, la Princesa recibió la
visita de la voz Interna, que le entregaba entre el sueño, una tableta blanca
con la información sobre las ubicaciones de las rutas de viaje que debería de
cruzar: el mapa. Un Galileo interno en la tableta, la instruiría sobre las
mejores rutas a tomar en cada momento de la travesía. Además, le dijo la voz
a la Princesa, que podrían continuar compartiendo comunicación diaria entre
los sueños, y que si en algún momento necesitaba de consulta, con un sólo
cerrar de ojos podrían entablar diálogo.
EL INICIO

Un gran espiral como nube blanca le permitiría a la Princesa traspasar
cualquier espacio fijo que no dejara pasar a su imaginación, estaría
disponible para ella a su llamado, siempre a su lado e invisible. Blanco en las
areolas, azul al centro... profundo portal en constante movimiento que
mantenía fuerzas gravitoriales pujando energía hacia cualquier vértice
espacial especifico deseado... Regalo de los dioses.

En esa delicada mañana de su partir familiar, la Princesa salió al jardín a dar
su último paseo entre tanta flor que sus doncellas habían procurado
mantener siempre perennes y en armonía para ella. Se llevaba un grato
recuerdo desde el aroma floral que respiraba, como llevándose un
pequeñísimo recuerdo sutil entre la memoria de sus células internas.

Las doncellas de la Princesa, esperaban a la entrada. Se abrazaron todas y
lloraron un poco entre lágrimas fraternales. Se prometieron amor de
hermanas eterno. Ella les susurro que volverían a verse en un día lejano con
seguridad.

El cielo estaba reluciente de aromas matutinos. Los padres de la Princesa,
arriba de la torre abierta, levantaban sus manos y pañuelos blancos en forma
de buenos augurios ondeaban con el viento un adiós. La yegua blanca que
esperaba, resonaba sus aires de impaciencia a través de las fosas nasales.

La Princesa levanto vuelo en el comienzo de una primavera hace diez
millones de años, exactamente contados desde el principios del siglo XXI.
Luego de una hora de galope, deteniéndose en una pequeña alberca a modo
de bebedero para animales, caminó ella hacia un árbol frondoso que
resaltaba de entre los demás. Colocó su suave mano sobre la piel del
gigante, y le dijo en susurro. Salud hermano Árbol... Al tiempo que terminaba
su corto saludo con el árbol, miró ella hacia el fondo donde termina el bosque
y distinguió al espiral de luces que giraba llamativamente. Llamó a su yegua y
se adentraron las dos juntas entre el frondoso sendero a pie. Cuando estaban
a menos de cinco metros del espiral, se detuvieron a esperar y ver que
sucedía en él. Un pareja de figuras salió de entre el movimiento giratorio de
luces... Un halo fluorescente les salía de su piel violeta. Vestían túnicas
blancas. Somos Adán y Eva. Antiguos dirigentes de Urantia. Venimos por dos
razones. La Princesa esperaba calmada y los miraba de forma tranquila con
sus grandes pupilas bien abiertas en clara expresión de entendimiento con lo
que sucedía –y continuaban: El primer motivo es para extenderte una
invitación, para que junto con tu corcel, vengas con nosotros hasta el reino
de Jerusem... Invitación realizada por nuestros superiores Melquizedek.
Ella acepto la invitación inmediatamente con esa sonrisa que la
caracterizaba, y tomando de la rienda a su yegua, pasaron por entré el halo
de luz que rodeaba el espiral.

EN EL ESPIRAL

De la princesita salían luces violeta de limpieza que provenían de su ADN,
parecía que era indispensable que ella entrará vestida con una indumentaria
limpia por su integridad dentro del espiral de luces.

- Y, pregunto la Princesa, ¿Cuál sería el segundo motivo?
- Oh, gracias Princesa, dijo Eva. Sería preguntarte si después de intercambiar
un diálogo con nuestros superiores, estarías interesada en tomar un curso de
entrenamiento especializado, que te proyectaría como educadora maestra en
tres áreas de necesidad para tu mundo. Todo ello no duraría mucho tiempo,
además que es divertidísimo.

Ella los seguía entre muchos halos de luces. Su yegua iba con ellos...

- ¿Y mi yegua es bienvenida todo ese tiempo?
- Es invitada, amiga Princesa... ya verás como se divertirán de bien

Al frente de ellos, surgió un transporte que Adán y Eva llamaron transporte
Seráfico.
Telepáticamente se le informo que entraría en un sueño temporal para ser
llevada hasta Jerusem. Ella y su Yegua, fueron acomodados en unos
compartimentos de cristal, e inducidos en un sueño profundo
inmediatamente.

