Está en la página 1de 3

DÍA DE LA MADRE

Conferencia: Prof. Aurora Ligua Fernández

SEÑOR DIRECTOR, COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS
DOCENTES, NIÑOS DE NUESTRA PRESTIGIOSA ESCUELA.
Es para mí un alto honor tener que dirigir estas cortas pero
sentidas palabras a ese ser ÚNICO, MARAVILLOSO y
EXCLUSIVO como es nuestra MADRE.
MADRE palabra santa, MADRE la palabra más tierna,
palabra de amor, de entrega, de lucha, de amiga, de consejera,
de compañía y apoyo en los buenos y malos momentos.
El día de la madre es uno de los días más importantes del
año, y se lo celebra en todo el mundo, incluso me parece es más
trascendente y meritorio de recordar que muchas otras fechas
cívicas e históricas que se conmemoran anualmente en el
calendario escolar.
Es que todo el mundo tiene o ha tenido una madre, de quien
conserva los más gratos recuerdos de la infancia, adolescencia,
juventud y por qué no decirlo de la vida adulta, para quienes
tenemos aún la bendición de tenerla a nuestro lado. Y para
quienes ya no, este mes es el más propicio para recordar lo
maravilloso que fue ese ser, que desde el momento en que
fuimos engendrados, nos brindó su amor, cariño y cuidados en
forma desinteresada y que lo seguirá haciendo aún desde el
cielo.
Aquella mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de
su amor y muchísimo de ángel por la incansable solicitud de sus
cuidados. Una mujer que siendo joven tiene la reflexión de la
anciana y en la vejez trabaja con el ardor de la joven.
Una mujer que si ignorante descubre los secretos de la vida
con más acierto que un sabio, y si es instruida, se acomoda a la

milagrosamente te supo arrebatar del cielo. si tienen una madre todavía. Veló en la noche y trabajó en el día. siguió sufriendo y te crió dichoso. no la sabemos valorar. queridos compañeros y niños. Más si al cielo se fue… y en tus amores ya no la harás feliz sobre la tierra. te enseñó la esencia de la vida.simplicidad de los niños. y siendo rica. . una mujer que siendo pobre. se satisface con la felicidad de los que ama. dicha tan grande ni placer tan santo. Una mujer que siendo vigorosa. Ella puso en tu boca la dulzura de la oración primera y plegando tus manos con ternura. que no toda persona gozar podría. daría con gusto su tesoro por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud de sus hijos. herencia santa de tu madre es ella. leves las horas en su afán pasaban. Por eso. deposita el recuerdo de tus flores sobre la fría losa que la encierra. porque a su lado los dolores se olvidan. Una mujer que mientras vive. Es tan santa la tumba de tu madre que no hay en el corazón lugar más santo. se conmueve con el llanto de un niño y siendo débil se reviste con la bravura de un león cuando tiene que defender a los que ama. den gracias a Dios que los ama tanto. que solo su llanto y oraciones por su hijo amado. pues la que un día te llevó en su vientre. sean tan buenos que cuidar tu amor su paz rebosa. Si acaso vives por la senda aquella que va seguro a tu feliz destino. por recibir una caricia ligera o escuchar la dulzura de su voz. un cantar de sus labios te dormía y al despertar sus labios te besaban. Enfermaste y triste te salvó su anhelo. cuando del mundo te creyó perdido. pero que después de muerta daríamos todo lo que somos y tenemos por mirarla aunque sea un instante. tú madre sola te enseño el camino. Si tienen una madre todavía.

Disculpad… .