Al cabo de tres días -horario terrestre. Despertaron en una maravilla de lugar.
Ella no lo describía en sus observaciones, sino que simplemente lo vivía. A su
rededor no estaban sus guías visitantes. Sólo su yegua. Se miraron...

-vamos de paseo Princesa
-vamos, dijo ella sin sorprenderse de nada.

Por el frente de un inmenso campo cubierto de una lanita de tenue color
beige con punticos rojos y que se movía con una brisa que acariciaba a una
dulzaina invisible, su corcel se desemboco a correr veloz entre el lugar
aunque no golpeaba la superficie por donde pasaba, flotaban los dos a pocos
centímetros de la lanita y parecía que volaban también.

Al viento lo sentían en sus rostros, sonreían, corrían saltaban y se volteaban
a mirar la una con la otra. La Princesa se empujó al vuelo a la par que su
yegua, y vio que podían suspenderse por encima del campo, sonrió y siguió
jugueteando con su animal amiga.

La mujer con la que él cuentista compartía ese momento de esparcimiento,
se llamaba Mary. Que cuando sintió que el cuentico que él le estaba
narrando, se quedaba como patinando en la rueda de la creatividad, le dijo:
amigo cuentista, que tal si hacemos esto a dos voces. El demostró un
entusiasmo muy honesto con la propuesta que le imponía sutilmente su
amiga. De verdad, que si estaba patinando -le dijo.

Mary tomó ventaja con el cuentista, siempre había sido así entre ellos. La
verdad, es que ese ambiente juvenil rosa del cuento, no le tramaba en
demasía a la rubia que estaba escuchando ese había una vez... ¿Porqué?...
sentía que el cursi comenzaba a asediar la historia. Y por eso, ella tomaba la
delantera.

Terminaron jugando sobre el sofá del apartamento de unos amigos del
cuentista. Como jugando a los niños que descubren al éxtasis de los sentidos
ocultos y palpitantes dentro sus pieles...

-un momentos señores del circuito de las luces -adjetivó la princesa. No
deseo ir a ningún lugar, sino tenemos en cuenta un caprichito mío...
-¿que sería el contenido de este deseo Princesa?
-que se me permita... Pero que me esta sucediendo -dice ella de repente
deteniéndose en seco, estaba jugando hace unos instantes con mi yegua, y
ahora... como titubeando, comienzo a hablar con ustedes...
-amiga nuestra, en esta sección, se puede estar en diferentes lugares al
mismo tiempo...

De pronto, sintió la Princesa que estaba jugando con su yegua, y por
consiguiente seguían revolcándose entre un aire y junto a las lanitas de aquel
espacio. Pensó por un segundo en sus anfitriones, y estaba de pie junto a
ellos dialogando.

-¿y cual sería tu deseo Princesa?
-que pueda entrar y salir de esta zona hacia otras a mi antojo...
-por ahora, siempre y cuando sea en los transportes seráficos... o por tus
medios al rededor de esta esfera. Princesa, conserva la humildad que traías
desde tu mundo. No dejes que los elementos externos nuevos alteren tu
control.
-pienso que estoy un poco tensa... Siento que podría ser o estar más ágil...
flexible, como una mariposita que va viajando entre las flores de su
universo...

Mary y el cuentista terminaron de jugar al amor. Se miraron a los ojos
achispados que traían, y se dieron a correr desnudos en el cuerpo por entre
el apartamento de sus amigos jugando. La puerta estaba aún abierta, ni
relacionaban si abría entrado alguien. En ese instante, ni se imaginaban que
podrían existir otras personas en la vecindad. El grado de sumergimiento
interno al que se habían acostumbrado, les impedía preocuparse por
vicisitudes del exterior. Su desnudes interior los unía a un cuento que se
estaban inventando mas allá de sus ahoras, que entre los segmentos de la
imaginación se regalaban. Sentían que ya lo habían hecho posible, el hecho
de unir no sólo las realidades visibles e invisibles, sino sus espíritus a un
juego mental que les transmutaba las almas al regazo de la creación cósmica
entre sí.

El sol brillaba en el alto que ellos consideraban, su alto. La luna brillaba
también en otro alto que ellos se imaginaban como el alto opuesto al del sol.
No eran las consecuencias de una lógica de blanco y negro, o de izquierda
derecha...

- ¿ahora ves como si podemos caer dentro del mismo cuento?, le dice Mary
al cuentista con una voz cargada de poesía amorosa.
- maravilloso esto de ínter lazar nuestras geométricas ideas en un círculo
invisible donde no nos pasa el tiempo, ni quedamos pegados al espacio.
- bueno, pero si dejamos que el cuento navegue entre demasiada
subjetividad, podemos caer de vuelta al patinaje de la forma descriptiva rosa.
¿No crees?
- me da la cosita de que tenes razón.
- me da la espina, de que tu eres… esa voz que susurraba en el interior de la
princesita al comienzo de la historia...

La tarde acudía a su encuentro con algunas oscuridades en los espacios.
Mientras la princesita avanzaba saliendo del campo florecido con su yegua,
una druida colorida y con un halo de luz brillantísima, apareció al frente de
por donde ellas andaban. Hola princesita, soy tu hada madrina desde el
nacimiento, los seres del bosque me han asignado para que te entregue los
poderes que necesitas para ir a encontrarte con el amante de las voces
interiores… Pero -replico la princesita, ahora estoy algo ocupada, debo
presentarme ante una audiencia de seres superiores que quieren saludarme
y encomendarme una tarea que involucra mucha responsabilidad. A lo que le
respondió el hada madrina: es por ello mismo que te quiero entregar tus
poderes ahora, para que tengas herramientas valiosas para cuando
emprendas tu misión de vuelta a tu planeta, ¿sabías que las hadas de tu
planeta, son muy diferentes a nosotras acá en Jerusem?

- te concedo los poderes de los animales: de poder volar como el águila, de
ser ágil y veloz como un felino, de poder pegarte a la roca como las
salamandras, de nadar como delfín, de perforar la tierra como un topo, de
empequeñecerte hasta el tamaño de un insecto, de ser fuerte como un oso.

Y la druida desapareció de los ojos de la princesita.

Sintiendo una leve sensación de que en la noche anterior había encontrado
las piezas vitales para su crecimiento, se levantó la princesita de sus sueños.
Miro a los alrededores, y estaba otra vez entre los jardines del castillo donde
vivían sus padres, los reyes de la comarca.
LA HISTORIA CORTA DE UN CHICO SIN
NOMBRE

Esta podría ser una pequeña narración sobre algunas cosas pequeñas; como
por ejemplo: porque no tiene nombre un chico de tan corta edad. Donde se
supone que están sus padres... O, ¿son las estrellas sus tutores?. Sobre si
su existencia es perenne y simple, o, tal vez, es el comienzo solitario de
alguna forma de existencia con personalidad diferente dentro de un plano
general mucho más amplio, como el eterno.

Porqué algunos de lo aromas que involucran las sensaciones absorbidas
desde sus oportunas apreciaciones percibidas con la pupila, tienen que ver,
con planos que no son visibles al ojo humano. Por ello es que le da a uno por
pensar, que a lo mejor, el chico, es de personalidad eterna. Pero, en fin...

Era una mañana de enero, en la Sierra Samaria de Colombia, una mañana
como cualquiera. La noche anterior, el chico había llorado una lagrima interna
de separación, por una chica que se alejaba de su mirar, dado que había ella
escogido, estar junto a otro chico. Como él no se aventuró a usar el comando
de manipulación sexual para con el genero femino, perdió oportunidades para
conservar una relación con esa ella. Aunque así iba descubriendo de a poco,
que era lo mejor para él, de otra forma, estaría en este momento marcando
karmas y enfeudado con efectos secundarios perjudiciales.
Como la mayoría de las chicas, observaba él, solo vibraban en el centro de la
atracción física que estimulaba lo que tenían más despierto: la vanidad
endiosada al físico, seguía el chico aun solo... Pero no estaba solo, le
acompañaba todo un Universo por dentro y afuera de él, que le mantenía vivo
y con una maravillosa idea de supervivencia.

El chico sin nombre, aun aprendía, aunque lentamente, los complejos
caminos de cuando se descobijan algunas emociones referentes al amor
entre pareja humana. Y terminaba él, acoplándose dentro del silencio que le
brindaba viendo el video de una película de nombre: Verónica decide morir.
Al final, ese mismo destino, después de pegarle en el corazón la idea de que
iba a morir, pronto; le enseña de forma inconsciente para ella, que la vida,
esa misma vida que ella deseaba abandonar, era el motor que la impulsaría
hacia otros confines aun mas alargados que los que ella nunca había
imaginado.

O en, Mi Pie Izquierdo, donde al final la persistencia entre el amor humano, le
entrega lo deseado, a pesar de las limitaciones. Y en, Mi nombre es Sam...
etcétera.

La chica de la cual se había enamorado, temporalmente en ese su momento,
o atado emocionalmente al océano de la profundidad de su mirada; le había
dejado una nota escrita cuando partió, sobre el dibujito de una montaña
serrana, donde le decía al final... Nos vemos pronto... Aquella montañita tenía
la misma curvatura de las formas que él acostumbraba dibujar entre sus
cuadernos, y que eventualmente, con los años, iría a convertirse en el
emblema de su caminar: el perfil de dos montañas que se unen en una
cañada, y en medio de ellas: un ave que vuela.

Pero tantas emociones juntas, estaban descarrilando, o queriendo
desbalancear, al chico sin nombre. La partida de su nueva amistad, los
vídeos que estaba viendo, y los cambios energéticos que estaban dándose
en su planeta. Además de los tantos libros que se cruzaban en su vida, de
aquí a allá, y de acullá al más allá. Todo, lo movía y lo perduraba en
movimientos constantes.

Esa mañana cuando despertó, lo primero que hizo, fue ordenar su noche de
ensueños, y sintió que los sueños que había tenido la noche anterior, lo
habían dejado totalmente liberado, como si se hubiera quitado un gran peso
de encima; y se adentró a leer un pedazo mas de aquel libro gordo que venía
desde hace más de un año leyendo de a poco… por la profundidad de su
contenido, y la amplitud de lo revelado.

Había realizado una pequeña meditación en el centro de su mente, como
asimilando lo leído, y pensando o sintiendo que a lo mejor podría
experimentar por si mismo, el control del espíritu sobre la mente y sus
coordinaciones simultáneas, al tiempo que su pensamiento conquistaba de
forma automática y dulce las energías que provenían de los alimentos, y las
que provenían del exterior.

Sucedió fácilmente, llegó a sentir, como si su alma se expandiera a medida
que el espíritu sentía unas fuerzas inmensas por dentro.

Pero en aquella misma mañana comenzó a suceder algo disímil de lo que él
no sabia nada aun, y se estaba dando lugar, en la cocina de la casa donde
vivía.

Una gran explosión de emociones entre dos parejas estaba aconteciendo
cuando entró; la dueña de la casa donde vivía el chico sin nombre, estaba
mirándolo temblorosa y muy triste, mientras le contaba, que se iba, que
dejaba la casa, que dejaba a su amante, que la había tratado esa mañana,
como si fuese ella una vampira que le había estado absorbiendo quien sabe
qué todo este tiempo.

Y la otra pareja, que no sabia el chico sin nombre, si eran o no pareja, porque
el tipo ese, se estaba llevando consigo, a su nueva amiga... a la chica, que
compartía con él, el contemplarse mutuamente el lindo océano que tenía
cada uno dentro de los ojos.

¿Que relación existía de verdad entre lo uno y lo otro?. No lo sabia aun. Pero
bueno, pensaba él, con sólo siete años de edad, no importaba si ella se iba o
no, al fin y al cabo, él tenía toda la vida por delante, o mejor dicho, toda la
eternidad. Pero lo que no sabía nuestro amiguito, era que esas sensaciones
de intercambios de energías, que unían a esa parte del todo inmenso, con su
todo ser entero, lo estaban de alguna forma metaforseando también.

En la tarde se sentó el chico al frente de un árbol de mango anciano lleno de
curvas expresivas y profundas, el árbol le expresó su belleza, y el chico
absorbió el impulso hasta adentro de su pecho, y al instante le devolvía algo
de si mismo al árbol; y se comenzaron a llenar los espacios de energías
cruzándose entre ellas, por entre el jardín de flores por donde iba caminando
la mirada del chico sin nombre.

Se detuvo al pie de la fogata extinguida, llena de cenizas, miró y allí
permanecía en el centro una energía que parecía había dejado olvidada,
detrás de quien sabe que ideas.

Al alba de las sensaciones infantiles y entre todas las iluminaciones visibles o
invisibles, se lleno de luz el rededor, y en el espaldar del paisaje se
escucharon risas y cantos. Una voz le decía que no tomara todo tan
seriamente, que ante todo, solo tenía siete y mucho por recorrer. La energía
que permanecía en medio de las cenizas de la fogata silenciosamente
apagada, se elevó y fue acercándose al chico sin nombre, y en medio del
cantar de muchas aves de los bosques y arboledas circundantes, se introdujo
en su pecho, y comenzó a alumbrarle y llenarle de calidez el interior

Supo inmediatamente cual era la verdadera relación que existía entre él y la
chica que se iba. Los dos habían alimentado juntos, un intercambio de
energías que necesitaban el uno y el otro soltar y entregarse en los
momentos en que se miraban. Habían aprendido de lo que compartieron, y
cuando estuvieron satisfechos de dicho aprendizaje, cada uno continuó su
camino alegre y con ánimos para compartir con otros y de forma fraternal,
más desde sus energías interiores.

FIN

Intereses relacionados